Últimos temas
» ethereal.
Hoy a las 2:07 am por lalisa

» ;may we meet again ✿
Hoy a las 2:07 am por herondale

» we live in a beautiful world.
Hoy a las 1:37 am por missproblem

» ▸Bυт ɪт woυʟᴅɴ'т ʙᴇ ᴍʏ woʀʟᴅ wɪтʜoᴜт ʏoᴜ ɪɴ ʜɪᴍ •ʀoʟᴾᵛᵀ•
Hoy a las 1:29 am por onedirection1

» usoratonkachi ♥
Hoy a las 1:27 am por lalisa

» ..вυlleтprooғ~
Hoy a las 1:24 am por lalisa

» ;you little shit.
Hoy a las 1:19 am por lalisa

» ✽kokobop.
Hoy a las 1:14 am por lalisa

» make em whistle, like a missile; boom, boom.
Hoy a las 12:35 am por lalisa

Afiliados del Foro
Afiliados hermanos 0/5
Directorios y Recursos
Afiliados Elite 0/44

And when I think about the way you touch my body

Página 5 de 12. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6 ... 10, 11, 12  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: And when I think about the way you touch my body

Mensaje por Arijp96 el Lun Abr 10, 2017 5:18 am


Nick Jonas
Fruncí un poco el ceño cuando ella se quedó de pie junto a mi coche pensando si debería o no aceptar mi invitación a tomar un café conmigo. Incluso comenzó negándose mientras miraba detenidamente su reloj hasta que cedió un poco y aceptó a venir conmigo. Una sonrisa de satisfacción no tardó en posarse en mi rostro antes de ayudarla a montar en mi coche para después rodearlo y subir por el lado del piloto para comenzar a conducir. Sabía perfectamente a que local la iba a llevar. Era una de mis cafeterías favoritas y normalmente pasaba desapercibida porque era bastante pequeña e íntima. Por lo que me parecía perfecta para tomar algo tranquilos sin tener que estar en algún lugar lleno de gente, que no nos dejara hablar o pasar un rato tranquilos. Comencé a conducir por las calles de New Orleans mientras hababamos de la decisión que habíamos tomado sobre el menú para la fiesta de los Patriots y que eran los aspectos que más me habían gustado y cuales no tanto, aunque la verdad es que de esto último habían muy pocos. Adaimé había hecho un trabajo perfecto con los menús que había elegido para la fiesta y las diferentes opciones que nos ofrecieron.

Después de unos minutos llegamos y me di prisa para bajar del coche y abrirle la puerta y extendí mi mano para ayudarla a bajar del coche y le ofrecí mi mejor sonrisa antes de cerrar el coche mientras caminábamos hacia la cafetería. Estoy seguro de que te encantara este lugar...tienen los mejores cafés del mundo y desde que pruebes algo aquí nada será igual. Dije con una sonrisa de felicidad antes de abrirle la puerta para que pasara ella primera antes de entrar yo detrás de ella y sentir como de repente todas las miradas se posaban sobre nosotros, aunque sabía perfectamente que yo era el culpable de esas miradas por lo que no pude evitar reír un poco ante la pregunta de Adaimé y asentí riendo mientras caminaba con ella hasta la barra para hacer nuestro pedido. En cuanto la chica que estaba en la barra se dio cuenta de mi presencio lo hizo saber con mucha emoción y tuve que contener una sonrisa divertida mientras ella intentaba calmarse. Dirigí mi mirada hacia la chica a mi lado para que ella fuera la primera en pedir. Ante todo era un caballero. En cuanto ella pidió, la camarera se puso nerviosa de nuevo por tener que dirigirse a mí y Adaimé trató de calmarla haciéndole saber que todas las chicas solían reaccionar de la misma manera. Hice mi pedido y me encargué de pagar, ignorando a la rubia, para coger nuestro ticket y caminar hacia una de las mesas.

Me mantuve en silencio mientras ella observaba el lugar porque estaba deseando que le gustara este lugar tanto como me gustaba a mí y también era una ventaja para mí porque podía mirar cada detalle de su cuerpo sin parecer un acosador ni nada por el estilo hasta que sus ojos se pusieron sobre mí y no pude evitar reírme por la manera en la que hizo la pregunta. Iba a contestar con toda sinceridad pero nos vimos interrumpidos por la chica que nos había atendido que parecía seguir igual de nerviosa mientras nos servía nuestro pedido. Por supuesto, eso no tienes ni que preguntarlo. Dije con una sonrisa antes de firmar la libretita que me dio la chica y darsela con una sonrisa riendo al ver lo contenta que volvía a su puesto de trabajo. Le di un trago al zumo de frutas que me había pedido antes de mirarla. Pues aunque no te lo creas, suelo intentar llevar una vida normal como cualquier chico de mi edad. Suelo a ir a todas las fiestas que me invitan, me entreno para cuidarme, he tenido que aprender a cocinarme porque vivo solo en un departamento en el centro de la ciudad, me encanta pasar horas tirados en el sillón viendo series o escuchando música. Normalmente hago cosas normales, aunque llamar la atención no lo hace normal. También admito que muchas veces me gusta disfrutar y gastar el dinero que he ganado con mi trabajo duro. Expliqué siendo completamente sincero mientras comía un poco de un bollo de canela que me había pedido antes de mirarla a ella. ¿Y que hay de ti? Normalmente cada vez que te veo estás corriendo de un lado para otro, a veces pareces no tener tiempo ni para respirar y dudo que eso sea sano. ¿Hay algún momento del dia donde solo seas tú? Una chica hermosa con una sonrisa fascinante. Dije adulador mientras acercaba mi mano a la suya y la acariciaba lentamente con el pulgar. Escuché con atención lo que me estaba contando mientras que mis ojos recorrían lentamente los detalles de su rostro y me fije en sus labios. Daría lo que fuera en este momento por besarlos y consumir cada segundo de ellos hasta quedarme con todo su sabor.

