Últimos temas
» i know i was happier with you ღ
Hoy a las 10:55 pm por uchiha

» ethereal.
Hoy a las 10:48 pm por lalisa

» when there's no light to break up the dark, i look at you ღ
Hoy a las 10:48 pm por uchiha

» you exist inside the darkness.
Hoy a las 10:37 pm por lalisa

» pied piper ✹
Hoy a las 10:02 pm por exodus

» hwaiteu・
Hoy a las 9:52 pm por exodus

» eoduun・
Hoy a las 9:48 pm por exodus

» ✽kokobop.
Hoy a las 8:52 pm por hobi

» ;you little shit.
Hoy a las 8:12 pm por Aislu

Afiliados del Foro
Afiliados hermanos 0/5
Directorios y Recursos
Afiliados Elite 0/44

Baby girl, I loved you on a lonely night.

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Baby girl, I loved you on a lonely night.

Mensaje por tastethesecookies el Sáb Sep 02, 2017 7:52 pm

Edito ^^
avatar
Mensajes : 1356

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Baby girl, I loved you on a lonely night.

Mensaje por fercaver el Sáb Sep 02, 2017 9:07 pm

Salí de casa sin dejar de debatir internamente si esto era o no correcto. Zac y yo no éramos amigos, a duras penas lográbamos mantener una relación cordial en el trabajo, pero por algún motivo me había llamado a mí cuando un “problema grave” se presentó. No tenía idea de qué se consideraba grave para aquel castaño, pero a juzgar por su tono de voz se escuchaba realmente preocupado. El domingo era nuestro día libre en el restaurante y no podía creer que ese hombre de ojos azules fuese la causa de que yo no me encontrara arropada entre mis mantas leyendo un buen libro. Ahora mismo me encontraba caminando hacia su departamento con las manos en el interior de mi grueso abrigo negro. Realmente esperaba que tener que soportar el frío de Nueva York valiese la pena o de otra forma acabaría muy molesta.
El departamento de Zac no se encontraba muy alejado por lo que tras quince minutos de caminata rápida terminé subiendo unos cuantos escalones que conducían hasta el sitio donde se encontraba el intercomunicador. —Zac, estoy fuera. — Dije tras presionar el botón correspondiente al apartamento número siete y solo minutos después me encontraba subiendo las antiguas escaleras de mármol que me llevaron hasta mi destino, el departamento ubicado al final del pasillo del segundo piso. No pasó mucho antes de que la puerta se abriese y en cuanto puse un  pie en el interior comencé a desenrollar la bufanda en torno a mi cuello. —Realmente espero que tu llamada tuviera un buen motivo, Efron. El domingo en el único día en que descanso del restaurante y lo que menos deseo recibir es una llamada tuya. — Durante los segundos que utilicé para deshacerme de algunas prendas estuve tan concentrada en vociferar que no reparé hasta un tiempo después en la pequeña rubia que se encontraba sentada sobre el sofá. De inmediato mi vista volvió a Zac y mi ceño se mantuvo fruncido, hasta donde sabía su familia era de California y él no tenía hijos, de hecho solo llevaba unos meses de regreso en el país por eso no entendía demasiado. —¿Quién es?— Me atreví a preguntar antes de darle una pequeña sonrisa a la niña, a quien no deseaba poner nerviosa. Aunque sinceramente ya lo parecía bastante, sentada sobre el sofá mientras mantenía aferrado a su pecho lo que parecía ser un gastado peluche de oveja. La respuesta de Zac estaba demorando unos instantes en llegar por  lo que decidí sentarme justo a un lado de la pequeña de ojos azules. —Hola preciosa, ¿Cómo te llamas?— Pregunté con las cejas en alto antes de estar extendiendo mi mano en su dirección para acariciar su mejilla con delicadeza. Era una niña preciosa, pero lucía realmente desorientada y a juzgar por su posición también se sentía insegura. Y mientras esperaba que la pequeña se atreviese a hablar volví la mirada a mi compañero de trabaja porque continuaba esperando escuchar su explicación, todo esto era realmente confuso para mí y alguna clase de problema debía haber involucrado si él me llamó.

avatar
Mensajes : 2564

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Baby girl, I loved you on a lonely night.

