Últimos temas
Afiliados del Foro
Afiliados hermanos 0/5
Directorios y Recursos
Afiliados Elite 0/44

stay away from things that aren't yours.

Página 5 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: stay away from things that aren't yours.

Mensaje por missproblem el Lun Mar 13, 2017 3:42 pm



Una risa escandalosa salió disparada de su boca al momento que alguien le proporciono un golpe sobre el estómago. Más que dolor Chris estaba cabreado el doble. En más de una ocasión opino que no estaba en contra de pelear cuerpo a cuerpo contra uno de ellos lo más justo sería eso pero el grupo de chicos no pensaba eso, y menos cuando estaba domados y controlados bajo el efecto del alcohol y otro tipo de sustancias. Una vez que el auto se marchó Christopher fue aprisionado por dos de los chicos privando su libertad de poder cubrirse o defenderse. Sentía como la bilis subía y bajaba ocasionando que el fuego en su interior incrementara mucho más.

Un segundo golpe vino acompañada de comentarios poco hilarantes al cual no presto atención y no tuvo tiempo suficiente para entender su significado ya que un par de golpes acompañado por otro vino provocando que su atención cayera en solo resistir. No fue consiente de cuánto tiempo trascurrió desde que todo comenzó, pero sospecho que eran pocos minutos el aún no sangraba. Aún faltaban los golpes fuertes en su rostro. De aquellos que logran destruir la piel y abrir una herida que ocasionaba un derrame de sangre por donde quiera. Y  como el ángel guardia que él no solicito. Ella estaba ahí con algo en manos. Algo que de pronto le hizo abrir los ojos más de lo normal. — ¿Qué caraj…—no tuvo tiempo suficiente para terminar su pregunta ya que el movimiento de la rubia lo tomo por sorpresa (y estaba seguro que no fue al único que dejo con la boca abierta) el moreno estaba enojándose mucho más que la rubia se atreviera a intervenir de esa forma, estaba poniéndose en riesgo a ella misma. Christopher estaba enojado más por la insensatez de Gigi que cualquier otra cosa. Todo en ella irradiaba peligro. Al momento que la espuma broto del extintor hacia sus agresores Chris tuvo la oportunidad de ser liberado regañadientes acepto el apoyo de la rubia solo para poder entrar al auto con prisa. Supo que si no lo hacía alguien los alcanzarían y las cosas resultarían más complicadas de lo que ya eran. —Error eres un puto dolor de culo y una irresponsable.

De ninguna forma él iría a casa presentándose de aquella forma tenía muchos problemas con su padre para anexar uno a su larga lista. A pesar que el susodicho jamás estaba en casa pero el personal si y eran muy boca floja cuando se trataba de Christopher y el resto de la familia Wood. —Bajo en un momento. —fue prácticamente arrastrado por Gigi hasta su piso. Él insistió que no era nada de qué preocuparse que tendría la oportunidad de ver las heridas cuando estuviera en algún lugar seguro, ese era el sofá de la sala de su mejor amiga, donde pasaría la noche. —Yo puedo curarme por mi propia cuenta o incluso le pudo pedir el favor a Nicky. —dijo y no movió ningún dedo ante la petición de quitarse la camisa. — ¿hablar contigo después de esta noche? ¿qué? Intente ayudarte y me gane una paliza. —gruño entre dientes, y finalmente (y de mala gana) se despojó de su polera se dio un vistazo y vio que las heridas era superficiales. No eran nada del otro mundo incluso pensó que no existía daño aparente. Pero no negó que sentir la atención de ella fue lo único que lo mantuvo tranquilo. —Se más cuidadosa. — alcanzo a decir cuando la primera gasa se deslizo por la primera herida de su pecho. —Ni lo digas— lo haría por ella, por Nicola, por su hermana o cualquier otra mujer que estuviera en su misma situación. — ¿Estas bromeando? Eso es imposible Gigi. Incluso hasta la más inocente ha sido tocada en algún punto de su vida. No me digas que eres virgen. —esto último lo soltó en broma. La risa en su boca lo confirmo pero al ver la expresión de ella, la sonrisa se fue desvaneciendo poco a poco. — ¿Eres virgen? —deseo no oírse como un completo idiota pero le resultó imposible ocultar la sorpresa, a pesar que ella no negaba ni confirmo nada. —No me enoje. Fuiste tú quien me dejo ahí como si nada y quien tomo la grandiosa idea de irse sola con un: Chris detente hubiera bastado.—apoyo la cabeza sobre el respaldo del sofá. — ¿Existe la posibilidad que me pueda quedar aquí? Tenía pensado ir con Nicola a su departamento pero no quiero moverme. Es como si mi cuerpo ya estuviera siendo consciente de lo que sufrió.
avatar
Mensajes : 1669

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: stay away from things that aren't yours.

Mensaje por uchiha el Lun Mar 13, 2017 5:27 pm


La dedicación que la caracterizaba estaba siendo explotada en él. No se sentía responsable de sus golpes, a pesar de que él había alegado el haber recibido una paliza por su causa. El mundo constantemente la subestimaba, más la rubia se encontraba muy segura de qué hubiese encontrado la manera de escapar de aquella situación. Mordió su lengua para no reír por la forma en que él le estaba respondiendo. Parecía un fosforó, el cual fácilmente se podía encender. Gigi se preguntó si era así siempre, o si simplemente ella era la razón de su mal humor. Supuso que era la segunda, después de todo, le había causado problemas y ni siquiera se podían considerar amigos. — Lo había olvidado, esta irresponsable te salvo de qué te siguieran dando una paliza. — Sus labios se estiraron ampliamente en su rostro, mostrando obvia diversión. Aquellas palabras habían salido de la manera más real, ni siquiera tuvo que forzarlo. Era sencillo para ella, ser una combinación entre una nueva persona y la antigua, especialmente cuando se encontraba con él. Era como si dos personas se pelearan en su interior para gobernar sus acciones, una constantemente rebelde y despreocupada, mientras que la otra era infantil y cuidadosa. Una muy peligrosa combinación para aquel que no sepa encontrar el balance entre ambas. Gigi estaba convencida de qué ya lo había encontrado.

