Últimos temas
Afiliados del Foro
Afiliados hermanos 0/5
Directorios y Recursos
Afiliados Elite 0/44

❝oh, can't you see? you belong to me❞

Página 5 de 12. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6 ... 10, 11, 12  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: ❝oh, can't you see? you belong to me❞

Mensaje por Diamonds el Mar Nov 22, 2016 5:52 pm


LIAM HEMSWORTH
La verdad era que no tenía ni idea de que era lo que tenía esa chica que la hacía tan atractiva, bueno, además de ese cuerpo de infarto y ese rostro que parecía estar esculpido por Los Ángeles mismos. Mordí mi labio inferior mientras ella me reprochaba de cierta forma el que no haya estado en el almuerzo con ellas- Lo sé, pero el trabajo absorbe la mayor parte de mi tiempo, y siendo sinceros no es algo que me pueda dar el lujo de dejar botado, si pierdo mi trabajo y mis negocios no puedo solventar el estilo de vida que lleva Elizabeth hasta este momento -mi mirada recorrió su cuerpo de arriba a abajo, solté una risotada al escuchar lo que decía de como había estado su día y negué con mi cabeza mientras barajeaba las cartas una vez más. Al escucharla aceptar alce mi rostro para encontrarme con como ella ya se había alzado, aprobé con una simple mirada que se acercara a aquella mesa y cuando tomó la botella de cognac alcé mis cejas ligeramente sorprendido, cruce mi pierna mientras la escuchaba dar aquellas órdenes o más bien las reglas del juego. Alcé mis cejas una vez más, nadie podía negarse a un juego en el que muy probablemente ella terminaría desnuda frente a mi, mi mente comenzó a correr más allá de la imaginación y le repartí las primeras cinco cartas- Juguemos señorita Lovato, me suena tentadora su oferta -sonreí de medio lado y mi concentración se esfumó por completo una vez que mi mirada cayó en su escote, mierda Liam y mierda Demetria Lovato por ser prácticamente una ensoñación, un sueño hecho realidad.

Y así acabó la primera ronda junto con un poco de mi dignidad. Al ver que ella ganaba humedecí mi labio con la punta de mi lengua, negué con mi cabeza con una sonrisa al escuchar lo que pedía y me levanté del sillón para poder desabotonar mi pantalón y bajarlo lentamente mientras la miraba, sus ojos se desviaban por mis piernas deteniéndose en mi entrepierna, sonreí ligeramente- Señorita Lovato, es solo quitarme una prenda, no desnudarme por completo con la mirada -susurre mientras tomaba el shot de licor que se abría paso por mi garganta y me sentaba para repartir las cartas una vez más. Debía concentrarme si pretendía que este juego se tornara a mi favor, y fue cuestión de segundos hasta que la segunda ronda cayera a mi favor; le llené aquel pequeño vasito de aquel licor café y la vi tomárselo de una, hice yo lo mismo y me quedé mirándola unos largos segundos- Ciertamente no puedo decidir qué es lo que quiero -rasqué mi mentón con mis dedos y humedecí mis labios una vez más. La verdad es que moría por probar esa boca y ver si se sincronizaba conmigo tan bien como lo había imaginado- Quiero mi beso, señorita Lovato -sonreí de medio lado y cuando ella se levanto y depositó un suave beso en mi mejilla una nueva se formó en mis labios- Eso es trampa, no sabía que estaba jugando con una niña de 5 años -me encogí de hombros y repartí las cartas una vez más. Llevábamos aproximadamente 5 rondas y podía sentir como el alcohol comenzaba a hacerse presentes en ambos, ella solo se había quitado sus calentadores y yo Habia hecho lo correspondiente con mis zapatos; si ella quería jugar de esa forma así lo hacíamos, las rondas las ganaba tanto ella como yo, podía decirse que de cierta forma estaba equilibrado. tome otro shot de cognac a media jugada y sonreí cuando el resultado se dibujó frente a mis ojos. Me quedé mirándola una vez más, la forma en la que arrugaba la nariz y fruncía ligeramente los labios la hacía ver jodidamente atractiva- Escalera Real, señorita Lovato y no creo que tenga una mano que me pueda ganar, así que quítese una prenda. Y espero no estar jugando con una niña pequeña porque comienzo a aburrirme
avatar
Mensajes : 1940

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❝oh, can't you see? you belong to me❞

Mensaje por youmakemeglow el Mar Nov 22, 2016 8:56 pm


DEMETRIA LOVATO.

