Últimos temas
» ethereal.
Hoy a las 5:52 pm por lalisa

» ✽kokobop.
Hoy a las 5:45 pm por hobi

» you exist inside the darkness.
Hoy a las 5:36 pm por lalisa

» you got the best of me
Hoy a las 5:20 pm por trashking

» partner in crime—♥
Hoy a las 4:34 pm por Mangata_

» 恋してる ♡
Hoy a las 3:58 pm por lalisa

» ...evernιgнт~
Hoy a las 3:41 pm por bultaoreune

» the habit of calling you.
Hoy a las 3:24 pm por lalisa

» Mi verdadero hogar está en tus brazos
Hoy a las 1:22 pm por Arijp96

Afiliados del Foro
Afiliados hermanos 0/5
Directorios y Recursos
Afiliados Elite 0/44

...evernιgнт~

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: ...evernιgнт~

Mensaje por uchiha el Lun Ago 28, 2017 8:10 am


Una pérdida de tiempo, era pretender interés en lo que un profesor se esmeraba en enseñar, cuando su mente en lo único que quería pensar era en cierta estudiante de cabellos oscuros y rostro angelical. Era una incomodidad, para el peli plateado, no poder distraerse. Acostumbraba a siempre divagar entre pensamientos, nunca concentrándose en uno solo, especialmente cuando el aburrimiento lo acompaña, pero aquel día se había vuelto una víctima entre tanta confusión. ¿Por qué le prestaba tanta atención a una desconocida? Mientras más se lo cuestionaba, más llegaba a la conclusión que era algo que su cuerpo había decidido sin pedirle una opinión a su cerebro. Un comportamiento inusual en él. Suspiró, recargando su espalda en el tronco de un árbol y dejando que las hojas le cubrieran de los rayos solares. El horario de clases había llegado a su fin, lo que significaba que pronto la tranquilidad del lugar se vería irrumpida por grotescas criaturas, ineptos cazadores e inocentes humanos. Y si tenía suerte: ella. Se sentó sobre el gras, sacando de su bolsillo un pequeño libro en latín, el cual relataba las aventuras de sus padres. Lo había leído varias veces, y no se cansaba de seguir haciéndolo, era su único contacto con aquellos que habían sido brutalmente asesinados por un vampiro. Alzó la mirada en cuanto una inusual sombra se situó a su lado, sorprendiéndose al reconocer de quién se trataba. — Mitsuha. — Susurro por acto reflejo. Mentiría si dijera que no estaba deseando que aquel encuentro pasara, pero no podía evitar el detestar el cómo su cuerpo se alborotaba del tenerla cerca. Sus manos habían dejado caer aquel objeto, y sus labios se mantenían entreabiertos. ¿Podía parecer más idiota? La atolondrada forma en que hablaba, hipnotizaba. El aura que emanaba su cuerpo delataba inocencia y obligaba a que él quisiera ser quién la protegiera. Sabía que su presencia haría su tarea más difícil, especialmente cuando todo lo que deseaba hacer era estar a su alrededor, pero aún así… no le importaba. Oyó con tranquilidad sus palabras, comprendiendo de mejor manera lo que sucedió aquella noche, quedándose así con mayor tranquilidad del saber que no había estado bajo ninguna clase de peligro. Sonrió, aunque inmediatamente tras su pregunta, aquella sonrisa murió, formando una mueca dura y arisca. Un par de segundos habían sido los necesarios para que su expresión se transformara a una amarga. Torció los labios, presionándolos entre sí, temiendo decir algo que la alejara, pero viéndose obligado a decirlo de igual manera. Mordió su lengua, contrayendo los músculos de su mano en puños. ¡Les habían interrumpido justo a tiempo! — ¡No seas maleducada, Mitsuha! Estabas con compañía y deberías presentarnos. — Aquella mujer… le daba una muy mala vibra. Con el ceño aún fruncido, se puso de pie, tomando a Mitsuha de la cintura atrayéndola hacía su cuerpo y presionándola contra su pecho. — No te alejes de mí cuando finalmente puedo tenerte a mi lado. — Susurró contra tersa piel de su mejilla, sabiendo que sus palabras solo serían percibidas por ella. — Lo lamento, pero ella y yo estamos ocupados. — Dirigió sus palabras a aquella mujer de edad quién respondió a sus palabras con un gesto desagradable. No le importo, no le afecto. No esperaría a recibir un sermón o un reproche, forzó a la morena entre sus brazos a caminar junto con él, alejándose de la tercera que había aparecido de pronto. Lo que había dicho, había ido en serio. No quería que abandonara su lado. — Vamos a mi habitación. — Ofreció, soltando suavemente de ella cuando ya estaban lo suficientemente lejos de la presencia de terceros. Por un momento había olvidado sus acciones, pues aquel dulce y embriagador aroma que desprendía su cabello lo había mantenido perdido en un limbo. ¿Qué le estaba haciendo esa mujer? 
avatar
Mensajes : 1660

