Últimos temas
» ¡Son vacaciones!
Hoy a las 11:25 am por blvssm

» ¿rol?
Hoy a las 11:22 am por blvssm

» ¿Rol?
Hoy a las 10:55 am por Libertadsalvatorehale

» o sole mio
Hoy a las 9:42 am por serendipity

» 恋してる ♡
Hoy a las 9:14 am por lalisa

» ¿roleamos? ♡
Hoy a las 8:46 am por serendipity

» when there's no light to break up the dark, i look at you ღ
Hoy a las 8:32 am por uchiha

» There's no place I'd rather be than right beside you.
Hoy a las 7:36 am por silverqueen

» the flower that blooms on adversity,
Hoy a las 7:33 am por hobi

Afiliados del Foro
Afiliados hermanos 0/5
Directorios y Recursos
Afiliados Elite 0/44

i know i was happier with you ღ

Página 36 de 38. Precedente  1 ... 19 ... 35, 36, 37, 38  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: i know i was happier with you ღ

Mensaje por hobi el Mar Nov 28, 2017 10:25 pm

¿Cuántos suspiros habría ahogado al cubrirme los labios con la palma de la mano? Evité dirigir mi mirada a la puerta del restaurante y la dejé caer sobre el menú sin ningún interés verdadero, tal y como lo había hecho desde el momento en que había llegado: queriendo saber si así conseguiría apaciguar al nerviosismo que se extendía a cada parte de mi ser, lo que claramente no estaba logrando al buscar el origen del que procedía cada sonido y hacer repiquetear mi pie contra el suelo de forma rápida y reiterada. Impaciente me mordí el labio y apoyé la cabeza en mis manos, preguntándome por quincuagésima vez si aquella había sido una buena idea después de todo: ¿y si no llegaba porque directamente, no pensaba venir? ¿y si me había visto para arrepentirse al último momento? Sakura y Menma habían abalado la idea, lo pregunté a mi madre y coincidió en que sería una buena idea... pero si todo lo que ellos decían era cierto, ¿por qué Naruto no aparecía? Esta vez fueron mis dedos lo que chocaron contra la mesa en un ritmo veloz y sostenido, mi rostro tenía que haberse vuelto un conjunto de sentimientos encontrados: habían sido muchas las preguntas que había respondido con un leve asentimiento, cuando la gente a mi alrededor se preocupó por saber si la esposa del Hokage estaba bien. Inhala, exhala. Inhala... — ¡Naruto! — como si tuviera una especie de resorte en el asiento me incorporé sobresaltada, dedicándole una ligera sonrisa al verme incapaz de actuar con total normalidad. ¿A dónde se había ido... el honorífico que acompañaba a mi nombre y acostumbraba oír gustosa, únicamente cuando salía de él? Intenté no darle tantas vueltas al asunto cuando me senté otra vez, apoyé las manos en mi regazo y así escondí al inquieto juego con que mis dedos se apretaban entre sí a medida que lo escuchaba enunciar todo lo que tenía para decir. No podía evitar dejar caer mi expresión, ¿y cómo no? Sus palabras pintaban el panorama más... triste y desolador, uno de los que me había impulsado a darnos esa conversación en primer lugar. No sabía del tiempo que se vería obligado a pasar fuera, a su vez: pero si sabía que iba a oponerse a mis planes durante quien sabe cuánto y no podía no considerarlo a modo de negar la realidad. Sentí el impulso de resoplar, ¿qué era de eso de buscar problemas en lugar de contemplar soluciones? No me había armado de valor para que un imprevisto venciese a mi voluntad, y al parecer tampoco para oírlo manifestar su posición con aquella angustia en los ojos: lo supe desde el momento en que a los míos los hizo picar cierto escozor, y por la forma en que necesité desatar el nudo de mi garganta al aclararla: estirándome como pude para sujetar su mano sobre la mesa. — No quiero separarme de ti. — ninguno de los discursos que había formado en mi cabeza empezaban de esa forma, pero me veía obligada a plantear el más importante de los hechos: no podía pasar por alto a la desesperanza en su tono de voz, y no quería que fuera así. Si yo me había torturado a mí misma por lo que pude o no pude haber hecho en lugar de reaccionar tal y como reaccioné, ¿entonces qué pasaba con él? — Lamento la forma en que me comporté anoche. Nada de lo que dije era cierto, yo... estaba muy enojada y no podía pensar con claridad. Quería marcharme y sabía que no ibas a dejar que lo hiciera, así que tuve que... mentir. — avergonzada agaché la mirada, y sentí a mi rostro colorearse de rojo bajo el peso de su mirada: que sabía no iba a despegarse de mí hasta que terminara de expresar aquello que pretendía explicarle. — No quiero que dudes de lo mucho que te amo. — consciente del sudor frío que humedecía a los lados de mi rostro, proseguí con lo que sabía iría a despertar su confusión... o enojo. — Así que estuve pensando y creo que lo mejor es... empezar de nuevo. — al percibir el desconcierto en sus ojos, suspiré un poco más aliviada: y si lo solté lo hice para juntar las manos bajo mi mentón, apoyándome sobre estás al observarle decidida. — Empezar otra vez y desde el principio, c-como una pareja de verdad. Siento que nos apresuramos demasiado a todo, y temo que ése sea el motivo por el cual dejamos que la incertidumbre saque lo peor de nosotros cada vez que algo sucede. Solo... míranos. — afligida al recuerdo, negué con la cabeza y debí de contener aquel arranque entusiasta que supo abordarme: en lugar de golpear la mesa para hacer énfasis en mi punto, le dediqué una cálida sonrisa. — Sé que vamos a tener días buenos y días terribles, pero al final de todo siempre vamos a estar juntos: el uno para el otro. Por eso quiero intentarlo, necesito intentarlo. — es razonable, Mizuki. Es algo totalmente razonable y él... él va a aceptar. Hará algo fantástico por la relación y evitará que una situación como aquella a la que afrontábamos en ése instante, volviera a repetirse en el tiempo. Acaricié mi vientre intentando prevenir el malestar con que éste iba a hacerse de notar ante mi próximo movimiento, y cuando estuve segura de que no iba a ser así volví a tomarlo de las manos. — ¿P-por favor?



and in my dreams I always find
my way back to you.
avatar
Mensajes : 18183

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: i know i was happier with you ღ

