Últimos temas
Afiliados del Foro
Afiliados hermanos 0/5
Directorios y Recursos
Afiliados Elite 0/44

maybe we found love right where we are ღ

Página 70 de 72. Precedente  1 ... 36 ... 69, 70, 71, 72  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: maybe we found love right where we are ღ

Mensaje por hiyorin el Jue Jul 05, 2018 8:20 pm


Sentí a una de mis cejas temblar, como también a mi puño arrugar el papel que había ocultado inquieta segundos atrás. Debí de comenzar a desprender el aura con que muchos aseguraban que me preferían lejos, pero no porque Naruto hubiera creado una historia fantástica para que sus dúo de pequeños soldados amenazara a todo mundo en la calle (tal y como imaginaba que podía suceder) sino porque en su afán por hacer de nuestros hijos un par de cachorros rabiosos dejó salir lo que yo a diario intentaba evitar. Me alegró que se percatara de ello pura y exclusivamente cuando mi puño se detuvo a centímetros de su rostro, no sin antes violentar al aire a su alrededor y forzarlo a tragar en seco asustado. — ¿Los hombres son qué, Naruto? No escuché lo que dijiste, repítelo. — claramente no tenía que hacerlo, porque si se atrevía contaba con que mi puño iba a empujarle la mandíbula fuera del lugar en que debía estar colocada: ¡no me esforzaba a diario por callarme cada maldición para que él las soltara así nada más! Y sabía que los niños iban a aprenderlas eventualmente, pero no bajo el techo de nuestro hogar: ¡y no de sus máximos ejemplos, lo aconsejaban todos los libros! — ¡Bastardos, mamá! ¡Bastardos a los que les haremos chas chas! — mi entrecejo se arrugó ante la respuesta con que Keichi se mostró entusiasta de repente, blandiendo la correa en sus manos como si se tratara de un látigo... artefacto que mi hijo ya había expresado el deseo de poseer, razón por la que me desmayé durante quince minutos a la tarde. — Nadie hará daño a nadie, ¿entendido? Uno de esos hombres era el tío Sai, ¿a él también pretendías golpearlo? — negó ya resignándose, tomando de la mano a Kaori para arrastrarla con él hacia el patio de afuera... y dándome la libertad de tratar con mi celoso esposo a solas. — Claro que tengo una explicación coherente para esto. — afirmé al girar en su dirección y llevarme las manos a las caderas, consciente de la emoción que crepitó en mi vientre al pensar la forma de decírselo. Me recordaba ligeramente envidiosa de que las admiradoras de Naruto hubieran crecido en gran cantidad a medida que dejábamos a la adolescencia atrás, ¡y yo tenía los míos todo éste tiempo! — ¡Tengo un club de fans! — exclamé radiante, escabulléndome por su lado para quitar las tarjetas de cada arreglo alrededor. — Mizuki-sama: su sonrisa brilla más que... ¿mi futuro? Uh... ¿es eso un halago? — lo que parecía confusión en mi rostro, pronto se convirtió en vergüenza tan pronto escuché a Naruto romper en carcajadas. — ¡¿C-cual es tu problema, no me crees?! Mira éste de aquí, ¿qué dice? Ajá, que incluso después de ser madre tengo un cuerpo... — mordí el interior de mi mejilla a tiempo, alzando la mirada divertida. — ¡Nada, nada, sólo dice que tengo un cuerpo! — sexy. — ¡Que observador! ¿No crees que es lindo?
avatar
Mensajes : 21815

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: maybe we found love right where we are ღ

