Últimos temas
» i know i was happier with you ღ
Hoy a las 11:59 am por uchiha

» ¡Son vacaciones!
Hoy a las 11:25 am por blvssm

» ¿rol?
Hoy a las 11:22 am por blvssm

» ¿Rol?
Hoy a las 10:55 am por Libertadsalvatorehale

» o sole mio
Hoy a las 9:42 am por serendipity

» 恋してる ♡
Hoy a las 9:14 am por lalisa

» ¿roleamos? ♡
Hoy a las 8:46 am por serendipity

» when there's no light to break up the dark, i look at you ღ
Hoy a las 8:32 am por uchiha

» There's no place I'd rather be than right beside you.
Hoy a las 7:36 am por silverqueen

Afiliados del Foro
Afiliados hermanos 0/5
Directorios y Recursos
Afiliados Elite 0/44

i know i was happier with you ღ

Página 37 de 38. Precedente  1 ... 20 ... 36, 37, 38  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: i know i was happier with you ღ

Mensaje por uchiha el Lun Dic 04, 2017 5:10 pm

 

Debía de reaccionar; emitir palabra alguna para hacerle saber que había atendido a cada una de sus expresiones que parecían haber salido de una historia que solo una persona bajo efectos del alcohol conseguiría creer haber vivido. Parpadeo bajando la mirada hacía los puños que se encontraban apoyados sobre sus muslos, e inhalo una gran cantidad de aire. ¿Qué poder decir? ¡Le había dejado muda! Lo peor era... ¡que él seguía hablando! Estaba acostumbrada a presenciar sus peroratas que parecían jamás tener un final, pero en ese momento lo que quería era hacerle callar para poder decir algo... lo que sea. Inquieta, presionó los labios y suspiró. — Me... llamaste Sakura. — Articuló atrayendo la atención del azabache. Era la primera vez que oía pronunciar su nombre sin el acompañamiento del dichoso honorifico. — Nunca me gustó que me dijeras Sakura-chan... por qué a todas las llamas del mismo modo. — Admitió empezando a balancearse en el columpio, dejando que sus piernas se estiraran hacía adelante y así poder coger un poco más de impulso. El necesario para poder distraerse. Era la primera vez que entablaban una conversación, en la cual ella no ansiara desaparecer para tener que evitar su compañía. Le intrigaba el motivo del repentino cambio. En su ausencia, empezó a considerar su familia cómo la suya, y tras escuchas las constantes anécdotas que tuvo desde pequeño, su manera de verlo o pensar de él empezó a modificarse. ¿Le tenía cariño? Quizá siempre se lo tuvo, más se negaba a aceptar la dichosa realidad. ¡Siempre fue un mujeriego! ¡Y nunca se tomaba nada en serio! Desde que lo conocía se comportaba como si nada fuese importante como para tomarle atención. ¡Por ese mismo motivo no lo soportaba! Negó con la cabeza. Lo que había dicho iba en contra de todo lo que le caracterizaba. ¿Habría cambiado? El tiempo que lo mantuvo alejado... lo hizo cambiar. — ¿Es absurdo el que te crea? — Cuestionó ladeando el rostro para poder verle con mayor comodidad. — Por qué lo hago. — Le dedico una dulce sonrisa empezando a bajar la velocidad con la que se estaba moviendo, hasta poder detenerse por completo. — Una dimensión alterna. — Había leído algo al respecto, por lo que no le había tomado desprevenida el que repentinamente mencionara ello. Quizá no era muy buena en lo físico, pero su inteligencia era superior a la de cualquier otra persona en la aldea. ¡Otro motivo por el cual no eran compatibles! — ¿Algo así no sucedió años atrás? Dos extraños ocuparon nuestros lugares... el mío y el de Menma, decían que éramos las mismas personas, solo que diferentes. — No recordaba mucho al respecto, nunca comprendió por qué desaparecieron ambos mientras sucedió ello, más había escuchado los comentarios que sus amigos habían expresado en su compañía. Charasuke no estaba mintiendo y tampoco había perdido la cabeza... ¿era tan difícil de creer? Una suave risa abandono sus labios y se puso de pie, dando un leve giró sobre su lugar para mirarlo de frente. Aún tenía presente la propuesta que con tanta naturalidad había expresado, a pesar de jamás haberle dado indicios que algo así podría suceder entre ambos. — ¿Quieres que me case contigo? ¿Y qué tengamos hijos? Podría estar ya con otra persona y ni siquiera lo sabrías. — ¿Qué pudo haberle sucedido para que volviese con una idea tan alocada e inesperada? Dio un paso hacia adelante y estiró su mano hacía él, esperando a que la tomará para tirar de su cuerpo y obligarlo a que se acercara. Manteniendo sus labios estirados ligeramente hacia arriba, alzó el rostro para observar el cielo y luego volver a verlo a él. ¿Los Dioses estaban colaborando para que perdiera la cabeza? ¡El día estaba tomando el camino que jamás imaginó que podría tomar! Aún debía de darle la respuesta a su... ¿pregunta? — Una oportunidad, es todo lo que tendrás. — Advirtió alzando el dedo índice en su dirección. Esperaba no arrepentirse de la decisión que acababa de tomar, ya que lo había hecho sin siquiera pensar en las consecuencias que está podría traerle a futuro. — No me hagas querer cambiar de parecer. — ¿Por qué tenía la sensación de que no lo haría?  No importaba cuantas excusas pusiera en su camino para darse media vuelta y partir, continuaba allí creyendo que no eran suficientes. ¿Acaso ella también había cambiado durante ese tiempo? — Además... te extrañé... ¡no vuelvas a irte así! — Exigió ocultando su rostro del suyo para que no observa el color carmesí que se apoderó de sus pómulos tras el pronunciar dichosas palabras que creyó jamás decir. ¡Si alguien se estaba volviendo loca era ella! 
avatar
Mensajes : 1898

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: i know i was happier with you ღ

Mensaje por uchiha el Lun Dic 04, 2017 5:11 pm

 


