Últimos temas
Afiliados del Foro
Afiliados hermanos 0/5
Directorios y Recursos
Afiliados Elite 0/44

I try to find reason to pull us apart.

Página 37 de 44. Precedente  1 ... 20 ... 36, 37, 38 ... 40 ... 44  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: I try to find reason to pull us apart.

Mensaje por tastethesecookies el Miér Ago 30, 2017 5:19 pm


MATTHEW DADDARIO
Por suerte mi prometida supo qué hacer y ahora ambos estábamos solos para hacer todo lo que teníamos pendiente. No podía negar que estaba emocionado por ver el anillo, pero no más que Victoria en todo el transcurso del tiempo. Tanto que habíamos pasado por todas las joyerías del centro comercial, hasta que encontramos el lugar perfecto para ella en donde ahora mi chica no sabía cuál escoger entre tantos diamantes. Estaba pensando seriamente en comprarle un anillo más de compromiso, después de todo ella parecía estar confundida pero también sabía que si lo hacía, quitaría toda la magia. Se suponía que el anillo que ella escogería este día, sería el que llevaría para siempre, no quería arruinarlo abriendo mi boca así que decidí calmarme y ver atentamente como ella empezaba por ver cada uno de los anillos con sumo detalle. Reí por el comentario de mi novia para luego soltar un suspiro de alivio al saber que la vendedora nos iba a ayudar. Sinceramente no sé qué haría sin Vic a mí lado, de seguro si hubiera venido solo jamás me hubieran dado todas las facilidades que le estaban dando a ella y no hubiera escogido el anillo correcto. Rápidamente la señora volvió de nuevo, dejándonos ver los nuevos diseños y ahora sí no podía estar más sorprendido, ¿quién diría qué hay tantos anillos diferentes? Ahora entendía por qué Victoria me hizo caminar tanto hasta llegar el lugar correcto, cada uno tenía un mínimo detalle diferente pero para mí lo cambiaba todo y al parecer para mi novia era igual. Antes de poder siquiera hablar sobre aquello, mi novia señaló a su perfecto anillo y no pude evitar sonreír aliviado. Por fin lo habíamos encontrado y de tan solo ver los ojos de mi novia brillar, supe que este era el indicado. ─ Está perfecto, cariño. ─ conteste, más bien ella era perfecta y cualquier cosa que se pusiera le quedaba increíble de eso no había duda. El anillo tenía un lindo diamante en el medio, y a lado había algunos pequeños que lo adornaban. Verla feliz me hacía feliz, más que nunca y es que jamás había visto esta emoción y esa sonrisa que tiene victoria en estos momentos. Me resultaba poco creíble que yo era el causante de su felicidad, me sentía demasiado afortunado por tener esa dicha. Joder, la amaba demasiado. Bese sus nudillos dejando escapar su mano para devolver el anillo. ─ Lo llevaremos. ─ sentencie viendo la felicidad de mi novia multiplicarse. Aún así no pude evitar abrir mis ojos de más, ¿podía brillar más? Definitivamente tenía que ponerle un guardia de seguridad a mi chica cuando salga a la calle con eso, estaba seguro que sería la envidia de todo el mundo apenas se lo pusiera. Totalmente distraído, sentí los besos de mi novia en mi rostro, dejándome en claro una vez más lo feliz que la estaba haciendo. Rodee su cintura con mis brazos, apegándola más a mi para poderla besar con comodidad. Lo nuestro era tan perfecto que dolía, estaba tan ilusionado por estar con ella y hacer nuestra vida juntos, aún no podía creer que esto estaba pasando. Me faltaba analizarlo por completo, sentarme por un momento y saber lo afortunado que era de tenerla. ─ Te lo mereces y esto es solo el comienzo. ─ asegure dedicándole una sonrisa antes de soltar mi agarre para poder pagar el anillo con mi tarjeta de crédito. ─ Ya me lo imagino, tan solo espero que tus amigas no te envidien mucho. ─ bromee tomando la pequeña bolsa, sabía que todo esto llamaría la atención y generaría muchas preguntas y la verdad esperaba a que nadie se atreviera a molestarnos. Todo esto hacía que mucho peor el problema de Sarah, ella sabría aparte de que soy novio de Victoria, conocería que me casaré con ella y eso iba de mal en peor. Una vez que todo termino, tome la mano de Victoria para salir de la tienda. Picotee sus labios asegurándole qué haría todo lo que me estaba pidiendo, ni siquiera tenía que decirlo, sabía bien como debía de hacerlo. Aunque aún no tenía idea como, ya me inventaría algo lindo que a ella le encantará. ─ Mmm, tienes razón...me parece justo. Me encanta lo buena que eres conmigo, te lo agradeceré esta noche. ─ reí. No era necesidad que ella lo hiciera de esta forma pero no iba a negarme, era la primera vez que elegía ropa interior para ella, quizás le había comprado uno que otro conjunto pero no era lo mismo a que ella me lo pidiera. Y esta sería por una ocasión especial, sería la primera vez que estaremos juntos como una pareja comprometida. Jamás hubiera creído que estaría comportándome de esta manera, pero Vic había hecho lo imposible. Relamí mis labios y aguante las ganas de decirle que nos vagáramos de una buena vez a la casa y hacerla mía todo gracias a sus palabras, me tenía tan loco que rompería con todos los planes. No importaba, después de todo la prefería desnuda mil veces. Respiré hondo y tome su mano para seguir nuestro camino hacia la tienda, trataría de controlarme por el resto del tiempo que nos quedaba. Apenas entré a la tienda, me quede con la boca abierta. Nunca antes había venido a este lugar y esto parecía un paraíso de lencería. ─ Joder, vendré a comprarte lencería todo el tiempo a partir de hoy. ─ asegure mirando a mi alrededor. Había de todo, incluso podía ver lencería para la luna de miel y estaba dispuesto a probarlo esta noche. Seguí caminando con Victoria detrás de mi y sin querer llame toda la atención dentro del lugar repleto de chicas. ─ ¿En que los puedo ayudar? ─ al parecer era el único chico aquí y por eso una de las vendedoras se acercó directamente a mí. Fruncí mi ceño y mire a mi novia, buscando la forma de cómo hacer que esta señora se vaya, ¿acaso no podía ver y después escoger? No iba a decirle que era lo que estaba buscando para una noche especial, me parecía demasiado privado. ─ Pues...quisiéramos ver algo especial para una noche de bodas. ─ murmuré sin tener de otra, después de todo no me conformaría con una sola prenda, buscaría más para poder disfrutar esta noche como tal. ─ Están en el piso de arriba. ─ sonrió y rápidamente se alejó de nosotros para seguir atendiendo a los demás, sin perder más tiempo subí al segundo piso para seguir con lo nuestro. ─ ¿Por que no me dijiste antes sobre esta tienda? ─ cuando le compraba algunas cosas siempre eran pequeñas, simples pero le quedaban muy bien y es que todo le lucia a mi chica pero ahora que sabía de este lugar no había forma de que no volviera. Pero esto tenía de todos los colores y formas. Creo que jamás pase tanto tiempo con una chica en mi vida y ya he descubierto tantas cosas que jamás se me cruzaron por la mente. Esto era divertido, quizás debería de salir más con Victoria. ─ Tendrás que ayudarme a escoger, no hay forma de que yo pueda solo. ─ reí con nerviosismo mientras veía todos los conjuntos blancos. Sinceramente moriría por ver a Victoria desfilarme en cada una de estas prendas, no me cansaría en lo absoluto pero también había que guardar algo para el matrimonio aunque hasta ahora no tenía nada preparado. Todo había sido tan rápido que no había pensado en cada detalle, sin embargo Victoria y yo seguíamos dando casa suavemente apresurado por así decirlo.
avatar
Mensajes : 1471

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I try to find reason to pull us apart.

Mensaje por goldensky el Jue Ago 31, 2017 3:01 pm


VICTORIA JUSTICE.
Solté una leve risa al escuchar el comentario de Matt. No dudaría en que pronto él estaría llegando a casa con bolsas llenas de lencería para mí. Pronto, una empleada del local se acercó, ofreciendo su ayuda a mi novio y es que podía imaginar que desearía aprovechar que era el único hombre ahí para hacer una buena venta con él. Antes de poder responderle algo yo, lo hizo él y lo miré con una sonrisa mientras negaba divertidamente. No creí que tuviera un tipo de lencería en mente pero la idea me agradaba. Tal vez sería bueno ver todos los distintos modelos para comenzar a pensar en que poder ponerme cuando el día de la boda llegara. Y sí, quizás nos estábamos adelantando ya que habíamos decidido que no había prisa para comenzar a planear la boda pero era bonito comenzar a pensar en ciertas cosas para darnos ideas. Seguí a Matthew al segundo piso de la tienda después de que la vendedora respondiera su pregunta y me dediqué a mirar las prendas que estaban de muestra. Todos los conjuntos eran preciosos y estaba segura que estaba tomando todo de mi novio para controlarse de comprar uno de cada conjunto para que pudiera verme con ellos puestos. ─ No creí que te interesaría tanto venir de compras conmigo. ─ Respondí a su pregunta, encogiéndome de hombros. Él me había comprado conjuntos antes pero supongo que no en una tienda que solo se dedicaba a venderlos. El pobre estaba tan embobado ahora con todas las prendas aquí que ya ni sabía cuales conjuntos comprar. ─ Pero veo que esto te está gustando demasiado. ─ Bromeé. ─ Creo que te llevaré de compras más seguido conmigo. ─ Le guiñé un ojo y volví a enfocarme en buscar la lencería adecuada para esta noche. ─ Este es muy bonito. ─ Descolgué uno de los conjuntos y se lo mostré a Matt. Era de encaje y diminuto con un par de medias y ligas. ─ Oh, este otra también me gusta. ─ Esta vez, le mostré un pequeño baby doll que era transparente. Habían tantas piezas bonitas que debía controlarme un poco para no terminar por llevar de más. Aunque creo que a mi novio no le molestaría tanto si terminaba comprando toda la tienda. Estaría encantado y es que podía ver la emoción en su rostro con cada prenda que sugería. Definitivamente, iba a pasarla demasiado bien esta noche. Me encargaría personalmente de tratarlo bien. ─ Creo que es suficiente por ahora. ─ Comenté al ver que Matthew tenías las manos llenas de lencería. Debía llevar mínimo siete conjuntos, tres de ellos siendo de otros colores porque le habían gustado cuando los miramos al bajar nuevamente al primer piso. La verdad, las cosas que él había elegido me encantaron, tenía buen gusto aunque él no lo creyera. ─ Terminaré por tener más lencería que ropa normal. ─ Me burlé en cuanto hicimos la transacción y salimos de la tienda. Picoteé sus labios, riendo sobre los mismos para después tomar una de las bolsas para ayudarle mientras caminábamos hacia el estacionamiento. ─ ¿Podemos pasar al supermercado? ─ Pregunté después de ponerme el cinturón de seguridad. ─ Sé que dijiste que querías ir a comer a algún lado pero creo que prefiero preparar algo en casa para los dos. Quiero algo íntimo, solo para nosotros. ─ No me oponía a ir a un restaurante pero quería hacer esta noche especial y creo que no había nada más especial y romántico que preparar la comida yo misma y quedarnos en nuestro hogar donde nadie nos molestaría.

