Últimos temas
» ¡Son vacaciones!
Hoy a las 6:25 pm por blvssm

» ¿rol?
Hoy a las 6:22 pm por blvssm

» ¿Rol?
Hoy a las 5:55 pm por Libertadsalvatorehale

» o sole mio
Hoy a las 4:42 pm por serendipity

» 恋してる ♡
Hoy a las 4:14 pm por lalisa

» ¿roleamos? ♡
Hoy a las 3:46 pm por serendipity

» when there's no light to break up the dark, i look at you ღ
Hoy a las 3:32 pm por uchiha

» There's no place I'd rather be than right beside you.
Hoy a las 2:36 pm por silverqueen

» the flower that blooms on adversity,
Hoy a las 2:33 pm por hobi

Afiliados del Foro
Afiliados hermanos 0/5
Directorios y Recursos
Afiliados Elite 0/44

i know i was happier with you ღ

Página 35 de 38. Precedente  1 ... 19 ... 34, 35, 36, 37, 38  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: i know i was happier with you ღ

Mensaje por uchiha el Lun Nov 27, 2017 6:06 am



Cuando ingresó a la habitación, imaginó que tras una pequeña charla, todo retomaría la armonía que les caracterizaba al estar juntos. Supuso que se verían forzados a expresar sus opiniones sin importar lo diferentes que fueran, pero tras la perorata respectiva, todo volvería a la normalidad. Ella sería protegida por sus brazos, y él disfrutaría de una cálida noche con su pequeña familia. Lo visualizó con tanto detalle, que no entendió el motivo por el cual la realidad los cacheteo con lo contrario. — Que injusto eres, anata. — Soslayó la mirada hacía el pequeño que les observaba fijamente, ladeando el rostro de izquierda a derecha, detallándola tanto a ella cómo a él. Creyó ciegamente que tras el nacimiento de su primogénito, sus días estarían llenos de alegría y amor incondicional; la primera equivocación que dio rienda suelta a la presente. Temía el seguir errando. — Haciéndome creer que estoy siendo cruel contigo. — ¿Lo estaba siendo? La intranquila manera en que su pecho se comprimía y el cómo sus manos iban careciendo de color le hacían sospechar que su cuerpo lo daba cómo una afirmación. Se estaba culpando de algo que no debía de pesar sobre sus hombros, y lo hacía por la forma en que su poso la miraba. — ¿Estoy siendo despreciable por decidir darles una familia a aquellos que no tienen a nadie más? — Tsunade, a pesar de verse cómo una mujer independiente que no necesitaba la compañía de un segundo, siempre insistía en compartir tiempo con ella con indirecta desesperación. Ella sabía que tras el fallecimiento de Jiraiya, el vació que sentía incremento y buscaba de su acompañamiento para no ser atacada por el dolor. Lo mismo sucedía con su padre, quién tras la partida de su madre, no tenía a nadie con quién disfrutar de los días. Incluso hasta su sonrisa había cambiado desde entonces. Por último, Charasuke, que si bien no era parte de su familia, se encontraba en una dimensión que no le respondía, así dejándose rodear por rostros conocidos e historias diferentes. ¿Estaba mal pensar en sus sentimientos y emociones? — Quizá. — Suspiró. — ¿Crees que no lo pensé? ¿Crees que no he querido decirles que se vayan? Cada día... imaginé el hacerlo, pero... no puedo. — En muchas oportunidades estuvo por perder la paciencia; en múltiples ocasiones estuvo a punto de explotar, mas encontró su paz. Por ellos, por quienes fueron para ella y por quienes serían para su hijo. — ¡No puedo darle la espalda a aquellos que siempre fueron incondicionales para mí! — Y tampoco quería hacerlo. Su padre quién la crío, su maestra quién creyó en ella cuando nadie más lo hizo, y el azabache que apoyó desde el inicio del embarazo dándole un hombro donde apoyarse cuando su esposo se encontraba de misión. Cada uno ayudo a su manera, y... ¿estaba mal querer ser agradecida? — ¿Elegirlos a ellos? — No se trataba de elegirlos a ellos, se trataba de darles el lugar que merecían. — S-Siempre te he elegido a ti; ¡me he enfrentado a todos por ti! Soy capaz de entregar mi vida por la tuya... pero... ¿aún así preguntas? ¿aún así dudas? — Un silente ardor se posó en sus pupilas, obligándola a pestañear un par de veces sabiendo que eventualmente se vería incapaz de continuar con su semblante y caería en el llanto. — Sí, vine a llamarte la atención. — Aceptó. — Luego de que viniste a la habitación, les dije que se marcharan... te elegí a ti una vez más... jamás dudo en hacerlo. — Había pedido amablemente que les dieran el tiempo que necesitaban como pareja, lo cual hizo que terminaran aceptando. Quizá Sasuke no había utilizado las palabras para persuadirlos a aceptar su orden, pero ella siempre encontraba la manera más afable de comunicar sus deseos haciendo que estos sean cumplidos. Lo único que ansió hacer al cruzar por la habitación, era hacerle saber que si bien sus ofensas no funcionaron, por lo menos las suyas sí. No se arrepentía, pero en ese momento tampoco deseaba verlo a él. — Sasuke vete. — Pidió, siendo consciente que sus palabras le sorprenderían. — No quiero discutir, solo vete por favor. — La humedad que cubrió como un manto sus pómulos atribuyo a lo agotada que se encontraba tanto física como mentalmente. Lo que supuso sería el encuentro por el cual tanto tiempo espero, se había convertido en una noche que definitivamente quería olvidar. Sostuvo a su hijo sintiendo sus diminutos dedos rozar sus mejillas. — No te preocupes, Yuu-kun... sé que volverá. —Lo había visto abandonar la habitación cómo tantas otras veces lo había hecho y por un instante quiso detenerlo. — Y cuando lo haga, estaremos bien... el amor que nos tenemos es más fuerte que cualquier pelea. — Beso castamente sus sonrosadas mejillas y se tranquilizó al observarlo sonreírle juguetonamente. Confiaba fielmente en lo que había pronunciado. Unos minutos fueron los necesarios para hacerlo dormir y dejarlo descansando en su respectiva cuna; bajo las escaleras hasta encontrarse en la residencia abandonada y así disponerse a ordenar un poco de la sala para distraerse antes de descansar. El timbre sonando hizo que girara sobre su lugar y avanzara hacía la entrada. Vería de quién se trataba y se iría a costar. Lo único que deseaba era mañana despertar y recordar los recientes acontecimientos cómo algo del pasado, más dichoso plan se vio frustrado al diferenciar a cierta castaña a las afueras de su casa. — M-Mi... ¿Mizuki? Pasa... ¿está todo bien? — Cuestionó dejando el espacio necesario para que ingresara. La preocupación rondó su cuerpo, no solo por la expresión que predominaba en sus expresiones, sino también por qué sus encuentros últimamente eran para sus chequeos del embarazo. Sakura al volver al mandato del hospital, inmediatamente pidió ser el médico en cabecera que se encargara de la salud de su mejor amiga. Era la mejor en su trabajo, Mizuki merecía el mejor trato siempre. 
avatar
Mensajes : 1897