Estaba disfrutando de la conversación que estaba teniendo con ella hasta que miró su reloj y dijo que tenía que volver a la empresa por lo que me levanté para irnos. Le abrí la puerta de mi coche como antes y volví a hacer el mismo recorrido hasta que llegamos a la empresa donde la había recogido. Antes de que se bajara del coche, la tomé del brazo y me acerqué a ella. Sé que eres una mujer ocupada, pero me gustaría que reservaras una noche para invitarte a cenar. No me respondas ahora, solo piensalo. Mi número ya lo tienes. Dije antes de acercarme para besar su mejilla cerca de la comisura de su labio antes de dejarla ir.
avatar
Mensajes : 7362

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: And when I think about the way you touch my body

Mensaje por onedirection1 el Lun Abr 24, 2017 12:10 pm


ADAIMÉ REYNOLDS;
Si era sincera, había sido bastante agradable observar como Nick atendía a la chica para darle su autógrafo, además, la felicidad que había mostrado fue bastante divertida. Mi hijo era exactamente igual, de hecho, la reacción de la mesera, me había recordado totalmente a la emoción que había tenido mi pequeño, no tan pequeño, Sam después de que le había dado el autógrafo del quarterback, ¿tanto valía dicha firma? Pues parecía que sí―. Las personas te ven como un tipo de superhéroe― mencioné con una pequeña risita, y no trataba de ser ofensiva, de hecho, había sido un tipo de cumplido, que por la sonrisa que apareció en su rostro, lo había tomado tal cual.

A los pocos minutos, volvimos al tema principal: qué hacía en su tiempo libre. Nick parecía bastante normal, aunque estaba segura que nunca podría serlo, a donde quiera que él saliera, las personas lo reconocerían, según sabía, el jersey de su último superbowl, se podía cotizar cerca del millón de dólares solo porque lo habían ganado, y no era porque me pusiera a investigar sobre ellos, pero Sam se la pasaba viendo ese tipo de programas de deportes, en donde pasaban todos los chismorreos o la última información respecto a jugadores y equipos―. No está mal, me refiero… si no pudieras disfrutar lo que has ganado jugando, ¿qué chiste tendría ganarlo porque sí? ― me encogí de hombros restándole importancia, antes de llevar un trozo del pastelillo a mi boca. Enarqué mis cejas y solté una pequeña risita cuando me devolvió la pregunta. Él tenía razón, siempre estaba corriendo de aquí para allá y de regreso, pero ser mamá y mantener una empresa funcionando, era un trabajo que implicaba muchas horas de mi día, y a veces, ni siquiera me rendían―. Siempre soy yo― mi mirada se desvió de su rostro a su mano, la cual llevó sobre la mía y le regaló unas cuantas caricias con el pulgar, pero volví mi vista hacia él o más o menos, ya que mientras hablaba, hacía mil gestos con mi rostro, por lo que no podía mantener la vista fija como tal― en el último semestre las cosas no habían estado yendo bien, por lo que me vi forzada a hacer recorte del personal, pero siempre hemos trabajado en convenios con casas banqueteras, mobiliarios y eso, así que, ello me obliga a tener el control de todo, como “cabeza” del evento que se esté organizando, usualmente me tomo las cosas con calma, pero la contratación para la fiesta de tu equipo fue de última hora y solo me dio un mes para organizarlo y que todo estuviese a la perfección, lo que exige más tiempo de mi parte, usualmente, un evento de dicha magnitud necesita más que solo un mes para poder tener algo increíble, aunque, no me estoy quejando, uno que otro inconveniente, pero por eso traté de ser muy minuciosa en tener planes contingenciales para cada situación que pudiese presentarse.

Nuestra conversación abarcó otros puntos importantes y otros no tan importantes, tanto que el tiempo se me fue volando. Miré el reloj de mi muñeca y le indiqué a Nick que ya debía regresar, así que ambos nos levantamos y salimos del lugar, nos dirigimos a su auto, y él me llevó de vuelta a mi empresa.

Estuve a punto de bajarme cuando Nick tomó mi brazo y me detuvo―. Lo tomaré en cuenta― susurré antes de recibir de su parte un beso en mi mejilla, muy cerca de mis labios. Me separé un poco, conteniendo la respiración durante unos pocos segundos, en los cuales, él estaba cerca, lo miré y le sonreí― hasta luego Nick, gracias por el café― me separé por completo y salí del deportivo, con el corazón palpitando rápidamente, pero intentando mantener la calma.

Camil levantó los ojos en cuanto me vio y sonrió con diversión― ¿tanto tardaron las pruebas del menú? ― rodeé los ojos y pasé de largo― oh por favor, se hacia dónde vas y te pido que no especules, gracias― soltó una carcajada y se levantó de su lugar para seguirme hacia mi oficina― ¿especular qué? Yo solo preguntaba― su inocencia falsa era tan absurda, la conocía perfectamente y ese tonito no le quedaba para nada― si claro…― ella se encogió de hombros y se sentó frente a mí, mientras yo pretendía revisar unos documentos― yo solo digo, Nick Jonas es bastante atractivo y únicamente él insistió en ir a las muestras, además, no es la única vez que trabajamos con la casa banquetera y mucho menos que acompañas a los clientes para hacer una degustación, así que, sé que dura menos tiempo y por tu sonrojo, supongo que no vuelves directamente de ahí― bajé los documentos y le dediqué una mirada fulminante― de acuerdo, me invitó a tomar un café, y nada más, ¿feliz? ― me analizó con la mirada y me sentí como una adolescente que llega tarde a su casa después de una noche de fiesta.


“¿Nick? Umm, sé que probablemente estés entrenando, pero bueno, ¿recuerdas esa invitación que me dijiste el viernes pasado? Si aún sigue en pie, tengo libre el próximo jueves” miré a Camil y ella estaba muy atenta a mis palabras “entonces, si te queda bien ese día, podríamos quedar, bueno, tengo que dejarte, que tengas una buena tarde” corté la llamada y Camil estalló a carcajadas ― ¿Qué tengas una buena tarde? ¿en serio? ― rodeé los ojos y la fulminé con la mirada― ya hice lo que querías, me has estado molestando los últimos días desde que te dije que sugirió que podríamos salir, él no ha vuelto a llamar para invitarme y ¿qué tal si ya no quiere salir conmigo y acabo de dejarle ese vergonzoso mensaje de voz? ― suspiré con pesadez y tiré mi cabeza sobre el escritorio― era solo porque inventabas mil excusas para no llamarlo desde que fueron al café, y además, no fue tan vergonzoso, y dudo mucho que él se eche para atrás, verás que dentro de nada te devolverá la llamada y ya, pareces una adolescente y no una mujer madura con un hijo― oh Sam, lo había olvidado por completo, iba a pasar por él a su entrenamiento.

