Últimos temas
» ethereal.
Hoy a las 12:21 pm por lalisa

» you got the best of me
Hoy a las 12:20 pm por trashking

» partner in crime—♥
Hoy a las 11:34 am por Mangata_

» 恋してる ♡
Hoy a las 10:58 am por lalisa

» ...evernιgнт~
Hoy a las 10:41 am por bultaoreune

» the habit of calling you.
Hoy a las 10:24 am por lalisa

» Mi verdadero hogar está en tus brazos
Hoy a las 8:22 am por Arijp96

» Es más fácil llegar al sol que a tu corazón
Hoy a las 7:09 am por Arijp96

» ;may we meet again ✿
Hoy a las 6:50 am por herondale

Afiliados del Foro
Afiliados hermanos 0/5
Directorios y Recursos
Afiliados Elite 0/44

I try to find reason to pull us apart.

Página 38 de 39. Precedente  1 ... 20 ... 37, 38, 39  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: I try to find reason to pull us apart.

Mensaje por goldensky el Sáb Sep 09, 2017 7:35 am


JUSTIN BIEBER.
Había intentado no meterme mucho en la conversación de Ben y Catalina. Al final, no había lugar para opiniones mías y supongo que de nada le servirían de todos modos. Y bueno, yo no lo conocía tanto como mi novia y seguramente terminaría por decir alguna tontería asi que me iba mejor estar con Leo que tratar de ayudar a alguien con sus problemas amorosos con una actriz porno. Mientras ellos hablaban, alimenté a Leo y lo bañé para después vestirlo en el pequeño traje que Catalina había elegido para él. Se veía tan adorable que dolía. Ella sin duda iba a aprovechar el momento para tomarle muchas fotos. Al terminar, recosté a mi hijo en su cuna, decidiendo dejarlo dormir ahora para que pudiera estar con energías para cuando los invitados llegaran ya que siempre preguntaban por él y siempre querían cargarlo y jugar con él. Era el alma de la fiesta y no exageraba. Volví a la sala donde ellos parecían aun seguir en su platica y aunque dudé en ocuparme en algo más, terminé por acercarme, siendo recibido por mi novia con un lindo abrazo. Por lo que alcancé a escuchar, Ben tenía sus dudas con respecto al tema de Lana y era entendible. No podíamos obligarlo a que la perdonara tan rápido y fuera por ella de una buena vez. Estaba en su derecho de tomarse su tiempo para si mismo pero esperaba que no se hundiera en su tristeza. Sería lo peor que pudiera hacer. Sonreí un poco ante sus lindas palabras hacia nosotros. No creí que llegaría el día en que admitiera que Catalina y yo éramos el uno para el otro. Creo que después de todo, Ben y yo podríamos llegar a ser buenos amigos. ─ Todo está perdonado. ─ Dije con completa honestidad. Ben no era un mal tío y simplemente se había dejado llevar por su cariño por mi novia pero ahora él había entendido que ella me amaba a mí y no había nada de que preocuparse. Antes de poder decir más, miré como Cata me miraba, con sus ojos brillando hacia mí y llenos de amor. Joder, Ben tenía razón. No había como dudar de nuestro amor. Lo hacíamos tan obvio que hasta un ciego podría notar que estábamos locamente enamorados. Seguí el beso que ella inicio, demostrándole cuanto la amaba en el mismo aunque realmente nunca terminaría por hacerlo. El resto de mi vida no bastaría para dejarle saber de todo el amor que tenía guardado para ella y nuestros hijos. Sonreí como un tonto después de que ella se apartara para volver a dirigirse a Ben y la verdad es que no pudo haberle dado mejor consejo que ese. Las cosas pasaban cuando menos las esperabas. Yo siempre había soñado con tener a Catalina a mi lado pero si éramos honestos, nunca creí que llegaría a tenerla. Incluso me había detenido varias veces de acercarme a ella antes porque temía el rechazo. Nunca me había importado con otras chicas pero con ella siempre supe que las cosas eran diferentes y no había estado equivocado. Después comenzamos con lo nuestro y ni siquiera había sabido como sucedió pero pasó y yo había estado encantado de la vida. Y sí, la jodimos bastante en el pasado pero ahora que lo pienso, quizás todo eso fue necesario para valorarnos y hacernos crecer más como pareja. Fueron lecciones difíciles de aprender pero valieron la pena porque aún después de pasar por tanta mierda, habíamos llegado hasta este momento, el día que en anunciaríamos que esperábamos gemelos. Asi que sí, el destino siempre tenía su manera de llevarte a donde debías estar tarde o temprano. Ben no tenía nada de que preocuparse. ─ Hazle caso a Catalina. ─ Añadí, queriendo aportar mi pequeño granito de arena. ─ Ella siempre tiene la razón. ─ Le guiñé un ojo a mi prometida antes de que diera el tema por terminado para pasar al tema de la reunión. Ya faltaba poco para que todos llegaran y esta sería la primera vez que conocería a sus abuelos. Esperaba causar buena impresión en ellos. Sería demasiado que aparte de sus padres, sus abuelos no me soportaran tampoco. Dejé que mi chica abriera la puerta apenas alguien llamó a este. Al principio pensé que se trataría de algún invitado pero solo se trataba del portero que le había hecho el favor de comprar los pasteles necesarios para la pequeña fiesta. Era bueno saber que hasta a él le hacía feliz la noticia del embarazo. Esperaba que ese fuera el caso con todos. Me acerqué para ver todo lo que Felipe había comprado. Dios, todo se miraba tan bueno y yo estaba muriendo de hambre. La voz de mi novia me sacó de mis pensamientos de comida y no pude evitar sonreir mientras negaba. ─ Me encanta como te luce ese vestido. ─ Dije. ─ Y no se te nota mucho el embarazo todavía. ─ Respondí sinceramente. Entendía que sintiera que todo lo quedara pequeño ahora pero era demasiado temprano y creo que solo eran sus nervios los que le hacían una mala jugada. ─ Te ves preciosa y la verdad es que no puedo esperar a verte con tu vientre abultado. Te verás el triple de hermosa. ─ Aseguré, acercándome a ella para besarla tiernamente. Y no mentía, realmente moría por ver como su vientre crecía con el pasar del tiempo. ─ Relájate, ¿sí? Todo saldrá bien. Todos estarán felices de saber que tendremos gemelos y pasaremos una noche divertida. ─ Besé su frente y después me separé. Yo todavía debía cambiarme. ─ Me bañaré y me vestiré, no tardo. ─ Avisé. ─ Ben, te encargo a Catalina. ─ Ella seguramente debería estar cansada de que la cuidara tanto pero era mi deber como su novio y padre de sus hijos hacerlo.

Apenas estuve listo, regresé a la sala. Ben tenía a Leonel en sus brazos, jugando con él mientras Catalina se encontraba comiendo uno de los pastelitos que Felipe había traído hace rato. ─ Veo que no pudiste contenerte. ─ Reí, alzando mi mano para tomar su mentón y darle un pequeño apretón. Era tan tierna, joder, podría mirarla el resto de mi vida sin descanso. ─ Dame un poco. ─ Tomé el tenedor de su mano y llevé un pedazo a mi boca. Mi estómago me lo agradeció inmediatamente pero no era suficiente. Solo esperaba que mi madre llegara pronto. En cuanto ella entrara por esa puerta, yo iría por un plato y me serviría de su deliciosa comida. Limpié mi boca con una servilleta cuando llamaron a lo puerta. Vaya parece que la había invocado con el pensamiento. Pero al abrir la puerta, me di cuenta que no se trataba de ella, sino de Max y Drake que venían con bolsas de bebidas y jugos. ─ Trajimos algo para nosotros y algo para la futura mamá para que también pueda brindar. ─ Drake dejó las cosas en la mesa y después se acercó a abrazar a mi novia, seguido por Max. Y solo minutos depués, tocaron de nuevo y esta vez, por poco brinqué de felicidad al ver a mi madre al otro lado con contenedores llenos de comida. Mis amigos me ayudaron a acomodar todo mientras me fijaba en todos los que acompañaban a mi madre. Solté un suspiro aliviado al notar que Scarlett no venía con ellos y eso ya era una ganancia. Gracias a Dios mi madre logró hacer ese paro por mí. ─ Hice todo lo que le gusta a Catalina. ─ Avisó Pattie, dejando un beso sobre la mejila de mi prometida. ─ Y yo traje donas. ─ Esta vez fue Josh quien le mostró la caja llena de las donas a Catalina con una sonrisa de orgullo en su rostro. Tomé la caja de sus manitos y las dejé con el resto de los pasteles. Esperaría unos minutos más para que los padres y los abuelos de mi novia llegaran antes de servirme de comer pero obviamente, de vez en cuando tomaba cosas de las charolas para calmar mi hambre. Cuando estaba por simplemente sentarme a comer, los padres de Catalina llegaron junto con sus abuelos. Pensé que llegarían por separado pero esto era incluso mejor. ─ Me alegra que hayan podido acompañarnos. Yo soy Justin, el prometido de Catalina. Es un gusto poder por fin conocerlos. ─ Me presenté con los abuelos, tratando de dar una buena primera impresión. ─ Oh, pero si es tan guapo, cariño. ─ Fue la abuela quien habló, haciéndome sonreir más. Punto para mí. ─ No lo dejes ir, Catalina, me gusta para ti. ─ Oh, que linda era ella. Se había convertido en mi favorita de toda la familia de mi prometida. Ayudé a la adorable señora hacia la sala donde ella y su esposo se emocionaron al ver a Ben ahi también y más aún al conocer a Leo. Estaban totalmente encantados con ese pequeño que no querían soltarlo y el también estaba contento en los brazos de ellos. Según yo, todas las personas más importantes ya estaban presentes y no veía razón para seguir prolongando todo. Estaba ansioso por gritarle a todos de una vez porque estaban reunidos aquí y bueno, también moría por sentarme a comer. Tomé la mano de Catalina, caminando con ella hacia el centro de la sala, llamando la atención de todos de inmediato. No estaba muy seguro de como debía hacer esto pero comencé a improvisar un discurso. ─ Primero que nada, quiero agradecerles a todos por venir. Sé que no les dimos mucho tiempo de aviso pero de igual manera se presentaron y eso me hace tan feliz porque son las personas más importantes en nuestras vidas y los queríamos con nosotros esta noche. ─ Solté la mano de mi novia solo para rodear su cintura y apegarla a mí mientras continuaba. ─ Sé que deben preguntarse porque quisimos reunirlos y trataré de ser breve pero antes deben saber que yo amo profundamente a esta hermosa mujer. ─ Volteé a mirar a Catalina, sonriendo como un bobo por toda la felicidad que me abrumaba. ─ La he amado por demasiado tiempo y no puedo imaginar mi vida sin ella, por eso le pedí que se casara conmigo. ─ Max y Drake hicieron bulla, generando risas de parte de algunos invitados. ─ Planeo pasar el resto de mis días a su lado y hacerla feliz y cuidarla con mi vida. Catalina me ha hecho ser una mejor persona y seguiré siendo el mejor para ella porque se lo merece. Además, ha hecho un trabajo espectacular con Leonel. Es una excelente madre. ─ Besé sus labios cortamente, sonriendo sobre los mismos. ─ Y sé que también lo será para nuestros futuros hijos. ─ Coloqué mi mano sobre su vientre, escuchando algunos sonidos de sorpresa viviendo de algunos invitados. Creo que unos ya entendían lo que pasaba y otros todavía no. ─ No pude elegir a mejor mujer para formar una familia y ella me ha dado la dicha de no tan solo darme un lindo angelito, sino dos. ─ Sin más, me arrodillé frente a ella y me incliné para dejar varios besos sobre su vientre mientras escuchaba como nuestros amigos y familiares festejaban, o por lo menos esperaba que todos lo estuvieran haciendo.
avatar
Mensajes : 2197

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I try to find reason to pull us apart.

