Últimos temas
» ¡Son vacaciones!
Hoy a las 11:25 am por blvssm

» ¿rol?
Hoy a las 11:22 am por blvssm

» ¿Rol?
Hoy a las 10:55 am por Libertadsalvatorehale

» o sole mio
Hoy a las 9:42 am por serendipity

» 恋してる ♡
Hoy a las 9:14 am por lalisa

» ¿roleamos? ♡
Hoy a las 8:46 am por serendipity

» when there's no light to break up the dark, i look at you ღ
Hoy a las 8:32 am por uchiha

» There's no place I'd rather be than right beside you.
Hoy a las 7:36 am por silverqueen

» the flower that blooms on adversity,
Hoy a las 7:33 am por hobi

Afiliados del Foro
Afiliados hermanos 0/5
Directorios y Recursos
Afiliados Elite 0/44

en el espacio de tu ser me quiero perder y aprender todos los secretos que esconde tu piel ─

Página 3 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: en el espacio de tu ser me quiero perder y aprender todos los secretos que esconde tu piel ─

Mensaje por goldensky el Mar Dic 05, 2017 4:49 am


LIAM HEMSWORTH.
Deseé con todo mi ser el haber tenido una cámara conmigo en ese momento y es que la imagen que estaba presenciando merecía ser guardada para siempre. Jamás había visto algo más hermoso en mi vida. Los gestos de placer que Ari hacía eran preciosos y los gemidos que escapaban de sus bonitos labios eran como música para mis oídos. Podría escucharla para siempre y no me cansaría. Observé con gusto como se debaja llevar, como su cuerpo temblaba bajo el mío y como le costaba mantenerse en la realidad por el placer que estaba recibiendo. Eso solo hizo que acelerara el movimiento de mis dedos en su estrecho interior y sus paredes no tardaron en ceñirse a los mismo. Ari estaba cerca y yo moría por verla explotar bajo mis brazos. ─ Vamos, nena, córrete. ─ Pedí con voz ronca. Eso bastó para que ella obedeciera y sin aviso, se corrió alrededor de mis dedos, empapándolos con sus jugos que obviamente tenía que probar. Suavemente, saqué mis dedos de su coñito mientras ella trataba de recuperarse aunque eso no fue impedimento para que dejara de observarme y lograra presenciar como disfrutaba del delicioso sabor de sus jugos. Jodida mierda. Definitivamente tendría que comerme su dulce coñito en algún momento de nuestro encuentro. Antes de poder dejarle saber cuanto disfruté de su sabor, Ari volvió a besarme, llegando a probarse en mis labios y supe que eso la encendió de inmediato. Tanto que en un abrir y cerrar de ojos, terminé nuevamente siendo controlado por ella quien no demoró en estar regando besos por mi cuerpo. Amaba ver la pasión y dedicación con la que lo hacía pero si me preguntan, lo siguiente que hizo fue lo que en verdad estuvo a punto de llevarme a la locura. ─ Mierda. ─ Gruñí cuando la vi arrodillarse, sabiendo perfectamente lo que venía después. Mi pene también lo supo y es que este palpitaba con necesidad, deseando estar en la boca de la hermosa Ari. Y ella, tan complaciente como lo era, no nos hizo esperar más al tomar mi polla en sus pequeñas manos para después introducilar en su dulce boquita. Tomó de todas mis fuerzas el no correrme de una maldita vez. Esto era... increíble. No tenía palabras para describir lo bien que se sentía estar en su cálida boca y ver esa imagen... demonios. De nuevo, una cámara hubiese sido malditamente util. ─ Oh, joder... ─ Me era difícil controlar mis gemidos. Ella me estaba chupando tan bien que nada más importaba. Solo quería estar metido en su boca por el resto de mi vida. Sería eternamente feliz si eso fuera posible. Creo que Ari compartía el mismo deseo a juzgar por la manera en que se ocupaba de mi polla. No quité la mirada de encima de ella en ningún momento, ni siquiera quería atreverme a pestañear por miedo a perderme de algo. Quería tener este momento bien grabado en mi mente. Siseé cuando la pequeña diablilla sacó mi miembro de su boca únicamente para recorrerlo con su lengua. ¿Es qué acaso podía ser más perfecta? ─ No creo que sepa mejor que tú, nena. ─ Atiné a responder. Pronro mis palabras volvieron a convertirse en sonidos de placer cuando retomó su espectacular mamada y esta vez ya no pude seguir conteniéndome. Tomé su cabello entre mis manos, manteniéndola cerca a mí. No pensaba dejarla separarse hasta que me corriera. Moví mis caderas contra ella, desesperado por venirme de una vez. La presión aumentó y supe que aunque lo quisiera, no podría aguantar mucho más. ─ Ari... mierda, estoy cerca. ─ Anuncié, dándole el tiempo suficiente para que se alejara si es que lo deseaba y es que después de todo, entendía si es que no era de su agrado el que se corrieran en su boca. Al final, solo quería que ella disfrutara y no iba a ser un patán al obligarla a tragarse mi corrido. Pero como hemos establecido que esta chica es una jodida diosa, no se separó de mí en ningún momento. Al contrario, aumentó sus esfuerzos a tal punto que terminé por derramarme en su boca, llenándola hasta que no pude más. Joder, jamás me había corrido tanto en mi vida. Tomé una gran bocanada de aire, queriendo tomar unos segundos para recuperarme pero Ari lo hacía difícil al subirse nuevamente sobre mí, demostrándome que aun quería más. Sonreí, tomando su trasero entre mis manos mientras iba en busca de sus labios para besarla. ─ Eres tan hermosa. ─ Susurré, atrapando su labios inferior entre mis dientes. ─ No sabes cuanto voy a disfrutar de follarte esta noche. ─ Le di una nalgada, logrando que acelerara el movimiento de sus caderas y me permitiera sentir su coño mojado que resbalaba sobre mi de nuevo erecto miembro. ─ ¿Me quiéres dentro de ti? ─ Cuestioné, tomando mi polla en mi mano para comenzar a recorrer su hendidura con mi glande. ─ Pídeme que te folle. ─ Ordené, tomando su cuello con mi mano libre para que me mirara a los ojos. ─ Vamos, nena, pídemelo. ─ No había nada más sexy que escuchar a una mujer rogar por ti, especialmente si se trataba de alguien tan caliente como Ari. La castaña rápidamente obedeció, prácticamente suplicándome que la tomara de una vez. ─ Tus deseos son órdenes, preciosa. ─ Reí roncamente, alzando mis caderas para terminar por hundirme en su interior. Ambos gemimos a la par, disfrutando de por fin estar unidos y una vez más me encontré luchando por no correrme antes de tiempo. Y es que si creí que su boca era buena, su coño era mil veces mejor. Era el maldito paraíso en la tierra.
avatar
Mensajes : 2388

