Últimos temas
Afiliados del Foro
Afiliados hermanos 0/5
Directorios y Recursos
Afiliados Elite 0/44

maybe we found love right where we are ღ

Página 69 de 72. Precedente  1 ... 36 ... 68, 69, 70, 71, 72  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: maybe we found love right where we are ღ

Mensaje por hughes el Vie Jun 29, 2018 9:31 pm

 

La velocidad que caracterizó al presente acontecimiento al desarrollarse, no le permitió el establecer algún preámbulo que le ayudase a defender su posición. Ahora, bajo la seguridad de cuatro paredes y un azabache aparentemente molesto, sentía la necesidad del nuevamente escapar antes del sentirse atrapada por la necesidad que la abarco a tempranas horas del día. La lejanía que se predispuso a presentar, fue erradicada abruptamente por él. Sasuke era consciente del embriagante efecto que provocaba en ella al portarse con posesividad. ¿Acaso lo estaba haciendo a propósito? Presionó los labios, dispuesta a no darle rienda suelta a sus anhelos. ¡E-Estaba enojada! Y planificaba el concentrarse en demostrarlo. Dio un paso hacia atrás, soltando un jadeo al ser sorprendida por el escritorio de su oficina. B-Bien, tal vez no había iniciado su acto de acuerdo a la manera imaginada. — No puedes venir a mi trabajo y... ¡y sujetarme frente a todo el personal! — Exclamó con las mejillas ruborizadas y las manos apoyadas en el borde del objeto dónde segundos antes había impactado. — C-Claro que importa. — Inflo las mejillas, sintiéndolas enrojecer ligeramente. Sin importar el tiempo que pasara, podía imaginar a sus subordinadas continuamente comentar sobre la escena que los Uchiha realizaron en las instalaciones del hospital. ¡Tsunade no dejaría que lo olvidaran tampoco! La seria reputación que había conseguido implantar en cada trabajador debía de haber entrado en debate ante lo actuado. Sin embargo, mentiría si afirmaba el estar a la defensiva por ello. — ¿E-Eh? — No podía distinguir la singular sensación que se implanto en ella. Variaba entre la irritación y la perplejidad, quizá tratándose de una combinación entre ambas. — ¿No lo recuerdas? — Avanzó a él, enroscando las falanges en su vestimenta y dando suaves tirones que lo forzaran a aproximarse. Él siempre había sido su debilidad, y aunque tuviese toda ansia de golpearlo, lo único que podía hacer era darle sacudidas que podían considerarse suaves en comparación a la fuerza que verdaderamente podía emitir. — Lo único que quería hacer en la mañana era entregarme a ti, y lo que recibí en respuesta fue similar a un rechazo. — Verbalizó en calma, contradiciendo a la suposición que tuvo presente del posiblemente haber perdido todo control. — Sí, sí lo hiciste; alejaste mis manos y continuaste cómo si jamás hubiese intentado nada contigo. — Insistió inquieta. ¿Se vería infantil el reclamar por algo que podría ser considerado irrelevante? ¡Por qué ella lo sentía así! Lo soltó, ocultándose momentáneamente de su mirada al cubriré el rostro con ambas palmas. — ¿Y qué si quiero que las personas me miren? — Cruzó ambos brazos, creando, inconscientemente, un notorio realce en el escote de su traje. No había necesidad del preocuparse por el cómo lucía, estaba en compañía de la única persona que lo conocía todo de ella, con o sin ropa. ¿Por qué seguía insistiendo en que se vistiera con el trajo que había traído? ¡Ya había dejado en claro que no lo haría! — Oblígame. — Sentenció. — Si tanto desea que me cambie de uniforme, entonces... ¿qué te detiene del hacerlo por mí? — Tal vez exageraba al retarlo, pero no se sentía capaz del evitarlo. Quería hacerle comprender la absurda posición que había tomado, esperando que la respetara aún sabiendo que estaba pidiendo un milagro por su parte. ¡Ni siquiera entendía por qué quería el que lo hiciera cuando ella misma había detestado la vestimenta elegida! Estaba siendo una niña, y lo sabía a la perfección. 
avatar
Mensajes : 2778

