Últimos temas
» pied piper ✹
Hoy a las 8:34 am por exodus

» Balance
Hoy a las 8:33 am por lalisa

» ¿rol sobre daddy issues?
Hoy a las 6:46 am por GirlofBieber

» ¿Rol?
Hoy a las 3:04 am por Daeffy Ryder townsend

» Mi verdadero hogar está en tus brazos
Hoy a las 1:22 am por afterglow

» I love you is not the words I want to hear from you. ღ
Hoy a las 1:10 am por getitright

» when there's no light to break up the dark, i look at you ღ
Hoy a las 12:56 am por hughes

» tell me that you love me, even if it's fake.
Hoy a las 12:34 am por afterglow

» i know i was happier with you ღ
Ayer a las 11:52 pm por hughes

Afiliados del Foro
Afiliados hermanos 0/5
Directorios y Recursos
Afiliados Elite 0/44

❝oh, can't you see? you belong to me❞

Página 6 de 13. Precedente  1, 2, 3 ... 5, 6, 7 ... 11, 12, 13  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: ❝oh, can't you see? you belong to me❞

Mensaje por youmakemeglow el Lun Nov 28, 2016 9:53 pm


EDWARD WESTWICK.
Su estado no terminaba de cuadrarme, Vanessa no estaba bien, pero mi mente debatía entre mi creciente enojo y la preocupación de verla en ese estado. No sabía si había estado enferma o si había estado de fiesta en toda la semana, no sabía nada, porque ella no había tenido la bendita decencia de
llamarme ¿Tan mal me había comportado como su jefe para siquiera recibir una llamada de vuelta? La miré fijamente, analizando las bolsas bajo sus ojos y lo hundido de los mismos. Fue cuestión de minutos hasta que su cálido y diminuto cuerpo estuvo cerca del mío y ella se derrumbó en mis brazos. Desconcertado la sostuve y por simple inercia rodee mis brazos en su cuerpo ¿Cómo podía decirle yo algo con ella en tal estado? Lloraba con mucho dolor, con una infinita tristeza, como si realmente aquello le doliera mucho y yo no supe que hacer, no supe cómo reaccionar, me sentía perdido. Contuve la respiración y la escuché atento.— Vanessa, debes calmarte —Le susurré tuteándola por primera vez desde que la conocía. Ella comenzó a dar una especie de explicación, pero una causa de fuerza mayor le impidió hacerlo ¿Qué iba mal? ¿Qué la hacía llorar con tanto desconsuelo? La furia contenida todos estos días pareció disiparse para ser reemplazado por un sentimiento de preocupación y aquello fue casi inevitable.— Señorita Hudgens necesito que me diga que va mal —Pedí observándola mientras ella se separaba de mí. Algo bastante incómodo y pesado de refugió en mi pecho y la descripción a aquella emoción no la tenía. Quería sentarla, y obligarla a decirme porque se encontraba de esa manera y sí que estuviera así era la razón de su ausencia inexplicable durante esta larga semana ¿Estaba enferma? ¿Algún familiar había fallecido? Jesús, yo al menos necesitaba una palabra. Pero ella no dijo nada en relación a aquello y en cambio se apresuró a sentarse. Apreté mi puño conteniendo en primer lugar mi temperamento y luego mis emociones ¿Ella creía que podía llegar después de una semana con tal aspecto de dormir tan solo horas, derrumbarse en mis brazos y luego fingir que nada pasaba? A la mierda, eso me había puesto en miles de lugares a la vez. Respiré hondo.— Hablaremos de esto, Señorita Hudgens —Espeté antes de caminar rumbo a mi despacho y cerrar la puerta.


Me senté en el escritorio y abrí el archivo de Vanessa en primer lugar, observando su hoja de vida y su matrícula en la empresa. Su poliza de seguro incluía dos seguros y uno de ellos era ¿Infantil? Fruncí ligeramente el ceño leyendo más al respecto y percatándome de otro detalle. Su apellido era Efron ¿Apellido de casada? Respiré hondo y pesado, intentando no descontrolar mis pensamientos ante aquella información que de pronto comenzaba a procesar mi cerebro cargado de ideas. Cuando ella tocó la puerta y sonrió la observé con seriedad ignorando de todas las maneras posibles sus palabras. Me valían mierda las reuniones con quién sabe quién.— Pasa Vanessa, tendremos una seria discusión —Inquirí levantándome del escritorio y caminando a la puerta para trancar la misma con llave para que ella en síntoma de cualquier presión no fuese a huir sin darme antes una explicación.— Sabe perfectamente que no puede desaparecer una semana, y regresar luego sin más, pretendiendo que no merezco una explicación al respecto ¿no? —Le dije sentándome en el escritorio y observándola fijamente. Si intimidarla era mi plan, pues estaba funcionando.— ¿En algún momento le he fallado en la confianza, Vanessa? Creo que más que mi empleada, la he llegado a considerar mi amiga ¿Y no merezco saber el porqué de su ausencia? No puede venir aquí y sonreírme como si nada. —Espeté con mis dientes apretados y moví mi cuello para relajarme.— Pero ese no es el detalle ¿Qué va mal, Vanessa? ¿Está usted enferma? ¿Algún familiar a fallecido, enfermado? Ayúdeme para poder ayudarla. Allá afuera se ha derrumbado en mis brazos y notablemente sé que no ha dormido y quizás ni comido en días ¿Qué sucede? —Pregunté con cierta preocupación en mi voz relajando un poco más mi cuerpo dándole a entender que aquello era más preocupación que enojo.— ¿Su esposo ha enfermado? —Dije finalmente mirándola a los ojos.— Sé que está casada, señora Efron —Finalicé.
avatar
Mensajes : 3596