Cuando creyó que había conseguido la liberación por parte de su progenitora, la realidad golpeo contra su rostro al hacerle ver los mismos comportamientos pero por parte de cierta castaña que había ingresado a su hogar cómo si se tratase del suyo. La sorpresa no inició al sentir el propicio golpe que sabía tarde o temprano llegaría, sino cuando sus brazos lo rodearon y sus cuerpos se unieron en un abrazo. Era la primera vez que... hacía eso. No supo cómo responder, manteniéndose quieto inhalo aquel aroma tan adormecedor y cautivador que nunca antes había podido percibir de cerca, y sintió el impulso de querer estrecharla aún más a sí mismo para evitar el que parta de su lado. Se vio privado de la calidez de su cuerpo cuando su madre interrumpió para atosigarlo con amorosas expresiones que se basaban en un intenso sujetar por los hombros y sentir sus boca irrumpir su espacio personal para llenar su rostro de besos. Debía dejar de ser tan efusiva, o se encargaría de volver a la dimensión dónde estuvo todo el tiempo que aparentemente creyeron que se encontraba muerto. Además; ¿había escuchado bien las palabras de su padre? ¿realmente había mencionado el consentirlo? Empezaba a dudar si se encontraba en el futuro al que debía de regresar, o en cambio se había trasportado al pasado dónde seguían tratándolo como si fuese un indefenso niño. Alzó una ceja cuando escucho las palabras de la castaña dirigirse a él y sonrió socarronamente. — La única mujerzuela con la que me quiero revolcar es a quién veo en mí delante. — Sin escrúpulos, afirmó, achinando los orbes para que notara la certeza que su voz emitió. — Por lo que lamento destruir tus expectativas, pero no he estado con nadie más. — Concluyó de decir, mientras avanzaba por la habitación hasta dejarse caer en los sillones que decoraban el centro del perímetro. La castaña de la dimensión contraria posiblemente lo felicitaría por haber anunciado lo que tanto tiempo oculto, incluso cuando lo hizo de la manera menos apropiada. Un avance, era un avance, ¿verdad?— ¿Kiba se aburrió de soportarte y por eso decidiste... buscar nuevas víctimas a las cuales molestar? — Inquirió con arrogancia. La última vez que había estado en su presencia, la discusión que compartieron como coprotagonistas se basó en la dichosa relación que detesto desde un inicio. A pesar que su mención a aquel castaño insoportable fue por molestar, también era por qué ansiaba saber el estado de lo que esperaba que ya hubiese terminado. Estuvieran o no, haría lo que prometió. La conquistaría. ¿Cómo? Seguía ignorando una respuesta apropiada para la dichosa incógnita que recorría su mente en ese instante. Chasqueo la lengua y soslayó la mirada hasta encontrarse con la suya, la cual observó sin siquiera parpadear. Eran tan iguales, y al mismo tiempo completamente diferentes. Si tuviese que elegir, la única opción a tomar sería la mujer que le observaba con un instinto asesino. Vaya locura. — ¿Recuerdas cuando vinieron dos personas de otra dimensión a la nuestra? — Interrogó cambiando de tema, sabiendo que la respuesta era positiva, después de todo había sido ella quién le comentó cada uno de los alborotos que sucedieron mientras que él había sido dominado por un retorcido afán de matar a absolutamente a todos. — Paso algo similar, solo que esta vez... terminamos con Charasuke por allá. — Suspiró. ¿Él también habría regresado? Esperaba que sí; viajar a otra dimensión y verse obligados del no ver a absolutamente nadie más que no estuviera al tanto de la situación había obligado a que pasaran demasiado tiempo juntos. Si antes el idiota disfrutaba del decir que eran mejores amigos, ahora su comportamiento sería mucho más irritante. — Él se quedo con los Uchiha y yo... con los Uzumaki. — Inició. — La gente allá es diferente, sus historias, personalidades e incluso dotes son diferentes. — Esa sería la primera y posiblemente última vez que hablaría acerca de la experiencia que vivió en aquel lugar. Traerlo de vuelta a su mente solo ayudaría a que los extrañará y así cómo se había acostumbrado a su existencia, ahora debía de hacerlo pero a su ausencia. — ¿Sabes qué mi igual es el Hokage? — Burló dejando una melancólica risa abandonar sus labios. Aún no comprendía cómo era posible que alguien tan idiota pudiese tomar un cargo tan importante en la aldea, pero si protegía a Konoha con la misma intensidad que lo hacía con su familia, entonces está jamás estaría en peligro. — Está casado y esperando su primer hijo. — A quién esperaba en algún momento conocer; no perdía absolutamente nada esperado que algún día cayeran de sorpresa de la misma forma en que ellos lo hicieron al aparecer por allá. — Su mujer era... encantadora, pero solo me gustaba por lo mucho que me recordaba a alguien que conozco. — Evito mencionar el nombre, esperando que ella empezara a cuestionar las posibles opciones que invadirían su mente instantáneamente. ¿Adivinaría que se trataba de ella o supondría que podría tratarse de otra persona? — Creo que me enamoré. — Cruzó ambos brazos por detrás de su espalda y suspiró cerrando por unos segundos sus ojos, concentrándose en lo siguiente que seguiría articulando. — Aunque siempre supe que lo estaba, fue gracias a esa persona que entendí... que el amor que sentía era de aquella clase que te hace quererlo todo a su lado. — Una familia, un futuro... absolutamente todo. De un salto, se impulso hasta encontrarse de pie y a escasos centímetros de ella. Una de sus manos se enredo en su nuca, aprovechando el largo de sus cabellos para atraparlos entre sus dedos, mientras que envolvía su cintura, forzando a que sus pechos se unieran por la presión en que su brazo rodeo su curvatura. Había esperado demasiado tiempo por el hacer lo que estaba por realizar. ¿Qué haría exactamente? Las ansias de efectuar tantas acciones empezaban a aturdirlo. — Estoy enamorado de ti. — Proclamó acercando su rostro al suyo, sintiendo cómo sus respiraciones se iban mezclando en el espacio que aún se encontraba separándolos. — Tienes dos opciones... el ignorarlo y pretender que nada ha sucedido, o aceptar que te sientes de la misma manera.
avatar
Mensajes : 1898

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: i know i was happier with you ღ

