Últimos temas
Afiliados del Foro
Afiliados hermanos 0/5
Directorios y Recursos
Afiliados Elite 0/44

en el espacio de tu ser me quiero perder y aprender todos los secretos que esconde tu piel ─

Página 7 de 8. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: en el espacio de tu ser me quiero perder y aprender todos los secretos que esconde tu piel ─

Mensaje por goldensky el Jue Dic 28, 2017 4:45 am


LIAM HEMSWORTH.
No entendía el afán de Natalie por querer pasar tanto tiempo con Ari. No me malinterpreten, claro que Ari era una buena chica y divertida pero... era incómodo. Obviamente, mi novia no entendería el por qué y mucho menos se lo contaría pero estar con ambas por tanto tiempo estaba volviéndome loco. Más cuando me encontraba queriendo estar a solas con la castaña pero sabiendo perfectamente que a quien le debía lealtad era a Natalie. Pasé gran parte de la comida en silencio, dejando que mi novia fuera la que tomara las riendas de la situación. Al fin y al cabo, fue ella quien tuvo la magnifica idea de que comiéramos los tres juntos asi que no haría ningún esfuerzo por tratar de hacer de esto más amenos. Suficiente era para mí tan solo estar aquí sentado al lado de Ari. Era una tentación enorme, ni siquiera supe exactamente como fue que me contuve para no tocarla. Tampoco me había atrevido mucho a mirarla. Sentía que si lo hacía, perdería todo el control y entonces sí que estaría jodido. Parecía que pasaron horas para cuando la cena terminó pero me había aliviado bastante cuando pude pedir la cuenta y pagar todo. Y aunque el pequeño martirio no terminó ahí, con saber que solo era cuestión de poder llevar a Ari de vuelta a casa para poder por fin respirar tranquilo me hacía sentir mejor. Claro, el camino no fue cómodo, Natalie se había quedado dormida tras un largo día y dentro del auto reinaba el silencio. Solo quería llegar lo antes posible al departamento de Lucas y dar la tarde por terminada. Era lo más sano. Pero al llegar, supe que no podía simplemente dejarla ir sola. Ya era algo tarde asi que lo mínimo que pude hacer fue acompañarla hasta la puerta, total, ya había pasado gran parte del día a su lado, ¿qué más daba un minuto más? Además, Natalie me retaría si se enteraba que no había acompañado a Ari. ─ Es mejor prevenir que lamentar. ─ Respondí mientras la miraba sacar sus llaves. ─ Descuida, sé que lo intentaste y creéme, conosco bien a Natalie, no te culpo por nada. ─ Aseguré. Lo último que quería era que se sintiera mal por el día de hoy, después de todo, fue idea de Natalie y aunque más de una vez quise que Ari se fuera, entendía que mi novia la había puesto en situaciones donde simplemente no tuvo opción de escapar. Asi era mi novia y no podía cambiarla. ─ A pesar de todo, espero que hayas pasado un buen rato. ─ Me sentía algo tanto diciendo aquello, ¿cómo iba a poder pasar un buen rato con la novia del chico con el cual se acostó? Casi me doy contra la pared por tan estúpido comentario. Observé atentamente a la castaña mientras se disponía a abrir su puerta pero cuando pensé que por fin terminaría por hacerlo, ella se detuvo y giró a mirarme con aquellos ojos que brillaban ahora más que nunca. Oh, vamos, Ari, no me mires así. Tragué en seco ya que se me estaba haciendo muy difícil apartar mi mirada de ella por más que quisiera. Debía irme, dar la vuelta y salir corriendo de una maldita vez de vuelta al auto, lo sabía, pero mis pies simplemente se negaban a despegarse de su lugar. Sabía también que en el fondo, deseaba quedarme aquí, con ella. Bajé la mirada a sus bonitos labios, aquellos que tanto me tentaban y parecían pedir que volviera a besarlos. Joder, esto era una tortura. Por unos segundos, niguno de los dos dijo nada y creí que ella sería la que terminaría con este momento pero me sorprendió completamente cuando fueron sus manos las que tomaron mi camisa y me acercaron a ella para estrellar su boca contra la mía, permitiéndome saborearla de nuevo. Oh, santa mierda. Quisiera poder decir que hice un intento por separarme pero sería una completa mentira porque apenas mi cerebro proceso lo que estaba pasando, mis manos se apresuraron en bajar al trasero de esa chica, tomándolo entre las mismas para apretarlo y posteriormente alzarla, haciendo que sus piernas rodearan mi cuerpo. Acto seguido, la presioné contra la pared, aprovechando para abandonar sus deliciosos labios y bajar por su cuello, llenándolo de besos húmedos. ─ Maldita sea. ─ Gruñí, presionando mi cuerpo contra el suyo, deseando que ninguno tuviera ni una sola prenda de ropa encima para poder volver a hacerla mía. ─ No tienes idea de cuanto quisiera follarte ahora mismo. ─ Murmuré sobre su piel, importándome poco la situación. ─ ¿Me quiéres dentro de ti de nuevo? ─ Pregunté, bajando una de mis manos hacia su entrepierna, regalándole caricias sobre la ropa.
avatar
Mensajes : 2470

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: en el espacio de tu ser me quiero perder y aprender todos los secretos que esconde tu piel ─

