Últimos temas
Afiliados del Foro
Afiliados hermanos 0/5
Directorios y Recursos
Afiliados Elite 0/44

♡ I wandered in the darkness looking for something better, something real, and I found you.

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

♡ I wandered in the darkness looking for something better, something real, and I found you.

Mensaje por kingdomlightsshine el Sáb Sep 23, 2017 11:28 pm



IT IS NOT LOGIC, IT IS LOVE   
I want her forever, not just for tonight.   
She's not my equal, she's my better.  
















You can’t do it, can you? Your skin remembers me, and so does your heart.
You told them to forget, but they can’t. Remember me. Remember your first.
And I remember when I met him, it was so clear that he was the only one for me. We both knew it, right away. And as the years went on, things got more difficult – we were faced with more challenges. I begged him to stay. Try to remember what we had at the beginning. He was charismatic, magnetic, electric and everybody knew it. When he walked in every woman’s head turned, everyone stood up to talk to him. He was like this hybrid, this mix of a man who couldn’t contain himself. I always got the sense that he became torn between being a good person and missing out on all of the opportunities that life could offer a man as magnificent as him. And in that way, I understood him and I loved him.













A guy like you should wear a warning
You're dangerous, I'm loving it.
I'm addicted to you, don't you know that you're toxic?
Intoxicate me with your lovin', I think I'm ready now 


avatar
Mensajes : 1793

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ♡ I wandered in the darkness looking for something better, something real, and I found you.

Mensaje por kingdomlightsshine el Dom Sep 24, 2017 10:05 pm

La velada ya había caído sobre Nueva York haciendo que la ciudad realmente despertase, con sus infinitas luces, anuncios y ruidos. Esta noche mi turno seguía en Brooklyn en busca de la cuarta galería en mi lista, la del millennial que estaba reinando en redes sociales y con el público, Ashton Irwin. Al parecer, Ashton era un artista bastante reservado en temas mediáticos y no explicaba nada de su fotografía a la prensa amarillista, era tanto el misterio que a pesar de mi gran escrutinio no pude dar con una foto de él. Solamente con algunos datos básicos como sus veinte-y-algo años, su nacionalidad australiana y que prácticamente tomaba fotos desde adolescente. Sus fotografías tenían un rango interminable y la verdad es que su trabajo era impecable, mi tesis lograría ser un éxito si lo tenía de mi lado. Había conversado con uno de los organizadores de estas galerías abiertas que Ashton Irwin  hacía, ya que incluso había fila para entrar al evento. Mostré mi credencial a un hombre que estaba en la entrada y me dejó el paso libre finalmente al evento de arte más cotizado últimamente. Irwin Photography. En el recinto había literalmente gente de todo tipo, de todos los estilos e incluso de todas las edades. Todo el mundo parecía adorarlo, todos los presentes hablaban maravillas de él y de su talento, incluso muchas mujeres hablaban de cómo es que eran su musa personal o su Afrodita. Jesús. No pude evitar reír para mí misma ante las excentricidades de algunas personas. Mis tacones resonaron en el piso sin inmutar a la muchedumbre mientras me esmeraba en anotar mentalmente el recibimiento que Irwin tenía de la gente. Parecía ser un artista y fotógrafo completo y realizado, mucho para decir de alguien tan joven.

Entonces me dediqué a apreciar más sus fotografías que la respuesta de la gente, no podía negar que el tipo tenía un talento innato en capturar paisajes, gente, sentimientos, estaciones, tú escoge. Como había dicho, su rango parecía no terminar y a la par no dejaba de escuchar como compras de sus fotos se amontonaban dentro de la galería. Una chica vestida de algo que parecía un uniforme urbano me ofreció una copa de champaña con una sonrisa, a lo cual acepté encantada mientras seguía observando la fotografía de un paisaje otoñal con un pequeño zorzal asomándose. De un segundo a otro sentí una compañía a mi lado la cual no había previsto y en respuesta di un pequeño respingo por la sorpresa, parecía haber querido llamar mi atención así que sólo sonreí un poco apenada. La verdad es que no era lo mío dar con estos eventos, mi lado artístico estaba adormecido con lo mucho que esta ciudad tenía para ofrecer en el periodismo para alguien como yo. — ¿Qué es lo que sucede con este hombre que todo el mundo está a sus pies? — Pregunté al tipo que se me había acercado. Lucía bastante familiarizado con el tema del arte, fotografía y todo eso, así que opté por entablar una conversación con él para que me ayudase a no ahogarme. — Lo cierto es que estoy haciendo mi tesis, y creo que Ashton Irwin es mi boleto dorado, sólo que soy amateur en esto y tú te ves más experimentado ¿Por qué es tan exitoso? — Me expliqué y luego volví a hacer la misma pregunta. Mi mirada dio de nuevo con la fotografía, bien, realmente este tipo te hacía sentir algo y quizás gente más adentrada en el tema podrían tener mejor juicio que yo. — Oh, lo siento. Soy Nina Dobrev, futura periodista. — Agregué finalmente, volviéndome hacia él y ofreciéndole mi mano en forma de saludo.
avatar
Mensajes : 1793

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ♡ I wandered in the darkness looking for something better, something real, and I found you.

