Últimos temas
Afiliados del Foro
Afiliados hermanos 0/5
Directorios y Recursos
Afiliados Elite 0/44

bad intentions.

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: bad intentions.

Mensaje por bultaoreune el Sáb Mayo 13, 2017 6:44 pm

OH SEHUN •
No se como de mi boca había salido  tal pregunta tan directamente y como seguía preguntandomela a mi mismo y a él un segundo después. Creo que me había vuelto majara, o se me había zafado un tornillo. Esperé que él se enfadara o algo por ese estilo, pero no lo hizo. Y verlo de esa manera, tan..indefenso, dudoso, queriendo mediar cada palabra...eso me sorprendió. Era la primera vez que lo veía tan tierno, queriendo abrirse de manera sentimental conmigo. Eso realmente me agrado, me hizo sacar una tímida sonrisa y mis sentimientos y mi impulso fue mayor a cualquier pensamiento de razón que estuviera instalado en mi cabeza. Ese impulso de juntar sus labios con los míos, callando sus palabras y sus miedos. Sintiendo como en ese momento todo estallaba en mi interior, con mis latidos yendo a mil revoluciones por segundo y sabiendo que sus labios se pueden volver completamente adictivos para mi. O mejor dicho, ya lo son.


¿No había prisa?¿Me estaba jodiendo? Mierda...No entendía porque él se encontraba tan reacio a la idea de que mis manos se deshicieran de su camisa y de toda su ropa restante. Quería tocar todo su cuerpo, probarlo. Y luego cuando esta sed de deseo desapareciera de mi, le echaría la culpa a mis hormonas de todo lo que había pasado y de la agresividad, las prisas y todo lo que ahora me había corrompido. Pero,¿cómo no querer continuar con eso? No solo era el hecho de que en mi pantalón ya se encontraba una gran erección, si no que deseaba pasar mi boca por cada rincón de su cuerpo. Deseaba que por un momento, él dejará de ser el que controlaba toda la situación y yo fuera el que llevará las riendas de alguna forma, quería hacerle saber que no era el niño pequeño que él piensa que soy. Sabía que podía excitarle con poca cosa, sabía donde podría tocar y lo que podría provocarle. Quería ser yo quien le diera placer a él, pero...ese pensamiento se vio nublado por las palabras de Baekhyun y por su traviesa mano jugando con mi miembro. No quería que los chicos de fuera nos escucharán, sabía que luego moriría de vergüenza pero...los gemidos, y jadeos junto a su nombre no podían dejar de salir de mi garganta con un tono de voz bastante ronco y alto. Hacía tiempo que no tenía algo así con otro chico quiero decir...que no estaba en esta situación-sin contar nuestro pequeño encuentro de hace un poco tiempo-, la última vez había sido con Luhan y...volver a sentirme deseado y complacido por Baekhyun...era una increíble satisfacción.

Vi a Vivi subirse a la cama y la puerta cerrarse. Mordí mi labio inferior, y suspiré. Quizás por algún momento quería estar allí fuera, quería estar escuchando que estaban diciendo todos ellos y que era lo que estaban tramando. Me gustaría saber mucho más de todo el negocio que llevaban ellos entre menos, saber que posición ocupaba Baekhyun en él y..saber más y más para sacarlo de allí. Bueno...ni siquiera sabía si estaba en el derecho de pensar que podía sacarlo de ese mundo que parecía ser tóxico y en que corría peligro. Pero, por alguna razón, quería hacerlo. Esos chicos no daban mala espina, al menos no lo suficiente como para ser algo así como asesinos, narcotraficantes o lo que sea que fueran exactamente. Aunque de Taehyung y Xiumin a aquel chico que me había recibido en la base y había maldecido porque yo no podía estar allí,había un gran trecho y una gran separación de humor y carácter pero....no se veían del todo malos. Puede que me equivocará, pero Baekhyun tampoco me dejaba saber todo- aunque yo hubiera roto la oportunidad de tener conocimientos de ello cuando me dejo preguntarle, cosa de la que tampoco me arrepentía- ni conocerlo en ese mundo. 

-¿Te...vas?.-Volví a repetir una parte de lo que él me había dicho, intentando procesarlo. Si, había dicho que se iría durante unos días, quizás más de una semana, quizás más de dos...¿Eso iba en serio?¿Qué se supone que iba a pasar conmigo entonces?.- Entonces yo...volveré a mi casa y me quedaré allí..Mis padres llegan en dos semanas y media y...-Él ni siquiera me dejo terminar, aclarándome el error que cometería si me iría  sin ninguna protección y que si me relacionaban con él, hasta mis padres correrían peligro. Él hablaba de solucionar los problemas mientras estuviera fuera, y luego...supuestamente todo volvería a la normalidad. Quise reir en ese momento.¿Normalidad?¿Acaso pretendía que hiciera como nada de lo que ha pasado hubiera existido en mi vida? Él cada vez se volvía más loco. Me dejé caer en la cama suspirandome y me encogí de hombros respecto a su pregunta sobre si me parecía bien quedarme aquí con Xiumin y V.-¿Acaso tengo otra opción?.- Preguntó con tono de resignación y me encojo de hombros. Bajo mi cabeza, para mirar mis manos mientras juego con ellas. Y me sorprende-bastante- que él se encargue de levantarla y estampar sus labios contra los míos. Un beso que es completamente lento y delicado, algo completamente diferente a los que había habido ahora entre nosotros. Algo, que me tranquilizo un poco y me hizo sacar una pequeña sonrisa. Se iría, pero volvería. Volvería a mi lado.

-

Escupí toda el agua que estaba bebiendo en estos momentos y tosí varias veces por lo que acababa de escuchar.-¿Perdón?.- Pregunté incrédulo, sin poder creer lo que escuchaba. Últimamente eso me pasaba demasiado. No creía lo que escuchaba a la primera, pero creo que con ellos...no había duda. Siempre iban en serio. Alce una ceja,¿Baekhyun no podía enterarse de nada?¿Había vuelto a escuchar mal?¿Y por que parecía que V estaba nervioso desde que me habían comentado los planes que tenían ahora mismo para mi? Según ellos, algunos de su grupito no estaban muy contentos de que yo los conociera, o que supiera algo relacionado con ellos, por eso...ahora que Baekhyun no estaban, habían aprovechado para ponerme contra la espada y la pared. Me habían dejado entre dos opciones- de las que Xiumin y V se encargaron de aclarar que no estaban de acuerdo, pero ellos eran solo dos contra muchos otros más- la primera de ellas era dejar decirselo a su jefe-a la máxima autoridad de ahí- quien era yo y que sabía de ellos, exponerme a él. Y claramente,a los dos chicos con los que ahora compartía piso, esa idea no parecía gustarles, a mi...mucho menos. La segunda opción, era comenzar a participar con ellos en algunas misiones, no haciendo gran cosa pero..haciendo algo. Bien, tenía que elegir,¿no? Estaba claro que cual era mi respuesta. No iba a exponerme ante alguien que-al parecer- me mataría sin dudarlo. Aunque, eligiendo la segunda opción, mi vida también corría peligro pero... me arriesgaría. Quizás me faltaba eso. Quizás me faltaba algo de adrenalina para descubrir porque el chico que me gustaba aún no salía de eso. Yo..ahora me adentraría también. Las manos ya comenzaban a sudarme de solo pensarlo.

Parecía sencillo, parecía fácil. Y aún así, yo me sentía todo mi interior temblando. Solo tenía que permanecer al lado de aquel hombre mientras el aparatito que llevaba en el bolsillo copiaba todo lo de su celular. Era sencillo, era algo que llevaría su tiempo, pero algo poco arriesgado,¿cierto?. No podía dejar de pensar en ello. Que pasaría si...¿me descubría?¿moriría?¿Que tan peligroso era ese hombre?¿Quien era y para que querían toda la información? Nada tenía respuesta para mi. Ninguno quería darme más de una explicación que no fuera relacionada con lo que debía de hacer y con lo que no. Llegué a la cafetería a eso de las siete y media de la tarde. Deje salir a una chica, aguantando la puerta, que estaba a punto de salir y entré. Di una ligera mirada a todo el lugar y entonces, lo divisé. Me habían dado una foto de él. Y si, estaba ahí, tal y como lo habían dicho. Al parecer, habían descubierto que ciertos días venía siempre a la misma hora. Me senté a una butaca de diferencia de él. Y pedí algo fuerte de beber cuando la camarera se acerco a mi. No solía beber alcohol, no estoy acostumbrado más bien. Pero creo que ahora me quería hacer el fuerte, si...Puede que ese fuera un estúpido consejo de parte del tonto de V. Pero aún así, lo había tomado al pie de la letra.

Mi mano fue a mi bolsillo, y activo el aparatito. Di un leve trago a mi bebida y me puse a jugar con el móvil sin prestar atención a nada más. Solo tenía que vigilar que no se fuera, y si lo hacía, avisar a los chicos que se encontraban fuera repartidos en varios coches. No tenía porque descubrirme,¿Verdad?. Di un pequeño brinco en cuanto una voz sonó muy cerca de mi cara y giré mi rostro hacia la derecha para ver que el hombre se había movido hasta el asiento de mi lado y ahora me preguntaba si no era demasiado crío para estar bebiendo alcohol. Alce una ceja, mientras tragaba saliva. Bien, Sehun, es hora de que las clases de teatro que distes cuando pequeño te sirvan de algo. No me moví, pues sentía que si lo hacía, temblaría y me descubriría.-No todos aparentamos lo que verdaderamente somos.-Oh...¿por qué me había salido esa clase de indirecta? Mierda.

-Un mal día es compensado con una buena copa, solo eso.¿No cree?. No se preocupe por mi edad, no es usted quien me ha vendido la bebida.-Aclaro después de un silencio en donde él me sigue mirando y su diabolica sonrisa cada vez se amplia más. Decido por fin dejar de mirarlo y clavo la vista en mi teléfono. Busco en seguida algún juego que abrir y que vea que no tengo ningna otra preocupación. Mientras mi otra mano-sin poder evitarlo- da pequeños golpes nerviosos a la mesa. Solo necesitaba un mensaje con un "Ok" de parte de V y podría salir de allí como alma que lleva el diablo-que es lo que quería hacer, salir corriendo- y seguir con mi vida normal.

Todo mi plan, todas mis esperanzas, todo lo que estaba esperando para correr fuera de allí, no llego. Mi móvil comenzó a sonar con su normal sintonia de cuando recibía una llamada y entonces una foto de Baekhyun-que le había sacado cuando no me pillaba-apareció en pantalla. Indicando que tenía una llamada entrante de él. Como consecuencia, él aparatito de mi bolsillo comenzó a hacer interferencias. Antes de que pusiera ambos pies en el suelo para pararme y salir de allí. El hombre agarro mi brazo con fuerza, arrebato mi teléfono y cuando me intente zafar, sentí como algo se clavaba en mi espalda. Mi cuerpo se congelo, me puse pálido.-No armes un escándalo si no quieres que te mate aqui mismo. Tu y yo iremos a hablar otro sitio.-Murmuró y me jalo hacia la parte de atrás del local. No,no,no.¿Iba a morir?¿Ya?¿Por qué...por que esto me tenía que pasar a mi?

