Últimos temas
» ¡Son vacaciones!
Hoy a las 11:25 am por blvssm

» ¿rol?
Hoy a las 11:22 am por blvssm

» ¿Rol?
Hoy a las 10:55 am por Libertadsalvatorehale

» o sole mio
Hoy a las 9:42 am por serendipity

» 恋してる ♡
Hoy a las 9:14 am por lalisa

» ¿roleamos? ♡
Hoy a las 8:46 am por serendipity

» when there's no light to break up the dark, i look at you ღ
Hoy a las 8:32 am por uchiha

» There's no place I'd rather be than right beside you.
Hoy a las 7:36 am por silverqueen

» the flower that blooms on adversity,
Hoy a las 7:33 am por hobi

Afiliados del Foro
Afiliados hermanos 0/5
Directorios y Recursos
Afiliados Elite 0/44

You don't need to save me but would you run away with me?

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

You don't need to save me but would you run away with me?

Mensaje por CatCatCat el Miér Dic 06, 2017 9:23 pm

-EDITO-
avatar
Mensajes : 2190

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You don't need to save me but would you run away with me?

Mensaje por Truman_Black el Jue Dic 07, 2017 5:37 pm


HARRY STYLES.
A mis fosas nasales llego un intenso aroma dulzón, casi podía jurar que era un concentrado de canela, aroma que yo odiaba, así que poco a poco fui abriendo los ojos para descubrir de donde venía esa peste, aunque bueno, creo que no fue buena idea, ya que frente a mí se encontraba Nadine, una de las muchas crow eaters con las que me involucraba cuando me sentía muy solo o estresado. Odiaba las relaciones serias.—Buenos días, Harry.—Me saludo coqueta acercándose lentamente a la cama, más específicamente al lugar donde yo me encontraba sentado, y sí, estaba por pasar por alto el horrible aroma de su perfume para volvérmela a tirar cuando mi celular empezó a vibrar con insistencia. Seguramente sería uno de los chicos.—Aló.—Respondí rápidamente a la par que me incorporaba de la cama cortándole las intenciones a la guapa rubia que hizo un pequeño puchero que me hizo reír. A veces me gustaba causar ese sentimiento de frustración en las mujeres, las hacia clavarse más conmigo y en cierto punto volverse medio exclusiva, en otras palabras, no sentía tanto temor de contraer alguna cosa por meterles mi salchicha en su pan.—Hey Harry, ¿estas ocupado?—Del otro lado hablo la cara bonita del club, es decir Jax, mi mejor amigo desde hace como 6 años, cuando ese evento nos unió.—Estaba por estarlo pero ahora soy totalmente tuyo, cariño, ¿en qué puedo ayudarte?—Fingí una voz chillona que lo hizo reír a carcajadas por unos segundos aunque rápidamente recobro la compostura, al parecer había alguien más con él.—Bueno querido, simplemente Clay se preguntaba si podías pedirle a tu amiga la doctora si podía echarle un ojo a los puntos de Juice, al parecer se le abrieron…—Y en un segundo fue que sentí como la respiración se me cortaba rápidamente. Mi relación con Josephine, mi doctora de confianza y ex novia, actualmente era buena, en cierto punto, sin embargo, pedirle que fuera a echarle un ojo a Juice podría dar rienda a que más tarde Clay me pidiera traerla cuando Tara no pudiera, es decir, la estaría involucrando en asuntos de club y por ende en mi vida, para lo cual no me sentía del todo preparado.—Bien.—Me limite a decir mientras cortaba la llamada. Necesitaba darme una buena ducha.

En el hospital me había encontrado con Tara mientras le daba una visita fugaz a mi futuro ahijado, Abel, y tras haber compartido una pequeña conversación que básicamente se centró en el estado al igual que las oportunidades de vida del pequeño seguí con mi camino, más que nada porque a lo lejos vi como Gemma se acercaba. Hace un par de días había aprendido que no era buena idea estar entre la doctora y la reina porque parecía que en cualquier momento se iban a matar, y bueno, siendo honesto aún tenía muchos deseos de vivir. En fin, tras haber coqueteado con un par de enfermeras pude dar con el paradero de la doctora Skriver, quien soltó un pequeño saltito al verme, seguramente porque aparecí de la nada sin siquiera haber carraspeado la garganta.—Perdón, sabes que soy pésimo para anunciar mi presencia.—Sonreí inocentemente recargándome en la pared del pasillo, analizando cual era la mejor manera de solicitar su ayuda para Juicy.—Bueno, sé que esto será muy atrevido por mi parte, pero, necesito que vayas a echarle un ojo a un amigo del club.—Inquirí serenamente justo cuando una enfermera la llamo. […] Gran parte de mi mañana me la había pasado en el hospital, sin haber desayunado absolutamente nada, y ahora la cabeza me dolía al igual que en mis fosas nasales seguía ese intenso olor a químicos para limpieza, más sin en cambio logre que Josephine viniera conmigo, así que, esto tuvo un final más o menos feliz. Cuando llegamos al club seria la hora del almuerzo porque todos se encontraban en la mesita fuera del bar tomando cerveza y comiendo algo similar a emparedados, bueno, únicamente faltaban Clay, Jax y Juice.—La ayuda finalmente llego, hola muñeca.—Se acercó felizmente Bobby a saludar a mi acompañante, momento que aproveche para escabullirme dentro del club y encontrarme al puertorriqueño en compañía de una rubia chica que si mal no recordaba era la hija de los Farmiga. Tenía una idea.—Juicy boy, ve preparando ese trasero porque la doctora llego.—Utilice un tono de voz más serio y fuerte de lo normal que claramente llamo la atención de ambos, aunque en el mencionado hizo que se pusiera de mil colores cuando la menuda chica se le quedo viendo con curiosidad.
avatar
Mensajes : 2688

