Últimos temas
» w i l d f l o w e r s;
Hoy a las 2:36 am por herondale

» partner in crime—♥
Hoy a las 2:32 am por Mangata_

» meh.
Hoy a las 1:26 am por beanie

» mornings are for coffe and contemplation.
Hoy a las 1:04 am por silverqueen

» deepika padukone ♕
Hoy a las 1:02 am por beanie

» i'm sorry but i fell in love tonight ;
Hoy a las 12:52 am por exodus

» i could give you my devotion until the end of times ღ
Ayer a las 11:50 pm por uchiha

» pied piper ✹
Ayer a las 11:36 pm por exodus

» Hey... Rol?
Ayer a las 11:09 pm por Cinnty

Afiliados del Foro
Afiliados hermanos 0/5
Directorios y Recursos
Afiliados Elite 0/44

when there's no light to break up the dark, i look at you ღ

Página 1 de 11. 1, 2, 3 ... 9, 10, 11  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

when there's no light to break up the dark, i look at you ღ

Mensaje por hobi el Dom Sep 03, 2017 11:32 pm

they didn't agree on much. in fact, they didn't agree on anything. they fought all the time and challenged each other every day. but despite their differences, they had one important thing in common. they were crazy about each other.
she had come into his life like a sudden flame; blazing and streaming into his heart. he stayed up all night contemplating the certain agony he knew would be his if he were to lose her.


kaths, back at it again.
spin offs 

avatar
Mensajes : 17862

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: when there's no light to break up the dark, i look at you ღ

Mensaje por uchiha el Lun Sep 04, 2017 12:22 am

 


Apoyado sobre la rama de un prominente roble, bajo la mirada guiándola a aquel pequeño, pero bullicioso pueblo que a sus pies se encontraba. Siempre había escuchado rumores sobre la devoción de Kumogakure hacía los dioses, especialmente a dos que eran descritos como antagonistas; jamás imagino que las banales palabras tuvieran algo de verdad. Cuando Hiruzen le explicó su papel a desenvolver, creyó que se trataba de una broma de mal gusto, y aún lo consideraba así. ¿Una reencarnación que obligaba a los aldeanos a matarse entre sí? No había lógica. Aún viéndolo, con el sharingan activado, no conseguía asimilar que fuese algo real. Sin inmutarse, avanzó, sabiendo al lugar dónde encontraría a la persona que debía de matar. Una misión sencilla, a su parecer, y quizás un poco brusca. Junto con su compañero, avanzaron hacía la casona más alta, sabiendo lo que encontrarían en su interior. Tras el ingresar, el ambiente se hizo tensó y pesado. ¿Era su impresión o no había tejado alguno sobre sus cabezas? — Oi. — Saludo a aquella niña de cabellos rubios y ojos claros, que sentada en el suelo lloraba. Era ella, podía sentirlo por la intensidad en que rápidamente las emociones de su cuerpo saltaron a elevarse; su mente atacó con recuerdos dolorosos de su pasado y buscó el incremento de lo negativo en su interior. Abrumado, suspiró, ladeando el rostro a un lado y tomando el control de lo que pasaba dentro de su cabeza. Si te acercas lo suficiente, te verás envenenado por lo que ella representa y morirás. Eso había dicho su líder, pero ahora encontrándose frente a ella, lo único que conseguía pensar era en lo triste e indefensa que se veía. ¿Una diosa de la muerte que sufría por el daño que causa? El cortador de relámpago empezó a grillar en su mano, concentrando una gran cantidad de chakra en el manejo de este jutsu creado por él mismo. Un golpe directo al corazón sería suficiente para que el virus que envenenaba a la gente que estaba allí parara, pero sus pies seguían pegados al suelo. Era una niña.¡Acabemos con esto de una vez! — Exclamó su acompañante. Por un momento había olvidado su presencia; y es que no aportaba absolutamente nada a completarla. Viró los ojos hacía él, frunciendo el rostro aún sabiendo que esté no podría ser visto por la máscara que la doble mascara que lo cubría. — Geez, no hagas bulla. — El relámpago se disolvió y empezó a caminar lentamente hacía aquella pequeña persona que le miraba atenta, con las manos alzadas cómo símbolo de paz. — Es solo una niña… — Hablo conforme iba avanzando. Al estar en su delante se agacho para quedar a su altura y quitando la máscara de su rostro; tan solo la de ANBU, para que le viese el único ojo que se podía visualizar, ordenó: —  Vete, yo me encargaré. — No iba dirigido a la rubia, no, sino a aquel que parecía tener los minutos contados por tal desesperación que demostraba. Al peli plateado no le afectaba el aura que esa fina silueta emanaba, pero ignoraba lo que podía hacerle al resto de personas. Si estas lo suficientemente cerca, tú mismo eres capaz de quitarte la vida. Lo único que él deseaba hacer en ese momento era protegerla y eso hizo. Dejo que sus instintos fueran los que gobernaran sus impulsos y rodeo ambos brazos alrededor de sus hombros, estrechándola hacía sí mismo, ocultando su cuerpo con el suyo. — Nadie te hará daño. — Aseguro en un susurro, conteniendo ese mareo que le obligo a cerrar ambos ojos. No la soltaría, a pesar de la fuerza con la que el ambiente le enfermaba. No la soltaría. Jamás la soltaría.
avatar
Mensajes : 1844