Mensaje por fercaver el Sáb Sep 02, 2017 9:44 pm


Era absolutamente consciente de que lo que estaba haciendo era aprovecharme de las circunstancias sin embargo, ¿Cuál era el problema con aquello? Tampoco se trataba de obligar a alguien a hacer algo, solo de darle un pequeño empujón. Eso último era justamente lo que planeaba hacer con la hija de Victoria ahora que ella no estaba por ahí para proteger a su niñita. La chica se encontraba a la deriva, esa era la realidad y en parte yo podía transformarme en su luz de esperanza puesto que dudaba que alguien más se acercara para ofrecerle protección aunque estaba claro que esta última no sería por simple bondad. En este mundo ninguna cosa se relacionaba demasiado con la bondad, la mayoría de las veces eran intereses creados los que dominaban las acciones. En mi caso, por lo menos por ahora, así era. Necesitaba que la hija de Victoria aceptase mi oferta porque tenerla a ella conmigo implicaba traer a mi lado a la parte del cartel que continuaba siendo fiel a su madre a pesar de las circunstancias. No estaba seguro de que todo esto fuese a funcionar, pero debía hacer el intento y si las cosas no funcionaban de acuerdo a mis planes encontraría otra forma de hacer que las Beltrán fuesen una piedra en mi camino.
Cuando finalmente, el automóvil se detuvo en las afueras del hogar de Daniela no pude evitar soltar un suspiro. Al mirar el sitio era sencillo darse cuenta de que en su momento fue opulento y yo mismo lo conocí de esa forma, pero ahora parecía mas bien haber sido asaltado por una turba. Tras estacionar desabroché el cinturón de seguridad e hice una especie de gesto al hombre que se encontraba en el sitio del copiloto para que se mantuviese allí. —No te necesitaré, yo trataré con ella.— Le dije como una especie de advertencia para que se mantuviera al interior de la camioneta mientras yo bajaba para caminar al interior del lugar. La casa en sí misma lucía tal como la recordaba, pero ya no había autos estacionados en el exterior y tampoco nada que diese una pista de los viejos tiempos...no tan lejanos si pensaba de manera más racional. Todo el incidente de Victoria era reciente, pero había causado estragos para la vida de su hiija. Al llegar frente a la enorme puerta de madera empuñe la mano para golpear un par de veces a la espera de que alguien apareciera. Tras unos segundos de absoluto silencio volví a intentarlo y entonces escuché sonidos al otro lado y frente a mí apareció exactamente la persona a quien necesitaba ver. —Es un placer que seas justamente tú quien abre la puerta, necesito hablar contigo doncella en apuros.— Claramente mis últimas palabras estuvieron cargadas de cierto sarcasmo burlesco, pero es que simplemente no lo había podido contener. No se trataba de que sintiera placer de saber la situación de la chica, pero si era una pequeña satisfacción personal saber que su madre estaba pasando por exactamente lo mismo que yo tuve que enfrentar hace unos meses. —Quiero hablar contigo, proponerte algo.— Y sí, era consciente de que no era la persona más adecuada para pedirle a la morena frente a mí un voto de confianza considerando mis antecedentes pero a ella no le sobraban las opciones ahora mismo. No esperé una respuesta o aprobación simplemente entré en la casa para dejarme caer sobre el único sofá que ahora se encontraba ubicado al centro del enorme salón. —¿No imaginas por qué estoy aquí?— Acababa de inclinarme un poco adelante para poner los antebrazos sobre las piernas mientras me daba unos segundos a mí mismo para reparar en el buen efecto que el tiempo tenía sobre la hija de Victoria. —Quiero hacer un trato contigo, ofrecerte algunas cosas a cambio de algo que tu tienes, lo único que tienes a estas alturas.— Dije otra vez con toque burlón y es que seguramente ella deseaba asesinarme, sabía perfectamente la clase de mujer que era pero también lo mucho que necesitaba de su madre antes de actuar.

Cataaaa, espero no haber arruinado algo. No sabía mucho como iniciar, pero intenté hacer lo mejor posible. Cualquier cosa me dices para cambiarlo, modificarlo, etc además es primera vez que hago un rol con una trama como la tuya es un desafío kasjs.
avatar
Mensajes : 2564

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Baby girl, I loved you on a lonely night.

