Últimos temas
» Mi verdadero hogar está en tus brazos
Hoy a las 2:07 am por herondale

» ;waiting for the sun to chase me ☀
Hoy a las 1:44 am por herondale

» w i l d f l o w e r s;
Hoy a las 1:35 am por herondale

» ~K&M{♥}
Ayer a las 11:46 pm por CrazyforJagan

» pied piper ✹
Ayer a las 11:10 pm por byunosh

» ¿rol? ♡
Ayer a las 9:23 pm por venusianmermaid

» Mon amour, je sais que tu m'aimes aussi .♥
Ayer a las 9:22 pm por venusianmermaid

» what about us
Ayer a las 9:20 pm por byunosh

» 'cause you got me in my f e e l i n g s ♣
Ayer a las 9:17 pm por venusianmermaid

Afiliados del Foro
Afiliados hermanos 0/5
Directorios y Recursos
Afiliados Elite 0/44

The sun will rise and we will try again.

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

The sun will rise and we will try again.

Mensaje por CatCatCat el Mar Ago 15, 2017 8:28 pm

-EDITO-
avatar
Mensajes : 2154

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The sun will rise and we will try again.

Mensaje por sassybooty el Miér Ago 16, 2017 10:37 am

MAILEN BURNS
Estaba enviándome mensajes con Carrie, ella estaba interrogándome todo, peor que yo, y eso que la que iba a convivir por tres meses con una familia desconocida era yo. Bueno, conocía a Pattie y John, pero no conocía del todo a su hijo. Mi padre es el mejor amigo de John, quien conoció a Pattie ya con un hijo, Justin, el cual solo ha venido unas veces a casa, fueron muy pocas y esas veces se encontró reacio a entablar una conversación — Princesa, en un rato salimos ¿Tienes todo? — pregunto mi padre, cerré todas las aplicaciones y asentí mientras lo guardaba en mi mochila. — Bien, terminare de ayudar a tu madre con lo ultimo y ya salimos — dijo saliendo de mi cuarto. Tome mi maleta y mi mochila, echando una mirada por si me olvidaba de algo, pero no, de todas formas tenía las llaves y podría venir a buscarlo cuando quiera. Baje la maleta y la mochila en la sala para ahorrar tiempo y ayude a mis padres con lo último. Mi madre en cada pasada me daba un abrazo fuerte murmurándome todo lo que me iba a extrañar, que no quería marcharse, y demás. Pero hace diez años que no se tomaban vacaciones. Es mi último año y no podía faltar al instituto tres meses. Y si ellos no se iban de viaje pues, perderían las vacaciones y el paquete. Mi pare pasaba y acariciaba mi mejilla. Hasta que llegaron las cuatro de la tarde y mis padres tenían que estar a las siete en el aeropuerto. Por lo que nos apresuramos, John vivía a menos de quince cuadras, no era tan lejos, pero el aeropuerto estaba a cuarenta minutos de aquí y con todo el trámite que tenían que cumplir era mejor ir con tiempo. Todo el camino tuve a mis padres pidiéndome que me comporte, que ayude en la casa, y que me hubieran dejado dinero y le darían dinero a John por cuidarme, aunque ellos dijeron que no era necesario pero yo tampoco permitiría quedarme. Al llegar fui bien recibida, Pattie era una gran mujer, su sonrisa era muy amable y parecía muy compañera, lo notaba cuando hablaba con mamá. Y también comprensible. John al igual que mi papá era una persona bromista, aunque mi papá siempre solía irse por las ramas. Termine con una costilla quebrada seguramente por mis padres, pero no dije nada, también los iba a extrañar.

Una vez que se fueron Pattie me hizo entrar, insistí en que yo llevaba la maleta pero John tomaba el trabajo por mí — Espero que estés a gusto, cualquier incomodidad, molestia o lo que fuere, me lo haces saber ¿Si? Estoy segura que no estarás acostumbrada a mucha convivencia masculina — dijo riéndose, John se rio — Soy un buen compañero de vida — se defendió a lo que sonreí — No se hagan problema, suelo acostumbrarme bastante, no creo que nada me moleste, además no son ustedes lo que se tienen que amoldar a mí, yo me tengo que amoldar a ustedes, y así está muy bien — digo simplemente y ella me sonríe — Eso es lindo de tu parte amor, pero en serio, si algo te molesta dilo — paso por un cuarto, me explico que era el de ellos, luego paso por otra puerta, el baño — Esta es la habitación de Justin, fue a futbol— me informo, a lo que asenti. Me dejan en mi cuarto, está perfectamente limpio, y huele a fresas y jazmín — Bien, siéntete como en tu casa Mai ¿Si? — después de aquello me dejaron sola, le envié un mensaje a Carrie y converse con mis padres mientras acomodaba algunas cosas. Cuando me avisaron que estaban a minutos de despegar deje el celular sobre la cama y baje, John estaba leyendo algunas cosas de trabajo seguramente, pregunte por Pattie y me dijo que estaba en la cocina.  Ofrecí mi ayuda, me encontraba haciendo la ensalada mientras conversamos de cosas triviales cuando se escuchan murmullos y como un perro ladraba, tras una cadena de insultos — El perro de mi vecino odia a Justin asique abra llegado — murmuro Pattie, sonreí un poco nerviosa. Él tenía mi edad, era tan solo un mes más grande que yo. Y fue así como la puerta de la cocina que daba al patio trasero se abrió dejando ver a un Justin más alto y fornido de la última vez que lo vi. Estaba repleto de sudor, seguramente por la pinta que tenia venia de jugar al futbol. —Oh dios, estas un  puerco. ¿Cómo te ha ido? Por cierto, espero que hayas recordado que hoy llegaba Mai  — dijo dándome una mirada cariñosa, le correspondí y mire a Justin — Hola Justin, es bueno volver a verte ¿Quieres un vaso de agua? Se te ve agotado  — le ofrezco, porque cuando hago deporte necesito bastantes litros de agua.
avatar
Mensajes : 4372

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The sun will rise and we will try again.