Mensaje por tastethesecookies el Sáb Sep 09, 2017 6:26 pm


CATALINA AUBREY
No podía culpar a mi novio por estar tan hambriento, hasta estaba empezando a sentir la  misma necesidad que él sentía. Hace unas horas me había comido un sándwich pero al parecer lo había digerido demasiado rápido y ahora necesitaba que su mamá llegara. Me preparé mentalmente apenas escuche alguien tocar la puerta, pero Justin rápidamente me hace notar que no era lo que estábamos esperando. Aunque bueno, no es que ver a Max y a Drake fuera malo, es solo que no hubiera estado mal si Pattie llegaba con ellos de una vez.  ─ Gracias, chicos. Espero que hayan traído mis jugos  favoritos.  ─   Sonreí cuando se acercaron a mí y a cada uno le di un fuerte abrazo, agradeciéndoles que estuvieran aquí, puede ser que al inicio no me cayeron tan bien pero después eso cambió. Eran tan tiernos que no me molestaría nombrarlos como mis damas de honor.  Me conformé con terminarme el pastelito y como por un grandioso milagro, Pattie ya había llegado con su séquito y la comida. Ya ni me importaba si había venido o no su hija, lo único que quería era que Justin me alimentará con todo lo que había traído. Seguí los pasos de mi novio, encontrándome con todas esas personas con las manos también llenas de comida. Increíble, por lo menos no me equivoque en pensar que debía de esperar a la comida de mi suegra porque sabía que quedaría repleta.  ─  Muchas gracias, no sabe cuánto la estábamos esperando.  ─ reí, mirando de reojo a mi novio. Baje mi mirada al ver a Josh alzando la charola hacia mi y antes de poder tomarlo, mi novio se me adelantó.  ─  Eres tan tierno que te comería a besos, pero como sé que no te gustan pues me tendré que aguantar.  ─ hice un puchero de tan solo recordar las veces que Josh me encontraba encariñando a Justin y se burlaba de nosotros a más no poder. Peine su cabello hacia atrás y pase una rápida mirada por toda la gente recién llegada y afortunadamente la hermana de Justin no estaba aquí, solo esperaba que no llegara de sorpresa cuando menos me lo espere. Tome la mano de Josh y de su hermana para volver a la mesa, en donde me senté viendo como Pattie empezaba a servir la comida, al parecer todos teníamos hambre. Ben abrió la puerta y antes de girarme a ver quién era, me encontré con la voz de mi familia retumbando en mis oídos, en especial la de mi mamá ya que era la más ruidosa. Tome la mano de Justin y me dispuse a ir a verlos y cuando estuvimos frente a frente, él ni dudó en presentarse de inmediato. Reí suavemente mientras negaba con la cabeza por las palabras de mi abuela, ella en verdad tenía ojos de amor para Justin con recién conocerlo. Y ella tenía razón, ni loca dejaría que mi Justin se me fuera...bueno, al menos que el lo quiera supongo. Le di un abrazo a mi abuelo y después pase por mis padres suavemente para que no se dieran cuenta de que mi vientre estaba abultado. Los conocía demasiado bien como para saber que me revisarían por completo ya que siempre lo hacían.  ─ Pattie ha hecho una comida exquisita, después de unos minutos comeremos.  ─  anuncie con voz baja para que solo ellos escucharan. Apenas vieron a Ben todos se tiraran a abrazarlo y a saludarlo, y es que mi amigo era tan tierno, hasta tenía esa cara de no romper ni un maldito plato. Era tan bello y es por eso que me sentía tan mal por haberle puesto a Lana en su camino. Por un momento temí, que mi Leo se pondría mal por tanta gente a su alrededor pero el estaba más que tranquilo con toda la atención. Por lo que no me negué cuando mi novio tomó de mi mano para guiarme hasta el centro de la sala. Mordí mi labio inferior con nerviosismo y es que sabía que no era yo la que estaba hablando pero eso no quitaba el hecho de que no tenía idea de lo  que iba a pasar apenas Justin soltara la bomba. Apreté sus dedos mientras empezó a hablar y lo único que hice fue verlo como una imbecil. Asentí, dándole las gracias de igual manera a todos por venir y por hacer su esfuerzo. Posé mi mano sobre el pecho de mi novio, esperando a que siguiera. Mis ojos se encontraron con lo de Justin y no pude evitar sonreírle con amor y ternura. No era buena para demostraciones amorosas en público pero el hecho de que se trataba de el, lo hacía mejor. Él no sabía que sus palabras eran como poesía para mí, era demasiado hermoso y perfecto como para ser real, no podía imaginarme estar con alguien más que no sea él. Había sido demasiada afortunada por tenerlo a mi lado, ¿quien lo diría? Estaba ciegamente enamorada de él y por primera vez no dejaba de ilusionarme con cada día que pasaba su lado. Pestañee varias veces tratando de ocultar mis ganas de llorar pero el lo estaba haciendo tan difícil que lo único que pudo distraerme fueron los gritos de sus amigos. Sus siguientes halagos no hicieron más que sonrojarme, apenas se fueran toda esta gente me lo comería a besos en todas partes. Justin sabía lo que me hacía cuando se comportaba así o quizás se le olvido y no sabe lo que haré con el cuando esta reunión se acabe. Como si leyera mis pensamientos, mi osito me da un beso suave y cálido, que me deja con ganas de más. En un abrir y cerrar de ojos, Justin ya estaba arrodillado frente a mi, besando mi vientre y yo no dude en levantar mi mirada para saber cómo los demás lo habían tomado, y al parecer todo iba bien hasta que vi a mi papá llorar y no me quedo de otra que soltar a Justin para ir a verlo.  ─ ¿Estás bien?  ─   me preocupaba mucho verlo así, estaba sucediendo lo mismo  cuando Justin me pidió matrimonio. Tome un pañuelo de la mesa y seque todas sus lágrimas mientras él seguía viendo en dirección a mi estomago y sorpresivamente lo tocó.  ─ Solo no me lo esperaba, pero está bien...supongo que ya debía imaginarlo.   ─   suspiró y yo no pude sentirme más sentimental en este momento. Estaba seguro que Justin sería igual que él en algunos años.  ─  Me alegro que no te hayas casado con ese imbecil de Gregorio, siempre me cayó mejor este.  ─   palmeo el hombro de mi prometido al verlo llegar a mi lado por lo que sonreí. Por lo menos ahora mis padres toleraban a mi Justin, quisiera poder decir que lo amaban pero sabía los bipolares que podían llegar a ser, así que por ahora me parecía bien que mi padre este viendo con buenos ojos al papá de mis hijos ya que aunque queramos o no, siempre lo tendríamos en nuestras vidas.  ─  ¡Seremos abuelos! Ya son tres bebés y lo que más temíamos era no llegar a conocer a nuestros nietos.  ─  rió mi mamá tratando de cambiar de tema, llamando la atención de Pattie de igual manera.  ─ Nuestros niños no pudieron esperar hasta la boda.  ─   no pude evitar sonrojarme de nuevo por las palabras de mi madre, ella en verdad no lo superaría jamás.  ─ Supe cómo era tu hijo apenas los escuche gritando en la granja en la madrugada, ¿lo recuerdan? ─   mi madre siguió bromeando con Pattie y mi padre casi mata a Justin con la mirada de tan solo recordarlo por lo que no me quedo de otra que acercarme al lindo papá de mis hijos para abrazarlo, protegiéndolo de su suegro.  No se les pudo ocurrir una mejor forma para festejar mi embarazo. ─ Tengo mucha hambre, muévete, Justin que quiero comer. ─ tome la mano de mi prometido y lo jale detrás de mi para jalar mi silla y sentarme de inmediato en ella. Me moría de hambre y estaba segura que devoraría todo lo que había en esta mesa. Nuestros padres no tardaron en seguirnos por lo que coloque una mano sobre la pierna de mi novio, regalándole una sonrisa. ─ Fuiste demasiado tierno, jamás imaginé que lograría que Justin Bieber se comportara así. ─ reí con nerviosismo y aunque lo dije en voz baja, su familia tenía grandes oídos y había podido escuchar. ─ Yo tampoco puedo creerlo, pero nuestro osito nos ha sorprendido. ─ Max se entrometió a lo que no pude controlarme y termine lanzándole una mirada de muerte para que no se atreviera a burlarse de mi osito. ─ ¿Nuestro osito? Solo yo puedo decirle así, así que no arruines mi apodo porque sino tendré que inventarme otro y ese me gusta. ─ Gruñí tomando los cubiertos para comenzar a partir mi pollo. Estas hormonas me estaban volviendo loca pero en parte era mejor, así nadie se metería conmigo o con el padre de mis hijos.
avatar
Mensajes : 1363

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I try to find reason to pull us apart.

