Últimos temas
» Mi verdadero hogar está en tus brazos
Hoy a las 2:07 am por herondale

» ;waiting for the sun to chase me ☀
Hoy a las 1:44 am por herondale

» w i l d f l o w e r s;
Hoy a las 1:35 am por herondale

» ~K&M{♥}
Ayer a las 11:46 pm por CrazyforJagan

» pied piper ✹
Ayer a las 11:10 pm por byunosh

» ¿rol? ♡
Ayer a las 9:23 pm por venusianmermaid

» Mon amour, je sais que tu m'aimes aussi .♥
Ayer a las 9:22 pm por venusianmermaid

» what about us
Ayer a las 9:20 pm por byunosh

» 'cause you got me in my f e e l i n g s ♣
Ayer a las 9:17 pm por venusianmermaid

Afiliados del Foro
Afiliados hermanos 0/5
Directorios y Recursos
Afiliados Elite 0/44

☯Oceans

Página 6 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: ☯Oceans

Mensaje por Valescas el Lun Ago 28, 2017 10:40 pm

VAL MILONI;

Podía verlo a través de corto mechón de cabello que cruzaba mi rostro. Reía ante los comentario de Theo pero algo parecía distinto. Ambos habíamos cruzado el parque sin mencionar palabra alguna, quizá ninguno de los dos sabía que decir realmente. Estaba enfadada, pero no por el soso malentendido de hace solo unos minutos, era solo que todo lo que parecía haber progresado en nosotros desapareció en cuestión de un comentario. No nos mirábamos, no reíamos. Era volver al inicio. No deseaba ello, deseaba las risas y los momentos buenos que experimentábamos los tres una vez que Sebastian y yo comenzamos a forjar nuestra relación. Impregne mis pulmones de aire como si ello me diera valentía y decidí ser la primera en hablar - Sentí que el vino estaba cargado, pero no pensé que a alguien pudiera hacerle efecto tan rápido - bromee vacilante, expectante de su reacción. Juré ver un indicio de sonrisa, pero nada más allá de ello. Theo prosiguió defendiendo mi postura - Ya sé, digo, tampoco te ves tan joven como piensas - fingí molestarme ante tal comentario, pero lo único que provoque fue risas de parte del niño. Había deseado tener más tiempo para enmendar lo mucho que la mujer había arruinado, pero a solo unos pasos noté que alguien nos acompañaba. La tía Rita sonreía de oreja a oreja mientras miraba como llegábamos a la puerta principal -Val, querida. Tenemos más visitas de lo esperado. Espero no te moleste compartir cuarto con Sebastian y Theo - anunció, juré por un momento que enfatizo su voz en cuanto menciono a Sebastian, pero decidí no hacer caso a ello. Fue así como Rita insistió en acompañarnos al pie de nuestra habitación designada repitiendo "Es la primera vez que soy anfitriona, quiero hacerlo bien" más veces de las que recuerdo.

La habitación permitía alojar a más de tres personas e incluso incluía una sala pequeña que solo contaba con un sofá que podía hacer la función de cama improvisada por una noche. Había pasado solo unos minutos cuando Rita nos dejó para permitirnos establecernos cuando escuche la música de Theo en uno de los reproductores. Mi mirada cruzo a la de Sebastian y no demoré demasiado en sonreír. - Esa música Theo es horrible - añadí en cuanto miré al pequeño niño correr de nuevo a la sala, no comprendía de donde venía tanta energía - ¿A que te refieres? - inquirió mientras dejaba caer su cuerpo sobre el sofá. Tarde poco en sacar mi teléfono y remplazar la música de los 80 por Midnight City de M83. Giré la mirada a Theo y contemple su emoción. Habíamos escuchado esa canción hace ya unos cuantos meses y pasamos más de una tarde obsesionados con saber el nombre de la canción, sin embargo no había sido hasta el día de ayer que había dado con ella - ¡Diste con la canción! - grito el chico minutos antes de saltar del sofá y comenzar a bailar al paso de la música. Reí ante sus movimientos enloquecidos bajo el ritmo de la música y no mostré mucha oposición cuando su mano jaló la mía en un ademán de que imitara sus pasos. Pronto alcé la mirada al hombre que nos miraba desde el pie de la habitación y camine hacía el mismo con la mano extendida, esperanzada que aquello fuera la llave para olvidar lo ocurrido hace solo unos minutos. Vi por un instante vacilación en sus ojos - Vamos, es hora de demostrar que no eres el padre de nadie - bromee. Theo no espero mucho para jalar de su padre y llevarlo al centro de la sala, danzando al rededor de su cuerpo. Elimine cualquier duda que restara de mi posición con respecto a Sebastian y deje llevarme por la música, tomando la mano del hombre y haciendolo saltar en el auge de la música. 

- Ven, de algo sirvió que esa mujer se emborrachara - mi vista giró hacía la puerta de baño. Ni siquiera había notado que Theo había desaparecido de la escena para ponerse ya la pijama - No hubiéramos tenido esta épica fiesta si no hubiera sido por su estúpido comentario - un bostezo atravesó su comentario y sonreí enternecida por su aspecto exhausto. Sus pies arrastraron su cuerpo por toda la habitación hasta llegar al sofá y dejar caer su cuerpo sobre el mismo. Miré hacía su padre y sonreí. No demoraba mucho en caer dormido sobre el sillón - Sigan bailando, juro que en un momento me uno - otro bostezo. Decidí sentarme a un costado suyo y buscar el control remoto que había a solo unos centímetros. Cuando prendí la televisión ya había una película animada a media historia - ¿Qué te parece si dejamos el baile para mañana y mejor vemos unas películas? - inquirí, sabiendo de más que no tardaría más de una hora en caer en los brazos de Morfeo. El chico asintió con los ojos cerrados y su cabeza cayó en mi regazo. Acaricie su cabellera por un corto momento, para cuando lo noté, ya estaba dormido.  
avatar
Mensajes : 286

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ☯Oceans

Mensaje por Valescas el Dom Sep 03, 2017 8:42 pm

MAX IRONS;

