Últimos temas
Afiliados del Foro
Afiliados hermanos 0/5
Directorios y Recursos
Afiliados Elite 0/44

❝oh, can't you see? you belong to me❞

Página 10 de 12. Precedente  1, 2, 3 ... 9, 10, 11, 12  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: ❝oh, can't you see? you belong to me❞

Mensaje por youmakemeglow el Sáb Mayo 27, 2017 9:41 pm


EDWARD WESTWICK.
Para aquella mañana me encontraba hablando con mi ama de llaves, indicándole la pronta presencia y estadía de Vanessa y Matthew en la mansión. Habilitó dos habitaciones, una para Matthew y otra para Vanessa y que de esa forma ambos se sintiesen cómodo. Luego, comencé el proceso para la nueva colegiatura de Matthew, de estar él en una buena institución para su primer grado ayudaría, por supuesto con el proceso legal. Buena vivienda, buen colegio, buen empleo. Lo cierto es que una parte de mí estaba en un punto que casi me desconocía ¿La razón? Nunca había puesto tanto esfuerzo e interés en algo, y hablaba en serio, de hecho, ni siquiera recordaba que con mi ex esposa hubiese ocurrido algo así. Edward Westwick nunca cuidaba los detalles si no le convenía a él y esta situación no me estaba trayendo ningún tipo de regalía o beneficio, era simplemente algo que salía de mi… joder, nunca me imaginé que lo admitiría; Pero me estaba saliendo del jodido corazón ayudar a Vanessa y al pequeño Matthew, y no por lastima, estaba seguro que era algo que tendría que aclararle a Vanessa, que no estaba haciendo aquello por lastima, sino simplemente porque algo en mí se había movido y me encontraba a gusto de poder ayudarla, de hacer algo que no fuese por mí, sino por otros. Observé como Vanessa se levantaba del sofá y regresé mi mirada a la ventana terminando los últimos detalles con Jasmine, mi ama de llaves.— Nos vemos en la tarde, Jasmine —Murmuré colgado el teléfono y observando a la morena que se aproximaba hacia mí.— Es un don que adquieres cuando recibes el título de abogado —Inquirí con cierta gracia, aquél chiste que era tan impropio de mí. Asentí con mi cabeza cuando ella me recordó que debíamos ir a su casa por sus cosas, por supuesto.

Estacionados frente a aquella casa donde vivía con el pequeño Matthew el niño de cabello rubio fue en busca de sus cosas y seguí a Vanessa para que ella empacara lo que necesitaría. Traté de ayudarla, pero noté como ella comenzaba a moverse, a hablar de más. Tiraba algunas cosas al suelo, se movía de un lado a otro y hablaba, hablaba sin cesar.— Vanessa —Advertí la primera vez, pero ella parecía ignorarme.— Estarán cómodos, me estoy encargando de ello —Respondí su primera duda y angustia. No la juzgaba, los estaba llevando a cambiar de vida prácticamente.— No importa si los encuentra, no podrá tocarlos —Respondí su segunda inquietud. Respiré hondo controlando mi temperamento, aquél que no perdía pista para dejarlo todo e ignorar los hechos. Pero debía controlarme, era yo quién había propuesto aquél cambio radical. Ella continuó, movía sus brazos, abría su boca hablaba sin cesar y no me contuve. Me aproximé hasta ella tomándola del brazo y atrayéndola hacia mí, hasta que finalmente su cuerpo quedó contra el mío y sin previo aviso llevé mi boca hacia la suya, tomando con posesión aquél par de labios sutiles, femeninos y calientes. La boca de Vanessa era un lugar que definitivamente me iba a enloquecer, aunque sólo los había probado dos veces, una con ella casi inconsciente, pero aquella vez estaba seguro de lo que hacía y de cuanto estaba disfrutando aquello. Era como un tope del cielo, quizás una especie de paraíso personal, donde podía sentir que flotaba entre nubes y yo no solía usar aquellas descripciones para definir algún encuentro con alguna mujer. Cuando la sentí relajarse en mis brazos fue que lentamente la solté y la observé fijamente antes de alejarme algunos pasos.— Tranquilízate, y date prisa —Le dije seriamente antes de dar algunos pasos hacia la puerta y abandonar, como si nada hubiese pasado la estancia. En la sala me encontré con Matthew y tomé su mochila dejando que él sólo rodara aquella maleta con forma de auto.— ¿Listo campeón? —Pregunté mirando que también llevaba otra mochila. Estaba en dos dimensiones, y mi otro yo aún se encontraba en el mismo salón que Vanessa besándola, por más loco que se mirase. Parecía que me había lanzado mi propia dosis de droga y había descubierto cuan adictiva podía ser la morena ¿En qué lío me estaba metiendo? Cuestionó mi cabeza. 
avatar
Mensajes : 3216

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❝oh, can't you see? you belong to me❞