Con gran rapidez me puse de pie y me despedí de Camil, antes de salir corriendo de la oficina.

avatar
Mensajes : 1038

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: And when I think about the way you touch my body

Mensaje por onedirection1 el Mar Mayo 02, 2017 2:04 pm


LIAM PAYNE;
Sonreí al escucharla aceptar salir conmigo, aunque, según pude apreciar, se notó un tanto sorprendida de que se lo hubiese pedido, ¿por qué? Me era completamente normal que yo quisiera salir con ella, era hermosa y muy simpática, además, me gustaba su compañía y la pasaba bastante bien.

Como, aparentemente, ella no estaba vestida apropiadamente para ir al cine, lo que me parecía completamente tonto, ya que yo la veía bastante bien, pero era mujer y no iba a poder convencerla nunca, así que mientras yo comía, ella se iría a cambiar y yo pasaría después por ella. Así que la despedí con un suave beso y yo regresé a mi pequeña mesa de centro, donde ya estaba el paquete de mi comida abierto y listo para ingerir.

Obviamente yo si tuve que darme una ducha y cambiarme de ropa, no iba a salir con ella con mi ropa para dormir, así que opté por unos jeans, una camisa blanca y una chaqueta azul con unos tenis formales a juego. Recogí la mesa, tomé mis pertenencias y salí de mi departamento para dirigirme a donde estaba estacionado mi auto. Usualmente no me sentía muy impaciente al tener una cita, pero ésta vez se sentía muy diferente a las otras veces, y olvidé el hecho de que muchas veces, las mujeres necesitaban eso de tres horas para arreglarse, así que aquí estaba, conduciendo impaciente por las calles de la ciudad en camino a recoger a una chica. Cuando llegué a su casa, estacioné e hice sonar la bocina del auto, solo para informar que estaba aquí, me bajé del auto y estaba recargando el cuerpo en él cuando vi como la puerta de dicha casa comenzaba a abrirse. Sin poderlo evitar, una ola de deseo recorrió mi cuerpo, y es que Ari se veía espectacular en aquel top rosa y falda blanca que dejaba a la vista sus bronceadas y torneadas piernas, que habían estado alrededor de mi cuerpo hace tan solo una semana. Con aquel pensamiento, mi sonrisa se anchó.

― Hola― le guiñé el ojo y le abrí la puerta del copiloto, antes de reír a carcajadas al observar cómo se sonrojaba por las palabras de una de sus amigas. Le hice una seña de despedida con la mano a la rubia de la puerta y rodeé el auto para entrar del lado del piloto, le dirigí una mirada de reojo y emprendí marcha.

― Gracias, esperaba que te miraras preciosa, tal cual estás, así que saqué mis mejores prendas para estar a la altura― ella soltó una adorable risita y con su mano me empujó muy suavemente por el antebrazo, su mano se quedó allí y con mi mano izquierda tomé la suya y entrelacé nuestros dedos, dejando ambas manos sobre su pierna, mientras seguía conduciendo como si nada hacia la plaza.

Nuestra conversación fue bastante agradable, y fluida, lo cual demostraba una vez más la increíble química que teníamos juntos y no solamente en un ámbito físico y sexual, sino, intelectual. Me orillé cerca de la entrada y abrí la ventana para sacar el boleto de acceso al estacionamiento y como era martes, había muchos lugares libres, así que estacioné lo más cercano al cine, así no tendríamos que caminar demasiado cuando terminara la película, aunque era un tanto tonto, ya que probablemente caminaríamos un rato más por los alrededores―. Bien, llegamos― anuncié y como necesitaba mi mano izquierda, la que aún tenía entrelazada con la suya, le di un pequeño apretón y la separé para poder girar las llaves y apagar el auto. Salí primero que ella para abrirle la puerta, y como estiré mi mano para ayudarla, volví a entrelazar nuestras manos, regalándole una sonrisa―. Esta es la plaza más grande, como es una ciudad pequeña, no hay muchas cosas para visitar― caminamos hacia el interior de la plaza, y al abrir la puerta de cristal, el frio del aire acondicionado nos golpeó a ambos― los turistas prefieren más ir a las playas o clubes que pasar su día por aquí, aunque, para las personas que somos de aquí, ya no es ninguna novedad― me encogí de hombros para restarle importancia― menos cuando se trabaja cada fin de semana como barman en un club― bromee y ella sonrió. Me gustaba su sonrisa, hacía que sus ojos brillaran.

― En fin, en mis años de Universidad, si aprovechaba y hacía un poco de surf con mis amigos, hay varios sitios escondidos por ahí, solo si tienes un buen guía que conozca la ciudad como la palma de su mano― me señalé con aires de grandeza― tienes la diversión asegurada― rodee sus hombros con mi brazo en un gesto despreocupado y la atraje más contra mi cuerpo― si quieres, puedes decirle a tus amigas y armamos una gran salida uno de estos días, ya sabes, unas cuantas cervezas, botanas, sándwiches o algo así, para poder pasarla en alguna de las playas― subimos las escaleras eléctricas y frente a nosotros quedó de inmediato el cine. Como dije, no había mucha gente, así que analizamos la cartelera y después de acordar cual película veríamos, nos formamos en la escasa fila, solo había 5 personas, para pasar a la taquilla. Obviamente yo pagaría todo, incluso las palomitas y refresco.



avatar
Mensajes : 1038

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: And when I think about the way you touch my body

Mensaje por Arijp96 el Miér Mayo 03, 2017 12:32 pm


Ari Beckett
Sentí como mi estomago se llenaba con millones de mariposas en cuanto mis dedos se entrelazaron con los suyos y nuestras manos descansaron sobre una de mis piernas. Cada minuto que pasaba con Liam me daba cuenta de que me gustaba de una manera más allá que la sexual y la atracción física que habíamos experimentado hace una semana. Lo terminé de confirmar mientras ibamos hablando de diferentes temas muy variados durante le camino y me dedicaba a acariciar lentamente su mano. Estaba completamente distraída hablando con él y escuchando con atención todos los pequeños detalles que me iba a dando sobre él y su vida que apenas me di cuenta de cuando llegamos hasta la plaza donde ibamos a ver la película y él se encargó de aparcar. Miré como se bajaba antes que yo para abrirme la puerta y volvimos a unir nuestras manos en cuanto me bajé del coche antes de seguirlo hacia el interior de lugar. Me acerqué un poco más a su cuerpo al sentir como el aire frío nos golpeaba en cuanto las puertas de cristal se abrieron. Pues tengo que admitir que ha sido buena idea que trabajes como barman en un club nocturno. De lo contrario quizás no hubiera tenido la suerte de conocerte. Admití un poco sonrojada y sonriendo mientras acariciaba lentamente su brazo.