No había ni una palabra que dijera que no contará con la verdad. Había escuchado ya lo que decían en los pasillos sobre mi estilo de vida y era cierto que nada de ello presentaba una molestia para mi, incluso admitía que agradaba la fachada que cargaba en la escuela pues me facilitaba el proceso de salir con las mujeres . Las mujeres aman el arquetipo de hombre problemático, algunas con la idea de que podían cambiarme y otras que solo buscaban un acoston que no garantizara nada más que eso. Mientras escuchaba la respuesta de Mila me dedica entero en mirarle, pues aquella revelación era cosa de una noche. Sus labios se movían conforme respondía la pregunta. Por un momento sentí lastima de su situación, mismo sentimiento desapareció en solo segundos cuando volví a mirarle. Ella no se lamentaba de nada de lo que estaba sucediendo, no era la chica que pensaba que el hombre de sus sueños iba a cambiar y regresaría enamorado como sucedió antes. Sabía que si regresaba era soportar los rumores y las miradas una vez más, soportar los pequeños descuidos de Nate que asumían que había estado con otra chica. Era soportar el estar en la casa esperando su llegada mientras Nate buscaba su chaqueta bajo la cama de otra chica. Era increíble lo que podía hacer solo para continuar a apariencia. Para el momento en que acabo mi cabeza parecía más confundida con respecto a su situación que antes.

Sinceramente, no sabía que decir. Mi mirada cayó en la mesa de madera donde ahora nuestros restos nos delataban. Habíamos pasado la noche bebiendo alcohol y comiendo basura. Si me preguntaban, aquella noche tomaba lugar en una de las noches más placenteras del año. La pelea de solo hace unas horas había sido borrada en completo de mi mente y no había sido si no hasta ahora que Mila traía aquel recuerdo a flote que me percataba que existía. No era que no estuviera consciente del estilo de mi vida, pues no era imbécil, pero nadie se había detenido a cuestionarme mis razones. Nadie, ni siquiera yo. Eleve el cigarrillo que continuaba evaporando y lo sujete entre mis dientes, dando una corta calada analizando la respuesta en mi mente - ¿arruinarla? - inquirí casi como si estuviera sorprendido que tomará mi vida como un mal estilo de vida. Sonreí casi por instinto - No hay nada que arruinar. No necesito otro año de educación basura. Todo lo que enseñan esos maestros ya lo sé en absoluto - el cigarro que sostenía mis dientes se movía conforme mi lengua mascullaba la respuesta y mis ojos miraban el humo que desaparecía en la habitación. Mila no parecía comprender en absoluto - Todos dicen lo mismo. "¡Oh, Max! eres tan inteligente que seguro tienes mentalizado solo las mejores universidades". "Ay Max, tu cerebro es increíble. Ya te imagino siendo un increíble médico" "¿Haz pensado estudiar una ingeniería?" "Max, debes entrar en esta escuela" "Max, debes hacer esto" ¿Qué si yo no quiero hacer nada de mi vida? ¿acaso es malo? - cale esta vez más del cigarrillo hasta el punto de terminar su proceso. Una vez eliminado lo útil me baste en apagarlo entre mis pulgares y mirar hacía la mujer que continuaba mirando hacía mi dirección - Al principio empezó como una rabieta para que dejaran de pensar en que era el brillante hijo que todos imaginaban que era. A decir verdad, a este punto no se porque continúo. - Hubo un momento de silencio. Por mi parte la tomé para ordenar todos los pensamientos que habían sido evocados de la única pregunta de Mila, sabía que aquel no era mi futuro, pero el imaginar dejar eso y moverme para adelante me aterraba. Pronto solté una risa sombría y le mire - digamos que las peleas son mi Nate.
Pensé en todo lo que podía seguir de la pregunta de Nate pero ninguna parecía ser lo suficiente intima como para no figurarmelo. Así que tome un poco del vodka que había sobre la mesa, había restado poco, tan poco que solo llenaban quince centímetros del vaso de cristal mismos que acabe en solo dos tragos. A falta de vodka opté por sacar las pocas cervezas que había en el refrigerador. Mila continuaba con sus ojos puestos en mi - Si sabes que es apariencia ¿que te hace seguir con él? digo, tienes a más de la mitad de los chicos de la facultad locos por ti. Si levantas un dedo cinco ya se acercaron, ¿porque no solo aceptar a uno de ellos? - Una apariencia podía controlar muchas cosas, pero me era sorprendente que aún cuando aquel estatus podía ser mantenido con cualquier otro jugador de futbol Mila continuaba eligiendo a Nate, una y otra vez. Por aquel momento cruzo a mi mente aquel instante en que Lip corrió a solo decirnos que ella y Jackson venían ya de la mano. Pasaron solo dos semanas para que la miráramos besar a Nate frente a su casillero.

¿Entonces ya arreglaste tus horarios? ¿Qué tal te va con lo del trabajo y los estudios? Pueeeees, ya me están pidiendo practicas y te juro que va a ser uno de los semestres más pesados. Voy al gimnasio, luego a mis practicas, después a la uni y regreso a casa a hacer tarea y dormir. Siento que las semanas son un martirio. Para colmo he metido el máximo de materias así que sufro todos los días con toda la tarea. Lo bueno es que los sábados voy a cursos de ingles donde conocí a un chico guapo que hace que mis semanas pasen rápido, solo pienso "falta tantos días para verlo" mi yo del pasado estaría reprochandome por ser así jaja, pero es una distracción que ayuda a que no se me pasen los días tan pesados teniendo en cuenta que ya no me da tiempo salir con mis amigos. Por otra parte me gusta el lugar donde escogí para hacer practicas, se trata de una escuela especial para niños autistas así que ya te imaginaras lo emocionada que ando para ya empezar. Eeeeeen fin, al menos puedo decir que ando balanceada de bueno y malo, hasta ahora.
avatar
Mensajes : 286