Mensaje por sassybooty el Miér Ago 16, 2017 11:15 am

HARRY STYLES


Cuento a hasta veinte porque creo que voy a tirar todo por la borda si no me calmo un poco.  No es para menos que este un poco, alterado, si es la palabra correcta. Soy gerente de una importante cadena de hotelería, arraso nacionalmente y ahora abrirá fronteras a lo internacional.  Tiene 5 estrellas,  todo si hoy no nos quitaban una. ¿Por qué? Porque todos los problemas que se podían desenvolver durante todo el año pues parecieron querer desembocar precisamente hoy, ahora. Y como gerente de este hotel  tenía que tener todo en orden, y casi pierdo mitad de mi preciado cabello en un día. Casi despido a todo el personal, a algunos huéspedes y casi me tiro del último piso. Si, ha sido un día de locos. Podría ser que estaba bastante nervioso desde hoy  la mañana, es un horrible comienzo de semana. Bien lunes. Y eso que no suelo guardarle rencor, si yo digo que el lunes no es responsable del domingo. Pero todo empezó el domingo. Eso es que me fui de fiesta, y la pase horrible, no había buena compañía, me había cruzado a mi ex, que fue capricho porque cogía bien no más y hacia todo, de lo que le pidieras lo hacía, pero jamás la amé, pero la idiota se engancho se ilusiono y me hizo escenitas en cada esquina que me vio cuando chamuyaba a una chica. Me dejo sin nada. Asique regrese de muy ml humor, ebrio y hoy me levante con resaca, enojado porque había olvidado que hoy tenía que estar lucido ¿A quién se le ocurría salir de joda un maldito domingo? Siempre iba a tomar algo cada noche, conquistaba chicas sin ningún problema, pero no como ayer, fue el límite. Me senté en mi oficina y pedí a Tim que me preparara un café cargado y me lo trajera, usualmente no lo molestaba con cosas así cuando podía, pero necesitaba estar solo unos minutos, estaba por terminar mi turno por lo que agradecía cualquier consentimiento. Unos golpes me hacen eco en mi cabeza — Pase — solo esperaba que por favor no fuera mi jefe, o uno de los dueños, era una compañía de hermanos, muchos dueños, no sé como sigue a pie esto con tantos dueños. Pero era solo Tim, porque si no me comería un horrible sermón. — Gracias Tim… siéntate ¿Cómo van las cosas allí afuera? — tomo el café y él comienza a tranquilizarme de que todos están tomando calma y que poco a poco los huéspedes se van calmando ¿Qué había pasado? Una pareja pareció estar discutiendo por una infidelidad supuesta con una de las chicas de servicio del hotel, luego había un niño desaparecido y que era nuestra culpa y no de la supuesta niñera que tenía que cuidarlo, luego a una señora que se le ahogo el perro, Tim lo salvo. No sé, toda una cadena de tonterías que opacaron el hotel en ojos de una súper estrella reconocida mundialmente. Y un tanto caprichosa a la hora de visitar hoteles.


Cuando llega la hora de irme al hotel, paso por todas las aéreas dando una última re ojeada, algunas advertencias, y algunos ultimátum para algunos, porque sabía bien perfectamente que Lía, si la chica de servicio que estaba metida en el lío anterior, tenía que ver con mucha verdad que habían dicho de la supuesta infidelidad, pero mentiría al decir que fue solo su culpa, Lía se me había insinuado, pero no he tocado a ninguna chica que pertenezca al hotel, pero lo que voy es que el tipo tiene culpa también, por darle el pie a hacerlo y por meterse en otra cueva que no sea la de su novia, pero aprendí que el cliente siempre tiene la razón, aunque no la tenga, la tiene. EN fin, le di el ultimátum. Salí del hotel exhausto, hoy tal parece que no saldré a ningún lado, llegare al departamento, me duchare, pediré comida y me quedare mirando una serie o película por netflix. Tan aburrido como la vida de mi mejor amigo. Aunque este últimamente gracias a su novia ha tenido más aventuras.  Estaciono en el estacionamiento del edificio de donde vivo, subo el ascensor al piso 7, voy sacan do las llaves cuando veo a Catherine sentada en el suelo con un paquete en la mano y  la puerta cerrada. Me desconcierta el hecho de que ella esta solamente cubierta por una toalla, y su cabello esta húmedo — ¿Te echó? — le pregunto riéndome mientras abro la puerta de mi departamento, queda en frente del de mi amigo, pero ante su mala mirada y su explicación de que ha abierto la puerta porque llegaba un paquete que esperaba, el perro de su hermano cerró la puerta dejándola fuera. Y me recordó que era el aniversario de su hermano por lo que no volverían. — Voy a apiadarme de ti, porque si sigues así puede que te resfríes o que alguno te viole — le digo haciéndola pasar, no puedo reprimir mi impulso y mi mirada se va  a la silueta de su zona trasera. Sonrió. — Te daré algo para que te pongas — le digo dejando mi bolso y las llaves sobre un sillón. Busco una remera y un bóxer, supongo que lo puede usar de short — Esta limpia y el bóxer es nuevo. Pero me tienes que comprar un bóxer nuevo — le digo entregándole — Oh… me iré a dar una ducha, puedes cambiarte en mi cuarto. Trata de no hurgar mis cosas…si falta algo sé a quién culpar — le guiño el ojo y me rio — Oh… ¿Acaso esto es una táctica para acostarte conmigo muñeca? Vaya… te has tomado largo trabajo ¿Hace cuanto esperaste? — me rio y entro al baño antes de que me dé con un zapato.
avatar
Mensajes : 4372

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The sun will rise and we will try again.

