Últimos temas
Afiliados del Foro
Afiliados hermanos 0/5
Directorios y Recursos
Afiliados Elite 0/44

when there's no light to break up the dark, i look at you ღ

Página 31 de 35. Precedente  1 ... 17 ... 30, 31, 32, 33, 34, 35  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: when there's no light to break up the dark, i look at you ღ

Mensaje por hughes el Vie Jun 08, 2018 11:12 pm

 

Y ahora comprendía el por qué. No hubo necesidad del esperar, basto con el dirigir una rápida mirada a las oscurecidas nubes, para así corroborar el no tratarse de una lluvia que con rapidez cesaría. Lo apropiado sería resguardarse, no obstante, los arboles no parecían poseer la suficiente cantidad de ramas, para así poder cubrirlos. Reevaluó la situación actual, analizando el perímetro y disponiendo de su comodidad, para así brindársela a la mujer que... ¿acaso se estaba quejando? Torció el gesto con adulterada aflicción, cruzando los brazos, acto que imitaba a aquel que ella había realizado segundos atrás. Toda planificación había sido desplazada a las ansias del hacerla enojar. — Esposa, dijiste. — Removió el incómodo chaleco que traía encima. Prefería vestir únicamente la tela que ahora parecía haberse impregnado a su piel por el agua resbalando sobre él. Frío no tenía; culpaba a la designación que se auto brindó su acompañante. — ¿Acaso no eras tú, quién disfrutaba del declamar autonomía? — Cuestionó interesado en la beneficiosa respuesta que daría. Sí, quizá debería de volver a concentrar su agilidad mental en el protegerse del reciente tormentoso clima. Sin embargo, tan entretenido se hallaba, que no permitiría una posible distracción. Ella ya estaba enferma, y el contagiarse era un hecho que pasaría sin importar lo que intentase hacer por el evitarlo. — No me malinterpretes, disfruto del oírte llamarte así. — Agregó en voz baja, contemplando cómo la mujer continuaba soltando de su perorata. ¿Estaría padeciendo de fiebre también?; ni siquiera a sus alumnos les había escuchado el decir una semejanza tan barbárica. — Me preocupas, Veena. — Dibujo una cínica sonrisa, que a pesar del estar cubierta, podía distinguirse con claridad. Al intentar aproximarse, con la intención del desordenar sus cabellos, recibió el golpe que sabía le otorgaría de antemano. Rió negando con la cabeza. — Bien, supongo que puedo hacer algo. — A pesar del no ser materias similares, la tierra podía imitar muchos comportamientos característicos de la madera, cómo el crear una pared. Dibujando símbolos con el movimiento de sus falanges, un curveado muro los cubrió por delante, arrinconándolos al tronco que había servido de apoyo hasta ese momento. El espacio no era tan amplio, no había sido casualidad, así lo había querido él. Esperaba que el felino haya encontrado un ambiente en el cual resguardarse, ya que, en el caso que decidiera acompañarlos, dudaba el que pudiese entrar. — Ya no puedo seguir diciéndote cosas sucias; la lluvia nos ha limpiado. —  Bromeo siendo consciente de la poca gracia que su comentario brindaría. Geez. Tal vez necesitaba del ser partícipe de una buena siesta para recuperar su burla. — ¿Qué sucede? — Giro el rostro de lado, inquieto por el no haber oído algún arrebato de su parte. Alzo una ceja siguiendo el camino de sus pupilas, notando la atención que repentinamente le estaba dedicando a su anatomía. Soslayó los orbes en busca de algún detalle resaltante; lo único que notó fueron las gotas continuar deslizándose por su erizada piel. Interesante. A propósito contrajo los músculos del brazo, haciéndolos resaltar con notoriedad al marcarse. ¿Qué tipo de pensamiento estaría cruzando por su mente?, se cuestionó, esperaba que una carnal e inmoral. Sabía que había elegido de la manera correcta al haberse enamorado de Veena. Después de todo, parecían siempre estar compitiendo sobre quién poseía la más perversa mentalidad.

avatar
Mensajes : 2778

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: when there's no light to break up the dark, i look at you ღ

