Últimos temas
Afiliados del Foro
Afiliados hermanos 0/5
Directorios y Recursos
Afiliados Elite 0/44

▸Bυт ɪт woυʟᴅɴ'т ʙᴇ ᴍʏ woʀʟᴅ wɪтʜoᴜт ʏoᴜ ɪɴ ʜɪᴍ •ʀoʟᴾᵛᵀ•

Página 7 de 8. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: ▸Bυт ɪт woυʟᴅɴ'т ʙᴇ ᴍʏ woʀʟᴅ wɪтʜoᴜт ʏoᴜ ɪɴ ʜɪᴍ •ʀoʟᴾᵛᵀ•

Mensaje por onedirection1 el Dom Mayo 21, 2017 9:15 pm


SAMUEL CLAFLIN;
No estaba permitiéndome pensar al respecto, de hecho, me parecía que ya había perdido un poco la lucidez, pero me era imposible mantenerme cuerdo cuando tuve a Olivia provocándome, aunque ni siquiera lo intentara realmente. Ella solo necesitaba pasearse frente a mí, y entre esas tantas veces, si hubiese tenido la guardia baja, estaría pasando exactamente lo mismo que en estos momentos y era algo que no me podía permitir. Ella, literalmente, había dañado mi orgullo al rechazarme, al rechazar todo lo que yo le proponía para el bien estar de nuestro hijo. Y de alguna forma sabía, que el hecho de que ella no pudiera abandonar su libertad, estaba ligado a que, ella prácticamente me había dado a entender que no era suficiente conmigo.

Sin embargo, tener que reprimir mi deseo por ella durante tanto tiempo, me llevaba a lo que estaba sucediendo.

Una vez dentro de ella, mis manos se posaron sobre su cintura y no fue necesario decir nada, su cuerpo por sí solo reaccionó a la invasión, comenzando con unos movimientos lentos, que solo servían para aumentar la desesperación de ambos, pero a ella le encantaban estos juegos, aunque, una vez que su cuerpo se lo pedía, ella comenzaba a actuar por instinto, justo como ahora, que sus movimientos se aceleraron, ejerciendo unos cuantos movimientos circulares sobre mi pelvis cuando volvía a estar profundamente sobre ella.

Pero esto no era suficiente para mí, así que comencé a tomar el control de la situación y nos hice girar― lo siento nena, sé lo mucho que te gusta montarme y a mi tener tus pechos rebotando frente a mi cara, pero planeo hacer cosas mejores en este momento― me salí de ella con lentitud y aquella fricción provocó que un gemido saliera de mis labios. Tuve que convencerme que lo que estaba a punto de hacer era una buena idea, porque me estaba costando un putero abandonar la calidez que sus paredes me estaban brindando. Aun así, me arrastré desde su boca, bajando por su cuerpo y puede que me haya entretenido un poco más de tiempo en sus redondos y generosos pechos, que estaban más que felices de recibir ese tipo de atención por parte de mi lengua y mis dientes, además, escuchar los gemidos de Olivia me ponían aún más, pero tenía que concentrarme si quería llegar hasta mi objetivo.

Continué descendiendo hasta que su depilada entrepierna quedó frente a mis ojos. Relamí mis labios y le dirigí una pequeña mirada a la expectante pelinegra, que estaba más que atenta a cualquier movimiento de mi parte― veamos si aún recuerdo lo que te gusta― y fue lo último que salió de mis labios, ya que mi boca se entretuvo en otra cosa.

Su cuerpo se removió bajo el mío en cuanto soplé a la unión entre sus piernas, para mi mayor comodidad, nos arrastré hasta la punta de la cama, para poder colocarme de rodillas bajo la cama y sus piernas dobladas cobre mis hombros― disfruta esto cariño, dudo que vuelvas a verme de rodillas ante ti― mencioné, y si ella iba a protestar, se perdió el sonido cuando chupé con mayor intensidad. No pude evitar cerrar mis ojos y saborear su sabor, además, me encantaba que siempre estuviese tan suave y depilada en aquella zona, si había algo que Olivia siempre procuraba, era su cuerpo. Los mejores tratamientos, las mejores cremas, aceites, cualquier cosa que le asegurara tener todo en perfecto estado, y vaya que le funcionaba todo el dineral que gastaba en ello, después de todo, el dinero no era un problema para ella ni para su familia.

Con una de mis manos, le abrí un tanto más su pierna izquierda para un mayor acceso, mientras que mi mano contraria, masajeaba su redondo trasero, antes de hacer un recorrido hasta sus húmedos pliegues― ¿es suficiente con esto, nena? ― pregunté cuando mi dedo de en medio se escabulló dentro de ella, me incliné un poco levantando mi cabeza para observarla. Su cuerpo se veía aún más deseable, encorvado, sonrojado y cubierto por una fina capa de sudor, pero que solo le daba un aspecto dorado y brilloso a aquel perfecto bronceado que tenía la pelinegra. La vi negar a duras penas y aquello me hizo sonreír― ¿y qué tal ahora? ― otro dedo más hizo acto de presencia, moviéndose en círculos, adentro y afuera, alternando un poco, mientras que mi pulgar rozaba “casualmente” su hinchado clítoris. Con mi hombro, empujé el muslo interno de la pierna que había estado sosteniendo con mi mano, la necesitaba libre en estos momentos.

Llevé nuevamente mi boca a su clítoris, mientras mis dedos seguían entrando y saliendo, mi mano libre tocaba eventualmente mi miembro, que se sentía a punto de explotar, pero más que eso, sabía que no sería un orgasmo satisfactorio si no me corría dentro de ella, así que, aumenté mis movimientos en ella, hasta llevarla al límite. No se suponía que después de 7 años recordara cómo su cuerpo comenzaba a temblar cuando estaba a punto de llegar al orgasmo, pero lo hacía, después de todo, era la misma mujer, pero con mucha más experiencia que cuando tenía 16, y eso que, para ese entonces, ya la tenía.

Ella gimió mi nombre, que sonó más como un sensual ronroneo y en ese instante, sus paredes apretaron mis dedos, justo lo que estaba esperando. Alejé tanto mi boca como mis dedos y me levanté de una. En un ágil movimiento, doblé una de sus piernas, para que su tobillo quedara sobre mi hombro en el momento en que me cerní contra su cuerpo, y solo hicieron falta tres profundas y fuertes embestidas para que ambos explotáramos y dejara salir el resultado de mi orgasmo, mientras ella se convulsionaba debajo de mí. Sus uñas rasgaron un poco mis bíceps, pero aquel ligero ardor estaba en segundo plano, ambos estábamos disfrutando de algo mucho más intenso.
avatar
Mensajes : 1036

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ▸Bυт ɪт woυʟᴅɴ'т ʙᴇ ᴍʏ woʀʟᴅ wɪтʜoᴜт ʏoᴜ ɪɴ ʜɪᴍ •ʀoʟᴾᵛᵀ•

Mensaje por rusherschmidt el Lun Mayo 29, 2017 5:51 am


Olivia Jenner.-
Coger con Michael no se había sentido también como me hubiese gustado. Por supuesto, alcancé el orgasmo pero era sólo porque mis dedos habían tenido que ayudar y aunque lo negara, hubieron un par de gemidos que tuve que falsificar.

