Últimos temas
Afiliados del Foro
Afiliados hermanos 0/5
Directorios y Recursos
Afiliados Elite 0/44

when there's no light to break up the dark, i look at you ღ

Página 34 de 35. Precedente  1 ... 18 ... 33, 34, 35  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: when there's no light to break up the dark, i look at you ღ

Mensaje por hughes el Lun Jul 09, 2018 2:21 pm

 

Jamás consideró una dificultad el despedirse. Sin embargo, comprendió la equivocación pensada al decidir dar una última visita a quién lo continuaría acompañando tras su tajante adiós. El ambiente era armónico a su serena personalidad, y a pesar del haberlo evidenciado gracias a la unión compartida, era distinta la sensación que ahora lo abarcaba. ¿Qué significaba el sentir un nudo posicionarse en el tracto de su garganta? ¿Felicidad? ¿O tristeza del ser consciente de lo que sucedería a continuación? Lo único que lo impulsaba a no vagar cómo un fantasma, era el saber lo próximo que se encontraba a capturar a Rin entre sus brazos. Sonrió; ¿le creería al decirle que su demora fue causada por Kakashi? Ahora si podría describirlo cómo un anciano necesitado de auxilio, ya que por el color de sus cabellos, aparentaba ser uno. — No te corresponde pedírmelo, Veena. — Había anticipado el acercamiento, y aunque buscó el sonar apacible, sabía que su comentario podría interpretarse al contrario. — Después de todo... también me pertenece a mí. — Con una sonrisa, giro el recuadro, permitiendo que la fotografía se dejase degustar por sus orbes también. A pesar del haber considerado el presentarse como opción, lo que a continuación expresó, posiblemente creó más incógnitas. El periodo robado posiblemente se puntualizaría por ser breve, y prefería prevenir una abrupta interrupción, por lo que decidió propalar todo aquello que no pudo decirle a quién le correspondía el saberlo, uniendo a sus comentarios la verdadera razón por la que ahora estaba de pie frente a la mujer y no necesariamente frente a él. — He ansiado el conocerte en persona desde hace ya mucho tiempo. — Deposito el  objeto sobre la mesada de centro, reincorporándose con lentitud y dándose la coyuntura de observarla. — Te solía considerar una piedra en el zapato. — La honestidad solía ser una de las características que más predominó en él al ser joven, ¿por qué no retomar el habito antes del partir? Quería brindarle un agradable recuerdo, además esperaba que la mujer le trasmitiera esta conversación a su viejo amigo. — No necesitaba del planificar una separación entre ustedes, por qué siempre encontrabas una extraña razón que justificara el que lo abandonarás. —  Rió avergonzado, alzando el brazo derecho y utilizándolo como reposo al ladear la cabeza a un lado. En lo más recóndito de su alma, siempre se sintió aliviado del presenciar sus regresos; era cálido el saber la poca probabilidad que existiría en Kakashi a sentirse solo. Era ahora cuando podía describirlo así, ya que en el pasado cegado por el resentimiento se vio incapaz del comprenderlo. — Quería lastimarlo... quería hacerle sufrir por el dolor que yo pase al ser testigo de la muerte de Rin. — Alzó el índice, creyendo necesario el especificar el por qué de su reacción. — Rin es para mí, lo que tú eres para Kakashi. — La orgullosa tonalidad de voz que utilizó al describir a la castaña fue palpable. No buscó el diluir el brío que se incentivaba al reconocer en voz alta lo que Rin significó y continuaba significando para él. — Cuando pierdes a la persona que amas, aún cuando confiaste en que la protegerían... pierdes la cabeza. — Quizá no en su totalidad, pero Veena comprendería parte del amargo sentimiento que fácilmente nace ante el temor del vivir la mortal pérdida de un ser importante. — Y en lo único que logras pensar es en tomar venganza. — Suspiró. — Kakashi quizá hubiese terminado perdiendo la cabeza también, pero entonces... te conoció. — La monotonía que acompañaba cada día era enfermiza. El hombre de cabellos color plata siempre tuvo una exagerada respuesta ante las adversidades, prefiriendo el huir de toda repetición, antes del arriesgarse a olvidar el pasado tras el confrontarlo. Empero: ¿con qué rostro se atrevía a señalarlo por vivir en el ayer? Obito mismo había sido quién se encapricho con un evento que sucedió años atrás. Tal vez el sharingan los mezclo en singulares aspectos que aún ignoraban, lo cual explicaría las similitudes.
avatar
Mensajes : 2778

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: when there's no light to break up the dark, i look at you ღ