Mensaje por hobi el Jue Dic 07, 2017 6:02 am

¿Naruto hizo todo eso? — inquirí perpleja, intentando imaginarme al escandaloso muchacho que había conocido en semejantes circunstancias: líder de la aldea, esposo y padre... no tenía que pensarlo dos veces para saber que era la locura más grande con que hubiera podido fantasear. ¿Intentaste seducir a su...? — como si el hecho de que hubiera sido repentinamente lanzado a una realidad paralela no fuera lo suficientemente extraño, contemplé y escuché confundida las declaraciones que posteriormente soltó con tanta liviandad. — ¿Enamorado tú? ¿Te lavaron el cerebro o...? ¡M-Menma! — jadeé sobresaltada, sujetándole del cuello de la chaqueta cuando pensé que quería iniciar una pelea de la forma más... original en que me hubiera abordado alguna vez. Sin embargo, la proximidad de nuestros rostros y la firmeza con que emitió cada palabra deshizo todo pensamiento coherente con que hubiera podido enfrentar la situación: y así es como mi rostro acabó acalorado, otorgándole un primer plano de la expresión más ridícula que hubiera esbozado nunca. ¿Aceptar que había agotado todos los medios para llamar su atención aún cuando no lo hubiera querido ver de ése modo? ¿Aceptar que no habría angustioso si hubiera hallado la forma de irme con él en primer lugar? Todavía bajo la intensidad de sus ojos oscuros tragué en seco, y cuando agaché la mirada para apretar los ojos cerrados en un intento por olvidar el tinte en mis pómulos: le di sentido a aquella sensación en mi vientre, extendiéndose a todos los rincones de mi cuerpo como si se tratara de una corriente eléctrica. — Ya era hora, idiota. — lo que si anticipé fue la sorpresa con que gimoteó al momento en que acuné su rostro y lo besé hambrienta, pero lo que definitivamente no vi llegar fue la desesperación con que me aferré a su cuello cuando la pasión del gesto se acrecentó aún más. Atribuí la furia del anhelo al tiempo que había pasado, descubriéndome impaciente por volver a presionar sus labios con los míos cada vez que el aire nos hacía falta: presionando mi cuerpo al suyo, gimiendo al contacto que se generó entre nuestras anatomías tan pronto nos dejamos caer sobre el sofá. ¿En qué momento había enredado mis piernas a su cintura, y cuando me había acomodado encima? — Espera, ¿cómo que... siempre lo supiste? ¿Hacías mi vida imposible a propósito? — burlona aparté mi rostro del suyo al ladearlo de lado, enredando su cabello con los dedos para tirar de él y hacerlo para atrás. No supe si sonreía por la forma en que brillaron sus ojos al conectarse con los míos una vez más, o por el bajo gemido que dejó escapar cuando lo obligué a presionar su espalda al respaldo del asiento. — Ah, me pregunto que deberíamos hacer para recuperar el tiempo perdido. — froté mi mentón al pensarlo, y luego de morder mi labio inferior asentí a la idea que formulé instantáneamente. ¿Qué te parece si intentamos la convivencia? Vayámonos a vivir juntos y veamos como salen las cosas... — levanté una ceja, admirándolo fijo. — Si ninguno de los dos acaba perdiendo los estribos, entonces damos el próximo paso. — supuse que era una buena idea, no perdíamos nada con intentarlo. Nos sentiríamos cómodos bajo la categoría de una relación, pero no tenía que preguntarlo para saber que las cursilerías y romanticismos que implicaba toda clase de salida como una pareja no iban con nosotros. Nos burlábamos de la gente que sí hacía eso en todo caso, pero no estaríamos dispuesto a ponerlo en práctica... era vergonzoso con solo contemplarlo de lejos. — No necesita ser algo ostentoso, tampoco necesitamos que sea grande: con un departamento será suficiente, y tengo algunos ahorros que nos pueden ayudar con eso. — chasqueé la lengua y asentí, elevando uno de los brazos para colocar la mano abierta: para estrecharla con la suya de la forma menos convencional, teniendo en cuenta el que solo hacíamos ése tipo de cosas para jugar pulseadas. — ¿Qué dices? — ¿realmente lo quería todo... conmigo?



and in my dreams I always find
my way back to you.
avatar
Mensajes : 18183

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: i know i was happier with you ღ

Mensaje por hobi el Jue Dic 07, 2017 11:07 pm


Con una certeza absoluta me vería capaz de afirmar que dejé de procesar todo lo que dijo después, porque mi mente se encargó de dar vueltas alrededor de lo que esperé oír durante toda mi vida. Mi personalidad y forma de ser se había desarrollado a muy temprana edad, regodeándome en el cariño con el que las niñas me perseguían de un lado a otro a diario: creyendo mi deber el tener que tratarlas tal y como lo merecían al saber que mis amigos jamás harían cosa igual. Mi padre siempre trató a mi madre como a su más preciado tesoro, ¿por qué no hacer lo mismo con todas? Hallé la respuesta el día que conocí a la hija del Hokage, y la utilicé para no hacer caso a los constantes rechazos con que despavorida se alejaba de mí: ¡ni siquiera tuve suerte cuando nos colocaron en el mismo equipo, junto a Menma y el inútil de Kakashi-sensei! Los años pasaron y me negué a desistir, intentando comprender el motivo por el cual la pelirrosa se rehusaba al más genuino de mis intentos... también entendía el porque en ése momento. Lo único que necesité durante todo éste tiempo a modo de ganarme su aprobación y lograr que así me tomara enserio, fue darle entender cuan auténticos resultaban mis sentimientos por ella: tuve la respuesta frente a mí durante tanto tiempo que me dediqué a perder imaginando planes mucho más originales, frases ingeniosas con las que tendía a agotar su paciencia en instantes. Todo para nada, lo único que debí de hacer fue expresarme alejado de todo piropo y falacia: y en mi pecho no cabía la felicidad al reconocer que finalmente lo había conseguido. — ¿También me echabas de menos? ¡S-Sakura! — apreté los dientes, ¿qué ocurriría si le comunicaba cuan bonita resultó a mis ojos en ése momento? Me contuve, pero cuando supe que no podría hacerlo durante mucho cuando le lancé las manos al rostro para acunarlo entre mis palmas y aproximarla a mí: evitando dejarla reaccionar al presionar mis labios contra los suyos en medio de un entusiasta arrebato, aligerando el agarre con que la aferré por la cintura momentos después, para rodearla en un cálido abrazo cuando me separé de ella y rocé la punta de la nariz contra su mejilla.  Entonces será mejor que no te alejes de mí nunca. — murmuré al presionar un casto beso a la zona, soltando una baja risa al negar con la cabeza. — En mi imaginación sonaba mucho menos perturbador. — afirmé al soltarla, para enseguida entrelazar sus dedos con los míos y mostrarle la más grande sonrisa al tirar de ella. ¡Estaba loca si creía que no iba a presumirla con toda la aldea! Aquellos que se habían reído de mí al jamás bajar los brazos con respecto a ella, sabrían contemplarme con envidia cuando supieran que estábamos juntos. — ¡Hay que ir a decírselo a mis padres, vamos! ¡Les he hablado de ti todo éste tiempo, te aman! — lo que me obligaba a recordar la extraña escena con que me encontré al llegar, ¿qué hacía ella ahí? A pesar de que podía rememorar la numerosa cantidad de ocasiones en que la invité a pasar el rato, no podía visualizar en mi mente circunstancia en que hubiera aceptado: y la sonrisa que Mikoto le dirigió antes de abalanzarse sobre mí fue sospechosa, ¡mi madre no era tan abierta con desconocidos! El desconcierto aumentó cuando mi hermano mayor nos recibió de regreso, estrechándola contra sí con... ¿cariño? — ¡A mí me tomó catorce años hacer eso! — exclamé al apartarlos, guiándola a la sala para encontrarme con un panorama mucho más confuso. ¿Todo se había dado vuelta patas para arriba? ¿Qué hacía Fugaku cocinando algo que realmente olía bien? — ¡Sasuke! ¿En dónde...? — detuve a la pelinegra frente a mí al arrugar el entrecejo y echarme para atrás vacilante. — ¿Hay algo que quieran decirme? — percatándome de la extrañeza con que me observaron, decidí restarle importancia al sonreír: llevarme el pelo hacia atrás y atraerla a mí al pasarle un brazo por los hombros. — ¿Así que finalmente aceptas vivir con nosotros? — preguntó Itachi al contemplarla expectante, y la efusividad con que respondí instantáneamente evitó que me concentrara en semejante comentario. — ¡Sakura aceptó vivir con noso...! Espera, ¿qué? ¿D-de qué hablas?