Mensaje por tastethesecookies el Jue Sep 07, 2017 10:59 am


DANIELA BELTRÁN
Termine de hablar con mi mamá apenas vi el auto de Juan llegar a la puerta de mi casa. Sabía que algún día me lo encontraría pero no esperaba que fuera tan rápido, pero como siempre las cosas no salían como yo quería. Mire por la ventana en todo momento esperando para entender cuáles eran sus planes al venir aquí. Suspiré llenándome de paciencia y abrí la puerta, encontrándome con su enorme ego entrando para hablar conmigo. Cerré la puerta detrás de mí mientras observaba cómo él se disponía a ponerse cómodo. Supongo que debería de acostumbrarme a verlo a partir de ahora. Necesitaba de su ayuda ahora y de alguna forma debía de manejar esta situación a mi favor. ─ Creo tener una idea de lo que quieres. ─ murmuré atreviéndome a sentarme a su lado en el sillón. Era tan sorprendente lo poca cosa que era sin mi madre, tan solo esperaba que todo esto terminará pronto y ella terminara fugándose como tanto lo hemos planeado. ─ No sabía que se metía a tus mujeres en el negocio, pero Alicia me lo dijo. ─ la noche anterior, su chica favorita, había venido a hablarme de ello. Diciéndome los planes que Juan tenía de crear su propio cartel y que necesitaba de mi inteligencia. Y como por ahora no tenía un mejor negocio en mis manos, no me quedaba de otra que aceptarlo. ─ El hecho es que, no sé si pueda confiar en ti. ─ necesitaba pruebas de su fidelidad, por nada del mundo dejaría que me hiciera lo mismo que a mi madre. ─ No eres más que un traidor, y Enrique es la misma cosa. No planeo darles mis rutas y mis clientes a un par de ladrones como ustedes. ─ aclaré levantándome del sillón para tomar una botella de whisky del estante. Recogí el vaso de la mesa del comedor para servirle un poco de alcohol en sus manos. Lo mire fijamente a los ojos, esperando que de alguna forma pudiera ver si era sincero conmigo. ─ Quiero un plazo de prueba, quiero ver qué tan enserio es este negocio con ustedes. Y para eso necesito que me hagas unos cuantos favores. ─ sonreí, sentándome en la silla frente a él, cruzando mis piernas mientras seguía pensando cuál sería el primer favor que le pediría. Tenía tantas ganas y tantas personas de las que tenía que deshacerme que no sabía por dónde comenzar, a todos los odiaba por igual. ─ Seré honesta contigo, entre Enrique y tú, confió más en ti. Y es por eso que te lo pediré. ─ Juan podría hasta llegar a ser mi mano derecha, obviamente si cumplía todos mis deseos. ─ Quiero que acabes con la familia de Isabel. Todo lo que ellos tienen es mío, así que lo que quiero es que les des un buen susto para que vuelvan a ser tan pobres como lo eran antes. ─ del resto me encargaría yo. Con el dinero que ganaría por la droga, me bastaría para matar a toda esa familia de muertos de hambre con mis propias manos. ─ Y si en el proceso puedes matar a la idiota de Isabel, no tendría ningún problema. ─ me facilitaría las cosas tenerla fuera del juego, si esa buena para nada muere bien podría terminar con su familia en un abrir y cerrar de ojos. Después de todo, ella es la que más daño me ha hecho. ─ Me ayudarías muchísimo y tendrías la recompensa que mereces. ─ asegure levantando una de mis cejas. Él y yo queríamos lo mismo, nos entendíamos y sabía que no había forma que él se negara. ─ El único problema es que mis enemigos ahora serán los tuyos, pero eso no tiene comparación si piensas en todos los millones que nos podemos ganar. ─ podía darme cuenta de que lo estaba pensando más de lo que esperaba y no podía negar que estaba empezando a asustarme por conocer una respuesta de su parte. ─ ¿Lo aceptas?
avatar
Mensajes : 1356

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Baby girl, I loved you on a lonely night.