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ...evernιgнт~

Mensaje por bultaoreune el Mar Ago 29, 2017 4:44 am


Si algo tenía claro respecto a nosotros, eran tres cosas muy fáciles de ver. La primera: ella se ponía realmente celosa con cualquier chica que se acercará a mi con cualquier intención, así como mi mal humor y protección hacia a ella salía a relucir en cuanto notaba que algún tipejo quería algo de su parte que solo podría obtener yo. La segunda: ella se veía linda de cualquier manera, Kouko es realmente atractiva en ciertos momentos del día pues en otros se convierte en un total ángel, y sabía perfectamente como cabrearme o como alegrarme el día. La tercera: ella era solo mía y no hacía falta que lo admitiera, aunque el hecho de que lo hiciera solo hizo mi ego resaltar y tocó algo en mi interior que me hizo sentir realmente bien. Y bien, llevado a otro punto, ¿acaso ella podía leer todas las formas en las que quería tenerla? Porque por mi mente no solo pasaba la ansiedad de tener su sangre recorriendo mis colmillos. Me guarde el cabreo que amenazaba con salir solo porque ella intentará provocarme nombrando lo que pudiera hacer con otro chicos, dejándolo a mi imaginación. Oh, ahora quería romper la cara de cualquiera. Sin embargo me concentré en seguirla con la mirada y escuchar sus últimas palabras antes de perderla de vista. Nunca le había pertenecido a nadie -aunque...puede que si una vez, pero prefería no recordarlo- y no sabía si en esta ocasión estaba siendo así o yo simplemente dejaba que ella creyera eso para complacerme. Pero...¿eso no era cruel? Ese tipo de acciones no iban conmigo, al menos no con mi yo del presente y mientras la pequeña chica de cabellos naranjas estuviera en mi vida. Desde que ella había entrado en mi vida todo era bastante distinto conmigo, mi personalidad, mis acciones. Y todo rodeaba en torno a ella.

La seguí después de algunos minutos que me quede pensando. Solo tuve que seguir su rastro, el aroma que había dejado. Era fácil para un vampiro con tanta experiencia como yo encontrar a alguien y ocultarse también. Por lo que podía divertirme un poco con ella en estos momentos. Simplemente me subí a uno de los árboles que la rodeaba con delicadeza y sonreí al verla algo perdida.-No deberías jugar al escondite con alguien que te lleva seiscientos años.-Comentó con voz firme y justo cuando ella va a mirar hacia donde estoy, me muevo con rapidez, agilidad y con total sigilo. Me coloco detrás de ella.- Si quieres jugar al ratón y al gato...Déjame dejarte claro que yo seré el cazador.- Murmuró en su oído para luego volver a alejarme antes de que ella me encontrará.-Si me llegas a encontrar en cinco minutos, admitiré que te pertenezco.-Le propongo desde otro lado y comienza un pequeño juego de ella busca y yo me alejo y me escondo con completa facilidad. Tic tac. De un momento a otro me dejo casi ver frente a ella, y encuentra grita por encontrarme, suelto una risa algo escandalosa.-Sigues teniendo un lado tierno de niñez y torpe...-Comento con algo de gracia y tocó su frente.-Han pasado más de seis minutos...Debes mejorar tu concentración y tu rapidez.- Ahora si mi tono es algo duro, porque no quiero que en el momento que yo no pueda encontrarme delante ella salga herida. Quiero estar a su lado siempre, pero si en algún momento eso no me es posible, tengo que tener claro que ella sabrá defenderse sola y cuidar de si misma.-Entonces...si no mejoras, tendré que buscar a alguna chica que tenga buenas habilidades y si tenga derecho a que le pertenezca.-Digo sabiendo que eso solo la haría cabrear pero también darse cuenta de que debía de esforzarse.

Frunzo el ceño y antes de que se marche agarro su brazo con algo de fuerza. Niego, creyendo que eso es suficiente para que ella paré y cambié de opinión, pero sigue siendo cabezona.-¿Quieres ir a entrenar con otros vampiros y con los cazadores solo por lo que te dije? Eso es estúpido.- Aclaro sin medir mis palabras, porque realmente no lo veía necesario. Más de una ocasión le había dicho que yo mismo la prepararía y la entrenaría para todos los problemas que pudiera presentar en un futuro, o en algo más cercano. Sin embargo ella siempre terminaba cansada antes de tiempo y yo no quería forzarla. Se podía tardar días en comprender todo el nuevo mundo que te rodeaba y tu nueva forma o podías tardar años en adaptarte a todo. Y por lo que veía, con Kouko se trataría de la segunda opción. Escucho sus palabras que estan muy lejos de ser la realidad, en otra ocasión podía ser, pero no en esta-No, no estoy siendo posesivo. El problema no es que estes con otros tíos. El maldito problema que tengo es que salgas lastimada y yo no pueda controlarme a matar a medio instituto por eso.-Confieso aún aferrando mi mano a su brazo y con mi mirada conectada a la de ella.
avatar
Mensajes : 5517