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: en el espacio de tu ser me quiero perder y aprender todos los secretos que esconde tu piel ─

Mensaje por Arijp96 el Mar Dic 05, 2017 5:43 am


Ari Hill
Eres tan caliente cariño... Susurré contra sus labios con la respiración agitada mientras aumenté el ritmo de mis movimientos después de la nalgada que me dio y mis labios fueron a parar a su cuello para comenzar a besarlo y morderlo, me daba exactamente igual si quedaba alguna marca o no, estaba completamente hipnotizada por su piel. Mi cuerpo reaccionó al instante cuando dijo que iba a disfrutar de follarme y es que Liam tenía la capacidad de hacerme sentir la mujer más deseada que podía existir en este momento. Hacía que mi sensualidad aumentara por mil y que me sintiera capaz de hacer cualquier cosa con tal de devolverle todo el placer que me estaba dando a mí, incluso a través de las palabras. Un nuevo jadeo se escapó de mis labios cuando sentí como paseaba su polla por mi hendidura, sintiendome cada vez más desesperada y deseando que diera el maldito paso de entrar de una vez en mí o acabaría perdiendo la cabeza. Un pequeño gruñido se escapó de mi garganta cuando me dijo que se lo pidiera y se encargó de que lo mirara a los ojos y satisfacer sus deseos. Follame de una vez Liam...te necesito. Te necesito dentro de mí joder.Pedí desesperada y sin importarme lo más mínimo que estuviera suplicando porque me follara, pero después de todo lo que me había hecho durante esta noche, quería llegar hasta el final, quería pasarme toda la noche gimiendo su nombre hasta que ambos no pudiéramos más. Estaba con un hombre que era único, que era tan caliente y que era un auténtico dios en la cama...y eso que aún no me había follado del todo. Agradecí cuando cedió y alzó sus caderas para entrar en mí. Mi coño estaba tan húmedo que no hubo ningún tipo de problema en la penetración, todo lo contrario, se deslizó con tanta facilidad que provocó que ambos gimieramos a la par y dejé caer mi cabeza hacia atrás por el placer cerrando los ojos. Esperé unos segundos para acostumbrarme a tenerlo en mi interior debido a su grosor y a lo estrecha que yo era. Lo miré con una sonrisa coqueta en mi rostro antes de aferrarme a sus hombros para después comenzar a moverme encima de él con movimientos lentos. Esto era la maldita gloria y no podía pensar en otra cosa que no fuera tenerlo así durante el resto de mi vida, me pasaría el resto de los días de mi vida follando con él solo para disfrutar de una sensación tan placentera como ésta y es que era la polla perfecta. En todos los aspectos en los que se podía ajustar a mi cuerpo, lo hacía a la perfección. Maldita sera Liam...Gemí intentando mantenerme mis ojos abiertos para no perderme ningún detalle de todo esto a medida que los movimientos se comenzaban a hacer más intensos. Clavé mis uñas en sus hombros y bajé mi vista hasta el punto donde nuestros cuerpo se unían y podía jurar por dios que era la imagen más caliente que había visto en toda mi vida y estaba segura de que no iba a olvidarle en demasiado tiempo. Esa imagen fue suficiente para perder el control de mí y de mis movimientos. Tomé su rostro entre mis manos y lo besé con auténtica pasión y lujuria, dejando y disfrutando de que nuestras lenguas se encontraron y se enredaron, convirtiéndolo en el beso más caliente que había tenido nunca. Todo con Liam era tan caliente que dudaba que hubiera alguien que pudiera superar lo que estaba logrando Liam esta noche con mi cuerpo. Más...más por favor. No pares ahora. Gemí y pedí casi a gritos, agradeciendo mentalmente que la música en el exterior de la habitación fuera más fuerte que nuestros gemidos y el sonido de nuestros cuerpos chocando. Las embestidas eran cada vez más rápidas y más intensas por lo que tuve que hacer un esfuerzo para intentar no correrme en ese mismo momento, quería alargar esto todo lo que fuera posible. Tiré un poco e su pelo para que me mirara a los ojos y mordí su labio inferior. Eres el hombre que mejor me ha follado. Dije antes de besar sus labios de la misma manera que llevaba haciéndolo toda la noche mientras arañaba su espalda con suavidad. Comencé a sentir como la presión se formaba en mi vientre y como mi vagina se iba aferrando con más fuerzas a su pene por lo que le avisé a Liam, entre gemidos, de que estaba cerca de alcanzar el orgasmo hasta que finalmente no fui capaz de aguantar más y mordí su hombro para ahogar el grito con su nombre. Estaba siendo el orgasmo más intenso y espectacular de mi vida y continué moviendo mis caderas hasta que sentí a Liam correrse y su liberación fue una imagen tan maravillosa que hice todo mi esfuerzo para mantenerme con los ojos abiertos para verlo, sonriendo por como nuestras respiraciones estaban completamente descontroladas. Nos tomamos unos segundos de descanso antes de volver a rodar en la cama para continuar con la promesa que el rubio había hecho.