and in my dreams I always find
my way back to you.
avatar
Mensajes : 18183

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: i know i was happier with you ღ

Mensaje por uchiha el Vie Dic 08, 2017 11:45 pm

 

Eh... sí, creo que olvide mencionarlo. — Con inocencia y algo de vergüenza, cubrió parte de su rostro con una de sus manos, observando cómo los cuatro pares de ojos se posaban en cada uno de sus movimientos. Había estado tan entretenida por la conversación que había tenido con el azabache que dejo pasar la oportunidad del contarle lo que ella se había encontrado haciendo durante todo ese tiempo. ¿T-Tanto revoltijo realizó aquel beso en ella? ¡Sus mejillas aún parecían estar lo suficientemente coloradas cómo para iluminar la casa! Mordió suavemente su labio inferior e inhalo el oxigeno necesario para tranquilizar los nervios que habían acompañado cada uno de sus pasos hasta su actual ubicación. — ¡Sakura-chan ha estado ayudándonos todo este tiempo! — Exclamó la mujer de cabellos largos al momento en que invadió el espacio personal de la peli rosada otorgándole un maternal abrazo, adelantándose al que ella fuese la que tomara la palabra. Apoyando sus palmas sobre dónde los brazos de la mujer rodeaban, sonrió. — Después de tu madre, Sakura fue la segunda persona en percatarse de tu ausencia. — Agregó Fugaku uniéndose a la escena. Habían sido tantos los días que había compartido con los presentes, que le era imposible no sentirse cómoda y atraída por la calidez que cada uno emanaba. Al lado de los Uchiha había encontrado el ansioso significado del amor familiar que nunca pudo tener. — Aunque a veces creemos que en realidad fue la primera... ¿nee, Sakura-chan? — Molestó el hijo mayor, incitando a que los pómulos de la chica no fuesen lo único con color. ¡El resto de su rostro hirvió! Sí, había sido quizá exagerada su reacción al aquella mañana despertar sin el irritante llamado del azabache a su puerta. Incluso estando enfermo, siempre recurría a las mismas acciones por lo que supuso que debía de tratarse de algo grave, más jamás imaginó que se debería a una desaparición por su parte. Desde ese momento... no descansó hasta encontrar respuesta alguna que le ayudase a dar con su paradero. Q-Quería verlo... lo echaba de menos. — ¡B-Bueno! Eso... bien... no es necesario que sepas nada más. — Con un mohín susurro escuchando a todos los presentes oír. Una hogareña sensación invadió su pecho al observar a cada uno dejarse dominar por su papel en el hogar; Mikoto abrazando a su amargado esposo quién refunfuñaba por volver a la cocina, y dos hermanos que no dejaban de molestarse entre sí. Había encontrado finalmente a la familia a la que deseaba pertenecer, y al hombre a quién acompañaría hasta el final de sus días.   

Estiró por enésima vez la blanquecina tela de su largo vestido, consiguiendo ver los brillos resaltar y brillar constantemente. Había insistido en un traje tradicional, más se resistieron a su petición al creer que se trataba de una boda que muchas personas veían cómo algo imposible. ¡Ella fue parte de aquel grupo por lo que estaba tan sorprendida cómo ellos! El tiempo había pasado y... terminó aceptando la respuesta de su novio. ¿Por qué seguir retrasando lo que tanto soñaban con vivir juntos? Ahora observándose frente al espejo veía un rostro maduro y agraciado vistiendo de novia. — ¿Ocurre algo, Sakura? — Cuestionó una voz a su lado; al girar el rostro se encontró con una nerviosa rubia mirándole. — ¿Acaso tienes dudas de... — Negó con la cabeza inmediatamente, impidiendo el que siquiera terminara por pronunciar aquella incógnita fuera de lugar. — ¡N-No! Te equivocas... no es eso. — Continúo negando. ¿Había dado esa idea? Nunca había estado tan segura de algo cómo se encontraba del estar enamorada de aquel azabache que por momentos podía sacarla de quicio con una combinación de romance con torpeza. — Él es... con quién quiero pasar el resto de mi vida. — Aclaró observando a Itachi ingresar a la pequeña habitación. Días atrás le había pedido que fuese quién la llevara hasta el altar, en el poco tiempo que se conocían, llegaron a congeniar y ahora con tantas experiencias vividas en su compañía, podía asegurar que se trataba de un hermano mayor para ella. Suponía que aquel sentimiento era reciproco, de lo contrario no hubiese llorado cuando le hizo la tan importante pregunta. — ¿Lista? — Asintió caminando hasta su lado y entrelazar su brazo al suyo. ¿Cómo no encontrarse lista? Estaba a pocos pasos de dar la respuesta definitiva a la única persona con la que consiguió sentirlo todo. ¡Se iba a casar!  
avatar
Mensajes : 1898

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: i know i was happier with you ღ

Mensaje por uchiha el Vie Dic 08, 2017 11:46 pm

 


