Últimos temas
» ✽kokobop.
Hoy a las 10:45 am por hobi

» you exist inside the darkness.
Hoy a las 10:36 am por lalisa

» ethereal.
Hoy a las 10:21 am por lalisa

» you got the best of me
Hoy a las 10:20 am por trashking

» partner in crime—♥
Hoy a las 9:34 am por Mangata_

» 恋してる ♡
Hoy a las 8:58 am por lalisa

» ...evernιgнт~
Hoy a las 8:41 am por bultaoreune

» the habit of calling you.
Hoy a las 8:24 am por lalisa

» Mi verdadero hogar está en tus brazos
Hoy a las 6:22 am por Arijp96

Afiliados del Foro
Afiliados hermanos 0/5
Directorios y Recursos
Afiliados Elite 0/44

And when I think about the way you touch my body

Página 4 de 12. Precedente  1, 2, 3, 4, 5 ... 10, 11, 12  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: And when I think about the way you touch my body

Mensaje por onedirection1 el Jue Feb 23, 2017 9:00 pm


LIAM PAYNE;
A diferencia de lo que hubiese querido, el cansancio pudo más conmigo y en cuanto mis ojos se cerraron, ya no pude volverlos a abrir. Esa era la factura de los desvelos continuos en el bar y una noche de sexo intenso con una muy guapa chica. Definitivamente me había sacado la lotería.

Comencé a sentir ciertas caricias en mi cuello, pero eran muy lejanas como para prestarles atención, aunque cuando no se detuvieron, no pude hacer otra cosa más que gruñir e intenté moverme, pero me fue imposible porque algo, o mejor dicho alguien, se colocó sobre mí. La voz de Ari fue el detonante para que mis ojos se abrieran un poco, la claridad que entraba por la ventana me hizo cerrarlos nuevamente de golpe, por lo que tuve que poner una de mis manos sobre mis ojos para evitar que la luz me lastimara, al menos hasta que pudiese acostumbrarme a la iluminación y que ya era de día. Levanté un poco la mirada y sonreí al percatarme de un par de cosas en la castaña: llevaba mi camisa, su cabello estaba un tanto alborotado, pero de una forma bastante sexy y, por último, una marquita roja en su cuello, apenas alcanzaba a apreciarse, pero si eras un buen observador, como yo, podías notarlo, además, pronto comenzaría a tomar ese color entre verdoso y morado tan característico de los chupetones―. Hola, preciosa― mi voz salió un tanto ronca. Aproveché su distracción para hacerla girar y colocarla debajo de mi cuerpo, le dediqué una sonrisa pícara y le di un beso― linda camisa― con un guiño de ojo, me impulsé hacia atrás para levantarme, la delgada sábana se quedó enredada en mi cuerpo, pero no duró mucho tiempo ahí antes de resbalarse y dejarme completamente desnudo ante sus ojos. Aunque tuviese una erección, no había nada de qué avergonzarse, era una situación natural en el cuerpo masculino, y, además, ella ya conocía a mi amigo de la madrugada, incluso me había hecho una mamada, así que… ¿qué importaba?

Dirigí mi vista a la mesita de noche y sonreí al ver una bandeja con alimentos― se ve delicioso, no debiste molestarte― hice un pequeño ademán señalando el baño― ahora vuelvo― caminé hasta el clóset y de uno de los cajones saqué un bóxer limpio, luego me fui al baño para mear y lavar mis manos y mi rostro, posterior a ello me coloqué el bóxer antes de volver a salir, mucho más despierto y despabilado que hace 5 minutos.

Me senté en la cama con la espalda recargada en la cabecera y pasé a bandeja en el medio de Ari y yo, tomé con el tenedor un pedazo de fruta y lo llevé hasta su boca― anda, abre― le indiqué, aunque cuando lo hizo, juguetee un poco con ella antes de dejarle morderlo. Una sonrisa se posó en mis labios antes de llevar el trozo restante hasta mi boca―. Admito que soy muy perezoso para el desayuno y suelo alimentarme a base de cereal con leche o pido algo a domicilio, pero… esto― señalé en general todo el desayuno que la castaña había preparado para ambos― me provoca muchas ganas de persuadirte para que me prepares el desayuno todos los días― bebí un poco del jugo de naranja y volví a picar del planto, ahora un pedazo de tortita, para llevarlo a sus labios.

Técnicamente así pasó nuestro desayuno, de vez en cuando yo le daba de comer en la boca y viceversa, también le robé uno que otro beso, por lo que estuve a punto de tirar los vasos con jugo sobre mi cama al intentar sostenerla aún más cerca mientras nos besábamos, tuve que abstenerme de volver a profundizar un beso mientras la bandeja tuviese alimentos y siguiera entre nosotros. Por suerte no pasó mucho antes de que nos termináramos todo, así que la bajé al suelo y tomé el cuerpo de Ari para mantenerla cerca. Sus labios tenían aun ese sabor a jugo de naranja y era aún más delicioso así―. Espero y no tengas que regresar temprano con tus amigas― mordí su labio inferior y tiré un poco de él, antes de subir la mirada a sus ojos nuevamente― porque si no tienes inconveniente, me gustaría agradecerte el delicioso desayuno repitiendo lo de la madrugada, en el baño durante una buena ducha, en la barra de la cocina, probablemente también en el sofá de mi sala― una de mis manos se escabulló dentro de mi camisa y acaricié su cintura. Me gustaba mucho su piel, porque además de tener un color bronceado, era suave y por perceptible a mi tacto, justo como ahora. Pude sentir como se erizaba con tan solo rozarla― ¿qué dices? ― subí un poco más mi mano, casi al inicio de la redondez de sus pechos, pero sin llegar a tocarlos― a menos que te haya dejado muy agotada y no puedas seguirme el ritmo― bromee.
avatar
Mensajes : 1038

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: And when I think about the way you touch my body