Solté una inevitablemente una carcajada cuando el mencionó aquello de jugar con una niña de cinco años, vamos, apenas empezaba el juego y yo no era tan fácil de persuadir. Bueno, aunque si nos fijábamos en su entrepierna, quizás él si me convenciera de algo. No se le podía negar a un hombre cuando era atractivo, y con indudable potencial sexual ¿Acaso podía dejar de imaginarme el semental entre sus piernas? Aclaré mi garganta lanzando muy lejos de aquí los pensamientos pecaminosos que de pronto atravesaron mi cabeza, más por hecho que tenía un par de copas de alcohol en mi sistema y mi autocontrol podía fallar en cualquier momento. Vamos Demi, tú eres fuerte. Las rondas continuaron estando de alguna manera sorpresiva bastante equilibradas. Yo podía ganar una, pero él me alcanzaba y si empatábamos, desempatábamos y nuevamente volvíamos a estar a línea. No sabía exactamente si lo estábamos haciendo a propósito, pero resultaba para disfrutar de ciertos placeres. Como besos en alguna parte estratégica del cuerpo. Como cuando me incliné y besé de forma húmeda su cuello. Jesús bendito, su aroma a gel de baño era embriagante. Acto seguido tuve que deshacerme de mis calentadores, y él de sus calcetines. Pero yo lo tenía en bóxers y camisa, para mí era un panorama bastante tentador. Elevé mis cejas cuando el sacó aquella escalera real y fruncí mis labios con cierto disgusto, vamos, no tenía siquiera una carta que me sacara de aquello, así que aquella ronda la había ganado él. Entrecerré mis ojos y negué con mi cabeza suavemente conociendo perfectamente su juego. Sí, él y yo podíamos jugar perfectamente, y salir ganando los dos. Aunque no estaba segura de que esperaba él. Yo por el momento disfrutaba de verlo soltarse y no estar mandando a todo el mundo o pegado a su celular enviando emails. Simplemente relajado.— Que grosero, señor Hemsworth —Espeté divertida mientras respiraba hondo. Agradecía tener un lindo brasier de encaje azul pues sin pensarlo demasiado retiré de mi cuerpo mi blusa quedando con el torso expuesto y mis pechos cubiertos por solamente aquella pieza de encaje.— Es sólo quitarme una prenda. No desnudarme por completo con la mirada —Lo cité y guiñé mi ojo mientras bebía de un solo jalón aquél shot de licor.

Aunque lo intenté la siguiente ronda también la ganó el rubio y elevé mis cejas al ver su expresión de victoria. Sólo me quedaba el short que llevaba y claramente mi ropa interior, así que de pedirme que me quitara una prenda quedaría expuesta de muchas maneras para mí gusto. No es que anduviese con pudores, pero no pretendía darle una cucharada de mi cuerpo a Liam tan fácilmente. Él tenía que esforzarse un poco más. Pero mis pensamientos se descolocaron un poco al escucharlo. La palabra “Beso” Salió de sus labios y contuve el aliento. Sí queríamos hacer esto menos aburrido no podía besar su mejilla, o su cuello o el lóbulo de su oreja. Así que embocé una sonrisa ladina, de esas atrevidas que solía picar cuando quería calentar un poco el asunto. Gateé hasta él quedando a su lado. Mi dedo índice se posó se su mejilla acercando su rostro al mío y fue cuando dejé un lento beso en sus labios y joder, aquél hombre sí que sabía bien. Primero sólo rozamos nuestros labios pero cuando mi boca se abrió dándole paso sentí que muchas cosas se calentaron en mi interior. Me separé de él y regresé a mi lugar algo aturdida. Cuando la siguiente jugada inició tomé pronta mi victoria y lancé el mazo ganador. Elevé mis cejas y lo observé fijamente.— No lo discutiré demasiado. Beso —Humedecí mis labios y lo seguí con la mirada. Con tan sólo aquella probada no estaba segura de poder controlarme a continuación.—
avatar
Mensajes : 3216

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❝oh, can't you see? you belong to me❞

Mensaje por youmakemeglow el Mar Nov 22, 2016 9:25 pm


EDWARD WESTWICK.


Ahora sí que me encontraba más que confundido. Ella no parecía muy arrepentida de amanecer junto a mí y aunque a mí definitivamente no me generaba ningún disgusto temía era porque a ella le pareciese inapropiado. Me sentí un poco más tranquilo cuando ella simplemente embozó una dulce sonrisa, ciertamente era adorable. Oh claro, y como olvidar el beso de la noche anterior. Pero ella en ese momento seguía sumida en los efectos del alcohol así que estaba seguro que no recordaba nada.— Bueno, es un ¿Halago? Que confíe tanto en mí. Otra mujer me hubiese lanzado los tacones si no recordara haber pasado o no la noche conmigo —Embocé una sonrisa suave mientras deslizaba por mis piernas unos pantalones de chándal, escuché su pregunta y rápidamente negué con mi cabeza.— No, nada de eso. Ustedes estaba pasada de tragos y la traje a mi casa, la recosté en la habitación de huéspedes simplemente. Supongo que es sonámbula y no lo sabía —Me encogí de hombros y luego me coloqué una camisa de algodón, vamos, yo no podía estar semi desnudo frente a mi secretaria, además de ser inapropiado no quería que eso tornara las cosas incomodas entre nosotros. Reí por lo bajo con su comentario.— Le daré algún analgésico para el dolor. Es normal, quizás un jugo de tomate también —Respondí con sorna. Observé como ella salía de la cama y a pesar de haber pasado la noche con aquél vestido seguía luciendo radiante ¿Cómo lo hacía? Aclaré mi garganta.— Oh no, nada de eso. No tiene que… —Pero negarme y reprocharle sería totalmente inútil ¿Había dicho que mi secretaria era bastante terca? Bueno, lo era. Respiré hondo y asentí con mi cabeza. Cuando ella salió dejé escapar un ligero suspiro mientras me sentaba en el borde de la cama ¿Qué hacía aquella mujer que me sacaba tanto de mi rutina? Tenía que averiguarlo.

