Últimos temas
Afiliados del Foro
Afiliados hermanos 0/5
Directorios y Recursos
Afiliados Elite 0/44

what a sad, beautiful, tragic love affair ♥.

Página 2 de 27. Precedente  1, 2, 3 ... 14 ... 27  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: what a sad, beautiful, tragic love affair ♥.

Mensaje por kingdomlightsshine el Lun Ago 17, 2015 2:08 pm


ASHTON IRWIN.
Era justamente lo que esperaba, no habría podido ser de otra forma, después de todo. Sentí su dedo clavarse en mi pecho y bajé la mirada hacia ese punto. Tragué en seco sintiendo que aquellas palabras que salían de su boca con aquél tono agrio y despectivo me iniciaron sentir de alguna forma el ser más diminuto sobre la faz de la tierra. Dolido por su reacción parpadeé un par de veces, pero más aun por sus palabras, aunque sabía que pasaría de aquella forma no estaba preparado al menos no emocionalmente. Era increíble cómo se podía llegar a amar a alguien aun mientras sentías aquél dolor atravesarte cada fibra de tu ser. Y así era como me sentía en aquél instante. Aquellos ojos color chocolate estaban fijamente clavados en los míos y tragué saliva para no sentirme aun más atropellado por sus palabras. No quería que sonase dramático, de hecho, siquiera quería parecer la víctima, pero me encontraba tan desorientado sin su presencia que era la única manera más sensata de actuar, al menos para mí. Sí, sabía lo que había pasado y me seguía sintiendo culpable de ello, todos los días me echaba la culpa por haberla perdido, ese era mi mayor castigo y ella lo sabía. Era más que una mezcla de emociones, era aquella confusión mezclada con cierta ira, y sin duda desconcierto. Era egoísta que sólo estuviese pensando en mi estado en aquél momento y no en cómo se sentía ella, pero, era inevitable. No había forma. Tengo novio, y no quiero ser tu amiga. Aquello sonó peor de lo que imaginé. Si, entendía la ley natural de los ex novios, se termina y con ello se acaba cualquier tipo de vinculo o comunicación, cualquier cosa, es como si aquella persona no hubiese existido nunca en la vida del otro y de esa forma se sigue adelante y se continua sin ningún tipo de reproche. Pero este no era el caso, sinceramente yo no quería que ese fuese el caso. Apreté mis labios suavemente y clavé mi vista en su mirada, tratando de ayudarle a entender lo mucho que aquello me había dolido. Y es que no le creía, maldita sea, una parte de mí estaba bastante segura de que ella simplemente mentía respecto a cómo se sentía. Su mirada se suavizó y me mantuve en silencio mientras le daba la oportunidad de desahogarse todo lo que fuese necesario.

Tomé sus hombros con sutileza intentando acercarla a mí, sólo para que me mirase fijamente, para que lograra ver lo que con palabras a veces me era tan complicado aceptar.— ¿Estabas? ¿Estás segura de que estabas enamorada de mí? —Espeté haciendo presión en la palabra estabas sin despegar ni un minuto mi mirada de ella suya.— ¿Cómo estás tan segura de que aun no lo estás? ¿Cómo pudiste olvidarme tan pronto? —Mascullé con evidente dolor en mi voz. Acción y reacción, de eso se trataba cuando estaba cerca de ella, aquella sensación de sentirme diminuto ante cualquier situación negativa que entre los dos surgiera. Era como si guardara cualquier indicio de rudeza y me rindiera en sumisión solo por su perdón. Que estupidez. Enterrar el orgullo por una simple mujer ¡Quién me viese en tal situación! Pero no me arrepentía y haría lo que fuese necesario por tenerla de vuelta conmigo, y estaba seguro que no iba a ser en contra de su voluntad.— Admito que cometí un error y que de gracias a ello tuve que pagar el precio de tu partida, pero… no sé si pueda seguir soportándolo ¿Es que acaso no me ves? Te extraño maldita sea, y verte con ese tipo me enferma ¡Eres mía! Y de ningún maldito más —Espeté soltándola, evitando de aquella forma lastimarla o en todo caso abusar de la cercanía que nos envolvía. Era demasía tentación y estábamos en un lugar público.— Sé que aun me quieres y por más intentos que hagas, por más hombres con los que estés, debes saber una cosa, Nina: Soy el único que vivirá aquí y aquí, para siempre —Señalé su cabeza y luego su corazón. Tomé aire el mismo que había perdido ante aquél arranque de sentimientos y elevé mi vista hacia aquél par de ojos que me observaban fijamente. Estaba prácticamente colgando de un hilo.
avatar
Mensajes : 1793

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: what a sad, beautiful, tragic love affair ♥.

Mensaje por kingdomlightsshine el Lun Ago 17, 2015 2:09 pm


NINA DOBREV.
Mi pulso se aceleró por inercia al tenerlo tan cerca de mí mientras expulsaba esas aseveraciones que hacían que mi pobre cerebro quedara lo suficientemente entorpecido como para no poder contraatacarle o, al menos, desmentir todo lo que decía acerca de mí y de nosotros. Sin embargo, lo único que salió de mi boca al momento que preguntó si es que seguía enamorada de él o no fue un vago balbuceo que dejaba en evidencia los claros efectos que el castaño claro tenía sobre mí. —Yo... umh, yo no... —Algo como eso, mientras mi mirada intentaba buscar cualquier recovéco existente en nuestro alrededor con tal de no dar con la suya y sentirme aún más patética de lo que ya lo hacía. Estaba bien sin él en mi vida, el simple hecho de que quiera meterse en esta nuevamente sin mi consentimiento y de una forma tan repentina, hacía que mi estabilidad mental decayera en picada. Más si él hacía esto ¡No podía simplemente llegar y hacer esto! Creer que puede volver en cualquier momento y que yo estaré aquí esperándolo para que lo nuestro finalmente prospere, claro que no. Y su mera presencia, confundía como un demonio todo en mi interior. Ashton me había extrañado, y sí, eso eran noticias nuevas. No es como que me quejase de que durante nuestra relación no fue lo suficientemente cariñoso y demostrativo porque, eventualmente, lo fue, apesar de lo mucho que costó sacar esa parte fuera de él; y el simple hecho de que prácticamente estuviera derrumbando una pared de su propio orgullo masculino tan marcado en él, diciendo que le enfermaba verme con otro, hizo que mi conciencia se fuera directamente a la China y no tuviese ganas de regresar. Era suya, y profundamente dentro de mí sabía que había algo verídico en esa afirmación. Su mirada me atravesó cuales dagas, y de un momento a otro me sentía completamente vulnerable ante él, como si fuera un libro abierto y él pudiese leerme con mucha facilidad; sabiendo perfectamente cuales eran mis puntos débiles y atacando a ellos. Y no me sorprendía, él me conocía lo suficiente.