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: i know i was happier with you ღ

Mensaje por uchiha el Lun Nov 27, 2017 6:09 am



Hoy te veo y no siento nada. Vaya. Las palabras que quiso expresar desaparecieron, dejando su mente en blanco. Tantos años compartiéndolos a su lado, jamás creyó verse frente a una castaña que se veía incapaz de reconocer. ¿O seria que nunca se preocupo por conocerla en ese ámbito? En ese instante, todo error caía sobre su cuerpo, viéndolo a él cómo el único responsable de lo que acababa de suceder. Parte de él aceptaba la culpabilidad de los hechos, más sentía que sería inútil el intentar de entender la situación cuando está lo único que hacía era dejar un vacio en su interior. La poca concordancia de sus pensamientos, pronto se expresó al caer al suelo repentinamente, sus piernas no habían dejado de funcionar, él simplemente quería sentir el dolor físico para ignorar los tormentos que invadían su mente. Jamás comprendió lo que significaba tener el corazón roto, y en ese momento tampoco lo hacía. ¿Corazón roto? Sentía el crujir de cada uno de sus huesos al ser triturados, sentía navajas lesionando su piel una y otra vez, más cuando se trataba de su órgano cardiovasculares es cómo si este se hubiese desvanecido de un momento a otro. No percibía latidos, no existía presión arterial, solo un agujero que consumía todo intenso suyo por buscar algo que le hiciera ponerse de pie. Quería correr detrás de ella, expresando las disculpas que carecerían de sentido y ella odiaría escuchar; al mismo tiempo anhelaba huir y olvidarla. Bajo la cabeza, observando cómo sus puños se encontraban pálidos por la fuerza en que su piel se hundía contra el suelo, notando cómo las gotas cayendo empezaban a formar una pequeña laguna cercana a sus extremidades. Le había prometido siempre amarla sin importar lo que pudiese pasar, ¿podría cumplir su palabra sabiendo que el sentimiento ya no era reciproco? ¿o se vería forzado del dejarla ir aún cuando esa acción desgarraría su alma en el proceso? Si lo hacía por su felicidad... no dudaría en hacerlo. Por ella era capaz de actuar del modo que jamás vio propio de sí mismo. Y era por ese pensar que lo había dejado de amar en un primer lugar. — Naruto. — Con el dorso de su mano limpio la humedad de sus ojos y así darse la fuerza de alzar el rostro con una falsa sonrisa dibujada entre sus labios. No había necesidad de llorar. No la había. — Estoy bien. — Expresó, incorporándose hasta ponerse de pie y acomodar sus prendas. — No pareces estarlo... — Insistió. — Cuida de ella, Menma. — Fue lo único que dijo antes de partir por la puerta del mismo modo en que su mujer lo había hecho. No tenía la intención de buscarla, tampoco era consciente de qué hacer en ese momento. Deseaba distraerse, deseaba olvidar. Pasos sin rumbo alguno, lo guiaron al bar donde en múltiples oportunidades bebió con sus compañeros. Ingresó y se sentó en la barra. Un par de miradas se posaron en él, incluso sintió los respetuosos saludos de algunos, más lo único que recibieron en respuesta fue el silencio. Apoyó ambas manos sobre la mesa y suspiró tras el enterrar sus dedos a los lados de su rostro, tirando ligeramente de sus hebras cómo instinto. Cuando se encontraba sofocado por sentimientos que se veía incapaz de expresar, recurría a ella para que le ayudara a entenderlos y así afrontarlos. ¿Tendría que aprender a vivir sin tenerla a su lado? No podía rememorar un recuerdo que no estuviera ella compartiendo el protagonismo con él. Veinticinco años conociéndola y amándola, para que ahora todo tuviese que cambiar. ¿Qué ocurriría con su hijo por nacer? El escalofrió que recorrió su espina dorsal hizo que frunciera el ceño. No quería pensar en ello, por lo menos no en ese momento. — Hokage-sama... ¿desea algo en particular? — El hombre que atendía y conocía de él desde que era un crío se acercó con la misma amabilidad que siempre le emitió. El rubio solo atinó a asentir mientras pensaba en qué pedir. — Hm... algo que me haga olvidarlo todo. — Frente a él depositaron una copa con un liquido trasparente y al tomarlo reconoció que se trataba de una de las bebidas a las que siempre se negaba por su impacto. Era fuerte y usualmente raspaba su garganta al beberla, pero en ese momento fue cómo si se tratase de agua. No hubo reacción corporal en respuesta, su mente continuaba siendo quién dominaba el malestar de su anatomía. No existía cosa que le jodiera más que querer emborracharse y saber que no podría hacerlo. El tiempo empezó a pasar lentamente; su cabeza le hacía revivir experiencias que en su momento le llenaban el aura de paz, pero que en ese instante solo conseguían atormentarlo más. Ignoraba lo que sucedía a su alrededor, absortó de la realidad en la que se encontraba viviendo y dejando que su imaginación volara a un mundo dónde el dolor no fuese característico de él. Quería superarlo... pero no podía. ¿Por qué le era tan difícil aceptar lo que estaba pasando? Estaba seguro que no era el primer hombre al que su mujer dejaba de amar, y tampoco sería el último. ¿Debía ese pensamiento hacerle sentir tranquilidad? Por qué no había funcionado. Giró el rostro al cuerpo que se sentó a su lado e inmediatamente arqueo una ceja. — ¿Sasuke? — Creyó que se trataba de un espejismo, su mejor amigo jamás iba a ese tipo de lugares a menos que él estuviese tirando de su brazo forzándolo a hacerlo. — Ah... sí, creo que... necesitaba distraerme. — Visualizó la cuarta copa que reposaba entre sus dedos. Sin importar cuánto bebiera, seguía teniendo sus sentidos alertas e intactos. Alzó el cristal hasta sus labios y tragó su interior volviendo a dejarlo sobre la mesa cómo indirecta a que volviesen a llenarlos. No pararía hasta que el dolor cesara. — Mizuki, creo que me ha dejado... no estoy seguro. — No lo estaba. Seguía sin comprender exactamente lo que había sucedido en su hogar, y por ahora... tampoco es cómo si deseara el hacerlo. Encorvó la espalda y elevó los hombros cómo un acto desinteresado, sabiendo que de entre todos sus conocidos el azabache percibiría la falsedad de sus acciones como un acto para ocultar lo que realmente sucedía en su interior. — ¿Qué te trae por acá? Llegaste hoy de misión... creí que estarías con Sakura y Yuuichiro. — Después de todo, fueron esas sus palabras cuando le entregó el pergamino con los datos que le había pedido. 
avatar
Mensajes : 1897

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: i know i was happier with you ღ

