Últimos temas
» ¡Son vacaciones!
Hoy a las 11:25 am por blvssm

» ¿rol?
Hoy a las 11:22 am por blvssm

» ¿Rol?
Hoy a las 10:55 am por Libertadsalvatorehale

» o sole mio
Hoy a las 9:42 am por serendipity

» 恋してる ♡
Hoy a las 9:14 am por lalisa

» ¿roleamos? ♡
Hoy a las 8:46 am por serendipity

» when there's no light to break up the dark, i look at you ღ
Hoy a las 8:32 am por uchiha

» There's no place I'd rather be than right beside you.
Hoy a las 7:36 am por silverqueen

» the flower that blooms on adversity,
Hoy a las 7:33 am por hobi

Afiliados del Foro
Afiliados hermanos 0/5
Directorios y Recursos
Afiliados Elite 0/44

▲ won't you stay with me cause you're all I need

Página 4 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: ▲ won't you stay with me cause you're all I need

Mensaje por youmakemeglow el Mar Jul 25, 2017 8:13 pm


JAMIE DORNAN.
El vacío que sentí al poner la moto en marcha fue algo que apenas podía describir. Una parte de mí estaba desesperada por aceptar la invitación de la castaña, pero la otra, la más racional me indicaba que estaba tentando a mi suerte, y no podía. Estaba al tanto que desde el momento que nuestros caminos se habían cruzado de nuevo y sobre su dedo reposaba el anillo perteneciente a mi primo las paredes entre nosotros se había alzado y aunque yo me empeñaba en hacerme creer aquello cada vez los sucesos se tornaban más en mi contra. Estaba embelesado con la castaña, justo como la primera vez que nuestros caminos se cruzaron, cuando éramos tan sólo unos adolescentes, era impresionante que Barbara siguiera generando el mismo efecto en mí, eso sólo me confirmaba que las cosas no habían cambiado, que el separarnos sólo había sido una jugada cruel del destino y que quizás, tal vez, había una posibilidad. Detente. Gruñó mi subconsciente y de golpe estacioné la moto en el hombrillo. Retiré mi casco y pasé una mano por mi cabello en señal de frustración. No, no había ningún tipo de posibilidad, las posibilidades no existían entre ella y yo. Respiré profundamente mientras colocaba de nuevo el casco sobre mi cabeza y así mismo di marcha a la motocicleta ¿Se podían sentir tantas emociones al mismo tiempo? ¿En qué posición debía colocarme? Por qué yo podía mil veces obligarme a sacarla de mi cabeza, pero al verla, estaba seguro que todo sentimiento de evasión desaparecía, más cuando su presencia era sin duda la más amena y sublime. Me detuve frente a la casa de la amiga de Gabriella, mi hermana, toqué la bocina y segundos después la voz cantarina de Gabriella se hizo presente, había retirado mi casco para saludar a Amélie, la mejor amiga de Gaby. Mientras la rubia de ojos grises se colocaba el casco me miró ladeando con mi cabeza.— ¿Por qué traes esa cara de lamento? —Me preguntó mientras se aferraba a mi cuerpo luego de subirse y negué con mi cabeza colocándome el casco.— No tengo ninguna cara de lamento, Gabriella —Gruñí en algo bastante parecido al mal humor y puse una vez en marcha la motocicleta.

No había sido precisamente la noche más amena, no cuando miles de pensamientos atravesaban mi cabeza. Esa especie de frustración que se avivaba, que no me dejaba cerrar los ojos en paz. La vida a veces solía ser extremadamente injusta y sabía que no había espacio para los lamentos, pero no podía extrañarla más cuando la había encontrado después de tantos años, cuando había compartido con ella una noche mágica y cuando definitivamente el lado derecho de mi cama se encontraba vacío y frío. Barbara Palvin era como una especie de droga, o algo por el estilo, porque se metía bajo tu piel y sacarla, sacarla era un jodido problema. (…) Aquella mañana me encontraba con los últimos detalles de los financiamientos y firmas próximas. Con el lanzamiento de la nueva colección de verano tendríamos varias firmas pendientes con compañías que nos generarían una publicidad apoteósica. Ahora, con toda mi plena confianza en Barbara estaba más tranquilo y podía darme quizás un espacio para intervenir en el asunto de la fiesta de lanzamiento, que aunque nunca era mi área, aquella vez había decidido poner un poco de mis ideas. Entre llamadas, correos, aprobación de presupuestos, reuniones y miles de asuntos mi mañana había estado cargada de responsabilidades, hasta que finalmente pude sentarme en mi escritorio consciente de que por el momento tenía pocos asuntos de los cuales encargarme, al menos en las próximas horas.


El intercomunicador sonó anunciando por parte de Camille mi secretaria la llegada de Barbara. Una sonrisa apareció en mis labios.— Hazla pasar, Cam —Le dije en un tono natural. Ella replico.— Pero señor, no es hora de juntas y visitas —Inquirió y fruncí el ceño colocando mi dedo en el botón de intercomunicador.— Dije: Hazla pasar, Camille —Repetí con confusión por su objeción ¿Desde cuándo? Puse mis ojos en blanco para posteriormente observar como aquella chica de porte griego atravesó la puerta, recordándome una vez más que era la mujer más hermosa sobre la faz de la tierra.— Siempre tendré tiempo para la hacedora de la próxima campaña. Eres la protagonista —Respondí con una sonrisa mientras me levantaba de la silla y abotonaba uno de los botones de mi saco que se había soltado.— Permíteme —Inquirí mientras tomaba la carpeta con los diseños y antes de abrirla escuché lo que tenía que decir respecto a su atuendo.— Dudo que aunque quisieras te vieras horrenda. Estas preciosa el día de hoy, Barbara —Respondí con absoluta naturalidad mientras abría la carpeta y a medida que ella hablaba con aquellas palabras cargadas de ilusión le embocé una amplia sonrisa.— Noto tu entusiasmo y no podría estar más complacido —En ese momento finalmente posé mis ojos sobre los diseños que la castaña había realizado y era, prácticamente como si la visión que había tenido desde un principio hubiese sido plasmado en papel. Elegancia, sutileza, sublimidad. Era increíble. No podía decir que estaba sorprendido, y no en un mal término, sino que esperaba exactamente eso de ella y definitivamente me encontraba satisfecho.— Es impresionante ¡Eres toda una artista! —La halagué con una sonrisa rodeando mi escritorio y colocándome frente a ella.— Hoy mismo comenzaremos con el proceso de selección de telas, el proceso de confección debe empezar lo más pronto posible —Comencé diciendo mientras tomaba mi teléfono y marcaba el número del departamento de telas y confección.— Sí, reúne al equipo, comenzamos en veinte minutos —Anuncié al encargado el otro lado de la línea. Finalmente colgué la llamada y elevé mi mirada hacia la castaña. Definitivamente no podía negarlo, era mucho más que sorprendente y yo me encontraba totalmente prendido por ella, no me podía juzgar, en todo su esplendor era una mujer tan increíble y talentosa que simplemente estaba reaccionando ante su presencia. Suerte la de Zachary. Con una sonrisa cerré la carpeta.— ¿Vamos? —Pregunté mientras me dirigía a la puerta. 
avatar
Mensajes : 3073

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ▲ won't you stay with me cause you're all I need