[...] ─ El filete y la pasta me han quedado deliciosos, te van a encantar. ─ Avisé en cuanto Matt entró a la cocina. Había ofrecido su ayuda pero yo me había negado a recibirla porque realmente quería hacer algo por él. Matt siempre me consentía y era tiempo de que yo también lo hiciera con él. ─ Iré a alistarme para poder cenar, no tardo. ─ Besé sus labios rápidamente y me encaminé hacia el baño, apurándome para que la comida no se enfriara tanto. Estaba tan entusiasmada. Tal vez no era para tanto, no sé, pero me sentía diferente. Todo el ambiente se sentía diferente ahora que habíamos decidido dar el siguiente paso en nuestra relación. Pero no diferente de una mala manera, sino de una manera buena que me hacía sentir bien y más realizada. Quizás porque nunca llegué a pensar en que algo como esto me pasaría a mí y ahora tenía todo lo que cualquier otra chica soñaba tener. Era afortunada, nunca me dejaba olvidarme de eso. Tuve demasiada suerte de terminar con un hombre como Matthew que me amara incondicionalmente y tal y como era. Y por primera vez en mi vida, sentía que tenía todo bajo control de una manera sana. Todo era perfecto y me esforzaría por que se mantuviera de esa manera por mucho tiempo. Cuando terminé de ducharme, busqué un bonito vestido para poder ponerme. Ya después me cambiaría y me pondría la lencería que habíamos comprado en la tarde. Arreglé mi cabello y me puse un poco de maquillaje antes de salir nuevamente, encontrándome con la agradable sorpresa de que Matt había arreglado la mesa. Todo era tan hermoso que podría llorar. ─ Todo ha quedado perfecto. ─ Comenté con una sonrisa. Nuestra celebración iba a ser maravillosa. ─ Es justo como quería que fuera. ─ Abracé a mi prometido en cuanto llegué a su lado y disfruté de estar en sus brazos por unos segundos hasta que me separé para poder servir la cena. Después de todo, estaba muriendo de hambre. ─ ¿Has pensado en cuándo quieres que sea nuestra boda? ─ No podía evitar hacer preguntas al respecto. Quería que estuviéramos de acuerdo en todo para tener el mejor día de nuestras vidas. ─ He pensado en algo durante el verano. Aún no sé donde quisiera que nos casáramos pero quiero una boda grande. ─ Nunca lo había considerado pero realmente deseaba algo extravagente y elegante, algo único para recordar por siempre. ─ Sé que falta mucho tiempo como para estar hablando de esto pero estoy tan emocionada. No pensé que un día estaría hablando de mi futura boda. ─ Reí. ─ Sinceramente, antes detestaba la idea del matrimonio. Me daba asco. ─ Hice una pequeña mueca, sintiéndome algo avergonzada por esa confesión. ─ Pero ahora me tienes aquí pensando en que tipo de flores quiero para adornar. Lograste lo imposible, felicidades Daddario. ─ Elevé mi copa de vino en forma de brindis, riendo suavemente.
avatar
Mensajes : 2352

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I try to find reason to pull us apart.

Mensaje por goldensky el Jue Ago 31, 2017 3:05 pm


JUSTIN BIEBER.
Asentí ante el pedido de Catalina de irnos. Tal vez era lo mejor para que no se estresara demasiado. Además, sería bueno que descansara de una vez.  Mientras ella iba por Leo, me limité a despedirme de todos y apenas regresó, subimos al auto y arranqué con destino a casa. No podía mentir, también estaba ansioso por quitarme el disfraz de encima. Estaba dándome demasiado calor y no era el más cómodo traje. Fue un milagro que no terminé por quitármelo en plena fiesta. ─ Dijiste que querías comida china. Puedo dejarte en casa con Leo e ir por ella. ─ Sugerí encogiéndome de hombros. No tenía ganas de preparar algo, me sentía mu perezoso y ahorita solo deseaba pasar tiempo de calidad con mi novio y nuestro bebé. Ahora que sabía de los gemelos, creía que era importante disfrutar de nuestro tiempo como una pequeña familia de tres por el mayor tiempo posible. Pensé la pregunta de Catalina con respecto a quien invitar al anuncio del embarazo por un segundo, no tomándole mucha importancia a sus palabras al principio hasta que caí en cuenta de por qué había hecho la pregunta. Entendía completamente que no quisiera a Scarlett con nosotros. Yo tampoco deseaba tenerla ahí pero tampoco sabía como haría para que no viniera. Obviamente no bastaría con simplemente no invitarla y ya. La conocía tan bien como para saber que se le pegaría a mi madre como chicle en cuanto supiera que venían a vernos. Definitivamente tendría que buscarle una solución a ese problema sin hacerlo notar sospechoso frente al resto de la familia. ─ Mi mamá seguramente querrá tener a mis primos ahí y algunos tíos. ─ Respondí. Tampoco hablaba de toda la familia, solo los más cercanos. ─ No te preocupes, no serán muchos. ─ Aclaré de inmediato antes de que comenzara a asustarse. ─ Te dije que sería íntimo, algo solo con las personas más cercanas a nosotros. ─ Coloqué una de mis manos sobre su rodilla, dándoe un suave apretón. ─ Y... trataré de ver como mantener a Scarlett lejos de ti. ─ Yo sabía que ella no quería decírmelo en voz alta pero sabía que lo estaba pensando y la verdad, no quería que se sintiera avergonzada por hacerme saber su inquietud cuando de mi hermana se trataba. Jamás la pondría en una situación incómoda a propósito. Reí en cuanto mencionó a su padre, recordando al instante su reacción cuando supo que Catalina y yo nos casaríamos. No había estado del todo contento pero creo que cada vez más, su disgusto por mí iba disminuyendo o por lo menos, eso quería pensar para hacerme sentir mejor. Pero a juzgar por lo enamorados que estaban de Leonel, podía decir con seguridad que la noticia de tener dos bebés más les alegraría la vida. ─ Espero que solo sean lágrimas de felicidad. ─ Bromeé haciendo una pequeña mueca. ─ Creo que lo tomará bien. Pero por si las dudas, me aseguraré de estar cargando a Leo cuando hagamos el anuncio. ─ Comenté en un tono divertido y es que aunque sabía que mi suegro no me lastimaría fisícamente, pero por si le daban ganas, se le quitarían cuando viera que tenía a Leo en brazos y no haría nada. Aparqué fuera del departamento al llegar y ayudé a bajar a Leo del auto mientras Catalina se adelantaba para abrir. Una vez adentro, me apuré a cambiarme. No iba a ir vestido de oso por la comida. Recibiría miradas extrañas y ya había tenido suficiente del traje por todo un día. ─ Ahora vuelvo. Descansa y no hagas nada, por favor. ─ Besé sus labios rápidamente mientras dejaba suaves caricias sobre su vientre. Me separé de ella, tomando las llaves del auto nuevamente y salí del departamento.