Trague saliva cuando escuche como la sintonia dejaba de sonar y él volvía a hablar.-Oh..querido B,¿acaso ya te ves tan inferior a mi que mandas a un crío a conseguirte información?¿Desde cuando es tan sucia tu forma de jugar?...¿Sabes? Yo también puedo jugar sucio con...¿como lo has llamado? Si, con Sehun.-Y su risa convirtió en hielo y en escalofríos cada parte de mi mente y cuerpo.

Tenía miedo.
avatar
Mensajes : 6967

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: bad intentions.

Mensaje por byunosh el Mar Jun 13, 2017 2:34 am

BYUN   BAEKHYUN  :
Ah, maldita sea —gruño y con brusquedad froto mi párpado para ‘aliviar’ la ligera incomodidad de la que yo mismo soy culpable. Tantas veces me he colocado lentillas y cada una de ellas termino picando mi globo ocular porque mi pulso es deplorable. Después del intento fallido número cuatro, logro que la cosa esa quede bien acomodado en mi ojo y no se mueva del iris. —“Eveliné tiene preferencia por los chiquillos indomables pero con clase” —murmuré, intentando imitar, como un niño de pre-escolar, la patosa y gruesa voz de Yvain, uno de los socios del líder, quien necesitaba cobrar un favor. Ya que su esposa, Eveliné, ha estado durmiendo con muchos hombres aun después de cambiar la cláusula de fidelidad en su acuerdo premarital, decidió ‘atraparla en el acto’ y dejarla en la calle sin un solo centavo. El hombre tiene la inteligencia de una roca y, hasta ahora, no lograba obtener una prueba sólida para llevarla ante los tribunales franceses. Es ahí donde entro yo. Aunque el trabajo que normalmente hacemos no es exactamente de ésta índole. Joder, no soy ningún jodido estafador tramposo y chantajista. O, quizá, chantajista un poco. Pero no pude negarme a la petición del jefe porque la promesa fue una limpieza excesiva pero segura de mi hogar y sus alrededores —si se entiende a lo que me refiero—; de tal forma, Sehun podría volver a su vida normal en cuanto yo regresara. En la minuciosa explicación de Yvain, me tomaría tres días ganar la confianza de Eveliné, dos más entre almuerzos, comidas, cenas o paseos noveleros, y en la noche del sexto día tendría a la sensual morena bien abierta de piernas. Pero no. Puede que haya sido un mal —pésimo— cálculo del hombre, o yo soy en verdad bueno en esto, porque me tomó dos días todo el asunto. Y hubiese tomado sólo uno si el asistente personal de Eveliné no fuera un mocoso metiche.


Ese no era el trato, Dae —el rostro de Yvain se notaba aún más feo cuando la vena de su frente resaltaba por enojo. ‘Daewoo’, mi nombre asignado para esta misión de pacotilla, sonaba patético en exceso siendo pronunciado con acento francés, incluso el diminutivo. —Yvain —di una última calada a mi cigarro y tiré la colilla al piso para pisarla y terminar con la chispa que todavía ardía —, hice lo que pediste, tienes tu prueba, pero no puedo irme tan rápido, ella no debe saber que estuve metido en esto, ¿entiendes? Lo que le concierne es que fue descuidada al dejar la ventana y cortinas abiertas —me encogí de hombros. Sobraban varios días pagados de mi estancia en el hotel, uno en el que el papel de baño seguro tenía más valor que la alfombra más cara de mi casa, y sería un imbécil si no disfrutara de todo lo que podía ofrecerme. Y claro, había certeza en lo que le decía a él. Irme sin más, pondría una diana en mi espalda; Eveliné es inteligente, mucho más que Yvain, y tendría que cuidarme de ella, no de él.


La no tan feliz pareja se retiró un par de días después, al parecer, peculiares fotografías de la socialité Eveliné D’Foss se distribuyeron: de la web a revistas, de revistas al periódico, del periódico a la televisión… todo un desastre. El rostro del atractivo pelirrojo que la acompañaba no se veía en la mayoría de las fotos. ¡Qué pena! Seguro obtendría buenos contratos de modelaje si las colocara en mi portafolio. No obstante, a pesar de mi ‘bono’ y el agradecimiento del líder, no se me permitió quedarme más en el hotel. Hubiese sido mucho mejor traer a Sehun conmigo, aunque claro, no creo que se tratase de una buena idea ya que mi trabajo era acostarme con alguien y él es… él. Sehun. Joder, ¿qué es Sehun para mí? ¿Es algo, siquiera? —Soy tan ridículo —rasqué mi nuca antes de colocar el gorro color negro sobre mi cabeza, cubriendo la mayor parte de mi cabello ahora entintado. No tuve ni ganas ni tiempo de remover el maquillaje o despojarme de la ropa que Yvain compró para mis encuentros con su esposa. Según él, debía ser ‘totalmente su tipo’. En secreto, por la manera de expresarse de aquel tipo, pensé muchas veces que seguro era gay. Pero un gay no le ve las tetas a toda hembra que se pasee frente suyo, a menos que quiera un par igual, pero desecho esa idea porque algunas de ellas parecían ser tan planas que una tabla. En fin, mi autobús salía en exactamente dos minutos y yo me vi en la obligación de correr para llegar a tiempo.


Tres bebés llorones, un señor gritando por teléfono y la música de pésimo gusto del conductor espantaron mi sueño y tuve que quedarme despierto, escuchando llantos, gritos y música mala. No soy un buen hombre pero, ¿merecía todo ese infierno junto en un colectivo maloliente? —Claro que sí, Baekhyun —me respondí en un siseo. Lo menos malo es que comenzaba a reconocer las calles que frecuentaba a diario, así que mi parada se aproximaba. Quería llegar y decirle a Sehun que podíamos largarnos de la casa de Minseok y Taehyung para volver a nuestros hogares. Y él podía llevar a pasear a su bola de pelos en el vecindario sin temor a que alguien lo lastimara, porque es más, lo estarían protegiendo. ‘Lo llamo, no lo llamo, lo llamo, no lo llamo,…” mi cabeza inútil canturreaba mientras observaba el nombre de Sehun en mi lista de contactos. ‘Lo llamo.” Y llamé. Usualmente Sehun no tarda en responder, pero podía imaginar que con tanto tiempo libre debería estar durmiendo, jugando con la cuna de pulgas andante, comiendo o qué sé yo… —Sehun-ah, estoy en cam- —puta mierda. ¿Qué…? ¿Por qué ese hombre respondía el número de Sehun? Traté de comprender su insinuación, pero no tenía sentido. Joder, nada lo tiene. Lo único cierto es que Sehun está en peligro, y de acuerdo con Kijeon, yo soy el culpable. —Ni siquiera intentes tocarlo o- —cortó la llamada. Maldita sea, Dios mío. Bajé del autobús aun en marcha porque mi sentido común no funcionaba en tales circunstancias. —¡Taehyung!, joder. ¿¡En dónde está Sehun!? —pregunté en cuanto respondió el teléfono, corrí más rápido, escuché —intenté escuchar—, joder, lo más difícil fue razonar y comprender lo que el castaño me decía. ¿Acaso estaban dementes? ¡Demonios! Esos idiotas no pensaban con la cabeza. —¿¡En dónde mierda!? —mis pies no estaban agotados, mis piernas cada vez se aceleraban más, pero si mi corazón no dejaba de latir tan rápido seguro se me saldría del pecho.


Tranquilízate —no me tomó mucho tiempo llegar, pero antes de entrar al establecimiento Minseok me detuvo. En parte, agradezco que lo hiciera —, no puedes entrar así. Toma —me proporcionó un pañuelo y rápidamente comencé a secar las gotas de sudor en mi rostro. —Tengo que ir —acomodé mi ropa, mi cabello e intenté no parecer un loco desquiciado. —Recuerda quien eres —dijo Minseok. Y entonces lo hice. Lo recordé. Joder, soy B.


Con calma, pero alerta, entré a la cafetería y me dirigí a la persona que parecía la encargada —cierra el lugar, dulzura. Necesito hacerme cargo de… hum, algo —sonreí y examiné cada rincón con la mirada. No se trataba de un sitio espacioso —, alguien en realidad. Un chico, alto, guapo, inocente… —la muchacha asintió, con temor, creo, y me indicó que tanto él como un hombre mayor salieron por la parte trasera un rato antes. —Gracias, ahora lárguense todos de aquí—. Ella alertó a los clientes y a sus compañeros de manera sutil; no alcancé a ver que estuviese completamente vacío pero de eso tendrían que encargarse lo demás.


Kiki —exclamé con ‘emoción’ al ver al corpulento hombre. Le di una mirada rápida a Sehun; sus ojos estaban llorosos, la piel de sus mejillas se coloreaba de un rojo intenso y podía notar todo su cuerpo temblar. Todo el que estuviese involucrado en este complot pagaría cien veces lo que él está sufriendo, y me interesa poco si alguno de los míos sale lastimado. —¿Qué has hecho con mi chico, huh? —pregunté, acercándome lentamente al pelinegro —, estuvieron solos por… ¿quince minutos? Un poco más, puede —seguí caminando hasta Sehun. Necesitaba estar lo suficientemente cerca. —Es precioso demasiado, pensé, y con un par de pasos más me aseguraría de mantenerlo seguro… —Baekhyun —Kijeon se interpuso entre él y yo. Y me llamó por mi nombre. —Deberías decirle a tu zorrita que no guarde tu número con tu nombre real y mucho menos tenga tu fotografía en el contacto —él rió. Y yo sentí mi sangre hervir porque no podía estar acriminando a Sehun, por todos los cielos, el chico era el que tenía menos culpa aquí. —Pero eso no es importante —Kijeon se colocó a un lado de Sehun y pasó su brazo derecho encime de sus hombros, sosteniendo una glock cromada y jugando con ella, muy jodidamente cerca del rostro del asustado pelinegro. —Veo que, otra vez, te enviaron a un trabajo de puta —soltó una carcajada, asquersosamente se veía como si estuviese convulsionando y llevando a Sehun consigo. —¿Es tu especialidad? ¡Hombre! Seguro que sí. Tienes el culo tan apretado —se lamió los labios mientras me miraba con lascivia. —No me dejarás mentir, chico —ésta vez miró a Sehun, y yo sentí que comenzaría a vomitar en cualquier segundo —, también la chupa como un experto, ¿que no? —en otro caso, es decir, si Sehun no se encontrara escuchándolo todo, diría que sí, mierda, mi lengua es mágica y mi culo también, todo yo soy mágico, soy un maldito puto mágico. Pero no. Porque para Sehun no quiero ser un maldito puto mágico, para él quiero ser otro. No yo, no el Baekhyun que sé que soy, simplemente otro. —Dulces sueños.


