Últimos temas
» ¡Son vacaciones!
Hoy a las 11:25 am por blvssm

» ¿rol?
Hoy a las 11:22 am por blvssm

» ¿Rol?
Hoy a las 10:55 am por Libertadsalvatorehale

» o sole mio
Hoy a las 9:42 am por serendipity

» 恋してる ♡
Hoy a las 9:14 am por lalisa

» ¿roleamos? ♡
Hoy a las 8:46 am por serendipity

» when there's no light to break up the dark, i look at you ღ
Hoy a las 8:32 am por uchiha

» There's no place I'd rather be than right beside you.
Hoy a las 7:36 am por silverqueen

» the flower that blooms on adversity,
Hoy a las 7:33 am por hobi

Afiliados del Foro
Afiliados hermanos 0/5
Directorios y Recursos
Afiliados Elite 0/44

when there's no light to break up the dark, i look at you ღ

Página 5 de 14. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6 ... 9 ... 14  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: when there's no light to break up the dark, i look at you ღ

Mensaje por hobi el Mar Sep 19, 2017 8:37 pm

Deberías ir a descansar, Aiha. — inflé las mejillas de aire y lo dejé salir, percatándome de que Tenzo se refería a mí solamente cuando apoyó una mano en mi hombro y empujó su rostro cerca del mío: asegurándose de que aún estuviera despierta, supuse. Todavía me costaba adaptarme a ése nombre, y generalmente tendía a meterme en problemas por esa razón: al ser incapaz de suponer que me hablaban a mí, ''desconocía e ignoraba'' toda clase de órdenes. A veces lo recordaba y otras no, había aprendido a suponer que para eso tenía a mi compañero: el mismo que en ése momento, pasaba sus dígitos frente a mis ojos y se sostenía la barbilla reflexivo. — Estoy bien, todavía me quedan algunas solicitudes y aún debo de completar mi informe. — es el perfecto sinónimo para no decir que, hasta muy entrada la noche, me gustaba evitar la cercanía al departamento. Kurenai y Asuma tenían la extraña tendencia a reconocer sus sentimientos por el otro y al día siguiente olvidarlo, podían no parecerlo además: pero resultaban... demasiado apasionados al respecto, y mi habitación no se asemejaba al cuarto de interrogatorios de la base... aún no la había vuelto a prueba de sonidos. — Deja que yo me encargue, tuvimos un día muy largo y tú... no te ves bien. — entrecerré los ojos en su dirección, para finalmente suspirar y apoyarme al respaldo de la silla: lanzando un brazo en su dirección cuando le revolví el pelo y sonreí. — Eso no se le dice a una mujer. — bramé, y Tenzo gimió cuando mi agarre lo atrajo y divertida lo molesté con un poco más de fuerza. Luego, el castaño se abstuvo a mantener silencio y se cruzó de brazos al ubicarse junto a mí: a través de una fugaz mirada, me percaté de que tenía los ojos cerrados cuando rompió el silencio. — Él esta bien, parece que aceptó el puesto de sensei... ¿lo habrías imaginado? — parpadeé desconcertada, y volteé a mirarlo perpleja: sabiendo que Tenzo reconocería una respuesta negativa en mi rostro. ¿Él... había hecho eso? — Sus libros y Gai lo mantienen ocupado, la mayor parte del día solo... descansa por ahí. A estás alturas, asumo que jamás dejará de ser un perezoso. — asentí, lentamente: y dejé que una ligera sonrisa curvase mis labios al apartar la mirada, consciente de lo que diría después. — ¿Por qué no intentas... arreglar lo que pasó ese día? Tus emociones ya no son un problema, y él merece saberlo. — ¿para qué?, quise contestar a la defensiva. Habían pasado casi tres años desde aquella discusión, y el contacto había cesado por completo. Podíamos... cruzarnos en la calle, pero ninguno de los dos buscaría mirar al otro: como si fuéramos los perfectos desconocidos. Y eso estaría bien, si después de todo lo que pasó me hubiera resignado a llevar esa rutina: donde las semanas y los meses fuera de la aldea hacían imposible observarle de lejos... cerciorándome con mis propios ojos de la información que Tenzo me brindaba a diario. — Creo que tienes razón, ha sido una jornada agotadora y solo quiero descansar. ¿Puedes llevar el informe a Lord Hokage? Te debo una. — o cien, porque sabía que el trabajo administrativo no era mi fuerte: así que solía encargárselo a menudo. El regreso a casa fue... más rápido de lo que pensé, pero no le di ninguna importancia luego de atravesar la entrada y lanzar el chaleco al sofá: dejando la katana cerca del recibidor al momento de decidir que las mallas oscuras podían quedarse. Al día siguiente me tomaría el día libre, de todos modos. — ¿Kuraha? — llamé al frotarme la nuca y bostezar, encontrándome con las consecuencias de las que mi amiga hablaba al pedirme que evitase llegar tan tarde: ¡moría de cansancio! Vislumbré la fotografía sobre la mesa de luz y suspiré, apoyando el portaretratos contra mi pecho al dejarme caer en el colchón. — Pensé que te había escondido. — supuse que Anko la habría dejado allí a modo de jugarme otra de sus bromas de mal gusto, porque Kurenai se había tomado muy enserio el ayudarme a... superarlo, de algún modo. Evité pensar en ello al dejarla en su lugar, y perdí toda noción de la realidad tan pronto cerré los ojos al apoyarlo sobre la almohada.



