Últimos temas
» Mi verdadero hogar está en tus brazos
Hoy a las 3:01 am por herondale

» ;waiting for the sun to chase me ☀
Hoy a las 1:44 am por herondale

» w i l d f l o w e r s;
Hoy a las 1:35 am por herondale

» ~K&M{♥}
Ayer a las 11:46 pm por CrazyforJagan

» pied piper ✹
Ayer a las 11:10 pm por byunosh

» ¿rol? ♡
Ayer a las 9:23 pm por venusianmermaid

» Mon amour, je sais que tu m'aimes aussi .♥
Ayer a las 9:22 pm por venusianmermaid

» what about us
Ayer a las 9:20 pm por byunosh

» 'cause you got me in my f e e l i n g s ♣
Ayer a las 9:17 pm por venusianmermaid

Afiliados del Foro
Afiliados hermanos 0/5
Directorios y Recursos
Afiliados Elite 0/44

I try to find reason to pull us apart.

Página 41 de 44. Precedente  1 ... 22 ... 40, 41, 42, 43, 44  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: I try to find reason to pull us apart.

Mensaje por tastethesecookies el Jue Oct 05, 2017 8:23 pm


MATTHEW DADDARIO
Tragué saliva sin poder saber que podía pasar a partir de ahora. Los padres de mi novia estaban prácticamente helados, mirándonos sin poder creerlo hasta que por fin la risa de mi suegra termina retumbando en mis oídos. Lo siguiente, simplemente me deja sin palabras y es que no tenía ni forma de cómo contestar a todo esto. Estaba cansado de seguir intentándolo, debe de ser porque nunca me he visto envuelto en estás cosas y Victoria no me había preparado para esto, quizás si me hubiera avisado hubiera practicado algunas frases para estas situaciones. Afortunadamente, Victoria hablo ayudándome con esto así que por ahora me siento más tranquilo. Quizás con su hija ya verían esto de una forma más sería. Pero cuando mi prometida termina con sus tiernas palabras, su mamá rápidamente se pone a la defensiva de nuevo y lo que suelta solo me deja aún más impactado. ¿Como es que esto estaba pasando? ¿Por que decía esas cosas? Bueno, tal vez por que recién me están conociendo y estaban asustados por su hija, si era así yo mismo me tomaría un tiempo para conocerlos mejor y aunque quería decirles eso pero Victoria decidió responderles y dejar en claro de una buena vez. Suspiré cuando me nombró y aunque le agradecía que estuviera sacando la cara por mi, no quería que se peleara con sus padres. No habíamos venido aquí y preparado todo esto para que esto sucediera. Levante mi mano y la puse sobre la de mi novia, apretándola suavemente para que se tomara esto con calma. Aunque sus padres estuvieran recriminándonos, eso no significaba que estaba del todo mal. Aún seguía pensando que se comportaban así porque no me conocían demasiado, era lo único que se me ocurría pensar. ─ No hay ninguna prisa y tampoco somos tan jóvenes. ─ se podía decir que estábamos en una edad media y no había nada de qué preocuparse, no es como si el matrimonio fuera nuestra principal meta ahora. Victoria había dejado bien en claro que primero debía de terminar de estudiar y de ahí si venía el resto, y no podía estar más de acuerdo con ella. Aún así, su madre siguió hablando y hasta llegue a pensar que quizás ella estaba más en contra que cualquier otro de nuestro matrimonio y no entendía por qué, hasta había aceptado llevarla al trabajo para su comodidad y ahora me estaba tratando de una manera tan despectiva e incluso insinuando que se necesitaba de un embarazo como para casarnos, pero rápidamente y por suerte, Victoria decide calmarla. Aunque había esperado que ya no hubiera más, su madre parecía tener muchas cosas que decir y lo siguiente simplemente me hace hervir la sangre. ¿Estaba atreviéndose a hablar de Victoria de esa manera? ¿Que clase de madre hace eso? No podía no sentirme culpable por todo esto. Si no hubiera querido decirle a sus padres nada de esto estuviera pasando y Vic no tuviera que pasar por toda esta vergüenza. ¿Esto en verdad estaba pasando? Parecía que mi mala suerte había vuelto y no tenía manera de cómo controlarlo. Mire de reojo a Victoria y pude notar su enojo, y no estaba de más. Lo mejor que podíamos hacer es irnos y ya, acabar con esto. A pesar de que Victoria sale en la defensa de nuestro amor rápidamente, no puedo evitar querer terminar con esta reunión de una buena vez, no había de otra, aunque siguiéramos intentándolo, sabía que por su actitud no iban a dar vuelta atrás. ─ Entonces no dejaremos que te cases con el. ─ su madre aún seguía siendo el centro de atención de toda esta discusión así que para cuando llegó el mesero con la comida, ya toda él hambre se me había acabado. ─ Lo queremos para llevar. ─ ordene sin siquiera pensar demasiado en ello. Nos iríamos de aquí y punto, quizás así ellos se darían cuenta de lo poco comprensibles que están siendo. El mesero rápidamente tomó nuestros platos y se los llevó de vuelta. ─ No sé por qué piensan así, pero debo dejarles en claro lo que está pasando con nosotros. ─ murmuré tomando toda la paciencia que aun me restaban. ─ Lo que les pasó a ustedes no nos pasara a nosotros, porque primeramente Victoria no está embarazada y no estamos obligados a casarnos. ─ sé que esto es lo peor que pude haber dicho en estos momentos cuando todo el mundo estaba echándole en cara eso a mi novia, pero quería dejarles en claro todo de la manera más sería posible. Ni estaba jugando y ya era hora de que lo supieran. ─ Quiero casarme con ella porque ha sido mi sueño, y sé que suena ridiculo para ustedes pero es la verdad. ─suspiré. ─ No lo haremos ahora, nos tomaremos nuestro tiempo pero era lo correcto que supieran que estábamos comprometidos. ─ explique mirando a mi novia para tratar de darle ánimos, todo iba a estar bien y como ella mismo lo había dicho nada de esto importaba. Ambos nos amábamos e íbamos a estar bien. ─ Si están así porque no nos conocemos bien, no hay problema. Podemos intentarlo, podemos almorzar más seguido o hacer algunas reuniones, no hay razón para que desconfíen de mi. ─ asegure.─ Dios, Victoria. ¿En serio harás que tu novio nos haga seguir perdiendo el tiempo? ─ me pase las manos por el rostro, desesperado por no saber que más hacer ante todo esto. ─ Lamento haber pensado que esto saldría bien, que se pondrían felices por su hija y dejarían sus diferencias atrás. ─ no era lo mejor echarles en cara todo lo que habían hecho, pero Victoria no se lo merecía y me daba rabia el daño que le estaban haciendo. ─ Les hice perder su tiempo así que como no hay forma de que se den cuenta de cuanto amo a su hija y de lo increíble que es, entonces...será mejor que acabemos con esto. ─ sentencie y me levante de la mesa apenas el mesero volvió con nuestras bolsas, no iba a dejar que siguiera avergonzando a mi futura esposa así que hasta aquí había llegado. Pague la cuenta, dejando unos billetes en las manos del chico y tome a mi novia. ─ [iPerfecto, Victoria se encontró a otra persona idéntica a ella, igual de irrespetuosa ─[/i]Ahora entendía perfectamente porque mi novia no quería saber nada de ellos, debí haberle hecho caso pero por lo menos esta fue solo una lección que ya me quedo muy clara. ─ Lo siento, fue un gusto verlos. ─ musité sin hacerle caso a sus insinuaciones. Recogí las bolsas y entrelace mi mano con la de mi novia para salir del restaurante. Lo mínimo que me ganaría de ellos es el odio eterno y encima que nuestros futuros hijos puedan padecerlo, no era justo. Abrí la puerta de copiloto del auto para que mi novia entrara y cuando se acomodó, rápidamente fui hacia mi puerta para poder entrar y conducir de vuelta a nuestra casa. ─ ¿Quieres que compre helado o un pastel? ─ pregunté.
avatar
Mensajes : 1471

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I try to find reason to pull us apart.