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: maybe we found love right where we are ღ

Mensaje por hughes el Vie Jun 29, 2018 9:31 pm

 

La razón que motivo cada acto e incógnita, jamás cruzó por sus alborotados pensamientos, y ello explicaba la reacción que ella automáticamente reprendió en él. Mientras que Naruto, cómo Séptimo, se veía forzado a aceptar la compañía de numerosas cantidades de personas a lo largo del día, ella yacía acompañada por la presencia de sus dos pequeños, quienes sabía, eventualmente crecerían y con el tiempo se marcharían. La idea era aterradora, y si lo era para él, no quería ni imaginar cómo lo sentía su mujer. — No, no has dicho nada gracioso. — Contribuyó al sosegar la gracia y sonreír. — Reír fue lo único que pude hacer, especialmente cuando mi corazón empezó a latir con descontrol al oírte hablar con tanta ternura. — La cálida sensación esparciéndose en su interior, demostraba aquel deguste que sintió del oírla hablar. ¿Cómo era posible amarla cada vez más? ¡O enamorarse! Apoyó el mentón sobre su hombro, disfrutando de la cercanía que ejerció tras el haberla rodeado por la cintura y presionado a su cuerpo. Mizuki siempre se caracterizó por ser un apoyo constante; Naruto quería ser reciproco, incluso ignorando el qué decir o qué hacer. — Sin importar la edad que tengan, nuestros hijos siempre necesitaran de ti. — Afirmó con suavidad, hablando en susurros en la cercanía de su oído. A pesar del no haber tenido padres, aún al  sentir su vida descarrilarse, iba en busca de aquellos maestros a quienes considero familia. Kaori y Keichi tenían un vinculo muy estrecho con su progenitora, por lo que no le sorprendería el verlos día a día invadiendo su residencia a pesar del ya tener la suya propia. ¡T-Tampoco es cómo si le molestara que así sucediera! — Además, ¿qué te hace pensar que no aprovecharé de nuestra libertad para raptarte a mi lado durante cada instante del día? — Decidió el soltar una inocente broma que escondía mucho de verdad. Había escuchado del papel que desarrollo Veena durante el liderazgo de Kakashi, por lo que la idea rondó por su mente de forma inquietante con él y su castaña mejor amiga de protagonistas. Era muy pronto el anunciar un hecho del que todavía no se sentía rotundamente seguro al necesitar permisos y demás,  por lo que optó por restringir la información del continuar saliendo. ¿Huh? ¡Había vuelto a divagar! ¿Por qué se distraía con tanta facilidad? Negó con la cabeza, haciéndole índole a sacudidas que le hiciesen retomar el camino de la charla. — Tengo miedo de volver a embarazarte. — Admitió con ¿vergüenza? Sí, vergüenza. No había planificado el aceptar abiertamente un temor que para muchos carecía de justificación. ¡Pero ellos jamás podrían ponerse en su lugar! Mizuki no le permitía ni el respirar en su cercanía cuando estaba embarazada. — ¡N-No puedes culparme dattebayo! — Expresó antes de tiempo, precipitándose a una defensiva respuesta que no había sido necesaria al solo haberle otorgado una arqueada de ceja. Inhalo una gran proporción de oxígeno, concentrando valor en él. — No me gusta pelear contigo, mucho menos mantenerme distante a ti y durante cada periodo de gestación... me aterraba lo próximo que estábamos a un divorcio. — Era la primera vez que lo decía en voz alta. Ni siquiera lo había comentado por error durante las reuniones con su grupo de amigos, dónde ocasionalmente tocaban temas relacionados a sus respectivas familias con el afán de presumir o... quejarse. Siempre fue consciente de un hecho: a la única persona que le correspondía oírlo, era ella, sin importar la oposición que pudiese brindar en respuesta. Ahora, se sentía liberado tras el haber expresado aquello que por tanto tiempo calló por temor del no ser escuchado. — ¿Y si adoptamos? — Inquirió, inclinándose por una opción que sonaba agradable también. ¡Lo hablaron en el pasado cuando creyeron que no podrían tener hijos! Sea o no de su sangre, lo amaría con todo su corazón al haber sido una decisión tomada por la mujer que amaba y él. Iruka y Jiraiya se lo enseñaron al haberlo tratado cómo a un hijo, incluso cuando no lo era verdaderamente. — El beneficio se repartiría en partes iguales para ambos, ¿no lo crees? — ¿No comprendía el por qué? Hm, tendría que explicárselo, entonces. — Al no tener las hormonas intensificadas, no estarías más susceptible a odiarme... y también podría continuar portando la silueta que tanto te encanta del presumir. — Esperando paciente por una opinión, notó un cambio en ella. ¿Por qué de pronto sus expresiones se tornaron oscuras? ¿Habría malentendido sus palabras? ¡¿Habría malentendido sus palabras?!
avatar
Mensajes : 2778