Un agradable mareo estremeció su anatomía, erizando la totalidad de su piel y dejando una atractiva sensación a lo largo de su silueta, especialmente en aquellos labios que acababan de tocar los suyos, haciéndole creer que fue un idiota por haber resistido las ganas de probarlos en el pasado. Hubiera sido capaz de enfrentarse a la vitalidad enfurecida de la castaña por perderse en la suavidad de su boca y especialmente en aquel apetecible sabor que está emitía a través del roce que ambas lenguas realizaban al danzar juntas. Sin olvidar lo satisfactorio que fue oír su voz gemir con tanta naturalidad; un placer al cual le costaría renunciar tras el haber probado el elixir que le brindaba. Acababa de volver pero ya se veía perdiendo la cabeza por la insoportable mujer que se encontraba presionándose a él. ¿Esperaba que una erección fuese la que incitara a tomar distancia? ¿O era ello lo que deseaba provocar? Sí así fuera... estaba realizando un trabajo estupendo. — Tengo un par de ideas de qué podríamos hacer. — Con cierto morbo sonrió, disfrutando aún de la cercanía de sus cuerpos y de lo bien que se acoplaban el uno al otro a pesar del ser la primera vez en que se encontraban así de próximos. ¿Era repentino el considerarla suya? ¿O su posesividad empezaba a causar estragos con su normal razón? Al escucharla, frunció el entrecejo ladeando el rostro ligeramente a un lado. Sonaba tentador el vivir juntos, más había algo que no le parecía del todo correcto. — Podríamos irnos de la aldea por un tiempo, conocer... viajar, solo los dos. — Ofreció. Comprendía su punto de vista, jamás habían pertenecido a la horda de su generación que seguía explícitamente lo que se esperaba de ellos. Siempre dando la contra, constantemente ocasionando problemas. Tantas características que los diferenciaban del resto, pero que los hacían ser dos gotas de agua. Era estúpido el siquiera considerar que jamás antes se había percatado de ello, porque lo había hecho, más lo había ignorado sin motivo. Si la Mizuki de la dimensión contraria lo viera, estaría orgullosa de él. — Comenzar desde cero dónde nadie más pueda interrumpirnos o darse el tiempo de jodernos. — Continuó. Los aldeanos con los que habían crecido se caracterizaban por ser entrometidos; creyendo que tienen el deber y derecho de formar parte de cada importante acontecimiento que sucede en la vida de uno. No aguantaría eso y sabía que ella tampoco lo haría. Entonces... ¿para qué quedarse?

El tiempo pasó y con el pasar de los días, se llegó a la fecha acordada. ¿Cuánto tiempo más su rostro sería iluminado por una torcida sonrisa? Detuvo el paso, estirando sus brazos hacia arriba y deteniéndolos tras el haberlos cruzado detrás de su cabeza. Elevó su rostro, atraído por la luz que se deslizaba entre las hojas de los arboles hasta irritar indirectamente sus pupilas. El clima era agradable; habían elegido el momento preciso para partir de la aldea, y con cada avancé, podía sentir ese aire tranquilo que le aseguraba que se encontraba tomando la decisión apropiada. Podía aún sentir las voces de sus padres diciéndoles adiós mientras ambos se encaminaban a un comienzo del que solo los dos serían participantes. Mirando por encima de su hombro, detalló la ubicación de su mujer. — ¿Empiezas a arrepentirte? — Cuestionó pretendiendo preocupación en su tonalidad de voz. — Por qué lamento decirte que a pesar de que así sea, no te dejaré volver. — Curvó sus labios en una sonrisa mientras de un saltó llegaba a su lado, estrechándola entre sus brazos al acorralarla contra la pared del gran árbol que a sus espaldas se encontraba. — Eres y serás mía, para toda la vida. — Enredando los dedos en los cabellos que rozaban su nuca, se acercó lo suficiente hasta poder apoderarse de su boca tal y cómo lo había hecho anteriormente: degustando del ameno sabor que recibía, deleitándose de cómo sus lenguas danzaban eróticamente entre ellas cómo si el aire no fuese necesario, fascinado por cómo sus cuerpos lentamente iban deseando más. Empujando su cadera hacía atrás, unió la dureza que palpitaba entre sus pantalones hacía el único lugar dónde ansiaba hundirse, soltando un silente gemido al ser atrapado por un espasmo a lo largo de su espina lumbar. Soltó de ella, inhalando una gran cantidad de aire para relajar la tensión de sus hombros y guiño un ojo en su dirección antes de avanzar a grandes velocidades hacía dónde se dirigían, sabiendo que ella seguiría cada uno de sus pasos intentando alcanzarlo o incluso superarlo. Su historia recién comenzaba y no podía evitar el sentirse... estúpidamente entusiasmado.   
avatar
Mensajes : 1898

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: i know i was happier with you ღ