Mensaje por goldensky el Vie Oct 06, 2017 2:36 pm


VICTORIA JUSTICE.
No entendía porque ahora de la nada le "preocupaba" tanto a mi madre. Nunca antes le importó lo que hiciera o me pasara, ¿qué había cambiado ahora? Dudaba que fuera una preocupación real. Quizás estaba tan infeliz con su propia vida que quería que el resto del mundo también lo estuviera con ella. No encontraba otra explicación. Quise decirle a Matt que no era necesario tan siquiera llevarnos la comida. A estas alturas, solo quería largarme de aquí. No creía poder seguir soportando escuchar a mis padres oponerse y pelear entre ellos. Estaban llamando la atención y es que podía sentir las miradas de los demás presentes sobre nosotros. Dios, no había nada más humillante que esto. Todos estaban escuchando como mi madre me insultaba a mí y a Matthew. Fijé mi mirada hacia otro lado mientras mi novio se dirigía a ellos, ni siquiera quería seguir mirando a mis progenitores porque no quería terminar por decir otra cosa que solo empeoraría todo aunque... ¿podría empeorar aún más? Esto ya era un desastre. Y aún así, Matt estaba buscando la manera de hacer entrar en razón a mis padres, incluso ofreciéndose a pasar más tiempo con ellos. Pero Serene solo lo vió como una molestia más, generando aún más frustración por parte de mi novio que ya no encontraba la manera de arreglar esto. La verdad, no había como hacerlo y pronto él se dio cuenta de ello y no tardó en estar diciéndoles sus verdades, entrando en mi defensa. Me tomó un poco por sorpresa que lo hiciera y ni siquiera pude detenerlo por eso. Era lo mínimo que merecían después de lo mal que se habían portado con él aunque también sabía que eso no los haría cambiar. Nada haría que entraran en razón y era lo que más pena me daba. Matthew solo perdía su tiempo también. No fui capaz de articular otra palabra más y tal y como había sido al llegar, Matt tuvo que encargarse de mí de nuevo al terminar de pagar la cuenta porque no podía funcionar ahora. Lancé una última mirada a mis padres tras el último comentario de Serene. Podría ser la mujer que me dio la vida pero joder, ganas de realmente insultarla no me faltaban. Matthew solo había tratado de encontrar la manera para que lograran llevarse bien y ni ella ni mi padre habían sido lo suficientemente decentes como para al menos intentarlo. ¿Y se atrevía a llamarlo irrespetuoso a él? Tragué en seco, tomando un respiro y dejé que mi prometido me llevara consigo fuera del restaurante hacia el auto donde me apresuré a entrar. Quería llegar a casa y simplemente olvidar. Negué ante su pregunta, agachando la mirada hacia mis manos. Estaba tan avergonzada que ni siquiera podía mirarlo a los ojos. ¿Cómo lo hacía? Por culpa de mis padres pasó un mal rato. El camino a casa fue silencioso. No tenía palabras para lo ocurrido. Era una verdadera mierda.

Matt dejó las bolsas de comida sobre la mesa mientras me encargaba de cerrar la puerta detrás de nosotros. Quería irme a la cama y dormir un rato para no seguir pensando pero tampoco quería simplemente irme sin disculparme con mi novio por lo que vivió por culpa de mis padres. Aunque estuviera muriéndome de vergüenza, debía hacerlo. ─ Lo siento. ─ Murmuré, sintiendo un nudo formarse en mi garganta. Matthew volteó a mirarme y me obligué a mantener mis ojos sobre los suyos. ─ No tenías por que pasar por eso, ni mucho menos tener que soportar los insultos. No te lo merecías. ─ Esto no era fácil y me dolía. Me dolía que siempre era yo la que traía los problemas que luego él trataba de solucionar, no era justo. Fue imposible controlar mis lágrimas y cuando menos lo esperé, estaba llorando descontroladamente frente a él. Hubiera querido que todo hubiese sido igual de lindo como cuando nos reunimos con la familia de Matt. Ellos no habían hecho más que recibirme con los brazos abiertos y habían estado tan felices por mi novio que casi lloraban. No se lo había hecho saber y había tratado de no demostrarlo pero lo había envidiado tanto en ese momento. ─ No sabes cuanto quisiera tener una familia como la tuya. Sé que a veces te quejas de lo intensos que pueden llegar a ser pero no sabes cuanto desearía poder tener eso. Eres tan afortunado de tener a unos padres que te aman y se preocupan por ti. ─ Incluso tenía la suerte de tener hermanas. Cuando era niña, deseaba tanto tener un hermano o una hermana para no sentirme tan sola pero luego recordaba lo infeliz que era yo con mis padres y como me trataban a mí que hacer pasar a otro ser inocente por lo mismo me pareció injusto. Además, mis padres nunca hubieran tenido otro hijo ni aunque se los pidiera. ─ Sé que digo que no me importa lo que piensen mis padres de mí y que no importa nada de lo que digan pero la verdad es que en el fondo desearía que les importara un poco, solo un poco como hija. ─ Sollocé. ─ Quisiera que por una vez en sus vidas me dijeran que están felices por mí, que los he hecho orgullosos y que dejaran de criticar absolutamente todo de mí. ─ Me hacía aún más triste pensar en que mi boda no iba a ser como las demás. ¿Quién me entregaría a Matthew en el altar? ¿Quién iba a darme apoyo durante todo la noche? No tendría nada de eso... Joder, ¿qué le diría a nuestros hijos cuando preguntaran por sus abuelos maternos? ─ He estado buscando su aprobación desde que era una niña, Matt, y aunque a veces me convenzo de que no la necesito, quisiera tenerla. Pero nunca supe que hacer o decir para obtenerla, ¡todavía no sé que hacer! ─ Todo lo que hacía en sus ojos estaba mal. Aún cuando hacía lo que querían, encontraban como hacerme sentir como la mierda misma. No sabía que era lo que esperaban de mí. Tal vez nunca lo descubriría y supongo que ya no importaba. ─ Soy tan patética, por Dios. Ellos ni siquiera se preocupan por mí y yo estoy aquí llorando por ellos. ─ Limpié mis lágrimas rápidamente, queriendo dejar de llorar porque sabía que no merecían que lo hiciera por ellos pero los sentimientos me ganaban. Había estado lidiando con esto toda mi vida y nunca me había podido desahogar con nadie porque me había acostumbrado a guardarme todo. Y no, no era sano pero asi había sido la forma en que yo creí estar protegiéndome. Pensaba que si ignoraba todo aquello, simplemente lo olvidaría y no me afectaría. Como siempre, estuve equivocada.
avatar
Mensajes : 2352

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I try to find reason to pull us apart.