Mensaje por hiyorin el Jue Jul 05, 2018 8:20 pm


¿Y mi mamá donde está? — la voz de Yuuichiro consiguió devolverme a la realidad casi que de un empujón, y mi mirada se trasladó al encuentro de la de él un tanto recelosa: nuevamente habíamos pasado el día juntos, habiéndolo aprovechado de sol a sombra para entrenar y aprender las técnicas con que Sakura me había permitido instruirle... no le recordaba preguntando por su madre ni al inicio ni al termino de éste, y asumí que se debía a que estaba acostumbrado a los interminables horarios de trabajo que el hospital demandaba de ella: pero cuando yo empecé a preocuparme él no lo hizo, y cuando terminaba por imaginar que probablemente un caso de último momento la demoraba más de la cuenta se mostraba realmente interesado. Presioné mis nudillos al apoyar una mano sobre la otra, no podía simplemente encogerme de hombros: pero tampoco era mi deber preocuparle al grado en que yo lo estaba o peor aún. — El hospital de Konoha jamás cierra sus puertas, y tu... abuela hizo de tu madre la líder de ése lugar. Ella tiene que asegurarse de que todo este bien antes de volver. — me pregunté si debía de colocar a Naruto como un ejemplo, y me sentí tentado a agradecer de rodillas el no tener que hacerlo tan pronto el pequeño asintió. ¿Qué me aseguraba que el idiota de mi mejor amigo no tenía micrófonos en mi casa, y atravesaría la aldea en segundos con tal de restregarme en la cara el que a veces recordaba que tenía algo de autoridad? Sentí escalofríos con solo imaginarlo, y me prometí revisar cada habitación después. Sakura me había hecho consciente de que su familia y él se habían quedado aquí varias veces, y no confiaba en una persona que incluso después de tantos años seguía lanzándose sobre nosotros para sentarse en medio de ambos y jalarnos de un lado a otro al igual que en nuestros días como genins. — ¡Ella es muy buena doctora, incluso usa su ninjutsu con sí misma! — ligeramente confundido dejé las manos caer sobre la mesa, porque no recordaba que mi esposa hubiera vuelto a entrenar con Kyosuke como para cuidar de una lesión frente al niño. — ¿Cuándo fue que pasó eso? — sus grandes esmeraldas se abrieron todavía más, sorprendidos. — ¡Ayer, y antes de ayer, y el día previo a antes de ayer! Parece adolorida, y cuando eso ocurre se pone la mano aquí. — acarició su estómago, dejando los cubiertos a un lado del plato para incorporarse e inclinarse sobre la mesa. — ¡¿Crees que tenga hambre?! ¡Es que esta muy delgada! — suspiré, cruzando los brazos sobre el pecho. — No, Yuuichiro: no creo que sea eso. — al mantenerme así durante otro par de segundos fruncí el ceño, ¿pero entonces qué era? ¿Sakura estaba enferma y lo ocultaba de mí con que razón? No iba a decirle nada si prefería quedarse a ir a trabajar, y podía cuidar de ella como siempre lo había hecho en circunstancias así. — ¿Quieres ir a buscarla, no? — aunque el tono condescendiente con que el azabache se dirigió a mí me dejó un tanto atónito, mantuve los ojos cerrados al negar. — Es muy tarde, no voy a dejarte solo y hace demasiado frío para llevarte conmigo sin que enfermes. — además, Sakura me prohibió sacarlo fuera sin el montón de abrigos que ella acostumbraba a ponerle encima: y aunque con su madre Yuu resultaba más sumiso, en mi caso no corría la misma suerte. Perderíamos más tiempo haciendo que entrara en calor a aquel que se iría en búsqueda de la pelirrosa. — Puedo quedarme solo. — volví a negar. — Tienes cinco años. — y desde luego, hijo mío y de Sakura, tenía una contestación preparada. — Soy un Uchiha. — sonreí, enfocando mis ojos en los suyos al asentir lentamente. No me alejaría por horas, y siempre podía dejar a un clon en mi lugar.


don't you ever forget
this worthless pride of mine.
avatar
Mensajes : 21815

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: maybe we found love right where we are ღ

Mensaje por hughes el Dom Jul 08, 2018 3:16 am

 

El adormecimiento aún latente en cada extremidad, alertó la poca consciencia que había logrado el recuperar. La blanca habitación dónde se encontraba recostada, la distinguía al tratarse de aquellas especialmente dedicadas a pacientes de gran rubro e importancia. Sin importar el título que dedicara su nombre, jamás optaba por el privilegiarse de tratos que consideraba innecesarios; ¿acaso lo habrían olvidado? Apoyó las palmas a los lados de su anatomía, erguiéndose al querer reincorporarse. No obstante, todo acto a realizarse se vio interrumpido, al dos manos reposar inesperadamente sobre sus hombros. Ladeo el rostro en busca del resolver sus confusiones, sorprendiéndose del hallar a su lado a una mujer con facciones fácilmente descritas cómo emocionales. Tsunade la observaba con una maternal sonrisa, mientras la estrechaba por el costado. ¿Q-Qué podría haber sucedido para provocar un comportamiento tan singular? — No respetas el horario que te corresponde, Sakura. — La repentina existencia de un reproche fue una sorpresa para la mujer de dulces cabellos color rosa. ¿No había sido su antigua mentora, quién siempre recriminó el que ella cumpliera al pie de la letra cada turno bajo su dominancia? ¿Lo habría olvidado? ¿O buscaba el hacerla discrepar? Entreabrió los labios predisponiéndose a refutar. Sin embargo, las palabras no tuvieron la oportunidad del ser pronunciadas, ya que la voz que se emitió fue aquella característica a su acompañante. — Sí, quizá eres la mejor ninja-medico, pero... ¿por qué eres la única en cargar con la mayor cantidad de pacientes? — La razón que respondía apropiadamente a la incógnita, residía al inicio de la oración enunciada por sí misma. — ¡La única salud que debería de preocuparte ahora debería de ser la tuya, niña tonta! — La perplejidad que emitió a través de su semblante se inmutó. Al inicio, supuso apoderarse de la posibilidad del adquirir un significado detrás de la conversación. Empero, lo contrario sucedió. ¡Empezaba a marearse del tanto ignorar! N-No. La nauseabunda sacudida que la abarcó, se talló por el haber sido más física que mental. — El almuerzo... tal vez no debí de comerlo. — Se disculpo tras el haberse cubierto la boca con ambas manos, concentrándose en el inhalar a profundidad y con lentitud. Lo que menos deseaba era el brindarle mayor motivo para que su sermón continuase. — ¿Qué almuerzo? ¿El que vomitaste antes de desmayarte? — ¿Qué? ¿De qué estaba hablando? Dirigió una fugaz mirada al ventanal que anunciaba el anochecer  ya haber iniciado. Había prometido el regresar para degustar de una agradable tarde en compañía de su familia, y el ausentarse sin haber dado una explicación podría crear inquietudes. — Tengo que ir a casa. — Explicó al intentar ponerse de pie. — No lo harás. — Frunció el ceño al sentirla forzarla a acostarse. — No me hagas repetirme, shishou. — Pero toda conducta exhalada parecía pedir el que lo hiciera. Sabía que el jutsu que utilizaba le hacía permanecer joven, pero no imaginó que ello se podría trasladar también a su mentalidad. — Tienes que quedarte aquí a descansar hasta que nos aseguremos que no estás bajo ningún peligro. — La sobre exagerada protección que intentaba demostrarle empezaba a sofocarla. ¡Carecía de un sentido lógico la actuación que continuaba proyectando! Un desmayo tensional no se acostumbraba a tratar con tan desorbitado cuidado. ¿Acaso había perdido la cabeza al tratarse de una  persona cerca a ella? — Tsunade, suéltame. — Pidió con amabilidad, buscando el sonar suave. — No. — Presionó los labios. — Deben de estar preocupados. — Alegó en desesperación. — ¡No te irás a ningún lado! — Gruñó en respuesta. — ¡¿Por qué no?! — ¡Era absurdo! ¿Esperaba que aceptará el quedarse allí sin el recibir una justificación para hacerlo? ¿Qué edad creía que tenía? ¡Ya no era la misma adolescente a la que podía ordenar a diestra y siniestra! Y... ¿por qué estaba tan enojada de un momento a otro? Ambas féminas parecían haber perdido el control de sus emociones. Sakura era consciente del sentirse incapaz del serenarlas al sentirse tan susceptible a los brutos tratos con los que Tsunade buscaba el hacerla ceder, sin comprender el por qué. — ¡Por qué quiero asegurarme de que tu hijo nazca en perfecto estado, Sakura! — ¿Q-Qué?
avatar
Mensajes : 2778