Escuché su propuesta de invitar a mis amigas para ir todos juntos a alguna de las playas disfrutando de una buena comida y seguramente de una buena compañía. La verdad es que tenía que admitir que a mí me bastaba con pasar el rato con él. Aproveché cuando subimos en las escaleras mecánicas para rodear su cuello con mis brazos y acariciar lentamente su nuca con mis dedos hasta que el cine apareció delante de nuestros ojos. Nos acercamos hasta la fila donde había poca gente, lo que era normal al tratarse de un día entre semana, y lo que me pareció como algo positivo ya que no tendríamos que esperar demasiado tiempo y también tendríamos un poco más de intimidad en la sala. Comencé a protestar un poco con Liam cuando se encargó de pagar las entradas para la película que elegimos y tampoco me dejó pagar ni las palomitas ni los refrescos que nos pedimos y lo miré cruzandome de brazos. No es justo que lo pagues todo tú Liam. Parece como si me estuviera aprovechando de ti y me da pena. Dije mientras lo ayudaba a llevar las cosas hasta la sala que nos habían indicado. Nos sentamos en las butacas del final ya que, a pesar de que la sala no estaba muy llena, queríamos tener cierta intimidad para nosotros. Agradecí cuando me dejó pasar primero para sentarme y en cuanto ambos estuvimos sentados, apoyé mi cabeza en su hombro y acaricié lentamente su mano, antes de coger un par de palomitas y llevarlas a mi boca.

La película estaba tan entretenida que no podía parar de reírme en alguna de las escenas, aunque después había otras muy aburridas en las que toda mi atención se desviaba a Liam y me atrevía a darle algún beso en la mejilla o en el cuello para después continuar mirando hacia la gran pantalla delante de nosotros. En uno de los momentos pude sentir la mirada de Liam sobre mí y la sonrisa se ensanchó en mi rostro antes de estirar un poco mi cuello para besar sus labios. En cuanto mis labios tocaron los suyos, la película dejó de interesarme y cerré los ojos disfrutando de sus labios y acariciando su mejilla lentamente. Delineé su labio inferior con mi lengua hasta que me dio acceso al interior de su boca. Coloqué una de mis manos en su nuca para poder acercarlo un poco más a mí hasta que sentí como mis pulmones necesitaban oxígeno y me separé, mordiendo suavemente su labio inferior para continuar viendo la película y llevando unas cuantas palomitas a mi boca con una enorme sonrisa. La película está muy bien. Y me gusta mucho el actor que hace del personaje principal. Susurré mientras intentaba disimular la sonrisa que se extendía por todo mi rostro.
avatar
Mensajes : 7362

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: And when I think about the way you touch my body

Mensaje por Arijp96 el Miér Mayo 03, 2017 1:23 pm


Nick Jonas
Miré con una sonrisa como su cuerpo se alejaba de mi coche y desaparecía en el interior del edificio antes de volver a arrancar mi coche y comenzar a manejar hacia mi casa con una enorme sonrisa en mi rostro. Estaba completamente seguro que después de la tarde que habíamos pasado juntos, había conseguido un gran avance para que ambos pudiéramos terminar en mi cama como tanto estaba deseando. Además había conocido una parte de ella que normalmente no podía ver, y seguramente casi nadie, debido a la gran cantidad de trabajo que tenía que manejar continuamente y entendía que estuviera tan estresada debido al tan poco tiempo que había tenido para preparar todo lo relacionado con nuestra fiesta. Tenia que admitir que estaba deseando de que aceptara mi propuesta de poder pasar un rato cenando los dos a solas sin el estrés de tener que estar trabajando o de yo tener algún entrenamiento así que sí, estaba deseando recibir algún tipo de respuesta por su parte y deseaba que esta fuera positiva para mi invitación. No tardé demasiado tiempo en llegar a casa y me di una ducha más larga de lo normal antes de ponerme algo cómodo para estar en casa y mirando algunas de las estrategias del entrenador de cara al próximo partido que teníamos durante el fin de semana. No pude evitar sonreír al recordar que ese día iría Adaimé a verme al partido por las entradas que le había dado.

Los días comenzaron a pasar cada vez más lentamente después del último partido que había tenido ya que me habían dado un golpe en una de las costillas y no podía hacer los entrenamiento completos, pero al menos el entrenador me estaba dejando entrenar con el equipo. Por otro lado no había recibido ningún tipo de respuesta por parte de Adaimé sobre mi invitación a cenar los dos juntos, aunque tampoco la quería presionar y seguir insistiendole por si estaba demasiado ocupada con todo lo relacionado con la fiesta del equipo y otros eventos que seguramente también estaba manejando su empresa. Me quedé mirando el teléfono una última vez esperando que eso sirviera para que esa chica se acordara de mí y aceptara ir a cenar conmigo antes de guardar el telefono en el casillero antes de salir al campo con el resto de mis compañeros para comenzar con el entrenamiento que teníamos ese día. Era el día en que más nos machacaban debido a que ya habíamos tenido un día de descanso para recuperarnos del último partido. Estuvimos más tiempo de lo normal en el entrenamiento antes de que todos nos arrastraramos completamente destrozados hasta la ducha de los vestuarios para darnos un buen baño y relajar los músculos para que después el fisioterapeuta revisara cada uno de nuestros músculos y nos diera un masaje a los que estabamos peor.