Cuando regresé a casa, me encontré con Catalina recostada sobre el sillón con Leonel sobre su pecho, ambos mirando una caricatura que ella había puesto para distraerlo un rato. Se miraban tan tiernos juntos y ya imaginaba como estaríamos cuando los gemelos llegaran. ─ Hola, bello durmiente. ─ Susurré después de sentarme al lado de ellos, estirando mi mano para sobar la espalda de Leo. Recibí un par de balbuceos y una pequeña sonrisa de su parte. Leo sin dudas era un bebé feliz y tranquilo. ─ Espero que tus hermanitos sean igual de lindos y calmaditos como tú. Tendrás que enseñarles muchas cosas, Leo. ─ El pobre no tenía ni idea de que dentro de unos meses, dejaría de ser el centro de atención. Esperaba que no se pusiera celoso y su actitud pasiva se fuera por buscar más atención de nuestra parte. Pero aún era un bebé y tal vez eso haría más fácil el acostumbrarlo compartir y demás. ─ Ven aquí, dejemos que mamá coma algo. ─ Tomé a Leo en mis brazos para dejar que Catalina comenzara a buscar entre las bolsas de comida. ─ Traje todo lo que te gusta y hasta pasé por helado. ─ Dije mientras me levantaba de mi lugar para acomodar a Leo en su pequeño columpio. ─ También traje pastelitos. ─ Avisé al regresar con ella con una sonrisa orgullosa en mi rostro. Me hacía sentir bien el saber que hacer con una mujer embarazada ahora. De no haber sabido, lo más probable es que estuviera muriéndome de nervio y era lo que menos necesitaba mi prometida. Nos servimos y comenzamos a comer tranquilamente mientras mirábamos una película. Ya era casi de noche cuando terminamos y pensaba en traer los postres cuando llamaron a la puerta y obviamente no dejé que Catalina se levantara a abrir. ─ Iré yo, tranquila. ─ No tenía idea de quien podría ser a esta hora pero creo que era algo importante ya que no dejaban de tocar. Era demasiada insistencia. Al abrir, miré a Lana frente a mí pero antes de poder tan siquiera saludarla, recibí una cachetada de su parte seguido por varios golpes en mi pecho. ¿Qué demonios estaba pasando? ─ ¿Cómo pudiste hacerme esto, Justin? ─ Chilló sin detener sus golpes. ─ Eres un maldito imbécil. Pensé que eras mi amigo y no eres más que una mierda de persona. ─ Me empujó con todas sus fuerzas sin dejar de llorar. ─ Oye, ¿qué demonios te pasa? ─ Alcé mis brazos, subriendo mi rostro cuando vi sus intenciones de seguir lastimándome. ─ No te hagas el idiota ahora. Sabes de que hablo. ─ Nunca había visto a Lana tan furiosa en mi vida, ni siquiera pensé que ella se enojaba. Siempre se miraba tan tranquila y feliz pero ahora en sus ojos había tanto con odio y sus ganas de matarme eran evidentes. ─ Te juro que no tengo idea de lo que hablas. ¿Puedes hablarme en vez de seguir golpeándome? ─ Pedí, alcanzando a tomarla de los brazos. Ella forcejeó conmigo, tratando de soltarse de mi agarre. ─ ¡Deja de mentir! Dile a Catalina lo que me hiciste. ─ ¿Esto tenía que ser una especia de mala broma, no? ¿Qué se supone que iba a decir si ni sabía por qué estaba tan alterada? Encima, no me gustaba que esto estuviera pasando frente a mi novia quien ya estaba a nuestro lado, tratando de calmar las cosas. Joder, tanto que había tratado de mantenerla en reposo y lo más tranquila posible y ahora venía Lana a arruinarlo. ─ Lana, escúchame. No sé de que diablos hablas y sinceramente, estás comenzando a hartarme. No puedes entrar a nuestra casa y atacarme solo porque sí. Estás alterando a Catalina y ella no está en condiciones para lidiar con esto. ─ Esperaba que eso lograra hacer tranquilizar a Lana pero creo que a elle le valía un carajo todo lo que decía porque seguía peleando conmigo. ─ Eso debiste pensar antes de meterte conmigo y arruinar mi relación con Ben. ─ Espetó. ─ ¿Pensaste que no iba a enterarme que le mandaste un video mío a su celular? ¡Joder! ¿Por qué lo hiciste? Pensé que podía confiar en ti. ─ Ahora estaba más confundido que nunca. Ella perdió la cabeza, definitivamente. ─ ¿Estás loca? Yo no le mandé nada a Ben. Te prometí mantener tu secreto y lo he hecho. ─ Aseguré. Realmente ni sabía como hacerle entender que ella estaba acusando a la persona equivocada. Seguramente miró mal, qué sé yo pero esto era una locura.
avatar
Mensajes : 2352

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I try to find reason to pull us apart.

Mensaje por tastethesecookies el Vie Sep 01, 2017 12:58 pm


CATALINA AUBREY
No sé cómo lo hacía Justin, pero no podía dejar de sonreír en todo momento. Él en verdad era el único que podía hacerme cambiar de mal a bien, era inexplicable pero lo amaba, podría casarme ahora mismo con él y no me importaría, sería perfecto. De tan solo escuchar todo lo que tenía para mí, hacía que me gruñera el estomago definitivamente quería comerme todo lo antes posible. Justin estaba siendo demasiado atento conmigo y no pude dejar de sonrojarme ante todas sus atenciones y cuidados, quizás haber estado con Juliette le había dado experiencia. Mi hermoso novio había traído todo lo que me gustaba, la comida china, helado y pasteles. No podía considerarme más afortunada, lo único que me molestaba era que él pensara que no podía ni siquiera mover un brazo y estaba a punto de reclamárselo pero cada vez que trataba él ya estaba haciendo algo bueno por mi. Abracé más el cuerpo de mi novio hacia el mío, descansando mi cabeza sobre su hombro una vez que acabamos de comer, estaba repleta pero eso no significaba que desperdiciaría el postre que Justin estaba preparando en la cocina. Volví mi vista hacia el televisor viendo cómo iba la película hasta que varios toques retumbaron en la puerta. Eran tan fuertes que incluso pensé que la tumbarían, separe rápidamente de las sabanas empezando a levantarme pero Justin me detuvo de nuevo, pensando una vez más que era una inútil que no podía ni siquiera abrir una puerta. Sin embargo mi rabia paso rápidamente y le di una sonrisa a la vez que mi osito cruzo para ir a ver quién es. Fruncí mi ceño al ver a Lana y antes de siquiera saber que era lo que estaba haciendo aquí, ella empezó a agredir a mi pobre novio por lo que rápidamente me levante para ayudarlo a sacársela de encima. No tenía palabras para expresar que era lo que estaba pasando así que deje que Justin le hablara en todo momento ya que sabía que si yo lo hacía, explotaría. Me dolía verla así pero eso no era excusa para que me dejara de preocupar por mi futuro esposo. Abrí mis ojos apenas ella me nombró, ¿que era lo que estaba pasando? Creo que estaba más confundida que Justin en estos momentos. ─ ¿Que diablos hizo? Habla de una vez. ─ sentencie mirando a mí prometido pero Justin enseguida decidio volver a tratar de calmar todo esto. Leo no aguanto más y empezó a llorar fuertemente desde su columpio, ya se había despertado apenas escucho todos estos gritos pero ya lo habían colmado y estaba asustado. No aguante más y fui a verlo para tomarlo en mis brazos, calmandolo de inmediato por lo que podía estar más tranquila. Suspiré entrecerrando mis ojos cuando entendí lo que estaba pasando y solo asegure mi teoría cuando Lana lo explicó, el imbecil de Jaime no había cumplido con su parte del trato, habíamos quedado que le diría pero el muy cobarde no lo hizo y ahora estaba teniendo estos problemas que no me los merecía. ─ Estás asustando a mi bebé . ─ interrumpí la discusión, Lana se había pasado de la raya al golpear a mi novio y venir a hacer un escándalo que tenía asustado a mi pequeño bebé. Alcance mi bolso que estaba en el mesón y saque mi gas pimienta para calmar todo esto de una buena vez. Mi amiga estaba tan exaltada que sabía lo difícil que sería calmarla y hacerla entender la verdad. ─ ¿Quien crees que eres para hacer todo esto? ─ cuestione apuntándola directamente por lo que inmediato se separó de Justin. ─ No puedo creer que me estés haciendo esto, Catalina. ¿Vas a preferirlo después de todo lo que te he ayudado? Eres una perra maldita. ─ sé que está mal, pero no podía aceptar esto de una manera seria. Camine hacia ella mirándola con burla, Lana era la menos indicada para hablar de todo esto. ─ Soy una perra maldita porque debí haberte parado desde antes y no lo hice, ¿crees que no sé lo que le das a mí Justin? Coqueteas con él dándole películas tuyas y varios juguetes que son réplicas de tus agujeros para que los folle. ─ ella me había creído tonta todo este tiempo pero sinceramente no le di mucha importancia, ¿por qué tenía que ponerme celosa por eso? Pero después ella siguió y regalarle su culo para que mi novio lo follara aunque sea de plástico, era una falta de respeto. En especial cuando Justin y yo no habíamos tenido acción desde hace mucho tiempo. ─ ¿Creías que no lo sabía? ─ yo sabía todo de mi Justin, aunque el hubiera tratado de ocultármelo era tan simple de saberlo. ─ No es mi culpa que no le des lo que él necesita, solo le hice saber que aquí me tendría siempre para él con las piernas abiertas. ─ sonrió entre sollozos y eso solo hizo que la sangre me hirviera. Lana se enfurecio aún más y se atrevió a acercarse a mi novio con ganas de seguir golpeándolo, por lo que le apunte de nuevo, alejándola de inmediato. ─ No pelearé contigo, más bien seré buena y te diré a dónde debes de ir. Jaime lo hizo, él envió tu video así que como fuiste capaz de ir a su departamento para follar entonces ahora ve y dale su paliza. ─ murmuré dando esto por terminado. No tenía ganas de tener más drama en mi vida, mucho menos en estas condiciones en donde ya había pasado por cosas peores con Justin. Encima tenía un bebé asustado y con las mejillas mojadas por todo este trauma. Lana se giro con duda y abrió la puerta rápidamente para salir dando un portazo. Suspiré calmada y me volteé para ver a Justin con su rostro todo lastimado, aunque solo eran unos rasguños. ─ Tu querida esposa siempre estará protegiéndote. ─le guiñé dejando un rápido beso sobre sus labios para que no siguiera alterado. ─ ¿Estás bien, osito? Creo que te pondré unas banditas que tengo por ahí. Sosten al bebé. ─ volví a guardar el gas en mi bolso y corrí hacia la habitación para buscar todas las herramientas para curarlo. Mañana tenía que trabajar y no quería que hubiera otro desempleado en esta casa. Tome mi botiquín de emergencias y volví a la sala encontrando a Justin con Leo en el sillón. ─ Lana es una estupida, se estuvo acostando todo el tiempo con Jaime y ahora él está supuestamente enamorado de ella y por eso mando el video desde tu celular. ─ explique curando todos sus rasguños con delicadeza para que no le ardiera más. ─ Debí habértelo dicho, lo siento, pero es que con lo qué pasó con tu hermana simplemente se me pasó. Creí que después de mi amenaza, Jaime diría la verdad pero no lo hizo. ─ no podía creer cómo me estaba traicionado, siempre creí que estaríamos el uno para el otro pero Jaime me había demostrado lo contrario esta noche. Lloraría si no tuviera que preocuparme por nada más pero nos había pasado tantas cosas hoy que no nos dejaba disfrutar de la dicha de que tendríamos gemelos. ─ Mañana mismo buscaré otro lugar para irnos, no viviré aquí ni un minuto más. ─ si lo tenía que hacer por mí sola pues lo haría, quería que todo saliera perfecto y estar feliz con mi embarazo. Ya era demasiado riesgo cargar con dos bebes en mi primer embarazo como para también tener que vivir en un lugar lleno de malas vibras como este. Al terminar, no espere más por inclinarme hacia mi Justin para darle un suave beso y después pasar a mí Leonel para besar su mejilla. ─ Tampoco quiero invitarlos a la reunión de mañana. ─ ya tenía suficiente con al idiota de su hermana como para preocuparme de algo más. Definitivamente ellos harían mi embarazo sorpresa un desastre. ─ Quiero que tengamos paz. ─ roce su nariz con la mía, sonriéndole ampliamente. No quería tener contacto con ellos, todo esto se acabó y esperaba que ya no me siguieran jodiendo. ─ No es tu culpa que seas tan irresistible, pero gracias por no ver las películas de Lana o haber usado alguna de esas cosas raras. ─ reí y llene de besos todo su rostro tratando de mejorar la situación. Me sentía tan orgullosa de él, sé que como mi novio, debía de controlarse pero no podía dejar de darle crédito, me había parecido muy tierno que no haya visto las películas de mi amiga o haberle prestado atención a sus insinuaciones. ─ Dame unas semanas más y verás que podrás disfrutar todo lo que quieras de mí. ─ todos estos malestares que pasaban por mi cuerpo se irían y podríamos hacer todo lo que estábamos acostumbrados.
avatar
Mensajes : 1471

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I try to find reason to pull us apart.