Mensaje por tastethesecookies el Jue Sep 07, 2017 11:02 am


ZAC EFRON
Una niña había llegado a la puerta de mi casa y esto parecía ser una completa broma. Aún no entendía como esto podía tener razón, parecía que estaba viviendo una pesadilla. Y sé que debería de apoyar a la niña asustada que estaba frente a mi, mirándome con sus grandes ojos azules con tonos verdes. Había estado observándola con detalle desde que llegó y es que esperaba que alguien me pellizcara y me dijera que esto no estaba pasando. Iba a ser padre, bueno, más bien ya lo era. ¿Por que Amanda nunca me lo dijo? ¿Que hice para merecer ser sorprendido de esta forma? No tenía a nadie a quien acudir, aquella vieja de servicios sociales solo vino y me dejo los papeles de la niña y después se fue. Lo único que sabía ahora es que ella era mi hija y se llamaba Karen. No es que nunca haya querido tener hijos pero hubiera agradecido saberlo antes de saber que los tenía. ─ ¿Estás bien? ─ le pregunte una vez más esperando a que fuera capaz de responderme, pero eso otra vez no sucedió. Estaba confundido, quizás la pobre no podía hablar y yo solo la estaba frustrando. Esto no era nada bueno para ella, su mamá la dejo y ahora yo estoy presionándola. Estaba haciendo todo mal y ya me estaba asustando, tanto que cuando escuché que alguien tocaba el timbre casi pegue un grito al cielo. Me levante rápidamente y abrí la puerta encontrándome con Lily. Sé que me arrepentiría de esto pero no conocía a nadie más aquí, y ella era la persona más responsable que conocía. De seguro ella me ayudaría a entender cómo debía tratar a Karen. Suspiré buscando la forma en como explicárselo, por lo que cuando le hablo a Karen lo único que se me ocurrió hacer fue prender la televisión y ponerle algunos dibujos. Capaz así se le olvidaba el hecho de que estaba sola y había caído en las manos de un inexperto e irresponsable como yo. Tome el brazo de Lily, jalándola detrás de mi para llevarla a la cocina esperando que Karen no nos alcance a escuchar. O capaz tampoco puede oír y yo había estado perdiendo mi tiempo desde que llegó. ─ No tengo idea de que hacer.  ─ me queje, pasandome las manos por el pelo, totalmente frustrado. Recogí los papeles del mesón para entregárselos. ─ La trajeron hace unas horas, su madre murió y dejo una carta dejándomela. No sé cómo manejar esto, casi me lanzo al piso a llorar cuando lo supe y no quiero imaginar lo que Karen debe de estar pasando. ─ susurre mirándola con desesperación. Sé que me odiaba pero no podía dejarme solo en esto. ─ No sé cómo ser padre, ni siquiera sé si es que ella me quiera en su vida. ─ joder, la pobre ya tenía seis años y yo jamás estuve con ella. Karen ya tenía conciencia para saber lo mal padre que había sido todo este tiempo. No sabía si iba a poder con esto, ella se merecía lo mejor y yo no lo era. Ni siquiera era estable, me la pasaba de país en país por mi trabajo. ¿Que clase de ejemplo le daría? ─ Tienes que ayudarme, Lily. Hazlo por ella, eres la única persona responsable y sincera que conozco. Si le hablas quizás te responda, quizás entienda el por qué nunca estuve en su vida...o no sé. ─ ya ni tenía idea de lo que quería, solo deseaba que la pequeña me hablar y me dejara decirle cuanto lo siento y darle todo lo que no pude en este tiempo. Gire mi cabeza encontrándome con mi hija con su mirada en nosotros, por lo que le sonreí levemente recibiendo absolutamente nada de respuesta. ─ ¿Lo ves? No me habla, hasta he llegado a pensar que no puede hablar ni escuchar. ─ estaba desesperado así que no sé me había cruzado nada más por la mente. ─ ¿Sabes que? Se acabó, llamaré a un doctor para que la revise, no confío en el gobierno. ─ musité, tomando la guía telefónica para buscar un buen doctor. Quién sabe y está enferma y por eso no hablaba. ─ No ha hablado ni comido desde que llegó y ya me estoy asustando. Necesito que me ayudes, Lily, habló en serio. ─ me quejé soltando un último suspiro de desesperación ante todo esto.




hola nanda, disculpa la demora es que me fui de viaje inesperado con mis amigas y al regresar me quede sin wifi en la casa jajaj, más mala suerte no se puede. con lo del rol no te preocupes^^ me ha gustado y cualquier duda que tengas con la trama me la dices para ayudarte, igual espero que te hayan gustado mis inicios y cualquier cosita que no te guste me avisas (:
avatar
Mensajes : 1356

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Baby girl, I loved you on a lonely night.