Mensaje por Arijp96 el Jue Dic 28, 2017 2:53 pm

Ari Hill
Joder, era imposible que un beso tuviera un sabor tan delicioso como el que estaba disfrutando yo en este momento. Sabía que había sido un completo error haber iniciado este beso, pero se sentía tan bien la manera en la que ambos nos estábamos devorando, la manera en la que nuestras lenguas se estaban acariciando, que era imposible no querer disfrutar de este momento todas las veces que fueran posibles. Sabía que era un error estar deseando que sus manos me tocaran, que me mirara de la misma manera que lo había hecho en la tienda y que me había hecho sentir como una diosa y tan deseada. Un jadeo se escapó de mis labios en cuanto sus manos se posaron en mi trasero y lo apretó con fuerza acercándome a su cuerpo. Dios santo de mi vida, esto era el mismísimo paraíso y no quería terminara por nada del mundo, por lo que no dude en rodear su cintura con mis piernas en cuanto éstas dejaron de tocar el suelo. Necesitaba sentirlo todo lo cerca de mí que fuera posible y ese deseo incluía que la ropa entre nosotros desapareciera y pudiera volver a tenerlo en mi interior. Quizás lo más correcto era detener esto porque Natalie estaba en la calle, durmiendo después de haberme tratado durante todo el día como una amiga mientras que yo me había acostado con su novio y ahora estaba dejando que ambos nos dejáramos llevar por la lujuria, pero no podía dejar de desearlo y de disfrutar la manera en la que su cuerpo se pegaba a mí, dejándome saber que estaba deseando esto tanto como yo por la manera en la que su pantalón se sentía tan apretado. Un gemido se escapó de mis labios en cuanto sus labios se posaron sobre la piel de mi cuello e hice la cabeza a un lado para darle mucho más acceso a esa zona mientras una de mis manos se enredaba en su pelo para acercarlo más a mí. No quería que parara de hacer esto por nada del mundo. Nadie, absolutamente nadie se imaginaba lo mucho que disfrutaba de su tacto, de la manera en que sus labios torturaban mi piel de una manera tan deliciosa hasta hacerme gemir con solo eso. Incluso estaba segura de que, con lo excitada que estaba en este momento, podría hacerme llegar al orgasmo solo con eso. No sabes como deseo que me folles en este mismo momento, no sabes como tuve que controlarme para no pedirte que me follaras en el vestidor después de como me miraste. Susurré contra su oído mientras mordía el lóbulo de su oreja lentamente, tirando suavemente de su pelo mientras que con la otra mano me aferraba a su hombro. Estaba a punto de responder a su pregunta cuando sentí su mano en mi entrepierna y tuve que morder mi labio inferior para no chillar ahí mismo por sus deliciosas caricias. Estaba segura de que podía sentir lo húmeda que estaba a través de la ropa y lo deseosa que estaba de que sus dedos fueran a más. Esto era una maldita tortura y lo peor es que no quería que parara por nada del mundo, aunque eso significara que acabaría en el mismo infierno por estar haciendo esto. S….sí. Maldita sea Liam, quiero que vuelvas a follarme como aquella noche. Quiero tenerte dentro de mí todo lo que sea posible. Respondí sin preocuparme ni un poco del tono suplicante de mi voz. En nuestro organismo no había ni un rastro de alcohol y eso solo hacía que cada una de las cosas se sintieran más intensas y nítidas, no podía dejar de pensar con claridad. Ni siquiera aquella noche se comparaba a lo que bien se estaba sintiendo las caricias en este momento y sabía que era debido a la tormenta de lujuria y deseo en la que estábamos envueltos en este momento. Gemí su nombre en un susurro cuando sus dedos apartaron mi ropa interior y sus dedos empezaron a acariciar mi húmeda y caliente hendidura. Por dios, que lo hiciera ya o iba a perder la cabeza por completo. Deslicé una de mis manos por su pecho en dirección a sus pantalones hasta que alcancé el cierre de éste y lo quité para después bajar lentamente la cremallera de la prenda. Aún podía recordar lo mucho que le había gustado la última vez que le había tocado de aquella manera, como los gemidos se habían escapado de sus labios sin control. Si había disfrutado de esa manera bajo los efectos del alcohol, quería hacerle saber que podía ser mucho mejor. Introduje lentamente mis manos en su bóxer y tomé su polla dura antes de empezarla a acariciar lentamente, presionando lo justo en su glande antes de comenzar a hacer mis movimientos un poco más intensos, acompañando el ritmo de las embestidas de sus dedos. Te necesito, joder. Necesito otra maldita noche como esa y que no pueda dejar de pensar en tenerte dentro de mí, en ti follandome sin control. Rogué entre gemidos antes de volver a estrella mis labios con los suyos porque si no sabía que acabaría gritando de placer y no quería llamar la atención de nadie en una situación como esta.
avatar
Mensajes : 7925

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: en el espacio de tu ser me quiero perder y aprender todos los secretos que esconde tu piel ─

