Últimos temas
» love, poem, art:
Hoy a las 3:45 pm por CatCatCat

» en el espacio de tu ser me quiero perder y aprender todos los secretos que esconde tu piel ─
Hoy a las 3:27 pm por Arijp96

» ; 愛 ♥
Hoy a las 2:11 pm por hughes

» still remain in my heart:
Hoy a las 1:40 pm por lalisa

» khiboo in your area ♥
Hoy a las 1:35 pm por lalisa

» rolcito angsty?
Hoy a las 1:30 pm por seraphistols

» ¿Alguien conoce Amino?
Hoy a las 7:52 am por sassybooty

» La inercia de sonreír cuando tú sonríes ♥
Hoy a las 7:19 am por fercaver

» Mi verdadero hogar está en tus brazos
Hoy a las 6:17 am por Arijp96

Afiliados del Foro
Afiliados hermanos 0/5
Directorios y Recursos
Afiliados Elite 0/44

we need love but all we want is danger. ♥

Página 5 de 10. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: we need love but all we want is danger. ♥

Mensaje por sameheartbeat el Vie Dic 01, 2017 8:52 pm


No fue hasta que los labios de Nina se empezaron a mover que me percaté de que en el fondo no tenía idea de como respondería y no hacía nada más que esperar por lo mejor. Porque escucharla replicarme con tal naturalidad, que se despojaba de cualquier protocolo que solo servía como barrera, mostrando aunque fuera su indignación por mi comportamiento, bastaba para ponerme a mil. Pero una cosa era sentirla responder en lo que podía ser un impulso inicial vago y otra fue que profundizara el beso de una forma que me provocaba empotrarla contra la pares más cercana para tomarme el tiempo de recorrerla con la atención que merecía. Sin embargo, me conformé con afianzar el contacto sobre su cuerpo al sostenerla por la cintura en busca de tanto como pudiera obtener de ella. No se me podía culpar, solo era un humano más y sus labios se sentían como el paraíso; era apenas víctima de mi propia imaginación al permitir que volara en dirección a la castaña. La separación de la morena terminó como todo lo bueno, demasiado rápido, provocando que el alud de pensamientos que mantenía al margen de mi interés atacaran de repente a mi consciencia. 

En medio de la avalancha de réplicas provenientes de mi interior, sumándose con la visión condenadamente caliente de Nina frente a mí, agitada ahora por mis actos; opté por lo que pareció más lógico, salir de la habitación. Imbécil. No estaba seguro si había murmurado el ataque a mi propia persona cuando estaba a la mitad de camino en dirección a la salida del castillo o sí simplemente lo había pensado, pero no me interesaba el absoluto. No comprendía si era peor haber olvidado cualquier deje de profesionalismo que podía profesar, demostrando que no me era tan indiferente como me gustaba pretender o haberme largado sin más después de hacerlo; pero vistos en conjunto no me hacían solo un idiota sino un auténtico cobarde. Solo sabía que lo mejor sería ordenar mis pensamientos antes de retomar mi posición dentro de la normalidad, para evitar la asunción del riesgo que representaba desear quitar cual fuera el vestido que tuviera puesto la próxima vez que la viera. ¿Y con la capacidad que tenía de enloquecer a cualquiera que posicionara sus ojos sobre ella, decidía regresar con su ridículo novio? El universo parecía estar de un humor para amargar la vida de varias personas el día de hoy.

/

No lograba entender la necesidad de llevar a cabo tantos eventos en tan poco tiempo, asumía que la familia real se cansaba de la exposición pública continua y sin embargo, estaban presentes en cada acto que estuviera a la altura. Un verdadero pesar, ya que no podía comparar el grado de estrés cuando no había una sola alma en los pasillos que vigilaba a aquellos momentos en los que desconocía a las decenas de personas que llenaban la estancia con los aires de superioridad que eran ya cotidianos entre los visitantes del palacio. Asentí como reconocimiento a un par de los guardias nuevos que se encontraban esta noche, ya que debido a la gran cantidad de personas era apenas necesario reforzar los cuidados y consideré acercarme antes de desechar rápidamente la idea, no me estaban pagando para proteger a mis compañeros. Aún cuando me las había apañado para actuar con una calma absoluta en los días pasados desde el incidente del beso, evitando encontrarla con un éxito digno de sorpresas. Decidiéndome por obedecer a mis obligaciones me dediqué a buscar a la morena en la estancia, asumiendo (sin equivocarme) que la encontraría en cualquier punto del lugar donde estuvieran concentradas la mayoría de las miradas. Luce preciosa, princesa. —Reconocí al acercarme a la mujer, aprovechando que de momento solo se hallaba en presencia de uno de los camareros, recibiendo algo de beber. Todo en un intento de mantener la actitud que lucía con frecuencia frente a ella, relajando mis músculos ya sentir que no había ninguna amenaza lógica. Creo que lo mejor será que me quede cerca, puede que últimamente haya sido un tanto descuidado. —Confesé, poco dispuesto a permitir que tal situación volviera a presentarse. 
avatar
Mensajes : 682

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: we need love but all we want is danger. ♥

Mensaje por agelessbloom el Dom Dic 03, 2017 11:38 am


NINA DOBREV.
Mi mente dio tantas vueltas con respecto a la situación que había ocurrido aquella noche entre Ashton y yo que finalmente tuve una simple conclusión: realmente había pasado. Mi cabeza sería incapaz de crear un escenario así, por muy surreal que pareciese. Y por supuesto, luego de eso Ashton había simplemente desaparecido dejándome una vez más junto a Luke. En cualquier otro momento (como ya había pasado anteriormente) me hubiese sentido abandonada y enfadada con el castaño, no obstante, en este momento parecía como la decisión más racional que podía haber tomado ¿Por qué? Porque aún necesitaba ordenar los pensamientos en mi cabeza, entender lo que había hecho minutos después de darle una positiva a Dave con respecto a nuestro futuro ¿En qué me había convertido? ¿En qué universo yo me encontraría besando a mi guardia mientras debía permanecer leal a mi novio de toda la vida? Iba a re-pensar la teoría de que me encontraba en una realidad paralela.
 
