Últimos temas
Afiliados del Foro
Afiliados hermanos 0/5
Directorios y Recursos
Afiliados Elite 0/44

when there's no light to break up the dark, i look at you ღ

Página 32 de 35. Precedente  1 ... 17 ... 31, 32, 33, 34, 35  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: when there's no light to break up the dark, i look at you ღ

Mensaje por hiyorin el Mar Jun 19, 2018 7:33 pm


¿Todavía quieres... tener hijos conmigo? — no diría que me encontraba sorprendida, quizás el término exacto a la hora de describir a la emoción que se apoderó de mí en ése momento sería... conmoción. Pasó una larga cantidad de tiempo desde la última vez que colocamos a ése tema en una conversación, y porque me dejaba llevar por mis precipitadas conjeturas había asumido que ya no lo volveríamos a hacer. Creía que Kakashi se sentía lo suficientemente cómodo con el estilo de vida que llevábamos al tomar la decisión de volver, no creí que pensara en ése tipo de cosas al igual que como probabilidades a futuro... opción que me encargué de descartar cada vez que la idea atravesó a mis pensamientos preguntándose porque no, llenándome de una confianza cuya procedencia desconocía al estar segura, por un momento, de que no perderíamos nada con intentarlo una vez más. ¿Pero a quién querría engañar guiada por ése pensamiento? Imaginaba el estado en que sumiría ante otra pérdida como esa, y aunque no descartaba el apoyo que Kakashi no iba a dudar en ofrecerme simplemente no podía pensarlo al igual que una circunstancia por la que estuviera dispuesta a pasar: ni siquiera para saber si podía hacerlo o no. Sentía que había tenido suficiente, y me recriminaba a mí misma por volver a pensar en ello una y otra vez a pesar de siempre alcanzar la misma conclusión. ¿Sacándolo fuera me sentiría mejor al respecto, o cambiaría de opinión influenciada por el pensamiento de él? Me acurruqué entre la calidez que me ofrecían sus brazos y volteé a verlo, deslizando una caricia sobre su mejilla a la hora de tragarme el nudo de la garganta para hablar. — Tengo miedo. — admití lo que pensé sería mucho más difícil, y mordí mi labio inferior al saber que debía explicarme para que se comprendiera el por qué. — Sé que no fue mi culpa, pero cuando lo entendí también supe que quizás... era una advertencia. ¿Y si mi cuerpo no es adecuado? No quiero poner en riesgo la vida de otra criatura nunca más. — suspiré, apesadumbrada. — ¿Qué lo hace diferente de la última vez? — lo había visto con sus propios ojos, sabía que me había hecho daño siendo ajeno a mi control: ¿seguía siendo un tema de emociones? Apoyé mi rostro contra su hombro, aún deslizando los dedos a través de su piel. — Si pudiera ya te habría vuelto responsable con uno o dos. — intenté bromear, ocultando mis facciones al aproximarme un poco más a su cuello. Reí un poco ante la falsa indignación con que se manifestó al respecto, y me encogí de hombros ligeramente. — Tú lo dijiste... te estás volviendo viejo. — no había podido evitar apartarme algunos centímetros para así observar su expresión en el momento que lo dijera, y podía confirmar que había valido la pena a pesar de que no hubiera esperado su próximo movimiento: cayéndome de espaldas al reír a carcajadas, intentando quitarme sus manos de encima al encontrarme agitada. — ¡No me gustaría que los acompañes a la academia con un bastón, eso es todo! — divertida le dirigí un guiño al empujarlo a un lado y tomarme el atrevimiento de ser yo quien se posara encima, inclinando mi rostro contra su tacto al momento de acariciar mi mejilla. — Dame algo de tiempo, necesito... investigar y hallar respuestas. ¿Qué tal... un viaje a Kumo? — le dediqué una sonrisa, y negué consciente de la afirmación que debió apoderarse de sus pensamientos. — Vamos juntos, regresamos juntos: no les pertenezco a ellos, sino a ti. — claramente podía asesorarme con Shizune o incluso la Quinta, pero no quería dejar ningún hueco si podía ser capaz de recaudar tanta información como fuera posible: necesitaba contestar a mis dudas y precisaba, aunque odiara admitirlo, de las personas que lo sabían todo acerca de mí... incluso mis orígenes.


don't you ever forget
this worthless pride of mine.
avatar
Mensajes : 21815

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: when there's no light to break up the dark, i look at you ღ

Mensaje por hughes el Miér Jun 20, 2018 12:16 am

 