Mensaje por goldensky el Vie Oct 06, 2017 2:38 pm


JUSTIN BIEBER.
Joder, cómo había extrañado escucharla gemir mi nombre y ver su expresiones de placer. Era tan hermosa. Sonreí contra su piel ante sus palabras. Dudaba mucho que llegaría el día en el que le dijera que me dejara en paz. Siempre iba en busca de ella. Era mi adicción y eso nunca iba a cambiar. Mis labios siguieron entreteniéndose en sus tetas mientras Catalina comenzaba con sus movimientos. Gruñí, apretando mi agarre sobre sus caderas. Maldición. Su coño era tan perfecto. Todo esto era tan perfecto. Nada se comparaba al estar dentro de esa hermosa mujer y hacerle saber cuanto la amaba. Tuve que contenerme un poco para no reir al escuchar su pregunta. ¿Cómo me preguntaba eso? Decir que me gustaba era poco. ─ Me encanta, preciosa... no sabes lo bien que se siente ese coñito. ─ Murmuré. Era tan bueno que tenía que dejar de perderme tanto en las sensaciones o terminaría por correrme antes de tiempo. Quería hacer que esto durara lo más posible pero a juzgar por sus movimientos, dudaba que ella lograra aguantar por mucho más tiempo. Lo bueno era que mi novia se recuperaba bastante rápido asi que realmente no presentaba un problema. Solo no quería dejar de sentirla rodearme como lo estaba haciendo ahora. Alcé mi rostro hacia ella, sonriendo ampliamente al ver como perdía el control y comenzaba a gritar sin importarle absolutamente nada. Como lo hacía siempre. Podía notar que ella estaba tan cerca de culminar y sus lágrimas tan solo lo confirmaron. Estaba literalmente llorando de placer y eso tan solo hincho mi pecho de orgullo. Era bueno saber que después de pasar por tanto estrés, ella estuviera relajándose y olvidándose de todo lo malo solo para estar gozando como nunca. Merecía esto y más. Mucho más. ─ Catalina. ─ Jadeé su nombre cuando sentí su coñito ceñirse todavía más a mí, anunciando su clímax. Sus movimientos se descontrolaron, sus caderas se movían de arriba a abajo tan rápido y sus pechos saltaban arduamente. Realmente tomó todo de mí para no venirme en el momento que ella se dejó ir y empapó mi polla con su delicioso orgasmo. Sostuve su cuerpo por esos cortos sengundos en el que se encontraba temblando sobre mí todavía hasta que logró calmarse. Sonreí al verla bajarse de mí, tan solo para terminar tumbada a mi lado para descansar un poco y dejarme saber lo rico que se había corrido. Esperaba que estuviera lista para más porque definitivamente no sería el único orgasmo que le daría. Planeaba darle muchos más. ─ Hey, no tienes de que disculparte. ─ Aseguré. Después de todo, a mí me encantaba darle placer. Siempre lo ponía por encima del mío. ─ Estuviste increíble. ─ Le guiñé un ojo mientras soltaba una suave risa. ─ Oh, cariño, me meteré en ese coñito hasta que no puedas soportarlo más. ─ Comenté, quedando completamente embobado al verla abrirse de piernas para mí. Su coño estaba tan mojado que se me hizo agua la boca al verlo asi. Si no estuviera con tantas ganas de seguir hundiéndome en él, ya estar devorándomelo ahora mismo. ─ El afortunado aquí soy yo. ─ Susurré después de morder su labio inferior mientras me acomodaba entre sus suaves y largas piernas. ─ Mmm, estás haciendo muchas promesas, cariño... espero que cumplas. ─ Mascullé en un tono divertido. Sonaba como un gran plan pero claro que la dejaría descansar después. Le traería la cena a la cama e iba a mimarla apenas termináramos con todo esto porque ella se lo merecía. Relamí mis labios, manteniendo mi mirada sobre la suya mientras guiaba mi miembro una vez más a su chorreante coñito. Deslicé mi glande a lo largo de su hendidura, disfrutando de su calidez y su humedad por unos instantes antes de humdirme de nueva cuenta en su estrecho interior. Apoyé mis manos sobre su cabeza, manteniéndome quieto solo para no terminar por venirme de una vez. Me sentí como un adolescente haciéndolo por primera vez de lo tanto que estaba conteniéndome pero no podían culparme. Cualquiera se volvería loco si probara el increíble coñito de Catalina. ─ Joder, que rico se siente tu coñito. ─ Era una completa delicia. La manera en que siempre me recibía al ceñirse a mi alrededor... diablos, era un pedazo de cielo en la tierra. Deposité un corto beso sobre su frente y comencé a retirarme, dejando solo la mitad de mi polla dentro de ella. Después, la embestí de nuevo. No lo hice tan duro como hubiera deseado hacerlo, su bienestar seguía siendo prioridad, después de todo. Pero tampoco era tan lento, solo estaba tratando de encontrar el ritmo perfecto que ella pudiera soportar. Me incliné hacia sus pechos, acercando mi boca a ellos para comenzar a lamerlos. Mi lengua jugó con sus sensible pezones, sintiendo como endurecían con el pasar de los segundos. ─ Follaré estas lindas tetas apenas termine de llenar tu coño, mi amor. ─ Anuncié, dando un golpe a uno de sus pechos que lo hizo rebotar con fuerza. Subí mis labios hasta llegar a su cuello, devorándolme con desesperación. No me importaba si le dejaba marcas o si ella me las dejaba a mí por lo tanto que rasguñaba mi espalda ahora. Solo serían un reacuerdo de lo bien que la estábamos pasando ahora. Martillé contra su cuerpo, acelerando mis embestidas un poco más. Su cuerpo vibraba debajo del mío y no dejaba de pedirme que siguiera. No era necesario hacerlo, yo no iba a detenerme. Mordí la piel de su cuello antes de volver a enfocarme en su rostro. Ella me miraba con tanto amor que era casi increíble pensar que esto era real. Nadie iba a amarme tanto como ella, lo sabía muy bien. ─ Te amo, Cata... ─ Jadeé sin despegar mis ojos de los suyos. ─ Te amo tanto. ─ Gruñí en el momento que su coñito me succionó aún más. Ya no podría aguantar más. Necesitaba correrme, dentro de ella. Ahora. ─ Mierda. ─ Vociferé, dando una última profunda embestida mientras me corría en su interior.
avatar
Mensajes : 2352

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I try to find reason to pull us apart.