Sin embargo, la vida seguía. Sobre todo para alguien con las obligaciones que yo tenía. Y al parecer, era el evento anual de honrar las glorias del ejército o algo por el estilo. Y por supuesto, la familia real era quién debía honrarlos. Mi atuendo había sido escogido por mí y mi asesora de imagen, después de debatir entre mil vestidos que fueron llevados a mi cuarto. Opté por algo no tan ostentoso que además combinara con mi tono de piel, y por supuesto, mi cabello suelto y ordenado. Al parecer, la seguridad había aumentado el día de hoy, por todos los hombres de negro que veía en cada esquina, sin embargo, el rabillo de mi ojo no podía dar con quién involuntariamente buscaba ¿Acaso era una especie de camaleón? Suspiré y tomé una copa que un camarero me ofrecía agradeciéndole en respuesta y desincorporándome al escuchar una voz bastante familiar. — Gracias, Ashton. — Musité, intentando lucir como si aquello no hubiese soltado unas nuevas sensaciones en el área de mi estómago ¿Qué sucedía conmigo? Esto era ridículo. No obstante, agradecía a los años de entrenamiento real que llevaba en seguir con las apariencias. Él lucía tal como lo recordaba, pero ahora había algo distinto y por mucho que quisiera negarlo, sabía que estaba ahí adentro y no pensaba marcharse muy pronto. — Debo admitir que estoy un poco acostumbrada a que desaparezcas sin avisar y Luke quede a mi cuidado. Incluso me está agradando. — Advertí, como si intentase sutilmente preguntarle por qué él simplemente desaparecía, pero sabía que no iba a tener ninguna respuesta verídica de su parte. Nunca la tenía. Me quedé un momento en silencio y aunque sabía que debía seguir con mi máscara de apariencias, la verborrea salió por sí sola. — Ashton, yo… lo siento. No quise ponerte en una situación incómoda y- — Pero antes de seguir, otra voz bastante familiar me interrumpió en aquel momento. Jesús ¿Justo ahora?

¿Sabes cómo te encontré? Pregunté dónde estaba la mujer más bella. — Dijo Dave con un tono guiñolesco depositando un beso en el área de mi sien, haciéndome sonreír de una manera incómoda ante esto. — Oh, veo que nuevamente estás con tu sicario. — Continuó, pero esta vez con un poco de desdén, hablando como si Ashton no estuviese junto a él. Yo resoplé molesta, incitándolo a callarse, pero nuevamente me interrumpió. — Sé que estás obligada a estar con él pero ¿no te aburres? Digo, apenas y habla ¿De qué hablaban ahora? — Y todos los años de guardar apariencias se fueron al retrete con esa pequeña pregunta, estaba segura que mi rostro hizo una mueca demasiado incómoda y mi mirada vagó hacia Ashton, no sabía si con algún ánimo de ayuda o solamente para que guardase silencio. No obstante, sabía que él no era ese tipo de persona. Dave podría decir cualquier estupidez con tal de hacerlo enfadar, pero Ashton no era así. — Discúlpenme, debo ir al tocador. — Me disculpé, con una sensación de una patada en mi estómago para marchar a paso apurado sobre mis tacones lejos de los dos. Al menos, de los dos juntos. Sentía, también, un molesto cosquilleo en mi nuca, lo que designé como culpa. Claro, nunca la había sentido, nunca había hecho algo mal en toda mi vida; peor aún que se sintiese tan bien a la vez. — Nina, hey, lo siento. Ya no molestaré a tu sicario, lo prometo. — Escuché la voz de Dave tras de mí mientras me alejaba de él a paso apresurado, ni siquiera me detuve por el moreno, sin embargo, eventualmente me alcanzó y tomó mi muñeca para hacerme girar sobre mis talones y quedar frente a él.
avatar
Mensajes : 2433

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: we need love but all we want is danger. ♥

Mensaje por agelessbloom el Dom Dic 03, 2017 12:29 pm


MAXIMILIAN IRONS.
En el momento de nuestra última despedida con Behati, nunca sobre pensé aquellas últimas palabras que habían salido de sus entonces hinchados labios (por mi culpa, claramente). No obstante, no pude evitar conectar los puntos cuando ella prácticamente desapareció del mapa. O comenzó a evitarme, no sabría concluirlo a ciencia cierta. Tampoco podía obviar el pensamiento de que mantenerme alejado de los problemas era justamente mantenerme más alejado de la rubia de lo que (apenas) estaba, dejar de fantasear con acariciar su piel tersa y, más que nada, ahuyentar aquel impulso que mi cuerpo mágicamente parecía obtener cuando estaba cerca de ella y no podía contener en fundir mi boca con la suya. Todas las cosas se habían complicado en este momento, más cuando tenía a mi gente jodiéndome en cada paso que parecía dar y con mi mente vagando en molestas ilusiones que contenían todas y cada una a la rubia como protagonista. La cual, además, se convertía en un rompecabezas aún más complicado a medida que pasábamos tiempo juntos. ¿Acaso ella seguía siendo solamente un capricho que debía consumar? ¿Era sólo que me agradaba? Mi cabeza actuaba más rápido de lo que debería, y aunque tenía en conocimiento que Behati era prácticamente una de mis enemigos, mi cuerpo no parecía aceptar el memo.
 