Aquella mañana me había escabullido en cuanto escuché que Samuel abría la puerta para irse a correr, lo que menos deseaba era topármelo mientras estábamos solos y tener que explicarle -nuevamente- que sería yo quien iría por Noah. Y hablando de Noah, después de mi único orgasmo y de haber pasado cerca de una hora y media en el gymnasio, finalmente, la casa de Charles se encontraba frente a mí. Soné el claxon en dos ocasiones hasta que mi pequeño, luciendo una sudadera morada caminó hacia la camioneta negra; con la mano saludé a su amigo y le pedí que le diera las gracias a su madre.
—El cinturón, Noah— murmuré antes de encender el motor y comenzar mi camino hacia el starbucks más cercano. —¿Cómo te fue?— pregunté una vez que nos detuvimos en la fila del autoservicio —bien, jugamos nintendo toda la noche y después su mamá nos cocinó hot cakes con chispas de chocolate— lo volteé a ver, tenía los dedos ocupados en el iPad y miraba directamente la pantalla —a ti no te gustan los hot cakes con chispas de chocolate— mascullé ocasionando que los ojos verdes de mi pequeño me miraran con una ceja alzada —los de la mamá de Charles, sí— solté un bufido, ésta mañana no había empezado del todo bien y lo que menos quería era arruinarla completamente con una pelea. —Pues mejor te hacemos la maleta y que ella te cocine, ¿no?— rodó los ojos y justo cuando iba a contestar fue mi turno de pedir —hola, me das un café americano con leche light, ¿por favor?— el muchacho asintió y minutos después mi orden se encontraba en mis manos.

Puesto que el viñedo estaba bastante lejos, nos tomó una hora llegar hasta ahí. Noah dejó el iPad de vuelta en la camioneta y bajó sin muchas preocupaciones mientras en mi mente seguía rondando el hecho de que no le gustaban MIS hot cakes con chispas de chocolate. 
Samuel abrió la puerta en cuanto escuchó el sonido del carro y las pupilas de mi hijo parecieron iluminarse en cuanto lo vio. —Hola, papá— le regaló un abrazo antes de contarle lo que había hecho la noche anterior. Nuestros pies se dirigieron a la sala, mi hijo y su padre ocuparon un mueble y yo otro.
—¿Cómo les fue ayer?— preguntó de la nada causando que el café caliente que empezaba a descender por mi garganta me obligara a toser —¿no se mataron, verdad?— rodé los ojos —somos adultos, Noah. El hecho de que odie el peinado de tu padre, su forma de vestir, lo aburrida que es su personalidad y lo parecido que eres a él no significa que nos íbamos a matar si tú no estabas— el rubiesito rió pero su padre, tan aburrido como siempre, no pareció disfrutarlo tanto. 
—Oye mamá— lo miré —¿crees que más tarde podemos ir al cine?— miré el reloj que se encontraba en mi mano izquierda —tengo que darme una vuelta por la empresa, pueden acompañarme y después vamos a ver la película que quieras— Noah asintió con una sonrisa —¡tienes que ver a mamá en su trabajo, papa!— exclamó —todo el mundo la admira— reí, por supuesto que sí, era la jefa.

—Bueno, creo que es hora de ver qué vamos a comer— me levanté con cuidado del sillón para alcanzar mi teléfono que se había quedado en la mesita del centro —¿qué se te antoja, cielito?— Noah lo pensó un par de segundos antes pedir hamburguesas. Marqué el número sin mucha prisa para decirle al muchacho lo que queríamos e indicarle la dirección pero me detuve en seco cuando el sonido de un helicóptero moviendo los árboles empezó a escucharse. Mi hijo se levantó con rapidez para mirar por la ventana y yo sólo pude dedicarle una mirada aterrada al castaño que me observaba confundido.
—¡Mamá es el...!— Noah exclamó —el abuelo— susurré sin muchas ganas. A lo lejos, la silueta de un hombre perfectamente vestido, con barba corta y cabello grisáseo caminaba hacia la casa. Mi padre abrió la puerta sin preocuparse mucho y su ceja derecha se elevó al vernos a los tres sentados en la sala.
—Vaya, no sabía que había reunión familiar— murmuró con aquella voz gruesa y feroz a la que yo tanto le temía —ha pasado mucho tiempo, ¿Samuel, cierto?— el castaño se levantó de su lugar para darle la mano, ganándose un fuerte apretón —¿hace cuánto que no venía tu padre a verte, Noah?— suspiré —¡papá, por favor!— los ojos miel parecieron sonreír —¿qué haces aquí?— se quitó el saco colocándolo en el respaldar de una silla antes de empezar a enrollar sus mangas —me he aburrido de Marruecos y decidí venir a darle un chequeo a mi hija la revoltosa... Lo que no esperaba era encontrarlos jugando a la familia feliz. Por cierto, ¿qué hay de comer? Pienso quedarme hasta mañana—.
avatar
Mensajes : 233

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ▸Bυт ɪт woυʟᴅɴ'т ʙᴇ ᴍʏ woʀʟᴅ wɪтʜoᴜт ʏoᴜ ɪɴ ʜɪᴍ •ʀoʟᴾᵛᵀ•

Mensaje por rusherschmidt el Mar Jun 27, 2017 12:37 am

  
Nick Jonas.-
Solté una ligera risita al escuchar aquello de la admiradora. No era la primera vez que alguien juraba que Anne estaba enamorada de mí.

Era una bonita morocha de piel blanca como la nieve y ojos oscuros, siempre llevaba el cabello risado en una coleta de caballo y su sonrisa decorada con frenillos le causaba unas leves arrugitas en a los costados de la boca.
—Se llama Anne, es la hermana menor de uno de mis compañeros de la facultad— murmuré mientras movía los lentes hacia la parte superior de mi cabeza. —Hace un año, cuando cumplió 18 nos pidió llevarla de spring break a Ibiza, fue una locura porque George ni siquiera pudo divertirse por andarla cuidando... Llevo cuatro años de conocerla y es como una hermana menor—.
Guardé silencio cuando una temblorosa Anne se acercó a nuestra mesa para dejar lo que habíamos ordenado minutos antes.
—Te manda saludos Georgie— masculló tímidamente. Mis ojos subieron a los suyos mientras sonreía —¿qué tal le va en Barcelona?— pregunté —muy bien, hasta donde me dijo está contento— asentí —la próxima vez dile que me llame— sus mejillas se sonrojaron —¿y Olivia?— cuestionó —tuvo que ir a un congreso éste fin de semana— sus dientes delanteros colorados con frenos rosas mordieron su labio inferior —me la saludas— asentí mientras la morena, sonrojada nuevamente, se alejaba de nosotros.

Pasaron un par de segundos antes de que Ada y yo pudiésemos retomar nuestra conversación.

—Quiero disculparme nuevamente por lo que sucedió ayer— comencé —Olivia es muy tranquila cuando se trata de conocer otras personas, de hecho nunca habíamos tenido una discusión como la de anoche... Supongo que el percance con su papá no ayudó. Verás, ella solía hacer de todo para agradarle... Estudió medicina para continuar con su legado pero nada parece tenerlo contento... Nada a excepción de las mujeres jóvenes así que obviamente eso le afecta mucho y ayer no pudo más. Quiero pensar que cuando regrese del congreso las cosas estarán mejor... No sólo entre tú y ella sino en nuestra relación también. Ambos dijimos cosas que no queríamos y hoy se fue sin despedir, he querido llamarla pero su teléfono está apagado así que...— solté un leve suspiro —la gente piensa que salgo con ella por los beneficios, pero no es así. La quiero y mucho, hemos estado juntos lo suficiente como para confiar el uno en el otro, por eso es que me sorprende bastante su comportamiento. Nunca la había visto de esa manera y me disculpo por ello—.

Ofrecer disculpas en nombre de mi novia era algo nuevo para mí.
¿Qué sucedía?

Además, ¿iba a ignorar el hecho de que había dicho que la quería y no que la amaba?

