Últimos temas
» ¡Son vacaciones!
Hoy a las 11:25 am por blvssm

» ¿rol?
Hoy a las 11:22 am por blvssm

» ¿Rol?
Hoy a las 10:55 am por Libertadsalvatorehale

» o sole mio
Hoy a las 9:42 am por serendipity

» 恋してる ♡
Hoy a las 9:14 am por lalisa

» ¿roleamos? ♡
Hoy a las 8:46 am por serendipity

» when there's no light to break up the dark, i look at you ღ
Hoy a las 8:32 am por uchiha

» There's no place I'd rather be than right beside you.
Hoy a las 7:36 am por silverqueen

» the flower that blooms on adversity,
Hoy a las 7:33 am por hobi

Afiliados del Foro
Afiliados hermanos 0/5
Directorios y Recursos
Afiliados Elite 0/44

when there's no light to break up the dark, i look at you ღ

Página 10 de 14. Precedente  1 ... 6 ... 9, 10, 11, 12, 13, 14  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: when there's no light to break up the dark, i look at you ღ

Mensaje por hobi el Dom Oct 29, 2017 5:22 pm

Cuando me aseguré de que Naruto y su pequeña (no) novia aceptaran venir, partí a casa en la necesidad de organizar las tareas del día: con el propósito de tenerlo todo listo por la noche. Lo que yo creí me llevaría segundos al hacer mención de la deliciosa comida que iba a poder ingerir como si no hubiera un mañana, se convirtió en un arduo esfuerzo cuando el Uzumaki se negó a menos que le permitiese llevar compañía: y conociéndolo, me resistí durante largos minutos creyendo que se refería a la totalidad de niños que él conocía... porque no hubo quien le quitara el término ''fiesta'' de los labios en cuanto fue consciente de que pensábamos celebrar. Me preguntaba porque se mostraba tan reacio a asistir solo, y lo comprendí a cuando mencionó a su mejor amiga: quien también se llevaba muy bien con Sakura al ser... ''la única en la que no surtía el efecto del teme''. No necesitó persuadirme, accedí rápidamente y ansiosa: ¿cómo es que jamás había escuchado nada de la tal Mizuki? ¡Tenía que saber quien hacía que los ojos de Naruto brillaran eufóricos ante la mención de su nombre! Deseché la idea de comentárselo a Kakashi, ¿qué hay de malo en un niño más o uno menos? Él trabajaba con tres a diario, eventualmente tenía que empezar a sentirse cómodo entre ellos... y hacerme los gustos a mí por tener al equipo que yo no. No... no tenía ningún instinto maternal con relación a ellos, y tampoco creía desarrollarlo. ¿Se trataría de mi infancia frustrada? Quizás. Ansiaba vivir todo lo que me había sido negado, y volverme tan apegada a ellos satisfacía los deseos por haber salido a jugar y divertirme como todos lo hacían. — ¿En dónde...? — horas después, luego de haber preparado los distintos platos con que pretendía saciar a Naruto en conjunto a las porciones individuales de cada uno, me había cambiado y estaba preparada: pero bastó de un veloz vistazo al reloj para ser consciente de que todavía quedaba algo para hacer, ¡y era lo más importante! ¿Qué cumpleaños prefería festejar sin su protagonista? Abandoné el departamento despavorida, casi llevándome por delante a la figura que se interpuso frente a mí cuando abrí la puerta para salir. — ¡Sasuke-kun! ¿Serías tan amable de...? — el azabache resopló, cruzándose de brazos. — La última vez que le hice un favor no pude despegarme a Sakura de encima. No estoy dispuesto a... — persuasiva, me incliné a su altura para sonreír: encantada con el rubor que le cubrió las mejillas. — ¿No quieres acompañarme a comprar verduras? Si compro tomates por mi cuenta probablemente elija los más... — esta vez, quien interrumpió fue él: aclarándose la garganta al voltear y guiar el camino. No era... una mentira, recordaba lo que prometí a Kakashi: la tienda quedaba relativamente cerca al hogar de los Haruno, y el que hubiera hecho memoria de los particulares gustos del Uchiha a último momento no había sido más que una coincidencia. Coincidencia en la que Sasuke no creyó cuando Sakura se lanzó a mis brazos después de abrir la puerta emocionada. — ¡Te ves radiante! ¿Será por tu cumpleaños o...? — me acaricié el mentón, señalando al chico junto a mí tan disimuladamente como fue posible. Aún así, volteé extrañada cuando ella me miró así: y al dirigir la mirada a todos lados con el temor a que él hubiera huido, me removí inquieta en mi lugar... suspirando aliviada al distinguirle de pie frente a la tienda. Tendí el brazo en dirección a la pelirrosa, avergonzada. — Todavía hay un par de compras por hacer, ¿vamos? — tras despedirme de Mebuki y Kizashi, me encaminé tras el dúo ansiosa: pero nunca pensé que la visita a la tienda nos llevaría largos minutos, en donde aquel de cabellos azabaches observaba la verdura roja como si se tratase de un examen analítico y totalmente necesario. Tuve que resignarme a esperar por él y preguntarme que podía haber de fascinante en tan profundo escrutinio a los ojos de la ojijade junto a mí: pero no me quedó de otra más que desviar la atención en cuanto me percaté del  cuchicheo junto a mí. — ¿No es esa la nueva mujerzuela de Kakashi? — ante el descaro y el atrevimiento con que supuse se referían a mí (confirmándolo al notar al par de mujeres observarme atentas) pude haber reaccionado, pero me mordí el interior de la mejilla y guardé silencio: Sasuke y Sakura estaban conmigo, debía hacerme cargo de ellos. — Estoy segura de que se ha creado el rumor del noviazgo para evitar que se la vea como lo que es. — sentí a mi ceja temblar, pero el agarre que mantuve sobre los hombros del azabache ayudó a que me relajase... por un corto instante. — Se trata de la zorra de turno, verás como desaparece cuando Hatake-san encuentre a alguien que realmente capte su interés. — esbozando la más cínica sonrisa, bajé la muñeca con que la pelirrosa se dispuso a enfrentarlas... si alguien iba a partirles los dientes, esa sería yo.



