Últimos temas
» pied piper ✹
Hoy a las 8:34 am por exodus

» Balance
Hoy a las 8:33 am por lalisa

» ¿rol sobre daddy issues?
Hoy a las 6:46 am por GirlofBieber

» ¿Rol?
Hoy a las 3:04 am por Daeffy Ryder townsend

» Mi verdadero hogar está en tus brazos
Hoy a las 1:22 am por afterglow

» I love you is not the words I want to hear from you. ღ
Hoy a las 1:10 am por getitright

» when there's no light to break up the dark, i look at you ღ
Hoy a las 12:56 am por hughes

» tell me that you love me, even if it's fake.
Hoy a las 12:34 am por afterglow

» i know i was happier with you ღ
Ayer a las 11:52 pm por hughes

Afiliados del Foro
Afiliados hermanos 0/5
Directorios y Recursos
Afiliados Elite 0/44

what a sad, beautiful, tragic love affair ♥.

Página 5 de 28. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6 ... 16 ... 28  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: what a sad, beautiful, tragic love affair ♥.

Mensaje por agelessbloom el Sáb Oct 17, 2015 1:59 pm


Una sonrisa prácticamente estaba tatuada en mi rostro en el momento que Demi dijo que no podría aguantar haber rechazado mi propuesta de esta noche. A pesar de que todo en la velada había estado a mi favor, no había podido respirar tranquilo durante ningún segundo en que la pelinegra tardó para contestar mi propuesta; quizás porque no podía leerla como desearía y una negativa hubiese sido como una patada en la ingle. Me sentía idiota por haberme convertido en un tipo inseguro alrededor de ella, sin embargo, nada de eso importaba en este momento porque ella había aceptado e iba a pasar la noche con su caliente cuerpo enredado en mis sábanas. Mi orgullo masculino tenía un millón y medio de puntos por los cuales joderme justo ahora, pero nuevamente esas cosas habían pasado a la completa irrelevancia. Humedecí mis labios con diversión, intentando alivianar la tensión del ambiente que podría asegurar sólo yo detectaba, debido a sus últimas palabras haciendo que toda la sangre de mi cuerpo se concentrase en un lugar en específico. —Estaría encantado de guiarte. —Respondí finalmente ¿Ella sabía que tales palabras eran letales para cualquier miembro del sexo masculino? ¡Vamos! Seguía siendo solamente un hombre, con solo decir aquello podría haberme imaginado unas cincuenta formas de poseerla. Y sí, esto había sido en un período de simplemente un par de minutos. Había esperado por esto hacía ya tanto tiempo que podía sentir que seguir aplazándolo sería un condenado castigo el cual yo no merecía, porque esta situación no podía reducirse a “He esperado bastante, una noche más no hará daño”, era todo lo contrario. Había alcanzado mi propio límite y lo había descubierto justo ahora, cuando había logrado probar el sabor de su boca y aún tenía su cuerpo a diminutos centímetros del mío, ambos sabíamos que no podíamos seguir retrasando algo que ambos deseábamos.

Intenté no lucir lo suficientemente desesperado, a pesar de que lo estaba, sin embargo, conducir a más de cien kilómetros por hora en una ciudad bastante concurrida podría asustarla o pensar que, no lo sé, era un demente. Así que fui bastante cauteloso en seguir poseyendo mi cordura a pesar de todo. Hasta que mi edificio finalmente apareció sobre el horizonte, en un viaje que su duración podría haber sido comparada a la eternidad de mi perspectiva actual. Y posteriormente, el camino hacia mi departamento junto a Demi no se hizo tan pesado; cosa que agradecía, ya que estaba en posición de hacerle el amor dentro del jodido elevador si es que  este mismo demoraba. El delicioso cuerpo de mi acompañante se adentró cuando abrí la puerta y antes de que pudiera escapar, cerré esta misma acorralándola en ese lugar y sonriendo de manera satisfactoria. Era un campeón en este momento, tenía a Demetria Lovato dentro de mi departamento y me pertenecía por completo, toda ella. Y planeaba dejárselo claro, planeaba realizar mis múltiples fantasías de besar cada centímetro de su despampanante anatomía reclamando cada recoveco como mío. Me incliné para extinguir la escasa distancia que nos separaba y nuestras narices prácticamente se tocaban en ese entonces. —Lo único que estoy pensando en este momento es en cómo quiero besar cada centímetro de tu cuerpo justo ahora. —Musité con una voz ronca y profunda, verbalizando los pensamientos que llegaban en masa a mi mente. Claro, no todos, porque Demi quizás me golpearía si es que supiese todo lo que querría hacerle en este momento. Mis manos se fueron hasta su espalda, descendiendo con lentitud hasta llegar a la curva de esta misma para estrecharla más contra mi cuerpo y nuevamente poder presionar mis labios contra los suyos, deleitándome por el sabor de su boca y como es que la sincronía de nuestras lenguas hallaba en cuestión de segundos una perfección innata, casi como si estuviese destinado a ser. Atrapé su labio inferior con mis dientes, abriendo mis ojos para verla... y joder, lucía tan comestible, tan entregada, tan mía. —Ahora, deberíamos mover esto a la habitación si no quieres que te lo haga en contra esta puerta. —Hice una pequeña pausa, conteniendo una carcajada ¿La espalda de Demi contra mi puerta y yo entre sus muslos de pie con sus largas piernas enredada en mi cadera? Absolutamente era una imagen que valía la pena. —Aunque no sería una mala idea, tampoco.
avatar
Mensajes : 2108

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: what a sad, beautiful, tragic love affair ♥.