¿Lo dudas? — ¿Acaso no había hecho explicito el deseo de verla siendo madre? Entonces no le sorprendería el emitir comentario que la tomarían desprevenida. A veces creía el estar emitiendo cada pensar, no obstante, lo único que realizaba era el reevaluarlos en el interior de su cabeza. Entretenido y avergonzado por su propio comportamiento, sonrió. Quizá era el momento de expresar aquello que por tanto tiempo se negó a admitir. — Tener una familia contigo... suena bien. — Si bien, estaba fascinado por el estilo de vida que les caracterizaba. Sería capaz de arriesgarse a un cambio; ¿negarse a la posibilidad del poder abrazarla con el vientre abultado? Habían imágenes placenteras sin la necesidad del ser consideradas sexuales y aquella era una que le llenaría de brío el alma. Quería deleitarse del conocerla en cada faceta que una mujer debía de enfrentar, por qué Kakashi deseaba enamorarse de ella un sinfín de veces conforme los años fuesen avanzando. Una excesivamente romántica decisión que no afirmaría en voz alta, ya que, consideraba innecesario el hecho de hacerla conocedora de sus más tímidos pensares. Rozando los labios contra la cálida piel de su mejilla, depositó castos besos en la zona, conforme iba oyendo en silencio lo que ella iba compartiéndole. Quería probar más, pero la posición se lo imposibilitaba, por lo que cedió al reacomodarse. — Quizá no estábamos preparados para tener un hijo en ese momento. — Había oído de la sabiduría de los dioses. No se consideraba creyente, pero le gustaba suponer que tal vez existió un motivo del que ninguno se podía hacer responsable al carecer del poder para modificarlo. Dudaba que se tratase de una afección física: Veena era perfecta. — Éramos jóvenes, y tú tenías una retorcida manía por siempre abandonarme... — Empapo la oración en sorna. — Me hubieses creado un trauma del haberme dejado llevándote a nuestro hijo también. — No existía oportunidad en la que no rememorara el pasado y es que no daba paso a una malinterpretación de la cual preocuparse. Además, Kakashi continuamente se entretenía del ver a su mujer variar en perspectivas del tan solo oír lo sucedido años atrás. ¿Por qué no jugar con ella? Era suya, después de todo. Cada partícula de su anatomía se paralizó, predisponiéndose a refutar la opción sin preámbulo. — Estuve a punto de negarte el viaje. — No tuvo vergüenza del admitir la posesividad que nació en él del tan solo oír al nombre de la cuidad que se la arrebato por tanto tiempo. — Sin embargo, sabes bien cómo persuadirme. — Sabía que era necesario el asistir, después de todo, existían incógnitas que no se resolverían con facilidad, por lo que no se sabía que sería insensato de su parte el negarse. El pasado de Veena continuaba siendo un misterio, incluso para él. La gente de Kumogakure guardo con recelo la información que en varias oportunidades intentaron rescatar cuando les pidieron que fuesen ellos los que lidiaran con lo que manifestaban un problema. Esperaba que no crearan impedimentos para brindársela a quién merecía saberlo todo acerca de su procedencia. — Puedes tomarte el tiempo que necesites, Veena. — No la presionaría por una decisión, permitiría el que juzgara sin sus insinuaciones. Todavía les quedaba un largo camino por delante, por lo que no había necesidad del crear innecesaria insistencia. — Vayamos a casa. — Sin permitir el que ella caminase por su cuenta, se reincorporó. — Quéjate todo lo que quieres, no te bajaré. — Apegándola con mayor cuidado y fuerza, avanzó por el camino que los llevaría hacía el lugar donde vivían. No le importó los reproches, ni siquiera se preocupo por las miradas que atraparon. — Hasta que decidamos si quieres o no un hijo, podríamos practicar el cómo hacerlos. — Bromeo al ras de su oído, optando por el dejar de lado la conversación. Veena no era la única que meritaba el pensar. Kakashi tenía muchos temores en mente que resolver, por qué a pesar del sentirse listo, sabía que habrían muchos comportamientos en él que carecían de sentido, especialmente cuando estos fuesen dedicados a un niño. Sasuke, Naruto y Sakura podrían corroborarlo sin problema alguno. Era bueno enseñando, pero quizá un no muy buen ejemplo a seguir en cuanto a personalidad o gustos. Geez. La mujer de cabellos rubios lo asesinaría en el caso que trasmitiera sus perversiones a sus descendientes. ¿Y si fuese una niña? Rió en silencio, sacudiendo la cabeza en negación. ¿Tanto deseaba el ser padre cómo para empezar a divagar sin proponerselo? Ah. Quizá sí. 
avatar
Mensajes : 2778

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: when there's no light to break up the dark, i look at you ღ

Mensaje por hiyorin el Vie Jun 22, 2018 10:26 pm



don't you ever forget
this worthless pride of mine.
avatar
Mensajes : 21815

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: when there's no light to break up the dark, i look at you ღ