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You don't need to save me but would you run away with me?

Mensaje por Truman_Black el Jue Dic 07, 2017 5:40 pm


TAISSA FARMIGA.
Cuando supe lo que le había pasado a Tristen, mi única amiga, me fue imposible no sentirme mal, especialmente porque ella desapareció cuando a mí se me antojaron unas gomitas y, ella tan linda, se ofreció a írmelas a comprar. Tal vez sí yo no hubiese tenido ese antojo ella no se habría alejado, no la habrían secuestrado y por último no hubiera aparecido con signos de violación en medio del bosque. Me sentía muy mal. Aprovechando que mi madre había salido al hospital para darle apoyo moral a los Oswald y mi padre seguramente estaría en su estudio metido en sus asuntos decidí quedarme en cama, especialmente porque anoche no pude dormir mucho y por ende ahora mismo me dolía la cabeza demasiado. Poco a poco me fui acomodando en posición fetal, abrazando una pequeña almohada, para finalmente cerrar los ojos e intentar conciliar el sueño, cosa que estaba logrando, aunque antes de perderme en los brazos de Morfeo en mi cabeza apareció la imagen del chico con tatuajes en el cráneo, Juice creo era su nombre, sonriendo abiertamente.

—Tai, Tai, querida...—Sentí como alguien me movía levemente, intentando despertarme, y como quien no quiere las cosas no me quedó de otra más que abrir los ojos para encontrarme a mí papá viéndome fijamente, se le veía afligido.—Quiero que me acompañes al pueblo, tengo algunas cosas que hacer y no sé, podríamos ir a comer pizza.—Que a mí me llevarán al pueblo era algo sumamente raro y poco usual, pero eso paso a segundo plano cuando la pizza fue mencionada. Sí, para tener 22 años tenía gustos algo infantiles. Así que sin más demora me incorpore de la cama como bala haciéndolo reír.—Te veo en veinte minutos allá abajo.—Fue lo último que dijo antes de desaparecer. [...] Para haber crecido en Charming sinceramente no conocía absolutamente nada, bueno, aparte de la comisaría o el hospital, por esa misma razón cuando vi que aparcábamos en un lugar que decía “TALLER TELLER MORROW” fruncí el ceño levemente. Seguía a mí progenitor unos pasos más atrás, deteniéndome a ver todo el lugar con cuidado, sin embargo lo que más llamó mi atención es que aquí parecían conocer muy bien a mí acompañante.—Señor Farmiga, ¿qué lo trae por aquí?—Le pregunto un chico rubio, algo guapo, que por una extraña razón no llevaba camisa.—Mira cuánto has crecido Jax, ya no eres ese pequeño que amaba fingir conducir mis autos de colección.—Mi padre soltó una pequeña carcajada ante el leve sonrojo, seguramente de vergüenza, que apareció en el rostro del tal Jax.—Pero contestando a tu pregunta, vine a ver a Clay, necesito que me ayude con algo.—Y de ahí ya no supe nada porque ambos se fueron, dejándome ahí en medio del lugar, sin saber muy bien a dónde ir. Durante unos segundos me quedé en la baba, pero, tras analizar el lugar una vez más ví que había un bar, así que, a paso rápido me acerque dispuesta a entrar, o ese era mi plan, porque cuando estaba por abrir la puerta para ingresar me encontré con 3 hombres y entre esos hombres estaba Juice, cosa que me hizo sonrojarme hasta las orejas.—¿Qué trae a alguien tan bella y joven como tú por aquí?—Cuestiono el de cabello rizado viéndome fijamente, lamentablemente no pude contestar porque una brazo rodeo mis hombros jalándome hacia atrás, logrando que casi me cayera.—Cálmate Tig, ella es Taissa, la hija de William Farmiga.—Por la voz pude reconocer que era un hombre algo mayor, y extrañamente me parecía familiar, misterio que quedó resuelto cuando giré levemente la cabeza y me encontré con Piney, él solía ayudar a mi madre cuando el automóvil presentaba alguna falla.—Hola Pi.—Sonreí de medio lado. Era bueno encontrar una cara familiar.—Juice, llévala con el novato para que le sirva algo de almorzar y sobretodo espera que Harry venga con la doctora, necesitan revisar tu peculiar asunto. Ahora chicos, síganme, Clay nos quiere decir algo importante.