Mensaje por tastethesecookies el Sáb Sep 09, 2017 6:27 pm


MATTHEW DADDARIO
Bese a mi novia apasionadamente mientras sentía como su coñito se adhería a mi cuando alcance mi orgasmo.  Honestamente podía quedarme dentro de ella toda la vida y no tendría problema. No necesitaba más para vivir. Sonreí sobre sus labios de tan solo escuchar como me decía que me amaba una y otra vez, no era nuevo pero no podía negar que me encantaba escucharla decirlo con su voz llena de cansancio y de placer, era demasiado excitante. Me separe de ella solo para dejarme caer sobre su caliente cuerpo, por lo que ella no tardó en estar besando y mordiendo mi cuello, tanta era su pasión que no me sorprendería si mañana estuviera lleno de marcas. Victoria era la única que sabía cómo reponerme tan rápido, no podía simplemente descansar sin follarmela como lo merecía por lo que alcé mis caderas y seguí penetrándola  suavemente, mi novia maravillosamente se corrio tan fuerte que todo su cuerpo se sacudió debajo del mío. Joder, lo que daría por haberlo grabado a su debido tiempo, fue tan excitante. Algún día lo planearía bien y me la follaria frente a una cámara con tal de tener ese recuerdo solo para nosotros. Apoye mis manos por arriba de su cabeza con tal de ver su expresión de satisfacción mientras su coñito seguía ciñéndose a mi alrededor. Creo que me correria ahora mismo y es por eso que inicie nuevamente con mis embestidas pero de una manera más suave que la anterior, dándole su tiempo para recuperarse. Mordí mi labio inferior tratando de calmar las ganas de correrme y es que ese coñito estaba tan bueno, apretado y mojado que me era imposible no querer llenarlo de una buena vez. Pero al ver cómo Victoria la estaba pasando, pues decidí calmarme pero ella me lo estaba haciendo más difícil al llenarme de besos de esa manera tan exquisita. Sus piernas rodearon mi cintura y no dude en embestirla profundamente de una sola estocada, pero de una manera suave, dejándole saber que no me cansaría de metérselo en toda la noche.  ─ No tienes idea de lo que haría para que eso pasara.  ─ susurre afirmando su pedido. Victoria no tenía ni idea de las ganas que tenía de estar hundido en ella todo el tiempo, su coñito se sentía tan bien que no tenía palabras para describirlo. Mordí su labio inferior antes de volver a lo mio, penetrandola con suavidad pero a la vez eso ya me estaba colmando la paciencia y lo único que quería hacer era llenarla de inmediato por lo que apreté más mi agarre sobre la cama, alzándome para embestirla a mi manera pero Vic me detuvo antes de que pudiera darle duro a su mojado coñito. Fruncí mi ceño ante su explicación y sin pensarlo más, solté una risa. ¿Esta era la Victoria que yo conocía? Jamás me había imaginado que mi chica fuera tan romántica, si que lo tenía bien oculto. Suspiré y asentí, inclinándome a ella para poder responder a su beso y besarla profundamente, dejándole saber que la amaría por siempre aunque eso ya era más que obvio. Gruñi entre los besos que nos dábamos por lo bien que se sentía todo esto, no pude creer que por un momento sentí que a mi chica no le gustaría hacerlo tan lento pero al parecer ella tenía gustos ocultos que no me podía negar a ellos. Relamí mis labios, apoyando mi frente contra la suya mientras no dejaba de embestirla, no quería arruinar el tierno momento que Victoria estaba creando pero estaba seguro que me correria si seguíamos así. Tome su rostro en mi mano, haciendo que me mirara fijamente en todo momento.  ─  Eres lo mejor que me ha pasado, Vic.  ─  asegure sintiendo como mis músculos se tensaban de tan solo decirlo. Esta nueva forma de follar estaba jugando con mis sentimientos y con las ganas que tenía de llenarla de una buena vez. Diablos, ella era la única que podía controlarme si no estuviera loco por ella, no había dudado en acabar con esto y darle duro como tanto me gustaba. Todo esto lo estaba haciendo por ella, ¿había otra forma para demostrarle cuánto la amaba? Pues creo que esta era la mejor.  ─  Eres tan hermosa y perfecta.  ─   sé que se lo he dicho por años pero era de verdad, parecía una locura para ella pero no había ninguna otra que me llevara al cielo como ella.  ─  Soy completamente tuyo, cariño.  ─  asegure, entrecerrando mis ojos al sentir su coñito succionarme de inmediato. Mierda, esto estaba siendo más difícil cada vez. Baje mi mano de su rostro hacia una de sus tetas, apretándola en mi mano y jugando con su pezon.  ─ Joder, Victoria. No sabes cuánto dejare inundado este  coño.  ─ avisé, apretando mi agarre en su pecho mientras sus piernas hicieron lo mismo a mi alrededor. Todo era tan jodidamente bueno, ambos nos corrimos a la par y deje caer mi cuerpo sobre el suyo mientras me descargaba en su interior que me estaba tomando por completo. Lo único que me hacía más feliz era ver a Victoria siéndolo, con su gran sonrisa y su coqueta risa después del orgasmo que le di. ─  Yo tampoco nunca lo había hecho así.  ─   comente soltando una risa mientras hundí mi rostro en su cuello, besando todo su cuerpo suavemente mientras nos recuperábamos. No podía dejar ni un solo segundo sin encariñarla como me gustaba. Acaricie todo su lindo cuerpo, que ahora me pertenecía y lo haría oficial cuando nos casemos. No podía dejar de pensar en lo afortunado que era de tenerla a mi lado, no había ninguna otra como ella.  ─  Tampoco pensaba que podía correrme así de rico a ese ritmo.  ─   musité levantando mi cabeza para besar su mejilla sonoramente. Ella hacia posible todas las cosas que yo creía que no tenían sentido, era mágica.  ─ Oh, vas a matarme.  ─   fingí sorpresa al escuchar sus últimas palabras, ella en verdad iba a sacarme el aire esta noche y es que ya he tenido dos orgasmos y recién estábamos comenzando. Definitivamente no había otra como ella, es por eso que nunca me cansaría de demostrárselo y de hacerla sentir como tal. Reí suavemente, separándome de ella y sentándome al otro lado de la cama y antes de que mi novia pudiera cumplir su anuncio, la subí a horcajadas encima de mi. Rodeando su cintura con mis brazos y apegándola más a mi, hundí mi cabeza en esos lindos pechos que estaban salidos y aún presionados por la tela del conjunto. Y sin esperar más, empecé a comérmelos con ansias. Pase mi lengua por cada uno de ellos, tomandome todo el tiempo del mundo en su pezon. Baje mis manos por todo su cuerpo, acariciandolo mientras no dejaba de succionar esos lindos y pequeños pezones rosados que me encantaba tenerlos en la boca. Abrí sus nalgas y adentre una de mis manos, encontrándome con su agujero totalmente húmedo por nuestros jugos y sin pensarlo más, metí dos de mis dedos en el, jadeando el instante por cómo se ceñían a mi alrededor. Saque y hundí mis dedos una y otra vez, follandola y haciéndola gemir y es que todos sus agujeros eran perfectos para mí pero creo que su culo ganaba cómo mi favorito por un pequeño porcentaje nada más. Succione y mordí sus tetas, escuchándola gritar mi nombre una y otra vez sin vergüenza y eso no hizo nada más que ponerme más duro de lo que ya estaba.  ─  Monta mis dedos, preciosa.  ─  ordene, dandole una fuerte cachetada a su culo para que me hiciera caso. Vic no tardó en dejarse llevar y rápidamente colocó sus manos sobre mis hombros para darse impulso. Aproveche el momento para acariciar su clitoris con mi pulgar, frotándola rápidamente logrando que su cuerpo se retorciera del placer. No había mejor imagen que esta, ver a mi Vic actuando como una perra en la cama solo conmigo. Capture su cuello con mi otra mano, presionándola sobre mi para que no dejara de verme ya que sus ojos seguían mojados e hinchados por lo duro que habían sido sus orgasmos hace unos minutos atrás.  ─ Eres tan preciosa, mi amor, soy el hombre más afortunado por tenerte.  ─ nunca antes en mi puta vida había pensado en follar mientras hablaba de una manera tan romántica, pero es lo que siempre había pasado por mi mente cuando estaba en la cama con Vic, y ahora tenía la libertad de decirlo. Era demasiado irreal y había días en que debía detenerme por unos segundos y asimilar que esto en verdad estaba pasando, finalmente había logrado mi cometido. Ella era mía y de nadie más. Y Vic estaba tan segura de ello que no había vuelta atrás. La acerque a mi para besarla, enredando nuestras lenguas una vez más, mientras mis dedos se retorcían en su culo para darle más placer.  ─ ¿Quieres mamar esta polla?  ─   pregunte tomando una de sus manos, poniéndola sobre mi duro miembro que llamaba por atención pero sabía que la tendría una vez que acabara dándole placer a mi chica. Volví mi mano a su cuello para mantenerla montándome del mismo ritmo, mis dedos se sentían tan rico allí adentro.  ─Espero que estés lista para tragártelo todo porque no podré controlarme apenas entre en esa boquita.  ─   sonreí, atrapando su labio inferior entre mis dientes, jalándolo suavemente.  ─ ¿Sientes cómo está tu coñito por mi? No quiero ni imaginar cómo estará cuando por fin puedas probar mi polla.  ─ murmuré después de haber bajado la mirada, encontrándome con su coñito chorreando sobre mi pulgar y mi abdomen. La íbamos a pasar tan bien esta noche.
avatar
Mensajes : 1363

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I try to find reason to pull us apart.