Mensaje por CatCatCat el Jue Ago 17, 2017 4:16 pm

JUSTIN BIEBER;

Algo me había dicho mi madre antes de que cerrara la puerta de mi auto y partiera a la cancha para entrenar, solo le hice un gesto indicándole que ya iba tarde y que no había entendido nada de lo que me decía a lo que ella solo sacudió la cabeza y gritó que condujera con cuidado. En menos de diez minutos me encontraba en medio de la cancha calentando para comenzar a jugar junto a los chicos. No es que fuese egocéntrico o presumido pero era bastante bueno en el deporte, hace poco nuestro capitán se había lesionado feo por lo que estaría unos buenos meses sin practicar. Era una noticia horrible, él vivía y respiraba por el equipo, y que no pudiera jugar lo estaba destrozando pero tenía que mejorarse por completo si quería volver a jugar algún día. La cosa es que necesitábamos nombrar un nuevo capitán, al menos por el tiempo que nuestro verdadero capitán se mejoraba. Me había propuesto a mi pero los rechacé en el acto, no tengo lo que hace falta para ser un buen capitán y creo que mucho no veía eso, solo se concentraban en el hecho que son bueno jugando. Juego bien porque no tengo miedo a lastimarme ni a sobre esforzarme, el futbol era una forma de drenar todo lo que tenía dentro y yo tengo muy claro que no hay una pizca de disciplina en mi, jamás podría ser capitán, ni en sueños. Corría detrás de Johnson quien tenía el balón en sus manos, estaba a punto de hacer un punto y no iba a permitirlo. Sin que me importara nada me abalancé sobre él derribándolo, me levanté rápidamente, cogí el balón y se lo lancé a Dawson a unos metro más allá. Mientras corría, ahora en la dirección contraria, tenía mis ojos puestos en Dawson que esquivaba con destreza a nuestros oponentes. Alguien intentó derribarme pues sabía cual sería nuestra próxima jugada pero fui más rápido y lo esquivé haciendo que se diera de bruces contra el suelo. —¡Justin! —gritó Dawson al mismo tiempo que lanzaba el balón en diagonal, en mi dirección. Corrí aún más rápido para alcanzar el balón, salté para tomarlo y casi tropiezo cuando caigo al suelo pero la línea de anotación está a unos pocos metro. Dos segundos después estoy en el suelo, pero al otro lado de la línea de anotación. Marcamos el punto final y el juego terminó. —Buena jugada. —me felicitó mi amigo Kyle estirando su mano para levantarme del suelo, era él quien por fin me derribo pero no alcanzó a evitar la anotación. 

Devuelta en casa me estacioné y abrí el portón que daba al patio trasero, inmediatamente el perro del vecino comenzó a ladrarme con odio. —Perro de mierda... —murmuré, mi madre prefería que entrara por la cocina cuando venía de jugar para que no llenara la entrada con tierra. —¿Cuándo será el día en que ese maldito perro pierda sus jodidas cuerdas vocales? —gruñí abriendo la puerta de la cocina, dejando caer mi bolso en el suelo. Fruncí un poco el ceño al ver a Mailén en medio de la cocina, sin entender nada. ¿Qué hacía ella aquí? Miro a mi madre, que como siempre se queja de mi estado. No respondo porque acabo de caer en cuenta que es eso lo que me intentó decir antes de que me marchara a la practica. —Puedo hacerlo yo mismo. —digo sin más cogiendo un vaso llenándolo de agua helada del refrigerador. —¡Justin! Se amable. —mi madre me reprende y tengo que forzarme a no rodar los ojos. Pattie puede ser todo un ángel pero siempre era mejor no hacerla enfurecer. —¿Qué? No estoy herido ni parapléjico como para no poder servirme un vaso de agua. —me defiendo con simpleza luego de beber todo el contenido del vaso y lo vuelvo a rellenar para tomar mis cosas y subir a mi habitación mientras mi madre sacude la cabeza con desaprobación. [...] Poco después de ducharme el grito de mi madre me indica que la cena está lista así que bajo trotando las escaleras, moría de hambre. —¿No podrías al menos vestirte? —mi madre me señala ladeando un poco la cabeza mientras terminaba de colocar una fuerte con brócoli en la mesa. —Hice el esfuerzo, traigo shorts. —sonrío de lado hacia mi madre. Traigo el cabello mojado y unos shorts deportivos, nada más porque estoy en la comodidad de mi casa y si a Mailén le molesta pues no es mi problema. Ella está allí ayudando a mi madre con todo y no puedo evitar sentirme enfadado con su constante sonrisa. Paso un brazo por los hombros de mi madre y beso su cabeza con una pequeña sonrisa antes de sentarme, creo que ella es la única persona con la que no puedo ser el Justin malhumorado de siempre. —No tienes remedio. —rió ella sentándose frente a mi padre quedando Mailén frente a mi. Perfecto.
avatar
Mensajes : 2154

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The sun will rise and we will try again.

