Últimos temas
» Mi verdadero hogar está en tus brazos
Hoy a las 2:07 am por herondale

» ;waiting for the sun to chase me ☀
Hoy a las 1:44 am por herondale

» w i l d f l o w e r s;
Hoy a las 1:35 am por herondale

» ~K&M{♥}
Ayer a las 11:46 pm por CrazyforJagan

» pied piper ✹
Ayer a las 11:10 pm por byunosh

» ¿rol? ♡
Ayer a las 9:23 pm por venusianmermaid

» Mon amour, je sais que tu m'aimes aussi .♥
Ayer a las 9:22 pm por venusianmermaid

» what about us
Ayer a las 9:20 pm por byunosh

» 'cause you got me in my f e e l i n g s ♣
Ayer a las 9:17 pm por venusianmermaid

Afiliados del Foro
Afiliados hermanos 0/5
Directorios y Recursos
Afiliados Elite 0/44

i'm sorry but i fell in love tonight ;

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: i'm sorry but i fell in love tonight ;

Mensaje por bultaoreune el Jue Jun 22, 2017 11:32 am

Aún no podía creerme que mi moto hubiera fallado en mitad del recorrido. Aún podía ver la sonrisa del egocéntrico Min al pasar por mi lado sabiendo que iba a coronarse como el primero y como ganador. Gruñí y patalee todo lo que quise en ese momento, pero no me sirvió de absolutamente nada, eso ya lo sabía. Como sabía que hubiera ganado si a la moto no se le hubiera ocurrido tener un fallo en un momento tan oportuno como este. ¿Acaso podía tener más mala suerte? Estaba claro que el peliverde quería reirse aún más de mi, cuando me hizo llegar el número de su mecánico de parte de uno de sus amiguitos. Claramente no necesitaba un mecánico que no fuera el mío, claramente no necesitaba nada de su parte como un "obsequio" y no quería tener nada que deberle.  Es más, yendo más allá, el caso era que no quería tener nada que ver con él. Odiaba hasta el simple hecho de que su familia y la mía estuvieran relacionadas en algo. No solo eso, si no que compartíamos universidad y asignaturas de por medio. Todo parecía jugar en mi contra como nunca antes me había pasado, pero no iba a permitir que ese chico siguiera riéndose de mi. La próxima jugada iba a ganarla yo, costara lo que costara.

A Baekhyun no le gusto nada enterarse de que Min Yoongi y yo compartíamos universidad. Es más, insistió en que me cambiará de estudios y de facultad. De verdad..¿había necesidad? Mi contra-oferta a eso había sido que dejará de estudiar, pero mi padre no estaba nada de acuerdo con eso, y por encima de todo...estaba su opinión, obviamente. Así que mi hermano tuvo que quedarse simplemente quejandose y advirtiendo de que si él hacía algo que no debía, se las vería con él. Por otro lado, me amenazó a mi con que si me acercaba a ese chico solo por buscar problemas o por seguirle el juego, metería a alguno de los chicos en la universidad para vigilarme. No sabía ni siquiera porque pensaba eso, pero lo que estaba claro es que no necesitaba un niñero en ningún momento. Y lo único,claramente, que me faltaba para mejorar el día, era que Min Yoongi se sentará a mi lado en la primera clase del día. Genial, y por favor..noten el sarcasmo en mis pensamientos. Alce una ceja en su dirección en cuanto comento lo de la amenaza de mi hermano y quise tenerlo al lado para pegarle. ¿Cuantas veces tenía que dejarle en claro que yo me sabía defender sola? Entrecerre mis ojos al mirarlo y bufe mientras apretaba el bolígrafo entre mis manos.-Yo siendo tú...no me burlaría de mi hermano delante de mi...-Empecé a hablar y  mordí mi labio inferior para luego llevar la cabeza del bolígrafo a la boca y morderla ligeramente- Creo que jugar bateando con tu cabeza sería mucho más divertido.-Le comento con una sonrisa falsa y me vuelvo a mirar hacia delante para hacer garabatos en mi libreta como si estuviera atendiendo. Notó como él sigue mirándome, sé que mantiene esa sonrisa burlona en su cara que me encantaría deformar de un tortazo y aprieto mis manos convirtiendolas en puños.- ¿Por qué no molestas a otra de las millones de chicas que hay en la universidad? Seguro alguna se muere por un poco de atención de un chico malo e idiota como tú.-Comente con cierto sarcasmo en mi voz. Justo cuando sonó el timbre del fin de hora me sentí más aliviada y me fui a levantar, pero el profesor nos mando a callar y a sentar porque iba a mandar un trabajo. Un trabajo. Por parejas. Por parejas de laboratorio tal como estábamos sentados.-Tiene que ser una jodida broma.-Murmuré refunfuñando y entonces mire a mi costado para ver la mirada atenta del paliducho sobre mí.-Bien. Hagamos esto.Ni tu ni yo estamos interesados en estos estudios, asi que..le pediré a alguno de mis chicos que nos haga el trabajo y pondré el nombre de ambos. Tómalo como un favor del que no necesito nada a cambio.-Comento simplemente y recojo mis cosas para levantarme. Pero antes de salir de allí, siento como alguien me agarra el brazo, bufo porque sé que es y por no hacer una escena de las que los demás se preguntarían como sabía pelear así, me giro para mirarlo sonriendo falsamente. La sonrisa cae en cuanto él asegura que o quedamos para hacer el trabajo juntos o le comentará al profesor lo que acabo de decir, y que puede suponer eso un reprobado. No podía llegar a oídos de mi padre algo así. Gruño y me siento de su brazo.-Como quieras, idiota.-Suelto para irme de allí sin acordar nada, ya había pasado demasiado tiempo hablando con él. Ya me había desquiciado lo suficiente.

Estoy comiendo en la cafeteria junto a un grupo de chicas que supuestamente eran mis amigas de la universidad. Llevo el batido a mi boca para beber un poco y observó una mesa que se encuentra algo alejada de donde estábamos nosotros. El muy idiota no paraba de rifarse a las chicas, diciendo cual iba a desayunar en el día de hoy con él. Era un total idiota, y ellas eran unas completas busconas por ni siquiera dejar que un tío las tratará de esa manera. Como si jugaran un sorteo y el número ganador fuera la chica que tendría el "privilegio" de estar con el grupo de chicos más guapos de la universidad. Era una gilipolles. ¿Qué tanto se creían? Apreté entre mis manos el papel con el número de teléfono que me había dado su amigo el día de la carrera y entonces me levante con una sonrisa en mi rostro. Bien,¿no quería jugar? Juguemos. Camine con paso firme y decidido hasta su mesa y justo en el momento que una de las chicas se iba a sentar encima de él, la aparte con un empujon y me senté yo sobre su regazo.-MIN YOONGI.-Solté un pequeño grite con voz de niña cursi y justo cuando la chica se puso a buscar pelea conmigo, giré mi cara hacia ella y la miré mal.-Mas vale que no nos molestes si no quieres que corte tu bonita lengua.-Dije seria, amenazante y en segundos, salió huyendo de allí. Rode los ojos y oí gruñir a Min, cuando me intento apartar de encima de él, hice mi agarra más fuerte hacia él.-¿Qué pasa? Hace unas horas decías querer jugar conmigo...y ahora te interesa tenerme lejos para ver a quien te llevas a la cama,¿Mmh?..Ay, Suga..es una pena, pensé que tenías mejores gustos que niñas malcriadas y sin cerebro.-Comento para ahora intentar levantarme, pero es él quien me retiene esta vez. Hago una mueca de dolor, sus manos apretando mi cintura llegan a hacerme un ligero daño. Lo miro sonriendo, mal y suspiro.- Sé que soy irresistible, pero no estoy aqui para eso..-Digo encogiéndome de hombros.- ¿No querías jugar? Pues...quiero proponerte algo. Una apuesta.-Relamo mis labios y lo miro a los ojos, desafiándolo.- En la próxima carrera. Si yo gano...Tú harás el trabajo, te convertiras en mi exclavo durante una semana y...mm..-Coloco mi mano en mi barbilla y giró a ver a sus amigos para señalar al del cabello rosa y acento de Busan.- lo quiero a él durante un día.-Comento con una sonrisa algo perversa.-¿Y bien?¿Qué dices, Suga? O...¿tienes miedo de perder ahora que sabes que mi moto estará arreglada?.-Comento con picardia quedando más cerca de su cara. Nuestras caras estan a escasos centímetros de separación, puedo sentir su lenta respiración chocar con la mía. Y por un milisegundo, se me cruzo probar sus labios. Idea que borro de inmediato, ese idiota no podía provocarme de esa manera. No. Me negaba a caer ante él.
avatar
Mensajes : 5950

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: i'm sorry but i fell in love tonight ;

Mensaje por byunosh el Sáb Jul 01, 2017 1:56 am

ZHOU JIE :


Hoseok y yo hemos sido amigos por varios años; años en los que hemos compartido infinidad de emociones y sentimientos, años en los que hemos discutido y reído, años en los que fuimos siempre, únicamente, él y yo, hasta ahora. Porque en el instante en que opinó que seguro con él —Kai— la pasaría mejor, supe que era cierto. Una gran diferencia había entre ambos chicos y yo lo sabía, Hoseok tuvo razón apuntando que él me protegía y cuidaba, no obstante, no pude simplemente aceptar el hecho porque él mismo también me lastimaba. A veces soy demasiado ingenua, más no estúpida, y con certeza sé que si Jongin llegara a herirme nunca sería tan profundo como con Hoseok. Porque yo a Hobi le quería, quizá más; Jongin me gustaba, hasta ahí. En parte, a veces quisiera que mi mejor amigo supiera todo, no guardar más secretos, porque estaba harta de soportarlo y aunque quisiera negarlo, cada que él ponía los ojos sobre una chica yo albergaba una batalla interna entre no mirar más o seguir como si nada pasara y bromear sobre el tema de su promiscuidad —usualmente gana la segunda opción—; claro que otra parte de mi insistía en cerrarse con candado y guardar mi confesión hasta la tumba. 