Mensaje por goldensky el Dom Sep 10, 2017 4:22 pm


VICTORIA JUSTICE.
Observé a Matt separarse de mí para tomar asiento en la cama y no tardé en estar yendo hacia él para poder llevar a cabo mi tan ansiada mamada. Pero mi prometido fue mucho más rápido que yo y cuando menos lo esperé, estaba acomodándome sobre su regazo. Sonreí, acomodando mis piernas a sus costados, dejando que mi centro chocara contra su abdomen mientras él me acercaba más a su cuerpo y sin ningún tipo de aviso, enterró su rostro en mis pechos, comenzando a devorárselos con necesidad. ─ Oh, sí, sigue así, Matt. ─ Jadeé, tomando su cabeza con una de mis manos para mantenerlo en su lugar. Aunque creo que ni era necesario hacerlo, mi novio no mostraba intenciones de querer separarse de mis pechos. Enredé mis dedos en su cabello, tirando suavemente del mismo mientras seguía estimulándome. Mis pezones se encontraban tan malditamente sensibles y el estar siendo torturados por su talentosa boca se sentía espectacular. ─ No sabes cuanto me encanta que te comas mis tetas, mi amor. ─ Aseguré. Y si mis palabras no se lo hacían claro, mis gemidos estaban haciendo un buen trabajo de hacérselo saber. Justo cuando creí que el placer no podría incrementar, como siempre, Matthew me demostró lo contrario. En menos de un minuto, él ya estaba escabullendo una de sus manos entre mis nalgas y asi de rápido, hundió dos de sus dedos en mi culo. Me retorcí sobre él, apretando mi agarre en su cabello mientras chillaba. Maldición, él aseguraba que yo iba a matarlo a él pero en estos momentos, él estaba matándome a mí. Y joder, era la muerte más placentera del mundo. ─ Por Dios, Matt. ─ Grité. Esto era demasiado. Sus dedos enterrados en su totalidad en mi culito y sus labios chupando mis tetas estaban causando una revolución en mi interior y yo no podía hacer más que seguir gritando su nombre. Cerré mis ojos fuertemente, tratando de recobrar la respiración hasta que él soltó su orden, seguido por un fuerte golpe en mi trasero que me hizo obedecerlos de inmediato. Lo solté únicamente para tomar sus hombros y poder comenzar a montar sus dedos tal y como él quería. Resbalaban dentro y fuera de mi apretado culito con cada uno de mi movimientos y por un segundo realmente deseé que fuera su polla la que estuviera enterrada ahí atrás. ─ Que rico se siente cuando follas mi culito. ─ Murmuré con voz temblorosa, acelerando el movimiento de mis caderas sobre sus dedos. ─ Oh, mierda. ─ Chillé cuando comenzó a acariciar mi clítoris. Ya no tenía dudas. Matt realmente buscaba hacerme perder la cabeza. Temblé sobre él, haciendo mi mejor esfuerzo por aguantar un poco más y darle un buen espectáculo como se lo merecía. Mis ojos amenazaban con cerrarse en cualquier momento y es que ya había pasado por mucho y no estábamos cerca a terminar. Y no sé si Matt lo notó pero de pronto estaba tomando de mi cuello, obligándome a manterne mi mirada fija en él mientras seguía en mi tarea. Esto era tan excitante. Difícilmente llegaría a cansarme de mi increíble prometido. Nunca lo haría. ─ Matthew... ─ Ahogué mi llanto, especialmente tras sus tiernas palabras. Nada de lo que le dijera ahora sería suficiente para dejarle saber cuanto le amaba yo a él también. Tan solo me quedaba demostrárselo y eso hice al momento de corresponder con urgencia al beso que inicio momentos después. Sus labios eran una maldita adicción, tan deliciosos, suaves y perfectos. Simplemente perfectos. Jadeé sobre su boca al separarnos, asintiendo rápidamente a su pregunta. ─ Sí... quiero esa jodida polla en mi boquita. ─ Respondí, dejando que guiara mi mano hacia su erecto miembro. La boca se me hizo agua al instante y es que, demonios, moría por metérmelo a la boca y chupársela hasta dejarlo seco. ─ Estoy sedienta, amor, me tragaré hasta la última gota. ─ Aseguré mientras mi mano se deslizaba a lo largo de su pene al mismo ritmo que llevaba sobre sus dedos. Lo observé bajar su mirada solo para confirmar lo que ya sabía. Mi coño estaba tan mojado que no me sorprendería si terminaba empapando las sábanas y la cama cuando termináramos. El abdomen de mi novio brillaba gracias a lo excitada que estaba e incluso, mis muslos ya se encontraban mojados también. No podía controlarlo. ─ Causas eso y más, bebé. Mi coñito chorrea solo por ti y para ti. Nadie lo había hecho chorrear tanto como tú. ─ Siempre había sido asi, desde hace mucho tiempo. Nunca importó con cuantos hombre estuve, ninguno logró hacer que mi coño se mojara tanto como lo hacía con Matt. Sentí como él apretaba su agarre en mi cuello, haciéndome chillar de nuevo. Diablos, él no tenía idea de cuanto amaba su lado dominante. ─ Voy a venirme. ─ Avisé entre sollozos al no poder seguir soportándolo. Mi culo estaba succionando sus dedos fuertemente y los estímulos en mi clítoris solo me garantizaban un orgasmo tan brutal como los anteriores. Con un último grito de su nombre, colapsé sobre su cuerpo y Matt de inmediato dejó mi cuello ir para abrazarme a él. Mi cabeza cayó sobre su hombro, mi cuerpo retorciéndose mientras experimentaba un clímax abrumador, mojando por completo la mano de mi novio. Me tomé un par de segundos para volver a la realidad y volver a encontrarme con el rostro complacido de Matt por haberme hecho correr tan rico. Pero ahora era mi turno de hacerlo perder la cabeza e iba a hacerlo tan bien para recompensarlo por todos los orgasmos que ya me había dado. Picoteé sus labios repetitivamente, sonriendo al terminar de hacerlo. ─ Voy a darte la mejor mamada de tu vida. ─ Alcé mis caderas, saliendo de encima de él para poder bajar de la cama y arrodillarme frente a él. Empecé pasando mi lengua por su abdomen, limpiando mis jugos de su piel lo mejor que pude y fui bajando hasta llegar a su entrepierna donde su polla esperaba ser atendida de una vez. La tomé en mano, retomando mis caricias de hace rato mientras mi mano libre iba hacia sus testículos para atenderlos también. ─ Esta polla va a sentirse tan bien en mi boca. ─ Susurré, inclinándome para depositar un suave beso sobre la punta. Aceleré mis movimientos, escuchando los gemidos de Matthew por lo bien que lo estaba haciendo. Alcé la mirada hacia su rostro, dándole una sonrisa pícara para después morder mi labio inferior. Me alcé un poco, dejando mis pechos a la altura de su entrepierna y deslicé su miembro por ellos, dando leves golpes contra mis duros pezones que también agradecieron el contacto. ─ Mmm. ─ Ronroneé, repitiendo la acción un par de veces más. ─ Todavía recuerdo cuando te corriste en mis pechos. ─ Mencioné, recordando nuestro viaje pasado cuando Matt me folló en el spa. ─ ¿Lo recuerdas, cariño? ─ Cuestioné. ─ Tal vez te pida que vuelvas a hacerlo... claro, después de que llenes mi boquita. Quiero tu corrida ahí primero. ─ Reí de manera juguetona, decidiendo dejar de jugar con su polla en mis tetas. Mantuve mis ojos sobre él al momento de agacharme y abrir mi boca, sacando mi lengua para recorrer su pena con toda la paciencia del mundo. Gemí en aprobación, deleitándome con mi dulce favorito. ─ Joder, no hay mejor polla que la tuya, Matt. ─ Mencioné entre lamidas. ─ Tan grande y deliciosa y solamente mía. ─ De verdad que era la mujer más afortunada al tener un novio tan bien dotado como Matthew. Y que supiera usar esa maravillosa polla obviamente que también era un plus. Era un jodido dios. Llegué nuevamente a la punta y solo metí esa parte en mi boca, dando una corta succión para después dejarlo ir y volver a llenarla de besos. Sonreí inocentemente al encontrarme con su mirada de nuevo, sus ojos brillaban para mí de una manera tan hermosa y llena de deseo que me hizo jadear. Y en ese momento decidí dejar de jugar con él, después de todo, también estaba muriendo por chupársela una y otra vez. Relajé mi garganta mientras comenzaba a introducir su pene en mi boca de nuevo. Poco a poco fue llenándola hasta que lo tuve dentro completamente. Me mantuve en esa posición por unos segundos, dejando que mi prometido disfrutara de ver mi boquita invadida por él. Luego me alejé solo un poco y comencé con mi ritmo, haciéndolo despacio al principio para ir aumentando gradualmente hasta estar follándolo con desespero. Gemí a su alrededor al sentirlo tomar de mi pelo, asegurándose de que no me estorbara y tirando de él a la vez. Succioné como nunca, amando ver la cara de placer en Matthew por como lo hacía. Saqué su polla de mi boca tras unos segundos, volviendo a mis lamidas de antes. ─ Folla mi boquita. ─ Pedí jadeando. ─ Por favor, Matt, esta boquita necesita ser follada por tu grandiosa polla. ─ Al terminar de hablar, lo introduje nuevamente, mamándosela lo más rápido por el tiempo que él me lo permitió ya que no tardó nada en estar deteniéndome para sostener mi cabeza y comenzar a mover sus caderas contra mí.
avatar
Mensajes : 2197

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I try to find reason to pull us apart.

