Últimos temas
» pied piper ✹
Hoy a las 8:34 am por exodus

» Balance
Hoy a las 8:33 am por lalisa

» ¿rol sobre daddy issues?
Hoy a las 6:46 am por GirlofBieber

» ¿Rol?
Hoy a las 3:04 am por Daeffy Ryder townsend

» Mi verdadero hogar está en tus brazos
Hoy a las 1:22 am por afterglow

» I love you is not the words I want to hear from you. ღ
Hoy a las 1:10 am por getitright

» when there's no light to break up the dark, i look at you ღ
Hoy a las 12:56 am por hughes

» tell me that you love me, even if it's fake.
Hoy a las 12:34 am por afterglow

» i know i was happier with you ღ
Ayer a las 11:52 pm por hughes

Afiliados del Foro
Afiliados hermanos 0/5
Directorios y Recursos
Afiliados Elite 0/44

▲ won't you stay with me cause you're all I need

Página 2 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: ▲ won't you stay with me cause you're all I need

Mensaje por youmakemeglow el Miér Ene 04, 2017 1:53 pm


JAMIE DORNAN.
Desde la distancia observé a Zachary aproximarse a Barbara, preguntándole si se encontraba bien, ciertamente en aquél instante algo en mí se revolvió, como si un terremoto estuviese haciendo de las suyas en lo más profundo de mi ser. Comprender entonces que aquella castaña pertenecía casi en su totalidad a mi primo sería un reto para mí. Suspiré brevemente al momento que observé a toda mi familia sentada en la mesa para comenzar entonces con aquella cena en la cual no se hicieron esperar los comentarios, chistes y anécdotas. Mientras disfrutaba del banquete no podía evitar desviar de vista de vez en cuando a la diosa venus que degustaba de la cena junto a su prometido. Joder, la simple palabra se sentía amarga en mis pensamientos, esperaba no tener que decirla y lo evitaría a toda costa. Si me sentaba ahora a analizar todo exhaustivamente me percataba de los incomodo que podía resultar para ella y definitivamente para mí, eso sin mencionar ¿doloroso? El sol no podía taparse con un dedo, los años habían pasado prácticamente volando y ahora me encontraba en otra perspectiva, pero Barbara Palvin siempre sería sin duda lo más hermoso que me había sucedido en la vida, la única mujer por la cual hubiese sido capaz de entregar todo de mí. Pero las circunstancias y el tiempo se encargaron de dejarme tan lejos de ella como fuese posible. Ahora nuestros destinos habían sido separados, quizás para siempre y debíamos aceptarlo, por más que doliese. Ella era la prometida de mi primo y yo, yo simplemente su jefe. Parpadeé en dirección a Zachary apoyando mi mentón de mi mano mientras lo escuchaba hablando de aquella manera sobre la castaña a su lado, no lo juzgaba, yo en su lugar diría eso y mucho más, pero el quemor en mi estómago era desagradable, quería levantarme y pedirle que se callase, que yo la conocía perfectamente y que no hacía falta que dijera todo aquello, si quería, podía ser yo él que les comentara a todos los maravillosa que era Barbara. Claro, todo aquello podía ser parte de una utopía, porque yo sólo podía quedarme sentado escuchando sin parar sus palabras.

—¿De dónde sacas que todo en la empresa es un desastre, enana? —Pregunté divertido en dirección a la rubia con ahora una perforación en la nariz que hablaba tan cacatúa. Embocé una sonrisa en dirección a la castaña elevando mis cejas con debida insinuación.— Y no me queda la menor duda que Barbara pondrá todo de sí para el emprendimiento de la compañía. Eso dice su hoja de vida y por supuesto su pretencioso prometido —Inquirí con sorna observando a mi primo quién ahora sólo levantaba sus hombros divertido y reí con él. Tratando de esa manera hacer del ambiente uno más cómodo, tanto para mí como para Barbara. Sin embargo no pude evitar centrar mi mirada en aquél par de iris grises que ahora para mí no tan sorpresa me estaba mirando fijamente. Cuando ella me observaba de aquella manera la idea de pedirle que me acompañara a un lugar más privado mientras podíamos hablar y charlar del pasado no parecía tan descabellada, pero sí lo era y sólo me podía dar el lujo de mirarla en la distancia deseando retroceder el tiempo y cambiar las cosas.— Te prometo que cuidaré de ella como nadie lo ha hecho jamás. —Sentencié sin dejar de observar aquellos ojos grises. 
(…)

Cuando abrí mis ojos me percaté que tan sólo era medianoche y yo estaba experimentando aquél molesto insomnio. Recostado en aquella fría cama apoyé mi cabeza de mis manos dirigiendo mi mirada al espacio vacío al lado de mí. Nunca había considera llenar aquél sitio, pero un par de ojos grises se hicieron presentes una vez más haciéndome suspirar con nostalgia. Debía dejarla a un lado y grabarme de todas las maneras que ella ahora no me pertenecía como hace diez años lo había hecho. Respiré hondo rodando mi cuerpo para llenar aquella dimensión y el sueño se aproximó poco a poco. Cuando la alarma sonó salí de la cama tan pronto mi cuerpo lo permitió. Una ducha rápido, un desayuno express, afiné mi traje, peiné mi cabello y con las llaves de mi auto dando vueltas en mi dedo índice caminé rumbo al elevador. Amaba París y su tráfico fluido permitiéndome llegar a la nacional con la velocidad de un cohete. Caminando a paso decidido y dominante por el lobby reconocí a aquella silueta definida y femenina a la espera del elevador. Cuando sus ojos hicieron contacto con los míos elevé mis comisuras en una dulce sonrisa acercándome finalmente hasta ella parándome a un lado de su cuerpo.— Piso 19. El último, ahí pasarás la mayor parte del tiempo. —Inquirí pulsando el botón con la flecha hacia arriba, fue entonces que las puertas se abrieron y ambos nos pudimos adentrar a la caja de acero.— Buenos días, Barbara. Luces radiante —Comenté observándola de arriba hacia abajo, sí, descaradamente y es que ella lucía preciosa así fuese con un saco de patatas. Sentí una ligera punzada de envidia al recordar que fue Zachary quien durmió con ella la noche anterior y que probablemente se hiciera cargo de desnudarla. Sacudí discretamente mi cabeza para no desviar mis pensamientos traicioneros.— ¿Qué tal ha sido tú primera noche en París? ¿El tráfico? Mucho mejor que en Nueva York ¿No es así? —Comenté risueño. Las puertas del elevador se abrieron una vez más y nos adentramos en el piso diecinueve.— Ven conmigo a mi oficina, te plantearé todo y luego te mostraré tu espacio de trabajo ¿Bien? —Ordené el tiempo que caminaba a su mismo ritmo y nos dirigí a mi despacho. Abrí la puerta para que ella entrara primero y luego lo hice yo. Seguí mi camino hasta el lado posterior a mi escritorio abriendo el primer gabinete y sacando los portafolios.— Luego de ver tu portafolios quedé encantado y la verdad con altas expectativas. La cosa es así, Barbara: Tenemos una campaña desastrosa en proceso y necesito nuevos diseño, nuevo concepto, necesito innovar, necesito una revolución y eso… para dentro de una semana —Sentencié entregándole el actual portafolio lleno de animal print y todas esas cosas desagradable y posteriormente le entregué el esqueleto de lo que esperaba, una idea más fresca e innovadora.  
avatar
Mensajes : 3596

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ▲ won't you stay with me cause you're all I need

Mensaje por stonecold el Vie Ene 06, 2017 3:00 pm


BARBARA PALVIN
Tener al castaño en frente de mi nuevamente renacía muchas cosas que pensaba tener enterradas en lo más profundo de mi pero al parecer era todo lo contrario, no me había podido olvidar de él como hubiese querido o como había planeado, recuerdo cuando no volvio por mi tal y como el lo había prometido, había tenido que aguantar a mi protector padre decir ''te lo dije'' muchas veces, y finalmente el había tenido razón, mi padre me había advertido que los chicos como el solo se divertían con las chicas ingenuas como yo por lo que no tardo de decirme lo mucho que me había advertido sobre enamorarme de él pero era muy tarde, yo estaba profundamente enamorada de aquel chico. Pero ya habían pasado muchos años desde aquel hecho debía seguir con mi vida tal y como estaba hace poco tiempo, iba a casarme estaba felizmente comprometida con un hombre encantador ¿que más podía pedir? lo que había ocurrido con Jamie había sido un amor de verano, hermosos recuerdos que no dejaban de aparecer en mi cabeza ahora que nos habíamos reencontrado pero ya era hora de seguir adelante. Embozo una sonrisa en su dirección cuando sabe porque estoy tan confundida y es que este lugar era realmente enorme — Gracias — susurro pasando con él hacía el elevador, toda la empresa demostraba elegancia y moda, se podía inhalar en este lugar la moda, no podría haber conseguido un trabajo mejor, y se que podríamos convivir sin tener ningún problema después de todo lo nuestro había sucedido hace tantos años que el siquiera debía de sentirse abrumado como yo, quizás siquiera me recordó en todos esos años. Mis mejillas se sonrojan levemente ante su comentario sobre mi aspecto de hoy solo puedo sonreirle agradecida por aquel comentario, realmente pensaba que no debía de verme tan bien después de no haber dormido demasiado, había abrazado a Zachary toda la noche viéndolo mientras dormía culpándome por no estar pensando precisamente en él. Asiento animosamente ante su comparación de la gran ciudad de Nueva York con el encantador París — Definitivamente el trafico es mucho mejor aquí, es bastante tranquilo bueno todo París es tranquilo, hermoso y especial, vives en un país hermoso Jamie. No pude haber venido a mejor ciudad, siempre fue mi sueño conocer París. — escucharlo reír trajo recuerdos agradables  a mi mente, pero me concentro mientras caminamos por la hermosa empresa recibiendo algunas miradas interesadas de algunos trabajadores de la empresa que quizás pronto me encargaría de conocer.