Mensaje por youmakemeglow el Mar Sep 26, 2017 12:32 am


ASHTON IRWIN.
Estaba seguro que a todos, en algún momento de nuestra vida nos llegaba aquél instante de excesiva inspiración, de increíble auto satisfacción y por supuesto, de gloria, y era justo como me sentía en aquél punto de mi vida, con la galería repleta de personas, todas presentes para admirar mi trabajo. Observé desde el segundo piso de la galería, mientras todos se desplazaban con encanto por los pasillos visualizando lo que con esfuerzo y pasión había plasmado. Mi padre me había regalado mi cámara fotográfica cuando tenía al menos unos doce años, una analógica kodak que fue mi mejor amiga hasta que comencé a conocer las cámaras digitales, dejando los negativos para muestras menos pulcras, aunque tenía mis debates, y la fotografía digital siempre sería un encanto para mí, incluso de mis favoritas. Al llegar a Nueva York, mi profesora de “Velocidad y obturación” me convenció de que sería grande y fuera de cualquier pretexto egocéntrico realmente agradezco su motivación, porque decidí seguir pasos más grandes, mientras muchos compañeros se encontraban en bodas de bajo presupuesto, bautizos, graduaciones y otros quizás tomando fotos en un parque porque lo único que les quedaba era el consuelo de tener una cámara capacidad. Modestia aparte, había decidido tomar el camino de la excelencia y entonces me había resultado todo un éxito. Cinco millones de seguidores en instagram, y con el valor aproximado de 5.000 dólares por una fotografía, una sola. Y seguiría escalando, de eso no podía quedarme la menor duda. Acomodé las solapas de mi traje mientras descendía escaleras abajo para mezclarme entre la muchedumbre y así poder saludar a los conocidos.

Rechacé una copa de champagne cuando la mesera me la ofreció, indicándole que la necesitaría para un brindis que se realizaría después, por ahora me interesaba encontrarme sobrio. Me moví hasta la última exposición, con el espacio un poco más vacío que el resto de la galería. Mi mirado no pudo evitar fijarme en aquella cabellera castaña que caía a cascadas por la espalda de aquella morena, un vestido elegante y discreto bordeaba sus curvas, sus piernas largas me hicieron descender y posterior ascender con la mirada mientras mis pies se movían como si vida propia tuviesen y me posicioné a un lado de ella, como un espectador más consiguiendo de su femenino cuerpo un sobresalto. Pasé el dorso de mi mano por mis labios evitando una risa y elevé mis cejas cuando escuché aquella dulce voz pronunciar dichas palabras.— Instagram, he llegado a pensar que todo se debe a instagram. Aunque hay que admitirlo, su trabajo es impecable —Proseguí con una voz profesional y firme, como si realmente estuviésemos hablando de otro tipo y no precisamente de mí.

No iba a negar después de todo que me resultaba hasta gracioso el hecho de que ella no supiese quién era yo. Pero era agradable escucharla, ladeé con mi cabeza en su dirección y finalmente observé su rostro, aquel par de ojos chocolate ahora observaban otra de las obras y una nueva respuesta se afloraba en mi cabeza.— Pues verás, creo que capta lo que todos deseamos ver, capta una esencia de lo que en tu cabeza transcurre pero no sucede en la vida real ¿Me explico? —Indiqué señalando entonces uno de la fotografías de los andenes del tren, donde una pareja compartía un beso y el tres pasaba tras ellos a toda velocidad.— Muchas veces quizás has besado a alguien en el metro, pero ¿Quién lo capta como un momento sublime? —Proseguí. De todas maneras me resultaba increíblemente interesante que una estudiante estuviese interesada en mis obras y más para su tesis ¿Su boleto dorado? Venga, eso sonaba aún mejor, iba a estar mi nombre escrito en una tesis de periodismo, mas documentación, más historia. Escuché su nombre y con una sonrisa estreché mi mano con ella.— Ashton Irwin, el hombre que todo el mundo tiene a sus pies. Es un placer, Nina —Respondí apretando su mano suavemente y dedicándole una amplia y socarrona sonrisa, vamos, era divertido y lo estaba disfrutando. 
avatar
Mensajes : 3216

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ♡ I wandered in the darkness looking for something better, something real, and I found you.

Mensaje por kingdomlightsshine el Sáb Sep 30, 2017 4:58 pm


Escuché atenta al peliclaro explicarme una de las razones del rápido ascenso que estaba teniendo el fotógrafo que nos convocaba, y asentí finalmente ya que sabía que no se trataba solo de aquella plataforma virtual. La gente no seguía por seguir en redes sociales… al menos no en su mayoría. Quizás no era una completa experta en el tema, pero sabía que Ashton Irwin tenía talento, y lastimosamente se había encontrado en el camino de esta ambiciosa estudiante. No pude evitar esbozar una sonrisa ante sus siguientes dichos ¿acaso todos dentro de esta galería tendrían esa apreciación ante el arte y yo era un pez fuera del agua? — Es una buena forma de mirarlo. — Comenté, volviendo mi mirada hacia el misterioso hombre. No obstante, mi semblante neutral cambió de un momento a otro cuando mi compañía finalmente reveló su identidad. Agradecí no haber tomado un sorbo del champán que tenía en mis manos porque fácilmente podría haberlo escupido encima de quién sería mi supuesto donador de conocimientos para la prueba más difícil durante toda mi vida universitaria. Y eso no sería un buen comienzo, para nada. — ¿Tú eres… — Pregunté, aún igual de confundida. Observándolo esta vez de pies a cabeza; lo cual me hizo entender por qué tantas mujeres dentro del establecimiento decían ser su musa o cualquier cosa por el estilo ¿Acaso yo estaba siendo prejuiciosa por imaginarme a un fotógrafo joven y exitoso de otra forma? ¿Bajito y casi calvo? Al parecer sí, porque Ashton Irwin había destronado la cara que existía en mi mente de él. — Ashton Irwin. — Continué finalmente saboreando su nombre, sin saber si me sentía avergonzada o suertuda al haber podido tener una conversación tan fácilmente con él, ya saben, para poder persuadirlo de ayudarme en mi tesis. — Debo ser la única persona aquí dentro que no sabe cómo luces, lo lamento tanto. — Me disculpé, percatándome de que mi mano seguía sosteniendo la suya por error y obviamente soltándola en el momento.