Ese día no llamé a Kai porque no tenía ánimos de verlo ni de interactuar con nadie del género masculino, por lo que acudí a Nayoung y me instalé en su habitación por el resto del día. Ella no insistió en hablar sobre lo que me tenía tan fuera de mis casillas, y yo no insistí en decirle, lo cual resultó ser una buena terapia pues en la madrugada su compañero de apartamento tocó en su puerta para pedir que bajáramos el volumen de nuestras risas. —Es un amargado, aun si estuviéramos en medio de un terremoto él podría dormir sin dificultad —ambas volvimos a reír, el resto de la noche pasó sin diferencia alguna, y el chico no volvió a aparecer. Más tarde cuando decidimos descansar, todo pensamiento y recuerdo sobre lo sucedido con Hoseok hace varias horas se esfumaron y pude conciliar el sueño sin esfuerzo. 


La noticia comenzaba a consumirme, sin embargo, agradecía infinitamente que fuese una de mis amigas quien me avisara antes de poder verlo con mis propios ojos. Hoseok consiguió una cita, y no una cita como todas las que ha tenido desde que lo conozco sino una cita de verdad. 

¿Está todo bien, babe? —miré a Kai y sonreí con dulzura, asintiendo con mi cabeza, dándole a entender que no había nada de qué preocuparse. 

Aunque fuese una mentira. Si bien, mi mente vagaba por lares muy lejanos a la tarta que Kai y yo decidimos probar, nunca imaginó que el destino de mis pensamientos aparecería justo delante de mis narices. ¿Era mi mala suerte o esto fue planeado? Honestamente, me inclinaba más a la primera opción ya que mi suerte siempre ha sido pésima, aún más cuando se trata de mi mejor amigo. El mismo que, con sus propias palabras, me hacía saber que estaba teniendo una cita con Choi Hyemi, siendo ella una de las chicas más atractivas de la universidad. ¿Podía ser esto una broma? Porque joder, necesitaba que terminara y todos se rieran en mi cara, pero que no fuera real; porque si Hoseok iba en serio con la cita, yo podía darme por vencida de una buena vez, la diminuta flama de esperanza que aun yacía dentro de mí se extinguiría. Hoseok está fuera de mi alcance, siempre lo estuvo, y yo lo sabía pero aun así dejé que me destrozara, porque de una manera u otra, estar cerca de él valía la pena; pero ya no. Porque al final del día él siempre se quedaba a mi lado —aunque sea como amigos—, y a sus tantas conquistas las olvidaba al día siguiente. Hye venía para quedarse, significando que no había más un lugar para mí. Y a él no le importaba; tenía la leve sospecha de que no le importaría ni aunque supiera la pureza de mis verdaderos sentimientos y de lo mucho que mi pecho escocía en ese instante.

¿Vamos a tu casa? —susurré en el oído de Kai mientras Hoseok esperaba a Hyemi fuera del tocador de mujeres. 

¿Tan rápido? —Kai elevó una ceja mirándome con diversión y supe que mi petición había sonado diferente a lo que yo tenía en mente, pero no me daría el lujo de negar que, quizá, el pasar a la siguiente base con Kai sería una buena forma de deshacerme de la presencia de Hoseok y Hyemi el día de hoy. 

¿Van a otro lugar hoy? Seok y yo pensamos en pasar por la feria, a esta hora no hay tanta gente —la hermosa castaña nos miró, y yo quise estrangular a alguien —a Hoseok—, porque mi amigo nunca quiso ir conmigo a la feria argumentando que le parecía un lugar muy escandaloso, sucio e infantil —, pueden venir si no tienen otros planes —sonrió. Y sonreí también, pero no a ella sino a su acompañante, aunque mi sonrisa no era para nada amigable. 

Gracias, pero no quiero ver cómo tu cita devuelve el estómago en el carrusel —dije entre dientes. Tanto Kai como ella lo tomaron a broma, Hoseok no tanto, pero o que pensara él venía valiéndome un comino. 

Pásenla bien —mi pareja dijo en voz alta una vez que comenzamos a alejarnos. Como otras tantas veces, me coloqué el casco de reserva y me acomodé detrás de él al subir en su motocicleta. Dicen que siempre hay una primera vez, y ese día fue la primera vez que me sentí realmente incómoda estando con mi mejor amigo. Bah, ese título de ‘mejores amigos’ parece deteriorarse cada vez más, pero también parece ser para mejor.



Mi vida está convirtiéndose en una parodia de mal gusto. ¿Por qué Hye tiene que aparecer en todos lados? Es una chica agradable, lo que en verdad me molesta es que si está ella, también está Hoseok, y los almuerzos en la cafetería se han convertido en tortura. 

¿Y si vas con Kai? —preguntó Sunhe. Mi estado de ánimo al tercer día de tener al par de tórtolos en nuestra mesa comenzaba a notarse decaído; Hoseok intentó preguntar si algo pasaba un poco antes de que todos los demás llegaran —incluida Hye— pero lo único que se me ocurrió responder fue que estuve hablando con Kai hasta la madrugada y me sentía con sueño. Claramente eso provocó que él se enfadara, y es que su disgusto por el moreno estaba firmado y ni siquiera intentaba esconderlo. 

No vino hoy —recargué mi barbilla sobre la palma de mi mano mientras jugaba con mi vaso de café. 

¿Quieres que vayamos a caminar? —Sunhe trataba de alejarme de ahí —de ellos—, pero yo necesitaba aprender a vivir con eso, después de todo no cambiaría por completo a mi círculo de amistades. 

Estoy bien, Sun —respondí con una sonrisa fingida. Últimamente respondía con muchas sonrisas fingidas.


¿Qué? —mis oídos estaban incrédulos, pero Hoseok parecía bastante seguro de sus palabras. —Debes estar bromeando —solté una carcajada amarga porque… ¡Maldita sea! ¡Él quería organizar una ‘cena romántica’ para Hyemi y que yo actuara como una jodida mesera! Pero oh, no, él no estaba bromeando, y se atrevía a decir que era yo la única persona en quien confiaba para que las cosas salieran bien y no sé qué otras mierdas. —No sé si tenga tiempo, verás, mi agenda está llena de “Follar en casa de Kai” —me crucé de brazos notando cómo su cuerpo entero se tensaba. No era mi culpa que él mismo varias veces insinuara que lo único que hacía con Jongin era ‘dejar que se metiera entre mis piernas’, como si fuese una cualquiera como con las que él se acostaba. —Tengo que ir a clase —mentí olímpicamente porque tenía bien sabido que el profesor de mi última hora había avisado que no podría impartir hoy. Pero con esa excusa escapé de la pesadilla. 

¿Cómo sería observar a Hoseok tratar a una mujer como quisiera que me tratara a mí? Por toda una noche. ¿Me haría algún bien?... Cualquier mejor amigo o amiga ayudaría a su par con una cita, ¿cierto? Pero desde hace un tiempo nuestra relación de amistad se ha estropeado tanto que ya no puedo concebir la idea de que me pida algo como eso. Quizá debería hacerlo, como…. no sé, un último favor en plan de ‘mejores amigos’. 
—Está bien, Hobi. Dime cuándo y a qué hora.
Envié. 
—Te quiero.
Dije, por última vez, espero.
avatar
Mensajes : 9438

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: i'm sorry but i fell in love tonight ;

Mensaje por cocainequeen el Mar Jul 04, 2017 2:37 am


MIN YOONGI :

Mi única hora libre del día la paso dentro del salón de música, donde Jimin utiliza el piano de cola para recargarse mientras hace su “tarea”. Y con “tarea” me refiero a la que le ha dado mi padre, y que el pelirrosa ha aceptado con gusto. Jimin es bueno trabajando números en el cálculo diferencial, bueno como ninguno de sus trabajadores oficiales, así que le ofreció un puesto temporal con permiso del señor Park, quien está más que encantado de que Jimin sea necesitado en otra familia que no sea la suya; porque si bien, es su hijo, más dentro de su clan no tiene oportunidades de ir más lejos. 

