Últimos temas
Afiliados del Foro
Afiliados hermanos 0/5
Directorios y Recursos
Afiliados Elite 0/44

☯Oceans

Página 2 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: ☯Oceans

Mensaje por herondale el Lun Ago 08, 2016 12:46 am


SEBASTIAN STAN  –  Aunque mi preocupación no era visible, se encontraba presente. Temía mucho que aquella muchacha no quisiera volver después de aquel día, sabía lo difícil que Theo les ponía las cosas a las niñeras y aunque podríamos seguir buscando, tampoco era saludable que cada dos semanas tuviéramos una chica diferente a su cuidado, eso jamás le brindaría la estabilidad que habíamos estado buscando. Aunque la disculpa de mi hijo, había sonado todo menos sincera, suponía que tampoco necesitaba forzarlo y que terminará odiando a aquella chica en tan solo un día, estaba desesperado, realmente necesitaba que alguien se quedara. Y para mi sorpresa la respuesta tan natural y despreocupada que ella había dado, me había hecho sonreír, como si entendiera que no debíamos presionarlo.

Tomé una de las galletas que me ofrecía y al momento la llevé hasta mi boca para darle una mordida. -Está deliciosa- Murmuré antes de darle otra mordida, tenía la consistencia perfecta y el sabor era todo lo que se podía esperar de una galleta de chispas de chocolate. -¿Las hiciste?- Tenía bastante tiempo sin probar algo así, si bien a mi madre se le daba la cocina, no era el tipo de mujer que disfrutaba de ello.

A pesar de que nuestra cocinera estaba tomando un día libre, con ayuda de Val, la cena quedo lista en poco tiempo, un poco de pasta y ensalada, por lo que solo esperábamos la llegada de mi madre que no demoraría demasiado. -Así que, ¿Estás estudiando la universidad?- Si bien la pregunta era un poco vaga, tenía el propósito de iniciar una conversación de alguna manera, basándome en su apariencia podía pasar fácilmente por una universitaria pero bien podría sorprenderme, si me decía que era más joven, no estaría demasiado sorprendido.

Apenas había terminado de apagar la hornilla en donde se había estado cocinando la pasta cuando escuche como la puerta que daba al garaje se abría, anunciando la llegada de mi madre y promoviendo que mi hijo saliera de su habitación como un bólido para saludar a la mujer que me había dado la vida. Theo podría comportarse mal incluso conmigo, pero con la abuela alrededor era todo un ángel. -Buenas noches- Saludé rápidamente a lo que ella me respondió con una suave palmada en el hombro y un beso sonoro en la mejilla. -Me alegra que te quedes a cenar cariño- Está vez se refería a la castaña que se encontraba acompañándonos, sabia de sobra que mi madre no decía aquellas palabras por compromiso, realmente era un alivio que Val haya sido capaz de quedarse hasta ese momento, muchas otras no habían querido quedarse ni un momento después de mi llegada. Suponía que Theo había sido un tanto benevolente con ella, además de que ella debía de tener una paciencia de oro. -¿Pasamos al comedor?-

Lleve conmigo el refractario en donde llevaba la cena, y la acomode en la mesa donde ya estaban colocados los platos. No sabía que tanto esperar de la cena pero sabía que mi madre haría un pequeño interrogatorio, si bien teníamos el cuidado de no escoger al primero que pedía el trabajo, no era una investigación exhaustiva y como tal, no estaba de más preguntar esos pequeños detalles que convencían a la gente cuando de dar un empleo se trataba.

Theo aunque no lucía una sonrisa de oreja a oreja, no estaba siendo tan antipático como solía serlo y en lugar de quedarse completamente callado, aquella noche nos había brindado pequeñas respuestas que aunque no eran la gran cosa, lo consideraba un avance. Quizá Val había conseguido hacer aquel pequeño click que había faltado con las otras chicas y si teníamos suficiente suerte, terminaría quedándose. Pequeñas preguntas sobre su familia, educación y vanidades fueron hechas por mi madre para llenar los silencios, eran cosas sencillas pero importantes si se consideraba que aquella chica pasaría más tiempo con Theo que yo, no era algo que quisiera pero de alguna manera tenía que mantener aquella compañía heredada de mi padre y que además nos daba el estilo de vida que llevábamos.

Cuando la cena llego a su fin, mi madre tenía aquella sonrisa tranquila en su rostro que me hacía creer estaba contenta con Val estando en casa. -Creo que por nuestra parte, el empleo es tuyo si decides tomarlo- Me encogí en hombros mientras le daba una sonrisa de lado. -El resto sería concordar la paga, horarios y demás comodidades que necesites-.



off. ¡Hola Val! ¿Cómo estás? Siento la tardanza, estuve en plena mudanza y con todo de cabeza se me complicaba responder. Siento si mi respuesta es horrible pero no supe muy bien hacia dónde llevar las cosas con Seb, igual dime si quieres que agregue algo o lo cambie y sin problema lo hago.

avatar
Mensajes : 939

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ☯Oceans

Mensaje por Valescas el Miér Ago 17, 2016 7:12 pm

Val Miloni

Breves segundos después de finalizar la cena me había concentrado en retirar la mirada del hombre de traje que continuaba a un costado mío. Ni siquiera comprendía porque mi nerviosismo había aumentado gradualmente en vez de desaparecer tras el impacto del momento. Aceptaba que Sebastian era un hombre atractivo, pero yo nunca me dejaba cegar por tales aspectos, mucho menos por hombres mayores. Inclusive, podía decir que pocas veces me sentía atraída hacía un hombre, cosa que consternaba más a mis conocidos que a mi misma. Sutilmente me sitúe en el sofá que había en la sala principal, dejando caer mi rostro sobre el dorso de mi mano. 

- Así es, en realidad apenas estoy comenzando el tercer trimestre - contesté ante su pregunta mientras me tomaba el valor de mirarle a los ojos. Theo se había tomado la molestia de esconderse de mi nuevamente, me pregunte en como sería realmente con su padre y su abuela. Claro, aquella pregunta no demoró demasiado en mi mente puesto que al instante en que la señora con la cual había tratado todo el tramite de mi trabajo apenas había cruzado la puerta principal, causo que Theo saliera como un rayo de su cuarto y encontrara resguardo en sus brazos. Sin poder evitarlo, una sonrisa débil colgó de mis labios.

