Últimos temas
Afiliados del Foro
Afiliados hermanos 0/5
Directorios y Recursos
Afiliados Elite 0/44

❝oh, can't you see? you belong to me❞

Página 12 de 12. Precedente  1, 2, 3 ... 10, 11, 12

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: ❝oh, can't you see? you belong to me❞

Mensaje por youmakemeglow el Dom Nov 26, 2017 7:39 pm


EDWARD WESTWICK.
Ella estaba hablando con un hombre, sí, y tal parecía que había pautado una cita con el mismo ¿Debía sentirme celoso al respecto? Quizás, no, definitivamente no, no debía importarme si Vanessa iba o venía con algún hombre, nuestros papeles estaban perfectamente establecidos y mi tarea aquí era ayudarla porque mi moral me lo exigía, porque no podía ver a una mujer indefensa sufrir consecuencias del pasado con el error del padre de Matthew, porque Matthew no era el error, era el padre mal nacido que decidía hacerle la vida de miserable sólo por gusto, entonces ahí entraba yo, dispuesto a ayudarla, sólo eso, sin importarme si ella pautaba o no citas con algún hombre. Elevé mis cejas ante su respuesta y apreté mis labios para evitar reír ante su actitud a la defensiva.— ¡Oh no! Para nada, tienes todo el derecho de salir y divertirte, no era mi prisionera o algo por el estilo, Vanessa —Respondí con voz firme observando su rostro de diosa maya mientras me sentaba a su lado. Algo en mi me decía que lo que estaba a punto de desarrollarse iba a jugarse todo en mi contra, porque yo no podía contener mis palabras, porque a veces hablaba sin pensar, y porque Vanessa era lo suficientemente inteligente como para jugar cartas a su favor y dejarme a mí en total exposición. La escuché atento desviando la mirada hacia el lago y bebiendo aquél vino lentamente saboreando y catando aquél alcohol amargo, humedecí mis labios y giré a verla una vez más cuando sentí como ella rozaba nuestros hombros y brazos, elevé mis cejas.— Tienes razón, nuestra relación debe ser profesional y sí, eres mi secretaria, pero eso no quiere decir que me ignores. Una cosa sin límites y otra actuar como adolescentes, señorita Hudgens —Respondí elevando mis cejas y observando su rostro angelical iluminado por el simple reflejo de la luna.— No tiene nada de malo que Matthew se encariñe conmigo, podría ser su tío ¿no? —Finalicé bebiendo una vez más de aquella copa y consciente de que mis palabras eran más frías que un tempano de hielo, pero yo siempre estaba empeñado en mostrar lo más duro de mi carcasa, porque de lo contrario terminaría siendo un caos, el mayor de los desastres.

El nombre de mis padres salió a relucir y embocé una leve y desgastada sonrisa encogiéndome de hombros. Entendí la seña de desviar el tema y no lo reproche, porque una parte de mí también quería hacerlo.— Lo son, sí. Pero también son impertinentes e infantiles —Inquirí poniendo mis ojos en blanco y dejando la copa a un lado para juntas mis manos, colocar mis codos en mis piernas y girar a ver a la morena.— Soy su único hijo, no le queda de otra —Respondí divertido. Para su pregunta me sentí con cierto desconcierto, frunciendo el ceño y respirando profundamente mientras buscaba las palabras adecuadas antes de decir algo impropio de mí y terminara de meter la pata. Porque con la morena cerca siempre terminaba haciendo cosas que no era parte de mi personalidad y mucho menos de mi racionalidad.— Están pasando por muchas cosas, tanto tú como Matthew. No soy de acero, Vanessa y entiendo que la ciudad los abruma, con toda la situación consideré apropiado que viniesen conmigo, porque necesitan despegar su mente. Cuando yo quiero despegar mi mente vengo a este lugar, sumerjo mis pies en el agua y reflexiono. —Hice una pausa desviando mi mirada al lago alumbrado por la luz de la luna.— Mírate, estas en el lago… reflexionando. Misión cumplida ¿no? —Finalicé.