and in my dreams I always find
my way back to you.
avatar
Mensajes : 18183

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: when there's no light to break up the dark, i look at you ღ

Mensaje por uchiha el Dom Oct 29, 2017 6:18 pm

 


Zorra de turno, huh. — Repitió con recelo, deteniendo su desinteresado avance en su delante, cruzando los brazos por encima de su pecho y curveando una ceja en lo alto. No era la primera vez que las había visto, sus rostros le eran familiares al haber sentido sus pasos perseguirle en más de una oportunidad. Nunca creyó que la inmadurez femenina pudiese ser tan ilógica, pero ahora confirmaba lo contrario. — El rumor del noviazgo, cómo ustedes le llaman, lo expandí yo. — Corrigió. La palidez que perló a ambas mujeres fue incrementando conforme sus palabras seguían ingresando por sus cavidades auditivas. Sabía que eventualmente se empezarían a crear mal habladurías con respecto a lo que sucedía en su vida privada, más jamás imaginó que estás podrían dañar directamente a la rubia. — ¿Creen que alguien más pueda captar mi interés? — Por encima del hombro, observó el rostro sorprendido de quién parecía haber querido intervenir antes de que su esencia se hiciera presente. Agradecía el haber llegado a tiempo, por qué solo él podría callar las bocas de sus... admiradoras. Deseaba que dicho encuentro no volviese a repetirse, especialmente por qué dudaba que en la siguiente circunstancia lograra controlar el desdén que iba comprimiendo sus entrañas. — Lo dudo; estoy enamorado de ella. — Anunció volviendo a observarlas. — Vivimos juntos, entrenamos juntos... hacemos el amor más de una vez al día, estoy viviendo el paraíso a su lado. — Sonrió, especialmente por qué sentía agujas clavarse en su columna por quién seguramente más tarde le golpearía por decir cosas innecesarias frente a personas sin importancia. Él muy en claro se lo había dejado tiempo atrás, amaba el comentar sobre su relación a quién cruzara camino con él para que supieran que le pertenecía. ¿Por qué no aprovechar la situación para hacerlo también? — Les pediré amablemente que no vuelvan a describir a mi mujer con características que no concuerdan con ella. — Pidió. — Mucho menos en frente de mis alumnos, el respeto guarda respeto y si ustedes no se lo demuestran a ella... yo no tendré por qué hacerlo tampoco. — Amenazó indirectamente, creyendo que la conversación se había dado por terminada, pero en ese instante sintió cómo ambas siluetas presionaron a sus costados evitando el que avanzará. — ¡Hatake-san! Se ve tan varonil defendiendo a esa... perra. — ¿E-Estaban coqueteándole? Frunció el entrecejo liberándose del agarre con brusquedad y soltando carcajadas por entre sus labios, los cuales empezaban a temblar de la cólera. — Las únicas perras que observó son ustedes dos. — Escupió. El sonrojo de sus mejillas lo descoloco. ¿Acaso estaban disfrutando el que les hablara de esa manera? Ah, ahora recordaba a qué categoría de mujer entraban el dichoso par. Presiono su dentadura entre sí, consiguiendo un irritante rechinar por la fricción de sus dientes al chocar. — Bien. — Suspiró. — Supongo que no me queda de otra que... ¡Veena! — Llamó estirando su mano hacía ella, esperando a que la tomará para así poder tirar de su silueta con la suficiente fuerza para que su pecho y el suyo se juntaran. Envolvió su cintura con su brazo y sonrió. Era consciente que el público espectador no quitaba su atención de sus movimientos, y se aprovechaba de ello sabiendo que no podría matarlo. No por ahora. — No quería que se enterarán así, pero no me dejan otra opción. — Envolvió su fina mano entre sus dedos y la rozó contra la comisura de sus labios, la cual se estiró para depositar un par de besos en el dorso. Deslizó la punta de su lengua disimuladamente por la punta de sus dígitos, viendo su rostro enrojecer. Ella sabía muy bien lo que dicho acto significaba: lo realizaba cada vez que la obligaba a tocarse y luego degustaba de sus propias humedecidas falanges. — Veena y yo estamos casados. — Sí. En su mente lo estaban, y aunque no creía formalmente en el firmar necesariamente en un papel para afirmarlo, sería capaz de realizarlo si así ella se sentía a gusto. — Luego de perseguirla por tanto tiempo, finalmente recibí el anhelado sí por el que esperé. — ¿Eran sus estudiantes los más estupefactos de la noticia? ¿O eran sus fanáticas las que no dejaban de llorar? — Veena Hatake, ¿te mencione que aprobaron darte mi apellido? El Hokage me debía un par de favores. — Estrecho más su delgada cintura irrumpiendo la distancia que permanecía entre ambos para besar sus labios aún con la máscara puesta. — Te amo. — Y esperaba que se le quedara grabada esa afirmación, por qué le costaría el volver a repetirla. De reojo observó como las mujeres que anteriormente se encontraron molestando con sus comentarios que nadie pidió, empezaron a escabullirse entre las personas hasta desaparecer. Lo cual permitió que se viera en la libertad de soltar de su cuerpo. — ¡Kakashi-sensei! ¡Veena-san! ¿Cómo no nos dijeron de su matrimonio? ¡Pude haber ayudado para que se viera más hermosa de lo que siempre se ve! — Su alumna empezó a hacer pucheros, sujetando la mano de la rubia y dándole pequeños tirones cómo acto infantil. — Sakura, déjalos. — El azabache intervino a su favor, recibiendo inmediatamente una asesina mirada por parte de la peli rosada. Comportamiento que era apreciado por los presentes por primera vez. ¿Acaso no era al rubio a quién siempre le dedicaba su mordacidad? — Tu cállate, Sasuke-kun. — El peli plateado rió, llevando ambas manos hacía su cabeza, recostando está en la unión de ambas mientras aprovechaba para rascar su nuca. La noche sería... oficialmente larga. Más no se arrepentía, había estado buscando la forma de informar aquel acto que realizó sin permiso alguno y había encontrado la mejor manera de hacerlo saber. 
avatar
Mensajes : 1897

