Últimos temas
» Mi verdadero hogar está en tus brazos
Hoy a las 5:47 am por Arijp96

» ethereal.
Hoy a las 5:29 am por lalisa

» Pones mi mundo al revés
Hoy a las 5:15 am por Arijp96

» when there's no light to break up the dark, i look at you ღ
Hoy a las 4:14 am por hobi

» You wanna play, you wanna stay, you wanna have it all.
Hoy a las 2:53 am por fercaver

» →lets do it again...
Hoy a las 2:40 am por goldensky

» we live in a beautiful world.
Hoy a las 2:07 am por missproblem

» partner in crime—♥
Hoy a las 1:28 am por Mangata_

» usoratonkachi ♥
Hoy a las 12:11 am por uchiha

Afiliados del Foro
Afiliados hermanos 0/5
Directorios y Recursos
Afiliados Elite 0/44

☯Oceans

Página 1 de 6. 1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

☯Oceans

Mensaje por Valescas el Sáb Jun 11, 2016 6:21 pm


It feels like there's

Oceans

between you and me


  
I want you, and nothing comes close                                     It feels like there's oceans between
to the way that i need you, i wish             you and me once again we hide our
can feel your skin and i want you              emotions under the surface and try
from somewhere  within                                        to pretend 
avatar
Mensajes : 281

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ☯Oceans

Mensaje por herondale el Lun Jun 20, 2016 2:31 pm


MILA LEFEBVRE  –  Nunca había sentido que estaba tan fuera de lugar como en ese preciso momento. De manera clara los bares de motociclistas y mala muerte, no eran parte de mis lugares frecuentados comúnmente y aún así me encontraba sentada a la barra, esperando a que el chico detrás de ella me llevara el tercer whiskey en las rocas que había ordenado. No estaba ahí por la compañía o por el ambiente, estaba por el alcohol que pudieran vender y porque era lo más cercano que tenía a casa. Sonreí en agradecimiento cuando dejó el vaso frente a mí y como si de agua se tratase lo bebí de golpe, había pasado demasiada mierda aquel día como para sobrellevarlo sobria. Aún cuando todas mis amigas me habían dicho que Nate no era el tipo de persona que se comprometía, había decidido mantenerme a su lado durante ahora años y lo único que había conseguido de ello, habían sido mentiras, engaños y reconciliaciones falsas porque al final siempre terminaba enredándose con alguna chica de piernas bonitas y pidiendo perdón prometiendo que había sido un error y yo era el amor de su vida.

-¿Podría traerme otro?- Pedí al mesero en cuanto se acercó a retirar mi vaso vacío, la noche iba a ser larga y mientras tuviera presente el reciente engaño en mi cabeza, no podría estar tranquila, lo mejor era bloquear todo tipo de pensamiento con alcohol y ya lamentarme mañana con mayor claridad.

Algunos tragos después me sentía una persona diferente, incluso había mantenido una larga y tendida conversación con un hombre llamado Robert que debía rondar los cuarenta y cinco años de edad, durante años había sido banquero, jamás casado por la misma razón por la que yo tampoco lo haría, lo habían engañado y un día sin más había decidido renunciar a todos para ir a viajar por el país en motocicleta con sus amigos más cercanos. Era admirable, jamás podría ser así de espontánea, dejar toda mi vida atrás de un día para otro me aterraba, incluso cuando la mitad de los planes no los había hecho yo. Conforme pasaban las horas, el lugar se atestaba más con gente nueva, era un viernes por la noche por lo que todos aquellos que acababan sus turnos laborales, iban hasta el bar a desahogar presiones y pasar un buen rato. Había a esas alturas olvidado la compostura con la que solía comportarme habitualmente, algo de lo que mi madre no estaría orgullosa y probablemente mi yo sobrio tampoco. Sin embargo, todo el panorama me cambio en cuanto vi a un individuo conocido cruzar la puerta con algunos amigos suyos, Irons tenía toda la pinta de frecuentar aquel lugar y aún así me sorprendía encontrármelo ahí, lo que menos quería es que alguien que tuviera un mínimo conocimiento sobre mi, me encontrara en aquel lugar y en las condiciones en las que lo hacía.

-Debería marcharme- Murmuré más para mi misma que para el resto de los presentes, no había necesidad de encontrarme de frente con el chico rebelde de la generación y ser víctima de sus burlas, él no era nadie para juzgarme. Pagué el último par de tragos que había pedido al cantinero y recogí mis cosas para poder marcharme, esperaba encontrar algún taxi pronto ya que no me sentía en condición de caminar el par de calles hasta mi dormitorio. 
avatar
Mensajes : 939

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ☯Oceans

Mensaje por herondale el Lun Jun 20, 2016 4:41 pm


SEBASTIAN STAN  –   Me obligué a despertar cuando escuche la alarma sonar por segunda vez aquella mañana, no era una persona perezosa ya que por lo general solía estar despierto a la primera y listo para la segunda. Aquella mañana era diferente por la larga noche que había tenido, su trabajo era tan demandante que usualmente llevaba trabajo a casa y la carga de la noche había sido demasiada, apenas había dormido un par de horas y ahora el cansancio le cobraba factura. Se levantó aunque sin mucho ánimo y encaminó al baño para darse una ducha reparadora, lo que menos necesitaba era quedarse dormido cuando tenía trabajo por hacer.

