Últimos temas
» ✽kokobop.
Hoy a las 10:45 am por hobi

» you exist inside the darkness.
Hoy a las 10:36 am por lalisa

» ethereal.
Hoy a las 10:21 am por lalisa

» you got the best of me
Hoy a las 10:20 am por trashking

» partner in crime—♥
Hoy a las 9:34 am por Mangata_

» 恋してる ♡
Hoy a las 8:58 am por lalisa

» ...evernιgнт~
Hoy a las 8:41 am por bultaoreune

» the habit of calling you.
Hoy a las 8:24 am por lalisa

» Mi verdadero hogar está en tus brazos
Hoy a las 6:22 am por Arijp96

Afiliados del Foro
Afiliados hermanos 0/5
Directorios y Recursos
Afiliados Elite 0/44

And when I think about the way you touch my body

Página 3 de 12. Precedente  1, 2, 3, 4 ... 10, 11, 12  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: And when I think about the way you touch my body

Mensaje por Arijp96 el Dom Ene 22, 2017 5:06 am


Nick Jonas
Tuve que admitirme a mi mismo que me encantó la forma en la que sonrió pro mis palabras antes de que me permitiera tratarla de tú y le guiñe el ojos aunque no duró mucho porque se empezó a disculpar diciendo que tenía una reunión con Kraft, lo que provocó una enorme sonrisa en mi rostro antes de incorporarme nuevamente. Pues parece que es mi día de suerte. También tengo que ir a esa reunión y de repente, se ha vuelto muy interesante solo con tu presencia. Le dije con una sonrisa coqueta en mi rostro antes de empezar a caminar a su lado hacia la dichosa sala donde sería la reunión. La verdad es que al principio no tenía ningún interés en lo que me pudiera decir Kraft en esa reunión, pero ahora que estaba Adaimé solo tendría que poner toda mi atención en ella y todo se pasaría demasiado rápido. Cuando llegamos al punto del estadio donde se había acordado que fuera al reunión, nos encontramos con Kraft y Bill, el entrenador, junto con otros dos hombres a los que Kraft se encargó de presentarnos. Más bien se encargó de presentarselo a a Adaimé porque a mi solo me dedicó una mala mirada que fue correspondida. Odiaba a este hombre con toda la fuerza con la que podías odiar a alguien y para colmo no me gustaba en absoluto la manera en la que trataba a Adaimé tan cortesmente. Él nunca era así con absolutamente nadie así que no tardé en averiguar que era porque él también estaba interesado con ella. Pero no se lo iba a permitir en absoluto. Ella era mi objetivo. Ella sería mía.

Pasamos al interior y me puse cómodo en uno de los asientos, el que me permitiera la mejor imagen de Adaimé posible en cuanto me di cuenta que ella estaba cerca del Macbook, lo que me hizo pensar que sería ella la que nos explicaría todo lo del tema de la fiesta. Tuve que hacer un esfuerzo para no sonreír cuando me di cuenta de que había acertado e intenté poner toda la atención posible en todo lo que estaba explicando y nos estaba mostrando en imágenes. Solo hacía una semana que había empezado el proyecto de la fiesta y ella parecía tenerlo toda casi listo excepto por algunas cosas que nosotros teníamos que elegir y otros detalles. Pero tenía que admitir que estaba completamente asombrado por muchos detalles de todo esto: el enorme esfuerzo de tener casi todo listo para la fiesta como el local o las actuaciones y demás, la manera en la que se desenvolvía delante de nosotros como si quisiera comerse el mundo y dejarnos claro que ella era la mejor en esto. No tenía palabras para describir mi sorpresa pero podía garantizar que ahora me gustaba mucho más y, si fuera por mí, la tumbaría en esta misma mesa para recompensarla por su buen trabajo.

Por primera vez en mucho tiempo, presté atención a todo lo que explicó en la reunión hasta que terminó con su presentación y nos preguntó por alguna modificación o algo por el estilo. Me mantuve callado porque eso eran detalles de los que se encargaba Kraft, por mi parte me había fascinado todo lo que nos había enseñado y estaba deseando que llegara el momento de esa fiesta. Y esperaba que ella estuviera allí. Kraft se levantó de su asiento para continuar con la reunión y me mantuve distraído hasta que comenzó a dedicarme unas palabras. Y tú Nick, espero que seas consciente de la responsabilidad que tienes encima. Por tercer año consecutivo vas a ser la imagen de esta fiesta y como capitán espero que no hagas ninguna tontería que pueda destrozar todo esto que nos costara millones de dólares. Dijo con una sonrisa de satisfacción en su rostro al intentar creerse mi dueño delante de todos, pero no me quedé atrás y comencé a sonreír con malicia a su dirección. ¿Qué te parece si hacemos un trato? O me dejas en paz y sigo haciendo con MI vida lo que me da la gana o yo me encargo de que los Patriots no vuelvan a ganar ni un partido hasta que veas como todo esto se hunde en la miseria. Contesté sonriendole falsamente hasta ver como comenzaba a ponerse pálido solo por esa idea.

Por suerte la reunión no duró mucho más hasta que todos comenzaron a levantarse para salir y yo aproveché para acercarme hasta donde estaba Adaimé. Me coloqué detrás de ella viendo como estaba recogiendo sus cosas y sonreí. Adaimé Susurré cerca de su rostro y sonreí cuando se dio la vuelta y se quedó entré mi cuerpo y la mesa. Dios mío la cantidad de cosas que le haría en este momento después de lo atractiva que se había visto explicando todo. Me preguntaba si tenía la oportunidad de ir a probar los paquetes de bocadillos contigo. Creo que tienes razón en que los mejores son el uno y el nueve pero no estoy seguro cual será el mejor. Comenté mirándola lo más inocente que era capaz recordando lo que ella había propuesto unos minutos atrás y que a mí me podía servir como excusa para poder pasar un poco más de tiempo con ella fuera de este estadio o de una reunión tan aburrida como esta cuando comenzó a hablar Kraft.
avatar
Mensajes : 7378

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: And when I think about the way you touch my body

Mensaje por onedirection1 el Dom Ene 22, 2017 11:29 pm


ADAIMÉ REYNOLDS;
Escuché atenta las sugerencias y tuve que tomar notas nuevamente, hasta que la atención se dirigió al castaño y no de forma muy agradable, el señor Kraft se puso de pie para darle un ultimátum a Nick, aunque la respuesta de éste, me dejó bastante impactada. Entendía que él quisiera tener su vida, pero estaba siendo un poco extremista al enojarse así, después de todo… le pagaban por jugar, por ganar y por ser parte del equipo, estaba claro que al quarterback de Los Patriots se le estaba subiendo un poquito el ego a la cabeza, ¿este era el jugador que mi hijo admiraba? Si, admitía que jugaba bastante bien y tenía un buen brazo, además de buena dirección. En conclusión, era un buen jugador, pero no una muy buena persona. El silencio nos envolvió y es que, yo estaba sobrando en éste momento, así que, traté de pasar lo más desapercibida posible, aunque no pude ignorar el color pálido que adquirió el señor Kraft tras las palabras de Nick.