Mensaje por hobi el Mar Nov 28, 2017 10:25 pm

No sabría decir por que desperté sobre una rama, y cuando fue que me quedé dormido sobre esta permanecía como el más grande los misterios: supuse que la misma clase de instintos que me habían llevado a sobrevivir en solitario durante tiempo, tenían mucho que ver con mi ubicación en medio de... la nada. Recordaba vagamente haber arrastrado a Naruto a algún sitio encontrándome yo ligeramente más sobrio, pero tampoco podría determinar su localización exacta: y con todo lo que debía de hacer era la menor de mis preocupaciones. Los recuerdos de la noche anterior llegaban de a poco, pero lo hacían igualando a la más fuerte bofetada: repentinos y sin ningún tipo de advertencia, acentuaban la profunda jaqueca que había vuelto a mi rostro el disgusto en su máxima expresión desde tempranas horas de la mañana. El regreso, mi enfrentamiento con Sakura y el desastre en que acabó todo acudió a mi mente como la más tensa advertencia. Me había pedido que me fuera, pero de sus labios jamás había sentido amenaza a mi retorno: y no sospechaba que existiese la posibilidad, sabía que definitivamente iba a estar molesta conmigo... así que solo me iba a abstener a aparecer allí, guardar silencio y esperar que mi honestidad al disculparme por todo y cada cosa fuera capaz de amortiguar al enojo con que era consciente que mi esposa sería capaz de destruir a la aldea y a toda región cercana. Solo tenía que llegar a la casa y admitir cada error... a regañadientes, pero reconocerlo. Suponía que aceptar convertir al clan Uchiha en una familia anfitriona durante quien sabe cuanto tiempo... estaba bien, siempre y cuando comprendieran que no debían de sobrecargarnos; como también el que definitivamente necesitábamos tiempo a solas. También iba a tener que justificar mi noche fuera, y las excusas eran para cobardes: así que simplemente le diría la verdad. No tenía idea de donde había dormido y tampoco a que hora había recaído en semejante estado encontrándome a la deriva, pero consideré necesario alejarme para darle el tiempo que merecía tener para sí sola: con la casa vacía y una ocupación menos de la cual encargarse, tal y como resultaba ser yo en el estado de... necesidad al que me tenía expuesto. Fallaba en pensar que no me había percatado de los cambios que había experimentado su cuerpo tras el embarazo, porque había notado todos y cada uno con sigilo: observándola correr despistada de un lado a otro, sintiendo la suave pero placentera presión a mi espalda cada vez que me abrazaba al dormir... ¿se habría dado cuenta de las erecciones que luchaba por esconder en compañía de tanta gente y lo hacía a propósito, o era ajena a lo que continuaba generando en mí sin tener la mínima idea? Sonreí. Atravesado el momento de cólera, sabía perfectamente como mitigar a la irritabilidad que la mantendría a la defensiva durante un tiempo. — ¡Haruno-sensei, no! — el grito que provino del campo de entrenamiento ahuyentó la atención en mis pensamientos que hasta el instante me mantuvo absorto, y mi mirada se dirigió rápidamente al lugar. ¿Había escuchado bien, o era ése un absurdo producto de mi imaginación? Contemplé con los ojos del desconcierto la forma en que mi mujer, enfundada en aquel atuendo que creía haberle pedido usase entrenando conmigo y en la intimidad de nuestro hogar, derribaba a todo aquel que se lanzase contra ella en una suerte de entrenamiento público: cuya supervisora, para mi irritabilidad, era Tsunade... quien al verme sonrió por un motivo que no dejó de hacer de la situación algo todavía más extraño. La convivencia había hecho que reconociera en sus gestos lo que pensaba hacer, y lamentablemente no debía de ser un genio para ser consciente de que tramaba algo. — ¿Se casó con Uchiha? Es una pérdida lamentable... — mi ceja tembló, y una mirada de arriba a abajo hizo que el gruñido más fuerte se escuchara a través de mis labios cerrados. El dueño del comentario nos doblaba la edad, al hacerlo... ¿pretendía llegar a algún lado, o sabía que su destino sería la tumba en que personalmente me encargaría de meterlo? — Quiero escucharte repetirlo, bastardo desgraciado. — cuando finalmente se percata de que estoy ahí resopla y retrocede, los temblores de sus hombros indican el claro estado de nervios que no voy a dejar de provocarle hasta presenciarlo huir. — Adelante. Habla de mi esposa como si fuera un trozo de carne frente a mí. — el grupo que le rodea lo alejó al tomarlo por el brazo, y yo decidí que había tenido suficiente. Ni siquiera el alarido con que su maestra le pidió que golpease al chunnin como si fuera yo detuvo mi andar, y cuando supe que interrumpir sin que el entusiasta grupo de reclutas se interpusiera iba a ser problemático: actúe mucho antes de pensarlo dos veces. Cuando aterricé junto a ella la tomé del brazo, y porque me había percibido al girar su rostro de lado fue capaz de seguirme el ritmo a medida que nos internábamos en el bosque contiguo. — ¿Acaso te volviste loca? — y yo estúpido, ¿qué diablos hacía preguntando algo cuya respuesta conocía? — ¿Dónde esta Yuuichiro? — exigí saber al tener en cuenta la razón por la que verle allí y en medio de aquella actividad terminó por descolocarme. Desde que nuestro hijo había nacido, no recordaba un solo momento en que se encontrase lejos de él: era una madre muy dedicada, era... era... — ¡¿Y qué demonios haces vestida así?! — ¿que no podía creer que yo estuviera enojado? ¡Pero si tenía cada jodida razón para estarlo, para observarla de ése modo y presionar su cuerpo al mío! — Permitiendo que cualquier imbécil observe lo que es mío. — tuve que apartarme, necesité hacerlo: mis ojos se tomaron el placer de registrar la imagen de su cuerpo completo, y no evité preguntarme si había llegado el momento de descubrir que tanto desconocía la situación a la que solía exponerme. — Casi sin ropa, sudando... — a medida que aproximaba mi rostro al suyo una vez más, mi tono de voz descendía sus niveles: tornándose ronco y grave cuando mis manos, que apretaban su cintura contra el sólido árbol detrás, comenzaron el recorrido de caricias a través de su vientre plano. — El único que te puede ver así soy yo, Uchiha. ¿Los demás? Prefiero que se pregunten... que imaginen y piensen lo afortunado que soy porque me perteneces a mí.