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ☯Oceans

Mensaje por herondale el Vie Sep 08, 2017 3:02 am


                             – SEBASTIAN STAN;*
A pesar de que no había sido un gran problema el comentario de Amber, podía sentir que el ambiente entre Val y yo estaba algo tenso, después de todo me habían recordado en parte cual era mi lugar. Era el padre de Theo y Val era su niñera, por lo que suponía que la relación debía quedarse como tal. Sin embargo, en las últimas semanas había encontrado agrado en la compañía de la muchacha y aunque a la gente no le gustara, la pequeña diferencia de edad, no era un impedimento para que fuéramos amigos. Lo que sin duda me tomó por sorpresa y causo cierta incomodidad sobre mi, fue la sobre población que aparentemente tenía la casa y razón por la que Val se veía obligada a compartir una habitación con nosotros. Mientras subíamos las largas escaleras hasta el piso superior, decidí mantenerme en silencio y no expresar mi molestia ante la situación. Sabía de sobra que aquello no era culpa de la tía Rita pero por un momento desee que no hubiese sido tan permisiva con su única hija, que había convertido la casa familiar en un hotel para albergar a todos sus estirados amigos. Cuando prometí a la madre de Val que sería un fin de semana tranquilo, jamás había tenido en mente algo como aquello, su trabajo prácticamente se había convertido en algo de 24 horas gracias a la poca organización dentro de mi familia. Afortunadamente, la habitación que nos había asignado fue una de las más grandes en el recinto y aquello quizá haría más cómoda la estadía, lo mejor es que bien podríamos tener un poco de tiempo de ocio ahí dentro sin la necesidad de tener que bajar y convivir con el resto. Sin duda era un entusiasta del tiempo en familia.

Acomodé las maletas dentro de la habitación, agradeciendo que no tendría que cargarlas durante más tiempo y me encaminé a la pequeña salita. Descanse mi cuerpo contra el marco de la puerta y no pude evitar reír al escuchar el comentario que Val hacía ante la selección de música que tenía Theo. -Por primera vez en mucho tiempo, puedo decir que soy demasiado joven para eso- dije en plan bromista, suponía que lo mejor que podía hacer para olvidar el mal rato era bromear sobre el mismo. Además de que no mentía, aquella canción era bastante más vieja que yo. Sin embargo, el ritmo cambió y antes de que pudiera reaccionar, ya tenía a mis dos acompañantes saltando por toda la habitación y segundos más tarde tirando de mi mano para poder bailar con ellos. Después de unos segundos, saque de mi cabeza todas las dudas y me permití hacer el tonto. Nuestra pequeña fiesta como Theo la había llamado, no duró demasiado, ya que el largo viaje en carretera nos cobraba factura. Val rápidamente cambió la actividad a una más tranquila y no conocía a una sola persona que no disfrutara de ver películas animadas. Sin pensarlo dos veces, tomé asiento al costado libre de Val y acomodé el sillón para que pudiéramos estirarnos, logrando la mayor comodidad posible. Incluso, jale la pequeña manta tejida que reposaba en uno de los brazos del mueble. -No tienes idea de que tan agradecido estoy de que estés aquí- murmuré a la castaña, despegando mi mirada unos segundos de la pantalla y fijándolos sobre su silueta a medio iluminar. -La familia te adora- agregué después de recordar las dudas que habían atacado su cabeza cuando estábamos en camino al lugar. La mayoría de mis parientes se habían mostrado cómodos con la presencia de la chica y ni siquiera habían cuestionado más de la cuenta. Sí bien Vera no había sido precisamente miel y azúcar, al menos no había sido desagradable y era un avance. -Aunque sí deseas saber un poco más, aún tendrás papas que pagar- una sonrisa se extendió en mi rostro al recordar aquellos momentos que habíamos compartido en el auto, sin duda no había necesidad de hacer las cosas incómodas. La metida de pata de Amber no tenía por que afectarnos.

Me acomodé de mejor manera en el sillón y reprimí un bostezo, estaba cansado pero no quería acabar aún la noche. La conversación con la joven era tan agradable que te incitaba a continuarla de manera prolongada. -Así que, ¿cuáles son tus primeras impresiones?- sabía que de ella obtendría una respuesta sincera y precisamente eso era lo que buscaba. Una cosa era que yo pensara que mi familia estaba loca pero otra muy diferente era como nos veía el mundo exterior, quizá era demasiado crítico con Vera y su extravagancia o quizá estaba en lo cierto y era demasiado pesada. -Prometo que no diré nada- extendí mi dedo meñique en su dirección en forma de juramento, aquel estúpido juramento que mataba cualquier argumento serio que hubiese tenido previamente pero que estaba tan acostumbrado de hacer debido a mi hijo. Era tonto pero nadie podía negarse a un juramento de meñique. Aun cuando quise mantenerme alerta y completamente despierto, mi cuerpo terminó por traicionarme y bostecé sin poder detenerlo. Solo pude emitir una adormilada sonrisa en disculpa. -Mañana buscaré algo divertido que hacer, me niego a estar aquí cuando noviazilla quiera la cabeza de todos en bandejas de plata- suponía que todas las novias perdían la cabeza un poco pero conociendo a mi prima, las cosas iban a ponerse terribles en casa como para desear estar alrededor, por lo que mejor pondría distancia de por medio y buscaría algo entretenido que hacer al aire libre. Estar en el campo tenía muchas ventajas y actividades por hacer.
avatar
Mensajes : 1242

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ☯Oceans

Mensaje por herondale el Lun Sep 11, 2017 1:03 am


                                – MILA LEFEBVRE;*
Mientras lo escuchaba hablar, no pude permitirme apartar la mirada de su rostro. Parecía tan inmerso en sus propios pensamientos, como si estuviera buscando las palabras adecuadas para hacerme entender la forma en la que él veía las cosas. Probablemente lo que más disfrutaba de la extraña compañía era el hecho de que podíamos expresarnos sin temor a ser juzgados, sabíamos que aún cuando la otra persona difiriera, lo que obtendríamos sería su más sincera respuesta. Cuando terminó de hablar, quise entenderlo pero no compartía su visión de la vida. -¿Pretendes estar así toda la vida?- pregunté con verdadera curiosidad y sin darle muchas vuelta al asunto. Desde el principio había sido directa y eso no iba a cambiar. -No siempre serás el chico de veintitantos que puede comerse al mundo y aún así se niega a hacerlo- suponía que en parte estaba celosa de aquel despreocupe con el que Max manejaba su vida, él mismo había dicho que había comenzado su malsano hobbie como una rabieta, algo para darle en la cabeza a sus padres y al final lo había tomado como un hábito. Toda palabra murió en mis labios al escuchar aquella oración que se clavó en mi memoria, "las peleas son mi Nate", sonaba tan trágico y autodestructivo como probablemente era.