Cuando su voz me llamó estaba en mi despacho respondiendo algunos correos, así que pasó una mano por mi cabello y salí de aquello que llamaba mi cueva para dirigirme a la cocina. Fue entonces que me encontré con una preciosa Vanessa sin maquillaje, suponiendo que se había lavado la cara, su cabello estaba recogido en una despeinada coleta y parecía una simple ninfa celestial, preciosa. Mi boca casi se secó al verla y caminé hasta la barra de desayuno para observar todo lo que ella aparentemente esmerada había preparado para mí.— No tienes nada que agradecer. No podía dejarte tirada, fui yo quién te llevo a esa reunión —Expliqué observándola fijamente y corroborando que sí, era absolutamente hermosa.— Muchas gracias por el desayuno. Vanessa. Le llamaré un taxi —Indiqué marcando con mi celular a la línea de taxi y solicitando el mismo.— Con mucho gusto la llevaría pero tengo arduas tareas que realizar. El lunes por cierto, tenemos una reunión con Matt Abernathy, es importante, por nada del mundo se le ocurra enfermarse o algo —Inquirí embozando una amplia sonrisa. Tomé un bocado de aquél omelette.— Delicioso. Todo esto parece comida para un niño —Reí suavemente y negué con mi cabeza.— Pero que sabría usted de niños, quizás lo mismo que yo —Bromeé y volví a tomar otro bocado y la bocina del taxi sonó.— Antes que se vaya, señorita Vanessa. Quiero agradecerle acompañarme ayer, fue agradable. Su compañía siempre es agradable —Guiñé mi ojo y la bocina del taxi volvió a sonar. Estaba seguro que no podíamos darle más largas a aquella despedida, más por el hecho que las mejillas de Vanessa parecían ligeramente sonrojadas ¿Había dicho algo malo? Aunque tenía la impresión que Vanessa podía llegar a sonrojarse con cualquier cosa inofensiva, aquella mujer aparte de hermosa resultaba adorable en casi todos los ámbitos de su vida.  
avatar
Mensajes : 3216

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❝oh, can't you see? you belong to me❞

Mensaje por Diamonds el Mar Nov 22, 2016 11:39 pm


VANESSA HUDGENS
Sonreí de medio lado al verlo comer con alegría, al menos él no se había quejado como lo hacía todos los días Matt de que algo había de malo con su desayuno. Asentí con mi cabeza cuando me indicó que llamaría un taxi y solté una pequeña risotada al escuchar aquellas palabras tan refinadas, ingleses.- Lo siento, es que siempre encuentra las palabras más escondidas en el diccionario para usar, como buen inglés que es y...es lindo -me encogí de hombros y subí rápidamente a recoger mi bolso y las pocas cosas que traía, bajé antes de que el carro que llegara y me quedé mirándolo por unos segundos, podía jurar que era el hombre más hermoso que jamás había visto en la tierra y de cierta manera sentía que necesitaba tenerlo cerca de mí- El lunes, la reunión con el señor Abernathy, prometo no olvidarlo y recordarle para salir a tiempo a la sala de juntas -guiñé mi ojo con coquetería y al escucharlo decir aquello de los niños me alteré ligeramente, tosí un par de veces y reí para tratar de desviar el tema un poco ¿por qué tenía tanto miedo de contarle lo de Matt? no lo sabía, muy dentro de mí mi conciencia me decía que él tenía que saberlo y agh, ¿por qué tenía que ser tan complicado para mí?- No tiene grada que agradecer, señor. La pasé muy bien de verdad, aunque hay partes de la noche que no recuerdo -comenté mientras caminábamos a la puerta, una vez que estuvimos ahí me giré para poder verlo y acaricié mis labios una vez más- Hay otras que quedaron muy dentro de mi mente -sonreí ligeramente y besé la comisura de sus labios delicadamente antes de salir y dirigirme hacia el taxi. Una vez que estuve dentro del vehículo concentré la mirada en el camino mientras el conductor avanzaba hacia la dirección que le había indicado. Sí, recordaba el beso con perfecta claridad y a pesar de que quería con toda mi alma repetirlo no quería que las cosas se volvieran incómodas para ambos.

