Últimos temas
» ¡Son vacaciones!
Hoy a las 11:25 am por blvssm

» ¿rol?
Hoy a las 11:22 am por blvssm

» ¿Rol?
Hoy a las 10:55 am por Libertadsalvatorehale

» o sole mio
Hoy a las 9:42 am por serendipity

» 恋してる ♡
Hoy a las 9:14 am por lalisa

» ¿roleamos? ♡
Hoy a las 8:46 am por serendipity

» when there's no light to break up the dark, i look at you ღ
Hoy a las 8:32 am por uchiha

» There's no place I'd rather be than right beside you.
Hoy a las 7:36 am por silverqueen

» the flower that blooms on adversity,
Hoy a las 7:33 am por hobi

Afiliados del Foro
Afiliados hermanos 0/5
Directorios y Recursos
Afiliados Elite 0/44

en el espacio de tu ser me quiero perder y aprender todos los secretos que esconde tu piel ─

Página 2 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: en el espacio de tu ser me quiero perder y aprender todos los secretos que esconde tu piel ─

Mensaje por Arijp96 el Dom Dic 03, 2017 7:49 am


Matthew Daddario
Alcé una de mis cejas cuando Victoria se encargó de responder a mis palabras y la miré con una sonrisa divertida en mi rostro. No sé si debería confiar en ti. Con eso de que ahora eres una nueva Victoria y todo eso, no sé hasta que punto puedo darte mi confianza. Dije entre risas porque claramente estaba bromeando aunque mis ojos no se despegaron de la forma en que se relamió los labios y su labio inferior acabó atrapado entre sus dientes. Y de repente me vi deseando ser yo al que estuviera mordiendo en este momento y seguramente se lo haría saber si no fuera por el hecho de que su primo estaba justo delante de nosotros, buscando algo que pedir de la carta. Cuando pro fin se decidió, nos dedicamos a pedir nuestros platillos al mesero para después continuar con una animada conversación, donde les conté como había ido mi tiempo en el extranjero, hasta que Josh tuvo que ir a contestar una llamada que al parecer era importante. Iba a continuar hablando pero me quedé demasiado hipnotizado viendo como Victoria se preparaba el ostión que tomó entres sus manos y le ponía un poco de limón para llevarselo a la boca. Una cantidad de pensamientos sucios y calientes cruzaron por mi mente y me encontré deseando que Josh se tuviera que ir o algo por el estilo para poder quedarme completamente a solas con la morena, que me demostraba que cada vez tenía menos de inocente como la recordaba. Llegó mi turno de probarlos e imité sus pasos antes de tomarlo de la misma manera que lo había hecho ella para acabar pasando mi lengua lentamente por mis labios, captando el resto de sabor que pudiera quedar en ellos y sonreí por la pregunta de la mujer que tenía delante de mí.Ya notaba el efecto mucho antes de comerlo, quizás solo me ayude a que lo sienta un poco más. Contesté guiñándole el ojo antes de tomar otro entre mis manos y volver a tomarlo de la misma manera pero sin despegar la vista de ella porque estaba disfrutando de su coqueteo y de la manera en la que intentaba mostrarse inocente, como si no hubiera hecho nada malo. Y si no me gustan los platillos principales...quizás podría comerte a ti. Algo me dice que estás mucho más deliciosa que cualquier cosa de la carta. Comenté descaradamente y disfruté que no tuviera tiempo a responderme porque josh volvió a aparecer en escena reclamando que hubiéramos empezado sin él. Lo siento bro, me estoy muriendo de hambre y no podía aguantarme las ganas de probar. Tienen un sabor delicioso. Comenté contestándole a mi amigo aunque mis ojos estaban puestos en la morena. Si ella quería jugar, yo también podía jugar a este juego. Yo había sido el maestro del coqueteo y de la seducción durante la adolescencia hasta el punto de que ella quisiera que fuera su primer beso.

No tardaron demasiado en traernos los platillos principales y agradecimos antes de que nos dejaran a solas de nuevo.Bebí un poco de vino antes de empezar a comer lo que Victoria había pedido para a mí y abrí los ojos de la sorpresa al comprobar que realmente estaba buena como ella me había dicho. Vale. Es probable que por este plato te hayas ganado toda mi confianza porque esta delicioso. Es lo mejor que he probado en mucho tiempo. Dije sonriendo y guiñándole el ojo antes de seguir comiendo hasta que me disculpé para ir un momento al baño. Una vez que estuve allí me lave un poco la cara para intentar calmarme un poco con todo el tema de Victoria porque tenía que recordarme que no estábamos solos y que ni siquiera sabía que había pasado con su vida. Es decir, quizás yo estaba malinterpretando sus coqueteos por las ganas que tenía de meterla a mi cama y ella era una chica feliz que ya tenía novio y toda la cosa. Pero dios mío, no podía dejar de pensar en cada una de sus curvas, en lo bien que se había sentido acariciarla cuando nos saludamos y en lo mucho que deseaba poder recorrer todo su cuerpo sin nada de por medio que pudiera molestarnos. Pero tenía que calmarme o acabaría teniendo un problema en mis pantalones y no quería tener ningún tipo de conflicto con mi amigo solo porque no pudiera controlar los pensamientos sucios que pasaban por mi mente.
avatar
Mensajes : 7801

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: en el espacio de tu ser me quiero perder y aprender todos los secretos que esconde tu piel ─