Mensaje por hobi el Lun Nov 27, 2017 9:46 pm

Si en algún momento presumí del control que podía llevar sobre mis emociones, en ése instante debería sentirme avergonzada de mí misma y retractarme: porque tan pronto crucé el umbral de la puerta cualquier dominio sobre la angustia desapareció, y tomó todo de mí el no largarme a llorar porque lo sabía... ya no había vuelta atrás, había cometido el error más grande de mi vida. — Hice algo malo. Hice algo muy malo. — supuse que lo asumió cuando me precipité hacia dentro sin brindar ningún tipo de explicación: ocultando mi rostro rápidamente y procurando evitar de algún modo, la escena que sabía podía montar encontrándome en semejante estado de ansia y desconsuelo. Fui capaz de algo terrible, el enojo me llevó a escupir toda clase de cosas de las que no me sentía orgullosa: y por satisfacer a esa imperiosa necesidad que me llevó a descargarme sin reparo... hice daño a la única persona que juré nunca exponer a tal cosa. — ¡N-no, el bebé esta bien! Ah, lo siento: haber entrado así a tu casa fue descortés y... ¿cómo esta Yuu? ¿S-sasuke, qué tal? Lamento haber... lamento haber venido sin avisar, ¿sabes? — me conocía lo suficiente como para saber que algo debía no haber salido de acuerdo a mis planes, porque hablar rápidamente y evitar llegar al punto parecía ser un hábito que había adquirido en cuanto a ello: me ponía muy nerviosa como para hilvanar las frases con coherencia, acababa opinando acerca de algo totalmente distinto y lo olvidaba. Tenía los más peculiares mecanismos de defensas, pero todos y cada uno tendían a caer cuando sabía que no existía forma de escapar al asunto: y cuando Sakura me sujetó del mentón para alzar mi rostro, entendí que debía de afrontarlo. — Naruto escuchó tantas cosas que no merecía... — me aclaré la garganta al restregar la palma de mi mano sobre la piel húmeda de mis mejillas, me había dejado caer sobre uno de los sofás y mi espalda luchaba por encorvarse mientras apretaba los brazos junto a mí: en un intento por mantener el equilibrio que sentía próximo a perecer. Una rápida mirada a mi abdomen sobresaliente hizo que la congoja fuera mayor, ¿pensé en Keiichi cuando lancé toda clase de injurias a su padre? No pensé en nadie más que en mí misma. — Yo... yo exploté, me descargué y fui... fui una pésima amiga por encima de todas las cosas. Sé lo que significo-lo que significamos para él. Estaba estresada, solo quería que dejara de molestarme y... dije cosas que no debía. — ni siquiera el jugueteo de mis dedos sobre mi regazo contribuyó a aportarme un poco de calma. Sabía que tenía que respirar, y si no lo hacía yo anticipaba la intervención de Sakura: ¿cuántas veces me pidió que evitara ponerme así? Afectaba a mi salud, y al pequeño ser dentro de mí. — Le recriminé la exageración con la que cuida de mí, n-no lo entendía y eso me frustró todavía más. Tenías que haber visto la expresión en su rostro cuando aseguré que me sentiría mejor con él lejos de mí, p-pero... solo fue... estaba muy... ¡no sentía nada de eso! — ¿por qué me costaba arreglar las cosas del modo en que debería? ¿No crecí y maduré? ¿Cómo podía trazar planes exitosos a la hora de cumplir mis más difíciles misiones, y no podía enfrentarme a un problema como ése sin lastimar a todos a mi alrededor? Buscaba la opinión y el consejo de Sakura porque sabía que era objetiva, sabía que iba a ayudarme. — Preguntó si s-seguía amándolo, ¡y me molestó tanto! Lo quise toda mi vida, me enamoré de él y... n-no es la primera vez que lo duda, Sakura. ¿Qué... qué estoy haciendo mal? — como si fuera ése mi más desesperado intento por adquirir una sola certeza en la cuestión, aferré sus manos entre las mías y le di un fuerte apretón: soltándole al percatarme de que mis emociones se tornaban sobrecogedoras. Los cambios de humor asociados al embarazo iban a volverme loca antes de que éste llegase a su fin. — Quiero ser la mujer que él merece: quiero ser más amorosa, quiero abrazarlo cada vez que se sienta mal o estresado... quiero decirle lo que siento sin la necesidad del momento indicado, ¡pero es difícil! Nunca quise estar con nadie, y cuando descubro que la persona es él se vuelve tan... abrumador. No sé que hacer, no sé como actuar. — llevé mi pelo hacia atrás, suspirando. — Y así es como lo arruino. Naruto... no querrá volver a verme, ¡¿y si lo que siente por mí ahora hace que sus sentimientos por el bebé cambien?!



and in my dreams I always find
my way back to you.
avatar
Mensajes : 18183

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: i know i was happier with you ღ