Finalmente opté por el camino sano y dejar de carcomerme la psiquis con tantas dudas que no estaban resueltas, como el por qué Behati había bajado el perfil en los últimos días. Tenía asuntos mucho más importantes que atender como las estúpidas (y exageradas) medidas de seguridad que el nuevo evento real debía tener. Desconocía si es que lograría ver a la rubia en él, creo que a estas alturas del partido todo el universo sabía que ella era más impredecible que cualquier otra fémina y persona que había llegado a conocer. No obstante, aquí me encontraba. Vigilando cada paso de cada persona fuera del círculo burgués que frecuentaba en eventos como este, como también escuchaba cada orden (e idiotez) que Carter, mi supuesto jefe en mando, tenía para decir a través de mi audífono especial. Y fue entonces que mi mirada captó con facilidad a la rubia que estaba haciendo desastres en mi cabeza ¿Y cómo no? Si prácticamente iluminaba toda la sala, cada movimiento que hacía parecía un acto sincronizado lleno de gracia. Como una danza melódica que no daba lugar a errores. No me atreví a acercarme en el momento, debía admitirlo. No obstante, fue ella la que contoneó sus caderas en dirección a mí, haciéndome sentir de alguna manera aliviado. — Dichosos son los ojos que cuentan con su presencia, Lady Behati. — La saludé con un deje de diversión en mis palabras, porque por supuesto que ella sabía que yo no hablaba de esa forma tan soberbia y molesta. Y no pude evitar soltar una carcajada ante su errónea suposición. ¿Realmente pensaba que yo iba a conformarme con algo así? Lastimosamente (para mí) siempre era un perfeccionista, y sólo iba tras lo mejor. — Ni siquiera recordaba a sus amigas, si es que esa era su preocupación. — Le dije con un tono neutro, pero sabiendo que estaba provocándola efectivamente. Entonces esbocé una sonrisa con sorna, mientras me daba el lujo de observarla a mi merced. — Debo admitir que los días son más aburridos sin usted. — Respondí a su pregunta, ya que mi yo interior gritaba desesperadamente que sí, que si la había extrañado. Haciéndome entender que ni siquiera me había dado cuenta como había dejado que Behati se metiese dentro de mi piel, y ahora ya era demasiado tarde como para sacarla.

No obstante, también sé que le gusta tener su espacio, mi Lady. — Agregué, con un tono de voz más profundo a la vez que mi mirada vagaba entre sus labios perfectamente delineados con un labial que podría asegurar la hacía tener un sabor incluso más exquisito. ¿Recordaban aquel impulso del cual había hablado? Bueno, nuevamente estaba haciendo acto de aparición. Miré hacia ambos de mis lados y no vi a nadie remotamente importante cerca nuestro, entonces di un paso hacia la rubia, lo cual ella respondió con un paso hacia atrás. Yo sonreí, pero no me detuve hasta que su espalda dio con una especie de pilar enorme del castillo y la tenía a escasos centímetros de mi rostro. — ¿Realmente crees que iría tras una de tus amigas? — Bufé y reí sin ganas. — En lo único que he pensado es como me gustaría encerrarte en una de estas miles de habitaciones y besar cada centímetro de tu cuerpo, mientras la gente nos escucha deseando ser nosotros. — Musité en un tono bajo y profundo, asegurándome que solo ella fuese capaz de oír. — ¿Crees que sería una buena idea? — Pregunté, con mi mirada fija en sus ojos y con las ganas, que nublaban mi mente, de rasgar aquel vestido de su cuerpo de una vez por todas. Sin embargo, antes de que alguno pudiera dar un paso en falso y ceder, mi audífono sonó. — Irons, vete al salón en el ala sur. Irwin golpeó al hijo del primer ministro. — ¿En serio? ¿Jodidamente ahora? Resoplé por la frustración y tomé un paso hacia atrás de la rubia. — Irwin golpeó al novio de la princesa, creo que te gustará ver esto. — Le dije.
avatar
Mensajes : 2433

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: we need love but all we want is danger. ♥

Mensaje por sameheartbeat el Mar Dic 12, 2017 6:00 pm

Cualquier presión que sintiera en mi pecho se alivió ante el saludo de Max, cargado de gracia como de costumbre sin ocultar las pullas ocasionales en dirección al comportamiento de las mismas personas que nos rodeaban. A mí también, suponía; después de todo era mi estilo de vida al igual que el de los demás, aún cuando era incapaz por completo de entender cual era su posición respecto a mi persona. Le agradaba pero también estaba más que demostrado que contaba con la facultad de molestarlo en un tiempo que asumía estaría cerca de romper un record. —Vamos, no estaba preocupada. —Respondí encogiéndome de hombros, luchando con el impulso de chasquear mi lengua ante su insinuación. Y aunque captaba con claridad que su propósito era retarme con aquellas palabras, en principio mi respuesta debería de ajustarse a la realidad, daba igual que se divirtiera con quien le apeteciera. A mi no me debe nada. Me aseguré internamente de una verdad que parecía obvia, me gustara o no la idea de que se enredara en las sábanas en compañía de sabría-el-cielo-quien o peor aún, alguien que sí conociera. 

Barajé la posibilidad de hacerme la desentendida por la respuesta que obtuve gracias al tiempo que había transcurrido desde nuestro último encuentro, pero si bien podía fingir estar ofendida por verme como cualquier fuente de entretenimiento que evitara aburrimiento en la vida del castaño, su manera de entender el asunto logró un desconcierto leve por la razón que para mi disgusto tenía.—Creo que aún no deberías saber lo que me gusta —La diversión en mi voz no podía ocultar del todo la verdad de mis palabras, y es que lejos de estar bromeando me encontraba completamente seria en aquella revelación interna. Porque si no era amiga de decir mentiras y defendía vehementemente la libertad de buscar lo que trajera felicidad, no era una gran admiradora de dejarme en descubierto con facilidad. ¿No le quitaba acaso todo el interés a conocer a las personas? no podía saber mucho al respecto, no me movía en un medio donde las personas se acercaran a aguas que no fueran superficiales y el particular don de Max para leerme hacía que sintiera vulnerabilidad en cada célula de mi organismo.