Mensaje por goldensky el Dom Dic 03, 2017 5:05 pm


VICTORIA JUSTICE.
Sonreí ampliamente ante la respuesta que obtuve por parte de Matthew. Me gustaba esto. Me gustaba el que ambos estuviéramos intercambiando estos comentarios coquetos entre nosotros como si fuese la cosa más normal del mundo. Aunque debo admitir, no esperé que fuese directamente al grano con su siguiente comentario pero joder, como amé que lo hiciera. Maldición. Sí, quería que me devorara asi como yo deseaba devorarlo a él en esos momentos. Estaba lista para responderle con alguna otra inisinuación pero para cuando abrí mi boca para hablar, Josh regresó, acabando con el momento. Hice una pequeña mueca, conteniéndome de soltar un pequeño quejido por la interrupción. Realmente adoraba a mi primo pero en este instante, deseaba que desapareciera. Me compuse en mi asiento, volviendo a dar un sorbo a mi copa de vino mientras escuchaba el pequeño intercambio entre ambos amigos pero sin dejar de notar que Matthew seguía pendiente a mí. Se sentía tan bien tener este tipo de atención, especialmente si venía de él. Elevé una de mis cejas en su dirección, decidiendo quedarme callada por el momento y enfocándome en la comida que había sido traído solo tiempo después. Aunque poco duró mi silencio después de aquello y era nuevamente gracias a Matt que no tardó en estar dejándome saber que había disfrutado de mi elección para él. ─ Te lo dije. Nunca debes de desconfiar de mí, Matt. ─ Reí suavemente, devolviéndole el guiño. Creo que era la primera vez que coquetaba tanto en una sola tarde pero ¿podían culparme? Se trataba de Matthew Daddario. El hombre parecía un dios griego. Sería un delito el no jugar con él. Esperé unos cortos momentos después de que se excusara para ir al baño. Yo ya había terminado de comer, asi que era una excusa perfecta para poder alejarme. Josh obviamente no notó nada raro y simplemente asintió mientras seguía comiendo. Me encaminé hacia el pasillo donde se encontraban los baños, deteniéndome para revisar que nadie estaba observándome. Desde afuera, podía escuchar el sonido del agua corriendo, lo que me decía que Matthew seguía adentro y pronto saldría. Me recargué contra la pared frente a la puerta, cruzándome de brazos mientras lo esperaba. No fue mucha la espera, a los pocos segundos, la puerta se había abierto y él se encontraba saliendo con la intención de regresar hacia nuestra mesa. Claro, eso fue hasta que me vio. ─ Espero que no te moleste pero quería hacerte otra sugerencia... se trata del postre. Estoy segura que te va a gustar. ─ Empujé su cuerpo suavemente de nuevo hacia el interior del baño y una vez adentro, puse seguro a la puerta por precaución. Sin perder tiempo, tiré de su corbata, haciendo que su cuerpo chocara contra el mío. Jadeé en cuanto sentí sus manos tomar de mi cintura, manteniéndome pegada a él, permitiéndome sentirlo de pies a cabeza. Alcé la mirada hacia su rostro, encontrándome con sus ojos oscurecidos, llenos de deseo por mí. El sentimiento de satisfacción que recorrió mi cuerpo por saber que era la causante de esa mirada lujuriosa fue delirante. ¿Quién iba a decir que lo tendría asi por mí? Si me lo hubieran dicho hace unos años, no lo hubiera creído. Dejé escapar una risita juguetona mientras paseaba mis manos por su pecho, por encima de la ropa. ─ Mmm, debo admitir que siento curiosidad de algo. ─ Susurré, subiendo mis manos hacia su nuca, donde me entretuve jugando con su cabello entre mis dedos. Acerqué mi rostro al suyo, tanto que me fue posible rozar mis labios contra los contrarios. ─ Quiero saber si sigues besando igual de bien que antes. ─ Finalicé antes de unir por completo mis labios a los suyos. El beso no empezó para nada lento, todo lo contrario. Estaba besándolo como nunca había besado a nadie en mi vida y él me besaba como nunca lo habían hecho conmigo. Mis piernas flaquearon y Matthew lo notó de inmediato, tomándome en sus brazos para hacer que mis piernas rodearan su cadera para posteriormente dejarme atrapada entre la pared y su cuerpo mientras nuestras lenguas se entrelazaban y mis manos se aferraban a sus hombros, apretándolos fuertemente.
avatar
Mensajes : 2388

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: en el espacio de tu ser me quiero perder y aprender todos los secretos que esconde tu piel ─