{...} Disfrutaba el sabor que la pasta desprendía mientras escuchaba la conversación que mantenían los Stan acerca de mi. No había muchas cosas interesantes respecto a mi vida, pero no me negué a contestar cualquier duda que la señora tuviera acerca de mi. Conté lo básico: estudiante de universidad, hija de un matrimonio estable, un solo hermano, una vida social "normal", ni introvertida ni extrovertida, con escasa experiencia en niños pero con una familia en la cual pertenecen muchos, un trabajo en un café y otro en un parque de diversiones. Theo parecía interesado en lo ultimo ya que me había preguntado si alguna vez me había topado con alguien vomitando en plena juego mecánico, le inventé una sosa historia con tal de que soltara alguna sonrisa pero lo mucho que aspire fue un "cool" y un rostro inexpresivo.

Finalizada la cena, Theo no encontró otra razón por la cual quedarse y optó por correr nuevamente a su dormitorio. Supuse que se debía a su evidente derrota puesto que había afirmado querer el trabajo aún sabiendo las consecuencias del mismo. No mostré desilusión ante su actitud esquiva conmigo ya que anteriormente había escuchado de la misma, incluso podía arriesgarme a decir que yo corría con suerte comparada con otras niñeras que habían trabajado aquí. Necesitaba el dinero, pero también deseaba tener una buena relación con Theo o al menos intentarlo. Tras intercambiar algunas palabras pude mirar como el cielo se oscurecía. Habíamos aclarado todo de lo que trataba el trabajo y sinceramente me encontraba satisfecha con la paga del mismo, si no fuera por la actitud de Theo este trabajo hubiera sido perfecto, pero después de todo la perfección no existe. 

- Será mejor que Sebastian te lleve a tu casa, ya esta muy oscuro y parece que se esta nublando - comentó la señora Stan mientras dejaba que sus ojos viajaran por la ventana, observando el clima poco favorable para una persona sin coche como yo. 
- Oh, no es necesario, en serio. De hecho, mi casa queda a unas pocas calles de aquí así que puedo irme caminando...
- ¡Ni loca! - soltó la mujer en cuanto negué su invitación, casi como si hubiese ofendido a toda su familia - no quiero imaginarte caminando sola por estas calles, y tu misma lo dijiste, esta a unas calles así que Sebastian no le robará mucho tiempo. 

La mujer pronto dejo la chamarra de su hijo en la sala, dando a entender que su palabra sería la ultima y no había otra opción que la suya. Suspire levemente mientras tomaba mis pertenencias y contemplaba a la mujer que se despedía con un ademán mientras subía al segundo piso, desapareciendo así de mi vista. 
avatar
Mensajes : 281

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ☯Oceans

Mensaje por Valescas el Miér Ago 17, 2016 7:13 pm


Max Irons

Dispuse a ingerir del líquido mientras contemplaba la silueta de Mila caminando por su apartamento. No era mi cerveza de preferencia, pero era algo. Había estado ignorando el aspecto de la chica por un largo lapso puesto que cada que un pensamiento corría a mi mente era instantáneamente sellado bajo otro que me recordaba que se trataba de Mila Lefebvre, la chica con la que había batallado alrededor de mil veces durante los últimos años del instituto. El pensar que el alcohol sería de ayuda en frenar aquella penosa emoción había sido la peor decisión que había tomado durante la noche. El alcohol no solo se había encargado de inhibir el dolor que me causaban las heridas expuestas, si no que mientras más ingería de la botella de vidrio que colgaba de mis dedos más me parecía que Mila cargaba cierta sensualidad esa noche. No me lamente más por aquel pensamiento puesto que sabía que a pesar de ello nada ocurriría, estábamos hablando de Mila, no de cualquier chica que me encontrase un viernes por la noche. Tome con dureza el cuello de la botella mientras iba en rumbo a la habitación de Mila quién había permanecido dentro de ella durante un largo tiempo, por un momento supuse que aquello era una señal de que no buscaría ninguna venda y solo debía retirarme. Fue entonces cuando contemple a la chica mirando hacía su escritorio, a pesar de ello, su mirada parecía perdida. Deje que mi cuerpo se recargase del marco de su puerta mientras llevaba a mis labios un poco más de cerveza, contemplando a la chica sin soltar algún comentario. Finalmente, tras un corto transcurso de silencio me dispuse a contestar su pregunta que minutos antes me había formulado.
Me metí en una pelea - no fue necesario contemplar el semblante de Mila para suponer que sus ojos se habían puesto en blanco ante tal evidente respuesta. Solté un bufido en un intento de ocultar la risa que me había causado la situación misma - pero no es porque tenga algún problema. Me pagan por eso - en cuanto encontré nuevamente la mirada de la chica pude leer el asombro en los mismos, cosa que hizo que sonriera levemente y llevara otro sorbo ha mis labios - sé que no suena como un hobbie sano al que varios adolescentes se dedican, pero rinde para mis caprichos - me encogí de hombros pasando por alto cualquier pensamiento que hubiera tenido Mila en aquel instante tras confesar de donde venía el dinero que poseía - aparte, ya tengo una fama en ese lugar, y cuando posees cierto estatus en esa clase de eventos, el dinero es más. Verás, es como... una pelea de perros, solo que con humanos. La gente apuesta por mi, yo gano y me quedo con todo el dinero. Bueno, obvio una parte se queda para el establecimiento, pero creo que entiendes la economía de ese lugar ¿no es así? 
Me dedique a esperar un minuto, por si la chica optaba por agregar algún comentario satírico que acostumbraba, pero el silencio reino el apartamento y nuestras miradas no se apartaron la una de la otra durante aquel lapso. Fruncí el ceño y me rendí finalmente, bajando la vista hacía los utensilios que aún descansaban sobre el escritorio de madera. Nuevamente, tomé un descanso para tomar más de la botella de vidrio, la cual estaba a punto de vaciarse. Me cuestione en silencio si el pensar que algo estaba ocurriendo aquí era un efecto colateral del alcohol, en cierto aspecto, podía presentir que Mila sentía lo mismo con respecto a los largos minutos de silencio que no llenaban el salón de incomodidad, como lograba hacer cada que me encontraba con completos extraños. Era casi como si Mila y yo estuviésemos acostumbrados a tales silencios, aún cuando era nuestra primera vez estando completamente solos.  
¿Tú no piensas beber cerveza? - cuestione, pasando sinvergüenza hacía su alcoba y dejando que mi cuerpo se postrara sobre su cama - ¿O acaso piensas dejarle unas cuantas a tu novio? - fue en aquel instante que un nuevo silencio se apodero de la habitación, uno diferente a los anteriores. Este si cargaba tensión al ambiente. En aquel momento me percaté de lo que realmente ocurría dentro de la cabeza de la chica, llevando una sonrisa burlesca a mis labios - Oh, ya entiendo todo - solté, dejando la cerveza ahora vacía a un costado de la cama - es eso lo que te llevo al bar ¿no es así? Dime, ¿ahora de quién te enteraste? ¿De Kira? ¿De Maya? ¿Quizá de Holly? si te sirve de consuelo, Holly parece un pulpo cuando te besa- gire la cabeza hacía el basurero que se localizaba en una esquina de la habitación, dentro del cubo pude mirar unos cuantos peluches que yacían ahí - si ya no los necesitas más, conozco a alguien que si los quiere - comenté, señalando hacía los regalos que su ahora ex-novio que le había dado. No me apenaba comentar respecto a todo ello, Mila quizá no soportaría nada de ello y terminaría echándome de su apartamento, lo cual resultaba lo más indicado tomando en cuenta las emociones que experimentaba cada que miraba su cuerpo de espaldas.