Estaba segura que este escenario era lo más alejado que podía haber pasado a lo que tenía planeado en mi mente. Porque sí, incluso había ensayado nuestros diálogos y todo hubiera sido miel sobre hojuelas. No obstante, ahora quizás él pensaba que era una torpe muchacha que estaba aquí casi por accidente ¡Ashton Irwin debía saber que era una estudiante sobresaliente y esforzada! Y en ese momento, tuve que acercar la copa de cristal a mis labios en busca de un poco de champán. — Al parecer ya sabes que estoy aquí con segundas intenciones, pero realmente esa no era la forma en que quería pedírtelo. — Comencé a explicarme, justificando lo que acababa de suceder. — Supuestamente debía explicarte toda la investigación que estoy haciendo y quedarías encantado… Y luego hubieras aceptado. — Finalicé, haciendo una mueca con mi nariz. Si había arruinado todo al menos debía causarle un poco de simpatía al tipo, ya que no parecía una mala persona. Sí, lucía artístico y experimentado en el espectro, pero no era un total idiota lleno de sí mismo como también lo había predicho. Ya lo sé, sí había sido bastante prejuiciosa. Antes de que pudiese hacer otra intervención entre nosotros, un tipo se le acercó y dijo en voz alta: — Ashton, al parecer tengo que recordarte que en cinco debes ir a hablar. — Y luego se marchó. Con esa frase pude ver mi perfecta tesis irse de mí como agua entre mis dedos ¿Acaso debía conformarme con algún otro arista millennial mediocre? ¿Por qué simplemente no podía conformarme y debía ir siempre por el pez gordo? Estaba ahogándome en un vaso de agua ¡frente a Ashton Irwin! No obstante, no podía dejarlo ir tan fácil. — Sé que estás ocupado, te he estado estudiando hace varias semanas, ya que esto no es algo a la ligera. Confío y creo en tu talento para ser parte de la prueba más importante que he tenido. Me gusta sobresalir y creo que eres perfecto para eso. — Bien, ya no tenía nada más para dar. — Así que si estás interesado… debes saber que eres mi primera opción. — Finalicé.



outfit:
avatar
Mensajes : 1793

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ♡ I wandered in the darkness looking for something better, something real, and I found you.

Mensaje por youmakemeglow el Sáb Dic 02, 2017 9:41 pm


ASTHON IRWIN.
Quizás había sonado demasiado exagerado, un poco, tal vez, pero fue inevitable, y estaba esforzándome por no creer que sólo quería impresionar a la morena frente a mí, porque vamos un buen ojo de artista salía a relucir donde fuese y era exactamente lo que estaba sucediendo en aquél momento. Embocé una sonrisa en su dirección justo cuando la sorpresa se dibujó en su rostro, sus labios entreabiertos pronunciando mi nombre, sus mejillas coloradas ante la sorpresa, era atractiva, sí, y más cuando aquella manifestación de sonrojo cubría todo su rostro. Humedecí mis labios porque mi nombre en sus labios sonaba demasiado provocativo para mi gusto. Sonreí.— Ese mismo soy yo —Respondí aun sonriente negando con mi cabeza antes sus siguientes disculpas, reí por lo bajo.— Oh no, nada de eso, más bien me siento halagado. Muchas personas realmente lucen y actúan como acosadores —Inquirí con gracia observando una vez más aquél rostro de musa, musa, repetí en mi cabeza. Ella no parecía del todo nerviosa, de hecho su cuerpo tomó una postura erguida, en busca de seguridad y tuve la total libertad de seguir sus movimientos con una melodía en mi cabeza. Embocé una sonrisa en su dirección una vez más para hacer un simple mohín divertido con mis labios.— ¿Y cómo esperabas pedírmelo? —Pregunté elevando mis cejas, porque sí, ya había escuchado de sus intenciones, sabía que su tesis trataba sobre mí, lo cual me hacía sentir por supuesto bastante halagado.— Antes que sigas, es un honor para mí ser tu musa —Inquirí con cierta sorna interrumpiéndola por una fracción de segundos y haciéndole un ademán con mi mano para que posteriormente prosiguiera.— Aun estás a tiempo de dejarme encantando. Nina —Repetí su nombre en mi cerebro con la intención de que el mismo no se me olvidase y le dediqué una amplia sonrisa posterior a ello. 

Escuché la voz de Dylan detrás de mí haciéndome girar mi torso ligeramente y asintiendo con mi cabeza en señal de comprensión. El tiempo, que quizás había sido mínimo se había ido por completo entre mis dedos haciéndome olvidar aquél discurso que debía lanzar en tan sólo minutos. Gracias a todos por asistir. Era la única frase que recordaba. Suspiré pasando una mano por mi cabello y regresando mi mirada a la morena, mostrándome más interesado de lo que antes me había mostrado por algo, no me juzguen, ella era guapa, guapísima de hecho y mi instinto más carnal no podía dejar de indicarme que no podía ser presa perdida. La chica era algo diferente a mi target y era exactamente aquello lo que me mantenía de pie escuchándola hablar sobre sus propósitos y su decisión de tomarme a mí como modelo de tesis, su tema principal o algo así llegué a entender.— Bueno, como te he dicho, no podría estar más halagado —Repetí con una sonrisa de medio lado y escuché una vez más como Dylan volvía a llamarme, puse mis ojos en blanco y observé de regreso a la morena.— Hagamos algo. Iré a dar mi discurso y cuando termine ¡Seré todo tuyo! Puedes hacerme las preguntas que desees ¿Bien? —Le dije sonriéndole de medio lado y elevé mi dedo índice recordando algo.— Ten, es mi tarjeta con mi número, si todo se complica llámame, estaré disponible para ti. —Guiñé mi ojo y dejé en sus manos la tarjeta apretando con suavidad el dorso de la misma. 