Su mano en mi mejilla me hizo tensarme sintiendo que una parte de mí debía activarse en defensa, pero aunque quise algo para evitarlo, no lo hice, en cambio me quedé inmóvil hasta que posteriormente fue ella quien retiró su mano. Sus palabras desconectaron mis sentidos más lógicos. Y no fui yo cuando abrí mi boca para hablar.— ¿A quién? ¿A ti? —Pregunté acercándome a ella, mirándola a los ojos y buscando con mi mirada sus labios carmín, sacudí y enseguida me respondí.— Lo he intentado, y estoy trabajando en ello. Pero parece que tú estás empeñada en volverme loco —Respondí con voz ronca, para, debes parar. Exclamó mi subconsciente, pero yo parecía no querer hacerle caso.— Esto no debe salirse de control —Murmuré mientras me ponía de pie y sacudía mis pantalones. Estaba hablando de palabras al azar y sin sentido, porque su presencia, palabras y gestos me hacían perder la cordura.— Sal con ese tipo con que has quedado, te hará bien distraerte y así yo vuelvo a mi centro. —Advertí dándome media vuelta y con decisión abandonando el lugar. 
avatar
Mensajes : 3216

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❝oh, can't you see? you belong to me❞

Mensaje por Diamonds el Sáb Dic 02, 2017 12:04 am


VANESSA HUDGENS.
No pude evitar sonreír al verlo actuar de forma tan "desentendida" ante mi futura cita y es que esa era la palabra clave, actuar. No tenía mucho tiempo trabajando para él pero, así lograba darme cuenta de muchas cosas y de lo que me había percatado más recientemente es que era un poco transparente cuando no estaba en el trabajo, como ahora- Me alegra saber que no soy tu prisonera -guiñé mi ojo y sonreí suavemente, tomé un poco más del líquido que había aún en la copa y me quedé en silencio escuchándolo y a la vez no, el paisaje que tenía frente a mí era tan majestuoso que hasta esa ronca voz que me desconectaba por completo pasaba un tanto desapercibida. La palabra adolescentes me trajo a la realidad y logró que una pequeña risita infantil se escapara de mis labios- No sé qué es lo que más me da risa, si el hecho de que dijiste que me comportaa como una adolescente o el que me dijiste que podrías ser el "tío" de mi hijo -hice comillas con los dedos tratando de no estallar en carcajadas de nuevo, apreté mis labios para después humedecer los mismos con la lengua un par de veces- Tú nunca podrías ser un tío para Matthew -eso me lo decía más a mí misma que a él, debía darme cuenta que quizá lo mejor que podía hacer era hacerle caso a él y alejarme por completo. Además de que ¡joder! yo no quería que él fuera un simple 'tío'...si ibamos a hablar de emparentar...negué con mi cabeza alejando aquel patético ideal que se había aparecido en mi cabeza y que no era más que eso, un patético pensamiento.

Estoy en el lago, con mi jefe sin pelear o al menos no tan fuerte como lo solemos hacer, disfrutando de un excelente vino..creo que estoy bastante relajada -reí una vez más de forma cantarina mientras dejaba que las puntas de mis pulgares tocaran el agua- Y siéndote sincera, no es porque eres su único hijo que ella te quiere Ed, ella de verdad lo hace -me encogí de hombros, sabía que él no quería aceptarlo por el hecho de que tenía aquella fachada de frialdad y de que no le importaba nada ni nadie- Puedo ver cómo su mirada se ilumina cada vez que te escucha hablar -me perdí en sus ojos por unos segundos, sintiendo cómo era yo a la que estaba describiendo en ese momento y no a su madre, mi cabeza estaba hecha un lío y él con su rostro tallado a mano no me ayudaba en lo absoluto. De un momento a otro su cercanía me hizo temblar, pude sentir como si mi corazón se quisiera salir de mi caja torácica de lo rápido que estaba latiendo, mis ojos hacían un recorrido de los suyos hasta sus labios una y otra vez, ¡bésame! ¡bésame, por favor! mi mente me gritaba una y otra vez y de alguna forma esperaba que él lo escuchara pero todas mis ilusiones acabaron cuando se separó con su excusa de que "las cosas no deben de salirse de control". Me levanté seguido de él y lo tomé del brazo para que se detuviera- ¡Ves! a ésto es a lo que me refiero. -llevé mis manos a mi cabeza en señal de desesperación, las moví un par de veces de arriba a abajo y lo miré, mi mirada era pesada y estaba fija en él- ¿Yo te estoy volviendo loco? ¡Joder Ed!, vas y me dices que las cosas deben quedar así, que no hay que comportarnos como adolescentes y acto seguido vas y te acercas a mí de esa forma que ¡Agh! -grité lo último llevando mis manos a su camisa jalándola suavemente, ésta discusión se parecía demasiado a la que habíamos tenido en el hospital- Haces como si quisieras besarme para después dejarme como si nada ¡Tú me estás volviendo loca a mí! -golpeé su pecho un par de veces descargando toda la frustración que se había acumulado en el último rato.