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❝oh, can't you see? you belong to me❞

Mensaje por Diamonds el Vie Dic 02, 2016 4:40 pm


VANESSA HUDGENS
Su mirada estaba frente a mí y la verdad de las cosas era que en éstos momentos no era algo que disfrutara, mordí mi labio repetidas veces mientras me dirigía a aquella silla que él señalaba en completo silencio. Una vez que me senté pude ver el folder que contenía mi expediente y apreté mis ojos, ahora él sabía todo y yo tenía que darle una muy, muy grande explicación del asunto. Se sentó frente a mí y pude ver la preocupación en sus ojos, los cuáles me observaban directamente y me exigían respuestas. Su pregunta me taladró los oídos y automáticamente negué con mi cabeza, él no había hecho otra cosa más que portarse como todo un caballero siempre, humedecí mis labios con la punta de mi lengua y respiré profundamente escuchando cada uno de sus comentarios hasta que aquella última pregunta llegó; una mueca de desagrado y asco se formó en mis labios y lo miré sorprendida.- No, yo no estoy casada y nunca lo he estado señor Westwick -aclaré de primera intención, la verdad era que lo único que podía unirme al sin verguenza de Zachary era mi hijo, por el cuál no había preguntado durante su corta vida. Lo miré durante unos segundos que parecieron eternos, su cuerpo estaba más relajado y de nuevo se reflejaba la desesperación y preocupación en sus ojos.- Yo...lamento el haberme ausentado por una semana, señor -comencé, mis manos se movían constantemente en aquel vestido sucio, mis ojos vagaron por toda la oficina hasta que legaron a los suyos una vez más y ahí se conectaron- El problema es con mi hijo, señor Westwick. Tengo un niño de 4 años y está en el hospital

La verdad era que no sabía qué era lo que podía esperar, quizá él me correría en éste instante pero era hora de sincerarme por completo con él- El día que regresé de su casa, en cuanto el taxi me dejó en el apartamento me encontré con una ambulancia y gente alrededor del edificio -mordí mis labios mientras sentía cómo mis ojos comenzaban a cristalizarse una vez más- Cuando subí a mi departamento vi que mi madre estaba con Matt, así se llama el niño, y no respiraba, mi pobre niño llevaba no sé cuánto tiempo sin respirar -las lágrimas se apoderaron una vez más de mí y llevé mis manos a mi rostro ocultando el mismo mientras trataba de recobrar la compostura- Lleva una semana en el hospital y aún no saben que tiene, tengo que pagar el hospital y no tengo dinero -limpié mis lágrimas bruscamente y respiré profundamente para poder tranquilizarme ligeramente, lo miré una vez más y me encogí de hombros.- Sé que lo más normal sería que el padre, que mi esposo me ayudara ¿no?. Pero ese idiota sólo fue a verlo cuando nació, lo registró con su apellido y huyó, no he sabido nada de él y francamente no lo necesito -dije con el poco orgullo que me quedaba en mi voz y suspiré larga y pausadamente- O al menos eso quiero hacerme entender, que puedo mantenerlo sin necesidad que Efron aparezca -alcé mi rostro encontrándome con el suyo una vez más y ladeé mi cabeza ligeramente- No sé cuánto tiempo más logre hacer ésto, de verdad
avatar
Mensajes : 1942

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❝oh, can't you see? you belong to me❞

Mensaje por Diamonds el Vie Dic 02, 2016 6:15 pm


LIAM HEMSWORTH
La verdad es que Blake era una mujer hermosa, una mujer jodidamente buena; esa era absolutamente toda la verdad. Amber seguía tratando de averiguarme un poco más acerca del caso mientras que yo me concentraba en la ronca voz de la mujer que tenía frente a mí- Y entonces, ¿cuándo me darás la oportunidad de llevarte a cenar? -y a hacer muchas más cosas, y es que el imaginarme a aquella rubia cuerpo perfecto en mi cama era quizá lo mejor que me podía pasar en el día, mi mirada recorrió su esbelta y bien proporcionada figura hasta que la voz de Demi me interrumpió, giré a verla y rodé mis ojos tratando de disimular el disgusto. Una vez que me coloqué a su lado suspiré largamente- Que oportuna, señorita Lovato -comenté con absoluto disgusto mientras comenzaba la estúpida rutina una vez más. La verdad era que quería acabar con esta ridiculez de una vez y librarme de ésto lo más pronto posible, quizá no volver a verla por el resto de mi vida sería una maravilla. El momento en el que tenía subirla llegó y apreté su diminuta cintura para después tomarla de los muslos y elevarla de forma que su vientre chocara con mi nariz un par de veces, inhalé fuertemente llenándome de su exquisito aroma y sus terminaciones nerviosas se activaron de inmediato y todos los recuerdos de las noche anterior se hicieron presentes, al escuchar su gemido sonreí ligeramente y la bajé lentamente logrando que nuestros cuerpos se rozaran por completo- Lo lamento -susurré con el mismo sarcasmo que anteriormente y me quedé mirándola por unos segundos antes de lograr comenzar la rutina una vez más. Nuestros cuerpos estaban sudados y eso hacía que todo se volviera más...erótico, la rutina nos salía a ambos a la perfección y lo sabíamos pero, me quedaba claro que el roce de nuestros cuerpos se sentía jodidamente bien y a ambos nos gustaba sentirlo