Mensaje por hobi el Lun Nov 27, 2017 9:47 pm

Sabía de la facilidad con que el enojo podía nublar mi juicio, y por esa razón preferí no emitir las réplicas con que pretendía imponer mi posición sobre la suya: si no podía pensar con la cabeza en frío, entonces no podía discutir el tema. ¿A qué punto había llegado por perseguir la razón que creía tener? Verla llorar me obligó a rememorar todas las circunstancias que habían provocado semejante escena frente a mis ojos, y el recuerdo amargo trasladó su sabor a mi garganta sin que pudiera evitarlo. En algún momento me encontraba firme a mantener mi postura, colocarla por encima de todo y no tolerar un solo argumento de su parte: que sabía obraría a favor de aquellos que habían vuelto a mi regreso un infierno... ¿a propósito? ¿Sin percatarse de ello? Al siguiente asentía en silencio, agachaba la mirada apesadumbrado y desaparecía luego de salir por la ventana: reencontrándome con la noche estrellada que ya había contemplado, ajeno a todo lo que el estallido de mis emociones iba a generar después. Caminé, no di importancia al rumbo que mis pasos adquirían a medida que atravesaba la aldea y fingía interesarme en los cambios que esta sufría con el paso del tiempo: no tenía intereses por encontrarme con nadie, y aunque lo hiciera mi mente no dejaría de darle vueltas al mismo asunto. ¿Me había equivocado en detonar de esa manera, echando culpas en lugar de reconocer la asistencia que nos habían brindado? Lo tenía presente, no desconocía todo lo que ellos habían hecho por nosotros y en ése momento, preso de los más confusos pensamientos, no sería capaz de recordarlo: pero estaba seguro de que existían ocasiones en que disfruté la presencia de cada uno. No me molestaba que Kizashi decidiera quedarse, y quizás si... la maestra de Sakura conseguía hacer su antipatía hacia mí a un lado podría pensarlo mejor. Con respecto a Charasuke era distinto, porque si bien el fastidio surgía únicamente cuando él pensaba divertido molestarme: comenzaba a preguntarme seriamente sobre la continuación de su estadía con el paso del tiempo. Era idéntico a mí y capaz de crear problemas sin buscarlos, atraería la atención y la clase de comentarios que podrían afectar a Yuuichiro cuando él empezase a ser consciente de su entorno. Entendía que Sakura se sintiera cómoda teniéndolo alrededor, agradecía el importante papel que había jugado cuando las circunstancias no permitieron que yo lo hiciera: pero si cada vez se tornaba más problemático, ¿no era ése un indicio de que él también buscaba marcharse? Charasuke tenía una familia, tenía amigos... y el tiempo pasaba sin que ninguno supiera qué había ocurrido con el otro. Podía ponerme en su lugar, lo había vivido en sueños. — Hoy no es la noche de bar. — murmuré al dejarme caer junto a Naruto, observándole de soslayo cuando alcé la mano bajo la obediente mirada del cantinero. Todavía me costaba encontrarle el sentido de beber hasta desmayarse, pero en ése momento era todo lo que necesitaba. Verme inhibido de todo lo demás no haría ningún daño a nadie. Torcí una sonrisa burlón, cruzándome de brazos. — Esta embarazada, volverá a hacerlo otro par de veces. Si alguien me hubiera advertido que Sakura lo haría una y otra vez, me habría ahorrado muchos dolores de cabeza. — la memoria atraía nostalgia, y lo que en un principio me había parecido estresante se había vuelto un recuerdo que me causaba gracia: lo confundido que me sentí la primera vez que ''rompió conmigo'' porque le dolía la espalda, cuando me pidió el divorcio en medio de un llanto incesante porque ya no podía meterse en las prendas que acostumbraba a usar... tan ensimismado me había visto en los cómicos ataques de mi esposa, que no me había percatado del sentido erróneo que contenían mis palabras. Desvanecí al gesto, eligiendo no considerarlo dos veces cuando permití al líquido amargo descender al interior de mi garganta a toda velocidad: me lo merecía. — Si, yo también creí eso. Pero la residencia Uchiha se convirtió en una suerte de albergue, y mis más entusiastas admiradores hacen que el único momento en que puedo relajarme realmente sea cuando voy a una misión. — me encogí de hombros, y esta vez tomé del contenido de la segunda copa con más lentitud: observando aburrido el cristal transparente, removiendo el líquido restante con aires de hastío. — Tengo entendido que Menma y tú se llevan bien, deja que envíe a Charasuke contigo. — puse los ojos en blanco, ¿qué hacía yo hablando cuando él evidenciaba que no me prestaba atención al observar un punto fijo, sumido en lo suyo? — Sakura se molestó conmigo y me echó. — intenté, pero nada. — No pienso regresar hasta que vuelva a pedirme que lo haga. — anticipé una agresión de su parte, pues Naruto y mi mujer se volvían hermanos cubriendo sus espaldas cada vez que otra persona osaba meterse con ellos: pero obtuve el mismo resultado, y eso me llevó a resoplar para quitarle el vaso de las manos y así apoyarme contra el respaldar del asiento. En éste momento, soy el líder del clan Uchiha: sentado en un bar, ofreciéndose de terapeuta. — Si eso fuera así estarías lastimado... físicamente. Tú y yo tenemos una particular inclinación hacia cierto tipo de mujeres. — solté una risa, y reconocí mucho más fuerte a la bebida que ingerí inmediatamente. No me desagradó la sensación abrasadora que dejó a su paso, así que volví a tomar de ella. — Y lo hacen todo tan complicado. — ¿a quién me refería puntualmente? ¿A su esposa? ¿A la mía? ¿A mis huéspedes? — El sharingan no lee mentes, dobe. Si esperas que averigüe el motivo de tus desgracias vamos a estar aquí durante un largo tiempo. — me encogí de hombros, en el momento en que volteó a verme desconcertado. Rodé los ojos a un lado, y me vi obligado a suspirar. — Si, Naruto, a veces me interesa lo que sucede contigo. Ahora escúpelo: lo que sucede, no al alcohol.



and in my dreams I always find
my way back to you.
avatar
Mensajes : 18183

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: i know i was happier with you ღ

Mensaje por uchiha el Mar Nov 28, 2017 2:37 am



En silencio sostuvo sus manos permitiéndole que ejerciera la fuerza necesaria en estás para buscar a través de ese acto un poco de tranquilidad. La castaña siempre recurría a su acompañamiento cuando algo sucedía, y se sentía halagada de que así sea. Juntos lograban conseguir razonar lo que separadas a veces se veía imposible del siquiera considerar. Mantuvo el mismo semblante, con el rostro afable y los ojos tallando cada uno de sus movimientos para así concentrarse aún más en lo que intentaba comunicarle. Por un momento sintió una punzada inquietar su interior, haciéndole recordar la delgada línea que se podía cruzar de ser amable a ofensivo cuando de amor se trataba. Ninguna pareja se encontraba a salvo; mientras más enamorados se encontraran más predispuestos estarían a sufrir. — Eres una experta en dejar aflorar inexistentes preocupaciones, Mizuki. — Susurro con suavidad, dedicándole una maternal sonrisa; característica que no podía evitar suprimir desde el día en que sus ojos se habían encontrado con los jades de su pequeño hijo. — Dudar nos hace humanos. — Continuo. — Y el temer nos convierte en seres irracionales. — No creí que alguien en específico fuese el culpable de una discusión que tarde o temprano sucedería. La carga... era muy pesada sobre sus hombros, de alguna manera debía de ser liberada la frustración y la desesperación. — Tanto tu cómo él se encuentran bajo una constante presión que los colocaba en una posición característica de ambas sensaciones. — La advertencia de lo delicado que serían los nueve meses de embarazo, era noticia suficiente para atormentar a cualquiera. No quería ni imaginarse el cumulo de sentimientos que los envolvían cada vez que se veían forzados del pasar horas en el hospital bajo consecuentes revisiones que en múltiples oportunidades no conseguían ayudar a la tranquilidad de ambos. En distintas ocasiones se vio consolando a su mejor amigo, quién por momentos se derrumbaba, más nunca lo hacía en su delante. Siempre buscó ser su fortaleza, y más en situaciones lúgubres cómo las que los perseguían en los últimos meses. Los había visto crecer juntos, convertirse en mejores amigos y terminar entregándose sus corazones. Quería ayudar a que su disputa se arreglará. — No tienes por qué preocuparte... pero tampoco puedes permitir que él siga creyendo lo que hayas dicho. — Dejo una pequeña caricia sobre su cabeza. — El tiempo puede ayudar... y al mismo tiempo arruinar muchas cosas. — Debían de hablar antes de que se diese paso a las malinterpretaciones. El que se encontraran separados cada uno sufriendo a su modo, solo ayudaba a que cada mente diera vueltas a una historia que no conocían por completo. ¿Podía existir algo más peligroso que ello? — Sé honesta con él, si te ama cómo ambas sabemos que lo hace... modificará lo que sea necesario para la comodidad de ambos. — Se puso de pie mirando el reloj que reposaba sobre uno de los muebles más cercanos. Espero a que se reincorporará a su lado, y así ambas empezaron a caminar hacía la habitación dónde el pequeño de la familia se encontraba durmiendo. A pesar del no haber escuchado ruido alguno, prefería revisar del que todo se encontrara bajo control. — El día del parto quise hablar contigo, pero me dijeron que ya te habías ido. — Comenzó a hablar una vez se encontraron en el umbral de la puerta, observando desde allí cómo el bebé de cabellos negros continuaba durmiendo. Un gran alivio el saber que podía descansar sin interrupción. Definitivamente su hijo crecería para convertirse en un prodigio. — Quería pedirte que fueses la tía de  Yuu... sé que todos suponen que Ino es mi mejor amiga por los años que nos conocemos. — Aún rememoraba con detalle la sorpresa que sus palabras produjeron en los presentes; su esposo aliviado y una rubia algo irritada por la noticia. — Sí, es una amiga muy querida para mí... pero tú sigues siendo a quién más estimo. — Aceptó observándola de reojo. — Si tuviese que dejar la vida de Yuu en las manos de alguien más, tu nombre sería el primero en aparecer en mi mente. — Quizá no se conocieron desde un inicio, pero su relación amical siempre estuvo llena de química. La comodidad con la que se trataban y la facilidad al momento de hablarse; algunas de las múltiples cosas que disfrutaba tanto del tenerla cómo mejor amiga. No lo decía a menudo, cuando se trataba de proclamar sentimientos a los cuatro vientos, era el nombre de Sasuke el que venía dirigiendo sus palabras. 
avatar
Mensajes : 1897