Mensaje por hiyorin el Mar Jul 10, 2018 12:41 am

Me detuve a observarlo atónita, entendiendo que podía ser un error al bajar la guardia y permitirle un ataque: pero este no llegó, así que continué dando pasos lentos y cautelosos en su dirección con motivo de entender qué era lo que estaba sucediendo. Inicialmente no podía decir que lo conocía... ¿pero por qué me sentía tan cómoda en su presencia? Existía una sensación de familiaridad, no sabría determinar si se trataba de la que provenía de haberle visto alguna vez o de haberle oído parte de un relato... pero que lo conocía debía ser cierto, jamás me sentiría así en compañía de una persona que literalmente salió de la nada. Razoné que era lo que había expresado al alternar mi mirada entre su rostro y aquellos que podía contemplar en la fotografía, colocando una mueca en el mío al estar segura de que mi primera suposición no tenía ningún sentido. Carecía de lógica, todavía podía recordar el desenlace de la historia en que Kakashi consiguió el sharingan sin haber formado parte del clan al que le correspondía tal habilidad ocular: y la persona que tanto había sabido significar para él durante el resto de su vida no podía ser la que se hallaba frente a mí, sonriendo... ¿o si? A una prudente distancia alcé una de mis manos y cubrí parte de sus facciones, obligándome a rememorar cada detalle del relato: un desprendimiento de rocas cayó mientras Kakashi y su amigo intentaban escapar de la cueva en que habían rescatado a Rin, una de estas golpeó y hubiera alcanzado a Kakashi si el azabache no hubiera regresado para ayudarlo y apartarlo en cuanto el lugar se desplomó. Aún estaba consciente cuando el peliplata y su compañera de equipo acudieron a su rescate, pero la mitad de su cuerpo había sido aplastada... la misma en que el extraño lucía el sharingan. — ¡¿Obito?! — pero él estaba... ¿no pereció tiempo antes de que lo hiciera su compañera? Sentí que mi sangre dejaba de fluir, mi pulso parecía ir más despacio: ¿si podía verlo, entonces yo también me había muerto? — ¿Pero no estabas...? — me sentí una tonta al oír el resto y tener en cuenta su apariencia, frotándome la mejilla avergonzada. Aunque no podía entenderlo y no estaba segura de que me correspondiera preguntar, parecía haber sobrevivido tiempo después de eso: el chico de la fotografía había crecido, y teniendo la edad de Kakashi guardaba sentido el que luciera de ése modo. Aún más abochornada, me crucé de brazos. — ¡S-sé que lo hice, dejen de recordármelo! ¡Él, Gai y ahora tú! Un momento, ¿sabe que viviste todo éste tiempo? — porque de no ser así, ¿qué motivo habría impulsado a Obito Uchiha a encontrarme primero? Volví a darle mi atención para sonrojarme apenada en respuesta a la comparación que había realizado, y comprobé con mis propios ojos el anhelo en los suyos: aquel del que mi pareja se había percatado cada vez que el aludido y Rin tenían cierto tipo de interacción. — ¿Quisiste lastimar a Kakashi por lo que le sucedió a Rin? ¡Él no tuvo la culpa! N-no estuve ahí, pero lo supe cuando creyó necesario contármelo... lo angustiaba mucho. Ustedes y Minato eran... su familia, ¡solo fue un accidente! — mi instinto me obligó a reaccionar instantáneamente, ¡nunca pensé que viviría un momento así pero no podía dejar que su amigo pensara eso! Apoyé las manos en sus hombros, jadeando aún más avergonzada al percatarme solo en ése momento de que no llevaba tanta ropa encima: de todos modos mantuve mis ojos fijos en los de él, decidida. — ¡Kakashi se convirtió en una gran persona gracias a lo que ustedes le enseñaron! ¡Han sido, son y serán muy importantes para él por el resto de su vida!


don't you ever forget
this worthless pride of mine.
avatar
Mensajes : 21815

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: when there's no light to break up the dark, i look at you ღ

Mensaje por hughes el Mar Jul 10, 2018 6:28 pm

 