Una vez que terminó la clase me separé y me dirigí de nueva cuenta hacia mi lugar donde todas las mujeres miraban a algo en concreto, sonreí ampliamente al llegar al lado de la rubia "Bailas muy bien, deberíamos salir algún día y así me enseñas que más sabes hacer así de bien" asentí con mi cabeza sentándome a su lado y secándome un poco el sudor de mi frente con la toalla que traía- El día que tú quieras, Blake. Puedo mostrarte muchas cosas -sonreí ampliamente y de pronto toda la atención se desvió, por un rubio fornido que entraba al salón con un ramo de flores, alcé mis cejas y solté una ligera risotada al ver a quién se las entregaba. Alcé mis cejas divertido y guardé mis cosas en la maleta mientras trataba de tomar a Elizabeth para poder salir de aquí lo más rápido posible y evitar la ridícula escena.- Señorita Lovato -alcé la voz de forma que se escuchara más que todo el murmullo de las señoras que al parecer estaban fascinadas con el tipo que acababa de entrar, me sorprendía cómo se alteraban con cualquier cosa, reí por lo bajo y miré a la castaña que me veía directamente a mí.- A ver si logra concentrarse en las cosas importantes en lugar de distraerse con cualquier...cosa -aclaré mi garganta colocándo mi maleta en el hombro, Amber tenía a Elizabeth de la mano y estabamos listos para irnos- Supongo que hablo por todos los padres cuando digo que queremos que el festival salga a la perfección, por algo le pagamos la cantidad exhorbitante de dinero que pagamos en ésta academia así que, por favor, concéntrese en lo que realmente importa -sonreí falsamente y salí de ahí con mi hija, mi asistente y una promesa de una cita que sin duda alguna esperaría con ansias
avatar
Mensajes : 1942

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❝oh, can't you see? you belong to me❞

Mensaje por youmakemeglow el Lun Dic 05, 2016 9:41 pm


DEMETRIA LOVATO.
Aun con el ramo en mi mano observé los ojos azules de Luke quién me sonreía con indudable satisfacción. Sí, él era amante de la atención y todas las miradas estaban sobre nosotros. Cuando la voz masculina de Liam resonó en el salón, giré mi vista hacia él y elevé mis cejas inquisitiva, y bastante confundida a decir verdad ¿Me estaba distrayendo acaso? La clase había terminado y mi responsabilidad también. Reí ácidamente y bastante divertida al mismo tiempo mientras lo observaba salir ¿Qué demonios había sido eso? Regresé mi vista a Luke quién inevitablemente soltó una risa y seguidamente reí con él.— ¿Quién es ese idiota? —Preguntó frunciendo sus cejas y alcé mis hombros levemente.— El padre de una alumna, pero la verdad no he comprendido lo que ha dicho… La clase ha terminado —Respondí dirigiendo mi vista al resto de las madres quienes seguían atónitas con la escena.— Señoritas, la clase a terminado. Nos vemos el miércoles —Manifesté con una sonrisa y todas asintieron tomando las manos de sus pequeñas. Claire la madre de Trini se aproximó a mí.— No sé qué ha sucedido con el señor Hemsworth, usted es una maestra excepcional, Demetria. —Aclaró su garganta comiéndose a Luke con la mirada.— Buenas noches, nos vemos —Y abandonó la sala. Mi mente aun intentaba procesar las palabras de Liam que seguían resultándome bastante divertidas ¿Él acaso estaba celoso? Oh por favor, es cierto que la noche anterior nos habíamos… pasado de calentura, pero sólo había quedado ahí y éramos adultos ¿No era así? Además, él andaba detrás de Blake como perrito faldero. Respiré hondo y sentí como la mano de Luke se posaba en mi cintura atrayéndome hacia él, sus labios fueron sutiles al rozar con los míos y por primera vez con aquél rubio de casi dos metros no sentí… prácticamente nada.

Al llegar a la casa de Luke por la noche donde él me había ofrecido quedarme aquella noche. Habíamos visitado un restaurante frecuente, y la verdad con su compañía siempre la pasaba increíble, era agradable, atento y me hacía sentir en ambiente. El sexo era alucinante, no podía cuestionar su potencial sexual, era dominante y apasionado y después de cada sesión terminaba agotada sobre sus sabanas. Giré mi cuerpo observando como él cerraba sus ojos y poco a poco se dejaba fundir por el sueño. Me tapé con las sabanas y observé el reloj de la mesa de noche, aún era temprano y podía hacer esa llamada que me urgía. Si tenía que concentrarme más en mi trabajo debido a los altos números de dinero que estaban pagando los padres, entonces el esfuerzo debía ser mutuo. Me había dado en la llaga, y no sabía con quién se había metido. Salí de la cama en silencio caminando fuera de la habitación para dirigirme a la sala donde recogí mi ropa tirada por doquier. Tomé mi teléfono y marqué a Liam Hemsworth, sabía que el adicto al trabajo estaría despierto.— Buenas noches, Señor Hemsworh. Que suerte encontrarlo despierto —Inquirí con voz risueña.— Verá, lo llamaba por lo siguiente. Debido a las altas sumas de dinero que ustedes como padres están pagando y todo el esfuerzo que estamos poniendo para la presentación de verano, mañana deberá asistir a una sesión de ensayo, sin distracciones. Necesito que ponga todo de usted, es el acto principal y sé que está tan entusiasmado como yo. Así que, mañana lo espero a las cinco en el salón. Recuerde sus mayas —Le dije con voz firme, seria y profesional.— Esto depende de usted, señor Hemsworth. Buenas noches. —Sentencié y colgué el teléfono. Para el día siguiente llena de vitalidad, me estiraba y bailaba la rutina en la sala de ensayo mientras As long as you're there(*) sonaba de fondo.
avatar
Mensajes : 3596