Tomé una de las latas de cerveza antes de volver a acomodarme en el sillón, la noche se había alargado más de lo que había esperado y aún cuando no había seguido el plan con el que había comenzado, podía fácilmente afirmar que estaba disfrutando esto mucho más de lo que podría haber disfrutado la fiesta. Un suspiro abandonó mis labios, debí de haber supuesto que las preguntas personales no iban a detenerse y que la noche terminaría antes de que pudiéramos saciar toda la curiosidad que parecíamos tener sobre la vida secreta del otro. -Es difícil de explicar- dije a primera instancia, aunque no iba a parar ahí. Ni siquiera yo estaba satisfecha con una respuesta tan corta como esa. -Supongo que al principio fue por idiota. Era joven y me deje cegar por el hecho de que era el chico más deseado y a pesar de que él no salía nunca con nadie, yo había sido la elegida. No tenía ojos para nadie más- una sonrisa fugaz pasó por mis labios pero está murió tan pronto como se formo, tenía bastante tiempo que había dejado de pensar así y lo peor de todo es que había tenido que hacerlo por las malas. -Ahora supongo que es por razones que van más allá de lo que estoy dispuesta a ceder- relamí mis labios y elevé la mirada para comprobar que Max siguiera escuchándome, me sorprendía que se hubiera mantenido callado y sin hacer sus típicos comentarios cargados de sarcasmo. Al menos esa noche, estábamos lejos de ser las personas que comúnmente éramos frente al otro, casi se podía decir que nos estábamos comportando como amigos. Amigos que sacaban sus sucios secretos gracias a la enorme cantidad de alcohol barato que habían consumido. -Parece que sin él no soy nadie. Ha pasado tanto tiempo que ni siquiera yo puedo recordar como era la Mila antes de Nate- casi se podía decir que él me había modelado tal como le gustaba. Había adquirido su círculo social, sus gustos y disgustos, me había metido tan profundo en su mundo que no encontraba como salir. Incluso mi madre si llegaba a llamarme era para preguntarme sobre Nate. Mi futuro parecía trazado ante mis ojos y sin importar a donde mirara, Nate aparecía en él. Aún con sus engaños y desplantes, a nadie parecía importarle que tuviera a un idiota a mi lado solo por el renombre, y a mi tampoco me había importado hasta ese momento.

-Además de que prácticamente estoy atada a él como si fuera una extensión de su propiedad- murmuré intentando quitarle seriedad al momento, las cosas se habían puesto un poco más tensas de lo que había esperado. -Ningún chico se permite mirarme por más tiempo del necesario por temor a que Nate se enfade- me había quedado demasiado claro después de la segunda vez que rompimos. Yo había buscado darle celos con Jackson, uno de sus compañeros dentro del equipo. Y aunque el muchacho no tardó en invitarme a salir después de uno que otro comentario indirecto, lo nuestro no duró más de un día de rumores, ya que al día siguiente Jackson había sido molido a golpes y en mi puerta había aparecido Nate con tantos regalos como palabras vacías. -Tú fuiste la única excepción- casi tan pronto como pronuncie las palabras, desee poder tragármelas de regreso. Hasta ese momento, ninguno de los dos había tocado el tema de nuestra pequeña noche juntos, ni siquiera mediante indirectas. Y de buenas a primeras yo lo había sacado a relucir como si del clima hubiese estado hablando. Aceptar que antes de Max no había habido alguien más aparte de Nate, me dejaba con un sentimiento de vacío en el estómago, era mucho más información de la que había pensado revelar aquella noche. -Casi amanece, será mejor que me vaya- espeté intentando sonar calmada, en el hipotético caso de que mis mejillas no me delataran. Sin embargo, antes de que pudiera siquiera levantarme del sillón, fuertes golpes en la puerta se hicieron presentes. La voz de Lip, claramente ebrio, demandaba que su amigo lo dejara pasar.


Si pude arreglar mis horarios pero al final me quedaron terribles, no puedo esperar a que se acabe el semestre.
Pues me va bien, como trabajo con mi familia pues la verdad es que no hay mucha presión por su parte, si un día no puedo ir por tener que estudiar o algo pues no hay mucho problema. ¡Te entiendo perfecto mujer! Yo por las mañanas trabajo, en las tardes voy a la escuela y ya solo llego a comer como loca y hacer mi tarea. Sí tengo horas libres pues las ocupo para adelantar. Y justo los sábados voy a aprender francés pero no hay nadie guapo en mi grupo :( ¿Qué tal el chico? ¿Ya se hablan y todo? Qué bueno que tengas un lugar que te gusta para hacer tus prácticas y además siento que aprendes muchísimo y terminas adorando el tiempo que pasas por ahí, vas a ver que te va a ir súper bien a pesar del cansancio.
Btw, adoro tu firma de Chris y Jal, eran amor puro :(
avatar
Mensajes : 1242

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ☯Oceans

Mensaje por Valescas el Vie Oct 06, 2017 11:07 pm

VAL MILONI;