Mensaje por Diamonds el Mar Mayo 30, 2017 2:38 pm


VANESSA HUDGENS.
Agité mis brazos un par de veces tratando de dicidir qué nos llevaríamos, todo ésto era un cambio extremo y no sabía cómo debía proceder. Su toque en mi brazo me hizo girarme a verlo y lo miré con la boca aún abierta, las últimas palabras queriendo salir, jadee suavemente cuando nuestros cuerpos quedaron unidos por completo y apreté mis ojos cuando sus labios se juntaron con los íos. Sabía a la perfección que si no era por su agarre, estaría ya en el suelo porque el roce de sus labios me derretía, cuando me soltó sentí un vacío enorme en mí, como si me hubieran arrancado una parte de mi cuerpo, y era algo vital...necesitaba que sus labios me besaran una y otra vez. Coloqué mi mano sobre los míos trataqndo de remembrar lo que había pasado, asentí con mi cabeza simplemente al escucharlo y me agaché para recoger unas cosas que se habían quedado en el suelo. Las palabras no salían de mis labios por lo que me dirigí a mi recámara, tomé un par de cosas personales e íntimas y salí aún con la misma expresión en mi rostro "Mami, ¿estás bien? parece que viste un fantasma" sonreí de medio lado y acaricié su cabecita mientras miraba al moreno mordiendo mi labio inferior- ¿Nos vamos? ¿llevas todas tus cosas amor? -el niño asintió con su cabeza, aún traía puesta aquella playera que le había regalado, sonreí enternecida y tomé su manita para comenzar a caminar hacia afuera, aún no podía creer que mi vida iba a dar un giro de 180° gracias a ésto, pero tenía que ver por el bienestar de mi hijo y me quedaba más que claro que ésto era lo indicado.

Llegamos a su auto y una vez que me aseguré que Matt tuviera el cinturón de seguridad bien puesto me subí adelante, recordando por algunos instantes cuando fuimos a la cena, acaricié la piel del asiento con suavidad y me acomodé para después girar mi rostro para mirarlo- ¿Qué fue eso? ¿Por qué me besaste? -pregunté tuteándolo y asegurandome de hablar lo suficientemente bajo para que sólo él pudiera escucharme. No, no le estaba reclamando el hecho de que me hubiera besado, le reclamaba el hecho de que me hubiera dejado así, deseando más. Mordí mi labio inferior sin dejar de mirarlo, quería que volviera a besarme...lo necesitaba "Mami, ¿por qué tenemos que cambiarnos de casa?" una mueca se formó en mi rostro sin saber muy bien qué responderle 'Porque tu padre quiere llevarte con él, mi amor'. Sacudí la cabeza- Porque quise que tu abuela tuviera su casa de nuevo mi amor, lo del señor Westwick es temporal -me giré a ver al moreno una vez más, eso era más para él que para mi hijo.- En lo que encontramos otro lugar para vivir ¿te parece? -asintió con su cabeza y lo vi cómo acariciaba la suave tela de su playera, solté un suspiro. ¿Qué hubiera pasado si Matthew hubiera tenido un padre desde el principio?, sacudí cualquier pensamiento y regresé mi vista hacia el frente, el tráfico estaba más pesado que de costumbre por lo que tamborileé mis dedos en mi pierna por unos segundos. Giré la mirada hacia atrás cuando escuché unos suaves ronquidos y me encontré con la escena más hermosa que había visto. Sonreí ampliamente velando el sueño de mi hijo por unos segundos para después girarme a ver al moreno una vez más- Por qué me besaste Ed. -mi tono de voz sonaba molesto y lo estaba, fruncí el entrecejo y quité mi cinturón para poder girar mi cuerpo por completo hacia él- Si mal no recuerdo, me prerimiste la última vez que te besé. Y no me digas que quisiste "drenar mis emociones" porque juro por todas las deidades Edward Westwick que te abofetearé tan fuerte que nunca, nunca te olvidarás de mí
avatar
Mensajes : 1940

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❝oh, can't you see? you belong to me❞

Mensaje por Diamonds el Vie Jun 02, 2017 5:10 pm


LIAM HEMSWORTH.
No pude irme al camerino por lo que me quedé detrás de la puerta, escuchando cada una de las cosas que ella decía aún con el dulce sabor de sus labios en los míos. Coloqué una de mis manos n mi boca acariciándo el labio inferior suavemente recordando lo que acababa de suceder hace apenas unos minutos. Sonreí ampliamente al escuchar que terminaba cualquier cosa que tenía con Luke y aclaré mi garganta para salir practicamente corriendo hacia mi vestidor y ahora sí colocarme el atuendo que me correspondía. Me quedé mirándome en el espejo por unos segundos, realmente me veía ridículo pero si todo era por tener a mi niña contenta, haría hasta lo imposible. Salí con pasos lentos esperando que nadie me viera y me encontré con aquel remolino que era Demetria Lovato frente a mí ya en círculo con las niñas, me coloqué a un lado y le sonreí ampliamente a la morena para después tomar la mano de Elizabeth y hacer ese "pequeño ritual" que se hacía antes de las presentaciones para la buena fortuna pero en todo el tiempo que estuvimos ahí no pude quitar mi mirada ni mi atención del cuerpo y el perfecto rostro que poseía Demi. Una vez que estuvimos en el escenario y que su mano se posicionó sobre la mía la apreté suavemente y le dediqué una suave y tierna sonrisa- Listo -entrelacé nuestros dedos por un segundo antes de colocarme en la posición que me correspondía ara la presentación.