Mensaje por Arijp96 el Jue Dic 28, 2017 2:58 pm

Matthew Daddario
Pocos sonidos eran tan buenos como los gemidos que salían de la boca de la morena y que acababan chocando con mis labios, dejándome saber lo mucho que estaba disfrutando de lo que mis dedos le estaban haciendo. La confirmación solo llegó en el momento en que sus piernas se abrieron un poco más para permitirme un poco más de acceso a su interior, por lo que dejé que mis dedos se introdujeran un poco más en su interior, bombeando con rapidez a medida que su cuerpo me iba pidiendo cada vez un poco más. No pensaba detenerme en ningún momento si ella no quería. Después de dejar que alcanzara el primer orgasmo de la noche, uno igual de increíble que el de ayer, pensaba arrancarle la ropa interior y follarmela a mí mismo. Estaba seguro que no habría nada tan bueno como tenerla sobre mi cuerpo mientras mi miembro invadía todo su interior. Dios, se me ponía mucho más dura solo de pensar y aumenté el ritmo de mis movimientos para que ese momento llegara de una vez o perdería la cabeza. Pero todos mis planes se vieron interrumpidos cuando empujó mi pecho para separarme de ella y sacó mi mano de su vestido, provocando que mi rostro fuera el claro reflejo de la confusión al no saber que era lo que estaba sucediendo con ella. Cuando dijo lo de ser una niña y que debía dormir sus horas me quedé completamente congelado en el sitio porque Victoria tenía que estar bromeando en este momento, no me podía estar haciendo esto sabiendo que estaba tan excitado y que ella deseaba esto tanto como yo. Tenía que estar de broma solo para devolverme un poco de lo que yo le había dado durante la cena con su amiga, pero cuando reaccioné ya había salido de mi auto y estaba entrando en el interior de su edificio, lo que provocó que le diera un golpe al volante. Maldita sea joder. No podía creer que nuevamente me hubiera dejado con las ganas de follarla hasta que no se pudiera mover y que ella fuera la única que estuviera disfrutando de todo esto. Pero se acabó, no iba a darle tanta satisfacción, la próxima vez que la tocara de esa manera sería porque ella me pidiera, me suplicara y me rogara que lo hiciera. No iba a volver a caer en la tontería de darle placer a ella antes de que por diferentes circunstancias no pudiéramos finalizar con lo que habíamos empezado y me tocara a mí ser quién calmara sus fuegos más internos. Varios gruñidos se escaparon de mis labios mientras comenzaba a conducir de nuevo a mi departamento, intentando pensar en todo lo malo que existiera en el mundo para darle una solución al insoportable dolor que estaba sintiendo en los pantalones y que sabía que sería sinónimo de una larga ducha junto con una masturbación que tendría que darme en cuanto llegara a casa. Después de unos minutos ya me encontraba desvistiéndome antes de entrar en la ducha y dejar que el agua fría impactara directamente en mi miembro mientras mis manos lo rodeaban y empezaban a satisfacerme nuevamente, como había pasado en las ocasiones anteriores y que estaba provocando que me cansara de que siempre fuera ella la que disfrutaba de todo esto. Mi mente se encargaba de repetirme una y otra vez la agradable sensación del calor del cuerpo de la morena rodeando mis dedos, llenando éstos con sus jugos. Joder, tenía que dejar de pensar en estas cosas si quería que el problema que estaba intentando solucionar desapareciera de alguna manera.

Un par de días después seguía en la oficina porque había decidido que lo mejor era concentrarme en el trabajo hasta que el adolescente que se estaba adueñando de mis hormonas decidiera que era momento para abandonarme y dejarme seguir con mi vida. Me sentía como un animal en celo que solo pensaba en sexo, pero lo peor era que no me servía el sexo con cualquier mujer si no que solo estaba pensando en el sexo con una mujer exacta. Alejé esos pensamientos de mi mente lo antes posible para evitar tener que correr a algún baño para poder calmarme de alguna manera, incluso había rechazado las invitaciones de Josh sobre ir a su casa porque las probabilidades de que su prima fuera era demasiada alta y estaba evitándola todo lo que fuera posible, así que cualquier plan que surgía le decía que fuera en mi casa. Además, hoy quería terminar con el trabajo lo antes posible porque había decidido quedar con una amiga del pasado para ir a cenar esta noche a algún restaurante increíble de la ciudad para pasar una buena noche después. Necesitaba cualquier excusa que fuera buena para estar con otra mujer y que mis necesidades sexuales se vieran cubiertas por algo que no fueran mis propias manos.
avatar
Mensajes : 7925

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: en el espacio de tu ser me quiero perder y aprender todos los secretos que esconde tu piel ─

Mensaje por goldensky el Vie Ene 05, 2018 3:27 am


VICTORIA JUSTICE.
Me miré por última vez en el espejo antes de colocarme un poco de perfume una vez aprobé mi apariencia. James llegaría en cualquier momento y no planeaba hacerlo esperar. Inicialmente, no había querido salir esta noche pero el castaño claro era muy insistente y bueno, era una cena en uno de los mejores restaurantes de la ciudad, ¿cómo negarme a eso? Además, James era un tipo jodidamente atractivo y si jugaba bien sus cartas, quizás terminaría por darle la oportunidad de pasar la noche entre mis piernas. Pero eso aun estaba por verse. Tomé mi bolso una vez me llegó su mensaje, avisando que estaba cerca a mi edificio. Solo minutos después, estaba bajando las escaleras hacia el primer piso donde James ya se encontraba esperándome con una rosa en mano. Bonito detalle. Sonreí, acercándome para depositar un corto beso sobre su mejilla antes de dejar que tomara mi mano para guiarme con él hacia su auto. El camino hacia el restaurante no fue tan largo y con la charla amena que tuvimos en el mismo, no fue una completa tortura. Tras dejar que el chico de valet parking se hiciera cargo del auto, caminamos al interior del restaurante con mi brazo enganchado al suyo. James ya había hecho una reservación asi que no tuvimos que esperar mucho por una mesa. Miré a mi alrededor mientras el mesero nos guiaba hasta nuestra mesa. Este lugar siempre me había gustado, su elegancia y ambiente calmado siempre llamó mi atención. ─ Esta es su mesa. ─ La voz del mesero me hizo prestar mi atención al sitio donde nos llevó y por un segundo, todo me pareció espectacular... hasta que los ocupantes de la mesa a unos pocos metros de la nuestra llamaron mi atención. Joder, ¿es qué el destino me odiaba? Lo último que quería esta noche era siquiera recordar a Matthew pero ahora lo tenía aquí, en vivo y a todo color con una de sus amiguitas tontas. Demonios. ─ Um, ¿no hay otra mesa que nos pueda brindar más privacidad? ─ Cuestioné antes de que James quisiera que tomáramos nuestros lugares y antes de que Matt se diera cuenta de mi presencia. No le tenía miedo ni nado por el estilo pero lidiar con él ahora no era precisamente lo que más quería hacer y es que, Dios, había sido algo difícil no pensar en él durante este tiempo. ─ Lo siento, las demás mesas ya tienen reservación... pueden decidir esperar hasta que se desocupe otra mesa pero eso puede tomar más tiempo. ─ Traté de no soltar un bufido. Genial. ─ Entiendo, gracias de todos modos. ─ El muchacho asintió antes de dejar los menús sobre la mesa. James abrió mi silla y yo tomé asiento, observando como él lo hacía solo unos segundos después. ─ Hey, quita esa cara. Tendremos toda la privacidad del mundo cuando salgamos de aquí. ─ Me dio una de sus mejores sonrisas mientras estiraba su mano sobre la mesa para tomar la mía y darle un leve apretón. No me quedó más remedio que devolverle la sonrisa, como si esa fuera la verdadera razón que me tenía inquieta. Sin quererlo, desvié mi mirada hacia la mesa de Matthew, notando como ahora él se percataba de mi presencia. Rápidamente volví mi atención a James y saqué mi mano de debajo la suya solo para colocarla encima y regalarle un par de caricias notables. ─ No puedo esperar a que llegue ese momento. ─ Respondí con una sonrisa coqueta.
avatar
Mensajes : 2470