Theo se encontraba jugando con sus legos cuando entre a la habitación, una pequeña sonrisa se formó en mis labios cuando sentí como me abrazaba por la cintura y me deseaba buenos días. Nadie me había preparado para ser padre, incluso la noticia me había llegado demasiado pronto en la vida pero ahora no podía visualizar mi día a día, sin mi hijo en ella. No había sido fácil, ni por un segundo pero había contado con el apoyo de mi madre y ahora era mi turno de regresarle a ella todo lo que me había dado. El único problema es que no podía dedicarle tanto tiempo a Theo como yo quisiera, mi trabajo era demandante y había sido todo por lo que había trabajado en los últimos años, dejarlo nunca había figurado como una opción. Cuando el timbre replicó en la casa, no me quedo duda alguna de que se trataba de mi madre, quien se encargaría de cuidar a Theo como usualmente lo hacía y además de esperar a que la nueva niñera se presentase, habíamos tenido aquella rutina durante mucho tiempo y a pesar de ello, las niñeras no eran una variable constante, no duraban más de un par de semanas en casa ya que mi pequeño hijo solía ser particularmente desagradable con ellas, no importaba cuantas veces le regañara, él siempre encontraba como salirse con la suya.

-Buenos días madre- Saludé a la mujer que me había dado la vida y enseguida Theo se lanzó a sus brazos, aquel niño dulce por lo general no estaba presente frente al resto de las personas y me culpaba un poco, aunque en realidad todo era culpa de la insensible madre que lo había dejado a mi puerta. -La niñera estará aquí por las diez, intentaré llegar temprano- Prometí mientras tomaba mi saco y maletín, dispuesto a marcharme en dirección a mi oficina. La jornada de trabajo era larga pero el ser tu propio jefe tenía ventajas, como el hecho de poder salir temprano cuando lo necesitara. Realmente esperaba poder conseguir una niñera que durara más de un par de semanas, quería darle a mi madre la oportunidad de viajar y continuar con la vida que había pausado durante siete largos años para cuidar de mi hijo y de mi, sí bien ella me afirmaba que no le causaba ninguna molestia, sentía que se lo debía.
avatar
Mensajes : 939

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ☯Oceans

Mensaje por Valescas el Sáb Jul 02, 2016 10:32 pm

Val Miloni
  
Impregne mis pulmones de oxigeno mientras esperaba a que atendieran a la puerta. Habían sido suficientes solo unos segundos para que mis nudillos golpearan con dureza la puerta, pero necesite cinco minutos en calmar mis nervios antes de realizar aquel gesto. Me encontraba mirando el letrero que colgaba a un costado de la puerta oscura de madera. En el mismo se podía leer la frase “Familia Stan”. No me había costado demasiado el encontrar la residencia, pero el asombro en contemplar la lujosa vida de los dueños me había intimidado lo suficiente. Hasta donde mi información llegaba, la señora Stan era una mujer retirada del mundo de los negocios, mismos que les había heredado a su hijo, sin embargo nunca me había imaginado que aquel negocio se tratase de uno que dejase esta clase de vida.
 
Simule una sonrisa amigable en cuanto la oscura puerta se abrió dejando al descubierto a una señora no mayor de los 60 años. Para estar jubilada y con un nieto, mantenía un aspecto bastante resguardado y favorable. En nuestras conversaciones posteriores la señora Stan me había puesto al tanto de los requisitos del mismo trabajo y la situación con respecto al menor. Honestamente, aquella breve descripción de Theo me había dejado tanto que desear y había elevado aún más mi nivel de nerviosismo. Lo último que deseaba en mi primer día de trabajo era él tolerar a un niño apático y malcriado.
 
-       Bien, las cosas que no suele comer Theo está en una lista pegada en el refrigerador. Theo está arriba en su cuarto, si no sale a la hora de la comida, te recomiendo que mejor dejes la comida al pie de su puerta. Su padre me dijo que llegaría temprano, pensamos que sería lo mejor para que no se te hiciera tan pesado tu primer día. - finalmente, la señora salió del hogar, dando paso a que yo entrara a la misma - bueno, me tengo que ir. ¡Mucha suerte!
 
