Últimos temas
» ¡Son vacaciones!
Hoy a las 11:25 am por blvssm

» ¿rol?
Hoy a las 11:22 am por blvssm

» ¿Rol?
Hoy a las 10:55 am por Libertadsalvatorehale

» o sole mio
Hoy a las 9:42 am por serendipity

» 恋してる ♡
Hoy a las 9:14 am por lalisa

» ¿roleamos? ♡
Hoy a las 8:46 am por serendipity

» when there's no light to break up the dark, i look at you ღ
Hoy a las 8:32 am por uchiha

» There's no place I'd rather be than right beside you.
Hoy a las 7:36 am por silverqueen

» the flower that blooms on adversity,
Hoy a las 7:33 am por hobi

Afiliados del Foro
Afiliados hermanos 0/5
Directorios y Recursos
Afiliados Elite 0/44

▲ won't you stay with me cause you're all I need

Página 1 de 5. 1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

▲ won't you stay with me cause you're all I need

Mensaje por stonecold el Vie Dic 23, 2016 8:13 pm


Oh, won't you stay with me?
cause you're all I need
I still need love cause I'm just a man
These nights never seem to go to plan
I don't want you to leave, will you hold my hand?




avatar
Mensajes : 279

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ▲ won't you stay with me cause you're all I need

Mensaje por youmakemeglow el Dom Dic 25, 2016 3:52 pm

DEMETRIA LOVATO.
—Ya está aquí. Ha llegado. Liam Hemsworth acaba de entrar en el edificio.— Aquella voz nerviosa me sacó de mis sueños. Levanté la cabeza de sus brazos y la luz del sol que se filtraba por la ventana me cegó.— ¿Cómo? ¿Quién? —Pregunté arrastrando las palabras. Mi mente volvió poco a poco del mundo de los sueños. El dolor de cabeza que había formado parte de mi vida durante la última semana, seguía acompañándome.— He debido de quedarme dormida —Continué— ¿Por qué nadie me ha despertado? —Pregunté observando la silueta frente a mis ojos.— Porque llevas días sin dormir y das miedo cuando estás cansada. Te traigo algo para que te despiertes y tengas fuerzas —Respondió Debby, mi mejor amiga, sujetando un par de tazas y una gran magdalena mientras cerraba la puerta con el pie. Froté mis ojos y miré la pantalla de mi ordenador portátil.—¿Qué hora es? — Las ocho.— Respondió Debbie.—¿Las ocho? —Repetí y me levanté de un salto, esparciendo por el suelo los papeles y bolígrafos— ¡La reunión es dentro de quince minutos! —Exclamé y apreté el botón para guardar el documento en el que había estado trabajando toda la noche. Me temblaban las manos por el brusco despertar. Mi corazón latía acelerado y tenía un nudo en el estómago. Todo estaba a punto de cambiar.— Tranquila —dijo Debbie y atravesó la habitación para dejar las tazas sobre la mesa.— Si se da cuenta de que estás asustada, te pisoteará. Eso es lo que hacen los hombres como Liam Hemsworth. Cuando perciben debilidad, se aprovechan —Masculló levantando sus hombros.— No estoy asustada —La mentira constriñó mi garganta. Tenía miedo de la responsabilidad y de las consecuencias de un fracaso. Y sí, tenía miedo de Liam Hemsworth. Sólo un tonto no lo tendría.— Lo vas a hacer bien. Todos dependemos de ti, pero no quiero que el hecho de que tengas el futuro de cien personas en tus manos te ponga nerviosa —Dijo Debbie y elevé mis cejas suavemente, vaya, ella no estaba siendo para nada reconfortante.— Gracias por tus palabras de ánimo —Dije y di un sorbo de café a la vez que comprobaba los mensajes de mi móvil.— Tan sólo he dormido un par de horas y tengo cien mensajes. ¿Es que la gente no duerme? Gérard Bonnel ha vuelto a cambiar la reunión de mañana para el viernes por la noche. ¿Hay algún vuelo a París para el viernes temprano? —Y era lo que generalmente debía hacer adaptarme a los cambios del sistema, sólo que no estaba muy segura de acostumbrarme a Liam Hemsworth siendo mi jefe.
 
El peso de la responsabilidad era agobiante. El miedo se había apoderado de mí desde el primer instante en el cual me había enterado que Liam Hemsworth había tomado el control absoluto de la empresa publicitaria de mi padre, él podía hacer con la compañía lo que quisiese. Era su venganza, una manera de enviarle un mensaje a mi padre. Pero era un arma peligrosa. El fuego abrasador de su cólera no iba a quemar a mi padre, sino también a un montón de inocentes que no merecían perder su trabajo. Pero, como hija del dueño sabía que tenía poder. No tenía autoridad. Yo tenía perfectamente claro porque Liam había comprado la compañía, pero no era algo que podía decirle al resto de las personas. Mi padre había escapado con Andrea, la hermana menor de Liam. Las razones eran más que obvias, Liam buscaba la forma de que mi padre regresara desesperadamente. Pero nada lo haría volver, no hasta que él y Andrea se hayan casado o algo por el estilo, conocía a mi padre más que a nadie en el mundo, después de todo era eso, mi padre.

Llamé a la puerta y la abrí. Por un momento todo lo que vi fueron expresiones engreídas, tazas de café y trajes oscuros cubriendo cuerpos gruesos. Aferrándome a mi ordenador portátil, me obligué a avanzar. Al cerrarse las puertas detrás de mí, observé el panorama un par de consejeros estudiaba sus notas, otros simplemente parecían esperar mi llegada, incomodo. El ambiente era tenso. Entonces visualicé al final de la extensa mesa, Liam Hemsworth presidía la mesa ocupando el puesto de mi padre con actitud arrogante y sin ninguna muestra de tener conciencia. Ni hablaba ni se movía, pero todo en él transmitía agresividad masculina. Aquellos ojos azules me miraron y me pregunté cómo era posible que irradiara tanta autoridad sin ni siquiera abrir la boca. De alguna manera dominaba la sala. La escasez de movimientos intensificaba el aura de poder como si de un campo de fuerza se tratara. Un traje hecho a medida hacía destacar sus hombros anchos y una camisa blanca contrastaba con su piel bronceada. El nudo de su corbata era perfecto y todo en él resultaba impecable. Contrastaba con el resto de los hombres que había sentados a la mesa. Las mujeres lo encontraban irresistible, por supuesto. Era un macho alfa, responsable de una de las compañías más exitosas de Europa. En medio de la depresión económica, grupo de comunicación Hemsworth era la estrella brillante que iluminaba la recuperación. Me molestaba que aquel hombre, además de tener una mente privilegiada y un buen olfato para los negocios, fuera tan guapo. No era justo, pensé. Todos los presentes eran débiles y nunca desafiarían a un hombre como Liam Hemsworth «Míralo a los ojos, Demi», me dije. Humedecí mis labios antes de comenzar.— Buenos días. He preparado una presentación para explicar la estrategia de nuestro negocio y estudiar las posibilidades para el futuro. Verán que hemos conseguido seis nuevos clientes este año y estas cuentas irán en aumento luego de concretar el negocio con Gérard Bonnel, él será nuestro impulso para las campañas futuras y…  —La voz de Michael Anderson me interrumpió bruscamente.— No tenemos por qué escuchar esto Demi. La única salida para tal crisis es deshacernos de tantos inútiles que habitan en la empresa. La cosa es que no necesitamos tantas personas  —Mis mejillas se pusieron rojas de la ira, entonces puse de todo mi autocontrol y respiré hondo.— No habrá reducción de personal —Manifesté como si de mi voluntad se tratase y todas las miradas se desviaron a Liam, en espera de una respuesta contraria.
avatar
Mensajes : 3073

