Últimos temas
» love, poem, art:
Hoy a las 3:45 pm por CatCatCat

» en el espacio de tu ser me quiero perder y aprender todos los secretos que esconde tu piel ─
Hoy a las 3:27 pm por Arijp96

» ; 愛 ♥
Hoy a las 2:11 pm por hughes

» still remain in my heart:
Hoy a las 1:40 pm por lalisa

» khiboo in your area ♥
Hoy a las 1:35 pm por lalisa

» rolcito angsty?
Hoy a las 1:30 pm por seraphistols

» ¿Alguien conoce Amino?
Hoy a las 7:52 am por sassybooty

» La inercia de sonreír cuando tú sonríes ♥
Hoy a las 7:19 am por fercaver

» Mi verdadero hogar está en tus brazos
Hoy a las 6:17 am por Arijp96

Afiliados del Foro
Afiliados hermanos 0/5
Directorios y Recursos
Afiliados Elite 0/44

what a sad, beautiful, tragic love affair ♥.

Página 24 de 29. Precedente  1 ... 13 ... 23, 24, 25 ... 29  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: what a sad, beautiful, tragic love affair ♥.

Mensaje por youmakemeglow el Lun Jul 24, 2017 5:18 pm


ASHTON IRWIN.
Claro que era suficiente, por supuesto que era suficiente. Amarnos era mucho más que suficiente y aunque sabía que ella estaba buscando las palabras para a final de cuenta no herirnos, aquellas palabras estaban traspasando mi pecho y rasgándolo como hojas de papel, porque malditamente dolía, dolía saber que ella, entre todo hubiese dejado de creer en nuestro amor. Yo sólo había creído en el amor estando con ella, nunca fui precisamente un romántico empedernido, nunca fui incluso un creyente del felices para siempre, pero con ella, con ella todo resultaba posible, con ella había querido más que un amor verdadero y saber que ya no era suficiente era… me estaba matando, literal y metafóricamente.— Va a funcionar, si lo intentamos, si dejamos las diferencias, si nos damos otra oportunidad. Va a funcionar —Murmuré con la voz quebrada observando entonces como sus ojos tan oscuros como la noche comenzaban a cristalizarse. No podía verla llorar, simplemente no podía, porque saber que era en su mayor parte el culpable sólo hacía que todo dentro de mí se derrumbara ¿Cómo es que habíamos llegado a este punto? Hasta hace dos semanas éramos increíblemente felices, celebrábamos el éxito, las buenas cosas, la buena suerte, y el estar juntos, definitivamente siempre celebraríamos el permanecer juntos. Entonces ahora no encontrábamos frente al otro discutiendo si nuestro amor era lo suficientemente grande como para seguir o para simplemente desistir y rendirnos respecto a nosotros de una vez por todas. Mi mano aun en su mejilla acarició con delicadeza la misma. Extrañaba su suave tez, extrañaba su olor, extrañaba su hermosa voz susurrándome cuanto me quería. Jodida mierda, estaba destrozado y sólo hasta ahora veía perfectamente el panorama. No quería perderla, no podía perderla.

Pero parecía que la batalla comenzaba a perderla. Porque por supuesto no era fácil, pero tampoco era imposible. Sólo debíamos poner un poco más de nosotros, teníamos una última oportunidad, la tercera en la lista ¿Acaso no podíamos intentarlo? Rogué que su rostro no se alejara del mío mientras me acercaba cada vez más a su boca tersa con la cual había alucinado las últimas semanas, pero uno de mis mayores temores se hizo realidad y fue entonces que su cuerpo se alejó del mío haciéndome sentir enseguida aquella sensación de vacío, recordándome una vez más en la posición que estábamos y que no era tan sencillo.— Las oportunidades existen y tú y yo nos merecemos otra, Nina. —Le dije en un tono suave, sorpresivamente para mí no alterándome al respecto, tenía que hacer las cosas bien, definitivamente no había espacio para un error más. Di algunos pasos en la dirección que ella se había alejado, pero decidí respetar su espacio quedándome a unos tres metros de ella.— Nuestro amor lo merece —Bisbisé con una especie de nudo imaginario en la garganta. Jesús, quién me habría dicho que esto iba a doler tanto, porque antes, cuando se había acabado hacia un par de años, había sido distinto, porque nos amábamos, sí, pero no habíamos vivido tantas cosas, que hasta el sol de hoy habíamos vivido y que sin duda habían hecho crecer a un mil por ciento lo que sentía por ella. No quería a nadie más, quería a Nina Dobrev en mi vida, fuese como fuese. El “Amarte para siempre” Me dio un respiro y parpadeé en su dirección. Uno no podía estar tan roto y luego sentir aquél soplo de esperanza.— Entonces, quiere decir que ¿Si es posible? —Pregunté en referencia a lo nuestro.— ¿Podría ser suficiente? —Cuestioné sintiendo que una especie de sonrisa se levantaba de mis labios. Nunca la esperanza fue tan reconfortante.


Estaba seguro que por supuesto no era lo mejor por ahora, pero decidí que quizás si era cierto que ella necesitaba un espacio. Iba a hacer las cosas bien. Murmuró mi subconsciente y aunque mi parte más controladora me dictaba que no le diera espacio para nada y que le hiciera entender que separados sólo seríamos más miserables, cumpliría su voluntad, momentáneamente, aunque doliese como el infierno. Respiré con algo de pesadez llevando ambas manos a mi cabello y echándolo hacia atrás, luego bajé mi cabeza y en un gesto de resignación elevé mi mirada hacia ella.— El amor espera ¿no? Tú eres la única clase de chica con la que quiero estar. Así que, te daré tu espacio, aunque me esté muriendo por dentro, aunque duela profundamente. Mereces tu espacio —Susurré viéndola a los ojos ahora ella más cerca de mí. Estaba seguro que durante mucho tiempo nunca había dolido tanto su cercanía, porque aquello me carcomía y sí, como se lo había confesado me estaba matando, pero podía soportarlo, iba a hacerlo. Aunque llegase a la casa y tuviera que beberme muchas botellas de vodka sólo para aliviar el dolor que no tenerla significaba.— Esto es una especie de adiós ¿No? —Pregunté observándola a los ojos una vez más. Me incliné para besar su mejilla suavemente dejando mis labios en un sello húmedo y posterior apartamento de su boca de cerez.— Gracias a ti por escucharme. Al menos necesitaba saber que podíamos estar en la misma habitación y poder hablarnos. Más que el amor de mi vida, también eres mi mejor amiga ¿No? —La nostalgia quedó impregnada en mi voz mientras una sonrisa débil aparecía en mis labios. Con un asentimiento de cabeza di algunos pasos hacia la puerta donde me detuve al abrirla y la miré desde la distancia sin decir nada. Tragué saliva y con un respiro pesado chasqueé mi lengua.— Al diablo —Me acerqué a ella rápidamente y tomé su rostro entre mis manos para plantar en su boca dulce y tersa un profundo beso, llevando mis manos más cerca de su cuello y sosteniéndola con posesión. Un recordatorio de cuan mía era. Al separarme acaricié su mejilla.— Descansa, y aprovecha tu espacio. Sabes que no te desharás de mi tan fácil —Embocé una sonrisa guiñando mi ojo en respuesta y así, segundos después darme la vuelta y abandonar aquél apartamento. 
avatar
Mensajes : 4078

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: what a sad, beautiful, tragic love affair ♥.