Una vez que la presentación acabó me encontraba a un lado de Demi, justo el final era la parte donde la alzaba por la cintura y ésta vez mi agarre no fue tan fuerte, acariciaba el área por encima de la tela de su vestuario y le sonreí ampliamente mientras la colocaba una vez más en el suelo y el telón se cerraba ante nosotros con el aplauso del público, seguía con mis manos en la cintura de Demi y la atraje hacia mi una vez más, nuestros cuerpos chocaron y las respiraciones estaban agitadas. Pasé mi lengua por mis labios para hidratarlos un poco y le sonreí una vez más, justo como la vez anterior "¡Papá, papá! estuviste increíble" me giré para encontrarme con mi pequeña demonio brincar contra mí, sonreí ampliamente y la cargué abrazándola y llenando susregordetas y sonrojadas mejillas de besos hasta que estalló en carcajadas "Demi, ¿vendrás a la fiesta verdad? papá puso un spa sólo para nosotras" la coloqué en el suelo y le sonreí besando su cabecita- Yo convenceré a la señorita Lovato mi amor, ¿sí? -sólo asintió y se dio media vuelta para salir corriendo hacia donde estaban sus otras amigas. Aclaré mi garganta y peiné con mi mano mi cabello hacia atrás- ¿Vendrás? -pregunté de forma casual mientras pasaba una toalla por mi frente para secar el sudor que ahí se alojaba, mordí mi labio inferior y suspiré- Les contraté un servicio de spa a las niñas, ya sabes...les pintarán las uñas y ese tipo de cosas -sonreí de medio lado restándole interés y me acerqué a ella colocándo mis manos en su cintura una vez más mientras que me acercaba más- Y quizá podamos seguir esa técnica para quitar los nervios en la que eres tan jodidamente buena -vale, estaba siendo completamente directo y esperaba que no le molestara porque a mí en lo absoluto...la realidad era que no quería tener que estar alejada de ella ni un segundo...la calidez que su piel al rozar con la mía me brindaba era increíble y ¡sus labios! sus labios eran un elixir del que podía y quería vivir toda mi vida- Entonces...¿nos acompañas? -pregunté guiñándole mi ojo y con una sonrisa "encantadora" dibujada en mis labios. Agaché la cabeza ligeramente y le di un toque en sus labios con los míos- Oí que ya no tienes al tal Luke para que te haga escenitas
avatar
Mensajes : 1940

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❝oh, can't you see? you belong to me❞

Mensaje por youmakemeglow el Lun Jun 12, 2017 2:29 pm


DEMETRIA LOVATO.
En el momento que el telón se abrió sentí que mi corazón comenzó a latir con una fuerza casi indescriptible, pero como si todo hubiese estado precisado la música simplemente comenzó a sonar y el baile a fluir. No iba a engañarme a mí misma, no había disfrutado tanto un baile desde hacía muchísimo tiempo, y yo definitivamente disfrutaba de mi danza, pero aquella vez era distinto. Mientras las a pequeñas se movían de un lado a otro me concentraba en la danza mientras movía mi cuerpo como aquella música me lo indicaba, y Liam, él estaba haciendo un trabajo asombroso, como si la vergüenza se hubiese ido a un lugar muy lejano. Finalmente sus manos sostuvieron mi cuerpo, sus brazos me alzaron en el aire, como tantas veces lo habíamos ensayado y nunca me había sentido en tanta confianza. Fue entonces que finalmente mis dedos rozaron el suelo y el telón comenzó a cerrarse con la ovación del público. Solté una risa de extasiada felicidad y giré mi vista hacia Liam quién me observaba fijamente y sonriente. Mis mejillas, además por el sudor aumentaron su color y sonreí tímidamente. La voz de Lizzie me hizo salir de mi trance y solté una leve carcajada.— Así es Lizzie, tú padre estuvo increíble —Respondí sin dejar de sonreír, mientras las niñas comenzaban a dispersarse en busca de sus padres. Ladeé con mi cabeza hacia Lizzie y elevé mis cejas incrédula.— Uh, la fiesta. Bueno, no lo sé, tengo algunas cosas que hacer y yo… —Nerviosa balbucee, no muy segura de aquello ¿Qué podría hacer yo en aquella fiesta? No, para nada, no era mi lugar.— Aunque el spa suena irresistible —Inquirí risueña. Cuando Lizzie estuvo en el suelo no borré la sonrisa de mi rostro y dirigí mi vista hacia Liam. La pequeña de rizos rubios corrió con sus compañeras y observé al potencial dios griego secar su sudor frente a mí.— No lo sé, yo… No me parece muy buena idea —Elevé mis hombros suavemente, no muy convencida y que dios me perdonara el complejo, pero insistía en que sólo podía ser un estorbo. No negaría que él hablando de que le había contratado un spa a las niñas era quizás lo más tierno que había salido de sus labios y que una parte de mi corazón se ablandó y la otra lanzó una alerta cuando él estuvo tan cerca de mí. Reí levemente negando con mi cabeza, sonrojada ante sus palabras y desviando mi mirada de la suya, sólo para no sentirme tan intimidada.— No creo que en casa te sientas nervioso, Hemsworth —Murmuré risueña.