Con una sonrisa de despedida me di media vuelta y abandoné la estancia, seguro de que sería rápido. Pero mis deseos de un discurso fugaz se vieron trucados ante el hecho de una serie de periodistas alrededor de mí, porque estaba hablando de lo agradecido que estaba de la presencia de todos y posterior sólo podía escuchar preguntas, así que me centré en ello, porque bajo el ojo de Dylan y sus técnicas de publicidad, cada entrevista valía oro. Tras mi última respuesta salí de la muchedumbre y como una especie de orden todos volvieron a su centro, a sus concentraciones e intereses mientras yo me movía por la galería en busca de una caballera oscura.— Dyl ¿Has visto a la morena con que hablaba hace rato? —Pregunté buscando con la mirada a Nina, sin rastro de ella ¿Se había ido? Me pregunté. 
avatar
Mensajes : 3216

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ♡ I wandered in the darkness looking for something better, something real, and I found you.

Mensaje por kingdomlightsshine el Jue Ene 04, 2018 11:00 pm


NINA DOBREV.
Faltaban diez minutos para que el reloj marcase las diez de la mañana. Me encontraba fuera de la cafetería donde habíamos acordado quedar para tomar desayuno Ashton Irwin y yo (y sí, aún no acostumbraba a llamarlo sólo por su nombre a secas). Intercambiar números con el castaño claro fue una hazaña un tanto más fácil de lo que había imaginado, también acordar una cita de “negocios” un par de días después de nuestro primer encuentro en su exhibición de fotografías. No podía obviar el hecho de que me encontraba un tanto nerviosa, sabía que era una talentosa estudiante y no dudaba nunca de mis capacidades, nunca había sido del tipo insegura. No obstante, también sabía que Ashton Irwin era un peso pesado en la actualidad, que seguramente tendría sólo esta oportunidad con él, la cual había sido un golpe de suerte,  y no podía descifrar con exactitud la personalidad de este hombre por muy amable que pareciera la otra noche. Acomodé una última vez mi blusa de aquel atuendo que me costó tanto trabajo escoger, porque sí, quería que Ashton Irwin tuviese una buena primera impresión de mí en todo. No obstante, luego me recordé que no estaba yendo a una cita y dejé de quemarme la cabeza con que tacones combinarían con mi bolso. 

Finalmente, me adentré a la cafetería que habíamos escogido y decidí esperarlo sentada en una mesa para dos que me guió el anfitrión de la misma. Le agradecí para avisarle que estaba en espera de alguien y que por ahora no ordenaría nada. Tomé una amplia respiración y decidí que mi nervios no iban a jugarme en contra, no todo podía ser tan terrible, tenía esta política de no chismosear mis proyectos para que así resultasen y mi cita (de negocios) con Ashton Irwin era un secreto que hasta ahora solo compartía conmigo. Si todo se iba al carajo, nadie sabría que tenía al más exitoso fotógrafo a mi merced y lo había dejado marchar.

Un minuto para las diez. La puerta de roble y vidrio se abrió nuevamente dejando a mi vista al ahora-bastante-reconocible fotógrafo y esbocé una sonrisa para luego levantar una de mis manos mostrándole mi ubicación. Tienes todo bajo control Nina, me aseguré mentalmente para finalmente creer que iba a ganarme la aprobación del reconocido hombre. Me levanté de mi asiento cuando el castaño se me unió y extendí mi mano hacia él en forma de saludo aún con las comisuras de mis labios elevadas. — Ashton, buenos días. Qué gusto que vinieras. — Me felicité por abstenerme a aquel molesto hábito que había hecho de nombrarlo por nombre y apellido, segundos después ambos nos sentamos frente a frente. — Estaba esperándote para ordenar. — Agregué, ya que el mesero había llegado segundos después de Ashton Irwin y nos tendió una carta a cada uno. Terminé ordenando granola con yogurt y un jugo natural, y dicho esto el mesero nos dejó nuevamente a solas. Bien, esto no debería ser tan complicado. Espero no robar más de lo necesario de tu tiempo, te prometo que sólo te molestaré cuando sea realmente inevitable. — Mi última frase fue con una denotación más divertida y una pequeña sonrisa de la misma índole se esbozó en mis labios. — Hoy solamente quiero preguntarte cosas personales, dentro de lo posible, para así hacerme un perfil acerca de ti. — Agregué, intentando hacer sonar todo esto como si no fuese una especie de carga molesta para él. Sí, sabía que estaba exagerando pero realmente quería agradarle al tipo.

Tomé mi celular y busqué algunas preguntas que había escogido para comenzar con él. Como sus orígenes, su edad, qué lo motivó a compartir su trabajo en redes sociales, como lidiaba con el éxito, ustedes comprenderán. Mi memoria era bastante buena, así que no necesité escribir sus respuestas y así se nos dio una conversación más o menos normal mientras lo alternábamos con nuestro desayuno. Hasta que leí una de las últimas sin siquiera pensarlo. — ¿Tienes pareja? — Me quedé en silencio unos segundos mientras mi cerebro hacía sinapsis por lo que acababa de preguntar. Volví a leer la pregunta en la pantalla de mi celular y fruncí el entrecejo con confusión ¿realmente la había escrito? Quizá no sonaba tan invasiva en mi cabeza cuando pensé en escogerla. — Es decir… — Comencé, intentando buscar una rápida explicación a eso. — Sirve saber si tienes a alguien a tu lado que te inspire a ciertas cosas. O por el contrario que seas más solitario. — Bien, esa era una excusa cierta y que además había formulado en tiempo record. Tal vez la había puesto ahí por todas las mujeres que parecían encantadas no con el fotógrafo solamente, sino que con el hombre tras el fotógrafo. Debía tener su encanto ¿no es así?
avatar
Mensajes : 1793

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ♡ I wandered in the darkness looking for something better, something real, and I found you.