and in my dreams I always find
my way back to you.
avatar
Mensajes : 18183

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: i know i was happier with you ღ

Mensaje por uchiha el Mar Nov 28, 2017 11:48 pm



Bateo las pestañas, sorprendida de la reacción con la que su esposo actuó al momento de encontrarla. Había guiado de sus movimientos, y solo desistió al verse rodeado por la naturaleza a la que en el pasado estuvieron tan acostumbrados. El poseer solo su compañía... si cedía, aquel momento se daría por terminado y no quería volver a una realidad dónde las interrupciones formaban parte del día a día. Ignoró cada una de sus incógnitas, electrizada por su posesividad, sabiendo que su palpitante entrepierna era capaz de humedecerse del solo verlo celoso. ¡Concéntrate, Sakura! Mordiendo su labio inferior, se forzó a pisar tierra y así expresar sus incomodidades antes de qué su mente volviese a corromperla. — Estuve toda la noche despierta esperando a que regresaras. — Recriminó inmediatamente, enredando sus dígitos entre sus prendas para presionarse a su cuerpo con cierta necesidad. Aún cuando lo que deseaba era discutir hasta saciarse, inconscientemente su anatomía buscaba contacto con la suya por qué aquella era la única manera en que realmente conseguía tranquilizarse. — ¿Tanto bebiste que olvidaste el camino de regreso a nuestra casa? — Cuestionó alzando una ceja. —  Y decir que tu vida sería más sencilla si jamás hubieses regresado... ¡Sasuke-kun baka! — Quería golpearlo; quería besarlo y obligarlo a que gimiera su nombre mientras aceptaba que no volvería el siquiera considerar una locura como tal. ¡No te distraigas! No estaba enojada por lo que su antigua maestra le comunicó, estaba desesperada por creer que una simple discusión había obligado a que se arrepintiera de todo lo que habían vivido hasta el momento. Ya les había pedido que marcharan cada uno a su respectivo hogar, ya no se vería incomodado por presencias que no fuesen de su agrado. Frunciendo ligeramente el ceño y arrugando la punta de su nariz prosiguió. — No... no pienses así... ¡te prohíbo que pienses así! — Al percatarse lo que con infantilismo pronunció, el enrojecimiento de su rostro hirvió. ¿Por qué había dicho algo así? ¿Y si se enojaba del que hiciera comentarios de ese tipo? — G-Gomen...e. — Se disculpó desviando la mirada, más no el rostro. Unos segundos, fueron tan solo necesarios un par para que pudiese recuperar la confianza y pudiese encararlo cómo solía hacerlo desde que se casaron. — No me importa... no me importa si piensas así, te haré olvidarlo. — Aseguró. — No te dejaré ir jamás, te enamoraré las veces que sean necesarias y te haré amar esta vida aún más cuando estés a punto de olvidar por qué la elegiste. ¡Lo prometo, Sasuke-kun! — Cuando se trataba de él, rendirse nunca contaba cómo una opción. Lo había demostrado los años en que busco el traerlo de vuelta a la aldea, y lo confirmó cuando espero por su regreso sin importar el tiempo que se demorara. El malestar que habían pasado la noche anterior carecía de significado al ser comparado por la inquietante frase que aparentemente salió de sus labios. Por un momento perdió el hilo de sus pensamientos, al ver su mirada lasciva recorrerla y escuchar su áspera voz juguetear con sus sentidos. La atrayente manera en que iba acortando los centímetros que los separaban y las caricias que iba depositando en su piel era... su perdición. ¿D-De que había estado hablando segundos atrás? Le era imposible el recordarlo. Concentrada en sus orbes negros, soltó un gemido por entre sus labios al verse atraída por todo lo que él representaba para ella. La capa de sudor que perlaba su figura se parecía a cada oportunidad en que se vieron envueltos por la pasión que les caracterizaba. Deseaba verlo de igual forma, más no por entrenar. — Hazme decirlo. — Ronroneo juguetonamente, sabiendo lo mucho que él disfrutaba de verla en aquel papel. — Hazme decir que soy tuya y de nadie más. — Pidió, elevando ligeramente su rodilla hasta sentir una dureza presionar contra su muslo. Hacía tanto tiempo desde la última vez que fue suya... no era el único que estaba ansioso. — Castígame por ir contra tus reglas, anata.
avatar
Mensajes : 1897

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: i know i was happier with you ღ