Mensaje por hiyorin el Sáb Jun 09, 2018 6:53 am

Mordí mi labio inferior y lo humedecí momentos después... como lo hizo la lluvia al empapar la sudadera que Kakashi llevaba debajo del chaleco táctico: un espectáculo que me permití contemplar en su esplendor, por supuesto. Podía avergonzarme ser incapaz de disimularlo aunque sea un poco, pero ciertamente ya me había acostumbrado: ¿había algo de malo con fijarme en mi pareja? No tenía la culpa de ser automáticamente deslumbrada por la forma en que el agua se deslizaba acariciando a sus fuertes brazos... por el modo en que la tela se apegaba a sus firmes pectorales y su abdomen plano, t-trabajado. Kakashi seguía entrenándose como lo hacía años atrás, y aunque al principio no comprendiera la razón sabiendo que no disponía de un gran apetito capaz de complicarle las cosas: lo entendí después. Podía ser un ninja increíble, pero el idiota no tenía idea de como distribuir su chakra y lo perdía a la velocidad de un parpadeo: eso, o fingía para que cuidara de él tras cada misión escudándose con el hecho de que lo dejé por tres años y todavía sentía un gran peso emocional al respecto. Si lo que hacía colocaba un rubor en mis mejillas me aseguraba de pensar que probablemente lo que Kakashi imaginaba de mí al verme en similares condiciones era mucho peor. Lo obvio. — no tenía que meterme a su cabeza para saber en dónde divagaba cuando los atuendos moldeaban mi figura a detalle... aunque vistiendo uno de ellos aún no conseguía la reacción que estaba esperando. Quería que me halagara, no que me mirara como si me hubiera vuelto loca. Tengo... mucha suerte de tenerte. De que seas mío. — no le había quitado los ojos de encima, y tampoco me había molestado en despojarme del color que se concentró en mis pómulos: era embarazoso, pero podía utilizar a la enfermedad para pretender no recordarlo después. Normalmente a ninguno de los dos le gustaba decir cosas bonitas acerca del otro, pero una vez cada tanto no mataría a nadie. ¿Tu personalidad? Lo digo porque eres sexy. — dejé caer mi rostro a un lado al acercarme, y deslicé la yema de mis dedos sobre la piel de su brazo queriendo imitar el recorrido con que avanzaban las gotas anteriormente. Me molesta que las mujeres todavía se insinúen a ti, ¿voy a tener que tomarte de la mano en público para que dejen de hacerlo? — entendiendo que ése era el sacrificio más grande a mi modo de ver las cosas. ¿También te pasa sabiendo que muchos hombres me desean? — no tenía ningún filtro, y sabía que él se estaba divirtiendo con eso en lugar de tomarme enserio.  Porque soy hermosa, Kakashi. — tomé de su mentón y lo apreté entre los dedos, demás estuvo asegurar que no se trató de una presión juguetona. Dímelo. — fruncí el ceño, colocándome a horcajadas sobre su regazo.  Pero a mí no me importa si viene de otros, quiero que salga de ti. — suspiré, ¿qué era lo que no entendía? ¡Tan fácil como darme un cumplido y nada más! Resignada a no conseguir nada abandoné la posición en que me había mantenido, me dejé caer a su lado y desvié la mirada al cruzarme de brazos. Déjalo, ya no me importa. — bufé al negar. Solo quería saber como se sienten otras mujeres cuando la persona más importante las hace sentirse aduladas.
avatar
Mensajes : 21815

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: when there's no light to break up the dark, i look at you ღ

Mensaje por hughes el Sáb Jun 09, 2018 8:01 pm

 