{…} Habían transcurrido alrededor de tres horas desde el instante de mi llegada, y aquel tiempo continuaba sin tener algún contacto con el niño. Ni siquiera cuando había preparado un manjar que había buscado la noche anterior – donde los comentarios aseguraban que a los niños les encantaba ese platillo -. Durante aquel lapso de tiempo me había dedicado a tantas cosas que incluso en algunos puntos me olvidaba que me encontraba trabajando: había finalizado tareas de algunas materias que aún debía, había leído unos cuantos capítulos del libro que compré en el mercado que se situaba frente a mi facultad e incluso había preparado (aparte de la comida) unas galletas deliciosas, y lo sabía porque había utilizado la receta secreta familiar.
-       Hey, esa canción la conozco – mencione tras la puerta al reconocer la melodía de Somewhere only we know de Keane.
 
Aún cuando había perdido esperanza de entablar alguna conexión con el menor, tomé el platillo lleno de galletas y me había dispuesto a esperarle tras la puerta de su habitación, esperando al menos un comentario de su parte. Pero no recibí respuestas. Opté por pasar aquella apatía por alto y me resigne a situarme sobre la fría madera que cubría el suelo, mientras daba mordiscos a una de las galletas.
 
- ¿Sabes? Esa canción es una de mis favoritas también. Mi papá se sabe la melodía en piano y la interpreta en cada reunión familiar. Puede sonar un poco rutinario para muchos de mis primos, pero para mí, cada que le escucho es bastante… mágico. Supongo que es la melodía, no lo sé. Siempre he querido tocarla en piano como él, pero nunca me he tomado el verdadero piano para hacerlo. – Pude creer haber escuchado algunos pasos tras la puerta, pero tras esperar unos segundos me percate que el silencio continuaba inundándome – Tu abuela me dijo que a ti te agrada igual el piano… Tal vez si tú me enseñases a tocar el piano, yo te haga más seguido estas galletas. Bueno, si es que alguna vez logro ver tu cara.
-        
Un ruido hizo apartarme de la corta conversación que tenía con la puerta del niño. En cuanto mis ojos se posaron sobre el hombre que me contemplaba desde el pie de las escaleras sentí como un escalofrío recorría mi espina dorsal y se depositaba en la boca de mi estomago. Fue cuestión de segundos para que me alzara repentinamente y así pudiera verle desde mi altura natural. En tan poco tiempo se me había ido todo el tema de conversación y mi boca se había secado ante el nerviosismo. ¿Este era el padre de Theo que tenía que ver todos los días? 
avatar
Mensajes : 281

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ☯Oceans

Mensaje por Valescas el Sáb Jul 02, 2016 11:34 pm

Max Irons

Suavicé mi cólera mediante un gesto sofisticado. El final del segundo cuatrimestre universitario* estaba aproximándose y los estudiantes de la facultad tomaban aquel evento como sinónimo de festejo, lo cual incluía bares, antros y fiestas caseras. Por supuesto, para poder estar al tanto de cualquier evento social que involucrara alcohol se necesitaba dinero con el cual financiar mi acceso todas estas, dinero del cual no disponía. Mi limitación económica comenzaba a traerme malestares de cabeza y las deudas que tenía parecían hacerse cada vez más preocupantes. Esa era la razón principal por la cual me encontraba dentro de esta posición.  

Limpie el rastro de sangre que había dejado sobre mi rostro y contemplé hacía el tablero que colgaba en una de las paredes del viejo lugar. El "Deadpool" - o el tablero de apuestas - no me ofrecía suficientes esperanzas. Tras mi fracaso en la ultima semana mi rating había bajado de manera dramática, aún cuando había ganado las ultimas dos peleas este día. Con mal gesto acepte los 20 billetes que me ofrecía el dueño del lugar y me retire puesto que mis fuerzas no me permitirían otra victoria y aquello acabaría con el único dinero que había ganado durante toda la semana. Fuera del lugar nos esperaba Lip, quién traía ya su viejo automóvil en marcha. Me cuestione en silencio todo el desperdicio de dinero que había invertido en aquella basura, cuando con el mismo presupuesto podía permitirse uno nuevo, pero era Lip, y el creía en toda esa basura de "valor sentimental". De mala manera me recosté sobre el asiento del copiloto y me resigne a escuchar las quejas de otro de mis amigos, quién había perdido 40 billetes en la batalla que había participado. Al menos él continuaba con una popularidad rebosante que le permitía comprar lo que se le plazca en cualquier momento. 

- Joel me llamó. Hay barra libre para chicas ¿saben que significa? 

Curvé mis comisuras en una sonrisa irónica ante aquel comentario. Regularmente me encargaba de pagar los tragos de la chica con la que me encontrase, tomaba aquello como un simple gesto de caballerosidad. Sin embargo, en mi situación no podía permitirme ser caballeroso por muy buena que estuviera la mujer. Si tenía suerte, podía convencer a alguna chica de que pidiese tragos para mí. Lip no esperó por nuestras confirmaciones puesto que ya tenía el auto en marcha cuando menciono el cambio de planes respecto a la noche. Tampoco era que nos cambiara nuestros planes radicalmente, de alguna u otra forma en nuestros planes solo figuraba el finalizar ebrios para la madrugada. 