Después de mi magnifica despedida, el sonido del silenciador dio crédito a la muerte instantánea de Sung Kijeon. Quizá lo hubiesen dejado vivir si no supiera mi nombre. Yifan fue quien se encargó de manejar el arma que terminó con la miserable vida del tipo, y él mismo lo llevaría con su amigo ‘el carnicero’. Nadie intercambió mucha palabrería, más que nada porque a los únicos que vimos después del incidente fueron a Minseok y a Jongin; éste último se ofreció a llevarnos a la casa donde nos quedábamos temporalmente —donde todavía estaba el demoniaco perro—, pero yo sabía que la mía era ya probablemente más segura que la de ellos así que rechacé la propuesta y, junto con Sehun, tomamos un taxi que nos llevó hasta nuestro verdadero vecindario.


Estás bien —la puerta se cerró a mi espalda y lo único que pude hacer fue abrazar el cuerpo de Sehun y enterrar mi cara en su pecho, oliendo su colonia y convenciéndome de que él estaba vivo, se encontraba a salvo, conmigo. Conmigo, sí, joder, sí. —Todos son unos imbéciles incompetentes —murmuré, sin soltarlo, sin moverme —, no volverá a pasarte algo así, Hunnie, no voy a permitirlo —temo que su camiseta comenzaba a mancharse por la sombra rojiza de mis párpados y quizá también por el sudor en mis sienes que, gracias al nuevo tinte, también era rojo. 


Por favor, dime algo —Sehun estaba callado. Yo no podía esperar menos: un hombre fue asesinado a sangre fría justo a su lado, él no estaba acostumbrado y sería retorcido querer que se acostumbrase. Pero yo tampoco podía continuar con la incertidumbre. —¿Te irás? —lo miré con detenimiento. Estaba sentado en el sofá. Yo me encontraba sentado igual, al otro extremo de la sala. Sehun podía irse a casa ahora mismo, tenía que caminar sólo unos metros.  No lo detendría, no tenía el derecho, sin embargo, esperaba que no lo hiciera. —Es mejor que lo hagas. Que te vayas —susurré, y quise correr y ahogarme en el lago más cercano porque fue estúpido de mi parte decirlo como si no importara.


Ojalá no importara. ¿Y qué si Sehun se iba? Si necesitaba un compañero de cama, Marcello vendría corriendo aun si cayera un diluvio afuera. Así que, ¿qué tenía de malo que él se largara? ¡Mejor para mí! Dejaría de avergonzarme por lo que soy, sería libre otra vez, no tendría a un perro haciendo que me tropiece con mis propios pies. ¿Qué me ha traído ese chico si no problemas? 


Vete.
avatar
Mensajes : 10008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: bad intentions.

Mensaje por bultaoreune el Dom Oct 01, 2017 1:16 pm


OH SEHUN •
Desde el primer momento en el que me obligue a mi mismo a entablar una relación con Baekhyun supe que me iba a meter en problemas. Pero nunca pensé que mi vida llegara a peligrar de tal manera. Sentía todo mi cuerpo temblar, y aunque él me hablara, yo no podía articular palabra. Era la primera vez que sentía tanto miedo. Era la primera vez que rogaba por estar en otro lugar. Sentía el sudor frió recorrer cada parte de mi cuerpo, y en un momento mi vida paso por delante de mis ojos. Toda ella, y por alguna extraña razón,  la imagen de Baekhyun se repitió durante varias veces en ese corto periodo de tiempo. Y quise preguntarme porque él estaba en el punto mas alto de mis pensamientos. Entonces, su silueta se hizo presente y aunque los estuvieran oyendo mientras hablaban, estaba tan confuso que pensé que realmente él no era real y yo ya estaba muerto. Sin embargo, su mirada se conecto con la mía y sentí una leve tranquilidad. Tranquilidad que se desvaneció en cuanto un gatillo sonó y sentí como ya no había ningún agarre sobre mi. Debía sentirme mas aliviado, pero mi palidez fue notoria en cuanto divise el cuerpo sin vida detrás de mi. Ese podría haber sido yo.
No podía hablar, mi cuerpo y mi mente no me lo permitían. Me había quedado completamente en estado de shock. Y sí, me pareció sorprendente el acercamiento tan profundo que él había tenido conmigo, pero no pude expresarlo como realmente me hubiera gustado. Quise decir tanto... quise abrazarme a él con fuerza y pedirle que no me soltara.No quería comportarme como un cobarde, pero la realidad era que todo eso me superaba, y si lo era. No sabía ni porque había aceptado, y si que un momento sentí algo de adrenalina, pero no estaba seguro de que estuviera preparado para otro asalto de ese tipo. Yo no era como Baekhyun, yo no estaba acostumbrado a su vida. ¡Podía haber sido yo quien muriera si me hubiera movido un poco cuando aquel disparo!. Y por eso no entendía porque él se desespero tan rápido conmigo, que me hizo sobresaltar. Lo observé sin decir nada mientras él gritaba que me fuera y en ese momento, no supe que hacer. Mi mirada se concentro en cruzar con la de él, y en cuanto la retuve, suspire.- Deja de hacer eso.-Le pedí algo serio.-Deja de comportarte como si no te importara, porque SE QUE NO ES ASÍ.- Sentado en el soga, bajo mi cabeza y revuelvo un poco mi pelo. Me siento angustiado por toda la situación, siento que estoy perdiendo el control de mi mismo y no quiero echarme a llorar, pero mis ojos arden.-No..no puedo irme..No quiero estar solo...No quiero estar sin ti.- Confesé sintiendo como mi voz se ahogaba al final de la frase y no podía seguir articulando palabra. Lleve las manos a mi pelo, algo desesperado y mordí el interior de mi mejilla reprimiendo las ganas de gritar.

Sentí algo de alivio cuando él se sentó a mi lado y sin pedir permiso, mi cabeza se apoyo en su hombro. Busque su calor, busque su cariño. Y justo cuando me sentí bien protegido de nuevo por él, pude volver a respirar con normalidad.-Baekhyun, te necesito a ti.-Murmure. Haciendo saber que le necesitaba, haciéndole saber que ahora -más que nunca antes- necesitaba que estuviera a mi lado, que me protegiera, que me ayudara.

No sabía que eramos, ni llegaba a entender con totalidad que había entre nosotros. pero sentía que cada día que pasábamos juntos, nos uníamos más. Puede que ambos fuéramos muy distintos, que tuviéramos nuestras peleas más o menos graves. Pero.. quizás esa diferencia era lo que más nos unía. Y tuviéramos lo que tuviéramos, me gustaba.

Me atragante con el agua que estaba bebiendo cuando él comento que debía ir a ver a sus padres y que quería que lo acompañara. Eso debía de ser una broma.-¿Que quieres que yo...te acompañe?.-Pregunté volviendo a repetir lo obvio. Aun no lo creía.-No- respondí después de que él me miro como advirtiendome de que no volvería a repetirlo.-No creo que yo... este preparado para conocer a tus padres.-No se porque, pero el sonrojo viene a mi...Ni siquiera sabía si nuestra relación era una relación pero él me iba a poner en el compromiso de tener que conocer a sus padres. Y para Baekhyun no había un no por respuesta si él no estaba de acuerdo.- No voy a...- No termine mi frase ni tampoco terminé de exponer lo que yo quería argumentar porque sus labios chocaron con los míos y me hicieron perder la noción del tiempo. Se me había olvidado todo lo que tenía preparado para contraatacar y solo podía pensar en mover mis labios contra los de él y no querer privarme nunca de su sabor y del cosquilleo tan profundo y significativo que provocaban sus labios contra los míos.-¿Sabes? Me encanta tu nuevo color de pelo.-Murmuré con voz suave a centímetros de su boca. Para luego volver a juntar nuestros labios y sentir de nuevo esa explosión.

Bufé negando mientras metía mi ropa en mi maleta y Baekhyun me miraba victorioso mientras estaba acostado en mi cama. Pues había venido a buscar mi maleta y un par de cosas para ir a casa de sus padres. Mis ojos se alzaron ante un comentario de su parte y juraría que mi cara estaba como un tomate. Le tire un cojín y le arrebate mis boxers de las manos.- Deja de decir obscenidades.- Le pido apartando mi mirada de él. Cierro mi maleta ya terminada y justo cuando me voy a tirar a su lado, suena el timbre de mi casa. Frunzo el ceño, pues no esperaba a nadie. Me encojo de hombros ante su mirada, y por la insistencia de que siguen tocando el timbre, suspiro y me dirijo a la entrada. Quizás hasta sea un amigo de Baekhyun porque no lo encuentra en su casa. Oigo los pasos del pelirrojo detrás de mi y ruedo los ojos. Fingía que pasaba de todo pero se moría de curiosas por saber quien estaba tocando.-Vooy.-Grito por la insistencia algo malhumorado. Aligero un poco mi paso y abro la puerta bufando antes de que vuelva a sonar el molesto timbre y su sonido no se aparte de mi cabeza. Ug, pasar tiempo con Baekkie hacia que mi mal carácter apareciera con más frecuencia, se me pegaba de él.

Mis ojos se abren como platos y siento como todo mi sistema se para. No puedo respirar, ni siquiera tragar saliva. Él sonríe y da un paso hacia adelante.-Hunnie, te extrañé.-Comenta en tono meloso y se tiro a abrazarme. No podía decir ni hacer nada. No entendía nada. ¿Qué hacía él aquí? ¿Con una maleta?.-¿Lu-Luhan?.-Por fin pude articular palabra. Y mi cuello se giro ligeramente para observar al mayor con cara de pocos amigos. Yo tampoco entendía que estaba pasando.
avatar
Mensajes : 6967

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: bad intentions.

Mensaje por exodus el Jue Nov 02, 2017 1:43 am

__BYUN   BAEKHYUN  :
En mi intento de alejarlo terminé atándolo a mí, provocando que me necesite, y el cielo sabe que es lo último que quise hacer. Una persona como yo no puede prometerle a una persona como Sehun que va a quedarse hasta el final porque nunca sabes quién va a apuñalarte de frente o por la espalda. En este mismo momento, yo podía desconfiar incluso de aquellos que se hacían llamar mis amigos y no me ofendería si ellos desconfiaran de mí. En este mundo nos movemos, cada quién hace lo mejor para su propia sobrevivencia. ¿Y yo? Yo me detestaba porque desde el instante en que el pequeño grandulón se metió a empujones en mi corazón yo ya no veo por mí, veo por él. Haría hasta lo imposible para mantenerlo a salvo y no he sido lo suficientemente discreto para ocultarlo. Todos saben que Sehun me mueve el piso en proporciones desmesuradas, que si lastiman a ese chico me lastiman a mí y que no dudaría un segundo en dar mi vida por la de él. Todos parecen saberlo, menos él. Y no quiero que lo sepa. Es por eso que desde el incidente con Kijeon no me separé de él ni un segundo. Incluso cuando entraba a tomar una ducha yo estaba tocando a la puerta cada dos minutos tan sólo para asegurar su bienestar; me ponía paranoico al pensar que una barra de jabón pudiese ser cómplice o mente maestra. Cuando recordé el aniversario de mis padres y arreglé mi maleta, pensando que los progenitores de Sehun llegarían justo la noche anterior a mi compromiso, comencé a darme cuenta de que mucho pasó en poco tiempo. ¿La semi-relación entre el chico y yo se había dado sólo por estar juntos tantas horas y tantos días? ¿O era real de principio a fin? Me negaba a aceptar que la primera opción era la más natural, porque estaba seguro que aunque viviera a diario con Junmyeon o Taehyung no sentiría lo que siento por Sehun. Ellos no me harían sentir como colegiala en celo si ‘accidentalmente’ sus labios y aliento tocaran la piel sensible de mi cuello al abrazarme por la espalda en las noches.