Solo se tocaron unas cuantas cosas en lo que quedaba de la junta, pero se notaba que todos querían salir de ahí lo más pronto posible, así que, en cuanto se terminó todos se pararon y comenzaron a salir, mientras yo aprovechaba que mi presentación seguía en la computadora para modificarla en algunas cosas, aunque, eran más notas que parte de la presentación. Solo la había hecho porque el señor Kraft me la había pedido, pero técnicamente, esto se hacía a mediados o a unos cuantos días de que fuese el evento, ya que se muestra la expectativa de él. Pero como siempre hay que darle al cliente lo que pida, me había pasado toda la noche preparando las diapositivas y las imágenes para tenerlas listas y poderlas presentar hoy mismo. Saqué la USB en cuanto terminé y tomé mi bolso para meter todas mis cosas, me giré al escuchar un susurro llamando mi nombre, pero mi cuerpo se topó con el número 12 de Los Patriots de frente. Me sentí un poco nerviosa por la cercanía que había entre ambos, literalmente, mi cuerpo estaba entre el suyo y la pequeña mesa donde estaba la MacBook. Carraspee intentando mejorar mi compostura, pero aun así estaba un tanto intimidada por su altura.

― Oh…― parpadeé sorprendida, pero al instante me recompuse y sonreí― claro que puedes acompañarme, deja te doy una tarjeta para que puedas ponerte en contacto conmigo y cuando sepas un día que tengas libre y yo pueda concertar la cita― busqué en mi boso el paquetito de tarjetas, pero como tenía mil y una cosa ahí dentro, terminé tirando todo al suelo. Maldije en silencio por mi torpeza e intenté inclinarme con mucho cuidado, ya que la falda me limitaba ciertos movimientos. Por suerte, o no, Nick se puso en cuclillas también para ayudarme a recoger mis cosas, aunque, cuando levanté la mirada, él me estaba observando atentamente― a veces soy un poco torpe― susurré como si tuviese que dar algún tipo de argumento. Nos levantamos y tomé las ultimas cosas que él me tendía para meterlas nuevamente a mi bolsa. Bajé la mirada y rodé los ojos al ver una de mis tarjetas regadas, así que volví a agacharme para tomarla, aunque fue un momento un poco extraño, tomando en cuenta el limitado espacio entre su cuerpo y la mesa que estaba atrás de mí―. Llámame que de inmediato me pondré en contacto y te devolveré la llamada para darte la información― tomó la tarjeta de mi mano y yo le dediqué una sonrisa― de preferencia que no sea horario de algún entrenamiento, no me gustaría que tuvieras más problemas de los que ya tienes― desvié la mirada hacia la mesa ovalada, justo donde el señor Kraft se había sentado y suspiré, sintiéndome un poco avergonzada, porque era algo que no se suponía que debía decir.

Por suerte, fui salvada por la campana. Mi celular sonó y miré a Nick con una disculpa― tengo que atender esto… pero espero tu llamada, si puedes que sea en esta semana, para concertar los bocadillos lo más antes posible― sacudí la mano a modo de despedida y contesté el celular dirigiéndome a la salida. “¿Pasó algo, cariño?” mencioné una vez que respondí a la llamada “¡Mi coach se puso en contacto conmigo!” exclamó feliz “Umm… ¿y eso qué quiere decir?” sonreí al escuchar el tono de su voz “bueno, puedo jugar el próximo partido, siempre y cuando cumpla con horas de servicio comunitario” me adentré al laberinto que implicaban los pasillos de este lugar y miré de reojo como Nick iba saliendo también por la puerta, a tan solo unos cuantos pasos de distancia “obviamente acepté, lo que quiere decir que tengo que ir a entrenar” y por el tono que estaba usando, sabía lo que estaba a punto de pedirme “¿puedes llevarme?” rodee los ojos con diversión, sip, le había atinado “acabo de salir de una reunión, ¿qué te parece si voy a la casa, te paso a recoger y vamos a comer? Obviamente tienes que ir preparado para no hacer doble viaje” mi hijo aceptó al instante “bueno, nos vemos dentro de media hora, más o menos, te quiero” corté la llamada y volví a guardar el celular en mi bolso, mientras seguía caminando hacia la salida.
avatar
Mensajes : 1038

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: And when I think about the way you touch my body

Mensaje por onedirection1 el Dom Ene 22, 2017 11:57 pm


LIAM PAYNE;
La lentitud de sus movimientos hacía la espera agonizante, pero al mismo tiempo, le daba un toque sensual que me estaba llevando a la locura. Sus labios se movían rítmicamente contra los míos, mientras sus manos se encargaban de deshacerse de mi camisa. La mirada oscura de sus ojos era verdaderamente excitante y cuando me empujó contra el colchón, me permitió admirar el color rojizo que cubría su cuerpo, a causa de la alta temperatura en la que nos encontrábamos―. Creo que puedo imaginármelo― mordí mi labio inferior, intentando mantener la calma, un hombre puede ser muy débil cuando una mujer tan sexy se encuentra montada sobre tu cuerpo moviendo sus caderas sobre tu miembro. Dejé que ella tomara el control de la situación, para hacerla sentir segura y permitirle explorar todo lo que quisiera de mi cuerpo, en el proceso de su exploración, mi pantalón desapareció y su mano se encargó de estimular, y provocar, mi bulto escondido dentro del bóxer.