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ...evernιgнт~

Mensaje por bultaoreune el Miér Ago 30, 2017 3:03 am



Mi corazón se aceleró como nunca antes le había pasado y sentí por todo mi cuerpo un cosquilleo que hasta ahora no le había prestado tanto interes como cuando me había pasado con anterioridad. Sentirme entre sus brazos fue un momento reconfortarte, por un momento todos mis miedos y mis problemas desaparecieron. Y solo podía fijarme en sus manos en mi cintura y en aspirar el dulce aroma que él desprendía. Sabía que me esperaba un interrogatorio después de esto de parte de mi madre, y que desde ya no le caería muy bien Zero, pero... aún así no pude resistirme a marcharme con él y no mirar hacia atrás. Estaba demasiado embobada en el acercamiento que teníamos y en esas palabras que él había dicho y no dejaban de repetirse una y otra vez en mi mente. Solo volví a la realidad en el momento que fui consciente de que nos dirigíamos a su habitación. Espera,¿en qué momento yo había aceptado eso y por qué? Ahora si que me pondría de los nervios. Entré a su habitación completamente callada, y entonces encontré a otro chico. Oh, ellos parecían llevarse bien. Zero no parecía ser el típico chico con miles de amigos, parecía más bien solitario... pero era bueno verlo socializarse con alguien, puesto que siempre que lo había visto me había fijado en que estaba solo. Su compañero de cuarto -y posiblemente amigo- se presentó y yo salí de mi estado de pensamiento absoluto para sonreirle.-Mitsuha.-Dije rápidamente antes de que él prosiguiera hablando para decir que se iba a dar una vuelta. Claramente con la intención de dejarnos a solas. Oh vaya...si él se quedaba quizás hasta tendría más seguridad. Recorrí la habitación con mis ojos, completamente metida en observar cada detalle que me dejará entrever un poco más de la personalidad del chico que me acompañaba, y que era misterioso pero luego completamente atrevido a la vez. Y entonces vi algo que me llamo la atención. Colgado de su lado del cuarto -y lo suponía porque su compañero se había levantado de la otra cama del otro extremo- se encontraba una ballesta.  Solo con una flecha y completamente impecable. Era de decoración,¿no? Pero, parecía tan real...Justo cuando estaba a punto de tocarla, él me agarro mi mano impidiéndome dicha acción. Oh, al parecer..sí que era real.-Siempre quise aprender a usar una...o hacer tiro con arco. Pero mis padres nunca me lo permitieron porque alguien podía salir dañado.-Confieso como un sueño de hace unos pocos años, cuando me había dado por las artes marciales, o por querer mejorar mi concentración y precisión. -Creo recordar haber visto una parecida en algún sitio pero...no recuerdo donde.-Digo intentando recordar, pero todo es demasiado confuso porque no se crea ninguna imagen en mi cabeza.-Igual no podría usarla, soy muy torpe.- Me sonrojo levemente por mi confesión que también es algo torpe.¿Quién se ponía a hablar de eso y confesaba tal cosa delante del chico que le gustaba y en su habitación? Ah...¿YO HABÍA ADMITIDO QUE ÉL ME GUSTABA? No podía escaparse en voz alta ese pensamiento, no.-Siento que mi madre se haya comportado de forma tan impertinente...Le gusta saber con quien me rodeo-Me disculpo por el grito y la cara de desaprobación que ella había dado en el jardín minutos antes y suspiro. Me quedo callada entonces, notando que no he parado de hablar y él no ha dicho ni una palabra desde que me advirtió que el artilugio de su pared es de verdad aunque lo use de decoración. Entrelazo mis manos y juego con estas mientras me las miro. Venga, habla, di algo. No te quedes parada, no parezcas tonta.-También me gusta pasar tiempo a tu lado.-Siento un calor inmenso en mi cara y como ahora si no puedo levantarla debido a lo que acabo de decir, añadiéndolo a su confesión en el momento que me agarro de la cintura. Relamo mis labios y cojo aire, dándome fuerzas a mi misma para dejarme caer a su lado en la cama, quedando sentada. Su cuerpo tocaba un poco el mío, pero no era algo que me incomodara. Más bien todo lo contrario.-Podríamos vernos esta noche después de la cena...-Es más una petición que deseo que acepte a una sugerencia o pregunta.-Antes de que mis padres me encuentren y quieran encerrarme una semana por ser tan maleducada.-Explico. No solían arrestarme, no solían portarse mal conmigo...pero si es cierto que me habían advertido que no debía de dejarme llevar por las influencias y la adolescencia por estar dentro del internado. Ellos querían que siguiera siendo la misma niña de siempre, y yo había cambiado, había madurado. Agradecía que tenía a Kouko para contarle mis problemas. OH, DEBÍA DE CONTARLE QUE HABÍA CONOCIDO A ZERO Y QUE PARECÍA QUE ÉL TENÍA EL INTERÉS EN MI QUE YO TENÍA EN ÉL. Vale, si. Y ahora dejando más de lado la emoción...¿por qué el peli plateado se me había tan atractivo?¿Por qué sentía que quería tener su aroma entrando siempre en mi y sus brazos rodeándome de nuevo todo el tiempo? No llegaba a entender todos los sentimientos en mi interior pero...me estaba gustando.
avatar
Mensajes : 5517

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ...evernιgнт~

Mensaje por uchiha el Vie Sep 01, 2017 5:26 am



Baka. ¿Quién se creía para hablarle de esa forma? — Lo deje todo. — Sostuvo la mirada en la suya, desafiándolo. — ¡Lo deje todo cómo dijiste! Seguí ciegamente cada una de tus reglas… pero… a veces te olvidas que no ha pasado ni un mes. — Un día, salió de su hogar y sin mirar atrás, abandonó a sus seres queridos: condición dada por el azabache para entrenarla y enseñarle el vivir como un vampiro. ¿Lo había olvidado? ¡Ella lo tenía muy presente en su cabeza! Liberó su brazo, de un impulso y retrocedió dándose el espacio y la comodidad en su lejanía. Estaba molesta, y su humor hervía impulsado por los celos que su afirmación le había provocado. Él era todo lo que ella tenía, ¿acaso estaba mal sentir miedo de perderlo? — Actúas cómo si me conocieses de toda la vida. —  Gruñó. — O cómo si entendieras lo que pasa por mi mente. — Ambas manos viajaron hacía sus cabellos, ordenándolos en una cola alta, la cual le daría la habilidad y comodidad de moverse con mayor facilidad. Solo  había una persona que realmente entendía su nostalgia y era aquel al que solo conocía por medio de cartas. Presionó su talón contra la tierra, hundiéndolo, y así tomando empuje para correr hacía él y golpear contra la boca de su estomago haciendo que se quebrara hacía delante. Había aprovechado el saber que estaba distraído para actuar. — Pero no lo haces. — Anunció con recelo. — Me voy, Guren-san. — Despidió alzando una mano mientras la otra la posaba sobre su cintura al caminar. Esta vez, no quería que le siguiera, y se alegro de que asiera fuera. Ella nunca pronunciaba su nombre cómo en esa oportunidad lo había hecho, y si lo había hecho había sido por necesidad a ser entendida. 