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: when there's no light to break up the dark, i look at you ღ

Mensaje por hobi el Lun Sep 04, 2017 2:40 am

Jadeante, retrocedí rápidamente y cubrí mi rostro al tropezar cayendo sentada: ¿pero para qué? Siempre iba a pasar lo mismo, sin importar cuántas esperanzas albergase al acercarme y verificar los signos vitales de cada uno... el resultado sería ese montón de cuerpos sin vida, desgarrados y apilados en cada pequeño espacio bañado por la penumbra: era la única manera de no presenciar el sangriento arrebato, lo había aprendido desde muy pequeña. ¿Es que jamás iban a darse cuenta, de que mi hogar era el sinónimo al más terrible de los infiernos? Esas personas... no debían estar ahí, no podían acercarse a mí creyendo que deshacerse de una niña sería la más fácil tarea: no era yo quien los atacaba a la hora de perder el control, y no había nada que pudiera hacer por ellos si elegían despertar a la maldición. ¿Por qué el honorable Raikage continuaba empecinándose en enviar a sus ninjas al matadero? Sabía que ninguno regresaría, nadie podía escapar con vida aún cuando... intentase ayudarlos. Una vez conscientes de la gravedad que realmente poseía su misión, solo se quedaban ahí: resignándose al final que debía de darles tan velozmente como fuera posible. Porque no quería extender el sufrimiento previo a sus muertes, y porque tampoco quería que me miraran a los ojos mientras lo hiciera: no solo me veía reflejada en estos, sino que también... podía imaginar la desolación de esa persona, que no solo dejaba un nombre atrás: al contrario de mí, todos y cada uno de ellos tenían familias. Y muchas los esperaban de regreso, pero otras hacían de su último encuentro la más triste despedida: podía imaginármelo, podía ponerme en sus zapatos y sentir el mismo grado de angustia... ¿entonces por qué no dejaban de llegar? — ¡Tienen que irse! — asustada, volví a hacerme para atrás: y mis ojos se movieron nerviosos de un lado a otro, porque la falta de luz no impedía que me percatara de su presencia... podía escucharlos sin importar la distancia, podía sentirlos frente a mí aunque no lo estuvieran. — ¿Qué estás haciendo? ¡Aléjate mientras puedas, sal de aquí! — temblé, cuando mis dedos se enterraron en las hebras de mi cabello y mi cabeza alzó el volumen de un insoportable silbido. Admiré con horror la tranquilidad con la que el ninja delante de mí se aproximaba para finalmente colocarse delante de mí, ¡¿estaba loco?! Solté un agudo alarido cuando creí que iba a atacarme, porque sabía que no iba a lograrlo antes de que mi cuerpo reaccionara para despedazarlo: pero... lo único que sentí fue el aturdimiento, producido por un gesto tan simple como inofensivo. — Lo siento. — y lo dije porque creí que iba a dejar de tener poder de decisión, así que cerré los ojos y esperé... pero los segundos se convirtieron en minutos, y estos pasaron sin que el de cabellos platas se dispusiera a soltarme. Mi rostro se contrajo confuso, cuando aún temblorosa apoyé mi rostro de lado sobre su pecho: aún... aún podía sentir su corazón latiendo. ¿Pero por qué? — ¿N-no duele? — pregunté desconcertada, probando con extender mis brazos lentamente hacia su cuello: y sin pensarlo dos veces, los envolví alrededor de éste... presionando mi cuerpo al suyo, esperando una vez más el trágico desenlace que no llegó. — ¿Puedes... quedarte así otro momento? — mi campo visual pasó a volverse una imagen borrosa, mis ojos ardieron y la sensación que mi pecho enviaba al resto de mi cuerpo se volvió tan sobrecogedora como... placentera. No quería matarlo, no sentí el afán de torturarlo: solo... quería sentir esa calidez que el contacto inspiraba. — Me siento bien. — ¿era él la primera y única persona inmune? ¿Siquiera existían?


 in all this bitterness you stay so sweet ;
avatar
Mensajes : 17862

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: when there's no light to break up the dark, i look at you ღ