Mensaje por CatCatCat el Jue Ago 17, 2017 6:10 pm

CATHERINE HILL;

En principio no estaba muy segura si sería una idea del todo buena mudarme con mi hermano y su novia, ellos tenían una habitación extra y mi hermano sabía lo mucho que odiaba vivir en los dormitorios de la universidad. Ya estaba en mi último año de universidad, anteriormente había estado viviendo en un departamento cerca de del campus con el que ahora es mi ex novio, la relación terminó de manera mucho más dramática de lo que debería por culpa de él así que tomé mis cosas y volví a los horribles dormitorios. Creo que estuve allí dos meses antes de que Dylan me dijera que me mudara con él, su edificio seguía estando dentro del radio de la universidad y ni a él ni a su novia le molestaba mi presencia, en realidad nos llevamos muy bien los tres. Ya tenía unos buenos tres meses aquí y todo iba de maravilla, incluso Dylan me había me había mencionado que estaba pensando en comparar una casa a las afuera de la ciudad, claro que me dejaría seguir quedándome en el departamento pues el sector donde estaban buscando casas era casi al otro lado de la universidad, nada práctico para mi. Hace poco había llegado de la universidad, estaba estudiando arte con mención en ilustración y había pasado todo el día en el taller trabajando en un mural que nos habían mandado a hacer, tenía pintura por todos lados así que lo primero que hice fue meterme en la ducha para sacar la pintura. Cuando cortaba el agua escuché como llamaban a la puerta, Dylan me había dicho que hoy llegaría algo para él así que tenía que estar atenta. Supuse que era eso y rápidamente me envolví en una toalla y fui a abrir la puerta, firmé y el hombre se fue rápidamente dejándome allí con el paquete, me volteé para entrar nuevamente al departamento pero la puerta estaba cerrada. Maldito Magnus. Dylan tenía un bulldog inglés llamado Magnus, es un amor pero estoy segura que está ideando un plan para hacer que me vaya de aquí. Miré a mi alrededor, no tenía nada de nada conmigo, ni siquiera mi teléfono como para llamar a alguien. Golpeé la puerta del frente pero nadie abrió, supongo que por la hora Harry todavía no había llegado. No me quedó más que sentarme en el suelo sosteniendo la toalla fuertemente y esperar que Harry llegara pues sabía que mi hermano pasaría la noche afuera. Increíble. Me estaba comenzando a entumecer, el piso estaba helado y mi cabello seguía mojado, el aire que corría por el pasillo tampoco ayudaba. No estoy segura cuanto tiempo estuve ahí cuando Harry apareció, lo miro mal desde el suelo. —Salí a recibir este jodido paquete y Magnus cerró la puerta. —expliqué levantándome del suelo. —Que considerado eres. —digo con cierta ironía mientras entro a su departamento, no era la primera vez que estaba aquí pero tampoco es como si Harry y yo fuésemos los mejores amigos de toda la vida, nos conocemos de años porque es el mejor amigo de Dylan. —Gracias. —tomo la ropa que me entregaba, de antemano sabía que me quedaría gigante, Harry me debía sacar al menos dos cabezas de estatura. —Seguro, porque muero por revolver tus cosas. —ruedo los ojos divertida porque sé que no habla en serio. —Si quisiera acostarme contigo lo habría hecho hace mucho tiempo, créeme Styles. —ahora fue mi turno de cerrarle un ojo y fui hasta su habitación para cambiarme. Una vez que tenía su ropa puesta aproveché la toalla para intentar secar un poco más mi cabello pero seguía estando húmedo. Vuelvo a la sala y tomo el teléfono, no eran mucho los números que me sabía de memoria pero uno de ellos era el de mi lugar de comida china preferida, ordené comida para ambos. Me senté en el sillón y encendí el televisor colocando mis piernas sobre la mesa de café, la remera que Harry me había dado me quedaba tan larga como un vestido que cubría lo justo y lo necesario así que la mayor parte de mis piernas estaban al descubierto, al menos aquí no hacía frío. —Nos ordené comida china. —informé cuando noté que Harry aparecía por el pasillo, con la mirada fija en el televisor. —Pagaría por ella pero no tengo nada conmigo. —me encogí de hombros volteando para verlo, sonreí con inocencia. Harry traía su abdomen al descubierto y pequeñas gotas caían de su cabello, con toda mi fuerza de voluntad mantuve la mirada en su rostro y no en su cuerpo. —Te lo devolveré en cuanto pueda. —agregué ante su silencio cruzando mis brazos sobre mi pecho.

<3:
Perdona por la demora ;-; Espero que esté todo bien. Por cierto, tus respuestas me encantaron<3
avatar
Mensajes : 2154

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The sun will rise and we will try again.

Mensaje por sassybooty el Sáb Ago 19, 2017 8:01 pm

MAILEN BURNS

Termino de darme una ducha y estoy envolviéndome en la toalla cuando la puerta se abre de par en par dejándome ver a un Justin recién levantado, vestido únicamente en bóxers, bostezando y con sus pelos revueltos. Lo primero que atino a hacer es gritar ocupado y cerrarle la puerta en la cara. — Lo siento — murmuro cuando la abro y paso por su lado para correr hasta el cuarto donde quedaba. — Madre mía — susurre intentando recuperar el pulso. Estuve unos segundos intentando olvidar lo sucedido mientras me secaba y cambiaba. Un vaquero negro con un buzo color gris, unas converse negras y mi mochila. Antes de salir me percate que no me había peinado por lo que suspire y comencé a intentar quitarme los nudos lo más rápido posible. Unos toques en mi puerta se escuchan le doy el pase y era Pattie avisándome que John saldría en breve, que podría alcanzarme camino al trabajo. — Gracias por traerme, John — le digo quitándome el cinturón de seguridad dándole un beso en la mejilla — No es nada… intentaremos convencer a Justin para que te traiga y te lleve a casa, después de todo comparten hora ¿Verdad? — dice y niego, realmente no es algo que Justin esté dispuesto a hacer, y será incomodísimo. — No hace falta John, seguramente el coche estará para hoy ¿Si? — me despido bajando del auto. Me acomodo la mochila en el hombro y camino hacia el interior del instituto.

