Últimos temas
» ethereal.
Hoy a las 5:52 pm por lalisa

» ✽kokobop.
Hoy a las 5:45 pm por hobi

» you exist inside the darkness.
Hoy a las 5:36 pm por lalisa

» you got the best of me
Hoy a las 5:20 pm por trashking

» partner in crime—♥
Hoy a las 4:34 pm por Mangata_

» 恋してる ♡
Hoy a las 3:58 pm por lalisa

» ...evernιgнт~
Hoy a las 3:41 pm por bultaoreune

» the habit of calling you.
Hoy a las 3:24 pm por lalisa

» Mi verdadero hogar está en tus brazos
Hoy a las 1:22 pm por Arijp96

Afiliados del Foro
Afiliados hermanos 0/5
Directorios y Recursos
Afiliados Elite 0/44

And when I think about the way you touch my body

Página 6 de 12. Precedente  1, 2, 3 ... 5, 6, 7 ... 10, 11, 12  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: And when I think about the way you touch my body

Mensaje por onedirection1 el Lun Mayo 22, 2017 4:36 am


LIAM PAYNE;
La película estuvo bastante bien… bueno, lo que pude ver a pedazos, ya que estuve más entretenido en lo que hacía o dejaba de hacer Ari, era bastante interesante ver como su nariz se arrugaba cuando se enfadaba, no literalmente, con la escena ante sus ojos. Obviamente ella no quedó conforme con el final, porque no era el típico final feliz y el personaje masculino, terminaba dejando a la protagonista―. Pero él no era un buen prospecto de cualquier forma, él intentó cambiar por ella, pero se estaba perdiendo a sí mismo y si seguían juntos, podría causarle más daño― me encogí de hombros restándole importancia, aunque ella no parecía conforme de cualquier forma y siguió quejándose, aunque, en vez de fastidiarme, solo me dio risa y solté un par de carcajadas que consiguieron llamar su atención.

Ari se acercó a mí y me rodeó el cuello con sus brazos, provocando que yo rodeara su cintura con los míos, proporcionándole unas cortas caricias― me alegra que te la estés pasando bien, ese era el propósito― me separé un poco y le sonreí― ¿en serio sus pechos eran de silicón? Yo los veía bastante reales― bromee y ambos carcajeamos. Ella terminó de separarse, aunque, en automático nuestras manos se buscaron y comenzamos a caminar por toda la plaza, con una tranquilidad bastante agradable. Lo bueno de que fuese un día entre semana, era que casi no había personas a los alrededores, así que se podía caminar pacíficamente sin ningún problema, luego la aglomeración de personas hacía un tanto claustrofóbica la plaza, y sí, lo decía yo, un tipo que está acostumbrado a las multitudes por el bar, pero era muy diferente querer venir a una plaza a caminar, mirar un par de tiendas con tranquilidad, que ir a un bar para bailar, escuchar música y beber, en mi caso, servir bebidas. Pero el punto de todo esto era que me la estaba pasando bien con Ari, y que ella también estaba disfrutando de mi compañía, o al menos, eso creía, porque de buenas a primeras, se soltó de mi mano como si tuviese sarna o algo por el estilo, apresuró el paso con los brazos cruzados y conmigo detrás de ella, con el ceño fruncido.

Avanzamos un buen tramo de esa forma, lo peor de todo era que ni siquiera sabía por qué se había comenzado a comportar de esa forma tan extraña― pues...― ni siquiera me dejó contestar, cuando ella ya estaba entrando a una de las cafeterías más próximas. Un suspiro salió de mis labios y entré también, siguiéndola hasta la mesa en donde ya se encontraba sentada― ¿Ari? ― le llamé, pero ella siguió observando la carta― Ari, bonita…― sus ojos se levantaron por unos instantes, por lo que aproveché a estirar mi mano y colocarla sobre la suya― ¿qué tienes? Creí que la estábamos pasando bien… mira, si te molestó lo de la actriz, sabes que era broma, ¿no? Pero si te molestan, pues puedo dejar de hacerlas― la miré expectante, pero cuando iba a hablar, fue cuando la mesera se acercó a nosotros― ¡Liam! ― gritó y literalmente, se tiró sobre mí para abrazarme, sacándome completamente de onda, hasta que se separó y la reconocí― ¿Cheryl? ¿Qué estás haciendo aquí? ― ella rió y acomodó un mechón de su cabello detrás de su oreja― es mi trabajo de verano, vine a visitar a mi abuela y Spencer lo consiguió para mí― sonreí y asentí― eso es genial, ¿has visto a los chicos? ― ella hizo un puchero y negó, fue cuando fijé la mirada en Ari, ella se veía nuevamente bastante concentrada en la carta― Cher, ella es Ari, Ari… ella es Cher, una vieja amiga― la castaña saludó a la otra castaña y yo me sentí un poco incómodo, si Ari estaba antipática antes de entrar, ahora se veía aún más seria, ¿esto tenía algo que ver con Cheryl? Carraspee para volver a atraer la atención de Cheryl y ella me sonrió ampliamente― yo quiero una soda de Cola por favor― la castaña anotó mi pedido en la pequeña libretita y después de haber anotado también lo de Ari, se retiró, prometiendo que en nada nos traería nuestros pedidos.

Miré con atención a Ari y enarqué mis cejas― ¿ahora sí piensas decirme qué es lo que sucede? ― cuestioné una vez más, con la esperanza de que se abriera, quería que me tuviera la confianza, tal cual como me había entregado su cuerpo, que también lo hiciera con sus palabras.
avatar
Mensajes : 1038

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: And when I think about the way you touch my body