El recorrido no tomó mucho tiempo y tampoco el acceso. Joel se había puesto en trabajo para apartarnos nuestra mesa de preferencia y nos había dado la carta en cuestión de segundos, aún sabiendo cual era nuestra tirada. Sin rodeos, uno de los chicos del grupo le cuestiono por las chicas más perdidas dentro del bar, y pronto el hombre señalo hacía una chica de melena castaña que no demoré mucho en reconocer, así como el resto del grupo.

- ¿Acaso esa es Mila? - Lip fue el primero en soltar comentario alguno ante la mujer que parecía tener el objetivo de desaparecer del lugar.
- ¿Que demonios hace Mila aquí? No debería estar... no sé, fastidiando a alguien o algo.
- Seguro los fastidio a ellos - río Lip contemplando al grupo de hombres que parecían ir tras ella - Bueno, da igual. Siembras lo que cosechas, o como sea que se diga.

El resto del grupo apartó la atención de la escena para después centrarse en el resto de chicas que le ofrecían jugosas oportunidades. Por mi parte, continúe prestando atención a la chica que minutos antes estaba devorando los caballitos que el bartender le ofrecía. Tras el cristal aún podía contemplar su silueta vacilante caminar a paso lento sobre el pavimento. Tras ella continuaban los hombres mirando de manera poco fiable. Nunca me había interesado el ser amable sinceramente con alguien, pero sabía que si dejaba aquella situación de la manera en que parecía ir, me arrepentiría por toda mi vida. 

Así que a regañadientes alcé mi cazadora y sin mencionar palabra al grupo de cinco que me acompañaba, me marche hacía su búsqueda. Inclusive aún a pesar del paso sin prisa que llevaba la chica, tuve que molestarme en correr tras ella para así llevar ventaja de los demás hombres que continuaban centrando su atención en la solitaria mujer. Sin pensarlo dos veces, pase mi brazo por sus hombros logrando que Mila sobresaltara al tacto y me ofreciera una mirada apática. 

- Sigueme la corriente - le musite mientras adelantaba un poco más nuestros pasos - ¡MI AMOR! ¡Lamento llegar tarde! 
Las peleas me tuvieron ocupado todo el día.

Agradecí el aspecto poco confiable que transmitía debido a mis heridas recientes, ya que, gracias a las mismas, pudimos tener la oportunidad de ahuyentar el resto de hombres que continuaba con la atención sobre Mila. Para el momento en que mi vista se giro hacía nuestras espaldas de forma discreta, nadie más nos seguía el paso. Fue así cuando pude dejar caer mi brazo a mi costado y dirigirlo hacía el ultimo cigarrillo que tenía, llevandolo así sobre mis labios y dejandolo colgar ahí.

- Tu situación debe estar de la mierda para que estés a estas horas sola y en este lugar.  

*No sabía si querías que Irons estuviera en universidad. Si prefieres que aún este en preparatoria o algo avisame y lo cambio de inmediato :)
Espero no lo haya echo muy grande o algo :( es solo que creo que ahorita tuve un ataque de inspiración (y ahorita esta bien fea mi respuesta :c ) ¡Graciaaaaaaaaas! Estuve tan agitada con todo que hasta la semana se me paso volando. Gracias a Dios solo voy el lunes y estoy liiiiiiibre como una codorniz xd. ¿Cómo has estado? ¿Que nuevo ha pasado en tu vida esta ultima semana?
avatar
Mensajes : 281

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ☯Oceans

Mensaje por herondale el Vie Jul 15, 2016 2:26 pm


MILA LEFEBVRE  –  El clima al exterior del bar distaba bastante de ser cálido y mi ligero sweater parecía no ser suficiente, apenas di un paso fuera del establecimiento comencé a temblar, por lo que solo podía esperar a que el trayecto hasta los dormitorios no fuera demasiado largo. Cada paso que daba, era razonado, lo que menos necesitaba era darme de lleno en la cara contra el pavimento por mi habitual torpeza aumentada por el alcohol en mi sangre. Ni siquiera me había percatado de la presencia de alguien más, mucho menos de su cercanía, hasta que sentí como un brazo se pasaba por mis hombros. Probablemente de encontrarme un poco más sobria, me habría dado un susto memorable pero en mi estado, lo único que había pensado era en decirle al Irons que me dejara sola, ¿por qué me había seguido cuando por su culpa había tenido que irme del bar?.