La lluvia nos había alcanzado en la mitad de la noche. El viento rozaba en los cristales invadidos de agua y el sonido del clima silenciaba los efectos de la película. Para cuando el reloj marcaba la una, el cuerpo de Theo se había extendido por el sofá principal, obligando que mi cuerpo cediera a moverse más cerca del de Sebastian. Debido a la corriente nocturna me movilice para abrazar mis piernas y dejar mi mentón sobre mis rodillas, observando con atención al hombre que continuaba la plática como si no se percatara del tiempo, aún cuando su cuerpo había mandado señales de exhausto. - Veamos... - comencé mientras analizaba la cena previa que habíamos tenido, quise recordar el máximo de rostros posible, pero varios habían sido eliminados de mi interés - Tus tías, como siempre, han sido demasiado amables. Pero... tu prima, no lo sé. Digo, siento como si tuviera algo en contra mía ¿sabes? no paraba de mirar en mi dirección y barrerme con su mirada, como queriendo hacerme sentir que no pertenezco aquí - negué continuamente reprochando la constante mirada soez sobre mi persona. Al inicio de la cena había imaginado que se trataba de una mala coincidencia, pero conforme el tiempo pasaba confirmaba más el hecho de que algo en mi no era de completo agrado en la mujer. Negué continuamente la cabeza, no deseaba formular teorías cuando nada era cierto así que gire la mirada al pequeño niño que dormía a un costado de nosotros y sonreí - ¿Quién te enseño a bailar? - le pregunté una vez que gire de nuevo la vista hacía el hombre, parecía no comprender mi pregunta - Necesito que me enseñes unos pasos si es que mañana voy a complacer a tus tías bailando aunque sea una canción -reí un poco al imaginar la escena vergonzosa que prometía protagonizar - Vamos, solo los pasos básicos, después de eso, te juro que me voy a dormir tranquila.

Espere muy poco por su aceptación, no fue mucho esfuerzo poner el ambiente para una improvisada clase de baile, una simple canción en el móvil y un espacio extendido fue suficiente para que tomara las manos de Sebastian y comenzáramos a bailar al compás de la música. Intente por completo evitar un comentario cada que nuestros pies chocaban debido a mi torpeza, pero tras unos solos minutos pude tomar el ritmo. Sorprendida, estaba por dar por finalizada la clase, pero un estruendo sacudió la casa y toda la luz que nos iluminaba se había apagado de un instante al otro. Un rayó debió haber caído lo suficiente cerca como para provocar dicho evento. No pude evitar reír ante nuestra repentina torpeza, pues a pesar de no poder ver algo concreto, pude apreciar los movimientos de Sebastian intentando encontrarme. En ese momento, alcé mi mano para poder comprobar que no chocaríamos el uno con el otro y pronto sentí el tacto de su barba. Mi mano yacio ahí, casi sin pensarlo. Mi risa cesó en aquel momento y mi corazón palpito contra mi pecho, juraba que en la habitación lo único que se escuchaba era el latido de mi corazón. Mi mano, inconsciente, se deslizo sobre su rostro hasta caer en su cabello y mis ojos miraron donde suponía estar el rostro del hombre ¿que tan cerca debíamos estar como para sentir su respiración contra mi rostro? ¿Qué era lo que estaba haciendo? sabía que lo más ético era apartar mi mano e ignorar todo lo ocurrido pero mis deseos eran diferentes a lo que era lo correcto. Pronto pude sentir una mano sobre mi cintura y mi frecuencia cardíaca descendió en solo unos segundos. - ¿Sebastian? - inquirí en lo que casi era un susurro para mi misma, lo podía sentir a tan poca distancia pero no podía comprobar nada, no podía ver más allá que mi hombro.

La puerta de madera sonó en toda la habitación haciendo que mi cuerpo saltara lejos del de Sebastian y mis mejillas se prendieran por la vergüenza. Tras la puerta pude escuchar la voz de Rita quién parecía explicar la razón de la falla de electricidad, aún así no pude prestar atención a nada de lo que parecía decir, mis oídos resumbaban con fuerza y mi corazón había pasado de un estado pasivo a un paso acelerado. Aparentemente, Rita y la madre de Sebastian habían pasado parte de la noche arreglando pequeños detalles de la recepción cuando la tormenta azotó. La puerta de madera se abrió dejando al descubierto a Rita, quién en su mano cargaba dos lamparas de mano. Una sonrisa se extendió cuando pudo contemplarme a lo lejos y mi mirada no tardo mucho en caer sobre el hombre a mi costado, ¿era solo yo o su rostro estaba igual de prendido que el mío? decidí no pensar en nada, no quería imaginar nada que me complicara después. - ¿Ya estabas por dormir? - cuestiono Rita cuando miro hacía mi pijama y opté por mentir, sonriendo y asintiendo, no contaba con el coraje para soltar palabra alguna. Sin decir nada, eche un último vistazo al hombre y cruce hacía donde se encontraba la otra alcoba.
avatar
Mensajes : 286

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ☯Oceans

Mensaje por Valescas el Sáb Oct 07, 2017 1:16 am

MAX IRONS;


Antes de quererlo, mi deseo por Mila había sido evocado de nueva manera al momento en que miraba a la mujer humedecer sus labios mientras continuaba su breve explicación. Había dado por hecho el ignorar todo lo que pasara por mi mente, más cuando la chica dejo salir a flote la noche que ambos habíamos compartido me vi en una situación complicada. La primera noche que compartimos había sido efecto colateral de diversas decisiones que nos habían llevado a esa situación, nada podía confirmarme que cualquier cosa que ocurriera brindara el mismo efecto que aquel día, después de todo, Mila continuaba con la firme idea de proseguir su relación con Nate a pesar de todo. - Bueno, mi deporte favorito involucra mi puño y el rostro de tu novio - burle antes de beber del resto de cerveza que había sobre la mesa. Mis ojos caían sobre la mujer durante el acto y ninguno de los dos mencionaba nada, era como si una presión inconsciente hubiera sido liberada al momento de tocar dicho tema y ahora ambos habíamos caído en la realidad de que esa noche podía repetirse si así lo deseábamos. Fue por eso que mi ceño se frunció cuando escuche el pretexto vago que había dado para retirarse de la habitación, no sin antes, con mi cuerpo invadiendo el espacio de la puerta - Mila, como tu dices, esta a unas horas de amanecer, que más da si te quedas a dormir - por su mirada sospeche que su idea no iba para lo que la mía me guiaba y en un intento de evitar que descubriera lo que ocurría por mi mente me forcé a torcer ambos ojos - tu duerme en la cama, yo dormiré en el sillón - mi cuerpo se recargo sobre el pilar que había a un costado de la puerta y mis ojos se centraron en el semblante de la mujer. Parecía como si deseara que leyera algo, pero tratándose de Mila aquella mirada podía tener miles de respuestas.

