Últimos temas
» Mi verdadero hogar está en tus brazos
Hoy a las 5:47 am por Arijp96

» ethereal.
Hoy a las 5:29 am por lalisa

» Pones mi mundo al revés
Hoy a las 5:15 am por Arijp96

» when there's no light to break up the dark, i look at you ღ
Hoy a las 4:14 am por hobi

» You wanna play, you wanna stay, you wanna have it all.
Hoy a las 2:53 am por fercaver

» →lets do it again...
Hoy a las 2:40 am por goldensky

» we live in a beautiful world.
Hoy a las 2:07 am por missproblem

» partner in crime—♥
Hoy a las 1:28 am por Mangata_

» usoratonkachi ♥
Hoy a las 12:11 am por uchiha

Afiliados del Foro
Afiliados hermanos 0/5
Directorios y Recursos
Afiliados Elite 0/44

Baby girl, I loved you on a lonely night.

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Baby girl, I loved you on a lonely night.

Mensaje por fercaver el Vie Sep 08, 2017 11:56 pm


Repentinamente un pesado suspiro escapó desde mis labios y es que esto estaba tomando un rumbo que no me gustaba. Admitía que estaba confiando demasiado en que aquella morena me necesitaba, pero al parecer su orgullo nunca la dejaría admitirlo. Y es que al parecer su madre le había enseñado bastante bien como negociar y hacerse respetar a pesar de que la mayor parte del tiempo era Victoria quien se hacia cargo de todo. —¿No es obvio por qué quiero hacerlo? Ambos sabemos que no estas en una buena posición ahora, pero tienes mucha información y contactos que yo necesito.— En el fondo eso era lo que Daniela tenía ofrecer...mucha información que me conduciría directo a una mina de oro. Pasé una mano por mi cabello en un gesto clásico de frustración y acabé por borrar cualquier rastro de sonrisa de mi rostro y es que si Daniela quería seriedad eso era exactamente lo que iba a darle. Yo no había venido hasta aquí para jugar, lo que le estaba ofreciendo era un trato serio aunque la decisión final siempre sería suya. La vi ponerse de pie y no dudé en hacer lo mismo porque pronto sus siguientes palabras sonaron como una especie de desafío para mí. ¿Ella no me creía capaz de acabar con Isabel? ¿Realmente me conocía tan poco? Había sido capaz de traicionar a su madre, esa debía ser la mayor prueba de que yo no era un hombre de juegos. Mi mano se extendió hasta la morena para sujetar su muñeca con fuerza, aunque sin llegar a causarle daño. —¿Eso es lo que quieres? ¿Que mate a Isabel? Lo haré si es tu condición.— Mi vista se había clavado en los intensos ojos claros de aquella preciosa mujer y aunque veía la seguridad en su expresión estaba seguro de que lograría sacarla de aquí.
Hasta ahora no había sido del todo sincero con la morena y si ella estaba hablando con tanta seguridad era mejor que lo hiciera conociendo ya toda la verdad. —¿Sabes la razón por la que quiero llevarte conmigo? Porque aquí no sobrevivirás ni un solo día, ¿Crees que Enrique hará un trato contigo? Él solo aprovechará la oportunidad para utilizarte ahora que estás sola.— No era necesario que yo le dijese a ella la figura de protección que siempre representó su madre y que ahora no tenía considerando las circunstancias. Por otra parte, algo me estaba diciendo que Daniela continuaba sin comprender del todo porque yo me encontraba frente a ella hablando sobre Enrique. —Hace un trato con Enrique y acabarás muerta, no es alguien en quien puedas confiar.— Probablemente ella pensaba que yo  no era la persona adecuada para referirme a la confianza pero esta vez no tenía intención alguna de traicionarla. —Si te estoy pidiendo que dejes esta casa es porque hacer un trato implica protegerte y es más difícil hacerlo si estas aquí.— ¿Qué lugar podría ser más seguro que mi propia morada? Entre esas cuatro paredes tenía la seguridad de que podría vigilar cada uno de sus pasos además su seguridad también sería la mía en cierta medida. —Deberías comenzar por admitir que no te quedan opciones preciosa, no estás en condiciones de escoger.— Esta vez las palabras habían escapado desde mis labios prácticamente sobre los suyos con un tono más ronco de lo habitual. Ella podía actuar como quisiera, pero ambos sabíamos que por dentro debía estar aterrada. Daniela no tenía dinero, no tenía en quien apoyarse y sobre todo no tenía a Victoria para cuidar de sus pasos. —Ambos sabemos que tu madre era quien te protegía, ¿cómo esperas protegerte ahora?— Y no estaba desafiándola al hacer esa pregunta solo estaba poniendo las cartas sobre la mesa para que ella comenzara a ver que en realidad no tenía absolutamente nada con su madre tras las rejas, ¿realmente esperaba que Victoria pudiese hacer algo por ella?