Mensaje por Arijp96 el Lun Mayo 22, 2017 11:16 am


Ari Beckett
Sabía que seguramente estaba siendo una imbécil por sentir estos celos con Liam, pero simplemente no podía pensar en Liam tocando a otra como me tocaba a mí, besándola como lo hacía conmigo o cualquier cosa. Me quedé mirando a Liam cuando llamó mi atención y me sentí mal cuando lo vi disculparse por sus bromas. Él no tenía la culpa de nada de lo que estaba pasando por mi estúpida cabeza. Abrí la boca para explicarle que él no tenía ningún tipo de culpa en esto y me inventaría algún tipo de excusa, pero nos vimos interrumpidos por una chica castaña que llamó su atención y rápidamente se tiró en sus brazos. él parecía igual de confundido que yo hasta que se separaron y la miró. Fui incapaz de apartar mis ojos de ellos, notando como la chica lo miraba y jugaba con su pelo de la misma manera que yo lo había hecho la noche que nos conocimos. Y eso hizo que la situación no mejorara en absoluto para mí. Estaba mucho más incómoda en esa situación sabiendo la probabilidad que había de que ellos hubieran tenido algo como la extraña relación que teníamos Liam y yo. El castaño recordó mi presencia y nos presentó pero simplemente estiré la mano para darsela en modo de saludo antes de volver a poner toda mi atención en la carta mientras ellos seguían hablando. Podía sentir un nudo en mi estómago y la urgente necesidad de volver a casa. Levanté la vista de la carta cuando esperaron por mi pedido. Yo...voy a tomar un té verde. Dije cerrando la carta antes de mirar a otro lado jugando con mis manos para controlar los nervios que estaban corriendo por mi cuerpo.

Me quedé así hasta que Liam se volvió a encargar de llamar mi atención y suspiré mirando a la mesa y pasando mis manos por allí. Solo...me duele el estómago. Creo que no me sentaron bien las palomitas y la soda del cine. No te preocupes, me gustan tus bromas, aunque sean con chicas de silicona.Dije ofreciéndole una sonrisa de lado aunque no era una sonrisa sincera. Era incapaz de fingir una sonrisa en este momento y solo quería esconderme en mi casa y pensar en lo que estaba pasando por mi cabeza y con todo lo relacionado con Liam. Yo nunca había sido una chica celosa, jamás, pero Liam tenía la capacidad de despertar esas cosas en mí y no sabía como enfrentarme a eso y ver lo bien que se llevaba con esa chica no me ayudaba en absoluto. Después de unos minutos vimos a la tal Cher llegar con lo que habíamos pedido y como le dedicaba una sonrisa a Liam, por lo que aparté la mirada rápidamente. Se lo estaba comiendo con los ojos y no quería ser testigo de eso. Puse toda la atención posible para atender a lo que me iba contando Liam y asentí e hice varios comentarios mientras lo recorría con mis ojos. Entendía tan bien porque todas las chicas se fijaban en él y querían estar entre sus brazos. Yo ya había estado y repetiría ese momento cada segundo de mi vida.

Estuvimos un rato más hablando hasta que saqué mi cartera para pagar lo que habíamos pedido, dejando el dinero sobre la mesa y mirando a Liam. Yo...espero que no te enfades, pero no me siento muy bien Liam. Creo que me voy a casa. Entiendo si te quieres quedar un poco más, puedo pillarme un taxi. Dije mirándolo y mordiendo mi labio inferior antes de escuchar como se negaba a que me marchara sola y diciendo que él mismo me llevaría hasta casa. Asentí y lo seguí después de que se despidiera de su hermana y caminamos hasta donde habíamos estacionado el coche. Agradecí cuando me abrió la puerta del coche y me monté colocandome el cinturón de seguridad mientras esperaba por él. Poco a poco sentí como el nudo en mi estómago se hacía más intenso y respiré hondo esperando que así se marchara o no tuviera esta sensación de que en cualquier momento me iba a poner a llorar. Parecía una niña estúpida y eso me daba mucha más rabia.
avatar
Mensajes : 7378

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: And when I think about the way you touch my body

Mensaje por Arijp96 el Lun Mayo 22, 2017 11:49 am


Nick Jonas
Estuve unos minutos más discutiendo algunas estrategias con el entrenador antes de volver al entrenamiento con los demás siguiendo algunas indicaciones del entrenador y dando yo algunas de cara al partido de ese fin de semana. Normalmente siempre estaba emocionado con un partido, peor esta vez la emoción era mayor porque era el partido al que iba a acudir Adaimé y la persona a la que decidiera invitar e iba a estar más atento que nunca. E incluso jugaría mejor que nunca en toda mi vida para que fuera consciente de por qué era el capitán del equipo. Vamos chicos! Este partido debe de ser nuestro! No podemos confiarnos. Ordené dando palmadas para motivar un poco más a mis compañeros y a mí mismo y reí cuando Jack y Ric comenzarona hacer bromas de mi actitud y les enseñé el dedo del medio. Estuvimos por lo menos una hora más de entrenamiento hasta que finalizamos y estiramos nuestros músculos para evitar lesiones antes de irnos hasta el vestuario. Tendría que haber ido directo a la ducha pero no pude evitar ir hasta mi casillero para mirar mi móvil.

Me llevé una decepción al ver que tenía ningún tipo de respuesta por parte de Adaimé. Suspiré antes de ir a la ducha con los demás y habñe con Ric de algunas posiciones que habíamos hablado el entrenador y yo para el partido. A pesar de que yo era el capitán, me gustaba escuchar la opinión de todos los compañeros porque sabía que había posiciones en las que estaban más cómodos o yo mismo sabía en que puestos jugaban mucho mejor y eso era un aspecto a favor para que cada fin de semana pudieramos ganar los partidos a los que teníamos que enfrentar.

Después de un rato más hablando mientras nos secabamos y nos poníamos la ropa limpia aclaramos donde nos íbamos a ver esa noche para tomar unos tragos. Además comentamos cuales iban a ser nuestros planes para el resto del día y la verdad es que no estaba muy seguro de lo que iba a hacer durante el resto del día, seguramente primero iría a hacer la compra puesto que mi nevera y la despensa se estaba quedando vacía y tenía que alimentarme. En cuanto estuve listo me despedí de los chicos para irme hasta el estacionamiento y nada más entrar en el coche, puse música sintiendome mucho más relajado pero preguntandome por qué Ada no había contestado mi mensaje. Sabía que era una chica ocupada y seguramente estaría trabajando pero esperaba un icono, una sonrisa o algo y no había recibido nada. Negué con la cabeza mientras comenzaba a conducir por las calles hasta que me desvié para ir al mercado que quedaba más cerca de aquí.