Mensaje por agelessbloom el Lun Jul 24, 2017 10:36 pm


NINA DOBREV.
Podía notar como de un segundo a otro los ojos de Ashton tomaron un nuevo brillo con el cual definitivamente no había llegado a mi hogar en el momento que comenzamos hablar acerca de qué nos depararía el futuro. No podía asegurarle con completa totalidad si es que el futuro se trataba de ambos cabalgando hacia el atardecer, sin embargo, en este momento de lo que más estaba segura era de que no quería cerrar esa posibilidad ahora, no por completo. No estaba en posición, ni tenía las fuerzas para cerrarle la puerta a nuestro amor. Por eso estaba sorprendida y agradecida con que Ashton aceptase mi propuesta sin más, para ambos era difícil, pero sabía que él tarde o temprano comprendería el por qué de mi decisión, la cual no tenía ninguna intención de herirlo. — No quiero que esto siga hiriéndote, Ash. — Musité con una sensación agridulce. Como había dicho, lo que menos quería con todo esto era hacerle más daño, ambos ya habíamos tenido suficiente. — No significa que tengamos que ignorarnos, aún podemos estar en la vida del otro. Sé que nos extrañaremos. — Agregué, intentando esbozar una media sonrisa en su dirección. Y no, por supuesto que no diría que podríamos quedarnos como amigos, porque Dios sabía que aquello nunca funcionaría entre nosotros. Solamente esperaba elevar una bandera blanca entre nosotros, nunca he querido que estemos fuera de la vida del otro y ahora no sería la excepción. — Una especie de hasta pronto. — Contesté, encogiéndome de hombros. No pude evitar sonreír en el momento que me nombró también como su mejor amiga, y claramente, entendiendo que mi idea con todo esto es que no tuviésemos una guerra fría entre nosotros en el momento de dejar de ser pareja. Como había pasado en nuestra experiencia anterior. — Por supuesto. — Respondí sin quitar la sonrisa de mis labios. Vamos, el universo completo conocía a Ashton Irwin y podía saber con totalidad que la decisión que estaba tomando iba totalmente al contrario de lo que él haría. Sabía que de alguna manera Ashton había madurado en todo este proceso, obviamente ya no era el mismo tipo que yo conocí, sin embargo, este era un terreno totalmente distinto. Nunca había sido tan poco egoísta como ahora, y en ese momento supe que había tomado la decisión correcta en no cerrarle la puerta a nuestro amor.
 
Fruncí mi entrecejo en el momento que maldijo sin comprender, pero en unos segundos tenía su boca suavemente presionada contra la mía, lo cual me capturó por sorpresa claramente. Muy dentro de mí sabía que esto no era lo mejor para el “espacio” que nos esperaba a la vuelta de la esquina, pero de alguna manera esta vez no pude separarme de él. Mis manos se acoplaron instintivamente en sus muñecas, a la par que mis labios se movieron suavemente con los suyos. Y pude jurar que en el momento que Ashton tomó distancia de mí, tardé unos segundos demás en abrir mis ojos para volver al aquí y ahora. Parpadeé un par de veces, observándolo casi hipnotizada cuando aún nos separaba poca distancia y luego me obligué a terminar aquel transe. Asentí con mi cabeza a sus palabras, inevitablemente dándole una sonrisa divertida a su acotación. — Creo que he tenido eso claro desde que nos conocimos. — Respondí con la misma diversión, para luego quedarme en mi lugar y verlo marcharse en silencio.
 
Cuando cerró la puerta tras de su espalda, literalmente expulsé todo el aire que mis pulmones contenían ¿Qué se suponía que hiciese ahora con todos estos sentimientos? ¿Por qué Ashton tenía que venir y actuar por primera vez en su vida como el chico bueno de la historia? Jesús. «Nina, estaré en veinte minutos fuera de tu edificio!» Deslumbró mi celular en su pantalla luego de vibrar. Dave prácticamente ya venía en camino aquí y yo ni siquiera podía completar una frase coherente, menos tendría ánimos para una cita en estos momento. No podía cancelarlo ahora, él era la razón por la cual Ashton no había violado su libertad condicional y en su lugar nadie hubiese hecho ese sacrificio. Rápidamente escogí mi atuendo, para luego cepillar mi cabello que caía liso, y como siempre, maquillaje natural. Vi la hora y bajé de mi departamento, para encontrarme exactamente con Dave fuera de este mismo. Tomé una amplia bocanada de aire y luego esbocé mi mejor sonrisa hacia él, para adentrarme en su auto e intentar lucir lo menos afectada posible, o bien, lo más natural y relajada que se me permitiese. Sin embargo, a medida que la cita se desarrollaba, me sentía más y más culpable por estar dándole falsas expectativas a Dave, ya que él no merecía esto. Sabía a ciencia cierta que no podía estar con nadie en este momento, menos ahora luego de lo que había sucedido con Ashton, así que lo mejor era ser sincera. — Entonces ¿puedo pasar? — Preguntó cuando nos encontrábamos fuera de la puerta de mi departamento, una vez de vuelta de la cita. Bien, debía hacerlo, y no era lo mejor decirlo en el pasillo. Una vez que cerré la puerta tras mi espalda, me quedé de pie observándolo un poco ¿arrepentida? ¿Culpable? No podía decirlo con seguridad. — Dave, creo que debo hablar contigo y ser honesta. — Comencé. Su expresión era una mezcla de decepción, pero no sorpresa… ¿Acaso él había sonreído? — Lo noté durante la cena, Neens. No debes hacer esto, sé que no quieres. — Bien, ahora yo estaba confundida. — No debes preocuparte por mí, yo comprendo. Quizás siempre tenté a mi suerte con esto, pero debía intentarlo de todas formas. — Dicho esto, se acercó a mí dejándome completamente sin palabras. Besó mi mejilla amigablemente y volvió a darme una sonrisa. — Realmente espero que seas feliz. — Finalizó.
avatar
Mensajes : 2433

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: what a sad, beautiful, tragic love affair ♥.

Mensaje por agelessbloom el Lun Jul 24, 2017 11:22 pm

LIAM HEMSWORTH.
Deslicé mi lengua sobre mis labios en el momento que Demi hablaba frente a mí, luciendo una especie de diosa intocable, al menos intocable para mí. Sin embargo, ella había accedido a tener otra charla conmigo porque, como sabrán, las cosas habían salido muy mal la última vez que nos habíamos visto las caras. Iba a responderle algo a la castaña, sin embargo, una voz alterada me interrumpió en el momento, era su hermana quién se nos unía cual invitada no deseada. Hice un mohín que no me molesté en ocultar ante su intromisión y respondí con naturalidad ante su pregunta: — Claramente, vine a hablar con Demi. Creí que ya habíamos dejado eso en claro. — Estaba seguro que nunca me aburriría de usar ese tono de «soy mejor que tú, y estás debajo de mí», aunque no era muy satisfactorio usarlo por quién creía que sería mi cuñada por el resto de mi vida. De todas maneras, me rehusaba a dejarme a pasar a llevar cuando había tomado todo de mí para aparecerme aquí, mucho más con toda esta situación que me estaba rodeando. No pude evitar rodar mis ojos cuando la ahora molesta Dallas seguía con todo este asunto de ignorarme, es decir, ¿qué pasaba por su cabeza? Cualquier hombre en su sano juicio no estaría haciendo esto, pero aquí estaba yo prácticamente como un tarado siguiendo el trasero de Demi después de haber sido dejado y humillado por las decisiones que había tomado. Jesús, que mujer más extraña. — Vamos. — Le respondí a la mujer que sabía que me seguía perteneciendo, luego de asentir con mi cabeza. Intenté simplemente ignorar la multitud dentro de lo que parecía una ceremonia, la hermana de Demi (ya que, siendo yo, iba a darle alguna mirada de “gané”) y obviamente, la situación de que si Demi se estaba casando o no. Seguí a su pequeño cuerpo hasta donde al parecer tendríamos privacidad, y me di el placer de observar como sus caderas se contoneaban con cada paso que daba ¿Qué puedo decir? Seguía siendo un hombre que la amaba con locura y, además de eso, la extrañaba como no creía posible. La observé fijamente, leyendo su lenguaje corporal como únicamente yo podría hacerlo y asentí ante su aseveración de que debíamos aclarar las cosas. Por supuesto que lo hacíamos, ese era todo el punto en que yo estuviese haciendo un ridículo de mí mismo durante toda esta velada.