Mensaje por tastethesecookies el Vie Sep 01, 2017 12:59 pm


MATTHEW DADDARIO
Al principio pensé que esto no era necesario, bien podíamos buscar algo de comer ya hecho y que Victoria pudiera descansar pero mi chica era tan terca que no me dejo de otra que aceptar sus locuras. No sé si todo esto era solamente para demostrarme que sería una buena esposa, pero lo único que me importaba ahora era mantener la calma y esperarla sin poder mover ni un dedo. Salí una vez de haber terminado de bañarme y de vestirme, y rápidamente volví a la cocina para ver qué tal estaba todo. No podía descartar en ningún momento si Victoria me llegara a necesitar. ─ Estoy ansioso por probarlo. ─ murmuré como respuesta a su delicioso menú. Disfrute de sus labios una última vez dejando que se fuera a hacer lo suyo, honestamente estaba muriéndome de hambre pero me había controlado por Victoria y no hacerla sentir mal al respecto. Suspiré viendo a mi alrededor, buscando una forma de como ayudarla hasta que note que faltaba de arreglar la mesa así que eso fue lo que hice rápidamente. Tome la comida y la lleve hacia la mesa, esperando haberle facilitado las cosas a mi prometida. Creo que habían tantas cosas que arreglar que no me di cuenta Victoria ya había terminado con lo suyo y había llegado a la mesa, viendo todo con total sorpresa. Y sus palabras solo hicieron que me asegurara de lo que pasaba por su mente. Rodee mis brazos a su alrededor y bese su coronilla cariñosamente. Podía sonar ridiculo o estupido, pero estaba completamente enamorado de ella que ya no podía pensar con cordura o con cuidado de no decir algo tonto. La amaba demasiado y no podía esperar a formar todo lo que tengo planeado para nosotros. ─ Espero que te guste, nena. Lo hice lo más elegante posible. ─ reí suavemente, jalando una silla para que se sentara pero al ver sus intenciones de servir la cena, simplemente deje atenderme y me senté en ella viendo cómo mi novia hacia lo suyo. En todo momento no pude dejar de sonreír mientras la veía, nunca antes nadie me había tratado tan bien o con tanta atención, no solía tener esto así que no sabía cómo mantenerme quieto sin preguntar que podía hacer para facilitarle las cosas. Quizás por eso debo de ser el favorito de mi mamá, y espero ser el favorito también de mi novia. Su pregunta logró sacarme de la hipnosis que ella me tenía viéndola, por lo que hice una mueca. Sinceramente no tenía nada planeado aún, siempre pensé que se lo dejaría todo a ella ya que por mí solo era muy indeciso y no quería dañar la experiencia, por así decirlo. Nunca me perdonaría saber que Vic no pudo disfrutar de la planeación d su boda con totalidad por culpa de mis estupideces. Si por mí fuera me casaría ahora mismo con ella, no tuviera problema pero sabía que para Vic tenía que ser mejor de lo que yo me conformaría. Sonreí asintiéndole, haríamos lo que ella quería y si la quería en verano, pues no tenía problema solo esperaba no sudar en mi traje o que en el lugar allá suficiente aire acondicionado. Lo siguiente que salió de su boca solo me hizo enamorarme más de ella, como si ello fuera posible. Pero, estábamos iguales, creo que siempre supe que Vic era para mí pero nunca estuve tan seguro como para saber que ella terminaría aceptando ser mi esposa. Era una maravilla. Levante mi mirada al verla sentada frente a mi, riéndose y comentándome que he logrado cambiar su forma de ver las bodas y me alegraba verla así. Jamás había visto ese brillo en sus ojos o esa sonrisa que cargaba conmigo, y desde que le pedí matrimonio todo eso incremento por mil. Quisiera que esa felicidad que estaba sintiendo ahora nunca se fuera, esperaba lograr que ella nunca dejará de sonreírme de esa forma y de estar planeando nuestro futuro. Todo aquel que nos conozca estaría sorprendido de vernos así, tan enamorado y ya queriendo casarnos tan jóvenes. Alcé mi copa de la misma manera y le di un sorbo sin dejar de observarla, joder, amaba demasiado a esta mujer y no sabía si era normal. ─También le tenía un poco de asco, no te mentiré pero cuando me ponía a pensar en ti todo ese asco se desaparecía. ─ asegure dándole un rápido guiño. Si no fuera ella con quien me estuviera casando definitivamente sería otra historia. ─ Debí haberte dicho que me gustabas mucho antes, quizás ya hasta estuviéramos casados en este momento. ─ reí dejando la copa sobre la mesa, tome la mano de mi prometida y la acaricie por arriba de la mesa. Había sido tan cobarde que nunca imaginé que decirle de mis sentimientos a Victoria me saldría tan bien y es que al principio fue terrible pero ahora había valido la espera y el sufrimiento. ─ Nena, sabes que nunca he sido bueno para organizar cosas asi que lo dejare principalmente en tus manos. ─ sonreí, no la dejaría sola o me aislaría de planear nuestra boda de ensueño, solo que dejaría que mi chica tomará las riendas del asunto, era lo mejor que podía hacer. ─ Una boda en verano no me parece mal, ¿en donde quieres que sea? ¿En una playa, en una casa? ─ no sabía nada de ello creo que nunca antes había ido a una boda, solo a la de su prima y eso fue en una iglesia así que no cuenta. Ahora que me pongo a pensar, estoy seguro que su prima será la más emocionada apenas sepa que Vic y yo nos íbamos a casar, después de todo para ella siempre fuimos novios. ─ Lo que más me emociona es tu vestido, escuche que mi madre estaba buscando algunos diseñadores y no quiero que te aturda. ─ murmuré de tan solo recordar las fotos que me había mandado, antes ni siquiera me llamaba y ahora no dejaba de hablarme con tal de saber si a Victoria le han gustado o que es lo que pensaba de su gusto por la moda. Victoria era más importante que yo en mi propia familia y eso solo me parecía muy cómico. ─¿Cuantos invitados serán? ─ por ver la cara de Vic supe que debía esperarme de todo en estos momentos. Joder, cada día me sorprendía más y más. ─Con lo de las flores, pues...podemos escoger rosas, claveles o tulipanes, no sé de esas cosas. ─ admití poniéndome a pensar en todos los detalles gracias a sus palabras. ─ Podemos contratar algún organizador para que nos ayude, quiero que salga perfecto tal y cual nosotros lo queremos. ─ sentencie mirándola con una amplia sonrisa, ella lograba lo imposible en mi y jamás entendía como todo esto pudo pasar conmigo. ─ Me volverás loco, ¿pero sabes que? Estaré feliz de que lo hagas. ─ musité, tomando un poco de pasta para llevármelo a la boca. Y no me pude detener al sentir lo delicioso que estaba todo. ─ No sé qué hice para que me consintieras tanto pero te lo agradezco, cariño. Esto está delicioso no tienes nada que envidiarle a mi mamá. ─ asegure entre cortas risas al recordar lo de la cena de la otra noche. ─ Más bien deberías enseñarme cómo cocinar tan rico, quiero estar listo cuando nos casemos. ─ esperaba llenarla de gustos así como ella lo estaba haciendo conmigo, era lo justo y aunque yo no cocinara tan mal, pues no sé comparaba con su esfuerzo. Siempre me había acostumbrado a hacer cosas pequeñas y simples, cuando estaba con Vic trataba de hacer lo mejor posible pero no sé comparaba con la comida de Victoria. ─ Yo creo que siempre estuviste enamorada de mi, no hay forma de que cocines tan bien, sin haber prestado atencion a lo que me gustaba. Eres perfecta, no me cansaré de decírtelo. ─ tan perfecta que tenía que no fuera real, adoraba tanto a esta mujer que estaba seguro que no había un hombre más loco que yo en estos momentos.
avatar
Mensajes : 1471

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I try to find reason to pull us apart.