“Hoy te vi; tranquila y callada mirando por la ventana del salón mientras el profesor hablaba. ¿Alguna vez te han preguntado si eres un ángel? Aparentas ser uno… sé que tienes miedo del dejar de ser humana, pero no te preocupes, a mis ojos siempre lo serás. Sonríe más, me gusta verte cuando lo haces, incluso cuando ignoras mi presencia. Siempre tuyo, tu amigo secreto. “¿Cómo no ignorar su presencia si era un desconocido? Suspiro. Miró a ambos lados del pasadizo pero una vez más, no consiguió encontrar a la persona que le había dejado el dichoso papel, historia repetida de cada día Desde el día que había llegado al internado, aquellos pequeños mensajes empezaron a llegar, carecían de olor y le era imposible descubrir quién los mandaba, pero aún así conseguía confiar fielmente  sus palabra: eran su único contacto con la poca humanidad que le quedaba. “¿Cuándo podré conocerte?” Escribió, escondiendo la respuesta en aquel agujero que había por el corredor. Lugar que solo ellos conocían para intercambiar notas, y el cual debía seguir mantenido como un misterio para que cierto azabache no intentara cazar a quién se hacía llamar su amigo secreto. Mordió con suavidad su labio inferior y se encamino hasta su habitación. Faltaban un par de horas para que la cena estuviera servida. ¿Qué debía de hacer hasta entonces? Se sentó sobre el borde de la ventana, alzando ambas piernas y abrazándolas para poder de esa forma apoyar su mentón sobre sus rodillas. ¿Se habría enojado el azabache con ella por haber desaparecido de una forma tan... inesperada? ¡Que importaba! Se lo había buscado... pero entonces... ¿por qué tenía esa sensación de quererlo ir a buscar y disculparse? Negó con la cabeza. No lo haría... no lo haría. 
avatar
Mensajes : 1660

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ...evernιgнт~

Mensaje por uchiha el Vie Sep 01, 2017 5:27 am



Observarle era un lujo al cual no renunciaría, ni aunque le forzaran a que lo hiciera. Era una obra de arte, capaz de hipnotizar a todo aquel que posara sus orbes en sus detalles. La ingenuidad de sus movimientos, la inocencia de su mirada, y aquella dulzura que su voz emanaba con cada palabra articulada. Sonrió, incrédulo de sus propios pensamientos. Si era así cómo perdería la cabeza, no le molestaba en lo absoluto. Tan absorto se había encontrado en su presencia, que recurrió a su agilidad para detener su movimiento el cual le había tomado desprevenido. — Mientras tú estés a salvo, el daño de los demás me es indiferente. — Entendía perfectamente la preocupación de sus padres, pero aún así: ¿Qué importaba si el resto sufría? El peli plateado estaba seguro de la facilidad con la cual arriesgaría al prójimo para asegurarse así que la morena se mantuviese segura. No soltó de su agarre, simplemente, jaló para atraerla a su pecho y así disfrutar del calor que emitía la cercanía de ambos. El suave sonrojo que se había apoderado de sus prominentes pómulos era embriagante. Se atrevió a alzar sus dedos y posarlos sobre su mejilla, deleitándose de la aterciopelada piel que encontró bajo sus yemas. Joder, cada segundo que avanzaba era una tortura el no poder besarla. Un acto muy arraigado por su parte, que no cometería… por ahora. Lamió su labio inferior, dando un paso al costado, y así una distancia prudente. La cantidad de ideas que cruzaban su mente, por el haberla tenido tan próxima a él, mataban de a pocos la cordura que le caracterizaba. ¿Qué era la razón y la lógica? Ambas palabras se esfumaron de su diccionario desde el instante en que sus miradas se cruzaron. — Yo podría enseñarte. — Ofreció con una sonrisa. — No es cómo si necesitaras de usar un arma… siempre estaré para protegerte. — Había aprendido algo nuevo de sí mismo. Al lado de ella, su boca pronunciaba frases que su mente no pensaba. ¿Instinto? Así parecía. Todo era nuevo, hasta su posesiva forma de pensar cuando se trataba de ella. ¿Debía de buscarle un significado o pasarlo por alto? Suspiró disimuladamente. No era momento para perderse en sus propios pensamientos. — ¿Tu madre? — Cuestionó con una ceja curva en lo alto. ¿Aquella mujer era su madre? Viró los ojos hacía la ventana, visualizando el mismo lugar donde habían cruzado camino con ella, satisfaciéndose del no encontrar a aquella criatura allí. ¿Cómo podía ser su madre? Mitsuha era humana, pero a quién llamaba su progenitora definitivamente no lo era. Quería creer que se trataba de un error de percepción, pero jamás antes lo había cometido por lo que le era imposible el siquiera considerarlo. Se sentó sobre la cama, estirando su cuerpo hacía atrás y dejando que su espalda se acomodara sobre el colchón. ¿La habrían adoptado? No era común, no para una familia de vampiros, a menos que buscaran algo… algo provechoso de la situación. ¿Debería de comunicar la información a sus superiores? Mordió la punta de su lengua: ello solo ocasionaría que la alejaran de él. — Puedo hacer que mi compañero desaparezca durante la noche. — Habló finalmente, aprovechando que su cuerpo estaba tan próximo al suyo, para deslizar el dorso de su mano por su descubierto brazo y sonreír al ver cómo su piel se erizaba al contacto. — ¿Qué dices? — La cautela de su voz era palpable. Lo que menos quería era causar una impresión equivocada… pero no aguantaba tenerla lejos de él. La quería cerca a sí, la quería suya. ¿Era una exageración expresarse de una manera tan… demandante? No sé para qué pregunto… cuando sé que no aceptaré un no por respuesta. — Rió, deteniendo la propia tortura que se hacía al acariciarla con castidad. Cruzó ambos brazos sobre su pecho, ladeando el rostro obligándose a enfocar la mirada a algún punto muerto del techo, así distrayendo el abrasador calor que su pecho sentía. Una sensación que solo confirmaba la desesperación que sentía del tenerla más próxima a su cuerpo. 
avatar
Mensajes : 1660