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: maybe we found love right where we are ღ

Mensaje por hiyorin el Sáb Jun 30, 2018 5:26 pm

Irritada, jadeé. — ¡¿Qué es lo que intentas decir, Naruto Uzumaki?! — los brazos que había envuelto alrededor de sus hombros se dirigieron al cuello de la sudadera que él llevaba puesta, aproximando mi rostro al suyo con el aire más intimidante que hubiera podido evocar en ése momento. Admitía que tenía un punto con dirigir cierta incertidumbre a la idea en base al temperamento con que podía llegar a actuar en ése estado, ¡y viéndolo desde esa perspectiva por supuesto que lo hacía! A mí tampoco me gustaba pelear con él presa de la intensidad con que pasaba a sentir cada cosa, y si lo hacía acababa echándolo de menos con un orgullo demasiado grande como para reconocerlo y disculparme por mis faltas. Desde ése panorama... él podía tener toda la razón: no merecía tanto estrés y presión por mi parte, y no cuando finalmente habíamos encontrado el equilibrio a nuestras vidas. Pero yo... quería pasar por el proceso una vez más, ¡intentando no enfadarme por cualquier cosa y mantenerle cerca de mí a pesar de todo! Sentir al bebé removiéndose dentro de mí, hablarle consciente de que oía cada palabra... eran sensaciones indescriptibles, ¿cómo no iba a querer experimentarlas otra vez? No obstante, debía ser realista: el parto aún me generaba pavor, y recordar a la absurda inseguridad que se apoderaba de mí al comparar mi cuerpo con el de cualquier mujer de mi edad en aquellas épocas hacía que me estremeciera sin dudarlo. Si a eso le sumaba el humor con el que Naruto debía de soportarme por el hecho de quererme, existían más contras que motivos a favor. No sabía que tan consciente pudiera estar de lo que debía hacer y lo que no al ser víctima de mis hormonas, que en más de una ocasión me habían demostrado que tanto podían llegar a traicionarme al volver la situación bochornosa y exasperante. ¿Me había dejado llevar sin considerar cada factor habido? Temía que si, aunque la idea aún persistiera dentro de mis pensamientos. — ¿Qué pasa si vamos a adoptar y quiero quedarme con todos y cada uno de esos niños? Sabes que tan sentimental me puse al respecto la primera vez... — y no exageraba: habíamos visitado al orfanato antes de saber que estaba embarazada, y me recordaba intentando persuadirlo de llevarnos a tres pequeños sólo porque en sus rostros podía ver al de él a esa edad. El tiempo, el bebé que venía en camino y el hecho de que otras familias se mostraran interesadas se encargó de sosegar semejante anhelo: pero realmente estuve dispuesta a hacer lo que fuera necesario para que aceptara, y temía cegarme a ése punto una vez más. — Tengo otra oferta. — fruncí el entrecejo, ¿por qué comenzaba a sonrojarme? — No tiene por qué ser ahora, no debemos... apresurarnos. Vamos a tomarlo con calma y cuando llegue el momento estaremos preparados. Mientras podemos seguir teniendo... haciendo... ¡n-no me mires así! ¡También lo estabas pensando!