Mensaje por Arijp96 el Sáb Feb 25, 2017 8:08 am


Ari Beckett
Mordí mi labio inferior un poco al ver su reacción cuando abrió los ojos y la luz le dio en la cara dandose cuenta de que ya era un nuevo día. Estaba tan distraída intentando no reírme que un chillido se escapó de mis labios cuando me tomó desprevenida y me dio la vuelta hasta yo quedar debajo de su cuerpo. ¿Verdad que sí? Creo que me la voy a quedar. Dije con una sonrisa, guiñándole el ojo, después de que nos separamos del beso y observé con una sonrisa la maravillosa imagen de su cuerpo completamente desnudo cuando se levantó de su cama y la sábana se deslizó por su cuerpo. Recorrí su cuerpo con mis ojos y mordí mi labio inferior asintiendo. Solo por esto ya es un día maravilloso. Susurré antes de que desapareciera en el baño. La verdad es que me sentía una chica muy afortunada en este momento debido al chico con el que me había encontrado y con quién tan bien lo había pasado durante la madrugada de ayer. Cogí mi telefono móvil y le mandé un mensaje a mis amigas para que supieran que estaba bien y para avisar que no sabría cuando volvería pero que seguramente esa noche las vería para cenar todas juntas. No pasaron más de 5 minutos antes de que volviera a la cama y me hice a un lado para que se pudiera sentar y comenzar a disfrutar del desayuno que había preparado para ambos. Dejé que una risa se escapara de mi garganta cuando no me dejó morder el trozo de fruta que había acercado hasta mis labios. Comenzamos a comer tranquilamente y sonreí al ver que realmente estaba disfrutando de lo que había preparado para él. Pues supongo que me tocará prepararte el desayuno todos los días si es lo que quieres. Contesté con una sonrisa coqueta antes de darle de comer.
Estuvimos disfrutando del desayuno entre algún que otro beso hasta que nos dimos cuenta de que si seguíamos así, ibamos a a acabar con el desayuno por toda la cama así que nos dedicamos a comer con el mayor cuidado pero con la mayor rapidez posible. En cuanto la bandeja desapareció entre nosotros y acabé a horcajadas sobre las piernas del guapo castaño. Dejé que mis manos se pasearan por su pecho lentamente mientras disfrutaba de sus labios y del suave sabor de su lengua junto con la mía hasta que sentí sus dientes clavarse en mi labio inferior. Continué paseando mis mis manos por su cuerpo desnudo y por su pelo mientras prestaba atención a lo que me estaba diciendo. Sentí como mi cuerpo se llenaba de calor en cuanto escuché la manera en la que quería agradecerme por haber preparado el desayuno. Cerré los ojos al sentir su mano comenzando acariciar mi cuerpo y como la piel se me erizaba por cada zona por la que pasaba su mano. Alcé una ceja cuando bromeó sobre si sería capaz de seguirle el ritmo o estaba demasiado cansada. ¿Eso es un reto? Pregunté llevando mis manos hasta el borde de su boxer para después levantarme. Me quité la camisa lentamente delante de él antes de mirarlo. Porque dejame decirte que soy una chica que le gustan los retos. Comenté antes caminar completamente desnuda hasta el baño para meterme bajo el agua de su ducha. Sonreí en cuanto llegó a mi lado y me di la vuelta para rodear su cuello con mis brazos y lo besé con pasión.
...
Sentí como mi cuerpo volvía a temblar por un nuevo orgasmo mientras de mi boca se escapaba un grito de placer que Liam había provocado. No era capaz de saber cuantas horas llevabamos con este ritmo pero la verdad es que ni siquiera me importaba. En este poco tiempo había comprendido que estar cerca de Liam era sinónimo de ser insaciable, de placer, de pasión y no era capaz de quejarme. Miré con una sonrisa de satisfacción y con la respiración agitada a Liam, quien permanecía encima de mi cuerpo y acaricié su espalda lentamente hasta subir a su frente y apartar un mechón de su frente. Sin duda, después de esto no voy a necesitar un gimnasio. Ya te encargas tu de mantenerme en forma. Dije antes de fijarme en la hora que marcaba uno de sus relojes y levantarme rápidamente para buscar mi ropa. Tengo que irme. Le he prometido a las chicas que estaría con ellas para la cena y cosas de chias. Dije colocando mis bragas y buscando mis sostén para ponermelo. Esperaba que por aquí cerca hubiera una parada de taxis para poder llegar la casa lo antes posible.
avatar
Mensajes : 7378

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: And when I think about the way you touch my body