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: en el espacio de tu ser me quiero perder y aprender todos los secretos que esconde tu piel ─

Mensaje por goldensky el Vie Ene 05, 2018 3:32 am


LIAM HEMSWORTH.
Gruñí sobre los labios de Ari, apretando mi agarre sobre su pequeño cuerpo ante su respuesta afirmativa. Ni siquiera pude encontrar las palabras para poder responderle, prefería demostrarle cuanto necesitaba de ella. Sin pensarlos dos veces, corrí sus bragas que ahora estaban húmeda, permitiéndome acceso al mejor de los placeres. ─ Joder. ─ Murmuré al sentir lo mojada que estaba. Mi polla se deslizaría fácilmente en su interior si asi lo deseara ahora mismo. Como anhelaba poder volver a sentir su calor, como sus paredes pudieran apretarme y llevarme al cielo. Esos pensamientos no me ayudaban en lo absoluto. Sentía que en cualquier momento explotaría por tanto deseo acumulado. Mis dedos recorrieron su hendidura una y otra vez, sintiendo como chorreaba sobre mis dedos. Este era el paraíso, sin dudas. Observé como Ari se dedicaba a soltar suave gemidos mientras sus manos se dirigían a mis pantalones, apresurándose en desabrocharlos hasta lograr escabullir una de sus manos dentro del mismo, llegando hasta el interior de mis boxers. Oh, ella iba a matarme. Antes de dejarla seguir con su plan, introduje mis dedos en su interior, logrando que su cuerpo temblara en mis brazos aunque ni eso la detuvo de seguir con su ataque. A los pocos segundos, sus manos estaban regalándome las mejores de las caricias, volviéndome completamente loco y haciéndome soltar un par de jadeos que traté de controlar lo mejor que pude. Después de todo, estábamos en el pasillo y esto ya era peligroso. Cualquiera podría salir y encontrarnos en esta posición pero eso lo convertía todo aun más excitante. Mis embestidas en su interior aumentaron, asi como lo hicieron sus caricias sobre mi polla que más que nada moría poder estar hundido en ese coñito que succionaba mis dedos hasta más no poder, como si nunca quisiera dejarlos ir. ─ Te la daré. ─ Mascullé sobre sus labios, dejando que mi pulgar frotara sus clítories. ─ Te follaré tan bien que no querrás hacerlo con ningún otro jamás... solo pensarás en mí y en el placer que solo yo puedo darte. ─ Aseguré, atrapando su labio inferior entre mis dientes, tirando suavemente del mismo antes de volver a devorarme sus labios al sentir sus paredes apretar mis dedos, anunciando la llegada de su orgasmo. ─ Córrete, nena... dame tu placer. ─ Pedí sobre sus labios, bombeando dentro de ella con urgencia. Estaba segura que ya debimos haber tardado mucho tiempo aquí y aunque lo más que me gustaría era pasar mucho más tiempo con ella, sabía que en este instante, eso era imposible. Solo me quedaba disfrutar de este corto tiempo ahora, de verla perderse en el orgasmo que yo le estaba dando. ─ Dámelo, preciosa. ─ Insistí, pegando mi frente a la suya, manteniendo mi mirada sobre la suya. Era tan hermosa cuando estaba cerca a culminar, no sabía si ella se daba cuenta de la jodida diosa que era. Su respiración se acelero y su coño apretó mis dedos con fuerza antes de que ella comenzara a soltar gemidos mucho más fuertes que los anteriores, obligándome a besarla de nuevo para acallarlos. Era una tarea complicada ya que sus manos seguían trabajando en mi miembro pero estaba haciendo todo lo posible por controlarme. Si me dejaba ir ahora, solo terminaría por follármela en pleno pasillo y ahi si corríamos el riesgo de ser descubiertos porque nada ni nadie me detendría una vez estuviera dentro de ella. Su cuerpo tembló, dando paso a su orgasmo y solo cuando comenzó a cesar, retiré mis dedos de su interior, llevando estos a sus labios. ─ ¿Te das cuenta de lo deliciosa que eres? ─ Cuestioné en medio de un jadeo porque sus traviesas manos habían aumentado el ritmo sobre mi polla nuevamente.
avatar
Mensajes : 2470