No disimulo el sentirse ligeramente sorprendido, ni siquiera ante la dirección elegida a seguir por parte de sus afirmaciones. ¿Todo lo que había estado esperando de él era un halago? Tch, que insensible el no haberlo considerado. Estaba acostumbrado a su aburrido comportamiento, creyéndolo suficiente para la satisfacción de la mujer, jamás consideró apropiado el otorgar más de sí mismo. Patético. Inconsciente, envolvió a la mujer en un abrazo, acomodándola sobre su regazo tras el haberla alzado por la cintura, amoldándose a la forma de su espalda al inclinarse sobre está. Compartir el calor de su anatomía, deleitarse de su compañía, molestarlo y dejarse ser molestado; para él, nada era más placentero. No obstante, centrarse en su punto de vista sin preocuparse por conocer el ajeno, era egoísta. — Lo lamento. — Beso la calidez de su nuca, adoptando el coraje por continuar pronunciando aquello que debía de ser comunicado. — Estaba celoso. — La vergüenza que perlo el par de vocablos, no fue emitido con el disimulo que le hubiese gustado. — En lo único que podía concentrarme era en las ansias de golpear a todo aquel que te viese de más. — Y no exagerada. No era un hombre que disfrutara del compartir, por lo que, el verse forzado a aceptar sus descubiertas vestimentas, tan solo provocaba una única reacción capaz de ser expresada: irritación.  — Podrías vestir los harapos más desagradables, pero a mis ojos, no existiría mujer más hermosa. — Creyó, erradamente, el haberle hecho conocedora de aquel pensamiento. Sin embargo, se equivoco. No permitiría que el retraimiento le detuviera del  manifestar toda palabra que quisiera dedicarle. Estaba enferma, ¿no? Posiblemente, a la mañana siguiente ya habría olvidado todo lo oído y no tendría información con la cual burlarse de él. Bah. Tampoco es cómo si le importara el que lo hiciera. — Sé que te desean, Veena. — Cada vez que caminaban por la aldea, el visualizar cada desilusionada mirada seguirla, le provocaba nauseas. Quizá no actuaban, ahora por temor a un castigo, pero continuaban siendo arraigados por el deseo de poseerla. Kakashi lo sabía; ¿por qué otro motivo buscaría contacto físico con demasía? Buscaba pronunciarla suya ante los ojos de cada espectador. Era un ansia incluso considerada enfermiza. — Soy hombre, y sé lo que ellos piensan cuando te ven. —Se sorprendería del saber las múltiples veces en que formó parte del público que solo buscaba el deleitarse de su andar. Secretamente, se consideraba un admirador más, incluso cuando gozaba de mayor privilegio que cualquier otro. — Yo también he sido y continuó siendo atacado por depravaciones cada vez que te admiro, sea de lejos o de cerca. — Beso su mejilla, al haberla empujado del lado contrario para poder tener la comodidad de continuar recorriéndola sin interrupción. — Quisiera esconderte, mujeres... hombres, para mí no hay diferente. — Sonrió al acorralarla con mayor intensidad. Erraba al suponer que podría liberarse de él. Ella quería escucharlo, y él no tenía intención de callar... al menos no por el momento. — No sé cómo espero tener hijos contigo, cuando sé lo mucho que recriminaré el saber que ellos también deberán de pasar tiempo contigo. — Esta vez, le robó un beso de los labios. — Te veías muy bien. — No le permitió el desviar la mirada, enterrando las yemas de sus dedos alrededor de su cuello para detenerla del girarse. — La misión no me importaba, lo único que estaba en mi mente, era lo mucho que deseaba tenerte solo para mí. — Negó automáticamente anteponiéndose al pensamiento que seguramente invadió su cabeza. — No, no todo lo que quiero hacer contigo es sexo... a veces solo me gusta abrazarte, tal cómo estamos ahora. — Sin hablar, simplemente otorgándose un cómodo silencio. Concentrándose en cómo el tiempo no avanzaba al estar juntos. Veena podía pasarlo por alto, pero el hombre con quién vivía, era un loco romántico cuando se lo proponía. Sabía que eran nulas las veces en las que se comportaba cómo tal, siempre guardando cada acto para cuando fuese estrictamente necesario el emitirlo. Tal vez consideraría el aflojar sus propias normas, adaptándolas a los gustos de su mujer. Ya no era uno; estaba casado.
avatar
Mensajes : 2778

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: when there's no light to break up the dark, i look at you ღ