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: maybe we found love right where we are ღ

Mensaje por hughes el Dom Jul 08, 2018 3:28 am

 

Un tenue escalofrío viajó por el largo de sus vertebras, erizando la totalidad de su piel como inmediata reacción. Era consciente del error que acababa de cometer al proferir abiertamente un término que debía de mantenerse cómo un misterio para los dos menores. N-No quería ni imaginar el traumático efecto que resaltaría en él del tan solo escuchar a su ángel imitar el mal ejemplo dado. ¡Además del ya estar arriesgándose a la inaplazable golpe que recibiría por parte de su mujer! Pensó en lo apropiado que sería el disculparse, pero la concentración que había mantenido en la búsqueda del organizar una exculpación, se desplazó hacia ella, olvidando todo aquello que fuese distinto a las nuevas dicciones que articulaba y centrándose en lo que significaban. — ¿Un club de fans? — La risa que iba manifestando se fue apaciguando conforme continuaba oyendo cada manifestó halago. — No creo que existen hombres con un latente deseo suicida. — Afirmó tras el encoger los hombros con ligereza, restándole importancia a la audacia que no creía ser capaz del ser expresada, por quienes, ya debían de conocer la poca tolerancia que poseía el Séptimo ante acercamiento a la mujer que le pertenecía. Sin embargo, la posibilidad del tratarse de una verdad, inquietaba la burla que había expuesto. ¿Hado el buscar enardecerlo en celos? Geez. Lo estaba logran... un momento. ¡Un momento! ¿Acaso aquella había sido su discreta intención desde un inicio? ¿El incitar a que su faceta más posesiva tomase control de cada arrebato en él? Sin importa la singularidad de la ocasión, Naruto al ser contrariado por los celos, optaba por el portarse con lascivia y dominancia en todo ámbito, especialmente en la deliciosamente carnal. ¿Mizuki quería el degustar de experimentarlo así nuevamente? Deslizó suavemente la punta de su lengua por el contorno de sus labios, imitando la torcida mueca que un animal, a segundos de atacar, dedicaba a su presa. ¿Quién era él para negarle la complacencia? — No tengo opción entonces. — Pretendiendo el hallarse abrumado por la noticia, pero manteniendo una postura que incitaba erotismo, gruño. — Podría pedir el que recolectaran la información, pero prefiero embarrarme las manos yo. — Atrevimiento que simbolizaba un lujo con todo derecho a tomar. En el pasado, se había aprovechado de su litigante potestad, para así asegurarse del deshacerse de todo aquel que intentase relacionarse con su esposa. El tipo de vínculo que afanaran le era indiferente. Mizuki lo poseía todo, por lo que no urgía de nuevos nexos. ¿Amistades? Las necesarias. ¿Amor? Él podía darle el amor de una infinidad de hombres. — ¿No lo entiendes? — Acortó la distancia, erguiendo la espalda y tornando su aura turbia. — No me gusta que te halagan. — Y no mentía. Lo detestaba, porqué un halago era sinónimo del haberle dedicado interés y análisis, actos que significaban el haber estado observando de más. — Tengo que erradicar ese absurdo club, y ¿a quién le tienen más miedo que a mí? — Acarició el contorno de su mejilla, bajando lentamente el dorso de su índice hasta recorrer el largo de su femenina quijada. No recordaba con exactitud cada circunstancia ya dada, pero era capaz de rememorar el miedo que les invadía al dejar sus expresiones transformarse en sinsabor. Naruto perdía fácilmente la concordancia cuando se dejaba invadir por achares. Tal vez el haberlo sentido en continuidad ahora le ayudaba a fingir a la perfección. — Los haré arrepentirse por qué solamente una persona puede recordarte lo hermosa que eres... solo existe un ser con el derecho a admirarte cada día y degustar de todo lo que eres. — Inclino la cabeza, apoyándose en su frente. — Esa persona soy yo. — ¿Los  niños? Sabía que al verlos empezar a aproximarse, ellos habrían optado por el desaparecer. Solían interrumpirlos, pero aparentemente, habían comprendido lo exageradamente terco que podía ser el rubio si así lo deseaba. — Tu y yo sabemos la única manera en que podrás persuadirme del hacerles daño. — Si con tanta ansia deseaba el hacerlo ceder a impulsos tan naturales cómo el querer romperle la cara a quién respirase en su vecindad, ¿qué estaba esperando para seducirlo también? Chasqueo la lengua. Con una fugaz mirada, él ya estaba a sus pies. ¿De qué seducción se jactaba del ameritar? — Me encanta cuando te sonrojas, Mizuki-chan. — Serpenteo los labios hasta hallarse acoplado al lóbulo de su oreja, dónde se detuvo a soplar seductoramente sobre la erizada piel de su nuca y cuello. — Estoy muy celoso, pero te daré el lujo de tranquilizarme. — Impregnando cada vocablo en coquetería, la invitó con pseuda-inocencia a seguirlo a la habitación. Una vez la puerta estuviese cerrada, Naruto se descarrilaría cómo tanto lo proclamaba su anatomía. ¿Y cómo no? ¡Joder! Le marcaría el cuello en zonas visibles para prevenir el que existan hombres que aún pensaran en ella cómo una mujer libre. Y si aún así deseaban mirarla, lo podrían hacer, pero sabiendo que solo a él le correspondía el saborearla y amarla. ¿Fanáticos? Ja. Se aseguraría del no estar pasando por alto una verídica realidad, y lo haría después de hacerle al amor a su mujer por el resto de la noche.
avatar
Mensajes : 2778