<3:
Cat, lamento si mi inicio ha sido una completa poop, prometo mejorar en las siguientes respuestas, y bueno, ya sabes que cualquier cosa me puedes decir con total confianza 
 
avatar
Mensajes : 2688

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You don't need to save me but would you run away with me?

Mensaje por CatCatCat el Jue Dic 07, 2017 9:05 pm

JUAN CARLOS ORTIZ

Desperté con un terrible dolor en mi trasero, pensé que a estas alturas ya no sería tanto pero me equivoqué. Ducharme fue un martirio, la herida me ardía con el agua así que lo hice lo más rápido posible y salí de la ducha en cuanto el jabón desapareció de mi cuerpo. Miré mi trasero en el espejo y joder, no se veía muy bien. Habían sido unos días bastante agitados en el club, hace tiempo que no sucedía un crimen en Charming y mucho menos desaparecía una chica para aparecer en medio del bosque violada. Me hervía la sangre al pensar en el desgraciado que lo hizo. Claro que no tenía en mente que no solo escogió mal a su víctima, la hija de los Oswald, sino que también el lugar para cometer su crimen. Era un secreto a voces que SAMCRO eran quienes mantenían a Charming seguro y no la policía, nadie tenía problemas con el club siempre y cuando ellos pudieran circular sin miedo de ser asaltados o algo. Era prácticamente nuestro deber encontrar al bastardo y encargarnos de él, que el sr. Oswald se haya acercado a Clay para pedirle exactamente lo mismo era solo una coincidencia. Con mucho cuidado y mucho más lento de lo que normalmente haría conduje hasta el club. —¿Qué sucede Juice boy? —preguntó Chibs al verme bajar con dificultad de mi motocicleta, pude ver que detrás de su expresión divertida había algo de preocupación. —Es el maldito perro, la herida se ve fea. —expliqué mientras caminábamos al interior del club. Aquí fue cuando Chibs se ofreció para darle una mirada a mi herida pero joder, prefería que cualquier otra persona se encargara de mi trasero a Chibs que se reiría de mi por el resto de mi vida así que Jax ofreció llamar a Tara pero ella se encontraba en cirugía. —A Harry no le va a gustar pero seguro Jo puede venir. —propuso Bobby desde su lugar en el bar, encogiéndose de hombros. Había visto un par de veces a Jo, siempre era mejor no preguntar pero por lo que me había dicho era la ex novia de Harry y más allá de que es doctora no sé de ella pero parecía agradable, supongo.

Taissa es la única hija de los Farmiga, la familia más influyente de Charming junto a los Oswald. La había visto un par de veces por el pueblo pero muy pocas veces pues según lo que tenía entendido ella había sido educada en casa, supongo que es un lujo que las personas millonarias pueden disfrutar. Pero, ¿es realmente un lujo? Si lo pienso bien no sería algo que me gustase mucho, creo que sería muy solitario y la soledad no es algo que se me de bien, estaba bien siempre rodeado de mis hermanos incluso si son odiosos cada tanto. —Ven, sígueme. —le dije, sonriéndole con los labios. Caminamos hasta el interior del club, Half-sack estaba… No estoy completamente seguro que estaba haciendo pero se detuvo en cuanto nos vio entrar. —Half, hazme un favor y dale algo de comer a Tai. —le pedí pero luego me giré en dirección a la rubia. —¿Algo en específico? —le pregunté frunciendo un poco el ceño, divertido, creo que esa tenía que haber sido mi primera pregunta. Ella sacudió la cabeza riendo así que el almuerzo quedó al criterio del novato. —¿Qué hacen tú y tu padre por aquí? —pregunté, sentándonos en las sillas de la barra. En realidad ella se sentó, yo me apoyé. Solo alcancé a apoyar mi codo en la barra cuando Harry ingresó como siempre listo para molestar. Rodé los ojos, sintiendo como el color subía a mi rostro. —Es una larga historia. —le dije a Taissa, que me miraba claramente confundida. […] —Juice, ven un rato. —Clay me llamó, limpie el aceite de mis manos y fui hasta donde se encontraba, algo más alejado de los demás. —¿Sí? —habían pasado un par de horas desde que los Farmiga se marcharon. —¿Cómo está tu situación? —solté una pequeña risa. —Bien, Jo dijo que en un par de días debería sanar y si no que fuera a verla al hospital. —me encogí de hombros, Clay pasó uno de sus pesados brazos por mis hombros. —Escucha, sé que Taissa llamó tu atención pero debes parar… —lo miré intentando hacer como si no entendiera de lo que hablaba. Mierda. ¿Tan evidente había sido? Él ignoró completamente mi falsa reacción. —Esta noche tengo que someter a votación la propuesta de Farmiga y lo más probable es que pase. Le pidió al club que cuidaremos de su mujer y su hija, y no queremos problema con Farmiga ya que también me comentó que planea ser candidato a alcalde. —asentí, sabía la importancia de tener a las autoridades más influyentes de nuestro lado incluso si no lo necesitaremos ahora en algún momento podría llegar a ser útil. —Solo no hagas nada estúpido. —me dio unas palmadas en la espalda y me dejó ahí sin saber muy bien que hacer. No sabía que había en Taissa pero me sentía extrañamente interesado en ella, ni siquiera estaba segura qué tipo de interés tenía en ella. Digo, parece ser una chica interesante y simpática, traía con ella un aura de ternura que no me atrevería jamás a corromper. Creo. 
avatar
Mensajes : 2190