Empuñé mi mano derecha, tenía tantas ganas de golpearlo en éste momento- ¿Y sabes qué? creo que tienes absolutamente toda la razón, será mejor que salga con Austin para que me dejes tranquila y tú vuelvas a ser el perfecto hombre de hielo, es eso lo que quieres ¿no? -lo empujé por el pecho un par de veces sin dejar de caminar en su dirección- ¡Contéstame, carajo! ¿es eso lo que quieres cierto? ¿que te deje en paz? -¡bésame! volvía a gritarme mi sunconsciente y no estaba tan segura de cuánto tiempo duraría sin caer en la tentación de besarlo yo misma, solté el agarre que tenía en su camisa y llevé mis manos a su rostro tratando de calmarme- ¿Sabes qué? ya me voy...yo... -sacudí mis manos frente a mi rostro rápidamente y me di la vuelta para irme
avatar
Mensajes : 1940

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❝oh, can't you see? you belong to me❞

Mensaje por Diamonds el Sáb Dic 02, 2017 1:42 am


LIAM HEMSWORTH
Volví a golpear su trasero cuando ella me lo pidió y acto seguido llevé mi mano que no estaba en su cadera a uno de sus pechos presionándolo suavemente mientras dejaba que ella tomara el control por completo de los movimientos y la velocidad, el simple hecho de verla así aumentaba mi excitación aún más si es que eso se podía. Eché mi cabeza para atrás sin dejar de verla a los ojos- Joder Demi, me voy a correr -anuncié mientras apretaba los dientes y mis ojos y alzaba mis caderas un par de vece hasta que su interior se contrajo contra mi miembro exprimiéndolo por completo, mi cuerpo se convulsionó por unos segundos y tuve que tomar con mis manos el suyo para que no cayera sobre el mío- Tú eres la que no deja de sorprenderme,¿así que te gustan las palmadas? -reí suavemente dejando una en su trasero que comenzaba a pintarse rojo. Mordí mi labio inferior recordando lo vivido tratando de memorizar todas las escenas que habíamos vivido; le había hecho el amor por primera vez en mi cama y podía ver su vulnerabilidad estando cerca de mí y esperaba que ella pudiera ver la mía, a pesar de lo poco que llevábamos "juntos" por decirlo de alguna manera yo sabía dentro de mí que ella era la mujer de mi vida y esperaba ser yo el hombre que ella necesitaba, estaba dispuesto a hacer lo que fuera por lograr conquistarla.

Su pregunta me hizo sonreír ampliamente, acaricié su mejilla suavemente y me acerqué a dejar un dulce beso en sus labios-Yo mismo podría hacerle esa pregunta, señorita ¿qué está haciendo conmigo? -la acerqué a mí por la cintura sintiendo su respiración contra mi pecho, llevé mi mano hasta su mentón y con el pulgar alcé su hermoso rostro para que me mirara, lleve mi dedo índice a sus labios para acariciarlos suavemente- Estás aquí, haciéndome sentir como un adolescente enamorado con todas los sentimientos a flor de piel después de que me dejaras hacerte el amor de forma dulce, tierna y pasional -sonreí y besé sus labios una vez más, bajé mi mano hasta su vientre donde acaricié aquella área con delicadeza, jugando con su ombligo hasta llegar a los huesos de su cadera- Estás haciendo que mi corazón lata tan rápido que me da medo que en cualquier momento explote, estás en mi casa lográndome hacer sentir lo que hacía mucho tiempo no sentía y que no estaba seguro de volver a hacer así que, te pregunto una vez más ¿qué estás haciendo conmigo? -acaricié cada parte de su cuerpo con lentitud, como queriendo que la textura y la suavidad de su piel se quedaran impregnadas por siempre en mis dedos- ¿Por qué soy tan débil y tan feliz cuando estoy contigo? -llevé mis labios hasta su frente donde deposité un suave beso, el calor de su diminuto cuerpo me hacía sentir tanta paz, una paz que no había sentido desde que la madre de Elizabeth se había ido, una paz que me hacía sentir como el hombre más feliz del mundo.