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ▲ won't you stay with me cause you're all I need

Mensaje por youmakemeglow el Dom Dic 25, 2016 4:11 pm


JAMIE DORNAN.
Fije mi vista en las increíbles piernas largas que desfilaban por aquella pasarela, al menos una docena de modelos dando lo mejor de sí mientras lucían aquellas prendas de la última colección, debía admitirlo estaba totalmente disgustado, no lo podía aprobar. Mi padre probablemente se estaba revolcando en su tumba. Yo no es que hubiese nacido enteramente para dirigir una compañía como esta, pero si la voluntad de mi padre lo dictó entonces tenía que poner lo mejor de mí, pero maldita sea que los diseñadores no estaban ayudando demasiado. Necesitábamos renovar la marca, convertirnos en un concepto más fresco y dejar los estereotipos para otras marcas. Dornan Class era más que modelos con trapos de animal print ¡La ropa interior se la dejábamos a Victoria Secret! Nosotros éramos elegancia y frescura, no esto. Pasé una mano por mi cabello en señal de frustración.— Yo también lo pienso, esto es horrible —La voz de Theo me hizo levantar la mirada. Negué con mi cabeza apoyando mi codo del pasamanos de la silla.— Ni siquiera tiene definición, es una tortura —Respondí.— Piensa que pronto estaremos renovando contrato y tendremos nuevas ideas. Con esto cerramos la temporada, Fran —Él parecía muy optimista, pero yo no creía en el optimismo, mucho menos en la conformidad y pensar así era ser bastante conformista.— Ya tío, pero ve nada más ¿Cómo es que cerraremos la temporada con esto? Seremos el hazme reír. Si cerramos la temporada quiero que queden a la expectativa de algo mejor, y no esperaré a renovar el contrato. Quiero nuevos diseñadores: Ahora —Sentencié levantándome de la silla, haciéndole una seña a el instructor que detuviera aquél circo que desfilaba sobre la pasarela. Dirigí mis pasos fuera del salón y la presencia de Theo me acompañó.— Entiendo que estés frustrado, pero tenemos dos semanas para esto Jamie, es casi imposible conseguir un nuevo concepto para el cierre —Ah, ahora no era tan optimista como antes ¿no? Negué con mi cabeza intentando no decir algo de lo cual luego me arrepentiría, así que le di la espalda escapando de mis frustraciones rumbo a mi despacho, claro que podría conseguir algo en estas dos semanas, pero sería asumir un compromiso bastante mayor, no sólo yo sino todo el equipo que conformaba la marca. Al entrar a mi despacho escarbé entre los papeles que yacían en el escritorio en busca de algo que me fuese útil, leyendo el centenar de informes y hojas de vida que habían llegado para la nueva temporada. El teléfono sonó y al tomar la llamada escuché la voz de Lucy, mi recepcionista.— ¿Qué sucede Lucy? —Pregunté sin despegar mi vista de los books que se encontraban en mi escritorio.—Él de rentas está aquí, señor —Suspiré.— Hazlo pasar —Al colgar tomé cuatro potenciales hojas de vida y las aparte, junto a ellas la de Barbara, la prometida de mi primo, quién llegaría en una semana. Sólo Barbara y tres trabajos recientes ¿Apellido, experiencia laboral, estudios realizados? Estaba siendo muy condescendiente con mi primo y sin duda le estaba regalando el beneficio de la duda que no era muy común en mí, siendo bastantes sinceros.

Debes encontrar la forma de que esa última campaña de verano sea lo mejor que has tenido. Con la colección de primavera nos fue fatal Jamie y siento que estás manchando el nombre de tu padre. Nada empieza bien tomando malas decisiones desde el inicio. Luego no habrá marcha atrás —Espetó con rudeza; Mark Diego, mi director de rentas. Humedecí mis labios antes de decir cualquier cosa sintiendo una fuerte presión en mis sienes, el dolor de cabeza iba en aumento y no estaba seguro que aquello cesara hasta resolver tal desastre. Cuando Mark abandonó mi despacho me deslicé en la silla de cuero que yacía tras el escritorio. Las malas decisiones las había tomado desde el principio, de eso estaba seguro. Pero estaba a tiempo de cambiarlas ¿Quién me decía que no? Tomé el teléfono y marqué a Lucy.— Te llevaré unas hojas de vida, necesito que hagas algunas llamadas, menos la hoja de Barbara, esa déjala en el expediente. —Colgué y mi teléfono celular vibró a los poco segundos.— Recuerda que hoy en la fiesta de compromiso de Zachary, no puedes faltar -Mamá —Maldije en voz baja saltando de aquella silla. Y es que tantos problemas no me daban espacio para pensar en fiesta alguna, pero Zachary era importante para mí.

La voz de mis familiares casi retumbaban fuera de la casa y embocé una sonrisa leve, a pesar de cualquier complicación y mi familia siempre era una buena vía de escape para los problemas que transcurrían. Cuando la puerta se abrió, Gabriella, mi hermano saltó sobre mí.— ¡Has llegado, has llegado! —Exclamó contenta y sonreí bajándola suavemente de mi regazo.— Eso parece —Observé su rostro.—Espera que es eso que llevas en su nariz ¿Acaso es un…? ¿Mamá te ha dejado perforártela nariz? —Pregunté sonriendo con incredulidad y ella estalló en carcajadas.— Ya lo he hecho, no puede quitármelo —Negué con mi cabeza sacándome el abrigo sin dejar de sonreír.— Ven, tienes que conocer a Barbara —Me haló del brazo dirigiéndonos a la sala donde todos estaban reunidos en torno a la recién comprometido pareja.— Jamie, ven, ella es Barbara, la prometida de Zachary —Y mi madre abrió paso hacia la mujer de cabellos castaños. Algo en mi cambió en ese instante, sus ojos claros me observaron fijamente y no pasó demasiado tiempo antes de reconocerla.— Barbara Palvin —su nombre salió de mis labios antes de poder siquiera terminar de reaccionar ¿Acaso era una especie de sueño? La última vez que la había visto había sido tal vez cuando teníamos dieciséis años. Increíble. 
BELLA:
Espero que te gusten los inicios, cualquier cosita sólo dime y ahí vemos como lo modificamos. Con respecto a la personalidad de Liam es simple: Arrogante, patán, y egocentrico, no le simpatiza mucho Demi porque ella estudió con la hermano en la secundaria y "por culpa de ella" la expulsaron, y tiene una opinión de Demi equivocada, claro ahora que ella ha crecido y todo el asunto se siente atraido por ella y así, pero en sí su personalidad es de típico patán.
avatar
Mensajes : 3073

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ▲ won't you stay with me cause you're all I need