Estacioné en el primer lugar que encontré libre y en cuanto me bajé del coche sentí varias miradas sobre mí antes de que algunos fans se acercaran para pedir una foto. Puse mi mejor sonrisa para cada una de las fotos y firmé algunos autografos antes de despedirme para entrar en el local y coger un carro antes de adentrarme en los pasillos del supermercado, cogiendo todo lo que necesitaba para cocinar y comer algo decente. También metí algunas golosinas y fritos para los días en que estaba toda la tarde viendo alguna serie. Estuve unos cuantos minutos más hasta que fui a la caja y pagué todo lo que había comprado antes de despedirme de la cajera con una sonrisa. Mi sorpresa llegó cuando al salir del edificio con las bolsas me encontré de enfrente con una chica que conocía y que me había tenido toda la mañana esperando por algún tipo de respuesta de su parte. ¿Adaimé?¿Qué haces tu por aquí? Pregunté mientras me acercaba a mi auto para guardar todas las bolsas.
avatar
Mensajes : 7378

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: And when I think about the way you touch my body

Mensaje por onedirection1 el Vie Mayo 26, 2017 4:58 am


ADAIMÉ REYNOLDS;
Solté una pequeña risita al escuchar la pregunta de Nick― Bueno, es un supermercado y creo que las personas normales compran la despensa del hogar en estos lugares, ¿o me equivoco? ― respondí con cierto tono de diversión― tú también lo haces― me recargué en su auto mientras él guardaba sus cosas. El auto estaba bastante limpio, para ser de un hombre, por lo que no tuve que preocuparme de que mi traje se ensuciara. Sus brazos se tensaban de forma atractiva cada vez que colocaba las bolsas dentro del auto, podía pasarme lo que quedaba del día, que era bastante, para poder admirarlo, pero eso sería muy psicópata y todavía tenía que pasar a recoger a mi hijo, así que no era una idea muy factible, por lo que decidí que era momento de hacer lo que tenía que… ya tendría tiempo de admirarlo cuando fuéramos a cenar― bueno, realmente tengo que irme, vine literal en el único hueco que he tenido hasta ahora― obviamente no iba a decirle que parte de esas ocupadas horas también eran gracias a él, después de la charla que había tenido con Camil, no había parado de darle vueltas al asunto, distrayéndome a cada momento y sin poder concentrarme en nada, de hecho, ello fue lo que me retrasó en todas las actividades, porque estaba haciendo algo y de repente, el castaño se colaba en mi mente. Eso no era usual en mí y me preocupaba, no buscaba una relación y mucho menos con Nick Jonas, tenía un hijo, y aunque lo había visto con sus fans, era muy diferente a estar con alguien que tiene un hijo rebelde de 16 años, por otro lado, Sam idolatraba a Nick, aunque no por eso significaba que lo iba a aceptar, y ya estaba especulando otra vez sobre cosas inciertas y totalmente improbables.

Masajee mis sienes y me acerqué a él para darle un beso en la mejilla, puede que me haya aprovechado un poco y mi mano se pusiera sobre su pectoral, el cual se sentía bastante… bien― me alegra haberte visto Nick, que tengas una buena tarde― me separé y comencé a caminar, pero detuve mis pasos en cuanto recordé algo― por cierto, lamento mucho no haber contestado tu mensaje de ésta mañana, he estado atareada y bastante distraída, pero gracias… fue bastante considerado de tu parte desearme un buen día― y decirme preciosa, justo cuando se tiene el autoestima por los suelos― bien, nos vemos el jueves― le guiñé el ojo y me giré para continuar con mi camino. Literal, tenía que correr para llegar a tiempo por Sam, sino, se pondría histérico, lo conocía y nuestros tiempos eran saturados. Cuando iba a comer a la casa, literal, solo llegaba a calentar lo que le había dejado hecho, terminaba, se cambiaba y volvía a salir para ir a su entrenamiento. Si había algo que él se tomara muy en serio, eran sus entrenamientos.

Entré al supermercado sintiendo mi corazón latir más rápido de lo usual, y sabía que aquello se debía al quarterback de Los Patriots.



― ¿Ya puedo abrir los ojos, mamá? ― rodeé los ojos con diversión y negué, tontamente, con la cabeza. Sí, estaba claro que, al tener los ojos cerrados, Sam no podía verme― ¿puedes dejar de ser tan desesperado? Apenas acabas de cerrarlos― bufó y podía asegurar que estaba rodando los ojos, si, incluso con los ojos cerrados― ya no soy un niño, ¿sabes? ― le di un pequeño golpe, nada fuerte, que él exageró diciendo algo como “cuidado, es el brazo maestro… más respeto, por favor” y ambos terminamos riendo a los pocos minutos.

― Bien, bien, ya puedes abrirlos― no tardó ni dos segundos en abrir los párpados, enfocó su vista a los dos boletos que tenía en mis manos y frunció el ceño― pero ¿qué…? ― los tomó y en cuanto leyó el contenido, o al menos las letras grandes y en negritas, donde se mencionaba “Patriots vs…” sus ojos se abrieron considerablemente― ¡Joooooooder! ― exclamó emocionado― ¡Sam! Tu vocabulario― se disculpó y puedo apostar que releyó como mil veces el boleto― gracias, gracias mamá, en serio― me abrazó fuertemente y comenzó a darme mil besos en las mejillas, era una suerte que estuviéramos en el restaurante― me alegra que te gustara, pero espero sigas con tus calificaciones, ¿de acuerdo? No quiero que pase lo de la otra vez― asintió y al instante una sonrisa se posó en mi rostro― si tienes suerte, podrías conocer a Nick Jonas también― de hecho, eso podría suceder el jueves.

¿Era un buen momento para que Nick supiera de Sam?
avatar
Mensajes : 1038

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: And when I think about the way you touch my body

Mensaje por onedirection1 el Miér Mayo 31, 2017 3:51 am


LIAM PAYNE;
Si era sincero, no se escuchaba muy auténtica la respuesta de Ari, pero ya que poco después de haber salido del cine fue que se comenzó a comportar un poco… rara, pues pudiera ser que, en efecto, fueran las palomitas y la soda, aunque a mí no me habían afectado en lo más mínimo. Por lo menos, me alegraba no ser el culpable de lo que sea que le estuviese pasando, me había quitado un gran peso de encima, porque tenía la incertidumbre del qué habría dicho o hecho mal para que ella se mostrara tan antipática… o triste, no estaba muy seguro. Quizá debía dejarlo, después de todo, ella ya me había dicho lo que tenía, pero no me convencía mucho.