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: maybe we found love right where we are ღ

Mensaje por hiyorin el Dom Jul 08, 2018 10:50 pm

Puedes hacerlo, Mizuki. — alcé el brazo para quitarme el sudor de la frente y suspiré, ¿qué tan difícil podía ser cultivar algunas plantas? ¡Mi madre lo hacía todo el tiempo, y le tomaba menos tiempo el que a mí! Kaori había expresado su deseo de tener un jardín colorido, quería tantas flores como pudieran crecer en el lugar: y desde luego, a pesar de que cuestioné la idea, Naruto aguardó al día siguiente para comprar y obsequiarle cuantas semillas encontró en la tienda de jardinería. No estaba segura de que alguno de los dos comprendiera que había un proceso muy largo antes de que capullo creciera y ése tipo de cosas, así que había tomado al asunto en mis manos aunque comprendiera menos de lo que lo hacían ellos: no desconfiaba de mi esposo e hija... pero si visualizaba en mi mente la tierra removida en todos lados, las semillas esparcidas a lo largo y ancho del jardín trasero sin haber sido enterradas y demasiada agua en los pozos que pudiesen llegar a formar. Y aunque el rubio se ofreció a ayudar lo convencí de dejarme hacerlo sola, porque si hubiera aceptado habría tenido que responder el millón y medio de preguntas con que buscaría explicarle a Kaori que su jardín colorido no crecería en veinte segundos. Eso no quería decir, sin embargo, que Naruto hubiera decidido dejarme: con el fin de otorgarme apoyo moral se mantuvo a mi alrededor desde que comencé, y aunque había comenzado con mensajes de ánimo terminó por volcarse a un entrenamiento entre su persona y varios clones... algo por lo que no supe si debía agradecerle o comenzar a irritarme. Al menos el espacio fuera de la casa era tan grande como el que había dentro, y si lo pensaba con optimismo podía hacer caso omiso de su presencia tanto como él lo hacía de la mía al lanzar a sus dobles peligrosamente cerca de la zona que estaba trabajando. — Creo que... se ve bien. Muy bien para ser mi primer intento, ¡soy una genio! — me froté el mentón antes de recordar que todavía tenía los guantes puestos, y jadeé al percatarme de la suciedad que se había adherido a ellos tan pronto los alejé de mi rostro. ¡De cualquier modo iba a tener que darme una ducha! Parecía haber elegido al día más caluroso del verano, todavía sentía cierta pesadez sobre los hombros y no había duda de que el culpable era el sofocante sol sobre nuestras cabezas. Ojeé el libro a mi lado y observé el par de flores que no había querido quitar de la tierra, pero que sin lugar a dudas parecía la hierba maliciosa de la que cierto conjunto de páginas advertía: ¿pero y si las cortaba y no eran? Tenían un color rosa muy bonito... realmente no quería hacerlo. Naruto, ¿podrías ayu...? — las tijeras que sujetaba con incertidumbre cortaron el tallo más largo frente a mí, y mi mandíbula estuvo apunto de chocar contra el suelo. Sabía que el susodicho tonteaba alrededor... pero no que lo hacía medio desnudo, con la piel perlada de sudor. Y no era la primera vez que lo apreciaba así: y sin dudas me sentía toda una pervertida haciéndolo sin ningún reparo pero... ¡demonios! Cada músculo moviéndose de acuerdo con los otros: los largos y delgados en las piernas complementaban a los más voluminosos en el pecho y los brazos. Jiraiya se sentiría muy orgulloso de su influencia en mí, ¿con qué cara lo acusaba de depravado? — ¿Q-qué? Yo... yo no dije n-nada. — y tampoco podría hacer nada si se me aproximaba en semejantes condiciones. Me obligué a recordarme que dentro de la casa estaban los niños, que era una mujer madura e independiente capaz de controlarse cuando la situación lo requiriera. Podía ignorar a la excitación que avivaba a cada una de mis células, ¡como también al rubor que se había apoderado de mi rostro! Mordí mi labio inferior nerviosa y apreté las piernas, ¡puedes hacerlo Mizuki! ¿Practicas taijutsu, uh?