Sin embargo, en medio de la conversación apenas civilizada que lográbamos tener, no comprendía como había terminado  presionada contra una fría columna de mármol que apenas me cubría de algunos invitados y seguramente podrían dar una imagen algo sospechosa a otros. Porque definitivamente no era el lugar para que existiera tan poca distancia entre nuestros cuerpos, Max lo debía tener del todo claro, y no parecía importarle en lo más mínimo. Sentí la falta de aire en mis pulmones cuando las palabras pronunciadas en voz bastante baja para que solo los dos escucháramos lograran dejarme sin respuesta alguna, sin ser capaz de hacer nada más ante su confesión que negar con la cabeza al garantizar que de hecho era una pésima idea. Me gustara o no que la concretara, era tema aparte. Demonios, por supuesto que me gustaría. Ahora quienes se encontraran en el castillo parecían tan distantes como si se encontraran a miles de kilómetros de distancia, obligándome a pensar en si no estaría actuando como una completa idiota por balancear la posibilidad de pedir que por favor cumpliera con su palabra. Pero antes de que pudiera siquiera lograr regularizar mi ritmo cardíaco por las imágenes que mi imaginación con total diligencia había construido, Max dio un paso atrás, marcando distancia entre nuestros cuerpos de una forma visiblemente ofuscada. Irwin... ¿qué? —Cuestioné intentando unir mentalmente los datos que acababa de soltar mi interlocutor para formar cualquier noción que resultara lógica. Ashton Irwin se encargaba de Nina y se encargaba de mantenerla fuera de los problemas, lo que no resultaba una tarea muy complicada cuando la castaña amaba las caridades y una noche de buen sueño; así que el rubio fuera quien se metía en problemas justo ahora sonaba sacado de una comedia más que de cualquier drama. Especialmente si se trataba de propinarle golpes a Dave, quien a lo largo de su historia con mi castaña amiga demostró merecer más que un puñetazo. Seguí a Max por la estancia hasta llegar a uno de los pasillos en los que un grupo de gente se encontraba arremolinada y más que un murmullo se escuchaba acaloradamente. Nina se encontraba en el medio del barullo y había un par de hombres intentando calmar a Ashton y a Dave sin mucho éxito aparente, ante lo que Max avanzó a paso rápido mientras yo me apresuraba en dirección a mi mejor amiga. ¿Qué demonios pasó? —Pregunté en voz baja dejando de lado cualquier lenguaje aprobado por el parlamento al tomar las manos de la castaña entre las mías buscando llamar su atención, despejando mi mente de cualquier acaloramiento previo al problema que ahora rondaba la casa real.
avatar
Mensajes : 682

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: we need love but all we want is danger. ♥

Mensaje por sameheartbeat el Mar Dic 12, 2017 6:58 pm


Acudí a todos los medios útiles en mi mente para rechazar la idea de que Nina dejaba notar acidez en la horrible pero real referencia a cómo en más de una ocasión había dejado a Luke a su cuidado sin siquiera avisar que estaba cediendo el cargo por un par de horas. Porque asumía que la princesa solo estaba informándome de un hecho del cual ya estaba al tanto y no recriminándome por mi nada justificable comportamiento. La debía tener sin cuidado qué guardia estaba a su servicio a lo largo del día y mientras cumplieran con su labor, solo se trataba de un súbdito más que la seguía por todas partes. De la misma manera en que se suponía que ella era solamente un trabajo más qué cumplir. Siempre bajo la posibilidad de mandarlo todo a la mierda si incumplía con mi trabajo, pero la morena a fin de cuentas debería representar una cifra en mi cheque al final de cada mes. Y ya ni siquiera me sentía con las fuerzas para intentar convencerme de semejante mentira de tallaje mundial. Porque no por tener un temperamento significaba que resultaba fácil explotar ante cualquier persona, y puede que no existiera un manual conocido por la universalidad, pero andar besando a la mujer a la que solo debías mantener a salvo para después huir de ella no sería aceptado por nadie que buscara las cualificaciones mínimas para el empleo. Pero aquí estaba yo, escuchando como Nina pedía perdón como si llevara la culpa del desastre ocurrido.
Cómo era de esperarse en mi miserable vida desde que el idiota de Dave había decidido aparecer, no tuve ni el tiempo necesario para decirle a Nina que se detuviera, que no tenía responsabilidad sobre nada, antes de que su ex-o-quizá-no-novio apareciera con el deje de prepotencia extra en que parecía bañarse todas las mañanas. El intercambio de palabras de aquel par resultaba casi doloroso de mirar, con la incomodidad que exudaba la bella morena desde el momento en que Franco se acercó con halagos que de seguro había memorizado perfectamente tres minutos antes de entrar al evento.Porque una mierda así nunca podría ser espontanea. Pero aun con capacidad para memorizar frases como un niño de primaria, el hombre seguía haciendo gala de un extraordinario desconocimiento sobre lo que la seguridad, el sicariato o hasta el mínimo de espacio significaban, buscando mantenerse pegado a Nina cuanto le fuera posible. Y es que era obvio a la vista de cualquiera que los observara por un par de segundos con atención, que a él no le importaba la mujer, le importaba la princesa. Eso era todo. Podría apostar a que ni siquiera le importaba de quien se tratare con tal de que fuera cualquier princesa, al carajo el país, lo importante era conservar su estatus. Nina se excusó con cortesía vacía para marcar una distancia de la ridícula imagen que estábamos ocasionando y permití que se desplazara un par de metros para alejarse, al menos hasta que su pobre excusa de novio la siguió, obligándome a igualarle el paso cuando la tomó de la muñeca. —Joder, ¿no has pensado que quiere que las dejes en paz? —Pregunté con hartazgo al hombre rompiendo cualquier límite que me hubiera sostenido de replicarle de cualquier manera en el pasado, seguramente había roto ese mismo límite en el momento en que me adentré en la habitación de Nina con valor al que no debía de tener derecho. ¿Oh, así que sabes hablar? ¿Por qué mejor no vas y conversas con gente que esté más abajo, a tu nivel? Respondió a continuación Dave, con una sonrisa burlona marcada con tal claridad de su rostro que no pude desear más que borrarla de inmediato. Y eso hice.
Para el momento en que Dave fue consciente de lo que ocurría, el puño de Ashton ya se había estrellado contra su rostro sin miramiento alguno, llamando la atención de las personas a su alrededor con aquella reacción tan humana para tratarse de una respuesta cotidiana en la falsedad de la alta sociedad. Y es que Ashton ya no podía soportarlo más, sin importar quienes fueran los personajes de élite a su alrededor, eso nunca le había interesado en el pasado si era honesto consigo mismo. No era la reacción de ellos la que le era relevante, solo había una opinión de aquel montón que podía parecerle valiosa; y por supuesto, no se trataba de algo que estuviera dispuesto a reconocer frente a la castaña. ¿Por qué lo había golpeado? Podría alegar que Dave, el perfecto hijo del primer ministro de la Nación, había sido irrespetuoso con la princesa y punto. Había tenido que actuar. Pero no era la realidad, la realidad demostraba que Ashton había llegado al punto de no poder evitar obrar en sus impulsos cuando se trataba de la morena. Estaba furioso porque ella estaba con ese imbécil, porque había disfrutado besarla y porque de manera definitiva se moría de ganar por hacerlo otra vez. Por eso había actuado, y cualquier otro motivo sería una vil mentira.
avatar
Mensajes : 682