Mensaje por youmakemeglow el Dom Ene 07, 2018 12:38 am


ASHTON IRWIN.
Tenía que mirar aquél encuentro con la morena desde varios puntos de vistas, todos a mi favor, claro, porque así no terminase llevándola conmigo a algún hotel terminaría por lo menos recibiendo un poco de publicidad con su famosa tesis. Algo estaría ganando ¿no? Acomodé el cuello de mi camisa antes de deslizar mi chaqueta y darme una última mirada en el espejo peinando con mis dedos mi desordenado cabello. La cosa era bastante sencilla, de todas maneras no estaba haciendo aquello por la amplia intención de recibir algo a cambio, pero si con ello venía incluido, venga que no me iba a quejar. La morena era bastante atractiva, de buen porte, risueña, de curvas preciosas, una cabellera larga y aquél bendito color de piel ligeramente bronceado; Dichosos los ojos, sinceramente. Y si no resultaba así, como había dicho, la publicidad sería útil. Me aproximé hasta la mesita de noche al lado de mi cama y abrí el tercer cajón en busca de aquél paquete de plástico que contenía los siempre útiles preservativos. Si mujer prevenida valía por dos, hombre precavido valía por toda la vida. De eso no quedaba ni la menor duda. Tras guardarlo en el bolsillo delantero de mi pantalón salí de la habitación comprobando celular, llaves, billetera, preservativos. Nada faltaba.— ¿Es guapa la chica? —Preguntó Josh, mi mejor amigo, mientras deslizaba la puerta corrediza que daba a la terraza del penthouse, donde algunas modelos posaban para el lente de Chris Wolf, fotógrafo amigo. Embocé una sonrisa en dirección a Josh mientras caminaba en dirección a la puerta.— Sí, lo es —Anuncié sonriente posando mi mano en el pomo de la puerta para abandonar la estancia.— Sí, se nota. Llevas paquetes —Anunció señalando mi bolsillo y noté que se marcaba ligeramente, soltando una risa ligera saqué los mismos del bolsillo delantero y pasándolos al espacio entre mi billetera.— Lo que sea. Nos vemos ahora ¡Que dejen todo como lo encontraron! —Exclamé ya fuera del departamento caminando rumbo al elevador.

Iba puntual y podía decir que aquello no era una cualidad que se me atribuía, era absurdamente impuntual de hecho, pero algo tenía aquella morena que me motivaba al encuentro. No actuaría como un niñato de quince años, pero aquella chica era inteligente, perspicaz y elocuente, me distraía más de lo normal y resultaba incluso inquietante. Así que mientras deslizaba el deportivo por las transitadas calles de la ciudad me mentalizaba de aquél encuentro, si era sincero no sabía que esperar del mismo. Aparqué a las afueras del local y posterior a ello me deslicé fuera del auto para dirigirme en dirección a la entrada del local. Mis ojos divisaron en primer lugar cuando atravesé la puerta de vidrio a la morena de larga cabellera. Embocé una sonrisa en su dirección mientras comenzaba a aproximarme a su encuentro. Era increíble lo hermosa e impecable que lucía ¿Podía existir tanta perfección junta? Que injusto, de todas maneras. Estreché mi mano con ella.— ¿Llegué a tiempo? Suelo ser impuntual —Anuncié con una sonrisa ladina, sí, darle un poco de exclusividad y hacérselo saber no estaba mal.— El gusto es mío, Nina —Su nombre jamás se iba a borrar de mi memoria, sinceramente. Me senté frente a ella y asentí con mi cabeza observando al mesero que se aproximaba con las cartas. Después de darle una breve vista regresé mi atención al camarero, yo si pediría mis tostadas y bacon, la granola no era para mí. Dirigí mi mirada a la diosa Venus frente a mí.— Mi día está reservado enteramente para ti, Nina. Así que no tengas prisa —Inquirí mientras elevaba mis labios en una suave sonrisa y encontraba sus ojos para observarla con cautela. Vamos, no podía ser tan hermosa porque sí. Humedecí mis labios con la punta de mi lengua.— No respondo preguntas acerca de mi pasado oscuro —Anuncié elevando mis cejas y esperando su reacción. Cuando la obtuve reí por lo bajo negando con mi cabeza.— Sólo bromeo. No tengo pasado oscuro —Finalicé.

Ella se veía increíblemente profesional en aquél momento, observando su celular, moviendo su muñeca, pensativa, analítica. Interesante. Su pregunta me dejó con ligera sorpresa y negué con mi cabeza a continuación, incluso antes de reír por su aclaratoria.— Tranquila. No es algo que me moleste. Para aclarar, puedes hacer las preguntas que desees, las responderé —Le dije embozando una amplia sonrisa y apoyando ligeramente mis brazos de la mesa.— Respondiendo: No, no tengo pareja. Pero no porque no tenga una pareja, quiere decir que no encuentre inspiración en algún interés amoroso ¿Entiendes a lo que me refiero? —Pregunté enarcando mis cejas y dirigiéndome fijamente a aquél par de iris color chocolate. Ella aún se encontraba ligeramente avergonzada y sus mejillas estaban teñidas de un precioso rosado. Soslayé la siguiente sonrisa, porque estaba dejando en evidencia mi fascinación por aquella fémina.— Sin embargo, es importante que sepas que a veces uso otras parejas para inspirarme, por ejemplo: Sentarme contigo para que me cuentes tu historia de amor, la más triste o la más feliz. De ahí encontraré un factor y lo tomaré para plasmarlo en imágenes. —Expliqué apoyando mi espalda ligeramente del respaldar de la silla observando una vez más sus ojos.— Se trata de interés. O al menos así lo veo yo —Y no mentía, la inspiración era algo que la gente tomaba algo con algún tipo de “amor” ¿Qué quería decir con aquello? Que para el resto de las personas, si algo te inspiraba, tu querías dar un paso más con ese algo ¿Tan difícil era entender que las inspiraciones eran siempre constantes y a veces siquiera… repetitivas? El arte era complejo de explicar. 
avatar
Mensajes : 3216