Al poco tiempo, Cheryl regresó con nuestro pedido, dejando el té verde de la castaña, y mi soda― gracias― le dediqué una pequeña sonrisa que ella me devolvió al instante, aunque después tuvo que retirarse para atender a los demás clientes, que por cierto, no eran muchos por ser entresemana, normalmente era un problema encontrar lugar en los fines de semana, ya que era cuando toda la gente venía a caminar por la plaza, relajarse y todas esas cosas que hace una persona en un pueblo tan pequeño de Inglaterra. Y justamente por eso era que estaba llamando, literalmente, el final de las vacaciones para poder irme a la gran ciudad, Londres, y comenzar a impartir clases como profesor, probablemente me sentiría un poco nostálgico al principio, pero, después de todo, había estudiado una carrera para poder trabajar de ello, y, además, no pensaba ser barman de un bar para toda la vida, aunque tampoco estaba tan mal la paga y las propinas―. Espero que el té te asiente un poco el estómago― como el viejo dicho británico, una taza de té lo soluciona todo.

Los siguientes minutos nos la pasamos hablando sobre cualquier cosa, aunque la conversación parecía más forzada que nada y no fue hasta que la vi sacar su cartera y dejar un par de dólares, que confirmé lo que ya me imaginaba, estaba sucediendo más de lo que ella se había limitado a decirme, pero tampoco podía forzarla a estar aquí conmigo si ella no se lo estaba pasando bien―. No te preocupes por mí, lo importante aquí eres tu― me puse en pie, recogiendo el dinero que ella había dejado en la mesa y colocando mi dinero a cambio― pero no voy a permitir que te regreses en taxi, yo te traje y yo te llevo de regreso, así que no admito negativas― asintió con algo de desgana― solo me despido y nos vamos, ¿vale? ― repitió el gesto y yo caminé hasta donde se encontraba Cheryl― ¿Ya te vas? ― sus labios formaron un puchero y yo reí― sí, Ari no se siente muy bien, así que…― me encogí de hombros― bueno, pero ya que voy a estar todas las vacaciones, espero que nos podamos ver ahí― asentí con una sonrisa― puede ser― Cheryl rió y me guiñó el ojo, antes de darme un beso en la mejilla.

Volví con Ari y en silencio caminamos hasta donde estaba aparcado mi auto, le abrí la puerta y rodeé el auto para sentarme del lado del piloto.

El camino de regreso hacia su casa estuvo en completo silencio, por lo que se me hizo eterno. Pero cuando llegamos, fue aún peor, porque ni siquiera sabía qué hacer. ¿Debería bajarme? ¿Debería quedarme en el auto? Por el momento, me limité a apagar el auto y mirarla, porque aún no había quitado el seguro de las puertas, por lo que, estábamos prácticamente encerrados, o al menos ella―. Lamento mucho que la cita haya terminado así, lo estaba pasando bien― la miré de reojo y simplemente me quedé sin nada más que decir, así que, desactivé el seguro y me bajé para abrirle la puerta― gracias por aceptar salir conmigo― mencioné, con las manos dentro de mis bolsillos traseros y caminando a paso flojo hacia la puerta de su casa, unos pocos pasos detrás de ella. Sacó las llaves de su bolsillo, pero cuando las estaba metiendo a la puerta, ésta se abrió, dejando a la vista una cabellera rubia― ¡Oh vaya! Regresaron mucho antes de lo que pensábamos― me guiñó el ojo y yo solo reí, aunque al final, una mueca se posó en mis labios― Ari no se sentía bien― me encogí de hombros, y su amiga miró entre ambos, su semblante cambió de diversión a preocupación. No sé con exactitud que pasó durante los siguientes segundos, pero ellas se dieron unas cuantas miraditas que, en lo personal, me dejaron confundido, pero estaba seguro que entre ellas se habían entendido.

Su amiga tiró de ella, por lo que el cuerpo de Ari estaba casi dentro de la casa por completo, y fuera de mi alcance― ¡Gracias por traerla de vuelta Louis! ― mi ceño se frunció y tosí ligeramente― es Liam― sus ojos azules se abrieron por sorpresa, pero estaba a punto de reír― bien, Liam… lo tengo― chasqueó los dedos― ¡adiós! ― cerró la puerta, o al menos lo intentó, pero yo la detuve, antes de que ésta estrellara en mi cara― tengo algo para Ari― miré a la eludida y saqué mi cartera, devolviéndole el dinero― yo te invité― le recordé y terminó tomando el dinero, aunque probablemente fue porque ya quería que me fuera, porque a los pocos segundos, la puerta estaba siendo cerrada en mi cara, casi.

La cita había terminado de forma desastrosa.
avatar
Mensajes : 1038

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: And when I think about the way you touch my body

Mensaje por Arijp96 el Miér Mayo 31, 2017 7:38 am


Ari Beckett
El camino a casa no mejoró en absoluto y yo sólo me sentía cada vez peor de como estaba terminando este día. Ojalá pudiera dar atrás en el tiempo y proponerle que nos quedaramos toda la tarde en su apartamento. Él y yo solos. Seguro eso hubiera evitado al completo toda esta situación.  Lo más raro sin duda fue cuando llegamos porque ninguno de los dos sabía cómo comportarse debido a la tensión que había en el ambiente. Yo...lo siento Liam. Lamento que hayas perdido el tiempo... Susurre como respuesta antes de bajar del coche. Comencé a  animar hacia la puerta, que parecía estar más lejos que nunca, mientras lo escuchaba caminar detrás de mí. Saqué las llaves lo más rápido posible porque la verdad es que quería desaparecer de allí lo antes posible. Esto no estaba siendo agradable para ninguno de los dos. Por suerte o por desgracia la puerta se abrió y pude ver a Nicole con una gran sonrisa, la cual desapareció en cuanto Liam le dijo que no me sentía bien. Le dediqué una mirada para que entendiera que después le explicaría. Agradecí mentalmente cuando me metió en la casa de un jalón y casi cerró la puerta, pero Liam la frenó. Me quedé mirando el dinero antes de cogerlo y mirar al castaño. Adiós Liam. Dije y se sentía como si fuera a ser la última vez que lo viera, por lo que no pude evitar Que, cuando la puerta se cerró, unas lágrimas de escaparan de mis ojos.