Mis ojos cayeron sobre la puerta y mi corazón se acelero al momento de escuchar la voz de Lip al exterior del departamento, mi mirada no demoró mucho en regresar a la mujer que parecía haber aumentado su nivel de alerta y ambos nos mirábamos como si alguien nos hubiera localizado en la misma posición que hace solo unas noches atrás. Por razón común, no debíamos correr riesgo alguno de tener problemas pues no había ocurrido nada durante el transcurso de la noche, pero Lip no iba a pasar por alto el hecho de que Mila Lefebvre, la chica que siempre nos miraba desde arriba, se encontraba ahora mismo en mi departamento (el cual cabía recalcar se encontraba repleto de envases vacíos de cerveza) - Escondete en el baño, lo llevaré al cuarto y cuando lo vea suficiente decaído sales al pasillo, no te vera - asegure, tomando por la espalda a la chica y guiandola al único baño que se localizaba en el departamento - ¡Amigo! ¡Voy a vomitar en tu puerta si no la abres en este momento! - el hombre soltó una carcajada y poco después un golpe seco se dejo escuchar a la lejanía, supuse que era el mismo chico que había dejado caer su cuerpo sobre la puerta. Una vez asegurada la entrada al baño me dispuse a ayudar al ebrio de Lip pasar toda la sala hasta llegar a la habitación principal, donde apenas toco el colchón y su cuerpo se dejó caer como si la gravedad lo empujara a la alcoba - Max, tu departamento es un chiquero - sus palabra tropezaron una con otra y aquello me dio la pauta para saber que contaba con el tiempo suficiente para poder enviar a la chica a la puerta principal.

- Okey, necesito que salgas rápido - dije una vez que abrí la puerta del baño, descubriendo a la chica en una esquina de la habitación, casi como si esperara que se pudiera confundir con el papel tapiz del baño. - ¿Con quién hablas? - grito Lip a solo unos pasos, obligandome a empujar a Mila dentro de la regadera y deslizar el panel que separaba la bañera del resto del baño. Debido a poco espacio, mi cuerpo quedo pegado al de Mila mientras ambos escuchábamos los quejidos de Lip a solo unos pasos - ¿Qué haces metido ahí amigo? - cuestiono el hombre, podía ver su mano pasar por la perilla del panel, sin pensarlo dos veces, mi mano corrió a la manija de la regadera y pronto se activo el agua, dejando empapados a ambos - ¡Joder Lip! ¡me estoy bañando!, no te metas - la mano de Lip descendió y solo fue cuestión de segundos para que Mila y yo pudiéramos escuchar los pasos del ebrio tropezar por la sala hasta finalmente, caer en algún lugar de la habitación. Suspire, mirando hacía la mujer a la cual aún le caían los chorros de agua y una sonrisa se extendió en mi rostro - Noche inolvidable ¿eh? 


PERDOOOOOOOOOOON POR TARDARME TANTO, MEREZCO UN CASTIGO :( Pero te voy a contar como estuvo la cosa, antes que nada, las primeras semanas pues estuve con lo de mi uni porque era semana de examenes, después ocurrió lo del sismo y estuve en brigadas, tuve como dos semanas libre porque mi edificio se cayó entonces debían buscar otro lugar donde enviarnos y te iba a contestar pero nada más no se me venía la inspiración para este rol, o sea, no sabía bien a donde ir pero espero mis respuestas te hayan gustado <3 en fin, ahora que ya nos movieron pues nos presionaron un poquito por las clases perdidas, peeeero ya quedó, ya esta todo bien y todo en orden. Y sobre el chico, ay no, un horrooooooooooooooooor. Termino siendo un perro de primera, fue bonito al principio, pero siempre estuvo con que según había terminado con su novia y hasta me mandaba los screens de que ya no eran nada pero o sea su relación en fb seguía y él aún tenía las fotos, y hasta esta semana ya me empezó a dejar en visto y pues investigué jaja y al parecer nada que han terminado, así que ya bye. Todavía el cínico me mando mensaje hace rato para ver si lo ayudaba a una tarea de inglés ¿puedes creerlo? o sea, no se que onda con mis gustos :( el otro chico que me gustaba de la uni también me dejo de hablar de la nada y me saluda muy equis cuando antes era completamente contrario
avatar
Mensajes : 286

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ☯Oceans

Mensaje por herondale el Lun Nov 20, 2017 4:19 pm


                             – SEBASTIAN STAN;*
Las risas y palabras de disculpa no se hicieron esperar cuando acepté enseñarle un par de pasos de baile a Val, jamás había estado en esa situación antes, para mi madre había sido prácticamente una necesidad enseñarme a bailar cuando era tan solo un niño. Incluso la veía haciendo lo mismo con mi hijo durante los próximos años o quizá hasta meses, dependiendo de que locura cruzara por su cabeza. Después de algunos minutos intentando y algunas pisadas, la castaña había logrado agarrar el ritmo y se desenvolvía como alguien que había hecho aquello toda su vida. Sin embargo, antes de que pudiera siquiera felicitarla por el rápido avance, el cuarto se iluminó con un relámpago en la cercanía y tan solo unos segundos después, el generador de la casa tronó, dejándonos completamente a oscuras. Mi primer instinto fue moverme en la oscuridad buscando a mi acompañante. Un par de pasos fueron suficientes para que pudiera sentir su tacto sobre mi rostro y su cuerpo tan cerca que prácticamente nuestros pechos se tocaban con cada bocanada de aire. Me sentía en una especie de trance, sabía que no estaba bien y aún así había permitido que mi cuerpo actuara con mente propia, enrollando mi brazo alrededor de su cintura en el intento de eliminar el poco espacio entre nosotros. Ni siquiera escuchar mi nombre saliendo de sus labios fue capaz de regresarme a la realidad, no podía ver absolutamente nada pero sabía que de haber un poco de luz, estaría perdido en el verde de sus ojos. Mi pulso se aceleró ante la inminente cercanía y sentir su respiración chocando contra mi rostro, podía apostar que si me estiraba un poco hasta podría. Mis pensamientos se detuvieron en seco en cuanto escuché como la puerta de la habitación se abría de par en par, obligándome a separarme como si hubiera tocado directamente el fuego y desviando mi mirada hasta el lugar de donde provenía el ruido, revelando a mi madre y su hermana enfundadas en sus pijamas y sosteniendo linternas. Desvié mi mirada durante los más breves segundos para poder mirar a mi acompañante que a notar por el enrojecimiento de sus mejillas, se encontraba tan avergonzada como yo y por lo tanto, tomó la iniciativa de alejarse, refugiándose detrás de la puerta que dividía la habitación. Mi mirada volvió a mi madre que me dedicó una dulce sonrisa, en la que esperaba no se encontrara ningún doble sentido. -¿Podrías echarnos una mano? Los fusibles se quemaron y tu primo George parece no tener ni la más mínima idea de lo que está haciendo- sonreí divertido, intentando disfrazar los locos pensamientos que cruzaban por mi cabeza. Tomé mi chamarra del sillón y abandoné el cuarto sin mirar atrás, quizá la interrupción había sido lo mejor que podría habernos pasado.