+ ¡Hooola! Estoy muy bien aunque con algo de tarea u-u ¿Y tú que tal? No te preocupes, yo puedo esperar el tiempo que sea<3 ¡realmente me gusta mucho como roleas! Te daría un premio si tuviera :( jaja
avatar
Mensajes : 281

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ☯Oceans

Mensaje por herondale el Miér Ago 24, 2016 1:24 am


MILA LEFEBVRE  –  La voz de Max me obligó a abandonar mi estado taciturno y cuando me giré a verlo, no pude evitar tensarme ante lo cerca que se encontraba. Me había tomado por sorpresa y considerando los pensamientos irracionales que había tenido, era un poco obvio que me pusiera a la defensiva. La explicación del por qué se había metido en una pelea no era lo que había esperado, sabía que Irons no era nada más que un chico problema pero de ahí, a pensar que permitía que lo molieran a golpes por dinero, distaba mucho. Permanecí en completo silencio, haciendo el intento de arreglar mis pensamientos y hacer el intento de alejarlos un poco sobre la idea de lo bien que se veía Max recargado en el marco de mi puerta. No sabía si se debía al cabello arreglado de manera desprolija, la forma en la que sus labios apenas rozaban la botella antes de darle un trago o la forma que su mirada parecía quemar sobre mi. Quizá era una combinación de los tres.

-Me parece estúpido- Murmuré en referencia a su "trabajo de medio tiempo", aunque probablemente a él no le importase, sí aquella era una buena forma de tener un ingreso extra y era medianamente bueno en ello, entonces había razones de sobra para que continuase haciéndolo. -Pero supongo que es más lucrativo que trabajar en un trabajo normal como el resto de las personas- Encogí los hombros buscando no darle tanta importancia, encontraba desagradable el hecho de que las personas disfrutaran y ganaran dinero a costa de actos violentos, pero lo que él hiciera con su vida no era asunto mío.

Aparté la mirada cuando sentí que no podía mantenerla más y con torpeza comencé a buscar entre los cajones de mi escritorio, alguna venda nueva que pudiese usar y con ello acabar aquella noche. Jamás había estado en la misma habitación con Max por mi cuenta y menos durante un tiempo largo, la razón era simple, jamás habíamos logrado soportarnos y el hecho de que hasta ahora hubiésemos sido un poco más civilizados me hacía sentir extraña. Miré por sobre mi hombro cuando noté que se adentraba en la habitación y aunque pude haberle dicho algo por haberse hecho sentir en casa, no me molestaba en lo absoluto. -No me gusta la cerveza- No necesitaba darle mayor explicación que esa, sin embargo, la tranquilidad se rompió apenas mencionó a Nate y aquella punzada incómoda se propagaba por mi cuerpo, dejando la terrible sensación de vacío en la boca de mi estómago.

No se tenía que ser un genio para deducir los motivos por los que me encontraba en el bar y mucho menos cuando yo misma le había dado las pistas suficientes para que hilara la situación. Los comentarios burlones de su parte no se hicieron esperar y aunque prácticamente los había esperado, no podía negar que me herían. Todos sabían perfectamente que Nate se había estado enredando con cuanta chica se le ponía enfrente y yo no había hecho nada más que cerrar los ojos y pretender que no pasaba nada. -¿Siempre eres así de idiota?- No estaba preparada para que se me diera una amplia lista de todas las personas con las que me habían engañado, al diablo con ello y menos cuando se trataba de una persona que lo hacía con el afán de fastidiarme. -Olvídalo, ya conozco la respuesta.

Tomé con fastidio una de las vendas y me apresuré a desenrollarla para terminar con mi trabajo de una vez por todas. Habíamos conversado demasiado y por mi bien, necesitaba que la convivencia se acabara lo antes posible. La euforia y atracción permanecían, pero ahora estaban nublados por las ganas de golpearlo hasta el cansancio. ¿Qué no tenía sentimientos?. Me senté a su lado en la cama y sin mirarle realmente, agarre su mano y comencé a curarlo como había prometido que haría. -Para ser alguien cuya relación más larga ha sido con su cepillo de dientes, tienes demasiado que decir sobre mi relación- Murmuré con ironía, sabía de sobra que lo estaba haciendo por el hecho de burlarse y por ello no quería seguir escuchando sus opiniones. ¿Qué podría saber él sobre una relación?. Max era buen conocido por haberse enredado con una buena -por no decir toda- la población femenina en la universidad. No había mujer que no suspirara, hablara o odiara a Irons en el campus, aunque aquellas que lo odiaban parecían estar en extinción. -Oh venga, no me digas que tú quieres los peluches- Solté una risa burlona a la par que rodaba los ojos, si estaban en la basura es porque ahí pertenecían, como toda la mierda que me había dado el maldito bastardo traidor que había tenido por novio. -Estas curado- Afirme levantándome de la cama y depositando aquellos residuos en el bote de basura que se encontraba a reventar. Mi cuerpo comenzaba a rozar nuevamente en la sobriedad y con ello la opresión en mi pecho llegaba, no había nada en el mundo como saber que no eras suficiente para la persona que significaba algo importante en tu vida. -Puedes volver con tus amigos para contarles mi patética situación- Por mi parte tendría que buscar algo entretenido por hacer, quizá destapar alguna buena botella de vino y continuar con el sentimiento de alivio que me proporcionaba la embriaguez, cualquier cosa era mejor que estar reviviendo aquel preciso momento en el que había descubierto que toda mi relación era una farsa.