El vaivén de sus orbes viajó de sus facciones hacia el lugar dónde sus manos tranquilamente reposaban. El explicito conocimiento adquirido, incitó a que un escalofrío se deslizara por el largo de su columna vertebral. Obito valoraba la poca existencia que aún poseía, por lo que optó por el brindarle atención a toda sabiduría recolectada. La retorcida personalidad característica del ninja de cabellos color plata, no era algo que se pudiese pasar desapercibido. — No creo que Kakashi disfrute del saber que has tocado a otro hombre. — A pesar del sentirse avergonzado, no cedió en la articulación del mensaje. El prevenir siempre conformaría una apropiada alternativa antes del ser víctima de un lamento. ¿Debería de volver a especificar el estar enamorado de Rin? No deseaba el provocarse un castigo al finalmente volver a verla. Tal vez estaba pensando excesivamente lo presenciado, por lo que optó por el diluir cada meditabundo pensamiento y volver a concentrarse en la escena que se iba desarrollando frente a él. Veena había tomado la palabra, y al hacerlo, expreso verdades de las que siempre había sido consciente. La aclaración lo entretuvo, haciendo que se regodeara de goce al escuchar el significado que Kakashi emitía acerca de él. — Lo sé. — Bien. Quizá la altivez no era la replica que ella ansiaba oír. — Hemos compartido una conexión; sin importar a dónde fuese, yo siempre lo acompañaba. ¿Y el comentario de ahora sí?Antes de aclarar lo que acabo de decir, recuerda comentárselo a Gai. — Pidió pretendiendo no disponer de doble intencionalidad, aún cuando la claridad envolviéndolo demostraba la evidencia. Si las circunstancias se hubiesen narrado distinto, hubiese sido él quién habría acompañado a Kakashi; ¿eran celos lo que percibía en sí mismo? No. Claro que no. Hatake había adoptado rasgos de su personalidad, adaptándolos a la suya, acto que jamás procedería a realizar con el azabache de vestimenta y actitud extraña. Y-Ya. — A veces la vida te presenta la verdad de la forma más dolorosa, y eso hizo conmigo. — Anunció sereno. — Kakashi tuvo que vivirme como un enemigo, aún cuando siempre tuvo un grato recuerdo de mí. — Clavo las uñas en la palma de sus manos al cerrar cada dedo y formar un tenso puño. — Peleamos, sí... un ninja siempre solucionará toda discrepancia a través de los golpes. — El expresar toda amargura y desilusión siempre se sentiría mejor cuando la ira era desahogada. Si bien, pudieron haberlo hecho de distinta manera, estaba agradecido de que las cosas hayan terminado del modo en que lo hicieron. ¿Era ahora cuando pensaba en aquel refrán que asociaban a los muertos? Se sentía en paz. — También logramos reconciliarnos. — No necesitaba de una lección física en reproche, justificación detrás del anunciar el desenlace con presuntuosa rapidez. Rin lo debía de estar esperando para darle una, por lo que no necesitaba de otra anexada. Pudo despedirse del mismo niño que se demoraba por ayudar a quién lo necesitaba y no del enemigo que volvió un caos el mundo shinobi. — Una combinación entre lo que ambos se dijeron antes del desaparecer. — Es absurdo, ¿no es así? Sentirme tan abrumado por el dejar atrás a alguien que pase más tiempo detestando que queriendo. — Hasta el momento, había rehuido de su mirada, por lo que al pronunciar la última oración, se atrevió a observarla una vez más. — Kakashi siempre será mi mejor amigo, y el enemigo que todo ninja debe de tener. — Afirmó con orgullo. Esperaba que conforme lo años continuasen avanzando, su recuerdo no llegase a ser olvidado. Por su parte, viviría en el más allá esperando por el día en que sus existencias volviesen a cruzarse. — Asegúrate del decirle a Gai que él jamás estará a mi nivel. — Pidió amenamente. Bien. Quizá se sentía un poco celoso, pero se abstendría del afirmarlo o insinuarlo en voz alta.   
avatar
Mensajes : 2778

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: when there's no light to break up the dark, i look at you ღ

Mensaje por hiyorin el Miér Jul 11, 2018 1:31 am

A-ah, ¿contigo también? Parece que nos dio una lección a todos. — mordisqueé mi labio inferior al apartar la mirada y llevarme las manos tras la espalda, entrelazando los dedos juntos para suspirar. No sabría determinar con exactitud a qué buscaba referirse con dejar en claro que siempre supo lo que sucedía en torno a Kakashi, pero tampoco creía que el susodicho se hubiera detenido en medio de una batalla a explicárselo entera y detalladamente. Y aunque no entendía porque me fijé en sus ojos de repente, mi mente dio vueltas sobre ése punto hasta que le encontró una pizca de lógica: podía equivocarme, ¿pero Obito y él habían compartido al sharingan durante tanto tiempo? ¿Él sabía de todo lo que había pasado a través de la perspectiva con que lo vivió su —en aquel entonces— rival? Apenada me cubrí la boca, esperaba que no todo: porque incluso cuando el peliplata procuró mantenerlo cerrado u oculto con el motivo de no agobiarse tan sencillamente él... probó de sus facultades en situaciones que no me gustaría estuvieran en mente o fueran recordadas por terceros. Concentrándome, sacudí la cabeza ligeramente y crucé los brazos sobre el pecho: ¿por qué de repente me miraba con tanto interés? — Como dijiste, arruiné tus planes al abandonarlo una y otra vez. La primera, mmm... ¿sabes lo que soy, no es así? Kakashi fue la primera persona en tomar mi mano sin temor a las consecuencias, y cuando lo lastimé me sentí aterrada. Sabía que él no iba a alejarse de mí, así que tuve que hacerlo yo. — me froté la mejilla con la yema del índice, algo azorada al momento de proseguir. — La segunda... bueno, él y yo habíamos vivido una pérdida bastante fuerte. Hubo un malentendido muy grande, el tiempo no sanó las heridas y fue muy duro. — por separado: todo cambió cuando supimos hallar el modo de superarlo juntos, tal y como debió ser desde un principio. — Y aunque todavía tenga miedo... sé que no habrá una próxima vez. Me armé de valor y se lo prometí, ¿sabes? Merece demasiado y quiero dárselo todo. — ruborizada, volví a apartar mi mirada. — Estoy pensando en tener bebés... ¡d-de veras! Ser la madre de sus hijos me haría muy feliz, es algo que ambos queremos. — recordando que una nueva invasión a su espacio personal podía volver las cosas incómodas, inflé las mejillas apenas unos segundos antes de inclinarme en su dirección con las palmas juntas. — ¡Así que necesito pedirte algo! — jadeante, lo expulsé al apoyarme las manos en las rodillas y encorvar el torso en una reverencia. — N-no tienes que hacerlo conmigo, quizás ni siquiera te agrado... pero desde donde estés, ayúdame a cuidar de él: ¿si? Oí que los seres queridos que ya no están... hacen ése tipo de cosas. — entonces me detuve. Si bien me había preguntado que clase de situación era esa, no me había molestado en llegar a una respuesta: Obito hablaba de su partida, así que me había convencido a mí misma de que se trataba de un sueño o la más particular de las alucinaciones. Pero el pavor inevitablemente se apoderó de mí, llevándome a conectar la palabra despedida con la persona a la que ya nunca quería asociar tal cosa. ¿Porque Kakashi está bien... verdad?