Mensaje por uchiha el Mar Nov 28, 2017 11:54 pm



¿Estaba soñando? ¿Seguiría bajo los efectos del alcohol que consumió con tanta desesperación la noche anterior? Parpadeo un par de veces extrañado, pero al mismo tiempo fascinado por lo que sus sentidos iban percibiendo. El aire que llenó sus pulmones no creo una sensación de vació, esta vez no existía palpitar que mandase dolorosas corrientes eléctricas a lo largo de su anatomía. Se sentía aliviado del saber que su mayor temor no sucedería, pero al mismo tiempo había algo que lo mantenía intranquilo. Era cierto lo que decía, su relación avanzó con tanta velocidad que nunca supo en qué momento dejaron de ser tan solo amigos para convertirse en una pareja. Jamás supuso que ello supondría un problema en el futuro; el amor que lució en él hacía ella apareció sin preámbulo alguno y al haber sido un niñato impulsivo, decidió dejarse llevar por esté. Los años habían pasado y él había crecido. Muchos lo consideraban una persona madura, él aún no se sentía del todo seguro que aquel término se adentrara bien en sus características. La amaba, los años que pasaran no modificarían un sentimiento tan intenso, más sabía que debía aprender a educarlo para evitar en un futuro enfrentamientos cómo el de la noche anterior. Bajo sus azulejos hacía sus pequeñas manos que sujetaban las suyas. Empezar desde cero significaba que... renunciaría al trato que estaban acostumbrados a darse. ¿Podría aguantar? No. Quizá habría noches en las cuales tendría que tocarse múltiples veces para poder saciar su apetito por besarla, pero si así conseguía recuperar la paz en su relación... no le importaba. Tuvo el ligero impulso de entrelazar sus dedos, más lo retuvo y alejó sus manos. — ¿Me estas pidiendo por favor? — Soltó una elegante risa por la ligera hendidura que se formó al sonreír. — ¿Alguna vez te he dicho que no a algo? — Inquirió curvando una ceja hacía arriba. A partir de ahora sus reacciones, respuestas y comportamientos dirigidos hacía la castaña retrocederían años atrás cuando incluso darse un abrazo era improbable en ellos. Si quería hacer las cosas bien... debía de sacrificar sus gustos. ¿Y qué mejor que hacerlo por la persona que amaba? — Comenzar desde cero... suena bien. — Admitió. — Una vez vuelva de mi misión, regresaré específicamente a volver a enamorarte. — Le advirtió. La ansiedad del regresar y poder cortejarla como se lo merecía, hacía que quisiera largarse de una buena vez. Las múltiples ideas a realizar también empezaron a abundar en su mente, haciéndolo volver a reír. No le sorprendía que sus reacciones fuesen tan rápidas. Todo él anhelaba el volver a enamorarla.  — Al creer que te había perdido, mande a Shikamaru a hacer un par de arreglos y así conseguirme un lugar dónde vivir momentaneamente. — Aunque claro, termino descansando en una casa completamente errada. El lugar dónde ahora viviría se trataba de un edificio que había sido edificado hacía unos meses atrás y por su ubicación los departamentos fueron pedidos instantáneamente. Más cuando se les informó que el Hokage buscaba un lugar dónde quedarse, más de uno ofreció su hogar. Al principio se sintió culpable del haber hecho que el dueño del apartamento cambiará de casa, pero al saber la cantidad de dinero que estaban pagando para comprarla, aquella culpabilidad se esfumo. ¡Agradecía la buena remuneración que ganaba! — Si haremos esto, quiero que hagamos las cosas bien. — Le observó. — No te besaré, ni intentaré propasarme contigo... por eso prefiero mantenerme alejado de ti.por qué de lo contrario querré hacerte mía en algún momento, pensó, más no agregó. No quería que hubiese malinterpretaciones en sus actos por hacer, por lo que prefería explicar detalladamente lo que para él significaba comenzar desde cero. Si ella se negaba a algo, lo modificaría... joder, ¿por qué debía de ser tan fácil de convencer? — Prometo no decir que te amo... creo que lo he dicho muchas veces en los últimos meses y has de estar cansada. — Burló sin problema alguno. Debía de ser cansado el escuchar diario una declaración de amor, y es que esta podía empezar a carecer de significado al poco tiempo. Quería pronunciar ese par de palabras cuando se sintiera listo del hacerlo; cuando ambos sintieran que es el momento apropiado para volver a ser una pareja de casados. Hasta entonces, solo en sus sueños mencionaría el amor que le provocaba su esencia y persona. Viviría de fantasías. Realmente era un idiota por aceptar algo así. Gracias por darnos esta oportunidad, Mizuki... verás cómo conseguiremos nuevamente ser nosotros mismos y poder estar mejor. — Se incorporó hasta ponerse de pie. ¿Quieres caminar? — Cuestionó dedicándole una zorruna sonrisa, de aquellas que siempre lo acompañaban cuando era un crío que lo único que sabía hacer era ocasionar desorden por donde avanzaba. Con los años y la presión con la que estaba continuamente, había olvidado lo que significaba ser verdaderamente él, muchos aspectos de su vida los había retraído para poder encajar con mayor facilidad en el papel que debía desempeñar y... le asqueaba el solo pensarlo. Era un idiota, ¿por qué no querer seguir siéndolo? Cada uno de sus logros los había conseguido con esa actitud, ¡la quería de vuelta también! Volver a ser el viejo Naruto, recuperar al amor de su vida. ¿Existía mejor propuesta? Imposible. 
avatar
Mensajes : 1897

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: i know i was happier with you ღ

Mensaje por hobi el Sáb Dic 02, 2017 12:02 am


Fue mi plan, decidí que era lo mejor: ¿entonces por qué la imagen con que lo describió formó un nudo en mi garganta? Era eso lo que quería, era así como lo había imaginado... echarme para atrás por miedo a arriesgarlo todo dejó de ser una opción al momento en que lo propuse y del modo en que lo hice, ya no tenía como ni por qué negarme. Sabía que íbamos a dar lo mejor de nosotros por hacer que las cosas funcionaran tal y como lo hacían antes, no tenía razones para temer cuando nos habíamos encargado de que el otro lo tuviera presente por encima de todo. V-volvería a besarme, volvería a llamarme por la forma en que me había acostumbrado a oír mi nombre y todo... hallaría el modo de regresar a como era antes. No tenía de que preocuparme, y no dejaría que Naruto lo hiciera porque no pudiera disimular la sorpresa en mi rostro. — Me encantaría. — tragué en seco y alcé las comisuras en la sonrisa más incómoda que hubiera esbozado, pero el gesto escondió un motivo diferente. Luego de asentir rápidamente sin dejar de mirarle a los ojos, contuve el impulso de volver a tomar su mano y me aclaré la garganta. — ¿Pero podemos comer algo antes? Tengo mucha hambre. — sonrojada mordí el interior de mi mejilla, y contuve el aire a la espera de su respuesta: ¿y si debí callar? Pedirle que almorzara conmigo no podía significar gran cosa, era una simple propuesta y además... ¿aceptó? Alcé la mirada cuando percibí el movimiento frente a mí, y la sonrisa se volvió más grande al visualizarle allí: esperando impacientemente por una de las meseras que atendía el lugar, preguntándose que tan necesario iba a ser el colocarse el sombrero que había dejado sobre la mesa para así obtener su atención inmediata. Reí sin poder evitarlo, y levanté la mano cuando una de ellas observó en nuestra dirección: precipitándose avergonzada, agachando la cabeza rápidamente. — ¡L-lo siento Hokage-sama, Sonohara-san! ¿L-lo de siempre, verdad? ¡La casa invita! — perplejos la observamos marcharse, y me encogí de hombros cuando sus orbes turquesas se posaron en mí.