Mensaje por goldensky el Dom Sep 10, 2017 4:26 pm


JUSTIN BIEBER.
Por un minuto, llegué a creer que el padre de mi novia sufriría un ataque por lo tanto que lloraba. Había esperado ver tanto sentimentalismo pero por parte de nuestras madres, incluso de los abuelos de mi chica pero el más afectado era él. Era tierno pero también me preocupaba. No quería que al calmarse tratara de matarme después por haber embarazado a su hija ahora. Seguramente esperaba que eso sucediera después de que ambos nos casáramos pero bueno, nunca fuimos el tipo de pareja que hacía todo "bien" y aunque tampoco planeamos que fuera así, sucedio y creo que era porque asi tenía que ser. Seguí a Catalina hacia donde él estaba, solo para asegurarme de que estaría bien y no pude detener mi sonrisa por la manera en como se dirigía a ella. Se mostraba genuinamente contento. Tal vez no tenía nada de que preocuparme. Aún mejor fueron sus siguientes palabras y realmente sentí demasiado orgullo. No sabía si eso significaba que ya tenía su aceptación completa pero era un comienzo y bueno, él tenía razón, no era por nada pero definitivamente era mejor candidato que el ex prometido de Catalina. Yo si la amaba y siempre lo haría. ─ Cuidaré muy bien de Catalina y nuestros hijos. ─ Dije, solo para afirmar sus palabras. Él asintió, dándome a entender que entendía para después escuchar lo que nuestras madres decían y casi de inmediato, deseé que callaran. Joder, este no era el momento para ese tipo de bromas, menos con el padre de ella ahi escuchando todo. Ibamos bien, no quería que recordara que tenía ganas ocultas de asesinarme. Por suerte, Catalina estaba ahi por si algo pasaba y me aferré a ella, sabiendo que era mejor seguirle la corriente. Además, estaba muriendo de hambre asi que de cualquiera manera, la apoyaría. ─ Claro, vamos todos. Mi madre hizo todo y huele delicioso. ─ Anuncié. Todos caminaron con nosotros a la mesa y comenzamos a servirnos mientras ellos hablaban de como pensaban que serían nuestros gemelos. Parecía que tenían altas expectativas e incluso ya estaban peleándose por quien ayudaría a cuidarlos. Me hacía increíblemente feliz ver que nuestros hijos ya eran amados por todos. Éramos tan afortunados de poder contar con una familia que nos apoyaba en todas nuestras locuras. Me vi obligado a salir de esos pensamientos en el momento que la mano de Catalina se colocó sobre mi pierna, llamando mi atención de inmediato para poder mirarla. Reí suavemente, negando a mi mismo por sus palabras. Honestamente, yo también me sorprendía. Cuando comenzamos a salir, admitía que nunca fui el más romántico de los novios, ni el más tierno. Ella había sido la primer chica de la cual me enamoré de verdad y nunca supe como actuar por eso, no tenía experiencia, asi que por lo mismo, la jodía a veces. Obviamente, con el tiempo fui aprendiendo y me fue más fácil abrirme con ella y demostrarle mis sentimientos. Creo que si el Justin de antes me mirara ahora, tampoco se lo creería. ─ ¿Qué puedo decir? Todo se debe a ti. Nadie me inspira más que tú. ─ Pensé que estábamos teniendo un lindo momento para nosotros en medio de todos pero tampoco me sorprendió totalmente cuando el comentario de Max llegó a mis oídos, haciendo que rodara mis ojos. Era un idiota. Solté una carcajada ante el comportamiento de Catalina. Era tan tierna y preciosa que a veces ni lo creía. Podría mirarla todo el jodido día y sería eternamente feliz. ─ Asi es, solo mi hermosa prometida puede llamarme osito. ─ Me acerqué a robarle un rápido beso antes de enfocarme nuevamente en mi comida. Max rió mientras alzaba sus manos. ─ Está bien, está bien, ya entendí. No volveré a llamarlo asi. No quiero que Catalina termine por matarme. ─ Se burló. ─ Oye, no exageres y déjala en paz. ─ Advertí de manera divertida. Era fácil hacer bromas por los cambios de humor de Catalina pero también entendía que era algo serio y no quería que ella se sintiera mal por ello. Era completamente normal y yo estaría ahi para ayudarla a relajarse cuando ella lo necesitara. ─ Ya quisiera verte a ti lidiando con un embarazo como el de ella, seguramente no durarías nada. ─ Añadí con una sonrisa burlona, recibiendo un golpe de parte de mi amigo. Nos dedicamos a comer por el resto de la hora entre pláticas sobre lo que sabíamos acerca de nuestros bebés pero aún era demasiado temprano como para saber que serían y demás. Por ahora me preocupaba en comprar todo lo necesario para poder tener a tres bebés cómodos. ─ Y bien, ¿han pensado en cómo van a mantenerlos? ─ Esta vez fue la mamá de Josh quien se dirigió a nosotros. ─ Sé que Justin gana bien y quizá no tengan problema con los gastos pero será demasiado. Creanme, tener más de un hijo sale caro. Solo quiero que sepan lo que se les avecina. ─ Ella tenía razón y además, sabía de lo que hablaba, tuvo a dos hijos y sabía el esfuerzo que tomaba de cuidar de ambos. Nosotros tendríamos tres en poco tiempo y sería aún más trabajo. Obvio sabía que no terminaríamos sin dinero pero entendía porque se preocupaba. Claro, no por eso iba a dejar que mi novia considerara el volver a trabajar solo para estar establecidos mejor económicamente. Prefería que ella reposara durante todo el embarazo, era lo mejor. ─ Creo que estaremos bien, como lo has dicho. Puedo tomar más horas cuando quiera, no habrá problema. ─ No me molestaba tener que esforzarme un poco más, sería por mis hijos. ─ Eso mismo dijimos tu tío y yo antes de que naciera Emily y al final tuve que regresar a trabajar. ─ Habló de nuevo. Joder, ¿es qué tenía que verle lo negativo a todo? Esos habían sido ellos, Catalina y yo éramos un caso distinto. ─ Tal vez no sucederá con nosotros. ─ Respondí, encogiéndome de hombros. Además, no era como si Catalina no fuera a regresar a trabajar, lo haría pero en su debido momento. Cuando eso sucediera, no tendríamos problemas pero mi familia no veía eso ahora. ─ No estaría tan seguro. Es mejor que tengan un plan listo y comiencen a ahorrar de una vez. ─ Suspiré, volteando a mirar a mi prometida que había estado prestando completa atención a la conversación. Genial, seguramente ahora estaría preocupándose por algo que tal vez ni nos afectaría aún. ─ Ella tiene razón, Justin. ─ Dijo mi madre, siendo apoyada por los padres de Catalina. ─ Serán muchos gastos y deben aprender a hacer presupuestos. De ahora en adelante, no podrán hacer gastos innecesarios. ─ Dios, no habíamos hecho esta reunión para hablar de esto. Comprendía que era un tema serio e importante pero, ¿no podíamos dejarlo para otro día? No deseaba pensar en esto por ahora. ─ Tomaremos sus consejos, no se preocupen. Pero por ahora, preferiría que nos enfocáramos en algo más o pondrán nerviosa a Catalina. ─ Comenté tomando su mano, apretándola suavemente. ─ Josh, ¿por qué no traes las donas? A los gemelos les encantaría. ─ El pequeño asintió y se levantó de su lugar para ir por la caja de donas. Me relajé en mi silla, agradeciendo el haber podido terminar con aquella charla pero la verdad era que ahora me habían dejado con la duda. No quería pensar en que no podría sostener a mi familia por mi solo durante unos meses. Podía hacerlo, no habría problema. ─ Gracias, Josh. ─ Pellizqué una de sus mejillas cuando llegó a nosotros con un plato de donas para Catalina y otro para mí.
avatar
Mensajes : 2197

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I try to find reason to pull us apart.

Mensaje por tastethesecookies el Lun Sep 11, 2017 8:33 pm


CATALINA AUBREY
Deje de probar bocado de mi segundo plato en la noche para prestarle atención a la mamá de Josh. Ni siquiera sé cómo habíamos llegado aquí pero ella tenía tanta razón, ¿como no pude pensar eso antes? Mi novio ganaba bien, pero no lo suficiente para mantener a tres bebés en mi criterio. Tome el vaso lleno de jugo de naranja y le di un gran sorbo al escuchar la respuesta de Justin. Me parecía injusto que tuviera que tomar más horas por mi, y por lo que yo he causado. Me sentía culpable porque después de todo, yo fui la que le propuso tener más hijos, luego de eso me había quedado embarazada de dos al mismo tiempo. El pobre debe de estar tan estresado por mi culpa, hasta mi nariz estaba empezando a picar por las ganas que tenía de llorar, él no se lo merecía. ¿Como no pude pensar antes en esto? Se me había pasado por completo, quizás es porque todo pasó muy rápido. En un abrir y cerrar de ojos ya estaba con Justin en una relación, pidiéndole hijos y al final no le quedaba de más que esforzarse solamente él. Me sentía pésimo por no haber visto las consecuencias, ¿que me pasó? Debí haberlo pensado más antes de meternos en estos líos. Asentí en su direccion, ella tenía razón y no había que confiarse tanto, ya debíamos de empezar a ahorrar. Mañana mismo iría a buscar trabajo y a empeñar el anillo que me dio Gregorio, suponía que me darían lo suficiente para comprarnos una nueva casa. La intervención de Pattie solo me hizo frustrarme más, Dios, ¿en que nos había metido? Todo estaba tan bien hace unos segundos, incluso planeaba comerme otro plato y ahora la barriga se me había cerrado, estaba segura que hasta los gemelos se les había ido él hambre. Definitivamente yo no quería vivir así, teniendo que cuidarme de todo, ¿qué tal si terminaríamos por no poderles dar unos cuantos gustos a nuestros hijos? Eso se ha de sentir pésimo, ellos supuestamente habían sido planeados, no solo por venir a este mundo y lo mínimo que podían tener era nuestro apoyo y algunas cosas más que todo bebé necesita. No pude despertar de mi trance hasta que vi a Josh dirigiendo sus donas hacia mi, por lo que no me pude negar en sonreírle. Esta charla había sacado todo lo peor de mi, las donas se veían deliciosas pero estaba segura que no podía digerir ninguna, las vomitaría a pocos segundos así que aproveche que todos estaban hablando de sus cosas para pasarle el plato de donas a Ben por debajo de la silla para que me hiciera el favor de comérselas por mi. No quería que mi Josh se sintiera mal por no comérmelas.

También necesitaríamos un auto. ─ comente haciendo que Max siguiera anotando en la pequeña agenda que le había dado. Él era contador así que podía ayudarme con todas estas dudas que tenía encima. ─ Uno grande para transportar las cosas de los bebés. ─ agregué rascando el puente de mi nariz con nerviosismo. Creo que hace cinco minutos nos habíamos alejado de los demas para hacer esto y ya llevaba como unas cuatro hojas escribiendo todas mis necesidades. ─ Unas niñeras para cada uno. ─ si iba a mantener ese estilo de vida debía de trabajar a todo lo que daba y obviamente no iba a ser demasiado confianzuda para dejarles a mis padres a cargo de los bebés. Ellos ya habían hecho mucho por mi como para estar pidiéndoles más favores. ─ ¿También cuentan las remodelaciones de la casa? ─ aunque compráramos una casa nueva, todo eso iba incluido. Teníamos que hacer tantas cosas y muchas que gastar. Me preocupé aún más cuando Max hizo una mueca enumerando todas las cosas que estaba pidiendo y en eso supe que estábamos mal. ─ ¿Crees que si venda el anillo de mi anterior compromiso sirva para algo? ─ pregunté y de inmediato lo vi asentir. Mierda, tenía esperanzas de guardarlo para cuando en verdad lo necesitáramos, pero todo esto era para construir nuestras vidas así que supongo que valía la pena para hacerlo. ─ No entiendo por qué te preocupas, Justin tomara más horas y estarán bien. ─ negué rápidamente, ni loca dejaría que Justin sea el único que se esfuerce aquí. Yo era la que había causado todo esto y yo misma me haría cargo. ─ No lo hará, yo me encargaré de él. ─ asegure, tomando la agenda para revisar todo y definitivamente estaba queriendo muchas cosas pero eran necesarias. ─ Y no es solo por él, es por mis padres, estoy segura que ellos quisieran lo mejor para mí y terminarían por ayudarme en los gastos. ─ y yo no era así, me sentiría demasiado inservible recibiendo ese tipo de ayuda de su parte. Me parecía demasiado feo y si tenía que arreglármelas yo sola con tal de que ellos no se preocuparan, pues lo haría. Si yo estuviera trabajando, nos alcanzaría para todo esto sin tener que pedir créditos, así que esa era la solución. ─ Puedo conseguirte un trabajo, mi papá se hizo socio de un nuevo hospital que acaban de construir. Es de un doctor muy conocido, no me acuerdo quién es pero si quieres puedo mover mis influencias. ─ movió sus cejas de arriba abajo y eso solo me hizo reír de felicidad. No me interesaba nada más que conseguir ese trabajo. ─ Pero, ¿estarás bien? No quiero que te sientas mal, Justin apenas te deja levantarte a lavarte las manos. ─ rodé mis ojos ante sus constantes burlas, ¿no podía dejarme ser feliz? Y si, él tenía razón pero ya hablaría con Justin, le haría una deliciosa cena y quizás terminaría dándole una mamada con tal de que aceptara mi plan. Además, solo faltaban unas cuantas semanas para afirmar que este embarazo iba bien y seguro, sé que era estupido de mí parte decirlo, porque yo era la más preocupada todo este tiempo por saber si estos bebés sobrevivirían pero en estos momentos hasta era capaz de comprarme una silla de ruedas para ir a trabajar. ─ Te mandare los papeles por correo, espero que como sabes que estoy un poco sensible, me des un cargo pasivo y cómodo. Si puedo atender a embarazadas o a bebés estará bien, eso es un poco más fácil. ─ admití, colocando una mano en su mejilla para darle un suave apretón. Max había ayudado a que todos mis nervios desaparecieran y ahora sí podía volver a comer en paz. Sorpresivamente, él no hace nada, ni una mueca, solo se queda viendo al vacío detrás de mi y entonces empiezo a sospechar de que todos mis planes se acabaron de joder. Respiré hondo y gire mi cuerpo, encontrándome con un Justin pensativo.
avatar
Mensajes : 1363

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I try to find reason to pull us apart.