Con el recuerdo de ambos besándonos en mi camerino regresé mi vista hacia él posicionando mis manos en sus brazos debido a que sus manos sostenían mi cintura y parpadeé en su dirección. Él guiñando su ojo, él sonriendo con tanto encanto y él rozando sus labios con los míos era un tormento, un divino tormento.— ¿Quién es Luke? —Preguntó Lizzie quien regresó a nosotros y me separé de Liam nerviosa ¿Demetria Lovato estaba nerviosa al estar en los brazos de un hombre? Apocalipsis. Observé a la pequeña y negué con mi cabeza.— Un amigo mío, Lizzie. —Respondí frunciendo ligeramente el sueño ¿Dónde él había escuchado eso? Lo observé desfrunciendo el ceño y asentí lentamente con mi cabeza.— Bien, vamos a ese spa. Creo que nos merecemos relajarnos después de una presentación increíble —Dije al momento que me agachaba a la altura de Lizzie y le daba un ligero toque en su nariz. Tomé su mano y juntas fuimos a mi camerino donde me quité aquél vestuario y me deslicé en aquél conjunto de flores y tomé mi bolso para salir junto a Lizzie al encuentro de Liam, quién también se había cambiado.— Vamos papá —Indicó la pequeña con aquél tono autoritario y elevé mis cejas con cierta diversión observando a Liam. Al llegar a la mansión Hemsworth observé aquél lugar consciente de algunos recuerdos, si bien la última vez que había estado ahí había terminado besándome y jugando como una adolescente cachonda con Liam en su estudio, debía sentirme incluso avergonzada. Pasé el resto de la tarde con las niñas en el spa, maquillándome, ayudándolas a pintarse las uñas y definitivamente divirtiéndome al estar rodeada de ellas, quienes eran sin dudas mis favoritas. Salí del spa unos minutos para dirigirme a la cocina y poder conseguir algo de tomar. No había visto a Liam en un largo rato, así que respiré profundamente y me giré hacia la ventana mientras bebía aquél vaso de gaseosa. 
avatar
Mensajes : 3216

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❝oh, can't you see? you belong to me❞

Mensaje por youmakemeglow el Lun Jun 12, 2017 3:43 pm

EDWARD WESTWICK.
Para el momento que ella salió de la habitación observé su rostro ligeramente palidecido, además que mantenía aquella expresión de desconcierto y estas eran las consecuencias de cuando actuaba sin pensarlo dos veces. Vanessa era una mujer terca, tan terca como insistente y sabía perfectamente que ella no se iba a quedar así, ella iba a preguntar, ella iba a insistir y yo, yo tendría una lucha interna por cual sería mi respuesta ante su insistencia. No la juzgaba, de hecho. Si alguien venía, te besaba y luego se iba tu ibas a exigir al menos una explicación, pero yo, yo definitivamente no era bueno dando ningún tipo de explicaciones y sí, podía ser bastante bueno evadiéndolas. Respiré profundamente mientras tomaba las maletas y caminábamos fuera de aquél lugar para dirigirnos a la camioneta. Al subirme ajusté mi cinturón de seguridad, y lo que esperaba llegó más rápido de lo que pensaba, respiré largamente haciéndome el desentendido, como si aquella pregunta no hubiese llegado a mis oídos, además que ella había hecho aquella pregunta en un tono de voz más bajo de lo normal y de alguna manera aquello me daba ventaja. Me concentré en el camino, llevando mis pensamientos al hecho de que debía ser lo más racional posible, había perdido en raciocinio en el momento que la había besado y definitivamente no podía darme aquél gusto, pero mi mente haciéndome aquella mala pasada, jugando en mi contra y obligándome a torturarme sólo ponía el recuerdo de sus labios contra los míos, recordándome que estaba condenado. Por qué no era sólo que estaba en la presencia de la mujer más increíble y caliente que había visto en mi vida, sino que además la tendría bajo mi techo, día y noche ¿Cómo es que humanamente sería capaz de sobrevivir a aquello? Que el cielo me ayudara, porque aunque fuese el tipo menos religioso sobre la faz de la tierra, iba a necesitar la mano del todopoderoso.— Te divertirás en tu nueva casa, Matthew. Hay piscina y un increíble salón de juegos, serán como vacaciones —Le dije observándolo por el retrovisor y le dediqué una sonrisa leve.

El tráfico era una desgracia y comenzaba a exasperarme, deseaba rápido salir de la avenida para poder ondearme en la autopista y así llegar a casa. Escuché un ligero ronquido y comprobé que Matthew se había dormido. Respiré largamente, una vez más, como el único recurso que tenía para tranquilizarme mientras apretaba suavemente mis manos contra el volante. Vanessa parecía igual de exasperada que yo y atacó con aquello haciéndome poner mis ojos en blanco.— Eres una mujer terca, Vanessa —Espeté con mis dientes apretados sin observarla, con mi vista clavada en el tráfico.— A veces las cosas suceden porque sí, Vanessa y no necesitan explicación. Estabas alterada, busque la manera de tranquilizarte y lo conseguí. Fin —Sentencié con voz gruesa, casi como un gruñido mientras giraba a verla y escuchando lo último que decía. Solté una risa amarga negando con mi cabeza casi incrédulo.— Eres una mujer atrevida Vanessa. —Inquirí respecto a aquello de abofetearme. Tomé un largo suspiro regresando mi vista hacia el tráfico y me encogí ligeramente de hombros.— Podré vivir con esa bocetada. Pero deja de preguntar e insistir, Vanessa. Pasó, algunas cosas simplemente pasan —Fui tajante consciente de que era lo mejor para ambos ¿Qué quería que le dijera? ¿Qué la había besado porque me parece quizás la mujer más increíblemente hermosa sobre esta tierra? ¿Qué jodidamente la deseo como un hombre primitivo? ¿Qué estoy luchando contra mis instintos y mi control? Pues no, no podía decirle aquello. Ella y yo debíamos mantener estrictamente aquella línea profesional, caer en una especie de idilio sería definitivamente una completa y absoluta locura. Yo tenía mis puntos claros, la estaba ayudando porque era mi deber como su jefe, era una situación difícil y complicada y definitivamente no podíamos arriesgar todo porque actuábamos como adolescentes. Estacioné finalmente frente a la mansión y antes de bajarme le eché un vistazo a mi celular observando una foto de Liam en aquella presentación de ballet, puse mis ojos en blanco riendo. Bajé y abrí la puerta trasera para sin previo aviso tomar al pequeño Matthew entre mis brazos. Uno de mis empleados llegó y ayudó a bajar las maletas.— Vamos, te mostraré las habitaciones —Inquirí mientras la invitaba a seguirme. Subí al segundo piso y abrí la puerta de la habitación más pequeña.— Este sería el cuarto de Matt —Abrí la puerta de la habitación que quedaba diagonal a la mía.— Y esta la tuya —Le indiqué antes de regresar a lo que sería el cuarto de Matt y dejarlo sutilmente en la cama.—  A las 7pm se sirve la cena. Creo que hoy podríamos hacerlo todos juntos —Le dije seriamente observando a la morena. 
avatar
Mensajes : 3216