Mensaje por Arijp96 el Sáb Feb 25, 2017 8:49 am


Nick Jonas
Por suerte pude continuar con mi rutina de comprar todo lo que necesitaba para mi apartamento y sobretodo para tener cosas que poder preparar para comer. Mantuve mis gafas de sol puestas incluso en el momento en el que tuve que pagar puesto que la cajera que me atendió estaba escuchando en una radio las noticias de corazón donde estaba siendo el protagonista de una noticia. Más bien de una mentira en la que me vinculaban con una modelo que ni siquiera conocía. ¿Cómo podía estar saliendo con alguien a quien no conocía? La única explicación y la verdad de todo este asunto era que las personas que se encargaban de ese tipo de noticias, se quedaban sin noticias de verdad y entraban en la necesidad de tener que inventarse cosas para mantener la audiencia de ese tipo de programas. Me despedí amablemente de ella antes de coger las bolsas y marcharme a casa. Tardé menos de 5 minutos en llegar y guardar todo lo que había comprado para ponerme a ver la televisión en mi sala de estar. Miré con una sonrisa hacia la nevera donde había colocado un papel recordandome la hora y la dirección donde había quedado con Adaimé el viernes. A pesar de que tenía que ir por ser el capitán, esto también me servía como excusa para poder estar con ella un poco más de tiempo del que habíamos tenido hasta ahora. Además de que estaba la ventaja de que estaríamos ella y yo completamente solos junto con la persona que nos atendiera. Esperaba que esa fuera la ocasión perfecta para conocerla un poco mejor hasta conocer esos pequeños detalles que me ayudarían a llevarmela hasta mi cama.
...
El viernes llegó mucho más lento de lo que me hubiera gustado ya que no paraba de pensar en el momento de que pudiera salir con Adaimé y me sentía tan ansioso que eso solo hacía que el tiempo pareciera pasar mucho más lento de lo que parecía para cualquier otro mortal. Cuando me desperté esta mañana de viernes lo hice con una enorme sonrisa, al ser consciente de que en unas solas horas estaría con ella disfrutando de unos pequeños bocadillos y, si tenía suerte, de una buena conversación. Después de desayunar algo potente y completo, fui directo hasta el entrenamiento para el duro partido que tendríamos mañana en el estadio y entré en mi papel de capitán para que todo el equipo se mantuviera completamente concentrado desde el momento del entrenamiento hasta el pitido final del partido de mañana porque necesitabamos esta victoria más que nunca.
En cuanto el entrenamiento se terminó, me di una ducha y fui con Ricky y con Victor a comer a uno de nuestros restaurantes favoritos para poder disfrutar de un rato entre los chicos y de hablar de algunas estrategias que tendríamos que tener en cuenta para cualquier situación que se pudiera dar en el enfrentamiento. Me despedí de ellos al darme cuenta de la hora que era y tenía que pasar por un sitio primero antes de ir a por Adaimé a la dirección que me había dado. Pasé por mi apartamento para cambiarme de ropa rápidamente antes de coger dos entradas que quería darle a Adaimé para que fuera al partido de mañana y puse la dirección en el GPS del móvil antes de volver a conducir hasta donde me llevó el móvil y, después de unos 20 minutos, aparqué en el primer lugar que encontré y bajé con una sonrisa al darme cuenta de que ella ya estaba esperando por mí. Espero que no hayas tenido que esperar demasiado por mí. Dije acercandome y dandole un beso en la mejilla antes de acompañarla hasta mi coche y abrirle la puerta del copiloto. Di la vuelta al coche para sentarme en mi lugar y saqué las entradas de mi chaqueta mirándola con una sonrisa. Espero que aceptes esto. Son para mañana y me habías dicho que conocías a mi mejor seguidor así que...ten. Dije con una sonrisa en mi rostro dandole los dos trozos de papel antes de arrancar y comenzar a seguir las indicaciones que ella me iba dando.
avatar
Mensajes : 7378

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: And when I think about the way you touch my body

Mensaje por onedirection1 el Sáb Mar 04, 2017 10:05 pm


ADAIMÉ REYNOLDS;
Durante lo que quedaba me sometí a un grado de estrés, el hecho de que la banda hubiese cancelado había puesto todo de cabeza y aunque contaba con un plan de contingencia, no quitaba la existencia de uno que otro problemita por allí, por suerte, se pudo solucionar a tiempo y volví a retomar el camino hacia la planeación donde se había quedado estancado.

Un suspiro salió de mis labios y me dirigí hacia la salida del estacionamiento después de despedirme por última vez de Sam. Conduje hasta el pequeño edificio donde estaba mi empresa y llegué barriendo para poder tomar las cosas necesarias. En cuanto mi reloj marcó la hora acordada, bajé por el elevado y una vez en la planta baja, esperé a que el jugador llegara. Por suerte no se hizo esperar mucho, si había algo que odiaba era la impuntualidad, me gustaba ser muy exacta con mis tiempos, era algo que había aprendido con el paso de los años, porque en mi adolescencia, carecía de puntualidad, podía haberme arreglado 5 horas antes y aun así terminaba llegando 30 minutos o, siendo extremistas, una hora tarde al lugar―. Para nada, acabo de bajar― sonreí cuando se acercó para besar mi mejilla y caminamos hacia su auto, abrió del copiloto para mí y después él rodeó el deportivo para entrar del lado del piloto. Mis ojos se abrieron con sorpresa al ver las dos entradas en su mano―. ¡Oh vaya! No debiste molestarte, muchas gracias― tomé las entradas y las guardé perfectamente en mi bolso, estaba segura que Sam se iba a poner eufórico cuando le enseñara las entradas y eso no sería nada comparado a cuando le dijera quién me las había regalado. Normalmente los boletos para juegos de la NFL salían a la venta con muchísima anticipación y ante la gran demanda del mercado, las páginas se saturaban y cuando se refrescaba, ya no había boletos o los que quedaban eran los que estaban exageradamente caros y muy alejado de las posibilidades.

Con mis indicaciones, Nick llegó a la banquetera y tuvimos que llenar un pequeño registro antes de que comenzáramos con el recorrido. Obviamente tuve que mencionarle los paquetes que me habían ofrecido cuando me puse en contacto con ellos, para que nos dieran las muestras de ellos. Probar bocadillos, postres, entradas, el platillo fuerte, meriendas, intermedios… todo era totalmente agotador y es que la decisión no se enfocaba totalmente a mis gustos o a los de Nick, sino que, la elección, debía tomar en cuenta un gusto general de todos los invitados que se contemplaban, ya que eran personas importantes.

Una vez que quedamos de acuerdo con la parte de las cosas dulces, nos pasamos a la última selección, ¡al fin! Nos retiraron los platos y en cuestión de nada, ya teníamos diferentes copas con diferentes tipos de champagne. Nick y yo estábamos degustándolo cuando la encargada del champagne, se acercó a nosotros y comenzó a darnos información -más específico a Nick, ya que a mí me ignoraba considerablemente-. No la culpaba, varios nos habían estado mirando y, sobre todo las mujeres presentes, no disimulaban estar encantadas por el atractivo del castaño. Ella hacía esa cosa con su cabello y su dedo mientras hablaba sin despegar los ojos de Nick, y él parecía bastante interesado en lo que ella estaba diciendo, con esa sonrisa pícara en sus labios.