Mensaje por uchiha el Lun Sep 04, 2017 3:22 am

 


Deslizó sus dígitos por entre sus cabellos, cómo si tratase de peinarlos. La suavidad y finura de sus hebras era algo que no tenía comparación, y encantado por aquel simple contacto, continúo repitiendo el vaivén de su muñeca por el largo de sus rubios una y otra vez. No conseguía comprender lo errados que sus superiores se habían encontrado al considerarla cómo algo mortífero. Había bastado con un solo mirar para ver en ella… un hogar. — Todo el tiempo que quieras. — Respondió apacible. No había necesidad de qué lo preguntara, pues en sus planes, el dejarla ir, aún no era considerado como opción. — ¿Sí? — Sonrió por debajo de la máscara, por qué la dulzura de su voz apaciguaba tanto su mente como su cuerpo. Paz, con ella entre sus brazos, sentía paz. — Yo también. — Habló con la verdad, sabiendo que en años, una sensación como la actual no había ni amenazado con abarcarlo. Deslizó con cuidado y respeto, uno de sus brazos por debajo de sus piernas mientras el otro la sujetaba por la cintura, ejerciendo fuerza y buscando estabilidad en cada uno de sus movimientos, para no caer cuando intentaba ponerse de pie con ella cargada. Unos segundos más tarde, empezó a avanzar, sacándola de aquel lugar dónde apestaba a muerte; sabiendo que tenía una simple idea en mente. La llevaría con él… a Konoha. — ¿Qué crees que estás haciendo? — Aún cuando podía palpar la obvia indignación del ninja de la hoja, sus acciones no dudaron. Suspiró, ideando una respuesta que proporcionarle solo para hacerlo callar. Optando con una amenaza, que constantemente servía. — La estoy llevando con nosotros. Intenta detenerme y ocuparas un lugar entre los cadáveres. — No se detuvo a mirarle, su atención caía en el inocente rostro rubio que ahora reposaba sobre su pecho. A los pocos minutos de continuar con sus pasos, escucho cómo los seguía de cerca. ¿Sería solo Gai el que se atrevería a enfrentarlo? Curioso, viro los ojos encontrándose con un morado tan profundo y brillante cómo el universo. Unos ojos bien abiertos que detallaban su rostro, y él no podía evitar el sentirse enternecido. Si bien, la curiosidad de las personas por verle así conseguía aburrirle, en ella era… no. — Todo estará bien. — Colocó sobre ella la máscara de ANBU que había estado colgando del pendiente de su pantalón. — Nadie te lastimará mientras estés a mi lado, y estoy seguro que nadie podrá lastimarme mientras tú estés al mío. — Bromeo, golpeando la punta de su nariz con la yema de su dedo índice, tras dejar su figura sobre el suelo, a pocos pasos de donde se encontraba el Kage de la aldea. No se habían tardado en llegar, puesto que el lugar era lo suficientemente accesible para movilizarse con rapidez. Analizó los rostros de los terceros en la fotografía. Desilusión y miedo, eso se veía en su mirada, y por alguna extraña razón al peli plateado eso solo conseguía enfurecerlo. ¿Acaso había sido la única persona con dos dedos de frente que habían visto a la dichosa reencarnación por lo que verdaderamente era? ¡Una niña asustada, maldición! — ¿Qué hace ella aquí? — Cuestionó. — Para ser líder, no es nada listo. — Respondió con tranquilidad, estirando su brazo por delante de la rubia para cubrirla con su cuerpo. Veía los rostros de los presentes, y podía presentir lo que sus mentes divagaban. Nadie la tocaría mientras él se encontrara presente para cuidarla. — ¡Su misión era matarla! — Asintió. Él mismo lo había dicho: era. Pasado. — Cambie de parecer. — Elevó los hombros suavemente, indiferente. Aquella era una conversación que no tenía interés alguno en ser participe. — Tienen dos opciones: intentar detenerme y ser asesinados por mí… o dejarnos ir y liberarse de su pequeño y adorable problema. — Nadie se movió, la tensión del ambiente empezó a relajarse y entendió que habían aceptado la segunda oferta. Inteligente su decisión. ¿Sería igual de sencillo convencer al Hokage? Ya encontraría las palabras necesarias para persuadirlo. 
avatar
Mensajes : 1844

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: when there's no light to break up the dark, i look at you ღ