Entro junto a él a su despacho perfectamente ordenado y lo sigo con la mirada mientras saca algunos portafolios de su archivador. Jamie parecía tener bastantes expectativas en mi trabajo por lo que no quería desaprovechar la gran oportunidad que me estaba dando. Observo con atención aquellas telas de animal print y con colores bastante chillones a la vista de cualquiera, miro el resto del contenido del portafolio como imágenes entre otras cosas sobre la última colección y elevo mi vista hasta los ojos azulinos del castaño, claramente necesitaba un nuevo concepto esto era bastante desagradable a la vista, vuelvo mi mirada hacía los animal print que no hacen más que abrumarme pensando en algo innovador para la compañía pero ¿que? No podía desaprovechar esta oportunidad ni menos arruinar la confianza que el castaño estaba depositando en mi. Mordisqueo mi labio inferior tratando de encontrar un nuevo diseño, buscaría entre mis ideas más profundas para poder conseguir algo innovador, fresco y hermoso. Nuevamente elevo mi mirada de aquel portafolio hasta el atractivo castaño, sin duda lo años le han beneficiado, aquella barba de pocos días le quedaba de maravilla, sacudo mi cabeza ligeramente y embozo una sonrisa. — Ahora entiendo porque tu hermana menciono aquello ayer en la cena. Esto es un desastre — me río ligeramente tomando nuevamente el portafolio desagradable a la vista de Jamie nuevamente en mis manos — En menos de una semana te tendré el nuevo concepto. Lo prometo. — puedo ver su rostro sorprendido ante mi seguridad y enarco una ceja divertida — Espero que recuerdes lo muy imaginativa que puedo ser — me fijo en otros portafolios sobre campañas anteriores y los tomo entre mis manos embozando una tímida sonrisa en su dirección — Necesitas algo innovador, algo que no se haya hecho anteriormente por lo que necesito estos también. — le enseño los archivos con los años enmarcados en la portada de cada uno de ellos. — No te haré ver más ese horrible porfolios con diseños de animal print. Confía en mi.

De pronto volvíamos a tener familiaridad, aquella tensión se había ido en poco tiempo a medida que íbamos hablando. Pero no podía evitar sentirme distraída por su sonrisa, me fijo en un momento de distracción de su parte que su cuerpo ha cambiado considerablemente, esta más musculoso de la última vez que le vi, aunque de eso han sido años pero su espalda estaba más ancha, sus hombros más fuertes y su rostro estaba más definido. Era una total tentación ante mis ojos. Suspiro cuando termino de ver los demás porfolios y lo sigo hasta el que será mi lugar de trabajo, una hermosa oficina con toques minimalistas, puedo divisar los colores de preferencia de esta oficina y de pronto una idea vaga se me ocurré. Mezcla la elegancia de la oficina con la elegancia de la moda, todo debía de ser perfecto, por lo que debía ordenar algunos diseños que comenzaban a aparecer en mi mente, ya tendría tiempo para hacerlos apenas pudiera ordenar todo en lo que sería mi espacio de trabajo. — Gracias nuevamente por aceptarme, y te prometo que no te decepcionaré — si bien quería preguntarle aún muchas cosas, ahora debía de preocuparme por cosas de fuerza mayor, no podía dejar nada al azar con esto. — Finalmente lo lograste, conseguiste tener un imperio de esta magnitud. Siempre tuviste la imaginación y el talento para lograr todo lo que querías — y nuestros ojos se encuentran nuevamente esta vez provocando una conexión mayor, el recuerdo de un joven Jamie diciéndome que alguna vez el sería el mejor diseñador y empresario de la industria, con aquellos ojos azulinos soñadores y por un momento creo que el esta recordando lo mismo que yo, ambos abrimos la boca para agregar algo más pero mi celular nos interrumpe provocandome una mueca — Lo siento — rápidamente tomo mi celular y me percato que es Zachary, una punzada de culpa me invade pero la rechazo de inmediato. — Nena, tengo que decirte algo. Mañana no podré llevar a dar una vuelta por París porque tengo una reunión de trabajo, te lo compensaré —mi sonrisa de desvanece de inmediato, pensaba que mañana pasaríamos la tarde juntos pero al parecer los asuntos de su trabajo no podían esperar —Pensé que pasaríamos la tarde juntos, Zac. Pero esta bien... entiendo, no te preocupes. Se que son importantes esos viajes de negocios. — esos viajes duraban pocos días pero ahora estaría sola en París hasta que el volviese, suponía que debía esperar y podría hacerlo, cuelgo el telefono sabiendo que esta noche tendré que despedirme de mi prometido por unos días. — Era Zachary, se disculpo por no enseñarme París mañana, tiene un asunto de negocios a las afueras de París. — hago una mueca triste con mis labios e intento volver a concentrarme en mis asuntos ahora, debía de tener un nuevo y revolucionario concepto para menos de una semana, y lo haría.

avatar
Mensajes : 313

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ▲ won't you stay with me cause you're all I need

Mensaje por stonecold el Vie Ene 06, 2017 3:44 pm


LIAM HEMSWORTH
Claramente la situación de mi hermana se había salido de control era una de las pocas situaciones de las cuáles se me había ido de las manos, Andrea se había ido de casa antes de cualquiera se hubiese dado cuenta y no es que nuestra familia podría haberse preocupado más, es que realmente no les importaba lo que le sucediera a Andrea, yo debía hacerme cargo de ella siempre solo nuestra madre se encontraba bastante en desacuerdo con la decisión de mi hermana pero tampoco hacía nada para arreglar aquello, mientras tanto Demi me había hecho entender que su padre no volviera aún así la empresa se estuviese cayendo a pedazos ¿acaso era tan mal padre como para dejar a la castaña con las cosas de la empresa sola? su empresa estaba en picada desde hace un tiempo y el no era capáz de hacer absolutamente nada, dejando a su hija a cargo de buitres que no han hecho más que arruinar aún más la empresa. Pero Peter Lovato apenas pusiera un pie en la ciudad iba a escucharme y Andrea también, claro que deberían sentir verguenza al estar con una chica que tiene la edad de su hija y que precisamente es amiga de ella ¿porque Andrea se habría fijado en aquel hombre? sacudo la cabeza para evitar esos pensamientos, he tenido demasiado como para seguir pensando en mi rebelde hermana menor. Me río arrogantemente cuando escucho todas las excusas que tiene la castaña para no dejarme ir al viaje, no era que no confiará en sus habilidades pero tenía mucha más experiencia en esto que ella seguramente, si que era un cliente importante, Bonnel era un importante accionista por lo que no la dejaría ir sola a esa reunión, además, aunque me hubiera dado todas las explicaciones aún cabía la posibilidad de que ella supiera donde estaba su padre escondiéndose en alguna parte de este planeta. La puerta se abrió dejándome a ver la secretaria diciendo que lo quería oír, justo a tiempo. —Iré con usted, sin más objeciones señorita Lovato. Sabe que no me gusta que me lleven la contra. —murmuro arreglándome la corbata de mi traje negro. — Busqué sus mejores trajes para París, y el mejor para el cliente. —sentencio ahora fijando mi vista en el molesto rostro de Demetria.