Desperté poco a poco cuando sentí la luz del sol darme directamente en la cara, provocando un gruñido de mi parte por la molestia, la cual también aumentó cuando sentí el dolor de cabeza que tenía ahora mismo. En este momento me odiaba por haber bebido tanto anoche y esperaba que Lucas tuviera pastillas suficientes para la resaca porque las iba a necesitar.Tiré un poco de la sábana cuando me iba a sentar y fruncí el ceño al ver mi cuerpo desnudo ya que no tenía la costumbre de dormir así. Además de que tenía el cuerpo tan cansado como si hubiera corrido una maratón. La cosa no mejoró cuando vi que no estaba sola ni era la única que estaba desnuda en mi habitación al ver que estaba acompañada en la cama y quise golpearme cuando me di cuenta de que era Liam. No no no no, no podía ser. Esto no podía estar pasando de verdad. Liam....liam despierta! Tienes que irte. Dije golpeando su hombro mientras me levantaba rápidamente, enrollando toda la sábana alrededor de mi cuerpo, dejándolo a él como Dios lo trajo al mundo. Sabía que lo más correcto era no mirarlo, pero ni siquiera fui capaz de evitarlo hasta que escuché su voz igual de nervioso que yo. De repente los recuerdos de la noche anterior asaltaron mi mente y tuve que juntar las piernas para no hacer caso a la sensación agradable entre mis piernas antes de mirar al rubio. Esto...no ha pasado. Dije firme mientras señalaba la cama y me pasé una mano por el pelo al recordar que no solo me había acostado con el amigo de mi primo, si no que encima él tenía novia joder.
avatar
Mensajes : 7801

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: en el espacio de tu ser me quiero perder y aprender todos los secretos que esconde tu piel ─

Mensaje por Arijp96 el Mar Dic 05, 2017 6:27 am


Matthew Daddario
Sonreí un poco cuando dijo lo de la barbacoa y asentí porque la morena tenía razón, nadie era capaz de resistirse a una buena barbacoa con amigos. He estado un poco ocupado en la primera semana de trabajo, ya sabes, acomodarme al ritmo de trabajo de la empresa y a todas las cosas de la que me tengo que encargar para asegurar que todo vaya a la perfección. Contesté como explicación antes de dedicarle una sonrisa aunque mis ojos estaban fijo en la manera en la que jugaba con su pelo o en la sonrisa que abarcaba su rostro hasta que todo mi cuerpo se tensó cuando dijo que quería repetir lo que había pasado en el baño. No podía creer que me estuviera diciendo eso en este mismo momento, cuando estábamos en la casa de su primo, quien estaba a pocos metros de nosotros aunque parecía que no se había enterado de mi llegada. Ni siquiera tuve la oportunidad de responder a su comentario antes de que sus labios estuvieran atrapando los míos en un nuevo beso, que nada tenía que ver con el que habíamos compartido una semana atrás porque este era mucho más lento. Con este beso teníamos la oportunidad de que nuestras lenguas se acariciaran con un poco menos de salvajismo y, por tanto, poder disfrutar del sabor de la boca del otro. Y santo cielo, el sabor de Victoria era tan delicioso y tan duramente dulce que simplemente me apetecía tomar todo de ella hasta dejarla seca. Estaba haciendo mi mayor esfuerzo para no soltar las cervezas que tenía en mi mano y tomarla en ese mismo momento. Preciosa, creeme que yo tampoco he dejado de pensar.Has hecho que mi trabajo se volviera mucho más difícil de lo que ya es. Susurré contra sus labios antes de escuchar la voz de mi amigo y en ese momento solo quise matarlo por interrumpir la cercanía que estaba teniendo con su prima. En cuanto lo vi aparecer, lo saludé como si nada hubiera pasado y le mostré las cervezas que había traído antes de acompañarlo hasta el jardín donde haríamos la barbacoa. Comencé a ayudarlo a preparar toda la mesa y demás hasta que fuimos a encender la barbacoa y Josh se dio cuenta de que no le quedaba carbón, por lo que tenía que ir a buscarlo. No sabía como sentirme al respecto ante la idea de quedarme a solas en la casa con Victoria después de lo que había pasado hace unos minutos y la semana pasado en aquel baño. Sin duda era una situación de auténtico riesgo pero también era una oportunidad de volver a disfrutar de sus labios. Me quedé mirando a mi amigo cuando salió de casa y estaba a punto de dar un paso con la morena cuando dijo que iría a la sala para descansar, como si no quisiera quedarse a solas conmigo o le molestara mi presencia. Tardé unos segundos en reaccionar por su reacción y tuve que ir al interior para tomarla del brazo y acercarla a mí. Solo Dios sabía que con la falda que llevaba en ese momento estaba haciendo que perdiera la cordura de mis pensamientos y de mis movimientos. Se me ha olvidado darte una cosa. Dije antes de colocar mis manos en su cintura y acercarla a mi cuerpo para después ser yo el que atrapara sus labios con los míos, con la misma intensidad que nos habíamos besado en el restaurante. Sin besos eran tan intoxicantes que no quería dejar de besarla en ningún momento,
todo lo contrario, quería mucho más de ella y continuar por donde lo habíamos dejado. Deslicé mis manos hasta su trasero y la masajeé lentamente antes de acercarla a mi cuerpo. Me separé mordiendo su labio inferior y tirando un poco antes de mirarla con una sonrisa. He estado toda la semana perdiendo la cabeza cada vez que pensaba en ti. Joder Vic...eres tan caliente ahora. Joder...no te imaginas las cosas que me encantaría hacerte. Dije con la voz más ronca de lo que me hubiera gustado y me maldije mentalmente por no ser capaz de controlar mis instintos más primitivos antes de acercarme de nuevo a su boca para volver a besarla, gruñendo contra sus labios en cuanto nuestras lenguas volvieron a acariciarse mientras la alzaba para que me rodeara de nuevo con sus piernas. Haberla tenido así en el restaurante me había vuelto completamente loco y tener la oportunidad de volver a acariciar sus piernas y quizas poder acariciar más allá solo hacía que tuviera más ganas de ella. No podía creerme que estuviera pensando esto de la misma persona que hace unos años tartamudeaba con mi presencia y me pidió tímidamente que fuera su primer beso, aunque después no estuvo dispuesta a ir un poco más allá.
avatar
Mensajes : 7801

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: en el espacio de tu ser me quiero perder y aprender todos los secretos que esconde tu piel ─