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: we need love but all we want is danger. ♥

Mensaje por agelessbloom el Jue Dic 14, 2017 3:27 pm


NINA DOBREV.
El suceso en que habían ocurrido los eventos había sido muy confuso para Nina. No pudo fijarse en qué momento Dave había soltado su muñeca para luego estar tirado sobre el piso con Ashton proporcionándole unos buenos golpes que el universo entero sabía que merecía. Su boca quiso vociferar algo que no estaba segura, sin embargo, nada salió. Se quedó allí petrificada observando un comportamiento que nunca antes había tomado su tan querido guardia, como también sabía que estaba haciendo lo correcto. Dave estaba molestándola, había hecho sentir inferior a Ashton también. Algo que ella estaba totalmente en contra, ya que nunca se había considerado mejor persona que alguien por llevar un título real, es por eso que Dave y ella nunca podrían encajar (esa y muchas otras razones). La morena seguía inmóvil, hasta que una presión en su mano hizo que todo volviera a la realidad, que su capacidad de oír funcionase otra vez y ella finalmente reaccionara. Era Behati ¿qué hacía ella aquí? No obstante, Nina se sintió acompañada dentro de toda esa locura, como usualmente lo hacía cuando su rubia amiga estaba a su lado.
 
No… no tengo idea. — Respondí sin dejar de observar la situación, para cuando ya Max Irons había intervenido sacando a Ashton del lugar y alejándolo de Dave. No tardaron en llevarse al moreno, su nariz sangraba y vociferaba a viva voz que iba a hacer que despidieran a Ashton. Mientras yo aún seguía con dificultad para reaccionar a todo lo que había pasado, me costaba entenderlo también, como de todas maneras no me sentía culpable de que sucediera. Por muy horrible que eso sonase. Behati y yo nos acercamos hacia donde se encontraban Max y Ashton, mientras el primero al parecer lo regañaba por su conducta o algo parecido. No podía leer a Ashton (¿Alguna vez lo había hecho?), no podía decir cómo se sentía al respecto o que era lo que había motivado esa golpiza a Dave. Él parecía estar en piloto automático, justamente como yo. — Princesa. — Llamaron mi atención en medio de todo este caos y estoy segura que los cuatro miramos en dirección a Carter, quién era el jefe de seguridad general del castillo y la familia real. — Necesito que me acompañe a mi despacho junto con su guardia. Por favor. — Agregó, refiriéndose a Ashton claramente. Solté el aire que tenía contenido en mis pulmones y asentí en su dirección, dándole una última mirada a mi amiga y despidiéndome tanto de ella como de Max. Y después de eso, tanto Ashton como yo seguimos a Carter en lo que podría ser la caminata más silenciosa que había existido alguna vez.

Carter se sentó tras su escritorio y nos dio una larga mirada a ambos, poco a poco salía de mi estado congelado y volvía a la realidad. Ni siquiera había tenido la oportunidad de hablar con Ashton ¿todos tenían que estar tan encima siempre? Resoplé. — Princesa, debe saber que lo ocurrido hoy es muy grave. Irwin rompió muchas reglas al golpear al hijo del primer ministro. Y por supuesto, David no teme en presentar cargos. — Comenzó y yo asentí, dándole toda mi atención a lo que el hombre tenía para decir. Por supuesto que aquella rata vengativa lo haría, tenía algo contra Ashton desde que lo conoció. — Comprenderá que debemos exigir la renuncia de su guardia, sin embargo, decidimos tomar su palabra por encima de todas las otras. — Mis cejas se enarcaron con una no muy grata sorpresa al escuchar la palabra renuncia, mi mirada fue desde el castaño claro hasta Carter y ahí me dejó claro que de mí dependía si Ashton conservaba su trabajo o no ¡Esto era una locura! Justamente, no sabía con qué intención había actuado Ashton y si yo siguiera siendo la vieja Nina no podría ayudarlo lo suficiente. Pero aquí me encontraba tirando mis morales por la borda una vez más. — Ashton no hizo nada malo. — Comencé, y Carter me miró un poco extrañado. — David estaba molestándome, lo ha estado haciendo ya un tiempo y él sólo salió en mi defensa, luego lo insultó también y Ashton solo reaccionó como mi guardia de seguridad ¿Lo despedirán por hacer su trabajo? — Pregunté lo último con una sorna latente, cruzando los brazos sobre mi pecho y ladeando mi cabeza para observar a Carter. Mi lenguaje corporal denotaba que sobre mi cadáver iban a despedirlo, sin embargo, tenía que jugar mis cartas con exactitud. — Si es mi opinión la que cuenta, digo que Ashton debe quedarse. Y cualquier cosa que David tenga en su contra lo haremos callar. — Finalicé dejando a Carter totalmente consciente de mi decisión y posición con respecto a lo sucedido.
avatar
Mensajes : 2433

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: we need love but all we want is danger. ♥