Mis pupilas se movieron en dirección frontal, chocando con unos ojos azules que me observaban curiosos.
—Tengo un lío en la cabeza— murmuré —y ni siquiera sé si debería estar pensando en las cosas que estoy pensando ahora—.

Su nariz respingona sobresalía de manera artística del resto de su cara, sus cascadas azules parecían brillar con el sol que se colaba por el ventanal. Tenía una leve capa de maquillaje que parecía no poder ocultar aquellas pecas que se movían como constelaciones sobre sus mejillas. Su cabello rubio como una tarde de verano lucía apacible y tranquilo, sus pestañas tupias y levemente coloreadas de negro esperaban el momento exacto para abanicar.
—Joder— susurré.
¿Acaso era posible?
¿Había alguna manera de que Olivia estuviese celosa porque pensaba que a mí aún me gustaba Adaimé?
¿Había alguna manera de que a mí aún me gustase Adaimé?

Joder. Joder. Joder.

—Adamurmuré, ganándome una mirada curiosa de su parte —estoy jodido—.
avatar
Mensajes : 233

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ▸Bυт ɪт woυʟᴅɴ'т ʙᴇ ᴍʏ woʀʟᴅ wɪтʜoᴜт ʏoᴜ ɪɴ ʜɪᴍ •ʀoʟᴾᵛᵀ•

Mensaje por onedirection1 el Dom Jul 09, 2017 4:37 am

ADAIMÉ REYNOLDS;
Mi ceño se frunció ligeramente, Nick había comenzado a actuar un poco raro y me estaba preocupando, más que nada porque hablaba incoherencias que no alcanzaba a entender del todo, pero suponía que todo ello se debía a Olivia, ¿no?

Dudé varios minutos sobre qué decir y probablemente lo más inteligente de mi parte hubiese sido quedarme callada, pero no era muy propio de mi parte y terminé soltando lo que él quería escuchar, pero no lo que yo realmente deseaba decir ―yo no conozco a Olivia, pero no puedo ni imaginar lo que ella tiene que pasar cada vez que tiene que ver a su padre con una mujer de su edad o incluso más joven, eso es algo…― arrugué mi nariz sintiendo un poco de asco y desdén por aquel señor que ni siquiera conocía― dudo mucho que esas “mujeres” se enamoren de aquel hombre, y él también debe de estar consiente que la única razón por la que ellas se le acercan es para tener la posición que puede darles, pero le da igual― me encogí de hombros y bebí de mi malteada, antes de volver a mirar al castaño, que seguía un poco compungido y sin probar su desayuno― a lo que quiero llegar, es que seguramente Olivia necesitaba este tiempo a solas, fuera del drama de tener que soportar ver a su padre paseándose con una colegiala de aquí para allá, trata de comprenderla Nick, puedo apostar que ésta no es la primera vez que sucede― refiriéndome obviamente al padre de la morena con mujeres jóvenes― y no intento justificarla, pero ayer ella esperaba que tú la consolaras después de esa desastrosa cena, no sé, estar a solas contigo, sentir que era el centro de atención de alguien cuando se sentía vulnerable e ignorada por su propio padre, era lógica su reacción al verme ahí― me limité a decir, aunque quería recordarle el hecho de que ella ni siquiera sabía que él había estado conmigo.

Estiré mi mano para colocarla sobre la del castaño, dándole un pequeño apretón que me hizo sentir un poco extraña, pero por mi bien, decidí ignorarlo― no tienes que disculparte por la actitud de tu novia, tampoco te digo que estuvo bien su comportamiento, pero creo que puedo entenderlo, de cualquier forma… ella no me insultó en lo absoluto― solté una pequeña risita y miré al castaño con diversión― el hecho de que no sepa cuál es el último vestido de moda que ha sacado Channel y que ella me lo haya recordado, no me afecta en lo absoluto― mis labios formaron un mohín por sí solos y alejé mi mano de la suya, volviendo mi atención a mi desayuno― pero en serio, no te sulfures tanto, verás que dentro de nada ella se comunicará contigo y volverán las cosas a la normalidad, solo necesita pensar un poco, aclarar que la situación con su padre es muy independiente a tu relación con ella y por otro lado― saqué el popote del vaso y chupé la espumita y parte de la crema batida que había en él, mirando de reojo al castaño― tú no debes de tomarle importancia a lo que piensen o digan los demás, si ambos están enamorados, debe ser lo único importante― era difícil decirle cosas así a él. Independientemente de todo lo que habíamos pasado antes de que me fuera de la ciudad, eso pertenecía al pasado, nos separaban años y experiencias, cosas que nos habían cambiado por completo y que nos hacían personas diferentes. Ahora estábamos sentados en un pequeño restaurante, en donde él me contaba problemas amorosos y yo procuraba darle un consejo que valiera la pena. Cuando era pequeña, mi visión del futuro era muy distinta a esta.

Aun recordaba claramente como un día de locura había saltado de mi ventana y me había colgado en el árbol que usábamos como escalera Nick y yo para salir o entrar de mi habitación a escondidas, pero ese día, había perdido el equilibrio. Nick me estaba esperando abajo e hizo todo lo posible para ayudarme, aun así, no me había salvado de varios rasguños y arañazos de las ramas, que él se había encargado de curar. Quizá desde ese momento había desarrollado ese tipo de amor infantil y adoración hacia él. Nunca le había dicho a nadie que siempre había estado loca por él, soñando con que un día él me considerara algo más que su compañera de juegos, que, cuando me había mudado esperaba con ansias el momento en que ambos podíamos hablar, aunque fuese unos pocos minutos y que me había dolido más que a nada, como poco a poco esos momentos se reducían con el paso del tiempo, a quedarse en la nada.

― Pero por ahora, tú también deberías despejarte un poco y necesitas comer tu desayuno, anda… que se está enfriando―. No quería parecer desagradable por intentar sanjar el tema, pero me dejaba un mal sabor ver que le afectara tanto la situación de Olivia y no por tenerle celos a la chica, sino por el ánimo tan cambiante que ello provocaba en el castaño.
avatar
Mensajes : 1036

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ▸Bυт ɪт woυʟᴅɴ'т ʙᴇ ᴍʏ woʀʟᴅ wɪтʜoᴜт ʏoᴜ ɪɴ ʜɪᴍ •ʀoʟᴾᵛᵀ•

Mensaje por onedirection1 el Dom Jul 09, 2017 7:10 am


SAMUEL CLAFLIN;
Enarqué mis cejas al escucharle hablar, si… me parecía que se había aburrido mucho en Marruecos, más tomando en cuenta el tipo de viajes que el padre de Olivia hacía esporádicamente, por Dios, era un hombre con una gran fortuna, las mujeres le sobraban al por mayor y no se esperaba que le fuera fiel a su esposa de turno―. No quiero sonar descortés, señor Jenner, pero…― en cuanto mi voz se hizo presente, el abuelo de mi hijo me miró con ese aire arrogante y superior que solo me daban ganas de rodar mis ojos. Había varias razones por las que él y yo no nos llevábamos bien y nunca lo haríamos, solo lo toleraba las pocas veces que tenía la ocasión, desgracia, de estar en la misma habitación que él por Noah, era su abuelo después de todo y mi hijo lo adoraba.