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❝oh, can't you see? you belong to me❞

Mensaje por Diamonds el Mar Jun 20, 2017 2:29 pm


VANESSA HUDGENS.
Un mohín se formó en is labios y negué con mi cabeza, ¿yo era testaruda? ¡Joder, él era el hombre más terco que conocía!. Rodé mis ojos al escucharlo y decidí que me quedaría en silencio durante todo el camino, no discutiría con él sabiendo que ni siquiera me otorgaría una tregua y amenazaría inmediatamente con despedirme así que lo mejor era quedarme en silencio. Recargué mi cabeza en la ventana sin enfocarme en nada en particular, mi vida estaba a punto de cambiar completamente y ni siquiera estaba segura si de verdad lo quería. Cerré mis ojos por unos segundos y cuando sentí que el coche se detuvo respiré profundamente intentando tranquilizar a mi corazón que parecía querer salirse de mi caja torácica. Quité el cinturón de seguridad de mi cuerpo y giré el mismo hacia la parte trasera para poder desabrochar el de Matt y cujando menos me di cuenta Ed ya estaba tomándolo en sus brazos, me bajé del carro casi tropezándome para hacerlo lo más rápido que pudiera y me detuve ante quizá una de las escenas más tiernas que nunca había visto. Nunca me había tocado ver que una figura paterna o más bien masculina sostuviera a Matt de esa forma y de cierta manera entendía la emoción del niño por encontrar un "papá". Carraspeé ligeramente mientras mi imaginación volaba, no podía permitir que él se hiciera ilusiones cuando nos iríamos lo más pronto posible de éste lugar sin que mi hijo saliera con el corazón roto, de nuevo.

Llevé mis manos a los bolsillos del pantalón que traía y respiré profundamente mientras caminabamos hacia la casa, asentí a cada cosa que me decía sin prestarle mucha atención en particular, aún estaba molesta y quizá no estaba molesta por el hecho de que me hubiera besado, sino por el hecho de que lo hizo "sólo para silenciarme" ¿quién se creía?, apreté mis labios en una finísima línea y asentí con mi cabeza una vez más al escucharlo hablar de la cena, llevé mis manos a mi estómago y acaricie la tela de mi blusa por encima del mismo, tenía hambre…y días sin probar una comida de verdad así que por más enojada que estuviera bajaría a comer. Humedecí mis labios y me quedé mirándolo por un par de largos segundos sin decir ni una sola palabra, simplemente disfrutando de su mirada, de la forma en la que con sus ojos simplemente hacía que mi cuerpo se estremeciera por completo. Mordí mi lengua y le sonreí de medio lado- Gracias por aceptarnos aquí –susurré mirando mis pies y moví los mismos de forma nerviosa para después mirar mi reloj, ya eran las 4 de la tarde así que podría dormir un rato- Si no le molesta señor, creo que iré a dormir, el sillón del hospital me dejó fastidiada la espalda –reí suavemente y me encogí de hombros alzando mi mano en señal de despedida y me giré sobre mis talones para dirigirme a la que sería “mi habitación”. Entrecerré la puerta del mismo dado que quería escuchar si en algún momento Matthew me hablaba así que me recosté en la cama y sin decir nada más me dejé sumergir por un pesado sueño. (…)Desperté debido a la risa de Matt que se colaba por la puerta, me levanté rápidamente y comencé a buscarlo hasta que bajé y los encontré a ambos en el comedor. Carraspeé ligeramente para hacer acto de presencia- Buenas tardes –susurré colocándome en la silla que estaba vacía “¡Mami! Pensé que no ibas a bajar, traté de despertarte pero Ed me dijo que estabas cansada” asentí con mi cabeza con una sonrisa en mis labios y pasé mi pulgar por su mejilla limpiando el chocolate que había ahí- ¿Dijiste gracias?
avatar
Mensajes : 1940

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❝oh, can't you see? you belong to me❞

Mensaje por Diamonds el Jue Jun 22, 2017 2:40 pm


LIAM HEMSWORTH.
Sonreí de medio laddoo y chasqueé  mi lengua- No me subestimes, Lovato –guiñé mi ojo con galantería, yo podría pasármela todo el día jugando con nuestros labios y no sentir cansancio absoluto o tener algo mejor que hacer en realidad. La voz de Lizzie se volvió a colar por mis oídos y carraspeé ligeramente. Al escuchar su respuesta “un amigo” solté una risotada burlona negando con mi cabeza y asentí co mi cabeza cuando acepto ir al spa. Quizá ocultaba un poco mi emoción pero estaba feliz de que ella hubiera aceptado- Bien, nos vemos aquí en 5 minutos, ¿vale? Elizabeth traes todas tus cosas –la niña simplemente asintió y desapareció entre las puertas al igual que Demi. Caminé hacia mi camerino y comencé a cambiarme lentamente, respondí un par de correos que tenía en el teléfono e intenté comunicarme con la madre de Lizzie, ésta presentación había sido algo con bastante importante para la niña pero una vez más comprobé que al parecer a ella no le importaba. Respiré profundamente dejando mi teléfono en mi maleta que traía y me coloqué la playera de algodón y los jeans que había llevado.