Ay que fatal. Yo ando con una flojera nivel dios que aunque falte mucho a clases por salud no tengo gana alguna de ponerme al día kajaj y en general soy responsable pero ando con la cabeza volando. ¿Te quemas bien? Yo soy un desastre porque el sol me pone roja horrible y tras unos días así luego vuelvo a quedar blanca...hasta bronceador me pongo y no pasa nada, siempre vuelvo a mi tono.
avatar
Mensajes : 2559

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Baby girl, I loved you on a lonely night.

Mensaje por tastethesecookies el Sáb Sep 09, 2017 8:58 pm


DANIELA BELTRÁN
Bien, esto ya estaba tomando un tono diferente. Apenas supe que Enrique estaba en esto, empecé a dudar de si esta era la actitud correcta para hablarle así a Juan. Obviamente  eso no quería decir que confiaba en él, Juan no era nadie para advertirme sobre quién confiar o en quien no, pero por lo menos me estaba dando una idea de cuáles eran sus planes. Lo único que no entendía era ¿por qué en vez de aliarse conmigo, no se alía con Enrique? Supongo que yo le valía más y aunque no quería decirlo, ambos sabíamos que era más inteligente que cualquier otro socio que él pudiera encontrar. Sonreí y empuje su cuerpo duramente hacia atrás para que dejara de agarrarme el brazo. Me cruce de brazos y me quede en silencio por unos segundos, entendiendo bien que era lo que haría a continuación. Necesitaba dinero, así que trabajar con Juan me ayudaría mientas tanto busco la forma de entrar a esa casa que antes era mía y sacar el dinero que había dejado mi mamá, y conociéndola sabía que era mucho. No podía esperar hasta poder tener muerta a Isabel, pero si quería que estuviera bien hecho tenía que hacerlo yo misma, por lo que mire a Juan, aceptando que pedirle algo así solo sería una pérdida del tiempo. ─ Primeramente, puedo protegerme sola. Recuerda quién es mi mamá antes de hablarme como lo estás haciendo. ─ él no era nada más que un simple empleado, y debía de saber cuál era su posición antes de que yo tenga que ponerlo en ella. Estaba cansada de la forma en la que me hablaba, pero supongo que podía manejarlo hasta ahora. ─ Y no tienes que seguir llenándome la cabeza con mentiras. Ganaste, iré contigo. ─ suspiré dándome por vencida. Estaba cansada de vivir en esta pobreza, jamás imaginé que tenía que vivir de esta forma y lamentablemente mi madre nunca me enseñó a como