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You don't need to save me but would you run away with me?

Mensaje por CatCatCat el Jue Dic 07, 2017 9:13 pm

JOSEPHINE SKRIVER

Estaba haciendo mis rondas rutinarias por el hospital con tranquilidad, por muy largas que fuesen las jornadas de trabajo no cambiaría mi trabajo por nada del mundo y ciertamente trabajar en el hospital del pueblo que me vio nacer y crecer eran un logro personal. Era impresionante cuantos de mis pacientes me recodaban cuando dejé Charming a penas me gradué, sobre todo las personas de mayor edad. —Querida, no sabes cuanto aprecio una cara conocida. —la señora Thomson tomaba mi mano entre las suyas. —Todos lo chicos se van y nunca más vuelven. —se quejaba ella, que años antes había trabajado en la biblioteca municipal así que conocía a mucha gente. Curiosamente la biblioteca se prestaba para muchos cotilleos, debía admitir que más de alguna vez me escondí en los pasillos más oscuros al final de todo con el chico que ocupó gran parte de mi adolescencia. —Una cada ocho horas. Recuerde tener más cuidado para la próxima. —le entregué el pequeño recipiente con pastillas para el dolor, la señora Thomson había tenido una caída que pudo ser peor. Ella me volvió a agradecer y se despidió siendo escoltada por una enfermera hasta la salida donde sus familiares la esperaban. Me acerqué al mesón y la enfermera detrás de este me entregó los papeles de mi siguiente paciente. Los estaba leyendo concentrada y al voltearme casi terminan todos los papeles en el suelo. —Mierda, me asustaste. —murmuré llevando una mano a mi pecho, podía sentir mi corazón latiendo rápidamente pero no sabía si era por el susto o por la persona que se encontraba frente a mi. Harry había dejado de ser el chico con el que salí en mi adolescencia, supongo que yo tampoco era la misma. Había crecido mucho más de lo que me esperaba, su espalda era más ancha lo que debía ser fruto de todo el ejercicio que haces pues todo su cuerpo estaba estúpidamente trabajado a la perfección. Ni hablar de sus tatuajes y la manera que traía el cabello estos días. —¿Qué haces por aquí? ¿Visitando a Abel? —pregunté sacando todos esos pensamientos de mi cabeza, no era correcto. No era ningún secreto la razón por la que terminamos: había sido aceptada en la escuela de medicina en Berkeley. No era una distancia muy grande, seguíamos estando en el mismo estado pero era mejor dejar las cosas a esperar que empeoraran y luego no nos quisiéramos ver ni en pintura, tampoco era muy seguro si volvería a Charming en ese entonces. Hice una mueca. —No creo poder, al menos no ahora, aún tengo al menos cinco pacientes más. —decía la verdad, no tenía ningún problema en darles una mano cuando lo necesitaran pero tampoco podía dejar mi trabajo. Cuando me enteré que Harry estaba siendo reclutado para entrar a los Hijos de la Anarquía no me sorprendió, era algo que me esperaba puesto a que en nuestro último año de secundaria ya andaba entre los miembros y es por eso que conozco algunos, no me podía negar cuando ellos siempre fueron buenos conmigo.