No hagas eso, vas a ensuciarlo —digo con el ceño fruncido al observar cómo coloca la basura de su lápiz recién afilado en la lisa y blanca superficie del piano. Él sólo pone los ojos en blanco y con la manga de su chamarra limpia el lugar, que en efecto, se ha ensuciado. Por lo mientras, yo trabajo en una de mis composiciones en el piano de pared.

Y tú estás perdiendo el tiempo —dice, por onceava vez, y gruñe con molestia. 

No empieces con eso —ahora soy yo quien suena fastidiado, y él lo nota así que me deja en paz por el resto de la hora; él trabaja en su block de notas, yo en el pentagrama de mi iPad y con las teclas del instrumento. En cuanto escuchamos el sonido de los pasillos llenarse de movimiento, cada uno toma sus cosas y dejamos el lugar justo como lo encontramos para dirigirnos a la cafetería. 

Es lunes —Jimin me mira con una sonrisa ladeada y, al saber lo que significa, yo sonrío disimuladamente también. Es lunes y las chicas harán fila para saber quiénes son las afortunadas que nos acompañarán en el almuerzo por toda la semana, aunque claro, si nos cansamos de ellas unos días después siempre podemos elegir a alguien más. La regla es que nosotros hacemos las reglas. Simple, y los demás parecen entenderlo.
...

Quise levantarme y provocar que la chica Kim cayera directo al piso, porque joder, ¿quién mierda se creía para ahuyentar a la caliente morena que elegí? Pero ella no debía darse cuenta de mi molestia, es más, parecería todo lo contrario. Así que cuando intenta levantarse, mis dígitos se entierran en su piel impidiéndole hacerlo. Esta niña no sabía que meterse en mi territorio era fácil, lo difícil era salir ileso de él. 

¿Por qué tienes tantas ganas de hacer una apuesta, Kim? —enarqué una ceja. Deseo colar mis palmas debajo de su blusa y sentir la cálida piel bajo mi roce, sin embargo, no es un tipo de escena que quiera dar a un público. Lo que pase entre ella y yo debe ser en privado, porque ninguno de los mediocres que nos rodean tendría el derecho de admirarlo. 

Bien —mi cabeza se mueve en afirmación y de reojo veo cómo las palmas de Jimin se restriegan en la tela de sus pantalones —, excepto él —señalo a mi mejor amigo con un movimiento de cabeza. —No sé tú, pero yo no apuesto a mis amigos. No por tener miedo a perder, por lealtad —Jimin no es persona para estar en el campo de juego, Jimin es un ratón de biblioteca, no podría hacerle eso después de que el chico me haya defendido por años sólo porque yo era un niño bajito y escuálido, y él un gran gordito —que dejó de crecer en la secundaria—. Pero conmigo puedes hacer lo que quieras —murmuré acercándome a su oído, y cuando me alejo de él, su rostro y el mío terminan más cerca de lo que esperé. ¿Me golpearía si la beso? Probablemente sí, y yo no podría hacer nada porque es tan sólo una niña. Así que con rapidez me levanto de la silla ocasionando que su cuerpo salga levemente disparado contra la mesa. —Tienes el ego muy elevado, Kim —con una servilleta finjo limpiar mis dedos y la parte de mi cuerpo donde ella estuvo sentada —, seguro papi y mami te dicen siempre lo hermosa, inteligente y buena que eres en todo, ¿no? —una carcajada grave escapa de mi garganta y miro a los demás, esperando que comiencen a levantarse para largarnos de ahí. —No les creas tanto, pequeña. Mira lo que han hecho con tu hermanito, y es él quien me tiene miedo a mí —humedezco mis labios. La chica que elegí con anterioridad se encuentra a un lado de Vernon. —Tú también deberías —digo, sonando más como una orden que como una sugerencia. La morena sexy se acerca a mí y antes de que otra cosa pueda suceder, aferro mi brazo a su cintura y comienzo a caminar a la salida de la cafetería que da con el área deportiva, siendo seguido por el grupo entero. No volteo a mirar qué ha hecho la pelinaranja; no me interesa.
...

¿Y por qué harías eso? —pregunta Mark. 

Porque quiero —me encojo de hombros. Obviamente sería más fácil ganar la apuesta si la pequeña no sabe nada sobre la pista donde correremos, ¿cierto? —No sería tan divertido si de antemano sé que voy a ganarle —rápidamente coloco mi dedo índice sobre los labios de… ¿Sunyoung?¿Soojung?... no sé, la morena que me acompaña, porque cree que tiene el derecho de hablar, y yo no recuerdo habérselo otorgado.

He preguntado, dicen que en serio es muy buena —esta vez es Jinri quien habla. 

¿Y? —ella no dice más. No me gusta que cuestionen mi capacidad. —Me voy —suelto mi agarre de la chica morena y me levanto lo más rápido que puedo. Las clases terminarán en unos minutos, y yo necesito encontrar a Kim antes de que se vaya. 

¿Suga? —volteo al escuchar una voz aguda llamarme. La chica, la morena de la cual aun no me aprendo bien el nombre. —¿Puedo ir contigo? —pregunta, con un destello de emoción en los ojos. 

No —respondo, rápida y secamente. Tan sólo tomo las llaves del automóvil y mi teléfono móvil; de mi mochila se harán cargo ellos porque es casi seguro que, aunque yo no esté, irán a mi casa a pasar el rato.
...

De algunas personas en los pasillos consigo la ubicación del salón de la pequeña Kim, y ojeo por la puerta entreabierta que en efecto se encuentra ahí. Espero a que la profesora de la clase por terminada y en cuanto escucho las sagradas palabras “pueden retirarse”, abro la puerta de golpe, importándome poco que todos me miren, incluyendo a la autoridad. Camino a paso firme hasta hallarme frente al pupitre de quien estoy buscando, y con diversión la observo.

Es hora de irnos —murmuro, aunque no sirve de mucho si tomamos en cuenta que, aunque quieran fingir que no escuchan, lo hacen. —No querrás hacer una escena frente a tus compañeros, ¿verdad, cielo? —tomo su mano con delicadeza y asegurándome de que todos salgan de nuestro camino, salimos del aula. Fuera de ésta, suelto su mano, pero aprisiono su fina cintura con mi brazo izquierdo. —Te llevaré a conocer la pista —digo, esperando que eso aclare las dudas que aún no ha externado. —La próxima carrera no es en nuestro lugar habitual, llámalo un cambio de aires, lo hacemos para salir de la rutina una vez cada quince días —y es más difícil, para personas verdaderamente experimentadas. —No quiero que manches mi tierra con tu sangre, así que, como soy un buen samaritano, te mostraré cómo se hace —. Y no sé cómo, pero ella subió a mi automóvil sin protestar —mucho—.

En el camino, aunque hubiera pensado que nos ahogaríamos entre amenazas e insultos, pasó en completo silencio; y descubrí que extrañamente la falta de palabras junto a ella se sentía… bien, supongo, sereno, en paz, o algún otro buen adjetivo.
avatar
Mensajes : 351

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: i'm sorry but i fell in love tonight ;

Mensaje por bultaoreune el Dom Sep 03, 2017 5:59 pm

El hecho de sentarme con aquellos en aquel sitio y con Hyemi fue solo para provocar un poco a ese tal Kai, para tener una conversación en la que solo dejaría de mandarle puntas para que supiera que no me agradaba que estuviera con mi mejor amiga y que no le permitiría que se riera de ella. No permitiría que jugara con ella, de ninguna de la maneras, de ningún motivo. Pero no me permitieron ni una sola broma porque ellos decidieron salir corriendo, y eso me molesto de cierta forma por parte de Jie. Huía de mi antes de lo que quizás esperaba. Aunque tampoco supe en que momento yo había aceptado del todo ir a la feria, solo había asentido débilmente cuando ella lo estaba comentado, pero al parecer eso había sido suficiente afirmación para ello. Por lo que entendía -en parte- que Zhou se hubiera cabreado. Nunca había querido ir a sitios de ese tipo, pero al parecer...tomarse algo en serio era arriesgarse y aguantar cosas en otros momentos no se hubiera aguantado. Si Jie me lo hubiera pedido hasta cansarme, quizás también le hubiera dicho que si a ella, o si realmente me lo pedía como especial ilusión, pero... nunca pasó. Y ahora todas las cosas eran distintas. Entre nosotros todo se sentía más distante, pero no iba a permitirme perderla. Es demasiado buena para mi, para mi vida.