Mensaje por goldensky el Dom Dic 03, 2017 5:07 pm


LIAM HEMSWORTH.
¿Qué se suponía que estaba haciendo? La verdad, ni yo mismo lo sabía. Lo único que sabía era que Ari estaba aquí, se miraba tan deliciosa y joder, yo estaba muriendo de hambre. Sentía mis pantalones tan malditamente apretados y solo deseaba que la caliente chica frente a mí hiciera algo al respecto. Lo que fuera. Casi como si leyera mi mente, ella se encontraba siguiéndome la corriente, dejándome saber sus sentimientos lujuriosos hacia mí en este momento. Me gustaba escucharla hablar de esta manera. Era tan excitante ver a la niña buena comportarse de una manera tan traviesa, sin cohibirse. Me calentaba como ella no tenía idea. ─ Puedo decir lo mismo de ti, nena. ─ Murmuré, separándome solo para mirar la manera en que sus manos recorrían mis brazos. ─ Hm, y yo quiero saber lo que se siente tenerte entre ellos. ─ Aseguré, relamiendo mis labios, deseando de una buena vez poder hacer algo con ella. Y como si leyera mi mente, Ari no demoró en estar cumpliendo con mis deseos. Sus labios impactaron contra los míso, permitiéndome probarla como tanto había querido hacerlo. Mis brazos la rodearon, mis manos aprovechando el espacio que me permitía el escote de su vestida para recorrer su espalda. Fui consciente de la manera en que su piel se erizaba, era jodidamente excitante. ─ Maldición. ─ Gruñí contra su boca. Esto solo podía compararse al mismo paraíso. Nada podía compararse a esto. Absolutamente nada. Disfruté del dulce e intoxicante saber de su boca por todo el tiempo que me fue permitido y es que temía que en cualquier momento ella reaccionara y me alejara. Y eso fue lo que pensé en cuanto se apartó. Pero me llevé una agradable sorpresa al escuchar sus siguientes palabras mientras tomaba mi mano para salir de ahí. No dudé en seguir sus pasos. Ella me tenía tan hipnotizado que si me pedía que me lanzara desde el más altos de los edificios, lo haría sin chistar. Mis ojos se clavaron en su trasero mientras nos apartaba de toda la multitud, fue un verdadero milagro el que no terminara tropezando por lo distraído que iba. Cuando menos lo esperé, me encontré en el cual supuse era su habitación y de nuevo, en menos de un segundo, estaba pegado a su boca nuevo. Devorándomela como si no hubiera un mañana. No recordaba el haber sido tan apasionado con una chica antes como lo estaba siendo con Ari. En este estado, era difícil para mí decifrar si era por el alchol o si simplemente era por ella... aunque aposta mi culo a que era cien por ciento por ella. Antes de que mis manos volvieran a hacer de las suyas al intentar tocarla, ella se apresuró a comenzar a deshacerse de mi camisa, dejando en evidencia cuanto me deseaba. Y la manera en que me miraba mandó una punzada directamente a mi polla. Sonreí momentáneamente ante su halago, queriendo responderle pero no deseaba seguir gastando tiempo. Mi miembro dolía y ella estaba deseosa, tan dispuesta que no pensaba dejar escapar la oportunidad. Ambos necesitábamos esto. La capturé en mis brazos, dando media vuelta rápidamente para aprisionarla contra la puerta y mi cuerpo. Mientras me comía su boca, me encargué de buscar con desesperación la manera de quitarle aquel molestoso vestido. Le quedaba precioso pero ahora moría por verla sin una sola prenda encima. Cuando conseguí desabrocharlo, deslicé l vestido por su cuerpo, dejando que cayera por sus lindas piernas largas y tal y como lo hizo conmigo, me separé únicamente para contemplarla. Oh, Jesucristo. Ari era una jodida diosa. Sus pechos parecían pedirme a gritos que los liberara de su prisión y aquellas braguitas solo pedían ser arrancadas de una buena vez. Y a pesar de que me encontraba ansioso por estar dentro de ella, también quería disfrutarla por unos momentos antes de follarla como tanto necesitaba hacerlo. Me deshice de su brasier en un dos por tres, dejando aquellos preciosos pechos expuestos solamente para mí. Los tomé en mis manos, apretándolos y disfrutando de ver sus lindos pezones endurecerse bajo mi tacto. ─ Buena chica. ─  Gruñí cuando la escuché gemir.
avatar
Mensajes : 2388

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: en el espacio de tu ser me quiero perder y aprender todos los secretos que esconde tu piel ─

Mensaje por Arijp96 el Dom Dic 03, 2017 5:50 pm


Ari Hill
Probablemente ningun hombre me habia hecho sentir de la misma manera que lo estaba haciendo Liam en este momento. Mi juicio estaba completamente nublado por la lujuria y el deseo que estaba recorriendo cada centimetro de mi cuerpo en este momenro y la verdad es que era lo que menos me importaba en una situacion como esta. Lo unico importante para mi en este momebto era que Liam no parara de besarme y de acariciarme. Sus manos quemaban cada parte de mi cuerpo como si quisiera dejar su huella marcada y no srria yo quien lo detuviera a que hiciera eso. Sonreí contra sus labios cuando consiguio quitarme el vestido y deje que se deslizara por mi cuerpo antes de hacerlo a un lado con el pie. No queria dejar que nada nos molestara en algo como esto porque necesitaba estar entre sus brazos, tenerlo en mi cama y que me follara como si necesitara respirar. La manera en la que me miró fue suficiente para que mis braguitas acabaran mojdas y que una simple mirada hubiera provocado esto en mi cuerpo solo hacia que todo me pareciera mucho mas caliente. Fue tan agradable la sensacion de sus manos en mis pechos que ni siquiera controle el gemido que se escapó de mis labios y que tanto pareció gustarle, lo que me animó a demostrarle la cantidaf de placer que me estaba proporcionando con unas sencillas caricias como las suyas. Siempre podria decir que todo esto se debia al alcohol que habia tomado, pero la verdad es que nunca habia gemido tan pronto como en esta ocasion. Normalmente necesitaba la penetración para empezar a gemir pero Liam parecia tener la capacidad de llevarme al límite solos cons sus caricias. Enterre mi rostro en su cuello para besarlo lentamente, mordiendo un poco algunas de las zonas y pasando mi lengua para poder saborearlo un poco mas.Por favor...no pares. Pedí contra su piel entre jadeos mientras era capaz de volverme loca con sus manos en mis pechos. Deslice mis manos por su pecho lentamente hasta llegar a su pantalón y lo desabroche con rapidez para bajarlos. No estaba dispuesta a perder el tiempo y queria devolverle el mismo placer que me estaba entregando. Mis labios se encargaron de buscar los suyos, devorandolos con pasion, antes de meter una de mis manos en su boxer para tomar su miembro con suavidad y comenzar a acariciarlo lentamente. Estaba segura de que no habia ningún sonido tan excitante y tan caliente como el gruñido que se escapó de sus labios con las primeras caricias. Para mi habia desaparecido toda la musica del exterior y lo unico que realmente me importaba era la manera en la que mis gemidos y sus jadeos se mezclaban en la habitación. Estaba segura de que seria una noche que no olvidaria en mucho tiempo y aun no habiamos llegado a lo mejor de toda la noche. Lo empuje suavemente para alejarnos de la puerta y tome su rostro entre mis manos para atrapar sus labios con los mios antes de que cayera sobre mi cama y lo mire, mordiendo mi labio inferior mientras mis ojos recorría su cuerpo, deteniendose con mas atencion de lo normal en su miembro. Me estas volviendo loca. Murmure antes de colocarme sobre su regazo a horcajadas y comence a mover mis caderas sobre su miembro antes de acercame a besar su cuello lentamente, provocandole todo lo que fuera posible, mientras mis manos se deslizaban por sus brazos. Estaba tan embriagada por su cercanía que me encantaba hasta la forma en la que mis pechos chocaban con su pecho duro y trabajado. Una pequeña risa se escapó de mis labios cuando me dio la vuelta para quedar sobre mí y llevé mis manos a si espalda para acariciarlo. Veo que te gusta tener el control. Chico malo. Dije con una sonrisa diverida en mi rostro antes de aferrarme con fuerza a su hombros y ladear mi cabeza para que tuviera mejor acceso a mi cuello,haciendo que mi mente se olvidara de cualquier conversacion en cuanto sus labios tocaron mi piel y senti como un escalofrío me recorria todo el cuerpo y provocaba que mis pezones se endurecieran un poco más. Espero que no tengas pensado dormir esta noche. Murmure en su oido antes de mordee suavemente el lobulo de su oreja mientras mis manos terminaban de quitar la ultima prenda que estaba cubriendo su cuerpo y que, desde esta posición, me permitia disfrutar de unas vistas deliciosas sibre su trasero, donde posicione mis manos para acercarlo un poco mas a mi, haciendole saber lo mucho que lo necesitaba en este momento y que deseaba tenerlo en mi interior lo antes posible.
avatar
Mensajes : 7801