— Creo que el Veuve Clicquot es nuestra mejor opción, sin duda —probablemente no me sabía su historia, pero era el que más me había gustado de los que había probado —¿tú qué dices? ¿o quizá necesites la opinión de… ¿Gina? ¿Nina? Sí, eso —chasqueé la lengua y miré mi celular el cual estaba vibrando― discúlpame unos minutos― me levanté de la silla y caminé unos pasos al rincón, atendí la llamada, que, de hecho, era del diseñador de interiores, el que nos proporcionaría los adornos y esas cosas. Ahora me llamaba para confirmar la cita y ultimar otros detalles.

La llamada no había durado casi nada, así que después de que colgara regresé a la mesa con una sonrisa —listo, lamento haber tardado, técnicamente quienes trabajan en conjunto con nosotros no pueden hacer absolutamente ningún movimiento fuera de lo ya planeado sin consultarme y como la planeación de la fiesta fue un tanto apresurada, siento que mi celular no deja de sonar nunca― rodé los ojos con diversión ante el fingido tono dramático de mi voz― bien, tenemos la lista de las cosas que hemos probado, necesitamos llenarla para poder entregárselas y que puedan registrar el pedido― saqué una pluma de mi bolso y comencé a leer el papel por secciones, preguntándole a Nick sobre su favorito, comparando alternativas del por qué sería bueno ese o por qué no, y así hasta que seleccioné los que estuvimos de acuerdo después de un análisis. Después le llamé a la chica que nos atendió desde un principio, no la de los champagne, claro… registró el pedido y acordamos la fecha, hora nada más, ya que la forma de pago ya estaba acordada con anterioridad, respetándome los precios del inicio.
avatar
Mensajes : 1038

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: And when I think about the way you touch my body

Mensaje por onedirection1 el Sáb Mar 18, 2017 5:32 pm


LIAM PAYNE;
Solté una pequeña carcajada al observarla, se había adentrado a la ducha y no podía verse más sexy. No perdí el tiempo y le hice segunda, acerando su cuerpo al mío y dejando que mi instinto se hiciera cargo de todo lo demás.


Era bastante satisfactorio sentir como su cuerpo vibraba contra el mío cada vez que llegaba al orgasmo, sus pupilas se dilataban y sus labios hacían ese pequeño arco para dejar escapar unos cuantos gemidos que definitivamente me llevaban al límite. Me dejé ir también y mi cuerpo cayó sobre el suyo, ambos estábamos cubiertos por una ligera capa de sudor y nuestras respiraciones agitadas era lo único que se escuchaba a nuestro alrededor. Sentí su mano subir desde mi espalda baja hasta mi cabello, apartando el mechón rebelde que estaba sobre mi frente―. Estaría totalmente encantado de ayudarte a estar en forma cada vez que lo desees― le guiñé el ojo, antes de dejarla ir después de que ella mirara hacia el reloj que estaba sobre el tocador junto a la cama. La observé recoger sus cosas y comenzar a vestirse, por lo que supe de inmediato que la diversión había llegado a su fin.

Con un suspiro me puse de pie también y con un rápido escaneo, ubiqué mis prendas, pasándole también su vestido― puedo llevarte― mencioné comenzando a ponerme mi bóxer. Su rostro enseguida demostró algo de duda, lo que me hizo soltar una carcajada. Ella debía estar bromeando, nos conocimos ayer, le invité unos tragos, luego una cena, aunque fuese solo pizza, a mi departamento y compartimos un par de rincones en mi departamento de forme íntima, no le veía razón alguna para que desconfiara de mí, después de todo… aunque, podría ser un acosador, pero obviamente no lo era, por Dios, no lo necesitaba―. Vamos nena, creo que hasta ahora, me he comportado como un buen tipo― me acerqué a ella y rodeé su cuerpo a medio vestir, bajé mi cabeza hasta esconderla en el hueco de su cuello y comencé a dejar unos cuantos besos por ahí― si desconfías, podría dejarte un poco antes y caminar hasta donde sea que te estés quedando, es solo que no le veo caso que tomes taxi si tengo un auto para poder llevarte, después de todo, yo te traje hasta mi departamento y lo justo es que te regrese, sana y salva… y muuuy satisfecha― me separé y le guiñé el ojo, ella soltó una pequeña risita y terminó asintiendo― bien, démonos prisa entonces.

Ambos terminamos de vestirnos, aunque mi ropa era fresca y limpia, mientras que ella tenía que utilizar la misma de la noche anterior, así que, busqué una camisa pequeña de mi ropero y un short también. Se los pasé y ella se quitó el vestido para ponerse lo que le había dado. Puede que aún le quedara un poco grande, pero al menos parecía pijama y no olería a alcohol y cigarro.

Una vez que estuvimos listos, tomé las llaves de mi auto y salimos de mi departamento hacia mi auto, le abrí la puerta y una vez que se la cerré, rodeé mi auto para subir del lado del piloto.

Ari me dio la dirección de su lugar, así que mientras íbamos en camino, aprovechamos para entablar una conversación muy diversa. Admito que me desvié un par de veces, tomando el camino más largo y puede que Ari estuviese tan entretenida con la radio y nuestra conversación que ni siquiera se había percatado de ello.