No quería que las cosas se acabaran, no quería que ésta noche se acabara nunca- No quiero que te vayas, quédate conmigo por siempre, por favor -susurré, tomé la sábana que estaba debajo de nosotros y nos cubrí ligeramente, no podíamos arriesgarnos a que la pequeña Elizabeth entrara corriendo y encontrara a una sexy Demetria desnuda sobre la cama de su papá. Sus mejillas aún estaban sonrojadas por lo anterior así que delineé esa área con mi dedo medio, disfrutando de la suavidad de su rostro- Te ves tan hermosa así, toda sonrojada...tanto que hasta podría jurar que aún estás ligeramente excitada -sonreí y besé su nariz para después morder la misma, analicé sus pecas por unos segundos,en éstos momentos se notaban más- ¿Aún estás excitada? -pregunté ésta vez con voz ronca bajando mi mano por debajo de sus caderas- Porque si aún lo estás...yo me puedo encargar de eso -susurré a su oído y bajé mi mano un poco más hasta llegar a su feminidad la cuál acaricié con mi dedo índice por fuera- ¿Quieres que me encargue de eso? -pregunté después de morder su lóbulo y abriéndome paso entre sus labios menores, acariciando su aún hinchado clítoris. Me acomodé mejor para quedar parcialmente encima de ella y tener mejor acceso a esa parte de su cuerpo, abrí sus piernas ligeramente y bajé mi cuerpo un poco para quedar a unos centímetros de su rostro- Trata de no hacer tanto ruido, por favor...recuerda que hay una niña durmiendo a un par de habitaciones de aquí -sonreí antes de besar sus labios y comenzara introducir dos dedos dentro de ella para moverlos lentamente, quería que estallara en placer una vez más, quería que tocara el cielo gracias a mis manos
avatar
Mensajes : 1940

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❝oh, can't you see? you belong to me❞

Mensaje por youmakemeglow el Jue Dic 14, 2017 7:36 pm


DEMETRIA LOVATO.
Solté una burbujeante carcajada sintiendo el sonrojo esparcirse por mis mejillas mientras sentía como él volvía a palmear mi trasero sintiendo el ardor que mientras fuese mínimo era sin duda excitante. Mordí ligeramente mi labio inferior mientras acomodaba mi cuerpo en la cama, aun sintiendo las sensaciones del post orgasmo y observando a mi lado a aquél hombre que me había hecho el amor como un jodido dios nórdico y otra vez volvía al punto donde me preguntaba ¿Qué sucedía conmigo? Pues mi corazón, aquél que creía dormido estaba latiendo con demasiada fuerza y podía ser malo, muy malo.— Mmmh, me encantan —Susurré en respuesta a “Las palmadas” mientras movía mi pierna para darle un mejor acceso a sus caricias. Lucía tan guapo después de una buena jornada de sexo, su cabello despeinado, sus mejillas rojas, su piel sudada, joder, era tan atractivo que dolía. Y aunque intenté o intentó mi mente de mantener aquello como una sesión de sexo caliente… todo comenzó a transformarse en algo más íntimo. Es íntimo desde que te poseyó como príncipe azul. Murmuró mí siempre molesto pero sincero subconsciente. Así que tomé su mano que se posaba en mi mejilla y recibí sus dulces labios mientras nuestros cuerpos se acercaban más.— No me hago responsable por absolutamente nada —Respondí risueña. Me sentí nerviosa posteriormente mientras sus manos me acercaban tanto a él que nuestras pieles volvieron a ser, entre tanto casi una. Sus ojos se encontraron con los míos y suspiré. Que pecado, que pecado era sentirme como me sentía, más al escucharlo, mientras mis sentidos se desconectaban haciéndome volar. No había siquiera señal de preocupación y me estaba yendo completamente con él.