Mensaje por hobi el Lun Sep 04, 2017 7:03 am

¿Cómo te sientes en éste momento? — inquirió aquel a quien habían llamado Hokage, y yo esperé algunos segundos pero no para evaluar mi respuesta: sino para contener las emociones que amenazaron con brotar. ¿No iba a insultarme? Estoy bien, gracias. — la amabilidad de mi trato pareció asombrar al montón de ancianos que empezaron a murmurar a nuestro alrededor, pero aquel que se cernía frente a mí solo... asintió. ¿Hay un nombre por el que desees ser llamada? — asentí enérgica, y temblé del entusiasmo al notar que el bullicio se mantuvo expectante a mi respuesta: ¿estaban dándome la posibilidad de dejar mi identidad atrás? ¡Veena!  y antes de poder escuchar su respuesta, volteé para acercarme al de cabellos plata. ¿Te gusta? — pregunté, sin dejar que la acusadora mirada de su compañero me afectara al avanzar y rodearlo con los brazos. ¿I-iban a perder el aliento cada vez que me acercara a él en busca de aquellas sensaciones? Es encantador al igual que tú. Ahora, Veena: ¿nos esperarías fuera durante unos momentos? Te prometo que todo estará bien. — mordí el interior de mi mejilla y agaché la mirada, no... sentía que debiera desconfiar de él. No podía visualizar al miedo en sus ojos, ni siquiera se escuchaba receloso: y si la única persona en quien confiaba creía en su persona, yo también debía de hacerlo. Finalmente lo solté al mostrar una breve reverencia y entrelacé los dedos tras mi espalda, cuando el compañero del peliplata se interpuso para evitar que volteara a verlo. El chico evitó que volviera a ingresar por la puerta entreabierta, empujándome a los pasillos cercanos a la gran oficina. Mi atención se desvió al largo ventanal que ofrecía una vista completa de la aldea, y mis pasos me guiaron hasta apoyar mi rostro contra éste. Jamás había visto nada tan colorido y... lleno de calma. Si, dale un vistazo antes de que la vuelvas pedazos. — chasqueé la lengua, pero no dejé que su comentario me afectase al observar con atención al montón de personas que se desplazaban en las calles. Kumogakure no se le parecía en nada, desafortunadamente. Quita tus sucias manos de ahí y siéntate, fenómeno. — puse los ojos en blanco, y me sorprendió lo sencillo que resultó guardar silencio: pero no lo cuestioné al hacerlo y obedecer, segura de que no le daría motivos para continuar. Tras algunos minutos en silencio, sin embargo, no pensé que no los necesitara.  Podría lastimarte. — sonrió burlón, y una de mis cejas se alzó lentamente cuando me ladeé para observarlo. No te tengo miedo. — aún podía distinguir al temor en sus ojos, ¿así que estaba siendo temerario o estúpido? Me parece bien, quien debería de dártelo es Kakashi: aquel en quien tanto confías. ¿Sabías que mató a su compañera de equipo? — arrugué el ceño, pero devolví mi vista al frente y mordí mi labio inferior cuando se dedicó a relatar cómo había sucedido semejante cosa... tan explícitamente como fuera posible. Somos ANBU, y nuestro deber es asesinar: no salvar. Que no se te olvide. — pero Kakashi se había acercado a mí cuando nunca nadie lo había hecho, él... me trató como una persona y no como a una bestia. ¡Frente a su superior, incluso!  Quizás el suyo sea otro. — pero esto, lejos de parar la perorata sin sentido, alimentó sus deseos de proseguir. ¿De verdad, pequeña monstruo? Soy todo oídos, ¡dime! — y volvió a reír, ante el silencio con que se enfrentó en respuesta.  Nadie lo conoce, ¿qué te hace pensar que tú si? — la paz que volvió a expandirse a lo largo y ancho de todo mi ser, cuando el gesto alegre volvió a mi rostro ante su presencia.


 in all this bitterness you stay so sweet ;
avatar
Mensajes : 17862

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: when there's no light to break up the dark, i look at you ღ

Mensaje por uchiha el Lun Sep 04, 2017 1:57 pm

 


El trato proporcionado hacía la rubia por parte de su superior fue más agradable de lo que imaginó, por lo que dejo de lado sus intranquilidades para concentrarse en lo que pasaba frente a sus narices. — Yo me haré cargo de ella. — Apresuro a explicar, una vez la puerta a sus espaldas se había cerrado. — ¿Por qué? — Honestamente, él todavía se continuaba preguntando lo mismo, sin llegar a una respuesta que calmara su ansia. ¿Por qué se preocupaba tanto por la vida de una pequeña que acababa de conocer? Y no bajo circunstancias categorizadas como normales. Sin saber que decir, se mantuvo en silencio, con la misma expresión sin interés que ya antes tenía. — ¿Le alimentaras, cuidaras y entrenaras hasta que sea considerada un ninja de la aldea? — Cuestionó, recibiendo en respuesta un rápido asentimiento por parte del peli plateado. — ¿Por qué tu? — Bajo la mirada hacía su mano derecha, la cual había estrechado mientras caminaban por las calles de la hoja. — No confió en nadie más. — No quería arriesgarse a dejarla ir de su lado, con alguien que no fuese el mismo. — Bien, tienes mi permiso, pero espero que sepas lo que sucederá a continuación, su vida no será sencilla... — El hombre de mayor edad pensó en continuar con su sermón, pero calló al percatarse cómo la atención del joven  ya no se encontraba enfocada en lo que él pudiese decir; ya había obtenido lo que quería: su permiso. No le detuvo por más tiempo, por lo que a los pocos minutos el hijo del colmillo blanco ya se encontraba caminando en busca de aquella rubia que había dejado ir contra su voluntad anteriormente.