sobrevivir a esto. No tenía a nadie, para todos era una maldita criminal en esta ciudad, mi padrastro había tratado de matar a mí madre y aunque me haga la tonta, de nada serviría. Ahora que todos sabían a lo que se dedicaba mi mamá, él ya no quería seguir involucrándose con nosotras. Y en parte lo entendía, ¿quien confiaría en un alcalde que es esposo de una narcotraficante? ─ Haremos rápido nuestro primer trabajo, quiero tomar mi dinero y comprarme una casa decente para ya no tener que vivir en el mismo techo que un traidor. ─ musité, pero mentía. Mi más certera ambición era ganar dinero y mandárselo a mi mamá para planificar su fuga, no importaría como lo conseguiría tan solo quería tener unos cuantos millones para tenerla junto a mi. ─ Y por lo de Isabel, no te preocupes. Ambos sabemos que no vas a poder matarla, tuve demasiada fe en ti. ─ conociendo lo traidor que es, quizás Juan iría con Isabel apenas las cosas fueran mal y le contaría todos mis planes. ¿Quien me manda a entablar una conversación con un pobre diablo como él? Solo a mí se me podía ocurrir. ─ Ire a recoger mis cosas. ─ sentencie, dando por terminada esta discusión. Suspiré tratando de calmarme y de no echarme a llorar ahora mismo. No podía creer que me estaba vendiendo a un traidor como lo era Juan, peor no podía estar. Entre a mi habitación y tome solo dos maletas para llenarlas de mis cosas más importantes. Mi plan no era quedarme por mucho tiempo con Juan, sinceramente dudaba que su plan de "protegerme" sea real. Debía estar alerta sobre cualquier cosa que quisiera tramar, nadie me había propuesto salir de este lugar a uno más seguro, así que...¿que podía esperar de él? Arrastre las maletas y trate de poner mi mejor cara ya que a partir de hoy estaría más intranquila que nunca. Viviría de la peor manera a mi parecer pero ya que, no tenía nada mejor. Camine hacia la sala de nuevo, encontrándome con un ya más calmado Juan, debí suponer que se la debe de estar pasando bien al verme seguirle la corriente. ─ Espero que me des unos cuantos hombres a mi disposición. Y armas, si Enrique va a estar en esto entonces debo de protegerme. ─ No iba a fiarme de nadie y sabía que nadie hacia mejor las cosas que yo, poco a poco podía estar armando mi propio cartel sin ayuda de nadie. Dudo mucho que los más grandes titubeen en iniciar un negocio conmigo.
avatar
Mensajes : 1350