Como padre, nunca perdonaría el hecho de que cualquier hombre embarazara a su hija, y menos cuando era la consentida, de 16 años recién cumplidos y para aumentar el drama, que el hombre, en este caso yo, tuviera 21. Pero desde un principio quise ser responsable, Olivia no quiso casarse conmigo, lo que me dejó en claro el tipo de educación que había recibido, su padre y su madrastra simplemente se dedicaron a ponerme como el culpable de la situación, cuando él no supo mantener en control a su hija, que a tan temprana edad andaba de fiesta en fiesta… y ni siquiera era virgen cuando follamos. Él quería que me mudara a Nueva York para que “me hiciera responsable” pero sin ningún lazo que me uniera, salvo Noah, yo quería casarme y no estaba de acuerdo en cumplir caprichos. Mi educación iba en contra de las ideologías del patriarca Jenner y al magnate no le gustaba que las cosas no se hicieran como él deseaba.

― Ya que no lo esperábamos, no pudimos preparar las cosas para recibirle― hice una pequeña mueca, como si realmente lo sintiera― sin embargo, pedimos hamburguesas para cenar, sé que no está a su altura, pero si desea algo más, no tengo ningún problema en salir a conseguirlo― si el afloja y aprieta que había entre Olivia y yo era continuo, con Bruce Jenner era infinito― pídalo con confianza, caviar, filete, incluso una pendón― “mujerzuela”, añadí con cierta ironía para mis adentros. Olivia me miró con advertencia y solo me detuve porque Noah estaba presente, pero si a él le encantaba echarme en cara cosas sin sentido, yo podía responderle con muchas otras verdades.

― Muy amable de tu parte, Samuel… estoy seguro que conoces perfectamente dónde conseguir a las mejores― mi quijada se apretujo al ver el brillo de malicia en sus ojos― pero voy a conformarme con hamburguesas, puedo soportarlo― sonreí con ironía y miré a Olivia de reojo, que estaba entretenida en algo con Noah, pero a su padre no le pasó desapercibido lo que quería darle a entender, cosa que le enfureció aún más. Me alegraba que hubiese captado el mensaje, aunque tampoco me sentía muy satisfecho por recurrir a ese tipo de insultos, mis padres no me habían educado así, pero desde hace tiempo me había dado cuenta que mi educación con los Jenner, no funcionaba.

Por suerte, mi teléfono sonó en ese instante y me disculpé para poder atender esa llamada, aunque después de finalizarla, no volví hasta que Noah me fue a buscar para comer.


La cena tampoco fue de lo más agradable, el padre de Olivia no perdía la oportunidad de chistar a cualquier cosa que yo dijera o expresar algo que se le ocurriera para ofenderme, pero él podía opinar lo que quisiera, más sobre el “teatrito de la familia feliz”, pero ver a Noah feliz porque su mamá y yo estábamos conviviendo con él, era suficiente para mí.

― ¿En algún momento tu padre dejará de ser tan desagradable conmigo? ― le pregunté a Olivia con cansancio, mientras salíamos ambos de la habitación de juegos, el aludido estaba en la habitación de invitados, descansado por su “agotador” viaje a Marruecos― ni siquiera se detiene a pensar si sus palabras pueden dañar a Noah… él no tiene ningún derecho de criticarme como padre siendo como es, lo siento Olivia, sé que es tu padre, lo adoras, pero él no tiene un verdadero límite―. Recién veo una ventaja de no haberme casado con la pelinegra, no tenía que soportar a su padre en mi vida más de lo necesario.
avatar
Mensajes : 1036

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ▸Bυт ɪт woυʟᴅɴ'т ʙᴇ ᴍʏ woʀʟᴅ wɪтʜoᴜт ʏoᴜ ɪɴ ʜɪᴍ •ʀoʟᴾᵛᵀ•

Mensaje por rusherschmidt el Lun Jul 10, 2017 10:28 pm

Olivia Jenner.-
Suspiré. —Escucha, mi padre me aterra ¿okay?. Nos aterra a todos pero así es él y mientras más trates de pelear más te va a destruir así que lo mejor es dejarlo que fluya, ¿entiendes? No le hagas caso, deja que discuta y que haga corajes solo, es su problema— tomé una de las papas a la francesa que habían quedado de la cena; me encontraba sentada en la mesa de la cocina con Samuel frente a mi cuerpo. —Lo importante ahora es no darle motivos para que se quede. Hace un mes exactamente fue a visitarnos a Noah y a mí al departamento, como no le gustó que no tuviese un guardia de seguridad en la entrada se quedó un mes, ¡un mes! hasta que le di el gusto de contratar a alguien... No quiero tener que lidear con él tanto tiempo, demasiado tengo contigo— le regalé una sonrisa divertida cuando rodó los ojos —aunque lo niegues y me odies por lo que te voy a decir, ambos son demasiado parecidos— moví mis manos a su camiseta azul marino para acercarlo más a mi cuerpo; sus ojos claros me miraron mientras sus manos se colocaban a cada lado de mis piernas que se movían hacia adelante con la mesa —son testarudos— comencé —odian que las cosas no salgan a su manera, detestan tener que decir las instrucciones dos veces, les encanta el trabajo, piensan que soy un dolor de cabeza...— él asintió y yo reí lanzándole un pequeño golpe en el pecho —¡hey!— murmuré sacando una sonrisa de sus labios. Lo miré un par de segundos, se veía lindo cuando sonreía... Lástima que fuese un dolor en el trasero la mayor parte del tiempo.

—Vaya, entonces sí estamos jugando a la familia feliz— la voz de mi padre se escuchó detrás de mí. Rodé los ojos mientras dejaba caer mi cabeza sobre el pecho del castaño. Entonces se me ocurrió fastidiar a mi progenitor también. —Ahorita vas a ver cómo se enfurece— susurré para que sólo Samuel pudiese escucharlo, sus pupilas me fulminaron mientras sus dedos apretaban mi cintura desnuda advirtiéndome que no era buena idea. —De hecho sí, papá— comencé bajándome de la mesa y pegando mi cuerpo al ojiazul al mismo tiempo que obligaba a sus brazos a rodearme. Sonreí. —Hemos decidido que nos vamos a dar una oportunidad, ya sabes, por Noah y porque el sexo entre los dos es taaan bueno— los ojos de mi padre brillaron como dos fogatas encendidas —no juegues conmigo, Olivia— me encogí de hombros —no estoy jugando, es enserio... Lo hace muy bien— moví mi cuerpo hacia el suyo, restregando mi trasero en sus pantalones y su agarre rápidamente se hizo más fuerte. Estaba tenso. —¡Olivia Jenner!— el grito de mi padre nos hizo reír —papito, ya, te va a dar un infarto... Si no nos quieres juntos es mejor que te regreses a tu departamento... En Marruecos— rodó los ojos mientras se dirigía al refrigerador para tomar una cerveza —he decidido que me voy a quedar hasta la fiesta de mi nieto— suspiré —de hecho mañana lo voy a llevar a la ciudad a que escoja algún juguete o lo que se le venga en gana, el dinero no es problema para su abuelo— sonrió —y en cuanto a ustedes estando juntos...— elevó una ceja —todo el mundo sabe que eso no va a suceder, jamás. Me alegra que se lleven mejor pero son polos opuestos y ni acabándose el mundo volverían a estar juntos— garraspeé —eres demasiado bonita para éste adefesio— solté una carcajada —gracias, papito— mi progenitor volvió a rodar los ojos —estaré en la recámara con Noah mirando películas— y sin decir nada más se alejó de la cocina.
El agarre de Samuel se rompió aunque aquello no le quitó la diversión al ambiente.
—Para ser justos no pienso que seas un adefesio. Ósea, sí soy demasiado bonita para ti pero mi hijo es idéntico a su padre así que diré que estoy en desacuerdo con Bruce— le regalé una sonrisa burlona antes de ponerme seria. —Oye, fuera de broma, me gustaría pedirte un favor— su ceño se arrugó ligeramente pero me escuchó con los ojos fijos en los míos —la empresa quiere extender la sede a Nueva York, aún no le he presentado el proyecto a mi papá porque estábamos en busca de un buen lugar y ayer me llamó mi asistente para informarme que han encontrado un terreno que podría servirnos. Estuve analizando los documentos que me envió pero hay que no algo que no me cuadra del todo... Puedo hablar con los abogados y la junta pero no me siento muy segura así que pensé que tal vez tú podrías echarles un vistazo. Eres un excelente abogado, después de todo. Sólo para que yo me asegure que no hay nada sucio en los documentos antes de presentar la propuesta—. Guardé silencio un par de segundos antes de que él accediera —son las nueve, ahorita ya no hay nadie pero tengo los papeles en la oficina así que le mandaré un mensaje a Robbie para que los prepare. ¿Te parece bien? Iré a darme una ducha rápida y a cambiarme y nos vemos aquí abajo en veinte minutos— me bajé de la mesa y antes de marcharme le regalé un beso en la mejilla.