Mensaje por tastethesecookies el Sáb Oct 07, 2017 10:13 am


CATALINA AUBREY
No te preocupes, mi osito, yo cumplo todas mis promesas. ─ sonreí mordiendo mi labio inferior de tan solo verlo acomodarse sobre mi, listo para metérmelo de nuevo como tanto me estaba muriendo de ganas. Enrede mis brazos alrededor de su cuello y no pude evitar controlarme y robarle un beso. Chillé, quejándome un poco mientras él seguía rozando su polla contra mi hendidura, como si no estuviera matándome de ansias porque se hundiera en mi de una buena vez. Abrí mis ojos hasta el tope cuando eso pasó, por lo que subí mis piernas aún más para una mejor penetracion. Esto se sentía tan bien que parecía tan irreal, podría correrme como unas cinco veces en este momento, una y otra vez sin importarme nada más. Pero al parecer a Justin también se le estaba haciendo difícil controlarse y es por eso que toma sus cuidados conmigo, mi novio se quedó quieto por unos momentos y yo no pude negarme, no me quedo de otra que aguantar por ahora. Al menos ya no me sentía tan mal por ser la única aquí tratando de no correrse por lo sensible que estaba. Sonreí y deje que sacara su polla un poco de mi para después volver a hundirse de nuevo, dejándome prácticamente sin aire. No era tan violento como lo acostumbraba pero eso sí, seguía siendo bueno, tenía que acoplarme a este nuevo estilo ya que por mi estado era lo mejor ir despacio. Acaricié su rostro entre mis manos, viéndolo en cada momento sin poder detenerme. Él era tan hermoso y único, jamás me cansaría de él y de saber que era mío, podía casarme en este mismo instante y no tendría problema. Lo quería para siempre y de eso no había duda. Justin siguió con sus embestidas, penetrandome tan rico que no pude evitar gritar a todo pulmón, me sentía en el mismo cielo ahora mismo y no quería que nada más que tenerlo así por horas. Deje que Justin se inclinara hasta alcanzar mis tetas, las cuales no dejaban de moverse de un lado a otro, y aunque era nuevo para mí, no podía evitar quererles sacar provecho a mis nuevos grandes bultos. Y él parecía estar disfrutándolo también, comiéndomelos con una locura indescriptible. Solté varios gemidos de aprobación por lo bien que se movían sus labios encima de mis pezones. ─ Follalos y llénalos todo lo que quieras. ─ murmuré, dandole mi aprobación aunque no era para nada necesaria. Él podía hacer lo que se le venga en gana conmigo y yo no lo discutiría. Lo que más quería ahora era que llenara cada parte de mi, sin ninguna piedad. Di un grito sintiendo como se atrevió a darme un golpe en uno de mis pechos y lejos de molestarme, me gusto más. Enrede su cabello entre mis manos, levantando mi cuello para darle paso a que me besara allí, devorándome por completo. ─ No te detengas, mi amor. ─ balbuceé como pude mientras apretaba aún más mi agarre de mis piernas en su cadera, invitándolo a que me lo metiera más al fondo. Justin entiende lo que necesito, y sin perder más tiempo, mi futuro esposo empezó a darme un poco más fuerte. Enterré mis uñas en su espalda, olvidándome de todo autocontrol que aún me quedaba, esto se sentía tan bien que lloraría otra vez. Arqueé mi espalda y deje que mis piernas temblaran en cada delicioso golpe que Justin daba contra mi débil cuerpo. Abracé su cuerpo más al mío, dejando que mis tetas se pegaran contra su sudoroso torso, mis ojos se conectaron con los suyos y lo único que pude hacer para darle ánimo, fue sonreírle con todo el amor y el orgullo que tenía para él. ─ Maldito sea, me vas a matar. No te detengas. ─ susurré sin dejar de verlo en cada movimiento que el seguía haciendo contra mi. Coloque una de mis manos en su rostro para acariciarlo con toda ternura al escuchar como me estaba hablando. Dios, no sé qué haría sin este hombre en mi vida, le daría un montón de hijos por ser simplemente como es. ─ Yo también te amo, Justin. No puedo vivir sin ti. ─ solté dejándome llevar de una buena vez. Mi coño prácticamente lo succiona al instante y entonces se que Justin lo tomara de la mejor manera. ─ Lléname, Justin, lléname. ─ pedí con mi mirada fija en sus expresiones mientras sus movimientos se descontrolaron por completo, haciéndome entrecerrar los ojos por tanto placer. Admiré cada expresión y cada momento mientras él se corria dentro de mi, llenándome aún más de lo que lleno mi boca. Enterré mis uñas de nuevo en su espalda de tan solo sentirlo y esbocé una gran sonrisa de satisfacción, me había corrido de tan solo verlo hacerlo. Me encantaba hacerlo feliz y jamás pude imaginar que Justin me hiciera sentir de esta manera, lo consideraba demasiado bueno e increíble para mí, no sé cómo había terminado con un hombre como él. Es mejor de lo que yo esperaba. ─ Me follas tan bien, mi amor, tienes la mejor polla del mundo. ─ reí. Guíe su rostro de nuevo hacia mi, devorándome sus labios mientras lo sentía moverse de nuevo dentro de mi al terminar de correrse, dio varias profundas embestidas que me llevaron de nuevo al orgasmo. Me apoye sobre su cuerpo mientras mis piernas seguían temblando, ya que eso había estado tan fuerte que mi pecho ahora no dejaba de subir y bajar. Lo bese apasionadamente, dándome la vuelta aún con el en mi interior, sinceramente no quería que saliera jamás de ahí. Ambos quedamos acostados de lado, besándonos con suavidad pero con todo el deseo que aún nos quedaba por aprovechar. Espere por unos minutos hasta que sentí a Justin nuevamente duro dentro de mi, por lo que no pude evitar y me moví suavemente sobre su polla. ─ Jamás podré cansarme de ti. ─ aseguré, dejando caer mi cabeza entre su cuello mientras él ponía sus manos en mi culo para ayudarme a moverme encima de su polla. Amaba que siempre estuviera tan listo, creo que cualquier mujer estuviera encantada con ello. Recorrí su suave cuello con mi lengua, ahogando mis gemidos de completo placer en su piel. ─ Oh Dios mío, mi coñito te toma tan bien. ─ él era perfecto para mi, no había duda de ello. Todos mis agujeros le pertenecían y eso se notaba cada vez más. ─ Llénalo de nuevo y te dejaré disfrutar de mis tetas. ─ cada vez que Justin me decía que haría algo, sabía que lo cumplía así que sabía que esta noche no me salvaría de entregarle mis tetas también. Justin tenía tanto por darme que era imposible negármele, dejaría que me llenara en todas partes tal y como lo hacíamos antes y lo mejor es que no estaba considerándolo solo por esta noche, sino todos los días a partir de este momento. Me haría adicta a él.
avatar
Mensajes : 1471

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I try to find reason to pull us apart.