—Me estás confundiendo —Fue lo único que pude soltar, con una voz que sonaba un tanto rota. Cosa que pareció asombrarle de una buena manera, debido al gesto que hizo en respuesta. Iba a asesinarlo, realmente iba a hacerlo. —¿Cuál es el punto de que hagas esto? —Exclamé, ahora, con un poco más de fuerza— ¿Que corra a tus brazos y que pretendamos que nunca sucedió nada? ¡¿Qué es lo que quieres de mí, Ashton?! —Inhalé aire profundamente, para intentar relajarme y no armar una escena al medio de la calle, donde habían mil miradas curiosas en lo que estaba sucediendo entre los dos. —No tienes derecho a venir y... ¡Y hacer esto! —Un sonoro gruñido salió de mis labios posterior a decir eso. Quizás Ashton tenía la creencia de que hacer esto era bueno, venía con la intención de ser sincero conmigo y con él mismo, pero lo único que estaba logrando era romperme. Claro que seguía sintiendo cosas por él, eso simplemente no desaparece; Ashton era el amor de mi vida, sin embargo, no podíamos estar juntos y tener esta charla, fingir una falsa amistad con segundas intenciones por detrás o cualquier otra cosa, era completamente poco sano; al menos para mí. —Tengo una gran persona a mi lado que se preocupa por mí y me quiere, sé que también encontrarás a alguien así algún día. Y por ahora, deberías respetar eso —Le di una última mirada fija, para que se diera cuenta que nunca había hablado más en serio en mi vida que en este momento. —Adiós, Ashton.—
avatar
Mensajes : 1793

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: what a sad, beautiful, tragic love affair ♥.

Mensaje por kingdomlightsshine el Lun Ago 17, 2015 2:09 pm


LIAM HEMSWORTH.
Mis cejas se elevaron en sincronía que una mueca divertida adornaba mi rostro, luego de que Demi dijera que no había perdido ninguna apuesta. Porque, oh corazón, claro que lo había hecho. De todos modos, me gustaba esa actitud rebelde de ella, el simple hecho de que no me dejara salirme con la mía como usualmente solía hacerlo, hacía que simplemente fuera más deseable para mí. Como si se tratara de un desatado animal salvaje intentado de dominar por cientos y cientos de perdedores con resultados bastante insuficientes, en espera de un verdadero hombre hecho para hacerlo. Y con esa analogía, claramente me refería al domador como yo mismo. Demetria Lovato no se conformaba con las ligas pequeñas, es decir, ¿Por qué otra razón tal despampanante mujer seguiría soltera? Era una perfeccionista, estaba en busca de un hombre hecho y derecho capaz de estar a su altura, demás está decir a quién me refiero nuevamente ¿Verdad? Y sí, aún no sabía si mi fascinación por ella se desenvolvía como algo más allá de un puro, irreverente y consumidor deseo de probar todos y cada uno de los recovécos de su cuerpo; en esta imaginaria competencia que he tenido para capturar su atención nunca me había detenido a pensar en eso, sin embargo, tampoco lo haría en este momento. Iba a tener una cita con mi más esperado triunfo, con lo que podríamos decir que era mi ballena blanca; y ya sabes, dicen que pierdes la luna por contar las estrellas. —Claramente perdiste, la apuesta era que te dejaba en paz si es que no ganaba —Hice una pequeña pausa y una sonrisa burlesca se escapó de mis labios—. Pero una parte de ti no quería que perdiera ¿No es así? Morías por el simple hecho de todo el esmero que tuve en poder conseguir finalmente una cita contigo. Y gracias, a eso se debía mi motivación —Finalicé encogiéndome de hombros como si lo que hubiese dicho fuera completamente normal, no como una descabellada declaración de que mi único motivo de ganar la carrera más importante de la temporada se reducía a ella.

Una carcajada se liberó de mis labios al momento en que ella hizo alusión a mi notable instinto competitivo, la chica me conocía más de lo que yo creía ¿Debería sentirme alagado? Claro que lo hacía. —¿Qué puedo decir? Soy bastante determinado —Respondí con un tono divertido, sin embargo, ella estaba en un pequeño error. Aunque era cierto que nunca perdía, esta situación era algo distinto; no tenía que rogarle a la suerte o tentar al destino porque ganase una cita con ella, ya lo había hecho anteriormente. —Solamente reclamo lo que me pertenece, Demetria. Tú te abstuviste a las reglas que impuse, y por un decreto que no pudimos llevar a cabo debido al tiempo, tienes que tener una cita conmigo —Enarqué una ceja, con un tono que reflejaba completa seguridad en mi mismo y en las palabras que estaba diciendo. Porque, claramente, tenía razón en cada una de ellas. —No creo que seas una mala perdedora ¿O sí? Me decepcionarías. La profesional y perfecta señorita Lovato no cumpliendo con sus compromisos —Y ahora, nuevamente, una sonrisa burlesca adornó mi rostro ya que tenía claridad que de alguna u otra forma estaba jugando con su paciencia, y a decir verdad, me gustaba un poco. Nunca era malo desatar ese lado salvaje en las mujeres, menos en Demi. —Así que bien ¿Quieres escoger la fecha, el lugar, la hora? ¿Quieres que sea en este momento? Por mí genial —Luego de decir eso rápidamente, saqué mi celular sin siquiera escuchar una respuesta por parte de la blonda que se encontraba al frente de mí. —Puedo decirle a mi representante que quiero tomarme el resto del día libre... O de la noche —Mi mirada no se despegó de mi celular en el momento que articulé eso, sin embargo, no pude evitar que mis labios se curvaran con alevosía, por el simple hecho de haberla hecho pensar de alguna u otra forma de pasar la noche conmigo, porque a estas alturas del partido podría asegurar que ella tenía claro que yo la deseaba como un demente. Ya lo había mencionado, Demi era una chica inteligente. —Tú decides.—
avatar
Mensajes : 1793