Mensaje por goldensky el Sáb Sep 02, 2017 10:01 pm


VICTORIA JUSTICE.
Negué un poco sin poder dejar de sonreir. Sí, estábamos moviéndonos muy rápido pero dudaba que si hubiera confesado sus sentimientos antes de tiempo estuviéramos casados ahora. Le hubiera pedido tiempo, justo como ahora, para poder acabar con la universidad y no tener que preocuparme de más cosas. ─ Seguramente hasta ya me habrías embarazado. ─ Comenté, siguiendo la broma. Se me hacía tierno que quisiera dejarme el control de los planes pero ya sabía que todos modos iría a él para terminar por decidir en cosas porque obviamente también era su boda. ─ Ahora que lo mencionas, una boda en la playa suena como mi boda perfecta. ─ Él sabía lo mucho que la playa significaba para mí y lo bien que me la pasaba y me sentía estando ahí. Sería el lugar ideal para unir nuestra vidas para siempre. ─ ¿En verdad? ─ Pregunté en cuanto mencionó a su madre y es que ya podía imaginar que me tendría yendo de un lado a otro para encontrar el vestido perfecto pero no podía quejarme. Ella tenía buen gusto y siempre vestía bien, seguramente me ayudaría a encontrar el vestido adecuado para mi boda con Matthew. Además, me parecía adorable que ella estuviera tan entusiasmada y que deseara ayudarme. No pensé que me tendría tanto cariño pero era tan maravilloso que asi fuera. ─ Tu madre es tan buena conmigo, la adoro. ─ Mencioné. Tendría que ponerme en contacto con ella pronto para comenzar a ver lo del vestido ya que aún no tenía idea de lo que quería y comenzar a buscar no sería mala idea. ─ No lo sé. Tendré que hacer una lista. ─ Elevé mis cejas al decirlo y es que tenía varios conocidos y obviamente quisiera invitarlos para que nos acompañaran. Tal vez terminaba por tener más invitados que Matt pero como le había mencionado, quería algo en grande y esperaba poder lograrlo. ─ Me gusta la idea de contratar un organizador. Creo que si me encargo de hacer todas las llamadas yo, perderé la cabeza. ─ No sabía lo que conllevaba la preparación de una boda pero Kat me había hablado un poco de ello cuando fuimos a la suya y había mencionado una que otra cosa sobre lo difícil y estresante que era planearla si no tenías ayuda. Sin duda iba a necesitar toda la ayuda que pudiera conseguir. Y contaba con mi prometido, que al final era lo más importante. Sería un circo pero sabía que lograríamos hacerlo todo bien y tendríamos la boda de nuestros sueños. ─ No es para tanto. Tus desayunos son los mejores. ─ Dije en cuanto me dejó saber cuanto le había gustado mi comida. Consideraba que mis talentos culinarios eran decentes pero al parecer, para mi novio todo lo que hacía era perfecto y bueno, con que él le gustara todo lo que hacía, estaba conforme. ─ Y no puedes compararlos con los de tu mamá, prefiero mil veces comer lo que ella prepara. ─ Reí, recordando toda la comida deliciosa que ella había preparado para nosotros. Todo lo que habíamos traído con nosotros de lo que sobró esa noche me lo había acabado al día siguiente. ─ Tal vez. Siempre te quise, no puedo negarlo pero supongo que nunca entendí bien mis sentimientos en ese tiempo. ─ Me encogí de hombros, no sabiendo como explicarlo realmente. Lo cierto era que Matt siempre fue alguien importante en mi vida y nunca pude imaginarme sin él. Creí que era porque solo era mi mejor amigo y ya. Siempre estaba conmigo y solo me prestaba atención a mí. Quizás confundí mis sentimientos y no fue hasta que lo vi con otra que realmente entendí todo. ─ Eres demasiaro tierno, podría llenarte de besos y abrazos ahora mismo. ─ Me encantaba mimarlo. Era increíble ver el cambio en mi persona ahora a comparación de hace unos meses y era todo gracias a él.

¿Estás listo para tu postre, cariño? ─ Pregunté una vez terminamos de comer. Tras dejar los platos sucios en el lavaplatos, había regresado a él con fresas y chocolate derretido. Era algo simple pero sin duda delicioso. Coloqué todo frente a él y en vez de regresar a mi lugar, terminé por sentarme sobre sus piernas. Besé sus labios cortamente antes de tomar una de las fresas para hundirla en el chocolate y después la llevé a sus labios para que lo probara. Sonreí en cuanto lo hizo y repetí la acción, dándole otra fresa. Esta vez, cuando terminó, decidí jugar con él un poco al tomar un poco del chocolate con mi dedo para esparcir un poco en su cuello. Sin perder tiempo, me incliné para pasar mi lengua en esa area, limpiando todo el chocolate de su piel. Hice un pequeño camino de besos después de nuevo a sus labios para besarlos lenta y seductoramente. ─ El chocolate sabe más rico en tu piel. ─ Murmuré, sonriendo en medio del beso. Me separé para mirarlo a los ojos y Matt aprovechó el tiempo para hacer lo mismo que yo, haciendo mi cabello a un lado para esparcir chocolate por mi cuello y no demoró en estar lamiéndolo y mordiéndolo a su antojo, aun después de haber limpiado el chocolate. Gemí, colocando una de mis manos en su cabeza para mantenerlo cerca a mí mientras una de sus manos se aventuraba bajo mi vestido. ─ No te apresures, cariño, recuerda que todavía tenemos lencería que estrenar. ─ Le recordé antes de que llegara a tocarme más íntimamente. Quería darle la mejor noche de su vida y aún tenía muchos planes para él aparte de este. Tomé su rostro entre mis manos, volviendo a sus labios para besarlo fugazmente. Mordí su labio inferior antes de separarme poniéndome de pie. Tomé el chocolate en una mano y la otra la entralacé con la suya para encaminarlo conmigo a nuestra habitación. Estaba emocionada por seguir con nuestra noche romántica y ya moría por que me hiciera suya una y otra vez. Dejé el plato a un lado sobre la mesa de noche y después empujé el cuerpo de mi novio de manera que quedara sentado en la cama. ─ Me cambiaré, trataré de no tardar. ─ Le guiñé un ojo y tomé la bolsa con la lencería que habíamos comprado conmigo al baño. No había estado segura cual de todos ponerme pero al final me decidí por uno de los conjuntos blancos, después de todo, celebrábamos nuestro compromiso y sería una bonita previa de lo que podía esperar en nuestra noche de bodas. En cuanto estuve lista, salí del baño y caminé de vuelta a mi prometido. ─ ¿Qué te parece? ─ Pregunté. Creo que ni era necesario preguntarlo, su cara lo decía todo y se notaba que estaba contento con la elección. Me acerqué a Matthew tras soltar una pequeña risa para sentarme a horcajadas sobre él. Apenas mi entrepierna hizo contacto con la suya, pude sentir la tremenda erección en sus pantalones, haciéndome jadear al instante. ─ Mmm, muero por sentirte dentro de mí, mi amor. ─ Mis manos fueron a su torso, comenzando a desabrochar su camisa mientras sus manos se entretenían en acariciarme por todas partes. Saqué la camisa de su cuerpo, dejándola caer al piso para después empujar su cuerpo y dejar que se recostara sobre la cama. Decidí aprovechar el momento y me incliné hacia la mesita, tomando nuevamente  del chocolate y esta vez derrame un poco sobre su pecho hasta su abdomen. No tardé nada en estar pasando mi lengua por su cuerpo, escuchando los jadeos que soltaba que solo me insitaban a querer seguir llenándolo de atenciones.
avatar
Mensajes : 2352

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I try to find reason to pull us apart.

Mensaje por goldensky el Sáb Sep 02, 2017 10:04 pm


JUSTIN BIEBER.
Joder, ahora el pobre de Leo estaba llorando y Catalina estaba metiéndose cuando prefería que no lo hiciera. No sabía exactamente que pasaba pero podría solucionarlo o por lo menos eso esperaba. ─ Catalina, por favor, déjame arreglar esto. ─ Pedí pero ella hizo oídos sordos e incluso estaba reclamándole a su amiga por los "regalos" que me había hecho hace un tiempo, lo cual me tomó por sorpresa por completo. Pensé que había hecho un buen trabajo en ocultar los obsequios indecentes que Lana me había dado. Yo no le había tomado mucho sentido pero ella me había dicho que eran cosas que le daban en el set y que quería deshacerse de ello porque ya tenía demasiados guardados. Obviamente nunca le dije a Catalina porque pues, no quería que se enojara y además, no es como si fuera a usarlos. Asi que simplemente los guardé muy en el fondo del clóset y me olvidé completamente de todo. Y al parecer, fui demasiado malo para ocultarlo porque de todos modos, mi novia se dio cuenta de los tenía. Pero nunca creí que Lana estuviera coqueteando conmigo al dármelos y ahora ella estaba aquí prácticamente ofreciéndose. No sabía si lo decía por despecho y enojada pero había sido de muy mal gusto y esperaba desesperadamente que Catalina no la roceara con el gas pimienta o seguramente Lana trataría de pelear con ella y ahi no iba a poder controlarme. Sin embargo, mi prometida supo jugar bien sus cartas al decir toda la verdad pero no sabía si sentirme mejor al respecto o no. ¿Por qué no me dijo lo que sucedía antes? No me había esperado ni una de las palabras que soltaba y menos entendía bien como fue que Jaime y Lana terminaron enredados pero a estas alturas ya nada me importaba más que ella se fuera de una jodida vez. Al final, la explicación de mi novia funcionó y Lana terminó por irse furiosa de nuestro departamente y ya podía imaginar como le iría a Jaime apenas abriera su puerta. ─ Estoy bien, no me lastimó tan feo. ─ Respondí, bajando la mirada por mi cuerpo para ver si me había dejado un moretón pero no pasaba de rasguños mínimos. Aun asi, obedecí a las palabras de Catalina y sostuve a Leo para dejar que me atendiera, después de todo, no podía negarme a sus mimos. Tomé asiento en el sillón, agradeciendo el haber podido calmar completamente a Leonel. No entendía como es que Lana no pensó ni un jodido segundo en él antes de venir a reclamar por algo que no había hecho. Elevé la mirada en cuanto Catalina regresó y se dedicó a curarme mientras comenzaba a explicarme todo en su totalidad. Vaya, y pensar que habíamos considerado a esos dos como padrinos de Leo. ─ Me hubieras contado todo antes. ─ Murmuré, haciendo una pequeña mueca por los leves ardores del alcohol en los rasguños. ─ Me tomó desprevenido, no tenía como defenderme. ─ Reí levemente mientras negaba. ─ ¿Qué clase de gente nos rodea? Tener tanto loco a nuestro alrededor no debe ser normal. ─ Mencioné y mis palabras tan solo me hicieron pensar más en cuanto ella mencionó a mi hermana. Otra loca más del montón. ¿Por qué teníamos tanta mala suerte? Merecíamos amistades y familiares normales, joder. ─ Será mejor que ni nos metamos. Ellos que arreglen su jodida locura aunque... lo siento por Ben. ─ Dije un tanto apenado. Después de todo, no resultó ser una mala persona y supe que había estado emocionado con iniciar una relación con Lana y ahora todo se le había venido abajo. ─ Quizá deberías invitarlo mañana y aprovechas para ver como se encuentra. Necesitará de nuestro apoyo. Por el resto, no te preocupes, no permitiré que ni Jaime ni Lana se te acerquen a ti o a Leo. Pediré una orden de restricción si lo pides. ─ Bromeé, sabiendo que no sería necesario llegar a ese extremo. ─ Te ayudaré con la búsqueda del nuevo hogar, descuida. ─ De todos modos planeábamos mudarnos, esto tan solo nos daba el empujoncito para comenzar a buscar de una buena vez. Solté una carcajada en el momento que Catalina me agradeció el no haber usado las cosas que Lana me dio, como si tan siquiera hubiera pensado en hacerlo. ─ De nada... supongo. ─ Respondí irónicamente. ─ No necesito nada de esas cosas teniéndote a ti, cariño. ─ Aseguré. ─ Sinceramente, olvidaba que tenía todas esas mierdas. La botaré a la basura, te lo prometo. Además, podemos ver películas con mejores actrices que ella. ─ Me burlé, guiñándole un ojo. ─ O podemos hacer nuestro propio video. ─ La miré pícaramente para después robarle un beso. ─ No hay prisa, mi amor, yo te esperaré todo el tiempo que sea necesario. Ahora solo importan tú y los bebés, lo demás pasa a segundo plano. ─ Claro que extrañana el sexo pero podía controlarme y no es como si ella no quisiera, solo no estaba para eso justamente ahora y yo entendía completamente. Prefería aguantarme y tener las bolas azules por durante todo el embarazo a llegar a lastimarla solo por mi lujuria. ─ Bien, ¿por qué no mejor disfrutamos de esos pastelitos que te traje? Creo que nos merecemos algo dulce después de todo este drama. ─ Me puse de pie, entregándole a Leo para regresar a la cocina y traerle los pasteles con el helado. Apenas Catalina probó bocado, alcanzamos a escuchar un par de gritos viniendo desde el pasillo por parte de Jaime y Lana y aunque traté, no pude evitar reirme. Ya podía imaginar como lo había dejado Lana, seguramente le fue peor que a mí. ─ No extrañaré para nada este lugar. ─ Comenté, llevando un pedazo de pastel a mi boca. ─ Además, será lindo poder tener nuestra propia casa sin preocuparnos por vecinos demasiado. ─ Añadí. ─ Incluso podremos tener mascotas. Quiero darles un cachorro a nuestro hijos cuando tengan la edad suficiente y aquí ni siquiera nos dejan tener un condenado pez. ─ Era una exageración, claro, pero un departamento tenía demasiadas restricciones y no nos convenía ahora que la familia crecería. Me recargué contra el respaldar del sillón, pasando mi brazo por los hombros de Catalina. ─ Termina de comer, mi amor, tenemos que dormirnos temprano para poder tener todo listo para la reunión mañana. ─ Ya ni estaba molesto por lo ocurrido con Lana, ahora solo quería enfocarme en mi familia y dejarle saber a las personas más importantes de nuestras vidas que tendría gemelos con la mujer que amaba.