Me quedé un rato abrazada a mi amiga, desahogandome mientras notaba la preocupación en su rostro y en el del resto de las chicas. Aclare mi garganta cuando estuve un poco más tranquila antes de comenzar a contarles lo que había pasado. Ellas se animaron cuando les conté lo de los besos y algunas caricias dentro del cine pero como todo cambió cuando salimos y como me había sentido. Fue...fue horrible. De repente sentíuna rabia, una inseguridad en mi misma que nunca había sentido. Me sentía muy pequeña. Y...cuandi lo vi con esa amiga suya, la forma en la que ella lo miraba. Sólo quería irme. Desaparecer. Dije intentando explicarles a ellas y a mi misma como me sentía y como fue todo en mi interior. Sam fue la primera en reaccionar y colocó una de sus manos en mi pierna. Ari, cariño. Eso se llaman celos y sin duda, creo que te has enamorado de ese chico. Dijo lentamente mientras miraba directamente a mis ojos y yo negué suspirando. No me podía gustar de esa manera. No me podía haber enamorado de Liam. Tenía claro que para él sólo había sido una chica con la que echar un polvo durante la noche que nos conocimos. Aunque tenía que admitir que era fácil enamorarse de un chico como Liam. Era atento, divertido, cariñoso, te hacía sentir tan bien, deseada. Prácticamente era todo lo que una mujer buscaba en un hombre.

...

No se cuantos días pasaron desde esa desastrosa cita, pero ni yo había vuelto a su apartamento ni él había venido a casa a buscarme. En parte me dolía porque cada segundo que pasaba, esperaba que llamaran a la puerta y fuera él buscandome. Pero por otro lado podía entender que lo mejor era distanciarnos, sobretodo por como había acabado todo la última vez que nos vimos. ¿Habéis vuelto a ver a la tal Cheryl ?¿Habría tenido algo con ella en estos días? Eran las dos preguntas que más se repetían en mi cabeza y que sin duda no estaban ayudando nada a mi estado de ánimo. Las chicas me preguntaban cada día si quería hablar del tema pero les decía que estaba todo bien, que no había nada que hablar. Suponía que cuanto menos hablara de él y menos lo viera, antes de quitaría este nudo en mi estómago. Además, que en cuanto terminarael verano, volvería a Londres para continuar con mis clases y no podía permitirme el lujo de enamorarme para después sentir como todo mi corazón se rompía en mil pedazos. Estaba segura que no era fácil dejar ir a un chico como Liam  y no podía arriesgarme a algo así. Aunque claramente todo entre nosotros ya se había roto.

Las chicas me convencieron para salir esa noche así que me arreglé con unos jeans ajustados, un tío y unos tacones. No estaba de ánimos para ponerme vestidos ni nada muy atrevido pero si necesitaba un poco de alcohol en mi cuerpo para olvidarme de todo un rato. Casi las quise matar cuando vi que estábamos paradas delante del local donde trabajaba Liam, pero antes de que pudiera decir nada, ya me estaban arrastrando al interior y estaban buscando una mesa. Fui la primera en sentarme en cuanto localizamos una libre porque quería hacer todo lo posible para evitar ir a la barra. Así que finalmente lo tocó a Nicole y Sarah ir por las bebidas. No pude evitar que mi mirada se desviada hacia la barra intentando ver algo entre la cantidad de personas que había. ¿Estaría preparandole una bebida tan buena a otra chica? ¿O estaría en la pista de baile, ofreciéndole un "orgasmo gritado" a alguna otra? No quería ni pensarlo y quería matar a mis mejores amigas por traerme aquí sabiendo lo que eso significaba para mí. Me estaba poniendo mala solo de imaginar a Liam agarrandl a otra como lo habia hecho conmigo, bailando con ella dd la misma manera que lo habia hecho conmigo o coqueteando con ella. Coloqué una mano en mi cara y suspire varias veces.

Esto iba a ser una auténtica pesadilla para mí.
avatar
Mensajes : 7378

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: And when I think about the way you touch my body

Mensaje por Arijp96 el Miér Mayo 31, 2017 8:12 am


Nick Jonas
Reí ante el comentario de rubia porque tenía razón. Si estaba por aquí era porque tenía que hacer la compra como una persona normal por lo que no pude evitar que una pequeña carcajada se escapara de mis labios mientras metía las últimas bolsas en el maletero de mi coche y lo cerraba para quedarme mirando a la hermosa mujer que tenía delante de mí. Asenti lentamente cuando dijo que este era su único hueco libre y en parte no me extrañaba en absoluto. Siempre ocupada de un sitio para otro señorita Reynolds, ¿le da tiempo a respirar? Dije con una sonrisa divertida en mi rostro antes de verla acercarse a mi y la sonrisa se hizo más amplia en cuanto sentí su beso en mi mejilla. Dios como deseaba tener esos labios contra los míos y a ella en mi cama. La vi alejarse de mi hasta que frenó su paso y se giró para agradecer lo del mensaje de esa mañana y disculparse por no haber podido responder, aunque yo sólo le contesté con un guiño de ojo y la mejor de mis sonrisas, esa que volvia loca a cualquiera.

Me quedé allí parado, viendo la caminar, hasta que desapareció de mi vista y monté en mi auto para comenzar a conducir hasta mi casa. Estaba deseando que llegara el jueves de una maldita vez y poder pasar un rato con ella sin que tenga que estar preocupada porque llega tarde a una reunión o algo así. Solamente ella y yo cenando en el reservado de uno de los mejores restaurantes de la ciudad. Era imposible no sorprenderla al menos con eso. Normalmente se necesitaban reservas con cinco meses de antelación, pero yo era un caso más que especial. Iba tan distraído con mis pensamientos y deseos para el jueves que llegue a casa antes de que me diera cuenta. Una vez allí me encargué de colocar toda la compra antes de tumbarme en la cama para descansar un rato ya que después saldría con los chicos un rato.