Sin poder esperar más y una vez que consideré que ya había estado torturándome mucho tiempo, le di la vuelta en un abrir y cerrar de ojos. Con la mirada recorrí su cuerpo y sonreí― hoy es mi día de suerte― susurré acariciando su cuerpo y metiendo mi mano entre su espalda y el colchón, hasta llegar al broche del sostén. Poco a poco me fui deshaciendo de él, y no perdí tiempo en estimularlos con mis manos, me gustaba el tamaño de estos, cabían perfectamente en mis manos. Y como ya me había dado cuenta, su cuerpo reaccionaba de manera instintiva a mis caricias, provocándome placer al mismo tiempo.

Mi boca corrió sin esperar más hacia su cuello, lamiendo y mordisqueando levemente su piel. Cuando me cansé de aquella zona, mi lengua bajó de manera suave hasta aquellos rosados pezones que habían estado llamando mi atención; tomé el derecho entre mis dientes y lo apreté con mucha ligereza antes de empezar a lamerlo. Podía escuchar los gemidos de la castaña, sus dedos se enredaban en mi cabello corto y su pecho poco a poco comenzaba a acelerarse. No me olvidé del otro seno, a ese también le brindé toda mi atención, tanto con mi boca como con mis dedos. Bajé con sutileza por todo su delgado abdomen poniéndome de rodillas en el proceso. Lo estaba haciendo de manera delicada, pero eso no significaba que era lento... Mi boca dejaba pequeñas mordidas en los lunares que me encontraba de paso y me entretuve un par de segundos con su ombligo antes de llegar a aquella zona que tan loco me tenía. Elevé mis ojos para verla, su mirada atenta y brillosa, a la espera de mi siguiente acción. Sonreí travieso. Mis manos separaron sus torneadas piernas, encontrándome con sus delgadas braguitas, que estaban bastante húmedas. Sin hacerla esperar, las bajé con delicadeza hasta que dejé libre aquellos húmedos pliegues que tanto suplicaban mi atención. El simple de hecho de acercarme sin llegar a tocarla hizo que gimiera, dándome a entender que deseaba mi boca ahí de una vez por todas, pero yo quería disfrutarla, joder. Subí dos de mis dedos a sus labios para que los lamiera y mi miembro, aunque pareciera imposible, se puso todavía más duro dentro de mi bóxer, ante la sensualidad que desbordaba. Cuando hubo terminado, no dudé ni un segundo en pasarlos en su mojada entrepierna, separando los pliegues antes de introducirlos en su interior, lo que hizo que la castaña soltara uno que otro grito con mi nombre. Su cuerpo estaba temblando y con una capa de sudor, que la hacía ver aún más sexy de lo que ya era. Pero solo la estaba provocando, mi mano no se quedó ahí por mucho tiempo, sino que me dediqué a estimular cada curva y centímetro de su cuerpo, dándole la atención que se merecía y tratándola como se debía.

Las manos de Ariadna se escabulleron por dentro de mi bóxer, acariciándome justo donde la necesitaba. —Me muero por estar dentro de ti, nena —mi bóxer desapareció en cuestión de segundos, a lo que sonreí. Mi miembro estaba duro y palpitante, estaba a punto de perder el control. — ¿Estás preparada para mí? —cuestioné bajando mi mano hasta sus muslos y tocando su entrepierna, en efecto, ella seguía tan húmeda como en el principio, incluso más. Jugueteé con su clítoris un poco, sintiendo un suave temblor en su cuerpo y supe que ya había llegado el momento.

Estiré mi mano para alcanzar el cajón del pequeño buró junto a mi cama y saqué un paquete de condones, aunque solo tomé una bolsita y la rompí con urgencia, para poder sacar el artefacto de látex y poderlo colocar en mi miembro. Con una de mis manos, tomé mi miembro y lo dirigí hasta su húmeda hendidura, soltando una maldición al percibir el calor que desprendía aquella zona. Estaba a punto de hacerla tocar el cielo. Ella gimió y levantó mis caderas, desesperada porque la penetrara. Lo mantuve fuera tanto como pude antes de sumergirme en su interior tan caliente y apretado y mojado. Así de malditamente bueno. Acaricié dentro de ella, creando un ritmo castigador. Ella sollozó su aprobación y cerró sus tobillos detrás de mi espalda, respondiendo a cada golpe con uno de los suyos. Ariadna deslizó sus manos por mi espalda, encontrándose con mi culo, las uñas clavándose en éste.
avatar
Mensajes : 1038

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: And when I think about the way you touch my body

Mensaje por Arijp96 el Vie Ene 27, 2017 1:30 pm


Ari Beckett
En cuanto sentí sus labios comenzar a recorrer mi cuerpo desde los pechos estuve completamente segura de que me iba a volver tremendamente loca y que iba a recordar esta noche durante el resto de mi vida. Con cada beso o con cada mordisco con el que marcaba mi piel, yo lo necesitaba mucho más y mi cuerpo pedía a gritos todas sus atenciones sin esta eterna pero placentera tortura. Llevé mis manos hasta su pelo corto y tiré un poco de él arqueando mi espalda hasta que lo sentí entre mis piernas y alcé un poco mi cuerpo para poder mirarlo. Casi pude jurar que se trataba de la imagen más sensual que había visto en mi vida y estaba siendo la protagonista de ese momento. Juraba por dios que me sentía como una completa diosa al tenerlo arrodillado entre mis piernas en este momento. Volví a dejar mi cuerpo caer cuando lo sentí cerca de mí, expectante y deseando que su boca me tocara como lo había hecho con el resto de mi cuerpo. Me sorprendí al ver sus dedos pero rápidamente capté el mensaje y los introduje en mi boca, pasando mi lengua lentamente con ellos hasta dejarlos completamente listos. Antes de que fuera consciente de todo lo que estaba pasando a mi alrededor, fui capaz de sentir como sus dedos se abrían paso hacia mi interior, arrancando un grito con su nombre desde lo más profundo de mi garganta. ¿Cómo podía provocar este tipo de cosas en mi cuerpo? Me sentía como una chica virgen porque ningún otro chico había sido capaz de hacerme experimentar tantas sensaciones con solo un par de besos y unas caricias. Pero sobretodo destacaba el hecho de que me trataba con cuidado pero demostrandome que me deseaba tanto como yo a él en este momento. Me agarré con fuerza a la almohada, sintiendo mi respiración más acelerada de lo normal y como mi cuerpo comenzaba a temblar por los movimientos de sus dedos tanto dentro como fuera de mí. No podría aguantar mucho más si seguía con este ritmo y yo necesitaba sentirlo en mi interior.

