Últimos temas
Afiliados del Foro
Afiliados hermanos 0/5
Directorios y Recursos
Afiliados Elite 0/44

❝oh, can't you see? you belong to me❞

Página 11 de 12. Precedente  1, 2, 3 ... , 10, 11, 12  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: ❝oh, can't you see? you belong to me❞

Mensaje por Diamonds el Jue Ago 03, 2017 2:15 am


LIAM HEMSWORTH
Sonreí ante el comentario de las palmeras y me encogí de hombros.- Las palmeras es una de las partes fundamentales de mi casa, me recuerdan a mi natal Australia así que hice que las trajeran y yo mismo me encargo de cuidarlas todos los días -terminé mi vaso y solté una fuerte risotada- Bueno, se hace lo que se puede...mi pequeño demonio de tazmania es lo mejor de mi vida...aunque no tenga muchos momentos de paz -alcé mi mirada para encontrarme con la suya y solté un ligero suspiro sin dejar de mirarla- Aunque claro...con una figura materna en la casa, las cosas serían más fáciles -era una proposición y, esperaba que ella lo captara. Sus manos se posicionaron en mis hombros haciendo un masaje que me hizo suspirar una vez más cerrando mis ojos y eché mi cabeza ligeramente hacia atrás disfrutando de la sensación que sus manos me brindaban. Por un segundo oscuros pensamientos llegaron a mi mente, imaginándola usando sus manos acariciando cierta área en particular de mi cuerpo. Tuve que morder mi lengua para evitar ilusionarme más y me separé ligeramente abriendo mis ojos para encontrarme con su dulce mirada sobre mí- ¿Tengo algo en mi cara, señorita Lovato? -pregunté con sorna, humedecí mis labios y cuando sus manos se colocaron en mis mejillas sentí mi respiración acelerarse con velocidad.

Sus labios se fundieron con los míos en un intenso beso, igual que el primero que compartimos siendo sinceros y sonando completamente cursi parecía que nuestras bocas estaban hechos el uno para el otro. Coloqué mis manos en su cintura atrayéndola más a mí y dejé que mi mano se deslizara por debajo de la blusa. El sonido de la voz de Lizzie me hizo separarme y una risa salió de mis labios- Sí princesa, ahora voy -le guiñé el ojo y me acerqué al lavabo para echarme un poco de agua en la cara- Espero que sepas qué, nunca dejará que lo olvidemos -me acerqué para besar sus labios rápidamente y salí de la cocina a paso apresurado para encontrarme con las madres de las amigas de mi hija. Señoras completamente adineradas que, venían por compromiso o estaban las que mandaban a la sirvienta porque "están muy ocupadas". Quizá esa era una de las principales razones por las que yo me había quedado solo después de lo que había pasado con su madre, no era capaz de encontrar a alguien que se preocupara al 100% por Elizabeth y que estuviera para ella cuando la niña más la necesitara. Una vez que todas las madres se fueron me giré a ver a aquella rubia que tenía una sonrisa maliciosa en sus labios.- No me mires así, Elizabeth. Sube a bañarte que ya es tarde -sentencié tratando de sonar lo más duro que pudiera, la niña no dijo nada y simplemente subió las escaleras y me senté en la sala.

Regresé a la cocina unos segundos después y me encontré con Demi ahí, aún recargada en la barra. Sonreí de medio lado y caminé de forma lenta hasta quedar detrás de ella; coloqué mi mano en su cintura y la atraje hacia mí, coloqué mis labios en su cuello y comencé a dejar suaves besos en el área- Ya que Elizabeth no nos dejará olvidar nunca el beso ¿por qué no lo hacemos de la forma correcta? -pregunté con mis labios aún en su cuello. Pasé mis manos a su vientre y acaricié esa área suavemente, la giré y me apoderé de sus labios una vez más intimando y profundizando más el beso que la vez pasada, mi lengua se acercó a su boca pidiendo permiso para entrar, para poder probar cada centímetro cuadrado- Demi -gemí ligeramente sobre sus labios  y llevé mi mano hasta su pierna alzando la misma con suavidad hasta mi cintura y caminé hacia adelante logrando que su espalda chocara contra la barra desayunadora y me apoderé de sus labios de nuevo, acariciando sus mejillas y jugando con su cabello- ¿Por qué no te quedas aquí?, no puedo dejarte ir a éstas horas de la noche -acaricié su mentón y lo alé ligeramente para que su rostro se acercara más al mío
avatar
Mensajes : 1940

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❝oh, can't you see? you belong to me❞

Mensaje por youmakemeglow el Jue Ago 17, 2017 10:08 pm


DEMETRIA LOVATO.
No podía evitar sentirme avergonzada ante la presencia de Elizabeth, más porque el hecho de que nos había tomado en una situación comprometedora. Limpié mis labios con algo de discreción pues mi labial se había corrido y mi pecho aun subía y bajaba debido al agite que dicho idilio con Liam me había causado. No tuve palabras, las mismas no salían de mis labios mientras observaba a Liam lavarse la cara y fue entonces que él me dijo aquello que definitivamente no podía olvidar: Elizabeth nos iba a recordar esto siempre. Fuese cual fuese la circunstancia, pero por primera vez en toda mi vida no le di una importancia magistral a aquello, estaba demasiado embelesada ¡Yo embelesada! No tenía sentido, para nada. Por más que me dijese mil veces a mí misma que aventurarme con Liam en cualquier tipo de idilio era una tontería, otra parte de mí parecía insistirme en que debía dejarme llevar, hacía tanto tiempo que no sentía aquella atracción con alguien y sentía que estaba perdiendo el tiempo. Sola en la cocina me detuve a pensar qué demonios iba a hacer, porque las cartas estaban sobre la mesa ¿No? O le rogaba a Liam que me hiciera suya una vez más o me iba con la dignidad entre mis piernas, pero ¿A quién quería engañar? Añoraba con repetir lo de aquella vez en los vestidores. Tenía en mis manos una lata de soda la cual bebí demasiado lento y observaba el anochecer desde la ventana de la cocina. Piensa, piensa.