Mensaje por hiyorin el Vie Jun 22, 2018 10:38 pm

Ése es el problema, ¿quién no va a regalarle un libro? — solté un bufido al alejar la mirada del aparador, dejando a mi pie chocar contra el suelo en un evidente signo de exasperación. No desaparecí todo el día sin decir nada y arriesgándome a hacerlo enfadar (algo que logré, según mis contactos) para obsequiarle un libro, ¿no gustaba de llamarme su esposa? Lo conocía mejor de lo que nadie más podía hacerlo y tardaba horas dando vueltas alrededor de una librería creyéndolo el mejor regalo de cumpleaños: cuando era más que obvio que todo el mundo le habría dado exactamente lo mismo, y si aún me lo preguntaba podía consultar al vendedor la identidad de todos y cada uno de los clientes que habían vaciado los estantes de literatura erótica. Era muy tarde para planificar una cena cuando debía estar esperando por mí en casa, ¿y además que tenía de impresionante si sólo se trataba de comida? Si fuera mi cumpleaños me ofendería con la persona que pensase en un cuenco de ramen al igual que algo digno de obsequiar, ¿de qué me servirían un montón de fideos más que para saciar al hambre que tarde o temprano regresaría? Negué al estar consciente de que sin quererlo comencé a divagar, y volví a considerar mis opciones teniéndome confianza: ¡podía sorprenderlo con algo que realmente le gustara, solo tenía que pensar que! El dinero no era un problema, había ganado y recolectado bastante con el pago de las misiones ANBU en que últimamente había participado, y si lo fuera se lo quitaría porque el fin justificaba a los medios. Kakashi no precisaba de ropa nueva, y no cuando siempre que intentaba tener un gesto con él al comprarle todo lo que llamaba mi atención acababa usando los mismos pantalones de chándal y sus viejas sudaderas... o nada en lo absoluto. Apoyé el mentón en la palma de mi mano y suspiré, un portarretratos era demasiado simple: y si alguien iba a obsequiarle una foto juntos tenía el fuerte presentimiento de que ése iba a ser Gai. La joyería a metros de mí lucía preciosos anillos de oro dentro de la vitrina, y al interesarme un poco más comprendí que se trataba de algo en lo que no había pensado. Podía ser extremadamente cursi, ¿pero cómo no iba a gustarle algo que le recordara al hecho de estar casado conmigo? Toda pareja tenía una alianza, ¿por qué nosotros no? Parecía que finalmente me influenciaba de su inteligencia después de convivir con él durante tanto tiempo, a Kakashi le encantaría. Escondí la bolsa tras mi espalda después de abrirme paso dentro de la vivienda apenas unos cuantos minutos después, dirigí una mirada hacia dentro y sentí a la gota de sudor deslizarse sobre la piel de mi cuello. Sobre la mesa había mucho papel de regalo y libros, un ramo de flores y un gran cuadro en donde se lucía él y su... mejor amigo. — ¿Por qué no me sorprende? — murmuré divertida al adentrarme un poco más, deteniendo mis pasos sobresaltada al percibir la repentina aparición frente a mí. — ¡Hola! — claramente estaba molesto, ¿p-pero no se supone que Kurenai le diría la excusa en que pensé antes de irme? De todos modos descubriría la mentira después. — Pero si yo me quedaba aquí nadie iba a comprar tu regalo sorpresa, ¡y no te arrastraría conmigo para conseguirlo porque habría dejado de serlo! Además... — fruncí el ceño. — ¿qué no te dejé contento con lo que hicimos durante toda la noche? No eres difícil de complacer. — me encogí de hombros al avanzar finalmente, ignorando a los nervios del último minuto cuando tragué en seco. Realmente tenía que gustarle. — Bueno, mi regalo era más especial aún porque no es algo que esperes o que hubieras podido adivinar tratándose de mí. ¡Esas cosas llevan tiempo de pensar y pensar, Kakashi! — esbozando una amplia sonrisa extendí el obsequio hacia él, y posé una mano en mi pecho al aguardar impaciente. — Entonces... ¡¿qué tal, te gusta?!


don't you ever forget
this worthless pride of mine.
avatar
Mensajes : 21815

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: when there's no light to break up the dark, i look at you ღ

Mensaje por hughes el Sáb Jun 23, 2018 5:31 pm

 