don't you ever forget
this worthless pride of mine.
avatar
Mensajes : 21815

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: maybe we found love right where we are ღ

Mensaje por hiyorin el Dom Jul 08, 2018 10:51 pm

Había decidido partir en su búsqueda cuando estuve seguro de que un clon de sombra vigilaría al niño tal y como lo haría yo, no podía ignorar la realidad y era que Sakura estaba tardando más lo previsto sin haberse tomado las molestias de avisar: tenía muy malas experiencias con respecto a permanecer incomunicado con mi esposa durante tantas horas, y no pensaba tentar a la suerte si es que algo podía haber sucedido una vez más. Sin embargo, grande fue mi sorpresa cuando hallé a Kizashi Haruno detrás de la puerta: y poco fue el tiempo del que necesité para imaginar el montón de suposiciones que podía dar sentido a su presencia allí siendo una visita demasiado inusual a semejantes horas. ¿Qué ocurre? — pregunté rápidamente, haciéndome a un lado para dejarlo pasar dentro de la casa y resguardarse allí en el hipotético caso de que le hubiera ocurrido algo malo. Pero incluso de ser así... estaba bastante seguro de que el padre de Sakura pudo haberse defendido por su cuenta, ya no era ajeno al hecho de que hubiera participado en algunas misiones del rango más peligroso por su cuenta. — ¡Abuelo! — el brillo de sus ojos terminó por convencerme de que algo indudablemente había salido mal y de que necesitaba hacerme cargo, pero no pensé que se relacionara a la persona cuya búsqueda ya habría iniciado de no ser por su repentina aparición. — Es Sakura... e-ella... el hospital, Sasuke. Tienes que ir. — mis sentidos instantáneamente se enfocaron en ella, bastó de una mirada a mi hijo para darle a entender que debía de comportarse con su abuelo mientras me hallara fuera. No tenía tiempo que perder si mi mujer había sido herida y necesitaba de mí cerca, ¡no podía! Sabía que algo andaba mal, sabía que negarme a confiar en mis instintos cuando me había valido la vida entera de todos y cada uno de ellos había sido un desacierto mayúsculo. ¿La habían herido por encima de sus habilidades? Sakura no perdía el eje en una pelea, si se hacía daño se tomaba el trabajo de curarse rápidamente para poder seguir: no hubiera permitido que nada le sucediera, el defenderse y continuar sin preocuparse por su estado no iba con ella. — ¡Al fin se te ocurre aparecer! ¿Qué es más importante que cuidar de tu esposa, Uchiha? — ignoré totalmente la presencia de Tsunade en la misma habitación, mis pasos me dirigieron a la camilla en donde mi esposa yacía recostada para cerciorarme de que nada grave le hubiera ocurrido a simple vista. — ¿Te encuentras bien? — pero no parecía haber sufrido daño alguno: lo único distinto que podía notar en ella era la mirada perdida y el rostro pálido. — ¿Te atacaron, Sakura? Dime quien fue ahora. — y aunque debí pasar de la rubia tras de mí tal y como lo había hecho no pude, cuando se aproximó para observarme burlona y sonreír. Antes de que comenzara con las puñaladas verbales me adelanté. — ¿Se encuentra bien o no? — ¿podía haber entrado en shock? No estaba seguro de que Sakura fuera tan débil como para hacer tal cosa. No podía tratarse de ello. — Lo estará si deja de trabajar cuando no le corresponde, de lo contrario podría ser perjudicial para su salud y la del bebé. ¿Contento, Uchiha? Lo hiciste otra vez. — no respondí. Pensé que se trataba de una broma, y por un momento fijé mis ojos en los cafés de Senju con la intención de verificarlo. Su salud y la del bebé. Un bebé. Volteé a ver a la pelirrosa al haber sido incapaz, sabía que en mi rostro debían verse reflejadas demasiadas emociones como para concentrarme y describir una sola. ¿Sakura estaba embarazada?


don't you ever forget
this worthless pride of mine.
avatar
Mensajes : 21815

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: maybe we found love right where we are ღ

Mensaje por hughes el Lun Jul 09, 2018 9:44 pm

 