El entrecejo de su rostro se fue frunciendo en cuanto escuchaba su voz continuar hablando. Por acto de inercia, su puño fue directamente hasta una de las marcas más rojas de su pecho, golpeándolo. No hubo necesidad de utilizar la fuerza, sabía que de igual forma dolería al ya encontrarse la piel irritaba. — Una mosca. — Su sexualidad era un tema tabo para ella. Nadie se había tomado la molestia de hablarle de ello, es más, se lo ocultaban como si fuese a contaminarse al oírlo. Sus padres mantenían la loca idea que ella debía guardarse para su prometido, quién ya tenían elegido desde antes que naciera. A ella jamás le importo eso, y ahora tampoco hacía mucha diferencia, ya que así le hubiesen elegido uno, ella jamás se enteraría de ello. Y  tampoco lo respetaría. ¿No se había enojado? Si eso era no enojarse, no quería conocerlo cuando realmente se encontrara sintiendo esa emoción. Alzó ambas cejas negando con la cabeza. — Solo para que sepas, intentaba no golpearle a uno de tus amigos por insistir en acostarse conmigo. — Jeremy la había perseguido como un perro faldero, ejerciendo fuerza en ella para que no se alejara demasiado de él. No quería quedar como una mojigata, especialmente no para Christopher. Él dijo que la estaría observando y dependiendo de eso vería si la ayudaría o no, no quería arruinarlo todo armando una escena de niña pequeña. — Sin olvidar que luego apareciste con tu ímpetu descontrolado. No sabía cómo reaccionar. — Elevó los hombros restándole importancia a sus confesiones. La verdad no había necesidad de decirlas pero aún así deseaba hacerlo. Quizás, solo por la paliza, él merecía saber la razón de sus acciones. 

Asintió poniéndose de pie. Sería bueno tener la compañía de alguien por esa noche. Tenía muchas cosas que rememorar en su mente. Tanto sus acciones como sus pensamientos respecto a estos. — Pero no dormirás aquí. — Advirtió. Dormir en el sofá luego de haber recibido golpes no sería lo más aconsejable, y es que despertaría con un dolor de espalda que no le permitiría ni moverse. Jalo de su mano obligándolo a ponerse de pie y lo llevo hasta su habitación. La cama era lo suficientemente grande para que ambos entraran sin la necesidad de tocarse. Ambos podían estar con piernas y brazos estirados, más no sentirían que había otra persona en el mismo lugar que ellos. Además, el edredón era suave, lo cual ayudaría a que sus golpes no se hicieran moretones al amanecer. — ¿Quieres una cerveza? Creo que aún hay un par en el frigorífico. — Comentó tomando un par de almohadas del closet para colocarlas en el lado donde no había nada, suponiendo que él dormiría en esa parte. Dejó su cuerpo caer sobre la cama disfrutando del contacto de las sábanas contra su piel y ladeo el rostro hacía su acompañante para observarle. — Prometo dejarte en paz a partir de mañana. — Alzo su mano a la altura de su pecho. — A menos que no lo quieras y quieras seguir ayudándome… — Esperaba que decidiera continuar ayudándola. Disfrutaba su compañía, y sentía que le ayudaría bastante el compartir más tiempo con él. Camino hasta el walking closet, y se coloco un short con un top de pijama, aprovechando para desmaquillarse el rosto y dejar su cabello suelto. Al verse en el espejo sonrió. Volvió hasta donde se encontraba el castaño y dio una vuelta frente a él.  — ¿Qué opinas? — Bromeo. Esa imagen, esa misma imagen que le acababa de mostrar, era la parte más importante de ella. La verdadera. 
avatar
Mensajes : 1638

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: stay away from things that aren't yours.

Mensaje por uchiha el Lun Mar 13, 2017 5:58 pm


Tiempo al tiempo, Megan. — Guiño un ojo en su dirección. Bromear no era dañino, especialmente cuando algo le decía al rubio que ambos terminarían cometiendo los peores errores y juntos. Estaba más que claro que existía cierta necesidad por parte ambos, y él estaba dispuesto a hacerse el complicado para ver hasta qué punto la rubia era capaz de llegar. Claro, si es que no era él quién terminaba rindiéndose primero. 

Asintió. Quizás fue el motivo por el cual se volvió tan discreto con sus acciones, y es que en ese momento tenía muchas personas a su alrededor constantemente qué lo único que hacían al verlo, era decirle que dejara de hacer lo que hacía. De todos ellos, solamente se hablaba con uno de sus amigos, el único que desistió y acepto que el rubio amaba su profesión. Profesión que no planeaba dejar por nada, ni por nadie. — Hace menos de un año, el caballo dobló muy rápido y caí de cabeza al suelo. — No recordaba mucho de esa carrera, solo recordaba lo que sucedió después: drama. — Estuve en coma y al despertar, seguí. — Volteo a mirarle. — Hierva mala, nunca muere. — Bromeo. Nunca se preocupo por su salud, lo único que le preocupaba era seguir consiguiendo el dinero suficiente para subexistir, y él no necesitaba mucho para hacerlo, por eso no estaba compitiendo en las carreras con obstáculos. Muchas veces le habían dado oportunidades, más parte de él no sentía motivación suficiente para arriesgarse de esa manera. — ¿Mi familia? — Preguntó. — En la gran capital, siendo parte de la sociedad consumista e indiferente. — La familia de Liam siempre fue adinerada, y él al ser el hijo único, se esperaba que tomara cargo de la empresa familiar, más sus acciones decepcionaron tanto a sus padres qué le prohibieron regresar. Él tampoco deseaba hacerlo.

Escucharla fue ver una cara completamente distinta a la que había mostrado hasta el momento. Había escuchado de lo que había sucedido con sus padres, pero tampoco conocía demasiado. El pasado debía quedarse como tal, Liam conocía bien esa frase. Tomó su mano atrayéndola hacía su cuerpo. — ¿Por qué no probamos que tan buena eres montando a un hombre? — Agacho su rostro, acercando peligrosamente sus labios a los suyos. Disfrutando del sentir cómo la respiración de la chica soplaba contra su boca. Posó su mirada en aquellos carnosos y llamativos labios que a pocos centímetros se encontraban, obligándole a querer pecar al probarlos. Ella era aquella fruta prohibida pero deliciosa, que uno es capaz de probar hasta perder la cordura. Sus brazos aprisionaron la pequeña cintura de su silueta, pegando su pecho contra el suyo, haciendo que la distancia se acortara cada vez más. Se tomaba su tiempo, disfrutaba de la paciencia y de la tensión que se formaba entre ambos cada vez que el espacio a su alrededor desaparecía. Capturo su labio inferior con los suyos, succionándolo, recibiendo un sabor dulce. Todo lo contrario a lo que ella aparentaba ser. Liam se pregunto si estaba por perder la cabeza por esa mujer, más optó por no escuchar la respuesta. Beso sus labios, pidiendo permiso para adentrarse en su boca, y al otorgárselo, se deleitó de su lengua, envolviendo ambas en un desesperado baile que calentaba cada parte de su cuerpo. Bajo sus manos por su cintura hasta sus glúteos, presionándolos contra su cuerpo, obligando a que sus piernas rodearan su cintura y con ella entre sus brazos empezó a caminar en dirección del lago. Cuando sintió el agua de la orilla tomar los dedos de sus pies, se alejo de sus labios dibujando una sonrisa en su rostro.