Mensaje por goldensky el Miér Dic 06, 2017 3:53 am


VICTORIA JUSTICE.
Ni siquiera alcancé a llegar muy lejos cuando lo sentí seguirme y solo segundos después, me detuvo para acercarme a él. Vaya, eso había sido rápido. Lo miré atentamente, esperando el siguiente movimiento que vino acompañado de una simple frase y me hizo elevar mis cejas. Antes de poder preguntar que tenía para darme, me lo demostró, besándome con urgencia. No tardé en estar correspondiendo, besándolo con la misma necesidad de probarlo otra vez, rodeando su cuello con mis brazos para mantenerlo cerca a mí. Gemí cuando sentí sus manos sobre mi trasero, acariciándolo a su antojo. Cada caricia que me daba era deliciosa y erizaba mi piel al instante. Abrí mis ojos lentamente cuando dejó de besarme para morder mi labio inferior de una manera tan sensual que mandó una punzada directamente a mi entrepierna. Joder. Reí suavemente ante sus palabras. Matt no tenía idea de cuanto me encantaba escuchar eso. ─ Lamento haber sido una distracción para ti mientras trabajabas. ─ Me burlé, recordando lo que me había confesado hace unos momentos. Pero no lo lamentaba. Me satisfacía saber que estaba en sus pensamientos. Me calentaba la idea de pensar en que estuvo pensando en mí en momentos inoportunos. Me preguntaba si es que había hecho al respecto y eso solo aumentaba a mi excitación. Enredé mis brazos en su cuello, ayudando a mantenernos cerca pero era obvio que para ninguno era suficiente. Ambos necesitábamos más. Solté un pequeño chillido ante la sorpresa y rapidez con la que me levantó para subirme sobre su cuerpo, haciendo que mi falda se corriera un poco. Apreté mis piernas a su alrededor, gimiendo por la presión que eso ocasionaba en mi entrepierna que necesitaba un poco de atención. Aún no sabía que tan lejos dejaría que esto llegara. Tal vez me compadecía de Matthew y dejaba que jugara conmigo un poco más que la última vez. ─ ¿Qué es lo que quieres hacerme, Matthew? ─ Pregunté jadeante sobre su boca. ─ Dímelo, quiero saberlo. ─ Insistí. Me mojaba tanto al pensar en cual sería la respuesta. Esperaba que fuese una con lujo de detalles y es que me encantaba que me hablaran sucio. Y en especial quería saber cuales eran las fantasías que él tenía conmigo, ya que estaba segura debía tener unas cuantas. Incluso yo tenía varias con él. Dejé de besar sus labios para comenzar mi descendencia por su cuello, besándolo, lamiéndolo y mordiéndolo a mi antojo. ─ Dime lo que quieres hacer conmigo. ─ Pedí de nuevo, cerca a su oído donde aproveché para morder el lóbulo de su oreja mientras sus manos se entretenían en apretar mi culo antes de que comenzara a moverse, llevándono hacia mi destino inicial donde nos dejó caer sobre uno de los sillones de la sala con él encima mío. En esa posición le fue más fácil comenzar a tocarme con más libertad. Yo tampoco me quedé atrás al comenzar a meter mis manos bajo su camisa para por fin poder tocar su piel. Disfruté de recorrer su trabajado abdomen, deseando poder llenarlo de besos.
avatar
Mensajes : 2388

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: en el espacio de tu ser me quiero perder y aprender todos los secretos que esconde tu piel ─

Mensaje por goldensky el Miér Dic 06, 2017 4:13 am


LIAM HEMSWORTH.
Gruñí sobre mi lugar antes los gritos que escuchaba. Joder, la cabeza estaba a nada de explotarme y quien sea que estaba gritándome no estaba ayudando. Me removí un poco, soltando una maldición cuando sentí el golpe sobre mi hombro. ¿No había bastado con los gritos para despertarme? Restregué mis ojos, claramente enfadado, antes de abrirlos. Y joder, lo primero que vieron fue a Ari, tratando de ocultar el hecho de que estaba desnuda. ¿Qué demonios...? Fruncí mi ceño al no entender que sucedía. ¿Por qué ella estaba desnuda y por qué estaba yo con ella? ¿Dónde diablos estaba? Pestañeé unos segundos, intentando aclarar mi mente en medio del asqueroso dolor de cabeza pero me fue imposible concentrarme en mí mismo cuando Ari me miraba como si estuviera en shock. Entonces bajé la mirada, encontrándome completamente desnudo frente a ella. Oh, jodida mierda. ─ Maldición. ─ Espeté, los nervios y la sopresa haciendo de las suyas mientras me apresuraba a levantarme de la cama en busca de mi ropa o algo con que cubrirme. Ni siquiera recordaba como había terminado aquí o por qué estaba desnudo. Tenía que hacer memoria aunque... si yo estaba desnudo y ella estaba desnuda y ambos amanecimos en la misma cama entonces eso significaba que... Tragué en seco después de haberme colocado el bóxer. Oh, por el amor de Dios. Esto no podía estar pasando. Tenía que ser un mal entendido. Una pesadilla. No podía ser real. Sin embargo, al ver la expresión de completo horror en el rostro de Ari, mis sospechas solo terminaron por confirmarse y estupidamente, volteé a mirar la cama como si eso ayudara en algo. Entonces lo recordé. Recordé la manera en que ambos llegamos a su habitación, como ambos ayudamos a desvestirnos y como terminamos follando en todas las posiciones imaginables. Mierda, mierda y más mierda. ¿En qué estaba pensando? ─ Fue un error. ─ Mascullé, apoyando sus palabras. ─ Olvidaremos esto. No debió pasar. Nadie se enterara de esto, tienes mi palabra. ─ Y es que yo no quería que nadie se enterara, obviamente. Si Lucas se enteraba que me acosté con su prima me mataría sin pensarlo dos veces y Natalie... oh, mátenme. ─ Joder... Natalie. ─ Salí de la habitación de la castaña tras vestirme rápidamente en busca de mi novia. Sí, ya sé, fue lo peor que pude hacer, dejarla en la habitación sin hablar de lo que pasó o no sé, ¿qué se hacía en estos casos? De cualquier manera, ni siquiera podía mirar a la muchacha sin sentir vergüenza por lo que hicimos por más que haya disfrutado estar dentro de ella... ¡joder! No podía pensar con mi polla ahora. Llegué a la sala donde varias personas aun estaban dormidas. Al parecer, la mayoría de los invitados terminaron por pasar la noche después de la tremenda borrachera. Entre ellos, logré encontrar a Lucas, tirado sobre uno de los sillones aun perdido en sueño y el sentimiento de culpabilidad me abordó. Fue peor en cuanto abrí la puerta del cuarto de él donde habíamos dejado a Natalie la noche anterior. Jamás me había sentido tan fatal. Nunca había engañado a mi novia, ni siquiera había pensado en hacerlo. Yo la amaba tanto y ahora le había fallado de la peor manera posible. Era la basura más grande del mundo entero. Caminé lentamente hacia la cama donde Natalie todavía seguía durmiendo. Se miraba tan tranquila, tan inocente... sin tener la menos idea de que su novio se había acostado con otra bajo el mismo techo.
avatar
Mensajes : 2388