...

La semana pasó más lenta de lo normal con los entrenamientos y algunas reuniones con la directiva del equipo y sólo parecía que el tiempo pasaba demasiado rápido cuando me quedaba pensando en la rubia y en las ganas que tenía de que llegara aquel momento por fin. Durante cada mañana le había mandado un mensaje deseandole un día perfecto y añadía algún piropo como hermosa y sinónimos. Quería que supiera que estaba atento a ella y que mi propósito era que lo pasará muy bien conmigo. Por otro lado no paraban de meterse conmigo por estar tan pendiente del móvil pero los amenace, en broma, de que si alguno hacia un comentario más, yo mismo me encargaría de dejarlo sentado en el banquillo durante lo qie quedaba de temporada. Sólo conseguí que se rieran más de mi y empezaran las bromas. Pero me daba igual, yo no dejaba de mirar la pantalla delante de mis ojos.

Y por fin el jueves por la tarde llegó, había estado todo el día en las nubes y desesperado, deseando que las agujas del reloj se movieran más rápido y que el tiempo que faltaba pasará de una vez. Había llamado un millón de veces al restaurante para comprobar que todo estaba bien y tal cual como yo lo había pedido. Por lo que cuando consideré oportuno, me metí en la ducha para comenzar a prepararme. Tenía que estar más impecable que nunca para conseguir sorprender a Adaimé. Así que opte por una camisa blanca de hilo fino y un traje completo de color azul marino. Era uno de mis favoritos y de los que mejor me quedaban, aunque toda mi ropa me quedaba bien. Me miré varias veces al espejo una vez estuve vestido y sonreí ante la imagen para después coger mis cosas e irme a buscarla. Una vez montado en mi auto, miré varias veces la dirección que me había dado y puse el navegador para comenzar a conducir. No se cuanto tiempo me llevó llegar hasta allí, pero suspire aliviado cuando comprobé que no había llegado tarde. Baje del auto y coloqué bien mi americana antes de acercarme a la puerta y llamar al timbre. Estuve esperando allí un poco hasta que escuché tacones al otro lado de la puerta y, en cuanto se abrió, una enorme sonrisa cubrió mi cara. Estás...espectacular. más que eso. Dije mirándola de arriba a abajo varias veces antes de acercarme a besar su mejilla.
avatar
Mensajes : 7378

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: And when I think about the way you touch my body

Mensaje por onedirection1 el Sáb Jun 03, 2017 6:20 am


ADAIMÉ REYNOLDS;
― ¿Entonces mamá? ― miré a mi hijo y a su mejor amigo, que tenían ese gesto de no romper ni un solo vaso, pero juntos rompían la vajilla completa― no lo sé chicos, ¿qué dice tu mamá al respecto, Joe? ― ésta vez me dirigí al chico de cabello negro― señora Reynolds, usted sabe que mi madre adora a Sam y que sin duda está encantada de que lo haya invitado a dormir hoy en mi casa― no era la primera vez que Sam iba, pero normalmente nunca se quedaba a dormir― si gusta, ella no tarda en llegar y puede hablar con ella― asentí con un suspiro, Sam estaba mirándome y en cuanto se dio cuenta que le estaba mirando también, sus labios hicieron un puchero y sus ojos se vieron más rasgados de lo normal, gesto que me hizo reír y rodar los ojos al mismo tiempo.

Tal cual Joe dijo, esperamos a que su madre llegara y yo pudiese hablar con ella, la señora Lilly, me aseguró que no había problema en lo absoluto en que Sam se quedara en su casa, así que, haciéndole prometer a mi hijo que sería buen chico y que no daría problemas, accedí. Le había dicho que yo lo llevaba para que pudiese recoger ropa en la casa, pero él se negó porque se le haría tarde para el entrenamiento y como Joe tenía parecida complexión, pues él le prestaría ropa, por suerte, siempre llevaba una muda extra para ducharse en las regaderas del colegio después de sus entrenamientos.

Así que regresé sola a casa, y me permití darme un verdadero tratamiento de relajación para prepararme.

Primero llené la tina y le eché de esos aceites aromatizantes y esperé un poco hasta que hicieron espuma, me desnudé y dejé que el agua hiciera efecto en mí, quitándome todo ese estrés que llevaba acumulando desde que había empezado el proyecto.

Después de la ducha, hice todo lo pertinente, hasta que prácticamente estaba lista. El tiempo se me había pasado volando y ya casi eran las 7, de hecho, estaba terminando de aplicarme el labial cuando el timbre de la puerta sonó. Me arreglé una última vez el cabello, me miré en el espejo, llevaba un vestido corto y algo suelto color rosa pálido, con manga larga y escote en V. Una vez aprobada mi apariencia, caminé hacia la puerta para abrir, encontrándome a un atractivo castaño con un traje perfectamente a la medida y que, sin duda, le quedaba bastante bien―. Gracias, tú también te ves bastante bien― y eso era quedarme corta. Recibí gustosa su beso en la mejilla, permitiéndome inhalar su colonia― solo tomaré mi bolso, ¿de acuerdo? Puedes pasar, mientras tanto, no tardo nada― me hice a un lado para que pasara y cerré la puerta principal. Nick se adentró a la sala, aunque no se sentó, seguramente mi casa era solo el tamaño de su habitación.

Caminé hasta mi habitación para tomar mi bolso, aunque primero me aseguré que tuviese todo lo necesario―. Ya estoy lista― le informé una vez que salí, él me dirigió una sonrisa, que seguramente hacían derretir a cualquier chica, y no las culparía por ello. Él era sumamente atractivo y él lo sabía, era perfectamente consciente del efecto que tenía sobre las mujeres, solo había que recordar a aquella chica de la cafetería de hace una semana y días.

A pesar de que me cedió el paso para que yo saliera primero, de cualquier forma, tuve que esperar a que él estuviese fuera también para poder cerrar con llave. Su mano se colocó en mi espalda baja, mientras nos dirigíamos hacia su auto, en el cual, abrió la puerta para mí y me ayudó a entrar. Con el vestido que llevaba, tuve que tener mucho cuidado para que no se levantara ni enseñara cosas que debían mantenerse ocultas. En el trayecto, estuvimos hablando sobre sus entrenamientos, un poco de la fiesta, que sería la próxima semana, y cómo no, el partido del sábado. Aproveché para agradecerle nuevamente por regalarme dos entradas, en excelentes lugares, por cierto.