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: what a sad, beautiful, tragic love affair ♥.

Mensaje por kingdomlightsshine el Lun Ago 17, 2015 2:10 pm


DEMETRIA LOVATO.
Y eso lo sabía muy bien, entendía la estrategia de la apuesta, sólo que en ningún instante de mis labios había salido la palabra “Acepto” así que en líneas generales yo no había accedido a ninguna apuesta. Pero ¿Para qué negar que aquello me entretenía, de hecho más de lo que al principio llegué a pensar. Después de todo ahora no me encontraba tan obtusa ante la situación, pero hacer derogar siempre sería un placer. Humedecí mis labios suavemente ladeando con mi cabeza para poder observarlo mejor, mis brazos se encontraban cruzados en mi pecho y mi mirada lo escaneaba escuchando cada una de las palabras que de sus labios salían observando como aquella sonrisa burlona aparecía en su boca. Liam en aquél instante se había ganado el premio al más egocéntrico y tuve que morder mi labio para no romper en una carcajada irónica y seca. Si bien porque maldita sea él tenía razón, debía aceptarlo, sí, una parte de mí si quería que el ganara mientras por supuesto la otra que yo consideraba más racional se negaba rotundamente. No debía aceptar aquella cita, porque eso significaría ceder y sabía que al momento de ceder no había vuelta atrás. Embocé una sonrisa, una que indicaba sarcasmo y diversión.— Continuas siendo realmente modesto, Liam, me sorprendes —Contesté pestañeando hacia él. Dejé escapar un largo y prolongado suspiro de mis labios uno que podía indicar resignación aunque aquello era algo que sinceramente quería ocultar, aunque no sabía cuánto tiempo podría.— Pues debo admitir que has estado brillante, y todo por una cita conmigo ¿Qué debo decir? Oh sí, me siento muy halagada, Hemsworth —Descrucé mis brazos observándolo fijamente. Maldición, odiaba que fuese tan atractivo, odiaba que emanase aquella energía sexual, aquél poder de seducción a lo cual siempre me había mostrado inmune, pero era humana, Jesús, no siempre podía darme la vuelta e irme con mi orgullo por ahí. Mis dientes atraparon mi labio inferior mordisqueándolo con sutileza mientras mis ojos seguían clavados en aquél par de cascadas azules. Intenso. Pensé tensando mi cuerpo y parándome derecha. Control, sólo necesitaba control.

Ahí estaba aquella carcajada burbujeante. Sonreí negando con mi cabeza y es que él resultaba bastante hilarante cuando se lo proponía. Si tan sólo hubiese sido así desde el principio, si tan sólo hubiese usado un arma distinta para seducirme, quizás hubiese caído más rápido y él no hubiera tenido que rogar tanto. Pero qué más da, de cierto modo estaba a punto de conseguir lo que quería o al menos parte de ello.— ¿Sabías que también soy muy determinada, no? Creo que te has dado cuenta, incluso —Mascullé dando un ligero paso hacia él consiguiendo que de esa forma nuestros cuerpos se encontrase un par de centímetros más juntos. ¡Lo que le pertenece! Me reí, me reí con gracia echando mi cabeza hacia atrás, debía admitirlo aquello me había causado mucha risa. Regresé mi cabeza a su posición inicial y asentí con mi cabeza lentamente cediendo a aquello, sabiendo que por más que le buscase vueltas al asunto igual tendría que aceptarlo.— Cumpliré, tendremos esa cita. Acepto que ganaste la apuesta, y como buena perdedora… lo haré. —Dije finalmente asintiendo con mi cabeza. Pestañeé hacia él y enarqué una ceja con su siguiente comentario. Él haría lo que estuviese a su alcance por meterse bajo mi falda y es que no había que ser adivino para saberlo, era la reputación del rubio y estaba segura que conmigo la cuestión no era diferente.— Uy, nada de eso, Hemsworth. Tu eres el ideal de todo esto, el ganador, el que ha triunfado y el que debe reclamar su premio a su gusto ¿No es así? De ser yo la que escoja, tomaría el parque, a las doce del medio día, justo en el área de juegos ¿Pero no es lo que tú deseas, verdad? —Planteé dando un segundo paso hacia él y deslicé mi dedo índice por el cierre de su uniforme que reposaba en su cuello. Entonces mencionó “La noche” y el solo pensamiento me hizo estremecer. Elevé mi vista hacia él y negué con mi cabeza.— Es una cita, recuerda, no un pase a mi habitación, Liam. Aprende a diferenciarlo —Guiñé mi ojo y saqué del bolsillo de mi falda mi tarjeta.— Llámame, estaré libre hasta el partido de los Lakers, así que… tu dime lugar, hora y fecha. Tú decides —Lo imité colocando la tarjeta en el bolsillo de su braga, guiñé mi ojo y di un paso hacia atrás, apartándome de él.— Nos estamos viendo, Hemsworth —Me di media vuelta y dirigí mis pasos lejos de su presencia. Mi corazón latía con demasiada fuerza y es que no estaba segura de lo que acababa de hacer, aceptar y ocasionar.
avatar
Mensajes : 1793

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: what a sad, beautiful, tragic love affair ♥.