He tenido sueños extraños, ¿sabes? — coloqué los brazos tras la espalda y suspiré, luego de que nuestra conversación acerca de sus deberes y del comportamiento de Menma hubiera acabado: con mi promesa de permitir que él se encargara de preparar la habitación del bebé cuando contara con más tiempo, contando con la ayuda de Iruka y Konohamaru... con quienes al parecer lo había hablado antes. Tan pronto me percaté del sentido que podían tomar mis palabras al ser pronunciadas con aquella liviandad, lo empujé ligeramente con mi hombro y reí. — No, no de esa clase: aún así me gustaría, ¿qué se sentirá? — me pregunté divertida, elevando la ceja tan pronto volteé a verlo haciendo repiquetear los dedos sobre mi mentón en un deje pensativo. Recordaba la forma en que solía sonrojarse cuando yo gustaba de bromear con aspectos sugestivos, y aunque no me encontré con el mismo espectáculo pude observar el modo en que las tonalidades rosas se instalaron sobre sus pómulos. Él sabía de que estaba hablando, creyó vivirlo una vez. — ¿Recuerdas esa misión a la aldea del Viento? Cuando el tal Kazuto robó mi memoria y la de Sasuke... tú me hablaste acerca de ello. — porque podía rememorar el primer encuentro con aquel al que Naruto y Sakura dieron su merecido, pero no lo que sucedió después: aparentemente, nadie sospechó que Uchiha había sufrido de las mismas ya que acostumbrado al silencio solo calló y los siguió a un lado a otro... pero supieron que ocurría conmigo cuando no hubo un solo instante en que no dejara de ponerme a la defensiva. — Estoy segura de que hay cosas que aún no puedo recordar y las veo o escucho cuando duermo; pero no son situaciones en específico, son pensamientos y... — al percatarme de que quizás me había dejado llevar por el tema, algo apasionada por descubrir que tan ciertos parecían ser aquellos que indicaban mis sentimientos hacia él en un pasado, fruncí los labios y suspiré. — No creo que tengan importancia. — solo le daban sentido a mis teorías, pero no podía comentárselo: no ahora. Noté de igual modo el que nos habíamos acercado hacia las puertas de la aldea, donde Shikamaru y un grupo de escoltas liderado por Sai parecían aguardar por él. — ¿Y-ya tienes que irte? — y por quien sabe cuanto tiempo. No me importaba el plan, me importaba la angustia que sentía acrecentarse en mi pecho por recordar lo que sucedió la última vez que desapareció sin que yo conociera su paradero después. — No hagas que tus padres vengan a tranquilizarme en sueños, ¿si? — inquieta, estiré el cuello de la chaqueta naranja bajo la capa y le acaricié los hombros. ¿Cómo se supone que fuera a despedirlo tomándome mi distancia, ante semejantes antecedentes? Lo estreché contra mi cuerpo sin poder evitarlo, y me aparté apenada cuando supe que tenía que dejarlo ir. ¿Cuánto iba a pasar antes de que pudiera volver a verlo?



and in my dreams I always find
my way back to you.
avatar
Mensajes : 18183

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: i know i was happier with you ღ

Mensaje por hobi el Sáb Dic 02, 2017 12:05 am

 






and in my dreams I always find
my way back to you.
avatar
Mensajes : 18183

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: i know i was happier with you ღ

Mensaje por uchiha el Dom Dic 03, 2017 1:35 pm

 

Mikoto-san... ¡sé que volverá! — Le dedico la más dulce de sus sonrisas, esperando que así el brillo del mirar de aquella mujer volviese a ser el mismo. El cariño que lentamente fue incrementando por la familia Uchiha ahora carecía de comparación. En los últimos meses se habían convertido su familia; incluso por insistencia de la cabecera del clan, había aceptado el mudarse bajo su techo para no tener que pasar más días sola en aquel monótono y desamparado departamento. Todo inició tras la desaparición del hijo menor, cuando la peli rosada se sintió inquieta del ya no ser acosada por sus constantes piropos e inútiles coqueteos. Nunca creyó verse preocupada por alguien a quién jamás consideró tan importante, pero entendió entonces el dichoso refrán al vivir un sepulcral silencio de su parte. Uno nunca sabe lo que tiene, hasta que este deja de pertenecerle. Él siempre fue un hombre que no pertenecía a una mujer en concreto, más no podía ignorar el hecho que era a ella a quién más acortejaba. ¿Significaba ello algo o simplemente estaba entristecida del no verlo más? Tomó una gran cantidad de aire y se puso de pie con ambos brazos en alto. No era tiempo para ponerse triste, menos frente a la persona que más extrañaba de él. — ¡Iré al jardín para prepararle algo de comer! Estoy segura que eso ayudará a que se sienta mejor. — Ofreció con entusiasmo, mientras avanzaba hacía donde ya había indicado que iría. Gracias a la ayuda de Itachi, ahora conocía perfectamente los gustos de cada uno. ¡Y tras una gran práctica finalmente había conseguido imitar la sazón de Mikoto ganándose el respeto culinario de todos! ¿Le gustaría también al azabache? ¿Estaba siendo muy ilusa del creer ciegamente que volvería incluso cuando la mayoría de personas ya lo daban por muerto al igual que a Menma? Hundió ambas manos contra su pecho y negó con la cabeza. ¡No perdería la esperanza! Primero debía de decirle al azabache que le daría las múltiples oportunidades que deseara, y es que ahora entendía lo que su corazón pedía. Él. Arrodillándose frente al huerto, empezó a observar el color de los frutos para coger los que en mejor estado de madurez se encontraran. Tomó un par entre sus manos, más sus movimientos se vieron interrumpidos cuando un sonido a sus espaldas llamo su atención. Instintivamente tomó la pequeña cuchilla con la que cortaba las ramas y giró dispuesta a defenderse en el caso que alguien intentase atacarle. — ¿C-Charasuke? — Parpadeo un par de veces al reconocer su silueta. — ¡Has vuelto! — Tirando del puntiagudo objeto, corrió a sus brazos sintiendo sus mejillas humedecerse conforme los pasos iban acercándolo a él. ¡Lo sabía! Se estrechó contra su pecho sin la espera a que él reaccionará primero; enterrando la punta de su pequeña nariz en sus vestimentas para así olfatear aquel aroma que por mucho tiempo se vio incapaz de percibir. No fue hasta su partida que entendió lo mucho que le gustaba ser atacada por sus constantes peroratas. ¿Por qué... olía a mujer? N-No importaba. Lo único en que debía de pensar era en lo agradecía que debía de estar hacia los dioses por haberle hecho volver a casa. ¡Sano y salvo! — ¡Mikoto-san! — Llamó al dar un paso hacia atrás. A los segundos un rostro blanco con cabellos oscuros se adentró en el jardín y una gran sonrisa se posó en los labios de la peli rosada imaginando la felicidad que le invadiría el verlo.  — ¿Sucede algo, Sak... ¡Charasuke! — Continúo retrocediendo, especialmente al ver cómo el resto de la familia se iba uniendo a la gratificante imagen que se daba ante sus ojos. No había motivo para que ella continuara allí cuando finalmente había vuelto a quién tanto habían esperado; ingreso a la sala y avanzó hasta la entrada donde empezó a ponerse sus respectivos zapatos antes de salir. 
avatar
Mensajes : 1897