Mensaje por stonecold el Miér Jul 26, 2017 12:17 pm


BARBARA PALVIN
Estaba realmente nerviosa por la reacción del castaño con respecto a mis diseños, esta era mi oportunidad de probar que el podía confiar la colección en mis manos además de demostrar que era buena en lo que hacía, sin embargo la inseguridad siempre venía a mi en momentos como estos ya que agregando que esto no era Nueva York, era París por lo que mis diseños no podían gustar tanto como quizás lo hacían en mi ciudad natal, la ciudad parisina era la ciudad de la moda, el estilo y la elegancia por lo que debía a estar a la altura para complacer a la compañía completa pero primero que todo debían pasar por el visto bueno de ojiazul, Jamie tenía un excelente gusto y eso era indudable, además de estar acostumbrado a diseños de alta costura obviando el impasse con los diseños de animal print que tanto molestaron a su vista a lo que estoy totalmente de acuerdo al recordar esos horribles colores mezclados con la tela tan poco elegante, como diseñadores debíamos crear algo que causara impacto pero no tanto impacto desagradable como el que había visto en las fotos de los archivos anteriores, pero me llevo una sorpresa aliviando mis tensiones interiores con la sonrisa satisfecha que muestra luego de aquellas palabras ¡le gusta! sonrió satisfecha y tranquila ante aquella reacción — Me alegra tanto que haya sido de tu gusto, no sabía si era suficiente pero estoy segura ahora mismo que he hecho un buen trabajo — Definitivamente debía confiar más en mis capacidades, sabía que tenía talento pero debía repetirmelo más seguido, me levante junto a él para cruzar la puerta de su oficina sumamente satisfecha y feliz con mi trabajo, lo sigo por el pasillo que da hasta la recepción en donde su recepcionista no esta muy feliz con mi paciencia ¿acaso ella estaba interesa por el o algo por el estilo? al parecer sí o quizás solo se siente molesta porque me ha dejado pasar, sin embargo la ignoro triunfantemente pasando por su lado. Tenía veinte minutos para pensar en todo lo que diría en aquella reunión para explicarle el concepto de la colección al equipo de diseño pero ahora me sentía mucho más confiada al saber que mis diseños habían gustado, ni yo misma podía creer que había creado un concepto en menos de veinticuatro horas por lo que era todo un logro para mi carrera. Recuerdo el día anterior que el Jamie y yo habíamos tenido recorriendo Paris y que gracias a ello había encontrado el concepto innovador perfecto para la empresa.

El equipo estaba desplegado por la mesa de conferencias esperando mi presentación para comenzar con la reunión y por primera vez los nervios no me carcomieron por dentro por lo que hable con firmeza y seguridad de acuerdo a mi proyecto, si bien había pasado por el visto bueno de Jamie, el equipo de diseño debía de estar de acuerdo con el concepto. — Lo que traté de plasmar en los diseños fue la elegancia casual para la población a la que va dirigida, mujeres y hombre de los diecisiete hasta los cuarenta, por lo que tendríamos que tener una variedad considerable de tallas pero creo que es posible en estos tiempos — embozo una sonrisa ante la aprobación del equipo quien comenzaba a ver los diseños en la carpeta — La carpeta que tienen en sus manos son algunos bocetos que podemos utilizar para inspirarnos en más diseños dirigidos a esa población de edad, creo que podemos hacer de esta una excelente colección optimizando el tiempo del proceso de creación para que haya rapidez en la producción pero deberíamos trabajar más duro de lo que lo hacemos ahora — sugiero recibiendo de inmediato la aprobación del equipo, quienes eran personas sumamente talentosas con respecto a la confección y al diseño de prendas además de tener una excelente disposición para trabajar. Mi mirada recae en la rubia que se encuentra a un lado de Jamie, la rubia no ha dejado de sonreirle en ningún momento cuando Jamie ha dicho alguna palabra lo cuál comienza a molestarme de momento pero niego con la cabeza discretamente para sacar aquellos pensamientos inadecuados de mi cabeza, de pronto la rubia alza la voz moviendo delicadamente sus manos con un leve acento francés — Los diseños están perfectos y creo que podemos trabajarlos en poco tiempo. ¿Debemos aumentar las horas de trabajo, verdad? — asiento con la cabeza sin muchas ganas de dirigirme a la rubia que ha estado coqueteando con el ojiazul pero sin embargo lo hago pareciendo interesada ¿acaso será ella la chica de quien el esta interesado? — Sí, a eso me refería con trabajar más duro, quizás unas dos o tres horas por día para agilizar el proceso de confección.

Todos parecían estar de acuerdo con el concepto que intentaba de implementar además de ampliar nuestro campo de ventas a mujeres y hombres lo que haría que vendiéramos aún más a un precio razonable, claramente debíamos trabajar más horas para poder conseguir sacar la colección a flote en menos tiempo del esperado para que la empresa pudiese hacer el lanzamiento de la nueva colección. — Esta pensando en la moda italiana y parisina, además de agregar un toque urbano de neoyorkino — comento para finalizar la reunión totalmente satisfecha con el resultado de la misma, el equipo parecía estar muy entusiasmado con respecto al diseño, trabajaríamos duro para sacar la mayor cantidad de diseños masculinos y femeninos para comenzar con la producción, estaba pensando en abrigos, jeans, blusas y camisas buscando los colores adecuados cuando escucho un golpe en mi puerta, pronto la figura masculina de Jamie se hace presente. El inspiraba mucha elegancia y masculinidad, ¿acaso nunca había pensando en ser modelo? su rostro era perfecto para ello además de un cuerpo espectacular para modelar los diseños, pienso de inmediato lo bien que se vería con un abrigo masculino para la colección que estoy pensando. Pero antes de que pueda cerrar la puerta la rubia nuevamente se hace presente tras de él y le hace un comentario que no logro escuchar pero que la hace reír, ruedo los ojos mientras me vuelvo a concentrar en mis asuntos sosteniendo el lápiz con fuerza por un momento ¿porque me molestaba tanto la idea de que otra chica le coquetease a Jamie? por dios santo, el era el sueño hecho hombre por supuesto que muchas mujeres estarían haciendo fila para obtener un poco de su atención sabiendo que yo estaría dentro de esas mujeres si no estuviese comprometida, de pronto la imagen de Zachary se hace presente obligándome a dejar de pensar en el ojiazul de la manera en la que lo estaba haciendo. Cierra la puerta tras de él y sostengo una pequeña sonrisa en mis labios — Supongo que ha sido un exito la reunión de hoy, ha salido todo como lo esperaba y el equipo se ve muy entusiasmado. — comento bajando mi mirada hacía otros bocetos que había logrado hacer en las últimas horas que los enseñaría mañana por la mañana al equipo — Tienes una gran fama con las chicas de la empresa —  suelto de repente pero no me arrepiento de haberlo dicho, debía decirlo y me explico de inmediato — Con tu recepcionista que al parecer me odia porque me has dejado pasar hoy — me río encogiéndome de hombros — ¿Y... como se llama la chica del equipo? parece divertida — comento embozando una sonrisa que no podría ser más falsa con la intención de averiguar más sobre la chica que lograba hacerlo reír.

avatar
Mensajes : 279

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ▲ won't you stay with me cause you're all I need

Mensaje por stonecold el Miér Jul 26, 2017 12:42 pm


LIAM HEMSWORTH
Mi hermana menor siempre me había acusado de ser sumamente protector con ella pero era mi responsabilidad o eso por lo menos siempre había sido desde que mis padres trabajaban las veinticuatros horas del día por lo que desde adolescente me había hecho cargo de mi hermana prometiéndome que siempre la protegería, quizás fuera protector con ella hasta el día de hoy pero es que no quería que mi hermana sufriera o alguien pudiese lastimarla de alguna forma, era todo para mi. Camino hasta donde se encuentra la castaña admirando la vista desde la terraza en donde París luce aún más hermoso de como lo recordaba, las luces adornando el paisaje hacía que me deleitara mi vista con aquella hermosa vista además de tener a la castaña a mi lado, de pronto la idea de estar más cerca de ella se incrementaba cada vez más pero no podía dejarme llevar por mis sensaciones jamás lo había hecho ni jamás lo haría. Si bien ella tenía razón con respecto a Andrea ella no sabía por todo lo que habíamos pasado como familia así que no creía que alguien fuese a entender lo mucho que necesitaba proteger a mi hermana — Se que no es una niña pero me siento en la obligación de protegerla, ella no es de las chicas que se iba con cualquier chico o que salía sin avisar, quizás la protegí demasiado y no le di su espacio pero eso no significa que se pueda ir con su padre de un día para otro. — gruño al recordar el momento en que no supe más de mi hermana ni de Lovato, lo que me dejo con un mal temperamento durante días mientras intentaba encontrarla, pero nada —Es una mujer adulta, como tú, una mujer hecha y derecha .... — ignoro el poco aliento que tengo en este momento en el que veo el rostro de Demetria iluminado por las luces de Paris, trago fuertemente apretando mis manos sin que ella pudiese notarlo y vuelvo a conversación sobre la fugitiva pareja. — Es que ella nunca se había comportado así ¿entiendes? siempre había actuado de forma correcta, y de pronto de marcho con un hombre que le dobla la edad ¿no debería volverme loco acaso? — pregunto llevandome una mano al cabello para tirarlo hacía atrás en una costumbre que había adquirido con el tiempo cuando estaba estresado.