don't you ever forget
this worthless pride of mine.
avatar
Mensajes : 21815

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: maybe we found love right where we are ღ

Mensaje por hiyorin el Sáb Jun 30, 2018 5:26 pm






don't you ever forget
this worthless pride of mine.
avatar
Mensajes : 21815

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: maybe we found love right where we are ღ

Mensaje por hughes el Sáb Jun 30, 2018 10:34 pm

 

avatar
Mensajes : 2778

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: maybe we found love right where we are ღ

Mensaje por hughes el Sáb Jun 30, 2018 10:35 pm

 

En reflejo a la incógnita que soltó, cada partícula de su anatomía se comprimió en tensión. El Séptimo podía poseer la fuerza y habilidad para enfrentar a todo enemigo que se pusiese en su delante sin importar el peligro que significaran, pero cuando confrontaba a la castaña que compartía alianzas con él, se transformaba en una persona exánime y timorata. ¡L-Le temía a los golpes que Mizuki proporcionaba! ¿Y cómo no? Los había experimentado a lo largo de toda su vida y siempre los había sentido como calamitosos. — ¡M-Me expresé mal! — Con ambas extremidades alzadas, agitó las manos en movimientos que mostrasen una negación. No creía haber combinado erróneamente las palabras que optó por el expresar. Sin embargo, sabía que lo único que debía de hacer en ese momento, era el admitir su error y disculparse. ¡La mujer siempre tenía la razón! — ¡P-Perdón, Mizuki-chan! ¡Por favor... n-no me pegues! — Automáticamente y cómo castigo por el haber enunciado algo innecesario, mordió el interior de su mejilla con fuerza. Una susceptible Mizuki no comprendería la facilidad con la que soltaba expresiones sin antes reevaluarlas, por lo que debía de hacer algo para contrarrestar el efecto que seguramente había provocado. Inhalando una bancada de aire, entreabrió los labios con toda intención de remendar su equivocación. — ¿No lo harás? ¡Ah! Me estaba preocupando sin necesidad dattebayo. — Pero lo articulado, no podía distinguirse como un arreglo, sino un atrofio mayor. ¿Acaso el acelerado ritmo de sus latidos significaba el inquietante nerviosismo que lo forzaba a pronunciar lo opuesto a lo que deseaba verdaderamente decir? P-Probablemente. Impacto la abertura de sus palmas contra los lados de su rostro. ¡Concéntrate, Naruto!¿Cuándo me he atrevido a negarte algo? — Inquirió al hacerla recostarse sobre el colcho, para así poder acomodarse sobre ella sin la necesidad de depositar su peso en ella. — Si deseas adoptar a toda una aldea, no podré negarme por qué me encanta ver esa sonrisa que me dedicas cada vez que te consiento. — Sonrió. — ¿Qué? Ambos sabemos que estoy obsesionado contigo. — Y posiblemente todas Konoha era conocedora de aquel hecho que jamás se preocupo por el disimular. Naruto había acrecentado una absoluta devoción hacía la mujer que ahora yacía bajo su dominio. Atrapado por la seductora imagen de sus mejillas sonrojándose, sintió el deseo de intensificar ese efecto. Se reincorporó ligeramente, utilizando de apoyo los codos. — Siempre lo estoy pensando. — No había razón por la cual avergonzarse, el innato deseo que lo corrompía al estar en compañía de su esposa era una costumbre para él. — No existe segundo del día en que no esté imaginando el poseerte. — Besó la punta de su nariz, recorriendo la calidez de su piel, repitiendo la acción, pero concentrándose en las zonas que se habían teñido de rojo. No habría día dónde se sintiera satisfecho del degustarla, tanto con inocencia, como con pasión. — Entonces traeremos a otro pequeño Uzumaki. — Afirmó sintiendo un picor deslizarse por su vientre. No lo diría, pero podía sentir la emoción empezar a corromperlo del tan solo considerar la opción del detallarla vistiendo aquellos vestidos que entallaban su silueta a la perfección, especialmente cuando en ella resaltaba un encantador vientre que esta vez esperaba no la hiciera enloquecer y forzarlo a alejarse. Inconscientemente, deslizó la punta de su lengua en el lugar dónde quemaba más su temperatura corporal. Quería refrescarla.¿Cuándo deberíamos de empezar a practicar? Por qué siento que ahora sería un muy buen momento para hacerlo. — Susurro agravando su voz, permitiendo el que sus yemas se soslayaran por su vientre hasta encontrar el inicio de la prenda que prontamente ansió el elevar. Abstraído de toda realidad, cedió a la tentación del besarla, pero el fortuito sonido de algo cayéndose en la habitación de los niños, hizo que se apartara. No, que lo apartaran. Mizuki de un empujón terminó de pie y con toda intención de abandonarlo. ¡M-Maldición! Estaba tan cerca del corromper la tranquilidad del ambiente... y repentinamente termino lejano a la posibilidad. 
avatar
Mensajes : 2778