No sabía que todas esas palabras existían en tu vocabulario. —Murmuré sonrojada, sin saber exactamente la respuesta a aquello. Pero sí, él estaba en lo cierto, había sido exactamente de aquella manera.— A veces solamente sentimos, y quizás no exista explicación. Fue mágico... eres… increíble —Respondí con cierta dificultad, porque manifestar ciertas emociones para mi solía ser, de cierto modo algo difícil, no por aparentar algo que no era, sino porque temía a salir herida, de todas maneras. Cerré mis ojos sintiendo sus labios en mi frente y suspiré hondo.— ¿Débil? Me parece más bien que eres muy fuerte —Susurré con picardía y doble sentido llevando mi mano hasta su pecho y buscando, posteriormente sus labios para unirlos en un profundo beso.

Por siempre aquello sonaba a mucho tiempo, sin embargo me sonrojé y lo miré a los ojos con una sonrisa.— ¿Querrás tenerme para siempre? Porque para siempre es mucho tiempo —Murmuré con nostalgia. Nunca había visto aquella faceta de Liam y era sin duda lo que más me asustaba, saber que tanto era posible sentir y decir ¿Qué tan correcto era? No estaba sorprendida, él era un libro abierto, a diferencia de mí, que era completamente un libro cerrado. Pero aquí estaba sonrojada, excitada y volando en una especie de nube gracias a él. Las tibias sabanas cubrieron nuestros cuerpos y llevé mi mano a su barba para acariciarla suavemente. Me encantaba. Suspiré cerrando mis ojos mientras sentía sus manos y sensuales palabras recorrer mi cuerpo como piel de durazno. Mordí mi labio sintiendo su mano experta cerca de mi punto más débil.— Averígualo por ti mismo —Susurré y fue entonces que arqueé mi cuerpo en bienvenida de sus dedos, la humedad de mi feminidad lo arropó y gemí con fuerza mientras me aferraba a sus hombros. Solté una ahogada carcajada mientras echaba mi cabeza hacia atrás.— Si no nos escuchó antes, menos ahora —Murmuré en respuesta mientras rodeaba mis brazos en su cuello y lo aproximaba a mí para besarlo. Mientras sus dedos se movían en contra de mi cuerpo los gemidos y respuestas de mi cuerpo en movimiento no se hicieron esperar y así busqué su masculinidad acariciándolo de arriba hacia abajo y de forma experta masturbándolo. Fue así como comencé a darle aquél placer a él también, es respuesta, deleitándome con sus gemidos. Reí contra su boca y mordí su labio inferior.— Ssshh, hay una niña durmiendo a un par de habitaciones —Murmuré con diversión antes de gemir con fuerza y tirar mi cabeza hacia atrás apretando su virilidad con mi mano y descargando aquél placer que él necesitaba sentir. Sin poder esperar más, desesperada y sedienta, le di un suave empuje dejándolo de espaldas en la cama y fundiéndome de nuevo en su cuerpo. Divina sensación. Extasiada, post orgásmica y sin fuerza caí a un lado de él jadeando y sintiendo mi cuerpo convulsionar. El mejor sexo de mi puta vida.  
avatar
Mensajes : 3216

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❝oh, can't you see? you belong to me❞

Mensaje por youmakemeglow el Jue Dic 14, 2017 8:37 pm


EDWARD WESTWICK.
¿En qué momento todo se había salido de control si fue justamente aquello lo que no quería que sucediera? Ahora me encontraba frente a una histérica Vanessa, y no la juzgaba, yo solía entre tanto ser inestable en cuanto a mis emociones y pensamientos, pero ella, ella definitivamente había perdido el control. Me mantuve de pie, sin decir nada y casi como piedra mientras ella me golpeaba y a continuación aquellas palabras salían de sus abultados labios. Suspiré mirándola a los ojos y frunciendo el ceño levemente, intentaba ciertamente buscar una respuesta en mi subconsciente, pero no estaba claro, ella era quién descontrolaba todos mis esquemas y era aquello lo que me dejaba en la posición más incontrolable. No me reconocía en su presencia.— No pierdas el control, Vanessa —Advertí ante sus golpes en mi pecho y sostuve sus muñecas posteriormente porque sí, ella no podía venir y golpearme como si fuese un saco de boxeo, después de todo seguía siendo su jefe.— No quería besarte —Mentí, y no estaba seguro cuan bueno era con aquello de mentir, pero fui serio, frío y distante en el momento de decir aquello, porque definitivamente sí, yo si quería besarla, aunque la razón fuese en contra de todos mis esquemas, aquellos que durante mucho tiempo había construido, aquellos en los cuales me había dedicado ¿Cómo era posible que entonces venía ella con su maldito cuerpo de diosa maya, su rostro de princesa y su personalidad burbujeante a arruinar lo que había construido por años? Era incluso injusto. La miré fijamente mientras sostenía sus muñecas ejerciendo la fuerza suficiente para que dejara de golpearme.— Me iba bien siendo el perfecto hombre de hielo, Vanessa. —Espeté y es que consideraba que tenía toda la jodida razón, durante mucho tiempo ser frío y distante me había funcionado. Hasta que llegó ella. 