En cuanto estuve listo, cogí todas mis cosas y me fui hasta el aparcamiento para montar en mi coche. Antes de arrancar el coche, miré mi teléfono y recibí la sorpresa de que la pantalla me mostraba la notificación de que tenía un mensaje de voz, pero lo más sorprendente era que se trataba de Adaimé. Escuché el mensaje con mucha atención y la sonrisa comenzó a aparecer en mi rostro al darme cuenta de que estaba aceptando mi invitación a cenar y, joder, por supuesto que me venía perfecto cualquier día y hora para cenar con ella. Ya era suficiente que hubiera aceptado conmigo. En cuanto el mensaje se terminó, abrí una pestaña con su conversación y comencé a teclear. No sabes como me alegra que hayas aceptado la invitación. El jueves me parece un día perfecto, solo tienes que decirme el lugar para recogerte y la hora y allí estaré puntual. Escribí rápidamente antes de enviarlo y dejar el teléfono a un lado para comenzar a conducir hacia mi casa. Después de unos minutos llegué al edificio y fui incapaz de dejar de mirar el teléfono cada dos segundos mientras buscaba el mejor restaurante de la ciudad para poder hacer una reserva para nosotros dos solos.
avatar
Mensajes : 7362

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: And when I think about the way you touch my body

Mensaje por onedirection1 el Miér Mayo 03, 2017 10:58 pm


ADAIMÉ REYNOLDS;
Decir que estaba cansada era quedarme corta, había sido bastante agotador el día, y entre más se acercaba la fecha de la fiesta, más estresante era todo, era una suerte que Sam fuese autosuficiente, porque no podría estar moviéndolo de aquí para allá con sus entrenamientos y la escuela.

― Mamá, olvidaste tu celular en la cocina y tienes notificaciones― abrí uno de mis ojos al escuchar la voz de mi hijo, él ya llevaba su pijama y traía un sándwich en una de sus manos― ¿estás volviendo a comer Sam? ― se encogió de hombros y se acercó a mi cama, sentándose a mi lado― ¿te he despertado? ― asentí mientras un bostezo salía de mis labios― creo que has estado trabajando mucho, mamá― no pude evitar soltar una pequeña risita, era irónico que él dijera eso, después de todo, si no estuviese trabajando así de duro, probablemente no tendríamos para comer― acabará pronto, no te preocupes― extendí mi mano y él me pasó mi celular, tirando menuzas de su sándwich en la sábana― ¡Estás ensuciando mi cama! ¡Habrá cucarachas! ― con un gesto despreocupado, mi hijo sacudió un poco y me guiñó el ojo, dejándose caer a mi lado y mirando con atención la pantalla de mi celular, el cual, pegué a mi pecho para evitar que siguiera de fisgón― ¿se te perdió algo? ― negó y me besó la mejilla― descansa mamá, recuerda que mañana debes de llevarme al colegio― se levantó de la cama mientras otro bostezo escapaba de mi boca― hasta mañana Sam, te amo― me regaló una de esas sonrisas que estaba segura derretía más de un corazón en su colegio, aunque él nunca me había mencionado la existencia de alguna chica, ni nada― yo también te amo, ma.

Después de que Sam salió de la habitación, retiré la mirada de la puerta cerrada y la dirigí a mi celular, en efecto, tenía unas cuantas notificaciones, por suerte, ninguna trataba sobre alguna complicación de la fiesta, que sería el próximo sábado, me sentía bastante ansiosa y emocionada por ello. Llegué a la última notificación, tenía ya un par de horas de estar ahí y algo dentro de mí se movió al ver de quién se trataba, ¿qué pasaba conmigo? Era solo un hombre… alto, fuerte y muy atractivo. Alejé aquellos pensamientos y abrí el mensaje. “Sunset Strip #8324 a las 7 p.m., nos vemos hasta entonces.” Le escribí de vuelta una vez que leí su mensaje, dudando unos pocos segundos antes de pulsar la tecla de enviar.

Con gran pesar me levanté de la cama al percatarme que seguía con ropa de oficina, me deshice de la falda y la camisa de algodón y lo cambié por un albornoz de seda, me lavé el rostro para quitarme el maquillaje y volví a la cama, no sin antes poner la alarma en mi celular y caer rendida a los brazos de Morfeo.



― ¡Sam! ― había perdido la cuenta de cuántas veces había llamado a mi hijo para que se despertara, pero él parecía no escucharme y es que tenía el sueño verdaderamente pesadísimo. Me acerqué para moverlo y al fin emitió un sonido, de queja, pero sonido, al fin y al cabo. Se removió y sus ojos azules se abrieron con cierto pesar― anda o llegaremos tarde― dijo algo que sonó como un “ya voy”, pero no estaba segura, así que asentí y me levanté, aun necesitaba terminar de prepararme y de hacerle su lunch. Si, seguía haciéndole lunch a mi hijo, pero a él le convenía porque ahorraba parte del dinero.

Salí de su habitación y me fui a la mía para terminar con mi maquillaje, y una vez que estuve lista, tomé las zapatillas y mi bolso, dejando ambos en la sala. Me asomé a la habitación de Sam y la regadera ya se escuchaba, por lo que deduje que ya se estaba bañando. Tenía que estarlo checando, porque más de una vez se había despertado y vuelto a dormir en cuanto yo salía de mi habitación, de hecho, me recordaba a mi hermano menor, Edward, mi mamá siempre tenía que andarlo arreando de aquí para allá para despertarlo.

Hice dos lunchs, el mío y el de Sam, el de él tenía dos tortas con pechuga asada, un jugo y para mí, una ensalada y otro jugo.