Cada año, desligado de todo contacto, disfrutó del día en compañía de su única presencia. Erróneamente, supuso el verse forzado a enfrentar una circunstancia distinta; imaginó el degustar de la conmemoración abrigado por la esencia de la mujer con quién lo deseaba compartir absolutamente todo. No consideraba un hecho relevante la celebración de un onomástico, sin embargo, deseo el compartir la fecha con Veena. Queriendo distraerse de los pesimistas pensamientos que iban relacionados a lo sucedido, volvió a leer aquellos libros que consideraba sus favoritos. Sin embargo, la lectura que abstraía todo pensar en él, falló en la exclusiva misión que debió de efectuar. No prestó atención a las palabras que iba leyendo, y es que podía sentir su concentración divagar cándidamente. Irritado, suspiró. Mientras que Gai madrugo para ser el primero quién le deseara un agradable cumpleaños, Veena hizo exactamente lo mismo, pero con la intención de desaparecer. Ladeo el rostro visualizando los obsequios ya abiertos: ¿reaccionaría con el mismo aburrimiento al leer un libro nuevo? En pie, avanzó hacía la mesa dónde empezó a ojear fugazmente cada nombre. Eligió el primero y lo alzó, arqueando una ceja al repasar lo entendido. ¿Por qué no le sorprendía el hallar extravagantes títulos haciendo énfasis sobre la importancia vida? Decidió no continuar, especialmente al saber el género literario que caracterizaría al resto de los textos. A pesar del ser obsequios de distintas personas, todas parecían asemejarlo a un hombre de perversiones. No todos los autores de una temática tan pasional lograban cautivarlo; Jiraiya siempre sería su favorito. Con impaciente sinsabor, avanzó hacía el cuerpo de baño dónde se dispuso del relajarse. La tensión comprimía en él, manteniéndolo tieso y rígido. Sabía que estaba molesto, era un hecho que trasmitía con la apagada mirada y una indiferente mueca; esperaba que la calidez del agua ayudara a que eso cambiase. No supo cuantos minutos pasaron, pero al salir, la casa continuaba estando vacía. ¿A qué hora planeaba el regresar? Encolerizado, decidió ir en su búsqueda, esperando el momento apropiado para escupir el merecer una explicación. No había dedicado excesivas expectativas al día, pero sí consideró que sería mucho más alegre que los anteriores. Tch. Si alguien fuese testigo del coraje que iba radiando, no creerían que se trataba verdaderamente de él. Siempre desinteresado u aburrido; la mujer de cabellos rubios sacaba en él facetas que no sabía del cómo controlar al ser nuevas. Había empezado a vestirse cuando sus actos fueron interrumpidos al oír cómo la puerta se abría. Calló todo lo que anhelo del expresar, escuchando la justificación que pronunció por el haber ausentado a lo largo del día. No asintió, ni negó, simplemente la escudriño con los orbes estrechos. Era una injusticia el lucir tan hermosa, especialmente cuando él deseaba amargarse con ella. Recibió la pequeña caja que fue extendida a él, abriéndola aún con las facciones fruncidas. Lo primero que observo fue un inusual brillo destilar del objeto que yacía en su interior. — ¿Anillos? — Inquirió pretendiendo confusión al alzar una ceja. Si bien, era consciente del no ser capaz de enojarse, ello no significaba el que accediera tan fácilmente. ¿Quería hacerlo abdicar su ofendida posición? Debería de hacer lo que ella siempre se avergonzaba del trasmitir: ternura. — ¿Qué se supone que debo de hacer con dos anillos? — Tenía una idea de lo que debía de significar, pero esperaba que ella se lo explicara detalladamente. Estaba en falta al haber desaparecido a lo largo del día, por lo que tenía el deber de compensarlo. Era un día en memoria a su existencia, negarse no estaba permitido.
avatar
Mensajes : 2778

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: when there's no light to break up the dark, i look at you ღ

Mensaje por hiyorin el Dom Jun 24, 2018 1:42 pm

¿No lo entiendes? — inquirí un tanto azorada, intentando determinar si acaso me jugaba una broma o no: había dado por sentado que Kakashi se percataría rápidamente de qué era lo que planeaba decirle con eso, pero a juzgar por la solemnidad de su semblante sucedió lo contrario... y a menos que quisiera dejarlo hacerse ideas de toda clase, debía apresurarme a dar explicaciones. Imaginaba otra reacción, pero no haberlo aturdido del modo en que lo había imaginado no significaba que hubiera perdido toda oportunidad de hacerlo: dependía de mi argumento pura y exclusivamente. — Para ser el shinobi más listo seguro que la edad comienza a apagarte las luces. — me permití bromear algunos segundos antes de extender las manos hacia el estuche que reposaba en las suyas: apoderándome de una de las alianzas para morderme el labio y suspirar. Al no pensar que sería incapaz de adivinarlo, ciertamente no había preparado nada con tal de conmoverlo: y siendo la persona menos acaramelada sobre la faz de la tierra dudaba poder ofrecerle declaraciones dignas de un ejemplar romántico, ¡pero también era bastante consciente de que a él no le gustaban ése tipo de cosas... así que lo que fuera que saliera de mis labios debería estar bien! Al diablo, mi espontaneidad siempre me había hecho única a sus ojos. — Tú y yo somos marido y mujer, ¿no es así? Y sé que dije que los papeles y las formalidades me parecían una tontería, pero no veo problema en usar... anillos. Además, como me cuesta expresarte mi afecto en público y tu afán de presumirme aún sigue intacto: lo creí una buena idea. ¡Es todo un gesto que pensé por mi cuenta, nadie me dijo que lo hiciera! — anuncié animada, transformando a mi expresión al aclarar mi garganta para proseguir tan pronto alcé de igual modo a la fina cadena que debía mantener al objeto aferrado. — También compré de estas porque llevarlo en los dedos no tiene ningún sentido: ¡todos lo hacen! No soy cursi... aunque podría intentarlo ante la particularidad de la ocasión. — luego de guiñar un ojo, me froté el mentón divertida. — Kakashi Hatake, prometo amarte apasionadamente en todas las formas ahora y para siempre; nunca olvidar que este es un amor para toda la vida y... y bueno... lo siento, quedé en blanco. Vas a tener que conformarte con eso. — normalmente me avergonzaría al punto de querer que la tierra se abriera bajo mis pies para atragantarse conmigo, sin embargo: ése era un acto del que me sentía bastante orgullosa al haber nacido desde mis mejores intenciones. ¡No podía no estar entusiasmada! Sonriente rodeé su cuello con el collar, asegurándome de cerrar el diminuto broche enseguida. — ¿Puedo probar como Veena? — pregunté burlona al permitir a mis dígitos detenerse sobre sus hombros, deslizándose sobre su pecho para posarse a los lados de su cuerpo al abrazarlo por la cintura. — Prometo hacer las cosas que ninguno de los dos quiere hacer, si realmente no quieres hacerlo más de lo que yo no quiero hacerlo. — espeté al reír, pensando rápido al verme dispuesta a continuar. — Prometo no juzgarte por el hecho de que leas el Icha Icha una y otra vez. — no, seguramente lo seguiría haciendo: pero gustaba del ambiente cálido que se había hecho presente al fin, así que tenía que seguir. — Cumplir cada una de tus fantasías. — ronroneé al humedecerme los labios, atreviéndome a guiñarle una vez más para morder el interior de mi mejilla y pensármelo mejor. — Prometo asegurarme de que no estoy hambrienta antes de ponerme de mal genio y ofuscarme contigo. — lo creí importante: ya había pasado. — Que no voy a huir... — puse los ojos en blanco. — Si me haces enojar te golpearé. — en lugar de asentarme en la casa de alguien más y negarme cada vez que me exigiera volver al creerlo una estupidez. — Y no lo sé, ¿que sólo la muerte nos separará? Ni siquiera estoy tan segura de eso, porque daría lo que fuera por molestarte allí también. — no creía que estuviera olvidándome de nada, así que finalmente cerré la boca: sin embargo, los minutos pasaban en un silencio que comenzaba a impacientarme. ¿Escuchó todo lo que le dije o se durmió con los ojos abiertos? — Esta es la parte en que dices que eres muy afortunado de que te haya dado el privilegio de tenerme y cosas así.
avatar
Mensajes : 21815