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Baby girl, I loved you on a lonely night.

Mensaje por tastethesecookies el Sáb Sep 09, 2017 9:07 pm


ZAC EFRON
Quisiera que mi hija confiara más en mi y aunque sabía que sería un proceso largo, no podía quejarme, estaba tan feliz por tenerla en mis brazos aunque solo había sabido de su existencia hace unas horas. Aún estando en la heladería, no me permitiría soltar a mi hija así como así, estaba disfrutando mucho de esto e incluso estaba llegando a pensar que lo haría bien en un futuro. Estaba distraído viendo todos los sabores de helado que había en este lugar, y es que había llegado hace unos días pero no lo suficiente como para haber recorrido toda la ciudad, eso sería imposible. La suave voz de Karen se hace presente y no pude evitar quedarme helado apenas pude escucharla. Vaya, debí haber llamado a Lily mucho antes fui un estupido, pude haber pasado tiempo bueno con mi hija desde hace un buen rato. ─ Yo quiero uno de chocolate. ─ sonreí viendo fugazmente a mi hija antes de dejar que Lily se hiciera cargo de la orden. Suspiré y me encaminé hacia una de las mesas, en donde acomode a Karen en una silla a mi lado, quedando en medio de los dos. No pude evitar no fijarme en Karen y en como devoraba su helado, estaba llegando a pensar que sería mejor llevarla a otro lugar a comer un poco de comida de verdad, supongo que si tenía hambre era porque no había hablado en todo el día conmigo cada vez que le preguntaba algo. Mire a Lily apenas empezó a hablar y Karen la miraba atentamente, no sé cómo lo había hecho pero ella parecía cómoda con su presencia. Gracias a ella pude saber muchas cosas, como el hecho de que tendría que buscar una escuela cerca de mi departamento mañana mismo, no quería que se atrasara y comenzar mal esta relación. De repente ambas se pusieron a hablar de lados y por una extraña razón yo caí en la charla. Fruncí mi ceño un poco confundido hacia Lily pero finalmente entendí a donde quería ir con todo esto. Respiré hondo y acerque mi cono hacia mi pequeña y ella enseguida tomó una gran cucharada y se la metió a la boca, lo que me causó un poco de risa. Ella era demasiado tierna que sinceramente podía verla todo el tiempo, no me cansaría. Karen mágicamente me sonrió y tomó otra cucharada de mi helado sin temor alguno, por lo que entendí que le había gustado de más. ─ Te pediré otro, pero iremos a comer y espero que te comas todo. ─ la mire seriamente, advirtiéndole que esto del helado no sería siempre. Comer tanto dulce no era sano y mucho menos para una niña en desarrollo como lo era ella. Acaricie su cabello, peinándolo hacia atrás ya que estaba un poco enredado por el clima y ya le estaba molestando. Creo que también necesitaría clases de peinados o algo así para poder acercarme más a ella y a su impulso femenino. Levante la mano llamando a una de las meseras y rápidamente esta vino a mi. ─ Otro helado de chocolate, ¿no quieres nada más, Lily? ─ pregunte dirigiéndome a ella y espere a que respondiera antes de volver mi mirada a Karen. ─ ¿Como era tu anterior escuela? ─ no tenía idea de cómo funcionaba todo eso y quería saber si sería mejor ponerla en una escuela con niñas o con ambos sexos. ─ Era grande y habían muchos árboles. ─ asentí entendiendo más o menos a donde quería llegar. Debía de aprovechar que estaba hablando tanto para seguir sacándole información antes de que Lily se vaya y volviera a cerrarse. ─Mmm, genial. ¿Y que te enseñaban? ─ murmuré notando como la misma mesera volvía con nuestro pedido que rápidamente pase el helado de chocolate a manos de mi hija. ─ Estaba en el club de baile, me hacían leer y dibujar, también me enseñaron a contar. ─ mostró sus manos y empezó a contar cada dedo que había en ellas y casi desfallecí de la ternura. Karen no hablaba tan claro, pero se hacia entender y eso era lo que importaba. Supongo que su mamá practicó con ella en la casa. ─ Oh Dios, a mí me encanta todas esas cosas. ─ abrí mi boca en forma de sorpresa aunque obviamente estaba exagerando pero solo quería parecerle agradable, era lo único que me importaba en este momento. Quería hacer todo lo posible para que ella confiara en mí y que cuando Lily se marchara no se quedara hecha una momia de nuevo. ─ Mañana iremos a ver escuelas y escogerás la que más te gusta, ¿está bien? ─ ella asintió para después empezar a comer su gran cono de helado de chocolate.

ponerse al día es lo peor ))): yo a veces falto y es horrible, da tanta pereza ))): jajaj estamos iguales, también soy así, no me bronceo ni nada, sigo blanca )): pero bueno ahora la piel se me está pelando y quiero ya terminar de pelarme por las clases pero idk, con mi mama suerte lo dudo lol.
avatar
Mensajes : 1350

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Baby girl, I loved you on a lonely night.