Mensaje por kingdomlightsshine el Lun Ago 17, 2015 2:10 pm


ASHTON IRWIN.
Su semblante me confirmaba lo que para mí ya era bastante obvio. Y no es que quisiese demostrar algún tipo de egocentrismo, pero la realidad era que por más que lo negase, constantemente y que intentara patearme lejos de su vida, ella sabía que eventualmente ambos cederíamos o que ella, en todo caso cedería, yo no estaba rehusado a hacerlo, era ella. Si bien la culpa de todo lo ocurrido era mía tenía que entender que estaba arrepentido, que no iba a cambiar, sí, porque cuando te encargas de crear una reputación tan maldita deshacerte de ella no es simplemente tan fácil, de hecho, es la mierda más difícil que te puedas imaginar. Pero ¿Era mucho pedir que ella me acompañase en este viaje de auto superación? Que aunque dramático sonaba era la más sincera de mis disculpas, de mi arrepentimiento. Sabía el efecto que tenía sobre ella y ella sabía el efecto que tenía sobre mí, era así, no había otra manera, era simplemente el camino que constantemente tendríamos que tomar porque estábamos hechos el uno para el otro, por siempre y para siempre. No era mi intención buscar y encontrar su lado más vulnerable, pero si tenía intenciones de que ella aceptase que se sentía igual que yo, que sufría igual que yo. Bien, no quería verla sufrir, pero era esta maldita distancia, era este descenso que me estaba matando y sabía que a ella también, podía verlo en su mirada, en aquél par de perlas oscuras. Era como si supiese leer con perfección su mirada, como si se tratase de alguna escritura antigua que conociera como la palma de mi mano. La necesitaba de nuevo en mis brazos, la quería conmigo, abrazándonos, besándonos y amándonos hasta perder la consciencia, hasta sentir que volvíamos a la vida envueltos en caricias y entrega total de dos almas que buscaban la paz infinita. Eso era ella para mí, paz y tempestad, tanto el día como la noche y sin embargo lo único que quería y necesitaba para ser feliz ¿Era tan difícil de entender? La amaba ahora más que nunca.

Su voz rota me destrozó el alma y contuve el aliento por una fracción de segundos. No, no quería confundirla, quería hacerla entender. Mordí mi lengua evitando decir algo verdaderamente estúpido y que a la larga fuese usado en mi contra. Pasé ambas manos por mi cabello, exasperado y sí, aturdido. No podía gritar, debía contenerme, debía controlar cualquier emoción atropellada que me hiciera volverme un loco demente.— ¡¡A ti!! Te quiero a ti, quiero todo de ti —Exclamé con voz tosca, algo ronca y arremolinada. Sentía un fuerte nudo en mi garganta, llorar sería un acto de debilidad y eso no lo iba a permitir, sería demasiado, sería enterrar mi dignidad en lo más profundo y tampoco era justo. Tragué en seco y la observé fijamente, podía ver sus ojos llamear, suponía que quería matarme y no la juzgaba, pero tampoco cedería a su petición, no tan fácil, no ahora que al menos lograba dirigirle la palabra nuevamente.— Sí, sí tengo derecho ¡Maldita sea! Lo tengo porque eres mía y de nadie más y te buscaré hasta el fin del mundo si es necesario —Escupí prácticamente aquellas palabras mientras al callar intentaba recuperar la respiración sintiendo mi pecho subir y bajar. Ahora era que me percataba de cuanta adrenalina corría por mis venas, como la presión aumentaba con cada palabra que salía de sus labios, como si ella estuviese muy segura.— No, no encontraré a nadie, porque ese alguien eres tú, entiéndelo —Dije esto con un tono de voz derrotado y su adiós me consumió el alma. Observé su espalda mientras ella intentaba huir de mí y caminé hasta ella tan rápido como pude. Grandes zancadas se hicieron presentes en el asfalto y cuando estuve tan cerca como pude tomé su brazo toscamente acercándola a mí, plantando su rostro cerca del mía.— Ve y bésalo a él después de esto —Y tomé su boca con posesión, como si mi vida dependiese de aquello, probando aquellos labios que había extrañado de sobre manera, aquella boca que tanto había añorado. Mis labios se abrieron invitándola a probar cuanto fuese necesario y cuando ella dejó de resistirse y cedió ante mi tacto dejé que mi lengua danzase con la de ella. Gemí contra sus labios y me separé bruscamente. Deslicé el dorso de mi mano por mis labios y di un par de pasos hacia atrás.— Adiós, Nina —Sentencié dándome la vuelta.
avatar
Mensajes : 1793

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: what a sad, beautiful, tragic love affair ♥.

Mensaje por kingdomlightsshine el Lun Ago 17, 2015 2:11 pm


NINA DOBREV.
¿Él acababa de hacer lo que creía que había hecho? Porque sí, debía admitir que aún estaba considerando la descabellada teoría de que mi mente me había hecho alucinar los acontecimientos que se habían dado a cabo. Lo sé, sonaba loco, pero me era más factible creer eso que aceptar que realmente él había tenido el descaro de besarme. Toqué mis labios con la yema de mis dedos, volviendo a la realidad espacio tiempo nuevamente y vi como su fornida espalda se alejaba de mí. Anda, Nina, grítale que es un idiota y que nunca vuelva a acercarse a ti, demuéstrale que no te importa que te haya besado. Debes hacerlo. Tragué saliva en seco. Le había correspondido, lo había besado de vuelta y si hablamos de confesiones, no me hubiese molestado seguir besándolo... Ya que, él rompió el beso. Dios, como quería asesinarlo en este momento ¿No podía simplemente marcharse muy lejos? ¿Dejarme en paz? No podía creer que le fuera tan difícil dejarme tener una vida normal; ambos habíamos tomado una decisión y no estaba incluido un Nosotros en ninguna. Finalmente, opté por irme de regreso al departamento que Nat y yo compartíamos; sin darle más vueltas al asunto ya que eso era precisamente lo que Ashton quería y sobre mi cádaver iba a darle en el gusto. Tenía que saber que mi nueva relación era mucho más fuerte de lo que él creía, y que no era tan importante para mí como tanto clamaba ser; y obviamente, que ya no sentía nada por él.