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: en el espacio de tu ser me quiero perder y aprender todos los secretos que esconde tu piel ─

Mensaje por Arijp96 el Dom Dic 03, 2017 6:12 pm


Matthew Daddario
No sabia como iba a poder controlarme y salir de esta comida sin sufrir un paro cardiaco alli mismo. Coquetear con Victoria era una de las cosas mas calientes que habia hechi en mucho tiempo pero el hecho de hacerlo delante de su primo hacia que todas mis alertas estuvieran encendidas por lo que necesitaba controlar la situacion de alguna manera. Es por eso que habia venido hasta el baño para poder calmarme de alguna manera y que el agua ayudara a dejar los pensamientos sucios que estaba teniendo a un ladl para que no siguiera afectando a cierta parte de mi cuerpo que no podia controlar y que se sentia atraido por esta nueva actitud de Victoria conmigo y con la vida en general. ¿ Quien me iba a decir a mi que seguiria vivo para ver a la morena sin ningun tipo de timifez ante la idea de estar compartiendo comentarios y miradas subiditas de tono? Ni siquiera yo hubirra apostado por eso. Cuando me sentí un poco mas preparado para seguir con lo que quedaba de comida sali del baño, llevandome la sorpresa de que Victoria se encontraba justo alli y su mirada se poso en mi tan rapido como mis ojos se habian posicionado sobre ella y la estaban recorriendo tan descaradamente. Solo fui capaz de asentir a sus palabras, esperando que dijera algo mas hasta que me metio en el interior dek baño nuevamente y tomó el control de la situacion. Mis ojos no se perdieron ningun movimiento por su parte mientras cerraba la puerta con seguro y cuando tiró de mi corbata, mi impulso fue colocar mis manos en su cintura para no hacerle demasisdo daño cuando chocamos. No se como lo estaba haciendo pero de repente mi garganta se sentia demasiado seca por la cercania de su cuerpo al mío. Sus caricias me estaban matando y solo fui caoaz de murmurar un pequeño mmm cuando dijo que tenia curiosidsd por saber algo ya que todos mis sentidos estabab demasiado ocupados disfrutando de sus dedos en mi pelo, en la parte baja de mi nuca hasta que dijo que le gustaría saber si seguia besando igual que antes. Compruebalo tu misma preciosa. fueron las unicas palabras que salieron de mi boca antes de que uniera sus labios a los mios. Quizás lo mas logico hubiera sido empezar con algo de dulzura pero era consciente de que esta nueva Victoria no queria esa dulzura, si no saborear toda la pasion que estuviera dispuesto a darle y le iba s demostrar que había mucho de eso en mi. Sus labiso comenzaban a volverse adictivos a medida que pasaban los sgundos pero eso no me detuvo en seguir besando sus labios como si mi vida dependiera de eso. Solo me separe un poco cuando senti como sus piernas fallaron y rodee su cintura con mi brazo para poder alzarla y que sus piernas me rodearan a mí. Definitivamente has dejado salir a la fiera que llevas dentro y me vuelve loco. Dios, ojala hubiera sido asi hace años atras.Dije algo jadeante antes de continuar devirando sus labios como si fuera un hombre hambriento que llevaba semanas sin llevarse nada de comer a la bica. Mis manos se movieron por sus puernas acercándose cada vez mas a su centro mientras mis labios se trasladaban a su cuello porque necesitaba besar y saborear cada parte de ella como si fuer la ultima gota de agua en la tierra y yo hubirra sido el elegido para disfrutar fe tan majestuoso regalo. En este momentl ni siquiera me importaba que estuvieramos en el baño de un restaurante y que su primo estuviera a unos metros. Estaba mas que dispuesto a hacerla mia como tanto habia querido aqui mismo sin pensar en nada ni en nadie más.
avatar
Mensajes : 7801

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: en el espacio de tu ser me quiero perder y aprender todos los secretos que esconde tu piel ─