Mensaje por fercaver el Dom Sep 10, 2017 5:36 pm


Imaginaba que Zac se sintió tan aliviado como yo cuando Karen comenzó a hablar con mayor libertad. Estaba segura de que era una niña dulce, solo necesitaba conocer su nuevo entorno y es que, ¿quién no estaría asustada de encontrarse en su lugar? Había perdido a su madre y repentinamente debía vivir con un desconocido. —Podemos ir al restaurante de Caroline, ¿te gustan las pastas?— Pregunté a la rubia que asintió sin espacio para dudas. Eso sería un punto a favor para Zac considerando que su especialidad era la comida italiana, por lo menos tendría la mesa como un punto de llegada con su hija. Me limité a negar con la cabeza ante el ofrecimiento de otro helado y es que a diferencia de Karen yo si había comido antes de salir de casa y mi estomago no aguantaría una nueva porción de helado. Cuando la conversación volvió a concentrarse en la niña y sus preferencias la sonrisa volvió a aparecer en mi expresión. —La hija de Andrew esta en una escuela cerca del restaurante, tal vez podrían intentar allí.— Andrew era uno de los asistentes de cocina y su hija nos visitaba de vez en cuando al acabar su jornada de clases. —Podrías llevarla al restaurante por las tardes.— Y al decir aquello comprendí que quizá estaba metiéndome en terreno indebido pero seguramente el castaño necesitaba empezar a pensar en quien cuidaría de su hija cuando él estuviera ocupado. El trabajo en el restaurante era demandante, sobre todo en las tardes y noches por lo que necesitaría solucionar aquello. 
(...) Cuando Karen acabó con su segundo cono de helado salimos del lugar y su padre se encargó de mantenerla tan arropada como antes. Por suerte el centro comercial se encontraba solo a unas cuadras por lo que pronto pudimos resguardarnos del frío e iniciar la búsqueda de la nueva ropa para la nena. —Este es un buen sitio.— Le dije a Zac refiriéndome a una tienda donde se veían bastantes prendas para niñas en el mostrador. —Creo que Karen debe ser talla seis.— Y estaba efectuando ese juicio solo basándome en lo que podía ver de la pequeña que no dudo en mostrarme un abrigo que había llamado su atención en la vitrina. —¿Te gustaría ese?— Pregunté aquello antes de que una vendedora se nos acercase en cuanto ingresamos. —Necesitamos el abrigo de la segunda maniquí en el mismo tono.— Mientras la chica asentía y daba una mirada a Karen intentando descifrar su talla mi vista volvió a la pequeña de ojos azules. —¿Dónde vivías antes?— Pregunté a la niña que no tardo en responder "Vivía en Phoenix" Mi vista no tardó en ir a Zac y un suspiro salió desde mis labios. Ese simple detalle explicaba a la perfección porque su ropa no era en absoluto adecuada para el clima de Nueva York, probablemente la niña ni siquiera conocía la nieve si había vivido en la ciudad más calurosa del país. —También necesitarás unas botas de agua, en Nueva York amamos las posas de agua.— Bromeé ganándome una mirada llena de entusiasmo; esta nueva vida debía estar llena de interrogantes para Karen. La vendedora no tardó mucho en volver y dejé que Zac se hiciese cargo de ayudar a la niña a colocarse el abrigo porque no quería interferir y era obvio que él debía ganarse la confianza de su hija lo antes posible. —Creo que te va perfecto, ¿No piensas lo mismo, Zac?— En cuanto mi compañero asintió su hija se mostró complacida y aunque dudé unos segundos acabé por hablar. —Creo que debe llevar unas cuantas prendas de invierno, no creo que su guardarropa sea adecuado para Nueva York.— Tampoco sabía si la niña había traído muchas cosas consigo considerando que la asistente social fue quien la trajo.
avatar
Mensajes : 2559

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Baby girl, I loved you on a lonely night.