Mensaje por hiyorin el Dom Jun 10, 2018 8:10 pm

¿L-lo dices enserio? — percibía a la totalidad de mi rostro encenderse bajo su atenta mirada, y aunque quería preguntarme desde cuándo y cómo me volvía tan tímida creía tener cosas más importantes en las que pensar: todas y cada una de sus declaraciones, por supuesto. No me sentía tonta por haber exigido saberlo: si bien lo pensé así, estaba segura de que la sensación era distinta... placentera, confortable. Mi relación con Kakashi no se basaba en eso, ninguna pareja era tan privada con respecto a sus sentimientos del modo en que nosotros lo éramos: no creíamos que hubiera una necesidad de transformarlo en algo recurrente cuando nos sentíamos lo suficientemente cómodos al demostrarlos con acciones en lugar de palabras... d-de acuerdo, puede que lo lleváramos algo lejos y verdaderamente no nos dijéramos nada: ¡pero nos conocíamos demasiado! Incluso si no quisiéramos podríamos adivinarlo en los dichos y comportamientos del otro, así que no existía ninguna obligación de tornarlo explícito a menos que buscásemos molestarnos entre sí o... bueno, avergonzarse en su caso y sentirse encantada en el mío. No era ningún secreto lo mucho que me gustaba oír comentarios agradables acerca de mí, y no se trataba de egocentrismo y arrogancia: después de todo lo que había pasado antes de siquiera imaginar que los oiría alguna vez, impregnaban en mi ser cierta alegría y un enorme regocijo. Creía imprescindible el hacérselo saber. — Eso fue... muy tierno. — concedí conmovida, apoyando las manos a cada lado de su rostro para que no despegara sus ojos de mí a medida que me disponía a continuar. — Se siente muy bien, Kakashi. Gracias. — ¿y-y cómo no? ¡Ojalá hubiera tenido un grabador para albergarlo en otro sitio que no fueran mis confusos recuerdos! Porque, con los ojos entrecerrados y mi cuerpo ardiendo, presentía que iba a acabar por desmayarme del cansancio y la fatiga propagada por mi agredido sistema inmune. — Ahora dime que me amas. — y aunque parecía desligarme de la realidad cada vez más, el cambio de actitud con que me dejó caer al quitarme los brazos de encima hizo que me largara a reír y volviese a despertar de algún modo. — Anda, cariño. Una sola vez. — ¿yo había dicho eso? Me encogí de hombros al inclinarme y besarle los labios, alejándome burlona. — No me importa, nadie en su sano juicio creería que dije eso en verdad. — con excepción de Gai quizás, pero porque a él lo entusiasmaba seguir agregando características poco alentadoras a mi persona: aunque pensándolo a fondo, la tendencia a cursilerías sería la más suave de todas ellas. — Así que quieres abrazarme, esconderme y darme hijos. — divertida lo abracé por el cuello, rozando la punta de mi nariz contra la de él al suspirar. — He escuchado planes más descabellados. — sentencié al encogerme de hombros con desdén, y sonreí para volver a presionar nuestros labios juntos.
avatar
Mensajes : 21815

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: when there's no light to break up the dark, i look at you ღ

Mensaje por hiyorin el Dom Jun 10, 2018 8:11 pm



don't you ever forget
this worthless pride of mine.
avatar
Mensajes : 21815

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: when there's no light to break up the dark, i look at you ღ

Mensaje por hughes el Miér Jun 13, 2018 12:11 am

 

No lo odiaría. — La afirmación espetada con firmeza por parte del moreno, creo en él cierta ansia a fisgonear. Kakashi, quién se había abstraído del conversar, cerró uno de sus libros favoritos, guardándolo en el bolsillo de su pantalón al ya no necesitarlo. Ignoraba que tipo de vesania escucharía en la presente oportunidad; Maito tenía una singular manía a expresar extrañeces con naturalidad, especialmente aquellas que lo involucraban a él cómo personaje. — S-Si Veena-chan y mi eterno rival decidieran procrear... — Arqueo una ceja, divirtiéndose por las muecas que iba soltando en vez del continuar con su expresión. Lo imaginaba estarse debatiendo entre el continuar hablando, o simplemente aparentar que jamás dijo nada. — ¡Si la ladrona de tu corazón decidiera bendecirnos con un mini-Kakashi... ¡Yo no me opondría! — Automáticamente, imitando la acción de hace un par de minutos, un grupo de enfermeras aparecieron con la única intención de hacerlo enmudecer. Sonrió. Sabía que al hallarse a las afueras del cuarto dónde Kurenai debía de estar dando a luz, eventualmente alguien le cuestionaría sobre la familia que debería de empezar a desarrollar en la compañía de su mujer. Lo que no espero, es que se trataría de quién continuamente rechazaba la posibilidad del que verdaderamente estuvieran juntos aún al ya haber pasado meses desde aquel acontecimiento. — La ladrona de mi corazón, huh. — Lo vio asentir con resignación. — Un mini-Kakashi. — Esta vez, el movimiento de su cabeza, se tornó eufórico. — Paso. — No actuó indiferencia; para él, no había necesidad del traer un niño al mundo cuando esté parecía estar al borde del cataclismo. Veena ya era un dolor de cabeza, lidiar con dos... anexando a sus antiguos estudiantes, no era algo de lo que se sintiera entusiasta del hacer. Además, ¿una versión pequeña de él? Prefería que sus hijos se parecieran a su madre, tal y cómo imaginaba que el primerio debió de haber lucido. — Pero... siempre has dicho lo mucho que te gustaría el crear vida a través del roció de tu brío en la flor de Veena. — En blanco, sin dudas o reproches, ni siquiera pensamientos. Lo único que deseaba era olvidar la frase que acababa de oír. — Ah... — Un escalofrió lo hizo sacudir los brazos. Anticipo la probabilidad del que continuara profiriendo anormalidad, por lo que se apuro por el acortarlo al ser él quién optara por apoderarse de la palabra. — Quiero tener una familia con ella, sí. — El azabache pareció no tener mayor interés por el interrumpir al escuchar algo que seguro le tranquilizaba. A veces, no parecía ser su mejor amigo, sino un raro acosador. Suspiró. — No tenemos espacio en la casa. — Admitió inclinándose hacia adelante, apoyando los codos en las piernas y terminando su acomodación al hundir el mentón sobre la unión de sus manos. Todavía continuaban viviendo en el pequeño apartamento que tenían desde jóvenes, y aunque tenía ahorros que fácilmente podía gastar en la compra de una nueva vivienda, no quería presionar sobre una decisión que debía de nacer de ambos. — ¿Esa es la razón por la cual aún no quieres tener una familia? — Le observó de soslayo. Era parte de su inseguridad, y quizá la más sencilla a manifestar. — Creo que tienes miedo, Kakashi. — ¿Le había llamado por su nombre? — Miedo, quizá. — Clavó las pupilas en la puerta que se mantenía cerrada, decidiendo darle una oportunidad al desarrollo de la conversación. — Ya perdí a uno, no quiero volver a vivir algo así. — Sin embargo, a veces sentía la necesidad del arriesgarse por la fascinación del conocer al producto del amor que sentía por la rubia. Además el contemplar a su amada en una faceta que continuaba siendo un misterio para él, era un incentivo que ignoraba del como silenciar. — Supongo que con el pasar del tiempo, tendré mayor seguridad y entonces tendremos un hijo. — O más de uno.
avatar
Mensajes : 2778