Mensaje por fercaver el Jue Sep 07, 2017 10:02 pm


—¿Qué sucede contigo?— Me fue imposible no preguntar aquello cuando Zac, literalmente, me arrastró hasta la cocina quitándome cualquier opción de averiguar por mí misma quien era la pequeña sentada sobre su sofá. Al principio pensé que solo se trataba de alguna tontería, pero cuando capturé entre mis manos aquel manojo de papeles supe que las cosas no estaban nada bien. Cada una de las hojas se encontraba timbrada por el tribunal de familia y las palabras de Zac solo fueron la prueba de que mis sospechas no estaban siendo erradas. Él tenía una hija...¡Tenía una hija! Eso era una sorpresa mayúscula porque si me lo preguntaban no me imaginaba al castaño siendo padre ni por un segundo. Mi ceño se frunció sin que pudiera evitarlo cuando le escuché decir que la niña podría no quererlo en su vida, ¿De qué demonios estaba hablando? Se trataba de una niña que lo necesitaba, de una pequeña que requería de su protección ahora que no tenía a alguien más. —Es una niña Zac.— Se lo estaba diciendo porque al parecer él no estaba siendo consciente de ella al creer que una criatura podría albergar rencor a tan corta edad porque si de algo estaba segura era de que la niña a duras penas superaba los cinco años. Y entonces las siguientes palabras de aquel hombre me vinieron encima y me hicieron reaccionar como si de un balde de agua fría se tratase. Lo que Zac quería era que yo le ayudara con su hija y sus palabras no pudieron hacer otra cosa que causarme una risa sarcástica. —Debes estar jugando, yo no tengo idea de qué hacer con una niña...— Comprendía su miedo y la imposibilidad de actuar racionalmente pero lo estaba pidiendo me parecía demasiado. Me consideraba a mí misma una persona responsable, organizada y, sobre todo, solitaria. Siempre me había gustado estar sola y las personas resultaban ser una especie de piedra en mi camino por lo mismo nunca había considerado ni por un segundo la posibilidad de tener hijos...¡Ni siquiera quería una relación! 
Me regalé unos segundos en silencio para organizar en mi cabeza toda la situación, sin embargo Zac no tardó en sacarme de mis pensamientos y otra vez mi vista fue a dar sobre la niña de rizos dorados. Llevé una mano hasta mi frente y acabé expulsando un pesado suspiro porque sabía que aunque no lo quisiera le acabaría ayudando. Podía ser fría, pero no una roca y menos tratándose de una niña indefensa. —Tal vez ella necesita...—Mi frase quedó inconclusa porque mi compañero de cocina estaba soltando palabras al aire y en cuanto le vi tomar el teléfono casi salté encima de él para arrebatar el aparato de sus manos. —¿Qué rayos piensas hacer? Un médico no soluciona estas cosas Zac y estoy segura de que es una niña completamente normal.— Él estaba sobre reaccionando, no pensaba con claridad y seguramente no tenía ni una pizca de delicadeza para tratar con una niña que se sentía perdida en el mundo. —¿Puedes darme un minuto con ella? Ve a tu cuarto o sale a la acera, no tengo idea.— Solo le pedía que se llevase su cuadro de histeria lejos del salón. En cuanto eso último sucedió no dudé en caminar nuevamente hasta la niña para sentarme a su lado. Ahora que podía observarla con mayor atención me era imposible no reparar en que sus ojos era exactamente iguales a los de Zac y no hablaba solo del color, también me refería a la forma. —Así que tu nombre es Karen, el mío es Lily.— Me presenté ante la niña que solo me dirigió una mirada cargada de miedo y es que al parecer establecer contacto con ella no era una tarea sencilla. Mis ojos se concentraron unos segundos en su peluche de oveja y pronto subieron hasta los suyos. —¿Cómo se llama tu oveja? Yo también tenía una cuando era una niña como tú, se llamaba Heidi y aún la conservo.— Comenté ante la mirada de la pequeña que cada vez se volvía más curiosa. —¿Te gustan los helados? Cerca de aquí venden los más ricos que he probado, ¿quieres que vayamos por uno?—  Y al parecer acababa de dar en el clavo porque la niña asintió tras unos segundos de duda. —¿Esa es tu chaqueta? Te la debes poner si saldremos.— Le dije antes de ponerme de pie y ayudarla con la prenda. Mi mano se extendió en su dirección y en cuanto la niña la tomó suspire aliviada porque aunque no sabía si lo estaba haciendo bien por lo menos me había ganado un poco de su confianza. Al abrir la puerta del departamento me encontré con Zac y mis hombros se elevaron dándole a entender que tampoco las cosas estaban muy claras, solo algo mejor. —Karen quiere ir por un helado a Grom gelato.— Y eso no estaría en discusión, solo le comentaba al castaño para que nos siguiera.
avatar
Mensajes : 2564

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Baby girl, I loved you on a lonely night.