Mensaje por fercaver el Dom Sep 10, 2017 6:54 pm


¿Realmente tenía sentido continuar discutiendo con Daniela? Ella siempre sacaría a colación la posición de su madre que aunque ahora no valía nada a ella seguía haciéndola sentir la reina del mundo. Poco a poco una sonrisa de satisfacción surgió en mis labios cuando finalmente la morena aceptó que vendría conmigo y aunque me hubiera encantado hacer un comentario me obligué a morderme la lengua para evitar más enfrentamientos. —Eso dependerá de ti.— Le asegure porque esta vez yo era quien tenía el dinero y ella los contactos, ¿no lograba ver que unirnos traería beneficios reales para ambos? —Y ya veremos por cuanto tiempo te quedas conmigo.— Aunque intente no sonar arrogante fue imposible no hacerlo. Algo me decía que cuando la morena dejase de estar a la defensiva íbamos a poder entendernos mucho mejor porque ¿quién no querría entenderse con ella? Una risa amarga mientras negaba con la cabeza se me escapó, ¿y es que Daniela realmente dudaba tanto de mí? Si había sido capaz de meterme con su madre no tenía motivos para temer de Isabel. —Me encantará ver como debes tragarte tus palabras, cariño.— Guiñé un ojo y acabé por girar sobre mis talones para acercarme nuevamente al bar. Mientras ella ordenaba sus pertenencias yo me encargaría de aprovechar una de las pocas cosas buenas que seguía quedando al interior de esa casa, los buenos tragos.
(...)Tras unos minutos Daniela volvió a aparecer en salón y su comentario me hizo soltar un suspiro. Al parecer tendría que acostumbrarme a que esa mujer nunca dejaría de poner condiciones. —Ya hablaremos sobre eso, pero de todas formas por ahora aunque no me creas deberías estar tranquila, te ofrecí protección.— Esta vez mi tono fue más tajante porque en realidad no entendía porque ella estaba viniendo conmigo si no confiaba en absoluto. Era consciente de que tenía todo el derecho del mundo a desconfiar pero ¿por qué querría solo aparecer aquí y hacerle daño? Ella era una pieza del tablero que me convenía tener a mi favor. En cuanto salimos de la casa fuimos hasta el automóvil donde uno de mis hombres se encargó de acomodar todas sus cosas en el maletero. Habitualmente conducía solo y de llevar a alguien para hacerlo me sentaba en el asiento del copiloto de todas formas, pero esta vez me acomodé junto a Daniela en la corrida trasera. —Tenemos que hablar sobre lo que quieres tener a tu disposición. Seré claro y te diré desde ahora que no pondré todo a tu favor desde el principio porque tal como tu no confías en mí yo no pondré las manos al fuego por ti.— La mirada que la mujer de ojos claros que dirigió me dejó en claro que ella no estaba en absoluto feliz con lo que le estaba diciendo pero ya no había espacio para arrepentimientos. —Los primeros días yo me encargaré de cumplir con lo que quieres y aunque insistas en decir que no es verdad, me encargaré de Isabel.— Y es que el asunto ya ni siquiera tenía que ver con el deseo mismo de Daniela, sino que con poner en claro que ella no podía seguir dudando de lo que yo era capaz de hacer. El camino hasta mi hogar no era demasiado largo por lo que tras unos minutos nos encontrábamos aparcando en el interior. Al entrar en el casa mi vista fue de inmediato a las escaleras que conducían al segundo piso. —En la segunda planta hay varias habitaciones desocupadas, puedes escoger la que quieras.— Si no nos íbamos a llevar de maravilla quería que por lo menos ella se sintiera un poco cómoda.

Ay sí, en serio que solo tengo ganas de dormir kajsjs. Es horrible, ¿y qué estudias? yo me pongo preguntona demasiado rápido kajs.
avatar
Mensajes : 2559

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Baby girl, I loved you on a lonely night.