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: when there's no light to break up the dark, i look at you ღ

Mensaje por hobi el Miér Nov 01, 2017 1:10 am


¡D-debió de habérmelo advertido! Aunque no me creía totalmente segura de haberlo permitido sabiendo que iba a ocurrir, ¡podría haber cubierto los oídos de Sasuke y Sakura a tiempo! El suficiente para que ciertos términos no hubieran captado el interés de la pelirrosa, que no dejaba de preguntar qué era hacer el amor: para mi bochorno y la vergüenza aún más grande con que el azabache volteaba a vernos en el camino de regreso a casa. — N-nada, nada... ¡d-de verdad! — pude haberme encargado, l-las habría hecho trizas con mis propias manos y... probablemente su intervención fue el mejor de los planes, porque las cosas no acababan bien en ninguno de los escenarios que podía imaginar en ése momento. Entendía que la desilusión fuera grande, pero nada les otorgaba el derecho a cuestionar o inmiscuirse en una relación que en nada les afectaba realmente. Kakashi Hatake no era el único hombre en la Aldea de la Hoja... pero sí el mejor, y volví a ruborizarme al reproducir en mi mente una vez más todas y cada una de sus declaraciones. No éramos la clase de pareja que hablaba de sus sentimientos a menudo, ni siquiera obligados a separarnos por largas misiones sentíamos la necesidad de recordarle al otro que ése afecto incondicional estaba ahí: lo sabíamos sin tener que preguntarlo y estábamos cómodos con que fuera así... pero no podía dejar de reconocer que eso se había sentido muy bien, provocando un fuerte cosquilleo en mi estómago y al desbocado latido de mi corazón. C-como si volviera a tener quince años, como si fuera la primera vez que lo escuchaba dirigir a mí esas palabras llenas de seguridad y certeza. — ¡Naruto, Mizuki! — el rubio alzó ambos brazos en mi dirección a los gritos, y la castaña junto a él lo golpeó en la nuca para disculparse por el mismo alboroto que ella protagonizó al lanzarse sobre la ojijade tras de mí. No hice más que reír al dejarles pasar tras abrir la puerta, e intentando dejar de lucir embelesada con las frases que no cesaba de repetir en mis pensamientos me aseguré de pasar antes de que el peliplata lo hiciera: de todas formas sabía que iría a chantajearme luego. — ¿Por qué no toman asiento? Traeré la cena en un momento y... — fui rápidamente interrumpida por el par de niñas que me observó expectante al ofrecer su ayuda, ¿cómo iba a negarme? Divertida alcancé los platos y observé procurando no reír, la manera en que Sakura ofreció tímidamente a Sasuke al sentarse junto a él y el dúo de insaciables en que se convirtieron Naruto y su mejor amiga luego de presenciar con estupor la totalidad de comida sobre la mesa. ¿Por qué disfrutaba tanto de momentos así? No podía evitarlo, lo sentía una dicha que precisaba aprovechar: un momento que debía guardar recelosamente para revivirlo, y sentir la misma felicidad que me envolvía en ése preciso instante. ¿Cuánto tiempo había anhelado lo que el hombre junto a mí me brindó con el primero de nuestros abrazos? Sonreí al envolverle los brazos en la cintura cuando todos se mostraron ocupados en la suerte de banquete, y apoyé el mentón en su hombro para frotar mi nariz contra su mejilla. La fragancia que desprendía su piel continuaba siendo mi olor favorito. — Veena Hatake. — ronroneé en su oído, presionando mi cuerpo al suyo cuando lo apoyé a sus espaldas. No planeaba dar rienda suelta a nada, pero tampoco podía dejar de demostrarle lo mucho que me había gustado oír eso. — Espero que no sea una broma... porque me gusta como suena. — admití, suspirando en pleno regocijo al aprovechar la distracción de los más pequeños para presionar los labios en su cuello fugazmente. — ¿Debería de comenzar a presentarme así? — pregunté divertida, elevando al cejas al acariciarme el mentón con la mano que anteriormente había posado en mi cintura. — Cuando me pregunten, voy a decirles que me ofreciste matrimonio a los dieciséis: porque lo hiciste... porque acepté. — podía no recordarlo, después de todo jamás había recibido una respuesta de mi parte: jamás... consciente. ¿Lo habría estado cuando le dije todo lo demás? Me removí en mi lugar avergonzada, y lo solté cuando me percaté de que la dispersión de los niños no duraría mucho más al no notarnos cerca. — Gracias. — me deleitó apreciar la confusión en sus facciones cubiertas, y al mismo tiempo debí resistirme al impulso de bajarle la máscara para besarlo con el ímpetu que revolucionaba mi interior. — Me diste una familia empezando por ti. ¿No es ése motivo suficiente? — no hice más que desviar la mirada y sonreír al ser atraída por los alaridos con que Naruto y Sakura me apremiaron a acercarme y degustar junto a ellos, contagiándome rápidamente de la euforia con la que me recibieron al aproximarme. No. No quería que ése momento acabara nunca.