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: en el espacio de tu ser me quiero perder y aprender todos los secretos que esconde tu piel ─

Mensaje por Arijp96 el Miér Dic 06, 2017 5:54 am


Ari Hill
Asentí rápidamente a sus palabras porque estaba completamente de acuerdo en que lo mejor era olvidar esto que había pasado y no decirselo a nadie. Hacer de todo esto lo que realmente era: un error y no volver a pensar en esto nunca más. Sentí una gran culpabilidad dentro de mí cuando el rubio dijo en voz alta el nombre de su novia y tapé mi rostro negando con la cabeza porque sí, él era su novio y el que la había engañado, pero yo había sido la chica con la que se había acostado,con la que había estado follando durante gran parte de la noche hasta no poder más. Y siempre había sido de esas mujeres que defendía el respeto entre mujeres ¿y que había hecho? Participar en la infidelidad de una pareja. Esto no podía estar pasando. Cerré los ojos con fuerza en cuanto Liam salió de mi habitación esperando que cuando los abriera todo hubiera sido una pesadilla y esto nunca hubiera sucedido. Pero nada de eso pasó, cuando abrí los ojos todo estaba igual y yo quise golpear mi cabeza con la pared por haber sido tan estúpida:1. por no haber controlado el alcohol que tomé la noche anterior y 2.por haber acabado en la cama con el chico que tenía novia. ¿Acaso no pude haber coqueteado con algún otro amigo de mi primo que estuviera anoche en la fiesta? No, el lado más imbécil de mí misma tuvo que hacerlo con su mejor amigo el cual tenía novia. Esto tenía que ser una maldita broma del universo, quizás había hecho algo malo en otra vida y lo estaba comenzando a pagar en esta de una de las peores formas que era posible. Fui directamente al baño porque esperaba que una ducha ayudara a aclarar mi mente y a borrar la sensación de sus manos recorriendo mi cuerpo porque no era la mejor situación como para estar pensando en eso y tenía que hacer todo lo posible para borrar las imágenes que se iban acumulando en mi mente sobre lo sucedido en esa habitación la noche anterior. La forma en la que me había hablado,la forma en la que me había tocado, la forma en la que me había follado joder. Me golpeé la frente para espabilar antes de entrar en el baño y sentí un escalofrío recorrerme cuando vi mi cuerpo en el espejo y pude notar algunas rojeces en mis pechos, haciendome recordar su boca en ellos. Dios mío, tenía que acabar con esto como hiciera falta. Abrí el agua caliente y me metí debajo del grifo intentando mantener mi mente en blanco para poder relajarme en la ducha todo lo que fuera posible. Después de un rato, salí de la ducha sin mirarme al espejo y me vestí lo antes posible intentando relajarme hasta que vi las sábanas sobre mi cama y las quité rápidamente. Tenía que quitar cualquier rastro que me pudiera recordar a lo que pasó aquella noche así que lo mejor sería ponerlas a lavar y poner unas nuevas. Salí de mi habitación con cuidado y me encontré con un Lucas algo desorientado y seguramente con un claro dolor de cabeza. ¿A dónde vas con esas sábanas? Te las puse ayer Ari... Dijo mi primo intentando no alzar la voz para no sufrir aún más con el dolor que estaría sintiendo e iba a responder justo cuando vi la puerta de la habitación de Lucas abrirse para dejar salir a Liam con su novia, provocando que todo mi cuerpo se tensara al no saber como actuar en este momento. Es que soy una patosa y anoche me llevé una bebida a la habitación y acabé tirándola por toda la cama. Así que ahora me toca hacer la colada. Dije caminando rápidamente al cuarto donde tenía todo eso de la limpieza, buscando una manera de huir de aquella situación tan incómoda para mí. Lo peor es que no podría hacer como si fuera un chico más debido a que era el mejor amigo de mi primo, lo que significaba que seguramente se iban a ver más seguido de lo que me gustaría. Aunque...si hacía como si lo odiara con todas mis fuerzas, quizás Lucas evitaría que estuviéramos juntos en el mismo lugar con tal de no soportar peleas por mi parte.
Quizás ahí estaba la solución a toda esta situación. Si lo odiaba, no pasaríamos tiempo juntos y si no pasábamos tiempo juntos, no tenía nada de lo que preocuparme.
avatar
Mensajes : 7801

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: en el espacio de tu ser me quiero perder y aprender todos los secretos que esconde tu piel ─