don't you ever forget
this worthless pride of mine.
avatar
Mensajes : 21815

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: when there's no light to break up the dark, i look at you ღ

Mensaje por hughes el Jue Jul 12, 2018 12:44 am

 

Le enseñaste a vivir cuando era un muerto en vida. — Permitió el que una sonrisa se fuese trazando en sus labios. No tuvo temor del expresar la tranquilidad que le brindaba el saber acerca de los cambios que inundaron la personalidad de Kakashi conforme los años fueron avanzando. Estaba orgulloso de la persona que hoy era. — Te odié por eso, pero ahora te lo agradezco. — El ardor de sus  pupilas fue inesperado, al igual que el temblor que se concentro en sus nudillos cerrados. No temía el dar por terminadas sus experiencias en vida, ya que ansiaba el instante en el que volviese a reunirse con Rin. Sin embargo, el ser consciente del adiós que debería de decirle a quién volvía a considerar un hermano, convertía todo sencillo acto en una pesadez. El tiempo perdido, podría recriminarse o arrepentirse, pero continuaría intacto. No había motivo por el cual entristecerle; y en caso que si lo hubiese, ¿de qué le serviría? Quizá no con exactitud, pero el resultado era y seguiría siendo aquel que siempre deseo. Kakashi había vuelto a ser parte de su familia. — Gracias por haber cuidado de mi viejo amigo, Veena.Continúa cuidando de él, por favor. — Gracias por haberle enseñado a amar, y haberle demostrado que merecía ser feliz también. Lo merecía, y lo sigue mereciendo. Ante la inquietud que inquirió, Obito respondió con poca exactitud: — Ya ha terminado; la paz pronto reinará. — No tenía conocimiento alguno sobre las opciones que elegiría Kakashi, pero era conocedor de cada extravagancia que realizaba con la pretensión del impresionarla, o en su defecto, hacerla enojar. Si bajo su poder se hallaba el obsequiarle una dicha, se lo otorgaría, aún cuando podría denotar fastidio en la mujer. — Me gustaría el seguir platicando, pero debo de partir. — Ladeo el rostro, enfocándose en cómo el ambiente empezaba a disolverse a su alrededor. Los colores empezaban a mezclarse, y la solidez de su anatomía se iba volviendo cada vez más liviana. Sabía lo que significaba: ya no existía detalle que lo atara a la tierra. — Están esperando por mí. — Prometió el regresar aprisa, y sin proponérselo, osó alargar el tiempo de espera. Ya había cumplido con el amasar la historia en una apropiada narrativa a ser trasmitida a futuro; no temía el ser recordado con errores, por qué logró limpiar cada mentira que indirectamente perló su nombre, quizá tarde, pero lo hizo. — ¿Quiénes? Mi amada Rin, y el hijo que jamás llegaron a conocer. — La perplejidad que mostró fue gratificante, incentivo que lo impulso a no callar y declarar la última verdad que podría ser degustada en él. — Kakashi estaba en lo correcto, verdaderamente se parece a ti. — Las cuatro coloridas paredes que lo aprisionaron en  el interior de la residencia procedente de los Hatake, pronto se volvieron un agradable recuerdo. Un amplio campo cuyas tonalidades a pesar del ser brillantes, se sentían placenteras. Dio un paso y una lágrima se deslizó por su mejilla; dio otro y su mirar se cruzó con aquellos ojos a los que por tanto tiempo deseo volver a ver. Ahora podía rememorar el por qué no debía de afligirse. — ¡Obito! — La cautivante voz de Rin al llamarlo purifico todo rastro de penumbra. No espero a que ella se acercara. Corrió a darle el encuentro a mitad del amplio camino que los separaba, abrazándola al alzarla.  — Rin... finalmente. — La estrecho entre la posesión de sus brazos. No quería que se apartara, por qué temía el perderla nuevamente. — ¿A quién ayudaste esta vez? Siempre que te tardas, es por eso. — Fascinado por la misma inocencia que siempre le caracterizó, asintió. ¿Por qué sentía su rostro continuar humedeciéndose a pesar de los intentos en cesar ese malestar? ¿Qué razón lógica podría estar influenciándolo a sentirse abatido? — ¿A quién? ¡A Kakashi, claro está! — Ah. Claro. El final del vínculo ya había sido recitado, y aunque buscó el negarlo al aceptar la realidad, Obito sabía que lo extrañaría.
avatar
Mensajes : 2778

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: when there's no light to break up the dark, i look at you ღ