Pero los pensamientos no tuvieron espacio. Fue entonces cuando sentí sus manos rodearme y todo pensamiento de lógica y cordura se fue de paseo. Contuve la respiración por una fracción de segundos mientras cerraba los ojos, sus labios en mi cuello me teletransportaron a una dimensión paralela, una donde no existían rumores, donde no había una sociedad clasista que separase a la profesora de Ballet del empresario adinerado, una dimensión donde era libre de fundirme en los brazos de Liam Hemsworth y dejarme llevar como si no hubiese un mañana. Aquellos pensamientos acompañados de sus palabras roncas contra mi oído me hicieron estremecer.— ¿De la forma correcta? —Pregunté con un suspiro, sintiendo todas mis defensas resquebrajarse, todo escudo de dureza, toda fuerza de voluntad se fueron con sus besos contra mi cuello, aquellos húmedos besos que lentamente me hicieron delirar. — Liam… —Murmuré su nombre antes de sentir como me invitaba a girarme hacia él. Mantuve mis manos contra su pecho y abrí mis ojos para observarlo fijamente, pero aquella conexión duró poco hasta que sus labios se aproximaron a los míos y no me opuse al hecho. Rodeé mis brazos en su cuello mientras mi boca se fundía en la suya, mi lengua junto con la de él parecían hechas una para la otra mientras se acariciaban en un danza casi sincronizada y mis manos se deslizaban contra su cabellera densa hasta su nuca. 

Sus ágiles manos se deslizaron por mi muslo y gemí contra su boca. Jesús, llevaba alucinando con sus caricias desde nuestro encuentro en los vestidores, desde cada maldito ensayo en el cual me acariciaba por error, ahora estaba sucediendo y no podía rehusarme. Al escucharlo llevé mi frente a su suya, con mi respiración agitada.— Me parece que esa invitación tiene doble intención —Murmuré mirándolo a los ojos cuando su mano acercó mi rostro al suyo, mordí mi labio inferior y parpadeé hacia él.— ¿Pero quién sería yo para negarme a tal invitación? —Susurré y con aquello me estaba rindiendo completamente a sus pies. La invitación era clara, no habían trazos ocultos y ya éramos lo suficientemente adultos, además, yo quería quedarme. Me acerqué a su boca para volver a besarlo y la voz de Elizabeth sonó desde arriba.— ¡Papá! ¡Ven a arroparme! —Gritó la rubia. Solté una carcajada y me encogí de hombros.— Ve ¿Te espero en la habitación? —Pregunté elevando mis cejas y posterior a su confirmación subí después de él. Cuando estuve ahí sentí prácticamente que mis manos temblaban. Suspiré largamente y solté mi cabello de la coleta que había hecho aquél día. Observé aquella habitación decorada de manera pulcra y aquella inmensa cama en el medio de la misma. Mordí mi labio para que algunos minutos después Liam apareciera por el umbral de la puerta. Cuando escuché el seguro de la puerta fue que posé mis manos en el nudo del lazo que sostenía aquella braga, lo solté y quité de mis hombros la prenda haciendo que la misma cayera envuelta en mis pies. Estaba nerviosa, iba a ser follada por la reencarnación de un dios nórdico ¡Y estaba nerviosa! Suspiré.
avatar
Mensajes : 3216

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❝oh, can't you see? you belong to me❞

Mensaje por youmakemeglow el Jue Ago 17, 2017 10:45 pm


EDWARD WESTWICK.
La situación a veces resultaba para mí casi insostenible, porque sentía cierta debilidad ante la presencia de la morena, cuestión con la que llevaba algunas semanas luchando, me recordaba con constancia lo indebido que era todo aquello, que no estaba bien, que salía completamente de los protocolos que debían seguir Jefe-Secretaria. Vanessa era una trabajadora excepcional y durante mucho tiempo había fallado en la búsqueda de una empleada tan eficiente, aunque eso definitivamente no justifica el hecho de encontrarme tan tremendamente involucrado con ella. Todas las noches cuando me iba a dormir me preguntaba qué tan buena idea había sido traerla a mí casa, y no por las consecuencias de su caso, sino más bien lo debilitado que me sentía ante ella. No me había pasado con ninguna mujer, ni siquiera con mi esposa y eso me hacía mirarlo como algo bastante parecido a un problema ¡No podíamos involucrarnos! Pero ahora resultaba que la estaba viendo en pijamas la mañana de mi cumpleaños. Que útil para mi autocontrol. Suspiré ante su felicitación y di un asentimiento de cabeza.— Muchas gracias Vanessa —Contesté con una sonrisa. Matt giró hacia mí y me sonrió de igual forma.— ¿Por qué no le gusta cumplir años, Señor? —Preguntó ladeando con mi cabeza y reí levemente ante la inocencia de Matthew, ahora comprendía mucho mejor a los niños y sí, ellos nunca dejarían de ser sinceros ante lo que sentían o los inquietaba. Me encogí de hombros.— Pues no lo sé, simplemente no lo veo como un día de celebración. Pero eso es porque ya estoy adulto, los niños en cambio sí deben celebrar y estar felices de sus cumpleaños —Le dije con una sonrisa amplia y observé por el rabillo del ojo a Martha quién me observó casi orgullosa.