Mensaje por fercaver el Jue Sep 07, 2017 11:18 pm


—De vez en cuando son útiles.— Admití cuando Daniela se refirió a la visita que Alicia le había hecho por encargo mío hace solo un par de horas. Una especie de risa amarga escapó desde mis labios cuando la morena se refirió indirectamente a lo que había sucedido ya hace años. No era necesario que ella me recordara que había traicionado a su madre porque lo tenía claro y si era sincero no me arrepentía después de todo solo había actuado esperando obtener lo que me merecía. Seguí con la mirada los movimientos de aquella mujer que ahora se encargaba de preparar un vaso para ofrecerme. —No deberías ponerme en el mismo nivel de Enrique porque hasta donde sé él no esta interesado en hacer justamente tratos contigo.— Los rumores corrían como el agua y hasta donde tenía entendido aquel tipo no estaba dispuesto a negociar con Daniela, solo la pondría entre sus manos para obligarla a actuar a su antojo. —¿De verdad piensas que estas en posición de exigir cosas?— Pronuncié las palabras justo antes de llevar el vaso hasta mis labios para dar un sorbo que acabó con casi todo el liquido que se encontraba dentro de la pieza de vidrio. Acabé soltando un suspiro y terminé por asentir tras relamer mi labio inferior en un gesto que no podía evitar. —Bien, ¿eso es lo que necesitas para volver a confiar en mí?— En algún momento yo había sido una especie de mano derecha para su madre, un hombre de confianza y aunque lo había jodido esta vez podía ser más justo con Daniela. Además lo que estaba pidiendo era complicado, pero lejano a lo imposible por lo que solo necesitaría de un par de hombres que se hiciesen cargo de cumplir con los deseos de la morena. —Si lo consigo, si cumplo con tu voluntad debes tener claro que no habrá vuelta atrás.— Ella me conocía y debía saber de sobra que si fui capaz de traicionar a su madre, fácilmente podría hacer lo mismo con ella considerando sus actuales circunstancias.
Los planes de Daniela siguieron siendo presentados frente a mí y realmente estaba conteniendo una sonrisa por la forma en que ella intentaba negociar conmigo. Era una chica inteligente, no había duda, pero le faltaba demasiado por aprender de su madre si lo que quería era verse tan imponente como ella. —Ya determinaremos que clase de recompensa es la que planeo recibir.— Las palabras salieron de mis labios en el momento exacto en que me puse de pie y me fue posible hablar sobre el oído de la morena. Lo mejor era que ella comenzara a tener claro desde ahora que yo iba a ser quien pondría las reglas en esta sociedad. —Lo que si debes hacer ahora y no esta en discusión es salir de esta casa.— Y es que estaba demás que yo le recordara otra vez la desvalida posición en que se encontraba. La morena podía tener contactos, pero ambos sabíamos que sin su madre habían demasiadas cosas que se escapaban de su control. —Y que te vayas conmigo no es una opción, no hay negociación en eso.— Y lamentablemente para ella tendría que comenzar a confiar en mí antes de lo esperado puesto que planeaba cumplir con su ajuste con Isabel pero todo eso sucedería cuando ella ya estuviese instalada en mi casa. —¿Qué esperas? No estoy jugando contigo, Daniela.— Si le parecía que yo estaba dándole una opción se equivocaba porque esto se trataba de una obligación. Desde ahora estaríamos juntos en todo esto y aunque ella no lo admitiría en voz alta era obvio que quien tendría que protegerla sería yo, ¿o es que ella podía hacer algo por mí? Todo lo que la morena podía ofrecerme eran contactos y redes, lo que valoraba, pero ella tenía muy pocas opciones de mantenerse a salvo solo con eso. —Jugaré limpio, no tendría que sentido que lo ocultara si quisiese algo diferente, tu madre no esta aquí.— Si había alguien que imponía respeto era esa mujer aunque yo fui capaz de traicionarla y una parte de mi continuaba arrepintiéndose de la temporada en la cárcel. Una de las cosas que más me interesaba conservar era la  libertad, por eso necesitaba de las personas que se hacían cargo de llevar a cabo el trabajo sucio.

Ay no te preocupes jajaja, yo ya volví a mi rutina de universidad así que no tengo mucho tiempo de hecho debería estar viendo unos pendientes pero tengo tantaaaa flojera :c ¿Y qué tal estuvo tu viaje?
avatar
Mensajes : 2564

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Baby girl, I loved you on a lonely night.

Mensaje por tastethesecookies el Vie Sep 08, 2017 1:08 pm


DANIELA BELTRÁN
Fruncí mi ceño, cruzándome de brazos en el momento en el que Juan decide responderme tan vagamente. Una vez más compruebo que estoy sola en este jodido mundo y que a nadie le intereso. Ahora entendía por qué mi mamá mandaba a matar a quien sea apenas ya no le sirviera. Creo que jamás en mi vida me había sentido tan poca cosa como en estos momentos, pero estaba dispuesta a demostrárselo a todos que no iban a poder acabar conmigo y que no necesitaba de nadie, mucho menos de un don nadie como lo es Juan. Él creía que podía tener poder sobre mí y no podía estar más equivocado en eso, yo no iba a ser juguete de nadie y algo que siempre me ha enseñado mi madre es a ser independiente. Yo no necesitaba de ningún hombre y caería tan bajo en tan siquiera hacerle caso a este imbecil. Quizás para el le parecía poca cosa, quizás no era tan poderosa como el lo creía, pero sabía cómo manejar estás cosas y mi madre había sido lo suficientemente inteligente como para dejarme dinero guardado, lo único que debía hacer era entrar a mi casa en donde ahora habitaba Isabel y su familia y el resto sería pan comido. Quizás no era el dinero suficiente pero si actuaba con inteligencia, lo duplicaría en un corto tiempo. Lo bueno es que no estaba sola, aún tenía muchísimas cosas que hacer. No pude evitar reír de tan solo escucharlo hablarme de esa manera, en serio se veía tan patético queriendo hacer lo imposible. Aunque no podía negar que la forma en como quería mandarme era un poco excitante. — Lo que yo no entiendo, es por qué quieres que me vaya contigo, a tu casa...si es que para ti no valgo nada. — podía verlo en sus expresiones, quizás no me lo había dicho directamente pero era tan obvio que no podía simplemente despistarlo. — ¿Por que quieres hacer negocios conmigo? — esa era una pregunta importante que debí haber hecho desde que llegó, pero quise aprovecharme del momento y empezar con lo que más me importaba. Quitar a Isabel de encima, tenía que buscar la forma más rápida de quitarla del camino pero al parecer Juan ya había sido descartado.¿Que podía pensar más de él? Fui una idiota de tan solo creer que el podía ayudarme. — Yo no iré contigo a ningún lado. ¿Sabes por qué? Porque no tiene sentido. — reí, levantándome de mi puesto para acercarme a él, lo demasiado como para sentir lo molesto que lo estaba poniendo. — Tú eres quien me necesita y no estás tomando enserio esto. — asegure, levantando una de mis cejas. Había sido demasiado buena con el desde que llegó pero esto ya me estaba aburriendo y colmando la paciencia. — Es una pena, Juan. En verdad cuando te vi pensé que serías un hombre valiente y justo. Ya sabes, como me gustan. Pero veo que te tiembla la mano matar a una simple muerta de hambre. — pareciera que era tan difícil de encontrar a una persona que tenga la misma mentalidad que yo. Por un momento pensé que él podría ser valiente por el hecho de que lo fue cuando testificó contra mi madre y encima trato de matarla. — Y para mí, tu temor y tu burla no me sirven para nada. Serías una carga para mí. No te necesito, Juan, así que cuando tengas un buen trato para mí, me buscas. — sonreí inclinando mi rostro hacia el suyo sin dejar de romper nuestro contacto visual. Aparte no confiaba en él, se me hacía tan extraño que quisiera llevarme a su casa así como así, de la nada. Estaba empezando a pensar que había algo más que el me estaba ocultando y no me gustaba. Si mi mamá supiera todo esto, me mataría y terminaría por escaparse mas rápido de la carcel con tal de aniquilar a este bueno para nada. — Que pereza me da haber perdido tanto tiempo contigo, pero de todos modos gracias por venir.
avatar
Mensajes : 1356