Tsunade la forzó a tener conciencia acerca de la noticia anunciada minutos atrás, sin embargo, parecía ser incapaz del asimilarla en su totalidad. ¿E-Embarazada? ¿Estaba realmente embarazada? Inminentemente, el temor la abarco; el pavor del haber podido actuar erradamente y haberle causado daño al pequeño que se iba formando en su interior, alertaba cada instinto en ella. No quería moverse, incluso se le volvía una tediosa dificultad el respirar. Deseaba concentrar cada particularidad de su anatomía en proteger aquella vida que con el pasar de los años la llamaría mamá. No quería perder a su bebé nuevamente. N-No quería. Las nauseas matutinas y la poca aceptación de aperitivos, el constante dolor de vientre y las fatigas que se negaban a ceder, los cambios de humor y la susceptibilidad que presentaba; ahora era capaz de comprender la razón de cada detalle. Estaba embarazada, verdaderamente lo estaba. La timidez tomó dominancia, impregnando un rojizo rubor en las pálidas mejillas de la mujer de cabellos rosa. Acarició la parte baja de su vientre, distinguiendo una casi inexistente curvatura. Itachi. Sacudió con sutileza la cabeza, concentrándose en las voces que parecían dedicarse a captar su atención. ¿En qué momento... ¿Tan abstraída se había hallado, que ignoró la manifestación repentina del azabache? Bateo las pestañas controlando la emoción que la inundó al unir sus jades a aquellos ónixs. En una única ocasión gozaron del soñar a futuro, considerando agradable el dar la bienvenida a un Uchiha más, pero jamás se creyó la vivencia tan próxima al omitir una planificación previa. Una sorpresa; el más pequeño de la familia había decidido el llegar queriendo causar revuelo. Estiró la mano hacía su esposo, invitándolo a acercarse y esperando a que tomara asiento a su lado. No gusto del soltarlo, al contrario, guió el trazo de sus yemas hacia el diminuto bulto dónde sus caricias aún reposaban. Al tan solo poseer unas cinco cortas semanas, la sintomatología no anunciaba específicamente un gestar, hecho y tiempo que justificaba el haber ignorado el verdadero motivo detrás de cada malestar padecido. — Sí. — El susurro emitió fue acompañado por un reconfortante suspiro. — Vamos a ser padres otra vez. — Y entonces, las lágrimas se dieron el permiso de deslizar y humectar. — No olviden el haber tenido una perdida. — La dulzura que había envuelto a la pareja, fue interrumpida por la mujer que no había abandonado la habitación aún cuando su presencia fue rotundamente ignorada por el par presente. La primera reacción que se centró en la punta de su lengua, fue el arrebato de pedirle que se fuera, empero, calló. — El desarrollo fetal de esté bebé será muy distinto y complejo; es común el que la madre sufra de más complicaciones. — Al ser médico, comprendía la veracidad de cada comentario, así como también compartía la preocupación del que algo pudiese salir mal. La pesadilla ya había sido experimentada. — Eso explica el por qué Sakura palideció desde hace días, presentando fatiga y dolores abdominales constantes. — Ladeo el rostro, enfocándose en las respuestas faciales del moreno. Lo veía en él, en cada detalle que su aura trasmitía, ellas no eran las únicas que se habían dejado corroer por el temor. No quería verlo compungirse de antemano. Todo estaría bien; Sakura enfocaría toda energía en cuidar de la vida de su hijo. — No te preocupes anata... nada la sucederá a nuestro pequeño Itachi. — Prometió, presionando el lazo de sus dedos al alzar ambas manos y besar castamente el grosor de sus nudillos.
avatar
Mensajes : 2778

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: maybe we found love right where we are ღ

Mensaje por hughes el Lun Jul 09, 2018 9:45 pm

 