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: when there's no light to break up the dark, i look at you ღ

Mensaje por hughes el Lun Jun 25, 2018 10:16 pm

 

Honestamente, ignoraba el qué decir. Era consciente de los estragos que anatómicamente lo abordaron, especialmente de aquellos que parecían tener la intención del hacerlo desfallecer. No obstante, prefería el mantenerse envuelto en un sepulcral silencio, antes del soltar alguna barbaridad de la cual se sentiría avergonzado luego. Jamás se había sentido atraído por los romanticismos, rehuyendo de estos al presentarse en su delante; hecho que daba un rotundo cambio al recibirlo por parte de la mujer que ahora yacía abrazada a él. No iba a negar el palpar sorpresa en él, sensación que lo mantenía pensante y en alerta. Tal vez estaba siendo englobado por una realización que siempre estuvo presente, pero que no tomó el tiempo de asimilar. Veena se había convertido en todo lo que necesitaba para sentirse en calma, feliz. ¿No era una contradicción al temor que repentinamente lo cubrió? Amarla cada día más, incrementaba la posibilidad del desagarré que su alma sufría en el caso que tuviese que verla partir nuevamente. Era absurdo el preocuparse por eventos que evitaría el que se convirtieran en una realidad. Lo sabía. Sin embargo, no podía evitarlo. La mujer que ahora se atrevió a estrechar al rodearla por la cintura, era elemental para que su vida continuase dirigiéndose por el camino correcto. Sin ella, perdería la cordura. Ya lo había demostrado antes en cada oportunidad que se vieron forzados a apartarse; en su lejanía, Kakashi perdía su rumbo transformándose en un ser que perseguía la muerte en muchos aspectos. Era patético, pero era aquella una de las razones por las cuales vivía eternamente enamorado de la mujer. Sin ella, ¿quién era él? Es mi día, ¿no es así? — Inquirió con obvia sorna en cada uno de sus vocablos. — Entonces esta en mí decidir si decir algo o no. — Aprovechándose de la minúscula distancia que los separaba, deslizó el toqueteo de sus yemas, alzándolas lentamente por el largo de su espalda hasta hacerlas rodear su delgada nuca. — Me gustó la parte del que no huiras. — Admitió bajando la tonalidad de voz, tornándola áspera, grave. — No creo que la muerte se atreva a arrebatarte de mi lado... — Rozó ambas narices disponiéndose a continuar. — ...si es que sabe lo que le conviene. — Moduló la gracia a mórbida altanería. La espesa aura que cubrió a ambos, lo tentó a pecar; entrelazó sus labios a los suyos, empezando a moverlos a un compas lento e inocentemente pasional. Un inconsciente calor lo inundó, serpenteando por sus extremidades y concentrándose específicamente en una sensible zona. El disfrute que sintió fue abrumador. Cada vez que percibía aquel adictivo sabor ser degustado por sus papilas gustativas, olvidaba lo que significaba la razón. Sin impedimento, respondió a sus silentes exigencias, atreviéndose a descontrolar el ritmo del beso. Delineo el contorno de su labio inferior con la punta de su lengua, aprovechándose de la abertura que le otorgo para ingresar en ella. Intrigado por las expresiones que su rostro debía de emitir, abrió los ojos aún besándola, deleitándose del rubor que se apoderó de los pómulos de la rubia, y dispuesto a hacerla quejarse, se apartó. — Tendré que hacer una excepción a mis costumbres y darte el gusto también. — Humecto el grosor de sus hinchados labios, haciendo índole al rojizo color que ella le compartió a través de la fiereza de la unión. — ¿Qué podría prometerte que no te haya prometido ya? — Inquirió para sí mismo. —  Supongo que puedo pensar en algo más. — Radicalmente, la sorna se vio forzada a convertirse en seriedad. Cada músculo facial se endureció, modulando su semblante a uno excéntricamente maduro. — Cada paso que des, sin importar a dónde te dirijas, siempre te seguiré. — Anunció. — Sin importar lo que suceda, sostendré tu mano y te obligaré a que enfrentes cualquier adversidad conmigo a tu lado. — Sonrió al imitar el acto que se comprometió a realizar, entrelazando sus falanges a las suyas, presionando con fuerza sobre estás para que no tuviese el valor de apartarse. — Todo cambio de humor, toda pelea o discusión, siempre lo arreglaré conmigo entre tus piernas. — La lascivia saltó. — ¿O debería de hacerlo conmigo dentro de ti? Tendré que debatirlo luego, tanto mi lengua cómo mi verga, disfrutan de ti. — Alzó ambas manos ya unidas, aproximándolas hasta su boca dónde gustó del probar el sabor salado de su piel. No tuvo reparo en el mirar que le dedico, siendo consciente de la perversión que fácilmente le dedicaba al hablar del tema que más le gustaba. — Te lo daré absolutamente todo... hijos también, aunque sabes que la práctica será mi parte favorita.No mentía. — Hoy, mañana y pasado, te amaré cada día más. — Opción no había, desde que la conoció, cada partícula de su cuerpo decidió por rebelarse ante sus mandatos, haciendo lo que desearan cuando la mujer estaba involucrada de por medio. Suspiro. — Prometo... siempre regresar a ti, Veena. — Cuando fuese el momento adecuado, informaría lo que sucedería en un futuro cercano. Hasta entonces, callaría al no saber a qué tipo de reacción se enfrentaría. Quería alargar los cómodos momentos de paz que rara vez los acompañaban, los necesitaba para sentir la fuerza de vencer a cualquier enemigo. Los necesitaba para no temer a quién se detuviese en su delante; Veena era la fortaleza que lo ayudaría a no dejarse vencer. — En esta vida, y en las siguientes.
avatar
Mensajes : 2778