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Baby girl, I loved you on a lonely night.

Mensaje por tastethesecookies el Vie Sep 08, 2017 1:10 pm


ZAC EFRON
Solo quiero asegurarme, ¿está mal? — cuestione frunciendo mi ceño. Lily estaba tan tranquila con todo esto en comparación conmigo y eso me asustaba. Quizás si estaba siendo un poco aterrador y de seguro es por eso que esa niña no me ha hablado. Cerré la guía telefónica y deje el teléfono en su lugar, soltando un largo suspiro en el proceso. Asentí sin poder negarme a su propuesta, quizás si me iba la niña hablaría con comodidad y se sentiría mejor. Le di un último vistazo antes de girarme y salir del departamento, me moví una y otra vez, de un lado al otro en el pasillo. Terminé apoyándome en una pared y lo único que hice fue respirar hondo y tratar de calmarme pero mi cabeza no estaba haciendo un buen trabajo, simplemente no quería colaborar conmigo y me aterraba el no poder comportarme bien por un largo tiempo. Necesitaba saber qué hacer y con cada detalle, siempre había sido irresponsable pero ahora tenía una niña a quien cuidar y debía de ser claro con mis deseos. De tan solo imaginar todo por lo que Karen tuvo que pasar se me hacía un nudo en la garganta. Jamás entenderé por qué su madre hizo lo que hizo. Cuando conocí a Nicole estuvimos juntos por un corto tiempo, fuimos amigos en la adolescencia y cuando nos volvimos a encontrar supongo que sucedió todo esto, Karen llego a su vida y yo me tuve que ir a seguir estudiando. Pero eso no fue razón para no decirme que me necesitaba o que tendríamos un bebé, no podía creer que esto me estuviera pasando, ¿por qué lo hizo? Quizás no tuvo confianza suficiente para decírmelo o temió que no sería un buen padre, joder, en esa carta no habia ninguna explicación coherente para todo esto. Sabía que lo mejor era ya no seguir pensando en esto pero no podía, había tantas cosas sin resolver y tantos sentimientos enredados en mi que ni siquiera quería saber cómo podía estar mi hija con todo esto, me sentía tan imbecil por no poder hacer nada para ayudarla. Era demasiado que manejar para mí, no quería imaginar lo que sería para ella. Sin esperar más, abrí la puerta de mi departamento, queriendo saber que estaría pasando allá adentro, se me había hecho una eternidad estar acá afuera sin poder saber nada. Apenas la abrí me encontré con Lily, baje mi mirada sorprendiéndome al verla tomada de la mano con Karen. ¿Esto en verdad estaba pasando? Yo había intentado esto por horas y Lily lo había hecho en minutos. — Si, claro. Iremos por un helado. — sonreí, recogiendo mi chaqueta del estante mientras las dejaba salir. No podía estar más feliz en estos momentos, mi hija comería helado y ya no me miraba con tanta pena como antes. Segui el paso detrás de ellas sin querer arruinar su contacto, quizás estaban hablando de chicas o yo que sé y no quería entrometerme. No deje de mirar a mi hija en ningún momento y es que aún no entendía como podía ser real. El camino para llegar a la heladería no era tan corto, así que note como mi hija estaba temblando por el frío que había en la ciudad y es que no comprendía como había llegado aquí con tan solo esa chaqueta. Sin pensarlo dos veces, me quite la mía y rodee su pequeño cuerpo con esta, tratando de calentarla. — Con esto estarás mejor. — La chaqueta era tan larga que no me quedo de otra que cargarla en mis brazos, con tal de que no se mojara. — Cuando terminemos de comer helado, iremos a algunas tiendas para comprarte nuevos abrigos. No quiero que mi pequeña se enferme por culpa de este clima. — le sonreí logrando ver cómo ella repetía mi acción de una manera más leve. Creo que eso significaba que estaba feliz, y eso era un buen comienzo para ambos. Voltee mi cabeza encontrándome con Lily y no dude en agradecerle con la mirada.