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: when there's no light to break up the dark, i look at you ღ

Mensaje por hiyorin el Miér Jun 13, 2018 8:58 pm

Nunca había presenciado un parto, y habiendo vivido la experiencia me sentía muy confundida al respecto. Al principio tuve miedo, y no por la actitud con que Kurenai se enfrentó al grado de dolor que se ocupó de describir para mí previamente: porque lo cierto es que del modo en que le aconsejé se lo tomó con bastante tranquilidad... hasta que intenté salir de la habitación invadida por el pavor de que algo malo fuera a pasar, sólo porque yo me encontraba allí dentro. Aunque había cuidado de ella durante todo éste tiempo haciéndome a la idea de que tarde o temprano llegaría el momento, no me había preparado del modo en que lo había querido: la intención de ayudar en lo que fuera posible se había hecho presente desde un primer instante, y echarme para atrás por temor a revivir mi pasado lo hizo inmediatamente después. Quería salir de allí huyendo, negándome a comprender el papel al que me había comprometido porque no estaba segura de lo que podía resultar a cambio... pero también quería permitir que apretara de mi mano, quería apoyarla y darle ánimos para continuar porque eso era lo que sentía que Asuma necesitaba de mí en ése momento: así que contra todo pronóstico con que mi razón hubiera intentado averiguar qué era lo que iba a hacer, me resistí a dejar la habitación y lo presencié todo con nerviosismo... pero a su lado. Alarmada por los alaridos que chillaba me esforcé por crear cualquier tipo de distracción, le quité el pelo de la frente y probé la sangre de mi labio inferior cuando mordí con demasiada fuerza, casi tanta como la que mi mejor amiga empleaba al estrujar mis dedos entre los suyos. Lo habría definido como una vivencia traumática si el llanto que escuché momentos después no hubiera desconcertado cada uno de mis sentidos, enfocándolos en la diminuta criatura que las enfermeras aproximaron a nosotras al tiempo de felicitar a Kurenai por la llegada de... su hija. Una niña. — Mirai, su nombre será Mirai. — inquieta, desde mi lugar a una distancia prudente de la cama y con los brazos cruzados sobre el abdomen asentí rápidamente: forzándome a parpadear una y otra vez con el fin de alejar las lágrimas que sabía acabarían deslizándose a través de mis mejillas de todos modos. No podía no sentirme fuera de lugar, deseando que la azabache pudiera compartir ése momento con el padre de la pequeña y también... dejando a mi imaginación volar durante algunos instantes, visualizándome en su lugar con el bebé al que nunca llegué a conocer realmente. Se sentía abrumador, y si me detenía a pensarlo de lleno estaba segura de que también hubiera sido muy triste: si mi amiga no hubiera aclarado su garganta para llamar mi atención, ofreciéndome sujetar a Mirai. — N-no creo que... sea una buena idea. Estoy... estoy bien con mirarla desde aquí. — argumenté al removerme inquieta cuando Shizune posó una mano en mi hombro. Sonreí como pude, y dirigí mis ojos al dúo de carmesíes que se entrecerró al detenerse en mí. — Es preciosa. — concedí entonces, contemplando enternecida la mata de cabello oscuro que distinguía en contraste a su piel rosada. ¿D-de qué color serían sus ojos? — No hagas que me levante a traerte aquí a rastras. Tómala, creí haberte dejado en claro que también eres parte de su familia. — parecía segura, todo lo contrario a mí. Lentamente me acerqué jugando con mis dedos, y sabiendo admitir que ya había hecho el suficiente daño a mi labio esta vez mordí el interior de mi mejilla al negarme una vez más. — Es que... ¿creo que me voy a desmayar? No sé si pueda... — Shizune ayudó a que me sentara junto a la cama, y Kurenai se inclinó para depositar a la bebé en mis brazos tan pronto los abrí temblorosa en la posición con que vi la había recibido minutos atrás. Pensé que iba a deslizarse de mis brazos para caer, creí que yo la soltaría presa del sobresalto: pero la realidad fue otra, porque cuando acuné a Mirai en mis brazos no hice más que aferrarla a mí con el mayor de los cuidados... admirándola atentamente para así reparar en los detalles de los que no había podido percatarme a distancia. Sus mejillas se teñían de un adorable rubor, y sus ojos se abrían demostrando ser idénticos a los de su madre. — Que bonita eres... ¡igual que tu mamá y yo! — parpadeó al verme, y la expresión de mi rostro cayó cuando sus comisuras se alzaron en una ligera sonrisa: ¡encantadora! — Ah, ahora no voy a querer alejarme de ti. — Kurenai rió cuando yo me incliné a besar la frente de la niña, presionando mis labios a su cálida mejilla de igual modo. 