Mensaje por tastethesecookies el Lun Sep 11, 2017 8:33 pm


MATTHEW DADDARIO
Mierda, ahora sí sabía que sería mi fin. Desenrede mis brazos de su alrededor, dejando que se pusiera en posición para comenzar su mamada tan esperada. Entrecerré mis ojos al sentir su caliente lengua, por todo mi abdomen limpiando a la vez el desastre que había dejado sobre el. Gruñi y acomode mi cabeza sobre las almohadas, deleitándome con ver a Victoria seducirme con su mirada y sus acciones. Rápidamente mi chica demostró lo talentosa que era con todo su cuerpo, incluso con sus manos, al tomar mi polla con una y mis bolas con la otra. Simplemente no había nadie mejor que ella, no había ninguna otra que me pusiera tan rudo. Nunca me cansaría de decir que era mágica, era demasiado afortunado para tenerla. Estaba matándome de ansias por que se metiera de una buena vez mi polla en su boca, sabía que estaba jugando conmigo pero era tan injusto. Yo la necesitaba y más aún con todas sus promesas de que me daría la mejor mamada de todas. Me moría por ya enterrarme en su boca y hacerla mía de todas las formas posibles. Relamí mis labios de tan solo recordar todo lo que estaba diciendo, había sido tan jodidamente espectacular haberla llenado de mi semen en ese momento y es que había llegado su cuerpo de mi en otras partes pero nunca se me ocurrió correrme ahí y ahora estaba dispuesto a quitarme mi pene de la mano para correrme en esas tetas. ─ Puedo llenar las dos cosas, sabes que no tendría problema. ─ conteste, dandole una sonrisa de lado. Ambos sabíamos que podía llenar sus tetas y su boca, como otras partes de su cuerpo. Mis ojos se encontraron con los suyos apenas ella dejo de jugar con mi polla entre sus pechos, para sorprenderme dándome lo que tanto quería. Gruñí observando cómo ella pasaba su lengua tranquilamente por ahí, como si no estuviera a punto de darme un infarto por no tener su boca rodeándome totalmente. Ella estaba conmigo y no era justo, planearía vengarme más tarde ya que lo único que quería ahora era meterme en ella y hacerla correr una y otra vez. Sonreí por sus halagos, nunca me cansaría de escucharla decir lo grande que era. Y es que se escuchaba mil veces más sexy escucharlo de su boca. Si no fuera Victoria la que estaba jugando conmigo hace mucho tiempo la hubiera tomando del cabello y me la hubiera follado de una maldita vez. Ella estaba jodiendome hasta más no poder y sinceramente estaba poniendo toda mi paciencia para no explotar y reclamárselo. Traté de mirar al vacío para no frustrarme más, y eso fue lo que logre por todo el tiempo que Vic siguió haciendo sus tonterías. Volví mi mirada a ella esperando a que me diera lo que tanto esperaba y de repente, mi novia se preparó para lo que venía y es que le daría duro con todo la necesidad que estaba conteniendo. ─ Joder. ─ jadee, esto era exactamente lo que quería. Suspiré y entrecerré mis ojos concentrándome en lo bien que se sentía mi polla en lo más profundo de su boca. Victoria no dejo de sorprenderme y cuando menos me lo esperaba, ya estaba follandome con rapidez e intensidad. Maldije una y otra vez, agradeciéndole a todos los santos que hicieron esto posible. Lo había esperado tanto y ella lo estaba haciendo tan bien que me atrevería a afirmar mentalmente, que había valido la pena esperar. Mordí mi labio inferior para después recoger su pelo que ya estaba por todo su rostro por la manera tan desesperada en la que me estaba chupando. Joder, le daría todo lo que quisiera si Victoria se atreviera a chuparmela así todos días de mi vida. Esto estaba tan bueno que no quería que termine, algún día de estos me compraría una cámara para grabarlo. Esto merecía ser recordado por siempre, debería de comprarle un trofeo por succionarme tan bien. Estaba tan concentrado en lo rico que se sentía todo que cuando me habló, me tomó por sorpresa y lo único que pude hacer rápido fue asentir como un tarado. Tragué saliva y con mi agarre en su pelo, la hice a un lado para que se quedara de rodillas. Me acomodé en la cama, poniéndome de la misma forma que ella, sin más, la acerque a mi para besarla apasionadamente. Baje mis besos hacia su cuello, succionándolo y mordiéndolo aún más por lo que solo pude recibir gemidos de aprobación.

Apreté sus tetas con una mano y su culo con la otra, quería devorarla esta noche y nadie me interrumpiría. Ni siquiera ella con sus tonterías de andar queriendo hacerme perder la cabeza.─ Eres tan perfecta, podría besarte toda la noche. ─ susurre sobre sus labios antes de seguir devorándome su boca con intensidad por un largo tiempo. Jamás me cansaría de hacerla sentir amada, era justo lo que yo sentía y no me costaba demostrárselo para nada. ─ No sabes lo que estás pidiéndome, preciosa. Terminaré por cogerme esa boquita como nunca. ─ advertí, y sin mas, acomode su cuerpo boca abajo en la cama y sin perder tiempo tome mi pene para guiarlo a su boca ya lista para mí. La embesti de una sola estocada, hasta al fondo que pude ver cómo sus ojos iban directamente hacia los míos. Victoria empezó a succionar al instante y yo seguí con lo mío, poniendo mis manos sobre su cabeza para mantenerla quieta y follarmela como tanto había deseado. ─ Que bien me la chupas, joder. ─ musité dedicándole una sonrisa. Salí de su boca, tomando mi polla para trazar sus labios con mi punta. Vic estaba igual o más desesperada que yo por tenerme adentro. ─ No sabes cómo estaba deseando comerme tu coñito antes, pero al ver cómo jugaste conmigo por un buen tiempo, ya se me fueron las ganas. ─ asegure formando un puchero en mis labios. Creo que no había peor castigo que ese para ella, así que a partir de ahora podía follarmela sin rencor. Aún así Victoria siguió abriendo su boca y yo obviamente no iba a perder la oportunidad. Moví mis caderas entrando en ella de nuevo y está vez no iba a salir hasta que la llenara. Una de mis manos fue a su lindo culito que me estaba llamando y no tarde en darle atención, le di una fuerte nalgada tras otra y otra más. Ver su culito enrojecido me daba más ganas de querer penetrarla con fuerza. Tome una gran bocada de aire y agache mi cabeza para pedirle permiso con la mirada de follarmela duro, al ver que ella estaba de acuerdo no perdí mas tiempo y embestí su pequeña boca sin piedad, enterrándome por completo una y otra vez. Y es que Victoria no era como otras, nunca dejaría de preocuparme por ella y es por eso que me había dado cuenta de mis sentimientos desde un inicio. Me costó varió tiempo asimilarlo pero al final era tan obvio que no podía seguir ocultándolo. No solo era así con ella para el sexo, sino que para todo. ─ Voy a venirme. ─ murmuré al poco tiempo, había querido que me la mamara por tanto tiempo que ya no podía más. Moví mis caderas rápidamente contra su boca, buscando mi orgasmo y la forma perfecta para no ahogarla con mi corrida.
avatar
Mensajes : 1363

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I try to find reason to pull us apart.