Fue como los días pasaron, me abstuve a tentar al destino de cualquier manera que se redujera a tener un fortuito y poco agradable encuentro con Ashton nuevamente. Sin embargo, el mismo destino tenía un plan totalmente distinto para mí. —¿Nina Dobrev reside aquí? —Escuché una voz masculina y rasposa proviniendo de la puerta luego de que Nat respondiera a los insistentes golpeteos. Fruncí mi ceño extrañada, y me levanté del sofá para ir a ver de que se trataba; y lo que me encontré fue a mi novio bastante confundido y sin saber que responderle al federal que se encontraba en el umbral de nuestra puerta de entrada. Mi boca se entreabrió formando una gran O, y antes de que pudiera articular palabra el hombre que bordeaba los cuarenta años se acercó a mí y tomó bruscamente mi brazo. —Señorita Dobrev queda penalizada y retenida mientras estudiamos el caso del trafico del señor Irwin —Mis ojos se abrieron cuales platos, y Nat se acercó rápidamente a detener al federal, vociferando que todo esto era un error y un mal entendido. —Tiene cargos de cómplice —Añadió con un tono hóstil. —¿Cómplice? ¡Sólo era su novia! —Exclamé mientras me empujaba fuera de mi hogar, con un Nat completamente desentendido tras nosotros— Dios Nat, juro que voy a explicarte todo esto, lo siento —Le dije mientras giraba mi cabeza para poder mirarlo y rogarle implícitamente que me entendiera en esta situación. Aunque bien, no lo culpaba si es que no lo hacía, él no sabía nada acerca de Ashton ni de nuestro pasado, no podría estar más confundido aún si es que quisiera. Lo siguiente que el federal hizo, fue llevarme a una comisaría y apesar de todas mis plegarias y lo mucho que le aseguré que yo no tenía nada que ver en este asunto, hizo oídos sordos a todo lo que tenía para decir. Ya tenía un par de esposas inmovilizando mis muñecas, y me sentía completamente patética. Una vez que llegamos a la estación de policías, este me bajó de su vehículo de la misma manera en que me subió y nos adentramos en esta. Lo primero que vi cuando llegué ahí fue a Ashton sentado en lo que parecía ser un salón de espera, con sus muñecas esposadas al igual que yo y su mirada clavada en el piso, que subió en el momento que me hice presente en la habitación. —Esperen aquí —Articuló el policía y posteriormente se marchó. Eso fue mi boleto de ida a ciudad Ira, Ashton se levantó de su asiento y en dos zancadas me encontraba al frente de él, con la rabia corriendo líquida por mis venas. Golpeé su pecho como pude y solté un audible gruñido, mientras pensaba en las maneras que podría asesinarlo. —¿Cómplice? ¡¿Tu maldita cómplice?! ¿En qué estabas pensando, Ashton? —Exclamé foribunda sin pudor alguno— ¿Es esto acaso un retorcido plan para vengarte de mí? ¿Quieres mandarme a la jodida prisión? ¡Agh! —Y dicho eso, volví a golpearlo.
avatar
Mensajes : 1793

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: what a sad, beautiful, tragic love affair ♥.

Mensaje por kingdomlightsshine el Lun Ago 17, 2015 2:11 pm


LIAM HEMSWORTH.
No sabía con claridad todavía como es que me sentía con respecto a la actitud de la castaña, solamente tenía claro que realmente me causaba mucha gracia que encontrara siempre una manera de tergiversar a su gusto todas mis palabras y descarados coqueteos para luego darlos vuelta en mi contra o, en su defecto, que saliera ella ganadora en esta guerra fría que le había declarado sin que ni siquiera se enterase. Me fascinaba de sobre manera, Demi era una chica con actitud, sin embargo, no tanta como para espantarme... O quizás, era simplemente la excepción a la regla de las , pero no, podía notar que su actitud no llegaba al borde de ser molesta o insoportable. No era mojigata, podía verlo, simplemente se hacía respetar. Cada vez la deseaba más. Un subidón de alegría me embargó cuando aseveró que no estaba tratando con una mala perdedora, eso quería decir que finalmente aceptaría mi cita de todos modos; quizás porque tenía en claridad que no iba a dejarla en paz hasta que aceptara, de todos modos no me importaban los medios, solo el fin. Y si es que Demetria se estaba sintiendo obligada a salir conmigo en estos momentos, podría apostar mi hígado que la haría cambiar completamente de opinión. No es lo que yo deseaba, claro que no deseaba una aburrida cita al medio día ¿Acaso pretendía que fuésemos a la iglesia luego? Ni hablar. Sin embargo, no pude evitar que una carcajada saliera de mis labios cuando ella dejó ese punto en claro, que subió en intesidad cuando hizo alusión a mis claros deseos de llevarla a la cama. —Claro que puedo diferenciarlo, Demi ¿Acaso crees que estoy viéndote como una chica fácil? Me ofende que pienses que tengo esa imagen de ti —Respondí sin ninguna pizca de algún tipo de ironía y posteriormente, proseguí—. Sin embargo, dejarme tomar las decisiones a mí es tentar a tu destino —Ahora con un tono más burlesco, haciéndole saber que estaba bromeando y que no era un tipo de degenerado que solamente quiere meterse en sus bragas. Inhalé profundamente en busca de oxígeno cuando ella fue la que se acercó a mí para dejarme su maldito número por el cual había luchado lo que parecería una eternidad. Sus movimientos eran lentos y sensuales, casi programados para tentarme de sobre manera, como solo la castaña en cuestión podía lograrlo. Era una condenada. Exhalé cuando se alejó de mi contoneando sus caderas, dejándome a mi propio deleite la obra de arte que era su cuerpo cuando tomaba toda esta actitud de chica al mando, estaba enloqueciéndome. —Créeme que nos estaremos viendos —Subí unos décibeles mi voz para cerciorarme de que la candente mujer me escuchara, apesar de ya encontrarse a unos metros lejos de mí ¿Qué puedo decir? Me costaba recomponerme luego de sus involuntarios intentos de seducción, soy débil.