[...] Me había despertado temprano para hacer un poco de limpieza antes de que Catalina despertara y tratara de hacerlo ella. Sabía que debía estar enfadada por qué casi no la dejaba hacer nada pero creo que debería de aprovechar el descanso que le daba. Después no tendría tiempo ni para tomar una siesta. También había tomado ventaja para llamar a mi madre y pedirle que trajera algo de comer, no creía que me daría tiempo preparar algo asi que era mejor asi. Encima, le pedí de la mejor manera que tratara de evitar que Scarlett viniera y aunque ella hizo un millón de preguntas al respecto, terminó por prometer hacer el mejor esfuerzo de mantenerla lejos. Entendería si al final no lograba hacerlo pero de verdad esperaba que no estuviera. Hoy sería un día de celebración y felicidad, no había cupo para personas odiosas. Había querido hablar con Ben pero decidí dejarle eso a Catalina. Si lo hacía yo, lo más probable sería que terminara por insultarme ya que él debería seguir creyendo que fui yo quien mandó el video y era mejor que mi prometida se lo aclarara, ellos se entenderían. ─ Buenos días. ─ Canturreé al ver a Catalina aparecer en la sala aun media dormida. ─ ¿Qué tal amaneció la mujer más hermosa del mundo? ─ Rodeé su cuerpo entre mis brazos, apretándola a mí mientras besaba sus labios. ─ ¿Qué se te antoja para desayunar? Preparé lo que me pidas.
avatar
Mensajes : 2352

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I try to find reason to pull us apart.

Mensaje por tastethesecookies el Jue Sep 07, 2017 11:04 am


CATALINA AUBREY
Había dormido como nunca, Justin siempre me ayudaba con muchas cosas pero ahora estaba más atento a todo y me daba ternura de verlo así. Era demasiado bueno como para ser verdad, a pesar de todas las cosas por las que pasamos, me alegraba haberle dado otra oportunidad a lo nuestro, de otra forma no sería tan feliz como lo soy ahora. Me desenrede de las sabanas rápidamente al ver la hora que era, de seguro mi prometido ya estaba arreglando todo para la reunión. Salí en silencio de la habitación, buscando a mi Justin por todos lados hasta que lo vi en la sala. Sonreí de tan solo escucharlo canturrear y rápidamente me acerqué a él, rodeando su cuello con mis brazos para besarlo con gusto. ─ Eres tan tierno, osito, harás que me den más ganas de querer hacerte mío. ─ murmuré haciendo un puchero, me lo comería a besos ahora mismo pero Justin ha mencionado la comida y a eso no me podía negar. ─ Quiero desayunar de todo. ─ reí mordiéndome el labio inferior, tratando de decidirme por una sola cosa. ─ Huevos, cereal y chocolate no estaría mal. ─ era lo primero que se me había venido a la mente. Dejé caer mi cabeza sobre su pecho, viendo todo a mi alrededor para solo confirmar las sospechas que había tenido apenas me levante. Justin había estado limpiando la casa en su totalidad, y eso solo me hacía querer agradecérselo una y otra vez, aparte de querer quedarme en la cama con él todo el día para llenarlo de besos. Estaba a punto de decirle que dejara todo eso de la reunión y solo decirles por un mensaje o que se yo, pero sabía que mi Justin estaba emocionado y debía de no ser tan egoísta esta vez. ─ Gracias por arreglar esto, pero considero que también debes descansar, ¿por qué no comemos y volvemos a la cama por un par de horas más? ─ necesitaba atención física y psicológica de su parte y sé que la tenía, y que podía tener mucho más así que, ¿por qué no aprovecharlo? Este embarazo me ponía tan sentimental y sensible que tenía que sacar todo esto de mi y dárselo a Justin o a mi bebe. ─ Aún tenemos tiempo antes de la reunión. ─ susurre levantando mi cabeza para llenar de besos todo su rostro. ─ También es justo que te llene de atenciones, ¿no es así? ─ cuestioné siendo firme, no pasaría la mañana sin llenar de besos a mi prometido. ─ Ahora, comencemos a preparar el desayuno para después acostarnos por unas horas más. ─ sentencie separándome de su agarre para entrelazar su mano con la mía y jalarlo detrás de mí para ir hacia la cocina.

[...] ─ Gracias por ayudarnos, Ben. ─ murmuré al ver cómo había acabado de arreglar los globos en la pared. Como Justin me lo había pedido, ya había hablado con él y esperaba que pudiera perdonarnos por todo esto. Aunque este molesta con Lana y con Jaime, no mentiría al decir que los quería y sabía que podían ser buenas personas, es solo que a veces no todo es perfecto. Había encontrado a Ben hace unas horas, dormido en uno de los sillones del salón principal del piso de abajo y no pude evitar sentirme culpable. Él había cambiado toda su vida por mi culpa, si es que yo no le hubiera entregado a Lana en bandeja de plata, él no hubiera empezado nada con ella. Supongo que se aferró demasiado gracias a lo que sentía por mi y lo único que pudo hacer fue desquitarse con mi amiga. Le expliqué rápidamente todo lo que había pasado y aunque Justin y él no se llevaban tan bien pues sabía que le estaba diciendo la verdad. Cuando mi amigo terminó, no pude evitarlo y lo abracé fuertemente, demostrándole cuanto lo sentía. Él era demasiado bueno para esto, si hubiera seguido con su vida normal nada de esto estuviera pasando. ─ Lo lamento tanto. ─ me disculpe una vez más, ahogando mis ganas de llorar. ─ Pero, si tú quieres a Lana, sigue con ella. Su carrera es solo su trabajo como cualquier otro y si te hace sentir mejor, las actrices porno no duran mucho. ─ Lana amaba su trabajo pero sabía que eventualmente ella se cansaría de ello. Varias veces habíamos hablado de eso, ella quería asentarse y tener una familia, así que esperaba que Ben viera lo que yo estaba viendo. ─ Hacian tan bonita pareja, no dejes que una tontería así los aturda. ─ musité, esperando haber abierto la mentalidad de mi amigo pero él no responde nada por ahora. Suelta un gran suspiro y duda en abrir su boca al ver a Justin a mi lado. Abracé a mi novio por la cintura, apoyando mi cabeza en su costado. ─ Creo que si la amara de verdad lo aceptaría. Pero, viendo lo que tienen ustedes dos dudo mucho que alguna vez Lana y yo consigamos tener lo mismo. ─ asentí, no podía negarlo en tan poco tiempo nadie se enamoraba tanto como Justin y yo lo estábamos pero me dolía saber que mi amigo no veía un futuro con Lana. ─ Lamento haber dudado de Justin en su momento, ambos se aman demasiado y no hay duda de ello. ─ sonreí apenas el nos miró con un poco de pena en sus ojos. Subí mi cabeza topándome con la de Justin y sin esperar más, capture sus labios. ─ Diablos, espero tener eso algún día. ─ reí sobre los labios de mi novio para después alejarme y volver a ver a Ben con una inquieta sonrisa. ─ Lo tendrás cuando menos te lo esperes. Cuando Justin y yo comenzamos no me ilusione, más bien no me ilusionaba con ningún chico pero deje que Justin entrara en mi vida de todas las formas posibles que nunca espere y que nadie más lo hizo. ─ ojalá y él pudiera entender lo que le estaba tratando de decir. ─ Las cosas así simplemente pasan, y estoy seguro que encontrarás lo que quieres cuando menos te lo esperas. ─ asegure, eso era un hecho y ya podía verlo suceder con Ben. Él era bueno y tierno, definitivamente encontraría a una buena mujer, lo sabía. ─ Mis abuelos vendrán, así que estoy segura que se pondrán muy felices de verte. ─ comente, buscando cambiar de tema, si yo fuera Ben, el tema del amor en estos momentos sería lo menos que quisiera tocar. Antes de poder seguir conversando, alguien tocó la puerta por lo que me apresuré a abrirla, encontrándome con Felipe con sus manos llenas de bolsas de la panadería de al frente. ─ Muchas gracias, no sé qué haría sin ti. ─ reí, tomando todas las bolsas para dejarlas en la mesa del comedor. Justin no quería que moviera ni un solo dedo, así que no me había quedado de otra que llamar al portero del edificio para que fuera la panadería para traerme unos cuantos pasteles para darles a nuestros invitados. ─ Si no puedes llegar, te guardare toda la comida. ─ anuncie mientas sacaba todos los pastelitos para acomodarlos encima de la mesa. Cada uno estaba adornado con accesorios rosados y azules, era lo más común y más rápido que pudimos encontrar. ─ No hay de que, con saber que llenarán este edificio de más bebés me es suficiente. ─ rió y yo no pude sentirme más feliz. Me alegraba saber que teníamos más apoyo a nuestro favor. ─ Buena suerte. ─ levanto su mano para despedirse y en un abrir y cerrar de ojos ya estaba saliendo del departamento, supongo que tenía muchas cosas que hacer y yo ya estaba llenándolo de cosas. ─ Ya falta poco para que vengan. ¿Te gusta mi vestido? No quiero arruinar la sorpresa, pero viéndolo bien si se me ve el embarazo con este. ─ suspiré, sintiéndome más nerviosa que antes. Tan solo esperaba que no hubiera nada ni nadie que arruinen este anuncio. Esperaba que mis padres estuvieran bien con la noticia y no les diera algún ataque o yo que se, ellos no eran tan jóvenes como la mamá de Justin así que eso era lo principal que me preocupaba. De ahí seguía la hermana de Justin y de lo que llegaran a pensar los demás. Digo, si Scarlett pensó que estos bebes no eran de su hermano, no quería ni pensar en lo que pasaría por la mente de otros. Lo que menos quería era avergonzar a mi Justin.
avatar
Mensajes : 1471