and in my dreams I always find
my way back to you.
avatar
Mensajes : 18183

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: when there's no light to break up the dark, i look at you ღ

Mensaje por uchiha el Dom Nov 05, 2017 4:19 pm

 


Un escalofrío recorrió su espina dorsal, erizando la piel de su espalda y dejando un ligero e inconsciente hormigueo decorar sus extremidades. El simple hecho de tenerla cerca era suficiente incentivo para que su anatomía reaccionará placenteramente; el solo disfrutar de su excéntrico aroma era una embriagadora tortura que por el momento se vería obligado a percibir más no de degustar. ¿Por qué quería demostrarle que no eran solamente sexo? Quizá por qué no quería darle la imagen equivocada de lo que más amaba de ella, pero ¿a quién quería engañar? No existía mejor manera de congeniar que cogiendo. Los parpados cubrieron su vista y de sus labios un suspiro se escapo; uno que ahogaba un jadeo producido por el cosquilleo que sus labios mandaron hasta su entrepierna con un simple contacto. — Sabes que no me importará ir contra las reglas incluso cuando ellos estén presentes. — Susurro sin preocupación. Lo estaba provocando y aunque le encantaba esa pasional forma en que ella lo seducía indirectamente, nunca conseguía esperar hasta el final de su actuación por qué en el intermedio ya se encontraba devorando aquellos deliciosos labios por haberle hecho esperar tanto. Soslayó la mirada, dejando de observar a sus estudiantes y la invitada, para ahora deleitarse de las facciones que la rubia embozaba con cada palabra que iba pronunciando. ¿Recordaba ese momento? No podía negarlo, él tampoco podía quitarlo de su mente sin importar los años que hayan pasado, más le sorprendía el hecho de que compartieran dicha característica. — Ah. — No supo si responder entraba entre las actividades que deseaba realizar en ese momento, pero aún así pronunció una onomatopeya. El resto de la noche, fue invadida por bromas ilógicas por parte del rubio, dos féminas pubertad que no dejaban de llamarle la atención al antes mencionado, y un azabache que por momentos parecía estar disfrutando de la noche, pero que se negaba a aceptarlo cuando se lo preguntaban. Por más que quisiera negarlo: no era una incomodidad haberles abierto la puerta de su hogar. Cuando las horas pasaron, se vio bajo la obligación de acompañar a cada uno de los menores a sus respectivos hogares para asegurarse del que nada les sucediera. Parte de su comportamiento yacía en la obligación que su mujer le había forzado a adoptar, al haberlo comprometido con los padres y con ellos mismos. Al regresar al departamento, se encontró con una rubia descansando sobre el sofá que se encontraba en medio de la sala. El desorden que había visto antes del partir había desaparecido, por lo que supuso que se había encargado de limpiarlo todo antes de acostarse. La cargo entre sus brazos con cuidado de despertarla y guió sus pasos hacía su habitación dónde la acostó para luego imitar su acto una vez ya se había encargado de quitar de su cuerpo la innecesaria ropa que vestía. Paso uno de sus brazos por debajo de su cintura, estrechando su espalda contra su pecho desnudo, tal y cómo en múltiples ocasiones lo había hecho antes de dormir. No existía mejor manera que amanecer con el calor de sus anatomías unidas, incluso cuando no había nada erótico de por medio. — Gracias a ti. — Susurró contra su oído, ignorando si podía oírle o no. Ella también le había dado una familia; cuando creyó que no encontraría un motivo para seguir, apareció ella llenando los vacios que la misma vida le había producido. Jamás podría expresarle lo agradecido que se encontraba, así como tampoco buscaría el hacérselo saber. No era necesario, no en ellos. Las palabras sobraban, al igual que las altas expresiones de amor; con una sonrisa o una cachetada era suficiente para que comprendieran que se pertenecían. Veena era todo lo que siempre deseo. Lo arriesgaría absolutamente todo para que jamás parta de su lado. 
avatar
Mensajes : 1897

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: when there's no light to break up the dark, i look at you ღ

Mensaje por hobi el Lun Nov 06, 2017 6:35 am




and in my dreams I always find
my way back to you.
avatar
Mensajes : 18183

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: when there's no light to break up the dark, i look at you ღ