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: i know i was happier with you ღ

Mensaje por uchiha el Dom Dic 03, 2017 1:37 pm

 


El irritante brillo impactando contra sus parpados cerrados cuando acaban de pasar minutos desde que se había quedado dormido lo atribuía a una sola e innegable razón: el imbécil de su igual había vuelto para joderlo. Cubrió parte de su rostro con la palma de su mano, percibiendo cómo la luz solo ayudaba a que el cansancio empezara a disiparse hasta desaparecer. Aburrido del no conseguir que la situación variase, se incorporó al apoyar sus manos a los lados de su cuerpo y así impulsarse hasta estar de pie. Visualizó a su alrededor y frunció el ceño al darse cuenta que no se trataba de la habitación donde se había encontrado meses viviendo. ¿Dónde estaba? Deslizando sus manos hasta sus bolsillos delanteros, empezó a caminar. Seguía vistiendo de la vestimenta que le habían dado, un traje en el que predominaba el negro incluso al combinarlo con un naranja chillón. Supuso que había caminado mientras se encontraba dormido, y ello explicaba el hecho que sintiera erradamente que no había descansado. Adentrándose en la aldea varios rostros voltearon al observarlo, murmurando a sus espaldas palabras que honestamente no le importó en escuchar. No se detuvo. Le había prometido al rubio de cuidar a la castaña hasta que él volviera, y no planeaba fallarle, especialmente cuando consideraba a ambos parte de su familia. Un par de detalles saltaron a su vista; ¿acaso la aldea entera había decidido cambiar en una noche? Debía de esforzarse para reconocer las calles por las cuales debía de andar, y es que la mayoría lucían diferentes. Alzó el rostro cuando se encontró en la dirección donde la casa debería encontrarse, sorprendiéndose de no... verla allí. ¿Qué estúpida clase de broma era esa? Mirando hacía ambos lados de la calle, dudo hacía donde dirigirse esta vez, decidiendo por la izquierda y acelerando sus zancadas. Iba a tanta velocidad que empujaba a quienes se interponían en su camino. — ¡Menma Uzumaki! — Gritó una voz a sus espaldas, obligándolo a girar ligeramente y observar a una mujer de cabellos largos y rojizos observarle con el rostro pálido y expresiones desesperadas. No debía de perder el tiempo, pero... conocía perfectamente ese llamado de atención como para creer que se trataba de una ensoñación. — No te atrevas a observarme cómo si no supieras lo que está pasando... ¡Ha pasado casi un año desde el momento que desapareciste! — Sabía quién era, y era consciente de lo que significaba el encontrarse viéndola. Había vuelto a la dimensión a la que correspondía y aunque debía de sentirse entusiasmado por ello... ¿por qué sentía un agujero en el medio del pecho? Por mucho tiempo supuso que no volvería; disfrutaba de las mañanas discutiendo con Naruto, para luego acompañar por el resto de la tarde a Mizuki y aunque por las noches tenía que abandonar la casa para no tener que escucharlos en su intimidad, se había acostumbrado a sus existencias y los había empezado a considerar como parte de su futuro. Ni siquiera pudo despedirse. — Siempre exagerando. — Musitó acercándose; la estrechó por los hombros al tenerla a su lado y estiro los labios al sentir ese aroma tan familiar invadir sus fosas nasales. No podía negar la añoranza que le daba el saber que en algún momento podía regresar, incluso cuando aquella simple idea muchas veces se volvía más un sueño que una realidad. — ¿Sabes lo preocupados que hemos estado? ¡Creímos que estabas muerto! — Recibió con serenidad los golpes que su madre empezó a propiciarle. No estaba en su derecho defenderse cuando había sido culpa suya el haber terminado desaparecido, además de haberse quedado tranquilo en la dimensión contraria cuando debió de hacer hasta lo imposible por volver. — Gracias. — Susurró, más para sí mismo que para ella. Nunca antes había sido agradecido por sus progenitores, considerándolos algo innecesario que no debía de verse obligado a tener en su vida, más al conocer la historia del rubio comprendió lo importante que eran y cómo debía de empezar a darles el lugar que les correspondía en su vida. ¿Había madurado en el tiempo que había estado fuera? Quizá. Nada nunca volvería a ser igual con él. Había cambiado, y lo había hecho gracias a ese par. Naruto, Mizuki... los extrañaré.
 
avatar
Mensajes : 1897

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: i know i was happier with you ღ