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❝oh, can't you see? you belong to me❞

Mensaje por youmakemeglow el Lun Dic 05, 2016 10:19 pm


EDWARD WESTWICK.

Tenía que ser sincero conmigo mismo y lo cierto era que una parte de mí se relajó cuando ella aclaró que no estaba casada y no sabía porque aquello me preocupaba más que cualquier otra cosa. Fruncí ligeramente el ceño y dejé que mis hombros se relajaran mientras observaba aun su semblante lleno de desgana y preocupación.— Entiendo que no esté casada, señorita Hudgens, pero ¿Por qué aparece con el apellido Efron en el sistema? —Pregunté cruzándome de brazos, vale, yo no debería indagar más en el tema, ella me había aclarado que no estaba casada y aquello no era de mi incumbencia. Con calma me dediqué a escucharla, ella se notaba tan triste, su semblante era de pura pesadumbre. Humedecí mis labios y me acerqué tan sólo un poco más a ella, sabía que fuese lo que fuese que estuviese sucediendo ella iba a necesitar apoyo.— Sí, he leído que un pequeño de cuatro años está en el seguro —Inquirí en respuesta a su confesión. No entendía de todas maneras porque ella había ocultado que tenía un hijo, al menos a mí. Si nuestra relación era estrictamente profesional que a veces llegaba a dudarlo ¿Por qué ella ocultó aquello? No entendía el miedo, de yo antes saber que ella era madre soltera, quizás hubiese sido más flexible, después de todo Vanessa siempre había sido completamente eficiente y nunca dudaría de sus capacidades.— Me cuesta comprender porque ha ocultado el hecho que tenía un hijo, Señorita. Es de suma importancia que yo tuviera esa información, explicaría muchas cosas en situaciones como estas —Le dije observándola fijamente. Yo no quería sonar rudo o algo por el estilo. Así que en un acto de suavizar mi manifestación llevé mi mano a su hombro.

Ella rompió en llanto y yo sentí un extraño nudo en la boca de mi estómago, Jesús, verla llorar debía ser un delito, todo el mí se movió de lugar y me encontré afectado por su estado. No quise sentir lastima, pero si sentí una profunda aflicción por ella cuando relató los hechos, más aquella noche que pasó en mi casa y al llegar su hijo estaba… moribundo. Respiré hondo intentando controlar mis emociones y apreté con suavidad su hombro.— No llore, señorita Hudgens, por favor —Susurré con pesar en mi voz. Tomé una amplia bocana de aire y me agaché para poder quedar a su altura, por simple inercia tomé su mano para tranquilizarla y mis dedos se encargaron de acariciar sus nudillos.— Debes tranquilizarte, Vanessa. Todo va a salir bien —Le dije llevando mi otra mano a su mejilla y limpiando suavemente sus lágrimas. Era un acto íntimo, era totalmente consciente, pero en su estado no podía simplemente colocarme restricciones, quería ayudarla.— Debiste haber hablado dese el principio. No me hubiese perdonado que algo le pasase a tu hijo, Vanessa —Espeté tuteándola por primera vez. Me levanté y tomé su mano para ayudarla a levantarla.— Iremos al hospital a ver a tu hijo, y me encargaré de lo que sea necesario. Por ahora necesito que te calmes ¿Bien? Hablaremos de lo que tengo pendiente con la empresa en el camino —Le dije mientras rodeaba mi escritorio y tomaba las llaves del auto, mi cartera y celular.— Debes guiarme, no sé dónde queda el hospital general —Le dije mientras me aproximaba a la puerta, tomé el pomo de la misma y giré a ver a Vanessa.— Escúchame bien. Ya me has ocultado esto por mucho tiempo y de rechazar todo esto te juro por lo más sagrado Vanessa Hudgens que te despediré y sé que no deseas eso, así que aceptas esto o firmas tu carta de renuncia —Inquirí serio al principio pero suavizando mi voz para que supiera que era una clase de advertencia. Ella no podía rechazar mi ayuda y si era necesario trasladar a aquél niño de hospital… lo trasladaríamos.— Andando —Inquirí embozando una sonrisa hacia ella. Relájate, Edward.
avatar
Mensajes : 3596

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❝oh, can't you see? you belong to me❞