― Vaya… si estás intentando impresionarme, vas por muy buen camino― bromeé, al salir del auto, con su ayuda nuevamente, y es que, en cuanto se estacionó, reconocí el letrero del restaurante en el que estábamos, sin duda era uno de los más exclusivos en New England, y su precio también era elevado, por lo que ni por una, ni por otra razón, había venido por aquí, sin embargo, en el periódico aparecían muy buenas críticas sobre él y suponía que por algo seguía conservando sus 5 estrellas. Nick le dio las llaves de su auto al valet y caminamos hacia la entrada, donde un hombre robusto y vestido de traje negro nos abrió la puerta―. Buenas noches, bienvenidos a Sorellina, ¿tienen reservación? ― una muchacha bastante agradable y con uniforme impecable nos atendió en la entrada y mientras Nick se encargaba de lo de nuestra reservación, yo me dediqué a observar el lugar con ojos maravillados. Los colores que predominaban el lugar era el blanco y el negro, pero sin verse aburrido, de hecho, todo lo contrario, era muy elegante y la luz tenue que había por todo el lugar lo hacía resplandecer aún más.

― Síganme por favor, de inmediato los llevaré hasta su mesa― nuevamente Nick me colocó su mano en la espalda baja, lo cual puso en alerta a todos sus sentidos, dejando un suave cosquilleo que recorrió mi cuerpo―. En un momento un camarero vendrá a tomarles la orden, buen provecho y buenas noches― con una sonrisa y una pequeña inclinación, se retiró, no sin antes dejarnos las cartas del menú. Nick obviamente me ayudó a tirar de la silla para que pudiese sentarme―. El lugar es bastante asombroso, me encanta la decoración― tomé la carta que nos había dejado la muchacha y le di un pequeño repaso, algunos platillos se veían deliciosos, por lo que me sentía bastante indecisa sobre qué pedir exactamente, así que recurrí a mi acompañante― como es mi primera vez aquí, y deduzco que tu selección de éste restaurante es porque ya lo conoces, te cederé la elección de mi platillo, veamos si puedes seguir sorprendiéndome― le guiñé el ojo y le dediqué una pequeña sonrisa, puede que haya utilizado una pequeña miradita de coqueteo también.
avatar
Mensajes : 1038

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: And when I think about the way you touch my body

Mensaje por onedirection1 el Miér Jun 07, 2017 9:07 pm


LIAM PAYNE;
Después de dejar a Ari en su casa, volví a mi departamento con una sensación bastante extraña. Era obvio que ella no solo se sentía mal, algo más le estaba pasando, lo peor es que no me había tenido la confianza para decírmelo, lo que me frustraba un poco. No nos conocíamos lo suficiente como para que ella pudiese confesarme, sin reservas, qué era lo que realmente le sucedía. Tenía altas expectativas sobre la cita y todas se fueron por el caño.


La semana pasó bastante lenta, debía admitir que me vi bastante tentado a llamarla e ir a su casa, pero no quería ser chocoso, había llegado a la conclusión de que probablemente ella se había dado cuenta que no lo valía y prefería dejar ahí las cosas, por lo que traté de llevar mi día a día con naturalidad, después de todo, era lo mejor, yo me iría en cuanto se acabaran las vacaciones, así que no íbamos a llegar muy lejos que digamos, quizá solo salidas eventuales y cosas de ese estilo.

Mi celular sonó justo en el momento en que me estaba terminando de arreglar para irme al club, así que me estiré y lo tomé del escritorio, era un mensaje de Cheryl “¿Hasta qué hora trabajas?”, me extrañó muchísimo que tuviese mi número, sin embargo, le teclee de vuelta “2 a.m., depende del ambiente… puede que se extienda hasta las 3, ¿por qué?” volví a dejar el celular en escritorio y me coloqué la chaqueta negra de cuero y de reojo observé como la pantalla de mi iPhone se iluminaba y aparecía el emoji de un guiño, sonreí rodando los ojos, antes de tomar mis cosas y guardarlas en mi mochila, excepto el celular, éste lo metí en el bolsillo trasero de mi pantalón, mientras bajaba las escaleras y agarraba las llaves de mi auto. Tenía aproximadamente 25 minutos para llegar, así que podía tomarme el camino con calma.



El ambiente estaba igual que siempre, e incluso mejor, si me atrevía a decir, además, hoy el DJ era exclusivo, Steven lo había contratado, así que, durante toda la semana hubo anuncios y espectaculares por todos lados, para asegurarse de que ésta noche fuese una completa locura y a juzgar por la gente que había, parecía que íbamos por buen camino.

― ¡Hey Payne! ―
una voz aguda se filtró por mis oídos mientras entregaba dos cervezas al chico fornido. Por un momento, había creído que era Ari, pero deseché la idea al instante, me pareció absurda, aunque hace un par de horas me había parecido ver a alguna de sus amigas, pero quizá solo había sido imaginación mía. Al girarme, me encontré con Cheryl, acompañada de Andy, Harry, Jessy, James y Tommy. Me acerqué a ellos sonriendo y los saludé con un choque de manos a los chicos y un beso de mejilla a ambas chicas― ¿qué hacen aquí? ― todos miraron a Cheryl― queríamos darte una sorpresa― rodeé los ojos con diversión, algo así me esperaba cuando me preguntó a qué hora salía de mi turno― ¿te falta mucho para terminar? ― me preguntó Andy y yo miré mi reloj― eso de 20 o 30 minutos, ¿tienen mesa? ― les pregunté y mis amigos negaron― ok, les conseguiré una― le hablé a Tom para que me cubriera unos minutos y dejé el mandil negro en una esquina, salté fuera de la barra y con una señal le indiqué a mis amigos que me siguieran. Caminé hasta donde estaba Gwali y negocié con él alguna de las mesas libres, él checó en el mapa y me dio la indicación de una.