Se podía decir que nunca antes me había propuesto mantener una relación con alguien. Y no pensé -al principio- que saliendo con Chio Hyemi pudiera surgir esa incertidumbre. Pero algo estaba pasando, y por alguna extraña razón a la que mi mente no quería buscar motivos lógicos, estaba teniendo algo bueno con ella. Algo que era distinto al estar una noche distinta con cada chica. No es que sintiera que estaba...enamorado. No, eso no era así. No sentía esa sensación que era descrita por el resto y por todos los tortolos con los que me había chocado. Pero podía sentir cierto cariño hacia su persona. Hyemi es una buena chica, es inteligente, y algo rebelde aunque no lo sepan todos los que la rodean o la conozcan. Por eso me agradaba bastante, nos llevábamos bien y nos divertíamos juntos. Eso era bastante bueno para mi, estaba haciendo todo lo posible para que esto se mantuviera. Porque de alguna manera...si Jie iba a tener una relación con ese idiota, yo... necesitaba que alguien me quisiera. Necesitaba a alguien para cuando ella no estuviera, para cuando ella decidiera sustituirme por completo por él.

Había acudido a Jie porque sabía que ella me ayudaría. Porque sabía que si la ida era demasiado ella me lo daría y me ayudaría a buscar algo que fuera mucho mejor para un cita "romántica". Ug si, solo...se me había pasado por la cabeza de repente y quise intentarlo. Siempre era Hyemi la que hacía cosas por los dos, siempre era ella la que estaba sacando citas y demás. Y sentía que por una vez debía de ser yo quien organizara algo. Había planteado hacer lo primero que se me había pasado por la cabeza, sin pensarlo mucho. Y por eso necesitaba a mi mejor amiga, es más..quizás así volviéramos a pasar algo de tiempo juntos y mataría la distancia que ahora se había interpuesto entre nosotros. Pero no todo salió como yo quería, al menos no al principio. Pues su respuesta fue más que negativa y me dejo apretando mis puños por sus intenciones con Kai -de solo imaginármelo a él tocándola, quería reventarle la cara- y me dejo mal porque ni siquiera me dio opinión o me dio algo de ayuda. Nada de nada. Aunque luego recibiera un mensaje de ella diciendo lo contrario, sabía que nada iba bien. Y estaba empezando a ser consciente de ellos ahora mismo. No me gustaba nuestra situación actual.

Le abrí la puerta a Jie en cuanto dio el primer toque.-Hey, justo a tiempo.-Le sonreí y la deje pasar. Puse mis ojos en blanco y reí por lo bajo en cuanto me advirtió que si dentro de mi estúpida idea se ideaba el plan de vestirla de camarero, no daría un paso más dentro de la cabeza.- ¿En serio? ¡TE COMPRÉ HASTA UN DELANTAL!.-Le digo con desilusión y cuando ella me mira mal, yo levanto las manos en son de paz.- Solo estaba bromeando, ya deberías conocer ese tono- Digo sin más y le hago una señal con mi cabeza para comenzar a caminar hacia la sala. Traspaso toda mi casa para llegar al pequeño jardín. Donde había una mesa en el medio, con dos sillas y ya todo colocado en ellas. Tanto la bebida como la comida. Me quedo de pie de brazos cruzados al lado de la mesa mientras me quedaba mirándola. Ella no parecía entender que era lo que yo estaba esperando. Oh bueno, tampoco es que estuviera todo tan claro, suponía. Rascó mi nuca, porque de repente me había puesto algo nervioso. ¿Qué me pasaba? Esto era normal. No es como exactamente lo que tenía pensando con Hyemi, no exactamente como quería que todo avanzara pero... en cierta forma, el ambiente era algo extraño.-¿No vas a sentarte?.-Pregunto corriendo hacia una de las sillas y echándola para atrás, alentándola a que se siente en la mesa. Ella sigue extrañada, y yo termino bufando. ¿Por qué me lo estaba poniendo tan dificil? ESTO ME ESTABA COSTANDO.- Mira...sé que preferirías estar en casa de Kai haciendo...-Ah no, eso no iba a decirlo, claro que no.-Bueno, lo que quiero decir es que...últimamente nos hemos distanciado y no me gusta que estemos así.-Me encojo levemente de hombros.-No se que esta pasando con nosotros pero... pensaba que sería mejor tener una cena contigo para volver a ser los de siempre.- Suelto un suspiro porque ella no reacciona, y temo que se eché a correr lejos porque esto le parezca demasiado estúpido o porque quiera estar con su querido noviecito-estúpido. 

-Yo también te quiero Jie, pasé lo que pasé con nosotros, siempre lo haré.- Confieso como última opción para convencerla de que se quede a mi lado y disfrutamos de esto juntos, como los amigos que eramos, como los inseparables que siempre habíamos sido.
avatar
Mensajes : 5950

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: i'm sorry but i fell in love tonight ;

Mensaje por bultaoreune el Dom Sep 03, 2017 6:35 pm

No era justo, me apetecía utilizar a su amigo para algo y lo tenía planeado, por eso me molesto que lo apartara de la apuesta. Pero más me molesto el hecho de que hablara de mi o de mi familia sin saber nada. Aprete mis puños cuando nombró a mi madre y luego rió, aguante las ganas de partirle esa sonrisa. Lo miro con asco mientras se aleja y arrojo una de las bandejas al suelo. Iba a borrar esa estúpida sonrisa, iba a enseñarle quien era de verdad.

Mantengo una conversación por mensajes con mi mecánico, para saber como esta mi moto. Me asegura que en unas horas estará como nueva y eso me deja más tranquila. Podíamos tener miles de motos disponibles, pero yo solo correría con la mía, era algo en lo que podía ser bastante testaruda y nadie podía quitarme mis ideales de la cabeza. No he prestado atención a toda la clase, sin embargo levanto la cabeza en cuanto aclara que podemos irnos. Me dispongo a recoger mis cosas y ruedo mis ojos por el espectáculo de protagonismo que hace el heredero Min. Alzo una ceja, tenía que haberse dado un golpe si pensaba que iría con él a alguna parte, pero dejo que me arrastre hasta fuera del salón.- No vuelvas a llamarme así- Digo con asco por su "cielo" y aunque me intento soltar de su agarre en mi cintura, es imposible...por lo que me resigno. No se ni como acepto subir a su auto, pero tras ver que mis quejas y mis intentos de huir no funcionaban, también me resigne y me cruce de brazos en el coche mientras miraba por la ventana y me mantenía en silencio.

En verdad este había sido el mejor momento junto a él desde que lo había conocido. La tranquilidad y el silencio me relajaban y hasta podría afirmar que de esta manera, si podría soportarlo. Suspire cuando me di cuenta de que habíamos parado y pensé en bajarme, pero él había puesto el seguro de la puerta por dentro. lo escuche mientras me explicaba que ahí daría el inicio de la carrera, y luego arranco para hacer el recorrido. Bufe a mitad de camino- ¿Por qué haces esto?.- Le pregunto por fin rompiendo el silencio que se había apoderado de nosotros en ese momento.-¿No sería más fácil para ti ganar si no supiera el recorrido?.-Le pregunto alzando una ceja y él habla de jugar limpio. Suelto una leve carcajada.- No te creo nada... ¿No será que te mueres por pasar tiempo conmigo y no quieres admitirlo?.- Digo con un tono burlón en mi voz. Su mirada se cruza con la mía pero no dice nada. Y por un momento me quedo observándolo aunque él no me observara a mi. Su mirada, su expresión... todo en él es de misterio, no puedo leerlo, no puedo sacar lo que realmente piensa, y aunque eso en parte me desespera... Por otro lado, me mantiene queriendo tener una intriga y atención constante sobre él. Eso no era bueno, pero no podía evitarlo.

Me llevó de vuelta a la facultad porque allí estaba mi coche y porque claramente no iba a decirle donde estaba mi casa, aunque quizás pudiera saberlo. observé algunas personas antes de entrar al estacionamiento y me quede congelada cuando supe de quienes se trataban.-Mierda. Para el coche. No entres.-Le digo mirándolo y cuando veo que no me va a hacer caso, jalo yo misma del freno de mano. El coche justo queda parado en un lugar donde no obstaculiza la salida o entrada de coches y cuando él comienza a gritarme que si estoy loca y que así podía estropear su coche, yo solo me suelto el cinturón y busco mi móvil. Mierda, tenía demasiadas llamadas de mi padre y de mi hermano. Mierda, estaban viniendo hacia aqui.-¿Mi hermano te ha visto con este coche?.-Le pregunto.-¡Contesta!.- Le exijo cuando se queda callado y me hago una coleta en el pelo para estirarme hacia atrás y coger una de sus gorras negras.-Bien.-Comento cuando asegura que no se lo ha visto, el coche.-Voy a arrepentirme de esto, pero mi hermano y algunos de los suyos están ahí dentro...y estaré muerta si me ven contigo, llegando en un coche, solo. Y tú también posiblemente, asi que...-Sin más, en un ágil movimiento me subo encima de él, quedando mis rodillas a los lados de su cintura. Logro estirar mi brazo y echar el asiento hacia atras, para no estar tan pegada al volante. Perfectamente podía haber bajado y mentir diciendo que él me había intentando secuestrar, pero...era uno contra ocho, y él no saldría vivo, y luego habría una gran guerra entre ambas familias. Yo no quería eso.Por alguna extraña y estúpida razón, lo estaba protegiendo.