Mensaje por goldensky el Vie Sep 15, 2017 3:58 pm


VICTORIA JUSTICE.
Había esperado que mi novio actuara de inmediato y comenzara a embestir mi boca con fuerza, sin embargo, me sorprendió al hacerme a un lado para luego acomodarse a mi altura y besarme con necesidad. Después siguió hacia mi cuello, besándolo tan bien que no podía dejar de gemir para dejarle saber cuanto me estaba encantando. Susurré su nombre en medio de esos gemidos, mi piel erizándose con las caricias que dejaba. Era único. ─ Quiero que lo hagas. Tócame y bésame toda la noche.  ─ Murmuré en respuesta a sus palabras. Lo peor era que una sola noche no era suficiente. Siempre querría más de él. Lo necesitaba tanto que era ridículo. Jadeé sobre su boca ante su advertencia, esperando que cumpliera y follara mi boca como tanto quería que lo hiciera. Cuando creí que seguiría besándome, una vez más me tomó por sorpresa, tomándome para posicionarme a su gusto y sin más abrí mi boca nuevamente para recibir su polla que no tardó en hundirse hasta mi garganta. Lo miré en todo momento, dejándole saber que estaba disfrutando de cada segundo de su asalto en mi boca mientras me unía en sus movimientos para chupársela como había querido desde un principio. Gemí ante su halago, derritiéndome bajo su mirada tras ver aquella hermosa sonrisa en su rostro por lo tanto que él estaba gozando. Siempre me hacía sentir bien saber que lo complacía como se debía y que era la única que podría lograr ese efecto en él. Me hacía sentir especial.  Aproveché para tomar un poco de aire apenas se separó y comenzó a trazar mis labios con su polla pero joder, yo lo necesitaba de nuevo en mi boca. Quería seguir dándole placer, hacerlo correr tanto y tan fuerte que lo recordaría para siempre. Esperé a que volviera a meterse en mi boca pero Matt decidió torturarme un poco al dejarme saber que no recibiría el mismo tipo de trato oral de su parte. Quería protestar pero la verdad era que eran más mis ganas de que volviera a follar mi boca como para ponerme a hacer un berrinche por algo que al final terminaría haciendo de todos modos y es que sabía que mi prometido no podría resistirse a mí y en cuanto viera lo empapado que estaba mi coño, seguramente se lo devoraría en segundos. Asi que no dije nada y mantuve mi boca abierta para él hasta que volvió a dirigir su miembro a la misma, llenándome de nuevo. Retomé mis succiones, aumentándolas en el momento que una de sus manos se entretuvo con mi culo, haciendo que arqueara mi espalda, alzando mi culo para darle mejor acceso y Matthew no desaprovechó, azotándolo con fuerza una y otra vez. Tanto que mi piel comenzaba a arder pero demonios, se sentía tan bien. Subí la mirada de nuevo, encontrándome con la suya que me pedía silencioamente aprobación para darle vía libre de follar mi boca como si fuera mi coño. Ni siquiera era necesario que lo hiciera, nunca se lo negaría pero él siempre ponía mi bienestar por encima de todo y era tierno. Me demostraba su amor hasta en los momentos más perversos y calientes que teníamos. Segundos después, Matt estaba embistiendo mi boca sin ningún tipo de reserva, dándome tan duro que sus bolas chocaban contra mi mentón y mis ojos comenzaron a aguarse un poco por la fuerza del impacto. Pero lo amaba. Amaba sentir como su polla llegaba hasta mi garganta, amaba sentir lo dura que estaba y más que todo, amaba probarlo. Nada se comparaba con el exquisito sabor de su polla y de su semen. Ni hablar de las expresiones de placer en su rostro al estar martillando contra mi cavidad bucal. Era tan hermoso. Gemí alrededor de él, incitándolo a que se corriera apenas dio su aviso. Estaba desesperada por que me llenara. Embistió mi boca una última vez antes de comenzar a disparar chorros interminables de semen directamente a mi garganta. Fui rápida al comenzar a tragarme todo lo que me daba, succionando a la vez para asegurarme de estar tomando absolutamente todo de él. No pensaba dejar que ni una sola gota de su deliciosa corrida se desperdiciara. Matthew no dejaba de soltar gruñidos de placer mientras se vaciaba y miraba como yo bebía todo con urgencia. No había mentido cuando le dije que estaba sedienta y él como el buen novio que era, siempre me daba mucho para beber. Succioné una última vez cuando terminó de correrse y tras dar un par de lamidas más, deposité un delicado beso sobre la punta de su miembro. ─ Mierda. ─ Exclamé, dando media vuelta sobre la cama, aprovechando para descansar un poco. Relamí mis labios, saboreando las pocas gotas de semen que habían quedado sobre los mismos antes de mirarlo. ─ Espero que tengas mucho más para darme. ─ Bromeé, sabiendo que Matthew siempre tenía más para mí. Iba a terminar completamente llena de él para cuando termináramos y no me quejaba. Al contrario, estaba ansiosa por ser llenada una y otra vez hasta que no pudiera seguir tomando más. No había mejor sentimiento que ese.

¿Realmente ya no tienes ganas de comerte este mojado y delicioso coñito? ─ Pregunté cuando recordé sus palabras de hace unos momento mientras abría mis piernas completamente frente a su atenta mirada. Mi coñito estaba jodidamente empapado, mis muslos internos brillaban por lo tanto que chorreaba. Llevé una de mis manos a mi centro, solo pasándola por mis pliegues y con eso fue suficiente para terminar con mis dedos bañados de mí. Sin pensarlo, los llevé a mis labios para saborearlos. ─ Mmm, joder, sabe tan bien. ─ Dije en un tono seductor, estudiando a la vez sus reacciones. Podría hacerse el fuerte y aparentar que esto no le afectaba pero yo lo conocía tan bien como para saber que estaba muriéndose por comerme tanto como yo quería que lo hiciera. Bajé mi mano nuevamente, esta vez para estimularme, jugando con mi clítoris por unos segundos, dándome el placer suficiente como para hacerme gemir y retorcerme sobre mi lugar hasta el punto en que llegué a necesitar más y terminé por hundir dos de mis dedos en mi interior. Mis paredes los abrazaron de inmediato y no demoré en estar follándome a mi misma mientras mi mano libre viajaba a una de mis tetas, pellizcando mis pezón. ─ Que bien se siente, joder... mi coñito está tan apretado, tan caliente y mojado. ─ Chillé al sentirme cerca a un nuevo orgasmo. Estaba tan sensible que realmente hasta el más mínimo roce me hacía gritar como una gata en celo. ─ Mmm, mis dedos se sienten tan bien dentro de mí... pero tu lengua se sentiría mucho mejor, mi amor. ─ Mi cuerpo tembló a los pocos segundos de tan solo imaginármelo y no pude detenerlo. Terminé explotando frente a mi novio, mojando aún más mi mano. ─ Dios. ─ Exclamé, soltando un gran suspiro. Saqué mis dedos cubiertos en mi orgasmo y se los ofrecí de inmediato a Matthew con una sonrisa coquera en mi rostro. ─ Pruébame, bebé, y dime si no es lo más rico que has probado en tu vida. ─ Recorrí su labio inferior suavemente, humedeciéndolo con mis jugos pero ni alcancé a terminar de hacerlo ya que él no demoró en recibir mis dedos, limpiándolos y saboreándome en ellos. ─ ¿Quiéres más? ─ Pregunté en un tono inocente cuando terminó. No esperé una respuesta, simplemente me recargué nuevamente sobre mis codos y abrí mis piernas completamente hacia él, ofreciéndome y dejándome expuesta solo para su deleite. ─ Toma todo lo que quieras, cariño. Mi cuerpo es tuyo.
avatar
Mensajes : 2197

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I try to find reason to pull us apart.

Mensaje por goldensky el Vie Sep 15, 2017 4:02 pm


JUSTIN BIEBER.
Por gran parte de la noche, pasé tiempo con los invitados, hablando y agradeciéndoles por ofrecer su ayuda con la llegada de los gemelos. Al menos cada uno de ellos se estaba ofreciendo para cuidar de los bebés si llegábamos a necesitarlos pero creo que no sería necesario usarlos siempre. De cualquier manera, la intención era buena y tierna y tan solo me confirmaba que los bebés ya tenían a más gente que los amaba. Era genial. ─ ¿Dónde está Catalina? ─ Preguntó Emily de repente cuando llegó a mi lado. ─ Quiero jugar un rato con ella. ─ Explicó, mostrándome su muñeca. Ahora que la ternurita de Emily lo mencionaba, ni siquiera yo sabía donde se había metido mi prometida. Pensé que estaría descansando un poco pero ya había pasado demasiado tiempo y la conocía tan bien como para saber que ella nunca abandonaría a sus invitados por mucho tiempo. ─ Iré a buscarla y le diré que venga a jugar contigo, ¿está bien? ─ Mi primita asintió con una sonrisa, subiéndose al sillón donde había estado mientras me disponía a buscar a Catalina. Realmente no tuve que buscar mucho pues no es como si se hubiera ido de aquí y el departamente no era tan grande. Estaba en el cuarto de Leo con Max. Supongo que lo había venido a dejar a dormir su siesta y terminó por quedarse un rato con mi amigo aquí para relajarse un rato. Definitvamente le haría unos masajes apenas todos se fueran y la consentiría mucho. Había sido un día largo y ella merecía ser mimada hasta más no poder. Estuve a nada de llamar la atención de ambos pero al acercarme un poco más, me di cuenta que estaban hablando de algo serio y solo al estar detrás de mi prometida fue que entendía todo. Oh, demonios. No creí que toda la charla de hace rato la hubiera afectado de esta manera. Tanto que lo que tanto temía estaba en la cabeza de Catalina. Ella planeaba regresar a trabajar y estaba loca si creía que iba a permitirlo. Su salud estaba primero, ella lo sabía, ¿entonces por qué tomarse un riesgo tan alto como ese? No lo entendía. Me crucé de brazos, esperando el momento a que ella se diera cuenta que estaba detrás de ella ya que Max lo había notado hace poco y no se atrevió a articular palabra durante todo ese tiempo. Sabía que la había jodido y seguramente estaba esperando a que lo moliera a golpes por esto. Sin embargo, él me importaba poco ahora. Solmamente quería hablar con mi novia y hacerla cambiar de parecer. Hacerle entender que no podía irse por la vida sin cuidado y que no estaríamos tan jodidos como mi tía lo había hecho sonar.  Nosotros estaríamos bien. ─ Yo, um, los dejo solos. ─ Max aprovechó el momento en que Catalina por fin se dio cuenta de mi presencia y salió huyendo de la habitación, cerrando la puerta detrás de él. Miré fijamente a Cata, enarcando una ceja para que comenzara a hablar y al ver que no lo hacía, decidí comenzar yo. ─ Me hubiera gustado que primero hablaras conmigo de esto y no haberlo hecho a mis espaldas, ¿sabes? ─ Creo que principalmente, eso era lo que más me había molestado. Éramos pareja, estábamos comprometidos. Si ella sintió preocupación por nuestra situación financiera, bien pudo hacérmelo saber a mí antes. ─ No sé de que te preocupas. Acaso, ¿no crees que soy capaz de mantenerte a ti y a nuestros hijos por unos meses? ─ Quería que entendiera que ese era mi deber por ahora. El suyo era cuidarse por lo que restara del embarazo, nada más. ¿Era tan difícil de entender? ─ Es solo por un tiempo, Cata, no te estoy impidiendo trabajar para siempre. En cuanto nazcan los gemelos y tengan unos meses, podrás volver a hacerlo pero por favor, comprende que en estos momentos lo mejor para todos es que yo me encargue de los gastos y tú de llevar un embarazo tranquilo sin esfuerzos. Es tu primer embarazo y siempre es el más riesgoso, más si es uno múltiple. Entiende que solo me preocupo por ti. ─ Apesar de mi molestia, no buscaba hacerla sentir mal ni mucho menos ser hostil con ella. No se lo merecía. Suficiente tenía ya con sus cambios hormonales como para que yo viniera ahora y me comportara como un perfecto imbécil. ─ Sé que lo que dijo mi tía te dejó preocupada pero no tiene por que ser igual con nosotros. Vamos a estar bien, tengo dinero ahorrado. Varias de las cosas de Leo, se las podemos dar a los gemelos para no tener que gastar en más cosas. Hay solución para todo, preciosa, no tienes que regresar a trabajar. ─ Tomé sus manos entre las mías, entrelazando nuestros dedos. ─ Sé que amas tu trabajo y jamás te pediría que lo dejaras pero el hospital no es el mejor ambiente para ti en tu estado. Además, si regresas, nada te garantiza que Max pueda conseguirte un puesto donde tú quieras. No quisiera que te abrumaras y estuvieras corriendo de un lado a otro. ─ Esperaba poder convencerla de pensarse las cosas mejor con todo lo que le decía. Quizás se daba cuenta que algo razón tendrían mis palabras y se imaginara como sería de estresante su vida en el hospital a comparación de quedarse en casa, descansando tranquilamente con Leonel. Pero también sabía que ella era tan testaruda como para decirme que no le importaría eso y que de todos modos iría contra todo lo que le pedía. Solté un suspiro e hice una pequeña mueca, tratando de pensar en alternativas para esta situación. ─ ¿No podrías hacer algo más? ─ Cuestioné. ─ Algo más tranquilo, no sé, algún trabajo de recepcionista, algo donde no tengas que moverte mucho en un ambiente más calmado. ─ Si no iba a sacarla de su idea, entonces no me quedaba más que tratar de negociar y llegar a un acuerdo. Si ella tanto deseaba trabajar pues podía hacerlo en otra area, al menos durante el embarazo. ─ Me sentiría mejor si fuera en un lugar asi. Además, no sería permanente, sería hasta que nazcan los gemelos. Después puedes ir al hospital y realizar cirugías si quieres. ─ Dije en un tono más liviano, no quería terminar esto en un discusión. ─ Piénsalo, ¿sí? No tomes decisiones ahora solo porque te asustaste. No quisiera que después te sientas miserable y te arrepientas. Solo quiero lo mejor para ti y nuestros bebés. ─ Rodeé su cintura, acercándola a mí para abrazarla y besar sus labios cortamente. ─ Pero de verdad me gustaría que no trabajaras. Puedes usar este tiempo libre para comenzar a planear la boda o pensar en nombre de bebés. ─ Bromeé, descansando mi mentón sobre su coronilla. ─ Y piensa en Leo también. Él te extrañará demasiado si te vas. ─ Odiaba tener que usar a nuestro pequeño como forma de chantaje pero ¿qué más que quedaba? De alguna manera tenía que hacerla entrar en razón.
avatar
Mensajes : 2197