― bueno, creo que esta es su parada, señorita― estacioné el auto enfrente de una gran casa con un bonito jardín y casi cruzando estaba un camino que daba justo a la playa― vaya, linda ubicación― repetí el gesto de bajar del auto para abrir la puerta y le tendí la mano para ayudarle a salir, aunque una vez que se puso de pie, su cuerpo quedó entre el auto y mi cuerpo. Sonreí y acerqué mis labios a los suyos. No estoy seguro de cuánto tiempo estuvimos así, pero si lo suficiente como para que alguien saliera de la casa en donde había estacionado con unas risitas― ¡Bueno chicos, que están dando un espectáculo! ― me separé apenas un poco de Ari para girar mi rostro y regalarle una sonrisa a una de sus amigas― qué tal― saludé con un asentimiento antes de separarme completamente del cuerpo de la castaña― nos vemos pronto, sabes dónde trabajo y dónde vivo… además, es mi camisa favorita― señalé la camisa que llevaba puesta y luego caminé hacia la puerta contraria de mi auto― pásenla bien, chicas― les hice una seña a las otras cabezas que se asomaban en el marco de la puerta y después de un guiño a Ari, que seguía parada cerca de la puerta del lado del copiloto, arranqué el auto.
avatar
Mensajes : 1038

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: And when I think about the way you touch my body

Mensaje por Arijp96 el Dom Mar 19, 2017 4:31 am


Ari Beckett
Continué buscando mi ropa y agradecí cuando Liam me pasó el vestido para poder ponermelo. Estaba colocando mi sostén cuando escuché su oferta de llevarme y no pude evitar parar con mis movimientos ya que no estaba completamente segura de si debía aceptar algo como eso. Habíamos pasado unas horas más que espectaculares de mi vida pero no estaba segura de si debía dejar que conociera donde iba a pasar el resto de mis días del verano. Me sonrojé un poco en cuanto sus brazos rodearon mi cuerpo a medio vestir y me puse completamente colorada en cuanto escuché sus palabras y me guiñaba el ojos después de dejar claro lo satisfecha que me había quedado. Acabé asintiendo antes de ir al baño para lavar un poco mi cara y continuar vistiéndome o las chicas me matarían por llegar tarde.

Al final Liam acabó dejandome algunas prendas de su armario para no tener que ir con el vestido ya usado y con un claro olor a alcohol y cigarro, así que me sentí mucho más fresca en cuanto me dejó su ropa a pesar de que me quedaba un poco más ancho. Pero al menos estaba cómoda. Guardé mis cosas en mi bolso antes de darle la mano para acompañarlo hasta su coche y no podía dejar de mirarlo con una sonrisa. Llegamos hasta donde había dejado el coche la noche anterior y sonreí cuando me abrió la puerta. Al final va a resultar que si eres un caballero... Dije bromeando antes de montarme en el coche y ver como rodeaba el coche para montar por el lado de piloto. Una parte de mi se sorprendió cuando empezamos a con una conversación tranquila, disfrutando el sol que hacía hoy, de la suave música que estaba sonando en el interior del auto y de las cosas que nos ibamos contando. Estaba tan entretenida y atenta a la conversación que, antes de que me diera cuenta, ya estaba estacionando delante de la dirección que le había dado. Una parte de mí sintió un poco de tristeza porque eso significaba que ya nos separabamos y no sabía cuando lo volvería a ver. Le dediqué una pequeña sonrisa cuando me ayudó a salir del coche y me sentí bastante tímida en cuanto me di cuenta de que mi cuerpo se quedaba entre su coche y su cuerpo. No pude evitar agachar un poco la cabeza antes de mirarlo y que se acercara a mí para volver a unir nuestros labios.

Estuve disfrutando cada segundo de ese beso hasta que ambos nos dimos cuenta de unas risitas y nos separamos, viendo que era una de las chicas que había salido, seguramente al escuchar el ruido del coche. Intenté mantener la sonrisa cuando su cuerpo se distanció del mío antes de soltar una pequeña risita cuando me dijo lo de la camisa y asentí mientras veía como se iba hasta el otro lado del coche. Espero que nos veamos muy pronto. Susurré mirandola con una sonrisa antes de ver como el coche se alejaba de allí y, en cuanto desapareció, las chicas comenzaron a chillar y a atacarme con preguntas sobre lo que había pasado, como era, y muchas más cosas mientras yo intentaba abrirme paso al interior de la casa, completamente sonrojada y queriendo darme una buena ducha de agua caliente para relajarme y pasar el resto del día con las chicas, aunque mi mente seguía en el apartamento de Liam.
...
Pasó una semana y estuve cada segundo arrepintiendome de no haberle pedido el número de teléfono para continuar el contacto con él. Sabía que me había dicho que ya conocía donde trabajaba y donde vivía pero algo dentro de mí me decía que si me plantaba todos los días allí iba a parecer una loca y una acosadora, así que pensé que lo mejor era dejar pasar unos días en los que intentaba aclarar mi mente y un poco mi cuerpo lleno de hormonas. Así que hoy, una semana después, me encontraba delante de la puerta de su casa, con la ropa que me había dejado completamente limpia, y nerviosa después de haber llamado al timbre. Mis mejillas se llenaron de color y mi actitud fue mucho más tímida en cuanto la puerta se abrió y su cuerpo apareció delante de mí. Ho-hola...te he traído...tu ropa. Dije completamente nerviosa y quise golpearme por todo lo que provocaba en mí. Agradecí cuando me dejó pasar a su casa y sentí como una corriente eléctrica recorría mi cuerpo en cuanto me fijé en el salón donde dejé la ropa. No he dejado de pensar en ti... Confesé mordiendo mi labio inferior y dandole la espalda mientras jugaba con mis manos.
avatar
Mensajes : 7378

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: And when I think about the way you touch my body

Mensaje por Arijp96 el Dom Mar 19, 2017 5:02 am


Nick Jonas
Sonreí por su reacción en cuanto le di las entradas mientras yo comenzaba a conducir hacia la dirección que me había dicho y donde estaba el lugar donde ibamos a probar todo el tema de los bocadillos y demás. No es ninguna molestia. Me debo a mi público y tu conoces al mayor fan de todos...así que espero verte mañana entre el público. Incluso puede que te dedique un punto. Dije con una sonrisa guiñandole el ojo antes de continuar con mi atención puesta en la carretera. Por otro lado mi mente comenzaba a preguntarse si esa persona que ella decía que era mi fan se trataba de su novio y entonces mañana tendría que ver como se comportan como una pareja delante de mí. Pero eso no me iba a detener en mi objetivo: conseguir meterme entre las piernas de esta belleza de mujer. Me da igual sobre quien tuviera que pasar porque yo siempre conseguía cualquier cosa que me proponía y esta vez no iba a fallar aunque tuviera novio.