No grites. — Pidió. Se tomó un par de segundos admirando las facciones de su rostro, disfrutando de lo gratificante que era tan solo verla. Ignorando asimismo, ese dolor en su entrepierna. Beso una vez más sus labios, de golpe y fuerza, buscando de ella más que antes y sin interrumpirlo, empezó a avanzar lentamente, hasta sentir como el agua llegaba a sus rodillas. Mordió su labio inferior atrayéndolo hasta su cuerpo y le guiño el ojo antes de correr con ella en brazos hasta sumergirse por completo en el agua del lago. La soltó una vez en el agua y nadó hacía la superficie soltando por sus labios una gran risotada por lo ocurrido. Cuando la vio salir del agua nado hasta ella para salpicar un chorro en su rostro. — No me digas que no te gusta el agua. — Río. El agua no estaba helada pero tampoco estaba caliente, era la temperatura perfecta para poder quedarte tranquilo nadando. El lago no era muy utilizado, por lo mismo que era una propiedad privada, más Liam siempre conocía en qué momento nadie la vigilada para poder irrumpir las reglas. — Tengo una corrida en la noche, ¿quieres venir? — Preguntó alzando una ceja. Iba a ser una bastante complicada, y es que el caballo no sería uno entrenado por sí mismo. Uno de los retos más grandes era domar un caballo y correr al tiempo que lo haces, pero Liam no temía ello. El dinero lo motivaba a ganar. 
avatar
Mensajes : 1638

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: stay away from things that aren't yours.

Mensaje por missproblem el Mar Mar 14, 2017 4:34 pm


Si Liam no le hubiera dicho que sus padres estaba en la ciudad ella ni siquiera lo hubiera considerado, pensó que sus padres eran del pueblo y se dedicaba a la exportación de ganado o cosa por el estilo. No obstante no pasaría de inadvertido que si ese fuera el caso el rubio estaría en otro lugar. Megan se preguntó entonces si Liam no era más como la oveja negra de la familia esa que siempre hacia todo lo contrario a lo que se suponía que debía hacer, él que siempre se rebelaba ante cualquier cosa, la persona que no dudaba en levantar su voz.

Se encontraba tan enfrascada en sus pensamientos que nunca noto cuando el rubio se acercó hasta que su rostro estuvo a poco centímetros del suyo, elevo un tanto el mentón para poder visualizar con más detalle aquel par de perlas azules que destellaba diversión y algo más que Megan no supo. — ¿Qué? —fue lo único que dijo antes de que su boca fuera capturada por su rapto y vaya que eso le gusto sin pensarlo demasiado su cuerpo reacciono y casi de inmediato sus brazos terminaron rodeando el cuello del chico. Su cuerpo se froto contra el suyo. Y cada terminación nerviosa de su sistema colapso. Liam realmente sabia besar, Megan se sentía incluso mareada por la excitación entreabrió más su boca para darle un libre acceso a su lengua, cuando ambas entraron en contacto tuvieron una lucha y luego lograron amoldarse a la perfección hasta que tuvieron una danza, un par de jadeos escaparon de su boca cuando las manos del rubio se dirigieron a su glúteos obligándola que supieras sus piernas alrededor de su cintura. Lo hizo sin titubeos ella nunca dudo que Liam terminara tirándola. Considero que el rubio estaba muy bien esculpido para soportar todo tipo de peso.

Un gruñido de protesta escapo de su boca cuando su boca se alejó un par de centímetros, ella no le presto mucha atención a lo que dijo y fue en busca de su boca. —  ¿de qué hablas? —murmuró contra la boca del rubio pero al cabo de una fracción de minutos se dio cuenta que Liam estaba caminando y por alguna extraña razón su comentario y eso no la tranquilizaron. Al momento que se atrevió a mirar a su alrededor Liam comenzó a correr hasta que finalmente ambos terminaron embutidos dentro del agua, ya adentro estuvo completamente libre para nadar a la superficie y ahí poder reclamar todo lo que quisiera. —Pero que ocurre contigo. —soltó entre gruñidos. —Es tu vil manera de calmar tu calor corporal ¿eh? —el agua estaba a una temperatura apropiada, incluso a Megan le sorprendió que resultara terapéutica de cierta forma. —Liam debiste advertirme cual eran tus planes. Pude quitarme la ropa antes de entrar al agua. —nado donde él y anclo sus piernas sobre su cintura y sus brazos alrededor de su cuello. — ¿Qué hubiera pasado si no supiera nadar? Mi cuerpo estaría hinchado y flotando sin vida. —soltó una leve risilla pero se detuvo cuando escucho su petición ¿Qué si quería? Por supuesto que sí. —Por supuesto, no tengo nada mejor que hacer cuidar los caballos y las vacas no son una opción ¿Cómo se supone que debo ir arreglada? —no tenía idea aparente de qué tipo de ropa debían usar las mujeres para esa clase de eventos, la noche anterior comprendió que su peculiar forma de vestir y el pueblo no iban muy acorde.

Un dedo se deslizo por la barbilla de Liam y luego sin más preámbulo esta vez fue ella quien capturo su labio inferior contra sus dientes para luego deslizar su lengua sobre la zona sensible de estos. Luego introdujo su lengua por la cavidad bucal del rubio, sus dedos se enterraron dentro de su cuero cabelludo y por un momento olvido todo el drama que vivía. Sus manos descendieron hasta llegar a los botones de la camisa del rubio y sin mucho trabajo comenzó a desabrochar uno por uno hasta que logro  barrera los dos pedazos de tela a los costados para tener una ligera visión del abdomen del rubio, corto el beso solo para visualizarlo con detalle, la comisura de ambos costado de su boca se elevaron y formaron una sonrisa. — ¿Después de esto tomaremos una ducha juntos? Eso si... no esperes nada sexual. Necesitas mantener tu mente centrada en la carrera y si ganas tal vez considere seriamente infiltrarme en tu habitación pero no para poner una almohada en tu rostro.
avatar
Mensajes : 1669

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: stay away from things that aren't yours.