― ¡Ya es hora, Sam! ― grité desde la sala mientras me ponía las zapatillas― ¡Ya voy! ― me gritó de vuelta y salió de su habitación con su camisa de los Patriots, su sudadera del equipo colegial y una gorra echada hacia atrás. Él se parecía demasiado a su padre, y más así vestido― pasaré por ti a la salida, hoy recogeré tus calificaciones, así que, si veo que son buenas, puede que te dé una sorpresa― porque sí, aun no le entregaba los boletos para el partido que tendrían los Patriots a la siguiente semana, seguro se volvería loco.
avatar
Mensajes : 1038

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: And when I think about the way you touch my body

Mensaje por onedirection1 el Sáb Mayo 06, 2017 6:53 pm


LIAM PAYNE;
Ignoré completamente sus protestas de “no es justo que tú pagues todo”, ciertamente, no tenía problema alguno en pagar, tampoco era como si me estuviese gastando un dineral y definitivamente valía la pena cada dólar pagado―. No tienes nada de qué avergonzarte, estás exagerando― bromee, tirando un poco de ella para besar su mejilla, lo que solo duró un instante porque el chico que nos estaba atendiendo en dulcería, nos pasó las palomitas y el refresco. Nos encaminamos hacia un corredor y entregamos nuestros tickets, la muchacha que estaba ahí nos indicó el pasillo de nuestra sala, así que nos dirigimos hacia ahí.

Como era de esperarse, no había mucha gente, de hecho, podría contarlas con mis manos, pero llevaba las palomitas y no podía permitir que se me cayeran. Nos dirigimos hacia la última fila, donde le cedí el paso y dejé que Ari eligiera los lugares para sentarnos. Ambos nos acomodamos y la castaña recostó su cabeza en mi hombro, lo cual me hizo sonreír.

La película estaba bien, era cómica y, además, me gustaba escuchar a risa de Ari, aunque mis partes favoritas era cuando espontáneamente, la castaña se giraba y me daba un beso en lugares al azar. La última vez que lo hice, no pude evitar quedarme ido observándola con una pequeña sonrisa, hasta que ella se percató de ello y se giró correspondiéndome la sonrisa, antes de juntar sus labios con los míos. Inició con un pequeño roce que poco a poco se encargó de intensificar, y yo le permití hacer de mi boca lo que ella quisiera. Sabía un poco a palomitas y soda, pero no me quejaba en lo absoluto― ¿Ah sí? Estoy seguro que te gusto más yo ― la escuché soltar una risita y sonreí al instante, mientras pasaba uno de mis brazos alrededor de sus hombros, y así, atraerla un poco más hacia mi cuerpo.

Después de nuestro beso, la película quedó en absoluto segundo plano para mí, ella captó por completo mi atención. Estudié cada uno de sus movimientos, incluso la forma en la que sus largas pestañas acariciaban los pómulos de sus mejillas al cerrarse. Qué horror, si alguno de mis amigos escuchaba alguno de mis pensamientos, lo primero que me dirían sería “marica”, ya podía imaginármelos jodiéndome con la castaña de ojos azules. Me incliné hacia adelante y escondí mi rostro en el hueco de su cuello, con mucha precaución de que con mi cuerpo no le llegara a las palomitas ni al vaso de refresco, que estaba en el reposa vasos. La sentí dar un saltito en su lugar y la piel de su cuello se erizó― uy, tranquila― me reí roncamente y comencé a dejarle un par de besos por esa zona. Podía apostar lo que fuera a que ella estaba pretendiendo prestarle atención a la película, aunque todos sus sentidos estaban muy al pendiente de lo que mi boca estaba haciendo. Mi mano se posó sobre su muslo, pero simplemente la dejé ahí, regalándole unas pequeñas caricias circulares con mi pulgar. No estaban de más unas cuantas caricias, pero no llevaría las cosas más allá, tenía muy presente que a pesar de que la sala estaba casi vacía y las luces tenues, no iba a rebajarme o a ella, el hacer cosas “indebidas” en el cine, ya no éramos unos adolescentes, ambos ya habíamos pasado la edad de hacer travesuras en las salas del cine.

Me separé un poco de ella solo para ver sus mejillas sonrojadas, aunque Ari seguía muy en su papel de ver la película― ¿tan entretenida está la película que ni caso me haces? ― susurré besando su mejilla― vas a herir mi orgullo masculino y voy a creer que sí prefieres al actor de la película― mordí el lóbulo de su oreja y me separé riendo, prestando atención, o intentando, a la película― tienes razón, los actores… la actriz principal es bastante atractiva, podría ser mi tipo… podría― la miré de reojo y ella rodó los ojos, aunque, también podría echarse a reír en cualquier momento.

Ambos nos miramos y sonreímos, antes de juntar nuestros labios en un tranquilo beso que ambos disfrutamos.
avatar
Mensajes : 1038

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: And when I think about the way you touch my body

Mensaje por Arijp96 el Dom Mayo 07, 2017 5:53 am


Ari Beckett
Una pequeña risita se escapó de mis labios en cuanto escuché el comentario de Liam sobre que él me gustaba mucho más que el actor. Seguro que no era capaz de entender cuanto me gustaba, más allá del atractivo físico que había entre nosotros. Por lo poco que lo conocía, sabía que era un chico divertido, simpático, trabajador, muy caballeroso y me lo pasaba en grande cada vez que estaba cerca de él, como en este momento. Estaba completamente sumida en mis pensamientos mientras miraba a la pantalla que no pude evitar sobresaltarme cuando sentí la respiración de Liam en mi cuello. Mi respiración se quedó atascada en mi pecho cuando comencé a sentir los besos que estaba dejando sobre la piel de mi cuello y la temperatura de mi cuerpo ascendió en cuanto su mano se posó en mi pierna y sentí las suaves caricias que estaba repartiendo en esa zona. Cerré los ojos disfrutando de sus caricias durante un segundo antes de seguir con mi misión de fingir que estaba viendo la película. Ni siquiera sabía lo que estaban diciendo en este momento.

Las caricias y los besos de Liam duraron mucho menos de lo que hubiera deseado pero lo suficiente para sentir como mis mejillas se sonrojaban y estaba segura de que estaban ardiendo solo por el deseo que estaba corriendo por mi cuerpo en este momento. Tuve que hacer un esfuerzo para no reírme cuando dijo lo del orgullo masculino y después rodé los ojos cuando habló sobre la actriz de la película. Bueno...si tu tipo son las chicas operadas y de silicona, no sé que hago yo aquí. Demasiado natural para tus gustos. Dije intentando no sonar demasiado celosa antes de mirarlo y sonreír para volver a besar sus labios suavemente antes de acercarme un poco más a él para continuar con la película.