Con la espalda junta a la pared más cercana, se mantuvo quieto escuchando parte de la conversación. Quizás no toda, pero sí las últimas afirmaciones explayadas; ello había sido suficiente para sentir sus puños cerrarse con fuerza. Había hablado con la verdad, toda persona que le había conocido en el pasado hoy se encontraban enterrados: su padre, sus compañeros y hasta su maestro. Todo aquel importante para él había sido asesinado. — ¿Y? — Ignoró tanto su duda cómo su presencia y continuo avanzando hasta encontrarse delante de la pequeña a quién le dedico una sonrisa por debajo de la máscara que cubría permanentemente su rostro. Estiró su mano hacía ella, cómo ya antes lo había hecho, y espero a que la tomara para empezar a trasladarse por los corredores que guiaban hacía la salida. Ladeo la cabeza, girándola de lado, y observando por encima de su hombro cómo nadie se encontraba a su alrededor. Más específicamente, siguiéndoles. — ¿Te has preguntado por qué nunca dejo que me vean el rostro? — Se inclinó hacía ella tras el detenerse, quedando con el rostro próximo al suyo a una distancia prudente. Aprovechando la unión de sus manos, para hacer que sus delgados dedos dibujaran la diferencia entre su piel y lo que se mantenía cómo un eterno secreto. — Es por qué no confió en ellos… — Las yemas de sus dedos tocaron el borde de aquella delgada tela y suspiró por la corriente eléctrica que se deslizó por su espina lumbar. ¿Qué había sido eso? Parpadeo un par de veces, volviendo a concentrarse en el presente. Por mucho tiempo creyó que en el momento que se fuese a bajar la máscara, su cuerpo temblaría, pero a diferencia de sus erradas ideas, ahora se encontraba sereno y firme. — Pero confió en ti. — Concluyo, haciendo que fuese ella quién revelase aquel secreto tan bien guardado. El aire chocando directamente sobre su caliente piel, obligo a que soltara el aire recién inhalado con irregularidad. Detalló su mirar observarle, y sintió su rostro colorarse con disimulo. Se sentía a gusto al ser visto por sus orbes, pero al mismo tiempo, la agitación de su alma le causaba intriga. ¿Era arriesgado el creer que esto marcaba un inicio y un final? — Será nuestro secreto, ¿está bien? — Aprovecho, para depositar un beso sobre su frente. Era la primera vez que hacía un acto como tal. No obstante, le había gustado el realizarlo, sabiendo que era por qué se trataba de ella y de nadie más. Fueron sus propios actos los que volvieron a tapar la piel de su rostro. No podía arriesgarse a que otros ojos fuesen los que le observaran. — Vamos a casa, Veena. 
avatar
Mensajes : 1844

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: when there's no light to break up the dark, i look at you ღ

Mensaje por hobi el Lun Sep 04, 2017 9:14 pm

Una de mis manos reposó temblorosa sobre mi pecho, cuando mi cuerpo se vio invadido por una sofocante necesidad que hizo a mi corazón latir a un ritmo enloquecido. Aturdida, llegué a la pronta conclusión de que jamás había experimentado algo semejante: y por esa razón esperé, con el más alto grado de temor, que todo terminara allí. Jamás había experimentado algo semejante, pero reconocía en las sensaciones al frenesí y el fervor que solo podía asociar con... la perdida del control, y el desenfreno por el que no buscaba dejarme poseer encontrándome a su alrededor. Tenía que protegerlo a como diera lugar, sin importar qué: porque al contrario de los demás había depositado su vida en mis manos... y no para que me deshiciera de ella, sino para que la preservara. — ¡Kakashi! — exclamé, para luego apresurarme a llegar a su lado y dedicarle la más grande sonrisa que hubiera esbozado alguna vez. No podía lastimarlo, no haría nada que pudiera representar un riesgo para mi persona. — ¡Te prometo que... voy a resistirme! ¡Si eso quiere apoderarse de mí, voy a pelear! — entusiasta, llevé las manos tras mi espalda y entrelacé los dedos con emoción: nunca antes había imaginado aquello como una posibilidad, nunca nada me había obligado a planteármelo siquiera. — Por ti. Haré de tu vida mi más grande tesoro, ¡¿e-esta bien?! — recordaba, vagamente, que mis antepasados habían dispuesto de un guardián: todos y cada uno de ellos poseían a su lado una única persona capaz de ayudarlos a obtener el dominio de sus ''habilidades'', ¡y no podía esperar a averiguar si él era la mía!