Llevé mis manos hasta el interior de su boxer y comencé a acariciar su miembro lentamente, pasando el pulgar por su punta hasta que escuché sus palabras y me decidí a quitarle por completo el boxer. Te necesito dentro de mí Liam. Rogué con la voz más ronca de lo que esperaba dedicandole una sonrisa agonizante y una mirada a su erecto miembro antes de volver a gemir cuando sentí su mano en mi entrepierna, comprobando lo preparada que estaba para él en este mismo momento. Aproveché cuando se estiró para besar su cuello lentamente y pasar mi lengua por cada zona donde iba dejando un beso mientras mis manos se desplazaban por su torso y su espalda, acariciandolo suavemente con las uñas al mismo tiempo que él se encargaba de ponerse el preservativo. Observé como comenzaba a acercarse a mí pero no terminaba de entrar en mi interior, lo que provocó un gemido de protesta de mi parte y que mis caderas se alzaran intentando conseguir que entrara por fin dentro de mí. Mordí con fuerza mi labio inferior cuando por fin lo hizo a un ritmo realmente agonizante pero sin duda placentero. No fui capaz de controlar un pequeño sollozo que se escapó de mi garganta por el ritmo que estaba utilizando y rodeé su cintura con mis piernas, intentando profundizar sus movimientos pero no lo conseguí por lo que deslicé mis manos hasta su culo, clavando las uñas en el esperando que eso ayudara a que se moviera más rápido.

Cuando tuve suficiente de ese ritmo, utilicé todas mis fuerzas para rodar en su cama hasta quedar nuevamente montada sobre él y gemí en voz alta al sentir como entraba por completo en mí. Apoyé mis manos en su pecho antes de mirarlo con una sonrisa divertida en mi rostro. Creo que es hora de empezar con la acción cariño. Susurré mirandolo a los ojos antes de comenzar a moverme encima de él a un ritmo superior que el de antes provocando que cerrara los ojos y dejara caer la cabeza hacia atrás mientras clavaba mis uñas en su pecho. Extrañamente necesitaba con urgencia volver a sentir sus labios por lo que me incliné mientras me movía y besé sus labios con una mezcla entre desesperación y pasión, recorriendo todo el interior de su boca con mi lengua mientras sus manos se volvían a encargar de estimular y hacer reaccionar mi cuerpo. Comenzamos a movernos ambos bastante más sincronizados de lo que esperaba y aumentando el ritmo a cada embestida que compartíamos hasta que la habitación era una mezcla entre los sonidos de nuestros cuerpo chocando, nuestros gemidos y algún grito con su nombre que se escapaba de mis labios. Me agarré a sus brazos sintiendo como la presión se iba acumulando en la parte más baja de mi vientre. Y...ya...ca-casi... Dije como pude, profundizando los movimientos todo lo posible hasta que mi cuerpo no aguantó más y alcancé el tan esperado orgasmo, escondiendo mi rostro en su cuello para acallar un poco su nombre en mi grito final, sintiendo como él se venía conmigo. Me quedé sobre su pecho con la respiración completamente acelerada, disfrutando de su olor que era una mezcla entre una colonia muy varonil y el sudor. Simplemente irresistible.
avatar
Mensajes : 7378

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: And when I think about the way you touch my body

Mensaje por Arijp96 el Vie Ene 27, 2017 2:49 pm


Nick Jonas
Tuve que hacer el mayor esfuerzo de mi vida para no sonreír en cuanto noté el tono de sorpresa en su voz por la distancia a la que se encontraba de mi cuerpo y solo volví a sonreír cuando la vi a ella hacerlo. Asentí lentamente escuchandola hasta que se le cayeron las cosas al suelo y rápidamente actué como un caballero y me agaché para ayudarla a recoger todo lo que se le había caído. Reí al escucharla quejarse de que era una persona muy torpe y negué con la cabeza guiñandole el ojo. No te preocupes, a cualquiera le podía pasar. Le dije intentando quitarle toda la importancia, aunque la atención en la conversación desapareció en un segundo cuando la vi volver a agacharse y cerré los ojos al darme cuenta de lo que parecía en esta postura y a tan poca distancia de mi cuerpo. De repente mi mente se lleno de imágenes de la cantidad de cosas que podría estar haciendole en este momento sobre la mesa. O lo que ella podría hacerme en esa misma postura que se encontraba pero con bastante menos de ropa que la que llevabamos en este instante.

Fruncí un poco el ceño cuando dijo algo de tener problemas hasta que me fijé en que dirigía una mirada hacia la mesa que había estado ocupando Kraft durante la reunión y comprendí que se refería a la pequeña riña que había habido entre nosotros durante dicha reunión y negué suavemente mientras me encogía de hombros. Es simplemente una diferencia de opiniones. Kraft piensa que por ser el quaterback del equipo debo hacer todo lo que él me ordene, incluido cuando y qué comer o en que momento respirar. Por otro lado yo me encargo de recordarle que el único dueño de mi vida, soy yo. ¿Acaso a ti te gustaría que te dijeran todo lo que tienes que hacer en tu vida personal? Seguramente no. Dije intentando sonar lo más amable posible mientras guardaba la tarjeta que me dio en el bolsillo. Iba a continuar hablando cuando nos vimos interrumpidos por su teléfono sonando y asentí en modo de despedida antes de salir de la sala a pocos pasos de ella, pudiendo escuchar como le hablaba cariñosamente a alguien al otro lado del aparato. Eso realmente no me gustaba en absoluto porque si tenía novia, mi objetivo de poder disfrutar de ella al menos durante una noche se hacía mucho más complicado. Tenía que averiguar de quién se trataba y cuánto significaba para ella. Me mantuve a un ritmo suave para ir detrás de ella hasta la salida y obviamente para poder escuchar un poco más de la conversación e intentar conseguir una pista sobre su situación sentimental o sobre quien era la otra persona.