Mensaje por hobi el Mar Dic 12, 2017 8:49 am



Dejé caer la cabeza a un lado y apreté los labios, recorriendo el vacío dormitorio en busca de un indicio capaz de explicar semejante ausencia... porque sin importar cuanto forzase a mi memoria, no conseguía recordar sitio en que debiera estar tan temprano a la mañana: como tampoco que partiría por ahí con Charasuke. — ¿Menma? — no era propio de él dejar la casa sin avisar, y no especialmente cuando se había asegurado de pasar cada día junto a mí en vista de que la ausencia de Naruto me tornaba cada vez más dependiente de su persona: y fácilmente irritable, a causa de la cantidad de tiempo que su misión requería. No era como si no hubiéramos pasado tiempo lejos del otro alguna vez, porque lo habíamos hecho pero... no en esas circunstancias: no podía comparar la añoranza con que esperaba su regreso a la nostalgia que me invadía años atrás por no tenerle cerca al él marcharse una y otra vez. En medio de un estúpido ataque de ira manifesté toda clase de sinsentidos asegurando que lo necesitaba lejos, y la realidad me golpeaba con fuerza cuando me acostaba en la cama que de un momento a otro parecía demasiado... grande y fría. ¿Sería eso normal? La angustia que oprimía mi pecho al ser consciente de que no tenía noticias y tampoco conocía su paradero (sin importar cuantas veces exigí al esposo de Sakura el decírmelo) seguro que no: pero evocaba en mi mente lo que tuve que pasar la última vez que algo así ocurrió, y no me abandonaba con la mejor de las sensaciones. Las visitas y salidas con Iruka-sensei habían ayudado tal y como siempre lo hacían, al igual que el traslado a casa de mis padres, las invitaciones que nuestros amigos se daban sin preguntar y las anécdotas con que Menma mantenía a mis pensamientos ocupados... pero no era lo mismo. — ¿Uh? — el extraño sonido que provino de la puerta me acercó inmediatamente, ¿habían sido esos un par de rasguños? Lo comprobé al abrirla y ladear la mirada en ambas direcciones, preguntándome confundida si se trataba de una equivocación o una broma... hasta que reparé en el cachorro que aguardaba por mi atención un tanto inquieto, y le reconocí rápidamente al visualizar el sello que pertenecía a los ninken de Kakashi. — Ah, veamos. Con el protector en la frente y los bigotes debes de ser... ¿Guruko, no es así? — asintió enérgico al menear la cola, parándose en dos patas al percatarse de que no podía agacharme a recibir el papel que tendió en mi dirección. Se apoyó en mis piernas y dejó que le acariciara cuando leí del mensaje con... desilusión y tristeza, porque no era esa la suposición que había dado a la inesperada y extraña desaparición del azabache que había estado buscando. Finalmente había regresado a su dimensión, pero por más que lo intentara: alegrarme al respecto era imposible. No porque buscara dejar de pensar en Naruto teniéndolo a él, sino porque... se había vuelto alguien indispensable a su manera. Era mi amigo, y la posibilidad de agradecerle todo lo que hizo por mí me fue arrebatada en el momento en que se desvaneció. — ¿No te alegra, Mizuki-chan? — perpleja guié la mirada al canino. ¿Que no bastaba compartir semejanzas con mi esposo, como para que también debiera de hablarme como si fuera él? Tragué en seco al negar con la cabeza, colocar una ligera sonrisa en mi rostro y frotarle la cabeza una vez más. — Estoy bien, no te preocupes. Dale mis saludos al sensei, ¿si? — tan pronto se alejó correteando precipitado, me hice para atrás para cerrar la puerta y así apoyarme en está. ¿Qué... se supone que fuera a hacer entonces, seguir acumulando razones para llorar el día entero? Apoyé una mano en mi frente al suspirar, y la restante brindó una suave caricia a mi vientre: cada vez más grande, posibilitando a Keiichi moverse a voluntad... como lo hizo en ése momento al presionar una de sus manos sobre la zona que acababa de tocar. — Parece que solo seremos tú y yo ahora, hijo. — fruncí el ceño, y mordí mi labio inferior cuando la puerta sonó a mis espaldas una vez más: no mediante rasguños sino de firmes golpes, que por un instante decidí ignorar al estar segura de que no quería ver a nadie más que al tonto reflejo que el espejo iba a ofrecerme... preferiría concentrarme en el nuevo peinado que mi mejor amiga me obligaba a llevar y pensar todas las razones por las que me sentía extraña con él, a tener que lidiar con la pérdida. Y pasé de ellos hasta que se volvieron realmente insistentes, obligándome a dejar de apoyar la espalda en esta para resoplar y abrirla de un tirón. — ¿Qué diablos...? — jadeé y callé, llevándome las manos al mentón para cubrir mi boca sorprendida. Percibí a mis ojos arder, y cuando sentí que mi corazón bombeaba desenfrenado evité pensar en nada más. Nada de besos, nunca prohibió los abrazos o todo derivado de éste: así que lo atraje por el cuello y lo estruje con fuerza, gimiendo molesta ante la distancia que mi abultado abdomen me obligó a tomar. — ¡N-no estoy llorando, se me metió algo en los ojos! — chillé al aproximarlo por el cuello una vez más: frotando mi mejilla a la suya cuando el movimiento lo obligó a inclinarse cerca de mi rostro. Su regreso tenía que ser lo mejor que me había pasado en ése tiempo, especialmente después de una noticia tan lamentable. — ¿Cómo te fue, cómo estás? ¿Quieres que te haga algo de comer? ¡No hagas estas tonterías, idiota! ¡Estemos juntos o dándonos otra oportunidad, tengo que saber que sucede contigo si te vas durante tanto tiempo! — porque si bien traté de deshacerme del pesimismo, echarlo de menos era algo que no había podido evitar: y aplastar las bonitas flores que llevaba en manos, al parecer, tampoco. — ¿S-s-son para mí? — ¡¿cómo se atrevía a ser dulce con una mujer en extremo susceptible?!



and in my dreams I always find
my way back to you.
avatar
Mensajes : 18183

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: i know i was happier with you ღ

Mensaje por hobi el Mar Dic 12, 2017 4:45 pm

¿Qué hay de Naruto? — pregunté entonces, y el peliplata volvió a impedir que su pequeño hijo le tomara por el rostro al alejarse una vez más. — Se lo esta pasando de maravillas si ignoras que esta lejos de Mizuki y probablemente es una bola de quejidos las veinticuatro horas, deberíamos reconocer a los otros Kages por la paciencia que deben de tenerle al respecto. — asentí, ya que realmente podía imaginármelo así sin ningún tipo de dudas. Recordaba con claridad que lo hacía cuando solíamos partir a largas misiones siendo pequeños, tranquilizándose solamente si accedíamos a llevar a su amiga con nosotros: y volviendo a sacarnos de quicio cuando Sakura le arrebataba toda su atención. Ahora que tenía en claro sus sentimientos hacia ella era aún más irritante, y las noches de bar eran algunos ejemplos de las pruebas que cualquiera podía apreciar a simple vista. Aún así, aunque creyera haber conversado lo justo y necesario: existía un tema que todavía daba vueltas en mi mente, aunque intentara ignorarlo y pretender que realmente no me importaba. Igual a como si me acostase a dormir esperando que los problemas se resolvieran por sí solos... eso no iba a pasar, y la pregunta picaba en la punta de mi lengua. — No oigo al tarado, ¿lo pusiste a trabajar? — y era una suposición convincente teniendo en cuenta la pereza con que Kakashi solía saltearse los encargos más tontos: pero que a riesgo de dar una mala imagen se comprometía a realizar para finalmente derivar a algún desventurado. Lo había hecho conmigo, lo hizo con el Uzumaki y probablemente no tenía que preguntarlo a mi esposa para saber que había corrido con la misma suerte al inquirir lo mismo que nos había hecho caer previa o posteriormente. — ¿Charasuke? Ah... ¿qué hice con él? Mm, sostén al mocoso. — no se trató de una pregunta, pues Kakashi lo empujó contra mi pecho mucho antes de que pudiera negarme para así frotarse la barbilla y... ¿qué demonios? ¿Tenía que tomarse su tiempo para pensarlo? ¿Y por qué necesitaba que sujetara al niño, cuando él podía hacerlo? El gruñido que solté lo devolvió a la realidad en la que no parecía inducido segundos atrás, y sus ojos se cerraron alegres cuando alzó el pulgar frente a mí. — ¡Lo envié de regreso! — ¿qué? Fruncí el ceño, consciente de que no debería generarme nada que no fuera una profunda satisfacción al finalmente haberme librado de él... preguntándome por qué demonios hallaba la forma de decírselo a Sakura, de ser así. El no haberle agradecido jamás por haber cuidado de ella cuando yo fui incapaz, generaba un amargo sabor en mi garganta: ¿por qué me molestaba tanto que se hubiera marchado antes de que pudiera decirle algo así? Era yo en otra realidad, de cualquier forma lo sabría. La ayuda que había brindado con Yuuichiro cuando no se comportaba como una piedra en el zapato, las historias que se encargó de relatarme acerca de los Uchiha que habitaban la dimensión paralela... habían muchas cosas que no había contemplado al echarlo de la casa, inconsciente de que no tendría una oportunidad por reconocérselo. — Será mejor que se lo comunique a... — pero antes de que consiguiera terminar, Kakashi interrumpió. — ¿Y si te llevas a Kousei? Veena es muy apegada a él, pero nosotros necesitamos de nuestro tiempo y... — tendí al pequeño en su dirección rápidamente, y este rió al extender los brazos hacia su persona una vez más. — Hazte cargo de tus cosas, sensei. — y opté por alejarme mucho antes de que comenzase a replicar con aquellas estupideces del tío Sasuke y demás.