Después de unos minutos llegamos hasta el local donde me había dicho que era y aparqué en la entrada antes de bajar del coche rápidamente y abrirle la puerta con una sonrisa, guiñándole el ojo cuando bajó y pasó a mi lado mientras yo cerraba el coche y caminaba detrás de ella, disfrutando de la vista que me ofrecía todo su cuerpo. La seguí al interior del local y ella se encargó de explicarme todo el papeleo que teníamos que hacer ahora antes de poder probar todo el tema de los saldos, los dulces y las copas así que seguí con todas su indicaciones hasta que estuvo completamente todo listo y la acompañé hasta una de las mesas para que comenzaran a servirnos los paquetes de los que teníamos dudas y Adaimé se encargó de explicarme los detalles de cada uno de ellos, de que estaban hechos, que cosas incluía y otras características de cada unos de ellos antes de probarlos un poco y dar mi opinión de ellos. Di mi opinión sobre los salados hasta que vinieron los dulces y continuamos con el mismo proceso hasta el momento de probar las copas, que se acercó una chica bastante atractiva y que, en otra situación, hubiera utilizado todas mis cartas para conseguir llevarmela hasta mi apartamento o hasta el primer lugar que encontrase libre antes para poder meterme en sus bragas hasta que acabara gritando mi nombre. Pero en esta ocasión era diferente, ahora mismo solo la quería utilizar como un arma para comprobar si Adaimé se sentía atraída por mí de alguna manera así que decisión colocar la mejor de mis sonrisas pícaras en mi rostro mientras fingía que la tal Nina tenía toda mi atención con cada una de las palabras. De vez en cuando miraba de reojo a Adaimé e intentaba no sonreír al darme cuenta de que no estaba nada contenta con la presencia de ella en la mesa. Me lo terminó de confirmar cuando fingió no acordarse del nombre de la pobre chica antes de que se tuviera que levantar para contestar una llamada.

Estuve jugando con mi telefono hasta que volvió y sonreí escuchando como ella no paraba de quejarse de que el resto del mundo parecía no saber hacer absolutamente nada sin ella y tenía que admitir que me encantaba ese rollo de jefa que tenía y que se veía bastante sexy en ese estado. En otro momento se lo hubiera dicho pero no creía oportuno decirselo en este momento así que me mordía la lengua y comenzamos a hablar de las elecciones de cada una de las cosas que ibamos a tomar para la fiesta y en cuanto estuvimos de acuerdo, rellenamos el papeles y tuve que hacer un esfuerzo cuando la vi completamente decidida a no darselo a Nina, si no a la otra chica que nos había atendido. Miré como hablaban de los detalles de la entrega y la fecha de todo antes de despedirnos de ellos y agradecer por el trato que habíamos recibido. ¿A dónde quieres que te lleve?¿Me dejas invitarte a un café o a lo que tu quieres? Pregunté con una sonrisa en mi rostro mientras me acercaba un poco a ella mientras caminabamos hasta mi coche y le abría la puerta del copiloto.
avatar
Mensajes : 7378

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: And when I think about the way you touch my body

Mensaje por onedirection1 el Vie Mar 31, 2017 9:36 am


ADAIMÉ REYNOLDS;
Salimos del establecimiento una vez que agradecimos por el servicio que nos habían prestado, caminamos hacia el auto de Nick y él abrió la puerta para mí, aunque no entré, simplemente me quedé ahí parada, girándome para verlo con el ceño fruncido― no estoy segura que sea buena idea, tengo muchas cosas que hacer― hice una pequeña mueca y miré el reloj que estaba en mi muñeca, meditando un poco― aunque… quizá pudiera hacerme un tiempo e ir a tomar un café contigo― me encogí de hombros restándole importancia y le regalé una sonrisa que él me correspondió al instante. Me subí al auto con su ayuda, él cerró la puerta y en cuestión de nada ya se encontraba del lado del piloto.

Nick estuvo conduciendo por las calles de New Orleans y se detuvo frente a un establecimiento pequeño, pero con una fachada bastante agradable para la vista. Repitió los movimientos y abrió la puerta para mí, caminamos juntos hasta la entrada y las puertas de cristal se deslizaron horizontalmente para dejarnos entrar. El olor a café enseguida golpeó mi sentido del olfato, y si era sincera, olía completamente delicioso. Justo como en el local de banquetes, las personas se nos quedaron viendo, pero no era algo que me tomase por sorpresa, Nick Jonas estaba a mi lado― ¿siempre es así? ― le pregunté, tomándolo por sorpresa, asintió con una ligera risa y miré a mi alrededor, las personas no eran muy sutiles, su vista se fijaba en nosotros, cuchicheaban entre sí y nuevamente miraban hacia aquí. No era que me molestase que me mirasen, porque, técnicamente, lo estaban mirando a él no a mí. Nick era un experto en ignorar a las personas, suponía que ya estaba acostumbrado a llamar la atención y que las mujeres, la chica del banquete que nos atendió, se le ofrecieran sutil, o no tan sutilmente. Era una celebridad después de todo, lo que me hacía cuestionarme, qué rayos estaba haciendo. Quizá estaba especulando, él solo me estaba invitando un café, no era como si fuese una cita o algo parecido, además, podía apostar que los tipos como Nick Jonas no tenían citas con mujeres comunes y corrientes como lo era yo.