Mensaje por tastethesecookies el Lun Sep 11, 2017 10:03 pm


DANIELA BELTRÁN
Es mejor que este segura yo misma. ─ si no podía cuidarme yo sola, ¿quien más lo haría? Y estaba segura de que apenas Juan recibiera una mejor oferta se deshaceria de mi, eran las leyes de este negocio y era por eso que jamás quise meterme en esto, hasta ahora. Sabía que la única forma de vengarme era por medio de esto y de nada más. Suspiré y rodé mis ojos, al parecer ahora no tenía ni voz ni voto en esto y me parecía de lo peor. Estaba tan acostumbrar a tenerlo todo que estaba a punto de meterle un tiro a Juan y acabar con su burla hacia mi, ¿quien se creía? Me tenía harta con su actitud queriendo ser mejor que yo, pronto le demostraría lo contrario. Jale mi maleta hasta llegar al auto en donde el chofer o lo que sea que haga para Juan, tomó mis cosas y enserio se lo agradecí con la mirada, por lo menos el si parecía ser cordial no como el imbecil con quien me tocaba vivir ahora. Junte mis manos y mire hacia la ventana, todo esto parecía mentira. Hasta había llegado a pensar que esto me estaba pasando por los pecados de mi madre. La voz de Juan interrumpió mis profundos pensamientos por lo que de inmediato fruncí mi ceño, él no me dejaría en paz en ningún momento. ─¿Poner las manos al fuego por mi? ¿Quién crees que soy? ─ no es como si fuera matarlo si me da un arma y hombres para que me protejan. Si lo llegara a matar nunca me mancharía las manos, siempre había mejores formas. ─ Eres un cobarde. ─ reí de tan solo imaginar a un hombre tan grande como el teniéndome miedo. No había razón y no entendía de dónde salía. Yo no era una asesina ni una traidora como él. ─ Ya lo veremos. ─ musité rodando mis ojos. No había forma de que él pudiera con Isabel si incluso es capaz de tenerme miedo a mi. Negué con la cabeza y me dediqué a ver el camino por donde íbamos, estaba cansada de perder el tiempo hablando con él. Simplemente, no llegaría a nada y no quería gastar mis energías para ocuparlas en algo más importante. Por fin llegamos a su casa y tuve la tranquilidad de ver que se trataba de una gigantesca mansión muy bien implementada. Quizás no tome una tan mala decisión. Abrí la puerta del auto y me baje de inmediato, dejando que el mismo hombre llevara mis maletas con él. Se me hacía extraño que Juan tenga tanto dinero, más le vale que esta casa no sea alquilada porque si es así me morirá de la vergüenza. ─ Está bien. ─ respondí cortantemente, jalando mis maletas para llegar al segundo piso. Esperaba que aquí Juan no tuviera que dormir porque si es así mi paciencia explotaría y terminaría por arrancarme todos los pelos de la cabeza. Suspiré y abrí la primera puerta que encontré, no me emocionada el estar aquí así que cualquiera valdría. ─ El señor y usted tienen una reunión esta noche. ─ escuche la voz del mismo hombre que venía manejando el auto. Fruncí mi ceño y me voltee, viéndolo de pies a cabeza. Quise darle unas de mis respuestas pero solo termine asintiendo para que me dejara sola de una buena vez. Estaba muriéndome por tirarme en la cama y hundirme en la depresión que había estado postergando desde que mi mamá se fue. (...) No me levante de la cama hasta que escuche como empezaba la música desde la piscina y llegaban varios autos al lugar. Debería considerarme afortunada de que Juan quiera hacer negocios tan pronto y así podía obtener el dinero que necesitaba, pero a la vez todo esto se me hacía muy extraño así que me levante de la cama y empecé a vestirme con lo que mejor tenía. Conocía bien a este tipo de gente y si van a matarme, pues no lo harían si me ven tan bonita. Termine de arreglar mi vestido rojo y me puse los tacones en tiempo récord para salir y bajar las escaleras, encontrándome con todos aquellos socios que alguna vez fueron de mi madre.
avatar
Mensajes : 1350

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Baby girl, I loved you on a lonely night.