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: when there's no light to break up the dark, i look at you ღ

Mensaje por hiyorin el Jue Jun 28, 2018 6:33 am

Jamás había oído palabras tan dulces de alguien más. — ironicé al dejar caer las manos sobre su cintura, apartándome algunos centímetros para así permitirles serpentear sobre su abdomen y por debajo de la sudadera: el rubor que cubría mis pómulos a mis pómulos no se debía a lo mucho que anuncié y lo sabía muy bien. Mi cuerpo entero se había encendido en llamas ante la intensidad del beso que recibí después, y no estaba segura de querer deshacerme de aquella sensación a la que me gustaba sucumbir cada vez y a mayor escala. Si quisiera iniciar algo... teniendo en cuenta las horas que permanecí alejada y la catarata de pensamientos que él metió a mi cabeza de un momento a otro... podría, ¿verdad? La noche cayó, pero su cumpleaños aún no había terminado: y como la única persona capaz de hacer que Kakashi se abriera sin ninguna clase de recelo o cautela, sentía que se trataba de una misión a la que simplemente no podía ignorar. Sospeché que tenía idea de qué era lo que pasaba por mi mente al dejarse hacer tan pronto me incliné cerca de su cuello, deslizando mi boca sobre la piel lentamente para así no dejar rincón carente de contacto. Ninguno de los dos tenía prisa, pero al recordar que no había probado bocado a lo largo de todo el día me congelé en mi lugar: aterrada. ¿Y si avanzábamos aún más y a mi estómago se le ocurría rugir en medio del acto? No podíamos comer y tener sexo... bueno, según mis recuerdos y uno de los tantos fetiches de Kakashi si podíamos: pero no sentía que fuera el momento. — A-ah, q-quería... llevarte a cenar, ¿qué dices? Algo... algo que sea barato, en lo posible: me gasté parte de mis ahorros en las sortijas y parte lo tengo que guardar para algo más. — la razón por la que mi voz temblaba, al igual que mi cuerpo, se dividía en dos: temía que el hambre me abochornara de manifestarse presente y el peliplata hacía con mi cuello exactamente lo mismo que yo estaba haciendo con el de él. Y se sentía muy bien, demasiado. — Es un secreto... — intenté concentrarme, ¡no iba a confesar así como así que quería que compráramos una casa juntos! Eso lo había reservado para otro momento y no podía fallar a la idea que en mi imaginación se lucía fenomenal. — ¿Comerme a mí? — repetí burlona, sujetando con fuerza a la voluntad con que logré separarme de él para llevarme los brazos tras la espalda y sonreír. — Tengo hambre, te estoy ofreciendo el mejor de los tratos: ¡pagaré yo! Vamos a comer algo y al regresar, hacemos lo que tú quieras. — al conseguir que mi cuerpo se apartara totalmente giré para dirigirme a la habitación, dedicándole una mirada sobre el hombro al responderle. — Me voy a cambiar, ¿no es obvio? Quiero tentar a cierto hombre... — bromeé divertida, deslizándome dentro de la habitación para abrir el guardarropas y detenerme a observar el contenido dentro. ¡La camisa arremangada y los shorts cortos serían más que suficientes! Sin embargo, al quitar la percha en que colgaba la prenda más larga atisbé colgada una bandana cuya insignia desconocía. Mía no era, así que debía de pertenecerle a él: ¿pero por qué no llevaba el símbolo de Konoha, como tampoco de ninguna otra? En el lugar que estos generalmente ocupaban estaba escrita la palabra shinobi, y yo no podía encontrarme más confundida. No la había visto al organizar el armario en días anteriores y tras mis ropas parecía haber sido escondida, ¿pero por qué Kakashi la ocultaría de mí? Si se trataba de un cambio en las bandas de la Hoja tarde o temprano tendría la mía. — ¿Qué es esto? — no tardé tiempo en preguntar, luego de observarlo meterse a la habitación en mi búsqueda.