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I try to find reason to pull us apart.

Mensaje por tastethesecookies el Jue Sep 07, 2017 11:05 am


MATTHEW DADDARIO
Relamí mis labios al verla sentarse sobre mi, sabía que  sus palabras se referían a comer, pero no podía negar que estaba ansioso por comérmela a ella. Sonreí entre el beso para después ver cómo se dedicó a darme de comer, Victoria era tan linda que podía dejarla sobre mis piernas toda la vida y no tendría problema. Ella me  estaba tratando con demasiada atención y aunque no estaba acostumbrado a esto, no iba a negar que se sentía bien después de todo. Observe como Victoria dejo de alimentarme para esparcir un poco de chocolate en mi cuello, y no pude ocultar el hecho de que mi polla estaba tomando vida con tan solo esa acción. Gruñi, dandole paso para que besara mi cuello y a la vez lo limpiara del chocolate. Aunque hubiera querido dejar que ella siguiera teniendo el control, no pude controlarme y termine por tomarla con desesperación, cubriendo su cuello de chocolate para devorarlo sin temor. Estaba tan ansioso, que no tenía palabras para explicarlo. Lo único que quería hacer era hundirme en ella hasta perder la noción del tiempo. Era tanta la pasión que tenía que no le había dado cuenta que mis manos ya estaban tocando su piel,  buscando la forma de cómo sacar sus bragas, pero antes de cometer una locura, Victoria me detuvo haciéndome acuerdo de los planes que teníamos. Tragué saliva y asentí, decidiendo ir tranquilo y cumplir con nuestros planes. Pero en la manera en como me besa y muerde mi labio, me es imposible no querer lanzarla sobre esa mesa y follarmela de una buena vez. Suspiré, sujetando su mano, dejándome llevar hacia nuestra habitacion para poder comenzar todo esto como lo merecíamos. Estaba tan embobado que a Victoria no le queda nada más que dirigirme en todo momento. La mire una última vez, esperando que de verdad no tarde tanto como me lo imaginaba. Mientras espero simplemente pasó mi vista por toda la habitación, esperando distraerme un rato pero cuando menos lo espero, Vic ya sale del baño llena de una tela blanca de encaje y unas medias que combinan a la perfección. Por poco pensé que me correria de tan solo verla. ─ Estás preciosa. ─ murmuré como un tarado sin dejar de admirarla. Abrí mis brazos para capturar su cuerpo, y no tarde en acariciarla mientras no dejaba de admirarla.  Su entrepierna choca con la mía, y aunque quería decirle lo duro que me tenía, al parecer ella ya se había dado cuenta. No tarde en pasar mis manos de su cintura a su trasero, apretándolo duramente hacia mi para que Victoria siguiera sintiendo mi ereccion. ─ No sabes cuánto quiero hundirme en ese coñito apretado. ─ susurré con ansias de tan solo imaginármelo. Mi novia rápidamente trato de desvestirme, quitándomela camisa para después tirarme en la cama. ─ Mierda. ─ jadee al sentir el chocolate en mi piel. Me dolía decir esto pero creo que Vic estaba jugando con mi desesperación, lo único que quería ahora era entrar en cualquiera de sus agujeros y darle duro escuchándola gritar mi nombre una y otra vez. Y ella estaba tentándome demasiado. Observe como saboreaba cada trazo de chocolate que había hecho para después seguir pasando su lengua en mi torso hasta llegar a mi pecho. Mi polla explotaría en cualquier momento si es que mi novia no la sacaba de mis pantalones. Al ver cómo ella sigue en su labor, no me quedo de otra que desabrochar mis pantalones y sacar mi miembro de mi ropa interior. Tire la ropa hacia el piso y sin esperar más, tome el pequeño cuerpo de mi prometida, dejándolo caer al otro lado de la cama. Abrí sus piernas y prácticamente arranque esa braga de encaje, lanzándola por afuera de la cama. Me incliné sobre ella, capturando sus labios mientras me encargaba de tomar mi miembro para frotarlo entre sus mojados pliegues. Ahogue sus gemidos de placer entre mis labios, sonriendo al saber lo mucho que le estaba gustando. Baje una de mis manos hacia su hermoso coñito para acariciarlo suavemente, notando como sus piernas empezaban a temblar. Hundí dos de mis dedos en ella, y sus paredes no tardaron en ceñirse ante la penetracion sorpresa. ─ Te amo tanto, nena. ─ ella era todo lo que necesitaba, no había ninguna otra manera de explicarlo. Su coñito no deja de chorrear por mi y eso me enorgullece, por lo que acelero  mis movimientos logrando que mi chica grite mi nombre sin temor alguno. Baje mis besos a su cuello, enterando mi rostro ahí mientras siento como su orgasmo se aproxima. ─ Vamos, mi amor. Córrete para mí. ─ ordené y rápidamente mi novia tembló entre mis brazos y su coñito abrazó mis dedos mientras se venia con intensidad debajo de mi cuerpo. Su respiración se aligeró al haber conseguido un fuerte orgasmo gracias a mis dedos y esto solo era el inicio. Saque suavemente mis dedos de su coño para llevarlos a sus labios, observando con detalle cómo mi chica los succiona una y otra vez con tal de probarse. Ella terminaría por matarme. ─ Prueba lo rico que te hice correr. ─ m urmuré roncamente. Cuando terminó, bese sus labios buscando probarla entre ellos. Victoria era tan deliciosa que nunca me cansaría de probarla. Deje de besarla y separe sus piernas lo más que pude para ver ese lindo coñito suyo todo húmedo gracias a mi. ─ ¿Me dejarías meterme en tus agujeros toda la noche, mi amor? ─ pedí sin dejar de ver lo bien que se veía todo esto. Joder, me volvería loco. Victoria iba a hacer que me diera un paro cardiaco de tan solo verla así. Envuelta en esa increíble lencería, con sus ojos brillantes y con sus agujeros listos para mí. Y eso que solo estábamos comenzando, no quería ni imaginarme cómo pasaría cuando nos casáramos de verdad. Tome mi miembro  y me hundí rápida y profundamente en su pequeño coñito el cual no tardó en darme una cálida bienvenida. Mis bolas terminaron chocando contra su entrepierna lo cual hizo que  Vic  gritara aún más ya que no sacaba sus ojos de la escena, por suerte mi chica podía ver cómo me hundía en ella gracias a las almohadas que apoyaban su cabeza. ─ ¿Te gusta cómo me meto en ese coñito?  No sabes lo bien que se siente, nena. ─ era tan afortunado de saber que ese coño a partir  de ahora sería solo mío. Apreté más mi agarre en sus piernas al sentir como su cuerpo empezaba a temblar, estaba dispuesto a darle tan duro y profundo hasta que mi prometida sea capaz de agradecérmelo. La embesti una última vez antes de guiar mi miembro a su culito, en donde no tarde en hundirme de la misma forma que lo había hecho con su coño. ─ Tócate para  mi. Déjame ver ese sensible y mojado coñito.  ─ ordene, tomando su mano para colocarla sobre su clitoris por lo que Vic no espero ni un segundo para estar haciéndome caso. ─ Dios. Vic, no sabes cuánto me encanta hundirme en ese culo. ─ jadee, bajando la mirada encontrándome con ese culo tomando mi polla hasta el fondo y sin pausa. Esto era demasiado bueno como para ser verdad, nadie más que Victoria podía hacerme dentro de esta manera. Tome su trasero entre mis manos, apretándolo fuertemente, tanto que sabría que posiblemente le dejaría marcas pero no me importaba. Ahora solo quería darle otro buen orgasmo y correrme dentro de ella. La estaba follando tan duro que sus pechos no pudieron mantenerse dentro de ese maldito brasier de encaje y ya estaban afuera, dejándome ver sus hermosos pezones erguidos para mí. Moría por meterlos a mi boca, pero una vez que acabara con esto me los comería con toda la paciencia del mundo. Con los estímulos que Vic le estaba dando a su coño y como yo estaba martillando su apretado culo, no pude más y me deje llevar, gruñendo su nombre mientras empezaba a correrme. El cuerpo de mi novia vibró debajo de mi agarre al sentirme llenándola hasta el fondo, mantuve mi mirada en su rostro deleitándome con sus gestos de placer. Me alejé de ella para meterme está vez en su coño, siendo su turno de llenarlo. Me incliné a besar su frente empezando a moverme suavemente en su interior mientras seguía echando mi semen.
avatar
Mensajes : 1471

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I try to find reason to pull us apart.