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: en el espacio de tu ser me quiero perder y aprender todos los secretos que esconde tu piel ─

Mensaje por Arijp96 el Vie Ene 05, 2018 5:39 am


Ari Hill
Dejé caer mi cabeza hacia atrás, apoyándola directamente contra la pared y cerrando los ojos mientras pequeños jadeos se escapaban de mis labios, los cuales iban aumentando a medida que sus movimientos en mi interior eran más intensos. Santa mierda, esto se sentía tan bien que no quería por nada del mundo y en este momento no podía dejar de maldecir el hecho de que estuviéramos en un maldito pasillo y no pudiéramos disfrutar todo lo que quisiera. Me encantaría pasar mi boca por cada centímetro de su cuerpo y poder sentir sus manos recorriendo cada curva de mi cuerpo como ya lo había hecho durante toda una noche. Sus palabras solo me hicieron mojarme más y sentirme más cerca del orgasmo por lo que aumenté el ritmo de mis caricias en su miembro, esperando que estuviera tan cerca como yo. La presión de su dedo sobre mi clitoris fue más que suficiente para que mis jadeos fueran un poco más intensos de lo que deberían por lo que Liam se vio en la obligación de acallarme con su boca, aunque yo lo recibí encantada, tampoco iba a mentir. Me volvía loca cuando se volvía tan demandante y tomaba el control de la situación. Ni siquiera pude seguir pensando cuando sus dedos comenzaban a demandar todo de mí, cuando mi cuerpo estaba tan cerca de la liberación que tanto necesitaba en este momento hasta que finalmente conseguí alcanzarlo y tuve que esconder mi rostro en su cuello para poder gemir todo lo que quisiera sin llamar la atención del resto de vecinos y que nos encontraran en esta situación. Aunque tenía que admitir que la adrenalina que sentía ante la idea de que alguien nos descubriera hacia todo mucho más excitante. Alcé mi cabeza lentamente, intentando recuperar y calmar mi respiración mientras mi mano volvía a aumentar el ritmo de las caricias en su miembro. Sonreí coqueta cuando acercó sus dedos a mis labios y pasé mi lengua por ellos. Delicioso. Susurré contra sus labios antes de seguir con mis movimientos. No tardé demasiado más hasta que finalmente él también se corrió y lo miré con una sonrisa coqueta en mi rostro mientras llevaba mi mano hasta mis labios y chupaba lentamente mis dedos. Tan delicioso como lo recordaba. Comenté cerca de sus labios hasta que escuchamos pasos desde el piso de arriba y nos separamos rápidamente, arreglandonos la ropa e intentando parecer lo más normales que fuera posible. Me acerqué a la puerta y apoyé la mano en las llaves mientras lo miraba a él. Bueno...tenemos algo pendiente. Ya...ya nos veremos.Dije haciendo referencia a esa noche que deseaba repetir como nunca había deseado nada y, en cuanto la vecina pasó a nuestro lado y desapareció, me acerqué y besé sus labios apasionadamente hasta que mis pulmones reclamaron un poco de aire y me separé, dedicándole una sonrisa antes de desaparecer en el interior del apartamento. Ojala pudiera quedarse,
ojala pudiera pasar toda la noche conmigo, entre mis piernas. Dios mío, ¿por qué tenía ese efecto tan hipnotizante en mí cuando estaba cerca?

Terminé de colocarme la chaqueta y de coger las papeles antes de salir del edificio para montarme en el coche e ir hasta uan reunión. La empresa había decidido tratar unos nuevos negocios con otros socios y habían tomado la decisión de mandarme con uno de ellos para comentarle nuestra oferta y las condiciones de la misma. Después de unos minutos estacioné delante del edificio para pasar al interior e identificarme. En cuanto me dieron la tarjetita de visitante, pasé al interior del elevador,
donde me dediqué a colocarme bien la ropa y el pelo mientras iba hasta la planta que me habían indicado donde me estaban esperando. Retoqué también el color de mis labios justo antes de que la puerta delante de mí se abriera y me acerqué hasta una mesa para preguntarle a la chica por la sala de reuniones. Al fondo a la derecha, ya la estan esperando señorita.Me informó y asentí agradeciendo antes de dirigirme hacia donde me había indicado hasta estar delante de la puerta, antes de llamar con suavidad hasta que me permitieron pasar. Buenos días, vengo desde... Mis palabras desaparecieron cuando cerré la puerta y al girarme me encontré con Liam. No podía ser cierto. No podía creer que fuera él la persona con la que tenía que tratar esta oferta de negocio. Habían pasado un par de días desde nuestro encuentro en el pasillo pero había estado tan cargada de trabajo que no había podido ni pensar en eso. Vaya...esto si que es una sorpresa. Buenos días Liam. Saludé con una sonrisa antes de acercarme a la mesa y estirar mi mano hacia él de forma profesional. Aunque también tuve tiempo para observarlo. Tenía que admitir que se veía irresistible en traje pero debía mantenerme con la mente fría teniendo en cuenta de que esto era una oportunidad importante para ambas empresas.
avatar
Mensajes : 7925

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: en el espacio de tu ser me quiero perder y aprender todos los secretos que esconde tu piel ─