Durante la mañana, me encontré solo en la habitación y supuse que aquello indicaba que era ligeramente tarde, por lo que de inmediato me levanté de la cama y baje las escaleras hasta la cocina en donde todos se encontraban moviéndose de un lado a otro, sirviéndose el desayuno que probablemente habría preparado mi madre en ayuda de su hermana y cuñadas. Tomé un plato de la alacena y comencé a servirme de las cazuelas hasta que sentí como alguien se paraba a mi lado, no tuve que dar más que un simple vistazo por sobre mi hombro para darme cuenta de que era Vera. -Buenos días Vee- saludé haciendo alusión a ese tonto apodo que le había dado cuando niños. -Así que tú y la niñera, ¿eh?- su respuesta había ido directo al grano, ni siquiera se había molestado en saludarme de regreso. -¿disculpa?- realmente no sabía a que se estaba refiriendo, ya que sin importar lo que había pasado la noche anterior, había sido un evento fortuito. -Mamá los vio muy juntos anoche- por la forma en la que puso los ojos en blanco, supuse que para ella no parecía algo tan bueno. Pensé en mandarla al carajo y decirle que se ocupará de sus propios asuntos pero prefería aclarar las cosas antes de que se corrieran rumores. -Estaba enseñándole a bailar, eso es todo- aclaré intentando no sonar borde con mi respuesta. Su sonrisa solo logró ponerme de mal humor. -Olvidé que no todas eran debutantes- su respuesta había sido vacía y superficial, perfectamente como ella. Y lo peor de todo es que la consideraba un logro, casi como si aquello la hiciera superior a Val. -Al menos ella tiene la ventaja de haber aprendido por voluntad propia y no por obligación con el señor Dumont- aun recordaba todos los comentarios desagradables que el hombre hacía y como Vera se había negado un millón de veces a tener un baile de debutantes, pero de aquello parecían haber pasado siglos y ella había cambiado por completo. -Te veo después- le sonreí mientras tomaba el pan tostado de su plato y me alejaba de ella, dando por terminada la innecesaria conversación. Me apresuré a llegar a la mesa del comedor y tomé asiento a un lado de Theo, suponía que lo mejor para la convivencia era dejar el tema de la noche anterior de lado y concentrarnos en otras cosas, después de todo le había prometido hacer algo divertido antes de tener que arreglarnos para la boda y con la conversación que había tenido con Vera, prefería mantenernos alejados tanto como fuera posible de la casa.

Mi hijo sonrió en mi dirección después de desearme buenos días y solo negué con la cabeza al ver que tenía boca llena de comida. Sabía que solo lo estaba haciendo con el afán de molestarme. -Modales, Theodore- respondí, ocultando mi sonrisa con un bocado de comida. -¿Podríamos tomar el bote y recorrer el lago?- me preguntó, dándome una de sus tradicionales miradas de borrego a medio degollar, aquella que generalmente le ayudaba a conseguir lo que quería. -No lo sé, no quiero que se nos haga tarde- podría no estar demasiado feliz con Vera pero tampoco como para llegar tarde a su boda, no cuando ese era el verdadero motivo por el que estábamos aquí. -Solo será un rato, a Val le encantara. ¿Cierto?- esta vez incluyó a la castaña en la conversación y aun cuando había prometido que manejaría todo con tranquilidad, no pude evitar cuestionarme que demonios me había pasado la noche anterior. Se había sentido casi como un par de imanes que tiraban para poder estar juntos. Quizá el bourbon que había tomado durante la cena se me había subido a la cabeza, sí, probablemente había sido eso.
avatar
Mensajes : 1242