― Bien, ¿quieren algo de tomar? ― les pregunté una vez que se acomodaron en su lugar¡ORGÁSMO GRITADO!valga la redundancia, gritaron mis amigos y yo solo reí― ni crean que esto va por mi cuenta, pedazos de ñames― Andy tomó una de las servilletas que había en la mesa, la hizo bolita y me la tiró en el rostro. Los brazos de Cheryl se enrollaron en mi cuello y su cuerpo se recargó sobre el mío― ¿ni siquiera para mí? ¿de bienvenida? ― la alejé un poco, mirándola con una sonrisa divertida― no le digas a los demás o no dejarán de joder― le guiñé el ojo y ella me regaló una sonrisa coqueta, que no provocó ningún efecto en mí― ¡Ahora vuelvo con sus bebidas! ― les grité, para que pudieran escucharme sobre el volumen de la música.
avatar
Mensajes : 1038

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: And when I think about the way you touch my body

Mensaje por Arijp96 el Miér Jun 07, 2017 9:45 pm


Ari Hale
Desde el primer momento supe que lo mejor hubiera sido que me hubiera quedado en la casa viendo alguna película romántica y mala en televisión mientras me maldecia por haber dejado que Liam calara tanto dentro de mí. Nunca me había pasado algo así con un chico y sabía que está había sido la peor ocasión del mundo porque se trata de un chico con el que no tendría nada más, sólo quería algo de una noche y no estaría dispuesta a estar con una cría durante unas semanas antes de tener que volver a mis estudios. Suspire dándole un trago a mi bebida mientras negaba nuevamente la invitación de mis amigas de ir a bailar. No estaba siendo la mejor amiga del mundo esta noche pero ni siquiera estaba de humor para fingir. Finalmente, no pude retrasarlo más y llegó mi turno de ir a buscar las bebidas a la barra. Sólo esperaba que no fuera Liam el barman que me atendiera en ese momento. La suerte pareció estar de mi lado porque no ni siquiera lo vi en la barra así que esperé tranquila hasta que conseguí las bebidas y las llevé hasta nuestra mesa. Cuando llegué sentí como todo mi cuerpo se congelaba. En la mesa de al lado estaba el, con el mismo uniforme negro con el que lo había conocido, pero lo que provocó mi reacción fue ver a Cheryl pegada a su cuerpo y rodeando su cuello. Cuando por fin mi cuerpo decidió reaccionar sólo dejé las copas en la mesa y me abrí paso hasta el baño de mujeres. Si ya quería que la tierra me tragase, ahora lo rogaba.

No se cuanto tiempo estuve sentada en aquel váter, mirando a la nada mientras pensaba en lo ridícula que me sentía y era por estar así por un chico que no sentía lo más mínimo por mí. Ahora ya sabía porque no me había llamado ni buscado, ahora estaba ella. Ahora la follaba a ella, la besaba con pasión a ella y la acariciaba a ella. Se me revolvia el estómago al pensar en las manos de ella sobre él, en poder acariciarlo y estar entre sus brazos como tanto yo estaba deseando. Estaba haciendo un esfuerzo por no dejar escapar las lágrimas que estaban formando un nudo en mi garganta porque no quería que mis amigas siguieran preocupadas por mí. Se lo estaban pasando muy bien y no quería ser yo la culpable de que toda esa diversión desapareciera. Estaba segura de que llegaría un momento en que esto no afectara. Pero ahora dolía. Realmente había pensado que Liam era diferente, que nuestra conexión había sido real y mutua en algo más allá de lo sexual pero sin duda me había equivocado.

Cuando estuve un poco más tranquila, salí del baño de chicas y caminé hasta la mesa con las chicas antes de que todas se pusieran en mi contra y tiraran de mis brazos para llevarme a la pista de baile. Me mantuve quieta y regalandoles algunas sonrisas mientras ellas se movían a mi alrededor hasta que me expuse diciendo que tenía bastante calor. Me abrí paso entre las personas hasta llegar a la zona de las mesas y caminé mirando al suelo para no tropezar hasta que choque con algo o más bien con alguien. Al levantar la vista me encontré de frente tanto con Liam como con Cheryl. Yo...lo siento. No iba mirando. Me disculpe mirando al castaño a los ojos antes de que mis ojos fueron a la chica y vi el vaso que tenía en las manos. Un orgasmo gritado. Una sonrisa triste cruzó mi cara y miré a Liam antes de hablar. Pasenlo bien esta noche. Dije con ironía. Sin duda había utilizado los mismos pasos con ella que conmigo. Continúe con mi camino pero en vez de seguir hacia mi mesa, no paré de caminar hasta que llegue a la salida del local. Deje que me pusieran el sello en la mano antes de salir al exterior Aly apoyarme en una pared mirando al cielo. No pude disfrutar de esa soledad durante mucho tiempo hasta que cierto chico que conoció se acercó a mí. ¿Tú por aquí? Pensaba que la diversión estaba dentro. Dije sonando más celosa de lo que me hubiera gustado y miré a otro lado porque me sentía incapaz de mirarlo a los ojos.

Me mantuve en silencio durante un poco más, no siquiera supe cuanto, mientras el castaño no paraba de preguntar sobre lo que me pasaba. Por lo que no pude morderme más la lengua cuando lo miré. Pasa que soy estúpida. Que llevo desde hace una semana muriendome de celos por como te miran las chicas sobretodo tu amiga. Y ya sé que no somos absolutamente nada serio pero no puedo evitarlo, estoy celosa. Porque te mira de la misma forma que yo lo hacia, te sonríe de la misma manera que yo. Pero sin duda ella ha ganado, te estás divirtiendo a lo grande con ella mientras que ella disfruta de estar contigo. Dije mirándolo y negué con la cabeza comenzando a caminar y secando rápidamente las lágrimas que se escaparon de mis ojos. No quería estar presente cuando comenzara a reírse por ser una chica ridícula que pensaba que le podía importar un poco. Acabé quitando mis tacones porque no conseguía soportarlos ni un segundo más.
avatar
Mensajes : 7378

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: And when I think about the way you touch my body

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 6 de 12. Precedente  1, 2, 3 ... 5, 6, 7 ... 10, 11, 12  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.