Mensaje por Diamonds el Mar Dic 06, 2016 6:59 pm


VANESSA HUDGENS
Su pregunta me hizo acomodarme mi sucio cabello de lado, la verdad era que no sabía a ciencia cierta por qué me había puesto el apellido Efron- Fue un error, señor. ¿Podría ser cambiado a Hudgens? se lo pido por favor -lo miré de reojo, estaba apenada que él tuviera que enterarse de todo ésto por éstas circunstancias. Lo siguiente me hizo alzar la cabeza, la verdad era que...sí sabía por qué había ocultado a mi hijo- Lo hice porque...hay algunas empresas que no les parece adecuado contratar a madres solteras, así que estoy acostumbrada a mentir para que me acepten en los trabajos -me encogí de hombros ligeramente, no era algo de lo que estuviera orgullosa pero hará lo que fuera porque Matt tuviera lo que necesitara- Siento haber guardado información, señor. Es sólo que no lo vi conveniente y de verdad necesitaba el trabajo, me gusta mucho estar aquí, con usted -vale, no podía mentir en éstos momentos. Los últimos días que había estado en paz había sido en ésta oficina o fuera de ella pero con el hombre de ojos color miel que tenía frente a mí. Cuando apretó mi hombro una ligera onda de electricidad recorrió mi cuerpo por completo, debía cambiarme aunque fuera por unos segundos probablemente mi semblante era lo más horrorífico que podía haber en el mundo y no quería que él me recordara de esa forma. Cuando abrí mis ojos lo vi frente a mí, a mi altura con esos ojos que me derretían, su mano sobre la mía me transmitía una tranquilidad que necesitaba en éstos momentos, alcé mi rostro al sentir su mano contra mi mejilla y lo miré por unos segundos con mis labios ligeramente entreabiertos, ¡Dios! ¿es que podía ser más perfecto?- Y...yo -titubeé antes de escucharlo y negué con mi cabeza- Nada de lo que le está pasando a Matt es por ti, Ed -lo tutee y se sintió tan jodidamente bien que hizo que una cansada sonrisa se escapara de mis labios- Gracias por escucharme -musité acariciándo su mano ligeramente y cuando él se levantó negué repetidamente con la cabeza, una y otra vez. Lo miré tomar todas sus cosas y me quedé perpleja, ¿él haría todo ésto por una mujer que sencillamente era su empleada?, yo no podía permitirlo.

Me levanté del escritorio lo más rápido que pude tratando de detenerlo pero al escuchar lo que dijo me detuve en seco, mordí mi labio inferior y me apresuré a tomar las cosas que había traído conmigo, sonreí ante aquella sonrisa que se dibujaba en sus labios y caminé a su lado- Eso es chantaje, Edward -musité de forma divertida y bajamos por el ascensor hasta el sótano donde estaba su auto, una vez que estuve sentada en aquella comodidad de piel sentí cómo mi cuerpo se relajaba por completo, un ligero bostezo se escapó de mis labios y me giré a verlo, se veía tan lindo todo concentrado mientras manejaba por las extrañamente vacías calles de NY.- Es aquí -musité una vez que llegamos al hospital, me bajé casi corriendo y una vez que estuve en la sala de espera de terapia intensiva vi a mi madre en la misma posición y el mismo semblante que cuando me había ido.- ¿Alguna noticia? -ella simplemente negó con su cabeza y escuché unos pasos detrás de mí. Aclaré mi garganta y sonreí ligeramente viendo a Ed detrás- Mamá, él es Edward Westwick, es uno de los mejores abogados de la ciudad y también mi jefe. Señor Westwick ella es mi madre, Gina Hudgens -estrechó su mano con la de mi jefe y me senté en una de las sillas completamente frustrada, no podía creer que ni siquiera podían decirme qué era lo que tenía- ¿Qué no hay buenos doctores aquí o qué? -pregunté alzando de más mi voz, estaba desesperada, necesitaba que me dieran noticias de mi hijo- Ma, deberías ir a comer...yo me quedo con el señor Westwick, igual ve y descansa, te aviso cualquier cosa -sonreí a aquella señora que comenzaba a notársele las ojeras, ya era una señora mayor y necesitaba descansar.- Como ve ésto es lo que puedo, o al menos que podía pagar...quería ver si podría adelantarme una quincena o algo por el estilo, al menos para calmarlos por un tiempo
avatar
Mensajes : 1942

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❝oh, can't you see? you belong to me❞

Mensaje por Diamonds el Mar Dic 06, 2016 7:53 pm


LIAM HEMSWORTH
Después de salir de aquel edificio dejamos a Elizabeth en casa, ella necesitaba hacer sus cosas de la escuela y yo necesitaba ir a la oficina por un rato a ver qué se necesitaba, al final de cuentas tenía demasiado tiempo sin pararme por aquellos lugares. Me senté en aquella gran silla detrás de mi escritorio y comencé a escuchar como Amber hablaba sin cesar, Dios, tenía tantas cosas que hacer que parecía broma- Bien, veamos lo del caso que acabamos de tomar, quiero que ambos estemos en la misma sintonía para poder comenzar a armar la defensa, Amber, es un caso bastante complicado -la rubia que estaba frente a mí asintió con su cabeza y me entregó el fólder que contenía toda la información necesaria para nosotros. Tallé mis ojos cuando la luz comenzó a hacer falta y fue que mi asistente prendió las luces de la oficina, había perdido por completo la noción del tiempo y lo más probable era que fuera súper tarde de nuevo. Estiré mis brazos hacia arriba y me levanté de la silla para poder estirar cada uno de mis músculos- Creo que hicimos bastante por hoy, podemos seguir mañana. Buenas noches Amber -musité al tiempo que mi teléfono sonaba sin cesar. Solté una risotada al ver el nombre que el identificador de llamadas marcaba y cuando escuché la puerta snar contesté- Señorita Lovato -respondí a su saludo y al ver que se burlaba de mí exploté en una carcajada sarcástica- No apruebo el hecho de que se esté burlando de mí -dejé que siguiera hablando y antes de poder hacer cualquier otra cosa colgó el teléfono, reí una vez más y me dirigí a mi casa para poder descansar aunque fuera unas horas, pero era realmente complicado teniendo en cuenta que en mi cabeza sólo había una persona en éstos momentos...Demetria Lovato, con todo y sus berrinches, con todo y todo no podía sacarla de mi mente.