Tomé aquél bolso con mis pertenencias e hice mi maleta luego de darles un poco de espacio a madre e hijo. Los asuntos relacionados al caso los resolveríamos al regresar, pero aquél fin de semana me interesaba despejarme un poco. Si bien la idea al principio me había parecido tonta, comenzaba a convencerme. Vestí ropa cómoda y casual para posteriormente bajar al auto y comenzar a subir las cosas. Noté que de alguna manera Vanessa me esquivó y aquello me dejó en una posición sin arma ¿Había hecho yo algo? Me sentí confundido mientras terminaba de subir nuestras pertenencias al auto. Bien, si llevaba días pensando que lo mejor era alejarnos, pero entonces ella me esquivaba y me dejaba con la duda ¿Qué demonios estaba haciendo? Joder, hasta yo mismo era un indeciso. Al subirnos al auto ajusté el cinturón de seguridad y suspiré levemente observando a la morena.— Van conmigo, todos la pasaremos bien. Aunque mis padres sean personajes ciertamente interesantes —Aseguré elevando mis cejas. Puse el auto en marcha y así comenzó nuestro pequeño viaje. 

Al estacionar en la casa mis padres no tardaron en salir mientras yo bajaba las cosas del auto.— ¡Llegaron! ¡Oh dios mío! Vanessa, Matthew es un placer conocerlos —Se apresuró mi madre a abrazarlos y saludarlos. Puse mis ojos en blanco mientras terminaba de bajar las pocas cosas que habíamos llevado y observé a mi padre salir para abrazarme.— Feliz cumpleaños, hijo —Me di un ligero apretón en el hombro y lo respondí con una sonrisa ladina.— Feliz cumpleaños papá —Así era, mi padre y yo cumplíamos el mismo día, era por esa razón que mi madre por supuesto nunca lo olvidaba.— ¡Estoy tan contenta de que estén aquí! Vamos, vamos, entren, la cena esta lista —Anunció con desbordante alegría. Mientras nos instalábamos en las habitaciones y antes de ir a la cena bajé hacia la bodega donde había unas largas filas de reservas de vino. Mis padres habían construido aquella casa como un sueño para ambos y la habían equipado como escapada romántica. Tomé aquella botella y salí de la bodega para dirigirme al comedor. Fue que mi cuerpo chocó con el de Vanessa y la observé fijamente sosteniéndola de uno de los hombros.— ¿Se puede saber que te ocurre conmigo? —Ataqué sin siquiera pensarlo. Aquello había sido lo más espontaneo que había hecho en la presencia de Vanessa y no sabía que tan bien o mal había estado. La miré fijamente. Mi subconsciente parecía querer respuestas.— Has estado esquiva, no te entiendo —Admití con cierto recelo. Pero la respuesta no fue algo que pude escuchar, la voz de mi madre me hizo dirigirme al comedor dejando la botella en la mesa del pasillo. Aquello lo usaría más tarde.— No saben lo feliz que me hace que estén aquí. He estado esperando que Ed traiga a una mujer desde hace mucho tiempo —En aquél momento bebía un poco de jugo y ante las palabras de mi madre me atragante.— Mamá —Advertí y ella colocó expresión de inocencia.— ¿Y ahora que hice? —Preguntó, consiguiendo que sólo la fulminase con la mirada. 
avatar
Mensajes : 3216

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❝oh, can't you see? you belong to me❞

Mensaje por Diamonds el Sáb Ago 26, 2017 10:53 pm


VANESSA HUDGENS.
¿De dónde había sacado yo la fuerza mental y física para poder ignorar a un hombre como Edward? ni yo misma lo sabía pero lo que sí sabía era que era lo mejor para mí. Sonreí al ver que ambos de sus padres nos recibían, una pareja mayor de suma elegancia quienes se veían felices de que su hijo estuviera ahí ¿será que él no los visitaba mucho? mordí mi labio inferior tratando de contener algunas palabras- Gracias por recibirnos señores Westwick -alcé mis ceja al escuchar que era cumpleaños también de su padre e incliné mi cuerpo ligeramente haciendo una especie de reverencia- Felicidades señor Westwick -reí ligeramente mirando al castaño y tomé de la mano a Matt mientras nos adentrabamos a esa mansión ¿acaso estaba sorprendida de que fuera así de grande?, nos dirigimos a las que serían nuestras habitaciones y tomé la mochila de mi hijo cuando éste se aventó en la cama- Te estás volviendo muy consentido Matthew Efron -reí ligeramente sentándome a su lado, acaricié su cabello y besé su frente "Mami, me gusta mucho estar aquí. Ed es muy amable con nosotros" asentí con mi cabeza y sonreí de medio lado, no quería que mi hijo se encariñara con él, sabía que no podría resistir otra decepción como la que sufrió cuando Zac- Sí, es muy amable mi amor. Pero recuerda que ésto es por poco tiempo y, que es mi jefe -musité en voz baja, él asintió y comenzó a acomodar sus cosas así que me fui a mi habitación. Me recosté un momento en la cama y cerré mis ojos, imágenes que quería que sucedieran llenaron mi mente y tuve que ir al baño a echarme agua en el rostro para lograr calmarme.