Mensaje por youmakemeglow el Dom Oct 18, 2015 7:35 pm


DEMETRIA LOVATO.
Estaba siendo bastante sensata conmigo misma en aquél preciso momento, prolongar más este encuentro que estaba prácticamente escrito era absurdo, sentía prácticamente una fuerza arrebatadora que me exigía ser poseía en cuerpo y alma  por él, sólo por él. Sentí como tomaba mi mano y efectivamente me guiaba. Contuve un suspiro y cerré mis ojos mientras el auto comenzaba a marchar. Podía sentir la energía sexual que nos envolvía, sabíamos que al momento que pisáramos un territorio más privado perderíamos cualquier signo de cordura, al menos por mi parte sentía que pronto me volvería loca. El cosquilleo en mi estómago representaba el deseo que emergía con fuerza, haciéndose cada más intenso. Por dios, quién leyera mis pensamientos en aquél momento diría que estaba desesperada por un encuentro sexual cualquiera, o que nunca en mi vida me habían ofrecido una cama y placer. Pero lo cierto es que no era el encuentro, sino con quién. M había negado, sí, una y otra vez a sus atrevidas insinuaciones, a todas las salidas, a todas las copas de vino y a todas las cenas que él con una sonrisa en sus labios me habían ofrecido. Pero entonces tuve que ceder ante una apuesta y es que era una verdadera excusa para no sentirme una más del montón. Estar en la cama de Liam Hemsworth te hará una más del montón. Murmuró la parte más molesta de mi subconsciente y decidí ignorarlo, no dejaría que aquella parte de mí que insistía en molestarme apagara aquél idilio. Me sentía bien y quería hacerlo, por primera vez en mi vida quería algo y lo haría, sin reproches. Mordí ligeramente mi labio inferior y dirigí mi vista al rubio ojiazules que conducía a mi lado. Minutos atrás él prácticamente me estaba pidiendo permiso para besarme, de hecho, prácticamente no, me lo pidió. Quién lo diría, él pidiendo permiso para besar a una mujer, cuando estaba segura que la mayoría del tiempo eran las mujeres que rogaban un beso del rubio ¡Jesús! Debía apartar mis pensamientos del pasado de Liam, bueno, no el pasado, su realidad. Pero aquella realidad no significaba que yo fuera parte de ello ¿Verdad? Estaba pensando demasiado. Relajé mi cuerpo en el asiento y me propuse que; al momento de poner un pie en su departamento todo pensamiento negativo desaparecería y me concentraría en su cuerpo y el mío, sólo eso. Y debía admitir que el camino a su apartamento fue eterno, en toda la extensión de la palabra.


El elevador se abrió y dejé escapar un largo suspiro de mis labios, que estaban próximos a temblar. Mis piernas se sentían casi débiles y estaba segura que jamás en toda mi experiencia sexual me había sentido de aquella manera. Siempre era ir y tener sexo, a diferencia de Nicholas, mi ex novio, pero de resto, todo era tan directo y simple. Entonces ahora me sentía en una posición que jamás había experimentado. La puerta se cerró a mi espalda y fui acorralada en la misma por aquél cuerpo masculino. Un soplo ligero se escapó de mis labios al sentir la cercanía de aquél cuerpo macizo y posesivo. Mis manos se posaron en su pecho sintiendo el fuerte latido de su corazón, su respiración se mezcló con la mía justo cuando nuestras narices se rozaron y una fuerte corriente recorrió desde mi cabeza hasta la punta de mis pies. Sus palabras taladraron mis oídos y embocé una sonrisa suave inclinando mi cabeza suavemente para posar mis labios en los suyos con un delicado beso. Estaba tan desesperada como él, pero sabía que no había apuros y que aquella noche nos pertenecía completa y absolutamente.— Hazlo realidad, necesito que lo hagas realidad —Susurré escuchando sus fantasías, parecidas a las mías y su mano me apretó contra su cuerpo, y una vez más pude sentir la presión de su deliciosa boca contra la mía. Gemí en respuesta y abrí mis labios permitiéndole acceso a mi cavidad bucal saboreando su lengua con la mía, dejando que ambas danzaran tal bailarinas exóticas. Recorrí mi mano desde su pecho hasta su cuello y sostuve aquella área. Su pulso estaba tan acelerado como el mío. Cuando mordió mi labio eché ligeramente mi cabeza hacia atrás y abrí mis ojos al mismo tiempo que él.— En definitiva no es una mala idea, pero estoy segura que no hay prisa ¿cierto? Esta noche es tan nuestra que podremos estar aquí y allá, donde quieras, cuando quieras —Musité ladeando con mi cabeza y besé sus labios una vez más. Dios mío, podía pasar toda la vida colgada a sus brazos, besando sus labios. Mis manos descendieron por los botones de su camisa quitando uno por uno, lentamente, sin deprender mi boca de la suya. Cuando finalmente quité el último botón llevé mis manos hasta sus hombros donde me deshice de aquella molesta tela y pude recorrer su piel caliente, haciendo tacto de la forma más lenta. El dio unos pasos hacia atrás y yo lo seguí. Él debía guiarme. Decidí bajarme de aquello tacones quedando un poco más baja que él, por lo que debí colocarme de puntillas antes de dejar de besarlo. Mis manos acariciaban su abdomen con sutileza hasta llegar al borde de su pantalón. Me separé unos segundos de sus labios y lo observé, fijamente, luego sus labios y di un paso hacia atrás. Llevé mis manos hasta la parte trasera de mi falda y solté con suavidad el cierre dejando que la misma cayera y se enrollara en mis pies, luego bajé los tirantes de mi crop top y saqué con suavidad de mi cuerpo quedando solamente en ropa interior. Sintiendo aquellos ojos azules recorrer cada centímetro cubico. El sencillo stripper había hecho que mi corazón comenzara a latir aún más fuerte. 
avatar
Mensajes : 3596

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: what a sad, beautiful, tragic love affair ♥.