Con gracia observé al pelinegro cerrar la maleta. Él iría conmigo a mi ciudad natal después de todo. Sus padres aplazaron la fecha de llegada y me otorgaron el permiso de llevarlo conmigo puesto que dejarlo solo no era una opción; en un principio no le vi ningún inconveniente porque la compañía de Sehun haría del viaje y de mi estancia algo mucho más ameno, además dejarlo por varios días aun cuando se encontrara ya bajo el cuidado de sus padres no parecía una idea reconfortante. Luego, fue él quien mencionó aquello sobre no estar “preparado” para conocerlos y fue que las piezas acomodadas del rompecabezas en mi mente volvieron a desacomodarse. Sehun seguía siendo un crío y la relación extraña que manteníamos no debía ser algo a lo que esté acostumbrado, así que él mismo le daba características de lo que sí conocía: un noviazgo, o algo un poco más formal, al menos. Y me sentí como un verdadero patán al darme cuenta que yo lo tenía categorizado sólo como “alguien que me gusta”. Mucho o poco —mucho, ciertamente—. 

En realidad, nunca he tenido una relación que pueda catalogarse como tal, desde que comencé a trabajar en este ambiente, todo lo que tenía eran encuentros casuales de vez en cuando o citas que no llegaban a más de una conversación vana y sencilla, sin precedente alguno que pudiera hacerme cambiar de opinión respecto al amor. Suena casi depresivo porque lo que he hecho es cerrar mi corazón y empujar fuera a todo el que intentó entrar; menos a Sehun, claro está, y es justamente esa la razón por la cual he pensado en dejar la estupidez de un lado y darle lo que él quiere, darle lo que él conoce, algo con lo que se sienta cómodo. Si lo pienso bien, formar una pareja con el pelinegro no suena tan loco después de todo; el chico sabe mucho sobre mí, tiene idea de a lo que se enfrenta, no le miento ni le oculto cosas porque sé que no me juzga —aunque debería—. Quiero a Sehun, no sólo me gusta, no sé si él lo sepa pero pretendo hacérselo saber y creo que intentaré decírselo cuando estemos en Bucheon, no con palabras sino mostrándole mi pasado, mostrándole a la gente que quiero, mostrándole a quién soy detrás de la máscara que debo utilizar día con día en Seúl.

Mi cabeza tenía todo planeado con detalles, tanta exactitud que se vio arruinado de principio a fin cuando un chico castaño y más bajo que Sehun apareció en la puerta de su casa, llamándolo “Hunnie”. Recordaba haber mirado su rostro en las fotografías que Sehun me mostró hace tiempo: Luhan. Luhan, el exnovio que dejó por venir aquí. Luhan, el exnovio que en ese instante lo abrazaba como si en eso se le fuera el universo. Luhan, el exnovio que llevaba una maleta en su mano izquierda. La escena no se veía nada bien. Ese tal Luhan lucía mejor en persona que en fotografías, y joder, me sentía imbécil porque estaba seguro que el hilo de rabia que picaba mi garganta eran celos.

Baekhyun —dije entre dientes, presentándome ante el muchacho que se había quedado como un puto chicle pegado al brazo de Sehun. El problema no radicaba en eso precisamente sino que, minutos después de aparecer en la puerta, cuando se percató de mi presencia, le preguntó a Sehun si yo era su novio y el alto respondió con un “no” demasiado seguro, demasiado rápido, como si estuviese defendiéndose u ocultando una travesura. Quizá él pensaba que me hacía un favor, pero el otro chico tomó la respuesta como pauta para cortejar descaradamente al pelinegro, y yo no podía mover un dedo porque no soy su maldito novio. Aunque yo lo considere mío, no lo es, y comienza a joderme de sobremanera. —Tenemos que hablar —murmuré repentinamente acercándome a Sehun. Agarré su muñeca aplicando más fuerza de la necesaria, pero me di cuenta de ello hasta que llegamos al pasillo que daba con la puerta de entrada y al soltarlo noté la marca rojiza que dejaron mis dedos sobre su blanquecina piel. —Tenemos que irnos o caerá la noche y no quiero llevarte así en la carretera, es peligroso —me crucé de brazos sin lograr mantener mis celos a raya. ¡Sólo habían pasado veinte minutos, cielos! No quería imaginar pasar cinco segundos más mientras ese Luhan se le colgaba del cuello. —¿Disculpa? —mientras yo imaginaba al castaño como un molesto koala, Sehun habló y dijo algo que yo no esperaba escuchar… No quería, mejor dicho, porque temía que lo hiciera. —He planeado este viaje por semanas, no puedo posponerlo por la visita inesperada de tu ex. Y no voy a dejarte solo con él —mi voz sonaba más dura, y yo cada vez me sentía más bruto. Pero, joder, Sehun seguía repitiendo que no podía dejarlo solo y que sería mala educación decirle que no podía atenderlo y no sé qué más. —Hun… Vamos, no puedes hablar en serio —Sehun propuso que yo fuera solo, que él llamaría a sus padres para contarles sobre el imprevisto y que ellos estarían de acuerdo porque adoraban a Luhan. ¡Genial! ¡Maldita sea, genial! —Salimos en dos horas. Habla con tu amiguito y ten tus cosas listas. Iré por algo de comer —bufé y sin decir más salí de su casa. Ordenar algo por teléfono sería fácil, rápido y, más importante: no dejaría a esos dos a solas, pero yo necesitaba despejarme y comenzar a pensar como una persona racional y no como una niñita celosa.

Una hora después, llegué a casa de Sehun con pizza porque seamos honestos, la pizza nunca falla. —¿Sehun-ah? —lo llamé para saber en qué parte de la casa se encontraba. Y la voz risueña del chico respondió escuchándose desde la primer planta, así que subí hasta allá con la caja de pizza en las manos. La puerta se encontraba abierta así que antes de llegar pude observar a ambos recostados en la cama, mostrándose algo en sus teléfonos y sonriendo. Sonrisas brillantes, sonrisas jóvenes. Y tuve miedo de perderlo, aunque no se pueda perder algo que no se tiene. —Coman —coloqué la caja en el escritorio y tomé asiento en el sofá que se encontraba a un lado de la mesa de noche. —No tengo hambre —respondí cuando Luhan preguntó si quería que me sirviera una rebanada. Después de eso, comenzaron a hablar sobre todo lo que había sucedido mientras perdieron contacto; Sehun me miraba de reojo a veces cuando estaba a punto de salirse algún comentario sobre mí o sobre lo que hacía, y debería sentirme contento porque el pelinegro estaba siendo cuidadoso, pero mi lado egoísta quería que le contara a su ex todo sobre mí, todo lo que me ha dicho, todo lo que hemos pasado juntos, porque solo así el tal Luhan comprendería que está fuera del cuadro y ahora soy yo quien ocupa el corazón de Sehun. ¿Cierto? Soy yo, yo estoy ahí.

Es hora, Sehun —miré mi reloj y luego al chico. Pero él sólo murmuró un “lo siento”. —Entiendo —sonreí con molestia y antes de soltar todos los insultos que se acumularon en mi lengua, salí de ahí.

.
Recuerdo haber cruzado la puerta de mi casa hecho una furia y dirigirme a mi habitación para tirarme a la cama en seguida; desperté por primera vez temprano en la mañana gracias a los rayos del sol que se colaban directo de la ventana abierta, ya que en ningún momento de la noche me tomé la molestia de cerrar las cortinas y mucho menos la ventana misma, pero sólo giré mi cuerpo hacia el otro lado y cubrí mi cabeza con las sábanas. Era temprano pero la patética vocecilla del invitado de Sehun y Sehun ya se estaban colando hasta mi habitación, lo que quiere decir que están los dos en la pieza del pelinegro. ¿Dormirían juntos? Puede ser. No sería raro, pero sí desagradable. ¿Hicieron más que dormir juntos?... No es algo que quisiera saber, si soy sincero. Me forcé a dormir más. Desperté varias  veces en la mañana, pero logré levantarme de la cama hasta pasado el mediodía. Mis ánimos se hallaban tirados en el suelo y todo era por una jodida tontería. ¿Desde cuándo un niño de preparatoria era una amenaza? Ni siquiera cuando Taehyung se le insinuó a Sehun lo tomé tan mal. Antes de entrar al baño para tomar una ducha mi teléfono comenzó a sonar con el tono de timbre de Minseok; lo respondí por pura inercia, se supone que nadie debía llamar en estos días. —¿No te irías ayer por la tarde? ¿Qué hacen aquí todavía? —preguntó en cuando descolgué la bocina. —¿Qué quieres? —pregunté yo mismo, sin responder a lo que quería saber. —Sólo es curiosidad, Byun —rió con petulancia y yo puse los ojos en blanco —, pero también es porque hay algo que hacer hoy y necesitamos a todo el que esté disponible… ¿Puedes? ¿O van a irse más al rato? —me sentí enfermo porque Minseok seguía refiriéndose a “nosotros”, es decir, a Sehun y a mí, pero el menor estaba haciendo no sé qué mierda con su ex mientras yo estaba solo medio aguantando mi humor de perros. —Manda un mensaje con la información al móvil —contesté y terminé la llamada. 

En tres horas, la parte trasera de un hotel en Gwangjang-dong, un viaje de aproximadamente hora y media. Cada quién iría en sus respectivos vehículos porque las tareas eran distintas y de diferente duración, ya que yo no estaba contemplado para participar no estaba seguro de cuál sería mi papel, Junmyeon me explicaría cuando llegara al lugar. Y aunque esperaba que no tardara más que una noche, estaba obligado a avisarle a Sehun que me ausentaría. No podía llevarlo conmigo esta vez, él querría arrastrar con nosotros a su amigo y Luhan parecía el tipo de persona que hace demasiadas preguntas. Salí de casa con una maleta de mano pequeña en donde cargaba una muda de ropa y… Artículos necesarios para el trabajo. No sería necesario ir hasta la puerta de la casa vecina para tocar y hablar con Sehun porque tanto él como el castaño se encontraban en el jardín; me desvié para caminar hacia ellos, mis hombros se sentían más relajados y mi mente más clara después de que el agua fría cayó en mi espalda y se llevó todas las inseguridades sin sentido por la coladera. Estaría bien, estaríamos bien. —Se… —mi garganta dejó de emitir sonido cuando el castaño inclinó su rostro más cerca al de Sehun, y yo estúpidamente me quedé parado esperando a que él se alejara. No lo hizo, y Luhan terminó hizo inexistente la distancia entre sus labios.

avatar
Mensajes : 1260

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: bad intentions.