and in my dreams I always find
my way back to you.
avatar
Mensajes : 18183

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: when there's no light to break up the dark, i look at you ღ

Mensaje por uchiha el Mar Sep 19, 2017 9:35 pm

 


¿Qué había aprendido en esa semana? Los nombres… no. ¿Cómo lo diferencia? Por sus características más resaltantes: un rubio entusiasmadamente irritable, un azabache malhumorado y aburrido, y por última una peli rosa que parecía haber salido de una canción romántica. Un equipo peculiar, que automáticamente detestó, no por su falta de habilidad sino por su carencia de compañerismo. Si algo había aprendido durante sus monótonos veintiséis años de vida era la importancia de trabajar en equipo. Soltó un último suspiró antes de alzar la mano despidiéndose de los tres; habían trabajado arduamente, nada que otro ninja no hubiese realizado antes. Deslizó del bolsillo de su chaleco, un libro color verde que por octava vez leía… ese día. Caminando por las calles, encaminándose a su hogar, su ojo descubierto se escurría entre las líneas admirando la magia de las palabras. ¡Una obra de arte! Sintiendo el calor de sus mejillas empezar a incrementar, detuvo su placida lectura y subió las escaleras, por primera vez en mucho tiempo, para abrir la puerta de… ¿Por qué se encontraba sin llave alguna? El motivo por el cual aquel evento llamo tanto su atención es por qué el cerrojo principal se había mantenido cerrado por hacia más de un par de años; él siempre utilizaba la ventana. Ingresó en silencio, saltando a su atención dos objetos extraños en la sala. Una katana y una prenda femenina. Descarto el que podía tratarse de Gai. La sujetó entre sus manos con una aburrida expresión en el rostro, hasta percibir ese dulce aroma que solo había conseguido distinguir en una sola persona. Veena. Continúo el paso ahora más irritado de lo que en un inicio estuvo, buscando con sigilo a la mujer, hasta encontrarla dormida cómodamente sobre su cama. ¿Acaso era bruta y se había confundido de casa? ¿O tras años de aburrimiento quería volver a joderle la vida? — Veena. — Llamó con la voz áspera, esperando que fuera solo necesario ello para despertarla. No se inmuto, parecía estar sucumbida por el más profundo de los sueños, lo cual incrementaba su mal humor. Así que el azabache malhumorado y aburrido realmente estaba haciendo un efecto en él. Debía de pasar menos tiempo con sus estudiantes... y más tiempo consigo mismo. Rasco su nuca. Golpearla no sería algo… caballeroso… aunque tampoco es cómo si ella mereciera el que la trataran con respecto. Suspiró. No se vería capaz de golpearla, ni estando molesto. De hecho… no deseaba ni tocarla. Los años que los habían mantenido distantes habían sido más que suficientes para quitar todo cariño que en algún momento le tuvo. O por lo menos eso era lo que ciegamente creía. — Eh… despierta. — Con el talón de su pie, empezó a samaquear sus hombros con la intención de levantarla. La vio despertar, cómo años atrás, una ráfaga de recuerdos abraso su mente, quemando su cabeza y haciendo que inconscientemente quisiera ser él quién se largara del lugar. Había el evitado a toda costa tener que cruzar su camino con ella para que apareciera en su cama. ¿Qué clase de mala broma era esa?Esta es mi casa, coge tus cosas y vete. — Giró el cuerpo para caminar hasta el escritorio y depositar su preciado libro primero, acto seguido empezó a quitar la chaqueta de su cuerpo, y repitió el mismo movimiento en sus brazos hasta quedar desnudo del torso. Estaba cansado. Miró por encima de su hombro queriendo ver un colchón vació, más se equivoco: aún se encontraba ahí. ¿Estaba esperando una invitación por escrito? Frunció el ceño, bajando la máscara de su rostro y dejándola a un lado. Igual daba, cuando ella lo había visto por tanto tiempo sin esta. — ¿Eres sorda acaso? — Inquirió con una pizca de tosquedad en la articulación de esa interrogante. Cruzo ambos brazos apoyándolos en su pecho, sentándose sobre al borde del caoba y así posando su atención en ella. Hasta el momento no lo había hecho. Había cambiado sí, sus facciones eran más maduras y atractivas, ya no lucía cómo una niña y quizás se debía a que ya no lo era. Entreabrió los labios soltando otro suspiro, dejando que sus inquietos dedos se enredaran por la tapa de su lectura, abriéndola en dónde se había quedado. De esa manera distraería su mente por lo menos un poco, además... estaba por comenzar la parte más erótica y disfrutaba concentrarse por completo en esta. Estaba sumido en su pasión y en la pasión que describían, creyendo que la rubia ya había desaparecido de sus aposentos, pero entonces el libro fue arrebatado de sus manos y su mirada se encontró con una curiosa mujer leyendo sus páginas. — Creí haberte dicho que te fueras.