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: i know i was happier with you ღ

Mensaje por uchiha el Mar Nov 28, 2017 2:41 am



Me gustaría creer que es culpa del embarazo. — ¿Lo dijo en voz alta? ¿O lo pronunció tan bajo que podía ser confundido con un mero pensamiento? Lo oía hablar, era capaz de diferenciar las palabras que iba articulando, pero su mente no conseguía entenderlas. No quería hacerlo. Lo único que ansiaba hacer era olvidarlo todo, y su compañía no ayudaba a que su tan anhelado deseo se hiciese una realidad. Jamás creyó que llegaría un momento en que quisiera que la compañía de su mejor amigo se esfumara; suponía que siempre había una primera vez para todo. El aire que había mantenido presionando su diafragma fue expulsado lentamente por la hendidura de sus labios. Reevaluaba sus pensamientos, eligiendo el más ordenado para así comenzar a trasmitir la información que repentinamente el azabache ansiaba conocer. La acidez de su estomago, el agrio sabor en la punta de su lengua... ambas características lo acompañaban cuando se encontraba malhumorado. Tal vez hablar ayudaría a que se fuese relajando hasta dejar de lado sensaciones que se veía incapaz de controlar. — Mizuki y Sakura son diferentes. — No era capaz de rememorar momento en que alguna haya estado ausente a lo largo de su vida; él las vio crecer y ellas a él. — Quizá poseen muchas características similares, pero... son muy diferentes. — La yema de su dedo índice empezó a delinear el contornó del cristal trasparente, pensando si seguir bebiendo sin platicar dato alguno o dejar que la conversación tomará el rumbo que necesitara. — ¿Alguna vez las has visto pelear? — Inquirió. — Nunca lo han hecho. — De lado, sonrió. — Se unían para enojarse conmigo, pero entre ellas siempre domino la paz. — Sin tener la necesidad de confirmar su sospecha, estaba seguro que la castaña se encontraba al lado de la peli rosada, seguro compartiendo lo que acababan de vivir. No le incomodaba que así fuera, estaba feliz que su mujer tuviese a alguien con quién hablar. Si él faltaba, tendría a quienes recurrir para no sentirse sola; tendría quién la cuidará y le ayudará con lo que necesitara. Eso era... bueno. Tal vez era eso lo que requería. — Estoy feliz de qué se tengan la una a la otra... sé que Sakura no permitirá que Mizuki haga una locura si yo no estoy ahí para detenerla. — Feliz. ¿Por qué no podía recordar lo que era ser victima de una emoción tan bella como tal? Sentía un irritante hormigueo empezar a adormecer su cuerpo, y no estaba haciendo nada para contrarrestarlo. No era el alcohol, tampoco la posición en la que se encontraba sentado. Ignoró de que se trataba. Enfocarse en lo ilógico de su mente no ayudaría a que... ¿a qué? Bebió, una y otra vez, sin darle espacio al hombre que servía del agua ardiente a que descansara. Odiaba la situación en la que se encontraba, se odiaba a sí mismo al saber que indirectamente se estaba rindiendo. Dudaba que en ese momento ella estuviese atormentada cómo él, y en el caso que así fuera, esperaba que pronto lo olvidará para que ello no la lastimará. No importaba si era él quien sufría... estaba acostumbrado. Un poco más, no haría diferencia alguna. — ¿Alguna vez has temido perderla? — Cuestionó. — ¿Alguna vez la has visto a los ojos y has temido que sus sentimientos por ti ya no son los mismos? — Insistió observándolo con mayor detenimiento, esperando esta vez su respuesta. ¿Haría diferencia alguna? No, pero deseaba escuchar que no era el único ser temeroso del perder a alguien al punto de enloquecer por momentos. — Hoy la vi... y visualice un futuro donde ella estaría mejor sin mí. — La dureza de sus orbes, la desesperación que estos emanaban... acompañando las frívolas palabras que aún podía escuchar cómo si se tratase de un disco que no ansiara parar de emitir lo mismo. Habían momentos que eran difíciles de olvidar, suponía que este se convertiría en uno de aquellos. — La amo tanto que... respetaré cual sea su decisión. — Admitió sin vergüenza. — Incluso si mi compañía tenga que desaparecer para permitirle el ser feliz. — Lo haría, más solo debía de escuchar su petición primero. No quería dejarla, no quería alejarse de su lado... odiaba la simple idea del hacerlo, pero... ¿lo haría si ella se lo pedía? ¿Tan absurdo podía ser el amor? ¿En qué clase de idiota se había convertido? Sabía que debía de pensar también en el futuro de su hijo, y aunque le doliera en el alma el imaginarlo crecer sin un padre, tampoco debía de forzarse a estar en su vida cuando su presencia no era aceptada por su madre. — A veces quisiera jamás haberme enamorado de ella. — Lentamente su cabeza fue cayendo, hasta apoyar su frente contra las palmas de sus manos. — Así podría tenerla a mi lado por siempre.
avatar
Mensajes : 1897

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: i know i was happier with you ღ