Mensaje por tastethesecookies el Lun Sep 11, 2017 10:04 pm


ZAC EFRON
Estaba tan calmado que no me molestaba admitir que la idea de Lily era cierta. La hija de Andrew parecía irle bien en la escuela y era casi de la misma edad que Karen así que eso era un plus. Bien podía meter a mi hija ahí y decirle a la hija de Andrew que le echara un ojo por si acaso. Era muy desconfiado así que entre más seguridad haya pues mejor. Solo asentí ante su idea, lo pensaría y hablaría con Andrew para ver que era lo que pensaba y qué tal era esa escuela o que era lo que mejor me recomendaba para una niña tan pequeña como Karen. Tome el cuerpo de mi hija una vez que terminamos todos de comer y caminamos hacia el centro comercial más cercano, según Lily ahí habían muchas cosas lindas que comprar y esperaba que así fuera porque con este frío no tenía intención de pasar más tiempo fuera de casa, aunque Karen parecía que se la estaba pasando bien. Me detuve detrás de Lily apenas ella señaló aquella tienda por lo que busque la aprobación de mi hija y ella enseguida me la dio. Bien, creo que estábamos en el lugar correcto. Pronto, Lily tomó la iniciativa y me ayudó con todo esto ya que no tenía ni idea de cómo comprar ropa para mujeres mucho menos para niña. No quería ser tan básico y decir que le gustaba el rosa, ya que dudaba que eso fuera con todas las niñas de este mundo. Suspiré y entre a la tienda para ver que más había alli adentro y casi me mareo de ver tantas cosas con tantos diferentes colores. No sabía que había tantas opciones para niñas tan pequeñas, pero me gustaba, ya que al parecer Karen estaba en un paraíso visual y siendo así yo no tenía nada más que decir. Senté a Karen en uno de los esponjosos asientos que habían en la tienda mientras la vendedora se iba a buscar el abrigo. Lily le preguntó rápidamente a mi hija en donde vivía y casi se le salen los ojos al entender por qué me había apresurado en arroparla apenas salimos del departamento. Karen tenía que acostumbrarse al nuevo clima por lo tanto sentiría más frío que nosotros en todo momento. Apenas Lily mencionó botas, baje mi mirada a los pies de mi hija y por alguna extraña forma me puse a pensar en lo tierna que se vería con unas pequeñas botas en sus diminutos pies. ─ Iré a buscar algunas botas y más abrigos para ti. ─ murmuré. De seguro le terminaría pidiendo ayuda a una de las vendedoras ya que no sabía desde donde empezar, pero estaba decidido a que escogería algunas prendas muy bonitas para mi hija. Antes de girarme y hacerlo mío, la vendedora llegó por lo que me arrodillé para estar a la altura de ella y enseguida le probé el abrigo. Era cómodo y abrigado, justo para este clima tan cambiante. Asentí de inmediato, asegurándole a Lily y a Karen que este estaba perfecto. Le quedaba muy bien y tenía un buen gusto. ─ Así será, sé que el clima de aquí es muy diferente comparado a Phoenix pero te gustará. Conmigo y con Lily estarás siempre a la moda ─ explique robándole una risa, y no pude sentirme mejor en estos momentos. Mi hija estaba feliz, había comido, estaba hablando y encima la había hecho reír. ─ ¿Si te gusto? ─ le pregunte solo para asegurarme y ella prácticamente no tardó en asentirme dándome la razón. ─ Entonces lo llevaremos. ─ sonreí y se lo deje puesto, el abrigo le había gustado tanto que no quería sacárselo así que me levante del piso para ponerme a buscar otros más. ─ ¿Cuales son tus colores favoritos? ─ pregunté tratando de descifrar cuales eran sus gustos. ─ También me gusta el blanco y el lila. ─ asentí preparándome mentalmente para buscar las mejores cosas que habían en era tienda con esas características. ─ También te compraré una sombrilla, si vas a saltar posas con Lily entonces deberás estar lista para todo.

KAJKSJ yo hoy casi he dormido todo el día, por suerte no fue ningún profesor solo hubo como una introducción (?) estudio odontologia, jajaja no te preocupes me gusta responder ksj, y vos que estudias? Btw siento mis posts tan fofos es que ando media ida creo que son las hormonas (??
avatar
Mensajes : 1350

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Baby girl, I loved you on a lonely night.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.