¡Es muy grande! — a diferencia de mi antiguo hogar, disponía de tantas habitaciones como ventanas y... no podría decir lo mismo de los colores apagados, ¡pero el verde oscuro era mejor que las paredes cayéndose a pedazos! Mi atención se desvió una vez más, y el gesto alegre se transformó en uno más sosegado al percibir el suave aroma que lo volvía al ambiente relajado. — ¿De dónde viene...? — ¿se debía al grupo de macetas que había en ése rincón? Me tomé la libertad de acercarme a ellas y olfatear, pero no tuve ningún resultado al descubrir que las plantas de hojas verdes no desprendían ningún tipo de esencia: así que cerré los ojos y seguí la dirección en la que mi sentido se vio atraído. Abrí los ojos, cuando mi nariz chocó contra la piel de su cuello y mis dedos presionaron a sus hombros con suavidad: Kakashi... él... — Hueles muy bien. — murmuré, y volteé cuando mi nariz captó una fragancia que me gustaba: quizás un poco más que la suya, y en otro sentido. Mi estómago gruñó como la prueba de ello, y me eché para atrás frotándolo desconcertada. — Ah, ¿tienes algo de comer? — sentí a mi rostro enrojecerse, cuando me percaté de que así era al abrir aquella extraña caja helada. — ¿P-puedo comérmelo todo? ¡Hace días que el Raikage no dejaba nada para mí!


 in all this bitterness you stay so sweet ;
avatar
Mensajes : 17862

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: when there's no light to break up the dark, i look at you ღ

Mensaje por uchiha el Lun Sep 04, 2017 9:58 pm

 


Ignoraba el cómo actuar; lo único que hacía era mantenerse en silencio observando cada uno de sus movimientos con detalle e interés. No podía negar que le entretenía tener a una criatura tan alegre en su compañía, puesto que iluminaba lo que él no podía. Avanzó hasta los sillones de la sala, pensante en las remodelaciones que tendría que realizar para adaptarla a la presencia de la rubia. No había problemas con las habitaciones, por qué habían varias sin ocupar… ¡Ah! Eso es lo que debía de hacer, instalarle los muebles pertinentes y abastecerla con la ropa necesaria. Cerró los ojos, descansando del arduo viaje del que acababa de llegar por lo menos un par de minutos, pero volvió a abrirlos al sentir cómo una pequeña nariz hacía picar la piel de su cuello. Sonrió. — Tienes una nariz muy… desarrollada. — Halago. Le agradaba esa característica suya, le recordaba a aquellos animales que tanto añoraba. — Puedes comer lo que desees. — Respondió, reincorporándose para acercarse a su silueta. De uno de los gabinetes tomó un plato con los utensilios del caso, y sacó asimismo, de la refrigeradora dumplings de anko rellenos de fresa con chocolate para colocarlos de forma ordenada. Los había preparado antes de partir, y aún se encontraban en buen estado para comer. — Todo lo mío es tuyo. — Estiró el platillo hacía ella, esperando a que lo tomará. — Ve comiendo… ya regreso. — Abandonó la sala-comedor, guiando sus zancadas hasta encontrarse en el cuarto de baño de su propia habitación, el cual arreglo y ordenó para luego prepararlo. Normalmente no utilizaba aquella batea, y mucho menos las burbujas que había insistido Gai en regalarle. ¿A ella le agradaría? Leyó las instrucciones y cuando el agua caliente empezó a caer, dejo un par de gotas mezclarse con el líquido formando un manto blanco encima. No había sido tan difícil cómo imagino. Esperó unos minutos y volvió al lugar dónde la había dejado comiendo, dándose con la sorpresa de que ya había acabado todo. — Te he preparado el baño. — Explicó. Se había acostumbrado a tomar de su mano, especialmente a aquella comodidad que le brindaba el entrelazar sus dedos con los suyos. — Este es mi cuarto. — Desordenado, por dónde se viese. — Dormirás aquí... hasta que consigamos todo para tu habitación, ¿está bien? — Señalo la cortina y empujo suavemente su espalda para que caminara hacía la indicación dada. Mientras ella disfrutaba de un momento de paz, él iría a comprarle un poco de ropa. La idea de que continuara usando aquel malgastado vestido no era gratificante. No demoró mucho en la tarea propuesta por sí mismo. Debía de agradecer a las mujeres que trabajaban, quienes amablemente habían insistido en ayudarle. Al volver de las tiendas, dejo la gran cantidad de bolsas sobre la cama y volvió hasta los sillones dónde se dejo caer por unos minutos. Ella debía de seguir en la batea, de lo contrario le había encontrado. ¿Le gustaría la ropa que le había comprado? No conocía sus gustos, y por eso había elegido colores pasteles… visualizándola con ellos. Con los ojos cerrados, sus pensamientos empezaron a divagar cómo si su mente estuviese olvidando algo. ¡La cena! Volvió a ponerse de pie. Ya no estaba por su cuenta, debía de preocuparse por su bienestar y alimentación. Por lo que había escuchado… no había sido tratada de la manera que una niña debía serlo; Kakashi quería darle todo lo que ella merecía tener y más. 
avatar
Mensajes : 1844