Mensaje por hobi el Mar Nov 28, 2017 8:16 pm

Demonios. — así que por eso no me ofrecía a hacer ése tipo de cosas, al menos no cuando sabía que la razón de mi mejor amigo se hallaba tan dispersa como su verdadera personalidad. Me aclaré la garganta tras el quinto o sexto de los tragos, y dejé de contabilizarlos cuando intenté quitarle la cursilería a todo lo que expresó: concentrándome solamente en el ardor que encendía fuego a mi garganta al pasar. — Un día regresé para enterarme que ya no me reconocía en lo absoluto, ¿lo olvidaste? — ¿todo se solucionaba con más alcohol? No, pero si éste también ayudaba a ignorar la punzada que oprimió a mi pecho con recordar aquellos días: entonces iba a continuar. Como si no tuviera suficiente con la pelea, mi sub-consciente reproducía en mi mente todas aquellas imágenes que creía haber olvidado: y no hacía que el sentimiento de la culpabilidad fuera menor. Una parte de mí apremiaba a quedarme allí, marcharme a algún sitio después y pasar algo de tiempo fuera... pero la restante se preguntaba que diablos estaba haciendo en ése lugar, cuando podía estar en mi casa hallando el modo de disculparme sin que esta acción ofendiera a mi dignidad. Fui duro, ¿pero nadie iba a ponerse en mi lugar? Jamás había dejado de ser orgulloso, y era peor cuando me encontraba convencido de que la razón era mía: supuse que esa sería una característica que iba a acompañarme durante toda mi vida, y supuse que también debería de ser tomada en cuenta. — Volví dispuesto a darme una oportunidad con la única persona que había creído en mí hasta ése entonces, y cuando la vi a los ojos no encontré nada. mordí mi labio inferior, y la memoria que había evitado mencionar acudió a mi mente tan precipitada como tajante. — Tuve una pesadilla en donde ella compartía su vida junto a otro, y la perdí sin importar el esfuerzo que realicé por recuperarla. — dejé filtrarse un prolongado suspiro a través de mis labios, repiqueteando los dedos contra la mesa. — Pero te entiendo, porque a veces no puedo evitar preguntarme si su vida sería mejor conmigo fuera de ella. Si nunca hubiera regresado, Sakura jamás habría recuperado sus recuerdos acerca de mí... no habría perdido a su madre, ni pelearía por mi honor con las personas que no están de acuerdo con que me tenga a su lado. No le importa lo que digan, le importo yo. — y la culpabilidad se transformaba en molestia para conmigo mismo, la misma pregunta que me repetía cada vez que algo salía mal: ¿qué estaba mal conmigo? — Pero nadie que ama deja ir, ¿no fue eso lo que tú me dijiste? — noches y hasta años atrás, él siempre creyó en ése tipo de cosas: así que creí innecesario ocultar mi desconcierto cuando noté la veracidad en sus palabras, la frágil decisión a la que se aferraba y lo dispuesto que parecía a soltar todo lo que había conquistado por causa de una pelea. ¿Cómo debía regresarlo a la realidad, a golpes o afirmaciones? — No vas a separarte de ella. No lo hiciste en veinte años, ¿y estás dispuesto a hacerlo ahora? ¿Con un hijo en camino y una vida por delante? Puedo estar molesto: pero después de todo lo que me pasó, no cambiaría a mi esposa y a Yuuichiro por nada en el mundo... ¿dejarlos? Nunca. — me encogí de hombros y observé al nervioso mesero, aproximándose con más tragos para preguntarnos preocupado si nos encontrábamos bien. Asentí con desdén, y giré a mirar al rubio junto a mí una vez más. — ¿Qué crees que opine el idiota que me persiguió durante años con tal de que regresara? — burlón, esbocé una sonrisa torcida y nuevamente anticipé una reacción que no llegó. Las palabras no estaban funcionando, ¿me obligaría a patearle el trasero? Medio tonto e inconsciente, no podía gozarlo del mismo modo: sería una pérdida de tiempo. — Renunciar no esta en tu vocabulario. — sostuve, alzando una ceja desafiante. — Eres insoportable, y Mizuki no habría aceptado compartir el resto de su vida contigo si no te quisiera lo suficiente como para soportarlo.. así que no logro deducir tu problema. Recupera a esa mujer, no como lo haría el Hokage: hazlo como lo haría el escandaloso de Naruto Uzumaki. — no pensé que hubiera dicho algo digno de semejante impacto en su rostro, así que solo me limité a contemplarlo como si hubiera soltado las suposiciones estúpidas con que trataba de convencernos a seguir sus planes durante nuestros días como genins. — Supongo que debería regresar a casa, pero sé que Sakura estará mejor sin mí esta noche. — una vez más, la imagen con que me había despedido atrajo un nudo en mi garganta. Definitivamente no podía volver aquella noche, porque mi mente iba a evocar el momento como un método de tortura que en nada ayudaría a la hora de esclarecer mi juicio. Lo empeoraría, y no era algo que estuviese dispuesto a vivir una vez más cuando tenía la obligación de remediarlo. — La hice llorar, así que voy a quedarme aquí a olvidarlo. — otro trago, otro empuje a privarme de toda lucidez. ¿Patético? Si, y lo merecía. 



and in my dreams I always find
my way back to you.
avatar
Mensajes : 18183

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: i know i was happier with you ღ

Mensaje por hobi el Mar Nov 28, 2017 8:16 pm


Abrí los ojos más grandes cuando la realización me golpeó con fuerza, y aquella palabra se instaló en cada pensamiento que atraía mi atención. Tiempo... fue lo que nos hizo falta. Éramos amigos desde los tempranos días de nuestra niñez, lo compartimos todo durante los años siguientes y crecimos lado a lado siendo inseparables: siempre desde la... camaradería, unidos por un cariño fraternal que nos llevó a apoyarnos, protegernos y confiarle todo el uno al otro. Aunque los demás asegurasen todo lo contrario al vernos juntos, no considerábamos la sola idea: quizá la imaginé cuando me obligué a aceptar lo que verdaderamente sentía, puede que alguna vez Naruto hubiera logrado verme con otros ojos... pero no fue algo concreto, no se trató de un secreto que guardásemos durante años. Nunca lo pensamos, y por eso cuando la oportunidad por la que él había esperado toda su vida se presentó con aquella absurda condición: a ninguno de los dos le importó llevar a cabo semejante... locura. Le pedí que se casara conmigo e inmediatamente comenzamos a actuar como marido y mujer en un intento por convencer al minucioso consejo, pero en algún momento comenzamos a tomarlo enserio y simplemente nos dejamos llevar. No contábamos con que la ''divertida'' farsa iba a empujarnos a contemplarnos de otro modo, enamorarse no formaba parte de los planes: pero lo hicimos creyendo en nuestro matrimonio, habiéndolo vuelto real mucho antes de pensar en las consecuencias. Naruto y yo jamás habíamos peleado por celos, llegadas tardes o diferencias puntuales: jamás habíamos peleado, porque no nos dimos la oportunidad de conocernos tal y como lo haría una pareja. Un día éramos amigos, al siguiente aparentábamos una relación que no había existido. Nuestro primer beso, la primera vez... todo fue muy rápido, una cosa sucedió tras otra mientras aún gustábamos de considerarnos el ''dúo indestructible'' que no haría las cosas extrañas. Si queríamos arreglarlo, teníamos que regresar al comienzo. — Entiendo... gracias. — ya más tranquila, le dirigí una mueca que intenté hacer ver al igual que una sonrisa: se trató de un gesto ladeado, pero que en combinación a la relajación que se extendía a lo largo de mi cuerpo debía de significar algo bueno. Definitivamente hablaría con él... cuando hallara las palabras justas para así dejarle en claro que iba a aferrarme a esos sentimientos sin importar cuanto durase el proceso... o lo que sucediera después. Mi atención se desvió a las palabras de Sakura, y me froté la mejilla con el índice un tanto apenada: recordaba los motivos por los cuales había decidido marcharme, y uno de ellos me avergonzaba. Sin embargo, la relevancia que creí cobraba fue imposible de hallar en cuanto la escuché proseguir: y sobresaltada giré a mirarla boquiabierta. — ¿Y-yo? — tartamudeé luego de admirarla sorprendida, y mis ojos volvieron al pequeño descansando en su cuna... su hijo, mi sobrino. ¿Ella... me tomó en cuenta por encima de Ino? Normalmente me hubiera abstenido a asentir con la cabeza y sonrojarme por lo que a mi parecer resultaba el honor más grande: pero invadida por emociones confusas y lo suficientemente acentuadas, me coloqué las dos manos bajo el mentón y pronto las lancé alrededor de su cuello para estrecharla a mí en un abrazo. — ¡Si, si, si! ¡Mil veces si! ¡Me encantaría, lo haré! — segura de que su rostro desconcertado se debía a que no esperaba tan efusiva reacción, me aparté sonriente y pronto apoyé uno de los brazos sobre el barandal que resguardaba a Yuuichiro, estirando el restante para acariciarle la mejilla. — Aguarda a que de a luz y te llevaré a pasear conmigo y Keii. Y cuando tu madre te enseñe a patear traseros, ¡yo te mostraré que decir mientras lo haces! — bajo mi toque lo oí suspirar, lo que me llevó a contener muestras de cariño algo más desmesuradas para así evitar despertarlo. Fue cuando me vi dispuesta a preguntarle a Sakura como llevaba todo lo demás, que la puerta principal sonó y mi rostro se contrajo perplejo. — ¿Esperabas a alguien? — n-no esperaba que fuera él, fue una suposición instantánea y pasajera: le había pedido que dejara de seguirme, y dudaba que lo hiciera tras... semejante estallido de mi parte. Ambas nos dirigimos a la entrada, pero cuando el invitado se reveló no hicimos más que observarnos la una a la otra algo desorientadas. — Fui al bar para pensar en todo lo que dijiste, estaba dispuesta a dar el brazo a torcer con respecto a ése... Uchiha: ¿pero acaso tú sabías que él iba a estar ahí? — dispuesta a dejarlas solas, conociéndolas, retrocedí lenta y silenciosamente: pero la rubia se percató de ello y alzó sus cejas. — Tu esposo incluido. ¡Bebiendo como si no tuvieran nada que hacer, hablando mal de ustedes! — me detuve, y el razonamiento que con anterioridad de me había sumido en una especie de paz interior se resquebrajó de solo considerar sus palabras. — Aparentemente, Sasuke cree que su vida sería más fácil si no hubiera regresado. — privada del aliento, observé a la pelirrosa inmóvil junto a mí. No podía ser verdad, aún ebrio... dudaba que fuera capaz de algo así cuando yo misma le había visto tan comprometido y dedicado a su familia. — ¿Tsunade-sama, no se siente usted bajo los efectos del al...? — ¡quizás lo había imaginado! Conocíamos de la facilidad con que perdía el control cuando tomaba mucho más de lo que debía a su edad, como también al gesto cínico que se posó en sus facciones. — Naruto desearía no haberse enamorado de ti nunca. — el escalofrío que me recorrió la espalda previno a lo pálida que debí haber lucido de un momento a otro, preguntándome si todo mi planteo... tendría sentido, si así fuera. — E-eso no es verdad. — jamás diría algo así, no era propio de él afirmar algo como eso tan... a la ligera, y menos meterse con ése asunto por algo de alcohol en la sangre. — Es feliz de que tengas a Sakura a tu lado, asumo que eso significa que te va a dejar. — ¡¿q-qué?! No necesité excusarme con mi mejor amiga, una mirada bastó para dejarle en claro que tenía que irme.