-¿Qué?- Sí antes me había marchado por temor a ponerme en ridículo, probablemente ahora había arruinado toda posibilidad, Max podría detectar con facilidad que me encontraba ebria y no me dejaría olvidarlo. Había pensado en apartar su brazo de mis hombros pero sus palabras me habían dejado tan confundida que procesar todo era demasiado ante mi precario estado.

En lugar de apartarme, simplemente miré hacía donde él lo hacía y una especie de escalofrío recorrió mi espalda. Dos hombres habían aparentemente estado siguiéndome, ya que aunque ahora caminaban en dirección contraria, no había forma que hubieran salido de algún lugar en esos momentos. -¿Me estás protegiendo?- Estaba incrédula, simplemente no podía creer que Max Irons se había tomado la molestia de salir hasta ahí para ayudarme. Detuve el lento paso que habíamos llevado cuando él decidió separarse de mi y simplemente encender un cigarrillo, realmente agradecía que hubiese estado ahí para mi pero no entendía los verdaderos motivos.

-No es de tu incumbencia- Murmure en respuesta, mi situación no era algo de lo que debía enterarse y por obvias razones no estaba dispuesta a contarle, no buscaría más razones para que él pudiera burlarse. -Estaba perfectamente en el bar, hasta que tú y tus amigos llegaron. 

Por más que miraba a Irons, simplemente no podía encontrar el enorme atractivo que la mayor parte de las chicas en nuestra generación encontraban en él. No era feo, pero tampoco era el tipo de persona por el que te bajabas las bragas apenas sonreía, al menos no lo era para mi, ni siquiera me parecía agradable.

-Estás sangrando- A juzgar por su apariencia, no era difícil asegurar que había participado en una pelea como había afirmado antes. Tenía un amplio tajo a lo largo de su pómulo y algunos golpes repartidos por su rostro, si así lucía él, ni siquiera quería imaginarme al otro chico. -Podría curarte- Mis palabras habían sonado más como una pregunta, nunca me había gustado ver a las personas heridas fuera cual fuera el motivo y verlo así despertaba una especie de necesidad de cuidarle, aunque probablemente no lo necesitaba. -Sí quisieras claro-  No había pensado en mis palabras, ni siquiera sabía por que estaba siendo amable con Max cuando él jamás lo había sido conmigo, hasta ese momento.

Apreté mis brazos alrededor de mi cuerpo, intentando cubrirme un poco del frío que hacía en esos momentos. La borrachera comenzaba a pasar y con ello llegaba la culpabilidad, vergüenza y todos los sentimientos que se habían visto nublados.-Vivo a un par de calles de aquí, seré rápida para que vuelvas con tus amigos- Volví a insistir, sentía que le debía aquel pequeño detalle y aunque una parte de mi rogaba que él se negara, no estaba de más pedírselo.
avatar
Mensajes : 939

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ☯Oceans

Mensaje por herondale el Dom Jul 17, 2016 2:38 am


SEBASTIAN STAN  –   Mi día había estado lejos de ser uno tranquilo, la cantidad de papeles que había tenido que firmar había sido enorme y la cantidad de llamadas respondidas ridícula, parecía que el único día que realmente intentaba salir temprano, el universo había decidido conspirar en mi contra e impedir mi salida a cada al menos un cuarto de hora más tarde de lo que había esperado.

Aunque había dejado un montón de cosas pendientes, había pedido a mi secretaria que tomara solamente las llamadas más importantes que pudieran llegar durante mi ausencia, realmente era importante llegar a casa y arreglar lo que se necesitará con la nueva niñera, solo esperaba que ella pudiera quedarse un poco más que dos semanas como habían durado las otras. Theo realmente necesitaba alguien en quien pudiera confiar fuera de la familia y aunque una niñera probablemente no era la solución, era un comienzo. Habíamos intentado de todo y habíamos fallado, Theo se negaba a hablar con el resto de los niños de su clase y ni hablar de las maestras, parecía que solo gustaba de abrir la boca para meterse en problemas y no podía culparme menos por aquello. En algún punto de la crianza había fallado al punto que ahora tenía un niño petulante, exigente y malcriado, las niñeras terminaban yéndose de casa por el mal trato que él les daba y no en cuanto a palabras altisonantes ni mucho menos, se negaba a hablar, a comer y un sin fin de cosas que ya se habían convertido en artimañas para tener a mi madre en casa y a las niñeras fuera de esta. Ya era inviable continuar de esa manera, mi madre había sacrificado demasiado y yo no podía renunciar a mi trabajo, teníamos que encontrar una solución antes de que Theo comenzara a ir a la escuela primaria.