Mensaje por stonecold el Lun Dic 26, 2016 1:23 pm


BARBARA PALVIN
Todo en mi vida parecía estar tomando un buen rumbo como si cada cosa tomará su lugar dentro de mi vida lo que no podía detenerme más que feliz, tenía un buen trabajo el cuál me entrega una buena paga y tenía un buen horario, tenía un perfecto novio del cuál estaba enamorada y estábamos felizmente comprometidos hace escaso tiempo, aún recuerdo su proposición en nuestro restaurant favorito y mi rostro casi bañado en lágrimas apenas me lo propuso, sabía que el era indicado como para tomar esa paso tan grande, mi familia no cabía de felicidad en cuanto se los conté sobre todo mi madre quien adoraba al castaño desde que lo conoció, y es que mi prometido era encantador con todas las personas que lo rodeaban, sabía muy bien como hacerlo, pronto tendríamos la reunión para presentarme a toda su familia pero sabía que si estaba de su mano los nervios no me comerían vida, todo iba perfectamente bien hasta que Zac me da para mi una mala noticia que hace que todo de apoco se comience a desmoronar en cosa de minutos, aún faltaba terminar mi práctica profesional para completar mis estudios y para eso aún quedaba un tiempo importante por lo que Zachary había tenido que marcharse solo por trabajo a la hermosa ciudad de París, entendía perfectamente sus razones para tener que irse pero eso no quitaba que me sintiera más sola sin su presencia, llevaba un mes lejos y eso hacía que lo extrañará demasiado pero el volvería, yo lo sabría. Pronto un recuerdo del pasado me hizo estremecerme, el volvería. No debería de estar pensando en estas cosas, no ahora. Me levanto de la cama y me preparo un café por la mañana, de sorpresa recibo una llamada de Zachary —Prepara tus cosas cariño, te he conseguido un trabajo como diseñadora en la empresa de mi primo, aquí en París. ¿Que dices? —un grito de mi parte hace reír a carcajadas a mi ahora prometido mientras doy saltos como una niña pequeña en mi departamento agradecida de que nadie pudiera verme en este momento ¿que podía ser mejor que esto? un trabajo soñado perfecto para mi práctica profesional precisamente en París, una de las ciudades más importantes en el mundo de la moda ¿como Zac había podido conseguir un trabajo ahí? todo volvía a retomar el sentido de mi vida colocando cada cosa en su lugar y rápidamente se que debo comenzar a arreglar todo para irme a París, era algo a lo que no podía decir que no, no podía negarme a esta oportunidad que la vida me estaba dando, así que pronto comienzo a arreglar las cosas del viaje para encontrarme allá mismo con Zachary y toda su familia, ya tendría tiempo para agradecerle al desconocido primo de mi prometido por darme la oportunidad de trabajar como diseñadora en su empresa que por lo que me había contado era muy cotizada.

Luego de dos semanas de espera todo estuvo en orden como para poder irme a una de las ciudades más hermosas del mundo, las ansias de conocer la bella ciudad se incrementaban mientras esperaba ansiosa el vuelo, luego de varias horas ya veía París desde la ventanilla del avión, y en pocos momentos estoy en París, Zac ya me había texteado para saber como había llegado del vuelo y no tardo en decirme en que estaba esperándome en el aeropuerto, inmediatamente mis brazos se aferraron a su cuello mientras me daba vueltas en los aires, había extrañado a mi novio. —Por fin estoy aquí, no sabes lo mucho que te extrañé —recibo suaves besos en los labios de parte del castaño de ojos azules para después ayudarme con mis maletas y dirigirnos a su auto tomados de la mano, apenas conocí a Zachary pensé que era una persona encantadora, totalmente dulce y preocupado que hasta el día de hoy siempre logra sorprenderme con algún detalle de su parte, nos divertíamos mucho juntos, nuestra relación siempre estaba acompañada de risas, caricias y palabras de aliento para el otro, y tal como decía siempre mi madre: el era el indicado. —Conocerás al resto de la familia hoy cariño. Y pronto comenzarás tu trabajo, quiero que te quedes la mayor cantidad de tiempo conmigo —Si bien el trabajo que el me había conseguido era un real sueño para mi hecho realidad también la razón por la que había aceptado tan rápidamente era por él, por estar la mayor parte del tiempo junto a él, nos quedaríamos en él departamento él había rentado apenas llego a París, esto era una verdadero sueño para ambos, prácticamente viviríamos juntos en la ciudad más romántica del mundo aunque algunas veces Zachary debía de viajar a otros lugares por temas de trabajo pero gran parte del tiempo esperaba que pudiese quedarse.

Dormí unas horas por el cambio de horario hasta que me despierto para arreglarme para la cena de esta noche en casa de la tia de Zachary, su familia se había portado realmente bien conmigo desde que puse un pie aquí. Gabriella era algo más joven que yo, prima de mi prometido, era una chica muy agradable que no dejaba de contarme cosas sobre su primo que no dejaban de hacerme reír, la madre de Zachary no dejaba de mencionar lo feliz que estaba que por fin nos hubiéramos comprometido, era de gran alivio saber que le agradaba la idea de que su hijo se casara conmigo. —Al parecer ha llegado Jamie, técnicamente tu jefe así que compórtate bien —bromea el castaño besando mi mejilla provocando una risa de mi parte, era extraño saber que su primo iba a ser mi jefe al cuál debía de agradecerle la oportunidad que me estaba dando. Me giro cuando escucho a Gabriella entrar a la sala junto a alguien más y me quedo pasmada cuando doy ojos azules me miran directamente, siento que mis piernas flaquean al ver a ese hombre delante de mi luciendo tan perfectamente arreglado y atractivo, los recuerdos caen sobre mi como un balde de agua fría y los nervios dentro de mi vuelven a florecer ¿Jamie Dornan? —Jamie... —murmuro en lo que es un susurro inaudible ¿el es el primo de mi prometido? No lo veía desde hace varios años atrás cuando me prometió que volvería pero jamás lo hizo, el nunca volvió por mi, el no me amaba como yo a él. —Esperen un momento ¿ustedes dos se conocen?  —la voz de mi prometido me saca de mis pensamientos al instante y me compongo mientras bajo la mirada del castaño del que alguna vez estuve enamorada siendo una adolescente. —Sí, digo, Jamie y yo nos conocimos en el instituto cuando estudiábamos juntos ¿no, Jamie? —embozo una sonrisa forzada mientras miro al castaño que tengo delante de mi para no echarme a llorar ¿porque después de tantos años el podía afectarme de esa manera? los recuerdos me invaden mientras sus ojos no dejan de examinarme. […] Estamos a unos minutos de pasar a la mesa para la cena por lo que aprovecho la distracción de mi prometido mientras habla con sus familiares para salir al jardín a tomar un poco de aire, esto no podía estar pasándome a mi y además había decidido mentir ¿que podía decir? Si, nos conocíamos, tu primo fue mi primer amor, estaba enamorada de él cuando tenía decisiete años, Zachary. Por supuesto que no. Una voz a mis espaldas me hace estremecerme, demonios. Me giro con la intención de mostrarme segura pero esta más que evidencia que no lo estoy, muchas preguntas me invaden como: ¿Porque nunca volviste? ¿Alguna vez me amaste? ¿Todo fue mentira? suspiro mientras sus ojos hacen contacto con los míos. El destino nos volvía a juntar de una manera muy especial —No puedo creer que seas el primo de Zac —murmuro con honestidad —Han pasado muchos años ... muchos. Y venía con la intención de agradecerle al primo de mi prometido por darme la oportunidad de trabajar en su empresa, pero entiendo si no quieres darme el empleo ahora. —digo bajando la cabeza pero de inmediato me digo a mi misma que debo mirarlo a los ojos, después de todo ninguno de los dos sentía nada por el otro ahora, eso era pasado.

avatar
Mensajes : 279

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ▲ won't you stay with me cause you're all I need