Me coloqué un vestido negro para lograr quitarme un poco el sofoco que traía y arreglé mi cabello para verme un poco presentable, aún tenía aquellas ojeras marcadas y con un poco de maquillaje las quitaría. Una vez que estuve lista me coloqué un poco de labial y me miré en el espejo sonriendo de medio lado. Bajé las escaleras con lentitud y fue entonces cuando mi teléfono sonó, leí el mensaje y sentí cómo mi rostro se enrojeció de inmediato, mordí mi labio inferior y respondí rápidamente para continuar con mi camino. Austin se había acercado a mí, lo había conocido en la oficina y disfrutaba bastante su compañía así que cada vez nos hacíamos más cercanos. Sonreí aún sonrojada y antes de entrar a la cocina mi cuerpo chocó con algo- ¡Lo siento! -alcé mi rostro y al ver quién era mordí mi labio inferior "O quizá no" reí levemente y me dispuse a caminar nuevamente pero su agarre me lo impidió y sus palabras me hicieron enarcar mi ceja- Yo... -yo no sabía qué responder pero la voz de su madre me salvó así que caminé rápidamente hacia el comedor y me senté en la silla que tenía asignada. Abrí mi boca intentando decir algo pero sentí como mis mejillas me ardían de nuevo, bajé el rostro intentando cubrirme con mi cabello, la risa de Matt me hizo volver a la realidad y aclaré mi garganta rápidamente- Bueno, es que no había encontrado una secretaria como yo -coloqué cierto énfasis en aquella palabra y comenzamos con la cena. La velada pasó de maravilla, los padres de Ed eran increíbles y me daban cierta ternura, ambos se veían realmente interesados por su hijo- Con permiso -me levanté de la silla cuando vi que a Matt se le cerraban los ojos y lo cargué con dificultad para llevarlo a la cama, lo recosté en la misma colocándole la pijama y esperé a su lado hasta que se quedó dormido. Las cosas en la casa se habían calmado, no se oía ni un ruido así que bajé las escaleras. Pasé a la cocina por un vaso de agua y camiiné por la casa hasta llegar al muelle, me quité mis tacones y los coloqué a mi lado mientrasme sentaba en la orilla y dejaba que mis pies tocaran el agua. Respiré profundamente dejando que mis pulmones se llenaran y cerré mis ojos por unos segundos. Debía hacerme a la idea de que lo mejor sería comenzar una relación con Austin, a pesar de que no era lo que quería al 100%. El sonido de mi celular me hizo abrir los ojos y mordí mi labio viendo a la pantalla- Austin, hola -sonreí levemente mientras lo escuchaba a través del teléfono
avatar
Mensajes : 1940

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❝oh, can't you see? you belong to me❞

Mensaje por Diamonds el Dom Ago 27, 2017 11:07 pm


LIAM HEMSWORTH.
Negué con mi cabeza al escuchar a Elizabeth, ¿desde cuándo hacía eso?. Reí suavemente y al escucharla simplemente asentí con la cabeza, me acerqué a besar sus labios de forma corta para después subir rápidamente las escaleras hasta llegar a la habitación de la rubia quien me esperaba con una amplia sonrisa en sus labios. Llevé mi mano a mi nuca rascandola un par de veces pero sin decir nada.- ¿Qué tal la pasó la princesa de la casa? -pregunté sentándome a su lado tratando de evitar, a toda costa, el percance con Demi "¡Muy bien papi!, muchas gracias por dejar que mis amigas vinieran" le sonreí de medio lado y me recosté de forma que su cabecita se recargara en mi pecho- No tienes nada que agradecer mi amor, lo hago porque te amo -sonreí y me quedé con ella hasta que se quedó completamente dormida, una vez que eso sucedió la acomodé en la cama y apagué las luces antes de salir de ahí. Cuando escuché la puerta cerrarse detrás de mí sentí cómo mi corazón se aceleraba al mil por ciento, mis manos me temblaban y, después de mucho mucho tiempo pude darme cuenta que estaba nervioso. Estaba a punto de encontrarme de nuevo de forma pasional con la mujer que me había vuelto loco  que había hecho que mi vida diera un giro de 180°. Tuve que aflojar los primeros botones de mi camisa para no sentir que iba a desfallecer ahí mismo.

Caminé hacia mi recámara y me detuve vacilante en la puerta, mordí mi labio inferior y antes de abrirla respiré profundamente tomando todo el aire que le cupieran a mis pulmones. Ahí estaba ella, como una auténtica ninfa griega y estaba esperando por mí, coloqué el seguro en la puerta por cualquier imprevisto que pudiera suceder y me acerqué a ella de forma lenta. Me detuvve cuando su mano desabrochó su vestido y me dediqué a simplemente admirar su hermoso cuerpo,parecía que todo estuviera tallado a mano por los mismísimos ángeles. Resoplé debido a la sorpresa y me acerqué a ella después de unos segundos para poder admirarla de cerca. Coloqué mi mano en su hombro y acaricié esa área hacia abajo hasta llegar al broche de su sostén- Eres hermosa -susurré mientras me disponía a deshacerme de esa prenda y acto seguido la giré para que quedara de frente a mí, la observé una vez más y tuve que pasarme la mano por el rostro para darme cuenta de que no era un sueño, que era verdad y que estaba a punto de hacerle el amor en mi habitación. Carraspeé ligeramente antes de apoderarme de sus labios de forma pausada, lenta y apasionada; quería que ella lo disfrutara tanto como yo, que a pesar de que no fuera la primera vez que estabamos juntos, se sintiera como tal- D... -ni siquiera tenía palabras para expresar lo que estaba sintiendo así que dejé que mis manos y el ambiente hablaran por si solos. Pasé una de mis manos por su pecho detallando cada detalle como s mis manos lo fueran a recordar por siempre, bajé mi caricia hasta su seno derecho y lo masajee suavemente. Apreté la mano desocupada y mordí mi labio inferior, la tomé en brazos y la coloqué suavemente en la cama. Con su ayuda me deshice de mi camisa y desabroché mi pantalón con manos torpes.

Volví a besar sus labios con la misma delicadeza que antes y ésta vez permití que mi lengua se abriera paso en su boca,quería probarla hasta perder la conciencia. Mis manos se fueron al resorte de sus bragas y jugué unos segundos con la piel que se encontraba debajo del mismo- ¿Estás segura? -pregunté de forma tranquila mientras jugaba con aquella última prenda que le quedaba, quería que ella estuviera segura de ésto, como dije mi principal objetivo era que ambos lo disfrutaramos. Bajé sus bragas con delicadeza y bajé mis besos por su cuello hasta llegar a sus senos los cuáles saboreé cual dulces, mis manos se posaron en sus muslos y con las mismas abrí sus piernas un poco más disfrutando de la suavidad de su piel, bajé mis labios por su estómago haciendo una ligera pausa en el ombligo y bajé hasta su área más sensible dejabdo dulces besos por el exterior. después de unos segundos volví a subir mis labios hasta los suyos y me deshice de mi pantalón y bóxers. La miré de nuevo a los ojos en espera de aprobación
avatar
Mensajes : 1940