Mensaje por bultaoreune el Sáb Nov 18, 2017 7:13 am

OH SEHUN •
Sabía que no iba a agradarle que no quisiera acompañarlo, pero creía que debía de entenderlo. No era porque LuHan y yo hubiéramos tenido una relación íntima, si no porque al fin y al cabo habíamos tenido una relación y eramos amigos. Después de todo, se supone que lo nuestro había quedado en amistad. No iba a negar que su presencia me traía demasiados recuerdos, y que eso me hacía darle demasiadas vueltas a la cabeza. Pero el hecho de que me tuviera que quedar aquí y no poder ir con él a conocer a su familia no era por haber encontrado una excusa o porque quisiera pasar tiempo con el castaño como antes, simplemente no podía dejarlo solo y de lado después del viaje que había hecho solo para pasar unos días conmigo. Además, podría ponerme al día de como había pasado todo en mi ausencia y saber que era de cada de uno de mis amigos y conocidos, porque aunque mantuvieramos contacto por teléfono; no era lo mismo. Y si Baekhyun se cabreada a tal modo de no perdonarme por esto, yo no tenía porque ir corriendo a buscar su perdón. Debía de ser algo justo. No porque no tuvieramos algo definido, porque para mi lo nuestro estaba bien definido aunque no nos rodeara la palabra novios o relación seria. Si no porque sabía de todos los cambios, que habían pasado en mi vida desde que me había tenido que mudar y lo mal que lo había pasado por tener que hacerlo. Volver a ver a LuHan y poder pasar tiempo con él era algo importante para mi. Una forma de volver el tiempo atrás, pero con las cosas del presente. Con mis sentimientos de ahora, aquellos que tenía por Baekhyun.

No me había sentido muy bien por como se había ido el pelirojo. Aunque si que estaba bastante a gusto con LuHan hablando y pasando el tiempo, no quería que él se fuera de esa manera. No quería que se cabreara o que se pusiera a imaginar cosas que no eran. No lo estaba cambiando por mi ex, simplemente estaba haciendo lo correcto. Si el castaño hubiera estado en mi posición y hubiera sido el revés, sé que él no me hubiera echado de su casa. De todas formas, tenía que despejar mi mente y relajarme. Centrarme en lo que estaba pasando y en asimilar que LuHan pasaría tiempo conmigo. Por eso no había tardado mucho en enseñarle el cuarto de invitados, después de hablar un poco tras la cena, y yo irme a mi habitación. Sabía que su expresión no era del agrado del todo, pero también tenía que comprender que entre nosotros las cosas no estaban como antes. Yo tenía a alguien más, quería a alguien más y aunque...ciertos sentimientos quisieron revolotear del fondo de mi corazón y de mis recuerdos...No podía dejarlos salir.

-

Habíamos decidido desayunar en el jardín. Yo me había levantado antes que LuHan por lo que me había puesto a hacer el desayuno, recordando algunas de sus cosas favoritas para comer. Sabía que había sido algo incomodo el día de ayer con la presencia y el actuar de Baekhyun, eso no quería decir que lo fuera a quitar de mi vida por estos días pero...tampoco tenía la necesidad de que el castaño se sintiera mal en su estancia. Estaba claro que estaba preocupado por mi vecino, y por saber si él había decidido irse sin mí o no. No sabía que decisión había tomado, y esperaba que me la hiciera saber. AL menos para no estar preocupado, al menos parar saber si todo seguía bien entre nosotros. Pude calmarme y dejar todos los malos pensamientos a un lado-al menos durante un corto tiempo-  al estar hablando con LuHan y estar recordando viejos tiempos, viejos momentos, antiguos recuerdos. Quizás estabamos removiendo demasiado todo lo que habíamos sido, todo lo que había significado para cada uno de nosotros el hecho de ser la primera pareja del otro y de que él hubiera sido mi primer amor. La persona por la que me atreví a dar un paso adelante y dejar saber que era a quien quería y con quien quería estar. Teniendo el rechazo de muy pocos, y el apoyo de muchos. Contrario a lo que esperaba, pero gracias a eso pude seguir adelante. Y tocar el tema de nuestra separación, produjo un nudo en mi garganta. Aunque hubiera pasado tiempo, aún estaba reciente y...me había dado cuenta que quizás echaba algo de menos el tiempo que solía pasar con él, el tiempo que solíamos disfrutar juntos. Y por eso, por tener todos los sentimientos -tanto no olvidados- en ese mismo instante resurgiendo, no fui consciente de cuando nuestra distancia se había reducido. Tanto hasta el punto de que sus labios se encontraban sobre lo míos y yo no lo había impedido.

No se sentía mal, pero tampoco llegaba a sentirme como antes. Nuestra relación se pudo clasificar como mágica, y nuestro amor también. Pero...en mi corazón ya no se encontraba eso. Ya no era lo mismo, ya no deseaba estar con él las 24 horas del día y besarlo a cada segundo. LuHan había pasado a ser una gran parte importante de mi vida, pero que ya no estaba en ella. Y sinceramente, no quería que volviera. No podríamos vivir con ello, no sería bueno para ninguno de los dos y... él debía de entender que tenía a alguien más. Alguien más que ocupaba mi corazón.

Me aleje de él en cuanto me di cuenta del grave error que cometí al dejarlo juntar nuestros labios y luego suspire.-LuHan...-Quise hablar, quise dejarle en claro que esto no podía ser y que si había venido aquí para que nos reconciliáramos, eso no iba a pasar. Pero entonces vi su silueta saliendo de mi jardín, imagine lo que había visto, lo que había pasado y todos mis músculos se congelaron. No,no.Mierda.

-
Nuestros labios solo se habían juntado por unos segundos, pero después de notar que Baekhyun lo había visto, le hice saber la verdad. Lo había olvidado, y si le había dejado quedarse conmigo era por todo lo que habíamos pasado en un pasado, porque lo consideraba un amigo después de todo. Pero no porque pensara que nuestra relación podría recobrar el mismo sentido que tenía antes.  Y en eso él se había equivocado. Y sabiendo que tendría que arreglar las cosas con el pelirojo, y que no sería nada fácil, le había pedido a LuHan que se fuera cuanto antes. No me sentía bien haciendolo, no sentía que fuera persona haciendolo pero...prefería mantener mi relación con Baekhyun que mi relación con Luhan. Esa era la única realidad. La de verdad, la que pedía mi corazón.

No había ido a hablar con Baekhyun porque sabía que debía dejar que se calmara un poco todo para contarle lo que había pasado en verdad y no lo que habían visto sus ojos. Si bueno, el beso fue de verdad, pero ni siquiera podía considerarse como tal a esa forma de juntar los labios. No hubo nada más que eso. Y quería que supiera que él se había ido porque yo había decidido que solucionar nuestros problemas estaba por encima de todo eso. Si. Solo que...dejaría pasar un día. Para yo aclarar todo lo que quería decirle, por como me sentía, por como me sentí y todo lo que quería transmitirle de mis sentimientos hacia él... y para que él pudiera relajarse un poco. Lo conocía, y sabía que yo le importaba así que podía imaginarme lo alterado que estaba en estos momentos y era mejor..dejarlo pasar un poco de tiempo. Solo un poco.

Me encontré a mi mismo, en la media noche mirando al techo, casi sin haber pegado ojo en toda la noche. Estaba preocupado por la reacción de él. Pero esperaba que supiera escucharme y que pudieramos arreglarlo todo. Ahora más que nunca estaba preparado para ir a conocer a sus padres, y para que cuando los vimos volvieran darle la noticia de que había vuelto a encontrar a alguien para estar a mi lado. Sabía que les alegraría, aunque puede que no estuvieran muy convencidos porque él fuera mayor que yo pero...Baekhyun les encantaría, yo lo sabía. Me levanté simplemente con la intención de ir a por un vaso de agua y regresé a la habitación con este. Mis pies casi se arrastraban sin ánimo de caminar, sintiendo todo el peso sobre mis hombros por las malas decisiones que había tomado. Pero estaba dispuesto a arreglarlo. Eché un ojo hacia mi ventana al entrar a mi habitación de nuevo. Solo quería comprobar si al menos podía verlo dormir...o ver alguna señal de él. Esperaba todo, menos lo que vi.

El vaso de agua cayo de mis manos. No resbaló, no se derramo un poco de agua. Simplemente lo deje caer dado a la sorpresa y a la puñalada que sentí incrustarse directamente en mi corazón cuando los vi. Cuando los vi salir del baño con solo las toallas por la cintura y compartiendo más que saliva. Me llevaba sintiendo todo el día un miserable por el roce de labios que había tenido con el castaño. Y ahora él...Tragué saliva, sin ni siquiera saber como reaccionar a eso. Él me estaba engañando. Había vuelto con...Marcelo. Mierda. Mis ojos comenzaron a picar y sentí como mi corazón bombardeo con fuerza contra mi pecho, como si fuera a pararse de un momento a otro y nunca latir más. Y entonces, su mirada se chocó con la mía tras el cristal. Y su sonrisa...las lágrimas comenzaron a salir de mis ojos y ya no quise saber más.

Corrí. Corrí escaleras abajo luego de coger mi cartera y repetir a mi cabeza y a mi corazón una y otra vez que intentaran calmarse. Pero no podía.¿Cómo...? Mierda. Busqué por todo el garaje lo que quería, y cuando lo encontré, me sentí más frenético aún. La vieja moto de mi padre. La había cogido un par de veces, pero...no se podía decir que era un experto. De todas formas, no estaba ahora dispuesto a esperar por un taxi o algo parecido. Necesitaba irme de aquí, ya. Necesitaba borrar esas imagenes de mi mente, necesitaba olvidarlo. Y no se me había ocurrido otra forma mejor que desaparecer subido a la moto de mi padre e ir a cualquier parte. A cualquier parte en donde me hiciera sentir mejor, o donde me ayudaran a olvidar lo que acababa de ver. 

Yo había apostado por él, por lo nuestro. Y él se había reído de mi como nunca antes lo habían hecho.
avatar
Mensajes : 6967

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: bad intentions.

Mensaje por exodus el Miér Mar 14, 2018 5:05 pm

BYUN   BAEKHYUN  :

“V está en el estacionamiento de la quinta planta, ve con él,” dijo Minseok una vez que me vio llegar. No supe hasta que estuve dentro del automóvil con Taehyung que me tenía un aspecto de la mierda y que seguramente no estaba apto para realizar un trabajo por mí mismo, y no es como si una vigilancia en el punto más inservible fuese un gran esfuerzo de todos modos.


“Puedes usarme de terapeuta, soy todo oídos,” Taehyung se acomodó en su asiento y yo como un niño comencé a relatarle lo que me tenía desconcertado, comenzando con mis sentimientos por el pelinegro y terminando con la visita inesperada de su ex.


“Estoy cansado, V,” contuve mi respiración y sentí mi mandíbula tensarse al punto de que mi rostro entero comenzó a doler. “Si él estaba utilizándome para olvidar a su ex debió decirlo,” crucé mis brazos sobre mi pecho y abrí la ventanilla del auto para que la sensación de ahogo disminuyera. “Él sabe que puedo manejar ese tipo de información, mierda, pero soy un jodido idiota… maldita sea, he sido idiota antes y no se compara con ésta vez.”


El, ahora también, pelirrojo, me observó detenidamente como si de un espécimen rarísimo se tratara.