Mensaje por Arijp96 el Vie Ene 05, 2018 6:17 am


Matthew Daddario
Después del día de trabajo fui directo a mi casa para darme una ducha rápida y poder arreglarme antes de ir a buscar a Sophia. Teníamos una reserva en uno de los mejores restaurantes de la ciudad y lo que menos me apetecía en este momento era perder la reserva por llegar tarde y tener que pensar en nuevo lugar donde pudiera llevar a la castaña. En cuanto estuve completamente listo, le mandé un mensaje diciendo que ya iba camino de buscarla. Esperaba que no fuera una de esas chicas que tardaban mil horas en arreglarse y que eso hiciera que la hora de recogerla se retrasara demasiada. Menos mal que al menos era una chica espectacular físicamente y sin duda se podía pasar un buen rato a su lado, lo suficiente como para poder calmar mis necesidades sexuales sin tener que pensar en Victoria. También me había resultado fácil el hecho de no haberla visto en este tiempo porque si no la veía podía hacer como si no existiera para mí, como si siguiéramos separados por la distancia y quedarme únicamente con la imagen anterior de ella. La de una chica tímida y cortada que a pensar podía hablar con los chicos, mucho menos conmigo. A los pocos minutos llegué y me estacioné, haciendo tocar el claxón para que supiera que estaba allí antes de bajarme del auto. La recibí con una enorme sonrisa cuando se acercó y besé lentamente su mejilla, colocando una de mis manos en su cintura antes de abrir la puerta del coche para ella y ayudarla a subir para después rodear el vehículo y subir por el lado del piloto. Comencé a manejar hacia el restaurante mientras manteníamos una tranquila conversación poniendonos un poco al día después de tantos años separados y quería saber que estaba haciendo en su vida y la miraba de reojo cada vez que tenía la oportunidad. Después de unos minutos llegamos y la ayudé a bajar del coche, tomando su mano mientras nos dirigíamos al interior del local, donde di mi nombre para poder confirmar mi reserva. Esperamos pocos minutos antes de seguir al mesero hasta la mesa que nos habían asignado y le abrí la silla a Sophia antes de sentarme a su lado mientras nos dejaban el menú en la mesa para poder empezar a mirarlo. Me alegro de que hayas aceptado venir esta noche. No sabes las ganas que tenía de pasar tiempo con amigas tan especiales como tu. Dije con una sonrisa, colocando un mechón de su pelo detrás de su oreja antes de empezar a mirar el menú para saber que íbamos a pedir. Cuando se acercó uno de lso meseros me encargué de pedir un vino blanco y solicité un poco más de tiempo para decidir la comida que habíamos a pedir esa noche. Iba a continuar viendo lo que estaba entre mis manos cuando me fije en una mesa que estaba en pocos metros y me di cuenta de que se trataba de Victoria acompañada por un chico. Esto tenía que ser una maldita broma. Había decidido salir esta noche para no pensar demasiado en la morena y ahora se encontraba a pocos metros con otra persona. ¿Es que acaso no había más restaurantes en toda la ciudad que teníamos que coincidir en el mismo? Observé como la mano de la morena se dedicaba a acariciar la mano de su acompañante y me acerqué a Sophia para hacerle un comentario al oído, provocando una risita por su parte antes de besarla cerca de la comisura de sus labios. Finalmente hicimos nuestro pedido y me encargué de servir el vino en nuestras copas y tomé la mía mirando a la castaña delante de mí. Sin duda los años han hecho maravillas en tí. Jamás pensé que podrías verte más bella de lo que ya eras. Dije en tono coqueto antes de chocar mi copa con la suya y le di un pequeño trago a la bebida antes de dejar la copa en la mesa y colocar mi mano sobre la suya, acariciandola lentamente y acercándome a ella mientras continuabamos hablando. Enseguida vuelvo preciosa... dije dándole un corto beso en los labios antes de levantarme de mi lugar y dirigirme al baño. De alguna manera sentía que tenía que calmarme con la presencia de Victoria en el local porque quería disfrutar de la velada con Sophia y si me concentraba en ella no lo iba a poder conseguir. Además de que ella estaba con otra persona, por lo que no se merecía ni lo más mínimo de mi atención. Jamás pensé que vería a Victoria de esa manera cuando antes a penas aceptaba salir con el género masculino. Me refresqué un poco el rostro antes de volver a mi mesa con una sonrisa, sentándome al lado de la castaña y tomando su mano para besarla con delicadeza. Comenzamos a hablar, intentando ignorar la presencia de la morena a pocos metros hasta que finalmente di un paso más, acercándome a ella hasta atrapar sus labios con los míos en un beso delicado pero con un toque apasionado mientras una de mis manos se colocaba en su mejilla para acariciarla lentamente y acercarla a mí. Me separé con una sonrisa y le guiñé el ojo antes de ver al mesero traernos nuestros entrantes. Estaba seguro de que podía notar la mirada de Victoria sobre mí, pero no le iba a dar el gusto de dedicarle mi atención cuando tenía planeado simplemente centrarme en mi cita de esa noche.
avatar
Mensajes : 7925

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: en el espacio de tu ser me quiero perder y aprender todos los secretos que esconde tu piel ─