Mensaje por tastethesecookies el Sáb Oct 07, 2017 10:14 am


MATTHEW DADDARIO
No podía culpar a Victoria por haber estado tan callada todo el viaje, y no podía dejar de pensar que todo esto era mi culpa. Si hubiera seguido todo de acorde a como ella lo quería, nada de esto estuviera pasando. No nos hubiéramos reunido con sus padres y quizás esto nunca hubiera pasado. Y ahora estamos aquí, y no tengo ni una forma para hacerla sentir mejor con todo lo que estaba pasando. Tome las bolsas y ayude a Victoria a salir del auto con mi mano libre mientras caminábamos al departamento, no tenía idea de cómo resultaría nuestro día a partir de lo sucedido, pero esperaba a que ya no siguiera siendo tan incomodo. Suspiré dejando todas las cosas en la mesa de la cocina, lamentablemente tampoco tenía hambre pero eso sí, había estado tan furioso que no iba a dejar ni una señal en aquella mesa de que hubiéramos estado allí. No había actuado así desde que era niño y me peleaba con mis hermanas, pero esto ya se había ido a un extremo. Estaba pensando atentamente a todo lo que dije hace unos momentos, pero Victoria mágicamente decidió hablarme pero lastimosamente, no era lo que esperaba. Voltee mi cabeza y negué en silencio. Ella no tenía por qué sentirlo, esas cosas pasaban. . ─ Viéndolo bien, pues no fueron insultos de verdad. ─ al menos no habían sido malos. Fruncí mi ceño escuchando tristemente sus próximas palabras, ella en verdad la estaba pasando mal. Si hubiera sabido que esto pasaría no la hubiera dejado reunirse con sus padres solo por mi, era tan imbecil que yo no la merecía. Pero ahora que me pongo a pensarlo, mi familia si había hecho una algarabía por ella, le habían dado de comer hasta más no poder y la habían llenado de cariños como si fuera una hija más, y creo que lo que quiere decir es que esa atención nunca la tuvo. Quisiera poder hacer algo para ayudarla, poder saber qué diablos tienen sus padres en la cabeza para comportarse así, pero por lo que pude ver no había nada que pudiéramos hacer. Pero ya se me ocurriría algo, siempre se me ocurría. Me acerqué a ella, sujetando sus hombros hacia mi para que sintiera mi apoyo. Lo que más me dolía es que Vic se sentía sola, y eso no era así. Tenía a sus padres aunque no lo creyera, sabía que ellos la amaban y que nada de lo qué pasó eran pruebas de su verdadero amor hacia ella. ─ No digas eso, mi amor. ─ pedí pero nada podía quitar ese dolor que ella tenía acumulado. ─ Y lo van a hacer, Vic, ellos tienen una gran hija solo qué tal vez no saben cómo decírtelo. ─ si ella le dejaba de prestar tanta atención quizás ellos vendrían a ella, eso me pasaba a mí cuando mis padres le prestaban más atención a cualquiera de mis hermanas, así que esperaba que aquellas viejas experiencias le sirvan de algo. ¿Qué más podíamos hacer ahora? Tenía que idearme algo para que mi novia estuviera bien de nuevo. Hice una mueca, negando otra vez. Ella no tenía que hacer nada para enorgullecerlos, ella ya era lo suficientemente increíble como para ser real. La amaba tanto que me dolía verla de esta forma, por algo tan estupido como eso. Sus padres no sabían de lo que se estaban perdiendo, estaba tan ciegos y equivocados que entendía su molestia pero no tenía por que echarse la culpa cuando no era de ella. Sin más que pudiera decirme, la abrace fuertemente dejando que se acurrucara sobre mi mientras ella seguía tratando de no llorar. Odiaba verla llorar, pero aún que fuera por esto. ─ Más bien deberías perdonarme a mi. ─ susurré una vez que sus sollozos cesaron un poco. ─ Debí haber mantenido la paciencia, quizás hubiéramos llegado a algo con tus padres. ─ había actuado así porque jamás me habían tratado de esa forma en mi vida, pero sin embargo eso no era excusa. Yo debí haberme comportado como tal y hacer lo que mi novia me pidiera, peor no fue así, había actuado como un imbecil total, ¿como sus padres van a poder confiar en mí ahora? ─ Te amo, Vic. Y conmigo o sin mí, tú nunca estarás sola, tienes a muchísimas personas que te aprecian por simplemente ser como eres. ─ me aleje un poco de ella solo para tomar su rostro entre mis manos y hacer que me mirara. Ver sus ojos rojos hinchados solo me daban ganas de unirme a ella en su llanto, pero no podía ser tan egoísta como para hacerlo. Tenía que seguir con ella en las buenas y en las malas y por ninguna manera iba a dejar que ella siguiera sufriendo. ─ Vales muchísimo, cariño. ─ sonreí, inclinándome para dejar un suave beso sobre sus labios. ─ Y sé que no soy nadie para hablar así, pero...yo veo amor en los ojos de tus padres hacia ti. Solo qué hay algunas personas que no saben cómo demostrarlo. ─ no sé cómo pude darme cuenta de eso entre tanta discusión, pero eso sí, mi sentido no fallaba y si trataba más con ellos quizás le haría ver a Vic lo que en verdad estaba pasando. Quizás era por esto que Victoria no pudo quererme desde el inicio; quizás eso mismo estaba pasando con sus padres. No lo sé, no quería hacerme ilusiones de más. Y si es que no funcionaba pues no importaba, yo le daría la familia que ella tanto quería. ─ No hay nada malo en ti, Vic, hablo enserio. ─ no mentía en lo absoluto aún cuando solíamos pelearnos, seguía viéndola perfecta. ─ Aún tenemos tiempo para que recapaciten, podemos reunirnos de nuevo con ellos y seguir tratando. ─ no sabía que más decir o poder hacer para que esto fuera mínimamente mejor. ─ Haré lo que sea para hacerte olvidar lo qué pasó, ¿está bien? Pídemelo y te lo daré. ─ reí suavemente, bajando mis manos a su cintura, acariciandola sobre la tela de su vestido. ─ Eres hermosa y no podía pedir algo más en ti, tienes todo lo que siempre he deseado y estoy seguro que cualquiera sería afortunado de tenerte. Lo digo enserio. ─ sonreí al ver su rostro frente al mío, calmándose de igual manera que yo por tan solo el hecho de tenerla cerca. La amaba tanto, y no podía dejar que querer demostrárselo a todo el mundo lo más pronto posible.
avatar
Mensajes : 1471

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I try to find reason to pull us apart.

Mensaje por goldensky el Vie Oct 13, 2017 4:21 am


VICTORIA JUSTICE.
Odiaba que Matthew se sintiera responsable por lo ocurrido. Él se había comportado de maravilla. Nada de lo que había dicho o hecho había sido fuera de lugar. Si algo, admiraba el hecho que haya salido a mi defensa. Alguien tenía que decirle todas sus verdades a mis padres y él lo había hecho. ─ No tienes la culpa de nada. ─ Murmuré mientras seguía manteniéndome estrechada en sus brazos. Él no tenía idea de lo bien que me hacía tenerlo. Escuché atentamente a sus siguientes palabras cuando me hizo mirarlo a los ojos y no pude detener la pequeña sonrisa que surgía en mi rostro cuando me aseguró que no estaba sola. Dios, era tan tierno y bueno conmigo. Mi corazón se hinchaba cada vez más con cada palabra que salía de sus labios. Era tan bendecida de tener a ese hombre a mi lado; realmente no sabía que sería de mí si no lo tuviera en mi vida. Cerré mis ojos por el corto tiempo que sus labios hicieron contacto con los míos pero no permanecieron de aquella manera por mucho tiempo al escucharlo afirmar que yo le importaba a mis padres. No sabía si hablaba en serio o si solo lo decía para tratar de hacerme sentir mejor. Como fuera, agradecía el gesto aunque en el fondo estaba segura que quizás no era así. De todos modos, tal vez era tiempo que comenzara a aceptar que nunca iba a recibir ningún tipo de afecto por parte de mis padres. Por eso negué al instante cuando Matt sugirió el volver a reunirnos con ellos. Ya no más. No iba a seguir rogándole a mis padres. Hasta aquí habían llegado mis intentos de hacer que mis padres reaccionaran. Estaba cansada de las constantes decepciones. ─ No cambiarán. ─ Murmuré. ─ Solo perderíamos nuestro tiempo con tratar de volver a reunirnos. ─ Aseguré, volviendo a limpiar las lágrimas que seguían brotando de mis ojos. Joder, tenía que parar. Ya había sido suficiente. Lo bueno era que Matthew siempre era bueno a la hora de consolarme. Él decía que no lo era pero la realidad era otra. Su sola presencia me calmaba, sus caricias eran mágicas y su olor era tan reconfortante que me hacía mantener mi sanidad. Sonreí débilmente y de nuevo, negué suavemente mientras lo miraba fijamente a los ojos. ─ Solo tú me mereces. ─ Susurré en respuesta. ─ Nadie más me amará cómo lo haces tú. ─ Esa era la verdad. No habría nadie más en este jodido planeta que me diera amor incondicional como el que me daba Matthew. Nadie jamás sacrificaría tanto por mí ni mucho menos hubiera sido capaz de soportar todo por lo que yo lo hacía pasar. Era único y era mío y yo suya. ─ No sabes lo bien que me haces... a tu lado me siento segura y amada. Haces que me sienta mejor de mí misma. ─ Antes de él, yo prácticamente me odiaba. Me creía la peor basura del mundo y aunque no podía decir que no tenía mis momentos bajos, sin duda había mejorado mi salud mental. Y era gracias a él. ─ No sé que sería de mí sin ti. ─ Seguramente hubiera seguido haciendo un desastre con mi vida si no fuera por él. ─ Haré mi mejor intento para no seguir permitiendo que esto me afecte... ya no quiero seguir sintiéndome así. ─ Era tiempo de hacerlo. Me había tardado demasiado pensando en que las cosas cambiarían pero debía aceptar las cosas como eran. Era lo mejor. ─ Solo te necesito a ti, no necesito más. ─ Afirmé. Uní mis labios a los suyos, iniciando un beso lento, suave y profundo que le demostraba cuanto lo amaba. Enredé mis brazos en su cuello, manteniéndolo cerca a mí. Solo necesitaba tenerlo, solo eso y todo lo demás venía valiendo un carajo. ─ Hazme el amor... ─ Susurré sobre sus labios. ─ Necesito sentirte... no quiero pensar en nadie más que no seas tú. ─ Agregué, separándome de sus labios solo para pegar mi frente a la suya. ─ Te amo... te juro que nunca dejaré de amarte.
avatar
Mensajes : 2352

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I try to find reason to pull us apart.