Disfrutaba haciendola enojar, no podía negar aquello pero también era una importante oportunidad para ambas cosas, averiguar si ella no me estaba mintiendo con lo del paradero de su padre y además, concretar un negocio con un importante cliente francés, no había nada que perder por lo que no le di más tiempo para que ella siguiera rechazando la idea. Arreglo mi traje para ir luego de unas horas a una cita importante, debía dejar todo listo antes de irme a París mañana con Demetria, también debía de preocuparme por mi empresa así que debía de concretar aquella cita de esta noche. Le indico a Demetria por enésima vez que vaya a casa pero como siempre, la castaña me lleva la contraria y se queda hasta tarde dentro de la oficina, tampoco era mi asunto por lo que simplemente me voy a mi cita. Demetria saca parte de mi que no creía que tenía, y tampoco deseaba dejarla demasiado en evidencia, aquella chica disfrutaba viéndome enojar, disfrutaba desafiarme. Reviso por última vez que todo este en orden con los pasajes del día de mañana y reviso la información de Bonnel, sin duda si Demetria conseguía el trato con el francés, la empresa estaría salvada en poco tiempo, ella se veía bastante segura de acuerdo con el trato, era su cliente y yo estaba apunto de arruinarlo por ir junto a ella, su temperamento iría de mal en peor al tenerme a su lado las veinticuatro horas del día pero tenía mis razones. Una llamada mi interrumpe de la cena de esta noche y me quedo de piedra cuando escucho de que se trata. ¿Demetria en el hospital? al parecer los molestos periodistas se han enterado de lo de su padre, los chismes no tardan en aparecer y la más perjudicada ha sido ella.

Dejo mi cita a la mitad para irme rápidamente hasta el auto donde el chofer me espera ¿en que estaba pensando Demetria al salir con esa cantidad de periodistas fuera? debió de haber llamado a alguien si es que percato de todas esas personas deseosas por una noticia. Gracias a mi chofer me salto a los periodistas de la entrada mientras nos dirigimos al hospital apenas llegamos pregunto de inmediato por el estado de la castaña sin antes encargarle a mi chofer que llamase a la prensa anónima para que diera cuenta del estado de la castaña, quizás así su padre podría verla en televisión y supiera el daño que le estaba provocando a su hija con todo esto — Demetria Lovato ¿como se encuentra? —pero maldigo entre dientes al saber que ella no se encuentra aquí, ha sido un beneficio de mi apariencia con la recepcionista que no ha tardado en darme la información sobre el estado de la castaña, por lo que inmediatamente y sin ganas de responder los coqueteos de esa mujer me dirijo hacía la salida del hospital buscando con la mirada a la castaña. ¿Porque hace lo contrario de lo que todos le dicen? sin duda alguna es una mujer independiente y sin rodeos. Que por alguna extraña razón, me hace sonreír. Al cabo de unos minutos la veo caminando en la calle cabizbaja  — ¡Demi! — la llamo preocupado cuando veo el costado de su cabeza manchado con sangre y maldigo en voz baja — Maledizione, Demi. ¿Estás bien? ¿Te han golpeado? — pregunto preocupado al ver aquella mancha haciendo contraste con su piel blanca que se veía aún más blanca de lo normal, una punzada extraña de preocupación se apodero de mi. — Fui al hospital apenas me entere de su condición, ¿porque no esta descansando en el hospital? — inquiero frunciendo el entrecejo, era bueno ser independiente pero no cuando podía poner en riesgo su salud, se veía confundida y desorientada, la tomo del brazo suavemente para ayudarla provocando una sensación inmediata en mi cuando nuestros cuerpos rozaron por el contacto. — Su padre esta ausente, no puedo dejarle sola. Vendrá a mi departamento esta noche ya que no esta en condiciones y por favor, no quiero objeciones. — advierto mirando a sus ojos castaños con evidente chispa, ¿acaso estaba bien lo que estaba haciendo? tenerla en mi departamento no era precisamente un esfuerzo si no más una tentación, eso no podía negarlo. — Si no desea quedarse en el hospital, esta bien, se quedará en mi departamento — Aun a pesar de sus objeciones a la idea  de quedarse conmigo por la noche, la ignoré completamente sin permitir que me hiciera cambiar de aparecer a mi idea principal, esta vez no podría persuadirme por tomar otra decisión, no sabía si realmente era buena idea que fuéramos a París el día de mañana pero ya tendría tiempo para tomar una decisión con respecto a eso, ella siempre me cuestionaba en todo pero esta vez no se lo permitiría, lo primero era su salud esos periodistas hambrientos ya habían tenido demasiado de ellla, además ya que me empezaba a preocupar por el color pálido que había tomado su piel, oh no, aunque ella se negará esta noche no la dejaría sola.

avatar
Mensajes : 313

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ▲ won't you stay with me cause you're all I need

Mensaje por youmakemeglow el Sáb Ene 21, 2017 4:40 pm


DEMETRIA LOVATO.
Él y yo estábamos empeñados en ese juego de quién le llevaba la contraria más al otro y por un momento sentí que estaba perdiendo aquella batalla, y aunque replicara más de una vez aquél hecho estaba segura que nada haría cambiar de opinión a el señor control, por supuesto, Liam Hemsworth estaba acostumbrado a llevar el control de cada cosa y ahora él tenía el control de mi empresa, o bueno, la empresa de mi padre. Demasiadas objeciones podrían ser usadas en mi contra, así que taconeando salí de su oficina. Yo conocía a Gerard más que muchas personas, era un íntimo amigo y la reunión era más un encuentro casual que algo formal de trabajo, pero claro si yo le explicaba eso a aquél hombre tan terco sólo conseguiría que él pensara algo negativo, como no sé, que me acostaba con el cliente o quién sabe que, si me lo preguntaban, de Liam Hemsworth esperaba muchas cosas. Respiré hondo mientras me hundía en la ardua tarea de diseñar la propuesta para Gerard en mi cuaderno rosado, Liam insistió en que me fuese a casa, pero ¿Por qué habría de hacerlo? Además, tenía intenciones de vigilar de cerca sus intenciones con los empleados, y de ellos mismos, claro, ya les había advertido que tenía que poner mucho más de ellos durante estos días para así evitar darle alguna razón a aquél hombre. La presencia de Liam seguía manteniéndome intranquila, por muchas razones concretas, era un hombre con demasiado potencial atractivo y lo peor de todo este chiste es que él lo sabía y sabía cómo utilizarlo, yo necesitaba controlar cualquier ápice de descontrol, más estando segura que nuestra estadía en París estaría cargada de aquella tensión que nos envolvía, no estaba segura de cómo debía sentirme respecto a aquello, así que decidí que me concentraría en el trabajo tanto como fuese necesario. Desde siempre había sido así, meterme de lleno en las tareas laborales me desconectaban del mundo exterior y me relejaban, aunque sonase bastante extraño, ya que el trabajo siempre generaba estrés, en mi caso, siempre había sido liberador.

Desde la salida del elevador observé al centenar de periodistas en la salida de la compañía ¿Quién habrá sido el bocón? Sentí bastante ira por tener que exponerme a esto, pero no me quedaría encerrada en aquél lugar. Cuando Mateo, el de vigilancia me ofreció ayuda para poder alcanzar mi auto caminé fuera del edificio tratando de atravesar la muchedumbre de periodistas con cámaras y micrófonos en sus manos.— Señorita Lovato ¿Dónde se encuentra su padre? ¿Es cierto que renunció a la compañía para irse con una menor de edad? —Exclamó una voz femenina en dirección a mí. Ignoré aquella pregunta y todas las demás que se entremezclaban en el aire, Mateo intentaba apartar a las personas que se amontonaba a mi alrededor, pero la tarea cada vez se estaba convirtiendo en una más difícil.— ¿Renunciará a su puesto? ¿Liam Hemsworth la ha despedido? —Escuché esta vez.— ¿Es cierto que mantiene usted una relación con el playboy Liam Hemsworth y por eso ha comprado la compañía? —Esperen, eso sí es una tontería. Reí secamente y negué con mi cabeza al momento que sentí una cámara frente a mi rostro y la aparté de un manotazo, pero la respuesta fue otra y el objetivo de otra cámara fotográfica fue a dar contra mi cien. Gemí intentando apartarme, eran demasiados y sentí otro golpe seco de algún codo en mi rostro, luego una mano extraña y jadeé para evitar soltar el brazo de Mateo. Saboreé la sangre cuando una gota cayó hasta mis labios y finalmente logré subirme el auto.— La llevaré al hospital, señorita Lovato —Espetó subiéndose al asiento de piloto.— No es necesario, Mateo —Pero mis replicas aquella tarde no estaban siendo escuchadas.