Mensaje por goldensky el Jue Ene 11, 2018 5:37 am


VICTORIA JUSTICE.
Desde mi lugar me era posible escuchar las risitas tontas que soltaba la acompañante de Matthew. No sabía si él lo estaba haciendo a propósito o no pero escucharla comenzaba a irritarme. ¿Podría callarse ya? ─ ¿Está todo bien? ─ La voz de James me hizo darme cuenta que me había perdido en mis pensamientos por ya varios segundos y solo atiné a asentir mientras tomaba mi copa de vino para darle un largo sorbo. ─ Fue un día largo, quizás debería dejar de pensar tanto en eso. ─ Comenté en un intento de excusarme. Mi acompañante sonrió momentos antes de que nuestro mesero regresara a tomar nuestras órdenes. Una vez se fue, nos dedicamos a conversar aunque era casi imposible pasar completamente desapercibido a Matt durante ese rato. Especialmente cuando podía apostar lo que fuera que estaba exagerando todo en su cita para molestarme de alguna manera y es que casi de la nada, se encontraba besando a esa chica. Oh, por favor. Tomé la botella de vino para llenar mi copa de nuevo y beber de esta rápidamente, ganándome una mirada burlona por parte de James. ─ Veo que tienes intenciones de pasar un buen rato esta noche. ─ Comentó a lo que simplemente sonreí. Unos momentos después, el mesero regresó con nuestros platillos y de nuevo, aprovechamos el momento para seguir charlando, usando eso también para seguir tratando de ignorar a Matt con su cita pero él seguía haciéndose el atento, sonriéndole y regalándole caricias que simplemente no quería quedarme atrás con esto. Yo también podía jugar. Cuando terminamos de cenar e hicimos el pedido del postre, di un sorbo a mi copa, dándome ánimos para lo que planeaba hacer. Suspiré, mirando a James por un momento antes de inclinarme hacia él y besar sus labios cortamente. ─ Te espero en el baño de mujeres en dos minutos. ─ Susurré en su oído. Sentí su cuerpo tensarse ante mis palabras provocando una sonrisa en mi rostro. Me puse de pie y caminé hacia los baños, pasando por el lado de la mesa de Matt sin voltear a mirarlo pero estaba segura que él me había notado. Me adentré en el baño, esperando a que James entrara en cualquier momento. Necesitaba esto, tanto pensar en Matthew no era sano y aunque posiblemente no lograría calmar mi apetito sexual por completo, sería lo suficiente para mantenerme distraída. Sin dejar pasar ni un solo minuto más, James apareció como lo acordamos y sin decir nada, puso seguro a la puerta y tiró de mí para besarme mientras yo me apresuraba a desabrochar sus pantalones. [...] Arreglé mi apariencia lo más que pude después de que James saliera del baño. Esperaba que nadie del personal haya notado que habíamos estado follando adentro, después de todo, tratamos de hacerlo lo más rápido posible. Cuando estuve conforme con mi apariencia, me dispuse a salir del baño, agradeciendo que no hubiera una larga fila de mujeres enojadas por hacerlas esperar. No pude ocultar mi sonrisa apenas pasé por la mesa de Matthew de nuevo, esperando que él se hubiera percatado de todo lo sucedido. Al llegar a mi mesa, noté que el postre ya había llegado y tomé asiento. Y aunque no quise brindarle atención, simplemente no pude privarme de ver la expresión en el rostro de Matt por toda esta situación. Su mirada esaba puesta sobre nosotros y aproveché ese momento para guiñarle un ojo de forma divertida antes de volver mi atención a James.
avatar
Mensajes : 2470

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: en el espacio de tu ser me quiero perder y aprender todos los secretos que esconde tu piel ─

Mensaje por goldensky el Jue Ene 11, 2018 5:39 am


LIAM HEMSWORTH.
Suspiré mientras terminaba de responder el mensaje que Natalie me había enviado. Ella quería que fuéramos a cenar en la noche ya que por unos días, me había centrado en mi trabajo. No era a propósito, simplemente... me había sentido terrible el verla todos los días sabiendo que por dentro moría por follarme a la prima de mi mejor amigo. Era una tortura tener que mirar a Natalie a los ojos y aparentar que todo estaba bien. Ella no se lo merecía y sin embargo, yo no podía detener mis pensamientos. En lo único que pensaba era en esa tarde en el pasillo con Ari, en poder volver a tenerla para mí y follarla estando en mis cinco sentidos. No pedía más. ─ Haré reservaciones para esta noche, pasaré por ti una vez termine aquí. ─ Terminé de escribir el mensaje y guardé mi móvil después de silenciarlo para que no interrumpiera durante la junta. Esperaba que esta pasara rápidamente ya que mi cabeza no estaba completamente metida en esto. Lo cual era una mierda. Se trataba de un negocio importante, podría significar un aumento significativo para la empresa y para mí y... no me importaba completamente como debería. George, por otra parte, estaba ansioso. La persona que venía a tratar con nosotros aun no llegaba y sin embargo, él ya estaba casi listo para aceptar la oferta. Por eso tenía que buscar como concentrarme. Uno de los dos tenía que pensar claramente o quizás, terminaríamos por joderlo todo. Solo fue cuestión de minutos para que tocaran la puerta y supuse que se trataba de la persona que habían mandado a presentar la oferta, asi que le permití el paso... Aunque sinceramente, si hubiera sabido que quien entraría por la puerta era la misma Ari, quizás ni la hubiera permitido pasar. Parpadeé un par de veces, esperando que mi vista estuviera fallándome pero no, se trataba de la preciosa castaña que ahora vestía un atuendo profesional. Joder, esa falda se amoldaba perfectamente a sus curvas y demonios, esto iba a ser una tortura. Carraspeé apenas su mirada topó con la mía y no me quedó de otra más que imitar su sonrisa mientras estrechaba su mano. ─ Una sorpresa agradable. ─ Lo era, no me malinterpreten, su presencia me agradaba, solo que no sabía que tan buena idea era mezclarlo con los negocios. ─ Buenos días, Ari. ─ No me había dado cuenta que seguía tomando su mano hasta que George llegó a nuestro lado con la intención de saludar también y por alguna razó, odié que lo hiciera. No quería que otro la tocara. Tuve que recordarme que no tenía derecho a pensar de esa manera y preferí dar inicio a la reunión de una vez. Entre más rápido empezara esto, más rápido terminaría. Escuché atentamente a cada uno de los puntos que Ari presentaba, estudiando los documentos que hab traído consigo. El plan era bueno, y joder, Ari era tan espectacular en lo que hacía. Podría venderle hielo a un esquimal sin problema alguno. Y eso la hacía aún más atractiva para mí. Observé la manera en que se manejaba y me encontré deseando que George no estuviera ahi y es que sin pensarlo ya la hubiera tenido sobre la maldita mesa, follándola y haciéndola gritar mi nombre sin descanso. Negué, recordándome que no podía tener una erección en este momento. ─ La oferta que nos haces es buena, no veo razones para no aceptarla. Solo... tengo una condición. ─ Mantuve mi mirada sobre la castaña y sonreí. ─ Quiero tratar absolutamente todo directamente contigo, de otro forma no aceptaré. ─ Sí, estaba buscando formas de tenerla cerca y sí, debía sentirme avergonzado pero no podía. La quería cerca, como fuera, y si tenía que usar esta oferta para hacerlo entonces lo haría. ─ ¿Tenemos un trato?
avatar
Mensajes : 2470