avatar
Mensajes : 1897

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: when there's no light to break up the dark, i look at you ღ

Mensaje por hobi el Miér Sep 20, 2017 4:14 am

Y yo creí que no querías volver a verme porque te daba asco, pero tienes nuestra fotografía en tu mesa de noche y apuesto a que la observas todos los días. — me burlé, ¿pero con qué potestad? Podía no tenerla a simple vista, pero el motivo por el que me sorprendió encontrarla ''en mi habitación'' se debió a que... siempre la llevaba conmigo: la sentía el más irónico amuleto de la suerte, quizás. Dejé que el libro se balanceara entre mis dedos cuando retrocedí algunos pasos hacia atrás y dejé a mis comisuras alzarse en un gesto cínico: que sentía útil, solamente, cuando lo empleaba en el campo de batalla. ¿Pero dedicársela a él? No la merecía. Y tampoco merecía que yo tanteara los límites de su paciencia, ¿era egoísta por no querer moverme de ahí, siendo plenamente consciente de ello? Mordí mi labio y agaché la mirada durante un corto instante, que me sirvió para ahogar el grito con que aparentemente me habría lanzado en sus brazos reconociendo que lo echaba de menos. No me hacía falta todo lo que hacía por mí... me hacía falta él, y era patética aferrándome al más desesperado intento por hacérselo notar sin tener que expresarlo: también lo sabía. — ¿Me echas de menos, o solo estás obsesionado conmigo? — ''divertida'', al apretarme la punta de la lengua con los dientes, proseguí. — Relájate, por lo que tengo entendido lo necesitas. ¿Equipo de genins? Ha de ser el desacierto más grande que has hecho en tu vida... ¿o no? Cierto, ése lugar me lo llevo yo: ¡qué pena! — no necesité fingir, llevé la mano a mi pecho y la apreté contra éste disimuladamente: era fácil hacerlo pasar por la más realista actuación, si combinaba el gesto a las muecas con que expresaba tanta lástima... ¿por su persona? No, la mía. Me percaté de que debía de ser explícita, cuando sentí que sus ojos cuestionaban a los míos para saber de donde había obtenido semejante información. No me sorprendería que el peliplata acertara con la primera y principal sospecha: sí estaba al pendiente de él, pero no podía dejárselo saber de esa manera. No podía dejar que lo supiera, directamente. — La aldea es pequeña, y yo aún formo parte de ella. Además, ANBU te idolatra: por alguna razón. ¿No crees absurdo que ése montón de gente capacitada crea en alguien tan... mediocre? Los dejaste para que se encargaran de lo más difícil mientras tú ibas a jugar con un grupo de niños. — me encogí de hombros al dejarme caer sobre su cama nuevamente, y esta vez posé el libro por lo alto para fijarme con atención en su contenido... sintiendo a mi rostro enrojecer y entibiarse en segundos. — Estas... n-no son técnicas de jutsus avanzados. — ¡claro que no! Eran... relatos con argumento, desarrollo y final acerca de... diversos encuentros sexuales. Posiciones explícitamente descritas, palabras que jamás había escuchado formaran parte de algo tan... íntimo. Apreté las piernas, alejando la mirada de las páginas para observarlas confundida: ¿por qué había hecho eso? Se supone que dirigir una mirada a Kakashi para asegurarme de que no estuviera mofándose de mí, tenía que ser de ayuda... y no contribuir a hacer más cálida y abrumadora, la crepitante sensación que se abría paso en mi vientre. ¿P-por qué no lo noté semidesnudo, y por qué desviaba mis ojos de su cuerpo al libro como si éste... fuera a brindarme las respuestas? Hace años que lees estás cosas, entonces... lo sabes todo, ¿verdad? Contesta a mi pregunta, Kakashi-kun. — ¿realmente... los excitaba que usase ése honorífico, acompañado por la caricia de mi lengua sobre mis labios? Bueno, por lo que era aparente a mí me excitaba la desinteresada mirada con que no apartaba sus ojos de mí. Sonreí, sin poder evitarlo: y mis uñas presionaron la piel de su pecho cuando me recosté contra él. — Demuéstramelo. — ¿q-qué? Durante algunos segundos me mantuve tan desconcertada como aquel de cabellos plata, pero no lo demostré al dejar que mi nariz chocara contra su cuello. — ¿Cómo que por qué? Estoy excitada en éste momento. — confesé sin ningún tipo de pudor al tomarle la barbilla con más fuerza, cuando aproximé su rostro al mío. Además, dijiste que ibas a enseñármelo todo: siempre te referiste a esto, ¿no es así? — lentamente, acabé por estrechar mi cuerpo al suyo: y un solo movimiento bastó para hacerme gemir, luego de que hubiera creado la más... deliciosa fricción con haberme inclinado, simplemente. — No voy a darte el estúpido libro. — gruñí al dejar caer mis brazos a los lados y suspirar, ¡pero ni siquiera así conseguía hacer un orden a mis prioridades! ¿Por qué... me guiaba por el instinto y los más bajos deseos? — Vas a prestármelo, te prometo que no lo voy a romper... — afirmé al voltearme, luego de presionar el objeto a mi pecho y dejar su habitación atrás. Muy bien, si él no iba a quererlo... estando en todo su maldito derecho... recurriría a otra persona. Alguien que sabía estaba dispuesto a... liberarme del pequeño problema. — Y si Genma lo hace, te compraré uno nuevo.