Mensaje por goldensky el Lun Dic 04, 2017 2:47 am


VICTORIA JUSTICE.
Solté una risita divertida entre jadeos ante sus palabras y es que nunca me hubiera comportado de esta manera hace años aunque hubiera querido hacerlo. Simplemente la confianza en mí misma no había estado ahí en ese entonces. Pero ahora me sentía más segura de mi misma y era por eso que esto se estaba llevando a cabo ahora. Ni siquiera me dio tiempo de responderle cuando sus labios impactaron con los míos una vez más para resumir el beso apasionado que estaba haciendo maravillas en mi cuerpo. Sentía un calor que me consumía por dentro y es que demonios, esto era tan excitante y delicioso. Podría compararse al paraíso y eso que solo estábamos besándonos. ─ Joder... besas mejor que antes. ─ Murmuré cuando se separó de mi boca para dedicarse a besar mi cuello, dándome a la vez la oportunidad de recuperar un poco del aire perdido. Entreabrí mi boca, dejando escapar suaves jadeos a la vez que sentía como una de sus manos seguía recorriendo el interior de mis muslos, llegando peligrosamente a mi entrepierna. No podía mentir, estaba tan mojada y excitada y moría por sentir algún tipo de contacto. Sin embargo, había algo en seguir jugando con él y provocándolo que me impidió dejar que llegara a tocarme más allá. Si le daba lo que tanto anhelaba ahora, la diversión terminaría y yo no deseaba dar el juego por terminado aún. Tomé su rostro con una de mis manos, haciendo que sus labios volvieran a los míos mientras bajaba mi otra mano rápidamente hacia la suya entre mis piernas que ya estaba a escasos centímetros de mi coño cubierto por -las ahora- empapadas bragas y la saqué de ahí mientras dejaba de besarlo y daba un rápido mordisco a su labio inferior. ─ Creo que ha sido suficiente por ahora. Debemos regresar o Josh vendrá a buscarnos. ─ Era la excusa perfecta para acabar con el breve encuentro por ahora. Deposité un último beso sobre sus labios antes de bajarme de su cuerpo para comenzar a arreglar mi apariencia. Una vez que consideré que lucía presentable, me encaminé a la puerta. ─ Te espero en la mesa. ─ Le di un rápido guiño y abrí la puerta, saliendo del baño para volver donde mi primo como si nada hubiese pasado. Solo un rato después, Matthew volvió y no pasé por desapercibida la manera en que me miraba. Casi me hacía arrepentirme por haber terminado todo dentro del baño asi de la nada pero también sabía que volvería a repetirse. Me aseguraría de ello. ─ ¿Qué les parece si vamos un rato al club? ─ Miré a Josh apenas hizo la sugerencia. La idea me parecía buena y consideré aceptar personalmente para extender el jueguito con Matt pero tras pensarlo mejor por un par de segundos, decidí que había sido suficiente por hoy. Al fin y al cabo, el moreno estaba aquí para quedarse. Tendría todo el tiempo del mundo para seguir provocándolo. ─ Hm, me encantaría pero creo que he tenido mucha diversión por hoy. ─ Respondí, desviando mi atención a Matthew por unos instantes, esperando que haya captado el doble sentido a mis palabras. ─ Además, acaban de reencontrarse. Lo justo es que esta sea una noche de chicos solamente. Estoy segura que tienen mucho de que ponerse al tanto todavía. ─ Me encogí de hombros, restándole importancia al asunto. ─ ¿Estás segura? ─ Preguntó Josh. ─ Claro. Ustedes vayan y diviértanse. Quizás otra noche podamos salir los tres juntos. ─ Tomé mi bolso antes de ponerme de pie, lista para irme. ─ Al menos deja que te lleve a casa primero. ─ Negué levemente. ─ Tranquilo, puedo pedir un taxi. ─ Aseguré mientras me inclinaba en su dirección para dejar un corto beso sobre su mejilla en forma de despedida. Después me dirigí a Matthew, colocando la misma sonrisa traviesa que le había estado dando toda la noche. ─ Ha sido un verdadero placer volver a verte Matt. ─ Dije mirándolo a los ojos. ─ Espero que no pase mucho tiempo antes de que volvamos a compartir tiempo juntos. ─ Al igual como hice con mi primo, me incliné hacia él, solo que mis labios permanecieron un par de segundos más presionados sobre su mejilla. ─ Pensaré en ti esta noche. ─ Susurré lo más bajo que pude para que solo él lograra escucharme. ─ Que pasen buena noche. ─ Me despedí en un tono normal al separarme, haciendo un pequeño ademán en forma de despedida y después, salí de ahí.
avatar
Mensajes : 2388

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: en el espacio de tu ser me quiero perder y aprender todos los secretos que esconde tu piel ─