Estuvimos en esa misma postura, regalandonos algún beso suave y algunas caricias hasta que la película terminó y salimos dandonos la mano mientras me encargaba de protestar por el final de la película. Es que no lo entiendo. ¿Cómo se le ocurre enamorarla de esa manera para después dejarla? Y lo peor es esa excusa de que lo ha hecho por su bien. Protesté mientras salíamos del cine hasta que me fijé en que Liam se estaba riendo por mi espectáculo y comencé a reírme yo también antes de rodear su cuello con mis brazos y abrazarlo escondiendo mi rostro en su cuello. Me encantaba la manera en la que sus brazos me rodeaban y sus manos se paseaban por mi piel desnuda. Me lo estoy pasando en grande. Ha sido una buena película a pesar de ese final, pero sin duda la compañía ha ganado por mil. Aunque él prefiera a una chica operada. Dije riendo mientras me separaba de él y le daba la mano para comenzar a caminar por la plaza. Las chicas y yo todavía no habíamos venido hasta aquí y estaba contenta de poder conocer el lugar con Liam.

Mientras ibamos paseando pude notar como varias chicas intentaban coquetear con él y sentí un calor recorrerme el cuerpo entero por lo que acabé soltando su mano y me crucé de brazos. Sí, estaba celosa. Sí, estaba molesta ante el hecho de que otras fueran capaces de coquetear con él mientras yo estaba agarrada de su mano. ¿Es qué no tenía ojos en la cara? Sabía que él no tenía culpa a parte de ser tan guapo pero sabía que como siguiera soportando algo así le haría un escándalo a cualquiera de ellas.

¿Vamos a tomar algo? Tengo sed. Pregunté después de un rato caminando y empecé a caminar hacia la primera cafetería que vi. Necesitaba calmar de alguna manera estos celos que estaba sintiendo porque Liam y yo no eramos absolutamente nada aparte de lo que había pasado entre nosotros cuando nos conocimos. Pero me gustaba, joder, me gustaba muchísimo. Me senté en la primera mesa que encontré libre y cogí la carta para distraerme leyendo mientras nos venían a atender. ¿Qué quieres tomar? Todo tiene muy buena pinta y no sé que podría elegir. Comencé a hablar más rápido de lo normal pasando la mano por mi pelo.
avatar
Mensajes : 7362

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: And when I think about the way you touch my body

Mensaje por Arijp96 el Dom Mayo 07, 2017 6:25 am


Nick Jonas
Estaba esperando completamente ansioso a una respuesta por parte de Adaimé mientras intentaba poner mi atención en prepararme algo decente de comer. Los entrenamientos como el de hoy me dejaban realmente hambriento, como si llevara semana sin comer absolutamente nada. En cuanto sentí que mi teléfono me avisaba de una nueva notificación, solté todo lo que tenía en la mano antes de acercarme corriendo y mirar la pantalla del aparato. Sonreí en cuanto vi su respuesta. Tan seca y profesional como siempre, pero esperaba que una sonrisa hubiera aparecido en su rostro en el momento que vio que había aceptado el jueves como el día para salir. Normalmente no estaba emocionado con una salida con una chica, puesto que normalmente solo tenía que guiñar un ojo para que cualquiera acabara esa noche en mi cama, pero cualquiera era capaz de ver que Adaimé era totalmente diferente a otra chica con la que haya podido tener algo. Con ella parecía que tenía que tomar un camino más lento para llegar a mi objetivo final: tenerla en mi cama, debajo de mí, gritando mi nombre.

No quería sonar demasiado chulo pero estaba completamente seguro de que cuando ese día llegara, la iba a hacer gritar demasiado y no podía esperar a que ese momento sucediera. Dejé el teléfono a un lado y fui a continuar con mi cena mientras sonreía y escuchaba los diálogos de la serie que estaban echando en el canal de la televisión que había dejado puesto. Ni siquiera estaba muy seguro sobre que iba la serie pero me había parecía interesante en el momento en que la puse. Ahora lo único interesante eran las imágenes indecentes que se iban formando en mi cabeza ante la idea de cenar, y quizás algo más, con esa chica. Era el mayor reto de mi vida y también tenía curiosidad por saber más de ella, normalmente solo nos desenvolviamos en un ambiente de trabajo y muy profesional, era como si quisiera mantener cada detalle de su vida privada bajo secreto. Y sería yo el encargado de abrir esa caja de secretos que era su cabeza. Me moría de la curiosidad por saber más y más de una chica como ella. Dudaba que el ritmo de vida que llevaba, siempre de un lado para otro, fuera únicamente por el trabajo. ¿Estaría casada? Sí, era demasiado joven para eso pero quizás había cometido alguna locura y se había casado con un hombre que, a día de hoy, no la completaba del todo. O quizás se encargaba de cuidar a algún familiar enfermo. No tenía ni la más mínima idea pero estaba seguro de que la cena el jueves me ayudaría a averiguar mucho más.

....

Me desperté al escuchar el sonido de mi despertador avisando de que ya era hora de levantarme y de prepararme para ir al entrenamiento. Normalmente tenía gran parte de la mañana libre para cualquier cosa que quisiera, pero el entrenador había decidido convocar ese entrenamiento por la mañana, por lo que tendría la tarde completamente libre. Me levanté y vi la televisión encendida por lo que supuse que me había quedado dormido viendola y suspiré apagandola antes de levantarme e ir a darme una ducha. Después de unos minutos salí y me acerqué a buscar la ropa cuando vi mi teléfono y sonreí cogiendolo. Abrí la conversación y comencé a escribir un texto. Buenos días preciosa, espero que tengas un buen día. Escribí y le envié antes de seguir con mi rutina para vestirme y prepararme algo decente de desayunar, tendría que preparar algo más elaborado que normalmente porque lo iba a necesitar para el entrenamiento.