don't you ever forget
this worthless pride of mine.
avatar
Mensajes : 21815

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: when there's no light to break up the dark, i look at you ღ

Mensaje por hughes el Dom Jun 17, 2018 1:08 am

 

La conversación con el azabache perdió el sentido que obtuvo. Una vez más, Maito inició las extrañas peroratas que involucraban palabras de doble significado. No le escucho, y si bien, aquella había sido su original idea a realizar, fue otro evento el que desenvolvió el hecho así. Toda su atención había sido raptada, y él no tenía el poder de contrarrestarlo. La sencillez en el respirar optó por convertirse en lo opuesto, imposibilitándole la coordinación entre inhalación y exhalación. La puerta abriéndose trasmitió una angelical atmosfera que en segundos le quito el aliento, y de la habitación, que por horas se mantuvo cómo un misterio, salió una realización. Hipnotizado por la presente imagen, se enderezó. La mujer había cruzado el umbral con un objeto acompañándola. Sabía la procedencia de esté, y el disfrutar tanto de lo observado, lo guió a crear un automático mecanismo de defensa. No supo distinguir las sensaciones que lo abarcaron rotundamente, especialmente cuando cada una de estas creó un nudo en el tracto de su garganta. Frunció el ceño, torciendo los labios y entornando los orbes; cada característica que indicaba el haber sido dominado por la irritación. ¿Por qué? Por el pasado y el presente uniéndose con toda intención de atormentarlo. Diferenciaba las voces que a su alrededor hablaban, sin embargo, era incapaz de reconocer las palabras que iban soltando tan animadamente. Empezaba a considerarlas una molestia; Hmph. No quería arruinar el entorno del cual todos parecían estar disfrutando, Veena sería la primera en asesinarlo si es que el caso llegase a darse. Quizá, si aquella noche jamás hubiese sucedido, él hubiese podido admirar la escena de madre e hijo que ahora vivía banalmente con una pequeña que no era suya. ¿Qué envidiaba exactamente? ¿El ser padre? No lo sabía, y tampoco parecía tener intenciones del descubrirlo. Lo único que momentáneamente ansiaba, era el escapar. Empero, su intrigada anatomía planifico lo contrario. Abstraído por la amena aura que emanaba la mujer de rubios cabellos, se arriesgo a acercarse y detallar de cerca aquella unión que las envolvía. — Veena. — Al apoyar el mentón sobre su hombro, permitió que sus brazos la rodearan. El nombre pronunciado había sido emitido con la misma naturaleza que la de un suspiro; suave, pasional. La recién nacida se acurruco entre los brazos de la mujer que la sostenía, y ella parecía estar cautivada de cada una de las reacciones que inconscientemente iba emitiendo. Era... doloroso. ¿Q-Qué estaba haciendo? Abruptamente, se apartó. — Me tengo que ir. — Con la mirada oculta del escudriño de los presentes, desapareció. Bastaría con el inhalar una gran cantidad de refrescante oxigeno para retomar la fuerza de voluntad que le permitiría el soportar un escenario que aparentemente detestaba. De pie frente al árbol que consideraba un producto del amor que sentía hacía su esposa, suspiró. Había actuado instintivamente, ignorando cada replica que su propia mente propuso para persuadirlo a no emitir un arrebato. No le sorprendería el ser cuestionado en cuanto su paradero fuese hallado. Huir sin justificaciones que lo excusaran, no era habitual en él. Sabía la importancia que merecía el día, pero ello no lo detuvo. Era la primera vez que se sentía celoso de una situación; cada vez que dejaba que sus parpados cubrieran su mirar, podía volver a visualizar aquel espectáculo, con la diferencia que entre sus brazos podía divisar al hijo que perdieron. Cada músculo de su espalda se tensó. Ah. Entonces... no existiría el día en el que dejase de doler. Debió de suponerlo
avatar
Mensajes : 2778