Una vez que llegué al edificio pude ver como la gente se reunía alrededor de la puerta de entrada, le pagué al taxi y me bajé rápidamente, algo de lo que estaba pasando no me gustaba para nada y no sabía que era. "¡Vanessa, que bueno que llegaste!" escuché a lo lejos mientras un brazo femenino me jalaba y me adentraba entre la multitud hasta llegar a mi puerta la cuál estaba abierta y mi madre se encontraba llorando con mi hijo entre sus brazos- ¿Matt? -pregunté horrorizada antes de salir corriendo hasta donde se encontraba mi niño, sus pequeños labios estaban morados y mi mamá no dejaba de llorar, sacudí suavemente al niño mientras exigía que alguien me explicara qué era lo que estaba pasando "No respira hija, no entiendo qué es lo que está pasando" sus palabras taladraron mi cerebro y se quedaron ahí mientras trataba de analizarla, yo no podía perder a mi hijo, no podía perder lo único que le daba sentido a mi vida "¡Ya llegó la ambulancia!" escuché que alguien gritaba por detrás de toda la multitud y mis ojos se nublaron por las lágrimas de inmediato, mi cuerpo no reaccionaba y sólo lo hizo cuando el pesado cuerpo de un para-medico me empujaba para poder bajar con ellos e irnos directamente al hospital. Ya en el automóvil que viajaba a toda velocidad ente las transitadas calles de NY la voz de los para-médicos se hizo presente una vez más "Señora, necesito que me ayude para poderla ayudar. Necesito todos los datos del niño" asentí con mi cabeza rápidamente y limpié bruscamente las lágrimas que bajaban por mi mejilla- Se llama Matthew Stephen Efron Hudgens, tiene 4 años su sangre es A+ -la asistente que viajaba ahí asintió mientras escribía todo lo que yo le iba dictando y de reojo miraba a mi niño de ojos verdes los cuáles estaban cerrados en éste momento "¿El padre, ya lo sabe?" negué con mi cabeza sin querer dar una mayor respuesta y me aferré a la mano de mi niño, su cuerpecito estaba tan frío y estaba conectado a tantas máquinas- ¿Ya saben qué tiene? -pregunté completamente histérica, necesitaba que dejaran de hacerme preguntas y comenzaran a darme respuestas "No, lo único que nosotros podemos hacer es estabilizarlo señora Efron, los doctores en urgencias ya le dirán que tiene" ni siquiera me molesté en corregirlo, lo único que necesitaba era que mi hijo sobreviviera, que pudiera ver sus ojos verdes iluminarme una vez más. Una vez que llegamos al hospital lo metieron de inmediato y se lo llevaron tras unas puertas por las que ya no podía pasar- ¡Mierda! -grité aventando mi bolsa contra la pared en completa desesperación, unos brazos llegaron y me abrazaron mientras yo me derrumbaba en lágrimas; yo estaba pasándola increíble mientras mi hijo se debatía entre la vida y la muerte
avatar
Mensajes : 1940

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❝oh, can't you see? you belong to me❞

Mensaje por Diamonds el Miér Nov 23, 2016 12:06 am


LIAM HEMSWORTH
Me quedé mirándola o más bien admirándola mientras esperaba que se quitara alguna prenda, la vi alzarse y cuando se deshizo de su blusa dejándome a la vista sus perfectamente redondos y proporcionados pechos sentí como un nudo se formó en mi garganta, me quedé mirándo su cuerpo por unos largos segundos hasta que su comentario me hizo exclamar una risotada- Bien jugado, señorita -musité mientras comenzábamos la ronda una vez más, una vez que me di cuenta que la victoria era mía de nuevo sonreí ampliamente dejando las cartas sobre la mesa, podía ver cierto nerviosismo en sus ojos por lo que sonreí de medio lado y negué con mi cabeza más que nada para mí mismo- Beso -espeté sin más y a pesar de que una parte de mí moría por tenerla tan vulnerable como se pudiera frente a mí, sabía que no podía durar más tiempo sin probar aquellos carnosos y hermosos labios. Esa sonrisa que me dedicó alteró todas mis centrales eléctricas y cuando gateó hasta mí quedando a mi lado la miré fijamente a los ojos. El simple roce de su dedo contra mi mejilla erizó mi piel, cerré mis ojos una vez que nuestros labios se rozaron pero cuando mi lengua pidió acceso y sus labios se abrieron aprobando el mismo apreté mis ojos ante todas las sensaciones que amenazaban con explotar. Antes de que algo más pudiera pasar ella se separó de mí y volvió a su lugar. Pasé mi mano por mi cabello peinandolo ligeramente y recuperando la respiración mientras comenzábamos una vez más, bebí el shot que me correspondía y cuando ella tiró su jugada en la mesa eché mi cabeza para atrás riendo y negando con mi cabeza. Sonreí al ver que no lo dudaba ni un segundo y volví mi mirada hacia ella grabando cada parte de su rostro en mi memoria.

Acorté la distancia que había entre ambos en el sillón tirándo las cartas al suelo y dejando la botella en la mesita, tomé su rostro con una de mis manos con cierta posesión y la acerqué hacia mí una vez más mientras nuestros labios se unían y mi lengua pedía el acceso de nuevo, acceso que fue aprobado una vez más. Mi mano se colocó en su cintura y la recosté suavemente en el sofá mientras intensificaba el beso al ver que era correspondido, mierda, besaba como la gloria y estaba seguro que sabía hacer mejores cosas. Mi mano se fue a su muslo el cuál acaricié de arriba a abajo por encima de la ligera tela de sus shorts y la otra se fue hacia su brazo donde bajé el tirante de su brassier hasta dejarlo a la altura de su codo. Intensifiqué el beso un poco más y disfruté la forma en la que nuestras lenguas se comunicaban y bailaban al unísono, gemí sobre sus labios y la apreté un poco más contra mí sintiendo como la pasión y la lujuria comenzaban a apoderarse del lugar "Señor Hemsworth" alguien tocó la puerta anunciándose y abrió la misma sin esperar respuesta por lo que me levanté como de rayo queriendo estrangular al que nos había interrumpido "Lo siento" murmuró rápidamente antes de darte la vuelta para darnos un poco de 'privacidad' maldije por lo bajo mientras veía como una sonrojada Demi se levantaba del sillón, tomaba su blusa y se la colocaba una vez más- Demi -traté de detenerla pero fue demasiado tarde. Suspiré resignado y me dirigí a la puerta fúrico- ¿Qué quieres, Andrew? -pregunté tratando de no asesinarlo en ese preciso momento "Lamento la interrupción, pero tiene una conferencia" rodeé mis ojos mientras asentía con mi cabeza- Que limpien éste desastre, y nunca vuelvas a entrar a una habitación si no te han autorizado el paso -sentencié con mi dedo índice y salí de ahí hasta el despacho donde tomé rápidamente la llamada y después me dirigí a mi habitación para tomar una ducha con agua helada y tratar de descansar un poco aunque el rostro y aquellos besos que acababa de compartir con Demi difícilmente iban a desaparecer de forma rápida de mi mente
avatar
Mensajes : 1940