Después de una hora ya estaba aparcando en el estadio y me dirigí hasta el vestuario del equipo después de saludar a varios de seguridad y firmar algunos autografos a los fans que estaban allí esperando. Incluso me saqué fotos con alguno de ellos hasta que se me echó el tiempo encima y tuve que ir casi corriendo al vestuario. Me cambié con los chicos mientras hacíamos planes para tomar algo esta tarde y quizás irnos de fiesta un rato hasta que estuvimos completamente listos y salimos al campo. Estabamos concentrados en las indicaciones y los ejercicios que nos estaba dando el entrenador hasta que me mandó a llamar y me acerqué a él con la respiración agitada mientras escuchaba los últimos detalles de la estrategia para el partido. Sinceramente, creo que es mejor que Smith juegue en el lado derecho, me hace los mejores pases desde ese lado mientras que Steven se desenvuelve mejor en la parte trasera. Comenté con él mirando su libreta de jugadas.
avatar
Mensajes : 7362

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: And when I think about the way you touch my body

Mensaje por onedirection1 el Dom Mayo 14, 2017 9:36 pm


ADAIMÉ REYNOLDS;
Mientras iba de camino a dejar a Sam, mi celular sonó y aproveché que me había detenido porque el semáforo estaba en rojo, así que lo agarré del hueco que había debajo del estéreo. Una risita salió de mis labios, ¿Nick Jonas mandándome un mensaje de buenos días? Primero me invitaba a tomar un café, luego a cenar y luego me enviaba mensajes de buenos días. Vaya, ¿qué estaba sucediendo aquí? miro a mi hijo de reojo y no puedo evitar rodar los ojos con diversión, estaba segura que si le contaba quién me había mandado un mensaje, él se emocionaría más que… un segundo, ¿me emocionaba que Nick Jonas me enviase un mensaje? No estaba segura de ello. Nunca me había involucrado con un cliente, y aunque el castaño no me hubiese contratado, si estaba involucrado indirectamente, después de todo, era la estrella del equipo.

Volví a dejar el celular en su lugar, ya que no quería repetir la experiencia de hace unas pocas semanas, en las que un señor de tránsito me puso una multa cuando iba saliendo, literalmente, del estacionamiento del centro comercial, recién había tomado el celular para atender el llamado de Camil, cuando escuché la bendita sirena, decir que estaba molesta era poco, aunque claro, es infracción ir usando el celular mientras conducías, pero ¡iba saliendo del estacionamiento! No había sido nada barata la multa, pero era eso o tener confiscada mi permiso de conducir y con todo el ajetreo de aquí y allá, me era muy necesario y no podía permitirme quedarme sin él.

Estacioné enfrente del colegio de Sam y él se acercó para darme un beso en la mejilla― que tengas un buen día cariño, te amo― me guiñó el ojo como todo un galán, haciéndome reír y negar con la cabeza al mismo tiempo― yo también ma, nos vemos en la salida― abrió la puerta del auto y bajó, no sin antes volver a despedirse agitando la mano. Yo no arranqué hasta que lo vi encaminarse hacia la entrada. Llevaba su chaqueta del equipo de su instituto, al igual que otros sus compañeros, y pude percibir como varios de esos se acercaban a él y lo empujaban amistosamente, mi hijo se los regresó riendo y chocaron sus palmas, como si no se hubiesen visto ayer en el entrenamiento. También me percaté de un par de niñas por allí que se les quedaba mirando. Sam nunca me había presentado a una chica como su novia, y ya era un adolescente, prefería pensar que era porque estaba muy ocupado pensando en futbol que, saliendo con chicas a escondidas, por otro lado, me preocupaba que estuviese haciendo cosas y no tuviese la confianza de decírmelas.



Tan pronto como llegué al edificio de la empresa, Camil me asaltó, literalmente, para que le contara absolutamente todo― ¿y entonces? ― enarqué mis cejas con diversión, mientras ella me miraba expectante e impaciente― ¿entonces qué? ― rodó los ojos y me siguió hasta mi oficina, cerrando la puerta tras de ella― oh, no te hagas… sabes muy bien de qué te estoy hablando― se dejó caer en la silla frente a mí, yo dejé mi bolsa en el gancho que estaba ahí a un lado de mi silla, luego me senté en la misma― vale, vale… te contaré― el gesto gruñón desapareció de su rostro y dio unas palmaditas emocionada como una adolescente, lo cual, definitivamente ya no era, y yo tampoco― me contestó que estaba muy contento de que hubiese aceptado― detuve mis palabras solo para hacerla de emoción, y ella se desesperó al instante― ¡Ada! No me hagas esto― me reí negando― pues solo me pidió la dirección y la hora― me encogí de hombros, Camil pareció decepcionada, no sabía qué estaba espera que él me dijera― oh vaya― un puchero apareció en sus labios color carmín― aunque… ésta mañana me mandó un mensaje de buenos días― los ojos de Camil brillaron, como si aquello fuese una súper noticia― ¿y qué le contestaste? ― me encogí de hombros― pues nada― le resté importancia, mi amiga comenzó a reír― ¿estás intentando hacerte del rogar? ― carcajee sin poder evitarlo― qué cosas dices, simplemente no sabía que ponerle― ella me miró mal, como si no me creyera― oh vamos, no me mires así, es en serio… además, es solo una cita, no es como si me estuviese confesando su amor eterno, apenas nos conocemos de un mes y pocas semanas, y no tengo tanto tiempo para hacer el tonto con Nick… o cualquier otro hombre, solo acepté salir con él porque estuviste molestándome eternamente desde que te lo mencioné― Camil rodó los ojos y se puso de pie― ¿cuántos años piensas que tienes? ¿50? Exageras Adaimé y lo sabes, el hecho de que el padre de Sam te abandonara y que lo hayas tenido desde muy joven, no significa que tengas que repeler a todos los hombres que se intentan acercar a ti, tampoco te estoy diciendo que te cases con Nick, solo necesitas pasarla bien, eres joven y no entiendo por qué te retienes tanto, eres hermosa e inteligente, de vez en cuando te mereces pensar en ti antes que en Sam o la empresa, nada se caerá porque lo hagas un día― caminó hasta la puerta, aunque, después de abrirla se detuvo― piensa en ello, cariño, soy tu mejor amiga y te lo digo porque te quiero― me dedicó una sonrisa antes de salir.

Y lo pensé, vaya que sí.
avatar
Mensajes : 1038

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: And when I think about the way you touch my body

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 5 de 12. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6 ... 10, 11, 12  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.