Faltaban minutos no más para entrar a clases, quizás unos diez o quince, y sabía que Carrie estaría recién levantándose. No sé como hacia siempre para levantarse tarde y venir a tiempo y bien arreglada. Pero asumo que vivir a unas cuadras del colegio tenía sus ventajas. Abro mi casillero cuando llego a él, saludo a Dylan y a Marcus cuando pasan saludándome. Eran amigos de Jackson, mi ex. Un gilipollas que no quiero hablar de él. Punto. Estoy quitando algunos libros y poniendo otros hasta que noto algo en el fondo del pasillo, pareciera como un grupo de chicos están empujando a otro, y logro conseguir ver quién es. Es raro, usualmente Justin no se deja empujar así. Realmente no estoy pensando lo que estoy haciendo pero cierro mi casillero tomando mi mochila para trotar fuera, cuando paso la puerta de vidrio consigo ver a un grupo propinándole golpes — Hey hey hey — comienzo a gritar llamando la atención de ese grupo de malandras — ¿Qué no escuchan par de imbéciles? Déjenlo — digo completamente segura. Quizás las clases de autodefensa sirvan de algo, a la mierda, soy buena en kung fu. Me tranquilizo cuando lo dejan de golpear, pero no se mueven, solo uno se gira hacia mí y se ríe, sígueme subestimando idiota— ¿O sino qué? — se cruzo de brazos y miro a otro de sus colegas. — Vamos, o sino nada, no están siendo justos, cinco contra uno que subida de autoestima por favor — le digo, no miento si digo que me tiemblan las patas, pueden ser estúpidos que decidan golpear a una chica. Este me mira, se da vuelta y le da una patada pero frena ahí y viene con sus amigos, retengo un suspiro cuando me toma del mentón a la fuerza claramente — La próxima vez que te metas en asuntos que no te incumben morocha tomare cargos al asunto — no le escupo en la cara porque no estoy en condiciones, pero cuando se marcha enseguida voy hacia Justin quien esta levantándose del piso, cuando lo intento ayudar no hace más que casi empujarme tras insultarme y marcharse. Vaya, y una que lo ayuda de que salga completamente herido — De nada idiota — suspiro y entro a clases, ignorando completamente al rubio que mira hacia la ventana ignorando todo como si hace cinco minutos atrás no haya sido víctima de unos idiotas que intentaran golpearlo. — Hola — mi mirada va hacia delante, donde me saludan, y veo a un castaño de ojos claros. Hablando de idiotas. — ¿Qué quieres Jackson? — no voy a especificar mucho, tan solo diré que corté con él, pero eso fue por su culpa, si no hubiera decidido cagarme con medio colegio y catalogarme como la cornuda del colegio, hubiéramos seguido. — Vamos ¿Seguís molesta? Ya sabes por qué paso lo que paso — dijo sentándose en el pupitre del frente, lo miro molesta — Creo que todavía me da más razón para acabar, perdóname por no darte sexo cada vez que respiras, imbécil — cierro el libro que tengo y me levanto tomando la mochila para sentarme en el último lugar libre, que es detrás de Justin. Carajo.  — Deja de gruñir como un perro, admite que me debes una Bieber, si no fuera por mí estarías botando sangre o quien sabe con una hernia estomacal — dije sin más para que dejara de verme así .
 

avatar
Mensajes : 4372

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The sun will rise and we will try again.

Mensaje por sassybooty el Sáb Ago 19, 2017 8:03 pm

HARRY STYLES


No le daba más rosca al asunto, digamos que ver a Catherine en tan diminutos trapos, y esto era solamente un pedazo de tela rodeando su cuerpo denominada toalla, con su cabello húmedo, y al natural. No debería de sentirme tan vistosa ante mis ojos pero supongo que al verla así despertaba a mis hormonas de una forma que era común. Aunque no siempre pienso en sexo cundo veo dos esbeltas piernas bronceadas a mi disposición. Mi mente no de dispara a la locura hormonal cada vez que ve a una chica casi desnuda. Bueno ¿Qué hombre no tragaría un poco de saliva duramente al ver una chica que es catalogada como una chica totalmente atractiva? A lo que va la respuesta es que no se me puede culpar, ni siquiera Dylan. Nadie. Ni siquiera ella misma. Si no supiera nuestro historial seria un escusa perfecta la de inventar quedarse afuera y echarle la culpa al pobre perro. No tardo mucho en la ducha, sinceramente dudo de dejarla sola allí afuera sola sin mi supervisan, sabía que era una  chica muy curiosa y cando comenzaba a tantear las cosas, y no me gustaban que tocaran mis cosas sin mis consentimiento o que tuviera mis ojos observándola. Enrollo la toalla en mis caderas, dejándola colgada allí mientras seco un poco mi cabello, el cual me lo había cortado después de tantas gastadas por parte de mi amigo, pero claramente que había decidido por mí cortármelo, porque tomaba mucho tiempo y las chics se ponían algo agresivas en la cama con el cabello largo. Si es un porque medio estúpido por el cual me corte el cabello y que ninguno pensaría que diría. Cuando salí me fije que Catherine estaba cómoda como si fuera su casa, hasta había tomado mi teléfono y pedido comida. —Vaya, no te ofrezco ponerte más cómoda porque seguramente te mudas — bromeo y desanudo mi toalla pero no la suelto, mi mirada va a la tele, si no miro hacia otro lado, nuestra escases de ropa puede intervenir y realmente para estar con ella y tener sexo no tengo nada de alcohol en cima. No es su cuerpo el problema,  quizás ella, aunque no es el punto, el punto es que es quien es ella, y lo que pasara más tarde. El código de amigos. Mejores amigos. No fornicar con las hermanas. Están en todos los códigos de todos los amigos. — Claramente que me pagaras, y te diría que pagaras también la mía, como cobro del hospedaje, pero siendo que estoy en bueno tan solo pagaras la mitad — digo perdiéndome en mi cuarto. Me seco bien y pongo un bóxer, un pantalón de algodón, dudo en ponerme una remera, pero lo hago de todas maneras. Evitar confusiones ¿Tal vez?