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❝oh, can't you see? you belong to me❞

Mensaje por youmakemeglow el Lun Sep 18, 2017 9:11 pm


DEMETRIA LOVATO.
Mi cuerpo reaccionó ante el helado tacto de sus manos que poco a poco fue tomando la temperatura acorde a la de nuestros cuerpos. Suspiré lentamente mientras mis dientes sujetaban mi labio inferior. Yo no estaba nerviosa, por supuesto que no. Sin embargo sentía que mi corazón estaba latiendo de una forma que según mi experiencia me desfavorecía. Esto era más que una aventura, y sólo me faltaba mirarlo a los ojos para cerciorarme de tal hecho. Respiré hondo justo cuando de sus labios salió aquél halago que sólo consiguió sonrojarme. Mi brasier entonces tomó lugar en el suelo y embocé una delicada sonrisa mientras llevaba mis manos a su pecho para recorrerlo por encima de la tela de aquella camisa. Deslicé aquellas mismas manos hasta su cuello donde permanecí mientras nuestros labios se juntaban en un profundo beso, uno que estaba bastante segura y guardaría en mi memoria. Su boca era cálida, lenta y llena de poderosas emociones, sus manos traviesas tomaban ciertas partes de mi cuerpo para acariciarlas mientras yo suspiraba contra su boca y me dejaba llevar por la sencilla emoción de hacer el amor como nunca. Liam Hemsworth era… indescriptible. Gemí contra sus labios al momento que mis pezones tomaron forma reaccionando ante aquella caricia. Cuando mi cuerpo reposó en la cama me quedé algunos segundos observándolo desde aquella posición. Ante la intensidad del momento de podían escuchar nuestras respiraciones constantes, mientras mi pecho subía y bajaba llevé mis manos al borde de su camisa para ayudarlo a deshacerse de la misma y mis manos ansiaron recorrer su pecho desnudo. Jesús, este hombre era el mismísimo dios nórdico. Mi dedo índice llegó hasta su cremallera y lo próximo que sentí fue el roce de la tela de sus bóxer, lo único que me separaba del más entero y sublime paraíso.

Por primera vez en mucho tiempo estaba segura que no había prisa, que estaba viviendo y disfrutando cada minuto que pasaba entre sus brazos. Saboreé su boca carmesí mientras mordisqueaba con suavidad su labio inferior y en el proceso deslizaba mis manos por su masculina espalda. Fue entonces que sus palabras me hicieron abrir mis ojos y embocé una sonrisa.— Incluso más que aquella vez en los vestidores —Susurré en respuesta mientras besaba su cuello y posterior echaba mi cabeza hacia atrás cuando él decidió deslizar su boca por aquellos puntos sensibles de mi anatomía, no recordaba, jodidamente no recordaba la última vez que me había sentido de aquella forma. Él estaba siendo tan atento, tan cálido, tan apasionado, que apenas y yo podía pensar con claridad, mi mente estaba fundida en sus besos de frenesí mientras abría mis piernas y hundía mis dedos en su cabellera densa. Dulce placer de los dioses. Suspiré clavando mis dedos sobre las sabanas y dejando escapar un gemido casi ahogado.— Liam —Pronuncié su nombre con suavidad antes de sentir su cuerpo volver sobre el mío.

Cuando sus ojos azules hicieron contacto con los míos pude sentir casi como mi corazón saldría de mi pecho desbocado, nos encontrábamos ahora ambos desnudos, esperando quizás una aprobación de mi parte, pero estaba segura que las palabras iban a sobrar aquella noche así que moví mi cuerpo que resultaba diminuto debajo del suyo hasta posicionarlo correctamente y fue entonces que llevé mis manos a sus nalgas llevando su virilidad más cerca de mi triangulo.— Hazlo —Musité en un gemido cerrando mis ojos y cuando la invasión de hizo presente eché mi cabeza para atrás dejando escapar algún improperio de mis labios. Era como subir y bajar del cielo una y otra vez. Fue entonces que abrí mis ojos y lo miré fijamente, aquél par de diamantes azules brillaban tal luceros y contuve la respiración hasta el momento preciso que ambos comenzamos a movernos en un mismo compás. Eran frenéticos sentimientos entrelazándose entre sí y estaba segura que casi podía escuchar su corazón latir tan fuerte como el mío. Su sudor fue mezclándose con el mío y a medida que sus embestidas se hacían más intensas mi cuerpo comenzaba a responder mejor, mis caderas se movían en respuesta mientras mis brazos sostenían su espalda y mis dedos acariciaban la parte baja de la misma. Estaba cayendo, estaba dejándome arrastrar por un profundo precipicio y no estaba segura si quería ser salvada del abismo. 
avatar
Mensajes : 3216

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❝oh, can't you see? you belong to me❞