Luego de ver como Harry seguía rondando por el hospital acepté a ir con él en mi hora de almuerzo, tenía un par de horas así que el tiempo me alcanzaría para ir, volver y comer algo antes de seguir trabajando. —Bobby. —sonreí acercándome a él para abrazarlo, y así fue como comenzó una serie de abrazos y saludos por parte de los chicos. —¿Necesitas ayuda? —preguntó Chibs con su marcado acento. —Creo estar bien por ahora. —le sonreí agradecida, volviendo a tomar mi bolso con todos mis implementos que había dejado sobre la mesa. —¿Y ahora dónde se metió Styles? —pregunto al darme cuenta que había desaparecido. Genial, va a interrumpir mi trabajo para traerme aquí y luego desaparece. Todos señalaron la puerta que llevaba al club así que me di media vuelta y entré al club para encontrarme con Harry aprovechando la oportunidad para avergonzar a Juice. —No seas pesado. —murmuré dándole una mirada, intenté aguantar la sonrisa pero no hice un muy buen trabajo. Harry nunca desperdiciaba la oportunidad para una buena broma, claro que no le gustaba cuando él era el centro de las bromas. —Bien Juice, abajo los pantalones. —demandé, tampoco podía desperdiciar la oportunidad. A este último era el que menos conocía pero es un chico agradable y de alguna manera terminó siendo mordido por un perro en el trasero. […] Luego de terminar con Juice junté mis cosas y me acerqué a la mesa donde se encontraban los chicos, incluido Harry. —Necesito que me lleves de vuelta al hospital. —le pedí al castaño de rizos, todavía tenía unas buenas dos horas. —Pero te preparamos almuerzo, no puedes marcharte aún. —argumentó Tig, señalando el plato de comida humeante sobre la mesa que sinceramente se veía bastante bueno. Mi cabeza debatía si era correcto quedarme o no, después de todo se trataba del club de mi ex novio y no quería intervenir. Miré a Harry, buscando una posible respuesta en él pero Clay, el actual presidente del club, apareció cogiendo mi bolso y empujándome un poco hacia el lugar donde estaba la comida. —Vamos niña, necesitas comer.

<3:
Noo, tus respuestas me encantaron  No estaba muy segura como hacer la parte de Juice, si quieres que cambie algo o lo que sea me dices ñ.ñ
avatar
Mensajes : 2190

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You don't need to save me but would you run away with me?

Mensaje por Truman_Black el Vie Dic 08, 2017 7:40 pm


HARRY STYLES.
Mientras Jo curaba el trasero de Juice no pude evitar observarla fijamente. Estaba muchísimo más guapa que cuando éramos unos adolescentes, pero sobre todo parecía realmente estar feliz con su profesión, es decir, ayudar y curar a los demás. Creo que había tomado una buena decisión al no haber peleado por hacerla quedarse a mi lado, ya que sinceramente solo la hubiese frenado. Algo dentro de mí se había puesto demasiado sensible, así que para recobrar la compostura empecé a pasear mi mirada por todo el lugar hasta que encontré una escena un tanto peculiar; nuestra pequeña visita rubia estaba observando cierta zona del puertorriqueño como si fuera la octava maravilla del universo, y bueno, claramente aproveche la oportunidad para molestarla, aunque me sentí un poco, casi nada, mal cuando vi como salió casi huyendo como ratón asustado tras su padre después de decirle que no le comentaría nada a Juicy de mi descubrimiento. Hablar o no hablar, ese era el dilema. […]—No me molesta tu presencia.—Susurre a cierta castaña a mi lado que hace poco había sido técnicamente obligada a quedarse por nuestro líder para alimentarse. Era una persona muy perceptiva, así que claramente había notado la mirada que me dedico cuando Tig le hablo sobre quedarse.—Así que si algún día quieres venir, siéntete libre de hacerlo, después de todo somos el mejor bar del pueblo.—Bromee un poco para reducir la tensión que se había formado.—Cuando desees irte me avisas, debo regresar al trabajo o el viejo me va a lanzar su tanque.—Con mi pulgar señale discretamente a Piney que estaba conversando en susurros con Clay.

Me encontraba trabajando en el motor de un bello Ford Maverick cuando sentí una mano posarse en mi hombro, gesto que claramente me desconcertó y por inercia me incorpore dándome el golpe de mi vida con el capo.—Mierda…—Susurre sobándome con cuidado, buscando al desgraciado que me provoco indirectamente este accidente, aunque no hubo mucha necesidad porque su risa lo delato. A veces el cariño que le tenía a Jax se volvía en odio.—Perdón, creí que me escuchaste cuando entre.—Se disculpó sonriendo de medio lado mientras tomaba asiento sobre una caja de herramientas.—Obviamente no lo hice genio, lo de pensar algunas ocasiones no es tu fuerte.—Últimamente mi humor andaba muy cambiante y volverme agresivo era sumamente fácil, cosa que me preocupaba porque en nuestras misiones no era de mucha ayuda, por ejemplo, el otro día cuando estuvimos buscando al violador de la feria casi me peleo con Hale por meterse en nuestros asuntos, cosa que me hubiera puesto tras las rejas por un gran tiempo.—Perdone señorita, ¿todavía no terminas de estar en tus días? ¿necesitas que le diga a Jo te recomiende una ginecóloga?—Rodee los ojos ignorando sus comentarios, dispuesto a regresar a lo mío, ya que sospechaba esta conversación no llegaría a absolutamente nada.—Ahora si hablando en serio, solo venía a avisarte que iré a dejar a tu ex, espero no te moleste.—¿Por qué Jax querría ir al hospital? Inconscientemente me pregunte mentalmente, sin embargo, al recordar a Abel esa pregunta estúpida se esfumo. Claramente él iba querer ir a ver como seguía su hijo, idiota. Me rete mentalmente a la par que giraba sobre mis talones.—No tiene por qué molestarme así que siéntete libre de ir, aunque recuerda regresar temprano, por ahí Tig me dijo que habría nuevas carnes por aquí.—Sonreí levemente justo cuando me percataba de que ahí andaba Jo recargada en un trabe, ¿cómo no me había dado cuenta de su presencia?—Cuídese doctora, cualquier complicación que tenga nuestro pequeño Juicy se la haremos saber y gracias por venir.—Me despedí haciendo un saludo militar ahora si regresando a lo mío, más que nada porque me sentía algo apenado de que haya escuchado mi comentario sobre las nuevas carnes.  
avatar
Mensajes : 2688