Yo no necesito estar aquí ¿Vale? —Malhumorada y un tanto adolorida me senté en aquella camilla. Me habían lastimado con unas estúpidas cámaras y mi ceja derramaba una escandalosa sangre, pero no es como que necesitaba ser internada por eso ¡Ya el espectáculo se había hecho! Quería gritar de rabia, quería golpear algo, quería salir corriendo. Odiaba aquella situación. Cuando la enfermara tomó mi brazo para obligarme a sentarme en la camilla retiré mi mano sin ser demasiado brusca.— Me iré de aquí, esto sólo se estaba convirtiendo en un show mediático —Y lo supe por algunos paparazzis fuera del hospital. La enferma elevó sus brazos con resignación, consciente de que yo no me quedaría y que le daría la pelea hasta el final. De esa manera comencé a caminar fuera del hospital en busca de algún taxi o del mismo Mateo ¿A dónde se había ido?.— Yo podría matar al idiota de Mateo —Murmuré. Una voz masculina y bastante conocida retumbó mis oídos y giré mi vista hacia Liam quién se acercaba a mí fugazmente.— No quiero escucharte, Hemsworth. Necesito irme a casa —Bisbisé sin ánimos de discutir con el rubio, pero ¡Oh claro! Él no me iba a dejar ir tan fácilmente, como no lo imaginé antes.— Sí, estoy bien, es sólo un golpe. No pasa nada —Expliqué sin saber si él realmente se sentía preocupado o no. Respiré hondo girando mi cuerpo completamente hacia él. Verlo en aquella situación tan atenta hacia mí me resultaba extraño y ¿fascinante? Por favor, tenía que estar volviéndome loca, quizás era el golpe.— Es sólo un golpe, insisto. No necesito hospitalización por una simple herida en la ceja. Hemsworth, déjame ir a casa —Murmullé sintiéndome bastante agotada, ciertamente sí, estaba desorientada y cansada. Necesitaba dormir. Cuando su mano tomó mi brazo una especie de electricidad que desconocía picó mi sistema nervioso. Observé el agarre y luego sus ojos azules observándome fijamente.— Que mi padre está ausente no significa nada, Liam, sé cuidarme sola. Ya no tengo quince años —Inquirí apretando mis dientes, tres veces más malhumorada que antes. Bufé incrédula. Ir a su departamento iba más allá de lo exagerado, por no decir innecesario.— No iré a ningún departamento, ni a ningún hospital. Iré a mi casa —Sentencié pero su agarre en mi brazo se afianzó.—Esto es absolutamente ridículo, me estás obligando a ir a tu departamento —Reclamé mientras él me subía a su auto. Cerró la puerta con seguro y me crucé de brazos poniendo mis ojos en blanco en un gesto bastante infantil.— Esto es un secuestro —Apreté mis labios antes de decir cualquier tontería y cerré mis ojos respirando profundamente. Estaba mental y físicamente agotada, necesitaba la evasión por un rato extendido, necesitaba olvidar todo ese turbio día, quería y lo añoraba.— Puedes tutearme, Liam. No tengo cincuenta años —Inquirí entonces notando como él me trataba de usted, y la verdad no me agradaba del todo, yo lo estaba tuteando, además. Tomé una amplia bocanada de aire girando mi vista hacia su rostro el cual ahora conducía concentrado por las transitadas calles de Londres. Una vez más me pregunté si su preocupación era en serio, después de nunca jamás había experimentado aquella sensación y por ende no sabía manejarla. Nunca nadie se había preocupado por mí. 
avatar
Mensajes : 3596

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ▲ won't you stay with me cause you're all I need

Mensaje por youmakemeglow el Sáb Ene 21, 2017 10:06 pm


JAMIE DORNAN.
Confiaba en ella, definitivamente ni siquiera tenía que pensarlo, conocía su talento, su espíritu y su responsabilidad. Ponía toda mi fe en Barbara, eso siquiera se discutía. Embocé una sonrisa seca cuando ella mencionó aquello de que verdaderamente todo era un desastre, pero suavicé mis facciones cuando me di cuenta que aunque ella hablaba en serio (Por qué si era un desastre) cierta sorna se reflejó en su tono de voz. Humedecí mis labios y respiré hondo, cuando el tema de las patéticas telas de animal print salía a relucir sentí que se me revolvía el estómago.— Bueno, sé que no podría elegir a nadie mejor para este trabajo, así que, lo pongo en tus manos —Anuncié mientras le entregaba el portafolios en aquellas femeninas manos sus dedos rozaron ligeramente con los míos y sentí aquella ligera electricidad una vez más recorrer toda mi espina dorsal. Ni que pasaran un millón de años, Barbara siempre causaría el mismo efecto en mí. Su seguridad me hizo elevar mis cejas con cierta sorpresa, pero aquella expresión fue poco a poco reemplazada, no dudaba de sus aptitudes y realmente la creía capaz de eso y muchísimo más. Embocé una sonrisa ladina cruzándome de brazos.— Te noto muy segura de ti misma, me gusta —Respondí ante sus palabras, la verdad que lo principal de aquél trabajo era una actitud positiva y por supuesto, demasiado optimismo. Confiaba en que ella tendría todas esas cualidades y más. Posé mis ojos en los suyos verdes embozando una sonrisa llena de miles y millones de secretos y recuerdos.— Claro que recuerdo lo imaginativa que eres —Añadí con voz ligeramente ronca sin siquiera preverlo, recordaba siempre su mente llena de ideas, demasiadas ideas y muchas de esas ideas las llevamos a cabo como un par de adolescentes enamorados. Dejé que ella tomara los portafolios de las campañas anteriores.— Toma todo lo que creas necesario para tu trabajo. —Cerré la gaveta de los folios y dirigí mi vista una vez más a aquél rostro angelical.— Confío en ti, Barbara. —Sentencié.

La guíe hasta el lugar que desde ahora sería su oficina esperando que ella se sintiera en armonía, principalmente porque cuando se trata de tu espacio de trabajo siempre tendrías que sentirte en paz y tranquilidad para que de esa manera las ideas fluyeran. El espacio era minimalista, bastante estéril y es que ella podía decorarlo de aquí en adelante como desease. Era elegante, sí, pero si sentía que quería poner cuadros de rostros felices en la pared estaba en todo su derecho y definitivamente yo no se lo impediría, mientras ella estuviera a gusto, yo lo estaría también. Me detuve a observarla mientras ella recorría con su mirada todo el espacio. Cuando la saludé en el elevador y le dije que estaba radiante no mentía, era simplemente hermosa, llevando aquel atuendo tan angelical y atrevido a la vez, con su cabello suelto y sus mejillas teñidas de un rosado natural. Soslayé un suspiro para no parecer bastante obvio de que la estaba admirando como adolescente, sí, como el adolescente de hacía diez años, perdidamente enamorado de ella.— Deja de darme las gracias, tienes el trabajo porque lo mereces. Simplemente me ayudaron a encontrarte. Por otro lado —Di un paso hacia ella, sin ser demasiado cerca para no irrumpir su espacio personal.— Puedes decorar el lugar como desees, piensa que es tu centro, inspírate, eres libre —Inquirí dibujando una sonrisa sincera en mis labios mientras de aquél par de labios rosados salían tales palabras. Suspiré fascinado por su atención mientras mis ojos se posaron en sus iris fijamente.— Y tú lograste ser una diseñadora de la alta costura, estás aquí y me agrada ser parte de ese sueño —Respondí. Le hice un gesto de que podía contestar tranquila su celular, parecía importante después de todo. Desvié mi vista hacia la ventana para observar la ciudad y que ella no sintiera que estaba invadiendo su privacidad, sin embargo no pude evitar escuchar. Cuando colgó y la escuché elevé mis cejas con sugerencia.— Es una lástima —Admití. Noté su semblante desilusionado.— Aunque podría darte ese paseo yo, si lo deseas. Conozco mejor París que Zac, y me gusta eso de ser guía turístico. Qué dices ¿Te animas? —Embocé una amplia sonrisa y cuando ella aceptó una especie de grito de júbilo nació en mi interior. 

Para la tarde del día siguiente le habíamos quedado después del almuerzo ir a aquél paseo. Tomé las llaves de mi motocicleta, acomodé mi chaqueta de cuero y me coloqué mis lentes de sol, con la intención de aquél paseo que había programado para Barbara me había colocado un atuendo más casual y así no tendría que ir a la catedral de Notre Dame con traje y corbata. Salí de mi despacho aproximándome hasta la puerta correspondiente a la oficina de Barbara e hice de mi mano un puño para tocar aquella puerta. Cuando ella apareció por el umbral sonreí al verla, aquél día no la había localizado hasta ahora, ella realmente estaba trabajando en su tarea.— Vamos, mañana seguirás con eso. Además que tengo ganas de echarte una mano —Embocé una amplia sonrisa y le hice un gesto con mi mano para que saliera de aquél despacho, esperé que tomara su bolso y juntos comenzamos a caminar en dirección hacia el elevador.— Oh, casi lo olvido —Saqué del bolsillo de mi chaqueta un improvisado itinerario que le había hecho a mano, con historia y fotografías de los lugares que visitaríamos.— Lo he impreso hoy en la sala de copiado —Confesé con sorna elevando mis hombros levemente, fue entonces que fijé mi vista en sus ojos una vez más. Tuve que contener la respiración cuando ella clavaba aquél par de iris verdes hacia mí me hacía sentir una especie de desconsuelo, como si intentara decirme algo, como si algo en su interior estuviese revolucionándose, y no estaba seguro si ella se sentía igual que yo, pero se convertía en una tarea realmente difícil para mí.— Primero iremos al Louvre, luego a la catedral, Arco de triunfo, Los jardines, la ópera y luego… anochecer en la torre Eiffel —Guiñé mi ojo regalándole una amplia sonrisa y las puertas del elevador se abrieron una vez más. Junto a la castaña caminamos en dirección al estacionamiento y acepté los dos cascos que me entregaba el vigilante.— ¿Lista? —Pregunté entregándole el caso. Observé la sorpresa en su rostro, ella no esperaba este paseo en motocicleta. No estaba del todo seguro si esto estaba bien, después de todo estaba invitando a la prometida de mi primo a dar una vuelta en la ciudad más romántica del mundo, y no era sólo la prometida de mi primo. Era: La prometida de mi primo que era mi primer amor, eso porque decirle ex novia me hacía sentir algo bastante extraño en el pecho, pienso que Barbara fue mucho más que mi ex novia, con ella aprendí más cosas de las que había aprendido durante todos aquellos años y tenerla cerca una vez más me generaba el mismo quemor en el pecho, decir que había olvidado del todo a Barbara sería engañarme a mí mismo, y a todos, en realidad. 
avatar
Mensajes : 3596