Me tardé un poco más y al salir me encontré con aquel par de mujeres esperándome. Los ojos de mi princesa giraron a verme y le sonreí de medio lado negando con mi cabeza- A la orden, capitana! –solté una risotada mientras veía a Demi y ponía mis ojos en blanco, a veces me preguntaba de dónde había sacado ese carácter mi hija pero luego recordaba que probablemente de mí. Subimos al auto y conduje lo más rápido que pude hasta llegar a la casa donde estaban afinando los últimos detalles para la fiesta, las niñas estaban a minutos de llegar “Papi, ¿por qué no acaban todavía? Mis amigas no tardan en llegar”. Su voz sonaba desesperada por lo que negué con mi cabeza y la cargué en mis brazos- Todo estará listo para cuando ellas lleguen, ¿vale?, vete a cambiar y relájate –besé su frente con delicadeza y la dejé en el suelo una vez más para verla irse a cambiar- Estás en tu casa –sonreí de medio lado y escuché cómo la gente comenzaba a llegar, caminé apresurado a mi estudio para arreglar unas cosas que tenía que monitorear, el caso estaba complicándose y en algún momento tendría que presentarme yo a arreglar las cosas.

Tallé mis ojos y alcé mi rostro para darme cuenta de que el sol ya había caído. Me levanté estirando mis músculos y caminé fuera de la oficina, mi garganta me picaba por lo que tendría que tomar algo urgente así que dirigí mis pasos hacia la cocina donde me encontré con una Demi recargada y mirando por la ventana- Hermosa vista, ¿no? –pregunté mientras caminaba hacia el refrigerador para tomar una botella con agua, tomé de aquel líquido frío que hizo mi temperatura bajaba un poco.- Es una de las razones por las que amo ésta casa, la tranquilidad y la vista…de verdad me trae mucha paz –sonreí de medio lado y me coloqué a su lado dejando mi botella en la barra-Pero siento que…no se siente como hogar aún, ¿sabes a lo que me refiero?. Siento que le falta algo… -dije sin dejar de mirarla esperando a que ella supiera a lo que me refería, no me asustaba decírselo de frente porque es parte de mi personalidad.- ¿Qué tal te la pasaste en el spa? –susurré con una sonrisa socarrona en mis labios mientras estiraba mi mano ligeramente para acariciar la suavidad de su brazo y disfrutar de todo lo que me provocaba si quiera acariciarla- Creo que ahora, el que necesita un masaje soy yo –me encogí de hombros y sonreí de medio lado mientras movía mu cuello de tal forma que el mismo tronara ligeramente
avatar
Mensajes : 1940

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❝oh, can't you see? you belong to me❞

Mensaje por youmakemeglow el Dom Jul 09, 2017 2:34 pm


DEMETRIA LOVATO.
Escuché la voz de Liam hacerse presente en la cocina y una extraña sensación recorrió mi espina dorsal, algo bastante parecido al nerviosismo. Mordí casi por inercia mi labio inferior mientras dirigí mi mirada a la suya mientras lo observaba buscar en el refrigerador alguna bebida. Por mi parte en mis manos yacía una ya caliente lata de soda así que la dejé a un lado y crucé mis brazos a un nivel más bajo de mi pecho sólo para observarlo acercarse a mí.— De hecho sí, es definitivamente muy hermosa. Me encantan las palmeras y no es común verlas en Nueva York, así que es la ventaja de vivir en los suburbios —Inquirí con una sonrisa de medio lado, la zona residencial donde vivía Liam definitivamente era muy ajena al típico ambiente de la gran manzana.— ¿Paz con Elizabeth brincando sobre ti todo el día? —Contesté con cierto aire de broma mientras lo observaba posicionarse frente a mí. Humedecí mis labios con la punta de mi lengua mientras le enviaba señales a mi cerebro y a mi cuerpo para no tomar una posición de nerviosismo, pero me era casi inevitable, resultaba que las últimas veces que teníamos algún tipo de acercamiento yo me hacía bruces frente a él. Respiré hondo embozando una suave sonrisa.— Hay más paz aquí de lo que jamás tuve en el centro de la ciudad —Finalicé lo que primeramente había dicho. Sus palabras se filtraron en mis oídos haciéndome estremecer, captando de manera bastante obvia a lo que él se refería. Reí nerviosa y negué suavemente con mi cabeza.— Pues si es lo que pienso, no dejes de buscar. Quizás encuentres eso que le hace falta para que termine siendo un hogar —Susurré parpadeando en su dirección, no estaba segura porque, cuál era la razón y el motivo por el cual sus palabras me habían tocado alguna especie de tecla ¿A qué más podía referirse? Pero jamás había escuchado a Elizabeth referirse a su mamá, no era un misterio que no vivía con ellos, pero definitivamente nunca la habían mencionado. La curiosidad picó, pero la racionalidad ganó. No era mi asunto.