Mensaje por missproblem el Mar Mar 14, 2017 5:07 pm


No era nada del otro mundo Gigi. Pude resistir en cualquier momento se hubieran aburrido y luego simplemente me dejarían ir para buscar algo con que entretenerse y valiera la pena. —gran parte de su comentario era verídico después que saciaran su necesidad de golpear al moreno lo dejarían para buscar alguna chica que los mantuviera entretenidos. —No pedí tu ayuda. Pero de todas formas supongo que gracias, pero fuiste un poco lanzada, quiero decir si no hubieras noqueado a los chicos hubiera sido peor las cosas ¿sabes lo que tu hubieran hecho? ¿Tienes idea que les iba a valer muy poco si tú quisiera ir con ellos o no? —intento no pensar mucho en la rubia en aquella situación el solo pensarlo ocasiono un enorme malestar en el estómago del chico.

Oye —vocifero con un tono de voz elevado. Ella no tuvo que recurrir a usar demasiada presión en su golpe para provocarle dolor, la zona que ataco estaba sensible por los golpes ocasionados en la pelea el más mínimo roce con algo ocasionaba un leve ardor. —Eres terrible mintiendo es algo en lo que deberemos trabajar y mucho. —musito. — Jeremy no es mi amigo. —agrego casi de inmediato. Ni siquiera supo de donde vino la urgencia de dejar en claro las cosas pero ahí estaba. — ¿hablas de verdad? Fuiste tú quien se acercó a mí para devorar mi boca e irse como si nada. Cuando yo hice lo mismo te pusiste como todo un conejillo. De cualquier forma creo que no ganamos nada argumentando sobre los sucesos de esta noche. Solo quiero decir que ha sido demasiado incluso para mí. —dijo al momento que cerro sus ojos.

Su tranquilidad no duro mucho ya que se puso de pie cuando la escucho hablar ¿Quién era él para negarse ante una cama grande y caliente? —Tomaré tu palabra y no quiero nada. Solo quiero acostarme presiento que mañana estaré molido. —dijo para después observar en silencio como ella tomo su mano y le obligo a ponerse de pie para dirigirse a lo que considero su habitación. Tomo asiento sobre el borde de la cama y la miro con el ceño completamente arrugado. —No lo harás. Y si lo haces tendré a Nicola sobre mí y vamos… creo que tuviste tiempo suficiente para ver que no todo menos tranquila. —fue entonces que le vino a su mente su amiga quien aún se encontraba abajo esperando dentro del auto. Aprovecho que ella entro al cuarto de baños para hacerle una corta y resumida llamada a su amiga, para informarle que pasaría la noche ahí. Cuando esta comenzó a cuestionarlo el simplemente corto la llamada y apago el móvil, los minutos pasaron y noto la silueta de la rubia regresar a la habitación, ahora su exuberante ropa la había cambiado por un pijama modesta. —Te vez mucho mejor así. —aunque la Gigi de esa noche lo había dejado sorprendido por alguna razón la prefería de tal manera, ya que era verla de una forma más natural, más ella. — ¿entonces de qué lado duermo? ¿Izquierda o derecha? —de hecho no espero una respuesta de su parte se acomodó del lado de la cama donde ella dejo la almohada que saco del closet—Por cierto. Seguiré ayudándote pero quiero que dejemos en claro que no quiero más escenas como la de esta noche. Si te llevo a una fiesta te regresas conmigo no importa que… si vuelve a suceder esto dejare de ayudarte. Ahora ven a la cama que es tarde y tengo sueño. —extendió una mano al lado libre de la cama y la palmeo un par de veces para indicarle que se acomodará. Cuando ella finalmente apago la luz de la habitación y se acomodo dentro de la cama Chris se acomodo detrás de ella, acomodo un brazo encima de ella y cerro los ojos: Una vez más Christopher estaba haciendo algo por primera vez en su vida y era dormir abrazo de alguien.
avatar
Mensajes : 1669

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: stay away from things that aren't yours.

Mensaje por uchiha el Mar Mar 14, 2017 8:49 pm


La luz que ingresaba desde la ventana, golpeo sus parpados disipando su sueño. Aún adormilada se recordó a sí misma que la noche anterior, una vez más, había olvidado de cerrar las cortinas. Por más que la noche anterior había sido diferente a las que acostumbraba pasar, sabía que debía levantarse. Movió su cuerpo ligeramente, pero al sentir como algo rozaba la punta de su nariz, decidió abrir los ojos. Frente a ella encontró el rostro de Christopher aún dormido y aquella sensación de paz que emanaba, consiguió que la rubia sonriera. Sus labios se entreabrían al respirar y su frente se fruncía suavemente en cada exhalación que daba. Era algo digno de admirar, por ese mismo motivo ahora ella no podía quitar su vista de él. Nunca antes lo había tan tranquilo y le gustaba por qué era una faceta de él que hasta ese momento, no conocía. Deslizó las yemas de sus dedos por su quijada, delineando cada facción de su rostro, como si quisiera guardar esos pequeños detalles en su mente. Era un chico increíblemente atractivo, con las características que harían a cualquier mujer cayera a sus pies. Claro estaba que para la rubia, él no significaba solo ello, ella lo veía como si fuese un poema. Uno digno de declamar. — Lo siento. — Se disculpó bajando la mirada al ver el gris de sus ojos enfocarse en ella. — No quise despertarte. — Susurro sintiendo un calor singular en sus mejillas. Hasta el momento no se había percatado de lo juntos que sus cuerpos se encontraban, una cercanía diferente a la que habían tenido antes. Una que estaba disfrutando. 