En defensa de tu tonto representante, puedo asegurar que soy una persona bastante persuasiva. — Le dije con un tono que quitaba un poco la tensión del ambiente y, acto seguido, me encogí de hombros.  Intenté relajarme para no demostrarle lo cuan ansioso me encontraba, sin embargo, aquella tarea fue literalmente imposible cuando ella nombró a Travis su primo. ¿Tu qué? ¡¿Tu primo?! Pregunté elevando mi voz unos cuantos decibeles. ¿Travis? ¿Su nombre no es Bob? — Pregunté nuevamente casi por inercia. Porque sí, allá afuera había olvidado prácticamente todo, pero en este momento me volvió como un flashback milagroso aquella nota que vi ese maldito día en su organizador semanal. Cristo jodido, si él no era Bob ¿quién mierda era Bob? Esto se estaba tornado más confuso con tal los segundos pasaban. Tragué saliva mostrándome aún más ansioso de lo que me gustaría admitir, miré hacia el techo y respiré hondamente. — Entonces ¿quién jodidos es Bob si él no lo es? — Pregunté, sintiendo que prácticamente me encontraba en una broma de cámara indiscreta. 

Fruncí el ceño observándola, confundido como sólo yo podía estar en esta situación y contraataqué en ese mismo momento. — Tú debes decirme de que se trata todo esto, Bob no es Travis y no es tu amante, sino que tu primo. Jesús, Demi. — Maldije por lo bajo, descendiendo mi mirada mientras llevaba una de mis manos a mi cabello e intentando encajar aunque fuese una pieza este rompecabezas dentro de mi cerebro. Sin embargo, antes de tener aunque fuese un panorama de todo esto, las palabras de Demi desconectaron todos mis sentidos y me hicieron elevar mi vista hasta encontrarse con sus ojos chocolate observándome con una reacción que no podría descifrar. — ¿Qué fue lo que dijiste? — Pregunté completamente anonadado. Compartirla con nuestro hijo. No podría decir qué era lo más bizarro de esa frase ¿Teníamos un hijo? ¿Compartirla con él? — Cristo jodido, creo que voy a vomitar. — Dije tragando saliva, sin poder hacerle frente a la situación como quisiera. Simplemente era mucha información en tan poco tiempo, no estaba entendiendo nada. Me acerqué a la castaña, tomándola de sus brazos suavemente con la intención de que me sacase de este calvario en el cual me encontraba. — Demi, nena. Necesito saber de qué mierda estás hablando. Me estoy ahogando aquí. — Le rogué, aún sintiendo nauseas en mi estómago. Mis manos seguían tocando aquella tela que me separaba de su tez, cuánto daría por arrancarla en este momento y poder quitarnos a ambos toda la ansiedad y confusión que nos había traído este episodio. Pero debía concentrarme. — ¿De qué hijo estás hablando con quién no te quiero compartir? Pregunté, sabiendo que de alguna manera mi ataque de pánico estaba haciéndole sentir lástima a mi amada, pero no podía ocultar lo enfermo que todo esto me estaba haciendo sentir. ¿Cómo piensas que yo haría- ugh. — Mascullé, soltando su pequeño cuerpo de mis manos y sacudiendo mi cabeza para encontrar un poco de paz. — Encontré esa mañana una nota en tu organizador semanal, la cual decía que tenías una cita con un tal Bob. — Comencé, recapitulando todo lo que había pasado en este tiempo. — Cuando te pregunté acerca de esto actuaste muy rara y, sé que no debería hacerlo pero sabes lo idiota que soy, entonces te seguí y te encontré con… Travis. — Continué. — Luego, te encaré porque me estabas engañando y tú me pediste que te compartiera, que lo amabas tanto como a mí… Nunca me había sentido peor en mi vida, Demi. Me he obligado a vivir sin ti todo este tiempo, pero es imposible, prefiero que me quiten un brazo… y hoy, sólo vine a decirte que hiciéramos un trato, no lo sé, algo para volver a tenerte en mi vida. — Le aclaré, con una voz neutra.
avatar
Mensajes : 2433

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: what a sad, beautiful, tragic love affair ♥.

Mensaje por youmakemeglow el Mar Jul 25, 2017 9:48 pm

DEMETRIA LOVATO.
Una parte de mí no entendía porque a Liam le parecía una especie de sorpresa el hecho de que Travis fuese mi primo, además ¿Qué tenía que ver Travis en todo esto? Además de la retorcida idea de quién sabe de dónde la había sacado respecto a una boda mía con Travis ¿Acaso Liam estaba delirando? Fue entonces que el nombre de Bob se hizo presente haciendo de aquello aún más confuso. Negué con mi cabeza rápidamente intentando comprender que era lo que él estaba diciendo, no habían piezas siquiera, porque nada tenía sentido ¿Qué tenía que ver Travis o siquiera Bob entre nosotros? Nada, absolutamente nada, y él parecía señalarlos como los principales culpables o algo por el estilo. Fruncí el ceño mientras la pregunta de quién era Bob llegaba a mis oídos. Bien, le diría quién era Bob, sólo para descifrar cual era el rumbo de todo aquello.— ¿Bob? Liam, Bob es mi ginecólogo —Respondí con una mueca de desconcierto plasmada en mi cara. Confusión, sí, definitivamente estaba confundida.— Pero ¿Qué tiene que ver Bob y Travis en todo esto, Liam? —Pregunté con cierta frustración mientras lo observaba fijamente, él definitivamente no se encontraba bien, su mirada estaba presente en una señal de confusión, como si nada de lo que estuviese diciendo tenía sentido. Pero definitivamente nos encontrábamos en el mismo plano, incluso me atrevería a decir que yo más que él. Fue entonces que la palabra “Amante” salió de sus labios y casi me atragante con mi propia saliva. Tosí y fruncí el ceño rápidamente.— ¿Amante? —Pregunté abriendo mis ojos como platos.— Espera un momento —Comencé diciendo mientras elevaba mis manos y negaba con las mismas. En aquél momento solté, inevitablemente una risa incrédula, porque a pesar de que todo era muy confuso alguna pieza encajó en aquél momento.— ¿Estás aquí porque crees que tengo un amante? ¿Es eso? ¿Piensas que Travis es mi amante? Como crees que yo… —Las palabras que salieron atropelladas de mis labios se quedaron en el aire, pues su expresión al mencionarle la palabra “Hijo” Cambió por completo, como si nunca en su vida lo hubiese escuchado. 