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ▲ won't you stay with me cause you're all I need

Mensaje por stonecold el Lun Jul 17, 2017 5:34 pm


BARBARA PALVIN
Claramente el tener al castaño tan cerca de mi nuevamente hacía despertar aquellos sentimientos que me obligué a enterrar hace mucho tiempo desde el momento en el que supe que el no regresaría y me obligue a mi misma con ayuda de mi mejor amiga a guardar todo el amor que pude llegar a sentir por él en aquellos tiempos, finalmente mi padre había tenido razón en decirme que los chicos que venían de vacaciones solo jugaban con chicas ingenuas pero las cosas habían cambiado y aunque el destino nos había vuelto a juntar de una manera sumamente especial todo había cambiado, yo había cambiado y no era una chica ingenua enamorada de un chico pocos años mayor. Zachary había prometido que pasaríamos unos hermosos días en París en donde el me podría enseñar todo lo que no conocía de los bellos rincones de la ciudad más romántica del mundo pero ahora los planes habían dado un vuelto teniendo en consideración el viaje de negocios de mi prometido. Mis cejas se elevan con sorpresa cuando Jamie me ofrece ser mi guía turístico y una sonrisa se apodera de mis labios inmediatamente, ya que había pasado todo el tema de la tensión y de la conversación omitida de parte de los dos suponía que podía estar con el castaño a solas sin problema, la familiaridad se había presentado nuevamente entre ambos y el ambiente estaba mucho más relajado —¿Harías eso por mi? entonces estaré encantada, realmente quiero conocer París, si bien adoro el trabajo no quiero estar todo el día en la oficina teniendo a París a fuera — hago un mohín con los labios al mismo tiempo que mi mirada se desvía hacía el ventanal de la oficina en donde se ve una bonita vista de los edificios típicos de la ciudad. […] La situación era más que extraña y me sentía con la obligación de decirle a mi prometido realmente quien era su primo para mi o que había significado cuando era una adolescente pero algo me impedía el decirle toda la verdad sabiendo que el no reaccionaría bien al saber que su primo fue precisamente mi primer amor ¿debía callarme? de momento era una buena opción la que empezaba a considerar cada vez más, ni el castaño ni yo pronunciaríamos nada por lo que nadie debía de enterarse lo que había pasado entre nosotros. Llego a casa luego de un largo día de trabajo en el que estuve preocupada tratando de encontrar un nuevo diseño fresco e innovador para la compañía, las imágenes de la útlima colección se repetían en mi cabeza como si de una pelicula de terror se tratase ¿quien había osado a mezclar esos colores con el animal print?

Seguí revisando algunos archivos con telas y diseños actuales hasta que la voz de mi prometido resono en mis oídos desde el umbral de la puerta de nuestro nuevo departamento. — Cariño, has llegado ¿como estuvo tu primer día oficial? — murmura besando mi frente con cariño. Zachary era el hombre perfecto para cualquier mujer, lo era para mi pero nuevamente mis pensamientos comenzaron a traicionarme pero los rechace de inmediato llevando mis manos hasta su cuello cuando se sentó junto a mi en el sofá — Siento mucho el no poder darte ese paseo, pero te lo compensaré apenas llegue del viaje ¿si? — sonrió suavemente ante su tono de voz se que esta preocupado por no poder llevarme pero entiendo cuando se trata de trabajo, el había logrado obtener ese trabajo gracias a su esfuerzo y aunque tuviera familia en París su familia no había tenido nada que ver en aquel empleo que había conseguido, sabía que esto era importante para el. — No te preocupes cariño, Jamie se ha ofrecido para llevarme a dar un paseo cerca de la oficina mañana — No sabía el porque no podía decirle que me daría el recorrido completo pero era sumamente incomodo teniendo en cuenta todos los pensamientos que me abrumaban desde el día anterior, las cejas de mi prometido se curvan y hace un mohín con los labios, no se ve molesto pero si extrañado por lo que acabo de mencionar — ¿Jamie? ¿mi primo? sabes que lo quiero demasiado, es casi como un hermano para mi pero el no suele ofrecerse para ese tipo de cosas, más ahora que esta estresado con el tema de la compañía, se pone de malas cuando hay algún problema rondando, no se si será la mejor compañía. Realmente necesita una novia — rechazo la emoción que aquellas palabras me provocan y embozo una sonrisa en su dirección — Ha escuchado que te vas de viaje por mi ayer, se ha portado muy amable — murmuro encogiéndome de brazos y pronto siento un tierno beso de parte del ojiverde — Me alegro, sabía que mi chica estaría en buenas manos. Prometo mostrarte todo París cuando llegue, tenme paciencia. — Y claro que la tendría, lo único que quería era no me dejara durante tanto tiempo siendo que ya estuvimos mucho tiempo separados por cuestiones de trabajo pero sabía que el me lo compensaría apenas llegará.

Despido a Zachary por la mañana y me quedo observando por la ventana de nuestro departamento en como se sube al taxi con una maleta en la mano, sabía que el había notado que había estado algo más ausente pero como siempre respeto mi espacio decidiendo no preguntar hasta que yo estuviera lista para decírselo, estaría fuera unos días lo que no sería tan terrible sabiendo que estaría dentro de París y hablaríamos todos los días pero eso no quitaba que lo extrañaría, llego temprano a la oficina en donde aprovecho de conversar con algunas de las chicas de recepción que me reciben de buena manera y logro obtener algunos detalles de los desfiles de presentación anteriores, realmente tenía mucho trabajo que hacer. Me pase toda la mañana observando artículos de moda actuales y colores de temporada, mi escritorio estaba totalmente lleno de papeles arrugados con ideas vagas rechazadas mientras tenía otros papeles y lápiz en mano para llenar con mejores ideas, siempre había sido una chica muy creativa y necesitaba que aquel don que se me había dado diera frutos en este mismo momento pero pareciera que todo lo que dibujaba ya lo hubiera visto en otra parte y necesitaba demostrar que era una diseñadora original y fresca por lo que mantuve el lápiz en la mano durante varios minutos más, me mantuve concentrada hasta que una voz masculina se hizo presente en la oficina. Lo observo casi boquiabierta al ver su estilo casual de esta tarde, aquella chaqueta de cuero hacía relucir sus hombros anchos y fuertes brazos. Alargo la mano para tomar entre mis dedos el papel que me ha entregado con el itinerario de hoy una sonrisa ocupa mis labios y no puedo ocultar mi entusiasmo —Lo tienes todo realmente planeado, gracias por hacer esto por mi. Prometo no hablar de trabajo mientras conozcamos París, bueno, por lo menos no mucho tiempo— me quedo de pie estática al ver la motocicleta, gracias a dios había escogido un atuendo discreto para esta tarde, tomo el casco entre mis dedos y hago una mueca — Diablos, Jamie. Hace años que no me subo a una de estás, me dan miedo no quiero parecer una niña asustada pero bueno, lo estoy — me río de mi misma avergonzada colocándome el casco en la cabeza al mismo tiempo que me deslizo tras de él — Yo... puedo... ¿sotenenerme de ti? — inquiero algo incomoda al respecto sabiendo que tendría su perfume y su cuerpo a solo centímetros de distancia de mi pronto las emociones comenzaron a revolver mi estomago y nuevamente había estaban los extraños y familiares sentimientos que alguna vez sentí. Me permite sostenerme bajo su chaqueta pasando mis manos por sus abdominales que se sienten firmes bajo mis dedos e intento no pensar en ello o más bien en el castaño sin camiseta, inspiro con fuerza y me acomodo bien tras de él sosteniendo su abdomen con fuerza — Esta bien, ahora puedes arrancar. […]  El paseo había sido más que maravilloso viendo las preciosas calles e iconicas de París, nuestra primera parada es el museo de Louvre el cuál estoy ansiosa de conocer, deslizo mi cuerpo fuera de la motocicleta, me quedo observando el hermoso y antiguo edificio del museo perdiéndome en la bella arquitectura parisina. Una sincera y suave sonrisa se posa en mis labios apenas mis ojos hacen contacto con los de Jamie, podíamos ser amigos, claro que sí.