Mensaje por stonecold el Lun Dic 26, 2016 1:26 pm


LIAM HEMSWORTH
Aún no entendía que estaba haciendo aquí con exactitud pero ya no había tiempo de pensar más las cosas, ya había dejado un plazo razonable para que Andrea volviera a la realidad pero hasta el día de hoy no lo había hecho por lo que había tenido que utilizar mis armas personales para hacer que ella y su noviecito volvieran aquí lo antes posible antes de que yo perdiera los estribos. Adquirir las acciones de Lovato's Advertising no había sido una tarea dificil, los miembros del consejo estaban deseosos de nuevas inversiones y mi compra no sirvió más que alentar a unos buitres desesperados por más dinero. La empresa familiar de los Lovato no era una gran empresa pero no por eso menos importante, además tenía perfectamente claros mis objetivos y no me detendría hasta llegar a mi cometido, Andrea tendría que volver costase lo que costase ¿quien la había mandado a meterse entre las sábanas de Peter Lovato? mi hermana menor había huido con un hombre mayor, la conocía perfectamente como para saber que no era un capricho pero no podía quedarse con él más tiempo ¿que pretendía? la haría volver y Lovato tendría que responder por haberse llevado a mi hermana lejos quien sabe donde, mi familia estaba nerviosa y preocupada por la aventura de mi hermana, por esa razón es que no debería demorarme en hacer volver a la feliz pareja.  —¿Porque quieres esa empresa Liam? tienes la mayor cantidad de acciones en tu propia empresa entre otras cosas, ¿porque estás tan empecinado en esa? —pregunta Matthew, un amigo de la empresa quien me ayuda con unos papeles mientras me alisto para reunión en Lovato Advertising —Digamos que es un asunto personal, ya tendré tiempo para contártelo pero ahora tengo que irme. —Sabía que todos dentro de aquella empresa estaban nerviosos al saber de que se trataba aquella reunión pero pronto lo sabrían, me encargaría de dejar un caos con solo conseguir que Lovato volviese a la ciudad, por el momento solo debía poner en marcha mi plan. No tardo en llegar a la empresa de la cuál he adquirido acciones, y por mi mente pasa de inmediato la imagen de dos jovencitas en la oficina del director con la cabeza baja. Demetria. Gracias a ella mi hermana se había metido en un peculiar lió que casi costo su expulsión, al parecer los Lovato traían problemas fueran donde fueran, recordaba a Demi como la bonita castaña amiga de mi hermana a quien le gustaba meterse en líos y esperaba que no siguiera siendo aquella chica extrovertida y problemática, o por lo menos eso era lo que recordaba de ella.

Los miembros del consejo saben perfectamente quien tiene el poder en este momento apenas entro a la oficina de reuniones luciendo perfectamente dentro de mi traje y mi habitual postura de dominación a la que se debían de acostumbrar y pronto están rodeándome sin perder sus ojos de mi, presidía la mesa en el ahora antiguo puesto de Peter sin perder a nadie mi vista y sobre todo cuando alguien hace entrada a la oficina, precisamente la pelinegra que ocupo mis pensamientos esta mañana. Mis ojos se encuentran chispeantes con los de la castaña mientras espero que de inicio a la reunión, dejo mis dedos sobre la mesa mientras espero y espero recibiendo miradas tensas de parte de los presentes en la mesa, vuelvo a levantar mi vista hacía ella mientras escaneo su cuerpo rápidamente, esta diferente a como la recordaba y es que habían pasado años, claramente debía de cambiar un poco pero estaba espectacular. No tienes tiempo para pensar en eso, Liam. Me recalco a mi mismo con la intención de volver mis pensamientos a la reunión. La empresa estaba en crisis y una salvación había sido precisamente el vender las acciones, pero una reducción de personal era una medida drástica que quizás hubiese que tomar. Una breve discusión de poder se dio paso a la mesa mientras analizaba los rostros de aquellos desconocidos, si que estaban nerviosos por el futuro de la empresa pero pongo atención en la palabras de la joven quien parece estar muy segura.

Punto para ella, pensé de inmediato. El hombre que ha tomado la palabra no deja de llevarle la contraria demostrandole que es más viejo que ella en esto de los negocios pero la señorita Lovato no parece darse por vencida, y veo sus prendas nuevamente cuando mi mirada la recorre, ¿tiene que vestirse con colores tan llamativos? Por mucho que la familia de los Lovato no me agradara, no me estaba gustando el tono de voz que estaba usando el tal Anderson con ella, me mantuve en silencio admirando todo bajo mi mirada mientras ambos parecían querer sacarse los ojos. Demetria parecía querer llorar al instante en que pidió nuevamente que nadie fuera despedido, al parecer tenía mucho corazón como para hacer reducción de personal y algo en mi me decía que no debía hacerlo por mucho que quisiera llevarle la contraria a la castaña o más bien las decisiones que pudiera tomar por su padre. Y por primera vez desde que puse un pie en este lugar hablo antes de pueda poner un pie afuera. —Yo quiero ver la presentación, me gustaría conocer la estrategia que quiere dar a conocer Señorita Lovato. Puede mandármelo a mi correo si le parece bien, quiero ver lo que ha preparado. —digo seriamente tocando mis dedos entre si, mientras Arderson intenta convencerme de que no pierda mi tiempo e intento controlar mi mal temperamento como para no despedirlo ahora mismo, en este momento el estaba en desventaja contra mi. —Quiero que los empleados demuestren cuanto valen, tienen unos meses para demostrarlo, incluidos los miembros del consejo. No quiero en la empresa personas incapaces de hacer bien su trabajo —todos parecen consternados y preocupados, deberían estarlo, mucho había tenido ya con el espectáculo que había tenido que presenciar. —No quiero tener que verme obligado a hacerlo, ¿verdad, Michael? —inquiero al ver al señor Anderson más nervioso que antes. —Trasladaré algunas oficinas, y quiero a alguien a mi lado que conozca muy bien la compañía desde dentro, que sepa como manejarla  —explico y antes que cualquiera pudiese decir otra cosa agrego —Por eso, Demetria espero que trabajes conmigo los siguientes meses ¿esta de acuerdo? Vamos a corregir este desastre —entrecierro los ojos en su dirección mientras espero respuesta dejando a varios del consejo con la boca abierta. —Ahora pueden irse a hacer su trabajo —ordeno frotándome la sien cansado luego de todo esto, los miembros del consejo dejaban mucho que desear, pero con una mirada le pido a la castaña que se quede dentro de la sala de reuniones cuando me pongo de pie arreglando mi corbata.  —¿Siempre que tengamos que encontrarnos habrán problemas al rededor, Demetria? —pregunto con frialdad y evidente malhumor después de todo esto, Andrea tendría que volver fuera lo último que hiciera, ella debía volver junto con el padre de la castaña que tenía delante de mi, ambos no teníamos ninguna pista en donde nuestros familiares ahora ya juntos podían encontrarse, pero nadie podía ocultarse para siempre.