Christopher estaba volviendo su mundo algo que jamás imagino y tan solo tenía unos días de conocerlo. No sabía si era para bien o para mal, tampoco le interesaba descubrirlo. Su compañía, ya sea peleando, era algo grato que no pensaba dejar tan fácilmente. Tardo unos minutos, pero termino por levantarse de la cama. Por más que se encontrará cómoda en esa posición, tenía muchas cosas en mente por realizar, comenzando por preparar el desayuno.  Antes de dirigirse a la cocina, paso por el cuarto de baño, abriendo la llave de la tina dejando que un poco del líquido para burbujas cayera en el agua. Lo suficiente para qué se formara un placentero baño. Al caminar fuera de ahí, paso por habitación encontrándose con el chico aún en la cama, lo cual le hizo sonreír. Había amanecido de tan buen humor que estaba dispuesta a tratarlo como solía tratar a toda persona de su familia. De hecho, extrañaba despertar a su hermana de una manera que le alegrara el día — No te muevas. — Ordenó dirigiéndose a su destino original. Fue hasta la alacena para sacar de esta los ingredientes necesarios para preparar panqueques. No se tardo demasiado en prepararlos, más si en decorarlos. Utilizo frutas cítricas para contrarrestar el sabor dulce de la miel. Colocó ambos platos sobre la fuente, junto con un par de vasos de agua y de jugo. Lo sujeto entre sus manos con cuidado y camino hasta la habitación, dejando la bandeja sobre la cama una vez se encontraba cerca. 

Antes que nada. — Alzó su dedo índice en su dirección como signo de que continuaría hablando y necesitaba de su silencio. Tomó su mano obligándolo a ponerse de pie y llevarlo hasta el cuarto de baño. — Primera y última vez. — La mueca que tenía dibujada en su rostro se transformo a una sonrisa al tiempo se deslizaba su cuerpo a un lado, dejando a la vista, un baño de burbujas. Cerró la llave del agua cuando se percato que la tina ya se encontraba casi llena y volvió hacía su acompañante. — Mi ofrenda de paz. — Elevó los hombros. — Supuse que además, le vendría bien a tu cuerpo algo que lo relajara. — También era su manera de disculparse por sus comportamientos, más no iba a decirlo verbalmente. Lo dejo solo para que pudiese ingresar al agua. Sabía que posiblemente su comportamiento no volvería a repetirse. Al regresar, con la bandeja de desayuno entre las manos, Christopher ya se encontraba dentro de la bañera. Agradeció él que no se negara a aceptar ello. La rubia coloco la bandeja en uno de los bordes y se sentó en el mismo. — ¿Cómo va tu cuerpo? — Preguntó. Suponía que él debía estar acostumbrado a ese tipo de cosas, ya que su manera de reaccionar era bastante tranquila. Ella aún seguía vibrando por dentro al haber atacado a una persona sin siquiera hesitar en el intento. Se sentía bastante orgullosa de sí misma, en el pasado jamás hubiese hecho algo como ello. Moría de las ganas de hablar con su hermana para contarle cada una de las cosas que había vivido hasta el momento, aunque dudaba que ella le creyera y es que sonaban muy de película. — ¿Quieres que te deje solo? — No se había dado cuenta que quizás estaba invadiendo un espacio personal. Se puso inmediatamente de pie dispuesta a caminar hasta la puerta. La rubia era de esas personas que no irrumpían momentos que la mayoría prefería tener en privado.
avatar
Mensajes : 1638

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: stay away from things that aren't yours.

Mensaje por uchiha el Mar Mar 14, 2017 10:16 pm


No se resistió a su cercanía, todo lo contrario, era apetecible y deseaba más. Sus manos divagaron por sus piernas, subiendo lentamente por sus costados, deleitándose de lo provocativa que le resultaba el imaginarse su silueta con el solo acariciarla. Hundió su cabeza en su cuello, disfrutando del acceso que tenía a su piel. Se mantuvo ahí, quieto y al asecho, sintiendo como el agua movía ambos cuerpos. Era la manera más apropiada para conversar. Ella se mantenía con las garras ocultas, y él no debía ponerse a la defensiva. — No hubiese dejado que te ahogaras. — Murmuró contra su oído antes de morder ligeramente el lóbulo de su oreja. — Ropa. — Bromeo. Paso la punta de su lengua por su piel antes de comenzar a dejar un par de besos en aquella área, deslizándose hasta su mentón. Separándose al llegar ahí. — ¿Has visto alguna vez una película de vaqueros? Usa algo parecido, te daré mi sombrero, así sabrán que eres mía. — Era la primera vez que llegaría a una persona a uno de sus carreras y no estaba dispuesto a dejar que alguien pusiese su mirada sobre ella. No era un hombre celoso, pero con ella, estaría dispuesto hasta iniciar y ganar una pelear. 

Alabó su iniciativa, y permitió que su boca dominara por completo la suya. Estaba fascinado con el sabor que sus labios le proporcionaban, amenazándolo con volverse adicto a ella. Clavo sus dedos en la parte baja de su espalda, presionando su bulto entre sus piernas de ella. La sangre en su cuerpo empezaba a hervir por más, especialmente en su parte sensible y ni la temperatura del agua conseguía calmarle. — No quiero esperar a la noche. — Espetó con la voz ronca. Quería más que simples besos, quería verla desnuda y gozar de las sensaciones que le brindaría. No quería esperar para ese momento, pero el bullicio de la orilla le hizo recordar que tenía una responsabilidad por terminar. El relinchar de los caballos obligo a sus hormonas a tranquilizarse. — Salvada por la campana. — Sin soltar su diminuta cintura, avanzó hasta encontrarse en la orilla y dejarla finalmente. El viaje al lago había terminado de una manera que jamás pudo ni imaginar que pasaría, más estaba agradecido que así fuera. Quizás la presencia de la rubia en la casa sería una bendición desde ese momento. — Dejemos que tu caballo vaya por sí solo, tú vendrás conmigo. — Guiño un ojo en su dirección, caminando hasta donde se encontraba el respectivo animal que usarían de regreso. Ella había mostrado interés en aquello que la mayoría ve como horripilante, y eso era suficiente motivo para que el rubio quisiera hacerle sentir lo que él sentía al correr.