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ...evernιgнт~

Mensaje por bultaoreune el Jue Sep 14, 2017 2:02 pm


Me quede parado y totalmente callado en el momento que ella comenzó a dejar sus opiniones y lo que sentía al aire y haciéndomelo saber por completo. Si sabía que quizás me estaba pasando en le hecho de como solía tratarla, sabía que en muchas ocasiones era demasiado duro e intentaba que ella fuera todo lo que yo quería que fuera y no dejaba que ella misma eligiera lo que tenía que ser, como debía de moverse o como debía crecer su interior. Pero también estaba seguro de que si no la hubiera sacado de su vida normal y ella hubiera vuelto con su familia...sabía que ahora se estaría arrepintiendo de haber acabado con todos ellos sin ni siquiera pestañear y no de haberlos dejado sin saber nada de su vida. Aunque estaba claro que no iba a contraatacar con esa respuesta, no cuando sabía que ella lo estaba pasando mal respecto al tema. Y aunque quería pararla, quería hacer y que todo no terminará cual tal cabreo entre nosotros, la deje ir. Quizás porque no sabía como actuar, no sabía que decir...quizás porque tenía miedo de empeorar las cosas. No solía ser un capullo integral, y sobretodo solía pensar que con ella me comportaba mejor que con el resto de personas. Pero al parecer no era del todo tan acertado como yo estaba pensando. Claro que podía entender lo que pasaba por su mente, solo...estaba buscando que no saliera más dañada, solo estaba buscando protegerla aunque parecía que solo conseguía absolutamente todo lo contrario. La vi marcharse, alejarse de mi lado como muchas otras veces lo había hecho, pero la mayoría yo había seguido. Esta vez no sería así, esta vez tenía que buscar alguna forma distinta de actuar, alguna forma de que ella me perdonara y se olvidara de lo gilipollas que soy muchas veces.

La observaba sin que ella se diera cuenta. Sus dotes vampiricas quizás podrían advertirselo, pero ella se concentraba en ser más humana que en lo que realmente era y eso hacía que su guardia estuviera baja. Sabía lo de las cartitas misteriosas, sabía que alguien se las dejaba aunque no podía averiguar quien y cada vez me ponía más enfermo no estar atento a eso. Tenía que ser alguien muy astuto, un vampiro o un cazador, un humano no lo haría porque no tomaría tantas precauciones como para que nadie más lo supiera. Era un tema que me traía bastante en la cabeza, y estaba claro que no permitiría que alguien la hiciera seguir soñando despierta. Nadie iba a quitármela, y cuando decía nadie era nada ni nadie.

-Oh, aqui estas.- Digo simplemente con total naturalidad, y agarro el brazo de la chica apartándola de con quien esta. Ella se ve algo desconcertada y el chico bastante cabreado, pero no me importa.-Mitsuha-chan...necesito que me eches una mano.- Le pido sin ni siquiera pensarlo y justo cuando ella va a responder, supongo porque me entiende de quien estoy hablando, el chico del pelo plateado me la arrebata. Pongo los ojos en blanco, por su comportamiento infantil de celos.-No tengo tiempo para boberias de niños.-Le pido a él y cuando siento que se va a echar encima de mi-cosa que no podría ni siquiera tocarme- ella lo para.-Es el novio de mi compañera de habitación.-Comenta la morena, y aunque no es del todo cierto, lo permito y por fin podemos marchar a donde yo quiero ir. Justo nada más llegar fuera de la habitación de ambas, me apoyo en la pared.-Bien. Ella no ha salido ni a cenar, y no creo que quiera abrirme.- Me explico y me cruzo de brazos.-¿Podrías...hablar con ella y luego decirme como ves las cosas?.-Le pregunto con un tono de algo de suplica en mi voz, intentando ser amable. No solía ser comunicativo con esa chica, no me interesaba entablar relación...pero parecía llevarse bien con Kouko, parecían ser..amigas, y si ella era buena para la chica a la que quería proteger, para mi también estaría bien que ella estuviera en mi vida por medio de la pelinaranja. Espero fuera, mientras las escucho hablar y me tenso cuando sale el tema de las cartas en la conversación. ¿Por qué su compañera lo sabía y a mi no se me lo había atrevido a contar? Bueno..ese no era el tema ahora. Oigo los pasos cada vez más cerca, y como la puerta se abre lentamente. Me pongo frente a esta sin pensarlo, y en cuanto su precioso rostro aparece delante de mi, intento sonreir todo lo que puedo.- Lo siento. No debería haberte hablado así, no debería comportarme como un gilipollas controlador de tu vida.-Me explico, y esta claro que esto no es lo que suelo hacer normalmente. No suelo disculparme por mis actos, pero por estar con ella bien; haría lo que fuera posible.-Olvidamos todo y...¿vamos a cenar juntos?.-Pregunto estirando mi mano hacia ella.
avatar
Mensajes : 5517