No tenía la menor idea de porque ella se había marchado con Lovato teniendo a varios chicos a su disposición de su edad, sabía que la vida era para tomar riesgos y arriesgarse de vez en cuando, además de equivocarnos pero no era para que Andrea lo tomara tan literal e hiciera de su vida un caos en poco tiempo ¿hasta cuando me tendría sin noticias? ¿acaso le importaba un poco luego de todo lo que tuve que dejar para cuidarla? — Soy un hombre responsable y muy correcto Demetria, pero no siempre lo fui, en mi adolescencia era un chico descuidado aunque no lo creas — frunzo el ceño al saber lo que ella piensa de mi, quizás el que era un maldito controlador y aunque actualmente lo fuese ya que me gustaba mantener bajo control cada situación que pasaba por mis manos no siempre tuve que ser de esa forma hasta que el destino me obligo a actuar de esa manera, ella podía pensar que había nacido con todo lo que ahora tenía o que era un sin corazón desde niño pero no siempre fue así, las condiciones familiares por las que había tenido que pasar me hicieron cambiar para bien o para mal aun no lo descubría pero me había hecho ser lo que era ahora y conseguir todo lo que había obtenido desde que comencé a trabajar en la empresa familiar. —No nací con lujos ni nada parecido, mis padres se esforzaron para crear un empleo familiar pero eso paso mucho después, recuerdo que cuando pequeño no sabía si mi padre había conseguido empleo en algún lugar estuvo así durante mucho tiempo hasta que encontró algo que nos pudiese sustentar. — Se que ella tenía aquella impresión de mi por la cuál no podía culparla me había acostumbrado a actuar así siempre por lo que me sentía culpable por actuar como actuaba, mi actual postura de intimidación me daba la seguridad de que mantenía todo bajo control no solo en los negocios si no también mi cotidianidad, no había permitido nunca perder el control. No entendía porque de pronto me comenzaba a abrir con la castaña siendo que jamás lo había hecho ni con mis mejores amigos pero había algo dentro de mi que quería explicar el porque era como era, sobre todo ahora que se había dado la oportunidad de hablar de su padre y mi hermana quien estarían disfrutando de algún lugar en este momento.

Tomo un respiro frustrado al tener que revelar esto pero creo que la conversación lo merita para que la castaña pudiese comprender el porque me encontraba tan preocupado por mi hermana  —Mis padres tuvieron una crisis en la empresa muy fuerte, se mantuvieron así durante cinco meses las cosas no estaban bien e iban a quebrar, mi padre no lo soporto era muy orgulloso y no quería que lo viéramos fracasar nuevamente así que se lanzo por un puente —comento con frialdad aquel episodio que marcho mi adolescencia por completo pero no era como si pudiera hablar calidamente sobre el tema cuando a nadie más se lo había comentado de esta forma, el ambiente parecía algo tenso con respecto a las revelaciones pero parecía intimo, un momento en el que podía decir todo lo que quisiera, así que así se sentía cuando te abrías con alguien. — Mi madre enfermo con el tiempo, enfermo gravemente por lo que imposibilito que cuidase de mi hermana pequeña en ese momento además de hacerse cargo de la compañía, por lo que me hice cargo de ambas cosas. No nací en cuna de oro, señorita Lovato —hago una mueca en lo que es un intento de una sonrisa. —¿Y su madre, donde se encuentra? creo saber el porque mi hermana y su padre están juntos pero no es algo que me guste pensar demasiado —gruño nuevamente al recordar a la pareja fugitiva y mi postura dominante vuelve a aparecer cerrando las puertas al Liam vulnerable que me había mostrado hace instantes atrás y que precisamente Demetria Lovato había visto. — No se si hay ''amor'' entre ellos, no tengo la menor idea y no lo quiero saber, solo quiero que mi hermana vuelva para rendirme cuentas por su comportamiento. — murmuro frotándome la barbilla con mi dedo indice y pulgar, al instante en que me pierdo en la mirada de la castaña profundamente al escucharla hablar con tanta determinación perdiendome un instante en el movimiento de sus labios al hablar, era fascinante.
avatar
Mensajes : 279

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ▲ won't you stay with me cause you're all I need

Mensaje por youmakemeglow el Jue Jul 27, 2017 9:54 pm

DEMETRIA LOVATO.
En aquél momento entendí varias cosas, La primera era que Liam tenía un gran sentido de protección, por eso asumía entonces su preocupación cuando me ocurrió lo de la herida, era simplemente un hombre protector, se había encargado de Andrea desde que lo conocía, así que quizás, al verme en aquél estado sentía aquél instinto, después de todo era a lo que siempre había estado acostumbrado. Y la segunda era sin duda que él amaba a su hermana y que haría lo que fuese por ella, y que por supuesto la conocía tanto como yo conocía a mi padre. Ambos teníamos una ventaja, pero parecía que Andrea y Peter habían jugado muy bien las cartas para desaparecer de la faz de la tierra. No iba a negar que si estaba preocupada, porque no entendía la razón de toda esta locura ¿Por qué no actuar como adultos? Mi padre ya no tenía veinte años y estaba actuando como uno. Ladeé con mi cabeza hacia Liam encogiéndome de hombros y ocultando el mohín que había aparecido en mis labios. Él estaba estresado, sí, y no sabía si mi tarea aquí era más o menos calmarlo.— Quizás nunca se había enamorado. Tengo entendido que el amor nos hace hacer locuras. —Comencé diciendo mientras dirigía mi mirada hacia sus azules que en contraste con las asombrosas luces de la ciudad de Paris lo hacían lucir como un sueño. Concéntrate, Demetria.— Escucha, Liam —Comencé diciendo para buscar algún tipo de remedio a su profunda agonía, no iba a juzgarlo por encontrarse tan preocupado, pero si podía hablar con él y darle un punto de vista más objetivo.— Realmente no sé qué pretenden ambos con escapar como un par de adolescentes, si me lo preguntas, también me parece irresponsable, más de parte de mi padre. Él es mayor, tiene que asumir sus responsabilidades —Inquirí en un tono neutro mientras una leve mueca se posaba en mis labios.— Pero no sabemos que los llevó a tomar tal decisión. Pero te puedo asegurar una cosa, Liam: Mi padre no le hará daño a Andrea. —Bisbisé embozando algo bastante parecido a una sonrisa, sólo para asegurarle que ella estaría bien.
 
Fue entonces que algunas palabras llamaron mi atención, de todas las cosas que habían sucedido en los últimos días jamás hubiese imaginado que Liam Hemsworth se abriría de tal forma a mí, y aquello sin duda me había dejado en una posición sin armas, donde sólo me dediqué a escucharlo.— ¿Descuidado? —Pregunté elevando mis cejas levemente para darle el pase a que siguiese hablando. No había conocido aquella faceta de él donde hablaba de su infancia, de lo vivido, de las cosas que lo habían hecho ser quién era hoy. No iba a negar que una parte de mí estaba sorprendida y digamos que mi expresión no dudo en manifestarlo. Elevé mis cejas con sorpresa mientras lo observaba con un suspiro. Sentí algo bastante parecido a la pena y no precisamente era algo que me gustaba experimentar, y sabía de antemano que Liam no me estaba diciendo aquello para generar algún tipo de lastima, sin embargo sentí una especie de nudo en mi estómago, porque de muchas cosas que había imaginado de él, nunca nada como ese pasado de me había ocurrido. La noticia de su padre me hizo soltar un leve jadeo de lamento, nadie quería escuchar que alguien se había suicidado después de una crisis familiar y que aquellos hubiesen dejado a una familia sin una cabeza de familia. Con aquellas confesiones saliendo de los labios del rubio muchas piezas encajaban ahora.— Siento mucho lo de tu padre. Nadie merece vivir ese tipo de episodio en su vida. Tú y Andrea han sido muy fuertes —Musité en un tono suave mientras lo miraba a los ojos. La historia de su madre no mejoraba y todo resultaba ser muy lamentable. Sentí cierta admiración por él, pero por supuesto sería un pensamiento que me reservaría.— Hay sucesos en nuestras vidas que pasan para convertirnos en seres más fuertes, más valientes. La historia pudo ser otra, pero ve lo grande que eres ahora: Eres el “Gran” Liam Hemsworth —Inquirí elevando mis cejas con cierta sorna, sólo para aligerar el ambiente y embozando una sonrisa.
 