avatar
Mensajes : 313

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ▲ won't you stay with me cause you're all I need

Mensaje por stonecold el Lun Jul 17, 2017 6:28 pm


LIAM HEMSWORTH
La castaña era mujer exasperante en realidad, tenía claro que era una chica decidida y muy segura de cada decisión de que tomaba pero esta vez no había objeciones de acuerdo a la decisión que había tomado, estaba en juego su salud, por dios había tenido un accidente y seguía siendo irritante para mi el que no pudiera decirme aunque fuera una sola vez, sí. Realmente me gustaba tener el controle en situación que así lo requirieran pero la castaña no me daba respiro en ningún momento por lo que opte por hacer algo que en mis cabales normales seguramente no hubiese hecho, la subí al auto mientras su voz apagada y cansada pero no por eso menos decidida resonaba en mis oídos y opte por ignorar cualquier palabra negativa que Demetria pudiese decir ahora ¿porque no solo aceptaba que alguien estaba preocupado por ella? Le digo al chofer que nos lleve rápidamente cuando veo a la prensa identificar mi auto por lo que me subo rápidamente en el auto a un lado de Demi quien se encuentra claramente molesta pero también puedo ver que esta muy agotada ¿porque simplemente no puedes hacer lo que se te dice? relamo mis labios y niego con la cabeza mientras observo a la joven a mi lado mientras el auto se trasladaba por las calles de la ciudad. — Esto no es un secuestro, simplemente necesito saber que estarás bien, tienes un golpe en la cabeza y por lo que puedo ver no puedes mantenerte bien en pie ¿me dirás que sucedió? — inquiero frunciendo el ceño con una extraña sensación en el pecho. — ¿Me puedes explicar porque siempre me llevas la contraría... Demetria? — pregunto pronunciando su nombre entre mis labios lo que se siente de maravilla y me había dado el poco lujo de mencionar, a ella parece agradarle el hecho de que mencione su nombre y deje de tutearla, estaba acostumbrado a mujeres diferentes a ella en el total sentido de la palabra, primero se vestían de forma sobría, segundo acataban ordenes apenas salían de mi boca y tercero estaban totalmente interesadas en mi ¿porque entonces Demi podía hacerme sentir tan atraído si no era nada a lo que estaba acostumbrado? el auto se traslada por las transitadas calles de Londres pero el chofer toma varios atajos para perder a la prensa. — Se que eres adulta y puedes tomar tus propias decisiones pero a veces debes pensar en las consecuencias que esas decisiones pueden traerte, podrías haber caído o tropezado y haberte lastimado más, ha sido muy imprudente— Murmuro arreglando mi traje de noche que había escogido para la cena que había dejado sin más luego de haberme enterado del accidente de la señorita Lovato, gracias al cielo perdemos de vista a los periodistas que seguramente intentaban hacer una historia con todo esto y quizás si no hubiera llegado la hubieran lastimado con tal de conseguir a aquella historia.

Aún una pregunta me invadía mis pensamientos obligándome a reflexionar sobre algunas cosas ¿porque me preocupaba tanto por ella? demonios, ella estaba sola en la ciudad, su padre prófugo con mi hermana menor quien sabe donde mientras su hija estaba en el hospital y el siquiera se daba por enterado. Tenía perfectamente claro mis objetivos de acuerdo a mi hermana y al padre de la castaña y de alguna forma u otra conseguiría mi cometido, Lovato tendría que responder por haberse llevado a mi hermana lejos quien sabe donde, mi madre aún estaba con un ataque de nervios y mi familia nerviosa por la desaparición de la pequeña chica de la familia quien tendría que darme cuentas por lo que había hecho, si bien era la menor ella no era una adolescente era una joven que sabía la responsabilidad que tenía que admitir por sus decisiones. Saco de mis pensamientos por un momento Andrea quien era el mayor dolor de cabeza de momento pero ahora tenía otras cosas de las cuáles preocuparme — Te dije que debías ir a casa pero como siempre no me hiciste caso, ahora deberás aguantarme —embozo una sonrisa ganadora que se que le provoca fastidio — Me enteré gracias a mi jefe de seguridad, ¿estás bien? ¿Como te sientes? necesito que seas sincera conmigo, Demetria —murmuro entre dientes dirigiendo mi mirada hacía su herida en la cabeza que estaba seguro que sanaría en algunos días pero sin embargo me preocupaba el golpe y su estado de salud completo sabiendo que había dejado el hospital contra la voluntad del doctor, ella necesitaba descansar. Estaba enfadado con ella pero no por la razón que ella creía estaba enfadado porque algo le podría haber pasado en ese lugar gracias a esos espantosos periodistas que merodeaban por las calles paralelas al hospital esperando como buitres por ella y ella como siempre tratando de llevarle la contraría a medio mundo más aún, a mi.

Luego de que el chofer nos deja en el estacionamiento y subimos por el ascensor abro la puerta de mi departamento que de inmediato esta siendo iluminado por las luces de la ciudad por el gran ventanal, la dejo pasar para luego cerrar la puerta tras de mi sacándome mi chaqueta  de traje sin quitar la mirada de la joven quien al parecer se sorprende con la vista privilegiada del penthouse y no puedo evitar sonreír de lado levemente al ver sus ojos iluminados por las luces frente al ventanal, aliso la chaqueta dejándola encima de uno de los sofá mientras enciendo las luces de mi amplio departamento — A veces tienes que aceptar que te cuiden — digo simplemente a sus espaldas ¿que te esta sucediendo Liam? — Ven, te enseñaré la habitación de invitados  de esta planta que tiene todo preparado, también tiene un baño personal por si quieres asearte, se que el hospital no es un lugar muy agradable — señalo guiándola por el extenso pasillo que da hasta la habitación de invitados que podía ser de gran comodidad para ella por lo menos para esta noche ¿era acaso una buena idea lo que estaba haciendo? ni idea pero podía dejarla sola esta noche menos después de lo sucedido con los periodistas que estarían a las afueras de su departamento tratando de molestar su sueño, por primera vez podía ver a la castaña algo más relajada al igual que yo, dos personas que aparentemente no se soportaban ahora por primera vez se podía decir que el ambiente era ligero. — Esta habitación tiene todo lo que necesitas pero si necesitas algo en especial por favor no dudes en decírmelo. ¿Aún piensas que esto es un secuestro? — pregunto haciendo un ademán con la mano para que ella se sintiera cómoda en la habitación adornaba de forma minimalista y muy elegante donde predominaban los colores negros y blancos. — Por favor quedate esta noche y descansa, lo necesitas y como te dije el baño el esta por ahí por si quieres darte un baño, esta la tina y unas cuentas cosas de baño que pueden ser tu agrado, además para que limpies esto —mi mano subió de forma instintiva casi como si tuviera vida propia para acariciar el cabello que estaba sobre su herida pero rápidamente bajo la mano y relamo mis labios, solo ella podía estar tan guapa luego de pasar por el hospital, muy guapa, demonios, realmente guapa. Mi mano picaba por volver a acariciar su cabello o aún más pero reprimi mis deseos en ese instante al saber que no era un buen momento para tener pensamientos de ese tipo, no sabía lo que me estaba pasado realmente, solo Demetria podría hacerme sentir tan vulnerable y volverme loco —Lo más probable es que la noticia del accidente salga pronto, habían una cantidad de periodistas inimaginables no se si ha dado cuenta de ello cuando uno casi le tira la cámara encima — comento molesto soltando los botones de mi muñeca para luego pasarme una mano por la cabeza, vaya noche. Su padre vería las noticias y aunque me hubiera gustado que esto no hubiera pasado ella misma había salido del hospital con varios periodistas siguiendo sus pasos. — Por favor, no cierres la puerta de la habitación si algo te sucede quiero que me lo digas.
avatar
Mensajes : 313

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ▲ won't you stay with me cause you're all I need

Mensaje por youmakemeglow el Mar Jul 18, 2017 3:24 pm


DEMETRIA LOVATO.
Si era en contra de mi voluntad, entonces si era un secuestro. Sin embargo las ganas de discutir y elevar mi enfrentamiento contra Liam quedaron en segundo plano. Añoraba recostarme en una cama y descansar, porque realmente lo necesitaba, estaba mental y físicamente agotada y sus preguntas sin cesar no ayudaban con el fuerte dolor de cabeza que atravesaba, aunque una parte de mí si quieras contestarle, quizás con alguna ironía o sarcasmo sólo me limité a dejar escapar un largo suspiro de mis labios.— Salí del edificio ya había un centenar de reporteros, todos quería saber sobre mi padre, de ti y de mí. Quise huir, pero ya ves como terminó —Inquirí con voz cansada mientras cerraba los ojos y me recostaba del espaldar del asiento, Jesús, definitivamente yo necesitaba la evasión, porque lo del golpe en la cabeza sólo era una suma a todo el cansancio que llevaba acumulado, porque habían sido días largos y difíciles desde que mi padre había decidido huir con Andrea y dejar a la suerte la empresa que durante tantos años y con tanto esfuerzo habíamos construido. Mi nombre en sus labios me hizo abrir mis ojos levemente, sólo porque se escuchaba fascinante mi nombre completo en sus labios y me sentí completamente idiota por sentirme así al respecto y eso que nunca me había gustado mi nombre completo.— Créeme, no alcanzaría la vida para explicártelo —Respondí con denotación de sarcasmo por primera vez aquella tarde. Una vez más me mantuve en silencio mientras lo escuchaba, mientras la voz densa, ronca y masculina de Liam Hemsworth me daba una especie de sermón sobre mi seguridad, como si realmente a él le importase si yo estaba bien o mal ¿No era mejor para él que yo me encontrara en un estado de indisposición? Es decir, era su mayor rival, él era completamente consciente de que yo daría la batalla por la compañía. Sin embargo estaba ahí, diciéndome que debía cuidarme y cosas que aunque quise prestarle atención se disolvieron en el viento. Yo realmente estaba abatida. Por cierto, él me había llamado imprudente, y lo que él no sabía es que imprudente era mi segundo nombre.