<3:
Hola Ari, espero que las respuestas estén bien pero si quieres que cambie algo solo dímelo, si la personalidad de Liam esta bien. Me gustan mucho los roles que se aman y odian pero al final del día se aman jajaja. ¿Como estás hoy?
avatar
Mensajes : 279

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ▲ won't you stay with me cause you're all I need

Mensaje por youmakemeglow el Miér Dic 28, 2016 12:57 pm


DEMETRIA LOVATO.
Estaba poniendo todo de mí en aquél instante para mantener una posición erguida, desafiante, que ninguno de ellos lograra intimidarme con sus reclamos y objeciones. Durante todos aquellos años había trabajado muy duro por mantener en pie la empresa que mi padre poco a poco había dejado en el olvido, y el progreso paulatino pero efectivo se debía gracias a todas las personas que ahí laboraban, cada una de ellas que desempeñaban a su manera un papel importante. Fue entonces que mi mirada alcanzó los ojos penetrantes y agiles de Liam Hemsworth, sus labios se abrieron y cuando temí lo peor entonces sus palabras me generaron cierta tranquilidad, no demasiada, pero sí alcancé a dejar caer un poco mis hombros tensos.— Sí, por supuesto. Le enviaré la presentación ahora mismo —Inquirí abriendo mi laptop y moviendo mis dedos sobre las teclas de aquél ordenador. Mat Abernathy quién estaba a mi lado deslizó su celular mostrándome el correo electrónico de Liam Hemsworth, entonces fui ágil al hacer aquél envío. Los reclamos de Anderson no se hicieron esperar y elevé mi mirada hacia él luego de dar enter al correo. Estaba controlando mi temperamento y por supuesto mi ira impulsiva ¿Quién se creía Anderson en aquél momento? Se estaba aprovechando de mi vulnerabilidad por la situación, sabía que mi padre no estaba y que de cierto modo yo me encontraba en una especie de encrucijada por el tema de la reducción de personal. Idiota. Fulminarlo con la mirada fue mi mayor arma. Una vez más erguí mi espalda acomodando discretamente mi blusa y tomando toda la fuerza de voluntad y profesionalismo que podía llegar a tener. Desvié mí vista de Anderson hasta el señor Hemsworth aclarando mi garganta mientras mis pensamientos se ordenaban entre sí, antes de decir cualquier tontería que fuese a perjudicarme.— Este lugar está lleno de personal capacitado. Cada uno desempeña un rol importante que durante todos estos años han sido la pieza clave para el progreso. La reducción de personal sería entonces para quienes no aportan nada positivo. Anderson —Espeté su nombre con mis dientes apretados.

No tuve mucho tiempo de manifestar cualquier desacuerdo, además que no tenía demasiadas armas para decir algo antes de que el mismo fuese usado en mi contra. Asentí lentamente con mi cabeza en dirección a Liam sintiendo que algo en mi interior se derrumbaba. Jamás pensé que tendría que seguir alguna orden de aquél arrogante magnate. Pero dadas las circunstancias y por el bien de los empleados lo mejor sería bajar la guardia, al menos en ese preciso instante.— Claro, trabajaré duro para la recuperación absoluta de la compañía —Respondí asintiendo con mi cabeza posteriormente.— La estrategia está, sólo hay que ponerla en proceso —Sentencié elevando mi rostro con seguridad y observándolo tan fijamente como me era posible, eso evitando el flaqueo de mis piernas. Una vez más decía a mí misma que era injusto que aquél egocéntrico e imbécil empresario fuese tan absurdamente atractivo, además ¿Quién podía verse tan irresistible actuando como un patán? Oh sí, sólo él.

Mi cuerpo se tensó colocándose alerta cuando él les indicó a todos que se retiraran y con tan sólo su mirada me indicó que me quedara. Cuando la soledad reinó la sala de reuniones desvié mi vista de la puerta hacia su rostro, aquél semblante inmaculado, el cual a veces creía y había sido tallado por alguna clase de dioses. Respiré hondo elevando mis hombros ligeramente.— En esta oportunidad creo que no es mi culpa nada de lo que está sucediendo. Créeme que yo también quiero encontrar a mi padre y que todo este circo se termine —Inquirí mientras cerraba mi ordenador portátil y lo colocaba en su respectivo estuche rosa repleto de brillos, seguido tomé mi bolso y luego mi libreta rosa y mi plumón con brillantina.— Para el viernes tengo un viaje para París para la cita con Bonnel, es nuestro cliente más importante y ya estamos a punto de cerrar la campaña —Le informé anotando toda la información en una de las hojas rosas de mi cuaderno.— Le he enviado toda la información a su correo. Ya las campañas pendientes están en proceso y serán lanzadas a partir de este fin de semana. Si cerramos el trato con Bonnel creo que los números aumentarían con bastante colorido, es nuestra meta. —Inquirí entregándole la hoja de papel roja con las indicaciones. En el momento que nuestros dedos se rozaron dejé escapar un largo y prolongado suspiro.— Verás, Hemsworth. Si tu plan es llegar a mi padre por medio de la compañía estás en el camino equivocado, para él es indiferente si quiebra o no. Pero ya que has asumido la presidencia tómalo en serio, allá afuera hay una decena de empleados que depende de este sueldo, y no pretendo fallarles —Sentencié con voz suave y reflexiva para luego comenzar a caminar hacia a puerta de la sala de juntas. 
avatar
Mensajes : 3073

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ▲ won't you stay with me cause you're all I need

Mensaje por youmakemeglow el Miér Dic 28, 2016 2:16 pm


JAMIE DORNAN.
Tuve que contener el tonto impulso de llevar mis dedos a mi brazo y pellizcarme para despertar de aquél sueño ¿Cómo es que me la encontraba después de tantos años? Yo llegué a pensar incluso que no volveríamos a vernos, fue así como me lo ordenó su padre, fue así como me obligó a olvidarme de ella, a sacarla de mi vida. Aunque después de tantos años yo había aprendido a vivir con ese episodio doloroso de mi vida y de alguna manera lo había borrado, pero ¿Cómo controlarme si la volvía a tener frente a mí? Con aquellos ojos azules observándome fijamente, como si de un fantasma me tratase. Mi opción más sensata fue relajar mis facciones mostrándole un semblante un poco más tranquilo. Aunque cierta preocupación me atacó, y no me pregunten exactamente porqué, pero sólo una cosa podía decir. La mujer que más amé en mi adolescencia estaba ahora comprometida con mi primo. Eso era suficiente como para sentir que un meteoro caía justo sobre mí. Desvié mi atención de la castaña hacia mi primo quién incrédulo hizo aquella pregunta.— Así es, cuando viví en Estados Unidos estudiamos juntos en la secundaria, unos dieciséis debíamos tener —Expliqué mintiendo de la misma forma en que Barbara lo había hecho, lo cierto es que nunca estudiamos juntos y yo sólo llegué a pasar el verano en California, pero nadie recordaba demasiado aquellos acontecimientos, quizás sólo mi madre, pero ella no estaba aquí para desmentirme. Una vez más mi mirada se centró en la castaña examinando ahora su rostro inmaculado escrito por ángeles, seguía siendo tan hermosa a como la recordaba, quizás aún más. Los años y la adultez le habían sentado de maravilla convirtiendo sus rasgos en unos más finos y delicados. Aquellos labios carnosos que siempre me habían invitado a besarlos y sus ojos, aquella malditos ojos azules que desde el primer momento que los vi supe que querría despertar con ellos cada mañana. Barbara fue más que un amor de verano, Barbara fue más que mi primera vez, Barbara fue simplemente el amor de mi vida, y si no me equivocaba lo seguía siendo.

En el momento que todos se dispersaron para dirigirse al lugar de la cena me di la oportunidad de seguir a Barbara, oportunidad y atrevimiento. Ciertamente desde que habíamos llegado Zachary no había soltado a la castaña siquiera un segundo, lo cual había hecho más difícil la tarea de hablar con ella, aunque ¿Para qué quería hablar con ella? ¿Qué podía decirle? Ahora me encontraba con demasiadas emociones juntas, no sabía si era precisamente tristeza, nostalgia o una especie de emoción, pues la vida me la había puesto en el camino una vez más, con un anillo en su mano, y comprometida con mi primo, pero a fin de cuentas en mi camino. Deslicé la puerta corrediza del jardín encontrándome con su silueta espaldas a mí, aclaré mi garganta haciendo acto de presencia.— ¿Por qué parece que huyes? —Pregunté directamente llamando su atención, cuando se giró noté como su espalda se erguía y su expresión cambiaba automáticamente. Una vez más parecía asustada o mortificada ante mi presencia.