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You don't need to save me but would you run away with me?

Mensaje por Truman_Black el Vie Dic 08, 2017 7:42 pm


TAISSA FARMIGA.
Me sentía una completa pervertida observando tan fijamente el trasero de Juice y juro que intentaba apartar la vista porque sabía que estaba cometiendo una gran falta de respeto, lamentablemente mi fuerza de voluntad no existía en estos momentos y por ende no podía.—¿Te gusta lo que ves, pequeña pervertida?—Una voz profunda me saco de mi trance y juro que casi me muero de la vergüenza cuando me di cuenta a quien pertenecía la voz. Era el mismo chico serio de rulos que llego hace rato, la cuestión es que ahora en su cara había una sonrisa claramente burlesca. Carajo. No sabía muy bien que hacer y mucho menos que decir, gracias a Dios la puerta principal se abrió dejando entrar a mi padre en compañía de otros hombres.—Y rubiecita, no te preocupes, no le diré nada.—Apretó ligeramente mi antebrazo antes de que me fuera a esconder tras mi progenitor. Esperaba no tener que volverme a parar por aquí en un tiempo cercano.

El plan de comer pizza se había llevado a cabo, incluso mi madre se nos unió un poco más tarde, haciendo que el ambiente se sintiera extrañamente familiar, y sí, este hubiera sido un día perfecto si ellos no hubiesen empezando a hablar en susurros y segundos después a discutir. Odiaba que nunca me incluyeran en las conversaciones, como si aún siguiera siendo una pequeña niña a la cual debían proteger.—Paren, por favor.—Explote finalmente cuando vi que sus tonos de voz iban subiendo de poco en poco, no quería que fuéramos el centro de atención del lugar, especialmente cuando mi padre estaba a nada de lanzarse como candidato a la presidencia.—Por una vez en sus vidas podrían dejar de hacerme a un lado y explicarme que les pasa.—Inquirí serenamente, para que vieran que podían razonar conmigo, pero no, ambos solo me observaban con los ojos como platos.—Nada bebé, solo son cosas de adultos y de locos planes que tiene tu padre con nosotras, no perdón, conmigo involucrada.—La voz de mi madre difícilmente se entrecortaba así que cuando empezó a balbucear fue sumamente fácil deducir que mentía. Estaba harta.—Bien, los veo en casa, disfruten de su charla de adultos.—Y sin decir nada más me incorpore de mi silla tomando mi suéter con fuerza, haciendo caso omiso a los llamados de mi padre. […] Llevaba un buen rato caminando por las calles de Charming sin ningún rumbo fijo, evitando a toda costa las calles sin mucha iluminación, a pesar de no poseer nada caro que pudieran robarme, bueno, aparte de mi brazalete grabado, y sí, era totalmente consciente de lo perdida que me encontraba, más sin en cambio quería que mis padres finalmente entendieran que yo era capaz de moverme solita en el mundo real, o en otras palabras, quería me dieran mi lugar de una buena vez. En fin, como ya me había cansado de andar divagando decidí recargarme en un poste de luz, observando mis manos fijamente, como si fueran muy interesantes, hasta que escuche un carro aparcar frente a mí.—¿Taissa?—Una voz femenina desconocida me llamo haciendo que levantara la cara con duda.—Soy Gemma Teller Morrow, tu mamá Lubomyra me pidió que te buscara.—Casi todos llamaban a mi madre Myra por eso cuando ella menciono su nombre completo supe que no era mentira y lentamente me acerque al carro para subirme a su lado.—Lamento si te di muchos problemas Gemma, solo quería darles una lección.—Me disculpe con sinceridad mientras me colocaba el cinturón de seguridad.—No te preocupes, linda, supongo que se lo merecían y bueno, debo hacer una parada en el club, espero no te moleste.—Informó logrando que una vez me sonrojara ante la idea de encontrar de nuevo a Juice o peor aún, al chico de rulos, pero no dije nada, solo asentí. 