don't you ever forget
this worthless pride of mine.
avatar
Mensajes : 21815

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: when there's no light to break up the dark, i look at you ღ

Mensaje por hughes el Sáb Jun 30, 2018 11:51 am

 

Un gruñido acompaño a la decisión que él no aprobaba. Las fascinantes sensaciones que sus labios tocando su cuello le trasmitieron, fueron erradicadas en cuanto ella optó por el apartarse. Deseo, y por poco realizó, el atraparla por la cintura para evitar un alejamiento. ¿Comer? ¿Acaso no era consciente de lo obsesionado que él podía ser cuando de honrar su anatomía se trataba? No tenía hambre, a menos que ella calificara cómo un aperitivo. Deslizó el serpenteo de ambas palmas, introduciéndolas en los bolsillos delanteros del pantalón, decidiendo por el seguir cada paso que la guió a la habitación a la que él ahora también se estaba dirigiendo. — Sigo sin comprender el por qué quieres castigarme de este modo. — Expresó conforme iba avanzando. El ambiente no era lo suficientemente grande como para dispersar el sonido de su voz, por lo que ni siquiera se preocupo por  alterar su tonalidad. — Ninguna cena ganara al festín que me daría entre tus piernas. — Afirmó adentrándose por el umbral de la puerta, brindándole escasa atención a lo que estaba sucediendo en el interior. Apoyó un lado de su cuerpo, alzando la mirada y automáticamente frunciendo el ceño al observar lo que residía bajo su dominio. Al parecer, dónde quiso ocultarlo, no fue la mejor idea. Quizá debió el considerar entregárselo al azabache que se ofreció a cuidar de esté hasta que se sintiera preparado para revelar su razón de existir. — Un perro. — Ironizó al tomar el objeto y volver a depositarlo en la posición dónde él inicialmente la había escondido. Había reevaluado los posibles escenarios en los cuales se atrevía a compartirle la información que, honestamente, prefería mantener cómo un secreto, y en cada uno de estos, se imaginó manifestando lo que sucedería por obligación tras el haber sido descubierto. Ah, le hubiese gustado el estar equivocado. La unificación de las cinco naciones junto con el país del Hierro, solo delataban la angustia que había cubierto a los Kages. Sensación que prefería evitar compartir a la mujer que ahora lo observaba con todo deseo de golpearlo. Era conocedor de los temores que veían cómo factibles, y cómo siempre, Kakashi prefería mantener a Veena resguardada de cualquier daño que pudiese suceder. Proteger a la persona que amaba era una misión que se había encomendado él mismo desde hacía muchos años atrás. No obstante, sabía que la mujer no sería fácil de persuadir a dejarlo ir, después de todo y para su mala suerte, últimamente eran recíprocos en todo aspecto. — La banda de la alianza shinobi, Veena. — La poca información solo abriría paso a innecesarias preguntas, por lo que optó por el continuar hablando. — Me nombraron capitán de la división de combate, y aparentemente, debo de usar eso. — No se trato de una noticia que le tomo por sorpresa. ¿Qué más podía decir? Presionó el estrecho y perfilado puente de su propia nariz, hundiendo la yema de su índice y pulgar, revelando inconscientemente, la tensión que el hablar del presente tema creaba en él. — Habrá una reunión con los cinco Kages, nada importante. — Al menos, no para él; una desinteresada e indiferente actitud que quería trasmitir para no causar revuelo en lo que llevaba siendo, una magnifica velada. — ¿Y bien? Si continuamos en la habitación, querré terminar lo que comenzamos, pero interrumpiste. — Distraerla nunca era una tarea sencilla del efectuar, pero valía la pena intentarlo. Especialmente cuando jugaba con la planificación que había organizado. No estaba rehuyendo del continuar informándole lo adquirido; él carecía de detalles, aún siendo participe del encuentro, por lo que no sabría el que responder en cuanto ella desease el hacer pregunta al respecto. No obstante, aún el caso siendo el contrario, el resultado no variaría tampoco.  
avatar
Mensajes : 2778

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: when there's no light to break up the dark, i look at you ღ