“Es un niño, quizá ni siquiera se dio cuenta de lo que hacía, no seas tan duro con él,” dijo, y mi siguiente realización hizo que enfureciera aún más.


“No es él,” murmuré simplemente porque mis cuerdas vocales me impidieron hablar más fuerte. “No estoy molesto con él,” reafirmé, “es conmigo,” reí sin gracia ni humor alguno. Tomé un sorbo del vaso con café que Junmyeon compró antes de que llegáramos, y di por terminada la conversación al girarme hacia la ventanilla.


En efecto, yo, Byun Baekhyun, soy un completo idiota: cierto jovencillo inocente logró atrapar mi alma entera —en un lapso de tiempo bastante corto— y seguramente nunca se dio cuenta de ello. Demonios, bien, la atracción física entre ambos siempre fue notoria, no obstante, Sehun no tenía una puta idea de lo mucho que en realidad tenía de mí. Y yo tampoco impedí que lo tomara. Le permití entrar, incluso me tendí en bandeja de oro… Debo darle créditos al muchacho, supongo, después de todo él sabía, él siempre supo que yo no podría hacerlo feliz, no como lo hace Luhan; que yo y mi estilo de vida le traerían más problemas que dichas. Me engañé a mí mismo pensando que un ser como él decidiría por cuenta propia arriesgarse a estar con alguien como yo.


. . .


En mis planes no estaba que el chico me viera con Marcello; cuando decidí que una buena follada sacaría todo de mi cabeza y que no pasaría nada si lo llevaba a mi casa nunca se me ocurrió que Sehun podría vernos. Mucho menos imaginé que fuera a hacer algo tan idiota como salir en motocicleta a altas horas de la noche. Una llamada de Taehyung fue suficiente para darme a conocer que un par de patrulleros de su estación lo detuvieron por no tener una licencia. Gracias al cielo él no se resistió.


“Lo dejé en mi escritorio, si te piden que firmes algo di que yo lo tengo cubierto,” dijo Tae y palmeó mi espalda para después salir de mi campo de visión.


Quizá sea ‘extraño’ que el trabajo de Taehyung esté dentro de una estación de policía, pero podría decirse que fue elegido justo para él.


“¿Y Luhan?,” ah, joder. ¿Era eso lo primero que tenía que mencionar? Sí, obviamente sí. “No me digas que dejaste a tu noviecito solo,” enarqué una ceja con un deje burlón, aunque iba más para mí que para él, porque está claro que a Sehun no le daría pena presentar al otro chico como su novio, presentarme a mí sí. “Vamos,” con un movimiento de mi cabeza le indique que me siguiera, no obstante, el pelinegro no se movió. Él no se había movido desde que llegué, como si no existiera.


Obligué a Taehyung a que me ayudara a sacarlo de ahí, si yo le tocaba un pelo Sehun haría un drama del tamaño del mundo, sin embargo, con Taehyung no podría hacer mayor cosa puesto que mi compañero llevaba puesto un uniforme. Pero Taehyung no pudo hacer más a la hora de llegar al lugar donde dejé mi coche anteriormente; el niño se rehusaba a escucharme, aunque lo amenazara con dejarlo ahí toda la noche, o decirle que llamaría a sus padres para decirles lo que hizo su pequeño retoño.


“Escucha bien, Sehun, no lo voy a repetir,” sujeté la puerta abierta con fuerza esperando, rogando, no perder los estribos, “si quieres hacer berrinches ve y hazlos con tu maldito novio, yo ya no tengo que aguantarlos,” ya no, me repetí a mí mismo, y aunque debiera sentirme aliviado, la carga que me quitó Marcello hace un rato volvió a aparecer sobre mis hombros. “¿O qué? ¿Estás enojado porque no pudiste follarme? Porque podemos hacerlo aquí mismo si así entrarás al auto de una vez,” no sé si fue lo que dije u otra cosa, pero Sehun por fin me hizo caso y se acomodó en el asiento, con las mejillas y las orejas rojas de coraje. Yo no estaba mucho mejor.


El viaje transcurrió en silencio completo para mi desgracia; una parte de mi deseaba que el pelinegro hablara, que dijera que todo fue un error, la típica frase de ‘no es lo que parece’, que dijera que no tiene nada con Luhan, Dios, él podría decir que necesito unos lentes porque ellos de ninguna forma se besaron y yo lo creería sólo porque necesitaba escucharlo decir que me quería. Pero él no te quiere, Byun. No lo hace. Sehun bajó del automóvil en cuanto lo estacioné frente a su casa y yo sólo percibí cómo toda fuerza y energía dentro de mi cuerpo se desvanecía de repente. A duras penas pude hacer que el coche avanzara los pocos metros que quedaban hasta mi casa, y esperé largos minutos dentro porque aún no lograba asimilar que se había terminado.


Ojalá lo hubiera contemplado más, abrazado más, besado más. Mis recuerdos le hacen poca justicia y es injusto porque aun así son espléndidos. Sehun hacía que las cosas valieran la pena, y ahora vuelvo al primer cuadro pero no poco a poco, de un empujón fuerte, uno que no sólo me hizo darme cuenta que la vida sólo me había otorgado una pequeña tregua sino que también me dejó tirado en el frío y duro piso, aguardando a recuperarme del golpe.
avatar
Mensajes : 1260

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: bad intentions.

Mensaje por bultaoreune el Mar Mar 27, 2018 4:44 am

OH SEHUN •
Estaba claro que en mis planes cuando decidí coger la moto no terminaban en acabar en la comisaría, y mucho menos que en esa comisaría trabajara Taehyung. Mierda, es un delincuente… ¿cómo nadie de aquí se ha enterado que lleva una doble vida? Así de inútil era la policía de este país. Sabía que el castaño había llamado al pelirrojo por el que yo había cometido esta estupidez y de lo menos que tenía ganas era de verle la cara. Aunque quizás ni fuera a venir, quiero decir…ya no debe estarse preocupando por mi, Marcello volvió a ocupar su atención. Por desgracia, me equivoqué con ese pensamiento…pues Baekhyun apareció al poco tiempo delante de mi.¿Luhan? Ja, había estado tan ocupado con el idiota ese que ni siquiera había visto como LuHan se iba con su maleta de mi casa. Simplemente, deje caer mi cara en mi mano, mientras mi brazo se apoyaba con el codo en la mesa de Taehyung. No quería irme con él, prefería que me metieran en el calabozo. Ah…¿en serio, Taehyung? Se que él es su amigo, pero podría ayudarme un poco…no, ya se veía que no lo haría.

Aprete los puños, y aunque lo normal hubiera sido que me pusiera rojo por vergüenza, estaba rojo del coraje. Por un maldito beso él no dejaba de nombrar a LuHan y ahora se atrevía a decir que yo solo lo quería para acostarme con él. No podía aguantar más esta situación o explotaría. Por eso me resigné a subirme al coche y obligarme a estar callado durante todo el camino. Imaginarme que cualquier persona llevaba el coche y no él. Quise preguntarle porque lo había hecho, quise preguntarle si todo era por rencor por lo que había visto o si es que nunca había parado de verse con Marcello. Pero...las palabras se trabaron en mi garganta y luego decidí tragármelas. Era mejor dejarlo estar. Había sido un idiota pensando que podíamos tener algo, algo serio. Había sido un tonto por fijarme tanto en él. Aún más tonto, cuando al bajar del coche y alejarme para entrar en mi casa, sentía como el pecho me dolía.

Iba a ser demasiado difícil seguir conviviendo a su lado, verlo y no poder tenerlo.

-

Mis padres habían llegado, y ya no sabía si eso era mejor o peor para mi. Igual, tampoco me daba mucha importancia, no había gran diferencia cuando estaban a cuando no. Con lo que mi vida no se diferenciaba en gran medida respecto al tema de convivencia. Aunque…bueno, eso si no pensaba ni recordaba que hace nada estuve viviendo con Baekhyun. De solo recordar su nombre, un malestar general entraba en todo mi cuerpo. Es cierto que he evitado verlo desde mi casa, pero tampoco es que sintiera mucho movimiento desde la de él. Había pasado casi una semana desde lo ocurrido de la comisaría y…cada vez era más difícil controlar el deseo de volver a tenerlo a mi lado. Por eso, intentaba estar lo menos posible en casa. Había intentado socializar más con la gente del instituto, y había conseguido algunos amigos; chicos del grupo de Chanyeol. Me iba bastante bien en ese aspecto, porque en otro…Bueno, digamos que mis esperanzas se habían roto demasiado pronto, y que mis padres quisieran saber todo sobre cómo había ido cuando LuHan vino a “hacerme una visita” no mejoraba mi estado. ¿Era muy extraño desear otra mudanza en estos momentos?¿Cómo es que alguien con el que ni siquiera había llegado a  tener nada serio, me había afectado tanto y estaba tan grabado en mi mente? Maldición, debía de pararlo.

Me sorprendió ver una llamada de Taehyung en mi móvil, y por el hecho de que pensé que se podía tratar obre que le había pasado algo malo a Baekhyun; no dude en cogerlo. Sin embargo, el agradable chico, solo me llamaba para saber cómo estaba y me aseguraba que si necesitaba algo podía contar con él. Esa conversación no fue de gran ayuda, pues tuve que morderme el labio más de una vez para evitar preguntarle por el pelirojo, eso si es que aún seguía con ese color de pelo y no lo había decidido cambiar como había hecho a mitad de conocernos. Suspiré luego de colgar y revolví mi pelo, intentando quitar la desesperación que la llamada me había provocado.-¿Estas bien?.- La voz de Chanyeol me saco de los pensamientos amargos en los que posiblemente me hubiera metido, con Baekhyun de protagonista, si no fuera por su repentino interés. Asentí simplemente y este me dio un apretón en el hombro.-Anímate hombre, ¿no lo recuerdas? Esta noche iremos a una fiesta y podrás olvidar todos tus males.-Comenta Taeyong bastante animado y todos dan un grito de festividad al unísono. Si, recordaba lo de la fiesta y… aunque no estuviera de humor, sabía que podía ser de gran ayuda para despejarme. Si, estaba claro que no iba a perdérmela.

-

¿Cuántas copas llevaba?¿Cuánto había bebido? Ah…¿Qué hora sería?¿En qué parte de la casa me encontraba? Reí. No podía ni contestar a todo ello en mi cabeza, no tenía tiempo de pensar y reaccionar. Si, estaba tan borracho que veía a Baekhyun y sus amigos en esa fiesta. No podía seguir así. En un momento pensé en darme cabezazos contra la pared, pero luego reaccioné mejor; no. Daba igual que él no estuviera aquí y solo fueran imaginaciones, debía de pagárselo con la misma moneda, lo que me había hecho. Si…habría alguien por aquí que estaría interesado en mi, y ahora mismo no me preocupaba ser exquisito eligiendo. Ah, a la mierda, era hora de divertirse de otra manera.


avatar
Mensajes : 6967

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: bad intentions.