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: maybe we found love right where we are ღ

Mensaje por hiyorin el Lun Jul 02, 2018 10:47 pm

¡Kaori, baja de ahí! ¡Comemos en la mesa, no nos paramos sobre ella! — me apresuré a tomarla en brazos y darle un pequeño golpesito en la punta de la nariz, ¿tenía que resbalarse y caer para saber que era peligroso? Se largó a reír como si nada, capturando mi rostro para dejar un sonoro beso en mi mejilla... ¡y así era todavía más difícil reprenderla! Estaba bastante segura de que era tan lista como su hermano mayor, lo suficiente como para aprovecharse del efecto que tenía en las demás personas: y el primer culpable de eso era Naruto, cayendo a sus pies ante el mínimo arrebato por parte de su hija. — No siempre vas a salirte con la tuya, jovencita. — tan pronto deposité su cuerpo en la silla una vez más me estiré para alcanzar los crayones que habían rodado lejos de su agarre, extendiéndolos en su dirección antes de que volviera a hallarle haciendo equilibrio sobre el extremo de la superficie de vidrio. Elevé la mirada en el momento en que el timbre sonó, y volví a precipitarme pero ahora en dirección a Keichi: quien se aproximaba a la puerta con kunai en mano sin importar cuantas veces le hubiera pedido que dejara de hacer eso, ¡podía ser un niño pero el gesto y su sombría sonrisa no iban de la mano, eso asustaba a las personas! Además, tampoco recordaba haber acordado visitas: Iruka iba a venir pero Ayame enfermó, así que habíamos pospuesto el acontecimiento para el momento en que su mujer se sintiera mejor. — ¿Serías tan amable de entregarme eso? — el castaño mordió su labio inferior, antes de entregarme el arma que seguramente habría arrebatado del despacho de Naruto y poner los ojos en blanco al cruzarse de brazos. Tras asegurarme de que no quisiera abalanzarse sobre mí y jugar a las peleas finalmente abrí la puerta, encontrándome con... ¿Sai? Y un muchacho muy pero muy nervioso, extendiendo un ramo de flores en mi dirección: que tomé por cortesía, confundida. — Eh... ¿puedo ayudarte en algo? — no, la pregunta no era esa. Temblaba como si hicieran dos grados. — ¿Te encuentras bien? — solo al dar un paso en su dirección me percaté de la cantidad de ramos que Sai se estaba tomando la libertad de meter dentro de mi casa, así que no pude callar mi interrogante al respecto. — Disculpen, ¿qué significa esto? — no podía ser Naruto, ¿o ahora me enviaba flores porque si? No estábamos celebrando nada, y lo sabía porque no me había encargado de recordárselo por la mañana. — ¡M-m-mizuki-sama! Mi nombre... ¡m-mi nombre es... Ángel de las Tinieblas y s-soy el presidente de su club de admiradores! — tenía que ser una broma: una extraña y exagerada broma. ¿Desde cuándo tenía un club de admiradores? — ¿Ése es tu nombre de veras? — pareciendo ligeramente más calmado suspiró y negó. — Tanto yo como mis compañeros tememos al señor Hokage. — ¿ah? Giré a ver a Sai en un intento por detenerlo al percatarme de que había convertido a la sala en un jardín de colores, y aunque Kaori y Keichi parecían maravillados con el gesto yo no terminaba de comprender que lo había motivado. — Éste tipo y su grupo vaciaron la florería de Ino, Mizuki-san. — ¿su grupo? No, definitivamente no entendía que era lo que estaba sucediendo. — Con todo respeto, Mizuki-sama, usted... usted es una de las mujeres más bellas de su generación, ¡la seguimos desde que ascendió a chunnin! Y aunque... envidiamos a su esposo, ¡s-somos felices mientras usted lo este! Y ahora, por primera vez en años... hemos decidido acercarnos porque se ve desanimada: ¡n-no tiene que estarlo! Por eso... por eso hay una tarjeta en cada ramo, que expresa nuestro sentir hacia usted y todo lo que representa. — ¿qué diablos? Volvió a ponerse nervioso, pero en esta ocasión no explicó nada más: solo... se largó corriendo, haciendo de la situación la circunstancia más extraña de la que hubiera sido protagonista. Arrebaté el último ramo de los brazos de Sai y me fijé en la tarjeta: ¿debería sentirme tranquila de que alguien pensara que mis hijos eran adorables porque yo también lo era? — Si, hasta luego. — me despedí del azabache un tanto ausente, dirigiendo la mirada a todas las demás. Tenía... mucho por leer.