Mensaje por hobi el Lun Dic 04, 2017 3:16 am

Cuando comenzaste toda esta locura sabíamos que no ibas a lograr nada, ¿pero obligarme a recurrir a Akatsuki cada vez que abandonas la aldea creyéndote una rescatista? ¡Olvídate de él, ya pasó un año! Maldición, no hay que ser inteligente para suponer que se metió con la persona equivocada y pagó las consecuencias: ¿qué tanto misterio le atribuyes a eso? Lo mataron, se fue: ¡lo que haya pasado era visto! Pero no, tenías que permitir que los Uzumaki te llenaran la cabeza de porquería y necesitas ir a perseguirlo a diario... ¡como si tú debieras de hacer algo por él en primer lugar! — ¿marcharse? Lo habría considerado tiempo atrás, cuando montó el más grande de los escándalos al creerse una especie de dios y causar tantos problemas como dolores de cabeza: podíamos ser opuestos, pelear y discutir por una tontería solo para joderle la existencia al otro... pero en momentos así, tenía la seguridad de que Menma sería capaz de hacer lo mismo por mí. Lo conocía lo suficiente como para saber que ninguna versión era real, y no debían de importarme las suposiciones mientras yo tuviera mis certezas. No descansaría hasta encontrarlo, y no podía importarme menos lo que los demás pensasen de mí al respecto. No voy a vivir sin ése idiota, ¡que me acostumbró a tenerlo sacándome de quicio a diario como para desaparecer de repente y sin ninguna clase de motivos! Nadie nunca se había metido en mi camino: mis padres tercos y sencillamente influenciables por la opinión ajena, no disfrutarían de ser la primera excepción. — Inspirador, pero débil: tu discurso pierde seriedad si utilizas los mismos argumentos una y otra vez, ¿lo sabías? — cuando pasé a su lado y me sujetó el brazo, fácilmente lo aparté de mí para dirigir mis pasos a la puerta que inútilmente intentó bloquear con su cuerpo. — ¡No me dejas otra opción! ¡Si sales por esa puerta abstente de regresar, porque me cansé de tolerar todos estos caprichos! — suspiré aliviada, a su modo de ver las cosas tenía que ser una medida drástica: al mío, una excusa para no tener que volver y enfrentarme a ellos. — Estupendo. — como si tuviera quince años y fuera a sentirme intimidada por aquella burda amenaza. Salí con un objetivo en mente, pero la repentina aparición de Minato frente a mí detuvo el plan de ida: había una sola explicación al rostro con que me observó cuando me tomó del brazo, y temí que la angustia de su esposa hubiera vuelto a ser la responsable de su posible presencia en el hospital. — E-es él, Mizuki... ya sabemos que le sucedió. — no pregunté, no necesité de más explicaciones: rápidamente me dirigí a su residencia porque sabía y sospechaba del estado en que se encontraría Kushina... tenía que escucharlo por ella, con quien me había unido con tal de hallarlo. Y hallarlo en cualquier otro lugar, pero no en medio de la sala tan pronto me precipité a ingresar a la vivienda: apretujado por los brazos de la pelirroja, queriendo zafarse. Sano y salvo. — ¿Menma? — el conjunto de expresiones con que voltearon a verme presa del impacto descartó cualquier alucinación, y cuando lo creí al sentir la mano del rubio tras de mí sobre mi hombro: ¿p-perdí el control? — ¡Imbécil! — me aproximé rápidamente y sentí a mi puño arder cuando chocó con su abdomen, pero también fui consciente de que no esperé mucho más: porque bastó que se inclinara adolorido para que lo rodeara con los brazos y empujara de él hacia arriba, envolviéndolos alrededor de su cuello. — ¿T-tienes una idea de todo... todo lo que pasamos p-para encontrarte? — su cuerpo no se esfumaba, no se desvanecía como producto de una alucinación: presionaba al mío... y era real. — ¡Dame una buena razón para no patear tu trasero! ¡Empezaba a creer que alguien te había dado tu merecido y eso es algo que solo me corresponde a mí! — ¿si dejaba de aferrarlo como si la vida se me fuera a ir en el proceso, volvería a alejarse de mí? — No voy a volver a perderte de vista. Voy a irritarte mucho más si con eso consigo que te quedes, estúpido: ¿cómo vas a alejarte de nosotros sin avisar? — recordando la nostalgia y tristeza en que me había sumido en más de oportunidad y a causa de él, resoplé al apartarme: sujetándolo del mentón con fuerza, consciente de que mis facciones se habían endurecido una vez más. — ¡Ah, Mizuki-chan fue de gran ayuda durante todo éste tiempo! Nos mantuvo unidos y no hay sitio al que no haya ido intentando hallarte. — cuando la ojiazul observándonos entusiasta terminó de avergonzarme, me aclaré la garganta y lo fulminé con los ojos. — Quería matarte antes de que ellos lo hicieran. — repliqué, fingiendo un desdén que ni siquiera estaba ahí realmente. ¿Por qué quería abrazarlo una vez más? ¿Por qué despertaba en mí toda clase de sentimientos que pensaba parte del olvido? Tal vez me volvió loca... y si la culpa era suya, iba a hacerse cargo. Así que tiré de su cabello para acercar su rostro al mío, sometiéndolo al escrutinio de mi mirada. — Kushina, dame la mano. Vamos a informárselo a Lord Hokage, no te preocupes por él: con Mizuki aquí no escapará a ningún sitio antes de que puedas regresar a consentirlo, ¿de acuerdo? — por alguna razón Minato guiñó un ojo en nuestra dirección, ¿lo hizo para calmarme? Funcionó... pero no supe si se debió a su gesto o a los miles de besos que la Uzumaki plantó en el rostro de su hijo antes de abrazarme y salir. — ¿Estuviste revolcándote con mujerzuelas? — porque era un desgraciado. Y eso era lo que todo desgraciado haría, ¡especialmente alguien tan pervertido como él!



and in my dreams I always find
my way back to you.
avatar
Mensajes : 18183

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: i know i was happier with you ღ