Mensaje por exodus el Sáb Abr 14, 2018 12:25 am

BYUN   BAEKHYUN  :


Dejé caer mi cabeza sobre la almohada, muy incómoda almohada a decir verdad, ¿acaso hay personas que no invierten en sus horas de sueño? ¡Deberían! Pero no, prefieren dormir sobre colchones incómodos con sábanas malolienes y almohadas con calidad de periódico mojado. Maldita sea la hora en la que decidí meterme con la chica que se abrió de piernas más rápido, quizá, si hubiese intentado un poco más y pensara con la cabeza que tengo sobre los hombros, estaría en una cama un poco más cómoda. "Me voy," murmuré, quizá demasiado bajo para que ella fuese capaz de escuchar; pero cuando me vio levantarme de la cama y comenzar a vestirme no dijo nada, sólo giró hacia el otro lado halando de las sábanas para cubrirse más. Suji, o Suhee, como sea que se llame la chica, no era de las buenas, servía exactamente para perder el tiempo cuando no hay nada mejor qué hacer.



Mis ojos se pusieron en blanco automáticamente cuando Taehyung mencionó que los amigos de mi vecino y mi vecino irían a la fiesta de prueba que organizó alguno de los dealers de la ciudad. Un nuevo fármaco entraría a la venta y necesitaban sujetos de ensayo. "No es tan tonto como para irse a meter a un lugar como ese," gruñí en respuesta y pretendí leer mensajes sin revisar en mi teléfono. "¡Lo escuché! Hablé por teléfono con él y en el fondo se oía la conversación de alguien, decían que irían a una fiesta y mencionaron el Blacklist," se cruzó de brazos. Claro, esos mocosos no tenían idea. "¿Iremos?" en ese instante quise romperle la nariz porque, por más que me pesara, la respuesta era obvia, mierda. Detestaba con toda mi alma lo que Sehun me hacía sentir y deseaba deshacerme de ello lo más pronto posible, tener sentimientos apestaba antes pero ahora es simplemente una tortura, y como aun no logro hacer que ese flacucho muchacho salga de mi corazón, me veo obligado en cuerpo y alma a proteger de todo mal que se avecine. Aun así me gane malas miradas de sus padres por estar tan al pendiente del chico cuando él ni siquiera me habla, o burlas de todos mis amigos porque soy un marica que no puede mantenerse a raya y que no puede superar a un niño. Y el niño parece pasársela de poca madre sin mí. Y eso está genial, yo no quiero que sufra, pero en el fondo también me gustaría que me extrañara.



"¿Quieres pasar desapercibido con ese cabello, imbécil?" Junmyeon preguntó con burla. Bien, quizá retocar el color rojo que comenzaba a desvanecerse no fue una idea muy buena si pretendo que Sehun no me vea, pero supongo que después de todo esperaba que no me ignorase toda la noche... ¿O sí? Mierda. Mierda, mierda, ¿por qué no puedo pensar coherentemente? "No tomen nada," dije, como si ellos no supieran ya. "Como digas, papá," Minseok golpeó mi cabeza por detrás y antes de que pudiera responder lo vi alejarse a uno de los lugares menos concurridos junto con Junmyeon. "Ve por él, tigre," Taehyung guiñó un ojo y carcajeó con ganas, mientras yo tan sólo trataba de no sacar mi arma y darle un balazo en la garganta. Caminé detrás de Taehyung mirando alrededor para intentar encontrar al grupo de amigos de Sehun. Treinta minutos después me di cuenta que no había tenido suerte sólo porque ellos no habían llegado aun, pero ahora tenía un vista completa de todos sentados cerca del centro del lugar. "Dios, esto es aburrido sin tener qué hacer," exclamó Minseok mientras sacaba un cigarrillo de su bolsillo. Y tenía razón, pero yo nunca pedí que me acompañaran así que no me sentía culpable por arrastrarlos hasta aquí. "Hunnie está tomando mucho, pensé que venías a advertirle no a admirarlo desde la distancia," Taehyung tomó un vaso del piso con un líquido de procedencia dudosa y tragó un sorbo. "Sólo quiero que regrese a salvo a su casa," me encogí de hombros y con asco miré el vaso del cual mi amigo seguía bebiendo. "V, eso es asqueroso..." suspiré y tallé mis ojos para arrebatar la incomodidad de ellos por tanto humo de tabaco y otras cosas. "Oh, pero eso es más asqueroso," él golpeó mi hombro y entonces abrí los ojos para ver lo que me mostraba. Mi vista tardó un par de segundos en acostumbrarse de nuevo a las luces y el humo, pero quise vomitar cuando vi la escena que daba lugar a un par de metros de nosotros. Algún idiota que no conocía tenía toda la jodida lengua metida en la garganta de Sehun, y mi vecino estaba demasiado intoxicado como para darse cuenta que su acompañante era... ugh. "Llegó la hora," Taehyung canturreó, también con un mínimo de droga en su sistema.



"Quítate de encima, amigo," grité para que pudiera escucharme el grandulón que se había acercado (y más) a Sehun, me sacaba probablemente más de veinte centímetros pero eso venía importándome poco. "¿Y quién mierda eres tú, 'amigo'?" el arrastre incoherente de palabras de aquel individuo me dejó claro que se hallaba incluso en peor estado que Sehun, seguramente si intentara empujarlo con la fuerza de una niña de tres años caería al piso, así que no quise discutir más y tomé al pelinegro del brazo para llevarlo conmigo, llevarlo a casa y dejarlo seguro. Pero a Sehun le encanta hacer las cosas difíciles así que se rehusó la primera vez, y quiso volver con el idiota. "No seas estúpido y ven conmigo," dije entre dientes, aunque dudo que me escuchara bien gracias al volumen de la música. "No le dije a tus padres sobre la estación de policía aun, así que vienes conmigo o..." Dios. Oh Dios.



Fue sólo una semana, una sola, y toda esa semana de mierda se recuperó al sentir los torpes pero cálidos labios de Sehun sobre los míos. Sabía extraño, a alcohol y sea lo que le hayan puesto a las bebidas, y probablemente al imbécil que acababa de besar también pero al mismo tiempo sabía a Sehun. Y yo le extrañaba, joder, me hacía falta desde todos los puntos de vista posibles. Intenté tomar más horas de trabajo en el cuartel para no tener que estar en casa, intenté acostarme con otras personas, intenté tomar un cóctel de todo lo que encontrara en el supermercado, intenté todo eso al mismo tiempo y por separado y nada dio resultado, pero ahora él, ese beso tan desastroso y sus manos firmes a los lados de mi rostro... podía morir ahí mismo y no me quejaría.


-



"Sólo quiero verlo... Señora Oh, por..." ella cerró la puerta, no estoy seguro pero creo que tengo la nariz rota, y todo porque una señora de mediana edad azotó una jodida puerta en mi jodida nariz. Hace dos semanas dejé a Sehun en su casa, por medio de Taehyung me enteré que su resaca duró varios días y no era de esperarse menos, espero que le sirva de recordatorio para no meterse en fiestas en las que no conoce a nadie, aun así los tarados de sus amigos lo inviten. El punto es que su madre piensa que fui yo quien le metió toda esa mierda a su retoño y ahora piensa que soy el anticristo. Y lo soy, pero no por las razones que ella piensa. De cualquier forma, he intentado hablar con él porque... tengo esperanza aún, esperanza de que lo recuerde, que me recuerde... porque yo no he podido olvidar la sensación de su piel contra la mía. Y la necesito de nuevo, pero cada que intento acercarme en la calle él se aleja. Además, siempre está con aquel chico alto y lo protege tanto que temo... no le tengo miedo a él, demonios, parece un cachorro con orejas de elefante, temo que estén juntos. Temo que sea feliz, temo que todas mis incertidumbres e inseguridades sean ciertas. Podría parecer un grito desesperado a la nada, pero nunca había sentido un amor como el de Sehun. He querido antes, mucho antes, y me han querido también, pero no así. No sé explicarlo, sólo sentirlo, y eso no ayuda a que sea más creíble, no puedo decírselo a él, sólo puedo mostrárselo, sólo que no me deja. Y es otra de las cosas que temo, que no me deje mostrarle cuánto lo quiero.
avatar
Mensajes : 1260

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: bad intentions.

Mensaje por bultaoreune el Jue Abr 26, 2018 7:54 pm

OH SEHUN •
El dolor de cabeza y el malestar en mi cuerpo había durado durante lo que considere como demasiados días. Estaba claro que no acostumbraba a beber de esa manera, y que mi sistema no estaba en relación con las drogas que me hubieran metido dentro del líquido que yo pensaba que estaba tomando. Pues Taehyung se encargo de contarme-en el momento que hablar por teléfono no me daba una jaqueca terrible- que aquella fiesta fue organizada por tales personas y que en las bebidas había hasta ciertas pastillas en experimentación. Joder, no había elegido el mejor lugar ni la mejor fecha para decidir emborracharme. A saber la mierda que ahora que recorría mi sistema. Aunque, por muy sorprendente que pareciera, lo que más me preocupaba no era eso. Pues todo estaba bien conmigo mientras no recordaba nada de lo que sucedió en la fiesta. Estaba claro que tenía ciertos recuerdos, algunas imágenes...y que podía saber con certeza que había llegado a casa sano y salvo gracias a Baekhyun -eso me lo había contado mi madre-, pero...no recordaba nada de gran importancia. Y el gran Tae tuvo que dar un vuelco a mi corazón cuando me contó la estupidez -visto de esa manera por una parte- que hice. Había besado a mi vecino, y...no me arrepentiría de ella si lo hubiera hecho consciente y lo recordara. Pero al suceder todo de esa forma, un peso en mi recaía sin poder evitarlo y me sentía todo un idiota. No podía seguir atrapado a él, pero recordar el tacto y el sabor de sus labios durante un tiempo más...estaría bastante bien.

Escuche a Baekhyun rogar por poder verme y suspiré mientras cerraba la puerta de mi habitación. Estaba claro que mi madre me ayudaba en mi cometido de no volver a estar con Baekhyun y olvidar lo que sentía por él. El daño que me había causado se superponía a lo que sentía -solo por algunos momentos, pero ahí estaba-. Sin embargo, me hacía sentir como una basura que ella se pensara lo que no era. Aunque prefería eso, a que se enterara que estuve a punto de morir por la culpa de él. Una borrachera no era nada comparado con eso. No puedo hacer sufrir a mis padres, ni a mi mismo...por eso he optado por ignorarlo, por intentar verlo lo menos posible. Dolía, pero...poco a poco tenía que ir desapariciendo, aunque me obligara a mi mismo a pegarme en la cabeza cada vez que lo recordaba o algo me hacía pensar en él. Estaba claro que no ayudaba tenerlo de vecino, o que a veces me buscara...pero me sentía respaldado todo el tiempo. Si, debía de compensarle a Chanyeol que la mayoría del tiempo estuviera pegado a mi, no era del todo agradable a veces, pues sentía que no debía de usarlo de esa manera pero...me veía un poco acorralado a hacerlo.