Camino hasta la cerca de madera, abriendo la puerta de entrada y dejando que los caballos empezaran a correr en su dirección. Ellos posiblemente llegarían primero pues ya conocían la dirección a la que debían ir, razón por la que no era del todo necesario que siguiera cada uno de sus pasos. Volvió hasta la rubia y con ella se dirigió hasta el único equino que se encontraba en el prado. Una vez se encontraban cerca de esté, la tomó de la cintura impulsándola hasta que se encontrara sobre el lomo, para luego de un impulso encontrarse delante de ella. — Solo recuerda, sujétate bien fuerte. — Recomendó. Tomo ambas manos de la chica para hacerla que rodeara su cuerpo, y luego enredo sus dedos en las riendas. Encorvó la espalda hacía delante,  sabiendo que Megan tendría que hacer lo mismo al encontrarse pegada a su cuerpo. Era la posición más cómoda y segura al momento de cabalgar a gran velocidad. — ¿Lista? — Preguntó. Como siempre, no espero a que respondiera. Golpeo con su pie el costado del caballo y azotó con la rienda a los lados de su rostro para que esté supiera que debía correr. El aire impacto contra sus cuerpos, dando la sensación de que podría tirarlos, más no permitió que eso pasara, una de sus manos de manera arriesgada soltó la rienda y sujetó la mano de Megan para asegurarse que estuviese aferrada a él. Sentía como sus brazos ejercían presión contra su abdomen y era una sensación placentera. Significaba que estaba sintiendo la adrenalina. Tiro las riendas a un lado para que el caballo diese una curvatura por todo el lago antes de ir al establo de su abuelo. El camino se hizo mucho más corto de regreso, ya que la velocidad que utilizo fue el cuádruple que la utilizada para ir en el inicio.

Jaló de las riendas hacía su pecho cuando llegaron, obligando que el caballo se fuese deteniendo lentamente hasta encontrarse por completo inmóvil. Palmeo su cuello con suavidad con una sonrisa. Bajó del lomo automáticamente y espero pacientemente a que la rubia imitara sus acciones más se había quedado quieta en su lugar. — Vamos Megan, me debes un baño. — Molestó estirando sus brazos hacía su dirección para ayudarla a bajar. — Además, no he ido tan rápido como normalmente voy. — Río. Una vez sus manos estuvieron a los lados de su cintura, en vez de bajarla, la subió con la intención de mantenerla en el aire. La reposo sobre su hombro, empezando a caminar con ella en esa posición hasta la parte trasera del establo. Una zona donde nadie iba por qué era su propiedad. Se podría decir que fue un regalo por sus buenos tratos en el trabajo. Al llegar, deposito su cuerpo en el suelo, manteniéndolo cerca de él. — Vamos a quitarte esa ropa mojada. — Tiro de los bordes de sus prendas para acercar su cuerpo al suyo y así aprisionarla contra uno de los bordes de la ducha. Abrió la llave dejando que el agua cayera primero sobre su cuerpo antes que el suyo. Se acercó lentamente a esa boca tan sabrosa que tenía, empezando a rozar sus labios con los suyos, una caricia que torturaba. Una de sus manos se aproximo hasta su pecho, sintiendo por encima de la ropa su pezón erecto, estimulándolo con caricias lentas. Fue entonces cuando aquel roce de labios no fue suficiente para él y se vio obligado a atrapar su boca hundiéndola en un fogoso y feroz beso. Su lengua pidió permiso para entrar en su cavidad, y al serle permitido este, empezó a saborear ese elixir que sus labios le brindaban. Con su mano libre, empezó a desprender esa ropa que le prohibía deleitarse con aquel cuerpo de diosa. Bajo sus labios por su cuello, mordiendo aquella área a antojo suyo, más se detuvo sus acciones al sentir como una erección comenzaba a crecer entre sus piernas. Su ímpetu completamente descontrolado dominaba cada una de sus acciones, cegándolo con la lujuria y el deseo de poseerla. La idea de tenerla como triunfo por una carrera le incitaba a incluso romper el récord empleado por sí mismo. — Olvidé que… nada sexual. Alzó ambas manos en forma de paz, esperando pacientemente su reacción.
avatar
Mensajes : 1638

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: stay away from things that aren't yours.

Mensaje por missproblem el Jue Mar 16, 2017 11:55 am



Un chillido salió de entre sus labios al momento que termino sobre su hombro como si se tratara de un saco de patatas —Liam —vocifero no paso mucho antes de ser depositada sobre el suelo . Mordió la esquina de su labio al ver como Liam se escatimo en tirar de los botones de su blusa el agua cayó sobre el cuerpo de ambos y cruzo la delgada línea que le obligaba a mantener su auto control. La boca de ambos se encontraron con desesperación las manos de Megan fueron hasta el pecho desnudo del rubio sus uñas se encargaron de arañar la zona con cuidado. —Mmm me gusta esto —el agua cayó sobre, pero al cabo de unos minutos dio paso atrás para que el recibiera el mismo trato. Las manos de Liam divagaron por el cuerpo de la rubia ella por su parte se concentró en todas esa sensaciones que le provocaba. Un par de jadeos escaparon de su boca cuando sus manos rozaron sus pechos hecho su cabeza hacia atrás para darle libre acceso a su cuello se encontraba dispuesta en continuar con este roce de boca y de cuerpo pero él se alejó y ella se quedó pasmada. — ¿de verdad cumples tu palabra? —alego con una sonrisa juguetona en su boca. —Está bien. —se despojó por completo de su blusa y luego giro sobre su propio eje para que Liam le ayudara con el seguro de su sostén una vez que lo hizo desplazo las ligas de la prenda por sus brazos para quitarlo y dejarlo en alguna parte del suelo hizo el mismo procedimiento con su pantalón y bragas. Se giró para mirarlo y le señalo el resto de su ropa. Sin embargo ella se adelantó para ayudarle a despojarse por completo de su camisa y luego sus manos bajaron hasta el botón y cremallera de su pantalón.

Para ambos resulto difícil no seguir al siguiente nivel pero lograron. Megan le hizo todo tipo de peinados al rubio con la ayuda del shampoo. Entre risa y besos lograron terminar. Liam la llevo a una especie de habitación lo que ella considero su habitación tomo una toalla para intentar secar un poco su cuerpo.

Por cierto—murmuró para llamar su atención cuando deslizo la camiseta que Liam le presto — Eso de usar un sombrero para enseñarle al resto que soy tuya ¿es de verdad? —ningún otro hombre le había reclamado de tal forma tampoco lo deseaba hasta ahora. —  ¿Me queda bien? —alego mientras termino de alisas la camisa de cuadros que resultaba lo suficientemente larga y ancha para cubrir su cuerpo. Solo tenía que llegar hasta su habitación para cambiarla, pero entre sus planes estaba solo buscar un pantalón corto. — Debería irme antes que cambie de opinión. Nos vemos en un rato. —tomo su ropa y salió con prisa de aquel lugar. Sus pies no se detuvieron hasta que estuvo dentro de su habitación tuvo mucha suerte que en el camino no se encontrara a sus abuelos o alguna otra persona que trabajaba en la casa. Busco entre sus cosas un pantalón corto y termino por hacer un nudo en la orilla de la playera para que esta quedara a la altura de su cadera. Deslizo un cepillo sobre su cabellera y luego busco sus cosas de trabajo. Casi estaba olvidando que debía hacer un par de llamadas a sus compañeros de trabajo y jefe. Una vez que tuvo todo se dirigió a la oficina que el abuelo le indico. Acomodo sus cosas sobre una mesilla frente al sofá. Disperso un par de bocetos y su computador quedo sobre el centro.