Al día siguiente una vez que llegó la hora de salir de casa tomé mi maleta y conduje hasta la academia, subí las escaleras hasta llegar al piso que nos correspondía y al escuchar música salir de un salón supe que era el adecuado. Caminé a paso lento hasta llegar ahí y me recargué en el marco de la puerta en completo silencio, la forma en la que su diminuto cuerpo se movía al ritmo de aquella lenta canción era completamente cautivante, dejé mi maleta en el suelo mientras mi completa atención se encontraba en ella, aquellos pasos tan marcados que hacía pero que le salían de forma tan natural, como su abdomen se estiraba y sus piernas se movían de un lado a otro. Podía jurar ante todos los dioses que no había alguien que supiera moverse mejor que ella, sus ojos completamente cerrados y su rostro sin una gota de maquillaje, mierda que se veía bien. Aquella diminuta blusa de tirantes que se alzaba con cada paso que daba y sus pechos redondos que se marcaban a través de la fina tela. Relamí mi labio inferior, no había mujer más perfecta que la que se encontraba frente a mí y ahora me quedaba claro, ¿es que alguna vez lo había dudado? la verdad era que no, sabía a la perfección que la señorita Lovato era quizá la mujer más hermosa del planeta pero mi aún lastimado orgullo masculino se negaba a aceptarlo. Una vez que la música acabó junté mis manos dando palmadas con las mismas- Maravilloso -musité con honestidad mientras tomaba mi maleta y caminaba hacia ella con delicadeza- Ahora, vuelvo a corroborar que el dinero que invierto en ésta academia es completamente valioso. Mi hija no podría tener mejor maestra que usted -sonreí de medio lado y me acerqué a dejar un suave beso en su mejilla, su ligero sonrojo me hizo sonreír y me separé unos pasos para dejar mis cosas en el suelo y mirarla a los ojos, aquellos ojos color avellana que extrañamente brillaban más que otros días- Asumo que le fue bien en su cita de anoche -susurré mientras estiraba los músculos de mis brazos para calentar un poco, el ensayo sabía empezaría pronto y la verdad es que después de aquel beso que habíamos compartido extrañaba estar a solas con ella, volver a probar el paraíso que eran sus labios y quizá dejarnos llevar por aquella tensión sexual que había en el ambiente
avatar
Mensajes : 1942

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❝oh, can't you see? you belong to me❞

Mensaje por youmakemeglow el Mar Dic 06, 2016 9:00 pm


DEMETRIA LOVATO.

Cuando me encontraba en absoluta soledad podía sentir la música de otra manera, me relajaba, me dejaba llevar y sentía que todo estaba bien, que absolutamente todo iba a estar bien. Mi cuerpo se movía con aquella música a un ritmo de la coreografía que me conocía perfectamente, era una rutina de baile que había practicado desde al menos hacia cinco años y era sutil y única. Levantaba mis piernas, estiraba mi cuerpo, mis brazos y me dejé llevar. Muchas veces incluso llegué a pensar que el baile era mejor que el sexo, pero ya tenía más experiencia y no podía comparar una cosa con la otra. Respiré abriendo mis ojos cuando la melodía acabó y me sobresalté cuando unos aplausos retumbaron en el salón acompañados de aquella voz masculina que reconocería hasta en otro idioma.— Señor Hemsworth. Casi me mata de un susto —Inquirí llevando una mano al lado izquierdo de mi pecho intentando controlar lo rápido que ahora este se movía. Embocé una sonrisa ladina y elevé mis cejas con cierta perspicacia. Cuando él no era un hostil y ocupado hombre amargado se podría decir que me caía bastante bien. Humedecí mis labios y lo observé fijamente.— Pues hago lo posible para que no duden de mis habilidades. Esta academia lo es todo para mí, señor Hemsworth —Respondí sin borrar aquella sonrisa de mis labios y su boca se aproximó a mi mejilla depositando un sutil beso. No quise sonrojarme por aquello pero los recuerdos de hace dos noches llegaron como estrella fugaz. El sonrojo volvió a mis mejillas cuando mencionó aquello ¿Acaso me veía distinta? Me encogí de hombros y moví mi cabeza.— Le mentiría diciéndole que la pasé mal —Respondí caminando hacia el reproductor para colocar el disco correspondiente a nuestra rutina de baile. Junté mis manos en una palmada y me giré viendo como él se estiraba.— Bien ¡Comencemos! —Exclamé adoptando una posición más profesional.