Cuando aquellas palabras salieron de sus labios sentí un extraño quemor en mi pecho, algo bastante parecido a la decepción por lo que ella acababa de apuntar y asentí lentamente con mi cabeza.— Créeme que estoy igual de sorprendido que tú. Durante mucho tiempo él me habló de su prometida, pero nunca imaginé que la dulce chica neoyorquina serías tú —Inquirí encogiéndome levemente de hombros centrando entonces mi mirada en sus celestiales ojos azules. Un mohín se formó en mis labios ante su anuncio y negué posteriormente con mi cabeza luchando contra el instinto de caminar hasta ella y elevar su mirada con mi dedo, pero aquello fue inevitable, finalmente di algunos pasos más hasta alcanzarla y con mi dedo índice levanté su mentón para que me observara.— No tengo ninguna razón para no darte el empleo, tú portafolios es impecable, tus referencias aún más. A nivel profesional ese empleo es tuyo sin lugar a dudas —Aclaré con voz suave, aclarando mi garganta posteriormente. Me alejé un poco de ella cuando algunas emociones salieron a floté y me crucé de brazos para evitar algún contacto incomodo una vez más.— Sé que han pasado muchos años, y que algunas promesas se rompieron en el trayecto, pero te sigo teniendo en un espacio especial en mi corazón. Sé que seremos buenos colegas. Zachary me ha hablado de cuanto añorabas este empleo, así que nunca estuve tan contento de contratar a alguien como tú —Le dije embozando entonces una suave sonrisa intentando usar un tono de voz no tan suave y un poco más firme. Era un efecto que Barbara tenía en mí, sacar mi lado más dócil y tal parecía que aquello no había cambiado con los años.— Vamos a adentro, nos están esperando —Le dije mientras abría la puerta corrediza y le permitía a ella pasar para luego hacerlo yo. 
avatar
Mensajes : 3073

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ▲ won't you stay with me cause you're all I need

Mensaje por stonecold el Jue Dic 29, 2016 11:29 am


BARBARA PALVIN
Sentía que el mundo se me venía encima tan rápido como pensarlo ¿como esto estaba sucediendo? después de que Jamie se fue sin dejar rastro no tuve más remedio que empezar a olvidarme de él para siempre y eso era exactamente lo que había estado tratando durante los últimos y aunque sin éxito porque el siempre lograba aparecerse en mis más inconsciente recuerdos había logrado enamorarme de otra persona que me tenía feliz con la cuál estaba comprometida, pensaba que todo los sentimientos por Jamie se había desvanecido tal y como el lo había hecho hace años atrás pero solo mirarlo me dejo más que claro que aquellos sentimientos no se habían marchado. Al momento que elevo mi mirada con su dedo indice miles de recuerdos aparecieron en mi mente para atormentarme, Jamie lo había sido todo en su momento para mi y cuando se fue pensé que nunca volvería a sentirme así por nadie más, el fue el primero casi en todo en mi vida ¿como podría olvidar eso? fuimos tan felices. Parte de mi agradece que se aleje cuando para mi las emociones han salido a florecer en ese exacto momento mientras que las preguntas que había tenido guardadas durante años luchaban por salir de mi boca pero decido callarme al pensar que no es el momento ni el lugar, saber que ocupaba un espacio especial en su corazón hizo que el mio diera un vuelco pero no permito que me afecte — Supongo entonces que podemos trabajar juntos, tienes razón, este trabajo es muy especial para mi y te agradezco, nuevamente —quiero huir y abrazarme a mi misma para pensar que todo esto es una pesadilla pero se que no es más que la realidad, debo enfrentarla. Paso por su lado para encaminarme hasta la sala en donde toda la familia se encuentra dispuesta para cenar, la nostalgia me invade rápidamente con los recuerdos de adolescentes, solo una chica enamorada de alguien que prometió volver por ella y no lo hizo. El se veía calmado, muy parecido a el hace años excepto por su claro cambio físico, los años le habían sentado bien, estaba tan atractivo aunque siempre lo había sido no podía negar que estaba despampanante aunque sus ojos seguían expresando lo mismo que hace varios años, lo que me hacía recordar al Jamie del cuál estaba enamorada, al que había extrañado durante tanto tiempo y en ese mismo momento mi prometido hace presencia tocándome la espalda con el dorso de su mano con preocupación —¿Estás bien, cariño? te ves algo pálida —los ojos verdes de mi novio me observan con preocupación y no puedo evitar sentirme culpable ¿acaso debía decirle la verdad? parte de mi quería explicar el porque de mi estado pero la otra parte tenía miedo de contar toda la verdad. —Estoy bien, es solo que el viaje ha sido largo y estoy cansada. Pero vamos, no hagamos esperar a tu familia —murmuro embozando una sonrisa al hombre que me ama.

La comida esta exquisita con el típico toque parisino al cual debía de acostumbrarme el tiempo que estuviera aquí, la familia de Zachary es un total amor en el completo sentido de la palabra, son amables y divertidos lo que me provoca ciertas risas de vez en cuando, hemos recibido preguntas sobre nuestros compromiso durante la cena y Zachary esta feliz de responder cada una de ellas mientras yo intento no hacer contacto visual con mi primer amor, no sabía como sentirme al respecto ni sabía lo que en este momento sentía. ¿Sería igual de incomodo para el como lo estaba siendo para mi? escuchar a mi novio hablar de una forma tan enamorada sobre como nos conocimos, sobre como me propuso matrimonio ahora resultaba ser bastante incomodo teniendo en cuenta de que la persona que me enamoré cuando era una adolescente estaba presente en la mesa, y no fue cualquier amor, fue de la primera persona de la cuál me enamore. Gabriela mira en mi dirección con una gran sonrisa por lo que se que la siguiente pregunta es dirigida a mi — ¿Es cierto que vas a trabajar con Jamie? tendrás que tener paciencia porque todo en esa empresa es un desastre ¿no es así, Jamie? se que Barbara va a poder mejorar todo, tienes un estilo exquisito. Pero necesitarás paciencia para aguantar a Jamie, cuando algo le sale mal en la empresa es algo molesto —la joven se burla de su hermano con una mirada de diversión y mi mirada va dirigida esta vez a Jamie —Trataré de dar lo mejor de mi — ¿Porque el aún tenía tanto poder sobre mi? no debería, habían pasado años, el me había dejado, no se suponía que debería sentirme así por el luego de tanto tiempo —Deberás cuidar a mi novia, primo. Pronto tengo otro viaje de negocios pero se que ella estará en buenas manos —recibo un beso en la mejilla de parte de Zachary lo que me hace sonreír levemente hasta que bajo la mirada hasta mi plato.