Mensaje por agelessbloom el Jue Dic 14, 2017 3:33 pm


MAXIMILIAN IRONS.
Podía hacer una gran lista de razones por qué Dave Franco debía ser golpeado hasta el cansancio. ¿Recuerdan mi gran rechazo con la burguesía? Oh, seguía latente. En el camino que había recorrido hasta hoy solamente me había dado cuenta que existían excepciones a la regla, como Behati e incluso su molestamente agradable amiga princesa. No obstante, este mundo abundaba con gente como Franco. Y dicho esto, comprendía que Irwin hubiese querido golpear la mierda fuera del desagradable moreno, incluso hasta podría hacerle frente sin pensarlo dos veces. Pero debía recordar que estaba aquí con una misión en particular. Entonces, cuando llegué al lugar de los sucesos, lo único que pude hacer fue cerrar mis brazos alrededor de Ashton y moverlo con fuerza para alejarlo de quién era la víctima. Se lo llevaron enseguida, y como el cobarde que era, recién en ese momento comenzó a gritar cosas en contra del castaño claro. — Cristo jodido ¿qué se metió dentro de ti, señor Correcto? — Pregunté observándolo sin poder entender del todo su comportamiento aún. Estábamos frente a frente, con las dos chicas que eran nuestra responsabilidad a un lado y sin demorar en acercársenos a nosotros. Jesús ¿acaso la princesa estaba respirando? ¿Qué estaba sucediendo entre esos tres? Resoplé. — Vas a tener problemas ¿estás consciente de eso? Sólo debías escuchar lo que aquel idiota estaba gritando. Así que debes estar preparado. — Comencé a decirle, porque prácticamente así era como funcionaban las cosas. El nepotismo en esta nación era una de las cosas que orgullosamente abundaban, además de sus riquezas. Solté una maldición, y antes de poder seguir conversando con quién era mi compañero, Carter hizo acto de aparición haciéndonos callar prácticamente a todos los presentes. Él era el pez gordo aquí ¿recuerdan? Me quedé en mi lugar viendo como intercambiaba palabras con Nina y le lanzaba dagas con la mirada a Ashton, para que luego se llevase a estos dos del recinto. — Hey, Irons. — Dijo mientras se marchaban y yo fijé mi mirada en él. — Llévate a Lady Prinsloo de aquí, asegúrate que llegue sana y salva a su hogar. Es mucho el drama por hoy. — Me ordenó a lo cual asentí en forma de aprobación.
 
Miré por el rabillo de mi ojo a Behati, que se encontraba a uno de mis lados y pude notar que estaba tan desconcertada con la situación como cualquier otro mortal que había tenido el privilegio de observarla. No obstante, sabía que en algo estábamos de acuerdo, aquella golpiza se veía venir para el hijo del primer ministro. — Bien, mi Lady, tengo órdenes explícitas de asegurarme que llegue sana y salva a su hogar. — Le comenté, lo más probable es que la rubia hubiese escuchado, pero alguien aquí debía romper el incómodo silencio. ¿Cómo fue que estaba a centímetros de besarla en un segundo y al otro había ocurrido uno de los mayores desastres reales en el palacio? Jamás iba a acostumbrarme a este tipo de vida. — Así que si es tan amable en acompañarme. — Dije, extendiendo una de mis manos para que caminase frente a mí esbozando una sonrisa con un deje burlesco para luego verla pasar de mí caminando con aquel vaivén tan sincronizado que solía tener.

Subimos a mi camioneta y encendí el motor para llegar a nuestro nuevo destino que sería el castillo Prinsloo. Sabía que Carter era un tipo inteligente, y aquella decisión sólo había demostrado que era cierto, ya que no tardaron en amontonarse fuera del castillo un centenar de periodistas y diversos medios para dar cobertura al escándalo que había ocurrido en el evento real. Además, no podíamos olvidar como es que los medios estaban tan obsesionados con la adorable rubia, el sacarla de aquí enseguida había sido la mejor opción. La miré de soslayo mientras mantenía mi vista en la ruta y decidí hablar. — Sé que estás preocupada por tu amiga, pero ya tendrás tiempo de hablarle. Era lo mejor sacarte de ahí. — Le aseguré, poniendo mis manos al fuego con lo que creía. No obstante, aunque ella dijese lo contrario podía verla un poco aproblemada, y por mucho que me intentase alejar (o querer mantenerme como un extraño) no podía evitar seguir leyéndola. El tiempo no había pasado en vano ¿sabían? Estacioné fuera de la entrada, después de hablar con los guardias que cuidaban el gran portón y me bajé del asiento de piloto para rodear la camioneta y llegar hasta donde Behati. Abrí su puerta y le ofrecí mi mano para que bajase del monstruo azabache y esbocé una sonrisa en su dirección. — Recuerda que tengo órdenes explícitas de saber que llegaste sana y salva a tu hogar. — Le recordé, soltando con pocas ganas su blanquecina mano y esperando que ahora la rubia hiciese su próximo movimiento.
avatar
Mensajes : 2433

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: we need love but all we want is danger. ♥

Mensaje por sameheartbeat el Lun Dic 18, 2017 2:21 pm


Pareció como si las personas pudieran volver a inhalar un poco de aire, sin darse cuenta de que habían contenido el aliento hasta tal punto, cuando Max se introdujo en medio de la pelea y sin rechistar separó a Ashton de un Dave que lucía más que apaleado. Sí, claro, el adorado (y también francamente ridículo) hijo del primer ministro se había medido a la labor de responder a los golpes del rubio con el mismo ánimo, pero los resultados del jaleo eran claros. Eso no era lo que me preocupaba, hablar en ocasiones previas había contribuido para reforzar la opinión que a este punto tenía establecida sobre él: era un idiota con delirios de superioridad. Pero era un idiota con poder que contaba con los medios a su favor y una relación reconocida por su estabilidad junto a Nina, si decidía actuar, podría meter a Ashton en problemas muy serios, algo que no merecería nadie solo por poner en su lugar a quien se lo ganara. Ahí estaba el centro de mi preocupación, que veía su base más sólida en la intranquilidad que se reflejaba de forma transparente en el rostro de Nina. Pese al deseo que tenía de conocer el motivo por el cual el asunto había explotado de tal forma, fue imposible que preguntara algo más antes de que Carter apareciera con su solemnidad usual que parecía exclamar zona-de-alto-peligro en cada una de sus facciones. Entonces fue rápido que demandaron la presencia de la castaña princesa en compañía de su guardia en el despacho, sin dar el tiempo previo a Ashton para limpiarse, al parecer eliminar rastros de sangre tendría que esperar.
 
Me resultaba una soberana tontería que en medio de semejante desorden uno de los asuntos de prioridad resultara llevarme de vuelta a casa, pero no por ello sería tan poco sensata para replicarle con aquello a Carter. En el pasado ya había intentado que el jefe a cargo de toda la seguridad me escuchara cuando repetía por centésima vez que no necesitaba más ojos puestos sobre mí para mantenerme a salvo, por supuesto, en el pasado mis peticiones también habían sido ignoradas por el hombre de manera evidente. Prestar oposición ahora sería inútil y desconsiderado, por lo que guardé silencio mientras seguía las indicaciones de Max cuando me recordó que deberíamos irnos. Existía algo intrínsecamente cómico en escuchar al moreno hablar con tal interés en obedecer las órdenes que se le habían dado, cuando ya estaba demostrado que cierta afección por romper las normas permanecía encendida en su interior. Nada lo había detenido de expresarme su descontento abierto cuando le había apetecido, mucho menos de llevarme a prácticas de tiro ni de besarme en el par de oportunidades anteriores; eso dejando de lado en lo que podríamos o no haber terminado si el ataque de violencia de Irwin no hubiera tenido lugar. —Lucía bastante turbada, creo que ni de lejos estaba planeado que algo así podría ocurrir. —Cedí al interior del vehículo en referencia al comentario de Max, reconociendo para mis adentros que quizá tenía razón. No ganaría nada más que aumentar la cuota de estrés en la casa real si me quedaba ahí para cuando los artículos de los tabloides se estuvieran escribiendo.