Llegamos a la parte de la barra y leí los productos que ofrecían, pasamos a la fila para realizar nuestro pedido y una muchacha de unos 20 años nos sonrió ampliamente― ¡Oh vaya! ¡Eres Nick Jonas! ― exclamó extasiada, aunque después, se dio cuenta de su fanatismo y sus mejillas se sonrojaron considerablemente. Tuve que morderme el labio para no reír― lo siento― pasó un mechón de cabello detrás de su oreja y nos sonrió con menos entusiasmo, o al menos, más disimuladamente. Miré a Nick de reojo y le dediqué una sonrisa divertida― ¿qué es lo que desean ordenar? ― la mirada de mi acompañante y la muchacha se posaron sobre mí al instante― voy a querer un pastelillo de zanahoria y betún, y un té chai de vainilla con leche deslactosada, por favor― ella tecleó algo en la pantalla y luego miró a Nick― ¿y tú Ni… que diga… usted señor Ni… señor? ― era una desventaja que la chica fuese de tez tan blanca, su cara estaba completamente roja y era imposible disimularlo― no te preocupes linda, todas reaccionamos así la primera vez que conocemos al quarterback de los Patriots― le guiñé el ojo a la chica y ella soltó una risita nerviosa. Nick hizo su pedido y le pagó a la chica, ignorándome completamente cuando le pregunté si quería que le diera algo para pagar, así que, después de recibir nuestro ticket, caminamos hacia una de las mesas disponibles para sentarnos.

Me permití observar el lugar más detalladamente, tenía una decoración muy rústica y el olor del cedro se mezclaba de forma agradable con el olor a café. De toda mi vida que llevaba en New Orleans, nunca me había enterado y mucho menos venido a este sitio― y bueno… ¿qué hace Nick Jonas cuando no está siendo el quarterback del equipo de americano más cotizado en el país? ― pregunté de varios minutos de silencio, de reojo miré mi celular y lo coloqué en vibrador para que no estuviese sonando una y otra vez, porque sabía que era lo más molesto del mundo. El castaño no tuvo si quiera la oportunidad de contestar, la chica ya estaba a mi lado con nuestra orden. No mentía cuando decía que no tardaron absolutamente nada en traernos nuestro pedido. La misma chica que nos atendió dejó las cosas en la mesa― ¿me podrías regalar un autógrafo, por favor? ― Nick asintió y la chica le tendió una libretita y una pluma― gracias, disfruten sus alimentos― sonreímos y se retiró.
avatar
Mensajes : 1038

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: And when I think about the way you touch my body

Mensaje por onedirection1 el Dom Abr 09, 2017 9:10 pm


LIAM PAYNE;
Después de haber dejado a Ariadna en su casa, me desvié del camino hacia mi departamento para ir a la casa de Andy, mi mejor amigo, para pasar un poco el rato hasta que tuviera que irme a arreglar para ir a trabajar. Mi cuerpo se sentía un tanto adolorido por la actividad tan… movida de la noche anterior y parte de ésta mañana, aunque tampoco me quejaba, había disfrutado cada momento de su placer y del mío, que no podía esperar para volverla a tener, aunque no quería ser un maldito acosador ni mucho menos, tenía que darle su espacio y dejar que ella fuese quien diera el primer paso ésta vez, ya lo había hecho yo en el bar al acercarme una vez que mi turno había terminado, solo esperaba que no tardara demasiado.

Estacioné el auto y bajé de él, adentrándome al pequeño camino de piedras que daba a la puerta del departamento de mi mejor amigo, toqué el timbre unos segundos y esperé con un impaciente movimiento de pie, hasta que mi rubio mejor amigo abrió la puerta en solo bóxer. Enarqué una de mis cejas divertido y él rodó los ojos― vaya, vaya… Liam James Payne, ¿qué te trae por mis aposentos? ― se hizo a un lado para dejarme pasar y caminamos hasta el interior de su sala, donde estaba puesta la consola de Xbox con el juego en pause― andaba por aquí y decidí desviarme un poco― me encogí de hombros sentándome en el sofá y me estiré para tomar una lata de cerveza. Andy tomó asiento a mi lado y volvió a tomar el mando, dándome el otro también. Cambió el modo de la partida y nos metimos al mundo de los videojuegos un rato.

Durante las partidas, le estuve contando sobre mi nuevo empleo al final del verano y que tendría que mudarme a la gran ciudad, a lo que él prometió hacerme una “gran despedida”. Yo solo me limité a reír y rodar los ojos, mi mejor amigo siempre buscaba cualquier excusa para irse o hacer una fiesta, no era que me quejara, pero ya éramos adultos y había cosas más importantes que salir de fiesta cada semana. Si, lo sé, lo dice el tipo que trabaja en un bar, pero ese sería mi último verano ahí, pasaría de ser barman a profesor de una prestigiosa escuela, impartiendo clases de matemáticas a adolescentes. También estuvimos hablando sobre Ariadna, o más bien, yo le hablé de ella, aunque sin entrar en detalles, lo último que quería era tener a mi mejor amigo fantaseando con la bonita castaña.


Pasó una semana desde que la dejé en aquella casa, no se presentó al día siguiente en el bar, ni en mi casa ninguno de los días posteriores, pero tampoco me atreví a ir en su búsqueda, me aseguraba que si no venía era por algo, además, había más chicas en el bar o por ahí… aunque ninguna que me hubiese llamado tanto la atención como lo había hecho Ari y si era sincero, cosas así nunca me pasaban con las chicas.