Vi que quedaban pocos metros hasta la salida cuando ella por fin se despidió y aceleré mi paso hasta llegar a donde ella se encontraba y la miré con una sonrisa. ¿Ya te estaba echando de menos tu novio? Pregunté de manera divertida mientras metía mis manos en los bolsillos y continuaba caminando como si nada hasta que sentí su mirada confundida sobre mí. Está claro que una chica tan hermosa como lo eres tú es imposible que esté soltera. Seguro debes tener una fila de chicos haciendo cola por cada lugar que pasas. Incluso por aquí. Comenté como un halago hacia ella mientras la acompañaba hasta su coche y me apoyaba con cuidado en el cruzando los brazos y mirándola con una amplia sonrisa. Te llamaré lo antes posible en cuanto vea en que momento me viene bien. Aunque casi seguro que en poco tiempo nos volveremos a ver. Dije antes de acercarme un poco a ella y dejar un suave beso en su mejilla para empezar a caminar hasta mi coche. Estaba deseando llegar a mi apartamento para poder llamarla y saber cuando nos volveríamos a ver aunque antes tenía que ir a un restaurante en el centro de la ciudad porque había quedado con unos amigos para almorzar y comentar algunas cosas para ponernos al día. Monté en mi coche y antes de arrancar me puse a mirar algunos mensajes en el móvil hasta que vi acercarse a Adaimé y sonreí bajando el cristal. ¿en qué puedo ayudar? Pregunté sonriendole.
avatar
Mensajes : 7378

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: And when I think about the way you touch my body

Mensaje por onedirection1 el Dom Feb 05, 2017 7:37 pm


ADAIMÉ REYNOLDS;
Guardé mi celular en el bolso y escuché la voz de Nick dirigida hacia mí, reduje un poco mi paso, aunque no hizo mucha falta ya que, en cuestión de nada, ya tenía al castaño justo a mi lado, después de todo, tenía unas piernas bastante largas… y musculosas. Alejé aquellos pensamientos de mi mente y solté una pequeña risita ante sus comentarios negando con mi cabeza― me halagas totalmente, gracias… pero es todo lo contrario, no tengo tiempo para salir con esa “fila” de hombres, además, tampoco la hay― hice un pequeño ademán con la mano para restarle importancia a mis palabras. Seguimos caminando hacia la salida y el castaño abrió la pesada puerta para mí, acompañándome hasta donde se encontraba mi auto estacionado―. De acuerdo, entonces esperaré tu llamada para arreglar la visita y que podamos ir a las pruebas, así que espero que lleves un refinado paladar porque nos darán a probar muchos bocadillos― observé su pose relajada, había estado recostado en mi auto con sus brazos cruzados contra su pecho, pero se alejó solo para acerarse y besar mi mejilla, dejando un cosquilleo en aquella zona donde sus labios hicieron contacto. Me quedé ahí de pie mirando ese andar tan peculiar que el quarterback tenía, lo que me hizo recordar…

Me apresuré para llegar a su carro, en cuanto me vio, bajó la ventana y me dedicó una sonrisa― resulta que conozco a un gran admirador tuyo, así que, ¿crees que podrías darme un autógrafo? ― le regalé una de mis mejores sonrisas y saqué de mi bolso un papel y una pluma cuando el castaño asintió, se los di y de inmediato dejó su firma ahí― para Sam, por favor― escribió el nombre de mi hijo y ya podía imaginármelo llevando la hoja a su entrenamiento de ésta tarde y presumiéndola por todos lados―. Gracias Jonas― le guiñé el ojo mientras volvía a meter la hoja y la pluma a mi bolso una vez que me la devolvió― nos vemos pronto― me despedí con una sacudida de mano y me giré para caminar de vuelta a mi auto.


― ¡Mamá, no puedo creerlo! ― reí al ver la emoción de Sam, tal y como me lo había imaginado. En cuanto yo había sacado de mi bolsa la hoja firmada por Nick Jonas, él, literalmente, lo había arrancado de mis manos― ¿te he dicho lo mucho que te amo? ― se estiró para abrazarme y tirar de mi cuerpo para dejar una serie de beses en mi mejilla― ¡Sam! ¡Ten cuidado que voy manejando! ― le reñí y el volvió a su lugar… riendo. Rodee los ojos― lo siento, lo siento… es que, jodeeeeer…― le fulminé con la mirada― esa boca Sam― sus labios se volvieron una fina línea, pero solo era porque estaba conteniendo la risa―  tienes suerte de que se lo haya pedido, creo que estoy siendo muy considerada contigo tomando en cuenta que estabas castigado― le miré seria y toda la diversión desapareció de su rostro. Sam soltó un suspiro y miró sus manos mientras yo estacionaba el auto enfrente del campo cercado. Habíamos ido a comer y luego de que mi hijo se comiera una hamburguesa, y solo porque iba a entrenar, sino se hubiese comido dos. El problema de que mi hijo practicara un deporte con gran desgaste físico, era que comía lo equivalente a dos o tres personas y eso que él solo era un adolescente, no me quería ni siquiera imaginar la alimentación que debía llevar Nick y todos esos jugadores de alto rendimiento para mantenerse fornidos y con energía.

Me bajé del auto y Sam fue hasta la cajuela para tomar su maleta, se veía bastante serio y no quedaba ni una pisca de la emoción que había tenido por el autógrafo― ¿Sam? ― se colocó la gorra y me miró dubitativo, me acerqué a él y le quité la gorra azul marino, de los Patriots, obviamente― no te metas en más problemas, ¿sí? Ten cuidado con Bradley y no caigas en sus provocaciones, eres un chico inteligente y dudo mucho que tu entrenador te perdone otro comportamiento agresivo― me incliné para dejar un beso en su frente y sus brazos rodearon mi cuerpo― te amo, cariño― susurré y lo sentí asentir contra mi cuerpo. Nos quedamos unos cuantos minutos así antes de que él tuviese que separarse, ya que no quería que lo “avergonzara” frente a sus compañeros, pero solo lo decía de broma, lo conocía muy bien y no había muchas cosas que lo afectaran, excepto cuando me insultaban, aquello parecía encenderlo como una mechita de dinamita.

Sam se alejó cuando uno de sus compañeros le habló y sacudió la mano en mi dirección, juntos caminaron hablando hasta la entrada del campo, le vi buscar algo en su maleta y reí ligeramente, no se necesitaba ser un genio para saber que era el autógrafo. Me daba algo de nostalgia verlo así, él estaba tan grande y fuerte, parecía como si fuese ayer cuando estaba en mi vientre, dándome unos dolores de los mil demonios, y hasta la fecha, era mi dolor de cabeza, pero no lo querría de otra forma.
avatar
Mensajes : 1038

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: And when I think about the way you touch my body

Mensaje por onedirection1 el Dom Feb 05, 2017 8:24 pm


LIAM PAYNE;
Los planes que tenía para alargarlo se salieron por la ventana en cuanto la escuché gemir. De repente solo éramos nosotros dos y el dolor exigente de mi miembro.