Mensaje por hiyorin el Vie Jul 13, 2018 4:57 pm

Apoyé una mano en mi pecho e intenté recobrar el aliento del que había sido privada al despertar tan agitada de repente, acariciándome el rostro para quitarme el sudor que parecía haberle cubierto. ¿Entonces se había tratado de un sueño? Dejando una pequeña abertura entre los dedos me arriesgué a mirar al entorno para así cerciorarme, y suspiré tan pronto distinguí a mi alrededor el dormitorio en que Kurenai había dejado que me quedara hasta entonces. Para tratarse de algo que solo sucedió en el plano astral, realmente había sido... extraño: todo se veía muy real, se sentía así del mismo modo. Inevitablemente sentía que debía de preguntarme la razón de semejante... visita, ¿pero era necesario? No estaba segura, y no cuando la calma se extendía sobre mi pecho al recordar cada detalle: hasta que en mi mente reproduje los últimos. Antes de que me diera cuenta de lo que estaba haciendo me había incorporado para dejar atrás la habitación también, y mis pasos pronto me dirigían hacia la puerta de la entrada casi como si algo me atrajese de forma magnética en su dirección. ¿Cómo no reparé en la forma en que Obito comenzó a hablar de repente? No se refería a los hechos en un tiempo presente, y percatarme de ello me puso nerviosa: sentía a la inquietud y el pánico comenzar a pelear por el dominio dentro de mí, y si no hubiera tropezado con lo que sea que apareció delante de mis pies tampoco hubiera sabido darme cuenta de que la azabache a mis espaldas intentaba llamar mi atención de algún modo. — ¿A dónde vas, Veena? — también me lo preguntaba, ¿qué podía decirle si no tenía ninguna idea de lo que estaba haciendo? Mi cuerpo parecía impulsarse por sí solo, y mis pensamientos eran lo suficientemente difusos como para poder explicarlo. Ya ha terminado. T-tengo que salir, es... es importante. — no sentí que tuviera tiempo de sentarme a conversarlo, así que esquivé a Kuraha tan pronto se interpuso delante de mí y me las arreglé para dejar la casa inmediatamente. Sabía de donde provenía el lejano bullicio que podía percibir, y porque lo hacía no podía dejar de preguntarme si se trataba de una casualidad. Los shinobis de la aldea estaban regresando, y las familias se dispersaban a mi alrededor con motivo de reencontrarse con sus miembros... o llorar la pérdida de aquellos que no lo habrían logrado. Mis ojos recorrían cada rostro dentro de mi campo visual, y aunque quería alegrarme por dar con muchos que conocía y formaban parte de mi día a día no conseguía dejar de lado a la angustia apoderándose de mí rápidamente. ¿En dónde estaba Kakashi? — ¡S-Sakura! — ¿y Sasuke? La pelirrosa parecía ayudarle a mantener el equilibrio al sujetarlo de la cintura, y a su lado Naruto había salido disparado: tropezando con sus propios pies antes de ser rodeado por los brazos de Mizuki. — Lo logramos, Veena-san. Todo terminó. — fruncí el ceño, consciente del temblor que me recorrió de pies a cabeza. Kakashi debería de haber vuelto junto a ellos... sus rostros lucían un tanto decaídos a pesar de que hubieran resultado los vencedores, y no estaba segura de querer conocer el motivo. Tenía miedo... y no podía aguantar allí un segundo más. — ¡Aguarde, necesito decirle algo! — ¡no quería saberlo!

¿Q-qué le pasó? — la mirada de Shizune se detuvo en mí afligida, y su cuerpo se colocó delante en el preciso instante en que busqué entrar al cuarto en donde Gai yacía... ¿inconsciente? ¿Por qué su piel se había puesto de ése modo, y en esa tonalidad? — Parece que finalmente abrió las ocho puertas. Él le dio una paliza a Madara, ¿sabes? — deslicé los dedos sobre el cristal que separaba al pasillo de su habitación, presionándolos dentro de un puño al dejar caer mi mano a un lado. Siempre pretendía no darle atención cuando la perorata se basaba en hablar de su kinjutsu: pero estaba consciente de qué era lo que significaba... toda clase de técnicas que no podían ser enseñadas por calificarse como peligrosas para la naturaleza y su propio usuario. Me recordaba sorprendida de que Gai supiera de algo así, segura de que querría verlo con mis propios ojos: en ése momento, de pie frente a lo que parecían los estragos de un incendio y no mi entusiasta y alegre amigo hubiera preferido no hacerlo. — ¿Pero él esta bien, verdad? ¿Sobrevivirá y sanará? — tenía que... no había practicado durante tanto tiempo para volverse el más poderoso de los ninjas y morir, ¡n-no se atrevería! — Eso esperamos, aún se encuentra inestable y todavía tenemos que realizarle pruebas. Su alumno, Lee, confía en que se recuperará: y para serte sincera también lo hago. Lo conoces, Veena, ni siquiera puedo decir que alguna vez se rindió fácilmente porque tú y yo sabemos que nunca ha hecho tal cosa. — tragué en seco. Había oído su historia a través de la única persona en que mis ojos no se habían posado aún, aquella de la que nadie me hablaba y que mantenía un paradero desconocido sin importar cuantas vueltas le diese a la aldea. Apreté los puños a los lados, quizás... había llegado la hora de enfrentarlo en el mismo sitio en que todo había terminado, tenía que salir de allí. — Lo visitaré pronto... adora la compañía, y si va a descansar aquí un buen tiempo la necesitará. ¿Tengo permiso, verdad? — la de los ojos oscuros asintió con una sonrisa antes de meterse dentro de la sala. Había dejado el hospital con lentitud y avanzaba con ella, porque sabía que si podía prolongar la caminata de regreso a casa lo haría durante años con tal de no encontrarla sola y deshabitada: abundante de los recuerdos que había compartido con Kakashi allí dentro. Imaginaba en que podía desencadenar el revoltijo de sensaciones que chocaban dentro de mi estómago: quizá iba a desmayarme tan pronto abriera la puerta, tal vez la conmoción haría lo que fuese necesario para evitar que lo aceptara durante un tiempo... o probablemente perdería la cabeza en el intento de guardar la calma y aceptarlo como si nada. Él se había visto obligado a hacer lo mismo durante años y a partir de su niñez, con la diferencia de que él sentía que mi persona le había alejado de tanta congoja... y yo no estaba segura de que alguien pudiera deshacerse de la mía. De pie frente a la puerta tenía que averiguarlo, no podía retrasar lo inevitable al no servir de nada: aunque tampoco podía dar respuesta a mi desconcierto cuando me percaté de las luces encendidas, y reparé segundos más tardes en la puerta sin seguro. No había dejado a la casa en esas condiciones, ¿o si? La voz que acabó con el sepulcral silencio hizo que detuviera mis pasos en seco, cubriéndome la boca con las manos para así evitar al alarido que estuve segura habría soltado presa del sobresalto. ¿Pero qué...? No puede ser.