Mensaje por Arijp96 el Miér Dic 06, 2017 6:42 am


Matthew Daddario
Que Victoria quisiera saber todo lo que estaría dispuesto a hacerle en este momento solo hacía más difícil que pudiera controlarme y las palabras fueron incapaces de salir de mi garganta porque estaba demasiado distraído besando su cuello y mis manos acariciando su trasero como para pensar en las palabras correctas que decirlo. En cuanto sus dientes se clavaron en el lóbulo de mi oreja sentí un pinchazo en mi polla y me sentía incapaz de controlarme en este mismo momento así que seguí con el camino que la morena iba a seguir si yo no la hubiera detenido hasta que ambos nos dejamos caer en el sillón y la miré con la respiración algo agitada, disfrutando de las caricias que comenzaba a regalarme. Comenzaría por arrancarte esta maldita ropa que me esta volviendo loco. Joder, ¿por qué tienes que ponerte esa falda que te queda tan bien? Me encargaría de que no quedara ningún espacio de tu cuerpo sin ser besado antes de que mi boca se coma tu coñito hasta que no quedé ni una gota que yo no haya probado. Dije acariciando uno de sus pechos por encima de la blusa mientras mis labios se perdían en la piel de su cuello porque no quería perder esta oportunidad de saborearla por nada del mundo, por lo que me dediqué a chocar mis caderas contra la suya como si la estuviera embistiendo. Era una de las ventajas de que llevara falda y es que la podía sentir mucho mejor. Pero lo más importante...es que me encantaría follarte tanto que no pudieras caminar durante una semana, recordando en todo momento que ha sido mi polla la que te ha hecho eso, la que te ha hecho gritar mi nombre preciosa. Gruñí contra la piel de su cuello y en estos momentos me encontré deseando que a Josh se le pinchara una rueda o algo por el estilo y tardara horas en regresar para demostrarle a su prima de todo el placer que estaba dispuesto a darle hasta el punto en que solo fuera capaz de pensar en tenerme en su interior. Maldita sea Vic...no sabes la cantidad de veces que me he corrido esta semana pensando en ti. En esa boquita tan sucia que tienes joder. Susurré con la voz más ronca que me había escuchado nunca y seguí con mis besos, enterrando mi cara en sus pechos mientras mi mano se deslizaba por el interior de su falda hasta alcanzar su entrepierna. Sentí que el puto paraíso estaba en mis manos cuando noté lo mojada que estaban sus bragas y tenía necesidad de bajarme allí mismo los pantalones y meter mi polla en su interior de una sola embestida. Tuve que hacer un esfuerzo para recordar que yo no era esa clase de animal que trataba a las mujeres como si fueran un único objeto. Estás tan mojada Vic...toda para mí. Y estás tan caliente...me vuelves loco. Dije acercándome a besar sus labios con lujuria mientras mis dedos apartaban la mojada tela de sus bragas y comenzaba a acariciar lentamente su chorreante hendidura. No había mejor sonido en este mundo que los jadeos que estaban comenzando a salir de los labios de Victoria y fue suficiente para animarme a introducir dos dedos en su interior,
gruñendo al sentir como su cuerpo se aferraba a mis dedos, comenzando a penetrarla con ellos mientras mi pulgar continuaba acariciando y estimulando su clitoris. ¿Te gusta preciosa? Enseñame lo mucho que te está gustando.Dije mirándola directamente a la cara porque no quería perderme ni un solo gesto de placer que su cuerpo estuviera dispuesto a mostrarme.
avatar
Mensajes : 7801

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: en el espacio de tu ser me quiero perder y aprender todos los secretos que esconde tu piel ─

Mensaje por goldensky el Dom Dic 10, 2017 5:13 am


VICTORIA JUSTICE.
Escuché atentamente a su respuesta, sintiendo de inmediato como mi cuerpo reaccionaba a cada una de sus palabras. Jamás en mi vida me había mojado tanto como en esos momentos pero no podían culparme. Matt era tan caliente y tan jodidamente hermoso. Era una combinación letal. Cualquier mujer estaría reaccionando de la misma manera. Gemí de tan solo imaginar como sería sentir sus labios recorrer mi cuerpo pero lo que sin duda hizo que casi perdiera la cabeza fue imaginarlo perdido entre mis piernas, imaginando su lengua haciendo maravillas en mi coño. Apostaba lo que fuera a que podría comerme como nunca nadie antes lo había hecho. Relamí mis labios, subiendo mis manos un poco más mientras él se entretenía con uno de mis pechos y comenzaba a mover su cadera contra la mía, permitiéndome sentir el bulto en sus pantalones contra mi entrepierna. ─ Joder. ─ Jadeé sin poder contenerme al haber logrado que todo mi cuerpo se removiera. El choque entre nuestras cuerpos estaba dándome placer sin dudas, quizas no el mismo a comparación de un contacto más directo pero por el momento, era malditamente bueno. Pasé mis manos hacia su espalda, aun bajo la camisa, recorriendo esta misma mientras él seguía hablándome, haciéndome temblar bajo su cuerpo. Demonios, sí. Quería gritar su nombre mientras me follaba hasta dejarme sin aliento. No pude evitar sonreir ante la confesión que había confirmado mi sospechas perversas y es que la idea de pensar en Matthew masturbándose mientras pensaba en mí... no tenía precio. Hubiera deseado poder presenciar tan caliente escena. Mordí mi labio inferior, bajando la mirada para ver como abandonaba mi cuello para dirigirse hacia mis pechos y a la vez, sintiendo su mano colarse bajo mi falda, llegando hasta mi entrepierna donde sin duda debió darse cuenta de lo mojada que estaba. ¿Y cómo no estarlo después de todo lo que me había dicho? Era incluso un milagro que no me haya corrido ahí mismo con solo escucharlo. ─ Es lo que provocas, cariño. ─ Jadeé antes de recibir sus labios, devolviéndole el beso con la misma necesidad mientras me percataba de como hacía mis bragas a un lado para por fin tocarme directamente. Mi cuerpo tembló en respuesta al estar tan sensible y no pude detener mis jadeos. ─ Matt... ─ Chillé, arqueando mi espalda en el momento que sin aviso, me penetró con sus dedos. Había estado tan necesitada de atención y él estaba haciendo un gran tabajo al atenderme. ─ Dios, se siente tan bien. ─ Respondí a su pregunta, como si mis gemidos y mi cuerpo retorciéndose bajo el suyo no se lo dejaran claro ya. Podría llorar de lo bien que se sentían sus dedos en mi interior. Comencé a mover mis caderas, buscando profundizar las embestidas. En ningún momento aparté mi mirada de la suya y es que era tan caliente esta conexión que habíamos establecido. ─ Más. ─ Gemí. ─ Hazlo más rápido, por favor... ─ Él no me defraudó y pronto estaba follándome con sus dedos tan rápido y fuerte que mis gritos aumentaron en segundos, eso más los estímulos en mi clítoris fueron suficientes para hacerme perder la cabeza y aunque hubiera querido aguantar un poco más, simplemente no pude. Me abracé a su cuerpo mientras me corría y gritaba su nombre como una jodida perra. Ese debió ser el mejor orgasmo de mi vida y solo habían sido sus dedos. Pensar en lo que podría hacer con su boca o con su polla solo me encendía mucho más. Cuando logré recuperarme, fui en busca de sus labios de nuevo y ahogué mis suaves gemidos al sentir como sacaba sus dedos de mi interior. Antes de que pudiese hacer algo más, me separé de su boca y tomé su mano entre la mía, llevando sus dedos empapados de mis jugos a mis labios para succionarlos y saborearme de ellos. Mantuve mis ojos puestos en los suyos mientras los hacía, encargándome de excitarlo más al chupar como si de su polla se tratara. ─ Mmm, delicioso. ─ Comenté, dedicándole una sonrisa con inocencia fingida al sacar sus dedos de mi boca. ─ Pruébame, cariño. ─ Bajé una de mis manos a mi coño, recolectando un poco de mis jugos en mis dedos para después llevarlos a su boca. Él no tardó en recibirlos y pude disfrutar de ver la manera en que se deleitaba con mi sabor. ─ Es una lástima que no haya podido estar ahí antes para ayudarte con el problema entre tus piernas. ─ Mencioné humedeciendo mis labios, recordando sus palabras de hace unos momentos. Bajé la mirada nuevamente mientras deslizaba una de mis manos por su torso hasta llegar a sus pantalones donde palmeé su erección sobre la tela. ─ ¿Quiéres saber un secreto? ─ Pregunté en un susurro. Me acerqué a sus labios de nuevo, besándolos cortamente. ─ También me he tocado pensando en ti. ─ Admití.
avatar
Mensajes : 2388