Estaba tan embelesado que apenas y me percaté de la agilidad con la que nos había girado para quedar ella sobre mí, usualmente no me gustaba estar abajo, pero la vista que me regalaba era impresionante. Comenzó a moverse sobre mi miembro y sus paredes me apretaban de una forma tan deliciosa, que tenía que contar pingüinos para no correrme tan rápido, no sin que ella tuviera un orgasmo—. Mmm, vamos nena... dámelo— tomé sus caderas con mis manos y empecé a bombear dentro de ella con mayor intensidad. Sus manos se aferraron a mi pecho para sostenerse y que sirviera como impulso también a sus movimientos. Acaricié uno con bastante agilidad sus pechos, apretándolo lo suficiente como para causarla placer y no dolor, entrando en aquella delgada línea, metí el otro a mi boca, lamiendo con mi lengua el erecto pezón y mordisqueando con mis dientes la piel. Sus gemidos eran como música para mis oídos, la melodía perfecta. Sonaba como una pequeña gatita en celo, tan tierna y tan mortífera— ¿estás cerca? — mascullé con la voz increíblemente ronca; una sonrisa se posó en mis labios al ver la dificultad con la que logró hablar. Me sujeté mejor de sus caderas para así poder aumentar las penetraciones, durante un momento saqué mi polla de su hendidura y la golpeé suavemente contra su clítoris, haciendo que ella se retorciera debajo de mi cuerpo, lo hice un par de veces más y después volví a enterrarme en ella.

No entendía qué era lo que ella había hecho con mi cuerpo, pero simplemente no podía detenerme, sus paredes me apretaban de una forma deliciosa y cuando los primeros espasmos de su orgasmo se hicieron presentes, la opresión aumentó, llevándome casi al límite también, pero me negué a dejarme ir, sabía que podía aguantar uno más, quería que Ariadna tocara el cielo― vamos nena─ susurré y a los pocos segundos, ella gritó mi nombre, llenándome de satisfacción. A pesar de que ella llegó al orgasmo, yo no detuve mis embestidas, hasta que yo llegué a mi culminación y fue, una de las más intensas que había sentido nunca, mi cuerpo fue recorrido por una fuente eléctrica, de pies a cabeza, maldije como un loco.

No estaba seguro de cuantos minutos nos quedamos así, ella acurrucada sobre mi pecho, pero luego, ambos nos separamos solo un poco, aunque ella eludió mi mirada, pero yo tomé su quijada con mi mano e hice que mis ojos conectaran. El brillo de la satisfacción y el deseo estaban ahí, sus labios hinchados y sus mejillas totalmente sonrosadas, era como una afrodita. Cerró los ojos y yo no pude evitar reír, aunque luego me acerqué para besarla nuevamente, de forma seductora―. Fue un placer conocerte Ariadna― susurré roncamente con una sonrisa ladeada, mi rostro estaba cerca del suyo y definitivamente era una vista grata de admirar. Soltó una risita adorable y con el gran pesar tuve que levantarme de la cama― iré a deshacerme de esto― me quité el condón y sin vergüenza alguna caminé completamente desnudo hasta el baño.

Cuando volví, Ariadna estaba ya cubierta con las mantas y acurrucada contra ellas, su cabello seguía un tanto despeinado y se veía adorable y sexy al mismo tiempo. Me acerqué con el trapo húmedo en mi mano y le retiré las sábanas con cuidado― solo voy a limpiarte un poco― susurré. Sin siquiera prestarle mucha atención a aquella zona inferior de su cuerpo, me dediqué a pasar el trapillo con delicadeza. Dejé el trapo a un lado y la estreché contra mis brazos, se acomodó sobre mi cuerpo, usando mi pecho como almohada y con mi mano, le hice unas cuantas caricias a su cabello― ¿aprendiste cosas nuevas? ― bromee un poco, haciendo alusión a sus comentarios cuando estábamos en la pista bailando―. Espero y sí, porque hice mi mayor esfuerzo para impresionarte― me incliné para capturar sus labios y me removí un poco― me has dejado sin mucha energía, eso no suele suceder a menudo, debes sentirte afortunada y especial― besé la punta de su nariz y dejé que mi espalda se recostara completamente contra el colchón― descansa un poco, quizá y te despierte en un par de horas para repetir― le guiñé el ojo y un bostezo salió de mis labios.

Como había dicho, hace mucho que no me desvelaba más de lo usual en las noches de trabajo.
avatar
Mensajes : 1038

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: And when I think about the way you touch my body

Mensaje por Arijp96 el Dom Feb 12, 2017 3:56 am


Ari Beckett
Podía sentir como nuestros cuerpos se complementaban incluso para poder respirar, nuestras respiraciones estaban acompasadas mientras intentábamos calmarnos un poco. No tardamos demasiado en separarnos y agaché un poco mi mirada porque en este momento sentía verguenza aunque no encontraba un motivo exacto para saber por qué. A pesar de eso, Liam se encargó de que nuestros ojos volvieran a conectar y noté como mis mejillas se llenaban mucho más de color. Cerré los ojos y disfruté todo lo que pude en cuanto noté como sus labios me volvían a besar de una manera tan seductora que sería capaz de hacer todo lo que él me pidiese en este mismo momento por otro beso como ese. No pude evitar que una risita se escapara de mis labios en cuanto lo escuché decir que fue un placer conocerme. Creo que estas alturas puedes llamarme Ari. Dije guiñandole el ojo mientras observaba cada detalle de su cuerpo desnudo en el momento que se levantó y se dirigió a lo que supuse que era el baño. Dios, sin duda era como un dios griego ante mis ojos con ese cuerpo que tenía, esa forma de andar. Se notaba tan seguro de sí mismo y sabiendo perfectamente lo sensual que era. Mordí mi labio inferior lentamente mientras mis ojos se clavaban en su trasero hasta que desapareció de mi vista.