Veinte minutos después, con unos jeans y una blusa blanca, estaba lista para ir a la empresa. Antes de encontrarme con Samuel pasé por la habitación de mi padre para avisarle que saldríamos un momento, a lo cual no le tomó mucha importancia.
El castaño me esperaba en la sala con mi bolso entre sus manos. Le di las gracias antes de entregarle las llaves de mi ferrari para que lo manejara; sabía que le encantaban los autos rápidos y el viñedo estaba a una hora de distancia del centro de California así que necesitábamos velocidad. 
Cuando llegamos, el imponente edificio pareció volver a la vida cuando coloqué mi tarjeta en el elevador privado. El guardia de seguridad había encendido las luces para nosotros, lo cual agradecía. El último piso, en donde se encontraba mi oficina estaba completamente limpio y arreglado, incluyendo los escritorios de mis secretarias y el cubículo de Robbie. Sonreí mientras sacaba las llaves para abrir la puerta de mi despacho. Al instante los enormes ventanales con vistas a la ciudad resplandecieron para nosotros, el piano a lo lejos me rogó por una melodía y la mesita del centro gritó mi nombre cuando la carpeta con los documentos se posó frente a mis ojos. Se le entregué al castaño y me senté a su lado mientras empezaba a analizarla.
avatar
Mensajes : 233

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ▸Bυт ɪт woυʟᴅɴ'т ʙᴇ ᴍʏ woʀʟᴅ wɪтʜoᴜт ʏoᴜ ɪɴ ʜɪᴍ •ʀoʟᴾᵛᵀ•

Mensaje por rusherschmidt el Dom Jul 30, 2017 11:46 pm

Nick Jonas.-
Ella tenía razón. No debía de perder mi mente en cosas sin sentido; mi relación con Olivia era fuerte y desinteresada. Claro, ahora podía haber dejado mi viejo chevy por aquel carro del año que su padre me había regalado pero poca gente sabía lo mucho que había peleado para no aceptarlo ni siquiera cuando era un regalo de graduación. 
Miré mi waffle asentado en un plato blanco y mi malteada que lentamente empezaba a derretirse; suspiré antes de tomar los cubiertos y empezar a desayunar en silencio. No dije nada, no porque estuviese meditando en las palabras de la rubia sobre mi relación, no, ya sabía que Olivia y yo podíamos sobrevivir a cualquier cosa y sabía también que ella era consiente de que estaba a su lado por amor y no por interés. Más bien, mis pensamientos seguían perdidos en aquellas pestañas voluminosas que miraban fijamente el desayuno frente a ella. De vez en cuando elevaba las pupilas azules y me regalaba una sonrisa de niña emocionada. Sabía lo mucho que adoraba comer cosas dulces así que estar ahí era, seguramente, divertidísimo para ella. Reí cuando un poco de crema se quedó sobre sus labios, ella ni siquiera lo había notado, estaba entretenida en terminarse aquella malteada.
—Ada— le llamé y la nariz respingona y delicada se arrugó en mi dirección. Mordí mi labio al mismo tiempo que mis ojos marrones recorrían su rostro. Me cerebro gritaba que tenía que detenerme pero mis ojos se movían por sí solos. Había pasado tanto tiempo desde la última vez que había podido admirarla.
Cuando se marchó aún era una chiquilla, las pecas se le marcaban más, el cabello rubio siempre estaba amarrado, los labios rosas nunca usaban brillo encima, las uñas de las manos no estaban tintadas de colores, las pestañas no eran oscuras. Había cambiado tanto y yo no me había tomado el tiempo de darme cuenta de ello. Ya no éramos los mismos. La vida y los años se habían encargado de jugar su papel y sin embargo ahí estábamos: Metidos en una cafetería, en el mismo pueblo de siempre, comiendo desayuno de adolescentes y tratando de no reírme por la mancha de crema que aún seguía sobre su boca.

¿Estaríamos aquí ahora si ella no se hubiese ido?
Probablemente sí. 
¿Estaríamos aquí ahora como amigos si ella no se hubiese ido?
Proablemente no.

—Te queda muy bien el bigote— murmuré divertido; su ceño se frunció sin entenderme. Rodé los ojos todavía entre risas mientras me inclinaba sobre la mesa para limpiar con mis dedos la crema que se encontraba sobre su boca. Su cuerpo se tensó al instante, lo sentí en el momento en que las llamas del incendio recorrieron mis venas. Sus ojos estaban sobre los míos, el bullicio del lugar a nuestro alrededor, la crema en mi dedo índice... —Creo que te verías mejor con bigote que yo— susurré ganándome un golpe en el pecho. Me dejé caer sobre mi lugar soltando un par de carcajadas.

Después de un par de minutos estuvimos listos para marcharnos. La pequeña Anne se acercó a nosotros para levantar los trastes y limpiar la mesa. Le di las gracias antes de pedirle la cuenta, la cual, por supuesto, llegó bastante rápido.
Siempre tan eficiente, Annie— le halagué ganándome un fuerte sonrojo de parte de sus mejillas. Mi amiga negó burlona —oye, ¿crees que si vamos al restaurante de tu mamá en la noche nos pueda hacer esa parrillada que tan bien le sale? Aquí la rubia del bigote no ha tenido oportunidad de probar esa delicia. ¡Auch!— exclamé cuando otro golpe se estrelló en mi brazo. Claro, si quieres le aviso que van a llegar para que les guarde una mesa, ya ves que después se llena bastante— asentí —muchas gracias, Annie, eres la mejor— me levanté de mi lugar para dejarle un beso sobre la frente —salúdame a George cuando te comuniques con él—.
La morena murmuró alguna afirmación antes de correr detrás del mostrador al mismo tiempo que nosotros nos marchábamos.

Cuando llegamos al estacionamiento abrí la puerta del coche para que mi amiga subiera y luego de un rato lo puse en marcha. 
—¿Recuerdas cuando éramos niños y solíamos colarnos a las afueras de los karaokes para cantar luego de nuestros entrenamientos?— pregunté con la vista fija en la carretera —pues uno de mis compañeros de la facultad es dueño de un karaoke en el centro, nada increíble pero si mal no recuerdo la última vez que cantamos terminaste recibiendo más aplausos que yo— la miré —y quiero vengarme y recuperar mi título como el rey del karaoke— reí —¿vamos?—.
avatar
Mensajes : 233

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ▸Bυт ɪт woυʟᴅɴ'т ʙᴇ ᴍʏ woʀʟᴅ wɪтʜoᴜт ʏoᴜ ɪɴ ʜɪᴍ •ʀoʟᴾᵛᵀ•

Mensaje por onedirection1 el Dom Ago 06, 2017 2:06 am

ADAIMÉ REYNOLDS;
Rodeé los ojos con diversión y negué― nunca lo has sido, no tienes nada que recuperar― le empujé en broma y él rió nuevamente, procuré no mirarlo porque Nick se veía muy atractivo cuando sonreía, sus ojos se enchinaban, haciéndolo aún más pequeños de lo que ya eran.