Eso no es verdad, para mí fue Derek el que lo mordió, es así ¿Por qué sabría que necesitaba el inhalador ah? — pregunto, no sé como resulto pero estábamos por netflix, no nos poníamos de acuerdo en ninguna película y pues ella dijo algo de ver una serie, y murmuro Teen Wolf. Eso era para adolescentes, pero tuvo  que ponerlo y ahora estábamos sacando conclusiones. Ella decía que Derek Hale no era el que mordió a Scott McCall, pero sino quien va a ser sino? Él tenía que hacerlo. Seguimos mirando pero de repente todo se pone a oscuras y hay un silencio horrible. Se había cortado la luz claramente. Me levante de donde estaba sentado dejando el plato de comida sobre la mesa de café y fui hacia la ventana — Parece ser que se corto en el edificio — dije al ver que la manzana de enfrente ni ninguna otra había sufrido un corte. Camine con la linterna del celular a buscar una linterna para ir a ver al conserje. — ¿No le temes a la oscuridad verdad? — pregunto iluminando su rostro — Espero que no creas en licántropos, quizás el Alfa te este buscando a ti — bromeo saliendo del cuarto. Cuando la puerta se cierra, suspiro. Olvide las llaves dentro. — Idiota — no hago nada, camino hacia el ascensor y cuando toco el botón quiero pegarme por pelotudo. Si no hay luz menos va a ver ascensor idiota. Voy por las escaleras y noto como no soy el único con linternas yendo a una misma dirección, ir donde el portero. Cuando llegamos ya estaba el de quinto b hablando con Julio, quien dijo que había saltado una térmica y eso había hecho saltar a todas las otras y que tenía que esperar unos minutos para reconectar todo. Subí las escaleras hablando con uno del piso hasta que entro y yo pedí llave al portero porque siempre le dejaba uno de repuesto por si tenía que arreglar algo o yo pedir algo. Cuando entro casi soy recibido por un bate de beisbol — ¿Estás loca? Ese bate me lo firmo Derek Jeter ¿Qué haces tomándolo? — estaba seguro que lo tenía en mi cuarto perfectamente colgado. Casi me agarra un infarto y no precisamente porque casi fui golpeado por este palo que pudo provocarme veinte puntos. — Por favor, no vuelvas a tocar esta reliquia — le pido dejando el bate en el lugar. Suspiro — Julio dijo que había saltado una térmica, en minu…Oh ves? Ya llego. ¿Tu hermano no le dio a Julio una llave de repuesto? — le pregunto cruzándome de manos.
 

[spoiler="fdr"no te preocupes, cuando puedas sin apuro. Yo h abía tenido un episodio de bloqueo pero pude !! no fueron las mejores, but espero que te hayan gustado... :)[/spoiler]
avatar
Mensajes : 4372

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The sun will rise and we will try again.

Mensaje por CatCatCat el Mar Sep 05, 2017 7:18 pm

JUSTIN BIEBER;

Como todas las mañanas, en cuanto me despierto prácticamente tengo que arrastrarme al baño para darme una buena ducha y así terminar de despertar por completo. Esta mañana fue algo diferente pues en cuento abro la puerta escucho como alguien grita y vuelve a cerrar la puerta con fuerza. Mi primer instinto -y porque aún seguía medio dormido- fue preguntarme que mierda sucedía, era demasiado temprano para que mi cerebro se diera cuenta que se trataba de Mailén. Había olvidado por completo que ahora ella se encontraba viviendo con nosotros. Joder, me iba a costar acostumbrarme y no soy bueno acostumbrándome a las cosas. Me revuelvo el cabello y espero a un lado a que salga, si volvía a mi habitación no haría más que volver a dormir y jamás iría a clases. Por mi no me importaba si iba a clases o no, pero una de las normas para permanecer como titular en el equipo de futbol es mantener cierto porcentaje de asistencia y un mínimo de calificaciones. Estaba bien con estas últimas pero no muy bien con la asistencia, digamos que prefería ocupar mi tiempo en otras cosas que sentarme una hora y media escuchando a un viejo hablar sobre historia. Miro a Mailén alzando una ceja y sin más entro al baño para darme una buena ducha. El trato con mis padres era que intentaría no hacer la vida de Mailén tan imposible mientras estuviera con nosotros siempre y cuando no me obligaran a pasar tiempo innecesario con ella, solo compartiríamos lo justo y necesario, y eso incluía que ella debía llegar por sus propios medios al instituto. No iba a cambiar de opinión, me vale madre si ambos entrábamos y salíamos a la misma hora. 