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❝oh, can't you see? you belong to me❞

Mensaje por youmakemeglow el Vie Nov 25, 2016 4:16 pm


DEMETRIA LOVATO.
Humedecí mis labios con la punta de mi lengua cuando su mirada azul se escureció ante mi petición. Él y yo sabíamos en lo que podía terminar esto, pero lo que no sabía el señor Hemsworth en que yo podía controlar perfectamente mis emociones, aunque perder el control sonara bastante cautivador, no podía ponerle tan fácil este juego. Sin embargo disfrutaría de las previas caricias. Sentí sus manos en mi rostro y embocé una sonrisa hasta que sus labios tomaron los míos como si su vida dependiese de eso. Posé mis manos en su pecho y subí hasta su cuello donde deslicé mis manos suavemente. Liam Hemsworth besaba tal dios griego, sí, sentía que estaba bajo los encantos de un Adonis. Su boca era ágil mientras desataba cierta lujuria contra mis sentidos. Gemí contra su boca mientras sentía como mi espalda caía lentamente en el sofá. Elevé mis caderas suavemente y sentí como el bulto en sus boxers comenzaba a crecer. Prácticamente saboreé el momento. Nuestras bocas se movían en una misma sinfonía y su mano se fue a mi muslo colocándome la piel de gallina, su otra mano acarició mis hombros y rodeé mis brazos en su cuello enterrando mis dedos en su cabellera mientras lo acercaba tanto a mí como era posible. El calor de la habitación aumentó y gemí contra su boca sin intenciones de separarnos. Pero aquél idilio fue interrumpido por una voz masculino y aparté a Liam bruscamente de mí. Lo miré con mis ojos bien abiertos y sentí la vergüenza subir a mis mejillas. Aun tumbada en el sofá y con Liam de piel observé al hombre en la puerta. Así que tomé mi blusa y me apresuré a colocármela.— Lo, lo siento. Iré a mi habitación. Permiso —Incliné con mi cabeza en dirección a Liam y luego caminé hasta la puerta pasando por un lado del chico. Ciertamente no podía con la pena ¡Nos había encontrado semi desnudo y semi follando! Respiré hondo mientras caminaba a lo largo de aquél extenso pasillo mientras intentaba que mi respiración y mis instintos se calmaran.

Dormí fue una tarea compleja, más si basábamos mis sueños en fantasías eróticas que incluían a Liam y yo desnudos en cualquier superficie de aquella casa. Quizás no debía haber propuesto aquél juego, quizás debí quedarme tranquila y no probar el sabor de un placer que prácticamente era prohibido. No estaba bien visto, yo no podía involucrarme con el padre de una de mis alumnas, y no es como si considera una idea distinta al sexo con Liam, pero de igual forma, no lo creía conveniente. Ahora no podía quejarme, yo había querido aquello de esa forma, así que ahora sólo debía borrar y escribir una cuenta nueva. Sí, actuar como si nada hubiese pasado podía ser bastante conveniente. Cuando la alarma de mi celular sonó me apresuré a apagarla. Salí de la cama estirando mi cuerpo y entré a aquél baño para darme una repotenciada ducha fría, la cual necesitaba desde la noche anterior, ciertamente. Vestí lo que la noche anterior había traído en mi bolso y tomé mi cabello en una alta coleta. La verdad era que no tenía demasiada voluntad para verle la cara al señor Hemsworth aquella mañana, así que antes que el sol brillara con fuerza me encontraba saliendo de aquella casa. No sin antes dejar una nota en la cocina. “Gracias por la hospitalidad, no tendré como pagárselo. Nos vemos en las clases —Con cariño, Demi”. Al llegar a mi departamento los bomberos me indicaron que sólo podía entrar y buscar algunas pertenencias, pero que aún no podía permanecer nadie en el edificio. Saqué lo necesario para al menos una semana y luego me dirigí al edificio donde impartía clases de ballet. Era un nuevo día y no podía desaprovecharlo.
avatar
Mensajes : 3216

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❝oh, can't you see? you belong to me❞