Tal cual el castaño lo había dicho, condujo hasta el famoso karaoke de su amigo, en el camino pusimos la radio y comenzamos a cantar, con la excusa de “calentar la garganta”, más que eso, solo estábamos haciendo el tonto para reírnos de nosotros hasta que estacionó fuera de un local negro con adornos rojos, amarillos y blancos, arriba tenía un anuncio de luces parpadeantes que decía: “K-Claps!”, estaba segura de que de noche este lugar se vería espectacular. Nick bajó del auto y me abrió la puerta, ayudándome a salir― ¿listo para que te patee el trasero? ― él rodó los ojos y enganché mi brazo al suyo después de que activara la alarma del carro, si… si tuviese un carro como ese, tomaría todas las medidas de precaución para evitar un robo o percance. Caminamos hasta la entrada y había un hombre de seguridad con un traje negro, habló un par de palabras con Nick y luego abrió la cadenita para que nos dejaran pasar, el pasillo estaba oscuro, pero bien climatizado, con focos tenues y el piso estaba cubierto de un humo frío, dejándome bastante sorprendida― vaya Nick, ¿qué clase de amigos tienes? ― le saqué la lengua y cuando el pasillo llegó a su fin, un salón bastante grande con islitas en el centro, pero en una esquina sofás blancos compuestos con mesas de cristal como centro, y en donde estaba el escenario estaban los tablones de cristal también con otros colorcitos parpadeantes― ¡waoh! Está increíble… estoy segura que no tienen nada que ver con los locales a los que nos colábamos― reí y me solté de su brazo para observar mejor el lugar.

Aún era bastante temprano, así que no había tanta gente por ahí, pero si había dos chicas cantando sobre el escenario, siguiendo la pista de una canción que desconocía completamente, pero la letra de la canción aparecía en dos pantallitas que se encontraban sobre el techo. Nick me condujo hasta una de las mesas y casi al instante, apareció una de las meseras para dejarnos una de las cartas, pero como no teníamos mucho de haber comido, nos limitamos a un par de cervezas y unos nachos.

― Bien, me apunto para pasar primero― aplaudí emocionada y me puse de pie, caminé hasta donde estaba el cubículo del DJ y comenzó a mostrarme el playlist de canciones, hasta que encontré una de mis favoritas. La colocó en la lista de espera y me indicó que en la pantalla aparecería el nombre de la canción 3 minutos antes cuando fuese mi turno, ya que aún estaban un par de personas antes que yo, por lo que volví a sentarme junto a Nick y a disfrutar de nuestra lata de cerveza y nachos que recién nos habían pedido.

No pasaron más de diez minutos, cuando se abrió una burbuja de notificación en una de las pantallas:

“Secret Love Song – Little Mix.
2 minutos”


― Solo no te vayas a acobardar después de escucharme― le guiñé el ojo y me esperé a que terminara la otra chica que estaba sobre el escenario, una vez que ella bajó, con la ayuda del DJ subí y me coloqué detrás del micrófono, le hice una seña al DJ y la pantalla que sobresalía desde el techo se iluminó con la canción.

Inhalé un poco y cerré mis ojos, antes de dejarme embriagar por las primeras notas de la pista, dando paso a una entrada inmediata. Ésta era una de mis canciones favoritas desde hace ya bastante tiempo y podían pasar los años, pero a mí me seguiría gustando… de alguna forma, me hizo sentir bastante identificada.

We keep behind closed doors, every time I see you I die little more, stolen moments and we steal as the curtain falls it’ll never be enough. It’s obvious you’re meant for me, every piece of you, it just fits perfectly. Every second, every thought I’m in so deep, but I’ll never show i ton my face. But we know this, we got a love that is homeless!

Y hasta que llegué al coro, fue cuando me atreví a abrir los ojos.

Why can’t you hold me in the Street? Why can’t you kiss me on the dance floor? I wish that it could be like that, why can’t we be like that? Cause I’m yours.

Y relativamente, así seguí cantando, sentía mis piernas temblando porque hacía mucho tiempo que no hacía esto, por lo que, para tomar confianza, mi vista se la pasó en el castaño, desviándose muy de vez en cuando hacia los pocos espectadores, o si la frase era muy llegadora, mis ojos se cerraban por inercia, justo como lo hice para cantar la parte final, quedando como un pequeño susurro.

Why can't we be like that? Wish we could be like that…

Cuando terminé de cantar, recibiendo los aplausos de los pocos espectadores, me dirigí hasta la mesa donde estaba el castaño y otro chico que suponía era el dueño del lugar, abracé a Nick por detrás― ¿qué tal lo hice, he? ― la pregunta iba dirigida a mi amigo, pero el rubio se adelantó― nos has dejado impactados― acató dramáticamente y yo solté una carcajada― soy Drew― estiró su mano y con una sonrisa yo la estreché― Adaimé, un placer… ¿eres el dueño? ― éste asintió― pues el lugar es grandioso, además muy agradable y tranquilo― Drew rió negando― deberías venir un viernes o sábado a partir de las 8 de la noche, no pensarías que es “tranquilo”, propiamente… pero me alegra que te haya gustado― me dedicó una sonrisa y me senté en la silla junto a Nick― ¿Y bien? ¿qué vas a cantar “Rey del karaoke”? ― me burlé, sacándole la lengua― ¿Cantas Nick? ― su amigo parecía sorprendido y yo solté una risita― bueno, él jura que lo hace, pero yo no estoy tan segura, así que, tendrá que demostrármelo― le guiñé el ojo a mi amigo con diversión, antes de tomar mi lata de cerveza y beber un pequeño trago.
avatar
Mensajes : 1036

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ▸Bυт ɪт woυʟᴅɴ'т ʙᴇ ᴍʏ woʀʟᴅ wɪтʜoᴜт ʏoᴜ ɪɴ ʜɪᴍ •ʀoʟᴾᵛᵀ•

Mensaje por onedirection1 el Dom Ago 06, 2017 4:25 am


SAMUEL CLAFLIN;
Observé artificialmente los documentos que Olivia me había dado. La primera vista era para comprobar que estuviesen todos los papeles necesarios, y luego venía la parte difícil, la revisión crítica, en donde cada palabra era crucial, porque si se pasaba algo por alto, podría ser el detonante de si es o no una buena inversión. Tenía las escrituras, tanto el acta de constitución y los poderes, al parecer había asambleas de protocolización, lo que daba a entender que han tenido cambios dentro de la administración o en cuanto al capital de los contribuyentes dueños del terreno. Hice una pequeña mueca, pero me quedé callado y seguí con los siguientes documentos, las identificaciones de los apoderados, tenían las validaciones de sus identificaciones oficiales, así como sus comprobantes de domicilio personales y el FATCA, el cual los acreditaba como ciudadanos de Estados Unidos obligados a contribuir con el pago de impuestos, por otro lado, el terreno como tal, tenía su comprobante de domicilio. Había un dictamen donde venía escrito la documentación que les habían entregado y transcribiendo lo más relevante de las escrituras. También estaban los antecedentes del terreno, cuántas veces había sido rentado y el tiempo que ha durado cada uno de esos arrendamientos, estaba una certificación de avalúo y la amortización.