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: en el espacio de tu ser me quiero perder y aprender todos los secretos que esconde tu piel ─

Mensaje por goldensky el Dom Dic 10, 2017 5:21 am


LIAM HEMSWORTH.
No me atreví a despertar a mi novia. No sabía como iba a tener el valor de mirarla a los ojos tras mi traición asi que decidí simplemente dejarla dormir mientras pensaba en lo estúpido que había sido. Lo que si hice fue meterme a la cama con ella, abrazándola desde atrás como si eso ayudara en algo. Sabía que nada haría esto mejor pero joder, necesitaba sentirla. Recordarme que Natalie era el amor de mi vida y que ella no merecía lo que acababa de hacerle. Lo peor de todo era que... me había gustado. Demasiado. Creo que eso era lo que más culpable me hacía sentir. No tenía derecho a haber disfrutado. Me sentía tan sucio. Hundí mi rostro en su cuello, aspirando su dulce aroma, buscando poder olvidar el de Ari... joder, tal vez recordarla no era una buena idea porque hacerlo solo me hacía recordar lo malditamente hermosa que lucía desnuda, lo maravillosa que se veía encima de mí, montándome como si fuera su único propósito en la vida. ¡Mierda! No estaba ayudando. Era una basura. Podía admitirlo. Cerré mis ojos fuertemente, obligándome a enfocarme en la dulce mujer entre mis brazos. No sabía como avanzaríamos de aquí. O bueno, yo no sabía como lo haría. Ella seguría normal pero yo... yo iba a tener dificultades. Permanecí en esa posición por varios minutos mientras pensaba en como sería todo ahora y es que las cosas no solo serían raras con mi novia, no, también lo serían con Lucas. ¿Cómo se suponía que iba a ver a mi mejor amigo ahora? Él me conocía a la perfección y sabría de inmediato que algo anda mal y obviamente, no iba a decirle que no solo le fui infiel a mi novia sino que lo había hecho con su prima. Con la chica que era como una hermana para él. Me mataría antes de tener oportunidad de disculparme. Y es que vamos, de todas las chicas en la fiesta ¿por qué se me ocurrió meterme con Ari? Eso sonaba terrible ahora que lo ponía de esa manera. Implicaba que planeaba serle infiel a Natalie pero no era asi, nunca cruzo por mi mente el estar con alguien más que no fuera ella pero lo mínimo que pude hacer fue al menos meterme con alguien con quien no tendría que seguir viendo seguido. Peor suerte no pude tener. Si pudiera, yo mismo me daría una patada en las bolas por ser un auténtico hijo de puta. Bien merecido que lo tenía. Antes de poder seguir atormentándome mentalmente, Natalie se removió, comenzando a despertar lentamente. Soltó un par de quejidos que obviamente eran por el dolor de cabeza que seguramente la atacaba ahora. Sin embargo, en medio de eso, logró dedicarme una pequeña sonrisa que solo hizo que mi corazón se hiciera trizas. Yo no merecía a esta mujer. Era demasiado buena para mí. ─ Buenos días. ─ Susurró. ─ ¿Pasaste la noche aquí conmigo? ─ Preguntó, acercándose a besarme. Oh, Dios mío, yo quería desaparecer. ─ Claro que sí... no podía dejarte sola. ─ No puedo decir que siempre fui un santo y sí, llegué a mentirle en alguna ocasión pero habían sido mentiritas piadosas, algo sin mayor importancia, como decirle que me gustó una película que me obligó a ver cuando en realidad la había detestado. Esto... era iba mucho más allá y lo peor era que ella me maba tanto y tenía tanta confianza en mí que siempre me creía. Eso me dolía mucho más. ─ Eres tan lindo, te amo, ¿lo sabes? ─ Como si no pudiera sentirme peor, ella soltó aquellas dos palabras que realmente no merecía escuchar en estos momentos. ─ Yo también te amo. ─ A pesar de todo, eso seguía siendo verdad. Yo la amaba. La amaba y me odiaba por joder lo que teníamos. Pero iba a remediar esto, no sabía como pero a partir de ahora, iba a ser el triple de atento con Natalie, le demostraría que la amaba todos los días y dejaría lo sucedido con Ari en el pasado. Como se lo había dicho antes de huir de su habitación, olvidaría que lo nuestro pasó, asi tuviera que darme contra la pared un millón de veces, lo lograría. ─ ¿Te pareces si nos vamos de una vez? Quiero darme un baño. ─ En eso no podía estar más de acuerdo. Quería largarme de aquí de una vez. Ayudé a Natalie a levantarse y cuando estuvo completamente en sus cinco sentidos, salimos de la habitación solamente pare encontrarme con Ari y Lucas afuera. Sentí todo dentro de mi revolverse y por un momento temí que Lucas se haya enterado de todo. No obstante, las palabras de la castaña me relajan... hasta cierto punto claro, porque yo sabía la verdadera razón por la cual ahora huía con sus sábanas. ─ ¿Ya se van? ─ Fue la voz de Lucas que me hizo despegar la mirada de su prima para mirarlo a él. ─ Deberían quedarse un rato más, podemos desayunar los cuatro juntos después de que saque a los demás de aquí. ─ Dijo entre leves risas. ─ Yo... no creo que sea buena idea. Natalie tiene un dolor de cabeza... yo también, para ser sinceros. Creo que lo mejor es que no vayamos a descansar a nuestro departamento. ─ Expliqué. ─ Hey, sabes que mi casa es su casa. Tengo aspirinas, se toman una y pueden regresar a dormir a mi cuarto, no hay problema. Anda, Natalie, sé que quieres quedarte un rato más. ─ Bromeó, desordenando el cabello de mi novia un poco.
avatar
Mensajes : 2388