Mensaje por hiyorin el Sáb Jun 30, 2018 5:25 pm

Entonces es cierto. — escuché rumores, me percaté del tenso ambiente que se había apoderado de la aldea de un momento al siguiente: me pregunté porque Tsunade me había dado vacaciones antes de que me plantara frente a su oficina a exigirlas, y cuando conocí el motivo a través de los labios de Kakashi cada pieza cayó en su lugar. Sabía que las aldeas mantenían el contacto y que gracias a ello podía propiciarse una unión entre todas y cada una, pero jamás pensé que fuera a suceder de cara a un enfrentamiento colosal en comparación a la batalla contra Akatsuki: que destruyó a la Hoja, y estuvo al borde de llevarse la vida del peliplata consigo. No fue el desconcierto lo que se apoderó de cada molécula de mi cuerpo cuando procesé lo que él había querido decir, el pánico fluía a través de mí mientras intentaba hallar una solución. — B-bueno, entonces hay que pedirle a Senju la mía: ¡seguro esta ebria otra vez y se le olvidó! — pero sabía muy bien que no me la iba a entregar, sin importar con cuanto grito o desesperación la enfrentase: ya habíamos compartido esa conversación aunque yo me hubiera encontrado lo suficientemente dispersa como para darme cuenta de que se refería a éste momento en específico. Ante todo seguía siendo el arma más poderosa, una que no podía enfrentarse al tal Madara consciente de que era lo que debía hacer y lo que no: cuando Tsunade dijo que temía que alguien más me manipulara para usarme en contra de aquellos a quienes amaba, se refería al hombre que las cinco naciones iban a enfrentar por su cuenta... y si él... si él poseía la inmensa cantidad de poder que aseguraban, no muchos vivirían para contarlo. ¿Siquiera lo lograrían? Tomaba en cuenta a los ninjas capaces de cada aldea, pero si la habilidad para destruir del enemigo era comparable a la mía en su máxima potencia... ni siquiera quería imaginar que iba a suceder con ellos. — Entonces tomaré tu lugar. — no me importaba como, lo lograría. No estaba abriendo un debate, me estaba encargando de dejarlo en claro. — Porque no aceptaste, ¿o si? — fue... más desalentador de lo que creí. Me parecía absurdo no hacerlo partícipe cuando tenía una inteligencia que se hallaba por encima de muchas, y sus habilidades lo habían vuelto temido sin el amparo de un apellido reconocido por las multitudes. Y sabiendo todo eso esperé por escuchar una negativa capaz de romper mis esquemas, pero observarle guardar silencio fue inmensamente doloroso. Mi mente reprodujo el instante en que regresé para hallarlo sin pulso ni respiración, con el rostro pálido y los ojos cerrados. — ¿Acaso te volviste loco? Por supuesto que no vas a ir, Kakashi. Puede que no veas lo que te hizo la última vez pero yo sí, y no voy a pasar por lo mismo dos veces: ¡peor aún, no voy a dejarte morir estando tan lejos de mí! No es... no es justo, ¡al diablo tu deber ninja! ¡No les debes nada, no tienes que hacerlo! — en segundos la histeria me había consumido, rechazando todo contacto con que su cuerpo buscase acercarse al mío para escabullirme a otro de la habitación y continuar disparando réplicas. No voy a dejar que vayas, no me importa lo que pienses al respecto. Tienen... que usarme a mí y es ridículamente obvio, ¿por qué no sólo lo hacen y ya? ¿Cómo se supone que me quede aquí mientras tú vas a pelear con tu vida otra vez? ¡No, eso no va a pasar! — bufé al aproximarme al armario, si quería enfrentar a la anciana con propiedad y la decisión de la que me había apoderado iba a tener que ponerme el uniforme de la aldea. — ¡Confío en ti, pero no en el enemigo! Si es tan poderoso como dicen va a aniquilarlos a todos, ¡¿y se supone que deba esperar aquí sentada?! Voy a ir les guste o no, y si no consigo persuadirla de dejarte aquí vas a mantenerte tan alejado como sea posible. — agachada, buscando desesperada el par de sandalias oscuras, abrí las puertas corredizas del guardarropas con un fuerte golpe al detenerme en seco. — ¡Pero a mí no me importa el resto del mundo, me importas tú! — ¿que fueran cientos evitaría que los acabaran en un instante? No aseguraba que conmigo allí iban a ganar, pero al menos obtendrían el tiempo suficiente para pensar estrategias en caso de que una y otra no funcionasen. — ¿Cómo puedes pedirme que mantenga la calma cuando esta puede ser la última conversación que tenga contigo? Ni siquiera pensabas decírmelo, no tengo idea de cuando te iras. Me separé de ti una vez y volví para encontrarte muerto, ¿ahora quieres que me quede a esperarte vivo o en partes? — quizás estaba siendo demasiado gráfica y podía parecer un tanto exagerada, pero no podía olvidarme del día que sospechaba no olvidaría nunca. 


don't you ever forget
this worthless pride of mine.
avatar
Mensajes : 21815

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: when there's no light to break up the dark, i look at you ღ

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 32 de 35. Precedente  1 ... 17 ... 31, 32, 33, 34, 35  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.