<3:
Ay, me alegra saber que no ando tan perdida para escribir, jaja. Aw, me encanto como quedo, en serio . ¿Cómo estás el día de hoy, Cat?
avatar
Mensajes : 2688

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You don't need to save me but would you run away with me?

Mensaje por CatCatCat el Sáb Dic 09, 2017 8:35 pm

JUAN CARLOS ORTIZ

Parece ser que ahora sería mi turno de burlarme de Harry. Cuando ya había caído la noche todos los chicos nos reunimos en el bar, como ya era costumbre, para beber unos par de tragos y pasar un buen rato. Las croweaters aparecieron tan rápido como se oscureció pero ahora no estaba de humor como para tirarme a alguna, ni siquiera para tontear un rato, mi cabeza seguía siendo ocupada por cierta rubia que parecía tan delicada e inocente. Debo estar loco pues tenía una impresión, corazonada tal vez, de que Taissa era mucho más que la hija perfecta de los Farmiga pero podía estar equivocado, quien sabe. Volviendo a Harry. Esta sentado en uno de los sillones hablando con Bobby, el castaño estaba a unos poco metros más allá y su despreocupada actitud cambió cuando notó que Josephine también andaba por ahí. —No lo entiendo. —no era ningún experto en relaciones ni temas amorosos pero si ya han estado juntos debería ser fácil volver pero allí estaba viendo como ella reía con otros. —Reunión. —anunció Clay y todos los miembros se levantaron de sus lugares para ir a la sala en donde teníamos todas nuestras reuniones, poco a poco cada uno tomó su lugar al rededor de la mesa. Clay partió hablando sobre algunos temas pendientes que tenía el club, nada demasiado importante, estaba un tanto distraído pero me esforzaba por escuchar lo que decía. Eso hasta que cierto nombre llamó significantemente mi atención. —Como alguno de ustedes se habrán dado cuenta Farmiga hoy vino por una pequeña visita a hablar negocios. Él solicita nuestros servicios para ponerle un extra ojo a su mujer y a su hija Taissa a raíz de lo que sucedió con la hija de Oswald. —explicó mirándonos, pude sentir como su mirada se quedó en mi un poco más de lo normal. —Este tipo de cosas se someten a votación pero debo recordarles la posición en la que Farmiga está, es muy probable que sea electo alcalde. Farmiga y SAMCRO comparten ciertos ideales: Charming segura y tal cual como está. —varios de los chicos asintieron con su cabezas, en señal de apoyo. —Según lo que Farmiga me dice su mujer aún no está muy segura al respecto pero la pequeña Taissa no parece tener problema con andar con los chicos malos. —bromeó, evité la mirada de Clay. […] Al salir de la reunión, luego de que la propuesta de Farmiga fue aprobada por todos los miembros me llevé una sorpresa al ver que Taissa se encontraba aquí. —Hola, no esperaba verte por aquí. —la saludé luego de que los chicos también lo hicieran. Ella explicó que venía con Gemma, decidí no hacer preguntas al respecto pues no quería entrometerme en sus cosas. —¿Quieres algo? Gemma se tardará un rato. —ofrecí señalando la barra a mi espalda. No estaba seguro de como sería este nuevo acuerdo con su padre pero Clay se encargaría de todo eso. Le pedí a Half-sack una cerveza y dejé que Taissa escogiera lo que quisiera. Josephine, que seguía en la barra hablando ahora con Jax notó la presencia de la rubia y se volteó a verla con una simple sonrisa. —Creo que no me he presentado, soy Josephine Skriver. —las vi presentarse y en mi esperaba que Taissa llegara a sentirse igualmente cómoda en el club como Josephine. —Juice. —miré a Clay con los ojos abiertos, no estaba haciendo nada malo que yo supiera. —Acabo de hablar con Farmiga en el teléfono. La decisión tiene efecto ipso facto así que cuando la señorita quiera la llevas a su casa. Pero eres bienvenida a quedarte todo lo que quieras. —le dijo finalmente a Taissa, yo solo asentí listo a seguir ordenes. Al marcharse Clay ella me miró y comprendí que no tenía ni la menor idea de qué sucedía ni de que demonios Clay hablaba. —Eso tendrás que hablarlo con tu padre, por hoy soy solamente tu chofer. —reí tomando mi cerveza para darle otro trago. —Espero que no tengas miedo a montar una motocicleta sino llevarte a casa se complica un poco. —hice una mueca que la hizo reír, siempre podría usar la ban del taller si era necesario.
avatar
Mensajes : 2190

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You don't need to save me but would you run away with me?