-

Corrí hacia la puerta nada más oír como el coche de mis padres salía del garaje y cerré con seguro desde dentro. Luego me aseguré de que todo en la casa se encontrara cerrado, y no se hallara ni lo mínimo de una ventana abierto. Al parecer, habían llamado a mis padres para un congreso en España, y partirían de nuevo durante unas semanas.Me habían avisado de ello hace solo un par de horas, al parecer a ellos mismos le habían informado con tan poca antelación que debían de asistir. Y esta vez, simplemente me habían dicho que confiaban en mí -aunque suponía que me llamarían más de una vez al día- y que cualquier problema que tuviera, el señor Won estaría encantado de ayudarme. Era el señor mayor que vivía en la casa del frente y con el que mi padre se llevaba muy bien. Mi acto cobarde, no solo se debía a que -después de que atentaran contra mi vida- temiera estar solo. Si no por el hecho de que...bueno, estaba seguro que el pelirrojo sabía como meterse en una casa, era mejor asegurarse que entendiera que aunque mis padres no estuvieran; tampoco tenía intenciones de hablar con él o verle.
El temor llego a mi. Intente gritar, pero ya era demasiado tarde. Intenté soltarme, pero me era imposible. Había demasiados manos agarrándome, había demasiada presión forzando en mi contra. El sudor comenzaba a bañarme por completo, pues no quería rendirme hasta el último momento. Sentí pánico, toda mi vida pudo pasar por mis pensamientos en unos segundos, y justo cuando su imagen apareció y latió mi corazón con fuerza; pensé en gritar su nombre y pedir que me salvara. Pedirle que se quedará a mi lado y nunca más me soltara. Pero el paño que se posó en mi boca y el repentino sueño que me embriago, no permitieron que eso resultara.

-

Me sentía levemente desorientado, y la oscuridad no ayudaban a que algo en mí actuara de forma positiva. Solo había un mínimo de esperanza en mi interior y de alegría por otro lado...agradecía que mis padres estuvieran fuera; no querría que les hubiera pasado algo malo por mi culpa. Pues estaba claro, que algo había pasado...y podía imaginar que alguien me había relacionado con Baekhyun y por eso había terminado aquí. En una habitación, a oscuras, presa del pánico y teniendo tanto miedo que ni me atrevía a gritar para pedir una explicación, una ayuda. Oí pasos. Todo mi cuerpo se puso en alerta. Intenté ver si en la habitación había algo...Bueno si, era estúpido. Mi personalidad aunque encontrará una cuchara no tendría la suficiente valentía como para pegarle a alguno de ellos y salir corriendo. Simplemente...espere. Y cuando estaba dispuesto a comenzar a gritar, llorar, patalear y rogar por mi vida, me quede mudo.

Primero, porque toda la luz que entro, de repente a la habitación, me tomo por sorpresa y me dejo casi ciego. Y luego, porque pensé que estaba imaginando a personas y que todo esto era fruto de un sueño o una alucinación. ¿Si me pellizcaba...despertaría? Vale, no. No había funcionado. Achine mis ojos, para intentar ver con más claridad. Pero...no había otra realidad más la que estaba ante mis ojos.-¿Taehyung...Xiumin..?¿Que coño..?.-Si, no estaba entendiendo nada. La cabeza ahora si que me daba más vueltas que después de la profunda borrachera.
avatar
Mensajes : 6967

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: bad intentions.

Mensaje por exodus el Mar Mayo 01, 2018 11:02 pm

BYUN   BAEKHYUN  :

Los chicos me observaron esperando a que pronunciara una sola orden; estaban ya lo suficientemente sorprendidos cuando dije que Sehun podría arreglárselas solo si alguno de nuestros 'enemigos' llegaba a acercarse a él, sabiendo casi a ciencia cierta que el pobre probablemente no podría mover un dedo. "¿Qué quieren que diga?" arrugué la nariz con disgusto.Puede que pareciera colegial inmaduro, especialmente en este tipo de decisión, pero en mi defensa, ellos han estado fregando todo el tiempo con que debo dejarlo ir porque no es sano seguir enamorado hasta la coronilla de alguien que me evita a toda costa. Y tienen toda la razón, así que no comprendo por qué querrían que siga haciendo mi papel de héroe con el chiquillo. "Que le llame para advertirle, al menos" Taehyung pone los ojos en blanco. Él es el más incrédulo. "¿Quieres la verdad?" Junmyeon me mira con un toque de diversión. "Creí que saldrías corriendo en uno de los autos blindados y lo meterías ahí sin siquiera preguntarle," él toma su botella de cerveza y bebe de ella para esconder la estúpida sonrisa que sabe que me va a molestar. "Huh..." cierro los ojos por varios segundos hasta darme cuenta que nunca en mi vida me perdonaría que le pasara algo a Sehun por mi culpa. Y ciertamente, el que él esté en peligro es enteramente por mí. "Ustedes salgan corriendo y en uno de los autos blindados y métanlo ahí sin preguntar," me levanté del sillón, agarré la lata de refresco que yacía frente a mí sin contenido dentro y la arrojé al bote de basura que encontré a mitad de camino. Definitivamente yo no era quien daba las órdenes ahí, pero ellos sabían que tratándose de Sehun... era diferente. "Ah, mierda..."  bufé recordando que Sehun tenía a su bola de pulgas y, si yo no me perdonaría nunca el dejarlo, él no se perdonaría si algo le pasara a la rata esa, así que, le envié un mensaje a Minseok pidiendo que no se olvidaran de "Vivi". 



"Llegaron hace dos horas, pero creo que se les pasó la mano y acaba de despertar," entrecerré los ojos y quise ir directamente a golpear a Taehyung y a Minseok. Maldita sea. Una droga que tenía que pasarse en menos de media hora duró casi dos. ¿Acaso intentaban matarlo? Rasqué mi nuca en lo que caminaba de mi habitación hasta los cuartos en el sótano donde tendrían a Sehun; antes de llegar ahí, la cuna de pulgas apareció frente a mí moviendo su cola y gruñendo como si yo no pudiese aplastarlo con la suela de mi zapato. "¿Cómo puede Sehun quererte a tí y a mí no?" refunfuñé con envidia. Yo, mierda, yo le tenía envidia a un perro. Quise golpearme contra la pared ante el pensamiento. Con mucho trabajo tomé al animal entre mis brazos, ganándome varios rasguños y mordidas que no fueron graves pero sí dolorosas hasta cierto punto. Él no estaba contento y yo tampoco pero ambos queríamos ver al pelinegro así que nos soportábamos sólo por eso. Sehun era nuestro punto en común. "Le explicamos todo, no está contento pero se quedará," dijo Tae al encontrarlo a poca distancia de las escaleras que llevaban al sótano. "Bien. ¿Quién mierda fue el responsable del cloroformo?" como si Vivi supiera de qué hablábamos, le gruñó a Taehyung mientras éste otro daba un paso hacia atrás. "Oye, sólo quería estar seguro. Él es menor pero es más fuerte y alto que Minseok y yo," lo dejé pasar porque tenía una poca de razón. Aún así, me encargaría de pedirle disculpas a Sehun. Supuse que el perro logró detectar el olor de su amo porque de repente saltó de mis brazos y corrió hasta una puerta entreabierta, desde la que escuché un grito ahogado de Sehun mientras llamaba un montón de cosas cursis al cachorro. Luego aparecí yo y él se quedó callado. Vivi - 1, Baekhyun - 0. "Me han dicho que sabes por qué estás aquí..." murmuré. Me sentía orgulloso de mí mismo por mantener mi distancia y no correr hasta él. "Sé que no sirve de nada pero lo siento, sabes que nunca quise causarte este tipo de problemas," tragué en seco. No sabía qué decir, más que nada porque ya tenía en mente lo que haría estos días y juro que sería la tarea más difícil de toda mi vida. "También sé que no quieres estar cerca de mí así que no voy a molestarte mientras estés aquí. Sólo... sólo ahora, ven conmigo para que te muestre dónde vas a quedarte y luego puedes seguir evitándome como has estado haciendo," hice un movimiento con mi cabeza, no esperando a una reacción de él sino sólo caminando fuera de la habitación. Giré mi cabeza sólo una vez para rectificar que Sehun me seguía, y como fue así, no volví a hacerlo hasta que llegamos a la parte de la casa-cuartel donde se hallaban las habitaciones. "Ocuparás esta habitación, tienes a un lado a Taehyung y del otro a alguien que se llama Yifan, pero ninguno de los dos pasa la noche seguido aquí... Yo... yo estoy hasta el final del pasillo, por si necesitas algo," abrí la puerta para dejarlo pasar, y en cuanto lo hizo me alejé. No pretendía acercarme a él, ni siquiera arreglar todo lo que teníamos pendiente, si él prefería tenerme lejos entonces así sería, por más difícil que fuera ya que pasaríamos tiempo bajo el mismo techo por varias horas. No me preocupaba demasiado que él siguiera corriendo cada que me veía cerca, me preocupaba que no lo hiciera porque de esa forma yo no aguantaría la cercanía y en un momento de debilidad intentaría lanzarme a su pecho sólo para no olvidar cómo se siente ser abrazado por él.



De la sala escuché risas, no sólo dos o tres sino varias. Muchas. Quise jalarme el cabello cuando vi a todos, aboslutamente todos, jugando con el cachorro pulgoso de Sehun. Y Sehun, obviamente, estaba ahí. "Eres alérgico al pelo de animal, Suho," miro a mi compañero con el ceño fruncido y él sólo ríe. "Ya sé, pero vale la pena... Mira como brinca," sigue riéndo, y yo hago una mueca de asco porque nunca he visto a todos mis amigos tan... Ew. Ni siquiera quiero quedarme a presenciar la escena tan melosa y feliz. ¿No se supone que tendríamos una 'conversación' a ésta hora? Si hubiese sabido que estarían así ni siquiera hubiese despertado de mi siesta. "Avísenme cuando empecemos," rápidamente me largué a la cocina para tomar algo del refrigerador. El calor de primavera era infernal a pesar del aire acondicionado, sentía mi cuerpo sucio y lleno de sudor, si no fuera porque tomé una ducha hace diez minutos tomaría otra en ese mismo momento. Serví el agua mineral en un vaso de cristal para colocarle un par de cubos de hielo, pero el sonido de los cubos chocando con el cristal no fue el único sonido que llegó hasta mis oídos. Detrás de mí, la respiración de alguien me inquietó tanto que si no estuviese en el cuartel hubiese sacado mi arma. "Oh..." Sehun. Era él. "Tu mascota hipnotizó a las únicas personas que soporto en el mundo, felicidades," traté de sonar lo más idiota que se pudiera porque era mi único escudo para no desfallecer. Ambos quedamos en silencio, el retintín del hielo parecía incluso más cálido que la escena, hasta que mi boca inmensa decidió abrirse. "¿Él te hace feliz?" carraspeé, y miré a Sehun incomodarse, pero necesitaba mi respuesta. "El orejón al que te pegas como chicle," dije, en caso que él no hubiese entendido a quién me refería. "Pregunto porque cada que nos vemos tienes cara de funeral, pero no creo que estés así todo el tiempo con él..." mentí. A veces lo había visto sin que él me viera y estaba seguro que Sehun no había reído tan fuerte estando conmigo, y Dumbo lo hacía reír así de fuerte más de cinco veces en diez minutos. No sabía qué esperaba que contestara. Quizá sólo esperaba que lo hiciera, escucharlo, su voz sería suficiente.
avatar
Mensajes : 1260

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: bad intentions.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.