El nombre de mi madre me hizo bajar la mirada suavemente.— Ella se fue hace mucho tiempo, ni siquiera la recuerdo bien. Papá me habló poco de ella, fue él, el que siempre se encargó de mí —Respondí encogiéndome ligeramente de hombros, aunque yo era por supuesto el ser más cerrado sobre la faz de la tierra él merecía saber así fuese una ventanita de mí, porque se había abierto a mí, de algún modo y yo, no podía doblegarme.— No diré que fue un mal padre, porque estuvo para mí, fue la única figura familiar sólida que tuve. A pesar de que tuve demasiadas nanas, niñeras, señora de servicio. Mi padre pasó mucho tiempo con su compañía, cuando encontró la asociación de la agencia yo tenía nueve años y comencé a verlo menos. Digamos que intentaba remediar su ausencia con regalos, y cosas por el estilo —Dije mientras me cruzaba de brazos frotando los mismos para disipar el frío de la brisa que nos azotaba.— No fue un mal padre, pero le faltó mucho para ser el mejor. —Hice una pausa y parpadeé hacia él.— ¿Recuerdas el incidente en el colegio de monjas? —Pregunté, él por supuesto no lo había olvidado.— Ese día le contaba a Andrea que mi padre no había pasado mi cumpleaños conmigo, y ella explotó de cólera. Entonces ideó un plan para llamar su atención. Así que hicimos aquél desastre en la sala de profesores y al final del día tú llegaste por ella ¿Mi padre? Él envió al chófer por mí. Ese día fuiste muy rudo con Andrea, y aunque todo fue mi culpa, ella sólo quería ayudarme. En aquél momento quise tener a alguien que se preocupara por mí. —Murmuré encogiéndome de hombros mientras observaba una vez más aquél par de iris azules que me observaban fijamente. Me sentí en algún punto nerviosa, pues no me había percatado que ahora sólo algunos centímetros nos separaban de cuerpo y cuerpo. Humedecí mis labios con la punta de mi lengua y sin poder evitarlo me mantuve con mi vista clavada en la suya. Es la brisa de París y la conversación nostálgica. Quise creer ante la increíble atracción de su cercanía. 
avatar
Mensajes : 3073

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ▲ won't you stay with me cause you're all I need

Mensaje por youmakemeglow el Jue Jul 27, 2017 10:30 pm


JAMIE DORNAN.
Definitivamente ella se veía majestuosa llevando el mando de aquella sala de juntas mientras todos observaban las carpetas que ella había preparado con las propuestas. Me mantuve observándola con fascinación, porque definitivamente disfrutaba el hecho de escucharla dirigir aquello. No me había equivocado, aquello en lo absoluto se trataba de alguna preferencia, pues Barbara estaba en el lugar que correspondía, por ahora, porque la veía muchísimo más alto, quizás con su propia marca haciéndole saber al mundo su nombre. Mi mente recreó un sinfín de escenarios con ella de protagonista y brillando como la verdadera estrella que era. Estaba alucinado. Embocé una sonrisa en su dirección mientras ella hablaba con tanta seguridad hasta que la voz de Candice retumbó a mi lado, a pesar de ser baja para no interrumpir a Barbara.— ¿De dónde has sacado a estar innovadora chica? —Me preguntó sonriente mientras observaba los lienzos a carboncillo en las carpetas.— Estoy tan feliz de no ver Animal print —Murmuró con diversión y asentí levemente con mi cabeza mirando de reojo a Barbara.— Traía directamente desde Nueva York, quise darle la oportunidad de brillar —Inquirí con una sonrisa ladina, me reservaría el hecho de divulgar la verdadera identidad de Barbara, como prometida de mi primo y como mi amor de la adolescencia, porque aquello sólo generaría un sinfín de chismes y habladurías sobre algún tipo de preferencia por los familiares y sinceramente quería ahorrarme tener que dar algún tipo de explicación. Candice siguió cuestionándome sobre un par de cosas, todo banal, como era de costumbre. La rubia era una mujer sin duda hermosa y como jefa del departamento de confecciones siempre había sido muy atenta y creativa, además de receptiva con las nuevas integrantes del equipo. No iba a negar que algún tipo de tensión sexual nos envolviera y muchas veces había alucinado con dejarme llevar por dicha tensión, después de todo, se trataba de una mujer hermosa que además mantenía mi plena confianza. Pero siempre había algo que me había impedido seguir mis planes de idilio con la rubia. Quizás eran asuntos laborales o el hecho de que algún tipo de pasado envolvía a Candice, no lo sabía, pero lo había estado evitando.
 
Oh, y por supuesto aumentarían las horas de trabajo. Pensé cuando la pregunta de la mujer a mi lado fue anunciada y Barbara respondió. Así fue como la reunión di su paso a culminarse y los presentes comenzaron a dispersarse de a poco. Ya habíamos asignado tareas, horarios y cargos. Adoraba la organización de aquella mujer ¿Es que acaso no podían verlo? Era perfecta. Me levanté finalmente de mi silla para disponerme a aproximarme a la castaña y fue entonces que Candice se posición detrás de mí.— No creas que he olvidado esa partida de póquer que me debes, Jamie Lannister —Masculló a mi espalda como chiste interno que habíamos adquirido luego de una conversación sobre la serie de moda, donde ella comenzó a bromear con mi tocayo en la producción y yo la comparé con la hermana gemela, quizás un poco menos malvada y los chistes siguieron ese rumbo. Reí levemente y asentí con mi cabeza en respuesta. Finalmente cerré la puerta y nos encontramos solos una vez más. Me acerqué a ella juntando mis manos y observándola con triunfo.— La reunión fue más que un éxito. Todos ya te adora ¡Has regresado el glamour a esta compañía! —Exclamé levantando mis brazos en señal de gloria y sin borrar la sonrisa de mis labios. Finalmente apoyé mi cuerpo de la mesa de reuniones sentándome levemente en ella.

—¿Fama? —Pregunté frunciendo ligeramente el ceño. Traté de buscar en mi diccionario mental la relación de aquella palabra con las mujeres de la empresa y lo siguiente me hizo reír levemente, llevé una mano a mi nuca y rasqué ligeramente aquella área.— Camille odia a cualquier mujer que atraviese mi puerta, así sea una señora de cincuenta años. No te lo tomes a mal, creo que simplemente ella es así —Respondí para reservarme un comentario egocéntrico sobre que ella estaba enamorada de mí o algo por el estilo, aunque su comportamiento definitivamente sólo podía darme indicio de ello, porque siempre había actuado en señal de celo ante la presencia de alguna figura femenina en mi despacho.— Candice, es la jefa del departamento de confecciones, quizás te cruces en muchos momentos con ella —Le dije con una sonrisa ladina mientras me cruzaba de brazos y la observaba fijamente. Un mechón de cabello se coló en su rostro y por puro instinto llevé mi mano a aquella área retirando el cabello y llevándolo detrás de su oreja, cuando ella elevó su mirada hacia mí le sonreí ampliamente.— Hoy estuviste asombrosa, todos estaban embelesados con tu determinación. Eres una líder nata —Bisbisé con la misma sonrisa en mi rostro. Aclaré mi garganta y erguí mi espalda en un gesto de fingida vergüenza.— Debo admitir que yo también me encontraba algo embelesado. La última vez tuve que escuchar una tontería de concepto y casi salgo llorando de la sala. Pero esta vez, saldré haciendo una fiesta —Le dije señalándola con algo de gracia. No determiné, entre otras cosas, porque sus preguntas sobre mi secretaria y sobre la rubia que me había acompañado, no estaba seguro si había sido un asunto de pertenencia, o quién sabe qué. Pero no podía atreverme a pensar en algo que definitivamente sólo confundiría mi cabeza. Concéntrate, Jamie. Y la pregunta más apropiada para afianzar mi reclamó salió de mis labios.— ¿Cómo ha estado Zachary? ¿Cuándo regresa del viaje? —Pregunté desviando mi vista de aquél rostro que parecía tallado por los mismísimos dioses. La luz de la sala de juntas era tenue y hacia un contraste exquisito con su tono de piel y aquél par de ojos verdes. Una cosa era estar hipnotizado por una mujer, pero lo que yo estaba experimentando con Barbara, definitivamente no tenía respuestas.— Hoy trata de descansar y no te acuestes tarde. Mañana arrancamos con la confección y debemos estar con el mil por ciento de pila —Inquirí descruzando mis brazos y ayudándola a recoger las carpetas haciendo que incluso nuestros dedos se rozaron. Oh, alerta de electricidad. 
avatar
Mensajes : 3073