don't you ever forget
this worthless pride of mine.
avatar
Mensajes : 21815

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: maybe we found love right where we are ღ

Mensaje por hiyorin el Lun Jul 02, 2018 10:48 pm






don't you ever forget
this worthless pride of mine.
avatar
Mensajes : 21815

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: maybe we found love right where we are ღ

Mensaje por hughes el Miér Jul 04, 2018 11:14 pm

 


avatar
Mensajes : 2778

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: maybe we found love right where we are ღ

Mensaje por hughes el Miér Jul 04, 2018 11:16 pm

 

El eufórico estallido que la menor brindó al detallar a su progenitor ingresar por el umbral de la puerta, resonó en el interior de la residencia con exagerada repercusión incluida. No satisfecha por la escasa atención que Naruto le dedicó, al él desear ver a Mizuki primero, optó por emitir otro chillido que, esta vez, pronunciaba específicamente el apelativo que le correspondía como padre. Rendido al poder que él mismo le había otorgado a Kaori, decidió el cumplir sus deseos del ser la primera en recibir su aludo. Al aproximarse, se arrodillo a pocos centímetros de la pequeña para degustar del hallarse a la altura que la caracterizaba, dejándose envolver por aquellos pequeños y delgados brazos que pronto rodearon su cuello. — ¡Yo también te he extrañado, mi ángel! — Afirmó con una honesta y juguetona sonrisa, reincorporándose con ella aún unida a él. ¡Vaya encanto significaba el regresar a casa! No existía el día en cual no se sintiera privilegiado del ser bienvenido tan armoniosamente por quienes eran su todo: una Kaori muy entusiasta, un Keichi siempre portándose con extrañez y... ¿dónde estaba Mizuki? — Naruto. — Keichi no tardo en integrarse a ellos, tal y cómo lo anticipo, inundando la mente de su padre en inquietudes referente a su imagen que rápidamente visualizó. — ¿Por qué sujetas la correa cómo si quisieras golpearme? — Inquirió, sintiéndose ligeramente intimidado por la turbia expresión que empapaba cada facción del castaño. Durante el avance de los últimos días, habían logrado distinguir en él comportamientos singularizados por ambigüedad; descubrimiento que decidieron pasar por alto al considerar una ponderación pensada por parte de ellos. No obstante, quizá sería apropiado el volver a tratar el tema cómo una conversación merecedora de un debate. Se lo comunicaría a Mizuki... luego del cuestionar la excesiva cantidad de flores que reposaban en la sala. No era onomástico de la castaña, y tampoco el suyo. Entonces ¿qué fecha podría estar olvidando? — El viejo que vive con Kousei tiene libros dónde dice que eso expresa el amor. — Uno, dos, tres segundos fueron los que necesitó Naruto para transformar la mueca que compartía a una torcida mímica en desaprobación. La poca información que inicialmente asimiló lo descolocó tras el haberla repetido reiterativamente en su mente. ¿Q-Qué... clase de libros estaban a su total disposición en la casa de los Hatake? Sabía que Kakashi tenía perversiones que no buscaba ocultar al considerarlas un orgullo, sin