don't you ever forget
this worthless pride of mine.
avatar
Mensajes : 21815

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: when there's no light to break up the dark, i look at you ღ

Mensaje por hughes el Dom Jul 15, 2018 9:54 pm

 

El deshacerse de todo innecesario acompañamiento fue más asequible de lo pronosticado, y tras cruzar el umbral de entrada de la casa que tanto añoro, se aseguro del no volver a ser obstaculizado en definitiva. Hogar, dulce y pacífico hogar. Descansó su anatomía sobre el sofá al recostarse, delineando el contorno del libro que había logrado recuperar después de haberlo abandonado por tanto tiempo. Creyó que se concentraría rápidamente en la lectura, no obstante, su mente se dejo atrapar por los recuerdos de los pasados días. La guerra había acabado y con provechosos resultados; la contrariedad de tiempos había apaciguado su complejidad, forjando un gratificante espacio de paz. Ignoraba la seguridad que envolvía a sus actuales pensamientos, pero se arriesgaba a creer en la poca probabilidad del verse nuevamente forzados a enfrentar a un enemigo. Sin embargo, aún cuando parecía, el centro de sus pensares no yacía en aquel utópico tema. El valor de cada victoria carecía de significado en comparación al regreso de Sasuke; el desmesurado orgullo que correspondía el presenciar a sus molestos alumnos comportarse cómo un equipo, escaseaba de equiparación. Naruto se había convertido en un ninja respetado y querido, aprendiendo la historia de su pasado y dándose el lujo del conocer a su padre. Sakura logró alcanzar el título de una kunoichi que se asemejara a toda fortaleza, y se diferenciara de toda debilidad. ¿Y Sasuke? Un dolor constante que finalmente había logrado el aguantar. El ilegitimo hijo que siempre consideró un familiar, había regresado a casa. Estaba feliz. La reconciliación con Obito también brindó un positivo porcentaje a ese agradable sentimiento, además ser consciente de toda libertad que podría catar en compañía de Veena, lo armonizaba. Había prometido un tiempo sin misiones, y al no tener responsabilidades a las cuales responder con urgencia, asemejaba la intención cómo un factible hecho. El sonido de la puerta al abrirse lo hizo despertar del ensueño que vivía. Dispersó la concentración de sus pensamientos al atender a la interrupción que inesperadamente ingreso en el ambiente dónde tan cómodo se halló. La sonrisa que amenazo con el dibujarse entre sus labios fue controlada, y se concedió la satisfacción del contemplar la agradable y deleitosa imagen que era mujer. Una obra de arte, una a la que había extrañado del admirar. — ¿Debería de preocuparme por tu larga e injustificada ausencia? — Soslayando su mirar, dirigiéndolo atento a las facciones anonadadas de la mujer, arqueo una ceja en lo alto al perlar de indignación su incógnita. Si de errores se entablara la conversación, todos le pertenecerían, después de todo, había sido su elección el encaminarse por un camino que no lo guiaría a ella directamente. — ¿Huh? — Retiro el libro que cubría parte de su rostro, depositándolo al lado de sus piernas dónde ya no estuviese bajo el dominio de sus dígitos. — ¿Me tardé? — Ironizó entretenido. — No lo sé; hubieron un par de personas que necesitaron de mi auxilio y... ¿cómo no ayudarles? — De un impulso, rápido y ágil, se acortó la distancia entre ambos al acercarse a ella. — El sendero de la vida es largo y complicado, acostumbro a perderme cuando voy por esté. — Acomodó ambas manos a los lados de su curvilínea cintura, aprisionándola con el largo de sus brazos al abrazarla. Aquel dulce aroma típico de ella, embriagó sus fosas nasales, y la calidez que le compartió sin consentimiento, no tardo en convertirlo en un esclavo del necesitarla. Sin importar el tiempo que se mantuviesen apartados, el reencuentro siempre era caracterizado por lo mismo. Él estúpidamente enamorado por lo que tanto tiempo necesito a su lado, y ella queriendo posiblemente asesinarlo por el haberle hecho preocupar sin fundamento.
avatar
Mensajes : 2778