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ▲ won't you stay with me cause you're all I need

Mensaje por stonecold el Sáb Jul 29, 2017 10:06 am


BARBARA PALVIN
Esa chica lograba hacerlo sonreír ante los chistes que solo ellos entendían por lo que me encontraba en una posición en la que yo no jugaba ningún papel siquiera debería estarle preguntando sobre aquella chica, la situación no me concernía en lo absoluto sin embargo las dudas sobre si ella era la chica de la que me había hablado el día anterior se incrementaron pero el no parecía querer hablar demasiado sobre la hermosa rubia que había estado coqueteandole durante toda la reunión. Embozo una pequeña sonrisa tímida cuando retira un mechón rebelde que se ha escapado detrás de mi oreja e inhibo la necesidad que siento de suspirar, diablos amaba a Zachary de eso no cabía dudas habíamos vivido muchas cosas juntos durante los últimos dos años y medio pero con Jamie las cosas eran diferentes como si fueran dos sentimientos distintos con los que no pudiera lidiar por mucho tiempo más, la confusión nuevamente volvía a mi agregando los repentinos y erróneos celos que habían nacido de mi interior desde la reunión en la sala de juntas, al escuchar el nombre de mi prometido me hace volver a realidad de inmediato — Volverá en dos días, me envió un mensaje esta mañana que estará libre para volver en dos días ha estado trabajando muy duro — comento embozando una pequeña sonrisa confundida por mis propios sentimientos ¿podían las cosas irse más de mi control? ya no tenía idea lo que tenía que hacer pero sabía que cuando Zachary volviese de su viaje las cosas serían diferentes y podría aclarar mis sentimientos, debía dejar de pensar en el castaño, el destino ya se había encargado de separarnos una vez por lo que no volvería a tratar de juntarnos nuevamente, era algo que simplemente no podía ser. — Mañana estaré temprano aquí para arreglar todo lo necesario para la confección de los diseños, todos estaban muy entusiasmados con el proyecto. Gracias por darme esta oportunidad, han sido días maravillosos. — y no miento, lo han sido pero también han sido los días más confusos que he tenido en toda mi vida en donde mis decisiones parecían ser decisivas para lo que sería mi vida de ahora en adelante de la mano del que será mi esposo, aún no habíamos puesto fecha para nuestro matrimonio lo que disminuía mi inusual ansiedad durante estos días era algo menos de lo que debía preocuparme, por lo menos por ahora.

Durante los siguientes días las cosas habían sido fantásticas, Zachary había vuelto de su viaje lo que me tenía bastante contenta y algo más relajada con respecto a mis dudas pero tampoco se habían marchado, cada vez que veía a Jamie en la empresa las dudas volvían a aparecerse con frecuencia, asimismo no podía evitar sentir una presión en mi pecho cada vez que nuestros dedos se rozaban o nuestras miradas se encontraban, por otra parte Candice se encontraba lo bastante cerca del castaño cada vez cuando el iba a observar la producción y confección de los diseños que habíamos preparado en conjunto con los otros dos diseñadores, trabajamos durante días para mantener todo a la perfección y al ritmo al que íbamos terminaríamos mucho antes la confección de todos los diseños para hacer la primera presentación de la colección del año. No podía negar que ver a la rubia dando vueltas esperando algo de atención del castaño que sin duda le prestaba atención quizás más de la que yo hubiese querido ver no podía hacer nada al respecto y no debía hacer nada al respecto. Sabía  que había estado evitando a Jamie durante unos días pero no tenía otra opción que hacerlo porque sentía que me estaba volviendo loca. No oculto mi sorpresa cuando Zachary menciona otro viaje de negocios haciéndome fruncir el entrecejo de inmediato ante el repentino viaje, no había estado en casa ni una semana y ya debía marcharse nuevamente en unos días más — ¿Otro viaje de negocios? pensé que estarías más tiempo en casa — comento con evidente tristeza en mis palabras, sin duda los días que habíamos podido pasar juntos habían sido increíbles no tenerlo en casa nuevamente sería devastador, me había alejado un poco de Jamie por lo que me sentiría lo bastante sola en esta ciudad. — Cariño, solo serán tres días lo prometo, es un viaje express que debo hacer para firmar un contrato con un empresario importante para la empresa. Lo prometo ¿si? —levanta mi quijada para hacer que mis ojos hicieran contacto con los suyos. […] Zachary me deja a las afueras de las puertas de la empresa con un tierno beso en los labios corriendo un mechón de mi cabello — Te amo, Barbara — embozo una sonrisa colocando mis brazos sobre su cuello para luego dejar un suave beso sobre sus labios para luego dejarlo marchar.

Lo vería en unas horas cuando viniera por mi a la empresa, cuando estoy por darme la vuelta el castaño a quien he estado evitando para aclarar mi mente aparece en escena luciendo perfecto de pies a cabeza haciéndome perder el aliento, como siempre. — Jamie, siento tanto que no hemos podido hablar tanto esta semana he estado muy ocupada con los últimos detalles pero podremos tener la colección en menos tiempo del esperado — elevo las comisuras de mis labios en lo que es un intento de sonrisa y aunque me encontraba feliz por la rapidez con la que había avanzando el proyecto no podía dejar de sentirme confundida y vulnerable, Jamie hacía que todo en mi diese un vuelco sin siquiera decir una palabra, claramente el haber dejado de hablar menos con el durante la semana no arreglo absolutamente nada con respecto a mis sentimientos por el, le quería, aún le quería. No tenía las respuestas en este momento de exactamente lo que me pasaba con el cuando estaba a mi lado pero sin duda le quería. — No es nada, estoy cansada y.... Zachary se irá de nuevo de viaje de negocios — me encojo de hombros tratando de parecer relajada cuando en realidad tenía muchas encima como no demostrar que estaba realmente tensa con todo esto, por una parte entendía que mi prometido tenía muchas cosas que hacer en la empresa y siempre hablamos que el trabajo era muy importante para ambos pero no sabía si siempre tendría que marcharse cada cierto tiempo a algún lado de Francia mientras yo me encontraba en la ciudad parisina. Presiono el botón del elevador para que nos lleve al piso donde se encontraba mi oficina, al instante mis ojos se encuentran con aquellos orbes azules que parecían tener un brillo especial — Te he extrañado — suelto de pronto con total sinceridad ante esta semana sin hablar demasiado, no se si es lo correcto lo que acabo de decir pero es lo que siento, nos lográbamos topar de vez en cuando en el piso de confecciones teniendo una breve conversación profesional como también lograba verlo con Candice aumentando mis celos: ¡Si, estaba celosa de ella! me acusa mi conciencia apenas pienso en ello — ¿Vienes a la oficina a tomar un café y hablar de los últimos detalles? me daré una vuelta en unas horas para ver como se encuentra la producción pero en este momento necesito un café cargado para poder funcionar el resto de lo que me queda de día — comento divertida alisando mi vestido de color negro que hacía juego con los zapatos de tacón que había decidido estrenar hoy, suspiro sintiendo una extraña presión cuando las puertas metálicas del elevador se cierran.

avatar
Mensajes : 279

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ▲ won't you stay with me cause you're all I need

Mensaje por stonecold el Sáb Jul 29, 2017 10:07 am


LIAM HEMSWORTH
Genuinamente no era una de las personas más amables o tolerables del mundo además de siempre querer mantener las cosas bajo mi total control pero con la joven de ojos castaños me costaba mantenerme en la linea que debía o la barrera que ponía entre ambos cada cierto tiempo cuando sabía que mi autocontrol se estaba disipando más de lo normal, efectivamente nada me había sido fácil en la vida ni servido en bandeja de plata pero tampoco esperaba lastima de lo demás, por otra parte no era como si mis secretos de adolescencia las cosas que más habían marcado mi vida no se las contaba a cualquier persona. — Supongo que esto nos marco a mi hermana y a mi, somos muy unidos, por eso no entiendo el porque huir de esa forma — me encojo de hombros disgustado con mi hermana menor que quien sabe en donde se encontraría en estos momentos. Puedo notar que Demi baja la mirada al escucharme mencionar a su padre ¿acaso su padre se preocupaba por ella? seguramente en su momento le dio todo lo que necesitaba materialmente pero al parecer había faltado lo más importante que era el afecto de un padre hacia su hija, no quise indagar más allá en la herida sentimental que su padre había dejado en ella para no incomodarla con más preguntas que surgían en mi cabeza; asiento con la cabeza de inmediato cuando menciona el incidente en el colegio en el ella y mi hermana asistían hace años atrás lo que me permite recordar enseguida a una adolescente castaña problemática y extrovertida, en aquel incidente casi le costo la expulsión a mi hermana por lo que recuerdo el día con lujo de detalles. ¿Ella había ingeniado todo ese plan para obtener la atención de su padre? elevé mis cejas en señal de sorpresa ante la revelación — Ahora entiendo muchas cosas sobre ese día, y sí, fui lo bastante duro con Andrea lo recuerdo muy bien, además de que fui muy duro en juzgarte — había juzgado realmente mal a Demetria pensando en que era una mala influencia para mi hermana cuando en realidad no lo fue en lo absoluto, solo podía pensar que era una chica que traía problemas, al parecer ambos nos habíamos juzgado mal anteriormente no tenía idea de porque estábamos teniendo esta conversación tan profunda en la terraza del hotel pero no se sentía mal en lo absoluto.