Creo que debía suponer que el día no mejoraría. Incluso, no debería sorprenderme que fuera de mal en peor. Ahora solo me encontraba sentado barajando la opción de largarme de aquí y mandar a la mierda las clases. Mis costillas me duelen un poco pero me tranquiliza saber que no es un dolor de fractura, las fracturas de costillas eran algo complicadas y me prohibirían jugar. Después de todo es eso lo que intentaban estos malditos hijos de perra. Sabían quienes eran, no recordaba sus nombres pero no necesitaba hacerlo para reconocerlos como amigos de Johnson, el chico que quiere el puesto de capitán en el equipo sin importar cual sea el precio y yo soy lo que se interpone entre él y el puesto así que sus amigos hoy intentaron despejar el camino por él. Porque claro, Johnson no puede verse entrometido en esto así que manda a estos gorilas a hacer el trabajo sucio. Era una jodida ridiculez puesto a que yo ni siquiera quiero el maldito puesto. Y si es que esto no fuese lo suficientemente irritante Mailén tenía que aparecer para hacer todo aún peor. Joder, la chica de verdad cree que me hizo un favor cuando ni ella sabe en el lío que se puede haber metido por entrometida. —Deberías comenzar a preocuparte por tus propios asuntos, Burns. Nadie pidió tu ayuda así que deja de actuar como si fueras un jodido héroe. —gruño aún más molesto pero me veo obligado a dejar ir el asunto porque la clase ya comenzó y ni loco me expondría para que me mandaran a detención, no nuevamente. [...] Cuando llego a casa después de entrenar es imposible que mi madre no note las marcas de los golpes. No eran tan grandes ni notorias pero esa mujer podía notar hasta el más mínimo cambio. —Fue la práctica de hoy. —digo rezando para que sea suficiente para que mi madre no se altere, con extraña delicadeza quito sus manos de mi rostro e intento lucir convincente. Pero Mailén está aquí en la cocina también, observando todo. Mis ojos recaen en ella con dureza, juro que mis paciencia pasaría a ser inexistente, si es que ya no lo era, si llegase a abrir la boca. —La cena está casi lista. —informó mi madre, aún con preocupación en sus ojos. Asiento y me doy media vuelta para ir camino a hacia las escaleras. Al salir de la ducha, mi reflejo en el espejo muestra una marca de buen tamaño en mis costillas derechas que comenzaba a cambiar de color. Había intentado entrenar con normalidad hoy pero fue casi imposible, creo que gracias a eso el morado se agrandó más. Con el cabello húmedo y una camiseta para cubrir mi torso y sus marcas bajo a cenar. Mi madre sonríe al pensar que estoy siendo considerado al bajar con camiseta. Joder, si tan solo supiera pero no quería lastimarla, no a ella.
avatar
Mensajes : 2154

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The sun will rise and we will try again.

Mensaje por CatCatCat el Dom Sep 10, 2017 6:41 pm

CATHERINE HILL;

La luz se había cortado y no podía ser mejor, nótese la ironía. Lo que más lamentaba es que no podríamos saber quién demonios había sido el que mordió a Scott. Por lo general no era muy asidua a este tipo de series pero esta me había llamado algo la atención y al parecer también había capturado a Harry pues él insistía en que había sido Derek siendo su mayor argumento el jodido inhalador. —Claro que no le tengo miedo a la oscuridad. —me defendí achinando los ojos gracias a que Styles apuntaba su linterna directamente a mi rostro. No mentía, no era a la oscuridad lo que le tenía miedo sino las cosas que se encontraban en ella. Digo, cualquier cosa podría salir de la oscuridad y yo no tenía como estar preparada para ello. Era totalmente lógico. De cualquier modo me quedé sola en el departamento, mi hermano no podría haber decidido dejarme sola una noche mejor. [...] Ruedo los ojos sentándome de nuevo en el sillón, abrazando un cojín. —¿Crees que si Julio tuviera una llave estaría aquí? —no es como si tuviera otra opción, prefería estar en mi departamento vistiendo mi propia ropa y recostada sobre mi propio sillón. —Dylan perdió su llave así que él anda con la llave que le había dejado a Julio, dijo que sacaría otra copia pero todavía no lo ha hecho. —expliqué enterrando mi rostro en el cojín cansada, no estaba segura que hora era pero había tenido un día bastante largo y agotador. —Disculpa por molestarte, me aseguraré que Dylan te lo recompense. —sonreí apoyando mi mejilla en el cojín. Había que ver el lado bueno de las cosas, debía agradecer que Harry era quien vivía en frente y no algún extraño, yo no era de confiar muy fácilmente en la gente. Terminé ayudándolo a ordenar y limpiar, dije que no me molestaría dormir en el sillón pues no es como si yo fuera tan grande y no estaba siquiera segura que Harry estuviera dispuesto a ceder su cama, como sea que sea no dejaría que durmiera en su propio sillón, él medía sobre el metro ochenta y sinceramente no creo que pueda caer cómodamente en el sillón.

Desperté temprano, había dormido extrañamente bien en el sillón, no solía dormir mucho así que cuando el reloj marcó las ocho de la mañana ya me las había ingeniado para preparar el desayuno. Cuando un somnoliento Harry apareció por el pasillo ya estaba limpiando el sartén donde había hecho los pancakes. —Buenos días. —murmuré mirándolo, tenía el cabello revuelto y por muy curioso que fuese, se veía hasta adorable. —Es mi especie de disculpa por lo de tu bate. —dije empujando un plato con una torrecita de pancakes en su dirección, era obvio que no tenía idea que ese jodido bate fuera tan importante para él. Desayunamos en silencio viendo lo que pasaban por la tele, hasta que golpearon la puerta y Harry se levantó para abrir. —Vengo por un demonio que me pertenece, su nombre es Catherine. —Dylan sonreía apoyado en el marco de la puerta, él parecía ser el único que le daba gracia la situación. Lo miré alzando una ceja, no era divertido. —Pero miren quién decide aparecer. —esa sonrisa fue borrada de su rostro casi inmediatamente cuando se dio cuenta mi vestimenta, frunciendo un poco el ceño. Dylan siempre había sido el hermano sobre protector que haría lo que estuviera a su alcance para ignorar el hecho que su pequeña hermana ya no era tan pequeña ni una niña. —Que tacaño Styles, podría haberle dado al menos un par de pantalones. —bromeó acercándose a mi para quitarme lo que me quedaba de mi pancake.

<3:
Babe, lamento la demora, no he tenido mucho tiempo últimamente :c
avatar
Mensajes : 2154

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The sun will rise and we will try again.