Mensaje por youmakemeglow el Lun Sep 18, 2017 10:14 pm


EDWARD WESTWICK.
Percibí por supuesto el énfasis de Vanessa en aquella palabra a la hora de responder, bien, no estaba seguro si tomármelo de la manera en que lo estaba haciendo, pero definitivamente había sonado como una ironía, quizás por el hecho de que siempre decía que no encontraría otra secretaria como ella, ahora mi sinceridad e insistencia me estaba jugando una carta en contra ¡Mujeres! Encontraban lo que fuese para hacerte salir de tu zona de confort. La observé desde mi asiento frunciendo ligeramente el ceño; Ella había disfrutado de aquella respuesta, definitivamente. Con cierto desconcierto o quizás duda regresé mi atención a mi plato mientras mi madre comenzaba a hablar de alguna inversión con algún accionista que desconocía. Los cumpleaños siempre resultaban así, pues nunca lograba escapar de ello, el nacer el mismo día del cumpleaños de mi padre me había condenado de alguna forma, entonces me encontraba cada año sentado en este o en cualquier comedor, cenando aquél pavo especialidad de mi madre, escuchando viejos chistes de antaño y recientes anécdotas, era casi como un guión. Sin embargo noté como Vanessa lo disfrutaba de cierto modo y no quise arruinar aquél momento que las despejaba de tantos asuntos que la rodeaban. Mis padres eran hasta bromistas y si los conocías recientes eran hasta más agradable de lo que podía esperar, quizás yo era más reacio por el hecho de haber convivido con ellos toda mi vida ¿No? Luego de mi último bocado observé como la morena tomaba en brazos al pequeño Matthew quién comenzaba a dormirse y posterior abandonó el comedor.— Es una mujer increíble ¿Es considerado darle un ascenso? —Preguntó mi madre con tono insinuante. Puse mis ojos en blanco y continué con mi labor de ayudarla con los platos.— No hay más ascenso para las secretarias, madre —Contesté fríamente y ellas chasqueó sus dientes.— Eres tan aguafiestas —Respondió antes de perderse en la cocina.— Dejaremos el pastel para mañana, ya que Matthew se ha dormido —Inquirió mi padre.

Aquella noche había conseguido una botella de vino de la bodega y el primer pensamiento había sido bastante claro, estaba consciente de con quién quería compartir la botella y no podía seguir dándome rodeos en dicho asunto. Además, no tenía absolutamente nada de malo compartir una copa con tu empleada ¿No es así? Cuando me cercioré que mis padres estaban en sus camas y Matthew igual conseguí dos finas copas de la cocina, luego tomé la botella y busqué por los lugares más comunes de la casa a la morena, sin tener suerte comencé a sentir cierta preocupación, vamos, sabía que la morena era bastante terca e impulsiva. Fue entonces que me asomé en la ventana y la observé en el pequeño muelle. Fui a la cocina donde tomé algunas snaks y posterior con aquello en mano me aproximé fuera de la casa. Sólo una copa y alguna conversación irrelevante, sólo para saber porque ahora juega a ser la chica esquiva, aquello que definitivamente me tenía en mi lado más temperamental. Nadie ignoraba a Edward Westwick, menos una caliente secretaria.

Observé mientras me acercaba como ella mantenía su teléfono celular en su oreja por lo que claramente hablaba por teléfono, me acerqué lentamente, tan lento y sigiloso que sabía que ella no notaría mi presencia. Fue así como escuché un nombre masculino salir de sus labios y luego alguna conversación donde se referían a lugar, hora y fecha. Es decir, una cita. Fruncí el ceño ¿Cita? ¿Vanessa tendría una cita con alguien llamado Austin? Ese nombre no era precisamente de confiar. Bien, no debía colocarme celoso por dicho asunto ¿No es así? Ah, joder. Aclaré mi garganta al momento que ella colgó.— ¿Algo importante? —Pregunté haciéndome el desentendido y posterior me senté a su lado sumergiendo mis pies descalzos en la misma agua. Le entregué una de las copas y posterior abrí el corcho del vino.— Me parece que han sido días difíciles, para ambos… y los que vienen serán aún más —Comencé diciendo mientras vertía el vino en su copa.— Así que por un instante olvídate de todo. Menos de —Me giré hacia ella y la observé ladeando con mi cabeza.— ¿Por qué ahora resultas tan esquiva? Quiero decir, no he hecho más que ayudarte ¿O he hecho algo malo y no me he enterado? —Pregunté con voz gruesa mientras desviaba mi mirada de la suya, aun con el ceño fruncido y bebía de mi copa.— Vamos, te escucho —Sentencié.
avatar
Mensajes : 3216

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❝oh, can't you see? you belong to me❞

Mensaje por Diamonds el Vie Nov 03, 2017 10:43 pm


VANESSA HUDGENS
Sonreí tontamente mientra aquel rubio de casi dos metros trataba de endulzarme el oído y quizá era precisamente lo que necesitaba en éste momento, que alguien me hiciera sentir de la forma en la que las palabras de Austin me estaban haciendo sentir "Entonces, ¿saldremos a cenar?" mordí mi labio inferior y solté todo el aire que tenía acumulado en los pulmones-Austin yo... -"sí sí, eres una mujer muy ocupada. ¿Por qué no demandas a tu jefe por explotación?" reí ligeramente, no quería tocar el tema de mi jefe, ni siquiera quería pensar en su nombre en éstos momentos- Él no es el problema, ¿recuerdas que tengo un hijo pequeño? -Matt terminaba siendo siempre mi mejor excusa, había gente a la que el hecho de que tuviera un hijo no le parecía nada atractivo y esperaba que en éste momento fuera el caso "Oh vamos, Demi puede cuidarte a Matthew, quiero invitarte a la inauguración de un nuevo restaurante en SOHO ¿vamos?" mordisqué mi labio inferior una vez más, lo había rechazado ya tantas veces que no sabía que más decir- Está bien, vamos -sonreí débilmente, realmente con quien quería salir era con otra persona- El viernes, a las 8, ¿te veo en algún lado? -"no, yo pasaré por ti"- Está bien, te texteo la dirección -colgué antes de que cualquier cosa pudiera pasar y me quedé mirando a la nada pensadno en mil y un cosas a la vez.