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ♡ I wandered in the darkness looking for something better, something real, and I found you.

Mensaje por kingdomlightsshine el Lun Ene 08, 2018 7:02 pm


Por lo que podía sacar en conclusión con respecto al encuentro que Ashton y yo habíamos programado en función a mi trabajo acerca de él, se podría decir fácilmente que el castaño era un total libro abierto. Claro, él demostraba sin tapujos que era un hombre seguro de sí mismo, sabiéndose talentoso, con personalidad burbujeante y sin modestia falsa al admitir lo exitoso que era y, más aún, lo exitoso que sería. No obstante, yo sabía mejor que eso. Era observadora ¿sabían? Y también tenía en mi conocimiento que no le podía pedir demasiado porque prácticamente no era mucho lo que nos conocíamos, sin embargo, no podía evitar preguntarme si es que acaso esa faceta era realmente él o era únicamente su personaje mediático que encasillaba a aquel exitoso veinteañero. Él era atractivo y atrayente, si eso no era obvio. No podía negar que algunas de sus intervenciones hacían mandar un sutil calor al tope de mis mejillas, él sabía cómo jugar cada una de sus cartas y, más aún, como deslizar en ti ese desplante que estaba segura y era el causante de que varias féminas suspiraran por él. Como pude comprobarlo en la noche de su galería. Pero volviendo al asunto. Lo miré con una incredulidad divertida, porque se me hacía un poco complicado creer que él estuviese efectivamente soltero. — ¿Interés? — Repetí como interrogante, dejando tanto mi celular de lado como el desayuno a medio finalizar. Mis codos se apoyaron sobre la mesa y apoyé mi mentón sobre el dorso de mis manos unidas, claramente estaba interesada. — Lo siento, es un poco difícil hacerse la idea de que no tengas a alguien. Digo, sólo estoy hablando por lo que oí en tu galería. — Me expliqué, observándolo fijamente. Sabía que estábamos yéndonos un poco fuera del espectro el cual yo debía seguir para continuar con mi tesis, pero honestamente debía hondar un poco más para entender la profundidad del hombre frente a mí.

Tienes un claro efecto sobre las mujeres. Muchas de ellas se hacían llamar tu “única musa y las demás no importan”. — Hice comillas imaginarias con mis dedos y solté una suave carcajada al recordar aquel incidente. Finalmente, volví a incorporarme normalmente y me encogí de hombros resignada. — Tendré que suponer que eso no era totalmente cierto, a no ser que tengas un harém escondido. — Eso lo dije con una clara denotación guiñolesca, enarcando una de mis cejas de forma divertida. Sacudí mi cabeza después de volver a reír con suavidad y le aseguré que simplemente estaba bromeando. No obstante, podía notar que la coraza que él me estaba mostrando poco a poco se desvanecía ¿No dije que era observadora? De la manera en que Ashton Irwin hablaba acerca del amor y la inspiración que nacía de ello, me hacía entender que claramente él no estaba interesado en experimentarlo. Y como tenía un gran y devoto público femenino, solamente podía sacar una conclusión: él no le pertenecía a una mujer, le pertenecía a todas. Sonreí instintivamente porque finalmente podía leerlo a ciencia cierta y no al rostro que daba a los medios que tenían la suerte de hablar con él. — ¿No crees que eso es un poco triste? — Pregunté, nuevamente saliéndome por completo del diálogo que tenía planeado para compartir con mi acompañante. Pero a estas alturas ya no importaba, sabía que todo lo estaba haciendo por un bien mayor. — Es decir, yo podría contarte mil y un historias acerca de algún amor perdido y tú podrías convertir algo hermoso de eso. Pero no es tu historia… no es tu dolor, ni tu felicidad. Es ajeno. — Continué.

Esbocé una sonrisa con un poco de deje ganador, porque podía notar que el castaño claro se estaba interesando en mí y eso era lo único que quería lograr. Que él notara que no era una estudiante mediocre y accediera por completo en entregarme su confianza para así hacer la mejor investigación de toda mi carrera. — No digo que estés mal, porque el universo sabe lo talentoso que eres. Pero supongo que debe ser un poco solitario tu método. — Mi mirada no se desconectó de la suya en ningún momento hasta un par de segundos después de terminar mi frase. Donde hice una pequeña pausa y esta misma recorrió la mesada, su postura y volvió a él. No me culpaba, Ashton Irwin seguía siendo un hombre bastante potente. — Sin embargo, una vez que lo encuentres valdrá totalmente la pena ¿No crees? Sólo imagina todo lo que podrías lograr. — Ahora elevé las comisuras de mis labios nuevamente hacia él y posteriormente me encogí de hombros un poco resignada. — O tal vez yo solamente soy una romántica sin causa. — Dicho esto, solté una pequeña carcajada. Por inercia, observé mi celular que ahora descansaba sobre la mesada sin ningún tipo de utilidad aparente para así ver la hora. Tal vez había sido suficiente por hoy. — Esto ha sido genial y te lo agradezco profundamente, pero creo tener lo necesario por ahora. No quiero retenerte aún más. — Le comenté con un tono neutral.
avatar
Mensajes : 1793

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ♡ I wandered in the darkness looking for something better, something real, and I found you.