― Aparentemente esto está en condiciones, pero déjame decirte que tuviste un buen presentimiento― puse el acta en la parte de las firmas, luego el poder en donde se encontraban aquellos que podían tomar decisiones con respecto al terreno y, por último, en donde se encontraban las copias de las identificaciones de cada uno de los apoderados. Dejé extendidos ante la mesa esos tres documentos― la primera parte que me causa conflicto de todo esto, es que, aunque se está negociando una transacción, ninguna persona entrega como si nada una documentación de éste tipo, está demasiado completa para ser real, es fácil pensar― añado comillas― “oh, me tienen la confianza para facilitarme la documentación”― Olivia frunció el ceño y yo suspiré― por otro lado, desde tu punto de vista, también se puede pensar “están desesperados por concluir lo más rápido la transacción”― enarqué mis cejas los documentos, sin llegar a un punto en específico, ya que de momento, solo estaba generalizando― no digo que sea imposible la entrega de éstos documentos, pero como apoderados, deben ir hasta un registro y que, incluso la copia, esté cotejada y comparada con la original, lo que lleva un sello en cada una de las páginas, y esto, más que copia de original a papel directo, parece un escaneo y modificado, lo que nos deja a la última hoja del acta constitutiva― tomé la hoja y se la mostré― aunque fuese escaneada, la nitidez de comparación entre la penúltima hoja y ésta, es diferente, si fuese respecto a la original, todas las hojas, incluso escaneadas, deberían ser completamente iguales, a excepción del texto y cada acta, debe llevar una boleta de inscripción ante el registro público, ésta tiene la “solicitud” en una hoja y tiene la “leyenda” de cuándo fue inscrita, lo que quiere decir que falta una hoja en donde demuestra que se completó la inscripción― dejé el acta en la hoja de las firmas y tomé las identificaciones para hacer la comparación de firmas― dime paranoico pero contienen diversas anomalías… si ellos, como contribuyentes presentan sus escrituras y éstas identificaciones ante un banco, no les permitirían algún movimiento interno en una cuenta bancaria por el hecho de que el sistema especializado que tienen en dichas instituciones bancarias encontraría diferencias, ya sea el tamaño de, incluso, una línea, o que una figura fuese más gorda que en la identificación― volví a dejar los papeles en el escritorio y me fui directo a la valuación, el último punto importante.

Antes de volver a mi explicación fruncí el ceño y miré a la pelinegra― ¿me estás entendiendo? No quiero menospreciarte, pero a veces suelo expresarme con tecnicismos que son como palabras claves exclusivas para mi entendimiento, así que, si no estoy siendo lo suficientemente claro, puedes decírmelo, ¿ok? ― en un acto despreocupado, llevé un mechón de su cabello tras su oreja, antes de volver mi atención a los siguientes papeles.

Si, sabía que parecía completamente exagerado o paranoico con mi análisis tan minucioso, más para un “caso” en el cual no iba a obtener ninguna retribución o comisión, pero, aunque Olivia y yo nos la pasáramos como perros y gatos, >> Hasta la noche pasada << añadió mi conciencia, aunque la mandé directo al fondo de mi subconsciente, ya que necesitaba mi atención en estos documentos, porque, mi relación con Olivia podía no ser la mejor en lo absoluto, pero seguía siendo la madre de mi hijo y un error, podría llevar a la quiebra su empresa, aunque no a ella por el dinero de sobra que tenía su familia, que obviamente no la dejaría sola, pero Olivia sería muy orgullosa como para aceptar limosnas de los demás, incluso, lo que acepta que le dé, es porque son cosas destinadas a nuestro hijo.

― ¿Puedes prepararme un whisky por favor? ― Olivia se levantó de mi lado y caminó hasta el minibar que tenía en un rincón, sacó dos vasos y sirvió un poco de aquel líquido ámbar en ambos, luego de guardar todo en su lugar, volvió a mi lado y me tendió el vaso. Le di un trago y lo puse sobre un porta-vasos, para evitar que mojara los documentos.

― Probablemente si me pusiera a analizar todo, encontraría más defectos, pero de momento, solo estoy señalando lo más importante, lo que te da motivos de sobra para no aceptar, pero si aún tienes dudas de mi criterio, te doy una razón más… las valuaciones. Simplemente son exageradas―
tomé el papel y se lo extendí, para que pudiese verlo mientras le daba mi explicación― Los terrenos son un activo tangible, pero no están sujetos a depreciación, por el simple motivo que la tierra no se desgasta o se vuelve obsoleta. Según las palabras del Servicio Interno de Ingresos, los terrenos "no tienen una vida útil determinable", que es un elemento clave para establecer que un activo pueda amortizarse. Esto no significa que la tierra pueda perder valor. De hecho, sí puede hacerlo. Por ejemplo, un terreno de tierras vírgenes en un área de alto valor en el mercado de bienes raíces puede ser muy demandado, y esto se reflejará en su valor. Si la demanda cae, también lo hará el valor del terreno. Pero la pérdida de valor no es amortización. Las empresas pueden deducir la pérdida del valor de la tierra, pero sólo cuando venden el terreno―. Señalé el valor que, según el documento, era del terreno― digamos que una empresa compra un terreno por US$10.000. Incluso si la empresa sabe que el valor del terreno está cayendo, no puede anotar en libros este hecho, porque la tierra no es amortizable. Sin embargo, si la empresa vende luego el terreno por US$8.000, puede establecer una pérdida de US$2.000 en su balance para el año en que se produce la venta. Los costos involucrados en preparar el terreno para que la empresa pueda utilizarlo se pueden amortizar, si están tan unidos a otros activos amortizables, que puedes determinar una vida útil para ellos― acomodé los papeles en orden y dejé que Olivia siguiera analizando el último que le había pasado, mientras tanto me puse de pie, con mi vaso de whisky en mano y caminé hacia el enorme vidrio que mostraba las calles de California en su apogeo.

― Puede que esté equivocado, pero pienso que existe un intermediario entre todo esto, los verdaderos dueños, el intermediario y ustedes… mi deducción es que los verdaderos compradores son los intermediarios, sin embargo, puede que la pérdida que significaría la compra del terreno les esté deteniendo, así que buscaron a otro comprador, por su cuenta, que serían ustedes, para poder alterar números y ustedes “compran” a un precio exagerado y mayor, ellos con ese dinero lo compran al real y teniendo una ganancia y como ustedes solo estarían obteniendo documentación falsificada, no podrían comprobar que la compra real es suya, y el arma de dos filos es que tendrían una demanda por acusación y falsificación de documentación― tomé un trago de mi whisky y suspiré― sabes que tengo muchos contactos en New York, solo necesitabas llamarme y te habría conseguido el mejor terreno en venta y al mejor precio― me encogí de hombros y me giré hacia ella― ¿o acaso no querías deberme nada? ― me acerqué y puse el vaso vacío sobre el escritorio y me puse detrás de ella, se notaba un poco tensa, así que me tomé el atrevimiento de colocar su cabello hacia un lado y poner mis manos en sus hombros, masajeando aquella zona, aflojando y deshaciendo los nudos― solo debes pedírmelo, piénsalo― seguí masajeándole hasta que la tensión desapareció en su mayoría y mis ojos barrieron por la enorme oficina, hasta parar en el gran piano de color negro― Noah dice que eres fantástica tocando, ¿te importaría mostrármelo?
avatar
Mensajes : 1036

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ▸Bυт ɪт woυʟᴅɴ'т ʙᴇ ᴍʏ woʀʟᴅ wɪтʜoᴜт ʏoᴜ ɪɴ ʜɪᴍ •ʀoʟᴾᵛᵀ•