Una voz hizo que girara mi cuerpo ligeramente, mi corazón se aceleró de inmediato al verlo, lo analicé de arriba a abajo y me armé del suficiente valor como para ignorarlo o al menos tratar de hacerlo. Su pregunta me hizo sonreír de forma burlona-Era un amigo que me invitó a salir, ¿por? -pregunté alzando mi cabeza para poder mirarlo, quería que me dijera..sólo bastaba con que él me dijera que había algún problema para que yo cancelara la salida- O qué, ¿su secretaria no tiene derecho a divertirse? -alcé las cejas haciendo aquella pregunta una especie de reto, tomé la copa que me extendía y me quedé mirando el vino que estaba a punto de vertir en mi copa- Bastante complicados diría yo -¡y lo que faltaba! el juicio ni siquiera había comenzado aún y yo ya sentía que se me iba la vida a cada segundo que pasaba- ¿Menos de qué? -pregunté hipnotizada en aquellos ojos avellana sin saber qué esperar, solté una fuerte risotada mientras escuchaba aquella especie de reclamo que salía de sus labios, mordí el mío y negué con mi cabeza- Sí, no has hecho nada más que ayudarme pero tú dejaste más que claro que era simplemente porque soy una "excelente empleada" ¿no es así? y le tengo una noticia que quizá no sepa, señor Westwick -me acerqué un poco más a él de forma que nuestros brazos se rozaran,el aliento alcohólico me llegaba por lo que supe que no era su primera copa- Los jefes y sus empleados no se relacionan,así que eso estoy haciendo, limitar nuestras interacciones a estrictamente laborales -llevé la copa a mis labios y tomé un poco de aquel vino blanco, delicioso- ¿O también tiene algún problema con eso? -no lo miré, enfoqué mi vista en el lago,eché mi cuerpo ligeramente hacia adelante para poder alcanzar el agua- Además de que no quiero que Matthew se encariñe con usted y cuando tengamos que irnos romperle el corazón

No sabía porqué había dicho aquello último, él no tenía porqué saber si mi hijo llegaba a encariñarse o no, porque lo que estaba haciendo era un favor- Tus padres son agradables -traté de desviar el tema de inmediato a algo que no tuviera que ver con nosotros o los sentimientos que claramente sólo yo estaba desarrollando- Tu madre te quiere mucho, a su forma pero lo hace...y están orgullosos de ti -sonreí, yo sabía lo que era estar orgullosa de tu hijo a pesar de las cosas que para ti podían parecer malas- ¿Por qué nos invitaste, Ed? no tenías que hacerlo, pudimos habernos quedado en la ciudad para que tú estuvieras con tu familia -por primera vez en el tiempo que llevábamos hablando lo miré directamente a los ojos los cuáles estaban ligeramente enrojecidos, llevé mi mano por unos segundos a su mejilla acariciándola con delicadeza para milésimas de segundo después quitarla como si estuviera mal, y es que para él lo estaba, debía acostumbrarme a pesar de que no estuviera de acuerdo con lo que él pensaba- Cualquiera pensaría que le estás mandando señales confusas, Ed -y con ese cualquiera me refería a mí, un segundo se comportaba de una forma hermosa conmigo mientra que en un tronar de dedos ya era el odioso jefe que no quería nadie se le acercara
avatar
Mensajes : 1940

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❝oh, can't you see? you belong to me❞

Mensaje por Diamonds el Vie Nov 03, 2017 11:23 pm


LIAM HEMSWORTH
Cada vez estaba más seguro de que no había imagen más sublime que la que tenía ante mis ojos en éste momento. El sonrojo de sus mejillas en ésta situación era completamente excitante y es que ¡joder! ésta mujer tenía todo, era tierna y al mismo tiempo la mujer más sexy del planeta. Aquellas palabras hicieron eco en mi cerebro y me obligaron a sonreír ampliamente al recordar nuestro pequeño encuentro en los vestidores que la academia- ¿Más que aquella vez? porque si no mal recuerdo,esa vez estabas bastaaaaante molesta -reí pasando mi dedo por su clavícula acariciándola de un lado a otro, me coloqué a horcajadas de ella sin aplastarla, sus labios entreabiertos y su piel sonrojada lograba que aquellas pecas que adornaban su nariz se notaran más. Ésta vez no iba a ser de esa forma, quería que todo fuera tan tranquilo y perfecto que llevaría todo con calma. Mi dedo bajó al valle de sus seno los cuáles delineé como si fuera una obra de arte, la mejor que hubiera visto en mi vida y es que así la sentía, era la mejor obra de arte con la que me hubiera podido encontrar.

Cuando sus manos tomaron mi trasero empujándome hacia abajo solté una ligera risita. Besé su frente como si fuera lo último que haría y tomé mi miembro con mi mano para guiarlo sólo un poco hasta aquella húmeda entrada que me esperaba como si fuera exactamente lo que necesitaba. Me quedé así unos segundos, simplemente dentro de ella disfrutando de aquel calor que sólo ésta situación podía brindarme. Enfoqué mis ojos en los suyos que aún seguían cerrados y besé sus párpados rápidamente antes de comenzar a moverme en su interior, aquella cavidad estaba tan caliente que podía sentir cómo mi miembro se endurecía aún más dentro de ella. Mis embestidas eran suaves, quería alargar el momento tanto como pudiera,quería disfrutarla durante toda la eternidad y si ésta fuera la última vez que tuviera la oportunidad quería que ambos lo disfrutáramos- Llevé mi mano derecha a la suya para entrelazar nuestros dedos y fundí mis labios en un beso contra los hinchados labios de Demi, sabía que ésta era la forma en la que me quería quedar con ella por el resto de mi vida, sabía que ella era la mujer indicada para mí.- Dios -susurré en su oído al sentir cómo sus paredes comenzaban a contraerse por lo que bajé la velocidad de mis movimientos, mordí su labio inferior y lo jalé suavemente hacia mí. Bajé mi mano una vez más por sus senos hasta llegar a su feminidad, llevé mi dedo índice a su hinchado clítoris el cuál acaricié de forma circular sin dejar de moverme, apreté aquella área con dos de mis dedos para después volver a acariciarla. Di un par e embestidas más antes de salir de su interior por unos segundos, tomé sus caderas y la giré de forma que ella quedara sobre mí, acaricié la tersidad de la piel de su abdomen y con mi otra mano guié mi miembro una vez más dentro de ella.