Mensaje por youmakemeglow el Miér Ene 10, 2018 6:22 pm


ASHTON IRWIN.  
La gracia y seguridad que la morena desprendía era precisamente lo que me tenía concentrado observando su rostro de diosa Venus. Humedecí mis labios con la punta de mi lengua concentrado en sus movimientos y asintiendo con mi cabeza lentamente cuando ella repitió una parte de mi respuesta. Interés, sí, la inspiración siempre iba de la mano con el interés. Oh, y verla sorprendida por el hecho de que yo no tuviese a ninguna fémina rodeándome era una sensación ligera de satisfacción, embocé una sonrisa genuina y ladeé con mi cabeza en su dirección.— ¿Por qué se te hace tan difícil creerlo? ¿Acaso es muy obvio que debería estar acompañado y viviendo un amor a todo dar? —Pregunté en cuestión con un tono de voz suave, sin sonar para nada antipático, todo lo contrario, quería ser lo más amigable posible, aunque mi ceño se frunciera debes en cuando. Las personas mayormente se basaban en prejuicios, esperaba que la morena no fuese una de ellas. Fijé mi vista en sus ojos chocolate una vez más. Un claro efecto sobre las mujeres ¿Lo tendría sobre ella? No era una pregunta que le haría directamente, pero esperaría ansioso la oportunidad para indagar más sobre aquello que ella pretendía insinuarme, porque ¿Me estaba insinuando algo? Aquella morena era difícil de descifrar y en parte era algo que me desesperaba un poco, estaba acostumbrado la mayoría del tiempo a relacionarme con mujeres que eran demasiado predecibles y fáciles de leer, le gustaban las mismas banalidades, una tras otra, eran como el estereotipo escogido. Quizás ella era diferente porque no había llegado a mí con la misma intención ¿Cuál era su intención? Embocé una sonrisa en respuesta a sus palabras.

No tengo ningún harén de mujeres, puedo asegurarte eso. No aun —Contesté risueño, observando sus ojos y transmitiéndole algún tipo de fuego, suspiré levemente mientras juntaba mis manos sobre la mesa y la observaba una vez más, podía quedarme toda la tarde mirándole y no quejarme al respecto.— La cosa es que, no porque encuentre en una mujer una musa, busque en ella algo más ¿Entiendes mi punto? Las mujeres son hermosas, diversas, diferentes, y busco el fuerte en cada una de ellas. El interés amoroso es otro tema. —Continué aclarando ese punto ¿Acaso creían los demás que me acostaba con cada mujer que consideraba mi musa? Bien, si admitía que la lista de mujeres que había pasado por mi cama era larga, no tan extensa como el mundo exterior creía, pero si pasaba de cinco, aunque estaba seguro que podía contarlas con mis dedos de las manos. Sin embargo ya lo había comentado antes y era que este mundo se movía extremadamente por los prejuicios. Negué con mi cabeza levemente.— No es para nada triste ¿Qué tiene de malo hacer arte del amor del resto? No sólo yo tendría derecho a enamorarme. Es como cuando vez una película de amor, y quedas con esa sensación de satisfacción y fantasía, como si eso te inspirara a salir mañana a allá afuera y conocer al amor de tu vida. Algo así sucede, sólo que yo lo capto en imágenes —Contesté con una sonrisa en mi rostro elevando mis cejas ante aquella explicación que le había otorgado, me parecía que la morena debía abrir un poco su mente y yo podía ayudarla con aquello.

Un momento ¿De algo me estaba perdiendo? ¿Había alguna flecha que estaba ignorando? No sabía si era por el ligero rubor que no estaba seguro si ella se había percatado y que adornaba sus mejillas o su risa que de pronto pasaba de ser profesional a una más tímida; Estaba seguro que ella no estaba al tanto y era adorable, pero, en base a su dialogo ¿Me intentaba decir algo? Qué suerte que venía preparado. Humedecí mis labios con a punta de mi lengua.— No quiero decir que no esté abierto a la posibilidad de un encuentro que genere en mí la inspiración para una nueva musa —Añadí elevando mis cejas.— O que porque me encuentre solitario, no esté enamorado o ilusionado. Señorita Dobrev —Continué. Escucharla generó en mi cierto escalofríos y moví las comisuras de mis labios en una sonrisa.— Oh, de eso si estoy consciente. Al encontrarla será mágico, probablemente el mejor trabajo de mi vida —Sentencié con una sonrisa de triunfo, buscando una vez más de descifrar a través de aquellos ojos oscuros la respuesta a la mayor pregunta en mi cabeza. Reí levemente fascinado de su carcajada.— Los románticos sin causa son mi inspiración también —Inquirí, seguro de mis palabras y buscando por primera vez en aquella noche intimidarla tan siquiera un poco. Sin embargo me quedé en silencio y la observé frunciendo el ceño, oh no, no huiría de mí tan fácil aquella mañana, no cuando tenía aquél paquete dorado esperando en mi bolsillo.— ¿Tan pronto? —Pregunté con cierta decepción y negué con mi cabeza.— No puedes irte sin contestarme ¿Qué te ha inspirado todo esto? Quiero decir, tu tesis, aparte de mí, claro —Añadí con cierta sorna y fingido egocentrismo, reí levemente indicándole que bromeaba.— Tu trabajo me agrada y ciertamente… me inspiras ¿Qué quieres lograr, señorita Dobrev? —Pregunté mientras elevaba mi mano para llamar al mesonero, indicándole que se llevase los platos vacíos y pidiendo así mismo algo de postre. 
avatar
Mensajes : 3216

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ♡ I wandered in the darkness looking for something better, something real, and I found you.