avatar
Mensajes : 939

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ☯Oceans

Mensaje por herondale el Jue Ago 25, 2016 1:31 am


SEBASTIAN STAN  –  No se tenía que ser un genio para saber que mi madre había quedado completamente encantada con la muchacha de ojos azules, su carácter alegre y dulce habían terminado por conquistar a la mujer que me había dado la vida. Y para mi no era muy indiferente, la paciencia con la que había abordado los desplantes de mi hijo, me hacían pensar que contratarla no era una mala idea, que quizá Theo podría aprender un poco de ella y salir del caparazón en el que se había metido para evitar que personas nuevas se acercasen.

Terminada la cena, mi madre se despidió como era habitual en ella y no abandonó el comedor hasta que dio estrictas indicaciones. -No es ninguna molestia llevarte a casa- Apoye sin rechistar las palabras de mi madre, no me molestaba tener que llevar a la castaña hasta su casa, sin importar la distancia que se tuviera que recorrer. Después de todo, había sido culpa nuestra que se quedara hasta tarde y no íbamos a ponerla en algún peligro por ahorrarnos un par de kilómetros recorridos en el auto. -Me hace sentir más tranquilo- Agregué dándole una sonrisa pequeña, así como mi madre jamás me permitiría dejarla marchar por su cuenta, yo tampoco iba a dejarlo a la ligera. No era la forma en la que me habían educado y además, no me quitaba absolutamente nada, por el contrario, me daba más tiempo para conocer a la alegre muchacha que conviviría con mi hijo durante todo el día.

En mi camino a la salida, tuve que tomar las llaves del auto que reposaban contra la mesa del recibidor y de igual manera la chaqueta que mi madre había abandonado en el sillón, aún a mi edad, mi madre seguía cuidándome como si tuviera doce años. Quizá una parte de mi, aún seguía siendo aquel chiquillo que desacataba las reglas básicas como llevar un sweater cuando hacía frío y terminaba enfermándose al grado de sentir a la muerte golpeando la puerta. Podría ser un adulto responsable y padre de familia, pero una parte de mi siempre necesitaría a mi madre alrededor.
El ambiente al exterior era frío y aunque no caía una lluvia torrencial como minutos atrás, la noche no se prestaba a simplemente irse caminando como Val había planeado en hacer. Una vez dentro del auto, decidí encender la radio aunque manteniéndola en un volumen moderado para permitir conversar tranquilamente sin la necesidad de elevar la voz más de la cuenta.

-Quería agradecerte- Dije sin despegar la mirada del frente, ni siquiera habíamos salido del fraccionamiento en donde se encontraba mi hogar, pero una parte de mi no estaba tan acostumbrado a agradecerle cosas a la gente que recién conocía. -Por ser tan paciente con Theo, se que no lo parece pero realmente necesita alguien así- Aún cuando había hecho todos los intentos posibles para que mi hijo tuviera una infancia normal, suponía que crecer sin una madre no era sencillo, los niños solían ser hirientes y con ello Theo había terminado recluyéndose. Necesitaba más gente a su alrededor, ver que podía confiar en personas fuera de la familia y que no todos serían malos con él.

Tuve que detener el auto ante la luz roja del único semáforo que se atravesaba en el camino y pude notar como Val frotaba sus manos, intentando calentarse de algún modo. Hasta ese momento me di cuenta de la precaria protección que llevaba a la inclemencia del clima y sin pensarlo dos veces, baje el cierre de mi chamarra y me la quite para extendérsela de inmediato. -Por favor tómala- Pedí en cuanto noté un poco de duda cruzar por su rostro, quizá aquella era una acción un poco más personal pero no podía permitir que ella se siguiera helando cuando yo perfectamente podía sobrevivir sin una chaqueta. -Estoy mejor sin ella, es demasiado voluminosa- Agregué intentando convencerla de que realmente no me importaba, para mi no era una prioridad ya que el clima tampoco me parecía insufrible. -Además de que es una especie de seguro- Sonreí ligeramente divertido, intentando hacerla sentir cómoda con la situación, era una chamarra, un detalle que cualquier otra persona con educación y sentido común habría hecho en mi lugar. -Se que tendrás que ir mañana a casa, al menos para regresarla- La miré durante unos segundos y sin más, giré en la calle que ella me había indicado. Un par de metros más adelante, habíamos llegado a su casa.

-Realmente ha sido un gusto conocerte- No mentía con aquella afirmación, Val tenía el tipo de personalidad que te hacía sentir cómodo. -Si deseas que mande a alguien a recogerte, solo tienes que pedirlo- Indiqué encogiéndome en hombros, desde casa le habíamos proporcionado los números importantes a los que podría llamar en caso de que necesitase cualquier cosa, entre ellos estaba mi celular y para mi no era imposible poderle mandar a alguien para recogerle.


off. te entiendo perfecto, no ha pasado demasiado desde que entre nuevamente a la universidad y ya me han atascado de tareas y proyectos, sumándole mi trabajo, termino muerta. ¡A mi me encanta como roleas! De verdad que es de mis roles favoritos, siempre me emociono cuando leo tus respuestas <3.

avatar
Mensajes : 939

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ☯Oceans

Mensaje por Valescas el Vie Sep 02, 2016 12:39 am

VAL MILONI

Permanecí estática en el asiento copiloto mientras el eco del motor inundaba el ambiente externo del automóvil. Había situado mi vista sobre el cristal delantero durante todo el trayecto debido a la continuo nerviosismo que atacaba mi pecho al instante de estacionar la mirada sobre el semblante de Sebastian. Finalmente encontré cierto alivio en el exterior mientras prestaba atención a los comentarios amigables de Sebastian decía acerca de mi, fue en aquel momento que agradecí mentalmente el permanecer entornada para así evitar delatarme ante el color carmesí que seguramente había subido sobre mis mejillas. Las palabras eran carentes para poder proseguir aquella efímera conversación. Tales comentarios habían logrado halagarme y si mismas no provinieran de este hombre quizá podría incluso alzar la mirada para agradecer de manera indicada. No quería retroceder cinco años atrás, no deseaba convertirme en la niña que era fácilmente conmovida por un rostro bonito. Claramente había madurado lo suficiente durante tal lapso, y quizá eso pareciera que me había vuelto indiferente respecto al sexo opuesto, pero tras diversas relaciones había comenzado a convertirme en elitista en referencia a mis parejas - cosa que lograba fastidiar a mis conocidos, quienes no se detenían al momento de preocuparse ante mi inexistente interés romántico -. 