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: when there's no light to break up the dark, i look at you ღ

Mensaje por hiyorin el Dom Jun 17, 2018 10:09 pm

¿Q-qué? — empujada fuera del trance en que me percibí sumida desde que la pequeña se acomodó en mis brazos, dirigí mi mirada al peliplata en busca de una explicación: sin embargo, éste había dejado el lugar apresurado y sin darme tiempo a cuestionarla. ¿Qué habría ocurrido con él? Mis ojos se dirigieron a los de Gai, y este suspiró al devolvérmela con cierta pesadumbre: ¿habían discutido? Lo dudaba: sin importar que tan insistente pudiera tornarse el azabache Kakashi no perdía la paciencia con tanta facilidad... y no se habría ido de ése modo consciente de la emoción con que lo había obligado a aguardar conmigo la llegada de aquel día. Había aceptado acompañarme luego de oírme hablar de ello durante... meses, porque lo cierto era que no había limitado mi entusiasmo a algunas horas del día. ¿Estaba celoso, como me lo advirtió una y otra vez? No, dudaba que fuera de ése modo cuando podía diferenciar lo que era realidad y lo que era una broma: él sabía que Kurenai precisaría de mi ayuda en ése momento y de ahora en adelante, había estado de acuerdo con eso aprovechándose para imponer... toda clase de condiciones, pero de acuerdo al fin y al cabo. Aunque aturdida por el momento y la circunstancia considerara restarle importancia no podía, se tratase de lo que se tratase. Si Kakashi tenía un problema... yo también. — Veena-san, ¿debería sujetarla? Parece inquieta. — la voz del chico Nara atrajo mi atención de regreso, y al notar que las otras opciones eran Gai y una efusiva Anko asentí rápidamente. Choji e Ino habían regresado de la cafetería, al parecer, despidiéndose de mí al notarme de salida: cuando Kuraha intentó seguirme, negué. — Cuida de ellas hasta que regrese, ¿si? — pareció algo reluctante al aceptar pero lo hizo, así que me dirigí al departamento imaginando otra clase de opciones. ¿Y si enfermó de repente? ¿Y si debió de concurrir a una misión de improvisto? Supe que estaba buscando en el lugar equivocado cuando tomé en cuenta a la probabilidad que parecía empujar a las últimas posiciones... y aunque había permanecido convenciéndome de que no era así durante todo el camino, hallarle allí fue la única confirmación que precisé. — No creíste que te dejaría escapar, ¿o si? — me acerqué con las manos tras la espalda, dejándome caer a su lado al tomar asiento bajo el árbol. — ¿Qué pasa? — cualquier podría preguntar para que inquiría semejante cosa si podía hacerme la idea, nadie pensaría que no quería ser yo quien abordara algo así en ése momento. — Kuraha se esta encargando de eso, tú también me necesitas. — aguardé a que con eso comprendiera que no iba a largarme por más que me lo pidiera, y entrelacé mis dedos con los suyos al tomarle la mano cuando recosté mi cabeza en su hombro. — ¿Tengo la culpa de que estes así? — no fue una interrogante prepotente, tampoco estaba a la defensiva: jamás estaba demás el cerciorarme de que una actitud mía no tuviera nada que ver al respecto.
avatar
Mensajes : 21815