Parpadeé un poco confundida después de que Max intercambiara un par de palabras con la seguridad de mi propio hogar, cuando el hombre que últimamente rondaba mis pensamientos con más frecuencia de lo que consideraba seguro en sentido estricto me ayudó a bajar del auto. —A Carter le agradará que cumplas tu labor al pie de la letra. —Concedí después de tener mis pies apoyados en el suelo de la enorme residencia, negando al recordar como el mencionado se sentiría menos que complacido, importara o no si había sido dejada en la mismísima entrada a mi habitación. —Dios, eso fue una locura. ¿Viste la cara de Dave? Mil veces me he preguntado si alguien se atrevería a darle un golpe, cuando se torna realmente insoportable. Debería hacer merecedor a Ashton de una medalla nacional, no meterlo en problemas... no le menciones a Nina que te he dicho esto. —Aún con el tono de diversión en mi voz, no estaba de broma en absoluto. Esperaba que el asunto pudiera calmarse, de hecho dudaba que inclusive Carter no hubiera deseado en algún momento propiciarle un golpe al infame castaño. Lancé una mirada a la puerta que ahora estaba abierta, sin tener noción real de la hora ni plan alguno de averiguarla. —¿Quieres entrar? No es uno de los salones de la mansión real, pero se nos podrá ocurrir algo. —Ofrecí ladeando ligeramente mi cabeza sin separar mi mirada de él, recordando a la perfección lo que me había dicho en la fiesta. Sería mentira decir que sus palabras no se habían repetido más de una vez al interior de mi mente desde aquel momento. 
avatar
Mensajes : 682

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: we need love but all we want is danger. ♥

Mensaje por sameheartbeat el Lun Dic 18, 2017 3:24 pm


En el momento en que lancé el primer golpe, me di cuenta de que todo se iría a la mierda. Porque no podría importarme menos el problema en que me había zambullido ni que más de la mitad de la élite nacional se encontraba presente. El corto-circuito que hizo mi cerebro, permitiéndome por primera vez hacer lo que quería desde que había llegado al castillo, (con la única excepción de mi comportamiento previo en la habitación de Nina) terminó tan pronto estuve a metros de distancia de Franco, logro que le atribuía a Max Irons. —Tenía que hacerlo. Tú lo habrías hecho también. —Contesté una vez el ritmo de mi respiración se regularizó un poco más, como si de aquella manera explicara con claridad que demonios había pasado por mi mente cuando decidí tomarme con seriedad el deseo de romperle las costillas a uno de los tipos más importantes del condenado país. Pero claro, había mentido con un descaro total. Max no lo habría hecho también, nadie lo habría hecho a no ser que la ira les hubiera calado tan al fondo que decidieran que el riesgo al que se sometían valía la pena. Y la parte de mí que tomó tal decisión no decidió consultar ni por un segundo a la razón. Porque era obvio, no podría demostrarle a Nina lo estúpido que era que estuviera con tal patán cuando no trabajara en el palacio. Y a juzgar por la expresión de Carter, mi trabajo estaba más que perdido. Max tenía razón, solo debía pensar en lo que Franco gritaba para saber cuan grave podría lucir mi situación; y sin embargo, no recordaba que había gritado el idiota.

Fruncí el ceño al escuchar el llamado de mi jefe para reunirme con él de inmediato, porque no entendía del todo el motivo por el cual Nina debía estar presente para ver cómo me despedían. No había estado ahí cuando me contrataron y vaya que había presenciado el incidente en primera fila para comprender lo sucedido. Pero, como era obvio por más de un factor, yo no tenía la última palabra sobre como se llevaba a cabo nada en el palacio y sugerir a Carter que no era necesario la humillación pública de ser despedido frente a la mujer a la que me había comprometido a cuidar no era plausible. Mantuve la vista en el pasillo mientras llegábamos al despacho respectivo, mucho más interesado en admirar las alfombras que decoraban el suelo o los cuadros en las paredes que en lograr desatar la sarta de ataques que saldrían de la boca de mi superior si lo provocaba. Observé los puntos donde las heridas se abrieron en los nudillos, apreciando cómo si mi puño reaccionaba de aquella manera el rostro de Franco no debía de estar de un tono más suave que morado. Noción que no me disgustó para nada antes de volver a dejar viajar mi vista por la estancia.

Las palabras de Carter sonaban a un absurdo en mis oídos, claro que había roto cada una de las normas existentes o por-existir del jodido manual. Dave era un personaje público, se trataba de un evento nacional, encima de caridad, la idea escándalo no llegaba a definirlo con suficiente exactitud y aún así estaban actuando como si aún algo quedara por considerar. Como si la decisión no fuera tan elemental como el silogismo más básico. Si mi mirada alcanzó a denotar sorpresa cuando escuché a mi jefe, no quería pensar en la cara que puse cuando Nina empezó a hablar. Juraría que hasta la cara de Carter denotó la más leve de las contorsiones, lo cual era bastante tratándose de un hombre que actuaba como si hubiera sido instruido por espías rusos para que ni una seña de su rostro fuera traslúcida. La Nina que había gala de presencia no era la misma chica dorada que se llevaba las sonrisas de ensueño y aplausos a donde quiera que fuere, no era la princesa que daba su tiempo y dedicación por causas más nobles que la vida misma. No. Era una mujer que tenía una voluntad demasiado clara para tomar un "no" por respuesta, quien no estaba pidiendo sino exigiendo con un tono que le daría lo que quisiera. Al parecer lo que quería era que me quedara, lo que lograba posicionar una satisfacción tan grande en mi sistema que dudaba poder ocultarla con cuanto esfuerzo pudiera emplear. —No se diga más, princesa. —Expresó Carter, lanzándome una corta mirada de "bastardo suertudo" que denotaba una desaprobación palpable. —No sobra decir, Irwin, que si bien permanecerá en su cargo, no permitiré que un suceso como el de hoy se repita. Espero hacerme entender con claridad. —Asentí al hombre que lograba hacer sonar una represalia cual amenaza de muerte, poniéndome en pie una vez Nina lo hubo hecho, permitiendo que saliera antes que yo del despacho. —Nina, espera —Pedí soltando el nombre de pila con una confianza que me sorprendía, aún orgulloso de su comportamiento al interior de la oficina. —Lo que hiciste ahí adentro... gracias. No tenías porqué hacerlo, puede que me haya excedido. Solo un poco, claro. —Reconocí con la satisfacción que no quería ocultar, sin evitar pensar en que no comprendía que había hecho que la morena diera tal respuesta a mi posibilidad de despido. Lo que fuera, me bastaba por ahora.
avatar
Mensajes : 682