Mensaje por goldensky el Lun Dic 04, 2017 3:53 am


LIAM HEMSWORTH.
No creí que Ari pudiese ser más caliente pero con cada segundo que pasaba ella me demostraba lo contrario y es que escucharla prácticamente suplicarme que siguiera con mis caricias estaba haciendo que la cabeza me diera vueltas y no solamente a causa del alcohol. Sonaba tan bien que ahora necesitaba escucharla gemir mi nombre de la misma manera. ─ No pienso detenerme, bebé. ─ Aseguré, soltando una ronca risa. Y esa era la jodida verdad. Ni aunque estuviese acabándose el mundo pensaba separarme de ella. Iba a terminar con lo que había empezado. Capturé sus pequeños pezones entre mis dedos, tirando de ellos al mismo tiempo que sus traviesas manos se dirigían a mi pantalón, comenzando a desabrocharlo hasta lograr sacármelos por completo. Acción que mi polla agradeció... o bueno, lo que realmente agradeció fue el sentir el contacto de su pequeña y suave mano tomándola para regalarle las mejores de las caricias. Ari lo hacía tan bien que realmente llegué a pensar que sería mi fin. Estaba tomando de todas mis fuerzas no correrme en ese maldito momento y por eso me enfoqué en besarla aunque tampoco pude detener mis gemidos, era difícil hacerlo cuando estaba aplicando la presión y el ritmo perfecto para darme placer. Mordí su labio inferior y cuando creía que tal vez no iba a poder durar, Ari soltó mi miembro solamente para conducirnos a su cama donde caí bajo su atenta mirada. Me gustaba ver este lado de ella. Era una bocanada de aire fresco a comparación de la chica tímida que típicamente era. Sonreí, recibiendo su cuerpo sobre el mío, disfrutando de el roce de su cuerpo contra el mío. Incluso aún con la ropa interior puesta, era capaz de percibir lo jodidamente mojada que ella se encontraba para mí y estaba muriendo por poder meterme en ella de una vez y disfrutar de ese coñito como se debía. ─ Joder, Ari. ─ Tomé sus caderas con mis manos, guiándola en sus movimientos para que los incrementara. Ella no tenía idea de lo bien que me estaba haciendo sentir. Esto era demasiado. Ya había permitido que ella tuviera su tiempo conmigo, ahora me tocaba a mí. Sin previo aviso, tomé su pequeño cuerpo entre mis brazos, dándonos media vuelta para dejarla bajo de mí. Preferí no responder a su comentario aunque había cierta verdad a ello. Me encantaba la idea de tener a una chica que me obedeciera en la cama. Era excitante escuchar a una mujer hermosa rogar por ti y eso era lo que planeaba hacer con Ari. Besé sus labios cortamente para posteriormente bajar mis besos a su cuello, recorriéndolo con desesperación, mordiendo y lamiendo sin importarme si dejaba una marca o no. ─ Oh, creeme cuando te digo que ni tú ni yo dormiremos esta noche. Planeo hacerte mía hasta que ninguno de los dos pueda más. ─ Esa era una promesa. Dejé que Ari terminara de dehacerse de mi bóxer para que luego terminara por acercarme a ella. Mi erección chocó contra su centro aun cubierto por sus bragas y decidí imitar su acción. Retomé mis besos en su cuello, bajando a sus pechos donde mis labios capturaron uno de sus pezones para comenzar a succionar mientras bajaba una de mis manos hacia sus braguitas y tirar de la prenda, desgarrándola y lanzándola lejos de nosotros. Sin dejar de desatender sus lindas tetas, separé sus piernas un poco más con mi mano antes de recorrer su mojada coño. Gruñí contra su pecho mientras frotaba mis dedos contra su clítoris. Ella estaba chorreando y ya podía imaginar lo bien que iba a sentirse estar hundido en ella. ─ Tan mojada para mí... ─ Mordí su pezón antes de soltarlo y alzar la mirada hacia su rostro para poder deleitarme con sus gestos de placer. Sin aviso, introduje uno de mis dedos en su interior y gemí al darme cuenta de lo estrecha que se encontraba. Maldita sea, esa chica iba a matarme y eso que aun no comenzaba la verdadera diversión. Moví mi dedo en su interior, preparándola para que pudiera recibirme sin problema. ─ ¿Te gusta, nena? ─ Cuestioné, como si sus gemidos no me estuvieran dejando claro que estaba disfrutando.
avatar
Mensajes : 2388

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: en el espacio de tu ser me quiero perder y aprender todos los secretos que esconde tu piel ─