Mensaje por sassybooty el Sáb Oct 07, 2017 9:44 pm

MAILEN BURNS
Mi boca se abre y cierra como un pez, hoy quizás es el día en que los hombres adoptan un humor de mierda, o solo es una indirecta muy directa que este año es para centrarme de lleno en los estudios. Aprieto la madera del lapiz intentando ignorar todo lo que provocaron. Vale, pensandolo bien, a Jackson ya lo conocía , sabia que no iba ni voy a cambiar su naturaleza, le conviene estar conmigo, le ayudaba en varias materias, ademas era la unica chica que podia presentarle a su madre, y  agradarle, y Justin, bueno él era él, y tiene razón. No son mis asuntos, quise ayudarlo pero no tengo porqué intrometerme. No quiero amazar una mala relacion asique respiro profundo y empiezo a forjar atencion a la clase. Durante todo el día estuve con Carrie, ella insistiendo en que tengo que mandar a la mierda a Justin, y a Jackson de paso. Despues de todo eso, no paso nada interesante. Tuve que quedarme a ayudar a Carrie para una materia que le costaba, despues regrese a la casa de John y Pattie, donde solo estaba Pattie y la ayude a acomodar unas cosas, hasta que me dijo que hiciera mis cosas. Intente hablar con mis papás pero no era buena la comunicacion por lo tanto baje con Pattie, no me gusta estar sola. El silencio solo lo disfruto cuando lo necesito, por ejemplo a la hora de dormir. Hablabamos de cualquier cosa, ya que la conversacion con Pattie siempre fluia de lo más bien, hasta que Justin llego  la casa, y Pattie noto sus moretones, o habra notado alguna expresion o mueca de él que la ha hecho dudar. No dije nada, porque sabia bien que eso no era por el entrenamiento, y aunque no me gustaba mentir tuve que callarme la boca. No queria ponerme a Justin a mi contra, justamente es lo contrario. Nuestra familia se lleva bien ¿Por qué nos deberiamos llevar mal? Me gustaría saber qué fue lo que le hice, o por qué es así conmigo. Pattie no tardo en preguntarme si sabia algo, tan solo le dije una verdad, pero que no cubria lo que habia dicho Justin: que el entrenador se ponia exigente y el entrenamiento era bastante duro. Durante la cena me senti más comoda, no tan incomoda como la de ayer por lo menos, sabia que Pattie no estaba convencida de que eso fue solo entrenamiento, pero tampoco podia decirle nada, no sabia porque le pegaban, no sabia quienes eran, seria preocuparla y no poder ayudar en nada.
Estaba llegando tarde al insitituto, el mecanico habia olvidado solucionar un problema del conducto del aceite, que segun él era una pavada que termino tomando minutos que hicieron que este retrasada, pero por lo menos ta tengo movil, pero alguien me frena contra la pared del lado trasero del colegio — Mira a quien tenemos aqui... a la princesita que se la da de mujer maravilla — su agarre en mi muñeca estaba doliendome, ademas de impacientandome, queria gritar pero tenia su mano en mi cuello, impidiendo comodidad para hacerlo — Dile a tu noviecito que se cuide, y que se aparte si no es que quiere que lo apartemos y termine en una zanja — su aliento era de lo peor, me daba escalofrios, arrugo la frente — Vaya, Bieber teniendo a una muchacha tan rica como tu. Eres bastante tonta al parecer, sexy y caliente pero asi igual de tonta. Jackson es mucho mejor que Bieber princesa, o hasta yo, esa rata inmunda no merece tu cuerpesito — intenta besarme pero le doy un rodillaso en sus pelotas. Acaricio mi muñeca notando una marca roja, iba a dejar moreton. La puta madre. No espero y troto hasta dentro intentando recuperar el aliento. Voy al baño y me lavo la cara, e intento aliviar la muñeca ¡Encima traigo remera! Es un idiota. Rebusco algunas pulseras que tengo en la mochila, y me pongo todas en la muñeca para cubrir la marca. Cuando creo que estoy bien, troto hasta la clase, la profesora de Quimica me pone advertencia pero me deja entrar en clase, ya que le comente el problema, y al ser la primera vez, me lo permitio — Haremos un trabajo anual y promedial, suma puntos para la beca universitaria, sera un trabajo de a dos, sientese junto a Justin — frunso el ceño, mi compañero de quimica siempre era Gian — Gian ha faltado el día de hoy, Justin no tiene pareja asique lo haran de a tres, no acepto un trabajo individual — comento ante nuestros rostros. No digo nada y me posiciono a un lado de Justin. No sé por qué me odia, pero debe detestarme aun más ahora. — Hola nena — levanto la mirada y noto a Jackson mirandome coqueto, bufo virando los ojos. Ignorare todo lo que venga de él y  asi podre quitarmelo de encima, pero siento como toma mi muñeca y corre las pulseras — ¡Ay! ¿Qué haces? — me quejo tirando mi mano hacia atras, Jackson me mira con los ojos abiertos y vuelve a tomarme la muñeca, esta vez con más cuidado — ¿Quién te hizo esto Mailen? — suspiro y ruedo los ojos, acomodo mi garganta y saco mi mano de la suya — Nadie, dormi con las pulseras y colitas en las manos, me marco en seguida — menti. — ¿Piensas que te creere eso? — pregunta y yo bufo y me inclino — Lo que yo piense o me pase ya no te incumbe Jackson, date vuelta y dejame en paz ¿Si? — le pido sacando el cuadernillo de quimica. Sabia que no lo iba a hacer, pero la profesora lo encontro infraganti y lo hizo callar, por suerte. La muñeca no dejaba de punsar, me dolia pero no podia quejarme, seria muy notorio. Pasaria por enfermeria y le pediria que me diese una crema para moretones.
avatar
Mensajes : 4372

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The sun will rise and we will try again.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.