Mensaje por goldensky el Vie Oct 13, 2017 4:24 am


JUSTIN BIEBER.
Gemí sobre sus labios al sentir como sus paredes me apretaban sin cesar. No recordaba la última vez que todo mi cuerpo se encontraba tan sensible como ahora pero con cada movimiento mínimo, Catalina estaba haciendo que perdiera la cabeza. Definitivamente todo este tiempo  que estuvimos sin estar juntos nos estaba sirviendo para reconectarnos de nuevo y estaba seguro que nuestra relación tan solo se fortalecería aún más porque joder, realmente había extrañado demostrarle cuanto la amaba. ─ Eres maravillosa. ─ Susurré. No podía dejar de dejarle saber lo increíble que era. Merecía escucharlo todos los días a toda hora. Solté una suave risa sobre sus labios mis manos recorriendo su suave y delicada piel. ─ Yo tampoco podría cansarme de ti... ─ Jadeé, sintiendo como ella comenzaba a moverse contra mí de nuevo y es que yo ya me encontraba totalmente listo para una nueva ronda. Con Catalina no necesitaba nada más que solo una mirada de su parte. ─ Joder, nena. ─ Apreté su lindo culito entre mis manos, contribuyendo a sus movimientos para el deleite de ambos. Mi polla se deslizaba sin dificultad dentro de ella gracias a lo empapada que estaba. Ya imaginaba el desastre que dejaríamos en el sillón pero en estos momentos no iba a preocuparme por eso. Ahora solo me importaba seguir dándole orgasmo tras orgasmo a mi prometida. ─ Creéme, mi amor, llenaré ese apretado coñito hasta que no puedas tomar más. ─ Hundí una de mis manos en su largo cabello, enredándolo en mis dedos para tirar suavemente de él mientras ella se entretenía en dejar besos, lamidas y mordidas por mi cuello. Me uní a sus movimientos, solo para hacer que mi polla entrara en toda su totalidad en ese coño que estaba seguro no aguantaría más y terminaría por correrse en cualquier momento de nuevo. ─ Me vuelves loco, joder... no hay nadie mejor que tú. ─ Di una nalgada a su redondo culo, amando el fuerte sonido de mi golpe que no pude evitar repetir la acción un par de veces más. Los gritos de mi chica no cesaban y eso me dio más energía para aumentar mis movimientos contra su sudoroso cuerpo. Fue en ese momento que aproveché la posición de mis manos para meter una entre sus nalgas, buscando aquel apretado agujero que también necesitaba atención. Uno de mis dedos acarició su estrecho culito antes de comenzar a introducirse en él. Su delicioso culo no tardó en apretarlo, sacando un gruñido de mi parte. Dios, toda ella era perfecta. Era como si hubiese sido hecho especialmente para mí. Hundí mi dedo en su totalidad, sintiendo el cuerpo de Catalina tensarse por la nueva invasión y solo cuando estuvo acostumbrada, comencé a moverlo, igualando el ritmo que llevaba en su mojado coñito. ─ Demonios, había olvidado lo apretado que es tu culito. ─ Murmuré, soltando una ronca risa momentos antes de depositar cortos besos sobre su hombro. Sus chillidos eran como música para mis oídos y ahora solo quería mantenerla de esa manera hasta que se viniera como nunca antes. ─ ¿Estás cerca, bebé? ─ Pregunté lo obvio y es que su coñito estaba succionando mi polla tan rico que me estaba haciendo ver estrellas. ─ Córrete, Catalina. Hazlo para mí... moja mi polla. ─ Aceleré las penetraciones en su culito, esperando que el agregado estímulo la ayudara y asi fue. En segundos, ella estaba derramándose por completo, empapando mi polla y exprimiéndola a la vez. Era tan bueno que no pude soportarlo tampoco y me vine con furia dentro de ella. ─ Maldita sea, Cata. ─ Capturé sus labios de nuevo, ahogando nuestros gemidos mientras tomaba sus caderas para detener sus movimientos y mantenerla quieta. Me dejé recargar por completo en el sillón mientras ambos nos recuperábamos. Necesitaba un par de minutos más antes de seguir con mis planes de follar sus lindos pechos que parecían estar llamando mi nombre a juzgar por lo erguidos que se encontraban sus pezones. Besé sus labios por un corto tiempo y sonreí al separarme. ─ Arrodíllate. ─ Pedí en cuanto ambos estuvimos más tranquilos. Ya no podía seguir esperando. Mi polla había vuelto a la vida y yo todavía tenía más que darle a esa bella mujer que no tardó en obedecerme. Pronto estaba tomando sus pechos en sus manos, ofreciéndomelos con una sonrisa en su rostro. Sin más, me acomodé frente a ella y delicé mi miembro entre sus grandes tetas. La suavidad de su piel se sentía espectacular contra mi pene y me era difícil quitar mi mirada encima de esta hermosa escena. ─ Mierda, que bien se mira mi polla entre tus tetas, mi amor. ─ Comenté, tomando su rostro en una de mis manos, acariciándolo delicadamente. ─ Prometo que las llenaré hasta más no poder. ─ Le guiñé un ojo, sonriendo ampliamente por mis palabras ya que ambos sabíamos que iba a cumplir.
avatar
Mensajes : 2352

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I try to find reason to pull us apart.