A la entrada de la casa no había ningún auto visible, por lo que podía deducir que mi madre no estaba ahí y que la niñera no tenía uno, algo que quizá sería un inconveniente pero que terminaríamos arreglando si ella se quedaba a trabajar con nosotros. La estancia se encontraba medio oscura, exceptuando por la cocina y la luz de la escalera, por lo que instintivamente me dirigí hasta la cocina que se encontraba desierta y de manera seguida hasta las escaleras que subí de manera lenta, escuchando la pequeña conversación que aparentemente la niñera tenía con Theo, algo que me hizo sonreír, al menos hasta que noté la puerta cerrada y una chica castaña sentada al marco de esta.

-Hmm Hola- La chica delante de mi se elevó apenas notó mi presencia y logró dejarme sin habla. Era mucho más joven de lo que había esperado, si llegaba a los veinte años era mucho decir. -Mi nombre es Sebastian, soy el padre de Theo- Me presenté brevemente antes de extenderle una de mis manos a forma de saludo.

Con un suave crujido la puerta del cuarto de mi hijo se abrió y él paso de la niñera como si no existiera. -Espero por tu bien, que la puerta se haya atorado y ese haya sido el motivo para tener a esta señorita hablándote del otro lado de la puerta- Aunque había mantenido mi voz en un tono bajo, no había sonreído y mi semblante era duro, no iba a permitir ese tipo de comportamiento. -Discúlpate y aséate, cenaremos en cuanto la abuela llegue- Claro que deseaba abrazar a mi hijo y preguntarle sobre su día, pero también necesitaba enseñarle que su actitud no estaba bien.

Volví a girar mi mirada en dirección a la castaña que había permanecido ahí todo el tiempo. -Lamento eso, es bastante arisco con los extraños- Sonreí sin mostrar realmente felicidad, no había nada que detestara más que regañar a mi hijo y por ello era tan malcriado. -Sí deseas, nos encantaría que cenaras con nosotros y sí te ha parecido bien el trabajo, platicar un poco sobre lo que tendrás que hacer y demás- Aunque la chica era joven, me inspiraba confianza, había hecho el intento de ganarse a mi hijo y era más de lo que muchas habían intentando en el primer día de trabajo.
avatar
Mensajes : 939

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ☯Oceans

Mensaje por Valescas el Lun Jul 25, 2016 12:24 am

Val Miloni
  
Suavice mi nerviosismo encerrando fragmentos de mi vestido en mi palma convertida en puño. El hombre frente a mi continuo mirándome fijamente, sumando mi súbita inquietud ante su presencia. El padre de Theo pertenecía al grupo de personas que lograba intimidarte con solo un vistazo, su porte lograba hacerme sentir mil veces inferior y mi corazón quería salirse del pecho para contemplarlo por el mismo. Carraspeé levemente la garganta previniendo soltar alguna palabra con un hilo de voz. Finalmente le contemple - no sin antes tomar toda la valentía posible - y le dedique una corta y amigable sonrisa. Alcé mi mano para así poder estrecharla en un ademán de presentación, sin embargo en cuanto mi mano hizo contacto con la suya me arrepentí al instante ¿y si mis manos estaban sudorosas? ¿y si noto el temblor en ella? pase por alto aquellos pensamientos en cuanto se presentaron y baje la mano para esconderla de su vista. 

- Soy Val... Valeria, perdón - menee ligeramente la cabeza al percatarme de mi error. Sinceramente aún no lograba recuperarme del todo del asombro que me había llevado al conocer a Sebastian, eventualmente, no podía expresar nada de ello al hombre, así que debía pretender estar tranquila ante la situación y no aparentar se una adolescente torpe. 

Dirigí mi vista hacía el chico que había optado por abrir la puerta de su habitación y prestar atención al breve riño que Sebastian le tenía. Ante aquel gesto me puse a meditar si el intentar tener una conversación con el menor solo había empeorado la situación puesto que gracias a aquella acción ahora Sebastían sabía que se había comportado esquivo conmigo y el regaño solo podría aumentar el posible odio que Theo ya haya resguardado en mí. En cuanto los ojos del menor se posaron en mi semblante una sonrisa instantánea colgó de mis labios y se resguardo ahí aún cuando la mirada de Theo expresaba un evidente disgusto.

- Perdón - musito entre dientes mientras sus ojos varaban sobre los míos. Mi sonrisa desapareció al escuchar la voz del menor. No había sido hasta entonces que había tenido el "placer" de conocerle, pero si realmente se comportaba así con las niñeras podía suponer que la situación era más seria a como me lo pintaba la señora Stan. 
- No hay problema, yo también a veces tengo días malos - solté con amabilidad.  Opte por pretender indiferencia ante la conducta del niño, quizá así podía recuperar un poco de la dignidad que había perdido al momento de ser descubierta sobre el suelo del pasillo.