Me había visto tentando varias veces en llamar a Demi antes de tiempo, la incertidumbre y espera me estaban matando. Es decir, ya había esperado lo suficiente por ella, no debería seguir con este calvario. Sin embargo, ella dejó bastante claro que estaría disponible después del juego de Los Lakers, y no quería parecer como un acosador ¿Verdad? Solo conseguiría arruinar las cosas que, por alguna razón, al fin resultaban como yo quería. Así que esperé. Hasta que el inútil juego llegó, pero a sabiendas de que estaría exhausta luego de eso, seguí esperando hasta el día siguiente ¿Qué puedo decir? Me gusta ser considerado. Entonces finalmente ya no había nada más que me impidiese que la llamase para que concluyéramos con el tan ansiado encuentro que teníamos pendiente. El cual no dejaba de dar vueltas en mi cabeza como una pegajosa canción que detestas, incluso me había visto a mi mismo imaginándome la cita para no estropearlo de alguna manera. Ni siquiera yo me reconocía. Así que marqué su número, sin más esperas, sin más ataduras, sin ninguna pizca de remordimiento. El pitido sonó alrededor de cinco veces, y ya estaba entrando en un círculo de ansiedad... Ella tenía que tener claro que ignorarme no era una estretegia buena, solo me haría desearla más, y por ende, ser más perseverante. Sin embargo, contestó. Dejándome con una patética sonrisa al oír su sexy y femenina voz nuevamente. —No sabes el placer que es escucharte, Demetria —Murmuré con un tono juguetón e hice una pausa—. No he olvidado nuestro trato, espero que tú tampoco... Así que ¿Qué opinas de hoy? Estoy seguro que te encantará el restaurant que escogí.—
avatar
Mensajes : 1793

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: what a sad, beautiful, tragic love affair ♥.

Mensaje por kingdomlightsshine el Lun Ago 17, 2015 2:12 pm


DEMETRIA LOVATO.
Dejarme tomar las decisiones a mí es tentar a tu destino. Si era bastante sincera conmigo misma aquello me tenía pensativa, pues, él tenía razón. Pero después de todo era parte del juego, ciertamente si yo decidía el lugar no sería precisamente un parque a mediodía como me había burlado, pero tampoco sabría muy bien que escoger, porque cualquier cosa podría sonar insinuante y otras poco atrevidas y aburridas, entonces quedaba en un túnel sin salida, lo mejor era que él decidiera, y así yo no tendría que cargar con aquél peso de haber escogido un lugar para aburrir. Y por otro lado, era cierto que yo quería ser tentada por el destino, porqué ¿A quién quería engañar? Había estado pegada al celular durante todos aquellos días, ansiando aquella llamada más que nada en el mundo. Los efectos que un hombre atractivo y cargado de tanta energía sexual podía causar eran impresionante. Bien, yo le había dicho que estaría disponible hasta el partido de los Lakers y es que sabía que no podría concentrarme en muchas cosas tendiendo tantas pendientes, y si era sincera conmigo misma quería centrarme absolutamente en el hombre de ojos claros. Quién escuchara mis pensamientos. Parecía una adolescente a punto de ser invitada al baile por el mariscal de campo. Para el día siguiente al juego mi mirada estaba fija en el teléfono esperando su llamada ¿Cómo es que después de tanto tiempo insistiendo el sólo esperaba tanto? No era posible. Por qué si bien a mí me gustaba hacerme derogar, tampoco abusaba del hecho. El teléfono sonó y lo tomé rápidamente entre mis manos, pero al ver el remitente mis ilusiones fueron evidentemente arruinadas.— Hola madre —Contesté con evidente desanimo.— Para mí también es un gusto escuchar tu voz hija —Se burló mi madre y embocé una sonrisa avergonzada casi como si ella pudiese verme. Pasé una mano por mi cabello sintiendo mis lacios mechones deshacerse a medida que deslizaba mis dedos por mi cabellera.— Lo siento madre, esperaba una llamada en particular —Confesé sentándome en el sillón principal de mi sala.— ¿Se trata de algún hombre? ¿Un novio, un pretendiente? —Preguntó entusiasmada. Así era mi madre. Desde que había cumplido los veinticinco ella insistía en que debía tener un novio, una legal y duradero, porque las aventuras no me llevarían a ningún lugar. Ella me quería comprometida, luego casada y con tres hijos si era posible, cosa que yo veía bastante lejana y no porque no lo quisiera sino porque me consideraba muy joven, pero ¿Cómo ir en contra de mí madre? Así que generalmente le seguía la corriente.— Pues… algo parecido —Mascullé consciente de lo que me diría a continuación.— ¿Algo parecido? Demetria ¿No se tratará de una aventura, no es así? —Y rodeé mis ojos. Sí, la conocía demasiado bien.