Mensaje por Arijp96 el Lun Dic 04, 2017 4:35 am


Ari Hill
La promesa que salió de sus labios sobre lo que nos esperaba por el resto de la noche solo hizo que la tensión en mi vientre se hiciera más notable y que mis bragas se mojaran un poco más, si es que eso era posible en este momento. Mi espalda se arqueó con un gemido cuando sus labios se posaron en mis pechos en el mismo momento que desgarró la última prenda que se encontraba cubriendo mi cuerpo. No estaba segura si iba a poder aguantar del todo hasta que la diversión máxima llegara porque estaba perdiendo la cabeza solo por sus caricias y sus besos que no podía ni imaginar como sería tenerlo dentro de mí, follandome como esperaba que lo hiciera hasta que ninguno de los dos pudiera más con nuestros cuerpos. Una de mis manos fue a parar a su pelo y tiré un poco de él cerrando los ojos en cuanto sus dedos comenzaron a acariciar mi coño, húmedo únicamente por él y por sus caricias. Liam era tan caliente solo con la forma en la que te miraba,
en la que te hablaba o en la que te tocaba y no era capaz de controlar mis palabras, simplemente dejaba que el placer se manifestara a través de los gemidos. Joder Liam. Gemí con fuerza cuando sus dientes mordieron uno de mis pezones y sus dedos se abrieron paso a mi interior, haciendo que el mundo entero fuera de esa habitación desapareciera para siempre.Ahora mismo podía explotar la casa en mil pedazos que me daba igual siempre y cuando pudiera seguir disfrutando de todo lo que Liam me estaba haciendo, me daba igual que el planeta entero se acabara mientras que el rubio no parara con sus movimientos. Ni siquiera fui capaz de responder a su pregunta porque mis labios estaban demasiado ocupados gimiendo, disfrutando, consumiendo mi placer por lo que me limité a asentir frenéticamente porque no quería que parara por nada del mundo. Sería capaz de vender mi alma al diablo con tal de seguir con esto, con tal de poder detener el tiempo para que esto no acabara en ningún momento. Mi respiración se volvió más acelerada mientras sentía como las piernas comenzaban a temblarme después de unos minutos hasta que finalmente me dio esa liberación que tanto deseaba cuando alcancé el orgasmo con la penetración de sus dedos. Pensé que Liam no podía ser más caliente de lo que pensaba, pero cuando lo vi llevarse los dedos a su boca, para saborear mi sabor fue suficiente para que una corriente eléctrica volviera a encenderme y tuviera claro que no pensaba parar con este hasta que nuestro cuerpo no pudiera más. Pensaba tomar todo de él y dejar que él tomara todo de mí. Besé sus labios con desesperación dejando que mi lengua disfrutara de su dulce sabor mezclado con los líquidos que había tomado de mí. Tomé todas las fuerzas de mí para girarnos de nuevo y lo miré con una sonrisa traviesa cuando volví a estar sobre él. ¿Quién me diría que iba a estar en esta posición hace unos años, cuando para él simplemente era una niña buena más, incapaz de romper ni un solo plato? Seguramente si alguien me lo hubiera dicho,
lo hubiera tomado por loco porque no contaba con que esto pudiera suceder en cualquier momento. Comencé a besar su cuello con clara necesidad antes de seguir con mi camino descendente de besos por su pecho, donde dejé algunas mordidas antes de seguir hasta que estuve completamente arrodillada ante él y lo miré con una sonrisa coqueta antes de tomar su polla entre mis manos antes de meterla en mi lentamente, acompañando el movimiento de mi lengua con el de mi mano como lo había hecho minutos anteriores. Si ya de por sí el sonido de mis gemidos era suficiente para volverme loca, cuando escuché los gemidos y gruñidos que se escapaban de su boca hizo que quisiera seguir haciendo esto por el resto de mi vida solo para que no dejara de hacer esos sonidos. Era el sonido más caliente que había escuchado en mi vida. Pasé mi lengua por toda su longitud, dedicándole una mirada inocente mientras relamía mis labios. Sabes tan bien cariño. Comenté con voz seductora antes de continuar con mi tarea. Aumenté el ritmo de mis movimeintos en cuanto noté como sus manos se enredaban en mi pelo, acercándome a su cuerpo, hasta que comenzó a avisarme de que estaba a punto. Sabía que lo hacía por si no quería tomar todo de él, pero quería disfrutar de su sabor por lo que empecé a succionar hasta que terminó corriéndose en mi boca. Me levanté del suelo mirándolo con una sonrisa traviesa en mi rostro mientras relamía mis labios antes de volver a colocarme sobre su regazo a horcajadas. Lo recibí gustosa cuando se acercó a besarme y rodeé su cuello con mis brazos antes de empezar a mover mis caderas, gimiendo contra sus labios al no haber ninguna prenda que separara el roce entre nuestros cuerpos.
avatar
Mensajes : 7801

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: en el espacio de tu ser me quiero perder y aprender todos los secretos que esconde tu piel ─

Mensaje por Arijp96 el Lun Dic 04, 2017 5:02 am


Matthew Daddario
Tenerla tan expuesta y entragada para mí solo hacía que mi deseo de tomarla allí mismo aumentara por segundos por lo que comencé a acercar mis manos por su muslo hasta su centro, porque necesitaba saber que estaba tan excitada como yo me encontraba en este momento, porque si era así no habría nada que me detuviera a hacerla mía en ese mismo instante y acabar con lo que empezamos hace años. Pero todos mis planes se vieron cambiados en cuanto ella decidió poner fin a la sesión tan caliente que estábamos teniendo con la excusa de que su primo podría venir a buscarnos. Sabía que tenía razón pero no era suficiente para mí, no podía dejarla ir teniendo en cuenta el fuerte dolor que estaba teniendo en mi miembro en este momento. Lo peor es que parecía que ella estaba encantada con tenerme en esta situación y no parecía dar su brazo a torcer mientras se colocaba mejor la ropa y el cabello. Sabía a la perfección, que si quería, podría meterla en uno de los cubículos y llevarla hasta las estrellas pero nunca había sido de esa clase de hombres que obligaba a una mujer a follar si no quería solo para poder saciar las necesidades mas primitivas de mi polla. La vi salir del baño y aproveché para pensar en todas las cosas negativas que pudieran venir a mi mente para bajar la tienda de campaña que se había formado en mi pantalones.
Necesité varios minutos hasta conseguirlo para después volver a la mesa donde me estaban esperando los dos primos y escuché la propuesta de Josh sobre ir a un club. Esperé a que Victoria diera su respuesta porque no sabía si estaba completamente preparado como para ir a bailar con ella después de lo que había pasado en el baño, por lo que en parte agradecí que se negara a ir. Si no estaba seguro que sería algo que mi corazón no podría soportar antes de que me diera un
infarto o algo por el estilo. Nos levantamos de nuestro asiento para despedirnos de ella antes de que se fuera y coloqué una de mis manos en la parte baja de espalda para acercarla a mí cuando besó mi mejilla y algo se tensó en mí cuando dijo que iba a pensar en mí. Ella estaba jugando con fuego y tenía la sensación de que sería yo quien acabara quemado con este juego que había aceptado en el momento en que intercambiamos coqueteos durante la comida. La ví salir, fijando mi vista en su trasero hasta que Josh se encargó de llamar mi atención para pagar la cena antes de irnos a un club que debía conocer según él porque servían las mejores copas de la ciudad. Sin duda estaba haciendo todo lo posible para que el día de mi regreso fuera algo que no pudiera olvidar en mucho mucho tiempo, aunque lo que él no sabía es que seguramente recordaría esta noche como la primera vez que vi algo del lado caliente de la morena de su prima y por mis deseos de conocer mucho más de ese nuevo lado que quería explorar.