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: when there's no light to break up the dark, i look at you ღ

Mensaje por hobi el Mar Sep 05, 2017 6:02 am

Giré encantada, agachando la mirada para contemplar la gracia con que la falda se movió a mi alrededor a medida que recorría la habitación: estirando los brazos hacia los lados cuando, luego de ser invadida por un repentino mareo y tropezar con mis propios pies, caí sobre el cómodo colchón de la cama en un ataque de risas. Todo pudo ser muy repentino y aún podía considerarme víctima de cierto aturdimiento, pero comenzaba a adaptarme como si alguna vez hubiera imaginado que saldría de ése lugar y conocería el grandioso mundo exterior que todos pintaban: cosa que jamás había hecho. ¡Era mejor de lo que hubiera creído, sin embargo! Existían aromas deliciosos, muchos más alimentos de los que había probado a lo largo de toda mi vida y sensaciones totalmente distintas a aquellas que conocía muy bien. — ¿Qué es...? — me detuve al rodar de lado para enseguida impulsarme con los brazos y adquirir una posición sentada, estirándome sobre el cabezal de la cama para tomar el portaretratos que descansaba sobre éste. Acaricié los rostros de la fotografía y dejé que una sonrisa alzara mis comisuras cuando mi mirada cayó sobre la aburrida expresión con que Kakashi se vio retratado... pero el gesto se desvaneció al fijarme en la pequeña niña que observaba al extremo contrario, y me pregunté si existía una sola posibilidad de que las crueles palabras de su compañero resultaran ciertas: llegando a la única conclusión de que ése chico solo quería desagradarme en base a inventos y charlatanería. No sería capaz de traicionar a los suyos... ¿o si? ¿No era eso lo que había hecho al traerme consigo? Tragué en seco al decidir que no daría más vueltas al asunto y abrí la puerta para dirigirme al espacio más amplio, deteniéndome a su lado para inclinarme en puntas de pie con el propósito de ver que revolvía dentro del objeto de metal. Me percaté solo en ése instante de la marca de tinta en su brazo, y dejé que una baja risa brotara de mis labios al tocarme la nuca. — ¡Yo también tengo una de esas! No se ve así, pero se le parece. Creo que es un sello con el que intentaron contener la maldición, pero no funcionó... — y tuvo consecuencias catastróficas. Volví a tragar en seco, pero me animé rápidamente al hacer girar la falda una vez más. — ¿Se ve bonita? — y mordí la punta de mi lengua al detenerme, porque sentía que mi curiosidad resultaría invasiva... pero también sabía que era necesario deshacerme de aquellas dudas. — ¡Q-quiero conocerte mejor! Eso hacen los amigos, ¿no? — suavicé el ceño ligeramente arrugado al retroceder, y llevé los brazos detrás de la espalda al dejar caer mi cabeza de lado. — Soy Veena, pero eso ya lo sabes. — y en su expresión denoté tanta confusión como desconcierto, cosa que solo me alentó a seguir aún más animada. — Me gustan las cosas dulces, los días soleados y... mm... ¡tu rostro! — exclamé, para morder el interior de mi mejilla y reír divertida al percatarme de quizás si lo había tomado con la guardia baja: ¡tal y como lo pretendía! — No me gustan... las personas de Kumogakure. — jugué con mis dedos al suspirar, parpadeando rápidamente para alejar los recuerdos que formaban parte del pasado... y allí debían de quedarse. No vas a regresar a ése lugar, estás a salvo: estás bien. ¡Sueño con ser tratada como a una igual! — p-porque lo había decidido. Si lograba el control de la maldición antes de que fuera demasiado tarde, haría lo que fuera necesario para obtener el reconocimiento a través de mis actos: demostraría mis buenas intenciones, y dejaría de ser vista como la amenaza que no buscaba ser. — Y mi meta es... salvar todas las vidas que arrebaté, ¡o más! ¡Ayudaré a tantos como pueda! — alcé el pulgar frente a mi rostro, y me incliné sobre la mesa para observarlo emocionada. — ¡También tengo un secreto! — ¿podía calificar como tal? ¡Tenía que, Kakashi merecía saberlo tras haberme develado el suyo! Saqué la lengua e intenté hacer imitar el único modo de divertirme, con el transcurso de los años en solitario: pero los segundos pasaban y apostaba a que me veía más ridícula con cada mínimo movimiento. — ¡No sé que sucede, de verdad puedo tocarme la punta de la nariz con ella! — ¿y dejaría de intentarlo ante el primer rotundo fracaso? ¡No, otra vez!