Mensaje por hobi el Lun Nov 06, 2017 8:01 am

time to rest
 ¿Esto es la playa? — pregunté emocionada, dejando de observar el mar azul para gemir complacida ante el suave cosquilleo con que la arena cálida envolvía a mis pies. Asuma rió ante el entusiasmo con que me dejé caer frente a una de las sillas reposeras, encantada con la suavidad del contacto al que expuse a mis piernas esta vez: resistiéndome al impulso de recostarme para que el resto de mi cuerpo experimentase la placentera sensación, segura de que de por si era humillante recibir tanto gesto enternecido con el hecho de que me encontrara tan eufórica como el grupo de niños o aún peor: porque lo cierto era que jamás había visitado un sitio similar, ¡ni siquiera sabía de la existencia de estos! Pero sabía que había algo raro en que la palabra playa fuera un código secreto para una misión (tal y como lo aseguró Anko), donde tuviera que usar prendas tan... ligeras. — ¿Por qué no te quitas el vestido? Debes de lucir el traje de baño, Veena: no te lo obsequié para que lo ocultases. — observé a Kurenai con las cejas alzadas y me pregunté si la azabache se había vuelto loca: cosa que no me sorprendería teniendo en cuenta lo... agitada que debía de ser su vida en pareja, tras la mudanza que nos separó. Apostaba mis ahorros a que sus días juntos se resumían en... bueno, lo mismo en lo que desencadenaban los míos en compañía de Kakashi. Siendo así no podían burlarse ya más, y bastaba una fija mirada a ambos para averiguarlo: pero mis intenciones se vieron frustradas cuando boquiabierta y avergonzada, presencié el modo en que ella se deshacía de sus prendas. — ¡K-kurenai, no podemos hacer esto en público! ¡La gente nos esta mirando y...! — ¡¿p-pero qué hacían todos en paños menores de repente, es que ya se había perdido el significado del pudor?! No iba a pasearme semi desnuda, no especialmente frente a los niños... y no cuando había prometido que el único que me vería así era el peliplata que todavía no aparecía: lo que, desde luego, tampoco me generaba asombro. Siempre llegaba tarde. — ¡Respira, así es como uno debe de vestir para visitar zonas como está! — declaró en su defensa, dándome poco tiempo a reaccionar cuando se abalanzó sobre mí para arrancarme la prenda de tejidos y deshacerse de ella al lanzarla lejos, ¡b-burlándose de mí cuando me abracé el cuerpo abochornada. — ¡Gai, d-dame la toalla! — y me vi obligada a recurrir a métodos más drásticos cuando este se cruzó de brazos delante de mí. — ¡Te patearé el trasero y haré que abras todas tus malditas puertas, s-solo hazlo! — y suspiré más aliviada cuando cedió... a cambio de que volviera a escuchar sus interesantes puntos de vista acerca de la juventud y la flor de loto durante una hora. Los sesenta minutos más largos de toda mi vida, en los que seguramente me habría quedado dormida de no ser por el incesante afán de vengarme. Kakashi dejó que empacara mi maldito uniforme y el montón de pergaminos a propósito, ¡la mirada que me dirigió al acercarse lo volvió indudable! Tsk. — Gai. — lo llamé una vez más, irrumpiendo la charla inspiracional con que intentaba motivar a su... ¿aspirante a hijo? Ése pequeño era idéntico a él si es que eso tenía sentido, ante el nulo vínculo sanguíneo que existía entre ambos. Había observado minuciosa las actitudes con que el resto se dejaba ver en un ambiente de contento y júbilo, sabía lo que debía de hacer. — Necesito que alguien me ayude a ponerme el boque... ¿b-bloqueador? — escuché a Kurenai exclamar con sorpresa, y Asuma dejó caer el cigarrillo entre sus labios al aproximar su rostro: como si lo fuera a creer si se encontraba lo suficientemente cerca. Aquel frente a mí se llevó un dedo al pecho orgulloso, comentándole a su estudiante los muchos altibajos que había atravesado para llegar a ése preciso momento: obligándome a rodar los ojos cuando volteé para buscar el recipiente en el bolso que compartía con la de ojos carmesíes, dejando escapar un profundo suspiro al agacharme sobre él. — No te lo habría pedido a ti, de todos modos. — intenté escupir, ocultando el rubor en mis mejillas al inclinarme hacia delante y cubrirme el rostro con el pelo. — Confiar en que no harías nada para humillarme es lo mismo que esperar a que el campeón de allá atrás diga algo coherente: no va a suceder.





and in my dreams I always find
my way back to you.
avatar
Mensajes : 18183

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: when there's no light to break up the dark, i look at you ღ