and in my dreams I always find
my way back to you.
avatar
Mensajes : 18183

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: i know i was happier with you ღ

Mensaje por uchiha el Mar Nov 28, 2017 9:48 pm



Estas muy agresiva hoy, Sakura. — Viró por encima de su hombro, observando a su antigua maestra burlar con cinismo a quienes ahora se encontraban en el suelo buscando recuperar el aliento. Estaba utilizando su descomunal fuerza como recurso para así desahogarse. La noche anterior se desveló esperando por quién jamás llegó, incluso ahora continuaba privada de noticia alguna referente a su paradero y ello no ayudaba a que se mantuviese tranquila al respecto. Si la situación continuaba tensa, se vería obligada del ir en su búsqueda. No quería dar su brazo a torcer, no quería aceptar la culpabilidad de algo que no fue error suyo, pero era capaz de hacerlo si eso significaba que su esposo volvería a su lado. Dirigió sus pupilas hacia su delante, dónde los hombres se ponían en posición de alerta indicando que se encontraban preparados para continuar. — Sigues enojada entonces. — Limpió la capa de sudor que cubría su frente y quitó de su cuerpo el exceso de ropa para así sentirse más ligera; vistiendo tan solo un polo y un short, que dejaba a la vista de los presentes la piel desnuda de su abdomen. Había pasado mucho tiempo desde la última vez que había entrenado vistiendo tan revelador traje; era consciente que sus acciones solo demostraban su necesidad del atraer al azabache a su ubicación. — Lo único que estoy haciendo es reemplazar a Veena-san con los nuevos reclutas. — Explicó. Tsunade ya había demostrado su poco interés en ayudarla a pensar con raciocinio, por lo que no deseaba compartir más tiempo a su lado, tarea prácticamente imposible de realizar cuando ella seguía sus pasos cómo si se tratase de su sombra. Cruzando ambos brazos por encima de su cabeza, se estiró hacía atrás, calentando la flexibilidad de sus huesos e inhalando una gran cantidad de aire, la necesaria para poder disponerse a atacar. — Me resulta curioso... no sé si ellos están enrojecidos por al agotamiento o la excitación. — Inclinándose hacia adelante quebró la espalda lo suficiente para que erguida pudiese tocar la punta de sus pies con la yema de sus dedos. — ¿Excitación? — Repitió distraída. Dudaba que se encontraran entusiasmados por nuevamente comenzar a combatir, por lo que no comprendía del todo a lo que hacía referencia la rubia de edad avanzada. — Ajá... estoy segura que más de uno te ha de estar imaginando en la cama. — Ensanchó los ojos perdiendo la concordancia de sus movimientos y girando hacía ella lista a reprocharle. ¿Acaso se había vuelto loca? — ¡No digas ese tipo de comentarios! — Exclamó siendo ella quién ahora adoptaba un ferviente calor en sus mejillas.  — ¿Por qué? Supongo que ahora que Uchiha se largó... deberé de conseguirte un nuevo marido. — ¿Se habría ido realmente? No... él no era así, seguro estaba esperando el momento apropiado para hablarle. S-Seguro. No respondió más, a largas zancadas avanzó y solo se detuvo cuando su mirada consiguió distinguir a cada uno de los ninjas entrar en posición de ataque. Sintió las uñas clavarse en la palma de su mano al cerrar sus manos en puños. Hundió el talón de sus zapatos en el suelo, el cual vibró por la fuerza en que su chakra se dispersó por su anatomía. Reconoció al primero en acercarse, sus piernas retrocedieron y cuando lo vio aproximarse a gran velocidad, imitó su acto para avanzar y estampar sus nudillos en la superficie de la tierra, viendo un bloque de está salir hacía su dirección. No pudo esquivarlo; uno menos. El siguiente por su parte, decidió hacer un truco, queriendo intentar confundir su visión. ¿Acaso no sabía su gran habilidad al diferenciar la realidad de una farsa? Posó ambas manos a los lados de un tronco, tirando de esté hasta ver las raíces desligarse del suelo. No tuvo que hacer mucho esfuerzo... cuando se trataba de fortaleza muscular, nadie conseguía ganarle. Lanzó el objeto hacía él, desplazándose por su lado ciego y así llegar a sus espaldas. Tomándolo por ambos brazos, los hizo cruzar detrás de él y de una patada lo vio impactando contra el cuerpo de su otro compañero que se veía incapaz de retomar la fuerza en sus piernas. Sonrió de lado, mirando al resto que se mantenían estáticos en su lugar. Recordaba claramente aquellos días en que muchos la veían cómo una persona inútil por su falta de destreza. — ¿No les han comentado lo mal que se ve el hacer esperar a una mujer? — Cuestionó alzando la voz, detallando el temblor que les recorrió a cada uno de ellos del verla empezar a acercarse cada vez más. El aura que envolvió sus extremidades parecían llamas de un fuego verdoso. La dureza de su mirada incremento y la ligereza con la que termino de acortar aquellos metros de distancia dejó a más de uno con la boca abierta. Sin disponerse a atacar individualmente, golpeo con uno de sus puños el centro de sus ubicaciones; suspirando al escucharlos gritar despavoridos al impacto hacerlos salir por los aires. 
avatar
Mensajes : 1897