Aún así, Theo no se molesto en complacerme con una sonrisa educada, si no que mejor había decidido abandonar el pasillo e ir a asearse tal y como su padre le había pedido. Deje que mi vista persiguiera la silueta del pequeño hasta que desapareciese puesto que mi sentimiento de inferioridad ante la presencia de su padre aún continuaba atormentándome. Pronto quise reírme de mi propia suerte, ¿que posibilidades podía haber para que cayera en una situación como esta? ¿Con un niño mitad demonio y un padre mitad angel? entorne los ojos apenas cruzo aquel pensamiento por mi mente. Estaba exagerando las cosas, como solía hacerlo todo el tiempo. 

- Por supuesto - respondí ante la propuesta de Sebastian, con una sonrisa fantasma - ¿Quieres que te ayude en algo para la cena? 

Tras minutos de batalla mental, había optado por tomar una postura regular frente al padre de Theo, puesto que después de todo era la niñera nueva y ellos debían comprender que no sabía nada respecto a su forma de vida. Solo quedaba guardar la esperanza que dentro de un futuro lograra sentirme realmente cómoda ante la presencia de todos ellos, o al menos me resignaba a poder aspirar a tener una relación sana con Theo. Tomé entre mis palmas el plato de galletas que aún continuaba sobre el pasillo y realice un noble ademán para que Sebastian tomase una de entre las restantes.

- ¿No gustas una? 
avatar
Mensajes : 281

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ☯Oceans

Mensaje por Valescas el Miér Jul 27, 2016 1:12 pm


Max Irons


No perdí la oportunidad de liberar una risa amargada ante la antipatía de Mila. Aún cuando le había salvado el trasero parecía tener esa actitud arrogante de siempre, pero no podía culparla. Desde la escuela primaria Mila y yo habíamos sido distantes, si mi memoria no me falla, desde aquel accidente donde mi chicle termino en su cabello y por ende tuvieron que cortar su melena que en aquel entonces le llegaba debajo de los hombros hasta la altura de la quijada. No ha habido un momento donde en cada encuentro no dejemos de pelear después de ese fatídico accidente. Pero eso hubiera ocurrido aún sin mi chicle en su cabello. Y es que su persona era tan contraría a la mía que solo lograba hacerme rabiar en cuanto escuchaba su voz. Pero hoy me había demostrado que al parecer compartíamos una cosa en común: el orgullo. Había evitado un trágico final para ella y aún así continuaba detestandome. Tal vez la había juzgado mal. 

- El bar es de todo el mundo, no porque hayas pisado ese asqueroso piso te hace dueña de él. Así no van las cosas ¿sabes? - le respondí ante la razón de su huida de aquel lugar - y de todas maneras, creo que es obvio que ese lugar es un sitio rutinario para mi grupo de amigos, más que para ti ¿no crees? Aparte, nunca te pregunte que demonios te pasaba. Solo no quiero que termines tirada en una de estas sucias calles.

Demasiada información Irons. Cierra la boca de una buena vez. Impregne mis pulmones del humo que desprendía el cigarro y sostuve el mismo por un largo lapso mientras contemplaba hacía la densa neblina que inundaba las calles aquella noche. Prefería volver al bar y embriagarme hasta olvidar la patada de trasero que había recibido en el recinto que escuchar los insultos que Mila tenía para mí, pero el pensar que tenía que cruzar toda esa calle en tales condiciones me obligaba a quedarme. Odiaba tener empatía por la chica, pero la consciencia después no me dejaría en paz. 

No pude evitar entornar los ojos en cuanto la chica había soltado aquel comentario respecto a mi apariencia. No era gran cosa, después de unos días se curaría y tendría que regresar al recinto a recuperar mi dignidad y deformar de nuevo mi rostro. Era ya una rutina para mí, no podía evitarlo y podía decir que me agradaba aquel estilo de vida. Para cuando ofreció ayuda para mis golpes, hubo un momento en el que pensé en negarle la invitación. Pero el regresar al bar significaba regresar con mis amigos, quienes no se detendrían en avergonzarme debido a la perdida que había tenido anteriormente en el recinto. No estaba de humor para bromas estúpidas como las suyas, y si terminaba negando tal invitación podría terminar en otra pelea, y tampoco tenía mucha energía para ello. Así que a pesar de vacilar ante las alternativas posibles, termine accediendo a la ayuda que me ofrecía Mila, pisando sus talones hasta el lugar donde ella solía dormir.

Mientras la mujer buscaba por las cosas necesarias, yo no me limite a contemplar los alrededores donde me encontraba. Había suficientes cosas que parecían ser ciertamente cliché de una niña-rica-perfeccionista, pero siendo sinceros, había otras cosas que me sorprendían suficiente para pensar que se trataban de las pertenencias de Mila. Miré por encima de una encimera, encontrando el retrato donde se veía a ella y su novio afeminado. Me cuestione si su situación se derivaba a su infiel novio, ya toda la escuela sabía de sus aventuras menos ella, o quizá solo se hacía de la vista gorda. Pase todo por ello por alto, nada de su vida tenía relevancia para mi. Para cuando Mila ya tenía todas las cosas necesarias me deje caer en una de las sillas y le contemple inexpresivo, esperando por el alcohol rozar mi rostro. 