Una vez más, las palabras no llegaron al instante de recibir la chamarra de Sebastian. Un ligero "gracias" resonó de mis labios y no pude evitar impregnar mis pulmones de la dulce fragancia que la misma desprendía. Ante tal estímulo mi piel no se evito en enchinarse, haciendo que mi emoción temporal aumentara debido al dulce gesto. Evite a toda costa soltar alguna sonrisa debido al mismo acto, pero era casi imposible esconder mi vergüenza. Pronto espere que Sebastian hubiese ignorado aquello puesto que sus ojos continuaba sobre la carretera, o al menos que pensará que ello era solo un gesto de agradecimiento. 

- Demonios - musite, por un momento pensé haber visto al hombre apartar la mirada por solo unos breves segundos para contemplar mi semblante - Yo que pensaba no verlos nunca más ni responder sus llamadas - Sebastian no demoró mucho en comprender la broma y compartir una sonrisa conmigo. Aquel gesto había aliviado la noche y gran porcentaje de mi nerviosismo había desaparecido - Hablando seriamente - comenté una vez que el auto había aparcado en la acera que se situaba frente a mi hogar - Por lo que miré hoy, Theo parece ser un buen chico... solo necesita un poco de tiempo. Realmente me agradaría conocerlo. - breves segundos después de haber confesado aquello, un silencio inundo el automóvil, no se trataba de un silencio incomodo pero tampoco podía averiguar que significaba aquello - y... necesito unos nuevos zapatos... así que... - bromee nuevamente, riendo esta vez al final de la misma oración para acentuar la broma. Lo menos que deseaba es que opinara que era una chica materialista - Gracias por la chamarra. Prometo devolverla mañana.

Permanecí un corto tiempo estática meditando cual sería la despedida indicada para tal ocasión. Supuse que él se encontraba cuestionando lo mismo, finalmente tras cortos segundos - esta vez, incómodos - me limité a ofrecerle una corta sonrisa. Por un corto instante pude notar como su cuerpo se inclinaba hacía mi, tomando eso como una despedida me acerque un poco para dar un beso en la mejilla y salir del automóvil, no sin realizar un ademán de despedida antes de entornar mi silueta hacía mi puerta principal. Para el momento en el que me encontraba en el interior de mi hogar no pude evitar mirar sigilosamente hacía la ventana para poder asegurarme que el automóvil no se encontrase más ahí. Eventualmente, el coche había desaparecido y en cierto momento pude recordar a la cita que tuve hace años, cuando el chico me había dejado en la puerta de mi casa y había realizado el mismo gesto de mirar por la ventana. 

Mis pensamientos cesaron ante el sonido de mi móvil, el cual continuaba en uno de los bolsillos de mi vestido. Pronto guíe mi muñeca hacía el mismo y noté el mensaje de mi amiga cuestionando acerca de mi primer día de trabajo. "Todo bien" me limite a responder. No había otra persona que me conociese mejor que ella y si llegaba a realizar un comentario respecto a Sebastian ella pronto notaría algo distinto y sería aceptar que por primera vez en muchos años, alguien realmente me agradaba. Me limite a guardar aquella información para mi sola. Tomé un ultimo respiro de la fragancia de Sebastian que había quedado atrapada en la tela y me dirigí hacía la habitación.
avatar
Mensajes : 281

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ☯Oceans

Mensaje por Valescas el Vie Sep 02, 2016 5:36 pm

MAX IRONS


Curve mis comisuras de manera irónica ante tal esperada reacción, pronto había dejado que mi mirada cayera hacía el trabajo que robó la atención de la chica minutos posteriores. Los nudillos que previamente se localizaban en carne viva ahora solo dejaban rastro de sangre por debajo de las vendas que les cubrían. Deseaba agradecer tal gesto de empatia, pero ello estaba de sobra en nuestra relación: yo apenas lo escupiría entre dientes y ella pretendería no haber escuchado tal comentario. Una vez más había caído en en la historia verídica y aquel gesto había sido el responsable de la súbita cólera que experimentaba Mila. Nada de ello me hacía corroer a las actitudes tomadas tras el hallazgo de sus verdaderas intenciones. Si aquella noche no hubiese tomado una cerveza de más, indudablemente ahora me localizaría atravesando la puerta principal, pero era media noche y ya había corrido suficiente alcohol sobre mi torrente sanguíneo. Pronto deje caer mi cuerpo sobre la cama y que mi vista viajara por el techo decorado por mil estrellas. Una sonrisa fantasma se había instalado sobre mis labios, tales estrellas hacían recordar el cuarto de mi anterior casa. 

El silencio inundo nuestro entorno y espere por los insultos provenientes de la mujer a cortos de metros de distancia pero nunca llegaron. Incrédulo, asome la mirada hacía la silueta apenas visible de Mila. Permanecía estática en un rincón de la habitación, por lo poco que podía contemplar pude suponer que su mirada se dejaba caer vacía sobre algún punto muerto. Siendo sincero, me encontraba atónito ante aquella escena. Mila Lefebvre no era el tipo de chica que se dejaba ver en tales situaciones. Era una de las cosas que me agradaba de la mujer y que obviamente reprimía, teníamos aquello en común: el orgullo. Durante las diversas épocas donde los rumores de la infidelidad corrían por los pasillos, Mila siempre permanecía de roca y evitaba sigilosamente cualquier conversación que tomara rumbo de ello. Sabía como manejar tales situaciones de una manera tan profesional que incluso había dado por sentado que bajo esos 56kg había un ser humano latente.