Que el cielo me ayudase a entender, porque de las muchas veces que me había imaginado algún tipo de conversación posterior a nuestra separación, nunca imaginé algo parecido ¿Cómo es que Liam actuaba como si no supiera de lo que le hablaba? ¡El mismo había dicho que no podía compartirme! Aunque, un momento. Lo observé fijamente mientras él, intentaba de alguna manera comprender al igual que yo la situación. Sentí como sus manos sostenían con suavidad mis brazos y al sentirme tan vulnerable ante su cercanía tragué saliva. El definitivamente se encontraba sorprendido, él no entendía nada y podía verlo en sus ojos. Comprendía ahora que Liam y yo no estábamos en el mismo canal.— Soy yo la que no comprende de qué estás hablando. Liam, yo no tengo un amante, nunca lo he tenido, ni mucho menos lo tendré —Aclaré de una vez, aprovechando la oportunidad y a pesar de que no era precisamente la pregunta que Liam me había hecho me apresuré a negar con mi cabeza. Él jodidamente no sabía de lo que le estaba hablando ¿Cómo era posible? La miré a los ojos, él se veía tan vulnerable, tan desconcertado, lleno de temor, que no supe describir todas las emociones que atravesaron mi pecho en aquél momento ¿Era posible que Liam no supiese de mi embarazo? ¿Entonces que había sido todo aquello que me había dicho aquella vez en su apartamento? Me apresuré a aclarar.— Del nuestro, Liam. Hablo de nuestro hijo —Dije en un tono suave al momento que él se apartaba de mí.

La explicación concisa de sus palabras llegó enseguida y definitivamente tuve la oportunidad de unir las piezas en mi cabeza. No podía creerlo, no podía siquiera asimilar un malentendido tan tonta, tan absurdo ¡El pesaba que yo tenía un amante! Él realmente pensaba que cuando me había hecho escoger entre ellos dos, había escogido a otro hombre. No sabía si sentirme ofendida y molesta respecto a ello o más bien soltar una fuerte carcajada. Era una completa y absoluta locura. Mientras las últimas palabras salían de sus labios, aquellas de que prefería que le cortaran un brazo me aproximé a él tomando sus mejillas cubiertas de barba entre mis manos y lo obligué a mirarme a los ojos.— Liam, Liam —Lo interrumpí negando con mi cabeza.— Estoy embarazada, Liam —Sentencié, consciente de que él definitivamente no lo sabía.— Estoy esperando un hijo, un hijo tuyo y mío —Terminé de aclarar, porque con sus ideas retorcidas podía incluso pensar que era de otro hombre. No podía creer que habíamos sido tan miserables durante todo aquél tiempo sólo por un maldito malentendido.— Aquella nota en mi organizador era mi cita con Bob, mi ginecólogo, porque comenzaba a sospechar que estaba embarazada, ese día me encontré a Travis, él sólo me acompañó y después se fue. Para esa tarde, en tu apartamento estabas algo ebrio y pensé que alguien te lo había dicho, me decías que como podía hacerte esto, y luego, ya sabes la historia. —Murmuré acariciando sus mejillas sin despegar mi mirada de la suya sintiendo que una especie de nudo fuerte se formaba en mi garganta, porque a pesar de sentirme decepcionada y molesta, además de ofendida por el hecho de que él creyera que yo lo engañaba, el profundo amor que sentía por él fue capaz de eclipsar todo. Viendo una especie de luz al final de aquél tormentoso túnel.— Pensé que te referías a nuestro hijo, cuando decías que no podías compartirme. Liam, sólo sería capaz de amar a un hijo nuestro tanto como te amo a ti —Mi voz en aquél momento prácticamente se quebró, abrumada por las emociones, sintiendo que todo era demasiado para mí y consciente que demasiadas hormonas haciendo de las suyas en mi interior eran participes en aquél momento. Con mis ojos cristalizados me separé de él suavemente, negando con mi cabeza de forma leve.
avatar
Mensajes : 4078

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: what a sad, beautiful, tragic love affair ♥.

Mensaje por youmakemeglow el Mar Jul 25, 2017 11:11 pm


ASHTON IRWIN.
Posé una de mis manos en la comisura de mis labios mientras abandonaba el edificio donde se ubicaba el apartamento de Nina. El ser consciente de que ella me había dado una especie de luz amarilla, es decir, una oportunidad latente, una chance, una esperanza de que en cualquier momento las cosas podía volver a tomar su rumbo no podía ser más reconfortante para mí. Me había propuesto, entre toda mi locura y obsesión con el control y principalmente con Nina, tenía que tomar mejores decisiones, ser capaz de controlarme, ser capaz de poder asumir las responsabilidades y comportarme como un adulto que era, porque tenía que ser realista conmigo mismo y lo cierto era que durante mucho tiempo había tomado un sinfín de malas decisiones. Y esas mismas malas decisiones eran las que me habían hecho cambiar muchos aspectos importantes de mi vida, como cuando decidí que estar involucrado con las drogas era sin duda un camino errado, como cuando decidí no consumirlas más, cuando decidí que podía poner algo de mí para liberar a una inocente y cuando, por ella, por Nina, había desintoxicado mi vida de personas que al final del día sólo me llevaban a un abismo. Las malas decisiones estaban, sí, pero el reconocerlas, asumirlas y afrontarlas era parte de la evolución que estaba dispuesto a tomar. Y sabrán que no era precisamente una persona madura del todo, porque vamos, era impulsivo y controlador, además de tonto en la mayoría de las veces. Bien sabido era que un punto de mi vida había creído que las cosas giraban en torno a mí y me tomó algo de tiempo darme cuenta que habían varias cosas en el mundo que importaban más que sólo pensar en mí mismo. Jesús, era increíble de muchas maneras como errores que te hacían sentir en el hastío te hacían cambiar tu percepción de las cosas.

(…) Michael se colocó frente a mí en la barra, a unas cuantas horas de la apertura del bar. Su rostro era algo que apenas parecía descifrar. Parecía nervioso, quizás temeroso.— ¿Qué te pasa? —Pregunté con ligera diversión mientras deslizaba un pañuelo húmedo por la barra con la intención de limpiarla. El pasó una mano por su cabello, aun nervioso, conociéndolo, él estaba buscando las palabras apropiadas para decirme algo.— Eh ¿Qué has roto esta vez? —Pregunté cruzándome de brazos con un gesto de sorna, porque él quizás era el ser más infantil sobre la faz de la tierra.— Viejo, no quiero que pierdas la cabeza —Comenzó diciendo, él realmente parecía que debía decirme algo importante, entonces aclaró su garganta y se encogió de hombros posteriormente.— No puedo simplemente no decírtelo, así que venga: Hannah me contó que Dave le contó que hoy tendría una cita con Nina —Las últimas palabras después del nombre de la chica con la cual estaba saliendo fueron dichas de forma rápida, pero aquello no evitó mi reacción, que luego de un exagerado.— ¡¿Qué?! —Rodeé la barra para llegar hasta mi amigo de cabellos rubios quién negó con su cabeza posteriormente.— No sé viejo, parece que tendrían una cita, no sé dónde, siquiera Hannah lo sabía, pero —Una vez más elevó sus hombros, parecía que una especie de código de amistad era lo que lo había obligado a decírmelo, pero aun parecía inseguro, porque él podía ver mi rostro, él podía comprender mi cólera, él estaba consciente de que yo quería matar al imbécil de Dave, ese tipo, ese maldito tipo se estaba buscando su pase directo a un ataúd.