Mensaje por youmakemeglow el Dom Oct 18, 2015 9:09 pm


ASHTON IRWIN.
Tomé una larga calada de aquél cigarrillo para luego voltear mi cara y dejar que el humo se esparciera por los aires. Cerré mis ojos y me apoyé de la pared sintiendo una mezcla inconfundible de emociones. Estaba atascado, atascado en un callejón sin salida y es que lo que acababa de ocurrir me había dejado por decirlo de alguna manera: consternado. Y no entendía porque, se supone que era lo que quería ¿no? Que ella diera su brazo a torcer, que dejara de odiarme y que aceptara que a pesar de todo estábamos aquí y ahora y no podíamos hacer nada al respecto. Pero ese no era el punto, el punto era que estaba desesperado. Desesperado por salir de todo aquello, de volver a poder tomarla de mi mano, de besarla sin rencor, sin reproches, hacerle el amor y prometerle mi dedicación y amor por siempre. Aunque sonara cursi o algo que simplemente yo jamás diría, era lo que quería con ella, y sabía que no podría ser, no por ahora, arruinaría las cosas, las arruinaría por completo. Por eso era que arriba había decidido simplemente no besarla. Íbamos a dormir bajo el mismo techo por tiempo indefinido y sabía que no me armaría de ningún autocontrol para superarla, por ahora mantendría mi distancia y la respetaría cuanto fuera necesario y cuanto pudiera aguantar, no estaba seguro si teniéndola tan cerca podría apartarme e irme de nuevo. Aquello era demasiado para mí. Luego de drenar mi frustración con dos simples cigarrillos emprendí mi camino hasta la pizzería que estaba cruzando la calle. Pedí la favorita de Nina y luego de varios minutos me encontraba de regreso al hotel con la caja de pizza en una mano y en la otra un par de bebidas gaseosas. Luego de mañana podríamos emprender el camino de regreso sin necesidad de detenernos y llegaríamos a casa de Liam y Demi donde podríamos estar más tranquilos. La verdad era que justo ahora no nos estaban buscando, pero el tiempo corría y no podía permitirme poner el peligro a Nina, mientras todo se solucionaba lo mejor era estar lo suficientemente lejos de aquella ciudad. Entré al hotel y subí las escaleras de dos en dos, una vez más estuve abriendo la puerta de la habitación y mis ojos se clavaron en la hogareña Nina que estaba sentada en la cama. Mierda. Tragué en seco y recorrí de forma discreta mi mirada por su cuerpo cubierto con aquella sleepshirt, su cabello estaba recogido en una simple coleta y sentí que mi mente viajó un año atrás. Me sentí aturdido y sólo pude reaccionar cuando ella habló.— Sé que te encanta —Mascullé entregándole la caja y rasqué ligeramente mi nuca luego pasé una mano por mi cabello y caminé hasta sentarme en la silla cercana a la cama. Analicé la escena con determinación y me sentí aún más miserable, no supe por qué, pero me sentí de aquella manera. Humedecí mis labios y abrí en completo silencio las latas de gaseosa. Su voz me regresó por segunda vez en aquella noche a la realidad.— Muy raro —Susurré frunciendo el entrecejo. Me estaba atormentando a mí mismo, ella me estaba atormentando, joder y no sabía cómo ¿Amigos? Y el desconcierto aumentó. No dije nada, me quedé en silencio y tomé un pedazo de pizza para luego tomarlo y llevarlo a mis labios, me levanté de la silla. Su cuerpo también se levantó y la miré fijamente.— Tendrás tu perrito, lo prometo —Mascullé con cierto dolor en mi voz. Me senté una vez más en la silla y comí en silencio. Sí, la atmósfera pasó de paz a incomodidad pero no hice nada por arreglarlo. Al acabar la cena me dirigí al baño.

Al salir de la vestí sólo bóxer y una camiseta, salí del baño secando mi cabello y me encontré con Nina profundamente dormida. Embocé una sonrisa ligera y caminé hasta la cama para retirar la caja de pizza y los restos de comida, luego lancé toda a la basura y acto seguido arropé a Nina. Así era aún más hermosa, se notaba tan pacífica y relajada, como si nada le afectase, como si todo a su alrededor estuviera bien. Era yo el culpable de todo aquello y sí, me sentía como la mismísima mierda, pero ¿Qué podía hacer? Ya me había reprochado a mí mismo lo suficiente. Besé su frente con suavidad.— Sabes más que nadie que no somos amigos, Nina. Nunca seremos amigos —Y seguidamente apagué la lámpara que reposaba en la mesita de noche. Caminé hasta el molesto sofá y me lancé en el mismo acomodando las almohadas que había tomado de la cama y la sabana. Cerré mis ojos e intenté conciliar el sueño, algo que prácticamente era imposible. La palabra “Amigos” Seguía flotando en mi cabeza y aunque sabía que era cierto y además que había actuado como un adolescente al no decir nada, no dejaba de darle vueltas al asunto, sintiéndome cada vez más miserable. Maldito sentimiento. Hace algunas horas miraba todo desde una perspectiva diferente, pero entonces Nina se había ablandado, me había sonreído como antes y yo estaba como un loco psicópata, aún más enamorado de ella. Y eso no me había llevado ni siquiera veinticuatro horas, no quería imaginar las semanas que se avecinaban. Apreté mis ojos y minutos después el sueño vino lentamente. 
avatar
Mensajes : 3596

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: what a sad, beautiful, tragic love affair ♥.

Mensaje por agelessbloom el Lun Oct 19, 2015 4:29 pm


Estoy segura que si no me hubiese encontrado tan exhausta como lo estaba, la noche anterior podría haber sido perfectamente la peor noche de mi vida. Recapitulemos los sucesos una vez más: casi voy a prisión, mi novio actual se enteró de mi ex de la peor manera posible, a este mismo actual le mentí para escapar de la ley con mi ex y cuando pensaba que podía haber tocado una parte de mi humanidad logrando que mi odio quedase a un lado e intentando apreciarlo durante este viaje, él simplemente actúa extraño. No es que me queje, lo único que quería era tomar distancia de Ashton en todo este tiempo, sin embargo, me molestaba y no podía sacarme eso de la cabeza. Estaba haciendo un esfuerzo sobrehumano por dejar de culparlo de esta situación y concebir la idea de llevarnos bien mientras él simplemente ¡Ugh! Ni siquiera sabía por qué me molestaba, era mi culpa por tener este ciego optimismo en todo el mundo y mis inocentes ganas de querer ver siempre el lado bueno en las personas. Quizás ya no debería hacerlo, al menos no con Ashton, ya que lo único que causaba es que deseara morir de una aneurisma cada vez que intentaba hacer las cosas bien con él. Me odiaba a mí misma por molestarme por estas cosas también, luego de todo este tiempo y todas las cosas que habían sucedido es como si no hubiese aprendido nada en absoluto. Quería golpearlo en este momento y lo peor es que aún seguía dormido. Entonces decidí hacer una llamada a Nat, aún con la mentira montada de que me encontraba con mi abuela en Los Hamptons y luego de una cariñosa despedida, corté la llamada. Ashton seguía dormido. —¡Despierta! —Exclamé para posteriormente tirar la almohada en su dirección haciendo que cayese justamente en su rostro. Di un pequeño salto para estabilizar mis pies sobre el suelo, viendo ahora a un somnoliento Ashton despierto haciéndome pensar simplemente en una cosa: no quería hacer esto. No, no quería seguir con esto, todas mis entrañas me estaban fatigando de una manera que nunca antes había percibido; no quería estar a su lado todos los días viendo como despertaba y sin saber qué hacer conmigo misma. Simplemente no era justo ¿para quién sería justo algo como esto? —Voy a cambiarme, ya deberíamos irnos. —Mascullé con mi vista fija en la inmensidad y posteriormente, casi troté hasta el baño para hacer efectivo mi cambio de ropa. Cerré con rapidez la puerta y estrellé mi espalda contra esta, para luego abrazarme a mí misma y permitir que un par de lágrimas silenciosas descendieran por mis mejillas. Esto seguía siendo demasiado injusto. Y no quería victimizarme, es solo que recién le había tomado el peso a la situación en totalidad y en todo lo que se avecinaría luego de esto ¿Qué haría después de esto, hacer de Ashton mi padrino de bodas? ¿Podría cambiar la página algún día? Casi era tragicómico.