Alcé de nueva manera mi torso para permitirme un mejor espectáculo. Mila, por su parte, permaneció quieta ante los nuevos movimientos, era como si alguien hubiese encontrado un interruptor y la hubiese apagado. Nunca había sido bueno confortando a la gente e incluso podía decir que odiaba el sentir empatia por otros. El sentimiento de incomodidad me abrumaba cada que una situación demandaba apoyo de mi parte, aquella era la razón por la cual pertenecía al grupo social al que pertenecía. Los sentimientos eran un tema de conversación poco popular y casi nulo dentro de mi grupo de amigos. Si alguien tocaba tal tema era solo para soltar una o dos palabras, suficiente para llenar de tensión el grupo. Aquello no daba pauta para justificar nuestras amistades aparentemente poco trabajadas. Lip era el único que podía considerar como un amigo sincero y cada que tenía malas rachas él acudía a mi y le ayudaba de la única manera que sabía hacerlo: alcohol. De vez en cuando cuestionaba acerca de sus relaciones y él me otorgaba cortas y secas respuestas. Quizá no parecía mucho, pero para nosotros era suficiente.

- No tienes que preocuparte por que vaya a decir algo - comenté finalmente, dejando el envase de vidrio en un costado de la cama - mis amigos estarán más interesados en saber como Lip le dio en la madre a algún chico dentro del bar que en tu relación - encogí ambos hombros restando importancia al tema. Mi vista giro de su semblante hacía el pequeño despertador que descansaba sobre la mesa de noche - de todas maneras, no creo encontrarlos ahora. Seguramente ya se fueron con alguna chica... Pero da lo mismo. No tenía muchos ánimos de estar con ellos hoy - tuve que tornar mi atención a Mila puesto que finalmente había salido de aquel episodio aislado y por fin prestaba atención a mis palabras - a veces suelen ser... demasiado idiotas.

Me levante del colchón y tomé mis pertenencias a regañadientes. Mi cuerpo demandaba permanecer recostado y no podía darme el lujo de ello. Otra razón se debía a que el alcohol que había ingerido minutos previos comenzaba a jugar con mi mente. Nunca antes había negado el hecho de que Mila era atractiva, pero también nunca antes había tenido la curiosidad de descubrir que ocultaba tras su ropa. No hasta esa noche. Inconscientemente jale mi mirada hacía las piernas desnudas de la chica y sentí cierta punzada que me incitaban a tomarlas. Pronto, alcé la mirada, avergonzado de mi mismo al tener tales pensamientos. Era Mila Lefebvre de quién hablaba. Mila no es el tipo de chicas que permiten que me acueste con ellas. Sorprendido, capté la mirada de Mila sobre la mía, ocasionando que el silencio tornara otra dirección sobre el ambiente. No había soltado palabra alguna desde todo este lapso, pero sus ojos parecían sentir lo mismo que yo en aquellos momentos. Deje liberar un suspiro pesado ante la situación y carraspeé la garganta en gesto de nerviosismo. 

- Gracias... por.. tu sabes.

¡Ya séeeeee! Es horrible tener ese tipo de profesores. Esta semana una maestra nos dejo tarea un domingo en la noche para lunes en la mañana y para colmo otra nos dijo el martes que el jueves tendríamos exámenes :( Ya quiero que sean vacaciones de nuevo<3 jaja. No inventes, te juro que yo también me emociono muchísimo cuando respondes, quisiera responderte super rápido pero bueno, ya se podrá cuando estemos menos ocupadas :( En serio, roleas super padre, me fascina mucho como escribes :)
avatar
Mensajes : 281

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ☯Oceans

Mensaje por herondale el Sáb Sep 10, 2016 1:06 am


MILA LEFEBVRE  –  Nunca había pensado que me encontraría en una situación como la de ahora, con Max Irons escuchando mis problemas y aunque no esperaba una respuesta reconfortante de su parte, no había podido continuar mordiendo mi lengua. Todo el mundo sabía la situación entre Nate y yo, incluso Max que siempre se había mantenido tan alejado como le era posible de nuestro grupo social. Durante buena parte del día había deseado haber permanecido en la ignorancia que me había hecho feliz, sin embargo, ahora entendía que esa felicidad no había sido saludable. Siempre había mostrado ser una mujer fuerte con un enorme respeto por ella misma y si hubiese seguido soportando los engaños, no estaba haciendo nada más que degradarme a mi misma. Ningún hombre o persona en su defecto, era lo suficientemente importante para que yo me rebajara de aquella manera.

Cuando el castaño mencionó que sus amigos simplemente no se mostrarían interesados en lo que había pasado entre Nate y yo, cierto alivio recorrió mi sistema. Quizá eso era lo que necesitaba, amigos despreocupados que no buscaban cotillear con cada simple pedazo de información que tenían a la mano. La simple idea de relacionarme con los amigos de Irons y Gallagher me causo gracia. -Siento haber arruinado tu noche- Murmuré a la par que encogía los hombros, no quería darle demasiada importancia pero no podía apartar mi cabeza de que sin él, probablemente no habría llegado sana y salva a mi apartamento.

Con el motivo principal de su presencia en mi apartamento, la visita estaba acabada y su partida era inminente. Sus movimientos pesados me demostraron que probablemente yo no había sido la única que había bebido más de la cuenta aquella noche, había vaciado mi refrigerador de cervezas y no dudaba ni por un segundo que hubiese estado bebiendo antes de llegar aquí. Mi mirada no se despegó de él ni por un segundo, había notado más cosas de Max aquella noche que en todos los años que tenía de conocerlo. Y también había guardado pensamientos que eran impropios de mi.

Una pequeña sonrisa se formó en mis labios apenas lo escuche agradecerme, aquello era mucho más de lo que había esperado y no podía negar que me sentía privilegiada de haber tenido la oportunidad de escuchar a Max agradecerle a alguien. [-Es lo menos que podía hacer- Un pequeño suspiro abandono mis labios, quería pensar que había sido un favor por un favor y nada más que eso. Él se había asegurado de que llegara con bien a mi hogar y yo le había ayudado a curar sus heridas. -También tengo que agradecerte por haber salvado mi integridad- Agregue apenas fui capaz de tragarme mi orgullo, si había algo en lo que realmente nos parecíamos era en eso y que estuviéramos agradeciendo era un paso gigantesco.