—¿Eres consciente de que esto es una locura, no? —Espetó Luke mientras subíamos las escaleras rumbo al apartamento de Nina, sí, era una locura, pero yo debía ver que estaba sucediendo, o al menos saber si estaban ahí.— Ella no puede venir y salir con un tipo, precisamente ese tipo, cuando llevamos apenas unas semanas de terminar. Malditamente no —Comenté con cierto enojo y nostalgia. Entendía que nos habíamos dado un tiempo, pero joder, era demasiado para mí tener que saber que estaba viéndose con ese tipo, y todo en una cita.— Tú te besaste con una chica y ni siquiera habían terminado —Murmuró Luke consciente de que aquello me haría explotar y giré a verlo antes de pisar el último escalón.— Alison me besó a mí ¿Bien? Y sólo fue un momento de vulnerabilidad —Espeté y él me tomó del brazo.— Regresemos, esto es una locura —Me miró fijamente a los ojos, haciéndome de alguna manera entender que de verdad era una locura.— A ella parece que realmente le gusta él, no sé, todo esto es muy confuso para mí, Luke. Sólo necesito comprobar que no la está besando, que no pretenden follar o que se yo. Sólo necesito ver —Respondí con algo de resignación y él volvió a halarme.— Ashton —Bisbisó con impaciencia, solté su agarre y finalmente llegué al piso donde Nina residía. Me encaminé hasta la puerta y coloqué mi oreja en la misma, escuchando las voces de ambos pero sin poder descifrar que decían.— Están adentro —Murmuré en voz muy baja a Luke.— Le tocaré, necesito pedirle algo —Inquirí con el mismo tono de voz y Luke negó con su cabeza rápidamente.— Vámonos —Espetó.— No, no, debo hacer algo. Debo tocarles y salir corriendo, así si se están besando se separan —Murmuré como un plan maestro, entre mi desespero y lo más parecido a la locura.— Basta, no harás nada. No iremos —Respondió mientras me halaba y yo di un paso de regreso a la puerta. Él se sostuvo de una pared con fuerza y no me permitió avanzar pues de alguna manera se había subido a mi espalda.— No irás a ninguna maldita parte. Nos vamos ahora Ashton —Volvió a hablar en un susurro.— Sólo necesito separarlos —Insistí intentando zafarme. 
avatar
Mensajes : 4078

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: what a sad, beautiful, tragic love affair ♥.

Mensaje por agelessbloom el Jue Jul 27, 2017 8:20 pm


NINA DOBREV.
Pestañeé un par de veces observando a Dave sin entender ¿qué era lo que él quería decir? ¿O a qué se refería precisamente? Tomé un poco de aire, recapitulando la cena que habíamos tenido aquella velada viendo si en algún momento fui maleducada o algo por el estilo, me sentiría horrible si ese fuese el escenario. — Dave, ¿en algún momento yo-? — Comencé, viéndolo chistar con su lengua en respuesta y teniendo una expresión amigable en su rostro. — Nina, fue una gran cena, pero es sólo eso. — Dios me perdone, pero yo seguía sin entender a este hombre ¿acaso todos se habían coludido en mi contra para dejarme más confundida de lo que ya andaba por la vida? — Es sólo que… creo que necesito estar sola. Eres un gran chico y no quiero hacerte daño. — Continué. Unos escasos minutos de charla con Dave después ya todo estaba dicho, él comprendía que yo aún no sanaba ni resolvía los asuntos que tenía con Ashton y el que intentásemos algo solamente estaría condenado a fracasar. Finalmente, nos dimos nuestros respectivos adiós y buenas noches, para ir a dejarlo hasta la puerta de mi departamento. Abrí esta misma con una sonrisa en mis labios se borró instantáneamente en el momento de ver la escena que me esperaba fuera de mi hogar. Fruncí el entrecejo sin comprender qué hacían Ashton y Luke en el pasillo de mi edificio, y más aún, qué hacía Luke encima de Ashton gritándole no sé qué cosas mientras el castaño respondía otras cosas que tenían aún menos sentido. Miré de soslayo a Dave para confirmar que no estaba alucinando este freak show y por la expresión que el pelinegro tenía descarté que estuviese volviéndome literalmente loca. — ¿Qué es lo qué sucede aquí? — Pregunté, aún mirando la escena con extrañeza. Cuando los dos chicos escucharon mi voz prácticamente se pararon en seco, mirándome como si fuese una especie de fantasma. Bien, más Luke que Ashton en realidad.
 
El rubio bajó de la espalda de Ashton intentando parecer natural, o hacer de esta situación algo normal, pero estaba segura que ni él podía entender qué estaba pasando con claridad aquí. — ¡Nina, tanto tiempo! — Exclamó con una falsa emoción, acercándose a mí para darme un abrazo. Me soltó de su agarre y posteriormente observó a Dave con un poco de recelo. — Bien, no es personal pero soy el mejor amigo de Ashton entonces comprenderás que no me caes bien. — Fueron sus palabras al pelinegro que también parecía bastante confundido con la situación, sin embargo, no emitió ninguna palabra y sólo se encogió de hombros. — Y bien ¿qué tal has estado? ¿Cómo va la vida? — Preguntó, intentando hacer alguna charla intrascendente. Jesús ¿acaso había perdido el juicio? Agité mi cabeza en forma de negación, estoy segura que también levanté las manos por la frustración que el rubio me estaba haciendo tener y luego los miré a ambos acusadoramente. — ¿Qué les sucede a ustedes dos? ¿Por qué actúan tan raro? — Pregunté, aún con mi ceño fruncido porque ninguno de los dos parecía dispuesto a cooperar con un poco de la verdad, ya que me era prácticamente imposible creer que Luke estaba aquí solo para preguntarme como me ha ido en la vida. — ¿Acaso es un delito que te haya extrañado? Jesús, solamente quería pasar a saludar. — Agregó Luke, esta vez fingiendo haberse sentido ofendido. Solamente respondí dándole una mueca incrédula y levantando una de mis cejas, porque el rubio ni siquiera tenía una excusa válida.

Bien, debo hablar algo con Ashton… ustedes dos entren ahí. — Les dije eventualmente a Luke y Dave, haciendo alusión a que entrasen a mi departamento para dejarme a mí y Ashton a solas en el pasillo. En el momento que cerraron la puerta, me giré quedando frente al castaño y cruzando mis brazos sobre mi pecho con una mirada un poco acusadora. — ¿Esto es lo qué creo que es? — Pregunté, porque las posibilidades de que Ashton supiese de que tenía una cita con Dave eran muy bajas, pero vamos, conocía al chico mucho más de lo que me gustaría. — Porque ambos tenían una coartada muy mala… ni siquiera la tenían, no es difícil poner las piezas juntas. — Le expliqué, encogiéndome de hombros. Di un pequeño suspiro y di unos pasos hacia él, mirándolo con mis grandes ojos que pedían un poco de cooperación. — No puedes hacer esto, Ash. Es malo para nosotros. — Hice una pequeña pausa y lo pensé otra vez. — Y aparte es raro. — Eso lo dije con diversión, haciendo que una suave carcajada saliese de mis labios. Posteriormente compartimos una sonrisa y bufé con un poco de nostalgia, sin embargo, algo me decía que ambos sabíamos que esto era lo mejor para ambos. — Agradezco la preocupación… pero no deberías hacerlo, no es correcto. — Agregué, deslizando mi lengua sobre mis labios. Nuestras miradas no soltaron al otro en aquel momento de silencio que nos embargó, sin embargo, reaccioné antes de hacer algo estúpido. — No confío en que estemos a solas, lo siento. — Le dije, apretando mis labios con diversión finalmente para luego tocar la puerta de mi departamento, gritándole a los muchachos que ya podían salir. Abrieron la puerta de esta misma, diciendo que no habían escuchado nada y esas cosas, lo cual solamente me hizo rodar los ojos con diversión. — Ahora, váyanse los tres. Esto fue muchas rarezas para mí en tan poco tiempo. — Finalicé con una sonrisa divertida.
avatar
Mensajes : 2433

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: what a sad, beautiful, tragic love affair ♥.