Fue increíble, adoro a esas niñas y que saquen mi lado más infantil es… refrescante —Contesté mientras sentía su mano alcanzar mi brazo y comenzar a acariciar aquella área. Ni siquiera podía describir con palabras concretas lo que su toque generaba en mí, era como miles de corrientes eléctricas azotándome. Lo recordé entonces fundiéndose en mi interior, gimiendo contra mi cuello y murmurando improperios. Aclaré mi garganta y sacudí ligeramente la cabeza, me había ido años luz del lugar y no había escuchado bien lo que sus labios habían pronunciado.— ¿Un masaje? —Pregunté distraída mientras atrapaba mi labio inferior con mis dientes y mordisqueaba el mismo. Embocé una leve sonrisa, consciente de que estaba pronta a jugar con fuego, pero nunca había estado más interesada en quemarme. Llevé sutilmente una de mis manos a su hombro donde suavemente comencé a hacer un ligero masaje y luego complemente mi otra mano con su otro hombro y lentamente comencé a acariciar aquella área en simulación de un masaje, yo no sabía nada de masajes para la tensión, pero tocarlo me resultaba fascinante.— Esto solo es un servicio extra, porque el spa era para las niñas, no para el papá —Murmuré con cierta picardía en mi voz mientras lo miraba a los ojos. En aquél instante mi corazón comenzó a latir con aquella fuerza que reconocía y antes de bajar mi mirada a sus labios me percaté de lo cerca que se encontraban nuestros cuerpos.— Pero haré una… —Tragué saliva ante el nerviosismo. Sonreí una vez más.— Haremos una excepción. Hoy estuviste increíble y considero que te mereces algún premio —Soslayé un suspiro mientras dirigía mi mirada a sus labios. No quería decirle que me besara, pero realmente quería besarlo. Así que por primera vez desde que nos conocíamos me di el valor de tomar la iniciativa y posicionando mis manos en su rostro atraje el mismo hasta en mío y fundí su boca con la mía en un lento y profundo beso.— ¿Papá, Demi? —Y la voz de Elizabeth me hizo separarme algunos minutos después empujando con sutileza el cuerpo de Liam. Elizabeth rió con travesura.— Papi, ya vinieron a buscar a mis amigas. —Sentenció la pequeña. 
avatar
Mensajes : 3216

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❝oh, can't you see? you belong to me❞

Mensaje por youmakemeglow el Dom Jul 09, 2017 5:14 pm


EDWARD WESTWICK.
Entre en el sueño y el intenso dolor de cabeza que había atravesado toda la noche escuché mi celular sonar en el fondo y supe que sólo una persona en el mundo podía llamar a aquellas horas de la mañana; Mi madre. Moví mi mano fuera de la almohada en busca de mi celular sobre la mesa de noche y cuando finalmente lo tomé entre mis manos lo deslicé hasta mi oreja.— ¿Qué quieres mamá? —Pregunté con evidente mal humor, no me había molestado en ver el remitente, pero no hacía falta, sabía que era ella y su voz cantarina al otro lado de la línea sólo me lo confirmó.— Cariño, no es así como debes contestarle a tu madre. —Hizo una pausa y no me molesté en interrumpirla.— Feliz cumpleaños, mi vida. Este año tu padre y yo decidimos que haríamos algo diferente para la celebración, y como sé que está tu secretaria con su hijo viviendo en tu casa, hemos decidido que iremos a ¡La casa del lago! —Ella sonaba demasiado animada y yo definitivamente era en el único punto que no podía oponerme, había nacido el día del cumpleaños de mi padre y eso a mi madre le generaba una alegría indescriptible. Así que desde que había estado muy pequeño, jamás había puesto un pero ante mi madre y su ilusión. En la única cosa que era dócil, aunque celebrar mi cumpleaños nunca había estado en primer plano, mi madre nunca me había dejado olvidarlo. Tras colgar el teléfono respiré hondo sentándome en la cama y pasando ambas manos por mi rostro. Había sido una semana complicada, ante la denuncia formal de Zachary para la custodia de Matthew. Sin embargo desvié mi atención mi primera vez en mi vida, de las cosas más importantes y decidí que me relajaría aquél fin de semana. Aunque no sabía que tan bueno podía ser tener a mis padres y Vanessa en el mismo lugar.

Cuando llegué a la cocina observé a Matthew comer de su cereal con leche mientras hablaba de forma animada con Martha, la cocinera, aquella mujer de unos cincuenta años que preparaba los platillos más suculentos y que al no tener hijos por una imposibilidad se encariñaba con todos fácilmente y en este caso; De Matthew.— Buenos días, Matthew ¿Y tu madre? —Pregunté mientras me deslizaba en el banco de la barra de desayuno y Martha se disponía a servir mi comida. El niño sólo negó con su cabeza sin saber y respiré hondo mientras observaba a Martha.— Este fin de semana iremos a la casa del lago, mi padre se puso más creativo este año —Inquirí elevando mis cejas y Martha enseguida me abrazo con efusividad sonriente.— ¡Oh, señor! ¡Feliz cumpleaños! Casi lo olvidaba —Exclamó contenta y embocé una sonrisa cortés mientras ella se separaba de mí.— Gracias Martha, aunque sabes que me hubiese gustado que lo olvidaras —Respondí poniendo mis ojos en blanco y fue entonces que la voz de Matt se hizo presente por primera vez aquella mañana, era de esperarse, claramente.— ¿Es su cumpleaños, señor Westkd? —Preguntó con voz inocente y asentí lentamente.— Eso dice mi madre todos los años —Me encogí ligeramente de hombros y Martha me fulminó con la mirada, respiré hondo mientras dirigía la mirada nuevamente hacia el pequeño. Lo cierto era que a veces me costaba lidiar con cierta inocencia, porque nunca había estado tan rodeada de ella, ni siquiera con la pequeña Elizabeth, mantenía siempre una cierta distancia y el verme ahora tan involucrado me resultaba algo incómodo, sin embargo admitía que me estaba acostumbrando.— Sí, Matthew hoy es mi cumpleaños —Respondí con una media sonrisa llevando mi mano a su cabello y despeinándolo suavemente, fue entonces qe Martha elevó sus dedos con aprobación.— Feliz cumpleaños —Anunció de forma cortés y le regalé una suave sonrisa. Llevé a mis labios un vaso de zumo para beber aquél jugo mientras unos pasos se hicieron presentes y al elevar la mirada me encontré con el vivo retrato de aquella princesa maya. Vanessa recién levantada y con aquellas pijamas de algodón era sin duda una obra de arte.— Buenos días, Vanessa —Anuncié mientras dejaba el vaso sobre la barra.— Empaquen algunas cosas. Para este fin de semana iremos a la casa del lago con mis padres. Es una larga historia —Inquirí con desdén llevando los cubiertos a mi comida y procediendo a comer. 
avatar
Mensajes : 3216