and in my dreams I always find
my way back to you.
avatar
Mensajes : 18183

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: when there's no light to break up the dark, i look at you ღ

Mensaje por uchiha el Miér Sep 20, 2017 12:14 pm

 



avatar
Mensajes : 1897

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: when there's no light to break up the dark, i look at you ღ

Mensaje por hobi el Jue Sep 21, 2017 8:31 am


avatar
Mensajes : 18183

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: when there's no light to break up the dark, i look at you ღ

Mensaje por uchiha el Vie Sep 22, 2017 10:48 pm

 

avatar
Mensajes : 1897

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: when there's no light to break up the dark, i look at you ღ

Mensaje por hobi el Sáb Sep 23, 2017 5:30 pm

Parpadeé desconcertada, y por un momento creí (ilusa) que alucinaba: porque no había modo de que alguien como él pudiera hacerme... algo como eso. Kakashi Hatake no podía ser capaz de elevarte al más alto de los cielos para decidir, de un momento al otro, que no tenía ninguna intención de hacerlo en verdad: y no ver ningún maldito problema en dejarte tan sexualmente frustrada como molesta. Agitada, me aseguré de recuperar el aliento antes de tomar una decisión apresurada: sin embargo, no tuve más remedio que dejar caer la cabeza hacia atrás y cerrar los ojos al suspirar... porque la sensibilidad con que aún podía experimentarlo todo no estaba siendo de ayuda. Y el que no dejara de reproducir en mi mente aquel accionar tan audaz y desvergonzado tampoco estaba dando los frutos que esperé en mi intento por calmarme. — ¡Eres un bastardo arrogante! — ¿y por qué no le decía algo que no supiera, mejor? Al menos algo de lo que no se sintiera tan malditamente orgulloso, porque todavía podía visualizar ése semblante bañado en sorna ante lo fácil que le había sido transformarme en un completo desastre en segundos para dejarme allí como si nada hubiera pasado. Altivo, presuntuoso... sensual, la estúpida razón por la que la palabra lujuria debía de existir en primer lugar. Ahora comprendía a la perfección el por qué Kurenai y Asuma no podían dejar de hacerlo, yo no sentía ninguna intención de dejar en paz a Kakashi aún cuando cediera... y hallaría el modo de dejárselo en claro la próxima vez. — ¡Te odio! — si es que podía dejar de chillar guiada por la ira al recoger mis cosas y mantener la cabeza gacha, porque si la alzaba sabía que esta iba a dirigirse a la mesa tarde o temprano y mis piernas temblarían como la primera señal de que iba a perder el control. Por supuesto que había aprendido a controlar las emociones inestables, de lo contrario habría tirado abajo la puerta de esa habitación para hacerle entender las razones por las que nunca nadie me decía no. — ¡Ni siquiera pienses que voy a regresar! — y jadeé, porque cuando lo dije me observé reflejada al espejo de la sala: y en la imagen que éste me devolvía aún podía distinguir al furioso rubor en mis mejillas, lo que contradecía todas y cada una de mis palabras sin ningún lugar a dudas.

Sería la primera y última vez que iba a dejarme persuadir por Anko para acceder a hacer algo tan ridículo, únicamente porque mi orgullo y dignidad se sentirían aplastados por otro par de años más. Cuando dije que saldría en una cita, acepté consciente de lo que podía esperar teniendo en cuenta sus gustos: tipos problemáticos, por sobretodas las cosas. Aquel a quien acompañaba de un lado a otro, sin embargo, era todo lo contrario al fiel retrato que mi imaginación me había obligado a tener en cuenta. No era un tipo que no parara de hablar de sí mismo y halagarse, tampoco era la clase de hombre que hacía demasiado explícito su gusto por ver mujeres desnudas y no se veía como la clase de persona a la que debía de otorgar un poco más de confianza para que mostrara su verdadera faceta y resultara desagradable. Me parecía genuinamente simpático, y no podría decir que no me había divertido con él: pero no podía dejar de pensar en otro, ¿y eso no hacía que fuera injusto para ambos? ¡Como si el imbécil de Kakashi lo hubiera hecho a propósito! — ¿De verdad? No, jamás había escuchado de algo así. — pero la broma estaba muy bien hecha aunque resultara estúpida, y no sirvió de nada el que agachase la cabeza en un intento por evitar que me viera reírme de ello: pues sus dedos aferraban mi mentón con suavidad para enfocar mi mirada con la suya, ¡y así era imposible no ruborizarme de pies a cabeza! Después de todo, se veía muy bien... pero no era Ka... ¡maldición! ¡Idiota, capaz de arruinarlo todo aún sin estar presente!



and in my dreams I always find
my way back to you.
avatar
Mensajes : 18183

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: when there's no light to break up the dark, i look at you ღ

Mensaje por uchiha el Sáb Sep 23, 2017 11:33 pm

 