La primera semana de trabajo fue bastante tranquila aunque suponía que era mi percepción debido a que ya conocía como se trabajaba en el negocio familiar y podía controlar las tareas más sencillas, la verdadera prueba llegaría el día que tuviera que enfrentarme a algún problema. Sería entonces cuando tendría que demostrarle a mi familia que no se habían equivocado cuando decidieron darme esta oportunidad. Pero hoy no era un día como para pensar en trabajo, el fin de semana había llegado y Josh me había invitado a pasar el día en su casa para hacer una pequeña barbacoa y ver un poco de fútbol y sinceramente me parecía un plan más que perfecto para olvidarme de la semana de trabajo así que estacioné delante de su casa a la hora que me dijo que debía estar allí y bajé con la botella de vino y las cervezas que me había encargado de comprar antes de llamar al timbre. Solo tuve que esperar unos minutos hasta que la puerta se abrió y me llevé la sorpresa de encontrarme con Victoria, que me recibió con una sonrisa en mi rostro mientras que el mío sería el claro ejemplo de la sorpresa. Hola...no sabía que tu también ibas a estar por aquí... Dije debido a la sorpresa de encontrarmela mientras mis ojos recorrían su cuerpo lentamente. Tenía que admitir que durante esta semana no había dejado de pensar en la escena del baño y en lo malditamente caliente que era esta mujer hasta que terminaba por desahogarme con su imagen en mi cabeza, pero estaba seguro que no se sentiría igual de bien que estar dentro de ella.
avatar
Mensajes : 7801

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: en el espacio de tu ser me quiero perder y aprender todos los secretos que esconde tu piel ─

Mensaje por goldensky el Mar Dic 05, 2017 4:36 am


VICTORIA JUSTICE.
Apenas Josh mencionó que él y Matthew se reunirían, no pude dejar pasar la oportunidad de unirme a sus planes. Por suerte, mi primo no se opuso a ello y es que claramente, no veía la doble intención que tenía con su amigo o de lo contrario, dudaba seriamente que me dejara estar con ellos. Me tomé mi tiempo en arreglarme, poniéndome una falda corta y una blusa de tirantes antes de maquillarme. Estaba segura que en cuanto Matt me viera, le daría un infarto. Una vez lista, salí de mi departamento hacia la casa de Josh. Al parecer, había llegado temprano y es que mi primo aun no tenía todo listo y Matt obviamente no había llegado aún asi que mientras esperábamos, ayudé a organizar todo. Realmente no pasó mucho tiempo cuando el timbre sonó y como Josh estaba algo ocupado, decidí ir abrir yo con la esperanza de que fuese Matthew el que estuviera llamando. Y una sonrisa terminó por apoderarse de mi rostro cuando abrí y lo vi frente a mí. Por la expresión en su rostro, era seguro decir que no había esperado que yo estuviera involucrándome en su tarde de chicos y eso solo me llenó de orgullo. Joder, iba a divertirme demasiado con él. ─ Fue algo de último minuto. ─ Respondí a su comentario, notando como me repasaba con su mirada. ─ Además, nunca se le dice que no a una barbacoa. ─ Agregué mientras pasaba un mechón de cabello detrás de mi oreja. ─ Pensé que no volvería a verte. ─ Dije haciendo un pequeño puchero después de los cortos segundos de silencio. Lo decía especialmente porque durante la semana no supe más de él. Supongo que el trabajo lo manteía ocupado. ─ Quiero repetir lo que hicimos aquella vez en el baño. ─ Comenté casualmente, acercándome a él. Paseé mis manos por su pecho, deleitándome con sentir sus músculos bajo la camisa. Lo que daría por poder arrancarle la camisa y tocar su piel ahora mismo. Relamí mis labios, clavando mi mirada en los suyos que estaban pidiendo a gritos que los besara y fue lo que hice. Junté nuestros labios, tomándome mi tiempo en volver a familiarizarme con ellos. Era un beso totalmente diferente al que compartimos hace una semana. Aunque tampoco se podía considerar "tierno," era más lento, cayendo en lo seductor ya que estaba aprovechando para saborearlo, disfrutando de los sensuales roces de nuestras lenguas. ─ No he podido dejar de pensar en ti. ─ Murmuré sobre su boca, bajando mis manos por su torso, llegando al inicio de sus pantalones. ─ ¿Victoria? ¿Es Matt? ─ Lo voz de Joshua a lo lejos me obligó a separarme del moreno rápidamente para poder responderle antes de que llegara a nosotros. ─ Sí, es Matt. ─ Anuncié, sonriéndole al mencionado mientras me adentraba de nuevo a la casa con él detrás mío. Mi primo apareció al instante, saludando a su amigo para después ayudarle con las cervezas. Los seguí hacia el patio para comenzar de una vez con la barbacoa o al menos ese fue el plan hasta que escuché a mi primo soltar una maldición. ─ ¿Qué sucede? ─ Pregunté sin entender que era lo que pasaba. ─ Se me olvidó que ya no tengo carbón. Tendré que ir rápido a la tienda. ─ Explicó mientras tomaba las llaves del auto. ─ No tardo, quédate aquí. ─ Le dijo a Matthew mientras se retiraba. ─ No lo molestes mucho, Vic. ─ Bromeó antes de desaparecer completamente de mi campo visual. Esto no podía ser mejor. Ahora me encontraba a solas con el hombre más caliente del mundo y estaba segura que podía hacer lo que quisiera con él si lo intentaba. Sin embargo, decidí hacerme la desentendida, actuando como si no hubiera pasado nada hace unos momentos, mostrando mínimo interés en él. ─ Mientras regresa creo que iré a la sala a descansar un rato, hace demasiado calor aquí afuera. ─ Me di un poco de aire con mi mano antes de adentrarme nuevamente a la casa.
avatar
Mensajes : 2388

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: en el espacio de tu ser me quiero perder y aprender todos los secretos que esconde tu piel ─

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.