Tú y yo no podemos mezclarnos ¿sí? Nos une una estricta relación laboral y debe quedarse de esa manera —Espeté intentando convencerme de aquello a mí mismo, pero ¿Cómo iba a conseguirlo? Era casi inútil. Fruncí el ceño y asentí a continuación con mi cabeza.— Dejarme en paz será una buena opción. Prometo que yo también lo haré —Musité, demasiado bajo y demasiado suave al tono de voz que estaba acostumbrado a usar. Fue así como la deje separarse de mí y observé como se daba la media vuelta para irse. Me sentí tonto, incluso como un adolescente, y más, enojado, porque malditamente yo había trabajado muy duro para conseguir el respeto y prestigio de un hombre distante ¿Iba a venir ella a romper todo? No, no y no. Era mi reputación y debía mantenerse como tal. Rasqué mi nuca observando como la morena abandonaba el muelle y suspiré tomando la botella y las copas ¿Acaso no iba a impedir que se fuera? Ve por ella. Murmuró aquella voz en mi cabeza que durante todo aquél tiempo no me había dado más que malas ideas. Apreté la botella con mi mano y caminé a paso veloz de regreso a casa.

Cuando estuve dentro escuché como ella se dirigía escaleras arribas y supe, supe que acercarme a ella significaría la peor idea del mundo, porque no estaba pensando con claridad, porque había perdido todo indicio de raciocinio. Estaba delirando, estaba rompiendo todas mis malditas reglas y no estaba seguro de poder pagar el precio, pero la necesitaba una última vez, quizás para poder atesorar de la manera correcta lo que significaba un beso de aquella boca de carmín, grabarlo en mi memoria y seguir adelante. Caminé a paso decisivo hasta que la tomé del brazo halándola hacia mí y sin previo aviso fundir su boca contra la mía. Hubiese querido que aquél fuese un beso menos salvaje, pero tenía demasiado en mí, muchas emociones y era la única manera de demostrarlo. La apreté contra mí, tomé su nuca con mi mano derecha y la mantuve firmemente contra mis labios antes de que pudiese separarse, sintiendo el triunfo de poder conseguir de ella lo que en mi momento necesitaba. Su boca que tenía aquél sabor dulce se movió contra la mía, mientras busqué de abrir sus labios con mi lengua y posterior ondeé en su cavidad bucal, nada parecido a lo que antes habíamos compartido. Era más intenso, más apasionado, más salvaje y ella, ella respondía tal diosa. Durante mucho tiempo me había negado a la idea, pero ahora sonaba como la mejor de todas. Podía escurrirla en mi habitación y darle una bendita follada, así saciarme de ella y dejar de pensar en algo más allá de lo carnal, porque era lo que me estaba afectando; Las emociones. Y debía cuidarme de ellas, debía hacerlo refugiándome en lo carnal. 
avatar
Mensajes : 3216

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❝oh, can't you see? you belong to me❞