Mis palabras fueron casi nulas en el momento que nos encontrábamos finalmente sobre el vehículo con nuestro destino final y el sordo silencio hacía de esta situación incluso más miserable. Quería asesinarlo por tantas cosas; por meterme en esto, por no haberme escogido y por lo que todo se remontaba, claramente, el ser un maldito narcotraficante. Sabía que debía dejar de involucrarme con él y convertirme en la decente señorita que siempre debí haber sido con un futuro brillante, sin embargo, de alguna manera me las había ingeniado para encontrarme aquí. —¿No crees que haya una posibilidad de que yo me pueda ir antes que tú de Malibú? —Pregunté con mi vista fija en la carretera— Es decir, ellos te quieren a ti y quizás luego yo pase al recuerdo. —Ahora la cambié hacia él. No sabía cómo se iba a tomar aquello, tampoco sabía si es que iba a ofenderlo y además no era mi intención. Sin embargo, no podía ser la única aquí que notaba lo poco sano e inapropiado de esta situación, al final de cuentas sólo terminaríamos heridos. Siempre una persona terminaba herida cuando volvía a liarse con su ex, no pensaba arriesgarme a aquello. —Además, no me siento muy a gusto siendo tu carga a cada momento. Quizás yo pueda volver y tú sigas viajando, también es una idea. —Añadí un poco más tensa esta vez.
avatar
Mensajes : 2108

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: what a sad, beautiful, tragic love affair ♥.

Mensaje por agelessbloom el Lun Oct 19, 2015 5:16 pm


Las comisuras de mis labios se elevaron con alevosía al escuchar salir aquellas palabras de sus abultados labios. Es como si ella ni siquiera se lo propusiera y dijera las palabras precisas y estratégicas para doblegar el deseo que se encarnaba crecientemente en mi entrepierna. —Voy a cobrarte aquella palabra. —Respondí risueño aceptando gustoso sus labios contra los míos una segunda vez. Honestamente, ni siquiera me percaté en el momento que mi camisa había salido de mi torso, sólo fueron las delicadas manos de Demi navegando en mi abdomen que me pusieron al tanto de la situación. Estaba complacido y fascinado por los peculiares dotes de esta mujer, también por su habilidad sorprendente de hacer focalizar mi atención simplemente en ella misma y como sus habilidosos dedos hacían de su toque algo que sentía quemar mi piel. En un sentido bueno, condenadamente bueno. Sus labios estaban más hinchados y rojizos de lo normal ¿por qué me había dejado de besar? Me estaba preguntando en este momento, no obstante, no me quejaba de la vista de una agitada y deseosa Demi. Menos cuando su falda de un segundo a otro se deslizó por sus estilizadas piernas y su crop top no tardó en seguirle el camino quedando en algún lugar del piso. Mi mirada se oscureció por el deseo en el momento que me di el tiempo suficiente que necesitaba para recorrer sus talladas curvas, con las cuales había tenido cientos de sueños mojados, más ni se comparaban al observarlas en vivo y directo, totalmente reales. No salidas de mi imaginación. —Yo... yo quiero... —Balbuceé, haciendo de aquello una frase sin ningún tipo de sentido. Fue entonces que me acerqué hasta la pelinegra una nueva vez para atrapar su boca con la mía, y antes de que lo premeditase, descender mis manos hasta los dos montículos de su respingado trasero así elevándola para que sus piernas se enredaran en mis caderas. Sí, tenía el condenado trasero de Demi en mis manos en este momento y podría pensar que esto quizás estaba siendo demasiado bueno para ser verdad.

No dejé de besarla en ningún momento mientras nos dirigía con menos audacia de lo normal hasta mi habitación, cerré con un portazo provocado por una patada de mi pie y en ese mismo momento, empotré el cuerpo de la pelinegra conmigo entre sus muslos presionando deliberadamente mi dura erección contra su entrepierna y causando un melodioso sonido liberarse de sus labios. Oh, yo jodidamente podría vivir escuchando esos sonidos ¿podía grabarla y escucharlos cada noche? Me sería bastante útil. —Definitivamente te lo haré en contra de una puerta. —Murmuré con una voz ronca acentuado por el claro deseo, humedecí mis labios y casi pude tocar los suyos con mi lengua por la cercanía que nuestros rostros tenían, para luego darle una sonrisa socarrona. —Sin embargo, no voy a hacerlo ahora. —Añadí, para luego volver a fijar mis manos en sus piernas y así volver a tener su cuerpo bajo mi control. Di unos pasos hacia atrás y lo siguiente que hice, fue dirigirnos hasta la cama para allí depositar el cuerpo que estaba logrando hacerme llegar hasta la demencia. Y volví a observarla como se me dio el gusto. —Perfecta. —Como siempre, ella estaba absolutamente perfecta. Podía ver su rostro confundido en este momento ¿Acaso iba a pasarme toda la noche observándola y adulando su cuerpo? No era una mala idea, sin embargo, no tenía esos planes en este momento. Me acerqué hasta Demi, acomodándome entre medio de sus calientes muslos nuevamente y con la precaución de no dejar caer mi cuerpo sobre ella, mis manos se fueron hacia la parte interior de sus rodillas para apegarla más contra mí y gruñí con fuerza al sentir la fricción de nuestros cuerpos nuevamente. Despegó su espalda del colchón para que mis dedos pudiesen desabrochar su delicado sostén y caer en menos de un segundo en el suelo de mi habitación, dejándome al descubierto dos bellezas respingadas y rosadas. —Oh, joder. —Me quejé. Esto era demasiado, como si fuese un jodido moribundo muriendo de sed y en ella lograse encontrar agua. Llevé mi boca hasta uno de sus pezones lamiendo y succionando a mi gusto, mientras sentía como su espalda se arqueaba sutilmente haciendo que su cuerpo se estrechara más contra el mío. Mordí con suavidad para concluir y claramente, repetir la acción con la otra punta de sus simétricos pechos. La detestaba, era un hecho, nadie podía ser así de perfecta y tener un sabor excelente, quería asesinarla y a la vez follar sus entrañas fuera. Posteriormente, me erguí unos momentos para separarme de su caliente cuerpo y observar la obra de arte que era Demetria Lovato semidesnuda. Pero claramente, debía cambiar aquello. —No vas a necesitar estas. —Murmuré con diversión luego del seco sonido avisando que sus delicadas bragas se encontraban rotas en este momento.
avatar
Mensajes : 2108

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: what a sad, beautiful, tragic love affair ♥.