Mensaje por agelessbloom el Jue Jul 27, 2017 9:09 pm


LIAM HEMSWORTH.
Bob es mi ginecólogo. Esas fueron las primeras palabras de Demi que se impregnaron en mi corteza como si fuesen un tipo de parásito que no quisiera dejarme en paz. Claro, porque se repetía una y otra vez. La razón era simple ¿Tenían idea de todo lo que me podría haber ahorrado el saber aquella minúscula información? ¿Por qué ella simplemente no me pudo decir que era su condenado ginecólogo en vez de actuar raro? Jesucristo, si antes sentía que iba a vomitar, ahora estaba comenzando a ver puntos negros en todas partes, estaba casi seguro que iba provocarme un desmayo todo este destape de información que estaba obteniendo. — Actuaste sumamente extraño, luego te pregunté y me dijiste que lo amabas ¡Que te compartiera! Jesús ¿qué más podía pensar? Nunca nombraste a un ginecólogo o algo así. — Comencé a responderle, frustrado e incluso un poco exaltado debido a que no podía entender cómo es que toda esta situación había pasado por delante de nuestros ojos y ninguno pudo arreglarla como correspondía. Tomé una amplia bocanada de aire y comencé a contar, para darme cuenta que estaba vivo o algo por el estilo. Uno, dos, tres. Cristo, me estaba ahogando en un vaso de agua. No obstante, las palabras de Demi me hicieron elevar la mirada para dar con la suya. Ella nunca había tenido un amante. Y estaba seguro que me podrían decir que había ganado un nuevo auto, una nueva copa, un nuevo premio, cualquier mierda por el estilo, pero aquella noticia iba a ser la mejor que tenía por el resto del día. — Oh santa mierda, no sabes lo bueno que es oír eso. — Dije expulsando bastante aire de mis pulmones, como si de alguna manera, pudiese expulsar todo el peso que había estado acarreando sobre mis hombros desde que Demi se había marchado.
 
¿Nuestro hijo? — Repetí observándola, nuevamente sin entender. Bien, habíamos dejado en claro que Demi no había estado saliendo con otro tipo o engañándome, y de alguna manera me sentía pisando tierra nuevamente. Sin embargo, cuando ella comenzó a hablar otra vez de cosas que no entendía, otra vez vino este ataque de pánico que estaba seguro y no me abandonaría en ningún momento cercano. — ¿Estás… qué? — Pregunté, frunciendo el ceño a la par que otra vez no comprendía lo que sucedía ¿acaso me estaba tomando el pelo? ¡Un poco de ayuda por aquí! — Demi, yo… ¿qué jodidos? — Comencé a balbucear, sin embargo, preferí callar mientras la castaña intentaba calmarme con su tono autoritario pero neutralizador para poder -de una vez por todas- explicarme a que se debía toda esta confusión. Porque estaba seguro que el universo sabía que si alguien lo hacía rápido yo iba a tener una aneurisma o un ataque cardíaco. Entonces las piezas comenzaron a encajar en mi cabeza, tenía sentido que Demi estuviese actuando extraño, ella estaba sospechando un embarazo y por supuesto que no quería decirme nada antes de tiempo. Y luego desde ese punto las cosas simplemente comenzaron a salirse fuera de control.  La observé unos momentos cuando terminó su explicación, Demi estaba perturbada con todo esto y yo no debía seguir actuando como una drama queen, era el hombre y debía ser racional. Tomé aire, intentando buscar un poco de racionalidad muy dentro de mí y fue cuando volví a mirarla, con sus bellos ojos chocolate aguados por algo que nunca debió suceder. Di unos pasos hacia ella, hasta quedar frente a frente y mi pulgar tocó la suave piel de su pómulo que amenazaba con humedecerse. — Esto quiere decir que nunca tuviste un amante y nunca me dejaste por él, y yo sólo fui el idiota impulsivo que siempre he sido ¿verdad? — Pregunté, usando esta vez un tono más apaciguado.

Relamí mis labios, observando a la bella y fuerte mujer que tenía frente a mí, y ahora más que nunca sabía que nunca la quería fuera de mi lado. No tenía idea de dónde había sacado que yo no la apoyaría con algo como esto, pero no me importaba. Malditamente no me importaba nada de aquél problema en este momento. — Por supuesto que esto es una noticia impactante, pero nunca te dejaría sola en algo como así… yo, joder, es una personita que será parte mí y parte la mujer más asombrosa que he conocido en mi vida ¿cómo no querría algo como eso? — Le dije, esbozando una sonrisa hacia ella con el fin de calmar un poco el ambiente. — No sé qué te habrá hecho pensar que yo actuaría de esa forma, pero prometo que voy a remediarlo durante toda mi vida. No te quiero lejos de mí nunca, Demi. — Continué, mientras aún la observaba de frente. No quería llorar, me rehusaba a hacerlo y menos para alterarla. No obstante, no pude resistir estabilizarme en el suelo sobre mis rodillas, quedando mi rostro frente al vientre de Demi. Rodeé con mis brazos su delgada cintura y enterré mi nariz en aquella tela del vestido que cubría su vientre. — Oh diablos, como te he extrañado. — Musité, llenándome con su aroma que tanto recordaba. Y fue ahí cuando sentí mis ojos humedecerse un poco, Demi nunca me había traicionado, nunca se había enamorado de otro hombre porque yo no era suficiente, y más que todo, ella tenía a mi primogénito creándose en su vientre. — Por favor Demi, no me dejes otra vez. Por favor. — Musité posteriormente, sin alejar mi rostro de la castaña.
avatar
Mensajes : 2433

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: what a sad, beautiful, tragic love affair ♥.

Mensaje por youmakemeglow el Jue Jul 27, 2017 11:04 pm

DEMETRIA LOVATO.
No esperaba menos que su sorpresa, o bueno, quizás sí, porque hasta hacia unas horas yo estaba bastante segura de que Liam sabía lo del embarazo y que había sido en concreto el motivo de nuestra separación. Pero Jesús bendito, todo se había tratado de una completa, absoluta y tonta confusión ¿Cómo es que él había pensado que yo lo estaba engañando? Aquello lo iba a hacer merecedor de una patada en la entrepierna, porque definitivamente la duda ofendía. Sin embargo deseché por el momento cualquier pensamiento negativo, debía concentrarme en otra cosa, como por ejemplo en su rostro el cual estaba entre la sorpresa y aquella confusión que se iba transformando en otra expresión. No la descifraba como tal, pero no era algo en su totalidad malo. Me mantuve en silencio mientras él asimilaba la noticia y no iba a negar que sentía una profunda felicidad en mí ser. El definitivamente no había rechazado la idea de nuestro hijo, él no me había dejado por no querer compartirme con el fruto de lo que sentíamos. Definitivamente era una luz brillante y parpadeante al final del túnel y poco a poco sentí que la vida me volvía al alma. Fue entonces que su cercanía volvió a envolverme y cerré mis ojos con suavidad cuando su mano se posó en mi mejilla y su pulgar en mi pómulo, yo no quería llorar, pero me sentía de todas las formas jodidamente emocional ¡Esto era una locura! Yo no podía creer que había estado todas aquellas semanas separados por algo tan ilógico. Abrí mis ojos y asentí con mi cabeza suavemente sintiendo como una leve sonrisa aparecía en mis labios.— Sí, lo de un idiota impulsivo es la única verdad en toda tu frase —Respondí posicionando mi mano en sus brazos sin apartarlo de mí y más bien conteniéndome antes de envolver mis brazos en su cuerpo y hundirme en su calidez, porque lo había extrañado como una loca. Pero debíamos ser racionales y terminar de aclarar todo.
 