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: when there's no light to break up the dark, i look at you ღ

Mensaje por hughes el Lun Jun 18, 2018 11:24 pm

 

La comodidad que lo abarcaba con el tan solo sentir su esencia acompañarlo, era embriagante. Las tormentosas palabras que escarparon en él fueron olvidadas al igual que los recuerdos que traían consigo. Todo lo que creyó necesitar fue el respirar, pero se equivoco. Lo único que consiguió sosegar la excitación de su mente, fue el saber que aún a pesar de todo, ella continuaba caminando a su lado. Sabía que incluso deseando el ignorar lo sucedido, eventualmente terminaría expresando aquello que sintió. Veena no era de las mujeres que fácilmente dejaban escapar la información cuando esta había instado curioseo: amarla era un dulce martirio que estaba dispuesto a vivir eternamente. — El único responsable de mis acciones, soy yo. — Admitió tras el haberse mantenido en silencio. — Te hice preocupar, ¿no es así? — No necesitó de una afirmación para proseguir. — Lo lamento, Veena. — Alzó la unión de ambas manos, alzándola a la altura de sus labios, los cuales besaron el dorso de la suya. Al acercarla, deslizó la mano contraria por el largo de sus piernas, haciéndola sentar sobre su regazo. Sabía que no habría nadie capaz de verlos, y aunque el caso fuese distinto, tampoco cambiaría la posición que adoptó. — No sé si se trato de celos o envidia. — Ahogo el suspiro que anticipo antes del dejarlo escapar. Lentamente, sin comprender el por qué, fue deslizando la yema de sus dedos por encima de su ropa, tallando el plano vientre que la caracterizaba. No la quería compartir, ni siquiera con un hijo, pero aún así, anhelaba por el día en que fuese capaz de admirarla como madre. Tal vez la historia hubiese sido distinta, si no hubiesen perdido al que debió de ser el primogénito. — Me hubiese gustado verte en la misma situación, pero sujetándolo de él. —  No especificó a quién, por qué ella sabía a quién se estaba refiriendo. El contexto era explicito. Había trascurrido una gran cantidad de tiempo desde la última vez que se aventuraron a acaparar el tema. ¿Por qué no ahora? Él tenía toda la predisposición del hacerlo; sin ser consciente de ello, lo necesitaba para dejar el pasado ir. — Quizá me estoy volviendo viejo y empiezo a pensar que es necesario el que sea padre. — Sin embargo, a pesar del deseo que latía en él por hablar, ignoraba el cómo entablar la ansiosa conversación, por lo que terminó soltando una tonta broma. Presionando el agarre de sus brazos, la estrecho a su pecho, ladeando el rostro a un lado y apoyando la cabeza en el tronco dónde ya estaba recostado desde un inicio. El frío clima era una ventaja; degustar de la calidez que le compartía era agradable. — Deberías de regresar al hospital, Kurenai debe de preguntarse qué pasó. — La prisión que ejercía alrededor de su cintura no cedió. — No he dicho que te permitiría el que lo hagas, de todos modos. — Encorvó con ligereza los hombros, emitiendo indiferencia al hecho de contradecirse. La serenidad que lo envolvía crisparía al ausentarse la rubia, por lo que prefería no liberarla aún cuando sus deseos insistieran ello. Deposito un beso en la piel de su mejilla. — Un día, no sé cuando, pero me gustaría verte cargando a un pequeño de cabellos rubios cómo los tuyos. — Susurro. — Quiero que nuestros hijos se parezcan a ti. — Kakashi no tenía vergüenza del admitir estar obsesionado. Una criatura, con facciones similares a las de Veena, sería su mayor deleite. Todavía era capaz de rememorar aquellos días en los que tuvo que criarla; ¿existía algo más encantador que la inocencia e innato cariño que le compartía? Tch, claro que no.
avatar
Mensajes : 2778

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: when there's no light to break up the dark, i look at you ღ

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 31 de 35. Precedente  1 ... 17 ... 30, 31, 32, 33, 34, 35  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.