Repentinamente la fugitiva pareja paso a segundo plano dentro de nuestra conversación y clavo mis ojos en ella profundamente perdiéndome en la mirada de la castaña acompañada de las luces de la vista de París — No debí juzgarte así desde el principio — murmuro en lo que parece un susurro acompañado de mi voz bastante ronca perdido totalmente en este momento, me resultaba dificil mantener la conversación en este momento teniendo en consideración que mis propios pensamientos estaban desviados y es en el momento en el que ella humedece sus labios cuando tomo su rostro entre mis manos sintiendo lo delicada que era su piel para unir nuestros labios y joder, cedo el control por primera vez. Fundiendo nuestros labios en un beso en donde de inmediato ruego por quedarme así por siempre. Nuestros cuerpos estaban completamente juntos y nuestros labios se movían a un ritmo desenfrenante  ¿hace cuanto no actuaba de esta forma? ¿hace cuanto no me dejaba llevar por el momento? gruño sobre sus labios reclamándolos como míos en ese instante dándome cuenta que las chispas que existían entre ambos se hacían presentes en este beso, mi lengua se deslizo sobre su boca exigiéndole que me diera lo mejor de ella, mi mano recorre su mejilla y parte de su cabello para acercarla más a mi si es que era eso posible, con la boca unida a la suya perdido el fervor del beso bajo mis manos hasta su cintura la cuál aprieto estrechándola contra mi cuerpo pero en ese mismo instante caigo en cuenta de lo que realmente esta pasando y lo que esta por pasar, me detengo de golpe tomando a la joven por los brazos. No actuaba de esta forma desde que era un adolescente. Nuestras respiraciones agitadas y su boca roja a causa del apasionado beso que ambos nos acabábamos de dar, en este momento estaba más atractiva que nunca luciendo jadeante y casi extasiada, maldigo mentalmente para no acabar cometiendo una locura — Esto no puede volver a suceder, Demetria. — mascullo frunciendo el ceño tratando de convencerme a mi mismo de las palabras que acababa de mencionar, maldigo nuevamente pero esta vez en voz alta teniendo claro que nunca me permitía a mi mismo perder el control en ninguna situación pero esta vez lo había hecho. Demetria me hacía perder el control.

Sentía calor además de sentirme profundamente excitado y tener a la castaña a mi lado no me ayudaba en lo absoluto quien se encuentra estupefacta a unos centímetros de mi — Mañana tenemos la reunión con Gerard, hazte cargo de los detalles mientras yo reviso algunos archivos de la empresa para actualizarme — mascullo dándole la espalda para caminar hasta mi habitación de hotel sin mirar hacía atrás, en este momento no podía dirigirme a la joven en este estado además de que la miraría e inmediatamente caería nuevamente en sus labios, maldigo una y otra vez al estar dentro de la habitación sin poder quitarme de la cabeza el increíble beso que había pasado hace menos de un minuto atrás. Había actuado como un jodido idiota dejándola ahí sola en la terraza pero ella estaba acostumbrada a verme así, no era nada nuevo « ¡Así es como eres, Maledizione Liam! » me dice mi conciencia reprochándome lo que acababa de hacer, había sentido el fervor y el deseo dentro de aquel beso, me había sorprendido la fuerza que nuestra atracción tenía y sabía que quizás a ella la había sorprendido también, me siento en la cama colocando mis manos sobre mi cabeza ¿ahora que haría? nada, claro que no haría nada. Solo había sido un beso, nada más que eso. Niego con la cabeza teniendo en claro que no había sido solo eso. […] — Así es Marco, en este momento me encuentro en París por negocios así que cuando llegue nuevamente al país me mantendré en contacto contigo para asegurarnos de los negocios de la empresa, esta bien. Adiós. — me mantuve teniendo conversaciones telefónicas durante toda la mañana del día siguiente para disipar los pensamientos que mi mente traía desde la noche anterior, solo podía recordar el nombre de la castaña a cada momento. Habíamos evitado el desayuno, el almuerzo por lo que no nos habíamos visto durante todo el transcurso del día pero era momento de hacerle frente a la situación. Me dirijo nuevamente a la terraza para esperar a Demetria antes de nuestra cita con Gerard en unos de los restaurantes más lujosos de París, en el momento que estoy observando la hermosa vista aparece la joven de ojos castaños luciendo un vestido que acentuaba sus curvas haciéndome tragar rápidamente ante la visión de ella luciendo tan hermosa pero también ignorándome triunfantemente, cosa a lo que no estaba acostumbrado por lo que frunzo el ceño de inmediato, pronto noto un abrigo largo sobre su brazo que no demora en colocar sobre su cuerpo, los dedos me ardían tanto de quitar aquel abrigo para volver a observar su cuerpo en aquella prenda — Estás molesta — aseguro suavemente tratando de buscar los ojos de Demetria para que hicieran contacto con los míos nuevamente.
avatar
Mensajes : 279

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ▲ won't you stay with me cause you're all I need

Mensaje por youmakemeglow el Vie Ago 04, 2017 10:26 pm

DEMETRIA LOVATO.
Crucé mis brazos encogiéndome de hombros, porque sí, había sido un tema donde tanto él como yo nos habíamos juzgado de manera errada. De pie en aquella terraza hablando de un tema tan íntimo con quién durante mucho tiempo consideré mi enemigo me hizo comprender que definitivamente lo había juzgado. ¿Qué sucede contigo, Demetria? Exclamó mi subconsciente. No podía dejar de ver a Liam como un potencial enemigo, sólo porque habíamos tenido aquella íntima conversación, sólo porque nos habíamos abierto tales libros. Estábamos confundiendo una cosa con la otra. Pero el pensamiento de se vio afectado cuando sus increíbles ojos azules me observaron fijamente, su cuerpo incluso más cerca del mío y su voz ronca calándome los sentidos. Respira, no te afecta. Quise engañar a mis sentidos.— Hay muchas cosas que desde el principio no debimos hacer —Susurré con voz suave para posteriormente sentir su cuerpo aún más cerca del mío. Sus manos masculinas tomaron mi rostro y podía jugar que mi respiración se había cortado por un instante ¿Aquello realmente me estaba llevando a aquél punto de ceder mi control? Pero su cercanía fue como una droga, conocía sus intenciones, pero no hice nada para evitar. Me mantuve en aquella posición, colocando mi mano sobre la suya y acariciando por simple inercia aquella área. Fue entonces que parpadeé en su dirección, con su rostro y respiración rozando la mía. No dije palabra alguna y finalmente nuestros labios se unieron en un profundo beso. Mi boca tomando la suya mientras instintivamente rodeaba mis brazos en su cuello acercándolo a mí tanto como me fue posible. Sus labios eran suaves y posesivos, la electricidad recorrió toda mi espina dorsal y ni siquiera recordaba la última vez que me había sentido tan hipnotizada. Sus manos masculinas recorrieron desde mis mejillas hasta mi cintura y un gemido ahogado entre sus labios se hizo presente. Una especie de presión se manifestó en mi vientre e intenté contener mis manos profundos deseos mientras mi lengua y la suya danzaban en perfecta sinfonía. Sublime