Hablar de parejas y compromisos con mi madre siempre era el tema más tedioso y molesto. Tanto que yo solía huirle al compromiso y tanto que ella se empeñaba en buscármelo. Salí de la ducha con una toalla envolviendo mi cuerpo y caminé rumbo a mi closet para tomar algún atuendo cómodo para mi velada. Alguna película de Nicholas Sparks y mucho helado para esta humilde servidora. Ya que Liam no parecía tan interesado. Mientras deslizaba aquella blusa de tirantes por mi cuerpo escuché el timbre de mi celular una vez más. Tomé el aparato entre mis manos embozando una inmensa sonrisa al ver el remitente. Ya era hora.— Hemsworth, cuanto me gustaría decir lo mismo —Bromeé con aquél tono que solía usar con él. Mordí mi labio saciando la ansiedad que recorría mi cuerpo al escucharlo hablar. Maldito acento australiano ¿Cómo se escucharía murmurando cosas sucias? Una delicia. Sonreí dejando escapar un largo suspiro de mis labios.— Pues para la fecha juraba que te habías olvidado —Contesté encogiéndome de hombros consciente de que nadie me veía. Hoy, mejor no podía ser. Me mantuve en silencio por unos segundos, como si considerar la idea fuese todo un dilema.— Hoy es perfecto —Finalmente contesté.— No dudo de tus habilidades para escoger restaurantes… como otros lugares. —Una vez más una sonrisa se formó en mis labios y mientras él me indicaba la hora dirigí mi vista hacia mi closet tratando de encontrar el atuendo adecuado para la ocasión.— ¿Pasas por mí? —Pregunté cuando él no mencionó lugar. Maldición casi podía escucharlo sonreír desde el otro lado del teléfono.— Me parece que tramas un par de cosas, Liam. —Mascullé con una voz burlona y su carcajada me hizo estremecer. Sería quizás la noche más interesante de mí vida. Era consciente de todo lo que podía pasar aquella noche y la verdad no me quejaba, no lo hacía en absoluto. Vivir una fantasía más nunca sería un problema.
avatar
Mensajes : 1793

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: what a sad, beautiful, tragic love affair ♥.

Mensaje por kingdomlightsshine el Lun Ago 17, 2015 2:12 pm


ASHTON IRWIN.
No era precisamente que hacer aquello estuviese en mis planes, pero había tenido el muy brutal impulso de hacerlo, de demostrarle que ella era mía bajo todas las circunstancias y que mientras más intentase alejarse de mí más haría yo los intentos de estar con ella. Por qué de ellos de trataba el amor de constantes y desesperados intentos. Al llegar al departamento me dejé caer en la cama llevando ambas manos a mi rostro. Sentí mi corazón latir con una fuerza casi imparable. Una cosa si era cierta, aquél beso me había elevado al cielo y traído a la realidad de una manera abrupta. Aquello prácticamente había sido un acto de masoquismo, un total y rotundo castigo. Casi había olvidado la suavidad de sus labios, el poder de aquella boca que con sólo tocar la mía me hacía volar a un universo paralelo. Por qué eso era Nina para mí. No estaba seguro que pasaba por la cabeza de la morena y si ella en aquél preciso momento quería matarme o venir a buscarme, me iba más por la primera, conociendo de todo aquél orgullo que ella estaba hecha. No es que vociferara del efecto que tenía sobre ella, pero si era consciente de cómo había reaccionado. Había correspondido a mi beso cual mujer cautivada. Y yo no estaba en un error, en cualquier otro caso ella me hubiese expulsado lejos, me hubiese gritado, me hubiese perseguido y me hubiese abofeteado, pero no había pasado y eso tenía que ser una buena señal. Nina aun no me había olvidado y esa relación, la que tenía con el moreno sin gracia sólo era una absurda tapadera ante sus sentimientos. Que aunque sonase como un estúpido enamorado sacando suposiciones ilógicas era la verdad. Me senté en la cama luego de aquella extensa meditación y observé la habitación. El brasier de Allison reposaba sobre la silla cerca de la ventana y rodeé mis ojos acercándome a la prenda, la tomé entre mis mano y lo lancé al bote de basura. No tenía intenciones de ver a la pelirroja en mucho tiempo. Mi celular sonó y al observar el remitente fruncí el ceño.— Luke ¿Pasa algo? —Contesté.

Estaba alerta, pues Luke nunca se equivocaba y si los rumores eran ciertos había gente allá afuera buscándome. Maldita sea. Para estas alturas un arresto era lo menos que necesitaba. Por algo mantenía la guardia bastante baja, sin llamar la atención, sin presumir, sin alardear. Llevaba bastante tiempo así, suponiendo que de esa forma nadie sospecharía lo que bajo aquella facho yo escondía. Luke no podría resolver siempre mis problemas y tenía que buscar alguna forma de escapar, irme lejos era lo mejor que podía hacer, se cansarían de buscarme, buscarían a algún traficante con más expediente y podría comenzar de cero, o al menos algo parecido. Cerré la maleta consciente de que aquél lugar estaba limpio, un allanamiento no me delataría. Tampoco era tan Oops!. Tomé mi celular deslizándolo en el bolsillo trasero de mi pantalón con la intención de ir en busca de los boletos que mi mano derecha, Luke me había conseguido. Los boletos. Sí, más de uno. Al observar la patrulla de narcóticos a las afueras del edificio intenté acelerar mi paso cuando escuché una voz masculina rendir a mi llamado.— Ashton Irwin —Exclamó y tomé la capucha de mi suéter llevándola hasta mi cabeza. Pero era demasiado tarde. Un oficial rubio esposaba mis manos al tiempo que me giraba para poder verlos. Era la unidad de narcóticos y yo no tenía escapatoria. Al menos no por ahora.— Estás bajo arresto. Y te sugiero guardar silencio, al menos hasta que tengas un abogado a tu lado —Espetó empujándome hacia la patrulla. Las sirenas me hicieron sentir en aquél momento como un perdedor. Las paredes de aquél interrogatorio eran de un color azul, un color tan depresivo que me causaba nauseas. Apoyé mis manos contra la mesa que se encontraba en el medio de la sala y el oficial que me había arrestado entró con una radiante sonrisa en sus labios.— Ya tenemos a tu noviecita, viene en camino. Tú y ella tienen muchas cosas que explicar, Irwin —Participó para luego abandonar la sala ¿Mi noviecita? Maldita sea, no, Nina no podía estar involucrada en esto. Cuando la morena atravesó la puerta me levanté como un relámpago y cuando sus manos golpearon mi pecho la detuve como me fue posible.— ¡Cállate! —Exclamé furioso. No con ella, sino con la vida misma.— ¡Que te calles la maldita boca dije! —Grité intentando no convertirme en un verdadero animal y la empujé lejos de mí. Me sentía histérico, prácticamente. Lo que salía de su boca ni siquiera tenía sentido.— ¿Acaso crees que esto es parte de algún plan? ¿Acaso crees que enviarte conmigo a prisión era lo más lógico? ¡No seas estúpida! Yo no planeé esto —Gruñí sentándome de nuevo en aquella silla. Si seguía de pie probablemente podría perder los estribos. Tomé una inmensa bocanada de aire, intentando calmarme.— No tengo idea de cómo terminaste siendo acusada de cómplice. Es más, siquiera sé que hago aquí —Confesé cerrando mis ojos, buscando un poco de calma, aunque fuese casi inútil. Si sabía qué hacía allí, pero no sabía con qué pruebas.— Se ha escapado de mis manos, Nina —Elevé mi vista hacia ella observando su rostro rojo, lleno de furia. Sabía lo que vendría después de ello.
avatar
Mensajes : 1793