El atender a su voz llamarle, detuvo cada acto que dispuso a realizar. ¿Ya no estaba ignorando el que estuviese en el mismo ambiente que ella? ¡Ya era hora! — Sí. — A pesar del ya haber expresado una réplica, asintió. Cansado no se hallaba; el sudor decorando la desnudez de su anatomía existía gracias al insoportable calor que el día compartía. — Bah, entrenar con clones no es tan entretenido cómo imaginé. — En respuesta al chasquido de su índice y pulgar, la presencia de sus iguales desapareció. Aquella mañana despertó con las ansias del descargar físicamente cada fatiga que el trabajo le provocaba, y al carecer de un apropiado acompañamiento en la práctica, decidió el crear uno. Sasuke lo había forzado a aceptar el darle mayor tiempo libre, lo que incluía la nula aparición de Naruto a lo largo de cada día, por lo que el considerarlo era una opción prohibida. Limpió el perlar de su frente con el dorso de su antebrazo, soltando un suspiro al apoyarse sobre una de las sillas que yacían en el jardín. La castaña parecía abochornada, aún cuando la única labor que realizaba era el arreglar la visión del jardín. ¿Se trataría de una actividad aún más extenuante de lo que inicialmente parecía? Sonrió al ladear el rostro. Se veía adorable con el delantal blanco amarrado a su pequeña cintura. Pocas eran las circunstancias que la impulsaban a vestir uno; ¿sospecharía del goce que experimentaba el rubio del tan solo admirarla enfundada en uno? — Mizuki-chan, nee, nee... ¿recuerdas cuando fue la última vez que entrenamos juntos? — Inquirió sintiéndose ligeramente curioso. El descanso que degustó del disfrutar terminó, por lo que empezó a flexionar su musculatura en agiles y precisos movimientos que no le dificultaran el continuar charlando con su mujer. Comprimió cada músculo del inicio de su extremidad derecha, presionando en los bíceps y tríceps a resaltar en un intento del distinguir qué zonas necesitaba del trabajar más. Al ser un líder y ejemplo para la aldea, debía de mostrarse cómo un ninja elite en todo aspecto, ¿o acaso lo hacía con el inocente deseo del seducir a su mujer cuando la situación lo ameritase? Permitiría el que la duda continuase. — ¿No disfrutarías del rememorar los viejos tiempos? — Prosiguió. Cada ataque que aprendían, lo practicaban juntos, buscando el perfeccionarlo con rapidez. Era una costumbre el que entrenaran a diario, y extrañaba aquella agradable sensación del compartirlo absolutamente todo con ella. Desde el nacimiento de Kaori, Mizuki había decidido enfocarse en su totalidad a la crianza de los dos pequeños, y si bien,  Naruto apoyaba la noción, también era víctima de la añoranza. La castaña siempre sería la mejor compañera. — Ha pasado tanto... ¿no te gustaría protagonizar una pérdida ante el dominio físico de tu esposo? — Sabía que una de las formas de persuadirla a aceptar, sería el provocarla. — ¡Claro dattebayo! Ganarte será pan comido. — Sonrió con zorruna sorna, la cual se intensifico al tallar el desafío escrito en el ambiente. Cegado por el deseo de inquietarla, de un salto se antepuso en su delante, irrumpiendo la tranquilidad que había presentado al presionarla con cuerpo unido al suyo. ¿Por qué el rubor de sus mejillas había saltado en intensidad? ¿Estaría enojándose por lo expresado? Hm... Se apodero de su muñeca, influenciando el actuar de su cuerpo al hacerla girar aún de pie en el mismo lugar donde residía. Deslizó un brazo por su cintura estrechándola, haciendo el mismo movimiento con el contrario, ubicándolo alrededor de su hombro el cual rodeo hasta hundir sus yemas en el suyo propio. — Te lo dije. — Sentenció entretenido. La diversión y tranquilidad que trasmitían sus facciones eran palpables, especialmente cuando la intención de Naruto era demostrarle el hallarse en lo correcto respecto al comentario articulado momentos antes.
avatar
Mensajes : 2778

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: maybe we found love right where we are ღ

Mensaje por hiyorin el Mar Jul 10, 2018 12:43 am

Cierra la boca, estas babeando. Y aunque intenté despegarle los ojos de encima a medida que la conversación fluía, resultó inevitable antes y después de que contemplase atentamente la forma en que cada gota se deslizaba sobre su figura cincelada: los trazos invisibles que dejaban una marca sobre su piel por sí solos parecían intensificarse en respuesta a sus movimientos, y no estaba segura de que lo estuviera haciendo inconsciente o totalmente a propósito... pero de que lo disfrutaba como nadie no tenía ninguna duda. ¿Y por qué no? Lo atractivo estaba para admirarse, y la verdad es que el cuerpo de Naruto significaba todo eso y más: si me sentara a describirlo con todos los adjetivos que pudiera asociar el día llegaría a su fin y todavía me encontraría contabilizando. Aunque aún me avergonzada el reconocerlo en voz alta, de a poco me hacía a la idea: después de todo, ¿qué tenía de malo? Era su esposa y su mejor amiga, estaba en todo mi derecho de gozar las vistas con la misma naturalidad que él utilizó cuando me pidió que le regalase una mirada a mi ropa interior el día que decidimos casarnos... como parte del mejor plan en que hubiera podido involucrarme alguna vez evidentemente, ¡y eso que cuando lo hacía siendo él la otra parte implicada las cosas tendían a acabar muy mal! Años después continuaba observándole atontada, consciente de la frustración que se extendía a lo largo de todo mi cuerpo mientras procuraba mantenerme a raya para no demostrar lo aparente: y era que moría de ganas por verlo endurecer y aflojar los músculos sobre o debajo de mí, ¡no importaba, como el deseo lo dictase! El problema radicaba en como podía hacérselo notar sin tenerle recordándome lo que yo misma repetía para mis adentros: a Naruto se le olvidaba lo que era el decoro muy de vez en cuando, y casualmente cuando nos encontrábamos rodeados de personas que no tenían por qué saber que su cuerpo me encantaba. Considerando la primera idea que acudió a mi mente, apoyé la cabeza en su hombro y cerré los ojos al soltar un gemido: sin embargo, lejana a la reacción que imaginé lo escuché preguntarme preocupado si me había hecho daño. ¿Qué? ¡No! — ¿d-de repente tampoco podía diferenciar la naturaleza de ése suspiro? Lo pensé mejor y mordí mi labio inferior al presionarme en torno a su figura: elevándome en puntas de pie para deslizar la de mi lengua sobre su mejilla. Nuevamente me sentí aturdida, ¿acaso jugaba conmigo? — ¿A-asqueroso? — ¡claro que no, era sexy y él lo hacía todo el tiempo! Bueno, quizá no a diario pero sí cuando quería inducirme a ceder. Soltando un bufido volví a pensar en otra idea, ¿qué tan directa necesitaba que fuera? ¿Debía lanzarme al piso y abrirme de piernas? ¡Tsk, sólo era lúcido cuando le convenía! — ¿Sabes qué es lo que deseo? — quise golpearme en la frente después de noquearlo a él. ¡¿Cómo que ramen?! ¿Podía abrir sus maravillosos ojos azules y darse cuenta de que le necesitaba? Evidentemente no, así que sería yo quien olvidara al pudor. — Quiero tener relaciones. — jadeé avergonzada, preguntándome si mi rostro se había incendiado cuando volví a cerrar los ojos y agaché la mirada. Pero aún así... ¡¿Cómo que con quienes, Naruto?! ¡Contigo y nada más!