Mensaje por rusherschmidt el Miér Ago 09, 2017 7:23 pm

Olivia Jenner.-
Dejé caer mi cabeza sobre el respaldar del mueble, desde aquella posición los ojos verdes de Samuel me miraron sutilmente. —Pensé que podría hacerlo sola— susurré —sigo siendo una niña ante los ojos de todos, soy la menor de todos mis hermanos y mi padre odia darme responsabilidades tan grandes en la empresa, aunque sea la mía... Tuve que rogarle mucho para que confiara en mí con ésta compra y por mi parte tuve que poner toda mi confianza en el abogado que lleva años trabajando para nosotros. También era una manera de asegurarle un futuro a Noah, sé que es él quien va a terminar decidiendo qué quiere hacer con su vida, quizás quiera convertirse en abogado como tú y herede todo lo que tienes o a lo mejor desee dedicarse a los negocios como su abuelo y herede lo que él me ha dejado; incluso, si tenemos suerte, puede que decida ser médico o maestro o futbolista... Algo que no tenga que ver con ésto— cerré mis ojos mientras movía mi cuello de un lado a otro. Me había tratado de mantener tranquila pero podía sentir el estrés regresando a mi cuerpo. —Tenía un sólo trabajo y fracasé, de la misma manera en que termino fracasando en todo lo que hago— mis manos se dirigieron a mis ojos para tallarlos levemente, entonces recordé sus palabras; mis rodillas se doblaron al mismo tiempo que me sentaba en el mueble quedando de frente a su rostro y con el respaldo separándonos —el abogado lo sabía, ¿cierto?— pregunté —se supone que él analizó los documentos de la misma manera en que tú lo hiciste, no, joder, se supone que él analizó los documentos con tiempo y tuvo que haberse dado cuenta que no estaban en orden. ¡Tuvo que habérmelo dicho!— me levanté de golpe; los enormes ventanales con vista al centro de la ciudad pintaban un color oscuro que contrastaba de manera perfecta con las luces de los demás edificios y la vida nocturna que estaba sucediendo bajo nuestros pies. Cuando giré mi cuerpo, el castaño estaba detrás de mí observándome fijamente —sabía que confiaba completamente en él y utilizó el jodido contrato para hacer sus propios negocios— Samuel asintió mientras mi sangre se movía rápidamente dentro de mis venas, podía sentir el calor de éstas impregnándome los brazos, los dedos, el pecho. El reloj a lo lejos marcaba las 10:00 pm. —Voy a convocar una junta a primera hora mañana y lo voy a despedir. Joder, lo voy a despedir delante de todos para dejarlo como la rata que es— mis pupilas se movieron a aquella camiseta azul marino que adornaba el cuerpo del hombre frente a mí de manera perfecta, debajo, la playera de color gris parecía burlarse de mí por estar cubriendo aquella zona fornida y masculina en la que tanto me gustaba reposar la cabeza. —¿Te puedo pedir un favor?— pregunté —sé que tenemos nuestras diferencias y que hay momentos en los que me quieres matar...— mis dedos acariciaron los botones abiertos como un par de puertas incitándome a entrar —pero también sé que hay momentos, como ahora, en los que te acuerdas que soy la madre de tu hijo y me brindas tu ayuda y, aunque no lo parezca, te agradezco mucho que me hayas acompañado aquí hoy y que hayas sido tan honesto conmigo... A mi garganta le cuesta trabajo sacar éstas palabras pero eres una de las pocas personas en las que en verdad confío. ¿Te importaría estar conmigo aquí mañana? Creo que eres el único que va a poder explicarle al imbécil de Carlos lo que me explicaste hoy y así podré despedirlo cuanto antes porque de verdad me urge conseguir un terreno. Por favor— una pequeña mueca salió de mis labios pero la alejé por completo cuando sus manos se posaron sobre mis mejillas mientras aceptaba mi petición. 
De verdad que tener a Samuel conmigo mañana iba a ser un gran apoyo porque nunca me había enfrentado a una situación así en mi vida y él, obviamente, tenía más experiencia en todo el ámbito laboral.

Separé sus manos de mi cara con cuidado, aquellas pupilas verdes no me habían dejado de observar ni un sólo segundo. —Respecto a mis habilidades para tocar el piano, se deben a que cuando Noah era pequeño— comencé —le costaba mucho trabajo conciliar el sueño en las noches y como aún vivía en casa de mis papás, en la habitación en donde estábamos había un piano así que comencé a tocarle cortas melodías para relajarlo. No soy muy buena que digamos pero hago el intento— reí ligeramente. Mis pies caminaron en dirección al objeto negro que brillaba entre todo lo demás. —Perteneció a mi madre— susurré —ella era excelente con los instrumentos y yo dejé de tocar cuando murió. Nunca volví a tomar una sola clase, aunque de vez en cuando lo hago... Sólo cuando Noah lo pide—; le di las gracias cuando movió el banco para que me sentara. 
Las teclas parecieron moverse frente a mis ojos, mis dedos largos y expectantes empezaron a acariciarlas de memoria y la misma melodía que me recordaba a una tarde de otoño, corriendo entre las calabazas y las hojas caídas de los árboles, empezó a sonar. Mi madre miraba a lo lejos, de pie debajo de la vieja cabaña familiar, como mis hermanos y yo reíamos con la brisa entre los labios; el cielo gris cargaba nubes de agua y nuestras bufandas se enredaban con las ramas secas cuando pasábamos por ahí. Éramos unos adolescentes sin preocupaciones de ningún tipo, con buenas notas en la escuela, casas en todo el país para vacacionar, dinero de sobra. Mi padre rodeaba a la morocha con los brazos y ambos lucían felices. Aquella fue la última vez que los vi sonreír. Tan sólo tres meses después nos enterábamos de la enfermedad que tantas alegrías nos quitó y en un año, la silueta de mi madre debajo de la cabaña había pasado a ser un simple recuerdo que regresaba cada que mis dedos tocaban aquel piano.

Me detuve cuando la canción finalizó. Por un segundo había vuelto a sentir la brisa fría y los ojos cálidos que me habían mirado años atrás. 
—¿Qué tal?— murmuré divertida dejando atrás el sentimiento que me había invadido por un par de segundos. —He perdido práctica— reí levantándome de mi asiento para caminar al otro extremo del piano en donde Samuel estaba de pie —a mí no se me olvida que eres bueno con la guitarra así que la próxima vez te tocará a ti impresionarme— moví mis manos sobre las orillas de su camiseta. Mis pezones, por algún motivo parecieron cobrar vida y agradecí infinitamente que la blusa fuese amplia para que no se notaran tanto —...aunque me impresionas más cuando no tienes nada puesto— le guiñé un ojo; mis pies se pusieron de puntitas, recordándome lo exagerada que era su altura cuando yo no usaba tacones; mis labios rozaron los suyos mientras su respiración golpeaba la mía, estaba tenso y a mí me encantaba saber que seguía teniendo el mismo efecto sobre su cuerpo. Mis ojos lo miraron como pidiendo permiso, permiso que obviamente no necesitaba.
—¿Nos deshacemos de tu ropa?— pregunté con voz sensual —estamos solos y verte en tu papel de abogado me ha puesto muy mojada—.
avatar
Mensajes : 233

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ▸Bυт ɪт woυʟᴅɴ'т ʙᴇ ᴍʏ woʀʟᴅ wɪтʜoᴜт ʏoᴜ ɪɴ ʜɪᴍ •ʀoʟᴾᵛᵀ•

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 7 de 8. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.