Mensaje por youmakemeglow el Miér Oct 21, 2015 7:41 pm


DEMETRIA LOVATO.
Tal vez nunca me había sentido de alguna forma tan jodidamente erótica como en aquél momento. Pasé la punta de mi lengua por mis labios sintiendo como los mismos estaban hinchados debido a la ardua actividad que estaban teniendo. Una sonrisa apareció en mis labios al ver como de los suyos salía un tartamudeo. Oh sí, se sentía genial causar aquella sensación en un hombre, es decir ¿Liam Hemsworth nervioso ante la presencia de una mujer? Jamás, o bueno, eso había escuchado. Las mujeres en los pasillos hablaban mucho y con demasiados detalles. Atrapé suavemente mi labio inferior con mis dientes sintiendo la mirada ardiente de Liam recorriéndome. Una especie de adrenalina recorrió todo mi cuerpo haciéndome estremecer mentalmente. Iba a tener un colapso, sí, era eso. Podría desmayarme en sus brazos en ese preciso momento, aunque sabía que aquello no me convenía, por lo que prácticamente me reí mentalmente. Sus pasos volvieron a mí y rodeé mis brazos en su cuello mientras sus labios se apoderaban de los míos en un profundo beso. Podía pasar el día entero colgada en sus labios. Justo en el momento que aquél pensamiento cruzó mi cabeza sentí sus manos dirigirse a mi trasero y con aquél movimiento di un brinco y rodeé mis piernas en su cintura. Jesús bendito, el bulto en su pantalón me iba a volver loca. Quise gemir pero su boca contra la mía no me lo permitió. Fue como devoré aquellos labios carnosos, saboreando su boca como jamás lo había hecho, pero como muchas veces había fantaseado. Pude notar el cambio de luz y cuando abrí lentamente mis ojos noté que estábamos en su habitación. Ni siquiera me percaté del camino. Sentí como su cuerpo ejercía cierta presión contra el mío y eché mi cabeza hacia atrás gimiendo esta vez bastante alto. Joder, estaba tan duro que podía agacharme en ese preciso momento y enseñarle ciertos trucos con mi boca. Mordí mi labio sintiendo la presión que se hacía presente en mi vientre acompañado de las vibraciones que descendían hasta mi punto débil percatándome que efectivamente estaba bastante excitada. Reí contra su boca al escucharlo y observé la puerta de reojo. La imagen era bastante erótica a decir verdad.— Todas las puertas que desees —Mascullé cerca de su boca, podía sentir como mi voz prácticamente se iba. Sí él no me tomaba en los próximos minutos le arrancaría el maldito pantalón y yo me encargaría de lo siguiente. El frío colchón tocó mi espalda y dejé caer todo mi cuerpo en el mismo. Ahora tenía la perfecta visión de Liam sobre mí. Saboreé el momento, grabándolo en mi cabeza para siempre. Era tan atractivo que era ridículo. Mis mejillas ardieron por más que deseo y no estaba segura si era algún tipo de timidez. Acaricié su mejilla con suavidad tocando aquella barba de un par de días. Aquél toque íntimo me hizo estremecer y me dejé llevar cuando se posicionó entre mis muslos. Una vez más podía sentir su virilidad cubierta de aquél molesto pantalón.

Gemí arqueando mi cuerpo y minutos después mi sostén yacía en la habitación del suelo, cuanta habilidad, Jesús. Su boca se apresuró a tomar uno de mis senos con la ágil tarea de morderlos, succionarlos y probarlo. Aquella caricia casi me enloqueció así que llevé mis dedos hacia su cabello donde me encargué de acariciar y observaba entre gemidos como él me brindaba aquél exquisito placer. Cuando abandonó el área lo seguí observando, simplemente disfrutando de aquél idilio. Su mano descendió a mis caderas y segundos después aquél sonido me comprobó lo que temía. Bien, ahora no tenía bragas. Reí al ver la tela desecha y negué con mi cabeza.— Tendrás que reparar eso —Comenté con diversión acercándome a su boca y aprovechando para besarlo una vez más. Ahora estaba completamente desnuda y él estaba molestamente desnudo de la cintura para abajo, lo cual era absolutamente injusto. Mis manos se dirigieron hacia el borde de su pantalón y solté su cinturón con agilidad.— Es injusto que tu aun sigas vestido —Susurré separándome unos centímetros de su boca. Quité el botón y acto seguido bajé la cremallera. Gemí cuando mis manos rozaron el algodón de su bóxer y a los pocos segundos el pantalón yacía en el suelo. Decidí que como no había apuro disfrutaría aquello. Así que deslicé mis manos por toda aquella espalda musculosa dejando que mis manos y uñas hicieran el tacto necesario. Luego me detuve en el elástico del bóxer y halé suavemente para luego comenzar a bajar. Su erección fue liberada y ahogué un jadeo de placer.— Lastima que no pueda romperlos —Susurré más excitada que risueña. No quería rogar, pero estaba segura que mi cuerpo estaba desesperado por hundirme en la pasión de aquél cuerpo que siempre considere prohibido. Desnuda en su cama, siendo testigo de su tacto y agilidad me daba cuenta de cuánto tiempo había perdido negándome una y otra vez. Besé su cuello y dejé una ligera mordida en el mismo. Quise en un principio rodar su cuerpo y subirme a él, pero me tenía acorralada y ciertamente disfrutaba de sentir su cuerpo rozar con el mío mientras me llenaba de besos eróticos y caricias interminables.
avatar
Mensajes : 3596

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: what a sad, beautiful, tragic love affair ♥.