Mensaje por uchiha el Lun Nov 06, 2017 3:47 pm

time to rest
Con el ceño fruncido y los ojos achinados, presionó los labios con más fuerza que la usual. Sin importar cuantas veces pasara por la misma estación, jamás llegaba a acostumbrarse al bochorno que la acompañaba de principio a fin. Cuando le informaron que su presencia era obligatoria en el campamento de verano, supo que no conseguiría liberarse fácilmente de la insoportable tarea otorgada por sus superiores. Lo único que deseaba era volver a su refrescante apartamento, huyendo de toda circunstancia que le forzara a centrarse bajo las ráfagas de calor que en ese preciso momento estaban derritiendo su piel. Viró los orbes a sus tres estudiantes que se acomodaban bajo una sombrilla de playa con entusiasmo; continuo analizando el arenoso perímetro encontrando a cierta rubia junto con el resto de sus compañeros a pocos pasos de dónde él se había mantenido de pie. ¿Le habría gustado el visitar un ambiente diferente? Nunca antes habían asistido a una juntos, en parte por su disgusto hacía esté. Pensó en acercarse, más inmediatamente erradico la idea por qué eso significaría que debía de moverse con el calor corrompiendo sus casillas, algo a lo que no pensaba arriesgarse por el momento. Se retiró la remera que cubría su torso, y la colocó sobre sus cabellos plateados, secando las gotas de sudor que se deslizaban rebeldemente por su espalda. Las ansias de correr al agua se hacían insoportables y suponía que era cuestión de segundos antes de que cediera al torrente deseo de sumergirse en el mar. Ignoró la cantidad de minutos que pasaron, el siguiente movimiento que realizó fue el sujetar la botella de líquido blanquecino que buscaba su mujer impidiendo que así pudiese tomarla. Había escuchado lo suficiente para saber que no permitiría una actividad que no hubiese cruzado por su mente cómo aceptable. — Que humor te traes, Veena. — Murmuró desviando la mirada. Era una molestia el tener que vigilar las conductas de sus estudiantes, incluso cuando se suponía que se encontraba de vacaciones. La constante idea de desaparecer dejando un clon en su lugar, continuaba sonando cómo una opción tentativa. — ¿Tan poco confías en mí? — Cuestionó con obvia diversión palpando su tonalidad de voz. Una de sus manos se encerró en su cintura, obligando a que se recueste sobre la toalla que yacía impidiendo que la arena les invadiera. Mientras que con la otra, indico al resto de los presentes que los dejarán solos. No planeaba hacer nada... que ella no le pidiera que haga; por ahora. Apoyó las rodillas a los costados de su cuerpo sin recargarle su peso, recostándose con cuidado sobre la parte trasera de sus muslos, sabiendo que su sexo se clavaría en sus glúteos por el atrevido acercamiento que había realizado al sentarse en aquella zona. — Llevamos... ¿Cuánto? Ah, un año juntos. — Presionó el borde del pomo y vio la crema caer en su palma, la cual esparció al unir ambas manos. Removió sus cabellos para evitar mancharlos y empezó a deslizar sus yemas por sus hombros suavemente mientras se encargaba de repartir el bloqueador de manera equitativa por espalda superior. Volvió a repetir el movimiento inicial, necesitando más de la crema para poder continuar por la zona lumbar. Una vez consiguió la cantidad que necesitaba, continuo con su camino, deleitándose de lo fácil que sus pieles se rozaban.  — A estas alturas, deberías de saber que no permitiría que nadie más toque lo que me pertenece. — Hundió las yemas de sus pulgares a los bordes de su columna vertebral, sabiendo que aquella zona del cuerpo era la que mayor nervios poseía, volviéndola así susceptible a cualquier tacto. Cada vez que volvía de una misión, el peli plateado se encargaba de hacerle masajes para que olvidara la tensión... masajes que siempre terminaban con él haciéndole suya, por lo cual sabía la reacción que su cuerpo emitiría al recibir un inesperado tacto allí. Inclinó su espalda hacía adelante, y beso su hombro antes de ponerse de pie. Esperando que imitará su acción para poder lanzarle la pregunta que cruzaba su mente con desesperación. — ¿Vamos a nadar? — Cuestionó con una sonrisa que no podía admirarse por la máscara que sin importar el calor, jamás retiraba de su rostro. — ¿O prefieres que pierda los papeles aquí? 


avatar
Mensajes : 1897

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: when there's no light to break up the dark, i look at you ღ

Mensaje por hobi el Mar Nov 07, 2017 3:57 am

time to rest
No pensé que se tratara de mi imaginación, supe que Kakashi se aprovechaba de la situación desde un primer instante: y como tantas otras veces, intenté resistir... algo en lo que fallaba estrepitosamente con pensarlo nada más. La única circunstancia en que había aprendido a resignarme era encontrándonos solos, gozando de la intimidad que el departamento nos podía ofrecer: ¿pero allí? ¿Qué era hoy, el día en que todos enloquecían con excepción de mí? Como si hubiera estado esperando desacreditar semejante suposición, un torbellino de fuego ardiente se desenvolvió dentro de mí al yo estremecerme: obligándome a reconocer entre dientes que habiendo una provocación de por medio, echarse para atrás y declinar la oferta simulaba ser el más grande error cometido por el ser humano. Quería creer que no me había esforzado en completar un gran número de misiones anhelando el descanso que el Hokage se vio forzado a darme, pura y exclusivamente para acabar escabulléndome por ahí de su mano... sin embargo, la irónica voz con que mi sub-consciente se manifestaba a veces lo sugería sin tapujos: casi largándose a reír ante mis intentos por obstruir el camino que el deseo abría paso, volviéndome tan débil como impaciente. — No puedo creerlo. — musité, volviéndome hacia él con las mejillas arreboladas y los labios entreabiertos al dirigirle una mirada cargada de estupor. Evitaba pensar en el cosquilleo brotando allí donde sus labios habían tocado, y fingía un asombro tan grande como la necesidad que me recorría de pies a cabeza. Me aproximé a él lentamente, cruzando los brazos sobre mi pecho a modo de retenerlos allí: cuando balanceé mi peso a un lado y adquirí una postura que aspiró a lucir relajada... no obstante, sabía que no podía lograr semejante hazaña con el cuerpo tan duro como una piedra. Tensa, proseguí. — ¿Quieres hacerlo sabiendo que podemos ser descubiertos? — que... ardiente. Mi fachada cayó cuando lo tomé de la mano tras gruñir, ¿o lo que raspó mi garganta al pasar por su lado y arrastrarle conmigo se trató de un gemido? No le di mayor importancia, y consciente de que hacía falta de muy poco para que empezara a pavonearse me giré a bajarle la máscara en un movimiento ágil: tomándolo por las mejillas para fundirnos en un beso y así cerrarle la boca tal y como me gustaba hacerlo. Seguramente le habría rodeado el cuello con los brazos, me hubiera apegado a él hambrienta por el contacto y mi control habría pendido del mismo hilo en que mi cordura retozaba... lo que su imaginación y la mía habían recreado en segundos se desvaneció tan pronto oí las voces a mis espaldas. — ¡No me pises, dobe! — reconocí la de Sasuke, y el alias al que renegó me forzó a considerar la presencia que se delató rápidamente. — ¡Cierra la boca, teme! ¿Puedes ver algo, Mizuki-chan? — tres de ellos, solo faltaba... — ¡Veena-san lo cubre con sus manos, es imposible! ¡Sakura, tu turno! — la dulce voz de la castaña precedió al tímido toque en mi espalda baja, que se volvió insistente cuando fingí no darme cuenta... y agradecí a la totalidad de mis descendientes cuando escuché un rugido lo suficientemente cerca, no precisando voltear para saber que Kuraha se precipitó en nuestra dirección y logró ahuyentarlos. — ¡No, y es un no definitivo! — exclamé al subir el trozo de tela hacia su rostro una vez más, reteniendo el gimoteo que luchó por escapar para evidenciar la anticipación con la que mi complexión aún temblaba. Me alejé tan pronto percibí el bullicio más cerca, no sin antes inclinarme rápidamente para tomar y colocarme (luego de observarle y rodar los ojos) su camisa.