La cena fue una maravilla y por muy incomoda que estuviera me divertí bastante escuchando a la familia y ver a Zachary tan feliz. No puedo negar que ver a Jamie sonreír y bromear con su hermana me hizo recordar buenos momentos en los que nos divertíamos hace años en el verano, todas las chicas estaban babeando por el castaño apenas llego a nuestra ciudad, yo era lo bastante tímida como para ir y hablarle, además tenía a un séquito de chicas que estaba esperando por su atención. Pero finalmente fui yo quien se la gano. Intento no recordar más acerca de aquel verano que tantas alegrías me dio pero también el más tristeza me provoco, el no había vuelto por mi como me lo había prometido. Ahora, ya en el departamento en el que nos estábamos quedando me acurruco en la cama tratando de no pensar más en el castaño y nuestro sorpresivo reencuentro, superaría esto y todo estaría bien, después de todo ninguno de los dos ya sentía nada por el otro. —Ha sido una cena maravillosa, tu familia es un encanto, Zac, gracias —el castaño se mete conmigo a la cama mientras me abraza besando mi cabeza —Todos han quedado encantados contigo, creo que yo debería ser el te de las gracias —suelto una pequeña risa al recordar que hace unas semanas ambos estábamos plenamente nerviosos por esta reunión, pero todo había salido a la perfección como lo había imaginado en mis mejores escenarios exceptuando por que mi ex novio de la adolescencia también había estado ahí. Pronto siento los besos de mi novio en mi cuello y en lo que en otro momento me hubiera encantado luego de haber estado tanto tiempo separados, no podía, no hoy. Voy a abrir la boca para decir algo pero Zachary niega con la cabeza —Lo sé, estás cansada por el viaje cariño, lo entiendo. Y mañana tienes que trabajar, es importante, tu primer día de trabajo así que lo dejamos para después —me besa en los labios y agradezco su compresión. —Te amo —murmuro abrazándolo fuerte colocando mi cabeza sobre su pecho —Hey... ¿Estás bien? —susurra con voz suave, solo asiento con la cabeza sintiendo su corazón contra mi rostro. […] A la mañana siguiente estoy lista para el trabajo por más nervio que aquello me provoque, Zachary me deja en la empresa de Jamie y el nervio no hace más que incrementarse, intento no sentirme fuera de lugar pero todas aquellas personas perfectamente vestidas de pie a cabeza me hacen pensar que quizás no sea lo bastante buena en este trabajo, pero luego me miro a mi y nuevamente vuelvo a pensar que tengo el talento para esto, no dejaría que el miedo me dominará. Pronto siento una mirada sobre mi cuando estoy tratando de averiguar cuál es mi piso, Jamie esta de pie a unos metros de mi y no puedo evitar que una pequeña sonrisa se expanda por la comisura de mis labios apenas nuestros ojos vuelven a hacer contacto.

avatar
Mensajes : 279

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ▲ won't you stay with me cause you're all I need

Mensaje por stonecold el Jue Dic 29, 2016 12:35 pm


LIAM HEMSWORTH
Lo único que quería en este momento era que Peter volviera a la ciudad y haría todo posible para que el estuviese aquí antes de que tuviera que recurrir a medidas más extremas, aun no podía comprender el porque mi hermana había decidido meterse con alguien mayor y precisamente con él, conocía a mi hermana tanto como para saber que la gustaban los retos, que le gustaba obtener todo lo que ella quería pero vamos, ella podía conseguir a alguien mejor. Por otro lado, Demetria había cambiado en varios aspectos, la adultez la había hecho cambiar físicamente convirtiéndola en una hermosa mujer con un privilegiado físico que era evidente ante mis ojos y sería un idiota no me diese cuenta, sus rasgos era más finos, estaba más alta de como la recordaba pero todo aquello no cambiaba de ella siguiera siendo una jovencita rebelde e independiente, tal y como la recordaba, hablaba con la misma astucia de siempre, mi mirada la recorre de arriba a abajo deteniéndome levemente en aquellas largas y torneadas piernas que claramente se verían mejor con zapatos de tacón pero ella había decidido llevar algo más cómodo. Ella sabía perfectamente por lo que estaba aquí por lo que haría las cosas más fáciles para mi esperando que ella supiera en donde podía estar su padre — Podrías tratar de averiguar en donde se encuentra, después de todo eres su hija me sorprendía que no viniera en tu ayuda cuando todo esta pies abajo en este lugar —comento enarcando una ceja pero se que ella tampoco tiene idea en donde el se podría encontrar, al parecer a nuestros familiares les gustaban jugar a las escondidas. Estaba acostumbrado a tratar con mujeres que vistieran sobria mente y que cumplieras mis ordenes sin tener que repetirlas dos veces pero sabía que las cosas no serían así con la bella joven que tenía frente de mi, ella estaba tratando de llegar al limite de mi autocontrol sabía que así era pero de todas formas intentaba de ponerme en mi limite. —Haré lo necesario para cuidar a Andrea, quiero que ella vuelva y no tengo la menor idea en donde esta. — no tenía otra opción que comprar las acciones de esta compañía pero al parecer la joven Lovato tenía razón, siquiera la empresa familiar podría hacer que Peter volviera. Mi familia estaba preocupada por Andrea pero tampoco lo necesario como para buscarla como yo lo había hecho, necesitaba que volviera y saber que estaba bien, hacerla recapacitar con la idea de estar con ese hombre y haría lo necesario para ello, Andrea era mi familia, la única que valía la pena de entre todos ellos y era mi responsabilidad cuidarla, responsabilidad que antes resultaba aterradora, ya no más.

Demi era una joven independiente, chispeante que lucía como una chica frágil y delicada pero no lo era para nada, era fuerte con un temperamento con el había que tener cuidado, quizás si era la única mujer que me llevaba la contra por lo que disfrutaría ahora en nuestro reencuentro de llevarle la contraria a ella. —Tu padre debería sentirse avergonzado de estar con una joven de la edad de su hija —espeto molestando pasándome una mano por los gemelos de mi camisa. —Y con respecto al personal, si bien pienso que hay que hacer ciertos cambios en este lugar porque hay muchas personas que no trabajan, cumpliré mi palabra de que les daré plazo de dos meses para probar su valía. —Era un hombre de palabra y por mucho que pensará que aquellos recortes en la empresa era de suma importancia sobre todo a varios miembros del consejo, era un hombre que cumplía con lo prometía por lo que no haría reducción de personal hasta que se cumpliera ese plazo, lo que podía dejar algo más tranquila a la joven. ¿Había mencionado a Bonnel? era un cliente importante claramente, una cita con un importante cliente no me dejaba indiferente en lo absoluto y quizás había subestimado a la joven de prendas llamativas, ella si sabía como conseguir un buen negocio y eso no cabía duda. —Estamos recién comenzando señorita Lovato. —comento con evidente diversión en mis ojos al verla girar sobre sus talones para salir de la oficina contoneando sus caderas inocentemente, completamente ajena al hecho de lo que eso provocaba en mi en este momento.

Apenas salí de la sala de juntas todas las miradas fueron directas a mi pero cada vez que ponía en marcha mi fuerte e intimidante contacto visual cada mirada que era dirigida a mi era bajada, los trabajadores de Lovato Advertising debían de acostumbrarse. Si bien la castaña ponía mi limite al cien cosa que era peligrosa sabiendo mi malhumor no podía negar que entre ambos existía una especie de química, una tensión claramente palpable y disfrutaría tanto haciéndola enojar. Mande a llamar a Demi para hablar de negocios, ahora que trabajaríamos juntos esperaba que empezara a acatar mis ordenes pero sabía que eso estaba lejos de la realidad, tenía esperanza. […] Me había encargado de hacer la mudanza de la empresa en tiempo récord y con éxito, Andrea tendría que darme las explicaciones que quería pronto por que todo lo que estaba haciendo era por ella. Pronto diviso a la castaña en el edificio en el que ahora tendría que trabajar nada más y nada menos que en el elevador y trato de evadir algún pensamiento nada inocente dentro de mi cabeza —Espero haya traído todo lo que necesita para que se sienta más comoda aquí, se que no es su ambiente de trabajo debe ser como sentirse en Marte —comento con evidente burla en mis palabras con la intención de provocarla, al salir del ascensor para mi suerte por que no sabía porque me estaba costando trabajo contenerme cuando la castaña se encontraba a mi alrededor quedo consternado al ver a los empleados de Lovato Advertising cargados cajas y bromeando, miro a Demetria y hablo con firmeza en su dirección —A mi oficina ahora, tenemos que hablar —camino con determinación sabiendo que ella me sigue a cada paso, al entrar cierro la puerta tras de mi observando a la castaña quien luce cansada, abrumada y un poco preocupada ¿acaso tan horrible es trabajar aquí o para mi? me permito observarla un momento más dándome cuenta nuevamente lo guapa que es, pero dejo aquellos pensamientos para concentrarme en lo que tengo para decir. Un cabello se le escapa dejándose caer en su rostro el cuál inmediatamente retiro al mismo tiempo que ella rozando nuestros dedos y la chispa es evidente aún para mi, me siento perdido y afectado ¿que sucede con esta mujer? —Aún quiero que hablemos de la presentación que envió a mi correo, necesito ciertas aclaraciones y bueno, he pensando en su viaje con Bonnel a París. No puede solo ir y reunirse con él, conozco a clientes de su talla. Iré con usted, no quiero objeciones.