El inexpresivo ninja, caminaba con una de sus manos en el bolsillo de su pantalón, mientras la otra danzaba al lado de su cuerpo en un vaivén. Los días podían parecer diferentes, pero a su mente lucían igual. Estaba aburrido de siempre realizar lo mismo con monotonía, por ese singular motivo acababa de partir de la oficina del Hokage, tras el haber recibido su misión para el siguiente mes. Una que hasta el momento ningún agente de ANBU había conseguido realizar; o más específicamente, ninguno había conseguido volver con vida tras salir en su faena. Suspiró deteniendo su caminata frente a un bar, sintiéndose atraído por tomar. Gai había llamado de él un loco suicida por aceptar una labor tan complicada, pero no había conseguido hacer cambiar su pensamiento. Quizá eso es lo que buscaba. Una manera de acabar con una vida sin sentido. ¿Y si disfrutaba esa noche? Dio una zancada hacía adelante, más inmediatamente detuvo la siguiente. Una cabellera rubia atrajo instantáneamente su atención, especialmente por qué podía percibir su presencia siendo acompañado por otra… masculina. A pesar de que su primer pensamiento fue el acercarse, se tomó el tiempo de recorrer su cuerpo, devorándolo con la mirada como un aperitivo ante el hambriento espectador. Aquel pantalón negro se ajustaba muy bien a sus desorbitantes curvas; con una blusa que se abría sobre su abdomen mostrando su vientre plano y asimismo, detallando sus firmes pechos. Relamió sus labios… encabronado, celoso e insaciable. Siempre arruinaba sus planes, pero conseguía transformarlos en algo mucho más atractivo a su pensar. ¿Por qué darle el lujo de ser observada por otra persona que no fuera él?Veena. —  Atraer su atención fue fácil, un simple llamado había sido suficiente para hacerla voltear a su dirección. Petulante, sonrió. Capturó su cintura en un ágil movimiento, disfrutando del roce de sus cuerpos al haber provocado la unión entre ambos. Una que había torturado su mente aún cuando se encontraba dormido; quería repetirlo y la paciencia no era una virtud que le distinguiera cuando el placer estaba de por medio. Olfateo su esencia, sintiendo una gota caer por su nuca del solo pensar todo lo que podría hacerle en ese preciso instante. Si no fuera por… ese idiota que parecía no entender la obvia indirecta. Podía escuchar claramente los patéticos intentos de su acompañante en liberarla, más optó por ignorar cada uno de sus actos. — Creí haberte dejado en claro anoche… que tú y tú culo me pertenecen. — Murmuró alzando una ceja. No le importo ser grosero, es más… sabía que la mujer lo disfrutaba tanto o más que él. Viró los ojos a su lado derecho; aquel chico que antes había estado tan empedernido en separarlos, ahora parecía haber recibido un balde de agua gélida por encima de su cabeza. ¿Se quedaría a escuchar su