 ¿Por qué habría de faltarte una compañera? ¿Qué hay de Mizuki-chan? — pregunté desconcertada, consciente de que la niña de ojos cafés y ella formaban un dúo fuerte como para no considerarle a ella al igual que su primera opción. — Ella y Naruto están compitiendo para saber quien puede comer más helado sin desmayarse. — sentí al sudor frío caer a los lados de mi rostro, y no precisé mirar a Sasuke manteniéndose cerca de nosotras para saber que él había tenido la misma reacción. Mi plan inicial había sido el relajarme sobre la arena, cambió al conocer dicha competencia: pero de haberme propuesto a alentarla pasé a... verme conmovida por la intensidad con que sus ojos jades me contemplaron esperanzados. N-no podía negarme. — Tú ve a inscribirme, ¡ganarás este concurso! — tras chocar los puños, esbocé una amplia sonrisa en mi rostro y volteé a ver al azabache, acariciándome el mentón. — Y tú... ve a asegurarte de que a ése par no se les congele el cerebro o algo así. — Sasuke bufó, y se cruzó de brazos al observarme ofuscado. — ¿Qué cerebro? Están tragando como si fuera el último día de sus vidas. — reí, tenía un punto.





and in my dreams I always find
my way back to you.
avatar
Mensajes : 18183

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: when there's no light to break up the dark, i look at you ღ

Mensaje por uchiha el Mar Nov 07, 2017 7:47 pm

time to rest
¡No puedo creer que le pidiera a Veena-san que fuese su compañera! — Inmediatamente, cómo respuesta involuntaria a un estimulo, uno de sus parpados saltó hacía arriba, permitiéndole el observar la procedencia de aquella voz que tan indispuesta hablo sobre su mujer. Suponía que solo una situación cómo aquella, obligaría a que su sueño se difuminara hasta desaparecer. Atento, observó a pocos pasos de su ubicación, a un par de alumnas que continuaban hablando a todo timbre de voz. Consideró el exigirles callar, más le era imposible ignorar la curiosidad que sus palabras crearon en él. — Esa frentona me las pagará... ¡conseguiré un compañero aún más capaz que la rubia para ganarles a ambas! — Frunció el entrecejo al intuir quién era la otra persona a la que se encontraban refiriendo tan despectivamente. Ya antes había escuchado a un par de personas expresarse de la misma manera cuando se trataba de su estudiante, más nunca comprendía la importancia que le daban a una característica tan sin importancia. ¿Por qué no le sorprendía que ese par formara una alianza? Últimamente parecían haber compartido cordón umbilical, y si no fuese por qué Naruto no soltaba de la castaña que se había unido al grupo, seguramente pasarían de ser un dúo a convertirse en un excéntrico trió, el cual le provocaría más malestares de los que usualmente tenía. — ¿Acaso cree que conseguirá ganarme el puesto de reina de la playa? ¡Já! La única reina seré yo, y todos los hombres caerán a mis pies cuando gané. — Rememoró cada uno de los eventos que le informaron que realizarían mientras se encontraran en la playa y solo consiguió entrelazar lo analizado con uno al cual no prestó atención suficiente como para detallar con exactitud de qué se trataba. Lo único que conseguía traer a su mente, era el trato especial que se le otorgaría al que saliera victorioso. — Creo que... podría ayudarte con tu insignificante problema. — Articuló al aparecer detrás de las tres jóvenes que temblaron al percibir su presencia. Les dedico una sonrisa, incluso cuando sabía que no conseguirían diferenciarla al encontrarse cubierta. Era consciente del problema en el que se encontraría al ser descubierto, pero aún así... valía la pena.

Jamás creyó que se vería forzado a pasar una tarde tanto ajetreada cómo innecesaria al lado de una persona que honestamente no soportaba. Ahora entendía por qué su amigo siempre se quejaba de su infantil estudiante. Alzó ambas manos, cruzándolas detrás de su cabeza y pudiendo apoyar esta en la dichosa unión, mientras esperaba pacientemente a que anunciaran los primeros puestos en el tablón frente a sus narices. Las primeras tareas no involucraban la competencia, simplemente la agilidad y habilidad de cada participante, mientras que la última... era todo lo contrario. Se trataba de un trabajo en equipo: mientras uno se encargaba de proteger su bandera, el otro se centraría en raptar la procedente de los contrincantes para así ganar. Sonaba bastante simple, aunque sabía que encontrarían la manera de que no lo fuera. Después de todo habían sido sus mismos compañeros los que habían planeado la realización de acaecimientos. ¿Qué opinaría su mujer del saber que todo este tiempo estuvo enfrentándose contra él? Una golpiza es lo más seguro que recibiría. — ¡Bien! Solo nos queda una prueba más y seremos los campeones Kakashi-sensei. — Parpadeo un par de veces, despertado de la concentración en la que se había visto sucumbido. ¿Había dicho algo? ¿O aquel murmullo hacía sido un producto de su imaginación? — Ah... sí, sí. — Apoyó la palma sobre su cabeza y despeino sus cabellos escuchando automáticamente sus quejas. Mientras más rápido acabara, menos tiempo pasaría a su lado, y ese era el único impulso que le hacía presionarse. — Veena posiblemente se encargue de atacar mientras que Sakura se encargara de proteger su bandera. — Él había entrenado a ambas, conocía tanto sus virtudes cómo sus defectos en el campo de batalla, por lo que le era sencillo el inferir lo que realizarían cuando se hallaran en esta. — Tu te encargarás de atacar, yo defenderé. — Ino asintió. Era lo único que debían de coordinar y ya estaba dicho. ¿Le permitiría un poco de tiempo a solas o seguiría persiguiendo sus pasos cómo perro detrás de su dueño? — ¡Gracias por su ayuda, Kakashi-sensei! ¿Cree que Sasuke-kun disfrute viéndome cómo reina? — Negó, sin tomarse mucho tiempo del evaluar sus palabras. Posiblemente consuele a Sakura por perder. Y a mi me asesinen por ayudar a que así sea. 