Charasuke se fue. — anuncié sin pensarlo, dejando toda actitud dubitativa a un lado luego de haberlo dejado fluir: tal y como mi sub-consciente me obligó a pensar como la mejor forma de abarcarlo. Si bien nuestras vidas retomaban la tranquilidad que había sabido formar parte de ella cuando solo éramos los dos, era conocedor de la forma en que mi igual había pasado a formar parte de su vida: se necesitaba ser muy abstraído para no percatarse del vínculo que pasó a unirlos cuando la tenue relación que compartían antes se había convertido en una... entrañable amistad, alejado de los celos y las tonterías por las que alguna vez me vi dispuesto a pelear con el Uchiha restante. — Al parecer Kakashi encontró el modo de hacerlos volver sin habérselo propuesto realmente, no imagino que el casanova hubiera aceptado marcharse sin despedirse de ti primero. — y asegurar en vano que regresaría como me atreviera a faltar a las promesas que dediqué a mi familia, aquellas de las que eran conscientes y las muchas de las que quizás no. El tiempo que se había mantenido con nosotros me otorgó muchas más perspectivas, como también acabé por conocerle completamente: encontrándome seguro de una sola cosa en ése preciso momento. — Ha de estar persiguiéndote por todos lados. — ¿a quién le sorprendería? No había dejado de hablar de la desinteresada mujer que no esperaba por él en la dimensión contraria al rechazarle el tiempo entero. Del modo en que había explicado las cosas, Sakura parecía compartir con él la relación de hermanos que había desarrollado junto a Naruto... pero no tenía dudas de que eso pudiera cambiar en base a su cuestionable e imperiosa decisión de intentarlo cuantas veces fueran necesarias. Y tampoco logré pensarlo mucho más, cuando me percaté de los torpes movimientos con que Yuu se dirigía a nosotros al gatear sobre la alfombra. Sorprendido, guié mis ojos hacia los jades más claros y jadeé. — ¿Desde cuándo puede hacer eso? — dirigí una sonrisa al pequeño luego de tomarlo en brazos, acariciándole el cabello con gracia tan pronto denoté la compungida expresión que colocó en sus rasgos en respuesta. — Todo un Uchiha. — musité con cierto deje de orgullo y arrogancia, al levantar una ceja burlón y volver la mirada a mi mujer. ¿No se desplazaban de un lado a otro cuando se encontraban próximos a dar sus primeros pasos? — Estoy dispuesto a aceptar tu oferta. — me encogí de hombros, sujetando al de cabellos negros contra mi pecho al incorporarme y aproximarme a ella. No podía dejar de notar el símbolo del clan en su vestimenta y en la de mi hijo, ¿era regocijo lo que se apoderaba de mí al verlo o cierta petulancia? — Pasemos el día fuera los tres solos. Ayudará a que te despejes y le hará bien un poco de aire libre con los dos.



and in my dreams I always find
my way back to you.
avatar
Mensajes : 18183

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: i know i was happier with you ღ

Mensaje por uchiha el Mar Dic 12, 2017 7:47 pm

 

Abruptamente giró hacía el azabache que acababa de ingresar, incapaz de pronunciar palabra alguna por la sorpresa que su mensaje otorgó en su pensar. La tranquilidad de su hogar, los sonidos volviéndose nulos gracias al silencio que atesoraban las paredes, prontamente se vieron modificados a los constantes intentos de hablar de su hijo y la perorata que su esposo articulaba con su apacible voz. — Sé... ¿fue? — No era necesario que respondiera, pues su incógnita no era realmente una duda, simplemente una respuesta involuntaria que su mente realizó al querer cerciorarse de no encontrarse soñando o del no haber comprendido la información de manera errada. Una nostálgica sonrisa se posó en sus sonrosados labios recordando cada una de las veces en que se vio fascinada por la entusiasta presencia del chico que ahora no volvería a ver. A pesar del encontrarse un poco afectada por la noticia de su repentina partida, se sentía feliz del saber que por lo menos volvió a dónde pertenecía con quienes posiblemente había extrañado locamente de él. — Sí, estoy segura que sí... y posiblemente ya debe de haberla enamorado. — Anunció con seguridad mientras terminaba de ordenar los papeles que se había encontrado organizando para poder entregarlos al nivel administrativo del hospital antes del inicio de fin de semana. Jamás imaginó el arduo trabajo que significaba el ser la directora del instituto, especialmente cuando había sido su antigua maestra la que había llegado el liderazgo de esté por años, pero estaba orgullosa de su detenimiento e interés al desenvolver su papel, por qué eso ayudaba a que no viese tanto papeleo como una carga innecesaria. Limpió figurativamente las invisibles gotas de sudor y estiró los brazos hacia adelante escuchando sus huesos reordenarse. Con todo terminado, podía disfrutar con más libertad la compañía de los dos hombres que gobernaban su corazón. — Es nuestro destino, nuestras almas se corresponden sin importar la dimensión. — Continúo, irrumpiendo impulsivamente la distancia que separaba con tediosos centímetros sus ubicaciones hasta poder apoyarse delicadamente sobre el hombro del azabache mayor. Parpadeo un par de veces mientras escuchaba sus palabras. ¿Acaso estaba diciendo lo que tanto había esperado oír por sus labios? — ¡¿L-Lo dices en serio?! — Exclamo extasiada, dando un pequeño salto sobre su lugar antes de besar a ambos en la mejilla. Le había comentado en tantas otras oportunidades lo ansiosa que se encontraba del poder escaparse de la aldea por lo menos un día, que el saber que finalmente había aceptado su petición le llenaba el pecho de una alegría indescriptible. Extrañaba el encontrarse en la naturaleza, y es que al ver su amor nacer, deseaba que del mismo modo su hijo se sintiera cómodo al verse rodeado por esta. — ¿Escuchaste eso, Yuu-kun? ¡Iremos de paseo con papá! — Pellizco suavemente la punta de su nariz, observándolo estirar sus pequeños brazos hacía su figura. — Todo un Uchiha, incapaz de alejarse de mí, huh. — Bromeo dulcemente, depositando otro beso sobre los mechones oscuros del pequeño que se regocijaba con la atención que ambos le estaban otorgando. Con un par de zancadas, avanzó hacía el inicio de las escaleras, subiendo uno de los escalones antes de detenerse y girar sobre su lugar para dar la explicación correspondiente a sus inesperadas acciones realizadas. — Iré por lo necesario para la comodidad de Yuuichiro... y saldremos. — Le dedico una sonrisa, permitiendo que el infantilismo gobernara sus comportamientos al correr como si se tratase de una niña correteando por aquello que tanto anhela poseer. — ¡Podemos también pasar la noche fuera! Como los viejos tiempos. — Gritó desde la habitación del pequeño donde se encontraba poniendo en un pequeño bolso todo lo que necesitarían para no arriesgarse a un posible resfriado o un imprevisto. Lo bueno era que nunca nada pasaba por alto cuando se trataba de Sakura; toda su atención estaba depositada fielmente en aquel par que amaba con todo su corazón, consiguiendo mantenerlos a salvo de absolutamente todo. 
avatar
Mensajes : 1898