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I try to find reason to pull us apart.

Mensaje por tastethesecookies el Sáb Sep 16, 2017 7:33 pm


CATALINA AUBREY
Mire como Max huía de nosotros y es que no lo culpo, yo mismo lo haría también si es que no tuviera que responderte a Justin. Suspiré por unos segundos tratando de encontrar las palabras correctas para explicarle mi situación, pero él fue más rápido y habló dejándome saber cómo se sentía. Me cruce de brazos, preparándome para su molestia pero sé que si el entendiera mi posición no estaría siendo tan duro conmigo. ─ Solo lo estaba pensando. ─ no era como si estuviera aceptando un trabajo ahora mismo, solo iba en ese rumbo nada más. Mordí mi labio inferior para no responder a su siguiente pregunta y es que él estaba en toda la razón, no estaba segura si él pudiera con todo esto. O sea, lo conozco y no queria darle más de lo que puede manejar, ya que todo esto yo mismo lo había provocado. Después Justin vuelve a explicar su declaración y entonces empiezo a entender su posición. Y es que tampoco he dejado de pensar en eso, entendía que él estuviera preocupado porque yo también lo estaba pero debíamos de pensarlo bien, con hechos...y si cumplía los tres meses de embarazo, entonces tendríamos una alta posibilidad de que este embarazo estaría bien. Tendríamos a nuestros bebés sanos y no teníamos de que preocuparnos. Se que era difícil pero no podía simplemente quedarme de brazos cruzados y dejar que él se encargara de todo cuando sabía que sería más difícil para él que para mí. Suspiré tratando de captar sus palabras de una buena manera pero el hecho de que Justin ni aceptara que necesitamos el dinero me hacía frustrar aún más. Tenía toda una combinación de sentimientos y todo gracias a mis hormonas, no quería cagarla y es por eso que tenía que pensar bien en lo que iba a decir. Pobre Justin, de seguro él se siente así todo el tiempo. Traté de sonreír ante sus palabras pero lo único que me salió fue una mueca. Sé que el tenía todas las ganas de calmarme y de hacerme sentir mejor pero no lo estaba logrando y no era su culpa. Ambos éramos muy diferentes y él no podía ser adivino para saber en qué estaba pensando. La idea de usar sus ahorros o darle algo reciclado a los bebés no era mi idea para sentirme bien o hacerme feliz. Me hacía preocuparme aún más y honestamente esta conversación ya me estaba dando nauseas y todo porque mi cabeza no dejaba de dar vueltas. Se supone que estos bebés fueron planeados, pero no los estamos tratando como tal y me sentía tan mal, si me hubiera controlado nada de esto estuviera pasando. Mis bebés tendrían una casa y las cosas necesarias ya listas. Pasaron unos segundos hasta notar que nuestras manos estaban entrelazadas por lo que baje mi mirada para jugar con sus dedos mientras lo seguía escuchando. Él era tan tierno que me dolía, ni siquiera sabía ya si debía merecerlo. Nunca debí meterlo en esto. Él tenía tanta razón, quizás las cosas no saldrían como yo me lo esperaba con Max pero era por eso que había puesto mis necesidades en orden, si es que Max no alcanzaba a cumplirlas pues no aceptaría y ya. La vida en el hospital era estresante, Justin tenía razón y debí pensarlo antes, ¿que era lo que me estaba pasando? ¿Como no pude darme cuenta de eso? Con razón el pobre estaba tan molesto, ya de por sí me pongo sensible con todo así que peor me iría en un ambiente como ese, pero después pensaba en la paga y esas dudas se me iban. Nos caería muy bien el dinero ahora más que nunca. Fruncí mi ceño y levante mi mirada topándome con la suya, ¿hacer algo más? No tenía idea de lo que significaba. Solté una risa y negué rápidamente. ─ No soy buena para nada más, Justin. No creo que me den trabajo de recepcionista. ─ susurre. Prácticamente sería un desastre, es por eso que estudie lo que estudie de otra forma ya se me hubiera ocurrido algo más. Y de recepcionista no ganaría tanto como doctora, así que no nos serviría de mucho. Suspiré escuchando cómo mi novio trataba de convencerme pero no iba a lograrlo, si tuviera talento para otra cosa lo consideraría pero no servía para nada más, ya había intentado un centenar de cosas y ninguna funcionó. ─ Entiendo. ─ quizás él tenía razón y debía de pensarlo mejor mas no por susto como lo estaba haciendo ahora, pero en parte mi locura tenía razón y la lógica de Justin también. Diablos, no podía estar más confundida. Quizás debería de hacerle caso a mi novio ya que al parecer él estaba siendo el más sensato de los dos. Sonreí, colgando mis brazos en sus hombros a la vez que Justin rodeó mi cintura y no tarde en besarlo con gusto. No debería de seguir dándole problemas, mejor me quedaría callada y sería buena tal y como él lo quería en estos momentos. Acaricie su cuello mientras seguía pensando en sus opciones, pero Justin no estaba pensando en todo así que espere a que terminara de hablar para responderle. ─ Sé que Leo me extrañará pero es por su bien, ¿entiendes? Solo quiero lo mejor para él, él no tiene por qué pagar por algo que nosotros hicimos. ─ eso de darle las cosas de mi bebé a los nuevos bebés era una mala idea. Digo, ¿qué tal si Leo se trauma o algo? Él ya había sufrido suficiente por culpa de Juliette y ahora lo que menos quería era que se sintiera excluido o menospreciado. ─ Fue mi idea la de tener bebés, Justin. Y no es justo que ahora tú seas quien tenga de sacrificar todo, sé lo duro que has trabajado para lograr todo esto y no quiero hacerte daño. ─ musité arrepintiéndome de lo feo que había sonado aquello pero si quería que él me entendiera, debía decirle todo como es. ─ Te amo, y gracias por lo que estás haciendo. Eres el mejor y nunca me cansare de decírtelo. ─ no habían palabras que pudieran describir cuánto lo adoraba, pero quería hacer las cosas bien. ─ Quisiera usar ese tiempo para hacer lo que dices, pero no podemos organizar una boda si es que no hay dinero. ─ reí suavemente de tan solo pensar lo tierno que fue cuando lo dijo. Amaba su inocencia y lamentaba tener que romperla así como así. ─ ¿Que tal si abro un consultorio mientras tanto? ─ levante una ceja ante mi idea repentina. Quizás eso sería mejor pero al ver la duda en la cara de Justin, pues me eche para atrás de nuevo. ─ Está bien, entiendo. Lo dejaremos así, supongo que trabajando también se me puede pegar una enfermedad o que se yo. ─ la mente cada vez se me estaba iluminando más de alguna forma, así que Justin había tenido toda la razón. ¿Como hacían las doctoras cuando estaban embarazadas? Esto parecía ser tan difícil. ─ Es que me siento acorralada, quiero ayudarte de alguna forma pero lo único que sé hacer no lo puedo hacer y se siente tan mal. ─ suspiré con desesperación, tomando su rostro entre mis manos para picotear sus labios. ─ Me siento tan inútil, pero tienes razón. Eres demasiado inteligente, osito. Haré todo lo que tú me dices, seré obediente como te gusta. ─ le guiñe coquetamente para después capturar sus labios entre los míos y besarlo apasionadamente. Podría comérmelo ahora mismo sin importarme que aún hubiera invitados allá afuera. ─ No se qué haría sin ti, de seguro moriría. ─ en su debido momento dude una y otra vez si debía de perdonar todos nuestros errores y darnos una nueva oportunidad pero ahora agradezco que le haya dado mi corazón sin importar cuantas veces lo haya roto. Lo amaba tanto que solo Justin podía convertirme en sumisa, no podía esperar por casarme con el. ─Supongo que podemos pedir un préstamo para la boda, ¿en serio quieres que la planee? ─ pregunté dejándome de importar el hecho de endeudarme, de todos modos no me quedaba de otra por ahora. ─ Pero quiero algo pequeño y elegante, me gustaría casarme en la granja con todos los cerditos y las vacas mirándonos. ─ bromeé soltando una carcajada pero no pude evitar en imaginarme lo lindo que sería. ─ ¡Es perfecto! ─ solté con emoción, esta era otra prueba de como mis hormonas me afectaban. ─ Vamos, osito. Hagámoslo en la granja y si quieres podemos consumar nuestro matrimonio en el establo, dejaré que me folles en cualquier lugar.
avatar
Mensajes : 1363

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I try to find reason to pull us apart.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 38 de 39. Precedente  1 ... 20 ... 37, 38, 39  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.