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❝oh, can't you see? you belong to me❞

Mensaje por Diamonds el Jue Ago 03, 2017 1:23 am


VANESSA HUDGENS.
Di un par de vueltas en la cama, aún no me sentía cómoda aquí y la realidad era que probablemente nunca lo haría, ¿qué podia encontrar de cómodo en el hecho de que estaba viviendo en la casa de mi jefe con el cuál la relación cada día que pasaba se hacía aún más tensa? no, no tenía nada de sentido por ningún lugar que se le buscara. Trataba de alejarme, trataba de hacerlo pero el simple hecho de verlo absolutamente todo el día no me ayudaba en lo absolute, y comenzaba a darme cuenta de ciertos hábitos, de ciertas muecas que hacía con regularidad y que lo hacían ver jodidamente bueno, ¿acaso se podía ver más guapo? bueno, lo había comprobado el día que nos encontramos -ambos recién levantados- en la cocina, él con su cabello hecho un embrollo y aquella carita de dormido, podía jurar que había visto a una especie de dios y Jesucristo, mi interior estaba hecho un completo embrollo y tenía que resolverlo pronto.

Tallé mis ojos cuando escuché ruido proveniente de abajo, practicamente había dormido un par de horas y estaba agotada. Acomodé mi cabello con los ojos cerrados y bajé las escaleras con lentitud, mi cerebro aún estaba ligeramente adormilado, me encaminé a la cocina y abrí mis ojos con extrema vergüenza cuando lo vi ahí desayunando en todo su esplendor.- Buenos días señor Westwick, ¿casa del lago? -pregunté ligeramente confundida y me giré a ver a Matt "Es su cumpleaños, ma" abrí mi boca tratando de aceptar lo que me había dicho. Me senté a su lado y piqué un poco de la fruta que había en el medio. Alcé mis cejas y lo miré, en su perfecto estado de perfección y sonreí de medio lado- Feliz cumpleaños señor Westwick -asentí con mi cabeza mientras comenzaba a desayunar y dejaba que mi mirada se fuera un par de veces hacia él con descaro.

Acabando el desayuno subí para ayudar a hacer su maleta a Matthew, quien al parecer estaba muy emocionado "¡Es una casa en un lago mamá!, ¿te imaginas lo divertido que debe ser?. Debo llevar mi traje de baño y muchos juguetes" sonreí y asentí acariciando su cabellito el asunto de su enfermedad había quedado atrás y estaba más que feliz por eso- Sí amor, pero recuerda que no puedes hacer todo como si fueran tus cosas ¿ok? -él simplemente se encogió de hombros y asintió con su cabeza "Pero Ed me dijo que podía hacer lo que yo quisiera" resoplé ligeramente y negué con mi cabeza- Pero no estás en tu casa, Matthew y no me hagas enojar por favor -sentencié antes de cerrar la maleta, quizá a mí era a la que más falta le hacía desestresarse y olvidarse de ciertas cosas, todo el asunto legal me tenía muy mal y no quería desquitarme con mi hijo pero en ocasiones me resultaba imposible- Me iré a hacer mi maleta -susurré antes de darme la media vuelta y salir hacia mi habitación para comenzar a meter ropa sin fiarme mucho a mi pequeña bolsa/maleta y me quedé unos segundos sentada, tomé mi teléfono y comencé a ver los contactos que habían en el mismo, quizá también debía salir con alguien o terminaría agarrando a golpes a mi querido jefe.

Pasaron un par de horas, el sol ya había caído por lo que era hora de irnos. Respiré profundamente, había acordado una cita con Austin, un viejo conocido para el lunes por la noche y esperaba que me relajara aunque fuera un poco. Tomé mi maletín poniéndolo en mi hombro para bajar las escaleras lentamente. De nuevo estaba ahí Matt, feliz sonriendo ante la presencia de Edward, no podía permitir que él se encariñara con...Ed.- ¿Nos vamos? -pregunté con una suave y apenas visible sonrisa en mis labios y sin verlo para nada, no podía soportar su mirada en mí, quizá era la regla o algo por el estilo. Me encogí de hombros mientras caminaba hacia la salida y dejé mi maleta en el maletero, cuando Matthew llegó lo subí y le coloqué el cinturón de seguridad. Me subí al asiento de copiloto y sonreí de nuevo, ligeramente- Espero que se la pase muy bien, la compañía de los padres es de vital importancia
avatar
Mensajes : 1940

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❝oh, can't you see? you belong to me❞

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 10 de 12. Precedente  1, 2, 3 ... 9, 10, 11, 12  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.