Lo había acompañado hasta la puerta de entrada y aunque sabía que debía irse, una parte de mí no quería permitirlo. No quería pasar el resto de la noche por mi cuenta, sabiendo que en cuanto él cruzara la puerta, yo comenzaría a torturarme con mis pensamientos. Solté un suave suspiro cuando noté la enorme cercanía que había entre nosotros y aquello nubló mi mente por completo, nunca había prestado atención en la apariencia de Max por más de pocos segundos y ahora no podía quitarme de la cabeza, lo bien que se veía a media luz. Mi mirada se paseaba de sus ojos a su boca y de regreso, ¿Desde cuando me comportaba como el resto de las chicas?. Deseaba su atención puesta sobre mi, una parte desconocida de mi, deseaba olvidarse de todo y pagar con la misma moneda.
Su presencia en el apartamento me había hecho enfurecer pero también me había metido la loca idea de soltarme un poco, cometer un par de errores no iba a matarme y por alguna razón, quería que uno de esos errores fuera él. 
avatar
Mensajes : 939

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ☯Oceans

Mensaje por herondale el Sáb Sep 17, 2016 12:50 am


SEBASTIAN STAN  –  La despedida de Val me había dejado un buen sabor de boca, era el tipo de chica alegre que te hacía sonreír con el aura alegre que desprendía su simple presencia. No me quedaba ya duda alguna que éramos profundamente afortunados por habernos topado con ella y aunque quizá no la conocía de nada, era un hombre que se dejaba llevar mucho por las primeras impresiones. De regreso en casa, no hice nada más que arropar a Theo que como todas las noches había conseguido colgar uno de sus pies al aire y me preocupaba que pudiera llegar a resfriarse. Hecho eso me marché a mi habitación dispuesto a tomar una siesta reparadora, el día había sido demasiado largo.

Apenas el primer rayo de sol iluminó el horizonte, salí a correr por el vecindario como era mi costumbre. Si bien no era una persona demasiado deportista, correr mantenía mi cabeza clara y mi cuerpo en forma, por ello no le veía nada malo a despertarme un par de horas más temprano que de lo que debería. De regreso en casa lo primero que hice fue meterme a la ducha y comenzar a arreglarme como era debido, no tendría demasiado tiempo para andarlo despilfarrando en nada más que ver el techo de mi habitación.

Enfundado en un traje limpio, baje a la primera planta para encontrarme con mi madre e hijos, disponiéndose a desayunar aquello que la señora Humphrey había preparado. Aquella regordeta mujer era de las pocas personas con las que Theo se comportaba alegre y hasta cierto punto cariñoso, pero una parte de mí lo entendía ya que había estado en nuestra casa como ama de llaves mucho antes de su nacimiento. -¿A qué hora llegara Val?- Pregunto ni madre, después de beber un corto trago de su té de manzanilla. [color=#336699]-Me imagino que a la tarde, ofrecí enviar alguien a recogerle pero no me ha dicho a qué hora[-/color] Respondí tomando asiento en la silla habitual y tomando un bocado de aquello que había sido servido en mi plato. Al terminar el desayuno, tuve que apresurar a mi hijo para que saliéramos a tiempo, no podía llegar tarde a clases y yo no podía permitirme un día más de retraso en la oficina, estaba enfocado en cerrar el que probablemente sería el trato más importante de mi vida empresarial.

[...]

El día había sido largo y laborioso, había conseguido firmar un acuerdo y quizá era un buen momento para relajarme un poco, dedicar tiempo para mi hijo y poner las cosas en mi hogar en orden. Me había retirado temprano de la oficina y me dirigía a casa con la esperanza de encontrarme todo perfectamente bien, necesitaba más que nunca que las cosas entre Theo y Val funcionaran.

Aparqué en la entrada y baje rápidamente para adentrarme en la casa consiguiendo así no empaparme con la lluvia torrencial que se había soltado en cuestión de segundos. Como acto primero me saqué la corbata de un tirón y la deje caer sobre la mesa del recibidor. Sabía que mi madre me reprendería como a un crío por mis acciones irresponsables pero en esos momentos no podía ni siquiera pensar en ello. Camine hasta el salón de donde emanaba un poco de luz y no pude evitar sonreír cuando note que detrás del piano de cola que teníamos, se encontraba sentado Theo y a su lado la joven castaña. Suponía que con ello ya podíamos afirmar que habían comenzado a llevarse bien y que Val se quedaría de manera más permanente, no podía negar que me alegraba. -Ya veo que estaban muy entretenidos como para recibirme- Comenté intentando ponerme serio, sin embargo, olvide todo proceso cuando mi hijo dejó de tocar los suaves acordes y salió en mi dirección para darme un reconfortante abrazo. No podía negar que esa era la mejor parte de mi día, regresar a casa para poder pasar aunque fuese un poco de tiempo de calidad con mi hijo.

-También es un gusto verte de nuevo por aquí Val- Sonreí de manera amable mientras revolvía el cabello de Theo con una de mis manos, a lo que él replicó de inmediato. Me causaba un tanto de nostalgia ver que aquel pequeñito que había dependido completamente de mi en algún momento, estaba creciendo y mucho más rápido de lo que me gustaría. -Ve a asearte, la abuela no tarda en llegar- Dije a mi hijo, soltándolo para que pudiera cumplir con los mandatos que le había hecho. -Por un momento temí que no volvieses- Esta vez, mis palabras iban completamente dirigidas a la muchacha que aún permanecía en el salón. -Le he cogido mucho cariño a esa chaqueta- Agregué soltando un par de risas. Me alegraba tenerla por ahí y más ahora que sabia que las cosas habían ido a bien, al menos hasta donde podía deducirlo. -¿A ido todo bien?–.




off. he tenido una semana de locos que ni te imaginas, estoy al borde de mandar todo tan lejos como me sea posible jaja necesito vacaciones con urgencia y eso que ni siquiera ha empezado mi verdadero suplicio D:
¿como has estado?