Mensaje por Diamonds el Lun Ene 08, 2018 10:22 pm


VANESSA HUDGENS.
Quería romperle las pelotas, es es lo que quería hacer. Estaba cansada de que él me tratara de esa forma, podía jurar que si no necesitada el empleo de forma urgente, lo mandaba al demonio a él, a la estúpida relación laboral y a todo...pero no podía simplemente ir y encerrarme con mi hijo porque no tenía la estabilidad económica para que un juez lo dejara a mi lado. Maldije un par de veces por lo bajo mientras caminaba hasta la casa y al pie de las escaleras; no entendía cómo era posible que una misma persona me pusiera tan mal en todos los sentidos, que pudiera hacerme cabrear justo como estaba ahora pero que al mismo tiempo podía hacer que mi corazón se acelerara como una adolescente estúpida y es que ni siquiera sabía cómo explicar lo que sentía, quería asesinarlo...era lo principal que sentía en éste momento. Llegué a las escaleras y sentí cómo alguien jalaba mi brazo- Suéltame por favor -rogué en voz baja, mi ojo comenzaban a nublarse debido a las lágrimas que amenazaban con salir pero ésta vez no eran lágrimas de tristeza. Su cuerpo quedó tan cerca del mío que sentí como aquel característico calor que sentía estando cerca de él se apoderaba de mí por completo. Gemí ligeramente contra aquel fogoso e intenso beso, la forma en la que se apoderó de mis labios logró hacer que mi cuerpo se estremeciera por completo, llevé mis manos hasta su cuello y lo atraje más a mí, disfrutando por un par de lo que se sintió como cortísimos minutos, lo que sería nuestro último beso.

Tomé fuerza de no sé dónde y me separé de él, sus labios estaban rojos y su rostro lleno de desconcierto- No vuelvas a acercarte a mí, por favor -lo apunté con mi dedo índice antes de dejar una simple bofetada en su mejilla. Me arropé un poco con los brazos antes de apresurarme a subir las escaleras hasta llegar al que era mi cuarto; necesitaba que todo se acabara ya,necesitaba que el juicio se apresurara porque no sabía cuánto más podría durar en aquella situación, podía sentir cómo mi corazón se rompía con cada segundo que pasaba en aquella casa y no podía soportar más. Por mí, y por mi hijo. Una vez que estuve en la cama limpié duramente las lágrimas que aún rodaban por mis mejillas y tomé mi móvil donde escribí rápidamente un mensaje a Austin, ajustando algunos detalles para la cita. Él me había pedido que lo dejara solo, que me alejara de él ¿no? pues eso haría, simplemente hablaría con él lo que fuera necesario y estrictamente cosas del trabajo.

No sabía qué tan fuerte iba a lograr ser, pero al menos tenía que intentarlo. Quería mandarlo al carajo, quería que todo ésto se acabara y si no fuera por lo que él estaba haciendo por mí, a lo que estaba completamente agradecida ya estaría huyendo en éste momento. Llevé mis dedos hasta mis labios, los cuáles todavía estaban calientes y mi pecho aún se movía con rapidez, ¿estaba yo caliente? la respuesta era simple, , era uno de aquellos efectos que causaba sobre mí aunque con éste beso la sensación se había multiplicado, quizá lo único que ambos necesitábamos era un acostón para quitarnos las ganas y la realidad era que lo deseaba, deseaba que me hiciera suya de todas las formas posibles, quería retorcerme de placer y alcanzar el orgasmo las veces que fueran pero sólo por él. Gemí ligeramente ante el sólo pensamiento de aquel acto, llevé mis manos a mis senos los cuáles acaricié por encima de mi blusa, mis pezones estaban tan duros que me dolían; eché mi cabeza hacia atrás y arqueé mi cuerpo un poco. Apreté mis labios tratando de no gemir y me imaginé las mil y un formas en las que sus manos podían acariciarme. Sacudí mi cabeza y me levanté de la cama dirigiéndome al baño donde abrí por completo el agua fría, necesitaba bajarme la calentura de inmediato si esperaba poder dormir aunque fuera un poco
avatar
Mensajes : 1940

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❝oh, can't you see? you belong to me❞

Mensaje por Diamonds el Jue Ene 11, 2018 5:49 pm


LIAM HEMSWORTH.
Sonreí de medio lado y encogí mis hombros mientras la miraba dulcemente- Para mí, "para siempre" es muy poco tiempo si se trata de ti Demi -besé dulcemente su mejilla- Así que supongo que podemos hacer algo con el tiempo -reí suavemente y aceleré un poco el movimiento de mis dedos dentro de ella deleitándome de su rostro, fue entonces cuando tuve que entreabrir los labios debido a la sorpresa que sus manos en mi miembro me habían provocado. Jugué con el lóbulo de su oído de forma salvaje e introduje un tercer dedo mientras que con mi pulgar jugaba, ambos podíamos jugar a ésto. Mis manos temblaron ligeramente al sentir su apretón en mi virilidad y me dejé hacer, la tomé de las caderas cuando estuvo de nuev encima de mí y dejé que ella tomara el control por completo sintiendo como una vez más nos hacíamos uno solo, como nos complementábamos tan bien que parecíamos uno solo.