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: we need love but all we want is danger. ♥

Mensaje por agelessbloom el Miér Dic 20, 2017 9:44 pm


NINA DOBREV.
Salí en silencio del despacho de Carter después de que el claro regaño en dirección a Ashton hubiese llegado a su fin. La conclusión del encuentro aún lograba sorprenderme, no sabía a ciencia cierta si es que yo iba a tener tanto peso en una decisión de esa magnitud (la mantención del castaño en su puesto de trabajo), no obstante, me alegraba pensar que seguiría a mi lado y que, además, me había manifestado en desacuerdo con una decisión que no me parecía. Estaba consciente de que aquel comportamiento no era propio de mí, pero no podía ignorar aquel sentimiento en mi centro que me exigía pelear las batallas que creía y me correspondían. También sabía que esto se debía a la llegada de Ashton a mi vida, sin siquiera darme cuenta (o tener la voluntad) él estaba logrando cambiar disciplinas que siempre tuve arraigadas dentro de mi ser que nunca fueron de mi gusto, y de alguna manera estaba en deuda con él. Lo mínimo era arreglar todo este asunto en el cual se metió. O al menos eso era lo que me quería hacer creer. En fin, una vez fuera, escuché a Ashton detenerme llamándome por mi nombre, cosa que le había pedido un millón de veces y nunca había hecho… hasta ahora. Me giré sobre mis talones y lo observé extrañada, pero me sentía finalmente grata que él rompiera con todo su protocolo inhumano de tratarme como una deidad inalcanzable. Entonces sonreí. Y aquella sonrisa simplemente se ensanchó en el momento que me agradeció por hacerle frente a Carter, de una manera incluso divertida con lo último que el castaño tenía para decir. — Era lo correcto por hacer. — Respondí encontrándome con sus orbes color hazel. Lo cierto es que no sabía si mi respuesta era objetivamente certera, pero lo que si sabía es que no quería que se marchase. Mucho menos por la culpa de Dave. — No merecías marcharte por algo tan estúpido como golpear a alguien que se lo merecía hace bastante tiempo. — Agregué, para luego encogerme de hombros e intentar hacer más creíble toda la situación. ¿Qué más podría decirle? ¿No quería que te marchases porque te extrañaría? Pienso que no.
 
Mi sonrisa se desvaneció con lentitud en el momento que mi mirada bajó desde sus ojos hasta los nudillos de su mano que se veían bastante malheridos. Chasqueé con mi lengua en forma de queja y sin ningún tipo de permiso tomé la mano herida entre las dos mías y la acerqué hacia mí para mirarla más de cerca. — Ashton, tus nudillos. — Repliqué mientras prácticamente le mostraba las heridas enrojecidas y la hinchazón que su mano en este momento poseía. Si Ashton estaba de esta manera, no quería imaginar cómo Dave habría quedado finalmente. Tampoco me interesaba, con lo vanidoso que solía ser no me sorprendería si estaba en camino al quirófano en busca de una nariz o pómulos nuevos. — Puedo curarte esto, soy buena en estas cosas ¿Sabes? — Le dije esbozando una sonrisa y dejando esta vez su mano libre. No mentía. Tal vez en otra vida me hubiese interesado seguir una carrera que tuviese que ver con medicina, pero eso sería perfectamente imposible en esta. — Acompáñame a mi habitación, ahí tengo todo lo que podrá ayudarnos. — Finalicé para que posteriormente nos dirigiésemos hasta una de las otras alas del castillo para así llegar hacia donde se encontraba mi cuarto.

Al parecer, el evento no había perdurado mucho después de todo el drama que se había producido por Ashton golpeando al hijo del primer ministro. No quería imaginar todo lo que iban a tener para hablar los tabloides y que, lastimosamente, dejarían a Dave como víctima de alguna manera, no obstante, tampoco era mi primera preocupación ya que sabía que a Ashton no le importarían asuntos de esa índole. Eventualmente las grandes puertas de mi habitación nos saludaron y me adentré en esta para que el castaño me siguiese. Involuntariamente se vino a mi cabeza lo que había sucedido la última vez que él había estado aquí, y aunque intenté liberar mi mente de aquel recuerdo, se sentía demasiado reciente como para desecharlo. — Espérame aquí, iré en busca del botiquín. — Me excusé, apuntándole uno de los sofás que se encontraban en la estancia. Tomé una amplia respiración cuando fui al baño y nuevamente me obligué a pensar en otra cosa que no fuesen como los labios de Ashton se habían fundido con los míos. Es incorrecto, me regañé. Lo cierto es que había intentando evadir aquel acontecimiento con todas mis fuerzas, obligándome a que no me afectase más de lo que debería, pero ahora con él aquí era prácticamente imposible. No podía seguir corriendo de esto. Tomé el botiquín que se encontraba en un buró de mi baño y volví a donde se encontraba el castaño esperándome. Y como si nada estuviese calándome la sien esbocé una sonrisa en su dirección. — Aquí está. — Dije mostrando el botiquín en mis manos y acercándome a él.
avatar
Mensajes : 2433

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: we need love but all we want is danger. ♥

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 5 de 10. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.