Mensaje por goldensky el Sáb Sep 09, 2017 5:31 am


VICTORIA JUSTICE.
Hubiera deseado querer seguir con mis provocaciones y tomarme mi tiempo en disfrutar más del cuerpo de Matthew pero tampoco me sorprendía en lo absoluto que se encontrara ansioso por hacerme el amor de una buena vez. Terminé por soltar un jadeo cuando sin aviso alguno, me tiró sobre la cama, tomando posición sobre mi cuerpo para después deshacerse de mis bragas al tirar de ellas. Nunca iba a cansarme de ver como él se dejaba consumir completamente por el deseo. Seguí el beso que inició mientras disfrutaba de sus caricias ahora, sintiendo como su miembro se deslizaba superficialmente sobre mi centro. Aunque solo fue por un corto tiempo ya que terminó por reemplazarlo con el contacto de sus dedos, haciendo que mi espalda se arqueara y dejara escapar gritos con su nombre al estar bombeándolos arduamente dentro de mí. Relamí mis labios, perdiéndome en el momento mientras sentía sus besos sobre mi cuello y el calor de su cuerpo. Y si hubiera querido prolongar mi orgasmo, simplemente no pude al escuchar la manera en como Matt me pedía que me corriera. Sonaba tan caliente viniendo de él. Chillé mientras mi coño mojaba con totalidad sus dedos y me permití un respiro una vez mi cuerpo dejó de temblar. Observé a mi novio mientras me recuperaba, sonriéndole débilmente para después ver como dirigía sus dedos cubiertos de mis jugos a mi boca. Los recibí con gusto, chupándolos con avidad, gimiendo alrededor de ellos en aprobación por sus palabras y mi sabor. Di una última lamida antes de que los retirara de mis labios para volver a besarme y poder compartir con mi sabor. Ahora realmente moría por probarlo a él. Se la mamaría sin descanso en cuanto pudiera para poder disfrutar de la delicia que era su corrida. Mordí su labio inferior antes de que se separara completamente, mirando como abría mis piernas para él. Joder, como lo necesitaba dentro de mí. ─ Sí... te quiero en todos mis agujeros, Matt. Quiero que los llenes hasta que no puedas más. ─ Respondí. Iba a ser una noche larga, sin duda alguna. No pararíamos hasta que termináramos completamente satisfechos y exhaustos. Miré como mi prometido se acomodaba entre mis piernas y sin hacernos esperar más, terminó por penetrarme de una sola estocada, llegando hasta lo más profundo de mi coño. No pude detener mis gritos, mucho menos cuando bajé la mirada para ver su polla enterrada en mí. Maldición, no había mejor vista que esa. Asentí con algo de dificultad ante su pregunta, humedeciendo mis labios. ─ Lo haces tan bien. ─ Chillé. ─ Tu polla se siente tan bien en mi coñito, mi amor. ─ Podría llorar en ese momento, lo juraba. No me sorprendería si terminaba haciéndolo dentro de poco considerando lo rico que me estaba follando ahora. Y más aún cuando de repente, se retiró de mi coño únicamente para terminar por meterse en mi culo. Su polla estaba tan mojada gracias a mis jugos que no tuvo dificultad alguna en deslizarse en el más apretado de mis agujeros. Jadeé como una jodida perra, tratando de no desfallecer para poder cumplir con la petición de mi prometido. Froté mi clítoris con fervor, incrementando mi placer mientras miraba a Matt, admirándolo mientras se movía con fuerza contra mí. Era tan perfecto; todo lo que él hacía y me decía solo contribuía a mi placer y hacía que lo amara aún más. Mi mano se empapaba cada vez más con el pasar de los segundos, dejando en evidencia lo malditamente excitada que estaba por todo esto, como si mis gritos no se lo dejaran saber ya. ─ Joder. ─ Mascullé cuando noté como mis pechos terminaron por salirse del conjunto, brincando de un lado a otro por la intensidad de nuestros movimientos. Cualquier cosa pequeña me encendía y eso solo hizo que aumentara mis caricias en mi chorreante coñito. Sentí como mi culo se aferraba al miembro de Matt y supe que solo era cuestión de segundos para que alcanzáramos nuestro clímax. Solo bastaron un par de embestidas más de su parte para sentir como su cuerpo se tensaba sobre el mío antes de que comenzara a descargarse en mi culito. ─ Sí, así... ─ Gemí, dejando mi cabeza caer contra las almohadas al no poder soportarlo más tampoco. Me corrí con intensidad, todo mi cuerpo estremeciéndose mientras Matthew seguía dándome todo de él. Pensé que terminaría por inundar mi culo pero él me sorprendió al salir rápidamente de él para volver a mi coño e inundarlo también. Dios mío, no tenía ni idea de donde sacaba tanto para darme pero se lo agradecía demasiado. Estaba gozando como una desquiciada. ─ Joder, Matt, lléname. ─ Chillé, tomando su rostro entre mis manos para poder besarlo. ─ Dios, te amo tanto... te amo tanto. ─ Abracé su cuerpo al mío mientras escondía mi rostro en su cuello para poder besarlo, lamerlo y morderlo a mi antojo. Cerré mis ojos fuertemente, sintiendo un nuevo orgasmo venir y no hice nada por detenerlo, simplemente dejé que me consumiera de nuevo. Y aún después de que nuestros orgasmos pasaran, Matthew siguió con sus movimientos, embistiendo mi cuerpo con el mismo ritmo calmado que hace unos minutos. Era diferente a como normalmente me follaba pero no podía negar que me encantaba también. Me permitía sentir como toda su longitud entraba y salía de mí completamente y era delirante. Además, era tierno y me hacía sentir como si estuviera teniendo mi primera vez una vez más, solo que en esta ocasión era con la persona que realmente amaba y me amaba de verdad. ─ Matt, no pares, cariño, por favor. ─ Hice un camino de besos desde su cuello hasta su hombro a la vez que enredaba mis piernas a su alrededor, manteniéndolo cerca a mí. ─ Me vuelves loca, amor. ─ Susurré. ─ Quisiera poder quedarme así contigo para siempre. ─ Sería eternamente feliz si pudiera ser asi. Si fuera por mí, lo tendría dentro de mí todos los días. Me separé un poco solamente para poder mirarlo a los ojos y poder sonreirle tiernamente antes de picotear sus labios. Pude ver sus intenciones de querer acelerar sus movimientos a como los había hecho antes pero esto de tomarlo con calma estaba gustándome demasiado por ahora y no quería que la magia de este momento se fuera. ─ Despacio, cariño. ─ Pedí, acariciando su rostro. ─ Quiero que tomemos nuestro tiempo para amarnos. ─ Después de todo, teníamos el resto de la noche para poder follar desenfrenadamente como siempre. Mordí su labio inferior delicadamente antes de comenzar un beso lento pero cargado de pasión. Mi lengua se enredó con la suya mientras él me embestía suavemente, tal y como se lo había pedido, mientras yo apretaba mis piernas en su cintura para hundirlo aun más dentro de mí con cada movimiento. ─ Eres tan perfecto. ─ Gemí sobre sus labios mientras nuestras manos recorrían el cuerpo del otro, dejando suaves caricias en su camino. ─ Tan perfecto y completamente mío. ─ Junté mi frente contra la suya al dejar de besarlo, manteniendo su mirada mientras seguía haciéndome suya de la manera más delicada y tierna posible. Esto era como un sueño pero mil veces mejor porque era real. Mis chillidos no tardaron en hacer presencia apenas mi coñito comenzó a contraerse contra su polla de nuevo, avisando la llegada de otro orgasmo y supe que él lo sentía también por sus contantes jadeos. ─ Dame tu placer, amor... dame todo de ti. ─ No fue necesario repetírselo ya que casi al instante, Matthew volvió a correrse conmigo a la par. ─ Matt. ─ Su nombre escapó de mis labios mientras ambos nos sosteníamos y dejábamos que nuestros cuerpos se entregaran mutuamente el uno al otro. Reí suavemente apenas mi orgasmo pasó y él terminaba de depositar su semen en mi coño. ─ Eso fue increíble. ─ Comenté, besando su mejilla. ─ Nunca me habían hecho el amor de esa manera. ─ Bueno, no es que hubiera hecho el amor con alguien antes de Matt pero la primera vez que creí haberlo hecho con mi ex hace años, había creído que eso era lo mejor del mundo pero ahora me daba cuenta que ni siquiera hubo amor de su parte y lo que tenía con mi prometido ahora era todo lo que había deseado en aquel tiempo y hasta más. ─ Fue hermoso. ─ Acaricié su espalda, dándole su tiempo para que se recuperara después de aquellos orgasmos. Mientras tanto, él se entretuvo en llenarme de besos, haciéndome sonreir ampliamante. ─ Aún no termino contigo. ─ Dije en un tono divertido. ─ Quiero esa deliciosa polla en mi boca.
avatar
Mensajes : 2352

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I try to find reason to pull us apart.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 37 de 44. Precedente  1 ... 20 ... 36, 37, 38 ... 40 ... 44  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.