Mensaje por youmakemeglow el Miér Oct 21, 2015 10:28 pm


ASHTON IRWIN.
Su cuerpo seguía siendo tan cálido como lo recordaba, su piel caliente y bronceada y su espeso cabello cayendo sobre su rostro. Sus labios danzaban con los míos, besándome como si no hubiese mañana alguno, como si el aquí y él ahora era lo único que importara. Mis manos se deslizaron en el interior de su muslo acomodándome entre sus piernas y abrí mis ojos por tan sólo unos instantes. Hermosa, era totalmente hermosa y era mía, tan mía como debió ser siempre. Su voz suave comenzó a murmurar palabras de amor mientras seguíamos inundados de aquél sentimiento que florecía con cada caricia. Jesús, no era posible amar tanto a alguien. Mi mano se dirigió a su mejilla donde escondí con suavidad un mechón tras su oreja.— Nunca más te dejaré ir —Susurré y llené de besos desde su pómulo hasta su frente.— Somos libres para siempre —Volví a susurrar mientras seguía recorriendo mis labios por todo su inmaculado rostro. Fue entonces cuando ella soltó una carcajada y se bajó de mi regazo empujándome tan lejos como pudo. Mi espalda chocó contra una pared cubierta de blanco, y al mirar a mi alrededor me percaté del lugar donde estábamos ¿Era una iglesia acaso? ¿Una boda era lo que presenciábamos? Nina sonrió alejándose de mí, su perfecta anatomía iba cubierta con una tela blanca, lo bastante parecido a un vestido de novia y se encogió de hombros.— No, yo soy libre. Tú siempre serás un delincuente —La sonrisa de satisfacción en su rostro fue como una patada en mi estómago y gemí llevando ambas manos a mi cabeza.— No, no te vayas ¿A dónde vas? —Pregunté desesperado y corrí hacia ella, pero cada vez parecía más lejana.— A casarme con Nat —Guiñó su ojo y quise reír ante tal estupidez, pero las campanas de bodas comenzaron a sonar y una vez más mi espalda chocó contra la pared. Me sobre salté al escuchar el grito de Nina seguido de aquella almohada que impactó en mi cara y abrí mis ojos prácticamente de golpe, pero fue lo único que se movió de mi cuerpo. Tallé mis ojos seguidamente y dejé escapar un perezoso bostezo de mis labios. Había sido sólo una maldita pesadilla, una pesadilla que me había incluso bajado la tensión. Giré mi vista hacia la morena quién dio un salto de la cama y desapareció en el baño. Si bien era consciente de que anoche había actuado como un idiota ya no podía cambiarlo. Tal parecía que yo mismo estaba empeñado en cometer un error tras otro. Pero al final día, su odio era mejor que tenerla tan cerca y querer besarla como un maldito demente. Sonaba contradictorio, pero después de lo de anoche y de lo mucho que me afectó la palabra “amigos” ya no sabía qué hacer. Froté mí cara intentando liberarme de las repercusiones que la pesadilla me estaba dejando. Bostecé lentamente y puse mis pies en el piso. Nos quedaba un largo viaje hasta Malibú.


Mi vista iba clava en el camino mientras intentaba mentalizarme de que podía pasar cuando prácticamente viviera con ella, bajo el mismo maldito techo. Es decir, claramente la quería conmigo de vuelta, pero si seguía tan confundido respecto a lo que ella quería me volvería loco. De hecho, me estaba volviendo loco ya. Al escucharla volví a la realidad y dejé escapar un suave suspiro de mis labios.— Sí, hay posibilidades de que tú puedas salir primero de esto que yo —Respondí asintiendo con mi cabeza.— Pero sigues siendo un blanco fácil para otras personas —Aquello salió de mis labios con una voz oscura y la observé por sólo una fracción de segundos para luego regresar mi vista a la carretera.— No eres una carga. Dije que saldríamos de esto ¿bien? Quizás puedas irte antes, pero no digas que eres una carga. Cuando menos lo creas estarás de vuelta con tu maldito novio ¿Esta bien? —Espeté aun mirando el camino. Tomé un largo suspiro y traté de relajarme, bien, estaba actuando como un verdadero imbécil y eso no me traía nada a favor. Apreté el volante y humedecí mis labios antes de empezar a hablar.— Escucha, esto no es tan sencillo ¿bien? No quiero que nada te pase, y aunque no lo creas a Nat tampoco quiero que le pase nada, después de todo tampoco soy un ser desalmado y el chico no tiene la culpa. Necesito que la atención de quienes nos buscan se desvié, no te quiero en una maldita celda otra vez y ciertamente yo tampoco quiero estarlo. Nina, estoy tratando de arreglar todo ¿sí? Pero es un paso a la vez. Lleva tiempo —Expliqué moviendo mi cabeza.— Ya te pedí perdón por meterte en esto, pero hasta ahora sólo puedo tratar de arreglar las cosas. En Malibú estaremos a salvo, y veremos cómo fluye todo —Tomé un largo respiro y giré a verla por sólo unos segundos consciente de que no podía desviar mi atención de la carretera.— Estoy dando lo mejor de mí, Nina, lo estoy intentando —Suspiré y regresé mi vista a la extensa carretera. Nos faltaba poco, así que Liam y Demi probablemente ya estaría esperándonos.— Escríbele a Luke y dile que estamos llegando, él necesita estar al tanto —Finalicé. 
avatar
Mensajes : 3596

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: what a sad, beautiful, tragic love affair ♥.

Mensaje por agelessbloom el Jue Oct 22, 2015 8:27 pm


NINA DOBREV. No es que me sintiera decepcionada, era la última sensación que iba a permitirme cuando lo escuché decir que volvería junto a Nat finalmente. Lo que podría usar correctamente era... confundida, exacto estaba totalmente fuera de sintonía en este momento, ya que aún podía memorizar el tono de voz que había usado y la manera en que sus labios se habían movido la noche anterior asegurándome que todo esto iba a terminar conmigo siendo suya otra vez. No podía comprender el giro repentino en sus planes, ni siquiera que había sucedido en este lapso para hacer que él actuara de esta manera, o en su defecto, que era lo que yo había hecho para hacer que ahora Ashton tomara mi compañía como algo desagradable. Bien, quizás esto era algo bueno, podía volver a odiarlo sin necesitar un esfuerzo de mi parte. —No estoy culpándote de nada. —Musité sin darle una mirada, con mi voz más suave y relajada de lo que imaginé. —Solamente quería saber si era una posibilidad. —Hice una pequeña pausa y tragué saliva en seco— Ahora, podrías al menos simular que mi compañía no es tan desagradable. Al menos yo hago un esfuerzo. —Fue lo último que dije entre dientes y con un gran deje de desinterés, sin embargo, incluso yo podía notar la incomodidad o el dolor o cualquier cosa en el tono de mi voz. No podía remediarlo, habían pasado demasiadas cosas en un tiempo muy pequeño de tiempo y ni siquiera sabía que quería con exactitud, pero en este momento podría tolerar que él actuase como este perseverante ex que solía ser en vez de un idiota que me provocaba ganas de arrancarle su cabeza. —Sí, como sea. —Respondí de mala gana acotando su orden de escribirle a Luke ¿Ashton no quería intentarlo? Yo tampoco lo haría, que se jodiera, yo debía ser la molesta en esta situación no él. Cuando Luke ya se encontraba informado de todo lo que había sucedido, mi gran habilidad de dormir en cualquier lugar y todo lo que quisiera me salvó del momento incómodo y tenso. Haciéndome conciliar el sueño en menos de quince minutos sobre el asiento de co-piloto antes de hablar nuevamente con Ashton o que él me dijera otra cosa, que podría asegurar solo iba a hacerme querer golpearlo en el rostro.