Pegue su cara a la mía y sus ojos buscaron los míos. Alcé una ceja cuando sentí sus manos en mi trasero y note su sonrisa egocéntrica. no podía armar ninguna pelea ahora por su descaso, porque sabía que en breve mi familia pasaría por alrededor del coche. Y solo quería que ellos vieran a dos adolescentes enrollándose. No, quería que pareciera que vieran eso.-Ni se te ocurra besarme.-Le advertí cuando él mismo pego su cara aún más-si eso era posible- a la mía. Nuestras narices se rozaban.-Por qué te partire la boca si lo haces.-Le advertí y me callé en cuanto reconocía l voz de mi hermano más cerca. Bien, solo tenía que aguantar así hasta que los viera irse en un coche. Pero...¿ por qué me estaba poniendo tan nerviosa? No era porque sabía que llegando a casa me esperaría una bronca por no avisar de mi tardanza. Mierda, él me estaba provocando los nervios. Le sostuve mi mirada ahora, intentando intimidarlo como él parecía hacer conmigo. Parecía que ya se habían alejado.-Creo..que ya..-Y antes de poder terminar de hablar, sus labios se pegaron a los míos. 

MIERDA. Solté un leve jadeo, sin poder evitarlo, cuando sus labios comenzaron a moverse sobre los mios. Y su sabor me envolvió, al igual que sus labios me atrajeron de forma sobrehumana. Mis manos se perdieron en su pelo, tirando un poco de él y sentí como todo mi sistema reacciona ante ese beso que no podía seguir. Pero aún así, aun sabiendo que no debía de pasar esto, que ni siquiera debía corresponderle si no patear su trasero, yo...mierda, me había perdido en el jodido sabor y movimiento adicto de sus labios.
avatar
Mensajes : 5950

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: i'm sorry but i fell in love tonight ;

Mensaje por exodus el Dom Oct 15, 2017 11:36 pm


ZHOU JIEQIONG:
Con los mofletes inflados me miré al espejo, comparando el mismo modelo de una blusa blanca con una color hueso. Según Sunhee, daban diferentes contrastes y necesitaba aprender a ver cuál de ellas era la correcta sin tener que probarlas en mi cuerpo antes. Desgraciadamente, no soy Sunhee y, después de poner los ojos en blanco y hacer un pequeño berrinche mental, me probé cada una hasta que decidí que la prenda en sí no me agradaba del todo; terminé comprando una blusa con apariencia de suéter ligero en color aguamarina. De todos modos, no es como si estuviese consiguiendo algo nuevo y bonito para competir con Hyemi, eso sería realmente patético. Joder, eres realmente patética, Jie. Y dándole la razón al tal razonamiento, al llegar a casa me cambié de ropa —después de darme un baño cálido— por una quizá demasiado casual. Esperaba que la sudadera de Rilakkuma y los jeans rasgados no desentonaran tanto con la maldita cena que el tonto Hobi había preparado para la perfecta Choi Hyemi. 

Y así, soltando maldiciones por todos lados —enojada conmigo y con nadie más— salí de mi casa para tomar mi bicicleta y conducir hasta la de Hoseok. Me obligué a colocar un sinfín de canciones ‘upbeat’ que ayudaran a mi pobre estado de ánimo a elevarse aunque fuera un poquito; está bien que en mi lista de deseos nunca se encontró presenciar una cita romántica de mi mejor amigo, es decir, mi mejor amigo, de quien he estado enamorada desde hace años, pero tampoco podía seguir fallándole como lo he estado haciendo. Después de todo, Hobi ha estado a mi lado siempre y sería injusto darle la espalda cuando me necesita. Y es que de algo estoy segura: él no tiene la menor idea de cómo tratar a una chica fuera de la cama. 


Casi me golpeo la cabeza al escuchar los primeros acordes de ‘Heartbeat’. Yo sabía que había cometido una equivocación al meter todas las canciones pegajosas que se me ocurrieron en esa lista de reproducción, pero gracias al cielo sólo faltaba acomodar mi medio de transporte frente a la cochera, así que pude quitar los audífonos antes de que Suran cantara “neol barabone dugeundaeneun maeum moreuge”, y yo sintiera que el alma se me iba del cuerpo por hacer la inmediata comparación a mis sentimientos hacia Hoseok.


No pasé mucho tiempo fuera de su hogar, puesto que el castaño abrió la puerta un-poco-demasiado rápido y yo, como imbécil, quedé embelesada por un segundo gracias a su brillante sonrisa. Vienes a servirle a él y a su cita, Jie. Me recordé, y eso bastó para bajarme todo el ánimo que Twice había subido. Seguí sus pasos hasta llegar al jardín, donde, una vez hace tiempo, nos quedamos dormidos y al despertar teníamos piquetes de mosquito y bichos en el cabello. Cuando levanté la mirada mi entrecejo se frunció en automático. ¿No se supone que yo le ayudaría a preparar todo eso que ya estaba preparado? En mi cabeza traté de darle sentido a lo que estaba mirando y a su “¿No vas a sentarte?”, que no tenía lógica alguna. Hasta que comenzó a hablar de nuevo y mi corazón dio un salto y se estrujó al mismo tiempo. Quise responderle con todas las palabras que cruzaban por mi mente, por ejemplo: —Serás idiota, prefiero mil veces estar contigo haciendo el ridículo, a estar con él que pone toda su atención en mí —pero obviamente no lo hice.


Sí lo hice. Mierda. Su mirada estupefacta provocó un escalofrío que recorrió toda la longitud de mis huesos. Su boca entreabierta me advertía que quería decir algo, sin embargo, preferí ser yo quien dijera la próxima palabra. Era tiempo, quizá fue tiempo hace mucho y yo sólo me doy cuenta ahora porque mi boca por fin decidió no quedarse callada. —No quiero que volvamos a ser los de siempre, Hobi —tragué en seco y sentí mis piernas flaquear. Definitivamente en mis planes no estaba confesar mi enamoramiento no correspondido mientras usaba una boba sudadera con orejitas. —Pero lo que quiero no es posible así que de todas formas no tiene caso que te lo explique con detalle —mordí mi labio inferior porque aun estando a punto de expresar mis sentimientos de lleno, la poca cordura que me sobraba decía que guardara ciertas cosas para mí, ya que al recordarlo luego no podría soportar el rechazo aun cuando él lo supiera todo. Carraspeé mi garganta antes de hablar de nuevo —estoy enamorada de ti —dije, y es que no había otra manera de decirlo —, no me importaba que estuvieras con alguien diferente cada fin de semana pero ahora, con Hyemi, es diferente y por eso me he alejado de ti… Me duele, Hobi —murmuré eso último y entonces dejé caer mi mirada al piso. —Kai es una salida fácil para olvidarte —me encogí de hombros. Hubo un silencio ensordecedor en el que esperé a que dijera algo, lo que fuera, pero él sólo estaba mirándome y yo no podía evitar pensar en la lástima que debía tenerme. —Lo siento, no quería arruinarlo todo… Teníamos una amistad muy bonita, pero yo no pedí quererte así —sequé las diminutas gotas que comenzaban a acumularse en mis pestañas con las mangas de mi sudadera y, una vez más, aclaré mi garganta esperando que mi voz no se cortara. —Si llamas a Hyemi seguro viene y tendrán una linda noche… Siento no poder ser de ayuda —curvé mis labios en una media sonrisa, no grande pero sí sincera. Con todas mis fuerzas deseaba que él fuera feliz, y si ella lo hacía feliz entonces no tenía nada que objetar. Por mi parte, encontraría la manera de superarlo tarde o temprano. —Nos vemos luego, Hoseokie—.


Ni siquiera Twice logró sacarme una sonrisa esta vez; durante el viaje en bicicleta en lo único que me obligué a pensar fue en no llorar porque entonces chocaría con algún árbol o moriría a merced de un automóvil en una señal de alto. Tenía en mente llegar a casa, encerrarme en mi habitación y taparme con las cobijas hasta la coronilla, pero por alguna razón terminé yendo a casa de Sunmi. Sunmi siempre tiene cinco fiestas para elegir y supuse que no me haría demasiado mal salir a divertirme, o al menos a intentarlo.
avatar
Mensajes : 1070

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: i'm sorry but i fell in love tonight ;

Mensaje por exodus el Lun Oct 16, 2017 2:28 am


MIN YOONGI:

Me sentí francamente exasperado al escuchar que la chiquilla tampoco creía que mi interés en que supiera las especificaciones del terreno donde correríamos era puramente por el bien de una competencia limpia. ¿Tan difícil resultaba pensar en mí como alguien con buenas intenciones? Supongo que sí, después de todo, la carrera no es exactamente legal y pertenezco al clan Min —que podrá tener muchas cualidades, pero ninguna realmente de “buenas intenciones”—. Aun de esa manera, me ofendía un poco que ni ella ni mis amigos aceptaran mis palabras como son. Porque puedo ser muchas cosas, pero no un mentiroso, y si le mostrara el terreno con otro propósito se lo haría saber sin rechistar. 