Mensaje por tastethesecookies el Vie Oct 20, 2017 5:58 pm


CATALINA AUBREY
Apenas podía mantener mis ojos bien abiertos por todo lo que Justin hizo conmigo anoche. Lo único que quería era seguir en la cama por más horas junto a Leo pero sabía que ya había sido demasiado de mi parte, ya era hora de levantarme y de hacer todo lo que tenía pendiente. Mi bebé está jugando con sus manos mientras está acurrucado sobre mi pecho, pareciera mentira que fuera tan perfecto, era demasiado bueno como para ser realidad. ─ Ojalá pudiéramos quedarnos aquí por más tiempo. ─ pero no era así, debíamos movernos, no quería que Justin se diera cuenta de que solo me la pasaba acostada y le daba el mismo ejemplo a nuestro hijo. Desde que empezó mi embarazo, él ha estado siendo tan responsable que asusta. Suspiré y tome a mi pequeño en brazos para levantarme de la cama y apagar el televisor. Ya casi iba a ser la hora del almuerzo y si quería seguir manteniendo mi imagen saludable ante mi novio, pues no me caería mal ir a visitarlo al trabajo. Nos vestí rápidamente y en un abrir y cerrar de ojos, Leo ya estaba en su coche afuera del departamento. Abrí mi auto, acomodando a Leo en el asiento de atrás y manejé hasta el trabajo de Justin. ─ Ahora si, mantente tranquilo como siempre mientras estamos con tu papi. ─ sentencié mientras lo volvía acomodar en su coche, si Justin supiera que estoy haciendo tanto trabajo como este, me ganaría una gran discusión sin importar lo bien que la pasamos ayer. Bese la suave mejilla de mi bebé antes de guiarlo hacia la entrada de la oficina. Al hacerlo, recorrí todo con mi mirada, era la primera vez que venía a este lugar y eso había sido demasiado irresponsable de mi parte, había estado con Justin por tantos años pero nunca me había interesado de más por saber lo que estaba haciendo. Definitivamente debía ocuparme de ello. Apenas entramos, la gente se dio cuenta de lo lindo que es Leo y rápidamente nos rodean con tal de verlo más de cerca, no puedo evitar sentirme halagada aunque no sea su madre biológica, pero lo entendía perfectamente. Mi Leo era demasiado llamativo y no quería imaginar cuando creciera, ¿qué haría cuando todas las chicas estuvieran atrás de él? De seguro mi paciencia no daría para tanto. ─ Disculpen, pero estoy buscando a Justin, ¿lo han visto? ─ interrumpí todos los chillidos de emoción hasta que me prestan atención. Una chica alta y rubia asiente en mi dirección y de inmediato me sonríe. ─ Soy su asistente, puedo llevarte con él. ─ asentí sin poder decir nada más, ¿como es que Justin tiene a una asistente tan joven y bonita? Me despedí de todos con la mano y como pude, logre mover a Leo lejos de ellos. ─ Mi nombre es Vanessa. ─ se presentó amablemente y de repente me sentí mejor mientras caminábamos por el pasillo tan vacío. ─ Justin nunca dijo que tenía una esposa o un hijo. ─ fruncí mi ceño mientras me ponía a pensar a donde quería llegar con esto. Lo entendía perfectamente, no es como si yo estuviera contándoles a todo el mundo acerca de mi vida o de lo que hago o dejo de hacer, pero si me parece un poco raro que ni siquiera una persona aquí lo haya sabido. Y mucho mas viendo quién es su asistente. ─¿Hace cuánto trabajas aquí? ─ la distraje del tema rápidamente ya que no había razón para contestar a su comentario, no es como si necesitara aclarárselo. ─ Hace un año. ─ Enarque una ceja aún más confundida que antes, ¿por qué nunca me metí más en la vida de Justin? Quién sabe y de verdad trabaja en lo que creo que trabaja, quizás esto es una agencia de modelos y recién me enteraré. No hay forma de que una chica como Vanessa sea simplemente una asistente, no creo que tenga tanta suerte. Al llegar a la puerta en la que supongo que detrás está Justin, Vanessa la toca y en un segundo mi novio ya está abriéndola con una gran sonrisa que no quiero ni imaginarme por qué se debe. ─ Hola, te trajimos el almuerzo. ─ mostré las bolsas que había traído. ─ Si hubiera sabido que tenias una asistente, hubiera traído más para ofrecerle. ─ mire a Vanessa quien de inmediato negó con la cabeza, dándome a entender que no había de qué preocuparse. Y era mejor, no iba a cocinar el doble solo por ella, hasta creo que está sería la primera y la última vez que vendría a este lugar. ─ Faltan diez minutos para el almuerzo, así que iré a prepararme. Fue un gusto. ─ se despidió de ambos con una gran sonrisa que estaba segura que le dolía una vez que acabara el día, no había forma de que pudiera sonreír siempre en cada situación, incluso mientras hablaba. Ahora creo saber por qué Justin la contrato, yo jamás podía sonreír tanto por mucho tiempo. ─ Vaya, al parecer les gusta contratar asistentes así de lindas. ─ murmuré de mala gana. Impulsé el coche hacia dentro de la oficina y rápidamente me senté en una de las sillas para tomar un respiro. ─ Espero que no te moleste que haya venido, estaba libre así que pensé en darte una sorpresa. ─ murmuré arrepintiéndome de inmediato por como me salió, mis hormonas me estaban poniendo de un humor que no entendía. Justamente ahora estaba molesta con Justin, estaba celosa como nunca antes y es que jamás en todo el tiempo de nuestra relación me he sentido con tanta inseguridad y no es justo. No había por qué ponerme así. ─ Además, más tarde nos ibamos a encontrar de nuevo para nuestra cita con el doctor. ─ comente dejando mis celos a un lado, quizás también estaba sensible por los nervios. Hoy veríamos mi segundo eco y este si sería importante para mí, sabría si mis bebes estaban bien y que iban a ser. Estaba muy emocionada y ansiosa.
avatar
Mensajes : 1471

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I try to find reason to pull us apart.

Mensaje por tastethesecookies el Vie Oct 20, 2017 5:59 pm


MATTHEW DADDARIO
Sonreí y pegue mi frente con la suya, sin saber cómo responder a todas sus lindas palabras. Amaba a Victoria y me sentía orgulloso de poder estar con ella en las buenas y en las malas y que se diera cuenta de lo mucho que significaba para mí. Suspiré y acaricie su cintura suavemente sin dejar de verla a los ojos, daría todo lo que tengo por esta mujer, no había duda de ello. ─ No digas eso. ─ reí ligeramente. No era para tanto, lo que menos quiero es que Victoria dependa de mi y es que lo que estoy viendo ahora nunca pensé que se haría realidad. Era demasiado perfecto como para ser verdad. ─ Eres increíble. ─ jamás dejaría de decírselo y de hacérselo saber. La amaba con locura y no sé cómo terminaríamos si seguíamos así, había esperado tanto tiempo por eso que ahora que lo tenía me sentía tan pleno. Quite un cabello que ocupaba su frente, poniéndolo detrás de su oreja. ─ Lo arreglaremos, ya lo verás. ─ asegure, nos amábamos tanto que estaba seguro que sus padres terminarían por entenderlo y aceptarían ser parte de esto, era lo justo y lo único que nos faltaba. Sonreí por sus siguientes palabras y sin dudarlo más, sus labios se unen a los míos y ya no puedo controlarme más, había estado esperando por esto desde hace muchísimo tiempo, todo el maldito día para poder estar entre sus piernas otra vez. Apreté más mi agarre en su cintura, para poder profundizar el beso y como si me leyera la mente, Victoria suelta esas palabras que me ponen duro de inmediato. ─ Te haré el amor como nunca, cariño. ─ asegure dejando un último beso sobre sus labios antes de seguir escuchándola. Ella no sabía todo lo que causaba en mi, creo que jamás se daría cuenta de lo perfecta que era y de cuánto la deseaba sea como sea. ─ También te amo tanto, nena. No tienes idea de cuánto. ─ susurré bajando mis manos hacia su lindo culo para apretarlo y subirla sobre mi dejando que sus piernas se enredaran en mi cintura. La íbamos a pasar tan bien, lograría que se olvidara de todo lo que la traía mal en este mismo momento. Bese su mejilla y baje mis labios hacia su cuello para dejar varias lamidas y mordidas mientras la llevaba hacía nuestra habitación. Apenas llegamos, la deje en el piso para luego voltearla y desabrochar su vestido desde atrás y dejarlo caer por sus largas piernas. Tuve que detenerme unos segundos para admirarla, no había forma de que fuera tan afortunado, el más afortunado de todos. La recorrí una y otra vez, sintiendo mi ereccion crecer en mis pantalones por lo que tuve que desabrocharlos antes de que me doliera más. ─ No sabes lo loco que me tienes por ti, Vic. ─ susurre en su oído, poniendo mis manos en su torso para apegarla a mí y que sintiera lo duro que estaba en tan sólo segundos. No había otra como ella de eso estaba seguro. Mordí el lóbulo de su oreja y la voltee frente a mi para verla mejor, sus lindas tetas ya estaban listas para mí y no pude aguantar más las ganas de tenerlas en mi boca. Me agaché rápidamente y tome su pezon entre mis labios para lamerlo y succionarlo. Baje mis manos acariciando el resto de su cuerpo mientras seguía ocupándome de sus pechos, hasta que llegue a sus pequeñas bragas las cuales no tarde en arrancárselas, jalándolas hacia abajo. Una vez que termine de atender a sus pezones, baje mis besos por su abdomen hasta su coñito, el cual ya sabía por experiencia que ya debía de estar mojado para mí. Sonreí levantando mi mirada, encontrándome con los brillantes ojos de mi prometida y antes de que pudiera decir algo, tumbe su cuerpo sobre la cama, separando sus piernas para ver su lindo coñito listo para mí. Relamí mis labios y aunque quise aguantar más, simplemente no pude y me hundí entre sus piernas, dejando que mi lengua se encargada de ese delicioso coñito. Mi novia no tardó en chillar y en tomar mi cabello para mantenerme cerca de su centro, mientras yo me la devoraba cada vez más profundo. Ella sabía tan bien que podía morir feliz entre sus piernas y no me quejaría, sería lo mejor que podía pasarme en la vida. Agarre sus caderas para mantenerla firme frente a mi, y aproveché para llevar mi mano hacia su culo y meter uno de mis dedos en su agujero el cual también ya estaba listo para mí. El cuerpo de mi novia se arqueó y mi miembro dio otra punzada de las ganas que tenía de hundirme en ella de una buena vez, pero primero quería comérmela como se lo merecía, luego si no me cansaría de metérsela en todos sus agujeros. Sin pensarlo mas, agregue otro dedo buscando incrementar su placer mientras embestía ese delicioso culito profundamente, me apretaba tan rico que apenas logre que Victoria se corra, iría a meterme en el una y otra vez. Me estaba apretando tan rico que cada vez me daba cuenta de lo afortunado que era, algo bueno tuve que haber hecho para merecer todo esto. Tener a Victoria a mi lado fue lo mejor que me pudo pasar. ─ ¿Te gusta cómo me estoy follando tus dos agujeros a la vez? ─ pregunte con cierto sarcasmo, ya que era más que obvio como se sentía al respecto. Su cuerpo ya estaba temblando y solo habían pasado unos cuantos minutos, adoraba a esta mujer no había duda de ello.
avatar
Mensajes : 1471