Mensaje por youmakemeglow el Vie Nov 25, 2016 4:42 pm


EDWARD WESTWICK.
No, por supuesto que yo no podía mirar a la señorita Hudgens como algo más que mi secretaria, ella estaba bajo cualquier límite, bajo todos, de hecho. El tan sólo pensar de ella de una manera que no se involucraran documentos, firmas y afines sería un completo desastre. Claro, pero ese no había sido mi pensamiento cuando me aproveché de su borrachera y me dejé llevar por un simple idilio: El probar aquellos labios. Joder, joder y joder mil veces, podía reclamarme sin cesar ser tan inconsciente. Nunca, la verdad es que nunca me había involucrado en líos de faldas con mis secretarias, lo consideraba inapropiado porque el nexo Jefe – Secretaria era muy delicado y dejarse llevar por ciertas lujurias podían romper toda buena relación y nadie, definitivamente nadie sabía cuánto me había costado encontrar a alguien como la señorita Hudgens en todos los sentidos. Me encontraba ahora debatiéndome en ciertos temas, ciertos puntos y algunos de ellos comenzaban a exasperarme. No iba a negar que era una mujer hermosa, sencilla, pura y llena de una energía que difícilmente se encontraba en cualquier mujer en el mundo. Vanessa era perfecta en muchos sentidos, tanto física como sentimentalmente ¿Cómo es que alguien podía ser tan atento? Nunca, jamás recordaba que alguna mujer se había dedicado a hacerme el desayuno, ni siquiera después de una buena jornada de sexo, ellas simplemente se levantaban en las mañanas y partían por la puerta, y no es que yo me quejara de aquello, pues toda mi vida había sido rehúso al compromiso y las relaciones sin ataduras siempre había significado la mejor opción. Sin embargo el ver a una mujer tan natural preparar un desayuno para mi resultaba una imagen embriagadora, y en todo el buen sentido de la palabra. Más cuando Vanessa parecía desplazarse en todo el lugar como si conociese la tarea al pie de la letra, y que mejor que una dama hogareña. Perfecta candidata para llevar un anillo en su dedo con mi nombre. Pero oh no, yo no podía ir a ese lugar, no podía entrar ahí, debía huir y seguir mirándola como mi secretaria. Sí, era lo mejor.

Para el lunes desesperado por la ausencia de Vanessa me encontré con una montaña de papeles sobre el escritorio. Eran las diez de la mañana y ella jamás había llegado tarde al trabajo, al menos no sin avisarme. Marqué su número al menos veinte veces y el mismo repicaba y luego me enviaba al buzón. Con una junta sobre mis hombros y sin la menor idea de lo que tenía que hacer me fui a jugar a la suerte, no podía detenerme, no a este ritmo. Ella aparecería, seguro aparecería con una buena explicación. Exasperado, furioso, encabronado, sí, esa palabra podía describir perfectamente mi estado en aquél momento ¿Dónde diablos estaba Vanessa Hudgens toda esta semana? Reventé su celular, casi tumbé su puerta de tanto tocarla, pero ella parecía que se la hubiese tragado la tierra, sí, era como si hubiese venido una nave nodriza y se la hubiese llevado. No estaba, ella simplemente no aparecía y ya era viernes. Había tenido dos desastrosas reuniones y jamás me sentí tan dependiente de alguien. Una pila de nuevas entrevistas estaba sobre mi escritorio y es que si ella no aparecía aquél día yo no tendría más remedio que buscar un reemplazo ¿Es que acaso no me merecía una maldita explicación? Quizás una llamada, algo, algo que me avisase de su paradero. Ella sabía cuándo necesaria era para la movilización de esta compañía, ella lo sabía perfectamente bien. Liam me insistía en que no perdiera el control, que ella aparecería con una buena explicación, pero ¿Cuánto debía esperar? ¿Un mes? Imposible. La puerta del anexo se abrió y me levanté de mi escritorio para dirigirme al anexo de Vanessa. Fue entonces que el rostro demacrado de Vanessa Hudgens me observó.— Espero que tenga una muy buena explicación, señorita Hudgens —Inquirí con voz neutra analizándola.
avatar
Mensajes : 3216

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❝oh, can't you see? you belong to me❞

Mensaje por Diamonds el Sáb Nov 26, 2016 3:24 pm


VANESSA HUDGENS
"Vanessa, hija debes descansar" podía escuchar a lo lejos la dulce voz de mi madre que trataba de consolarme aunque fuera un poco, la verdad era que no tenía ni idea de cuándo había sido la última vez que había pegado el ojo y no tenía ganas, lo único que quería era que me dijeran que me podía llevar a mi hijo de aquí y que él viviría una vida tranquila como cualquier niño normal. Respiré profundamente negando con mi cabeza mientras tomaba el café que me extendía mi madre, saqué mi teléfono de la bolsa y vi las miles de llamadas que tenía de Ed y mi jaqueca simplemente se fue en aumento, demonios, tenía que darle alguna explicación y lo sabía no podía simplemente abandonarlo sin darle ni siquiera una explicación de qué era lo que había pasado. Era viernes y yo no le había siquiera llamado y había dos grandes reuniones que tuvo que haber asistido en completa soledad "Hija, ve. Yo aquí me quedaré cualquier cambio que haya te lo hago saber" asentí con mi cabeza y me encogí de hombros ligeramente, ellos habían dicho que él estaba estabilizado pero ¿entonces por qué no salía de terapia intensiva?mordí mi labio nerviosamente mientras veía a mi pequeño rubio conectado con todos esos cables, aún no sabían con certeza qué era lo que tenía "Señorita Hudgens" me giré suavemente al escuchar mi nombre y suspiré suavemente al ver a la recepcionista "Sé que usted tiene cosas más importantes en qué pensar en éstos momentos como en la salud del pequeño Matt pero, su seguro de gastos ya no soportará un día más de estadía en el hospital" asentí con mi cabeza- Yo me encargaré de eso -asentí con mi cabeza dándole una cansada sonrisa mientras salía de aquel enorme edificio, tenía que conseguir el dinero de cualquier forma porque no sabía hasta cuándo estaría Matt ahí.