Sus palabras me llenaron de la paz que necesitaba, porque él quería a nuestro hijo, porque él estaba impactado, sí, pero una sonrisa adornaba sus labios, una tímida sonrisa que me confirmaba que una especie de felicidad crecía en él. Entonces la tensión se disipó en el aire y pude sentir que la respiración se normalizaba, podía sentir mi cuerpo incluso relajarse porque estaba entrando en un estado de relajación. Estábamos aquí y ahora, era real y estábamos hablando de nuestro hijo. Reí levemente sintiendo la primera lágrima resbalar por mi mejilla, la había querido evitar pero aquello había sido casi imposible. “Durante toda mi vida” y nunca antes unas palabras como aquellas me habían generado tantas felicidad. Limpié mi mejilla con sutileza soltando una leve risa.— Y yo no sé qué te habrá hecho pensar que te engañaba con alguien, que sería capaz de querer a alguien más ¡Y pedirte que me compartieras! —Exclamé prácticamente poniendo mis ojos en blanco pero sin borrar mi expresión de tranquilidad.— Así que estamos a mano. Olvidemos eso. —Susurré llevando mi mano a su mejilla y acariciándola suavemente. Dios mío, uno no podía extrañar tanto a alguien, uno no podía añorar tanto la presencia de un ser humano. Pero aquí estaba yo, sintiendo que mi vida entera le pertenecía a aquél hombre que cuando se arrodilló frente a mí y envolvió sus brazos en torno a mi cintura solté una leve risa sintiendo las demás lágrimas deslizarse. No era tristeza, era la jodida felicidad más grande del mundo. Por supuesto que yo también lo había extrañado, más de lo que él había imaginado.

Luego de un suspiro me arrodillé frente a él tomando su rostro entre mis manos e inhalando con mi nariz debido al llanto que se hacía presente. Acaricié sus mejillas con mis pulgares y lo miré a los ojos embozando una amplia sonrisa, llena de una felicidad desbordante.— No iré a ninguna parte, mi amor. No iremos a ninguna parte —Corregí sonriente mientras llevaba mis labios a sus mejillas y las llenaba de besos, sentí las mismas húmedas y me separé sólo unos centímetros para ladear con mi cabeza.— Olvidemos este absurdo episodio. Tenemos razones más importantes para quedarnos juntos. —Le dije mientras peinaba su cabello con dulzura y arrugue mi nariz llevándola a la suya y acariciándola con delicadeza en aquél beso esquimal mientras nuestros labios se rozaban.— Te amo, te amo tanto y no tienes ideas cuanto te añore, cuanto te extrañé —Susurré cerca de su boca y antes de finalmente acabar con aquella agonía abrí mis ojos para mirarlo fijamente.— Viniste por un trato. Te propongo uno: Quédate para siempre conmigo, conmigo y —Tomé su mano derecha y la lleve con sutileza a mi vientre.— Este bebé que será nuestro. Quédate y nunca más te vayas —Murmuré cerrando mis ojos y finalmente rodeando mis brazos en su cuello y fundiendo su boca con la mía. Había alucinado con tenerlo una vez más de aquella manera y saber que esto era nuestro nuevo comienzo sólo me llenaba de éxtasis. Lo amaba, lo amaba con toda mi alma, con todo mi corazón. Era mi hogar, era el único lugar donde quería estar y nada podía llenarme de más luz. Ya no existía túnel, sino aquél destello alumbrándome y recordándome que las segundas oportunidades si existían y esta era la nuestra. La puerta sonó haciéndome separarme de Liam y lentamente abrí mis ojos. Afuera habría una boda en pocos minutos y apenas era que lo recordaba. 
avatar
Mensajes : 4078

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: what a sad, beautiful, tragic love affair ♥.

Mensaje por youmakemeglow el Jue Jul 27, 2017 11:31 pm


ASHTON IRWIN.
Luke no me iba a dejar malditamente en paz y ahora se encontraba literalmente sobre mí sosteniéndose de alguna pared para impedirme que yo, como un ex novio coherente comprobara si su ex novia –Futura novia de nuevo, el amor de mi vida- estaba besando a otro imbécil, porque ya había comprobado que estaban ahí, ahora sólo debía comprobar que no estaba besándola, tocándola o quién sabe qué. No podía hacerlo, porque Nina era mía. Maldita sea. Gruñí intentando zafarme del agarre de Luke.— ¿De dónde jodida mierda has sacado tanta fuerza? —Espeté mientras él volvía a afianzar su agarre y fue entonces que la puerta del departamento de Nina se abrió mostrándome su rostro y el del idiota de Dave. Ah, quería de una vez volver a romperle el pómulo. Y aunque yo estaba muy preocupado con mis pensamientos de como en mi imaginación enviaría de nuevo a Dave al hospital no me percaté de lo raro que resultaba aquella situación.— Hola Nins —Respondí mientras el rubio se bajaba de mi espalda y lo siguiente que vino sólo me hizo llevar mi mano a mis labios e intentar no reír, porque joder. Rasqué mi nuca con algo de nerviosismo, porque si era muy raro y loco que estuviese ahí, y además encontrarme en dicha situación con Luke, pero bueno, me justificaba como un hombre enamorado. Luke no estaba mejorando las cosas y humedecí mis labios con la punta de mi lengua antes de enviar una mirada asesina hacia el castaño que estaba situado a un lado de Nina. Dave Franco yacía en el top 5 de hombres que odiaba en el jodido mundo, su nombre estaba escrito tres veces, luego estaba Theo de Malibú y por supuesto: La marica de Nat. Fruncí el ceño ante la acusación de Nina.— ¿Actuar raro? Creo que no —Respondí encogiéndome de hombros levemente.— Verás, necesitaba el nombre de tus bebidas favoritas para un trago que tengo en mente, y venía a preguntártelo. —Respondí, pero aquello no sonaba como menos raro ¿Es que acaso no existían los mensajes de texto? Reí con nerviosismo. Ah, a la mierda, ya ella sabía que yo estaba loco.
 
Sin embargo ni mi mentira recién inventada, ni Luke actuando como un demente funcionó y en un momento sólo estuvimos Nina y yo en aquél pasillo. Me precipité a elevar mis brazos para darle una explicación, no podía ser que hubiese metido la mata una vez más.— Todo es un malentendido —Agregué rápidamente. Pero ella no era tonta, definitivamente Nina no tenía que unir muchas piezas, aquello era obvio y yo no tenía demasiadas armas para defender.— Depende de lo que creas que es —Respondí encogiéndome de hombros. La miré fijamente recordando que siempre me gustaba observar su rostro de sirena con detalle, era preciosa y aquella noche incluso se veía aún más. Demonios, se había arreglado para Dave. Pero yo no debía desviar el tema, así que me reservé aquello.— Tuve algo de miedo ¿Vale? Es bien sabido que Dave no es precisamente mi persona favorita en el mundo y bueno, no lo sé. —Intenté defenderme con algo, pero totalmente estaba cometiendo error tras error. En embargo al observar la sonrisa en sus labios comprendí que no todo era de un negro mate y que hasta le podía resultar gracioso. Reí llevando mi mano a mi nuca y la observé con una sonrisa ladina.— Bueno, no debería sorprenderte ¿no? Siempre terminamos haciendo cosas raras, y te incluyo —Respondí con aquella sonrisa leve posada en mis labios. Cuando nos quedamos en aquél estado neutro, observándonos, supe que la atracción no podía negarse y que estaba bastante loco por besarla antes de irme.— Dime una cosa —Empecé diciendo cuando ella mencionó aquello de estar a solas.— ¿Lo besaste? —Pregunté elevando mis cejas. Para la salida de Luke y Dave suspiré observando a Nina.— Te dijo raro, Franco —Le dije al castaño con una risa burlona.
 