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: when there's no light to break up the dark, i look at you ღ

Mensaje por hiyorin Ayer a las 12:31 am

¿Cómo te atreves? — escupí entre dientes, resistiéndome a devolverle el gesto al apretar los dos puños a los lados de mi cuerpo y mantener la cabeza gacha. Tenía tanto miedo de que mis suposiciones fueran acertadas, que no quería fijarme en los alrededores para descubrir que se trataba de un sueño capaz de convertirlo en la más amarga despedida. Pero tampoco podía aguardar en aquella posición por siempre, y el tono burlón con que Kakashi se dirigía a mí me sumergía en el alivio más grande que hubiera sentido en un buen tiempo: a medida que la furia crecía y se desbordaba de pequeño lugar en que había intentado contenerla. La única razón por la que evitaba molerlo a golpes de buenas a primeras se basaba en que acababa de volver de numerosos enfrentamientos cuerpo a cuerpo y definitivamente no pensaba tener que cuidarlo en el hospital... porque lo quería todo para mí en la intimidad de nuestro hogar. — ¿Injustificada ausencia? Fui a buscarte... fui a buscarte cuando supe que habían vuelto y no estabas ahí, intenté dar contigo y tu apestoso trasero a lo largo y ancho de la aldea durante todo el día... ¡¿y resulta que estabas aquí, dejando pasar a la vida?! — que debiera de tener cuidado de lastimarlo no significaba que no quisiera hacerlo. Quería... quería patearle las pelotas por ser un imbécil que definitivamente no se había quedado aquí a esperarme cansado y por casualidad: alguien que no lo pensaría dos veces al ser consciente de que sus acciones podían llegar a sacarme de quicio. — ¡¿Por qué no fuiste a por mí, grandísimo idiota?! ¿Acaso pensabas que estaba tonteando por ahí, como seguramente lo has hecho tú para darme un susto de muerte? ¡Creí que ya no iba a volverte porque nadie me decía nada de ti y tú... tú no aparecías en ningún sitio! ¡Casi me muero de angustia! — ¡¿así se sentía cuando yo me marchaba?! ¡No, porque sabía que estaba viva! Jamás hubiera dejado que pensara lo contrario para reírme a costas de su añoranza, ¿qué diablos tenía en la cabeza por hacer que yo lo hiciera? ¡Ni siquiera era divertido! — ¡N-no estoy llorando, quítame las manos de encima! ¡No tenías derecho a hacerme algo así! — no podía creerlo. Haciéndome a la idea de que iba a contar los días hasta que mi vida llegase a su fin para poder volverlo a ver, ¡mientras él leía el maldito libro y se burlaba de mí a la espera de mi regreso! Cuando creí que iba a empujarlo acabé por ceder, envolviéndole los brazos alrededor para apegarme a él tanto como pudiera. Al final del día, tenerlo allí era la más grande tranquilidad que me hubiera podido otorgar después de que se marchó. No pasaba por alto el hecho de que hubiera sobrevivido a uno de los enfrentamientos más difíciles de toda su vida, y que de ése modo se las hubiera arreglado para regresar a mí tal y como lo había prometido... después de reencontrarse con su viejo amigo y estar apunto de perder al mejor de ellos. — Te amo. — Kakashi había vuelto, estaba bien y era todo lo que me importaba en ése preciso instante. No tenía que imaginarme a la vida sin él porque no iba a pasar por tal cosa, nunca volvería a permitir que se arriesgara a ése punto. — Pero si quieres que te perdone vas a tener que contármelo todo. — murmuré contra la piel de su cuello, apartándome algunos centímetros al escuchar el rugido que resonó a mis espaldas. Kuraha pronto se abalanzó sobre él, porque cuando reconocí sus intenciones rápidamente me hice a un lado para dejar que lo tumbara al suelo... ¡porque se lo merecía! — Por supuesto que te echó de menos... nuestra persona favorita desaparece por días y al regresar lo primero que hace es ponerme los pelos de punta. Mereces que él duerma contigo esta noche, no yo. — iba a apartar la mirada sonrojada, pero entonces reparé en el oscuro color de su mirada... el que teñía las pupilas de ambos, en lugar de ser uno y el sharingan. — ¡Tus ojos! ¿Dónde esta el...? — ¡¿de dónde había salido esa gigantesca marca sobre su chaleco?! Apresurándome a quitárselo de encima, observé con estupor lo que parecían ser las cicatrices de una herida demasiado grande. — ¡No voy a dejar que te apartes de mi vista nunca más! — si tenía que atarlo a un poste lo haría,  y no estaba segura de que la idea fuera a desagradarle en lo absoluto.


don't you ever forget
this worthless pride of mine.
avatar
Mensajes : 21815

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: when there's no light to break up the dark, i look at you ღ

Mensaje por hughes Ayer a las 3:26 pm

 