La realidad no tardó en llegar haciéndome separar entonces de aquella boca que tan increíblemente voraz había tomado mis labios. Parpadeé poniendo mis pies en la tierra y reaccionando ante la situación. Aun con el pecho subiendo y bajando en respuesta ¿Verdaderamente me había dejado llevar de tal forma? Llevé mis dedos a mi boca sintiendo la misma un poco inflamada debido a aquél beso recientemente dado y mis ojos se encuentran con los suyos.— Por supuesto que no —Respondí con cierto desconcierto, aun aturdida por aquél beso. Mis mejillas ardían y estaba haciendo un esfuerzo sobre humano para controlar mi respiración y aquél estado de casi éxtasis. Asentí con mi cabeza ante sus palabras.— Ya todo está pautado. Deberíamos estar a las siete en el restaurant —Dije finalmente observando su reacción, su desconcierto, su incapacidad de no tener todo bajo su control. Era principalmente su distracción. Haber perdido el control. Lo observé salir de la terraza y mientras las ideas se reorganizaban en mi cabeza me mantuve de pie sin siquiera moverme ¿Cómo es que había permitido aquello? ¡Me había besado con Liam Hemsworth! Aka, mi peor enemigo. Había perdido cualquier indicio de raciocinio. Pero no había sido más que eso: Un beso. Y no podía afectarnos en lo absoluto, seguiríamos adelante y no afectaría nuestra “Relación” laboral. Las cosas marchaban increíblemente bien, tendríamos aquella reunión con Gerard y tres más para poder levantar la empresa. Las ideas de un idílico romance no eran válidas. Me quedé algunos minutos observando la inmensidad de París e intentando comprender porque Liam Hemsworth era capaz de desorganizar de esa manera mi vida. Era casi hasta injusto. 

Habíamos por supuesto evitado el desayuno, posterior el almuerzo, y la hora del encuentro de acercó. Me había intentado convencer de que lo sucedido la noche anterior había sido un error, pero mi cabeza regresaba a aquél momento una y otra vez. No estaba segura si ambos habíamos actuado de alguna forma infantil, pero consideraba que sí era lo mejor y que debíamos dar un paso adelante, continuar y actuar como lo que aquello había sido: Un desliz. Aunque mi cabeza me insistiera que no me sentía así precisamente con un desliz. Vestí aquél vestido negro ajustado, las pantimedias diseñadas con Gerard, maquille muy suave mi rostro y dejé mi cabello caer en delicadas ondas. Salí directamente a la terraza para mi encuentro con Gerard.— Hay que darnos prisa —Murmuré mientras colocaba mi abrigo, segura de que el trayecto sería bastante frío. Por supuesto que al llegar me había percatado de su aspecto imponente, aquél aire de dios griego, su porte de príncipe nórdico. Era tan viril que mis piernas cas flaqueaban. Sus palabras me hicieron elevar la mirada hacia él.— ¿Perdón? —Pregunté frunciendo el ceño, porque aquello no había sido una pregunta, sino más bien una afirmación y definitivamente yo estaba todo menos molesta.— Hemsworth, nos dimos un beso, no es el fin del mundo y yo definitivamente ya no tengo quince años —Contesté con una sonrisa ladina guiñando mi ojo y aproximándome entonces al ascensor. Había sido una respuesta bastante inteligente que camuflajeaba el torbellino de emociones que yo era. (…) Finalmente nos adentramos en aquél restaurant al lado de la torre Eiffel, popular y transcurrido, donde Gerard nos esperaba en la mesa reservada, al verme se puso de pie y me observó con fascinación: Digno de él.— Mon amour, Demetria —Exclamó acercándose a mí y dándome un afectuoso beso en la mejilla.— Un placer verte de nuevo, Gerard. —Respondí sonriente.— El placer siempre es mío, reine de mon coeur —Sonrió ampliamente y observó a mi lado.— Él es Liam Hesmworth, nuevo dueño de la empresa —Presenté a mi jefe y luego permití que Gerard retirara mi abrigo viendo como su mirada se desviaba a mis pantie medias, diseñadas por él y de quién habíamos hecho la última exitosa campaña.— ¡Beauté! Sabía que las conservaría. Fueron la mejor campaña del siglo ¿Has traído ese cuaderno lleno de magia? Deliro con él —Alardeó mientras nos invitaba a ambos a aproximarnos a la mesa. Éramos buenos amigos y por supuesto era algo que me había reservado.
avatar
Mensajes : 3073

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ▲ won't you stay with me cause you're all I need

Mensaje por youmakemeglow el Vie Ago 04, 2017 11:10 pm


JAMIE DORNAN.
Candice me había insistido más de una vez que le estaba dando crédito de más a la castaña, pero ni siquiera porque viniera algún tipo de diosa griega a cuestionarme sobre mis decisiones cambiaría de opinión. Sabía perfectamente las capacidades de Barbara y lo había demostrado durante aquellos días que la confección se había comenzado a llevar a cabo. Era sin duda otra obra maestra y nunca había estado tan satisfecho con algo, tan emocionado y contento. De todos los años que llevaba con aquella gran industria de la moda, jamás me había sentido de tal manera, estaba seguro que íbamos a acabar con todo, que íbamos a crear una sensación, un movimiento y todo gracias a Barbara ¿Acaso podía pedirle más? Hacía unas semanas había estado al borde del colapso y ahora sentía que cada contrato que llegaba a mi mesa era digno de firmar. Barbara Palvin sin duda había sido la mejor decisión para la compañía y nadie absolutamente nadie me haría dudar de ello. Había estado concentrado en un millón de cosas, porque había mucho más que confecciones por llevar a cabo, precisamente este era el papel que me tocaba desempeñar, tenía sobre mí toda una logística sobre el día del desfile de presentación, donde estaba poniendo todo de mí. Los días se me habían pasado entre firmar contratos, llamar, reuniones, presupuestos, rechazar, aprobar, era un proceso al cual estaba acostumbrado para la fecha, pero que nunca había realizado con tanto gusto. Para el viernes en la noche había visto salir a Barbara de su oficina, pero no me había acercado a ella para proponerle quizás levarla hasta su departamento. Por qué aquello era algo que casi ni me dejaba dormir, por las noches no pegaba los ojos, pues su mirada me perseguía incluso en sueños, haciéndome sentir brutalmente culpable ¿Qué tal mal estaba sentir tanto por la prometida de mi primo? Tú primer amor; Murmuró mi subconsciente que no colaboraba. Yo por otro lado había percibido que ella quizás me había estado evitando, pero yo tampoco había hecho mucho por acercármele.

Aquella mañana de Lunes bajé hasta el lobby donde en la entrada observé como Barbara se despedía de mi primo. La sensación de vacío fue innegable y respiré profundo mientras la observaba besarlo, joder, era increíble que sintiera tales celos ¿Qué sucedía conmigo? Bueno, evidentemente no la había sacado de mi cabeza, evidentemente no estaba contento con aquello y evidentemente los celos me carcomían. Pero no podía hacer nada al respecto, ellos eran felices, jodidamente felices y se iban a casar, sin duda lo harían. Un casamiento, pensándolo bien ¿Yo sería capaz de ir a su boda? La pregunta floreció en mi cabeza y posterior la voz de la castaña me hizo regresar al aquí y ahora. Embocé una sonrisa y negué con mi cabeza levemente.— No negaré que si me has abandonado y que me siento ofendido al respecto —Comencé diciendo con aquél tono de broma, para luego guiñar mi ojo.— Pero definitivamente sé que esta soledad que me has generado nos traerá la mejor de las recompensas —Embocé una amplia sonrisa y le hice un ademán para que comenzásemos a caminar dentro de la recepción. Sin embargo la noté… diferente.— ¿Todo bien? Pareces decaída ¿Pasa algo? —Pregunté con evidente interesa ladeando con mi cabeza y observando aquél semblante de sirena que le atribuía. Fruncí el ceño levemente, no iba a negarlo, no comprendía en su totalidad porque mi primo estaba realizando aquél sinfín de viajes de negocios, pues en la ausencia de Barbara recordaba pocos viajes y últimamente se habían convertido en algo constante, sin embargo no manifesté mi punto de vista, pues desconocía las razones y prefería no involucrarme del todo.— Debe ser algo grande. Esos viajes traerán recompensas —Me limité a decir. Algo estaba pasando, pero intenté sobre todas las cosas reservarme mis pensamientos.