aaaay ni me hagas acuerdo, yo tengo clases el lunes y recién me dicen)): debieron de decirme una semana antes para prepararme mentalmente. Estuvo bien jajaj, fue corto pero aún así me queme bastante el rostro lol.
avatar
Mensajes : 1356

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Baby girl, I loved you on a lonely night.

Mensaje por fercaver el Vie Sep 08, 2017 11:06 pm


Karen sujetaba mi mano con firmeza mientras que con la otra sujetaba su peluche. Me imaginaba que aquel trozo de felpa tenía un significado muy importante para ella por lo que ni siquiera pensaba en pedirle que lo dejara. Una débil sonrisa surgió en mi rostro ante la expresión confusa de Zac y es que seguramente él no comprendía como es que a mí me había tomado tan poco tiempo establecer un contacto más cercano con su hija. En cuanto salimos del edificio y comenzamos a caminar por la acera pude notar que la temperatura había disminuido aún más y aquello estaba afectado a Karen; por lo menos fue un alivio que su padre reaccionara y decidiera darle su chaqueta para luego cargarla entre sus brazos. Y no pude evitar sentirme sorprendida cuando escuché el tono dulce en que el ojiazul le habló a la niña, ¿Realmente él podía ser un buen padre? Repentinamente esa posibilidad pasó por mi cabeza porque en realidad me sentía sorprendida ante lo que estaba viendo. —Hay una tienda donde venden unos preciosos, estoy segura de que encontrarás muchos que te gustarán—La pequeña simplemente asintió y un suspiro escapó desde mis labios. Definitivamente todo lo que esa niña necesitaba era empezar a confiar en quienes la rodeaban ahora aunque seguramente no sería sencillo, ella debía continuar extrañando a su madre. 
(...) Finalmente llegamos a la heladería y ante nosotros se encontraba un mostrador con una infinidad de sabores. En mi caso siempre tenía clara la preferencia por los helados de menta, pero no tenía idea sobre lo que podría gustarle a Karen. —¿Cuál te gusta?— Por un segundo pensé en recibir solo una seña, pero repentinamente la voz escapó desde los labios de la rubia. "Quiero de frutilla" Solo esas palabras fueron suficiente para hacerme llevar la mirada hasta Zac que se encontraba tan sorprendido como yo. No tardé en estar efectuando nuestro pedido y unos minutos más tarde nos acomodamos en una de las mesas disponibles. Comencé a comer mi cono y si yo estaba tardando poco, Karen mucho menos, parecía realmente hambrienta. Mi vista estuvo clavada sobre la niña hasta que me atreví a hablar otra vez. —Karen.— Solo decir su nombre fue suficiente para ganarme una mirada curiosa de su parte. —¿Ibas a la escuela?— Pregunté ante lo que ella pronto asintió. —¿Y sabes leer?— Esa última pregunta obtuvo como respuesta que la pequeña alzara los hombros y es que a juzgar por su edad solo debía conocer un par de letras. —¿Cuál es tu color favorito? Debo saberlo para ayudarte a escoger un abrigo.— "El azul" —¿De verdad? también es uno de mis favoritos.— Todo lo que buscaba era ganarme la confianza de la niña que de un segundo a otro lanzó una pregunta que resultó ser una especie de prueba de fuego. "¿Puedo probar de tu helado?" —Claro que sí, ¿tú me dejarías probar del tuyo?— Y solo bastó que hiciese aquella pregunta para que la pequeña de ojos azules extendiera su cono en mi dirección por lo que no dudé antes de untar mi cuchara con una pequeña cantidad de aquella nieve rosa, acción que Karen repitió al tomar un poco de mi cono.  —¿No quieres probar el de tu papá? El helado de chocolate de aquí es muy bueno.— Cuando la pequeña dirigió la mirada a su padre yo hice lo mismo y casi le dije a Zac con la mirada que acercase su helado a la niña. Se trataba de una acción que habitualmente no tendría la menor relevancia pero resultaba ser que finalmente Karen actuaba de un modo más natural. Imaginaba lo complejo que sería para Zac controlar la situación, pero le estaba ayudando a dar los primeros pasos. 
avatar
Mensajes : 2564

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Baby girl, I loved you on a lonely night.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.