 in all this bitterness you stay so sweet ;
avatar
Mensajes : 17862

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: when there's no light to break up the dark, i look at you ღ

Mensaje por uchiha el Mar Sep 05, 2017 7:41 pm

 


Asintió detallando cómo el vuelo de la falda se alzaba mostrando sus piernas. Inmediatamente desvió la mirada algo intranquilo. La diferencia de edad entre ambos no era mayor a cinco; y sabía que conforme fuese creciendo ella también lo haría. No permanecería una niña eternamente… ¿por qué eso le agitaba? Tensó sus extremidades, hundiendo con más fuerza las yemas de sus dedos sobre la tela de su pantalón, disimulando lo que cruzaba por su mente conforme ella iba hablando. Un día crecería y se convertiría en una mujer hermosa. Esa idea no le desagradaba, a menos que entraran terceros a colar. No quería compartirla, pero ¿por qué? Abrió los ojos notablemente ante sus afirmaciones, dejando que su dentadura se elevara, a pesar de que no se pudiese notar por la máscara que decoraba su rostro. Su entusiasmo y alegría le hacía rememorar las brisas de verano por la mañana; calmada y energizante. Su propia fuente de energía, suya. — Amigos… Repitió, dejando un suspiró deslizarse por entre sus labios aún entreabiertos. Aún recordaba vívidamente los rostros de cada uno de ellos; Rin, Minato… Obito. — Tuve amigos… aunque quizás no los consideré cómo tal en ese entonces. — Viró sus orbes a un punto muerto de la sala. Tantas personas le habían preguntado al respecto, y él siempre calló, pero ahora sin siquiera escuchar una incógnita por su parte, había empezado a hablar. — No pude salvarlos. — ¿Hablaba para ella o para él? — Y los perdí… — Perdía a todo aquel que le importara, como una maldición. — Eres la primera persona con la que hablo más de un par de palabras en años. — Hablaba constantemente con otros ninjas de su mismo nivel, pero temas que correspondían a misiones o encargos a realizar. Con ella era diferente, sentía la confianza suficiente para articular sus pensamientos en voz alta sin sentir esa necesidad de callar. — No dejaré que eso te suceda a ti, no permitiré que nadie te aleje de mi lado... ¿lo entiendes? — Termino de decir, para ponerse de pie y señalar un par de libros de su repisa; aquellos que le habían regalado hacía poco tiempo Jiraiya, diciendo que era lo que necesitaba en sus días para darle un poco más de sazón. Faltaba poco la edad en la que debería de finalmente quitarles el plástico y así darles uso. No podía mentir, le daba una gran curiosidad su contenido. — Estos, no los toques. — Ordenó. A pesar de no haberlos leído hasta el momento, conocía lo que el pervertido era capaz de escribir y no quería que ella fuese participe de ese tipo de lecturas. Volvió a repasar mentalmente lo que antes había anunciado, sorprendiéndose de su seguridad y firmeza al pronunciar que nadie la alejaría de su lado. Recién la estaba conociendo pero ya había atravesado su vida, creando un inicio y un fin. ¿Qué significaba eso? ¿O sería que no todo comportamiento debería de tener un significado? — Tengo un sueño. — Susurró. — O tenía. — Cuando era más joven, cuando su padre aún estaba con vida y su pesimista actitud no había abarcado cada instante de su infancia, había tenido un sueño. Uno que carecía de significado, pero que su padre había inculcado en él a raíz de lo que se vio obligado a pasar. — ¿Crees que algún día consiga hacerlo realidad? — Preguntó curvando su única ceja visible hacía arriba. Quizás si ella le daba la fortaleza de ir tras sus sueños, estos conseguirían hacerse verdad… o por lo menos lucharía para que así fuera. Así cómo ella lo había dicho, salvaría a todos. No volvería a dejar que nadie muriera mientras él se encontrara cerca para salvarlos.
avatar
Mensajes : 1844

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: when there's no light to break up the dark, i look at you ღ

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 11. 1, 2, 3 ... 9, 10, 11  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.