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ...evernιgнт~

Mensaje por bultaoreune el Jue Sep 14, 2017 2:06 pm



La cercanía que existía en esos momentos sobre nosotros me había puesto aún más roja, pero sus palabras y sentir sus manos recorrerme la piel de mi mejilla de aquella forma tan delicada; me daban a pensar que solo quería quedarme a su lado y que me gustaba estar así, de esta forma. No recordaba que nunca antes un chico me hubiera llamado de esa manera tirando tan a lo...romántico. Por mi mente no dejaban de pasar miles de escenas que podría vivir a su lado, desde la más peligrosa -con miedo de yo clavarle una flecha mientras me enseñaba- a teniendo una comida romántico bajo el cielo. Y de solo pensarlo, ya me ponía nerviosa de nuevo. Quizás me consideraba valiente en muchas otras cosas, en muchos otros momentos...pero desde que sus ojos mantenían contacto con los míos y su cercanía era completamente notoria para mi, todo mi sistema entraba en un cogido de alerta del que tenía miedo salirme. Quería gustarle, quería... tener su atención sobre mí. Sin embargo, todos esos pensamientos se dispersaban en cuanto él lograba captar mi atención. Y vaya que si que la había captado con su propuesta. ¿Se podía acaso estar más roja que yo después de su petición?.-¿Quedarnos...juntos?...¿Solos..?.-Oh, sonarlo era aun más vergonzoso. No es que no quisiera hacerlo, no es que tuviera miedo de él pero...oh, seguro sería totalmente torpe y no sabría lo que hacer. No creía estar preparada para eso. Quiero decir...¿qué se supone que ibamos a hacer? No creía que lo dijera por intentar algo más allá de pasar la noche juntos pero..-Creo que deberas aceptar un no.- Digo para levantarme de la cama y mirarlo algo avergonzada.-Deberíamos ir a cenar al comedor y...luego creo que debería de hablar con mis padres...Lo siento.-Juego con mis manos algo nerviosa, y antes de oirlo a él molestarse por rechazarlo -cosa que no quería hacer del todo, pero no me sentía lo suficientemente segura. Quiero decir...ni siquiera estaba bien vestida o llevaba todo lo correcto para despertarme ahí. Nada más abrir y salir, después de que él pareciera entenderlo pero yo pensaba que no estaba del todo contento por mi dirección, nos encontramos con Guren. Claramente me había sorprendido su extraño acercamiento hacia mi, y tuve que dejarle claro a Zero que era el novio de mi compañera de habitación y que nos veríamos luego en la cena. Según me alejaba hacia mi habitación, más deseaba no haber cambiado su propuesta y quedarme a su lado esta noche.

Observé a Kouko apoyada en el pequeño grosor que había en la ventana de nuestra habitación. Me dejo caer en mi cama mientras no quito mi mirada de ella y en cuanto me nota, le sonrío ligeramente.-¿Algo te preocupa?¿Te has peleado con Guren-san?.-Le pregunto, aunque eso ya lo sabía. Ella me cuenta un poco por el aire y yo suspiro, sintiendo empatía con ella. Quizás no podía entender en que momento se encontraba o como era exactamente la relación que tenía con el, pero quería apoyarla en todo. Se podía decir que era la única chica de la academia que consideraba una amiga verdadera.- Quizás con ese chico de las cartas te iría mejor. Pero creo que deberías tener una conversación con Guren-san y mantener las cosas bien entre ustedes. Él se preocupa por ti, se le nota...y además esta fuera esperando. Puede que le tiemblen un poco los pies esperando tu reacción.- Digo bromeando con eso último. Y la aliento a que salga a hablar con él, hasta que lo consigo. Quizás yo necesitaba su ayuda, necesitaba preguntarle sobre que hacer con Zero, tener esa conversación de chicas, pero...ahora era el momento de ellos, no podía estropearlo con mis problemas y mis comederas de cabeza.

Al llegar al comedor, cojo la bandeja y elijo la comida que me apetece en ese momento. Frunzo el ceño al ver a varias personas alrededor de una de las columnas del lugar y me acerco a observar que han puesto para que tanta gente este curioseando.-Oh..-Bueno, no me lo esperaba, nadie me lo había dicho y mis padres tampoco me lo habían comentado. Pero al parecer iba a ver un baile de apertura del curso. Un baile de disfraces. Eso sonaba interesante,¿no? De alguna forma mi mente no puedo evitar viajar hacia Zero y a que quería pasar esa fiesta con él. Oh, no debía de pensar tanto en eso, ya estaba algo sonrojada sin quererlo. Mordí mi labio inferior sin ni siquiera poder evitarlo. ¿Se invitaría a otra persona? ¿Se iría en persona o más bien era algo grupal? ¿Él...querría estar conmigo en ese baile? El peliplateado no parecía ser amigo de bailes o cosas de ese tipo pero...no podía quitarme de la cabeza una imagen de él y yo en ese baile.
avatar
Mensajes : 5517