Mensaje por hobi el Lun Dic 04, 2017 3:18 am

¡Sakura-chan! — extrañado la recibí en brazos, pero en lugar de rodearla con el cariño que siempre direccionaba a su persona di suaves caricias a su espalda baja... preguntándome que andaba mal para que me recibiera con semejante entusiasmo, cuando no acostumbraba recibir nada más que una sonrisa maternal y el beso en la frente que ponía a gruñir a mi yo amargado. ¿Habrían peleado nuevamente? ¡Ese idiota jamás iba a entender que no era de hombres discutir y enfadarse con una mujer que nada había hecho, más que velar por todos nosotros! Una parte de mí quería dejar la caballerosidad de lado para magullarlo a golpes, y la otra advertía que aún no había desarrollado la totalidad de capacidades con que podría considerarme a su nivel: ¡no podía arriesgarme si nuestra mujer y las demás necesitaban de mí, que era un hecho irrefutable! — Lo hice, pero... ¿por qué lloras? — ¿qué diablos? Aunque lo quiera no puedo fingir que nada sucedió, ¡uno tiene que contemplar esa femenina e indefensa expresión en su rostro para entender a que me refería! Hay personas por las que valía la pena someterse a toda clase de riesgos. — Bueno, s-supongo que... — pero el siguiente de sus comentarios terminó por descolocarme, y no me percaté del entorno hasta ése momento: como tampoco de las notables diferencias que podían apreciarse a simple vista. Ése no era el jardín de los padres de Yuuichiro, y la pelirrosa frente a mí no lucía su larga cabellera suelta. Contando con la misma edad, me observaba con una expresión mucho más aniñada... y yo reconocería el conjunto de gestos que me enamoró perdidamente de esa chica: aquí y en todas las dimensiones alternas. C-como también a la mujer que me dio la vida, que se lanzó sobre mí antes de que pudiera preguntar el motivo por el cual mi Sakura se encontraba allí en primer lugar. — ¿Mamá? — pregunté sin aliento, ¡yo jamás soñaría con ellos, siempre con chicas distintas! ¿Entonces que hacía allí, preso de un abrazo familiar en el que incluso el gran justiciero participaba de lo más afectuoso? — ¡No! — podía no razonar rápidamente, pero cuando le di una única explicación a lo que visualizaba y podía oír me sentí... vacío. Preso de la angustia, ¡cuando sabía que no tenía que ser así! ¿Quién podía culparme, de todos modos? Aquellos que me habían acogido se habían vuelto parte esencial de mi vida, y el tiempo que me unió a ellos me convenció de que así sería en adelante: de a poco comencé a soltar los lazos que me unían a mi realidad para sujetar todos los que me habían apegado a la suya. — ¿Qué te sucede hijo, te encuentras bien? ¿En dónde has estado todo éste tiempo? — en... casa, ¡mi otro hogar! Haciendo enojar al malhumorado de Sasuke, recordándole a Sakura lo hermosa que lucía todos los días... hablándole al pequeño Yuu aún cuando sabía que no podía entenderme una sola palabra. ¡Incluso limé asperezas con la vieja desquiciada de Tsunade, y Kizashi-san no intentó alejarme de su hija a patadas! — Te busqué por todos lados, Charasuke: ¿en dónde estuviste? No puedes haberte escondido de mí durante tanto tiempo. — Itachi me contempló con toda seriedad al colocarse delante de mí imposibilitando todo movimiento, bloqueando la puerta por la que había visto desaparecer a... la única persona a la que quería hablarle al respecto, aún cuando no llegase a comprender nada. Supuse que no le sorprendería, ¿cuándo había dicho yo algo coherente en su presencia? Sonreí. No fue un gesto alegre, no guardó nada de gracia. Era... melancolía, porque la parte de mí que se contentaba con regresar era demasiado pequeña en ése preciso instante. Ni siquiera me había despedido de ellos, ¡pero hallaría la forma de regresar y tener de que presumir gracias a todo lo que me enseñaron! Lo dejaba como pendiente, algún día iba a volverlos a ver: hasta entonces, no buscaría una vida basada en la de ellos... viviría la que siempre había deseado, junto a la única mujer que podría distinguir en una multitud de miles. — ¡Es mi oportunidad! — deposité un sonoro beso sobre la mejilla de mi madre, escabulléndome de sus brazos para empujar a mi hermano mayor a un lado y abrir dos dedos frente a mi rostro. — ¡Voy a asegurarles nietos!

¡H-hasta que te encuentro! — y después de correr de un lado a otro, saltar sobre cada techo habido y recordar que el flujo de chakra que recorría el cuerpo de la pelirrosa era el único que podía reconocer a distancia: obligándome a concentrarme del modo en que jamás lo había hecho, ¡obteniendo muy buenos resultados... después de recorrer Konohagakure y casi recurrir al grupo de pacifistas justicieros con tal de que lo hicieran todo por mí. ¿Era aquello una plaza de niños? Los columpios en que se hallaba sentada y la diversa cantidad de juegos dispersos a nuestro alrededor lo indicaban así. Comprendí el motivo por el que había decidido parar en ése sitio, sin embargo: estaba vacío, y el lago que se hallaba detrás lo volvía un ambiente relajador. Pude sentarme en el columpio contiguo, pero deseché la idea al dejarme caer en el suelo y apoyar los brazos sobre sus piernas: recargando el mentón sobre estos al contemplarla sonriente. — Sé que me crees un tipo de lo más extraño, así que esta bien si no entiendes nada de lo que voy a decir. — me encogí de hombros burlón, pero no abandoné aquella posición al percatarme (¡y regocijarme!) del adorable color que le cubría los pómulos. — ¡Viajé a una dimensión alterna, Sakura-chan! Todo me era tan familiar pero... tan distinto. ¡Encontré a alguien que luce idéntico a mí, pero que es un patán! También hay otro Menma, ¡hay otra tú! Un Kakashi no tan inútil... ¡Ino, Ino intentó golpearme cuando coqueteé con ella porque me odiaba! — lucía al igual que un niño emocionado contando el sueño más absurdo frente a sus padres, que resignados a oír sus fantasías lo alentaban a continuar y relatarlo de principio a fin. — ¡Te sorprendería saber que todos estaban casados, unos con otros! Menma y Mizuki esperaban un bebé, ¡y el tarado que se hacía pasar por mí ya tenía uno! Se hacía llamar Sasuke, y se había casado con... la mejor mujer en la que mis ojos y los de él se han posado alguna vez. — suspiré. Si le confesaba la verdad, ¿no corría el riesgo de alterar mi presente de algún modo? ¿Y si ella creía que era otro de mis intentos por atraerla a mí? ¡No estaba jugando, pretendía ir enserio! Y por esa razón... debía de guardarme esa revelación, ¿no no? — Cuando el tiempo comenzó a pasar y yo no encontraba la forma de volver, creí que iba a quedarme allá: ¡y me había adaptado a la idea! Pero había algo que me tenía intranquilo... yo también quería una boda, quería hijos: ¿pero cómo iba a tenerlos con otra persona que no fuera ella? Saber que estaban juntos hizo que entendiera algo muy importante. — tomé algo de aire, porque cualquiera calificaría lo que pensaba hacer de una auténtica locura: y si mi familia se encontrara cerca, me golpearían por ser tan ordinario a la hora de realizar la propuesta más importante de toda mi vida... así que me enderecé y aclaré mi garganta, tomando sus manos entre las mías. — Te prometo que éste no es otro de mis tontos trucos. — sonreí al colocar una de estas sobre mi pecho, pidiéndole a todos los dioses que conocía el que la muchacha no saliera corriendo despavorida de ése lugar. — No necesito ir detrás de cada mujer, ¡solo quiero recordarle a una lo importante que es para mí a diario! Mi vida sería un desastre sin ti en ella, Sakura: ¡así que voy a enamorarte como sea, y cuando lo logre te voy a hacer mi esposa! — guiado por el entusiasmo lancé los brazos al aire, dejando que el gesto se convirtiera en uno mucho más amplio cuando pasaron quince segundos y no recibí una bofetada en respuesta.



and in my dreams I always find
my way back to you.
avatar
Mensajes : 18183

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: i know i was happier with you ღ

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 36 de 38. Precedente  1 ... 19 ... 35, 36, 37, 38  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.