La primera, y única, reacción que buscó ser realizada, fue el reír. Sin embargo, contuvo el arrebato al presionar los dientes y centrarse en toda palabra que la mujer estuviese articulando. Era consciente del merecer cada exclamación, pero ello no significaba el que estuviese prestando realmente atención. El movimiento de sus pupilas seguía la gracia con la que sus labios pronunciaban cada vocablo; anhelaba el poder apoderarse de ella, volviéndose un devoto al sabor que recibiría de su boca, aquel que tanto había extrañado. No obstante, domino cada tentación, apaciguando el afán de lo que eventualmente conseguiría. No existía justificación que fundamentara una repentina desesperación, no al intuir el infinito futuro que compartirían juntos. Era un idiota, sí. ¿Había por qué refutarle cada oración? No, y por eso optó por el mantenerse en silencio con una amena sonrisa acompañándolo. Disimulándose detrás de cada queja, lograba distinguir la preocupación y la añoranza. Veena era un encanto, y el permitirle vociferar se debía al deguste que le producía el contemplarla alterada. Le rememoraba a las extraordinarias situaciones dónde le forzaba a enloquecer al no brindarle lo que necesitaba. Ah. Lo más apropiado era erradicar el camino al que aquellos lujuriosos pensamientos buscaban llevarlo. Acababa de volver, y aunque la mayoría de personas lo consideraran un pervertido, lo único que ambicionaba a efectuar, era el sostenerla entre sus brazos y asegurarse del no estar soñando. Sí, una apetencia a la que no buscaba modificar. La fructífera declaración lo anonado, aún cuando no se trataba de la primera vez percibiéndola. ¿Lo habría notado? El aislado palpitar que resonó con brío, delegando un candente flujo sanguíneo a toda periferia fisiológica, aglutinando la mayor cantidad de sofoco sobre los pómulos del ninja. Una particular reacción que había sido producto del escucharla decir que lo amaba. No se inmuto, ni siquiera cuando acostumbraba a avergonzarse por la peculiaridad de sus ofuscaciones. La felicidad que había descrito del haber regresado con agradables recuerdos continuaba teniendo dominio sobre cualquier otra emoción que pudiese sentir. Jadeo al sentir su espalda impactar contra el suelo, fundamentalmente al no haber anticipado el exalto del animal. Palmo el lomo del felino, acariciando el suave pelaje que distinguía del haber crecido. Kuraha, a pesar del corresponder al grupo contrario, compartía actos que se admiraban en un can. Los ninken habían influenciado en su comportar, y el trato de hombre de cabellos plateados posiblemente también. No obstante, continuaba teniendo rasgos adecuados a su... ¿raza? Hecho que explicaba el por qué ahora variaba entre rozar su hocico contra su pecho, y el lamerle frenéticamente las mejillas. Suspiró. La limitada paciencia se volvió nula; si alguien deseaba arrinconarlo, era la mujer que los observaba, más no la extraña mascota de la casa. — Yo también te extrañe, pero quítate de encima. — No esperó por obediencia, especialmente al ser consciente que no habría una. El león solo respondía a mandatos cuando en una misión se encontraba, o cuando Kakashi lo aterrorizaba al hacerle creer que otro hombre se robaría la esencia de su mujer. Apoyó ambas palmas sobre la panza del animal, apartándolo de un fuerte empujón, y volviendo a tener toda la libertad del poder reincorporarse. Invirtió rapidez a acercarse; no retrasaría más lo que codiciaba. Delineo la comisura de su labio inferior, volviendo a rodear su cintura al atraerla a él. La mano derecha acuno sus glúteos, mientras que la otra se divertía trazando cada exquisita singularidad procedente de sus detalles faciales. — Nunca más, me gusta cómo suena eso. — Admitió sin modular el aplomo en la tonalidad de voz empleada al hablar. — ¿Quieres saber lo que sucedió? — Dio un paso hacia atrás, ayudándola a coordinarse a toda acción que él estuviese realizando, así ambos pudiendo trasladarse a su habitación. — Sasuke regreso, Obito descansa finalmente en paz y yo estoy al lado de la mujer que amo. — Sonrió. Sí, sí sabía que aquel era el final, más no el comienzo ni tampoco el desenlace. — Y todo comenzó cuando... una rubia rebuscó entre mis pertenencias y halló la banda de la alianza shinobi... — No omitió detalles, tampoco tuvo intención del mentir u disimular situaciones que creyó pudieron ser susceptibles a ser oídas. Veena merecía el conocer cada singularidad ocurrida, especialmente con él involucrado. Kakashi no se sentía cómodo del compartir las sensaciones que pudieron abarcarlo durante las ocurrencias, pero en la presente oportunidad, lo hizo. No calló, y si lo hizo, fue cuando no pudo más y osó el robarle un beso. ¿Podían culparlo? La espera había sido realmente larga.
avatar
Mensajes : 2778

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: when there's no light to break up the dark, i look at you ღ

Mensaje por hiyorin Ayer a las 5:09 pm



don't you ever forget
this worthless pride of mine.
avatar
Mensajes : 21815

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: when there's no light to break up the dark, i look at you ღ

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 34 de 35. Precedente  1 ... 18 ... 33, 34, 35  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.