A pesar de sentirme entre extrañada y fascinada por la atención que estaba recibiendo por parte de Liam me obligaba a pensar que simplemente era una manifestación de mis emociones ante el hecho de que nunca nadie había mostrado tal preocupación y realmente consideraba que por parte del rubio era simplemente instinto, recordaba perfectamente el incidente con Andrea en la secundaria, él fue el primero en llegar para defender a su hermana, mientras nunca nadie fue en mi defensa y mi padre terminó enviando a un chófer por mí, lo típico. No pude evitar soltar una muy discreta risa cuando de sus labios salieron aquellas palabras.— Karma —Respondí entre diente poniendo mis ojos en blanco, porque aquella sonrisa triunfante que embozaban era empalagosa. Y sus preguntas sólo me hicieron removerme en el asiento con incomodidad.— Estoy bien Liam, estoy bien —Respondí esta vez con definitiva fatiga, porque no quería escuchar a nadie más preguntarme como me encontraba. Estaba de pie, eso quería decir que estaba bien.

Las luces de la cuidad se reflejaban como un espectáculo desde el apartamento de Liam en la punta de aquél edificio, uno de los más altos de Londres. No pude evitar reprimir un suspiro, porque aquello era simplemente sublime y no podía evitar sentirme fascinada por el simple hecho. A pesar de que las luces del apartamento fueron encendidas la vista no dejaba de ser asombrosa. La voz de Liam sonó a mis espaldas y por primera vez aquella noche sonreí sin decir palabra alguna, consciente quizás de que él no me estaba viendo. No sentí peso, en aquél momento comencé a sentir una especie de paz que apenas conocía en presencia de Liam. Al momento de adentrarme en la habitación que él me había guiado me detuve antes de girarme hacia él.— Es un secuestro con comodidades —Respondí elevando mis cejas con cierta sorna, una parte de mí se había rendido y cuando vi la cama sólo deseé poder tirarme en ella y dormir doce horas seguidas. Me quedé inmóvil cuando su mano se aproximó a la herida causada en mi cien observando como él acariciaba aquella área podía decir que una extraña corriente recorrió mi espina dorsal ¿Por qué seguía sintiendo corrientes con su tacto? Parpadeé observando sus ojos.— No iré a ninguna parte. Ya me has secuestrado, así que pasaré la noche aquí —Respondí al salir del trance mientras lo observaba a los ojos. Negué con mi cabeza suavemente.— Los periodistas no podría importarme menos, así que no deberías preocuparte por ello. Tampoco deberías preocuparte por mí padre, y sabrás que ni siquiera porque me hayan enviado al hospital aparecerá —Me encogí de hombros levemente sin moverme de mi lugar me mantuve observándolo, bien, le haría caso y no cerraría la puerta.— Supongo que te debo las gracias. Aunque sigue siendo un secuestro —Sentencié con una sonrisa ladina, indicándole que simplemente lo último había sido una especie de broma y segundos después finalmente me encontré sola en la habitación. Cerré la puerta sin pasarle seguro recordando su petición y consciente de que era lo mínimo que podía hacer después de que él había sido tan atento. Me desvestí con la esperanza de tomar aquél ansiado baño y busqué en el closet una de las toallas percatándome que habían dos cambios de ropa, pijamas para ser exactos, ambas de algodón y color gris, una para mujer y otra para hombre ¿Se podía ser tan organizado en esta vida? Tomé la pijama de mujer y posterior me aproximé al baño. Nunca una tina había sido una placentera, limpié la herida y dejé reposar mi cabeza en el borde de la tina, estaba agotada y aunque hubiese querida quedarme toda la noche ahí decidí que salir y acostarme era lo más apropiado. Me senté en la cama vistiendo mi ropa interior, posterior deslicé la blusa de la pijama y antes de seguir vistiéndome coloqué la cabeza en la almohada, diagonal a la cama, sólo cinco minutos, estaba agotada, necesitaba dormir. Y la evasión llegó, mi cuerpo se desplomó y caí en un profundo sueño. 
avatar
Mensajes : 3596

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ▲ won't you stay with me cause you're all I need

Mensaje por youmakemeglow el Mar Jul 18, 2017 5:07 pm


JAMIE DORNAN.
Aún seguía sonriendo, al verla a ella tan sorprendida frente a la motocicleta, pero vamos, el viaje sería aún mejor si ella tenía la oportunidad de saborear la brisa parisina y la verdad, ella estaba en lo cierto, había planificado muy bien aquél tour, de hecho, apenas había dormido aquella noche, porque quería que ella tuviese un día perfecto, era algo que suponía y seguía manteniendo respecto a Barbara y es que me gustaba verla feliz, la recordaba sonriendo y contenta, era mi faceta favorita de ella, así que recorrer la ciudad más romántica del planeta tierra estaba seguro que sería algo que la llenaría de satisfacción.— Sé que hubieses querido tener este tour con tu prometido, pero no te quedará más que conformarte conmigo por ahora —Inquirí con una leve sonrisa, aunque no estaba seguro si aquello había sido inapropiado, pero no era mi intención generarle algún tipo de incomodidad, al contrario, quería que ella estuviese a la expectativa de un día increíble.— Oh, tendremos tiempo para hablar del trabajo, no te preocupes por ello —Respondí deslizando mi casco por mi cabeza y haciendo rugir el motor de la motocicleta antes de escucharla, no pude evitar nuevamente embozarle una sonrisa mientras ladeaba con mi cabeza para observarla por encima de la visera del casco.— No tengas miedo, soy un conductor prudente. —Embocé una amplia y flamante sonrisa consciente de que ella podía verla a través de mi casco y cuando ella hizo aquella pregunta le indiqué con un ademán de brazos que claramente podía hacerlo, no esperaba menos, y quizás una parte de mí, muy en el fondo estaba consciente de aquello y quería que fuese así. Quizás tenerla tan cerca, con su aroma de jazmines y su cuerpo de satín cerca fuese un castigo, pero sobreviviría. Ella se notó incomoda al principio, pero al parecer no tuvo otro remedio y una parte de mí se sintió en triunfo. Cuando finalmente ella rodeó mi torso con sus delicados brazos suspiré brevemente, porque no la había tenido tan cerca desde hacía muchos años y me costaba creer de muchas maneras que aquello era real. Cerré mis ojos por una fracción corta de segundos y luego al abrirlo soslayé un suspiro.— Sujétate bien, Barbara —Solté con una sonrisa, haciendo rugir el motor y poniendo a andar aquella máquina.

Las calles de París siempre serían un verdadero espectáculo y disfrutaba de recorrerlas con fines turísticos, era una de las ciudades más visitadas por los turistas, eso por no decir la más visitada y lo cierto era que recibir a distintas personas de todas partes del mundo siempre era refrescante, si me lo preguntaban, nunca me arrepentiría de elegir aquella ciudad como mi hogar. Conduje con prudencia, aun con los brazos de la castaña sosteniéndome con fuerza y al observar por el retrovisor pude verla con sus ojos cerrados, su cabello moviéndose y una sonrisa que estaba segura y no era consciente en sus labios. Era definitivamente hermosa. Estacioné a las afueras del museo bajándome luego de ella y colocando los cascos con el correspondiente seguro. La dejé unos segundos admirar la arquitectura hasta que finalmente nos miramos y le devolví aquella sonrisa que sus labios tintados me regalaron.— Vamos, la Gioconda es muy visitada —Bisbisé sonriente mientras me aproximaba a ella y colocaba mi mano en la parte baja de su espalda para comenzar a guiarla. Yo era fan del turismo, y sin duda de los museos, por lo que aquella visita, a pesar de haberla hecho ya varias veces, resultó igual de increíble que la primera. Nuestra siguiente parada fue la catedral, luego el arco del triunfo, para luego detenernos en Los jardines, donde tomaríamos el almuerzo.— Il suffit de prendre une collation avant de continuer. —Inquirí al encargado del aparcamiento y este asintió con la cabeza.