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: en el espacio de tu ser me quiero perder y aprender todos los secretos que esconde tu piel ─

Mensaje por Arijp96 el Dom Dic 10, 2017 6:10 am


Ari Hill
Decidí quedarme en el cuarto donde estaba la lavadora los minutos que consideraba necesarios hasta que mi primo volviera a quedarse a solas. Bueno, en realidad me daban igual el resto de sus amigos, lo que esperaba es haber esperado los suficiente como para que se hubieran ido tanto Liam como su novia. Me sentía la peor mujer del mundo por haber hecho algo así con Liam y lo peor era que no podía dejar de pensar en lo mucho que había disfrutado, no podía dejar de pensar en como me había sentido entre sus brazos, de la forma en que sus labios me habían dominado hasta acabar suplicándole porque siguiera haciéndome sentir tan bien, en la forma en que....¡Bueno basta ya! Esto no podía ir bien si seguía pensando en esas cosas cuando se supone que tendría que estar pensando en como había hacer de ahora en adelante para que Lucas pensara que odiaba a su mejor amigo y que por eso no quería pasar tiempo en el mismo lugar que él. Porque era así, no quería pasar tiempo en el mismo lugar donde estuviera Liam porque sabía que acabaría pensando en lo que había sucedido durante esta noche y eso solo haría que me odiara más a mí misma por no haber sido capaz de controlarme, por no haber controlado cada una de las copas que me había tomado y por no haber puesto una distancia cuando comenzamos con aquel coqueteo en la cocina, no debía haber seguido la corriente de aquellos comentarios pero me había quedado tan hipnotizada por su cercanía, por la manera en la que su cuerpo desprendía tanto calor que ni siquiera pude controlarme. En ese momento quise sentirlo mucho más cercanía y no había pensado en las consecuencias de mis actos debido a lo embriagada que estaba,tanto por el alcohol como por él. Cuando pensé que había pasado el tiempo necesario, salí de allí dejando que la lavadora hiciera su trabajo y observé como Lucas terminaba de despedirse de algunos de sus amigos Ahora nos tocará recoger todo este desastre. No sabía que tus fiestas eran sinónimo de descontrol Lucas, tenías que haberme avisado antes. Dije besando su mejilla mientras entraba a buscar algo de comer pero mis pasos se detuvieron cuando vi a Liam y su novia allí sentados. Esto tiene que ser una maldita broma. Pensaba que ya se habrían ido o algo por el estilo. Tranquila Ari,
no seremos nosotros solos. Les he dicho que se queden a desayunar y a descansar un poco.
Me explicó mi primo mientras miraba a Liam esperando alguna explicación de por qué no había hecho todo lo posible como para salir huyendo de aquel lugar lo antes posible. En vez de irse del departamento con su novia, ha decidido quedarse a desayunar como si nada hubiera pasado y sabía que ahora yo tenía la responsabilidad de actuar como si no fuera una basura de mujer. Me encogí de hombros y me serví un poco de desayuno antes de sentarme lo más alejada que fuera posible de Liam, poniendo toda mi atención en el plato que tenía delante de mí. Por cierto...¿dónde te metiste anoche Ari? Te vi entrar en la cocina y después ya no supe nada más de ti. Preguntó mi primo y yo sentí como todos mis músculos se tensaron al no saber que contestarle. Pero al menos agradecí de que mi cerebro fuera capaz de funcionar con más rapidez que mi cuerpo. Mientras tomaba algo me encontré con algunos de tus amigos y tengo que admitir que son unos capullos. ¿Tienes algún amigo que no sea insoportable? Porque solo consiguieron que se me quitaran las ganas de fiesta y fuera a mi habitación. Dije intentando continuar con el desayuno tranquilamente y mantener mi mente ocupada para no pensar en lo que realmente había pasado en mi habitación, no pensar en como había empezado todo en esta misma cocina y la manera en la que mi cuerpo había reaccionado al simple beso que habíamos comenzado allí. ¿Y por qué no buscaste a Liam? Estoy seguro de que no hubieras tenido problema en pasar el rato con él. Dios de verdad! Estaba deseando que Lucas se callara de una maldita vez porque no estaba ayudando en absoluto a toda esta situación. Bastante complicado era ya como para soportar sus comentarios interrogatorios de mi actitud, aunque en este momento lo vi como la ocasión perfecta para dejarle claro a mi primo que no soportaba a su mejor amigo. Dejame decirte que lo incluyo dentro de tus amigos insoportables. Definitivamente no tienes a ninguno normal. Contesté a su pregunta bebiendo un poco de zumo y rezando porque esto realmente funcionara.
Teníamos que olvidar lo que había pasado la noche anterior pero también teníamos que poner cierta distancia entre nosotros y lo mejor era que todos pensaran que no lo soportaba porque evitarían que compartiéramos el mismo espacio. O al menos eso esperaba porque mi primo a veces no entendía las indirectas y esperaba que esta no fuera una de esas ocasiones porque si no no sabría que más hacer para que no siguiera relacionándome ni con su amigo ni con la novia de éste.
avatar
Mensajes : 7801

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: en el espacio de tu ser me quiero perder y aprender todos los secretos que esconde tu piel ─

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.