Mensaje por kingdomlightsshine el Vie Ene 12, 2018 8:29 pm


Por supuesto, debía haberlo previsto desde antes, el hombre con el que estaba lidiando tenía una respuesta para todo. Y no podía evitar pensar que era un desafío que me gustaría tomar, lo cierto es que cualquier persona capaz de retarme intelectualmente era algo grato de presenciar en cualquier situación y Ashton Irwin no se había quedado atrás en aquello, como tampoco en hacerle frente a todas las expectativas que tenía para él haciendo una tesis acerca de su trabajo y persona. Estaba satisfecha con mi elección, como también estaba sorprendida con lo agradable que era, cualquier otra persona pensaría que el muchacho tendría aires elevados cual Andy Warhol, ya que era muy fácil convertirse en una persona déspota al ser exitoso y reconocido en algo. Ashton hasta ahora mostraba ser diferente. Y en lo que estábamos… esbocé una sonrisa divertida y un tanto incrédula para preguntar: — ¿Yo te inspiro? — Pregunté con las mismas tonalidades en mis palabras. Y negué con mi cabeza. — Sólo soy una estudiante intentando obtener su título, señor Irwin. — Respondí aún con diversión… y mentiras. Y algo me decía que Ashton lograba captarlo en mis dichos, no debía sorprenderme si su arte se basaba en ser más observador que el resto, yo volví a sonreír porque de alguna manera era fácil hablar y agradable hablar con él, e incluso me veía en la situación de no querer marcharme todavía. — Está bien, puedo contarte más de mí sólo en Central Park. Definitivamente no quiero seguir encerrada aquí. — Le dije enarcando una de mis cejas mientras proponía mi plan. Entonces llamé al mozo para que luego de pagar la cuenta nos fuésemos al parque, que claramente estaba cercano a las afueras del restaurant.
 
Entonces nos encaminamos al destino que propuse, el día estaba soleado y agradable, había gente trotando, niños jugando, abuelitos dando de comer a aves e infinidades más que verías en un día común y corriente en Central Park. — Es un poco cliché tomar fotografías aquí ¿no? — Le pregunté viendo el contexto mientras caminábamos lado a lado. Cliché o no, seguía siendo un lugar bastante llamativo y bello. — De todas formas, los clásicos nunca pasan de moda. — Agregué esbozando una sonrisa. Pero bien, sabía que le había dicho que le contaría un algo de mí con la condición de movernos de aquel lugar, y aunque lo alargase tampoco quería que pensase que era una mentirosa. Solté un suspiro, esta vez deteniéndome en mi lugar y ordenando las palabras que iba a decir, porque bueno, usualmente era mucho más reservada que esto y podrías apostar que nunca le compartía mi vida privada a cualquiera, pero como había dicho, era fácil hablar con Ashton. Y sentía aquel peso moral de que yo estuviese acosándolo cual buitre preguntando hasta el último detalle de su vida y él no tuviese nada más que mi apellido en su conocimiento. — Bien Ashton, creo que sospechas que quiero lograr más que tener mi título. — Comencé, con un tono esta vez más cercano. — Quiero demostrar que puedo valerme por mí misma ¿sabes? — Dicho esto, volví con mi caminata esperando que él me siguiese el paso nuevamente. — Quiero demostrar que soy capaz y no necesito la ayuda de nadie para construir una carrera… especialmente de mis padres. — Agregué, porque eso era toda la verdad. No tenía interés en el negocio familiar, como tampoco había estudiado algo relacionado con eso para que luego mi padre me nombrase CEO de alguna sede en alguna ciudad del país y todos pensasen que era la pequeña princesa malcriada que había nacido con un puesto alto asegurado en la compañía. Yo sabía que podía hacerme un nombre por mí misma sin caer en el imperio que mi familia había creado.

Ahora, no es que fuese malagradecida o no estuviese orgullosa de todo lo que habían construido, pero ese simplemente no era mi destino. — Quizás por eso siempre saqué buenas calificaciones y busqué por todo New York al artista más cotizado del momento. — Esto lo agregué con un poco más de diversión en mis palabras y miré de soslayo a mi acompañante. — Pero realmente me apasiona mi carrera, me encanta investigar, escribir y reportear. — Hice una pequeña pausa y recordé mis palabras anteriores, donde le reclamaba que las sensaciones que él capturaba eran meramente ajenas. Y en mi trabajo era prácticamente igual. Aguanté una pequeña carcajada ante ese pensamiento, pero no quise comunicárselo porque, bueno, no iba a dejarlo ganar ¿no es así? Miré el lago contiguo a nosotros por unos segundos, sintiéndome un poco… extraña por haber compartido algo tan personal con alguien que venía recién conociendo, como dije, era bastante más reservada que eso. Al menos Ashton no parecía alguna especie de caza recompensas de quién me debería cuidar. — Ahora, yo realmente debo marcharme. — Comenté, llevando mi atención al castaño nuevamente. — En serio, no tienes idea cuánto te agradezco todo esto. — Continué, tomando una de sus manos con la mía en forma de despedida. — Y seguiré en contacto contigo, cuando tengas tiempo podrías mostrarme tu perspectiva de la fotografía. — Finalicé, esbozándole una sonrisa y soltando esta vez su mano.
avatar
Mensajes : 1793

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ♡ I wandered in the darkness looking for something better, something real, and I found you.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.