avatar
Mensajes : 279

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ▲ won't you stay with me cause you're all I need

Mensaje por youmakemeglow el Miér Ene 04, 2017 12:51 pm


DEMETRIA LOVATO.
El definitivamente no lograría entenderlo, Liam Hemsworth debía entender que mi padre no vendría al rescate de su empresa, a él le importaba muy poco si esto terminaba yéndose de sus manos, a fin de cuentas, ya estaba al borde de la bancarrota y las únicas personas que estábamos poniendo lo mejor de sí para lograr salir adelante éramos las que realmente deseamos mantener el empleo y por supuesto quienes amábamos completamente aquellas cuatro paredes. Dejé un suspiro salir de mis labios negando suavemente con mi cabeza.— No lo entiendes ¿Verdad? Peter no vendrá, ni siquiera vendrá si pones un cuchillo en mi garganta regresará. —Inquirí seriamente levantando mis cejas. Podía sonar muy crudo el hecho que mi padre siquiera mostrara un poco de interés en mí, que era su única hija, pero las cosas como eran, a su margen a su debido ser, y durante muchos años Peter Lovato me había dejado a un lado, tratándome como una empleada más, que ciertamente era algo que le agradecía, pues ser quien fue me hizo la mujer que soy ahora, nunca dependí de sus cuidados y su atención y por ende comprendí que la independencia era mi arma más letal. De todas maneras, gracias Peter. Analicé en aquella pequeña fracción de tiempo.— Él ha desaparecido del mapa porque sabe que tú y yo lo buscaríamos hasta debajo de las piedras. Tanto él como Andrea están actuando erróneamente, así que no puedes echarle toda la culpa a mi padre, ella no está con él en contra de su voluntad ¿No es así? —Espeté enarcando mis cejas recorriendo entonces sus facciones masculinas que ahora parecían evidentemente más tensas.— Y yo también quiero que mi padre vuelva. Necesito despertarme de esta pesadilla —Sentencié con mi mirada densa clavándose en aquellas iris azules. Claramente la pesadilla era tenerlo a él como director general de la compañía, su personalidad dominante chocaba demasiado con mi libertinaje, éramos dos polos opuestos, el ying y el yang y nunca el norte y el sur se llevaron bien, y nunca se llevaron bien. Tenerlo aquí sólo generaría en mí una atmosfera de incomodidad, y con el plan de realzar la empresa en proceso, tener a alguien que me sacara de mis casillas era en definitiva una muy mala idea. 

La vergüenza no está en el diccionario de Peter Lovato, Hemsworth —Respondí con sorna negando suavemente con mi cabeza.— Para él Andrea es una mujer más, como todas sus ex esposas, no lo subestimes, él no regresará por sentir vergüenza. —Inquirí suspirando suavemente acomodando un mechón de cabello que con rebeldía se había posado en mi mejilla. El tocó entonces mi punto más débil que evidentemente era el personal que en la compañía laboraba, todas aquellas personas que confiaban ciegamente en mí, en que haría hasta lo imposible porque no se les fuese removidas de sus cargas, personas que durante años habían desempeñado un papel sumamente importante en la empresa. La verdad, si hacíamos un análisis exhaustivo el único culpable de que la bancarrota nos estuviese pisando los talones era mi padre, con sus gastos descontrolados, así que quizás tener a Liam como presidente era una locura, pero al menos no terminaríamos de ahogarnos en la clausura definitiva de la empresa.— Aquí todos trabajan, señor Hemsworth y le aseguro que se lo demostraremos. —Finalicé. Él tenía razón, esto apenas comenzaba y no sabía de qué manera.
(…)

Voy tarde, Shantal, voy tarde —Le dije a mi cuadernos el cual por supuesto tenía nombre. No iba tarde del todo, pero sí esperaba llegar a tiempo, ya podía casi escuchar la voz de Liam Hemsworth buscando cualquier excusa para hacerme sacar de quicio, pero vamos, él no sabía que yo también tenía mis técnicas para hacer que sus densas cejas se elevaran con disgusto. Seamos realistas, era aún más guapo cuando se notaba enojado. Mis tacones pisaron el acero del elevador y el mismo se detuvo ante la presencia de, adivinen, mi nuevo jefe.— Lo único que necesito para sentirme cómoda está en mi cuaderno, el resto es protocolo —Respondí manteniendo mi espalda erguida ¿Cómo alguien podía notarse tan guapo luciendo un traje parecido todos los días? Maldito Hemsworth y su porte de dios griego. Mordisqueé mi labio por simple inercia. Las puertas del elevador se abrieron mostrando a todos los empleados con cajas y riendo entre sí. Avanzando mis pasos a través del pasillo escuché como muchos me saludaban con cariño y calidez.— ¡Demetria! Mira lo que he traído —Alzó Abby Gilberth una pecera colorida la cual colocó sobre su escritorio. Max James se aproximó a mí mostrándome la ecografía de su esposa Lily, y noté como todos comenzaban a decorar sus escritorios mientras las risa y la algarabía reinaba el lugar ¿Sentirme cómoda? Oh, por supuesto que me sentía cómoda. La voz de Liam me sacó de mi pensamiento de regocijo y elevé mis cejas siguiéndolo hasta su frío oficina ¿Quién decoró este espacio? Parecía salido de un hospital. Mi expresión cambió al ver tanta estética blanca en un solo lugar.— ¿Has considerado poner un tono más cálido en este lugar? —Pregunté llevando mis dedos hacia el mechón que ahora con rebeldía se había escapado de mi rostro haciendo que nuestros dedos accidentalmente se rozaran ¿Él iba a acomodar aquél cabello? Aclaré mi garganta. Un momento, un momento ¿Ir al viaje conmigo? Estaba de broma. Solté una seca carcajada.— ¿Ir conmigo a la reunión  con Bonnel? Negativo, él cliente es de confianza y créame, nadie lo conoce mejor que yo. Así que no, no será necesario que vaya conmigo. Con respecto a la presentación estoy aquí para responder sus dudas —Inquirí caminando hasta la silla frente a su escritorio, dejando mi bolso y sacando mi cuadernillo rosado y mi pluma con brillantina. La puerta se abrió mostrando a una de las secretaria.— Listos los pasajes para mañana a París, señor. Y la reservación de hotel —Así mismo la señorita abandonó el espacio y elevé mis cejas hacia el rubio sentado frente a mí. — Estás de broma ¿Cómo te atreves a cambiar el vuelo y además hacer una reservación? Eso ya estaba listo ¡¿A qué estás jugando?! —Espeté intentando no soltar con demasiadas garras mi temperamento. Con mis clientes no, maldición. 
avatar
Mensajes : 3073

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ▲ won't you stay with me cause you're all I need

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 5. 1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.