Los rayos solares chocaron en mi rostro y un nuevo calor corporal me había inundado, haciéndome despertar casi al instante. Me incorporé dentro del auto un tanto confundida, observando a mi alrededor mientras luchaba contra la sudadera que traía para quitarla antes de que literalmente muriese de calor. El exterior tropical me dejaba en claro que ya nos encontrábamos en Malibú gracias a todo lo que era sagrado, mi mirada se dirigió hasta Ashton quién aún seguía conduciendo y solté un suspiro. No estaba con ánimos ni siquiera de preguntarle otra cosa si es que aquello se reducía a una nueva pelea, solo iba a permanecer en silencio hasta que pudiésemos ver la casa de Demi y Liam en el horizonte. Había olvidado lo muy alejada que estaba su hogar, aunque valía la pena, ya que era completamente hermosa y el sector era tan tranquilo que estoy segura y ellos ni siquiera conocían a sus vecinos. Casi fue medio minuto que demoraron en salir a recibirnos en el momento que Ashton estacionó el auto fuera de su casa, no podía creer la emoción que ambos tenían en esconder a dos fugitivos de la ley... quizás estaba subestimando mi poder sobre la gente, claro y el de Ashton, pero él no contaba. —¡Chicos, siento que la última vez que los vi eran un par de adolescentes! —Exclamó Demi haciéndome soltar una suave carcajada para luego darle un cálido abrazo de saludo. Mi mente evocó el recuerdo de la última vez que habíamos estado con la pareja y la imagen de mí sobre el regazo de Ashton dentro de su piscina vino junto con ello, prácticamente tuve que sacudir mi cabeza para hacer que se marchase. —No saben lo agradecidos que estamos con que dejen quedarnos aquí, realmente. Esto es algo enorme. —Acoté posteriormente a haber saludado a Liam y este mismo prácticamente entornó sus ojos ¿acaso él crecía cada vez que volvíamos a verlo? —No es nada Nina, ahora los ayudaré con su equipaje. —Añadió con un tono ameno y las comisuras de mis labios se elevaron con alegría. No podía quejarme ahora, había olvidado la última vez que había estado alrededor de una mujer y ahora podría tener una compañera en mis noches solitarias de faciales y películas románticas, además de lo agradable que ambos eran y lo bien que siempre nos habíamos llevado los cuatro. Uh, sin olvidar su grandiosa piscina y el bello clima de Malibú, sí, quizás no sería tan miserable en esta estadía.
avatar
Mensajes : 2108

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: what a sad, beautiful, tragic love affair ♥.

Mensaje por agelessbloom el Jue Oct 22, 2015 9:58 pm


LIAM HEMSWORTH. Una ronca pero suave carcajada se liberó de mis labios en el momento que Demi dejó en claro que debía reparar aquella situación de sus bragas rotas, claro que iba a hacerlo, podría comprarle una tienda condenadamente completa de bragas con tal de romperlas todas a mi gusto y hacer de eso una colección digna de mi orgullo ¿Estaba siendo muy exagerado? No me juzguen, estaba bajo los efectos del delicioso sabor del cuerpo de Demetria Lovato y con esta urgencia desgarradora de hundirme dentro de ella. Mi mirada se centró fijamente en la suya cuando sus delicadas manos descendieron mi bóxer con rapidez y una inmensa sensación de regocijo me invadió al notar como sus ojos se oscurecían por el deseo simplemente al ver la erección que ella misma había provocado. Demi era una mujer adorable, fuerte e independiente, podía haber leído aquello en el mismo segundo que la conocí, sin embargo, ahora tenía una faceta totalmente nueva de ella, esta faceta sensual y borracha de un deseo sexual que estaba ansioso por satisfacer. —No nena, no es una lástima. Yo soy el que rompe tus bragas. —Musité con un deje de diversión y con las comisuras de mis labios elevándose con alevosía. Tomé entre mis manos sus delgadas muñecas para llevarlas hacia encima de su cabeza aprisionándola y a la vez, privándola de hacer cualquier otro movimiento más aparte de cómo sus muslos se apretaban exprimiendo la vida dentro de mí y entonces llevé mis labios hacia el espacio entre sus pechos para besar la piel de ese lugar continuando con un recorrido de húmedos besos hasta llegar a la parte baja de su vientre, aún con una de mis manos privando el movimiento de las suyas. No obstante, solté estas mismas para dirigir mi atención hacia sus muslos y posicionar mi rostro entre estos mismos. Subí mi mirada, y como pude adivinar, Demi me miraba con una interrogante latente en su rostro; lo cual me hizo sonreír fascinado. —Todo está bajo control aquí abajo. —Musité con un tono guiñolesco y procedí a cumplir mi cometido acercando mi boca sin pudor alguno a su feminidad y reclamándola como mía. Introduciendo mi lengua con rapidez, deleitándome con su sabor y sujetando con agilidad sus caderas para así no dañarla ¿Qué mierda estaba haciendo? Había olvidado la última vez que había proporcionado placer oral a una mujer, quizás porque Demi tenía este extraño poder hipnotizante que me obligaba a probar cada recoveco de su cuerpo, disfrutándolo y fascinándome a mí mismo. Ni siquiera había imaginado alguna vez que realmente disfrutaría algo así. Mis dientes se sellaron con suavidad en su punto sensible y luego de ver como su espalda nuevamente se arqueaba acompañada de esos deliciosos sonidos que salían de sus abultados labios, me alejé de ella aún con su sabor en mi boca y  como si fuese posible, aún con más ansias de hundirme dentro de su cuerpo.

Me erguí levemente, tomando distancia para luego acercarme hasta su rostro y sin vacilación alguna besar sus labios con fervor, posicionándome una vez más entre sus muslos con ahora mi erección rozando tortuosamente su entrada. —Vas a matarme Demi, vas a jodidamente matarme. —Musité con un tono de voz profundo, necesitado. Iba a matarme si seguía expulsando esos sonidos de sus abultados labios y luciendo tan despampanantemente sensual como ella sola en este momento. Desnuda, jadeando debajo de mi cuerpo y deseosa por más. Volví a acercar mi erección a su entrada, tomando su mentón entre mis dedos para obligarla a observarme. —Pídemelo. —Exigí con dureza y mordí mi labio inferior por unos segundos mientras la observaba reponerse y  efectivamente mirarme. —Pídemelo. —Repetí, haciendo bastante obvio lo que quería que ella dijese. Acorté la distancia que separaba mi boca de la suya y volví a besarla con profundidad, deslizando mi lengua dentro buscando dar con la suya para llevar mis manos hacia sus muslos internos y abrirlos solamente un poco más. Sin otra vacilación, dirigí mi falo con avidez y en menos de un segundo me encontraba adentrándome en su interior, por una maldita vez. Prácticamente podía gritar aleluya. —Cristo jodido. —Murmuré dando mi primera embestida, sintiendo como sus paredes me enfundaban y se acostumbraban a mi presencia dentro de ella. El paraíso, el puto paraíso era la sensación dentro de Demi. —Mírame ahora. —Exigí esta vez— Quiero que veas quién te está haciendo suya. —Añadí.
avatar
Mensajes : 2108

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: what a sad, beautiful, tragic love affair ♥.