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: en el espacio de tu ser me quiero perder y aprender todos los secretos que esconde tu piel ─

Mensaje por Arijp96 el Jue Ene 11, 2018 6:23 am


Ari Hill
No podía dejar de sonreír mientras estrechaba mi mano con la del rubio y mi atención estaba toda en él que ni siquiera me había dado cuenta de que no estábamos solos hasta que su compañero se acercó para presentarse, saludo que yo misma correspondí con la misma sonrisa para intentar disimular. Una parte de mí se alegraba de que no estuviéramos solos porque ambos éramos consciente de como acabaría todo y a penas le prestaríamos atención a la oferta que había venido a tratar.Pero por otro lado odiaba que no pudiéramos estar solos porque justamente me moría por estar entre sus brazos y que follaramos sobre esa maldita mesa. Dios mío, debía de calmarme de alguna manera y mantener el perfil profesional con el que había llegado hasta aquí y pensar con la cabeza fría y no con el calor que Liam provocaba en mí. Rápidamente el rubio se encargó de dar por comenzada la reunión y me encargué de repartir las copias que había traído mientras empezaba a exponer nuestra oferta y cómo se desarrollaría cada uno de los aspectos. Incluso me acerqué a la pantalla para señalar las partes del gráfico que explicaban el aumento de beneficios que obtendrían ambas empresas, por lo que me concentré en comentar todos los aspectos positivos que incluía esta oferta y las posibles dificultades que podríamos encontrarnos por el camino, pero nada que no pudiéramos superar. Me quedé en silencio cuando terminé con todo lo que tuviera que decir y esperaba escuchar la opinión de ellos después de las características que le había expuesto. No podía evitar sentirme nerviosa porque era una oferta muy importante para mis jefes y esperaba que las situaciones íntimas entre Liam y yo no afectaran. Me tensé un poco cuando dijo que tenía una condición y esperaba que fuera algo fácil de tratar aunque rápidamente una sonrisa se extendió en mi rostro en cuanto escuché de que se trataba. Sin duda era un movimiento que no me esperaba por nada del mundo. Tenemos trato. Mis jefes estarán tan contentos porque hayan aceptado esta oferta que no creo que tengan algún problema con que todos los aspectos los trate conmigo. Dije acercándome a la mesa mientras dejaba que ambos firmaran los documentos y se quedaran con una de las copias mientras yo sacaba una tarjeta y se la extendía a Liam. Para cualquier cosa que necesite. Ahí está mi número de teléfono y podemos concretar alguna cita para hablar. Normalmente tengo dos horas libres para comer, también sirve. Dije mirándolo con una sonrisa aunque también tuve que mirar a George para disimular de alguna manera. Recogí las cosas antes de que se levantaran para despedirnos por lo que volví a estrechar la mano de George y después hice lo mismo con Liam aunque también me acerqué para darle un beso en la mejilla. Con ese traje te ves tan irresistible... Susurré cerca de su oído antes de separarme con una sonrisa y mirar a ambos chicos. Ha sido un placer y muchas gracias por su atención. Dije como despedida antes de que me acompañaran a la puerta, dedicándole una última mirada a Liam.
Mientras estaba en mi puesto de trabajo mi teléfono sonó avisándome de que un nuevo mensaje había llegado y lo miré con el ceño fruncido porque no conocía el número hasta que leí el contenido y quién me lo había mandado. Liam. Había sido una grata sorpresa verlo esta mañana y no podía quitar la imagen del rubio en traje. No sé ni como había hecho bien la explicación de la oferta teniéndolo delante de esa manera, teniendo sus ojos atentos a cada uno de mis movimientos.Después de un par de horas más delante del ordenador, cogí mi bolso para irme a comer y salí del edificio con una sonrisa cuando vi a Liam apoyado en su coche esperando por mí por lo que mi sonrisa aumentó a medida que me iba a acercando a él. ¿Listo para comer? Conozco un sitio aquí cerca que es delicioso. Dije después de haber dejado un beso en su mejilla y agradecí cuando abrió la puerta de su auto para mí, regalándole también un guiño de ojo antes de ver como rodeaba el coche para subir por el lado del piloto y mordí suavemente mi labio inferior cuando comenzó a manejar. Tengo que admitir que no me esperaba esa invitación a comer.
avatar
Mensajes : 7925

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: en el espacio de tu ser me quiero perder y aprender todos los secretos que esconde tu piel ─

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 7 de 8. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.