Otra cosa que no iba a negar, claramente era la tensión que nos invadía y no era una tensión que pasaba desapercibida. Mientras comenzaba la rutina de baile y nuestros cuerpos se encontraban tan eróticamente cerca prácticamente se podía respirar deseo y lujuria. Apreté mis labios suavemente mientras me separaba y moví mis manos al ritmo de la música. Una vez más su cuerpo volvía a chocar con el mío como era correspondiendo a la rutina. Sus manos se apoyaron en mi cintura y llegó el momento de elevarme. Sus manos se posicionaron en mis muslos para que no me cayese y apreté mis labios cuando una fuerte presión se posó en mi vientre y bajó hasta mi punto más débil. Deseo, no era más que deseo. Su rostro ya se encontraba rojo y su piel sudada lo cual podía volverme loca en cualquier momento. El me bajó y di un asentimiento de cabeza para que una vez más comenzáramos desde el inicio. Tomé su mano y la llevé a mi vientre mientras comenzábamos a movernos.— Respira hondo y cierra tus ojos. Podrás relajarte y saldrá mejor —Murmuré cuando sentí su cuerpo ligeramente tenso. Una vez más tuvo que alzarme y nos miré a través del espejo frente a nosotros. Su mano en mis muslos era una imagen extraordinariamente erótica, y una vez más sus dedos fuertes apretaban aquella área como intentando contenerse.— Señor Hemsworth, me está apretando —Espeté embozando una sonrisa leve y cuando me bajó nuestros cuerpo quedaron frente a frente. Humedecí mis labios sin intenciones de separarme.— Esto estuvo… mejor —Susurré mirándolo a los ojos, mi corazón palpitaba con fuerza y me atrevería a decir que ciertas parte de mi cuerpo también. Mordí mi labio inferior y bajé mi mirada a sus labios. Él con la respiración agitada y su rostro rojo era… alucinante.— ¿Por qué no terminamos lo que comenzamos hace unas noches, Liam? —Mascullé tuteándolo. Mi mano recorrió su pecho y pude sentir su erección chocar contra mi vientre y gemí.— Por favor —Pedí acercando su boca a la mía.
avatar
Mensajes : 3596

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❝oh, can't you see? you belong to me❞

Mensaje por youmakemeglow el Mar Dic 06, 2016 9:34 pm


EDWARD WESTWICK.
Si ella quería tomarlo como chantaje, bien, estaba en todo su derecho. Sin embargo vi la sonrisa que se asomó desde sus comisuras y me relajé un poco, yo tenía que comenzar a tomarme la vida con un poco más de calma, siempre llevaba todo con estricta seriedad. Suspiré hondo cuando ella pasó por un lado de mí y juntos nos aproximamos a los ascensores ahí marqué el sótano para ir en busca de mi auto. A pesar de que en el camino llamé un par de veces a Liam este nunca me contestó, así que tendría que localizar a alguien más que me ayudara con el tema del seguro de Vanessa y su hijo. La póliza seguramente no le estaba cubriendo lo necesario y por eso la morena se encontraba en tal estado de preocupación. Conduje por las extensas calles de Nueva York hasta que Vanessa comenzó a guiarme y estacioné en las decadentes instalaciones del hospital general. Cuando nos adentramos en el lugar sentí una profunda pena por la señora que parecía llevar días sin dormir al igual que Vanessa y quién estaba con una manta en sus hombros.— Un placer señora Hudgens, es una lástima tener que conocerla en una circunstancia como esta —Inquirí estrechando mi mano con ella. Podía ver como las enfermeras iban y venían claramente atendiendo a la cantidad de pacientes que ahí se encontraban. A pesar de que sabía que el hijo de Vanessa, Matt, estaba enfermo y en terapia intensiva no sabía con exactitud qué era lo que quebrantaba su salud.— Su hija tiene razón. Descanse, coma algo. Prometo no dejarla sola —Prometí embozando una débil sonrisa. Siendo sincero conmigo mismo nunca me había encontrado en tal situación y no estaba muy seguro como se debía actuar al respecto. Escuché las palabras de Vanessa y elevé mi mano para luego con la otra sacar mi celular de mi bolsillo.— Dame unos minutos, Vanessa —Asentí con mi cabeza y me retiré del lugar para marcar aquél número en mi celular.


Finalizada la llamada colgué y una vez más me aproximé hacia la señora y Vanessa. Guardé el celular en mi bolsillo y dirigí mi vista hacia ambas.— Trasladaremos al niño a una clínica. Ya un médico amigo mío viene en camino para agilizar el proceso. —Les dije a ambas y observé como la señora abría sus ojos de par en par casi sin poder creer lo que estaba sucediendo.— Vanessa ¿Tienes algún informe médico de lo que tiene Matt hasta ahora? Sería bueno enviárselo a Logan, es el médico internista que examinará a Matt, pero necesitamos alguna referencia de lo que le han suministrado en el hospital y el diagnostico hasta ahora —Le expliqué moviendo mis manos. Sabía perfectamente que ella me pondría objeciones respecto a la decisión que acababa de tomar, pero ¿Qué ganaba ella con aquello? Lo importante ahora era la salud de su hijo y no podía simplemente rechazar mi ayuda, además que había sido bastante claro, de rechazar mi ayuda, la despediría. Así que me le adelanté antes que hablara.— No aceptaré objeciones, Vanessa. Se trata de la salud de tu hijo y no permitiré que algo le suceda ¿Bien? Tengo los recursos para ayudarte y no espero recibir nada a cambio, ni tampoco te descontaré algo de tu quincena. Es mi deber como tu jefe ayudarte, y hablo en serio cuando te digo lo del despido. No aceptaré un no por respuesta —Sentencié acercándome a ella y antes de volver a decir algo llamé a una de las enfermaras.— Necesito un informe completo y detallado del estado actual de Matthew Efron. Gracias —Ella asintió y dirigí la mirada una vez más a Vanessa.— Tú también deberás comer algo, darte una ducha y descansar. Matthew se pondrá bien —Le dije con voz más suave acariciando su cabello levemente, consciente de que no era una acción profesional, pero aquella mujer necesitaba apoyo y yo quería dárselo.
avatar
Mensajes : 3596