avatar
Mensajes : 1897

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: when there's no light to break up the dark, i look at you ღ

Mensaje por hobi el Miér Nov 08, 2017 8:59 pm

time to rest
— ¡P-pero no llores, Sakura-chan! No hay de que preocuparse, yo me encargo. — aún así, la pequeña de ojos jades lucía tan abatida como impotente: habiéndose lastimado de cara a la última prueba que hacía falta para completar el concurso. No conseguía entender su temor a perder, sin embargo: los únicos equipos que tenían una oportunidad eran el nuestro y aquel que Ino había formado en su contra... cuyo avance preferí ignorar al contemplar la situación tal y como lo hacía a la hora de afrontar misiones: yo no tenía reparos en enemigos hostiles y tampoco pensaba una estrategia de asalto, ése era Kakashi Hatake... quien, seguramente, leía en paz su libro erótico mientras su grupo de estudiantes se dispersaba por ahí: Sakura y Sasuke acompañándome a mí, Naruto y Mizuki de camino al hospital... probablemente. — ¡Soy muy veloz! Te prometo que conseguiré esa corona para ti, ¡la mereces! ¿Qué hubiera sido de nosotras si no hubieras ganado el desafío del intelecto? — piqué su nariz con la punta del dedo y le dediqué una sonrisa, acariciándole el pelo segundos antes de enderezar la espalda y comenzar con los estiramientos, consciente de que mi única labor sería... cazar al desgraciado que tuviera el mismo objeto que Sakura aferraba en sus manos: por supuesto, no debía hacer uso de la violencia... a menos que mi rival no mostrara indicios de sentirse amenazado ante mi sola presencia. En ése caso... n-no, no podía arriesgarme a ser descalificada cuando de mí dependía ganar el premio. ¡Iba a concentrarme del modo en que nunca lo había hecho! — ¡Saluden a sus contrincantes! — exclamó el animador, algunos segundos antes de que Ino y Sakura comenzasen a retarse alzando los puños frente al rostro de la otra: gesto que me llenó de gracia al acercarme observándolas. Expresión que desapareció sin dejar rostros cuando me percaté del competidor al que debía rivalizar. — ¡¿Pero qué demonios estás haciendo aquí?! — ¡ayudando al adversario, ni más ni menos! Comprobaba que Kakashi jamás perdía de vista su principal propósito en la vida: hasta que no lo enterrara al suelo de un fuerte golpe no iba a detenerse. — El único momento en el que levantas el trasero de esa silla y lo haces para llevarme la contra, esto es increíble. — lo único que evitó el golpe a la mandíbula fue el chillido con que el presentador pidió que nos diéramos las manos, y aproveché la orden para apretar la suya con más fuerza de la necesaria: dedicándole un gesto cínico al alzar la mirada una vez más. — La competencia no será lo único que vas a perder hoy. — no busqué explicarme, dejé el mensaje abierto a toda interpretación habida: sería mejor así.


— Quiero pensar que no te metiste la bandera entre los pantalones. — gruñí, balanceándome exaltada para hallar el equilibrio y evitar caer: porque la última condición era hacerse del objeto que el contrincante escondía sin tocar el suelo, y eso me había llevado a perseguirle de un lado a otro saltando entre los objetos que se habían depositado sobre la arena... precipitándome cada vez que el enojo podía mucho más. Eso estuvo apunto de lanzarme de bruces al suelo en reiteradas oportunidades, pero no me detuvo: ¡ahora no solo quería ganar por Sakura, sino que también para humillarlo! Estaba loco si pensaba que lo dejaría llevarse la victoria, no había modo. — ¡Vuelve aquí! — aún así, no sabría determinar en donde estaban mis verdaderas prioridades: si en recuperar el objeto que necesitaba para obtener el éxito, o en demostrarle que tan ''divertida'' me tenía aquella manía de arruinar mis planes. — ¿Por qué estás haciendo esto? ¡Si lo que intentas es ofender a Sakura de modo indirecto, te voy a meter el zapato por el...! ¡No, no, quieto! — ¿cómo podía burlarse de mí en un momento así? Me mordí el labio inferior con fuerza, cruzando los brazos sobre el pecho al fingir que mi disgusto a la idea de perder finalmente se había apoderado de mí. Mi actuación permitió que adquiriera unos segundos de ventaja cuando salté sobre el alto cilindro en que esperaba burlón: pero por mi imaginación jamás pasó el usar mi chakra para estabilizarme tal y como el desgraciado lo hacía, como menos pensé que una sustancia viscosa me haría resbalar y trastabillar con mis propios pies... forzándome a perder el equilibrio sobre el borde. N-no puede ser. 





and in my dreams I always find
my way back to you.
avatar
Mensajes : 18183

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: when there's no light to break up the dark, i look at you ღ

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 10 de 14. Precedente  1 ... 6 ... 9, 10, 11, 12, 13, 14  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.