Llegué al corporativo y al darme cuenta que todo mundo me veía de forma extraña supuse que mi imagen no era la mejor en éstos momentos pero la verdad era que no podía importarme menos, subí por el ascensor rápidamente hasta el piso en el que se encontraba su oficina, abrí lentamente y sin ganas la puerta de mi anexo y me senté en mi silla tomando rápidamente una pastilla para la jaqueca, comencé a revisar la montaña de papeles que tenía en mi escritorio y antes de que pudiera hacer cualquier otra cosa una voz ronca me hizo salir de aquel suave trance en el que me encontraba. Alcé mi rostro encontrándome con aquellos ojos miel que me observaban, estaba molesto y lo sabía- Yo... -me levanté de mi silla y me acerqué a él, tenía tantas cosas que quería decirle pero no podía arriesgarme a perder mi trabajo, no con todo lo que necesitaba hacer en éste momento. Vi mis ojos cristalizarse y supe que no aguantaría más, me abalancé sobre sus brazos y estallé en mil y un lágrimas- Ya no puedo -musité entre sollozos mientras me refugiaba en su pecho, ¡Dios! se sentía tan bien llorar, era algo que necesitaba- No puedo creer que no soy capaz de cuidar... -negué con mi cabeza antes de decir algo más y me separé de él limpiando mis lágrimas duramente- Lo siento, yo no debí hacer eso. Iré a hacer mi trabajo, trataré de volver a hacer las reuniones en las que me fue imposible estar presente, le ofrezco una disculpa por eso -susurré sin mirarlo y me dirigí a mi escritorio una vez más a comenzar con mis pendientes rápidamente para poder irme al hospital una vez más. Después de unas horas toqué su puerta y sonreí ligeramente, se veía tan concentrado y tan lindo, aclaré mi garganta eliminando cualquier mal pensamiento- Señor Westwick, logré agendar una reunión con la señora Abernathy y otra con el señor Von Ferdinand para el día de hoy, una a las 10 de la mañana y otra a las 2 pm. Tendré todo preparado para que podamos irnos, usted me avisa -sabía que debía irme, pero también sabía que él me necesitaba y no podía quedarle mal
avatar
Mensajes : 1940

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❝oh, can't you see? you belong to me❞

Mensaje por Diamonds el Sáb Nov 26, 2016 3:51 pm


LIAM HEMSWORTH
Definitivamente ésta era una de las peores noches que nunca había pasado, tuve que darme aproximadamente tres duchas y ni así aquella mujer de caderas perfectamente bien definidas y piernas bien torneadas lograba salir de mi cabeza, el simple hecho de su aroma en mis fosas nasales me hacía perder la cordura y ahora que había lograd probar sus labios me habían hecho probar el cielo y sabía que no iba a haber vuelta atrás. Me recosté en mi cama con mi mirada en el techo sin lograr pegar un ojo simplemente pensando en aquella peculiar tarde que había vivido apenas unas horas atrás, me revolví un par de oras más en la cama hasta que logré conciliar el sueño. A la mañana siguiente los gritos y sollozos de Elizabeth me levantaron de inmediato, salí corriendo de mi habitación hasta la cocina donde me encontré a una pequeña Lizzie llorando desesperadamente en el desayunador- Elizabeth, ¿qué pasa? -pregunté al tiempo que la tomaba entre mis brazos cargándola y sintiendo como mojaba con lágrimas mi camisa, su nana me entregó una nota y al leerle me di cuenta de qué era lo que ocurría. Negué con mi cabeza y separé a la chica de mí sentándola en la barra- Hey, sigue siendo tu maestra de ballet, ¿no? así que seguirás viéndola -acaricié su mejilla dulcemente mientras limpiaba aquellas inocentes lagrimitas que caían por las mismas- Así que ve a arreglarte para ir a tu clase, antes de que tu maestra la perfeccionista nos regañe por llegar tarde -le guiñé mi ojo al tiempo que ella asentía con su cabeza y salía disparada hacia su habitación. Leí la nota una vez más al tiempo que negaba con mi cabeza y soltaba un largo y prolongado suspiro ¿por qué se habrá ido? quizá ¿el beso?. Sacudí mi cabeza y tiré la nota al bote de la basura antes de subir a mi habitación y comenzar a prepararme.

Un preocupado Ed no dejaba de zumbarme en el oído contándome cómo aquella maravillosa asistente no aparecía por ningún lado- Debes tranquilizarte, ella aparecerá -sentencié tratando de calmar a mi mejor amigo que parecía estar a punto de perder la cordura completamente, lo escuché decir mil y una tonterías más por un rato hasta que él se disculpó y terminó la llamada. Terminé de abrochar mi camisa y me coloqué los pantalones mientras me mensajeaba con Amber, mi asistente, ella me acompañaría a las clases el día de hoy para lograr arreglar algunos asuntos que teníamos de un caso así que la vería afuera de la casa en unos momentos para poder irnos todos juntos e ir solucionando las cosas desde el auto.- Elizabeth, ¿estás lista? -pregunté al tiempo que bajaba las escaleras, me coloqué mi reloj y tomé todas mis cosas antes de tomar la maleta que la niña me daba y poder salir de la casa donde aquella rubia ya nos esperaba- Listo, vámonos -el camino hasta la academia fue bastante rápido, teníamos un caso muy importante el cuál Ed quería que me hiciera cargo, no era uno más de aquellos divorcios entre socialités sino que ésta vez iba más allá, necesitábamos juntar la evidencia necesaria pero no era algo que me gustara discutir enfrente de mi hija, al menos no con todos esos detalles sangrientos que inundaban el caso así que le hice un gesto a Amber para que se detuviera. Una vez en la academia la niña se adelantó mientras yo caminaba al lado de mi asistente tratando de ver hasta el mínimo detalle, nos introdujimos en aquel enorme salón donde el parloteo de las madres se hacía presente, a lo lejos me encontré con la mirada de Demi, la cuál quise evitar por completo, me senté en mi lugar habitual y sonreí cuando una despampanante rubia se sentó a mi lado- ¡Blake, pensé que ya no te vería -besé el dorso de su mano con delicadeza mientras la clase comenzaba
avatar
Mensajes : 1940