Su anuncio me estremeció y abrí mis labios para observarla fijamente. Podría jurar que la garganta se me había secado ante tal confesión. No me lo esperaba, definitivamente no. Nos adentramos en la caja de acero y las puertas del ascensor se cerraron.— Por supuesto que también te he echado de menos —Murmuré con mi mirada fija en las puertas del elevador antes de dirigir mi mirada a la suya y buscar sus ojos con los míos, cuando finalmente los encontré aproximé mi mano hasta su mejilla para como era de costumbre retirar un cabello rebelde que se colaba en su rostro inmaculado.— Vamos a tu oficina. Pediré que nos lleven el café y así discutimos los aspectos decorativos de una vez. Necesito el buen ojo femenino —Contesté con una sonrisa retirando mi mano de su rostro. Marqué el piso donde se encontraba la oficina de Barbara y fue así como nos dirigimos a la misma. No negaré que toda la electricidad disparada en aquél elevador fue un hecho que casi quise ignorar por mi salud mental, pero que casi me había dejado mareado. Seguía luchando contra mis instintos de lanzarla contra la pared y fundirme en aquél par de labios rosas.— Camille, envía dos latte a la oficina de Palvin, algunas magdalenas y un muffin —Anuncié a mi secretaria y casi asistente personal. Deslicé mis manos por los bolsillos de mi pantalón.— ¿Cómo te has sentido esta semana? Sé que ser nueva resulta tedioso, y ser nueva y tener tanta responsabilidad lo debe ser aún más. —Comencé diciendo mientras caminaba hacia la ventana lateral a la oficina.— He recibido muy buenos comentarios. No sé si te incomode que te elogie tanto, pero de verdad estoy tan satisfecho con tu trabajo, eres impresionante —Le dije con una sonrisa girándome hacia ella y encontrándome de frente con aquella figura casi tallada por los dioses. Debía armarme de tanto valor solo para no perder el control y decir cosas de las cuales luego podría arrepentirme.— ¿Qué te parece si hoy vamos a algún lugar en la noche? Para liberar un poco el estrés —Pregunté con algo de timidez llevando mi mano a m nuca. 
avatar
Mensajes : 3073

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ▲ won't you stay with me cause you're all I need

Mensaje por stonecold el Jue Dic 07, 2017 1:16 pm


BARBARA PALVIN
Sentía que estaba dando todo de mi en los diseños de la nueva colección por lo que me sentía lo bastante satisfecha con mi desempeño y lo que habíamos logrado en conjunto con el equipo de diseño hace ya unos días, en breve tendríamos la colección lista para la presentación oficial y nuevamente la empresa del castaño volvería a tener una colección de prendas llamativas y de buena costura. Por otra parte, mis pensamientos no hacían más que traicionarme cuando el castaño se paseaba libremente por mis pensamientos más profundos e incluso en sueños durante las semanas anteriores, más bien, desde nuestro primer reencuentro que mis pensamientos no han encontrado paz, y el no tener a Zachary en casa hacía que aquellos pensamientos vuelvan a cada momento sin tener descanso, sabía que estaba mal, que aquello no era correcto pero no podía seguir mintiéndome a mi misma respecto a mis sentimientos. Sonrió embelesada ante su sonrisa acompañada de aquel elogio, el siempre me lograba hacer sentir especial y no es que mi prometido no lo hiciera, pero Jamie, diablos, solo el podía hacerme sentir de esta manera tan especial —Tus elogios no hacen más que hacerme sentir bien, estoy muy contenta que todo este resultado de maravilla con el equipo de confección de diseño, todos hemos cubierto una parte importante en este proyecto —Jamie tenía alma de liderazgo y hacía sentir a todos sus trabajadores como en casa, sin duda alguna había formado un imperio en este hermoso país, formar raíces desde la nada para formar algo maravilloso del que toda su familia estaba orgullosa, e incluso yo que no había tenido el placer de volverlo a ver durante muchos años me encontraba orgullosa de sus logros, aquellos que el mismo alguna vez me había compartido como sueños de un adolescente que se formaron hace años atrás, pero finalmente el había logrado mucho y me encontraba feliz de saber que se encontraba dentro de las mejores diez compañías de todo París.

Las cosas habían cambiado durante estos años, yo había cambiado pero de pronto volvía a sentirme como aquella adolescente de dieciséis años y todo se debía a una sola persona. Camille envió los dos lattes a la oficina mientras nos encontrábamos conversando del proyecto y los retoques finales de la colección, ya faltaba muy poco para dar a conocer nuestra colección a la moda parisina la cuál debía dar el visto bueno de nuestro trabajo. Embozo una sonrisa ante su invitación y asiento con la cabeza, me vendría bien un poco de tranquilidad y relajo luego de varios días sin descanso a causa del arduo trabajo en diseño — Me parece una excelente idea, creo que ambos necesitamos un poco de relajación y diversión para abandonar el estrés del trabajo — bebo un poco del café que el castaño había ordenado para ambos, dentro de la oficina existía un agradable ambiente de tranquilidad y a la vez, intimo, como si ambos nos sintiéramos tan cómodos el uno con el otro que incluso la atmósfera del ambiente se volvía tranquila.  No puedo evitar recordar a Zac un breve instante ¿a que se deben tantos viajes sin razón aparente? sabía bien que eran sobre el trabajo de la empresa para la cuál trabajaba y le iba lo bastante bien para recibir buena paga y un buen puesto, sin embargo, el acuerdo grande que debía hacer con un empresario importante lo había hecho la semana pasada, y por lo que el mismo me había contado, no se repetiría hasta por lo menos tres o cuatro semanas más, sin embargo solo había pasado una semana y el debía estar de vuelta a las afueras de París para cerrar otro contrato importante, no es como si estuviera dudando de lo que realmente el dice pero resultaba extraño los viajes repentinos, y porque no decirlo, también le echaba de menos y le necesitaba en casa. Había dejado tood tras de mi para venirme a París a perseguir mis sueños y a él, para estar juntos.

Embozo una cálida sonrisa ante al castaño y sin pensarlo poso mi mano sobre la de él para darle un pequeño apretón de aquellos reconfortantes luego de un arduo trabajo, si bien nuestra relación se daba más como se daría en dos amigos comunes que como entre una antigua pareja, lo cuál de alguna forma agradecía para aligerar el ambiente entre ambos desde que nos conocimos, resultaba ser bastante intimo el tener contacto como este, aún el mirarlo resultaba intimidante para mi sabiendo que los recuerdos afloraban de inmediato dentro de mi —Tienes que tomarte un descanso, ha sido demasiado durante estas últimas semanas y has estado muy pendiente del proyecto, tienes que darte tu crédito también — comento con voz suave sintiendo que mis propios ojos me pasaban una mala jugada, mi voz era suave, mis ojos le miraban de forma tierna por lo que quito lentamente mi mano de la suya para mantenerme en una distancia prudente de él pero sin cortar aquel ambiente que se había generado entre nosotros. Habíamos pasado una semana lejos y cuando le veía se encontraba con aquella rubia alta de vestidos de alta costura tocándole el hombro o solo sonriendo a su alrededor, no la culpaba, yo también quisiera que el siempre estuviera sonriendo cerca de mi y aquella rubia tenía una importante atención a mi parecer de parte de Jamie. Pero ¿quien era yo para decirle algo acerca de aquella mujer? ¿Era acaso yo alguien para sentir celos porque el tuviera otra mujer que no fuera yo? por supuesto que no, no podía darme aquel lujo. Seguramente había existido otras mujeres de las cuáles Jamie tendría mejores recuerdos de los que tuvo alguna vez conmigo, después de todo el se marcho, solo había sido un amor de niños el cuál yo había atesorado en mi mente.— Y bien... ¿Que tienes en mente para esta noche? sigues siendo el que más conoce de París que yo —me río elevando mis cejas indagando que planes tenía el ojiazul para esta noche —A veces me siento un poco sola aquí, sobre todo cuando Zac no esta, últimamente no ha estado mucho en casa —me encojo de hombros para quitarle importancia a aquel acontecimiento, sabía que era por trabajo y no porque el realmente no quisiera estar en casa —¿Y... tu y Candice? ¿están saliendo? parece ser una buena chica, podrías invitarla esta noche, no he tenido la ocasión para hablarle mucho— y ahora yo en una mentirosa, quiero rodar los ojos de inmediato pero inhibo aquella necesidad, estaba buscando alguna excusa para indagar sobre su relación o su estado sentimental con aquella rubia la cuál no era para nada de mi agrado ni yo el de ella, eso estaba más que claro.
avatar
Mensajes : 279

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ▲ won't you stay with me cause you're all I need

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 4 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.