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ...evernιgнт~

Mensaje por uchiha el Dom Sep 17, 2017 5:17 am



Una tortura: mantenerse en silencio a pesar de tener tantas cosas que decir. Habían caminado desde la habitación hacía el comedor principal, cómo también lo habían hecho los estudiantes a su alrededor. Una apariencia que debían de mantener, incluso cuando ninguno necesitara realmente de la comida humana. Mordió su labio inferior nerviosa, sintiendo una mirada escudriñar su presencia. Falsamente, habían tomado una bandeja y servido en esta, alimentos que pudieran verse capaz de pasar sin la necesidad de sentir nauseas. ¿Debían de repetir aquel acto cada noche? ¡Nadie sospecharía del no verlos! O por lo menos, eso era lo que ciegamente creía. Suspiró, observando el perímetro en busca de aquellos ojos que no le dejaban descansar, sin conseguir una respuesta o una suposición. — Ichinose-kun… — Llamó con nerviosismo, acercándose sigilosamente a su brazo para enroscarlo con el suyo y obtener de cierta forma el valor que le hacía falta para mantenerse tranquila en aquel lugar. Decir que se encontraba inquieta, era poco, comparado con lo que realmente se encontraba sintiendo. Más la cómoda unión formada se forzó a ser separada en el instante en el que una tercera persona apareció en escena y tocio. Frente a ellos, uno de los profesores más jóvenes y serios de la academia les miraba cómo si estuviese… ¿enojado? La sensación del ser observada de lejos había desaparecido, pero los escalofríos continuaban recorriendo su espina lumbar. ¿Habría sido Ginoza el que la había estado vigilando desde que puso pie en el comedor? No, era algo muy absurdo del siquiera considerar. Expectante, se mantuvo mirando los ojos negros del profesor, esperando a que hablara o dijera el problema en que ahora se encontraban metidos. Siempre había uno. — Ese tipo de demostraciones de afecto van contra el reglamento. — Explico, obligando a que la peli naranja diera un paso hacia atrás de la frialdad en la tonalidad que utilizó para hablarles. No era la primera vez que los irrumpía, tampoco parecía ser la última; con ella siempre se mostraba más amable y agradable, cosa que jamás sucedía cuando el azabache la acompañaba. Asintió avergonzada, y desvió la mirada hacía Ichinose quién había transformado su postura a una más dura y alerta. — Lo lamentamos, Ginoza-san… no me sentía bien y me sujeté de él para no caer. — Una verdad que carecía de información para no llegar a la mentira.  — ¿No se sentía bien? ¿Desea que la acompañe a la enfermería? — Parpadeo sorprendida por lo rápido que el cambio de su actitud podía darse a cabo. ¿Acaso tenía un problema con él para tratarlo diferente? Negó con la cabeza. — Solo tengo hambre… no es necesario, pero gracias.  — ¡Y tenía bastante hambre! Deseaba que aquella farsa se diese por acabado para poder realmente consumir lo que le hacía falta: la sangre de su acompañante. Al cabo de unos segundos, aquel hombre abandono su lado tras dejar una pequeña amonestación y advertencia. — ¡Kouko-chan! — Exclamó una voz a sus espaldas, y al girarse se encontró con un grupo de tres chicos que corrían a su encuentro con velocidad. ¿A-ahora qué pasaba? — ¡Kouko-chan! ¿Has escuchado sobre el baile que se realizará en la academia? ¡¿Te gustaría ir conmigo?! — Estrechó los ojos analizando la información que estaba recibiendo de manera efusiva. ¿Baile? ¿Habría un baile en la academia? Se vio tentada del observar al azabache, queriendo saber qué provocaba la idea en él, pero se retuvo al sentir sus manos ser tomadas por uno de los chicos que… la invitaban al baila. — ¡No! Ven conmigo, Kaga-san. — Quiso retirar sus manos, pero no lo consiguió.  — ¡Yo le pregunte primero! — La lengua le picaba por soltar un grito en busca que soltaran de ella. Había pasado de ser observada, a regañada y ahora la trataban como si fuese una muñeca de trapo. Definitivamente salir de la habitación no había sido la mejor idea. 
avatar
Mensajes : 1660

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ...evernιgнт~

Mensaje por uchiha el Dom Sep 17, 2017 5:20 am



Interesante, ¿no crees? — Habló a sus espaldas en un susurro, haciendo un ágil movimiento para ser él quien cargara de la bandeja que sujetaba su cena y no ella. Desde el instante que había pisado en aquella habitación supo que su único motivo para encontrarse ahí era para poder verla una vez más. Había aceptado a regañadientes el no que le había otorgado al momento de invitarla a pasar la noche juntos, pero ello no significaba que la dejaría sola. Ansiaba las posibles conversaciones que compartirían, específicamente, las diferentes facetas que se sentiría honrado de admirar. Guio su mano libre hacía su estrecha cintura, aprisionando su figura contra su costado y obligarla a caminar a su lado hacía uno de los balcones que en su mayoría estaban cerrados pero él se había tomado la molestia de abrir minutos antes. — Ven, comamos fuera. — Indico, aun cuando el movimiento de sus cuerpos ya los estaba llevando a su destino. Al llegar a  la mesa preparada que daba para uno de los grandes jardines, deposito lo que llevaba en su mano y coloco sobre sus hombros un saco lo suficientemente grueso para que el frio no le molestara. Ella. ¿En qué momento se había convertido algo importante para él? No podía decir que la conocía, por qué no lo hacía, pero joder… cómo deseaba hacerlo. El año había comenzado con uno de los obsequios más gratos. Con una sonrisa amplia dibujada entre sus labios estiro una rosa hacía ella y luego deposito un beso en su mejilla tras el darle el pequeño obsequio que había recogido. Había esperado que el momento lograse ser desapercibido y lo había logrado. — Llegué antes y escuche que el baile será… en parejas. — Comenzó a hablar, sentándose frente a ella y apoyando los codos sobre la mesa para poder mirarle con mayor tranquilidad y atención. A diferencia suya, él no había cogido nada de cena, pues hambre no era algo que tuviera. Constantemente se encontraba alimentándose y es que su habitación estaba repleta de bocados que le mandaban de la Cruz Negra para mantenerlo en buena condición física. — Siempre consideré ese tipo de eventos algo patético, que las mujeres realizan para mostrarse en una faceta completamente diferente a la real. — La bruta honestidad de sus palabras era algo que normalmente no tomaba por sorpresa a las personas que ya lo conocían, pero dudaba cómo reaccionaría la presente a una alegación tan fría cómo la pronunciada. No iba a mentir. Nunca antes había asistido a una organización como tal, evitaba cualquier intento de sus compañeros en hacerlo participar en eventos sociales. No le llamaban la atención, y a decir verdad los asemejaba algo banal y, total y completamente innecesario. ¿Ahora ha cambiado su perspectiva? — Ven conmigo. Sí, definitivamente había cambiado. Nada me gustaría más que tenerte como mi acompañante. — Había pecado al imaginarla vestida de vestido y cubriendo parte de su rostro: volviéndolo un demente ansioso por ser el único de saber cómo luce en realidad. Estaba seguro que la belleza que emanaría esa noche sería incomparable, pero nada podría igualar a la persona que ahora observaba atentamente alimentarse. Negó con la cabeza, borrando aquellos pensamientos de su mente y concentrándose con lo que actualmente estaba sucediendo. ¿Para qué pensar en un futuro tan próximo? — Además… detestaría la idea de compartirte con alguien más. — Termino de decir. Daban gracia sus celos, especialmente por qué no podía hacer nada para controlarlos cómo le gustaría. Cuando el pensamiento cruzaba su mente, debía de ser expresado, así sonara cómo una barbaridad. Al mismo tiempo, tenía el impulso de hacerle saber que no deseaba que otra persona pudiese tenerla, más que él. Hasta el momento no había reaccionado de manera negativa; siempre con dulces sonrojos y un nerviosismo encantador. ¿Cómo evitar el comportarse así cuando ella respondía de esa forma? Parecía... que actuara a propósito.
avatar
Mensajes : 1660