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ☯Oceans

Mensaje por herondale Ayer a las 1:18 am


                                – MILA LEFEBVRE;*
Encontrarme agobiada quizá era una descripción demasiado vaga para lo que estaba sintiendo, no solo por la aparente tensión que existía entre Max y yo; me tenía sumamente confundida el hecho de . También el hecho de que habíamos sido atrapados por Lip. Si bien no estábamos haciendo algo que podía ser considerado inapropiado, el simple hecho de estar solos en el mismo lugar ya era inapropiado y más considerando el precario estado en el que estábamos los dos. Agradecí que Max pudiera pensar mucho más rápido que yo y que decidiera ocultarme en el baño, ya que si yo hubiera tomado una decisión, probablemente habría terminado saltando por la ventana. Prefería morir a ser vista en el apartamento de Irons, justamente por su nefasto mejor amigo. Me mantuve pegada contra la pared, recordándome que debía respirar o comenzaría a hiperventilar por los nervios que estaba sintiendo. Me culpaba personalmente por estar ahí atrapada, tendría que haber pensado mejor las cosas antes de decidir abandonar la fiesta en compañía de Max, tendría que haber rechazado la idea de acompañarlo hasta su departamento. El problema es que me había sentido tentada por el porvenir, por develar un poco más del misterio que era para mi Max Irons y quizá, también para descubrir si él de alguna manera remota se sentía igual que yo. Mi corazón dejó de latir cuando escuché como la puerta del baño era abierta y por más que me pegara contra la pared, sabía que no podía desaparecer. Sin embargo, el aire volvió a mis pulmones al darme cuenta de que era el castaño.-Qué oportuno amigo tienes- susurré entre dientes mientras comenzaba a tomar mis cosas del piso, dispuesta a abandonar el lugar tan pronto como había entrado ahí. Pero nuevamente, mis esperanzas de salir ahí en una sola pieza y con la poca dignidad que me quedaba, se vieron aplastadas por la presencia de Phillip. Tuve que recordarme que no debía gritar cuando sentí el empujón dentro de la regadera y consiguientemente el agua helada golpeando mi cuerpo, trágicamente esa había sido la única forma de quitarnos al rubio de encima. -Debería matarte, estoy empapada- me aparté el cabello mojado del rostro antes de estallar en carcajadas por lo cómico de la situación, solo a nosotros podía pasarnos eso. Mis manos se colocaron contra su pecho e hice el nulo intento de empujarlo suavemente, aunque fue imposible por dos situaciones principalmente, la poca distancia y el factor del agua que terminó por hacerme resbalar. De no haber sido por la misma cercanía, probablemente habría terminado en el piso. Mis manos se aferraron a los hombros del muchacho y durante lo que me parecieron horas, me debatí si debía besarlo o no. ¿Quería hacerlo?, la respuesta me asustaba incluso a mi, ya que era positiva. La cuestión era que a pesar de haber estado totalmente ebria tan solo unos minutos atrás, la adrenalina de ser descubiertos y el agua fría, habían devuelto un poco de la sobriedad y cordura a mi cuerpo. -Deberíamos salir antes de que consigamos un resfriado o Phillip venga a ofrecerse a tallarte la espalda- sonreí, apartando los pensamientos que habían nublado mi razón y tomando la iniciativa de cerrar la llave del agua antes de correr el panel de la ducha. Tomé una de las toallas que reposaban en el estante y comencé a secar mi cabello, sin saber precisamente que decir. Suponía que podía esperar a secarme un poco y marcharme, para ese entonces ya habría salido el sol y probablemente no moriría congelada. Me envolví en la toalla y me senté en el retrete para esperar, Max terminó abandonando el lugar al cabo de unos minutos, ni siquiera pregunté el motivo.

Cuando asomé mi cabeza por la puerta del baño, pude ver que Phillip se encontraba sentado en el sillón, mirando hacía la nada mientras quemaba un blunt y daba caladas cuando regresaba al mundo real. Considerando que aún se encontraba ahí y despierto, no podía abandonar el apartamento sin ser vista por él. La verdad es que no había considerado la idea de quedarme ahí a dormir, no después de la cantidad de pensamientos impropios que habían pasado por mi cabeza pero suponía que ahora no tenía opción. Seguí a Max hasta su habitación y después de pasar por aquel primer impacto de encontrarme en un lugar tan íntimo, logré articular palabras. -¿Podrías prestarme algo que usar?- pregunté acercándome hasta el pequeño estante y repasando los títulos de los libros que tenía ahí, en cualquier otra ocasión, incluso me habría sorprendido que supiera leer. -Gracias- estiré los brazos para poder recibir el sweater que me estaba entregando y aunque suponía que ya no había nada que ocultar, le di la espalda para poder cambiarme. Deje mi ropa húmeda contra el piso, podría más tarde llevarla a la lavandería, si es que lograba salir de ahí con vida.-¿De verdad no tienes problema con que me quede?- aun cuando él había sido el que lo había sugerido, no sabía si la presencia de su amigo cambiaba la situación. Aunque ahora no había muchas otras opciones. Me senté en la orilla de la cama, observando todo en la habitación, justo como él había hecho cuando había estado en mi casa. -¿Estás seguro que vives aquí?- un deje de diversión cubría mi pregunta, ya que obviamente no había esperado que su hogar luciera así. Sonreí al ver la confusión en su rostro. -Esperaba ver calaveras, cuero negro, sexo, drogas, alcohol y rock n' roll- agregué encogiéndome en hombros, suponía que habíamos sido víctimas de los estereotipos que se habían puesto sobre nuestros hombros. Suponía también que como cualquier otra persona, era muy diferente el chico que se mostraba frente al resto de las personas y el que era en la comodidad de su hogar. -Aunque creo que esta decoración, es más popular con las chicas- puse los ojos en blanco mientras sonreía, sin preocuparme demasiado por la cortesía y demás, me acomodé de mejor manera en la cama. No sabía si iba a dormir en lo absoluto pero al menos estaría cómoda. Cuando noté que él se disponía a salir de la habitación, de un brinco me levanté para poder tomar su mano, ni siquiera sabía que se había apoderado de mi. -No tienes que irte, a menos de que quieras ir a tener una conversación del alma con Lip en estos momentos- había intentando enmascarar mi sorprendente petición de que se quedará, con aquel humor sarcástico que siempre me acompañaba. Dejé ir su mano y levanté mis cejas mientras volvía a mi posición anterior en la cama y daba un par de palmaditas en el espacio a mi lado.




PERDOOOOOON, AHORA LA QUE MERECE SER APEDREADA SOY YO :(
lamento muchísimo la tardanza, no tengo perdón ni de dios ni de nadie pero estuve súper ocupada y no tenía inspiración para nada, hasta hoy que releí las respuestas y me salió el responder. Seguro pensarás que ya te había abandonado pero como te dije alguna vez, adoro este rol con todo mi ser jajaja
Si quieres podemos planear como seguir las historias para que ya no sea tan difícil seguir respondiendo o no sé, igual tu dime como te sientes respecto al tema (?
En otro tema, de verdad espero que tanto tú como tu familia hayan salido ilesos del sismo, se que ya paso muchísimo pero mis mejores deseos <3
Los chicos son una basura, ya no me queda duda de ello jajaja o al menos en los que nos fijamos, yo también tengo una suerte de lo peor en el tema romántico, pero bueno hay cosas más importantes como sacar buenas calificaciones ¿no?.
¡Cuéntame tus novedades! Prometo que está vez no desapareceré por tanto tiempo.
avatar
Mensajes : 1242

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ☯Oceans

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 6 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.