{…}

Un par de golpes llamaron la atención de la rubia, despejo la mirada del computador hacia la puerta cuando esta se abrió poco a poco. La silueta de su abuela se hizo presente. —Es hora de la cena. Tú abuelo fue con Liam hacer una expedición nocturna así que seremos solo nosotras. —una sonrisa se dibujó sobre los labios de la rubia y sin pensarlo demasiado cerró su computadora. — ¿Todo va bien con tu trabajo? —una vez que Megan estuvo cerca de su abuela ambos emprendieron el viaje a la cocina. —Si. Me puse al día con un par de cosas. Tal vez la próxima semana deba hacer un viaje corto a la ciudad. —se lavó las manos y luego ayudo a poner la mesa. Todo estaba resultando bien, tal como lo había dicho su abuelo la señal del teléfono e internet era buena en esa parte de la casa. El único problema era que resultaba ser un lugar muy silencioso para una persona que estaba acostumbrada a trabajar con música y con los bulliciosos sonidos del tráfico y personas. El jueves de la siguiente semana se llevaría un importante casting por lo que su jefe le había pedido que si existía la posibilidad ella estuviera presente. Ella acepto. — ¿Solo será por unos días? —la rubia asintió frenéticamente. A menudo su abuela recordaba mucho a su madre no sabía si era por el enorme parecido o porque ambas poseían esa personalidad tranquilad, Megan era más el estilo de su padre desde el carácter hasta el físico. Gigi había sido bendecida con la personalidad y la belleza de su madre, tal vez esa era una de las tantas razones por la cual la rubia cuidaba demasiado a su hermana. —Dos días como mucho. —comenzaron a cenar entablando conversación de todo tipo. Claro que Megan oculto que esa noche saldría con Liam. Recordad lo que ambos habían compartido esa mañana provoco que un dolor se alojara debajo de su pelvis. Era irrelevante que fuera capaz de sentir los besos y caricias que le regalo.

Una vez que ambas mujeres terminaron compartieron un momento más cuando lavaron y secaron los platos. Megan le dio un beso en la mejilla a su abuela y le deseo buenas noches para pasar a retirarse a su habitación.

Nunca antes arreglarse resultaba ser una tarea difícil para ella. Claro ella siempre sabía que usar para cada ocasión ese día no. En la tarde se había tomado la libertad de investigar en páginas sobre qué tipo de ropa podía usar. Tomo un par de ideas pero cada que estaba segura de un conjunto buscaba otro, hasta que finalmente se hartó y decidió utilizar una falda y una simple blusa de mezclilla. Finalizo su atuendo con un par de botas. Su cabello lo dejo suelto en suave ondas su maquillaje era discreto. Dio una vuelta completa cuando se acercó al espejo y observo al espejo para ver su atuendo. No se encontraba muy segura si era su mejor opción pero no tenía tiempo para buscar algo más tomo un bolso donde metió un par de cosas esenciales y luego abandono la habitación en silencio máximo.

¿Estoy vestida apropiadamente? — fue lo primero que dijo al momento que estuvo frente al rubio. Pero su atención pronto cayó en la forma que él se encontraba vestido. Como un auténtico vaquero, Megan estaba explotando de excitación. —Tu en cambio luces muy bien ¿no quieres olvidarte de la carreta?
avatar
Mensajes : 1669

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: stay away from things that aren't yours.

Mensaje por missproblem el Jue Mar 16, 2017 12:39 pm



Estaba despierto pero sus ojos permanecía cerrados el movimiento a su lado le advirtió que su compañera de habitación también lo estaba pero no estaba seguro de porque ella seguía ahí. Tal vez estaba ideando un plan para levantarlo y correrlo de casa. Pero conforme los minutos pasaban y el silencio seguía presente el casi se vio a la necesidad de abrir sus ojos pero se detuvo cuando el cosquilleo de las yemas de los dedos de la joven se desplazaron por su quijada y otro zona de su rostro. Fue el momento que sus ojos se abrieron poco a poco y lo primero que vio fue el rostro de la rubia muy cerca del suyo la sorpresa enmarcada en ella le provoco que una sonrisa torcida se posicionará sobre su boca. Después de su disculpa levanto una mano para indicarle que no debía hacerlo. —No lo hiciste. Estoy un poco acostumbrado a levantarme temprano a excepción de los fines de semana y vacaciones. —murmuró. Ambos se vieron a la necesidad de alejar su cuerpo del otro.

Utilizo algo de fuerza para levantarse tan solo un poco para que su espalda terminara apoyada con el cabezal de la cama, su vista siguió la puerta del baño ahí donde la rubia acababa de resguardarse. Extendió un brazo para alcanzar su móvil y encenderlo, un par de llamadas perdidas por parte de unos amigos y Nicola, antes de regresarlo a su lugar comprobó la hora. Se dispuso a deslizarse por la cama para quedar sobre el borden dispuesto a ponerse de pie cuando ella apareciera. El plan consistía en ir a su casa para seguidamente perderse en algún lugar con sus amigos o alguna mujer en específico. —Está bien —dijo no muy seguro de porque ella recurrió a ese comentario para mantener al moreno ahí. En su habitación.