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ...evernιgнт~

Mensaje por bultaoreune Ayer a las 10:24 pm


Desde que me había chocado por primera vez con ese tipo no me había mirado bien, y la sensación que me había transmitido era de pura desconfianza y había provocado que quisiera mantenerme alerta y cuidando un ojo sobre su espalda, queriendo asegurarme de que no iba a jugármela. Me mantuve de brazos cruzados y con una expresión bastante seria mientras él nos estuvo "sermoneando". Porque parecía más estar al pendiente de la pelinaranja que estar peleándonos por algo. No había entendido su repentina preocupación por el estado de salud de la chica, pero no pregunté por ello. Averiguaría cual era el verdadero interés que tenía en nosotros, el verdadero interés que parecía arrastrar por la chica de la cual yo también estaba interesado. Antes de que pudiera preguntarle a ella las miles de preguntas que se me ocurrían para saber porque ese profesor tenía un trato especial con ella, nos interrumpieron. Y no me agrado nada que lo hicieran. Bufo con una molestia bastante notoria. Dejé que ellos se hicieran leves ilusiones, esperando una respuesta de su parte y cuando noté que ella necesitaba una mano, di un paso hacía delante. Aunque en mi cabeza estaba claro que esto no lo hacía por ella, lo hacía por mi. Soy egoísta y ella es mía. Pasé uno de mis brazos por los hombros de ella, pegándola a mi cuerpo y entonces miré fijamente a aquellos imbéciles que se habían atrevido a invitarla a ese baile delante de mi. ¿Acaso me habían considerado un mueble? Porque pensaba dejarles bastante claro que estaba muy presente en la vida de Kouko.- Lo siento chavales, pero esta claro que ella ya tiene con quien ir.- Expongo para luego relamer mis labios y agacharme ligeramente, dejando mi cara a la misma altura que la de ella. Giré mi rostro hacia la derecha, para tener su cara de frente.-¿Verdad, cariño?.-Le preguntó usando un tono algo seductor en mi voz y antes de que ella responda, dejo un beso rápido en su mejilla para volver a incorporarme y esta vez pasar mis manos alrededor de su cintura, abrazándola desde atrás. Apoyo mi mentón en su cabeza y alzo una ceja mirando a aquellos que aún seguían frente a nosotros, molestando.-¿Os ha quedado claro o necesito explicarlo de otra forma? Porque estoy dispuesto a tener problemas si no dejan de meterse con mi chica. No aguanto a los imbéciles.- Gruño y cuando los miro de manera desafiante, ellos salen por patas, corriendo y casi tropezándose entre unos y otros. Ruedo mis ojos por lo torpes e idiotas que son, y siento como varios ojos del comedor están puesto en nosotros.-No somos un show.-Murmuro para aquellos que tienen el poder de escucharlo y simplemente le arrebato la bandeja a Kouko para dejarla a un lado y salir de allí, sin darle tiempo a reaccionar. Mi cuerpo aún se mantiene pegado al suyo mientra nos alejamos de la cafetería. No quería separarme de ella, tenerla tan pegada a mi me producía sensaciones completamente revoloteantes en mi interior. Ella alteraba todo mi sistema, todas mis capacidades, debilitaba mi muro de sentimientos; adentrándose poco a poco a él, llegando a mi inútil corazón.

Saqué mis colmillos de su cuello, dejando de succionar la sangre tan dulce que ella me proporcionaba. Solo lo había hecho porque ella había comenzado a hablar mientras yo me alimentaba. Y aunque no me molestaba su voz ni nada respecto a ella, creía que el momento en que nos encontrábamos alimentando el uno del otro era demasiado...especial, demasiado emotivo. Era un momento en donde sobraban las palabras y el que el líquido de color rojo transmitía todo lo que el otro sentía en ese momento de pura conexión.-No pensé que te gustaran esas cosas.-Comenté simplemente ante su comentario de que iría a comprar el disfraz junto a su compañera de habitación. Ella me miro algo extrañada y yo me encogí de hombros.- No importa, vamos a ir igual. Juntos.- Afirmo bastante seguro, y cuando me doy cuenta de la última pelea que tuvimos y porque fue, suspiro y me siento bien en la cama.- Si tu quieres venir conmigo, claro.- Carraspeó un poco mi garganta, intentando que no se me note que me ha costado decir eso, que lo había dicho de una forma preocupada por si ella se negaba. Pero en cuanto obtuve una respuesta positiva, la sonrisa en mi cara volvió a aparecer.- Entonces...te firmaré el permiso para que puedas salir. Solo, compórtense.- Le pido y llevo mi mano a su cabello para revolverlo un poco, y ahora sí levantarme de la cama.-¿Quieres ir a practicar un poco al gimnasio? Si me ganas alguna pelea, puedes pedirme lo que quieras- Y si, también había pensado agilizar todo lo que ella quería aprender. Darle todo lo que ella pedía de una mejor forma, de una forma menos desagradable. Iba a intentar cambiar mi personalidad y mi autoridad sobre ella para que no volviéramos a tener problemas. Intentarlo, no prometía nada seguro.
avatar
Mensajes : 5517

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ...evernιgнт~

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.