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❝oh, can't you see? you belong to me❞

Mensaje por youmakemeglow el Lun Nov 28, 2016 6:51 pm


DEMETRIA LOVATO.
 
Logré meter todas las cosas que había sacado de mi departamento en el depósito del salón e hice las llamadas respectivas a ver dónde demonios pasaría la noche. Yo no quería llamar a mi hermana y admitir que de alguna manera necesitaba de ella, ciertamente no quería hacerlo, estaba segura que Dallas estaba esperando aquella llamada más que un anillo de compromiso de un millonario. Deslicé por mis piernas mis mayas y luego me coloqué aquella camisa de tirantes, mis calentadores y mis zapatillas, tomé mi melena en una coleta alta y calenté ante la pronto llegada de mis alumnas. Terminando mi calentamiento me dirigí a mi bolso para tomar algo de agua en lo que vi mi celular vibrar ¿Luke? Llevé el aparato a mi oído para escuchar la gruesa voz del luchador de artes marciales al otro lado del teléfono.Demetria, sinceramente pensé que no me devolverías la llamada —Solté una leve risa y suspiré largo y prolongado.— He estado ocupada, ya sabes que pronto será la presentación de invierno con mis alumnas y he estado al mil —Respondí con voz suave. Luke era un buen amigo, un buen amigo también en la cama y siempre me había ayudado cuando más lo necesitaba, además que ser atento era poco, si yo quería la puta luna, él me bajaba la puta luna, aunque sabía que lo hacía con otra docena de mujeres, mientras nuestra relación se basara en lo básico alejando lo sentimental y centrándonos en otras cosas, resultaba bastante relajante.— Y a mí me encanta cuando estás al mil ¿Te parece si hoy cenamos? Te busco al terminar tu clase y no aceptaré un no por respuesta —Reí negando con mi cabeza y suspirando: Acepté.

Cercana a la hora de la clase comenzaron a llegar las madres reuniéndose en el sillón al final del salón como siempre, las niñas por su parte se acercaban a mí saludándome y mostrándome los pasos que ahora hacían con más precisión. Finalmente observé aquella melena de rizos rubios aproximarse a mí. Me agaché a su altura y ella me observó con ojos tristes.— No me esperaste para desayunar, te fuiste —Susurró bajando la mirada y llevé mi mano a su mentón para elevarlo hacia mí y hacer que me mirase.— Tenía que trabajar, mi cielo. Lo lamento mucho ¿Me perdonas? —Pregunté haciendo un puchero y ella hizo un mohín con sus labios asintió con su cabeza frenética y me abrazó a continuación.— Sólo te perdono porque eres mi maestra favorita —Exclamó y reí suavemente. Cuando elevé mi mirada dirigiéndola a los padres me percaté del señor Hemsworth hablando con la rubia de 180 metros. Palmeé para llamar su atención.— Lo estoy esperando, señor Hemsworth. Apresúrese que la clase ya va a comenzar —Le indiqué agrupando a las nenas en sus posiciones. No estaba segura porque verlo hablando con aquella mujer tan animosamente me causaba un revoltijo en el estómago. Cuando finalmente él llegó a mi lado coloqué la música con el control. Él básicamente ya se sabía la rutina y cuando el tiempo de tomar mi cintura y elevarme posicionando sus manos en mis muslos llegó sentí una fuerte presión en la parte baja del vientre, eso acompañado de todos los recuerdos de la noche anterior. Gemí suavemente y le hice señas de que me bajara.— No debe apretarme tan duro, Hemsworth —Gruñí malhumorada cuando él presionó mi cintura. Las niñas rieron e intenté relajarme. Una vez más comenzábamos la rutina. Terminada la clase me aproximé hasta mi bolso para tomar una toalla y secar el sudor. Dirigí mi vista hacia Liam notando como su ropa estaba ligeramente sudada y su rostro rojo, lo cual lo hacía ver jodidamente… carnal. Mordisqueé mi labio y escuché algunas voces murmurar. Giré mi vista y fue cuando vi a todas las mujeres dejar de ver a Liam para centrarse en Luke quién había llegado con una simple ramo de flores. Ponerme colorada fue poco y me aproximé hacia él.— ¿Qué haces tan temprano aquí? —Pregunté ligeramente incomoda, pero agradecer las flores era lo menos que podía hacer.— Gracias, es un lindo gesto —Respondí tomando las flores y devolviéndole la sonrisa.
avatar
Mensajes : 3216

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❝oh, can't you see? you belong to me❞

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 5 de 12. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6 ... 10, 11, 12  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.