Me gusta más verte desde aquí -reí suavemente y alcé sus caderas con ambas manos para después bajarlas a un ritmo lento, me agradaba que ella pudiera tomar el control de lo que sucedía porque al menos la vez pasada que habíamos estado juntos lo había hecho de una manera jodidamente sorprendente y si a eso le sumábamos el hecho de que el hecho de que sus pechos rebotaran de arriba a abajo me prendía horriblemente era un plus. Aceleré ésta  vez yo mis movimientos alzando mis caderas para llegar tan profundo de ella como se pudiera haciendo que sus senos rebotaran sin cesar, llevé mis manos a los ya mencionados  y los apreté fuertemente, paseé mi mano por su espalda hasta llegar a su trasero y dejé una no tan suave palmada en el mismol
avatar
Mensajes : 1940

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❝oh, can't you see? you belong to me❞

Mensaje por youmakemeglow el Dom Nov 26, 2017 5:47 pm


DEMETRIA LOVATO.
Estaba segura que siquiera podía diferenciarse entre sus gemidos y los míos. Cerré los ojos entonces, deleitándome en la lentitud, en la sensación maravillosa de su posesión, e instintivamente arqueé más aún la pelvis para recibirle, gimiendo en voz alta. Los dedos de mi mano derecha encontraron entonces el camino desde sus nalgas hasta su pelo rebelde y sedoso, mientras él continuaba moviéndose dentro y fuera una y otra vez. Cada una de sus embestidas llegando hasta lo más profundo de mí, literal y metafóricamente. Mi cuerpo comenzando a ser víctima de pequeños estallidos bajando por mi médula espinal haciendo que mis piernas se tensasen y mis manos, hasta entonces relativamente suaves, comenzasen a estirar de sus cabellos y a clavarse en su espalda. Él indudablemente se estaba obcecando con mi cuello, y no dudaba que dejase alguna marca para el futuro. Así que, que se aguantase si yo dejaba un par de arañazos en su espalda. Cuando creí que estaba demasiado cerca del precipicio sentí como llevaba su dedo hacia más allá de mi vientre, justo en mi monte de venus hasta finalmente deslizarse en mi punto más débil, haciéndome prácticamente enloquecer ¿Era de dios tal descontrol? Mordí con fuerza mi labio inferior mientras comenzaba a gemir ante el indudable torbellino de deseo que me estaba azotando. Iba a perderlo todo, esto era demasiado para mí. Ante mi hipnosis salí desconcertada cuando el abandonó mi cuerpo y reclamé con un leve gemido. Pero fue así como sus brazos fuertes nos hicieron girar hasta que quedé sobre él, justo a horcajadas y solté una leve sonrisa al observarlo tan excitado, encantado, disfrutando aquello tanto como yo. Parecíamos un par de adolescentes y no podía explicar el fuerte palpitar de mi pecho.

Mordí mi labio inferior y cerrando mis ojos sentí como la invasión volvía a llenarme hasta lo más profundo de mi ser, posicioné mis manos en su pecho mientras comenzaba a mover mis caderas de forma circular contra su virilidad potente, la cual me embestía y me hacía más suya que nunca.— Y a mí me encanta verte desde aquí. —Susurré con un gemido escapándose de mis labios. Eché mi cabeza para atrás sintiendo sus manos acariciar mis pechos, jugar con mi pezones y decidí que era el momento de acelerar aquellos movimientos. Fue así como puse de todo mi control, mientras me anclaba en su pecho con ambas manos y comenzaba a subir y bajar contra su masculinidad, sus caderas me ayudaban con aquella tarea mientras nuestras pieles chocaban. Gemí cuando palmeó mi trasero y llevé una mano a mi pecho para acariciarlo mientras clavaba mi mirada en aquél par de ojos azules.— Hazlo de nuevo —Le pedí con voz ronca mientras sentí como él palmeaba de nuevo aquella área y la excitación aumentaba. Fue así como aceleré el movimiento de mis caderas, tan cerca del abismo, tan cerca de explotar en divino clímax. Eché mi cabeza para atrás gimiendo improperios y fue justo el momento que el orgasmo me devoró, mientras mis paredes lo apretaban con fuerza, mientras lo sentía en lo más profundo de mi cuerpo y de mi alma. Mi cuerpo convulsionó mientras él terminaba por vaciar cada gota de su éxtasis en mí. Abrí mis ojos para observar su rostro alcanzando el orgasmo y grabé n mi memoria tan perfecta escena. Dejé caer lentamente mi cuerpo sobre el suyo y busqué su boca con la mía para sellarlas en un profundo beso.

Nunca deja de sorprenderme, señor Hemsworth —Susurré delineando sus labios con mi dedo índice antes de bajarme con suavidad de su cuerpo y caer a un lado de él observando el techo ¿Era posible sentir tanto? ¿Era acaso de dios ser capaz de sentir aquél cumulo de emociones desbordarse ante un ser humano? Nunca lo había experimentado, nunca había sentido aquello, estaba tan feliz que quería llorar y no era una felicidad manifestada por el mejor sexo de mi vida, era él era él siendo el príncipe azul de todo cuento de hada, era él sonriéndome, observándome, acariciándome, haciéndome el amor… ¿Cómo era posible? Yo era un templo de hielo, un iceberg, pero… en sus brazos me había derretido enteramente, y aquí me encontraba con el corazón palpitando con fuerza, tanto que estaba segura que él podía oírlo. Que el cielo me explicara, porque verlo me causaba tal sentimiento de absoluta paz y armonía. Observé su rostro posteriormente y embocé una sonrisa tímida, sonrojada.— ¿Qué me pasa con usted? —Susurré llevando mi mano a su mejilla y acariciando la misma con suavidad. 
avatar
Mensajes : 3216

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❝oh, can't you see? you belong to me❞

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 11 de 12. Precedente  1, 2, 3 ... , 10, 11, 12  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.