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I try to find reason to pull us apart.

Mensaje por goldensky el Sáb Oct 21, 2017 5:53 am


VICTORIA JUSTICE.
Cada beso y cada caricia que Matthew dejaba sobre mi piel me hacía delirar y arder más en deseo por él. Era tan mágica la manera que él me hacía sentir y como podía hacer que me olvidara de todo lo malo del mundo y solo me enfocara en nosotros y nuestro amor. Relamí mi labios, tratando de controlar mi respiración aunque ya sabía que sería un intento en vano. Él estaba haciendo un gran trabajo en darme atenciones, era tan caliente pero tan tierno a la vez. La manera en que me tocaba y como su boca trabajaba arduamente en mis pechos... Dios, no podía pedir más. Observé como tras deshacerse de mis bragas y de dejar mis pezones aún más endurecidos que antes, se dedicó a hacer un camino de besos por mi abdomen directamente a mi entrepierna que pedía atención a gritos y obviamente, él no notó a juzgar por la deslumbrante sonrisa en su rostro. Y si quise poder comenzar a rogar por que actuara de una vez, Matt lo estaba haciendo con rapidez al dejarme caer sobre la cama y sin hacerme esperar mucho más, comenzó a devorarse mi coño con urgencia. ─ Mi amor. ─ Chillé, bajando una de mis manos a su cabeza en un acto reflejo, enredando mis dedos en su espeso cabello para evitar que se alejara. No que lo fuera a hacer y es que lo conocía tan bien como para saber que no se separaría de mi coño hasta hacerme venir. Mi cabeza cayó completamente en la cama y me permití cerrar mis ojos para perderme completamente en el momento y en el placer de ser devorada por este increíble hombre. Placer que solo fue en aumento cuando sin ningún tipo de aviso, Matthew terminó por penetrar mi culo con uno de sus dedos. ─ Oh, Dios. ─ Me retorcí sobre la cama sin poder detener mis fuertes gemidos. Él iba a acabar conmigo. Como si fuera poco, mi prometido hizo de las suyas de nuevo, insertando un dedo más que simplemente hizo maravillas en mí. Era demasiado. Su lengua estaba profundamente en mi coño y sus dedos en mi culo, embistiéndolo sin descanso. El estímulo doble se sentía tan malditamente bien. ─ Me encanta... ─ Respondí en un hilo de voz a su pregunta, encontrando las fuerzas suficientes para alzarme un poco y apoyarme en mis codos para poder observar la caliente escena. ─ Lo haces tan bien, cariño. ─ Halagué entre chillidos, sintiendo como mi cuerpo vibraba por todas las sensaciones. Joder, haría que me corriera en cuestión de segundos si seguía asi. El sentimiento tan solo se hizo más insoportable al imaginar como sería si mi lindo prometido se follara todos mis agujeros a la vez. Y es que ya se estaba encargando de mi coñito y mi culo pero mi boca definitivamente necesitaba algo con que ocuparse y tenía la solución perfecta para eso. Además, estaba segura que a Matthew le encantaría la idea ya que le brindaría placer a él también. ─ Matt, espera... detente. ─ Era lo menos que quería que hiciera pero tenía que pararlo ahora antes de que me hiciera llegar a mi orgasmo y es que sabía que una vez lo hiciera, se metería en mi coño o en mi culo y de ahí nadie lo sacaría. Sentí como detenía sus movimientos abruptamente, obviamente sorprendido y confundido por mi pedido. Sus ojos conectaron con los míos, preguntándome con la mirada si todo estaba bien. Era tan tierno, joder, siempre preocupándose por mí sin importar en que situación nos encontrábamos. Antes de que pudiera preocuparse más, me apresuré en aclarar sus dudas. ─ Hay algo que quiero hacer... te va a gustar. ─ Expliqué brevemente, mirándolo pícaramente. Rápidamente, me senté al filo de la cama, soltando un leve jadeo ante la perdida de su boca y sus dedos. Debía apurarme para poder volver a sentirlos. Aproveché la posición para sacarle la camisa y después de indicarle que se pusiera de pie, me apresuré a deshacerme de los molestos pantalones y boxers que me privaban de su deliciosa polla. Alcé la mirada hacia él, sonriendo coquetamente después de liberar su erección. Demonios, esto iba a ser bueno. ─ Ven aquí. ─ Tiré de sus manos, atrayendo su cuerpo al mío y terminando con él encima mío sobre la cama mientras juntaba nuestros labios, logrando probarme de su lengua. ─ Tan delicioso. ─ Murmuré sobre su boca, riendo suavemente para picotear sus labios una última vez. Nos di media vuelta, dejando el cuerpo de mi novio bajo el mío al ya no querer seguir gastando tiempo. Ambos estábamos tan necesitados que hacernos esperar sería cruel. ─ ¿Sabes qué es lo que quiero, mi amor? ─ Pregunté con inocencia fingida, frotándome suavemente sobre su miembro. ─ Quiero que folles todos mis agujeros a la vez. ─ Anuncié dedicándole una sonrisa después de morder mi labio inferior. Antes de dejarlo procesar mis palabras por completo, me acomodé sobre su cuerpo, dándome la vuelta para dejar mi chorreante coño a la altura de su rostro y su dura polla frente al mío. Sin más preámbulo, abrí mi boca y metí su pene en mi boca, comenzando a chupar con desesperación. Los gruñidos por parte de Matthew no se hicieron esperar y pude notar que le había tomado un poco de tiempo reaccionar pero en cuanto lo hizo, tomó mis caderas, acercándome a su boca para volver a devorarme como lo había hecho hace unos momentos. Gemí alrededor de su polla, moviendo mis caderas para hacer que su lengua llegara aún más profundo. Mientras Matt retomaba el ritmo en mi coño, yo me encargué de él, relajando mi garganta para hacer que llegara hasta el fondo mientras una de mis manos tomaba sus testículos, acariciándolos y apretándolos en busca de darle más placer. Fue en ese momento que lo sentí darme un par de nalgadas, dejándome saber lo bien que lo hacía y, para terminar por complacerme, a los pocos segundos, sus dedos estaban metiéndose nuevamente en mi apretado culito. Maldición, esto era lo que había querido, ser llenado por todas partes y Matthew lo estaba haciendo tan bien que podría llorar de agradecimiento en este instante.
avatar
Mensajes : 2352

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I try to find reason to pull us apart.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 41 de 44. Precedente  1 ... 22 ... 40, 41, 42, 43, 44  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.