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: what a sad, beautiful, tragic love affair ♥.

Mensaje por kingdomlightsshine el Lun Ago 17, 2015 2:13 pm


NINA DOBREV.
Pestañeé dos veces ante la actitud que Ashton estaba tomando en estos momentos, obligándome a mi misma a no acercarme nuevamente a él para golpearlo y gritarle lo mucho que lo odiaba, para posteriormente llorar desconsoladamente. No, Nina, no llores. Me susurré mentalmente repetidas veces mientras apretaba mis ojos con un extremo esfuerzo de no dejar que las lágrimas picando en mis córneas saliesen, las cuales se encontraban intentando prácticamente hacer un éxodo masivo fuera de ellas. Pero era un poco difícil, no estaba preparada para que Ashton me tratara de tal manera, y claramente, no había previsto como miles de flashbacks se reprodujeron en mi cabeza como si de un eco se tratáse. Ya habíamos estado aquí, es decir, no literalmente... Pero él lo sabía, yo lo sabía. E irónicamente, terminó atrapándome el mismo destinto del cual había estado escapando cuando dejé a Ashton. Mi mirada ahora más suavizada buscó la suya; y no, ya no estaba enojada, estaba decepcionada. Y nuevamente ese impulso de llorar se apoderó de mí, pero no podía llevarlo a cabo, no delante de él. No me acerqué. No me moví ningún centímetro de la ahora más amplia distancia entre nosotros debido a como él mismo me había despojado duramente de su lado. —Claro que se ha escapado de tus manos, Ashton —Escupí su nombre, foribunda con él, con su maldito estilo de vida. Con todos los recuerdos de nuestras interminables peleas antes de que decidiéramos terminar, todas las veces que le rogué porque él cambiara las cosas, porque nos marcharamos lejos de aquí y empezáramos una vida nueva sin todos sus tontos problemas. Porque no me escogiste, fue lo que no me atreví a agregar. Porque no, me rehúsaba a darle la constancia del patético poder que seguía poseyendo en mí. —¡Eres un gilipollas! —Exclamé mientras el coraje volvía a apoderarse de mí. Me acerqué en dos zancadas a él que ahora yacía en la silla, pero con la certeza de que no demoraría en que estuviera de pie nuevamente desafiándome. —Cuando salga de esto no quiero volver a verte nunca más en todo lo que reste de mi vida ¿Entendiste? Te odio —Agregué con la misma fuerza que antes, ahora sin poder controlar las lágrimas de rabia, decepción y tristeza que bajaban por mis mejillas. Mi impulso nuevamente fue golpearlo, perdiendo totalmente mis estribos; y sí, sé que había dicho que no quería hacerlo, pero es que simplemente Ashton sabía como ponerme al borde. Sin embargo, antes de que pudiera llevar mi acción a cabo, unos brazos me rodearon alejándome de él. —Nina, hey, tranquila —Susurró una voz bastante familiar en mi oído.

Giré mi cabeza para encontrarme con Nat, no tenía idea que hacía aquí o como había llegado; pero de una manera me sentí bien al instante. Lo abracé con fuerza, mojando su impecable camisa con mis lágrimas y el besó mi frente intentando que me calmara cosa que eventualmente sucedió. Y ahora, la buena sensación se había disipado porque había caído en cuenta de que tenía que explicarle todas y cada una de las cosas que estaban sucediendo. Nat me soltó y se acercó a Ashton de una manera desafiante, mirándolo despectivamente y con un poco de impotencia en sus ojos. Asombroso. —¿Quién eres tú? —Escupió con desdén, y la mirada de Ashton no sé si parecía sorprendida o decepcionada de que mi nuevo novio no supiera por completo de su existencia. Me interpuse al medio, antes de que ellos hicieran una escena aún más dramática que la que yo estaba montando con el castaño claro momentos atrás y puse mi mano en el pecho de Nat para que se detuviera. —Esto es completamente innecesario —Espeté mirando fijamente a Nat. No, claro que no dejaría que comenzara ningun tipo de riña con Ashton, estaba tratando con un maldito traficante y él no tenía la menor idea de eso. —Puedo explicarlo —Añadí con un vago intento de poder tranquilizar las cosas, sin embargo, estaban bastante lejos de tranquilizarse.
avatar
Mensajes : 1793

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: what a sad, beautiful, tragic love affair ♥.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 27. Precedente  1, 2, 3 ... 14 ... 27  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.