El timbre de mi departamento sonó el martes por la tarde cuando estaba esperando mi pedido de comida, el cual había hecho hace más de 20 minutos y mi estómago estaba a punto de explotar, al igual que mi temperamento. Por lo que, con mala cara, tomé mi cartera de la meseta y me acerqué a la entrada para abrir la puerta, a punto de gritarle a la persona que había llevado mi comida. Pero me llevé una gran sorpresa al encontrarme con la castaña de ojos claros, el mal humor desapareció y no puede evitar sonreír― que amable― me hice a un lado dejándola pasar, mi mirada la siguió mientras se adentraba a mi departamento hasta la sala, donde ella colocó mi ropa sobre uno de los sofás. Cerré la puerta y me quedé recostado en ella, escuchándola con satisfacción― ¿ah sí? ― sus ojos claros se posaron en mí, sus manos jugaban entre sí y sus dientes mordisqueaban nerviosamente su labio inferior. Ella era preciosa. Lentamente, me separé de la puerta y caminé hasta donde estaba ella, estiré mi mano para tomar la suya y tiré de su cuerpo― ¿qué te ha tomado tanto tiempo para venir? ― bromee acercando mi rostro al suyo, pero cuando estaba a punto de besarla, el timbre de mi departamento sonó― mmm, maldita sea― cerré mis ojos con mi frente pegada a la suya y con un suspiro me separé, regresé a la puerta y ésta vez ya era mi comida.

Me encargué de fulminar con la mirada al escuálido que traía mi comida y de hacerle saber lo mucho que habían tardado y la poca paciencia que tenía, pero después de cerrar la puerta, descubrí que solo era suficiente para mí y era un poco vergonzoso no tener nada que ofrecerle―. Cuando te abrí, estaba esperando que trajeran mi comida― dejé las cosas en la mesita de centro― si no has comido, puedo compartir contigo― saqué el paquete de la bolsa y la dejé ahí― ¿te gustaría ir al cine conmigo? ― pregunté de la nada.
avatar
Mensajes : 1038

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: And when I think about the way you touch my body

Mensaje por Arijp96 el Lun Abr 10, 2017 4:22 am


Ari Beckett
Levanté un poco mi vista para fijarme en la imagen de Liam recostado en la puerta de la entrada mientras mis manos jugaban nerviosa esperando una reacción de su parte. Asentí lentamente, reafirmando mis palabras de que no había podido dejar de pensar en él. Sentí que el latido de mi corazón se paró por completo en cuanto vi como comenzaba a acercarse hasta mí, ni siquiera fui capaz de reaccionar cuando tomó mi mano y me acercó a él. Respiré hondo para poder darle una respuesta a su pregunta pero era casi imposible al notar su cercanía a mí. Cerré los ojos esperando por el beso que nunca llegó porque llamaron a la puerta, interrumpiéndonos y una pequeña risita se escapó de mis labios cuando lo escuché maldecir. Me quedé allí de pie mientras Liam recibía lo que había estado esperando y se encargaba de regañar al pobre chico por su tardanza, por lo que me mantuve en silencio ya que parecía que Liam no estaba de humor.

No tardó demasiados minutos hasta que volvió conmigo a la sala y sonreí con ternura al verlo un poco avergonzado por haber pedido comida solo para él y negué suavemente con la cabeza. No te preocupes, yo ya he comido. Todo para ti. Dije con una sonrisa acariciando suavemente su brazo. Me sorprendí bastante cuando me preguntó si me gustaría ir al cine con él. No pude evitar que una gran sonrisa se extendiera por mi rostro mirándolo. Me encantaría. Y respondiendo a tu pregunta anterior...he tardado en venir porque no quería parecer una loca viniendo cada uno de los días o buscándote en tu trabajo. Dije sintiéndome un poco más avergonzada y tímida que un minuto anterior y me acerqué un poco más a él. Quizás sonaba extraño pero necesitaba sentirlo cerca de mí después de tantos días sin verlo.

Acordamos que dejaría que comiera tranquilo mientras yo iba a la casa para cambiarme de ropa y arreglarme para nuestra "cita". No pude evitar besar sus suave y firmes labios antes de salir de su casa, pero no fue demasiado largo porque si no sabía que no saldría de su casa durante horas. En el fondo estaba bastante nerviosa porque no esperaba esa propuesta de su parte para ir juntos a algún sitio. ¿Me estaba ofreciendo algo más que sexo? Si era así no me iba a negar, por lo poco que conocía de Liam parecía el chico ideal. Trabajaba, era un caballero, durante las horas que estuvimos juntos se preocupó antes por mi satisfacción que por la suya y fuera del sexo seguía siendo muy dulce conmigo. Sí, sin duda Liam me encantaba por lo que era un motivo más para estar nerviosa. En cuanto llegué a casa y le comenté a las chicas lo de nuestra cita para el cine prácticamente se volvieron locas y me arrastraron hasta la habitación y comenzaron a sacar mil cosas de mi armario buscando algo "perfecto". Verlas tan locas y emocionadas solo pudo provocar que me empezara a reír mientras caminaba hasta el baño para darme una ducha relajante.

Pasó por lo menos una hora hasta que estuve completamente lista según ellas y me miré al espejo sonriendo al verme con un top rosa, una falda blanca y unas sandalias del mismo color. Me sentía cómoda y me veía bastante bien para una salida al cine por lo que solo me encargué de recoger mi pelo en una coleta y de poner un poco de gloss en mis labios antes de coger mi bolso con mi cosas. Fui hasta el salón y comencé a caminar de un lado a otro bastante nerviosa, casi tanto como estaban el resto de las chicas hasta que escuché una bocina fuera de la casa y caminé rápidamente a la puerta. Abrí la puerta y sonreí al ver a Liam apoyado en su coche y me acerqué hasta él con la mismo sonrisa estúpida. Hola...de nuevo. Dije acercándome a besar su mejilla. Pasenlo bien chicos. Dijo una de las chicas guiñandome el ojo y haciéndome sonrojar antes de montar en el lado del copiloto y puse toda mi atención en Liam cuando comenzó a conducir. Te ves muy guapo. Confesé sin poder contenerme ni un segundo más.
avatar
Mensajes : 7378

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: And when I think about the way you touch my body

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 4 de 12. Precedente  1, 2, 3, 4, 5 ... 10, 11, 12  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.