conversación por completo? No le incomodaba, ya que así sabría a quién le pertenecía la rubia. Con sorna, estiró los labios aún cubiertos por su máscara y sacó de su bolsillo aquella prenda que  lo había acompañado durante todo el día. — ¿O tengo que recordártelo? — Entre sus dedos, la acercó su delgada tela ahora suya hasta su escote, rozándola con su piel al descubierto, delineando la curva que formaban sus senos al estar presionados por la ropa. Joder. Sus mejillas sonrosadas y el enojo (con una pizca de frustración) proveniente de su mirada era suficiente para revolucionar hasta la más dormida de sus hormonas. ¿Cómo se verían esos carnosos labios devorando su palpitante miembro? — Sacas lo peor de mí… no puedo esperar a la noche para hacerte gemir cómo ayer... quiero hacerlo ahora. — Antes de que sus manos la alzaran en el aire para depositarla sobre su hombro, guiño un ojo en su dirección cómo si aquel acto excusara sus siguientes comportamientos. Sabía que nadie lo detendría si realmente sabían lo que les convenía. Con ella, abandonó las instalaciones del bar, y aunque creyó tener la fuerza de voluntad de llevarla hasta su departamento, se vio deteniendo su paso en uno de los callejones más solitarios y oscuros. Dejó que entre sus labios un suspiró se deslizará. — Deja de chillar. — Ordenó con la voz ronca. — Me causas dolor de cabeza… — Posó su silueta sobre el suelo e inmediatamente la arrincono para atiborrarse en un beso que solo delataba pasión y necesidad… el cual fue correspondido de la misma manera obligándolo a que lo profundizara aún más. Mordió su labio inferior obligando a que se formara una hendidura entre ambos para así encaminar su deseosa lengua al encuentro de la suya. Sintió su entrepierna vibrar al deleitarse de aquel sabor una vez más. No cesó, no paró. La deseaba… en ese momento y en ese lugar. ¿Qué le haría? No lo sabía… pero tenía muchas ideas que realizar y estas no tenían fin. Sujetándola de los muslos, la alzó haciendo que enredara sus piernas alrededor de su cintura, dándose la libertad de presionarse más a su pecho para sentirla más cerca. —  Hm… Veena. — Gruñó contra sus labios, guiando su mano hasta el abultado miembro que sobresalía de su cuerpo. — Ese tipo de dolor no me incomoda tener… puedes causármelo cuantas veces quieras. —  Murmuró. — Nada de citas… nada de chicos. — Ordenes. ¿Por qué le estaba poniendo reglas? No quería. No… no podía volver a encariñarse con ella de la forma en que anteriormente lo estuvo y necesitaba dejar las cosas en claro desde un principio. Tampoco quería darle el permiso de hacer de su vida lo que quisiera, por qué él se encargaría de arruinarle cada oportunidad suya de salir con alguien. Era suya… y lo sería por siempre. — Todas las veces que así lo desee. — Aclaró. — ¿Y bien? 
avatar
Mensajes : 1897