embargo, imaginó que buscaría el portar mayor pulcro al tener hijos por criar. ¡Lo asesinaría! O... casualmente soltaría los hechos frente a la mujer de cabellos rubios que parecía tener una correa amarrada a su cuello. — ¡Mizuki-chan! — Olvidando el ajetreo de sus decisiones e ignorando los adorables pucheros que le dedicó quién consideraba una debilidad,  avanzó a largas zancadas hasta volver próxima la distancia que yacía entre él y la silueta de su mujer. — ¿Estamos celebrando algo hoy? — Pronunció en la cercanía de sus labios, los cuales aprovechó del besar. Las horas laborando eran eternas, especialmente cuando no podía besarla con la frecuencia que desearía de hacerlo. — ¡Se las trajeron a mamá! — El abrupto aparte que provocó, podría confundirse con un reflejo inconsciente. La pasividad que había envuelto cada partícula de su anatomía, se tergiverso en recelo y alerta. — ¿Quién? — No era curiosidad; la ofuscación estaba siendo dilatada por cada poro de su piel. Una respuesta innata del sentir que alguien estaba ingresando en un espacio dónde no se le había otorgado el permiso del entrar. — Dos hombres. — Una de sus cejas salto hasta arquearse. — ¿Dos hombres? — Repitió arrastrando cada vocablo con desdén. Creía haber dejado en claro la poca tolerancia que mostraría a quienes intentasen algo con la mujer que le pertenecía. ¿Acaso era necesario el actuar con mayor brutalidad? — ¡Mamá! ¡Papá tiene el rostro raro cómo Kei-chan! — Estiró los labios en un banal intento de sonreír. Sabía que interrogar a su mujer de forma directa no le traería las respuestas que buscaba del oír, por lo que se aprovecharía de la presencia de dos seres cuya inocencia ayudaría a que sus intenciones se cumplieran. — ¿Y cómo no? ¿No lo sabían, quizá? Los hombres son malos... unos bastardos que buscan separar a las madres de sus hijos. — Ambos menores jadearon aterrorizados, especialmente aquel que disponía de cabellos tan castaños cómo los de su progenitora. Tal vez el Uzumaki mayor había exagerado al modular el mensaje, no obstante, prosiguió. — ¿S-Se las llevan? — Asintió. — Primero les entregan flores, luego las saludan al caminar por las calles y por último un día simplemente desaparecen. — El misterio se traslado. — Hoy ya le trajeron las flores, ¡y yo no estuve para defenderla! Creí... que ustedes podrían hacerlo. — Keichi se cruzo de brazos. — ¡No permitiré que nadie se acerque a mamá! — Exclamó con seguridad. — ¡Ningún hombre! ¡Solo papá! — Agregó Kaori imitando la postura que su hermano había actuado segundos atrás. Esta vez, desvió su mirar concentrándolo en quién debía de estar sorprendida por lo que acababa de suceder. Si creía que con eso él se sentiría tranquilo, estaba muy equivocada. Cuando de celos se trataba, Naruto planificaba cada movimiento cómo si en su lugar estuviese desatando una batalla.
avatar
Mensajes : 2778

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: maybe we found love right where we are ღ

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 69 de 72. Precedente  1 ... 36 ... 68, 69, 70, 71, 72  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.