Me acomodé todo lo posible en su cama, pasando las mantas por encima de mi cuerpo y descansando mi cabeza sobre la almohada esperando por él. Comencé a sentir como el sueño y el cansancio se apoderaba de mí cuando las mantas se alejaron de golpe de mi cuerpo y me fijé en que Liam ya estaba de vuelta con un trapo en sus manos. Me sentí un poco avergonzada cuando él se encargó de limpiarme pero no había nada sexual en su gesto, solo mucho cuidado y atención hasta que terminó y se tumbó a mi lado, rodeandome con sus brazos y dejándome apoyar la cabeza en su pecho. Sin duda era mucho más cómodo y agradable que la almohada. He aprendido más de lo que te imaginas, y sin duda has conseguido impresionarme. Tú eres impresionante. Respondí con una sonrisa antes de continuar con su beso y llevar una de mis manos a su pecho para acariciarlo lentamente. Sus palabras tuvieron el efecto deseado cuando me dijo que debería sentirme especial porque mis mejillas se llenaron de color. Me acomodé mejor en su pecho y sonreí por su comentario antes de dejarme llevar por el sueño y por el cansancio. Sin duda hacía mucho tiempo que me sentía tan cansada pero a la vez tan satisfecha después de estar con un chico. Y si tuviera que ser sincera conmigo misma, me sentía como si estuviera tocando lo más parecido al paraíso a pesar de que estaba en una situación en la que me había ido a la casa de un desconocido y había tenido la mejor experiencia sexual de mi vida. Probablemente Liam era la combinación perfecta de lo que una mujer buscaba en la cama: era apasionado pero te trataba con delicadeza, no buscaba únicamente su satisfacción.

Arrugué un poco la nariz y cerré los ojos con fuerza cuando sentí una luz sobre mi cara hasta que finalmente me di por vencida y abrí los ojos lentamente, dandome cuenta de que las cortinas se habían quedado abiertas y la luz estaba entrando. Miré los brazos de Liam rodeandome y me separé con cuidado recordando todo lo que había ocurrido la noche anterior, provocando que una sonrisa se extendiera por mi rostro. Cuando conseguí separarme de su cuerpo, cogí su camiseta y me la puse antes de ir al baño para poder hacer mis necesidades y, cuando estuve lista, me moví por la casa hasta llegar a la cocina y empecé a buscar algunas cosas para preparar un desayuno en condiciones. Estuve un largo rato preparando unas tortitas que eran mi especialidad, corté un poco de fruta y preparé un poco de zumo de naranja antes de volverme completamente loca buscando alguna bandeja donde poder llevar todo esto hasta la habitación. En cuanto encontré lo más parecido a una bandeja, lo coloqué todo con cuidado antes de ir hasta la habitación. Mordí mi labio al ver a ese hombre completamente desnudo, oculto únicamente por la manta que tapaba la parte inferior de su cuerpo. Me acerqué a dejar todo en su mesita de noche antes de comenzar a besar lentamente el cuello de Liam para despertarlo. Reí un poco al ver como gruñía y me coloqué encima de él comenzando a moverme un poco besando su cuello. Arriba dormilón, tienes un delicioso desayuno esperándote. Susurré contra su cuello antes de incorporarme y mirarlo con una amplia sonrisa apoyando mis manos en su pecho.
avatar
Mensajes : 7378

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: And when I think about the way you touch my body

Mensaje por Arijp96 el Dom Feb 12, 2017 5:08 am


Nick Jonas
Me quedé mirando a la preciosa mujer que estaba junto a mi coche, poniendome la mejor de las sonrisas, lo que provocó que yo asintiera al sencillo favor que me estaba pidiendo. Bajé un poco más el cristal para que me pudiera dar el papel y la pluma que había sacado de su bolsa y comencé a escribir: Para mi mayor admirador,Sam, espero que nos podamos conocer pronto. Arriba los Patriots. y mi firma antes de darselo y mirarla con mi mejor sonrisa también. Llamame Nick. creo que ya podemos entrar en ese tipo de confianzas. Te llamaré pronto, muy pronto. Dije guiñandole el ojo antes de quedarme mirando como su cuerpo se alejaba de mi coche y mis ojos analizaban cada curva de su cuerpo. Lo que daría por poder acariciarlo todo lo que me diera la gana y poder estar en su interior. Se notaba que era una chica con carácter en la manera en la que trabajaba así que me daba curiosidad saber si era de la misma manera en la intimidad. Me volvería completamente loca si eso era así porque comenzaba a estar un poco cansado de que todas las chicas se dejaran hacer lo que yo quisiera solo por estar conmigo. Me gustaban las chicas apasionadas, las chicas que me volvían loco torturandome con la lentitud en cada uno de sus movimientos. Y dios, Adaimé parecía ser ese tipo de chica que estaba buscando para seguir disfrutando de la vida nocturna y de mi juventud. En cuanto desapareció de mi vista arranqué mi coche y comencé a conducir hacia mi apartamento para continuar con lo que tenía que hacer con el resto de mi día y sobretodo para buscar un hueco libre en el que pudiera quedar con ella. ¿Había algo mejor que quedar con una chica tan impresionante como Adaimé para comer todo lo que te pusieran delante? Estaba completamente seguro que no.

Tardé un poco más de lo normal en llegar a mi apartamento debido a que hubo un accidente en una de las calles y eso provocó un atasco durante unos minutos. En cuanto llegue. metí las cosas del entrenamiento en la lavadora y fui directo a tumbarme en la cama para ver un rato la televisión mientras descansaba. Cerré los ojos durante unos minutos y cuando me di cuenta me había quedado dormido durante media hora. Me levanté para ir a prepararme algo de comer, me estaba muriendo de hambre, y aproveché cuando se estaba calentando el agua para mirar mi agenda y sonreí al ver todo el espacio libre que tenía el viernes por la tarde. Llevé mi mano hasta el bolsillo donde había guardado la tarjeta con el número de Adaimé y comencé a marcarlo antes de llevarme el teléfono hasta mi oído. Sonreí cuando, después de unos tonos, escuché su voz contestarme. Veo que tiene una voz hermosa incluso por teléfono. Dije antes de empezar a reírme para después decirle quien era. Te llamaba porque ya he mirado toda mi agenda y demás y resulta que tengo un hueco libre el viernes a partir de las 4 de la tarde. ¿Qué tal te viene? Pregunté mientras seguía cocinando mi plato de pasta para poder recuperar la fuerza del duro entrenamiento de ese día. Sonreí escuchando su voz y como me daba todos los detalles para poder quedar con ella y la dirección del sitio donde nos teníamos que ver. Si quieres puedo pasar a buscarte a cualquier sitio que me digas. dije con voz sugerente antes de servir la comida en un plato y sentar para empezar a comer mientras la escuchaba y hablaba de todos los detalles hasta despedirnos.