No hablé más de lo necesario: para darle algunas indicaciones y explicar ciertas cosas con respecto a la humedad del suelo por las noches y las rocas que a veces se camuflaban demasiado bien con la suciedad; hice caso omiso al comentario sobre pasar tiempo con ella. Siendo honesto, su compañía no me resultaba beneficiosa en ningún sentido, pero tampoco me molestaba del todo. Era una sensación singular en la que no profundizaría, había mejores cosas en las que gastar mi tiempo.

-

Si querías montarme sólo había que pedirlo, nena—murmuré en un tono burlón mientras las yemas de mis dedos se hundían y trazaban patrones sobre la tela del pantalón que cubría su trasero. Es cierto que lo hacía para provocarla, porque joder, ella se veía odiosamente sexy estando molesta, pero tampoco me podía dar el lujo de desperdiciar la situación y hacerla a un lado o simplemente dejar que su plan funcionara exactamente como ella lo planeaba. Oh no, la chica Kim se atrevió a sentarse sobre mí sin permiso alguno y yo necesitaba cobrárselo. Soy yo quien decide si una fémina tiene o no el derecho de acercarse tanto. Ella definitivamente lo tendría, pero esa no era la cuestión.

Humedecí mis labios segundos antes de que las voces pasaran al lado de nosotros. Quizá si Khiara fuese más observadora se habría dado cuenta de una característica importante en todos mis automóviles: los vidrios convencionales de las ventanillas habían sido cambiados por vidrios espejo, es decir, por fuera lo único que verías es un reflejo del exterior, y para ‘salvarnos’ de ésta lo más lógico hubiese sido subir las ventanillas sin necesidad de fingir un besuqueo casual. Claro que sería bastante tonto de mi parte hacérselo saber ahora. No dejé que terminara de hablar porque ella me gustaba más en silencio, o como ahora lo descubro, con el solo sonido de la tela de nuestra ropa rozando mientras nuestros labios chocan can agresividad. Cierto que al pensar en besarla en un principio no imaginé que lograra cautivarme tanto, pero tantas cosas trabajaban en mi contra que al final fue imposible no perderme en cada caricia de sus labios. La chica Kim sabía cómo hacerle perder la cabeza a un hombre, de eso no tenía duda alguna, pero era sorpresivo que me hiciera perder la cabeza a mí. ¡Y era sólo un jodido beso! Si nos separábamos la distancia no duraba más que medio segundo para recuperar oxígeno y después volver a embriagarnos con la efervescencia que causaba un mínimo toque entre nuestra piel. Yo no quería romper el momento y estaba seguro de que ella tampoco, pero aun así no podía pedir que durara para siempre. Mis manos pasaron de sus glúteos a su cadera, enterrando mis dedos en la piel ligeramente descubierta en un intento de acercarla todavía más a mí. Teniendo sus labios a mi merced y viceversa, la quería aún más cerca. El pensamiento era aterrador, si me preguntaran. —¿Por qué no terminamos con esto en mi cama? —dije, y sin vergüenza alguna elevé mi pelvis para frotarme contra ella—. Vas a llegar tarde de todas maneras —me encogí de hombros y levanté tan sólo un poco más su blusa para acariciar más piel. Ella pareció darse cuenta de las circunstancias porque, después de gritar una sarta de insultos hacia mi persona, salió del coche azotando la puerta. Una risa melancólica escapó de mis labios entreabiertos porque su reacción fue exactamente como la esperaba. Si bien, tenía una erección que dolía dentro de mis pantalones, nunca pensé que ella accedería a acostarse conmigo, pero ser un maldito descarado la obligaría a huir. Y aunque no me hubiese arrepentido de tener un poco de acción con una chica como ella, había comenzado a pensar mucho, a sentir mucho. Y bueno, no es necesario explicar por qué el “sentir mucho” no me gusta ni es mi fuerte.

-

Cuando llegué a casa el único que preguntó por qué había tardado tanto fue Jimin, eso porque al parecer todos los demás se encontraban trabajando en una reunión de mi padre a la cual no fui invitado por razones desconocidas. Jimin dijo que era probable que se estuviese discutiendo alguna de las estrategias que le presenté a mi padre y por consecuente mi presencia ahí no era bienvenida. Quiero decir, a veces las cosas se ponen feas y eso es decir mucho tomando en cuenta que hemos visto de todo en nuestro campo de trabajo. Si alguien llegara a ‘insultar’ mi manera de ver las cosas, me defendería a capa y espada, cas literalmente si es que tuviera una espada.

Me pidió que te avisara que irá a verte cuando regrese, necesita hablar contigo sobre los Kim —Jimin habló, mientras jugaba con las teclas de mi viejo teclado. —¿Te dijo más? —pregunté, con los ojos cerrados. No había hecho mucho, pero mentalmente me encontraba cansado. —Es sobre Khiara, Yoongi —suspiró mi amigo, y entonces mis párpados se entreabrieron con lentitud —, ella es el punto débil de Baekhyun y de su padre. Ella es la entrada que siempre buscó tu familia para destruirlos.
avatar
Mensajes : 1070

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: i'm sorry but i fell in love tonight ;

Mensaje por bultaoreune el Sáb Oct 28, 2017 3:39 pm

Ella había confesado querer pasar tiempo conmigo y no con Kai. Había asegurado que yo era mejor que él. Pero no me esperaba que me confesara aquello. Me lo solían decir, más de una persona me lo había dicho. Mis amigos solían bromear con ello pero nunca creí que fuera verdad. O más bien, nunca quise ver que eso podía estar pasando, que esa era la realidad entre nuestra relación. Yo la amaba, claro que lo hacía pero... yo no sería bueno para ella. Nunca podría corresponderla de esa manera porque nunca estaría a su altura. Y nunca quise hacerla sufrir, nunca quise darle dolor ni sufrimiento. Ella para mi siempre estaba primero, no era de esas con las que me acostaba cada semana, no era Hyemi. Es superior, esta por encima de todo en mi vida. Aunque no creo que sea momento de recordarselo. No quería retenerla cuando sabía que ella quería que lo hiciera si era para corresponderle; y eso era lo último que mi corazón me permitía hacer: por el bien de su persona. Si a Kai no lo creía indicado para estar al lado de Jie, a mi me consideraba mucho menos esa persona que debía mantenerse a su lado para toda la vida en el sentido romántico. Si que la quiero, y la protejo y la pongo por encima de todo pero... sentía miedo de mi mismo. Miedo de dar un paso que podría acabar con ella, miedo de fallarle de la peor manera. La vi marcharse, la vi salir de mi campo de visión y sentí como también estaba saliendo poco a poco de mi vida. Me sentía roto por dentro. Solo me deje caer en el suelo y lleve las manos a mi cabeza.

¿Qué era lo que exactamente debía de hacer con mi vida?

Los chicos me llamaron para salir, y por primera vez en mucho tiempo rechacé su oferta. No tenía ganas ni de música, ni de peleas, ni de chicas. Y aunque insistieran en saber que era lo que me pasaba para que rechazara eso, no quise hablar de ello. Porque ni siquiera quería estarlo pensando, no quería estar pensando en que la persona más importante para mi se había terminado alejando de mi, me había dejado... por mi culpa. Porque al fin y al cabo era mi culpa no haberme dado antes cuenta de sus verdaderos sentimientos hacia mi. Todo esto me resultaba tan irónico, tan poco posible. Parecía que se trataba de un sueño, pero no. ¿Y que iba a hacer? Quería corresponderla, pero al mismo tiempo....no podía. Ah, iba a terminar rompiéndome la cabeza.

Gruñí cuando mi móvil empezó a sonar de esa manera tan escandalosa. Una y otra vez. ¿Quién coño me estaba llamando de madrugada? Ya le avise a los chicos que no me molestaran, si se trataba de ellos...iba a arrancarles la cabeza. Me moví con algo de torpeza, por estar aún somnoliento intentando agarrar mi móvil para coger la llamada. Mierda, con todo lo que había tardado en dormirse y que mi mente y pensamientos dejaran de dar vueltas.-¿Hoseok? Soy Sunmi, tienes que venir a mi casa. Ahora.-La oigo bastante a lo lejos, y entre eso, el ruido que hay en el fondo de donde ella me llama y mi somnolencia; no quiso entender todo.-Jie ha bebido demasiado y no para de llorar y de preguntar por ti. Se ha encerrado en uno de los baños. Tienes que venir a por ella, Hoseok.- No se como me las arreglo, pero saber que ella esta mal me activa por completo y termino levantandome de un salto.-Nos vemos en cinco minutos.- Aclaro antes de colgar. Mierda, quizás serían diez...no podía ir a buscarla en la moto.