- Tu cuarto es tan... tú - mencione mientras sentía el ardor extenderse por una de mis heridas.
avatar
Mensajes : 281

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ☯Oceans

Mensaje por herondale el Sáb Ago 06, 2016 3:23 pm


MILA LEFEBVRE  –  De todos los escenarios posibles en los que había imaginado el desenlace de aquella noche, terminar con Max Irons sentado en mi habitación claramente no era uno de ellos, ni siquiera había cruzado por mi cabeza que podría topármelo, aunque si lo pensaba un poco más, tenía razón al decir que él asistía a aquel bar con más frecuencia de la que yo podría haberlo hecho. Claramente no había pensado demasiado antes de "invitar" al castaño a mi piso, conocía a los de su tipo y si tenía oportunidad, probablemente inventaría alguna historia detrás de aquella visita, después de todo éramos de mundos diferentes, el tipo de personas que jamás se mezclaban.  

Permití que estuviera solo durante unos cortos minutos mientras buscaba los instrumentos necesarios para curarle como le había prometido que haría, ese era el motivo por el que se encontraba ahí. Apenas volví noté como se dejaba caer en una de las sillas, acomodé todas las cosas que iba a utilizar sobre una mesita. -Sería extraño que se pareciera a alguien más, ¿no crees?- Era bastante obvio que el lugar luciera como si yo lo hubiera decorado, después de todo así había sido, las personas adecuaban el lugar en donde vivían a como les gustaba para sentirse más cómodos.  

Remoje una bolita de algodón en alcohol y tenía que admitir que me causaba un poco de satisfacción ser la causante del dolor de Irons, no precisamente porque fuera una sádica irracional, con aquella situación sabia que el muchacho si tenía sentimientos o al menos era sensible al dolor y no era aquella piedra andante que pretendía ser frente a todos.

-¿Que has hecho para que te dejarán de esta manera?-Su actual estado me causaba curiosidad, jamás había entendido por que las personas tenían que arreglar las cosas con golpes, no encontraba motivos suficientes para atacar a alguien. -Deja de fruncir el ceño- Exclamé con diversión mientras presionaba uno de mis dedos ahí donde su frente se había arrugado, suponía yo debido al dolor que le causaba que estuviera haciendo aquello, además de que no estaba siendo lo más delicada posible, mis manos se sentían ligeramente entorpecidas por la forma en la que había bebido aquella noche.

Tuve que cambiar el algodón un par de veces antes de sentirme convencida con los resultados, siempre había sido perfeccionista y por ello no podía dejar algo tan simple como una limpieza de rutina a la ligera. En algún punto mi mente comenzó a divagar y llegué al gran descubrimiento que los ojos de Max eran azules, algo en lo que jamás me había fijado en todos los años que tenía de conocerle. Había demasiadas cosas de él que no sabía o no había notado, jamás había sido algo en lo que había tomado demasiado detenimiento y si en algún punto lo había tenido, él probablemente lo habría terminado arruinando con algún comentario hiriente, sarcástico o ambos. Me alejé cuando sentí que lo había estado viendo directamente por demasiado tiempo y para evitar que él viera el ligero enrojecimiento en mis mejillas, me acerqué a la pequeña nevera en la que tenía demasiados líquidos para ser verdad.

-¿Quieres algo de beber?- Pregunté intentando ocultar el nerviosismo en mi voz, ¿desde cuando me importaba lo que él pensara?, simplemente no quería que comenzará a fastidiarme por el ligero interés que había puesto en él. -¿Cerveza?- Ni siquiera esperé a que me diera una respuesta, la saque y abrí de manera rápida antes de colocarla frente a él. No es que yo disfrutara beber cerveza, el sabor siempre me había parecido desagradable pero Nate las adoraba y siempre tenía algunas en casa para cuando él me visitaba, sin embargo, ahora que había descubierto su infidelidad dudaba mucho que volviese a poner un pie en mi apartamento y si Max quería beberlas todas, por mi estaba bien, de todos modos había pensado en tirarlas.

En vista de que aún no quería encararlo, tomé todas las cosas que había utilizado entre mis brazos y me dispuse a regresar a mi habitación. -Iré a buscar una venda para tus nudillos, después si quieres puedes irte- Durante el tiempo que hablé, intenté a toda costa no hacer contacto visual con el castaño y sin más me introduje en mi habitación dejando caer el alcohol y demás insumos sobre mi escritorio. Si algo había aprendido aquella noche era que el alcohol era malo, lo suficiente para hacerme creer que Max Irons era atractivo.


avatar
Mensajes : 939

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ☯Oceans

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 6. 1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.