Una vez que ambos alcanzamos el clímax una vez más la rodeé de la cintura con mi brazo atrayéndola lo más que podía hacia mí, su pecho aún subía y bajaba con velocidad.- Entonces qué Demi, ¿me darás ese para siempre que tanto anhelo? -pregunté mientras jugaba con su cabello y dibujaba suaves círculos en su hombro con mi dedo índice nada me haría más feliz que el que ella aceptara, que fuera mía en todos los sentidos y no solamente en la cama, aunque el hecho de que habíamos hecho el amor hoy me brindaba un poco de esperanza, ambos habíamos conocido de otro una pate que estaba escondida, una parte que en mi caso...había preferido ocultar por mucho tiempo, tiempo en el que me había negado a sentir algo por alguien para después salir lastimado pero...con Demi las cosas eran distintas, con ella podía ser ese Liam dulce,
cariñoso y demostrarle hasta mi lado más vulnerable. Al no recibir repuesta bajé mi cabeza ligeramente encontrándome con una pecosa completamente dormida. Sonreí de medio lado y la cubrí ligeramente con la sábana para después tomar mi teléfono para poder ver algunos asuntos que aún tenía pendientes acerca de un caso que veríamos en particular, Ed no tardaba en regresar de su viaje de cumpleaños y quería tener todo preparado para cuando regresara para poder arreglar lo que estuviera aún pendiente. Después de un par de horas quizá, apagué el teléfono y me acomodé lo mejor que pude para tenerla cerca de mí sin apachurrarla, solté un largo suspiro y dejé que el sueño se apoderara de mí por completo noquéandome.

Estiré mi brazo cuando el sol se comenzó a colar por las cortinas y una pequeña voz se hizo presente "¡Papá! vamos a llegar tarde" refunfuñé por unos segundos y estiré mi brazo de nueva cuenta encontrándome con la cama vacía. Aclaré mi garganta un par de veces mientras procesaba que mi cama estaba vacía ¿acaso había soñado todo? Seguramente está en el baño, William me susurró mi subconciente- ¡Ya voy! bájate a desayunar -ordené a la rubia a través de la puerta mientras me levantaba de la cama y me dirigía al baño. Vacío. ¿Dónde se había metido?, fruncí los labios ligeramente debido a la confusión y procedí a ponerme uno bóxers limpios junto con un conjunto deportivo azul, regresaría a bañarme después.Peiné mi cabello ligeramente con los dedos y bajé las escaleras apresuradamente para entrar a la cocina y encontrarme con Elizabeth desayunando tranquilamente, me acerqué a una de las muchachas y rasqué mi mentón ligeramente- ¿Han visto a la señorita Lovato? -negaron con la cabeza y sentí cómo mi vida se escapaba una vez más de mi cuerpo, ella se había ido así. Tomé mi chaqueta y enderecé mi espalda- Te espero en el carro, no te demores -le murmuré a la niña con un tono fuerte, debía llevarla a la escuela y después movería cielo mar y tierra para encontrarla, aunque estaba seguro de dónde la encontraría. Una vez que dejé a Elizabeth en la escuela regresé a ducharme, me arreglé para la oficina y me dirigí a la empresa rápidamente para comenzar a ver las cosas pendientes- Es que no entiendo Arthur,todo parecía estar perfecto ¿qué sucedió? -comenté con preocupación a mi compañero que estaba en la sala de juntas conmigo, estaba jugando con el nudo de mi corbata tratando de averiguar qué había sucedido "Es que a las mujeres debes tratar de entenderlas, son complicadas" ¿había algo en esa frase que debía ayudarme?. La puerta se abrió dejando entrar a otro de los socios "Lo que debes hacer es ir a buscarla, no te quedes aquí" asentí con mi cabeza y me levanté de la silla dejando mi saco en el respaldar- Si llega Ed, le inventan algo
avatar
Mensajes : 1940

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❝oh, can't you see? you belong to me❞

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 12 de 12. Precedente  1, 2, 3 ... 10, 11, 12

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.