En todo el camino no había podido dejar de pensar en que deberían de haber llamado a Kai en vez de a mi. De que no sabía como enfrentarla en estos momentos. No sabía si era capaz de verla o lo haría y me echaría a correr. Maldición. Ella me necesitaba, ¿qué más da lo que hubiera pasado? ¿Qué más daba que me estuviera llamando porque no estaba en todos sus sentidos? Aún así lo estaba haciendo, y yo había prometido estar siempre para ella, pasara lo que pasara. Nada más llegar, ya Sunmi me esperaba y me llevo al baño que estaba encerrada. Suspire, apoyando mi frente contra la puerta del baño y pensando bien en que decir.-Jie..Soy Hobi, abre la puerta.-Pido, llamándome a mi mismo con el apodo que ella suele usar de forma adorable cuando solo quiere molestarme y quitarme masculinidad. Aunque ciertamente no me molestaba en absoluto. Dos toques más bastaron para que la puerta se abriera y ella se tirara sobre mi. Agarre su cuerpo con fuerza, rodeándolo por completo para levantarla del piso y acariciar su cabello con mi mano libre.--Vamos Jie, no seas llorona.-Intento bromear, y luego de darle las gracias a Sunmi por llamarme, la saco de ahí conmigo.

Pasaba de llorar a reírse en cuestión de segundos, y vuelta a empezar. Agradecí que me hiciera caso y no causara mucho alboroto cuando llegamos a su casa y la tuve que subir hasta su habitación. Pensé en obligarla a darse una ducha, pero la verdad que lo mejor que podía hacer ahora mismo era acostarse. La recosté en su cama y justo cuando me iba a ir, ella jalo de mi pidiendo que me quedará, a lo que suspire y me senté en la cama mirandola.-Jie...necesitas dormir.-Aunque mañana tuviera una resaca enorme, estaba claro que de eso no se iba a librar. Mi corazón se para y me quedo bastante parado cuando escucho lo que me reclama y lo que me pide. ¿Por qué ni siquiera me has dado un beso? ¿Por qué nunca me has mirado como a las demás? y más cosas por el estilo que me dejen completamente callado. Cuando ella esta demasiado cerca de mi, su rostro solo se separa por pequeños centímetros del mío, suspiro y acaricio una de sus mejillas.- Tú no querrías eso. Yo no lo quiero...Eres mejor que cualquiera de con las que haya estado, tu eres especial y única para mi.- Le aclaro y pongo su frente contra la mía.-Eres preciosa, increíble y perfecta.-Aseguro, porque es la pura verdad.- Por eso nunca ha pasado nada Jie. Claro que te he mirado con otros ojos más de una vez en todo el tiempo que nos conocemos, pero...si te hiciera daño, nunca me lo perdonaría. Nunca aceptaría que sufrieras porque te fallara de esa manera...-
avatar
Mensajes : 5950

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: i'm sorry but i fell in love tonight ;

Mensaje por bultaoreune el Dom Oct 29, 2017 6:42 pm

¿Qué mierda había hecho? ¿Por qué me había dejado llevar de esa manera tan idiota? Lo peor de todo no era lo que había pasado, si no que lo había permitido y que...ME HABÍA GUSTADO. Maldita sea, lo odio. ¿Cómo podía seguir pensando en su manera de besar, en su manera de tocarme, en su manera de hablarme y de gruñir entre cada beso? Min Yoongi se había metido en mi cabeza y yo no veía la hora de que se saliera de esta. Mierda, ni siquiera con Youngjae me había pasado eso, o con cualquier otro. ¿Acaso esto era una pesadilla? ¿O el mundo se esta riendo de mi vida? Suga es mi enemigo, el de mi familia... es un idiota que solo juega con las chicas y se divierte paseándose por ahí como si fuera la persona más importante y más problemática de este mundo. ¿Cómo se creía que podía llevarme a la cama así como así? Engreído, estúpido, sin neuronas...y buen besador. Bien,¿algo tenía que hacer bien, no?.

Suspiré en cuanto Baekhyun me abordo nada más llegar a casa y no me dejo dar un paso hacia delante.-¿Se puede saber donde coño estabas? Papá estaba a punto de comenzar a buscarte por cada rincón de la ciudad.-Gruñe algo cabreado, aunque se que más bien estaba preocupado. Rodé mis ojos y volví a suspirar.-Lo siento...Estaba con unas amigas, se me olvido avisar.- Y claramente ellos no conocían a mis "amistades" de la facultad, por lo que no podían decir si realmente estaba diciendo la verdad o no.-No es seguro que estes por ahí sola...Aún no sabemos en que clanes podemos confiar y en cuales no de los que hay aquí.-Me recuerda y yo asiento sin decir nada. Dejo las llaves del coche en un mueble de la entrada y lo miro cuando aún no se aparta para dejarme pasar.-¿Necesitas algo? Quiero darme una ducha.-O mejor darme cabezasos contra la pared porque sigo pensando en lo que había pasado en el coche del idiota.-Papá te necesita, quiere que lo acompañes a un trabajo. Y quiere hablarte de quien te acompañara en la universidad durante unos días.- ¿Qué?¿Había escuchado bien?¿Me querían poner un niñero? No,no. Eso si que no. Sabía cuidarme yo solita.

-

Ruedo mis ojos en cuanto siento como Mingyu se pone a mi altura y sigue caminando a mi lado.-¿También piensas entrar a todas mis clases?.-Pregunto bastante molesta. Por mucho que le hubiera insistido a mi padre con que ya que me obligaba a seguir clases quería ir sola y demostrarle que me sabía cuidar sola, él había dejado bastante claro que Mingyu me acompañaría durante un tiempo. Al parecer había cierta amenaza sobre nosotros, y no quería arriesgarse a que yo saliera herida. No lo haría, pero ya no podía insistirle más en mi libertad. Aguantaría una o dos semanas como mucho con Mingyu y luego volvería a lo suyo. El moreno advierte que si no es necesario, me esperara por fuera y ruedo mis ojos de nuevo. Claro que no quería comerse las clases que yo tampoco quería. Esto era de risa.

Daba gracia que en ninguna clase me hubiera chocado con Yoongi o con alguno de los suyos. Me encaminaba hacia la cafetería, con algunas chicas y por supuesto con Mingyu siguiéndonos. Todas intentaban llamar su atención y querer tener alguna respuesta de él. Claramente había dejado claro que no teníamos nada, pues Mingyu podía ser un chico bastante atractivo pero...nada. No quería que se creyeran que era mi novio sobreprotector. Simplemente era un familiar nuevo en la ciudad, eso mismo para el resto del mundo. Levantó mi vista de mi celular cuando siento un leve agarre en mi chaqueta y miro hacia el frente. Venía caminando hacia nosotros, él y su grupo. La mirada de Suga se chocó con la mía, y en cuanto lo hizo todos los recuerdos del coche vinieron a mi. Pude sentir sus labios sobre los míos, desee que así fuera y un escalofrío recorrió toda mi piel. Joder, esto no podía ser así. ¿Me había entrado calor en mis mejillas de repente? NO. Frené en seco porque si seguía caminando estaba claro que nos ibamos a chocar, y di media vuelta.-He olvidado algo en la taquilla.-Por alguna razón me había puesto nerviosa, y no quería enfrentarlo. Por lo que después de disculparme con las chicas, comencé a caminar con algo de prisa en cualquiera dirección diferente. Claramente con mi niñero siguiéndome de cerca.

Mingyu había recibido una llamada justo al final del horario escolar, cuando me encontraba en mi taquilla cambiando las cosas, por lo que salió un momento del edificio advirtiéndome de que no me moviera de allí hasta que volviera, tenía que dejarme sana y salva en mi casa. Cierro la taquilla y me apoyo en esta mientras juego con el móvil entre mis manos. Pero la presencia de alguien, me hace tensarme. Sé quien es la persona que se encuentra justamente delante de mi. Cojo aire y lo suelto, si es cierto que lo había estado evitando todo el día; pero él no debía de saberlo. Por lo que tras su pregunta sobre ello y sobre si mi guardaespaldas se había perdido, simplemente levante la cabeza y alcé una ceja.-¿Me has echado de menos o has estado celoso?.-Pregunté con cierta picardia. No me podía dejar engatusar por él, no podía dejar que los nervios salieran a la luz o que mi mirada se desviara a sus labios como quería que pasara.-¿Por qué no te dejas de preocupar por mi y por mi niñero momentáneo y te centras en la carrera de mañana?.-Doy un paso hacia delante, aunque al tenerlo más cerca, mis labios me piden volver a tener los suyos mandando en mi. Tenía que resistir, tenía que odiarlo. Debía de hacerlo.-¿O realmente quieres perder la apuesta y deseas hacer todo lo que te pida?.-Digo recordandole que teníamos un trato de por medio.-Min Yoongi...yo siendo tú, tendría cuidado. Suelo ser muy tóxica.-Le advierto con cierta diversión manteniendo su mirada clavada en la mía, y cuando siento que él se esta acercando demasiado a mi, le doy un leve empujón para apartarlo e irme de allí caminando con tranquilidad. Moviendo mis caderas de cierta forma provocativa por el simple hecho de que sabía que su mirada seguía clavada en mi. Yo podía ser tóxica, el problema es que esta estúpida relación, rivalidad y atracción sexual que teníamos...comenzaba a ser adicta para mi.
avatar
Mensajes : 5950