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❝oh, can't you see? you belong to me❞

Mensaje por Diamonds el Mar Dic 06, 2016 10:17 pm


VANESSA HUDGENS
Una mueca se dibujó en mis labios cuando mi madre se negó fervientemente a irse, ¿por qué debía ser tan necia?, sponía que así podía llegar a ser de la misma forma pero ella ya era una señora mayor y tenía que poner mayor cuidado a su salud. Alcé mi mirada al escuchar a Ed, él como siempre tan propio, sonreí ligeramente ante su formalismo al presentarse con mi madre y y de pronto tuve unas inmesurables ganas de abrazarlo, de sentirme segura una vez más en sus brazos como en el despacho. Mordí mi labio inferior y asentí cuando se excusó para hablar por teléfono- No me mires así, Gina. Debes descansar, por favor ve y come algo. -casi le ordené a mi madre, no podía tener a dos personas en el hospital y la verdad es que no sabría que hacer sin mi madre en éstos momentos "Y tú qué te crees, ¿qué te voy a dejar sola?. No señorita, él es mi nieto y de aquí no me muevo hasta saber que tiene" rodeé mis ojos sin mirarla y me aferré al sillón en el que me encontraba sentada, quizá debía dejar que los doctores hicieran su trabajo a su paso, pero ese paso era demasiado lento para mí y necesitaba respuestas y soluciones de inmediato. Una voz masculina logró sacarme de todos mis pensamientos y cuando me giré a ver a Ed mi boca se abrió por el asombro- ¿Qué? -pregunté sin poder creérlo, trasladarlo a una clínica privada saldría carísimo- Ed yo... -antes de que pudiera terminar mi frase volvió a hablar pidiéndome aquel informe que aún no me daban. Alcé mis brazos para darle a entender que no tenía absolutamente nada, la verdad es que aquí no se habían tomado siquiera la molesta de darme un informe pero movería mar y tierra si era necesario para obtenerlo. Me levanté del sillón para comenzar la cantaleta de que no permitiría que se llevara a mi hijo a otro lado y de nueva cuenta me interrumpió, mordí mi lengua para no decirle algo y cuando caminó hacia mí mi madre se escabulló hacia la habitación del pequeño para poder buscar lo necesario no sin antes escupir un "Muchísimas gracias señor Westwick, que Dios se lo pague"

Caminé un poco más acortando nuestra distancia y cuando su mano se colocó en mi cabello una vez más esa electricidad invadió mi cuerpo por completo- Creo que le gusta mucho interrumpirme, Ed -sonreí de medio lado y acaricié su mejilla con mi mano, aquella piel tan tersa que se adornaba con pequeños indicios de una barba que amenazaba con tomar forma- No tengo como agradecerle todo lo que está haciendo por mí, por mi familia...pero sobre todo por mi hijo -besé con suavidad la comisura de sus labios en forma de agradecimiento- No...yo no me puedo separar de él, Ed. No puedo dejarlo solo una vez más -cuando las enfermeras se acercaron una vez más me separé de él mirándo al suelo "Señora Efron, aquí tiene un informe detallado" rodeé mis ojos una vez más- Hudgens, soy Hudgens -le sonreí de forma desganada y le entregué la carpeta a Ed, estaba segura que ni siquiera lograría entender lo que decía, me giré para ver como mi niño se encontraba lleno de cables y tubos por todos lados, apreté mis labios para no estallar en lágrimas una vez más. Una voz que no reconocía se integró detrás de mí y cuando me giré me encontré con otro moreno que hablaba rápidamente con Ed, estrechó mi mano y supongo se presentó pero no logré escuchar nada de lo que decía. Cuando menos lo acordé Matt salía de la habitación en una camilla, mi madre a su lado por lo que tomé la mano de mi jefe y me dejé llevar por él hasta la salida donde estaba una ambulancia y subían la camilla "Yo me voy con Matt, tú vete con el señor Westwick" ordenó mi madre mientras subía a la van y cerraba la puerta antes de que yo pudiera decir algo. Subí al auto de Ed y apreté mis manos contra mis muslos- Él se va a poner bien, ¿cierto? -susurré despertando del trance en el que me encontraba anteriormente, me giré a verlo y llevé mi mano a la suya apretándola- Dime que él se va a poner bien, Ed. Yo no sé qué... -negué con mi cabeza alejando cualquier mal pensamiento y me acomodé en el asiento cerrándo mis ojos y sintiendo como mi cuerpo se relajaba por completo
avatar
Mensajes : 1942

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❝oh, can't you see? you belong to me❞

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 6 de 13. Precedente  1, 2, 3 ... 5, 6, 7 ... 11, 12, 13  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.