Después de pasar gran parte de la tarde descansando, me vestí con algo cómodo pero que me ayudara a disimular ya que iba a salir a hacer la compra. Me gustaba controlar todo lo que compraba y lo que me comía por lo que esto era una de las cosas de las que me encargaba a pesar de que existía el problema de que podía acabar completamente rodeado de los fanáticos y seguidores del grupo. Coloqué mis gafas de sol y mi gorra antes de coger mi cartera y las llaves para salir de mi apartamento e ir andando al supermercado que quedaba cerca del edificio. Siempre encontraba todo lo que necesitaba allí y normalmente a esta hora no solía haber absolutamente nadie excepto los trabajadores. Entré tranquilamente y cogí un carrito antes de empezar a pasear por los pasillos, metiendo las cosas que me hacían falta y que me apetecían. Seguramente una de las cosas que más nos caracterizan a los jugadores de fútbol americano es que siempre teníamos muchísima hambre debido a todo el ejercicio que hacíamos. Comíamos mucho y en grandes cantidades.
avatar
Mensajes : 7378

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: And when I think about the way you touch my body

Mensaje por onedirection1 el Mar Feb 21, 2017 8:49 pm


ADAIMÉ REYNOLDS;
Tan pronto como subí al auto, la llamada entrante de un número desconocido encendió la pantalla de mi celular, así que, algo extrañada, atendí. Usualmente te recomiendan no responder llamadas de números que no tienes registrados, pero cuando se tiene una empresa donde el número telefónico circula por los medios de comunicación, desde periódicos hasta tarjetitas impresas, era imprescindible contestar a cada una de las llamadas, principalmente porque podrían ser los próximos clientes potenciales, u otros con los que ya estábamos trabajando, así que, por pequeña e insignificante que fuese la pregunta, mi obligación era responder. Por suerte, nunca me había tocado un intento de extorsión o estaría de los nervios. “Adaimé Reynolds” contesté, para obtener como respuesta una adulación que definitivamente no esperaba. Rodee los ojos con una sonrisa divertida en los labios al identificar aquel tono de voz, a pesar de que Nick mencionó su nombre a los pocos segundos “gracias, supongo… ¿deseabas algo?” ahora era mi turno de checar mi agenda, así que, tuve que estirarme un poco para poder alcanzar mi bolsa que se encontraba debajo del asiento delantero. Era una suerte que aún no hubiese arrancado, porque esto ameritaba una gran multa que yo no tenía la intención de pagar. Chequé el día viernes a la hora que me dijo, estaba libre desde las tres, pero seguramente Sam querría que lo fuese a dejar nuevamente a su entrenamiento, y como era justo a las 4, me haría unos 15 minutos en llegar a la empresa desde el campo. “Entonces, sería 4:30 de la tarde, llamaré a la banquetera para que también nos agenden la cita y tengan todo listo a la llegada, supongo que no nos tomará más de 40 minutos el bufet de prueba, normalmente son pequeños bocadillos” apunté en mi agenda y la volví a guardar, en cuanto colgara con el castaño me pondría en contacto con la otra parte. “Oh bueno, te espero entonces en mi empresa, ¿de acuerdo? Está en Melrose Avenue #432” le di unos cuantos detalles más y después de despedirnos, ambos cortamos la comunicación.

Tal cual, una vez finalizada la llamada con Nick me puse en contacto con la banquetera y sin problema alguno nos agendó para el viernes a las 4:45 de la tarde. Si no fuese un tema de trabajo y con límite de personas, hubiese invitado a Sam, pero también tenía sus entrenamientos y estaba segura que él, sin problema alguno, preferiría faltar y pasar una parte de la tarde con Nick Jonas, además, tampoco quería agobiar al jugador de americano, mi hijo probablemente lo acribillaría de preguntas hasta fastidiarlo.

Como ya no tenía nada pendiente que me retuviera estacionada en las afueras del deportivo, emprendí marcha hacia mi empresa, tenía seguir ajustando un par de cosas de la fiesta para los Patriots. No era usual que me pusiera nerviosa cuando preparaba fiestas, pero éste era un proyecto bastante grande y que estaba segura nos abriría muchas puertas. El mercado últimamente había estado en un decline por la temporada y en New Orleans no éramos los únicos presentes, había fuerte competencia e incluso el señor Kraft lo había mencionado, sino hubiera sido por la recomendación de la que había sido su primera opción, no se hubiese puesto en contacto conmigo. Lo que dejaba una gran expectativa a cumplir y mucho estrés de mi parte para que todo saliera perfecto. Técnicamente, las cosas iban sobre ruedas y encaminadas al objetivo, también tenía planes de contingencias para cualquier imprevisto que surgiera, técnicamente, tenía que estar preparada para todo. Muchas personas se tomaban a la ligera el trabajo de organizar eventos, pero tenía su chiste y ya quisiera verlos a ellos intentando planificar y llevar a cabo una, además de todo, que les saliera justo tal cual esperaban.

Cuando llegué a la empresa, Camil estaba atendiendo el teléfono y me hizo una pequeña seña para que la aguardara un par de minutos, así que, en vez de entrar a mi oficina como estaba previsto, me senté en uno de los sofás color rosa pastel y adornos cafés que estaban ahí afuera.

“Bueno, muchas gracias y no se preocupen… es un alivio que se hayan puesto en contacto con antelación, así nos permiten buscar otras alternativas” hice una pequeña mueca al escuchar esas palabras por parte de mi mejor amiga. Por lo que parecía, alguien estaba cancelando y su cara después de colgar me lo confirmó― el show de la banda recién canceló, tendremos que llamar a algún otro representante de los que teníamos previstos para saber si tendrán disponibilidad para tocar― solté un suspiro cansino y masajee mis sienes― ¿tienes aun los números registrados? ― Camil buscó dentro de un cajón y sacó una agenda café, comenzó a rebuscar y asintió― me pondré en contacto con ellos― sonreí, habíamos enlistado las mejores opciones, obviamente se descartaron al instante cuando recibimos la confirmación de la banda de nuestra preferencia, pero dado el caso, había que llamar y rogar para que alguna estuviera disponible a tan solo dos semanas. Lo más probable era que cobraran un tanto más elevado, pero si nos salvaban el pellejo, lo valdría definitivamente.
avatar
Mensajes : 1038

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: And when I think about the way you touch my body

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 12. Precedente  1, 2, 3, 4 ... 10, 11, 12  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.