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: i'm sorry but i fell in love tonight ;

Mensaje por exodus el Jue Nov 02, 2017 11:01 pm


ZHOU JIEQIONG:
Bien, Sunmi siempre tiene las mejores fiestas pero todas ellas están llenas de sustancias de dudosa procedencia, incluso las que “parecen” seguras. Aunque honestamente con mi estado de ánimo no me interesó en lo más mínimo el origen del líquido rosa fluorescente en el vaso de metal que me ofreció alguno de los chicos que los servía, y tomé varios de esos más otros que quizá eran azules. Desgraciadamente el alcohol y lo que sea que contuviera esa cosa no ayudó para soltarme y divertirme con cualquier chico que se me pusiera enfrente, sino para todo lo contrario: Hoseok. Hoseok estaba en todas partes, en mi cabeza, en la pista de baile junto a alguna chica, en la puerta recibiendo a quienes llegaban, incluso lo vi siendo el chico de la pizza. Él se encontraba dentro de mi cabeza y yo sentía que el aire comenzaba a faltarme. Estaba en todas partes menos conmigo y yo lo quería, lo extrañaba, lo necesitaba, joder, ¿por qué tuve que enamorarme de la única persona que nunca me querría?

El Hoseok en mi cabeza jamás se llamaría “Hobi” a sí mismo, entonces, cuando tocaron a la puerta y escuché “Jie… Soy Hobi, abre la puerta”, supe que no era una de mis alucinaciones. Sonaba lógico en mi enajenada cabeza al momento. No me percaté de mucho mientras él conducía de un lugar a otro y seguramente no recordaría ni un octavo de todo lo que estaba diciendo —o balbuceando—, pero al sentir el colchón bajo mi espalda y el aroma propio de mi mejor amigo comenzó a alejarse, lo primero que se me ocurrió hacer fue jalar su camisa y pedirle que no se fuera. Demonios, ¿tan difícil era entender que lo necesitaba más que nunca? ¡Y la razón era la más idiota! Quería que él me dijera que todo estaría bien, que pronto se me pasaría, que encontraría a alguien mejor… Todo eso porque él mismo me rompía el corazón. Irónico, ¿no? La persona que me lastimaba era la única que podía hacerme sentir mejor también.

Y lo intenté, pensé que después de pedirle indirectamente que me besara y que me tratara como a todas aquellas con quienes se ha acostado lo haría, pensé que estando tan cerca él caería por fin, pero lo único que hizo fue romperme todavía más al aclararme que él no quería hacerlo. —¿De qué me sirve ser todo eso si a quien yo quiero no me quiere a mi? —murmuré débilmente. Después, repentinamente comencé a reír, pero no una risa escandalosa y mucho menos de felicidad sino de nervios y porque me sentía patética. —No… No tienes que rebuscar razones… Es… Es muy simple, Hobi —acomodé mi espalda contra la cabecera de la cama y tomé una almohada para abrazarla contra mi pecho —: no te gusto, no soy “tu tipo”… Las putas que conoces en la calle y en fiestas lo son —cada vez me costaba más mantener los ojos abiertos, pero no quería dormir, quería observarlo y grabar todas y cada una de sus facciones en mi mente —¿No es triste? —suspiré y finalmente dejé de pelear contra mis párpados, dejándolos descansar pero sin caer dormida —He intentado verme bien para ti, ser buena para ti, amable, he aprendido cosas para impresionarte… Y eso es todo lo que no te gusta de mí —patética. Fue en ese momento que recordé todas las veces que sus conquistas me dijeron lo “conmovedor” que era verme tratar de ganar su atención. —También intenté ser como esas que llaman tu atención y lo que gané fue que te enojaras conmigo —torcí una sonrisa, de nuevo, sin una pizca de alegría. —Fui tan ingenua que rechacé a todos los chicos que me pedían una cita pensando que sólo quería una cita si era contigo —lágrimas comenzaron a resbalar por mis mejillas, gotas gruesas y pesadas que mojaban la almohada presionada contra mi barbilla —, y tú también fuiste ingenuo al no darte cuenta de que mi cariño rebasaba por mucho los límites de la amistad —abrí los ojos, aunque estos ya no servían ni siquiera para ver porque el llanto nublaba y desenfocaba todo a mi alcance. —Desearía… desearía no haberte conocido —dije, y una alarma se encendió al instante dentro de mi pecho. Hubiese querido no decir eso, pero sentía las palabras ardiendo en mi garganta rogando ser liberadas.


Dicen que los niños y los borrachos siempre dicen la verdad, sólo que en ese momento yo no sabía si estaba borracha o drogada o en un viaje astral. No recordaba con claridad todo lo que dije o hice durante toda la noche, pero sí todo lo que pasó estando en mi habitación. No podía disculparme con Hoseok porque en el fondo no sabía si mis palabras habían sido verdad o mentira, o un punto intermedio; por esto no habíamos entablado una conversación verdadera desde esa noche —hace casi dos meses— y los días pasaban como un rayo, aunque siempre siguiendo la misma rutina: me levanto, me arreglo, voy a la universidad, regreso a casa, duermo, el ciclo se repite. A veces encontraba el tiempo para comer, otras lo olvidaba por completo, pero estaba bien, no me sentía como creí que me sentiría… Sólo algo vacía, pero bien. No lloraba toda la noche, no lo recordaba todo el tiempo, no sentía ganas de hablar con él —con nadie—, estudiaba lo suficiente, quizá mi vida social se redujo a la mitad pero es que tampoco tenía ganas de salir o de hacer cualquier cosa que mis amigos quisieran hacer. Estaba bien, se sentía como algo que podía superar, confiaba en mí para conseguirlo.

Tienes que comer algo —la hora del almuerzo, mi estómago se sentía lleno aunque no había probado bocado desde la noche anterior. —Estoy bien, no me da hambre a estas horas —me encogí de hombros y Taehyung me miró con desaprobación. —Antes comías entre clases, en clases, saliendo de clases, seguro también en la bañera y cuando dormías. Jie, solías tener hambre a toda hora, no me vengas con eso —llevó el tenedor con un trozo de carne hacia mi boca, pero me negué otra vez. —No quiero, Tae. Te prometo que comeré al salir de aquí —desordené su cabello rosa deslavado con mi mano derecha y tomé un sorbo de mi botella de agua. —No te creo, pero lo prometiste y debo hacer que cumplas tu promesa… Te llevaré a comer yo —arrugué mi nariz y me crucé de brazos haciendo una mueca rara. —Oye, Hoseok me pidió que te dijera sobre la fiesta de cumpleaños de su novia —comentó Taehyung antes de meter comida a su boca, y yo estuve a punto de tirar la botella de agua abierta al piso. —¿Novia? —pregunté, muy lentamente —Ajá. Hyemi. ¿No te lo ha dicho? Salen desde hace un tiempo… ¿No te lo dijo? —tragué en seco. En los pasillos nos saludábamos, cuando comía en la mesa con todo el grupo intercambiábamos un par de palabras, pero al dar un paso fuera de la institución desaparecíamos el uno del otro. Así que no era tan obvio para los demás. Aun así, me extrañaba que Sunhee o Sook no me dijeran que Hoseok y Hyemi habíamos formalizado una relación. —Es el fin de semana, si quieres puedo pasar por ti —asentí con mi cabeza sólo por no dar explicaciones, pero cuando llegara el día fingiría demencia o estar terriblemente enferma.


Tomé asiento en una banca cerca del portón de entrada de la universidad para esperar a Taehyung, el moreno me advirtió que no me fuera a casa o “cosas malas pasarían”, y aunque su amenaza no sonaba creíble le hice caso. —¡Hola! —me quedé estática por un segundo. Levanté la mirada y me encontré con Hyemi y Hoseok, ella se sentó a un lado de mí y comenzó a hablar sobre la fiesta de la que me había hablado Taehyung antes. —¿A quién esperas? —preguntó una vez que la fecha, hora y lugar quedaron claros, aunque no pensara ir. —A Tae —musité, mirando alrededor esperando encontrarlo. —Ustedes hacen una bonita pareja —rápidamente giré mi cabeza para mirar a Hyemi y negué  con una leve risa. —No… digo, somos amigos, nada más —ella sonrió, pareciendo que no me creía. —Últimamente pasan mucho tiempo juntos… Y yo pienso que le gustas, pero sólo es una pequeñita observación —no supe qué decir y un silencio de cinco segundos reinó entre los tres hasta que la escandalosa voz de Taehyung llegó a nuestros oídos, gritando que debíamos irnos o no llegaríamos a tiempo a “nuestra cita”. Joder. ¿Cita?
avatar
Mensajes : 1070

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: i'm sorry but i fell in love tonight ;

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.