Al ver como su visión de la rubia desapareció cuando atravesó la puerta Christopher apoyo su cabeza sobre la almohada  una vez más pero no paso mucho antes de obligarse así mismo a ponerse de pie e ir al cuarto de baños. Una vez ahí, observo su reflejo sobre el espejo, tuvo la oportunidad de inspeccionar tanto su rostro y su pecho. Ambos presentaban un tipo de herida superficial pero fue la parte baja de su barbilla lo que llamo su atención una ligera coloración verdosa se estaba expandiendo por la zona en un par de horas más iba adquirir un tono morado. La señal de un moretón. Él ni siquiera recordaba el momento en que aquello sucedió. Refresco su rostro con agua. Seco las gotas de agua con una pequeña toalla rosa para despues regresar a la cama. Una fracción de segundos después Gigi entro con una bandeja sujetada con ambas manos, el ceño del chico se arrugo y no pudo evitar mirar a la rubia como si esta se tratara de un ser paranormal. —Creo que ya me adelante —dijo cuándo le tomo la mano para levantarlo de la cama y llevarlo al baño el que un par de minutos atrás abandono. Pero en esa ocasión pudo estudiar el resto del baño la tina estaba llena con burbujas giro su cuello para mirarla— ¿me ducharas? ¿Eso es lo que intentas decirme? —claro que no podía faltar un comentario como ese por parte suya. —Si bueno es una ofrenda de paz muy tentadora. Creo que ha sido la única que he recibido en mucho tiempo. —añadió. —Creo que no debería hacer esta pregunta no quiero tocar un tema muy personal o que pienses que lo estoy diciendo de una forma que te haga sentir mal. Pero… de casualidad tendrás alguna playera de hombre que puedas prestarme. —esperaba que la camisa de uno amigo o familiar de ella hubiera terminado ahí por simple casualidad. —Supongo que bien, te dije que no era algo de lo que debías preocuparte ¿descansaste bien? —Apoyo su espalda contra la puerta del baño y la miro, luego miro hacia la tina. —mmm supongo que te esmeraste mucho en eso. No veo la razón de compartirlo contigo. Claro ambos podemos permanecer con ropa interior. Después de todo debo preocuparme por tu virtud.—desabrocho el par de gemelos de botón de su pantalón y luego prosiguió a bajarlo frente a ella como si ese tipo de situación fuera tan normal en ellos.—O eres una cobarde. —dijo manteniendo su mirada unida a la suya.—Vamos no sera nada del otro mundo. Ademas puede servir como una lección de como perder el miedo de estar con alguien de esta forma. —Una parte en su cabeza estaba esperando que ella se negara a la oferta, ya que no tenía idea de como reaccionaria de ver a la rubia mojada y en paños menores.
avatar
Mensajes : 1669

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: stay away from things that aren't yours.

Mensaje por uchiha el Vie Abr 14, 2017 9:50 pm


Era sorprendente las sensaciones que un par de palabras pueden conseguir en una persona, en ella. Había escuchado la propuesta y su mente automáticamente elaboró la oración perfecta para rechazarla, más parecía que su cuerpo deseaba hacer lo contrario. Había probado del elixir de la rebeldía y no se saciaba de este. Quería sentirse libre, quería volver a sentir la presión de su sangre golpear en su cuerpo mientras ignoraba cualquier estereotipo que seguía. La adrenalina de actuar sin dejarse dominar por órdenes era excitante. Había algo que rescataba de la fiesta, y era ese sentimiento de poder ser capaz de hacerlo todo. Bailar, coquetear, beber, todo ello se quedaba atrás cuando se veía nuevamente ayudando a Chris. Y si alguien iba a verla en ropa interior, sería él. Quizás para ella, se había formulado un vínculo entre ambos, uno del que solo leyó en libros. No se trataba de un romanticismo específicamente, ni siquiera ella estaba segura de qué se trataba, pero a su lado, estaba bien. 

Llevó sus manos hasta el borde de su top y empezó a subirlo, deteniéndose a la altura de su pecho recordando la carencia de sostén en la que se encontraba. Era incómodo dormir con uno, por lo que siempre se deshacía de ellos. Se mantuvo en esa posición pensando en su siguiente movimiento, y lo único que consiguió hacerla continuar fue el recordar que posiblemente para el chico, ella no era la primera chica a la que vería de esa forma. Con un ardor en sus pómulos, y en el resto de su cuerpo, termino de subir aquella prenda hasta deslizarla por su cabeza y dejarla caer en el suelo. Automáticamente y por inercia, sus largos cabellos rubios cubrieron parte de su delantera, ayudando a que el rojo de sus mejillas no se esparciera por todo su rostro. Bajo sus manos hasta el borde de su short y tomó una gran bancada de aire, llenando sus pulmones. Un pequeño movimiento deslizó el short entre sus piernas hasta dejar de cubrir su lencería de color melón. Cada uno de sus movimientos eran delicados, suaves y tímidos, como si fuese la primera vez que se estuviese desvistiendo. Era la primera vez que lo hacía frente a otra persona, y de cierta manera a pesar de lo mucho que la situación le intimidaba, se encontraba muy cómoda del saber que se trataba de él.

Distrajo su atención, obligándose a ver la espuma de la tina, sabía que en el momento que ingresara, su cuerpo dejaría de estar a la vista. ¿Por qué esa idea no le parecía tentadora? ¿Por qué le gustaba sentir que la atención del chico estaba posada en ella? Prefirió no indagar por la respuesta a esa última incógnita, después de todo dudaba que hubiese una vuelta atrás al saberla. Presionó los labios con suavidad dirigiendo su mirada a Chris. Su porte serio y enigmático la llamaba, el aire que él emanaba extasiaba. Siempre lo había visto por los pasadizos, pero jamás le había prestado atención, no como ahora. La culpa era del encontrarse casi desnuda frente a él, una persona se puede sentir completamente diferente a lo acostumbrado por cosas como esas. Suponía.

Tengo muchas pecas. — Un comentario sin fundamento fue botado por sus labios. Su único afán era el romper ese silencio que se había formado. — Creo que tengo una camisa… si quieres puedo ir a buscarla ahora. — Recordó. Había donado la mayoría de la ropa de sus padres, excepto las prendas de vestir que más les caracterizaban. Entre esas, se encontraba una camisa de color blanco, algo vieja y no de muy buena calidad. La rubia fue quién la compró con sus primeros ahorros, y su padre siempre la utilizaba a pesar de que en realidad no le gustaba tanto como le quedaba. Chris, al ser más delgado, le quedaría bien, o por lo menos eso imaginaba. — Aunque si te soy sincera… — Sonrió inocentemente. — Tengo frío. — El ambiento era helado la mayoría del tiempo, sobre todo por qué aún ignoraba la manera en que el aire acondicionaba funcionaba y siempre lo mantenía a temperaturas muy bajas. Mantendría eso en mente para luego pedirle ayuda con ese pequeño detalle, esperaba que él conociera de ese tipo de cosas. Encorvo la espalda para acercar su mano al agua, deleitándose de aquella calentura que emergía de esta. Un buen baño caliente era muchas veces lo que necesitaba para que sus pensamientos descansaran. 
avatar
Mensajes : 1638

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: stay away from things that aren't yours.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 5 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.