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: i know i was happier with you ღ

Mensaje por uchiha el Mar Nov 28, 2017 9:50 pm



No entendía por qué ahora caminaba tranquilamente hacía al restaurante dónde se reuniría con la castaña, especialmente cuando horas atrás había decidido el no ir. La mañana había sido bastante tormentosa al despertar siendo rehén de un incesante dolor de cabeza, el cual evitaba el que lograra encontrar la concordancia en sus recuerdos. ¿Cómo termino durmiendo en la casa de Iruka? Lo único que podía rememorar con claridad era la brutal manera en que el castaño prácticamente arranco de su cabeza al contarle la posible futura separación. Ni siquiera le importo la agresividad con la que le trato, ya que fue gracias a esta que el malestar producido por el alcohol consiguió disiparse hasta desaparecer. Con ambas manos enterradas en sus bolsillos delanteros, dejo de avanzar cuando frente a él se encontraba el local dónde lo estarían esperando. Si deseara escapar, aún tendría la oportunidad de hacerlo, más no lo haría. Retirando el sombrero que lo diferenciaba como el líder de la aldea, ingreso por la entrada principal y siguió al mesero quién lo llevaría a dónde su mujer se encontraba. Agradeció a la mujer que guió sus pasos y tomo una disimulada porción de aire para darle la valentía de observar aquel rostro que por primera vez en muchos años no vio al despertar. Nunca antes imaginó asemejar su belleza a algo doloroso, jamás creyó que existiría un día en que quisiera dejar de observarla... más ese momento llegó. — Mizuki. — Saludo tomando asiento frente a ella. — Lamento haberte hecho esperar. — Por más que intentó modular su voz cómo siempre, la gravedad que envolvía a esta se hacía notoria en cada palabra articulada. Mientras más rápido conversaran, menos duraría el tiempo que compartieran juntos. ¿Estaba desesperado por huir? ¿O temía volver a acostumbrarse a tenerla para luego volver a chocar contra la realidad de que ya no sería suya? Apoyó su codo izquierdo sobre la mesa, para luego dejar reposar su mentón sobre el dorso de su mano y poder enfocar con mayor detenimiento sus orbes azules en los suyos marrones. — Antes de que digas algo... déjame hablar. — Pidió, encontrando su silencio cómo una respuesta afirmativa a su simple petición. — Me ausentaré de la aldea por un tiempo, debo ir en representación junto con los líderes de las demás aldeas a... — Suprimió su mensaje mordiendo el interior de su mejilla al reaccionar de lo que se encontraba sucediendo. La facilidad con la que le compartía información confidencial asustaba, era tan usual para él el ser honesto que privarle de la verdad parecía una tarea imposible de realizar. ¿Qué sucedía con él? — El punto es... no sé cuánto tiempo estaré ausente. — Prosiguió. — Partiré hoy en un par de horas, ya lo hable con Iruka y Menma, ellos velarán por ti y el bebé. — La seriedad con la cual estaba hablándole, le hacía creer que se encontraba frente a un extraño y no delante de su mejor amiga a quién prometió amarla hasta el fin de sus días. Era... desagradable, pero tampoco sabía cómo comportarse. Temía el cometer un error que hiciera que ella volviese a repetir lo que anoche con tanta euforia comunicó. — No me malinterpretes, no lo hago con la intención de hostigarte... a pesar de qué quieras independencia, tu estado es delicado y debe alguien de cuidar de ambos. — Suspiró. En ningún momento había tallado sus facciones o expresiones faciales, su mirada se encontraba centrada en un punto fijo del lugar, uno que no estuviese cercano a su silueta para no caer en la tentación de admirarla. Verla... sería su destrucción. Una mirada era capaz de hacer que toda decisión fallara y su certeza se transformara en una duda. — También he decido respetar tu opinión. — Aceptó. Por un momento su voz tembló, amenazando con quebrarse, más rápidamente consiguió volver a tomar el control de su inestabilidad. — Lo único que deseo es verte feliz, y si estar a mi lado te impide eso... no puedo ser tan egoísta cómo para no... dejarte ir. — ¿Entendería lo difícil que estaba siendo para él decir esas palabras? ¿Podría descifrar el dolor que atosigaba su cuerpo del solo imaginar un futuro en el que ella no se encontrara como la protagonista? Quería irse de ese lugar; ponerse de pie y avanzar hasta desaparecer, por que el solo hecho de aspirar el dulce aroma que desprendía de su piel y cabellos, conseguía atormentarlo. — Perdón... por no haber sido el hombre que merecías tener a tu lado Mizuki. — Bajo la mirada hasta posarla en sus dedos que se presionaban entre sí. ¿En qué momento cambió de posición? Ni siquiera lo notó. Estaba absortó de todo, y lo único que conseguía notar era la facilidad con la que las palabras eran expresadas por sus labios aún cuando su mente sufría para ordenarlas. — Y aunque me gustaría decir que te deseo encontrar la felicidad al lado de otra persona, no puedo... — Esta vez si la miró, directamente a los ojos, como en tantas oportunidades hizo y disfruto. No podía diferenciar lo que sus orbes decían, quizá por qué parte de él se negaba al intentar leerlos. Lo que menos quería era confirmar sus temores. ¡Joder! Lo había soñado... la había visto partir y ahora tendría que volver a sentir todas esas emociones que lo hicieron enloquecer. ¿Por qué? ¡¿Por qué?!Quiero que sepas que siempre te amaré, y el amor que tengo por nuestro hijo no variará tampoco... seré el padre que merece aún si nosotros no podemos estar juntos. — Concluyo. Y de todas sus palabras hasta el momento, aquella última oración fue la única que realmente se sintió capaz de articular sin problema alguno. No dejaría de amarla, no permitiría que un día pasará sin vivir nuevas experiencias al lado de su hijo... incluso si ella elegía el separarse de él, nada cambiaría. Nunca lo haría. 
avatar
Mensajes : 1897

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: i know i was happier with you ღ

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 35 de 38. Precedente  1 ... 19 ... 34, 35, 36, 37, 38  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.