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: when there's no light to break up the dark, i look at you ღ

Mensaje por hobi el Dom Sep 24, 2017 4:37 pm

Cuando intentas dejar de pensar en Kakashi Hatake, no permites que te arrastre a un callejón oscuro para demostrarte que su efecto en ti permanece intacto: y que ningún otro hombre va a cambiarlo sin importar lo mucho que se esfuerce. ¿Así que cuál era mi problema, estaba siendo estúpida o masoquista? Nadie en su sano juicio repetiría el mismo error dos veces: y estaba yo, que lo hacía y lo disfrutaba como más nadie. ¿Porque quería recuperarlo o porque quería probar del placer que prometía darme? Concentrada en todas y cada una de las sensaciones, hilar un pensamiento con otro para así dar una respuesta coherente no pasaba de un propósito destinado a fallar... dicho y hecho, cada vez que nuestros labios se encontraban hambrientos en un contacto que deseaba jamás acabase... porque la manera en que movía su boca sobre la mía hacía que la satisfacción fuera inimaginable: ¡y solo nos estábamos besando! Ignoré a la voz con que mi sub-consciente planeaba echarme para atrás, ignoré la conversación en que mi mejor amiga advertía que iba a salir lastimada de continuar con semejante locura: el goce era mayúsculo en comparación a la razón, y con o sin el juicio nublado me dejaría llevar por él... después de todo, ¿cuándo fue la última vez que me había sentido tan viva? Me deshice de toda clase de argumentos y reflexiones al dejar al reír, sin poder evitarlo: y me obligué a apartar la mirada cuando sentí que me estremecía bajo la intensidad de la suya. ¿Y sino qué? — pregunté burlona, luego de dejar a mi cabeza caer de lado en un ademán... inocente, del que poco restó cuando moví las caderas en provocación y humedecí mis labios al lanzar los brazos alrededor de su cuello. — No lo sé, me gustaba el chico que acabas de espantar: ¿sabes? Hay una larga lista que llama mi atención, para serte honesta... — no existía un solo nombre que no fuera el suyo, no quería estar con nadie que no fuera él: pero no iba a saberlo por mí, y dudaba que lo hiciera por otra persona. ¿Hablaba enserio, entonces? — Si no hay sentimientos y compromisos de por medio, ¿por qué habría fidelidad? — ronroneé, dejando que mis dedos descendieran en lentas caricias a los lados de aquel rostro masculino: que como siempre se mostraba impasible, negándose a dejar ver otro tipo de sentimiento a excepción del desdén. — ¿Vas a dejar de revolcarte con otras mujeres mientras estés conmigo? No son celos, es lo justo: sabes que tú no podrías importarme menos. — presioné un beso a su mandíbula y suspiré contra la piel endurecida al deshacer el agarre que había mantenido con mis miembros inferiores para volver a pisar la superficie del suelo y arreglar mi apariencia, pasándome una mano por el pelo antes de llevar los brazos a mis caderas y alzar la ceja. — ¡Kakashi, te he estado buscan...! ¡Veena! — la voz de Gai interrumpió la esperada respuesta que pensaba soltar sin más, y como era de esperarse viniendo de él se aproximó curioso: y la mano con que yo acariciaba el bulto en los pantalones del peliplata al observarlo fijo, se detuvo cuando la distancia se hizo más peligrosa... y se alejó tan pronto el azabache se encontró a nuestro lado. — ¿Estaban peleando? — solté una risa baja al dejar que la mirada que había dirigido a él recayera en el rostro de Kakashi. — No tienes de que preocuparte. Solo me contaba que tenía un problema... — expliqué, al llevarme los brazos tras la espalda luego de empujarlo para abrirme paso: balanceando las caderas al acercarme a Gai, estirándome para besar la mejilla de éste y observar al peliplata por encima de mi hombro. — y le recomendé que lo solucionara con agua fría o las manos.



and in my dreams I always find
my way back to you.
avatar
Mensajes : 18183

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: when there's no light to break up the dark, i look at you ღ

Mensaje por hobi el Dom Sep 24, 2017 4:38 pm




and in my dreams I always find
my way back to you.
avatar
Mensajes : 18183

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: when there's no light to break up the dark, i look at you ღ

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 5 de 14. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6 ... 9 ... 14  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.