Me limité a despedirme de ella y juntos comenzamos a bajar las escaleras de aquél edificio. Luke me hizo una seña de que me controlara y cuando iba a abrir mis labios la voz de Dave me interrumpió al llegar a la planta baja.— Supongo que ganaste —Me dijo posicionándose frente a mí.— No importa lo que haga o deje de hacer, ese chica está completamente enamorada de ti, y no la entiendo, eres un capullo. Pero algo te verás —Agregó embozando una sonrisa débil, casi de perdedor y elevé mis cejas con sorpresa. Luke soltó un silbido y di una palmada a mi hombro. Aun sin comprender nada fruncí el ceño levemente.— ¿Qué quieres decir con todo esto? —Pregunté con cierta inseguridad.— Que es más tuya que antes. Lo he intentado todo, pero ella totalmente no dará su brazo a torcer. Te ama a ti, y supongo que es mi momento de soltar la toalla. Nina es una chica increíble y eres muy afortunado, las has conseguido y lo has hecho para siempre. Supongo que mi destino es otro ¿no? —Terminó su especie de discurso y elevé mis cejas aun sorprendido, pero el tipo definitivamente parecía sincero. Humedecí mis labios y lo miré entrecerrando mis ojos.— ¿Me estás diciendo que dejarás en paz a Nina? —Cuestioné y él asintió con su cabeza.— Es toda tuya, bueno, siempre lo fue, o algo así entendí —Solté una sonrisa de triunfo mientras llevaba mi mano a su hombro y le daba una leve palmada.— No puedo cuestionártelo, viejo. Has tomado la decisión de tu vida —Respondí sonriente mientras comenzábamos a caminar hacia la salida.— Lamento el otro día enviarte al hospital —Me disculpé y él sólo me sonrió negando con su cabeza. Cuando Dave desapareció entre las personas de Nueva York dirigí mi vista hacia Luke.— Me cae bien el tipo —Culminé consiguiendo que él pusiera los ojos en blanco. 
avatar
Mensajes : 4078

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: what a sad, beautiful, tragic love affair ♥.

Mensaje por agelessbloom el Vie Ago 04, 2017 11:49 pm


NINA DOBREV.
Las cosas luego de aquel (extraño) accidente habían estado prácticamente normales, Dave y yo teníamos una relación limitada a una inocente amistad, Ashton y yo estábamos… bien. Y todo el mundo parecía en su lugar nuevamente, más ahora que iba a comenzar con mi práctica profesional para ya luego tener mi título finalmente. Así que Felix tuvo la gran idea de celebrar este gran paso con una fiesta, lo cual gustosa acepté. Nos merecíamos un poco de diversión luego del interminable drama que parecía no aburrirse de perseguirnos. Candice y Felix se habían ofrecido para ayudarme a preparar todo antes de que llegasen los invitados, y aquí estábamos los tres, ordenando la comida y el alcohol, además de que Felix tenía esta extraña manía de decorar como si fuese alguna fiesta temática. — ¿Quieres decir que invitaste a Ashton, él está ideando un trago nombrado en tu honor para su exitoso bar y no hay nada entre ustedes? — Preguntó la rubia mientras vaciaba una bolsa de botanas dentro de una fuente. Rodeé mis ojos con diversión, terminando de dejar unas cervezas dentro del refrigerador y antes de poder responder, Felix hizo su intromisión mientras colgaba unos banderines o algo así en las paredes. — No puede no haber nada entre ellos, Nina y todo su organismo se derriten por él. — Mis ojos se abrieron en sorpresa, fingiendo un poco de molestia, pero como Felix estaba tan concentrado en sus decoraciones, ni siquiera se inmutó de mí. — Y tómalo de mí, sabes que nunca me ha agradado, menos con su boca puesta en esa portadora de ETS, pero descubrí que ya no debes pelear contra lo que está destinado a ser. — Continuó, haciendo que Candice rodara los ojos con diversión. Ambas sabíamos que Felix era un poco muy directo y crudo expresándose, pero ya estábamos acostumbradas y no debíamos escucharlo tan al pie de la letra. — ¿Y tú qué piensas, Nina? ¿Quieres volver con él o no? — Me preguntó la rubia, usando un tono más neutral y dándome una sonrisa de apoyo. Resoplé y continué haciendo cualquier otra cosa que me mantuviese con la mente en otro lugar. — No lo sé ¿está bien? Parte de mí está desesperada por estar junto a él y otra parte sigue repitiéndome que no funcionamos juntos. — Les expliqué.
 
Entonces hubo un pequeño silencio, pude notar que Felix decidió mantenerse fuera de esto, pero luego de que Candice meditara en su cabeza las palabras que iba a decir, habló. — Bien, estoy de acuerdo con que no son la pareja más fácil de llevar, pero no creo que estés en lo correcto cuando dices que no funcionan juntos. — Dejé de lado la comida que estaba ordenando para fijar mi atención en ella y entonces continuó. — Cuando Ashton te conoció eras aburridísima, nunca te habías emborrachado, toda tú gritaba virgen y probablemente te hubieses casado al salir de la universidad con un tipo igual de aburrido para vivir una vida mediocre en los suburbios. — Mi ceño se frunció, pero no pude evitar soltar una carcajada a la cual mis amigos se unieron, y Felix no paraba de decir que estaba de acuerdo con ese vago recuerdo de mi vieja yo. — Ashton cambió todo eso, te ayudó a ser la persona que siempre deberías haber sido. — Aseguró la rubia, haciéndome morder mi labio inferior por inercia junto a una extraña sensación en mi pecho. — ¿Y qué podemos decir de él? Traficante, fugitivo de la ley y mujeriego. Ahora es dueño de un bar exitoso, sin prontuario y monógamo. — Los tres reímos suavemente, y Candice comenzó a llegar a su conclusión. — Ambos sacan la mejor versión del otro y eso es de lo que se trata el amor, Neens. — Dijo, observándome fijamente con una expresión neutra, conmigo aún sintiendo una extraña sensación en mi pecho. — Y sé que para ti ha sido difícil, ya que no es el príncipe encantador con quién soñaba la aburrida Nina, pero sé que te ama incondicionalmente y… cualquiera daría lo que fuese por ser amada de esa forma.

Habían llegado un par de amigos de nuestro grupo de la universidad, la música alternativa escogida por Felix sonaba y una iluminación tenue se adecuaba al ambiente, debido también, por la decoración de Felix. Mi estómago estaba teniendo esta molesta sensación de querer escapar por mi boca. Sabía que en cualquier momento iba a llegar Ashton y sus amigos, ya que yo los había invitado personalmente, pero no contaba con que Candice se pusiese tan honesta y me hiciera pensar tantas cosas el mismo día ¿quién en su sano juicio podría sentirse bien con esto? Tomé una amplia respiración y di un pequeño sorbo a mi cerveza, mientras saludaba a Dave y un par de personas más que se acababan de incorporar. Vamos, esto era ridículo. El timbre sonó y me dirigí con mis tacones y mi frente en alto a abrir la puerta, y en el momento que lo hice, mis ojos dieron con aquellos ojos hazel que hicieron sentir que efectivamente mi estómago se encontraba en mi garganta. La sensación se disipó con los gritos emocionados de sus amigos “Nina”, “futura graduada”, etcétera. — ¡Chicos! Qué bueno tenerlos aquí. — Exclamé con una sonrisa, rogando por un poco de neutralidad. Los cuatro entraron, haciéndome cerrar la puerta tras mi espalda y dejándome atrás junto a Ashton, para mi suerte. Esbocé una sonrisa, mientras nos dirigíamos a la sala de estar junto a los demás. — Gracias por venir, es muy importante para mí. — Le dije. Porque sí, prácticamente había empezado la universidad con Ashton y era grato que siguiese aquí mientras la terminaba.
avatar
Mensajes : 2433

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: what a sad, beautiful, tragic love affair ♥.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 24 de 29. Precedente  1 ... 13 ... 23, 24, 25 ... 29  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.