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: i know i was happier with you ღ

Mensaje por uchiha el Mar Dic 12, 2017 7:47 pm

 

No corrió tampoco avanzó a hábiles saltos, simplemente camino. ¿Por qué? El inquietante palpitar de su corazón, la sudoración gélida de sus manos y tantos otros detalles anunciaban la desesperación por verla, pero aún así... estaba caminando con tranquilidad. La impaciencia que carcomía su calma iba incrementando conforme las calles se empezaban a volver más familiares; y al encontrarse detenido frente a la gran puerta de caoba que decoraba la entrada de su residencia, un suspiró abandonó sus labios sin saber exactamente qué hacer. En cuanto sus pupilas la detallaron un escalofrío recorrió su cuerpo, erizando su piel y comprimiendo su estomago. Se sentía nuevamente un adolescente, cuando regresaba a la aldea e ignoraba el que decir o hacer por miedo a arruinar el aura de acogida que ella siempre le proporcionaba con una simple mirada. Se veía hermosa; podía tallar claramente cómo su vientre había aumentado y también cómo su piel relucía como si se tratase de una estrella brillando. Era un hombre con suerte por poseer a una mujer tan fascinante. Al sentir el abrazo que le dio, dudo en cómo reaccionar, por lo que simplemente inhaló el olor dulce e sus cabellos y disfruto la presión de su barriga contra la suya. El primero de sus hijos continuaba creciendo, lo que significaba que pronto podría conocerlo cómo tanto había soñado. Debía de apurarse para reconquistar a su madre antes de que el gran día llegará. Una distancia prudente se hizo presente entre ambos cuerpos tras unos breves segundos en los que se permitieron disfrutar de la cercanía a la que se verían privados por un tiempo. Saber que con el tiempo podría retomar las conductas que antes utilizaban al tratarse, solo lo ponía más ansiosa de lo que ya se encontraba. Anhelaba su calidez, suplicaba por su aroma y moría por probar sus labios. Cómo un loco, la había extrañado y aún teniéndola a su lado, la sentía lejos. ¿Conseguiría controlarse hasta volver a tenerla? — Eh... sí. — Sonrió de lado, estirando el ramo de flores hacía ella, esperando pacientemente a que lo tomará. Camino hacía el hogar dónde se encontraba su mujer e hijo, se detuvo para recoger un par de rosas esperando que estas sean de su agrado. ¿Lo habrían sido? Esperaba que sí. — Lamento haber tardado tanto, hubieron algunos improvistos de los cuales debíamos hacernos cargo. — Explicó con calma. — Nada alarmante, sin embargo cómo líder debía de estar presente. — Se apresuró a decir, para que no le diera el tiempo del saltar a una idea equivocada. La misión a la cual había asistido no necesito de un comportamiento extravagante por ninguno de los presentes, pero aún así por obligación no pudo partir hasta que esta se diera por concluida. Lo cual sucedió cuando empezaron a aburrirse de sus constantes quejas y cedieron a que el encuentro se diese por terminado. — Mizuki, ¿te gustaría ir a almorzar conmigo? — Cuestionó mirándola directamente a los ojos. — Me gustaría que me comentaras cómo has estado en este tiempo que estuve ausente. — Justificó creyendo que así sería más probable una respuesta positiva de su parte. Nunca antes había tenido que invitarla a salir, usualmente coordinaban el lugar y la hora para luego encontrarse allí, a menos que se encontraran yendo juntos. — Yo... — Elevando un brazo hasta rodear la parte trasera de su cabeza, rascó desordenadamente sus cabellos cómo acto nervioso que hacía años no tenía en su presencia. — Los he extrañado. — Admitió tras una breve pausa. En tantas otras oportunidades la apertura de sus sentimientos a través de sus palabras había sonado tan natural, que ahora parecía tratarse de otra persona. Raspó la voz, forzando a que el toser ayudará a retomar la tonalidad acostumbrada en él. — Honestamente... estoy hambriento y aunque me encantaría seguir platicando en la puerta, preferiría que lo hagamos en un restaurante. — No fue una sorpresa para nadie el que un rugir apareciera en escena, después de todo, los alimentos que habían obligado a que consumiera podrían confundirse fácilmente con los indicados para un animal. ¿Quién les mintió haciéndoles creer que el pasto es un alimento? Debía de considerarse inhumano alimentarse con ello. — ¿Dónde? — Repitió con obvia sorpresa al ensanchar los ojos y alzar las cejas. ¿Acaso lo había olvidado? Cada vez que regresaba de una misión, sea largo o corta, ambos se veían envueltos en una competencia en la cual ninguno cedía hasta ver quién era incapaz del seguir comiendo. Era algo que deseaba volver a vivir sin importar que hayan pasado varios años desde la última vez que lo hicieron. — ¡En el mejor restaurante de ramen del mundo dattebayo! — Exclamó entusiasta, moviéndose a un lado para esperar a que ella se pusiera a su lado y así empezar a caminar. — Prometo darte un poco de ventaja Mizuki, después de todo, estas embarazada. — Articuló con desinterés, guiñando un ojo en su dirección, y soltando una juguetona carcajada por los labios al ver las facciones que le otorgó en respuesta. Esa imagen de ambos caminando por las calles de la aldea, pronunciando que uno sería el ganador mientras el otro el perdedor, le hacía rememorar los años de magnifica amistad que tuvieron. ¿En qué momento dejaron esa química de lado para convertirse simplemente en amantes? Uno de los motivos por los cuales se había enamorado de ella, era por la amistad que los volvió en un equipo... y ahora entendía por qué las cosas no habían resultado tan bien cómo imaginó. Si quería recuperarla debía de hacerle vivir su pasado, y lo haría. ¡El dúo indestructible de Konoha estaba por volver!
avatar
Mensajes : 1898

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: i know i was happier with you ღ

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 37 de 38. Precedente  1 ... 20 ... 36, 37, 38  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.