don't you ever forget
this worthless pride of mine.
avatar
Mensajes : 21815

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: maybe we found love right where we are ღ

Mensaje por hiyorin el Mar Jul 10, 2018 12:43 am

Lo estaba, y sentía que el corazón iba a salirse de mi pecho con la certeza de que así era. ¿Cuánto tiempo había esperado para volver a oír esas palabras? Lo sentía una alucinación, la clase de momento que ocurre y parece demasiado irreal: obligándome a preguntarme si es que realmente sucedía, y no se trataba de una jugarreta con que mi sub-consciente pretendiera burlarse de mí. Sabía que el momento llegaría eventualmente, y mentiría si dijera que no ansiaba volver a formar parte de él: tras la pérdida que nos habíamos visto forzados a atravesar tenía que ser la noticia capaz de eclipsar a la amarga sensación que se había mantenido dentro de mí desde aquel día, y no podía regodearme en ella lo suficiente. Íbamos a tener otro hijo, otro descendiente del clan Uchiha... el hermano menor del que Yuuichiro tanto nos había hablado en medio de sus historias y el modo en que él creía le podía ser ''dado'' al fin y al cabo. Sabía que podía ceder a la felicidad que hacía vibrar a cada partícula de mi cuerpo de un momento a otro, pero también que lo había hecho en aquel entonces y que la prosperidad había durado relativamente poco: antecediendo la peor de las tragedias. Bajar la guardia no era una opción, y no podía permitirme tomármelo a la ligera del modo en que lo había hecho tiempo atrás. Con lo que podía procesar y comprendía de acuerdo a las palabras de Tsunade mi deber radicaba en que cuidarla y no dejar que sufriera de ningún tipo de incomodidad si en mis manos estaba evitarlo o ayudar. Lo había dado por sentado en el momento en que lo supe, de todos modos: dejarla sola era la última opción, y antes de llegar al punto de considerarla afortunadamente habían miles que podía tomar en su lugar. Presioné los puños a los lados, no podía simplemente asentir cuando los malestares habían comenzado sin que fuera plenamente consciente de ello. — Entonces no vas a trabajar. — ante la sorpresa que hallé en el rostro de ambas, bufé. — No tienes por qué hacerlo cuando la prioridad esta en cuidar del bebé, no quiero que te acerques a éste lugar plagado de virus y enfermedades que puedan empeorarlo todo. — la rubia chasqueó la lengua, cruzándose de brazos. — Gracias por lo que le toca a los pacientes de aquí, Uchiha. — desvié la mirada. Me importaba Sakura, no ellos. — Sin embargo y aunque me cueste reconocerlo tengo que coincidir con él. Has estado trabajando incansablemente durante todo éste tiempo, incluso trayendo a Yuuichiro contigo cuando a tu suerte de esposo se le ocurrió esfumarse por ahí. — fruncí el ceño, ¿a eso le llamaba ayuda? No la necesitaba. No estaba en mis planes el hacerme para atrás con respecto a mi decisión: y si tenía que volverme más severo, lo haría. La salud de Sakura y la criatura eran mi prioridad. — Vas a quedarte conmigo y Yuuichiro, cuidaré de ti hasta entonces. ¿Nos podemos ir ya?

¡Y yo le dije a mi papá que estabas muy delgada, el abuelo dice que eso es muy malo porque tenemos que comer un montón! ¿Sino como esperas crecer, mamá? — alcé las comisuras ligeramente, revolviendo el tocino dentro de la sartén para ladear la mirada tan pronto sentí a las manos del más pequeño sobre la mesada: intentando dilucidar qué era lo que estaba haciendo. — ¡Huele muy bien, muero de hambre! — confundido, alcé las cejas. ¿Qué no le había dado de cenar antes de marcharme en la búsqueda de su madre? Claro que lo había hecho, podía recordarlo. — Pero ya comiste. — abrió los ojos más grandes, golpeándome en la mano. — ¿No crees que es hora de dormir, además? Has de estar cansado. — se negó frenético, y regresó a su lugar en el asiento más próximo a la pelirrosa. — ¿Y dejarte solo con mi madre? ¡Ni hablar! — terminé por servir la comida en los platos apilados a mi lado, dedicándole una mirada sobre mi hombro para tornarla burlona en cuanto esta se encontró con el par de jades. — ¡Tía Mizuki dice que debemos hacer cosas buenas por los demás, así que tengo que cuidarla aunque tenga sueño! — al colocar los platos en la mesa, negué. — Sigues teniendo cinco años. — arrebatándome su plato de las manos, resopló. — ¡Y sigo siendo un Uchiha!


don't you ever forget
this worthless pride of mine.
avatar
Mensajes : 21815

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: maybe we found love right where we are ღ

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 70 de 72. Precedente  1 ... 36 ... 69, 70, 71, 72  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.