avatar
Mensajes : 939

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ☯Oceans

Mensaje por Valescas el Sáb Oct 01, 2016 7:18 pm

VAL MILONI

Acomode mis pertenencias y saque de mi bolsa la chaqueta que me había dado la noche anterior Sebastian. Por un momento había lamentado el lavar la prenda esta misma mañana puesto que el olor a mi suavizante se había impregnado en la misma, pero pronto recordé a mi madre enseñándome que siempre debía devolver las cosas en buen estado. Deje a un lado la prenda y recorrí la sala hasta la siguiente habitación, el estudio. El día anterior me había demorado el resto del día meditando acerca de cual sería el almuerzo y tratando de que entablar alguna conversación con el muchacho. Hoy, había visualizado la caja de pizza que descansaba sobre la mesa de centro y supe que no tendría porque preocuparme por comer. Me detuve ante la presencia del gran piano que se situaba en el estudio. Contemple a mi alrededor sintiendo como un débil temor me tomaba desprevenida, como si alguien realmente notase que había utilizado el instrumento. En cuanto tomé valentía, comencé a presionar algunas teclas emitiendo así la melodía de Same love.
 
- Pense que habías dicho que no sabias tocar el piano - Casi tuve que sostenerme del piano ante la súbita sorpresa. Theo se situaba a mis espaldas con los ojos clavados en la misma. Entorne mi semblante asombrada y correspondí la mirada del menor que aún me miraba inexpresivo. Nunca imagine que prestara atención de mis movimientos.
- Bueno, no lo sé, solo me aprendí esta melodía por mi amiga - justifique, dejando caer ambos brazos sobre mis piernas y dedicando completa atención al niño. Podría decirse que era una oportunidad única. Theo frunció el ceño confundido, ocasionando que suspirara y me viera en la tarea a explicar la situación. - Ella hace poco nos dijo que le gustaban las niñas
- ¿No dijiste tu amiga? - cuestiono aún con el semblante dominando en su rostro. Yo sonreí ante su inocencia.
- Si... hay mujeres que les gusta las mujeres - explique, notando como el pequeño reducía la distancia y finalmente tomaba asiento a mi costado, rozando las teclas con las yemas de los dedos. Tuve que sostener la sonrisa que amenazaba con brotar.
- ¿A ti te gustan las mujeres?
- No, me gustan los hombres - asegure, girando el torso y permitiendo a mi misma contemplarlo de mejor manera. Su vista se había perdido en las teclas finas, aún sin permitirme admirar su talento que tanto decía su abuela.
- ¿Como papá? - La saliva paso sin permiso sobre mi garganta ocasionando que tosiera y me sonrojara ante la pregunta del niño que parecía más afirmación. No pude evitar soltar una risa nerviosa y ladear la cabeza, negando rotundamente su suposición.
- No exactamente como tu papá - me limite a decir. Mirando hacía el piano y evitando esta vez el contacto visual. Sabía que solo se trataba de una inocente pregunta, pero parte de ello me había ocasionado una enorme vergüenza.
- Entonces te gustan las mujeres.
- No... -  Sabía que se trataba de un momento especial debido a que Theo no mostraba interés constantemente, pero toda esta confusión comenzaba a causar rezago en mi persona.
- Tranquila, se lo que es una persona homosexual - Finalmente el menor soltó una sonrisa que había guardado durante toda la efímera conversación y mismo ocasiono que mi mandíbula cayera levemente, había sido victima de una broma de un niño de ocho años.
- Me estabas tomando el pelo - sonreí, emitiendo otra corta sonrisa que colgó sobre los labios el chico y pronto desapareció. Sus ojos habían cambiando de rumbo nuevamente a las teclas, ansioso a tocar.
- Si... eres fácil para trollear.
- Vaya, lenguaje moderno. Debes pasar todo tu tiempo en facebook - me burle, pero el chico pronto me contemplo con una sonrisa fantasma, sin siquiera mostrarse ofendido ante el comentario.
- A diferencia de ti, paso el tiempo leyendo.
- ¿Disculpa? para tu información estudio psicología... - Theo no pudo resistirse más ante el piano y pronto sus dedos danzaron sobre las teclas emitiendo así una bella melodía. Pronto reconocí Para Elisa y una sonrisa se extendió en mi semblante, era mi favorita. - Es hermoso
- Ya lo sé. Mi papá me enseño. Inténtalo tu - Theo dejo caer ambas manos a sus costados para así darme la oportunidad de seguir los mismos pasos que él había procreado, en cuanto emití las dos primeras notas ya podía notarse que mi melodía no era nada similar a la de él - Apestas.
- Lo sé - Reí ante su sinceridad y por un lapso de tiempo pude compartir la risa junto al menor que había comenzado nuevamente deleitando con su talento y provocando nuevamente que guardara silencio y disfrutara de mejor manera la melodía. 
Para el instante en que la puerta principal sonó, ambos fuimos tomados por sorpresa. Gire el torso para poder visualizar la silueta que se dibujaba tras nosotras y mostraba al hombre tras la puerta. Mis labios se estiraron en cuanto escuche el comentario de Sebastian. Theo no se vio limitado y optó por recibir al hombre con un fuerte abrazo que él mismo recibió con cariño ocasionando que mi corazón se enterneciera ante tal escena. Pronto, el menor subió entusiasmado a su habitación para estar presentable durante su cena.
- Bueno, pensaba en simplemente no regresar. Pero desgraciadamente ya tienes mi dirección - bromee nuevamente mientras pretendía cierto desgrado para finalizar en una corta sonrisa y contemplaba como se desplazaba pausadamente por el recibidor. Finalmente, se detuvo frente a mi, quién aún continuaba sobre el banco que se situaba frente al gran piano. - Hoy tuvimos clase de música - sonreí de manera orgullosa, casi como si estuviera presumiendo de una habilidad que ni siquiera poseía. Pronto noté la sonrisa en el semblante de Sebastían y una sensación cálida abrumo mi pecho. - Aún ni siquiera puedo creerlo. Simplemente comencé a tocar un poco y él... solo apareció - gire la mirada hacía las escaleras donde previamente había desaparecido Theo y no pude desaparecer la sonrisa que había estado ahí todo ese tiempo -Y por cierto... no sabía que tu también tenías talento para el piano - comente mientras giraba el torso hacía Sebastian, quién había permanecido mirándome durante todo este tiempo. 
avatar
Mensajes : 281

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ☯Oceans

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.