Ven, no hay nada como un almuerzo en Luxemburgo —Le dediqué una sonrisa a la castaña mientras caminábamos uno al lado del otro hasta el café situado en el establecimiento.— Es primera vez que vienes a París ¿No? —Le pregunté mientras ladeaba con mi cabeza en su dirección.— El día ha sido realmente productivo, tendremos que agradecer a la poca afluencia de turistas. París no suele ser tan solitaria como lo muestran en las películas —Dije en un tono divertido, plenamente consciente de mis palabras. Al girar a ver a Barbara me concentré en sus facciones de sirena. Siempre me había encontrado fascinado ante su porte de diosa griega, aquella tez blanca, sus ojos claros, sus labios carnosos, la nariz perfilada y la manera que sus facciones se movían para demostrar emociones y sentimientos. Estaba bastante seguro que nunca me cansaría de admirarla, y en este punto parecía que poco me importaba el hecho de que ella fuera quien era. Una vendedora de flores hechas de papel se detuvo frente a nosotras y le dediqué una sonrisa sacando un billete gordo de mi bolsillo y entregándoselo mientras tomaba una flor artísticamente hecha de papel de su canasta y posteriormente se la entregué a  Barbara.— A diferencia de Nueva York que venden hot dogs en la calle, aquí venden, la mayoría del tiempo: Arte —Inquirí elevando mis comisuras en una sonrisa. El destino estaba haciendo aquella jugada extraña conmigo, y no sabía si la estaba desperdiciando o aprovechando, porque por más que quisiera acercarme más a ella sabía que no podía, que mi valor no me lo permitía y que debía mantener entre nosotros todo el margen que fuese necesario. No podía dejarme llevar, aquello estaba casi prohibido y debía ser prudente, debía hacerlo antes de perder por completo la cabeza. Aunque ya me había condenado aquél día, por lo menos terminaría cuando el sol se ocultase. Finalmente pusimos pie en el café, amplio y con aquél aire parisino. Nos aproximamos a uno de las mesas y una mesera vino por nuestro pedido. De lo único que no tenía para presumir era la gastronomía francesa así que opté por mí siempre querida pasta, esperando la decisión de Barbara. 
avatar
Mensajes : 3596

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ▲ won't you stay with me cause you're all I need

Mensaje por stonecold el Mar Jul 18, 2017 11:37 pm


BARBARA PALVIN
Me sentía más cómoda y relajada que antes ante su presencia, sin duda alguna había sido una sorpresa habernos reencontrado en estas condiciones pero no había impedimiento alguno por lo que no pudiéramos ser amigos en la actualidad, suponía que todo estaba olvidado o eso por lo menos intentaba hacer, después de todo en esa época eramos solo unos adolescentes, suspiro levemente inhalando el fresco aire de la ciudad, era una ciudad tan bella y camino con el castaño a mi lado, una corriente eléctrica me recorre el cuerpo de pies a cabeza apenas siento su mano en mi espalda para guiarme hacía el interior del museo pero hago omiso a aquella reacción corporal para poder poner toda mi atención en el bello museo que tenía en frente, dimos el recorrido casi completo, el museo era realmente grande y concurrido como para recorrerlo completo pero vimos las obras de arte más importantes y reconocidas, realmente era un sueño para mi estar recorriendo las calles de París « Y deberías estarlo recorriendo con tu prometido» me reprocha mi conciencia pero rechazo el pensamiento de inmediato al no querer sentirme peor de lo que ya me sentía por estar haciendo el recorrido completo con mi ex amor de adolescencia. La Gioconda es una de las pinturas más importantes del museo, un pequeño y sencillo marco le adornaba separada por los cristales que impedían el tacto con el público para resguardar la pintura de los incesables flashes de las fotografías de los turisticas, era realmente hermosa, recorridos las esculturas que no hicieron más que hacerme sonreír, las adoraba, más de alguna me produjo una sensación de melancolía, y es eso lo que el arte hacía. Hace unas semanas jamás pensé que estaría en París y menos imaginable, con Jamie. Luego recorrimos gracias a la motocicleta de Jamie la catedral, el arco del triunfo entre otras paradas cercanas, y nos detuvimos por el almuerzo en los jardines del Luxemburgo. — Esto es realmente precioso, Jamie. Debo decir que eres un excelente guía turístico —comento con diversión embozando una snrisa mientras caminamos al lugar donde comeremos.

El castaño ojiazul hablaba a la perfección en francés con el acento marcado y la elegancia que lo caracterizaba, sin duda alguna los años al castaño le habían venido de maravilla, tenía un par de años más que yo sin embargo, parecía aún más joven sin vestir traje y corbata, su perfume me ha estado embriagando casi todo el camino pero hago caso omiso pareciendo lo más tranquila posible. Es su voz ronca y masculina la que me hace temblar una vez más en el día, ¿porque simplemente no puedo evitar ese tipo de pensamientos imprudentes y no correctos?  — Sí, efectivamente es la primera vez que vengo a París, todo esto es un sueño para mi, quede tan sorprendida cuando Zachary me dijo que tenía empleo aquí. Cambiaría mil veces Nueva York por esta hermosa ciudad, no lo pensé dos veces e hice mis maletas. —Si bien había tenido que dejar todo lo que había construido en mi ciudad natal para venir aquí y dejar a mi familia, no podía pensarlo demasiado cuando mi prometido menciono París, mi familia fue la primera en darme el apoyo y el valor que necesitaba para empezar de nuevo en esta ciudad lejos de todo lo que había logrado hacer en Nueva York, tenía un trabajo estables y una vida increible pero claramente no podía no plantearme la idea de empezar de nuevo al otro lado del mundo. — Debo admitir que estaba muy asustada por empezar de nuevo y aún más en París, es dificil abrirse camino en Europa pero todo de momento ha sido perfecto — esperaba que mi trabajo gustara en las próximas presentaciones de la compañía y el pánico nuevamente se apodero de mi ante la idea, debía encontrar los diseños y los colores perfectos para las próximas semanas.

Una sonrisa tímida se apodera de mis labios apenas el ojiazul me entrega la flor hecha de papel una hermosa obra de arte en las calles de París, le sonrió a la vendedora de flores quien se marcha feliz con su venta y sostengo la flor entre mis dedos — Gracias —murmuro simplemente con una sonrisa en la comisura de mis labios. Opte por la pasta de la misma forma que el castaño para nuestro almuerzo y un vino para acompañar, dejo la flor a un lado de la mesa y lanzo algunas preguntas que me pueden ayudar a saber algo más de la vida de Jamie durante todo este tiempo, aún tengo muchas dudas al respecto de como acabo nuestra relación pero no es el momento para hacerlo. —¿Cuanto tiempo llevas viviendo aquí? hablas francés perfectamente, un bonito acento — sonrió jugando con mis dedos casualmente —Zachary me comento que eres un empresario respetado en el ámbito de la moda aquí en París, lograste ser el mejor —yo sabía que aquel joven chico lograría ser un excelente diseñador, siempre se lo decía, sin embargo yo no creía demasiado en mis habilidades cuando era una adolescente, gracias al apoyo de Jamie durante esos meses logre mostrarle a alguien los dibujo que hacía, el recuerdo de sus ojos iluminados viendo mi dibujo me transporta hacía aquella realidad en donde estábamos juntos pero a la cuál no puedo regresar. La pasta llega en cosa de minutos acompañada con el vino que he pedido, de inmediato el exquisito sabor de la pasta me invade y le dirijo una sonrisa a Jamie —Esto esta realmente exquisito —alago al chef en mi cabeza mientras disfruto de la comida y una conversación trivial con el castaño, es como si ambos tratáramos de averiguar algo más del otro durante todos estos años de ausencia. — Zachary también me comento que te pones bastante irritable con el tema de los diseños —comento acusadoramente enarcado una ceja y una sonrisa burlona — Se lo dificil que debe ser relajarse en momentos así con tanto trabajo por hacer y ambos compartimos el exceso por el trabajo, ya lo has notado. Pero creo que te vendría bien un momento de relajo, podemos tomar este día para que ambos nos relajemos un poco —embozo una sonrisa y tomo la copa de vino llevándola hasta mis labios para armarme de valor para lo que ahora preguntaría —También menciono que necesitas una novia ¿no tienes una chica que te interese? —le doy otro sorbo largo para luego dejar la copa tranquila bajo mis dedos esperando la respuesta del castaño ¿porque había preguntado eso? sin duda alguna mis sentidos estaban más en alerta y explosivos, solo solté aquella pregunta sabiendo el miedo que me provocaría esa respuesta, Jamie era un hombre varonil, sensual y atractivo, claro que tendría que tener por lo menos a alguna chica a su lado y la idea para ser sincera no me gustaba en lo absoluto en donde me imagino a Jamie compartiendo una noche romántica con otra.
avatar
Mensajes : 313

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ▲ won't you stay with me cause you're all I need

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.