Mensaje por youmakemeglow el Mar Oct 27, 2015 6:41 pm


DEMETRIA LOVATO.
Quise soltar una histérica carcajada, una que quizás no tendría nada de sentido, pues en aquél instante estaba totalmente hipnotizada por los besos y caricias del hombre que se paseaba por mi cuerpo como si al mismo le perteneciese. Dejé escapar en cambio un suspiro de mis labios y cerré mis ojos saboreando la divina sensación de sus labios en el centro de mis senos, cualquier espacio de mi cuerpo que fuese besado por sus exquisitos labios me haría suspirar sin duda. Mordí con suavidad mi labio y sentí la presión que ejercían sus manos contra mis muñecas. No me importaba estar privada de movimiento en aquél momento, pues él era libre de hacer lo que quisiese con mi cuerpo, porque Jesús bendito, aquél hombre era una maquina poderosa y yo quería ser toda de él aquella noche. Deslicé la punta de mi lengua por mis labios estremeciéndome a medida que sus labios recorrían la piel de mi abdomen. Cuando sus manos abandonaron las mías sentí la presión que ahora ejercía sobre mis muslos. Agaché la mirada y observé la posición, oh sí, aquello iba a ser jodidamente divino. Sabía lo que venía y sólo me permití echar mi cabeza hacia atrás cuando él emitió aquél comentario. Quizás pude haber reído, pero lo que vino después no me lo permitió. Solté un gemido, uno que no pude controlar y deslicé mis manos hasta su cabellera para atrapar su cabello lacio entre mis dedos. Había olvidado lo increíble que podía ser el sexo oral y más con una persona que realmente sabía lo que hacía. Su lengua actuaba con agilidad subiendo y bajando en mi punto más débil, aquella fricción me estaba volviendo loca y sólo podía responder con gemidos entrecortados que iban y venían. Mi cuerpo prácticamente temblaba ante la sensación y apreté mis labios fuertemente acompañado de mi cuerpo que se arqueó ante la presencia de sus dientes. Él quería matarme, no había duda de ello. Murmuré un par de maldiciones mezcladas con el placer palpante y descubrí que mi respiración estaba más que agitada. Podía sentir el poder de mi excitación por el calor de mi cuerpo y sí, la humedad en mis puntos estratégicos. O él me hacía suya en aquél preciso instante o lo amarraría a la cama y lo obligaría. Pero no podía seguir en tal agonía. Su cuerpo subió y sus dulces labios tomaron los míos, halé su labio inferior con mis dientes y parpadeé hacia él observando como su mirada estaba en llamas. Cristo bendito, nunca había estado tan excitada en mi vida. Recorrí mis manos por el dorso de su cuerpo sintiendo como se posicionaba entre mis piernas. Gemí con la cercanía de su virilidad y mi debilidad. Su mano en mi mentón me obligó a mirarlo y con aquellas palabras acompañadas de su voz ronca simplemente abrí mis labios.— Hazlo —Musité casi desesperada.— Hazme tuya, Liam. Sólo, hazme tuya —Repetí sintiendo el deseo golpear con fuerza cada fibra de mi ser. Podía besar sus labios la vida entera si era posible. Abrí mis piernas cuando su mano me lo indicó y el cielo vino a mí, lento y con tortura. Jamás había sentido algo parecido. Mis manos sujetaron su espalda y clavé con sutileza mis uñas en sus hombros. La primera embestida me volvió loca haciéndome soltar un gemido alto.

Obedecí su exigencia sin vacilar elevando mi mirada hacia él y observando aquellos ojos azules que prácticamente estaban teñidos de una capa negra. Mi mano se posicionó en su nuca y lo atraje a mí para besar su boca con fuerza. Y ahí comenzó lo que tanto estábamos esperando. La presencia de su ser en mi interior fue la gloria bendita, la forma en que su ágil y viril miembro se movía dentro de mis paredes calientes y ansiosas era el cielo. Moví mis caderas para poder ayudar en aquél compás que él había comenzado, deleitándome de movimientos lentos que aumentaban con cada minuto. Jadeé aferrándome a su cuerpo y eché una vez más mi cabeza hacia atrás cerrando mis ojos con fuerza. Quería verlo, dios mío, realmente quería saborear su mirada hambrienta pero estaba fundida en el placer. Así que cuando me lo volvió a pedir abrí mis ojos y volví a conectar mis ojos con los suyos. Mi mano se posicionó en su mejilla, aquella que estaba cubierta con una ligera capa de barba y sostuve mi mirada con la suya. Aquello fue mi fin, y no tienen idea lo que sentí en aquél momento. Eran emociones desconocidas, emociones que jamás habían sido presencia de mí ser. Fue explosivo, por no decir algo que me comprometiera más. Mientras mecía mi cuerpo contra él mío podía escuchar y ver, claramente como sus labios acompañaban a los míos en la melodía del placer.— Soy tuya —Gemí. No existía un filtro de mi cerebro a mis labios. Estaba cegada por el placer.— Sigue así, no te detengas, por favor —Mascullé apretándome mis dedos en su espalda. Arqueé la misma y sentí como se hundía por segundos eternos con fuerza contra mí ser. Maldita sea, era como una alucinación y sentí los sentidos borrosos e inestables por una fracción de segundos. Tan cerca del clímax besé su boca llevando mi mano a su mejilla y la acaricié con suavidad. Segundos después mi cuerpo convulsionó, gemí apretando mis ojos y eché mi cabeza hacia atrás. Al abrir mis ojos comprobé lo que sabía: Él también había llegado. Y pude sentir como vaciaba cada gota de su placer en mi interior. Mi cabeza cayó contra la almohada y mis labios entreabiertos jadeaban. Una sonrisa de satisfacción apareció en mis labios. 
avatar
Mensajes : 3596

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: what a sad, beautiful, tragic love affair ♥.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 5 de 28. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6 ... 16 ... 28  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.