Mensaje por CatCatCat el Sáb Dic 09, 2017 8:41 pm

JOSEPHINE SKRIVER

Luego de verme obligada a quedarme un rato más y almorzar Harry volvió a lo suyo en el taller mientras yo me dediqué a hablar con los chicos hasta que Gemma apareció y prácticamente le dijo a los demás que se marcharan pues ella quería hablar conmigo. Gracias a la cercanía entre Jax y Harry, Gemma pasó a ser prácticamente una segunda madre para Harry y por ende se preocupaba por él tanto como lo hacía por Jax. —Siempre te quise más que a Tara pero mi favoritismo no me hará bajar la guardia. —sabía bien a lo que se refería, ella lo único que buscaba era el bienestar de Harry. Sacudí la cabeza ligeramente. —No es lo que tú crees. No sé las razones por las que Tara haya vuelto a Charming pero yo volví porque me gusta aquí. —expliqué. Yo misma tampoco era la mayor fan de Tara pero llevábamos una relación común por el trabajo. —No busco nada de Harry ni del club. SAMCRO siempre fue bueno conmigo así que si puedo hacer algo para ayudarlos, lo haré. —dije con simpleza jugando con la servilleta de papel entre mis dedos y así evitar la penetrante mirada de Gemma. Porque Gemma no solo te miraba, te estudiaba y podría jurar que leía tus pensamientos más íntimos con esa mirada casi desafiante. Estuvo así lo que parecía una eternidad hasta que estuvo con forme y se acercó a mi para besar mi mejilla. —Me gusta tenerte de vuelta. Le mandas saludos a tu madre. —supongo que había pasado la primera prueba pero sabía que igualmente Gemma tendía un ojo puesto en mi, es parte de su naturaleza ser sobre protectora y lo comprendo. Me hacía acordar al tiempo en que recién comenzaba a salir con Harry y dios, Gemma siempre lograba espantarme y no fue hasta años más tarde cuando me dijo que en realidad le agradaba y que parara de lucir tan rígida cada vez que ella aparecía. Su hijo no tardó en aparecer y continuamos hablando hasta que me fijé en la hora, ya debía ir si no quería llegar tarde al hospital y Jax, como siempre tan amable, se ofreció a llevarme. —Solo déjame avisarle a Harry. —asentí y lo seguí hasta el interior del taller propiamente tal. Había cierto atractivo en ver a Harry trabajando tan concentrado y con tanto cuidado en ese motor como si de una vida dependiera. Tuve que aguantarme la risa al ver como se golpeaba con el capó al ser tomado desprevenido por el rubio. —Como siempre tan sutil, Styles. —dije alzando mis cejas al escuchar su comentario sobre nuevas carnes, como él le llamó. No era ninguna extraña a las cosas que sucedían dentro del club pero no podía evitar sentir una amarga sensación dentro de mi. —Solo intenta no pescar nada por ahí. Y eso va para ti también, así que no rías tanto. —me volteé a mirar a Jax quien no hacía siquiera un esfuerzo para ocultar su risa.

—Jax, ¿qué haces aquí? —le pregunté al rubio que se encontraba al otro lado de la puerta de mi casa. Vivía en una casa algo pequeña y de una sola planta pero era suficiente para mi sola. Hace poco había salido de la ducha y los únicos planes que tenía era acostarme y ver alguna serie en Netflix. —Hay una pequeña fiesta en el club y deberías venir, para agradecerte. —me hice a un lado para que pudiera entrar, él le dio una rápida mirada al lugar y se sentó en el sillón. —No tengo apuro, puedo esperar. —dijo refiriéndose a que traía puesta una vieja camiseta y un pantalón de pijama. —¿Agradecerme qué? Solo fui a ver que nada extraño le esté sucediendo al trasero de Juice. —le recordé pues para mi eso no era hacer mucho ni menos digno de gran gratitud. —Vamos, los chicos cuentan con tu presencia. […] No comprendía como me dejé convencer por Jax Teller para venir al club. Por lo mismo no hice gran esfuerzo en mi apariencia, solo me coloqué unos jeans negros y una camiseta nada fuera de lo común, mi cabello caía en su estado natural y pasé del maquillaje colocando un poco de mascara de pestañas para verme algo más despierta de lo que me sentía. —Pero miren quien decidió volver. ¿Ahora nos curarás a todos? —Tig bromeaba acercándose a nosotros con los brazos extendidos y una cerveza en la mano. —Mas bien fui secuestrada de mi propia casa para venir. —dije luego de corresponder el abrazo de Tig, miré a Jax alzando una ceja pero él como siempre le quitaba importancia al asunto. Siendo honesta me sentía algo ansiosa al estar aquí, no quería ver a Harry pues ya sabía que estaría haciendo esta noche. Hace ya tiempo que superé a Harry pero otra cosa era ver como se enredaba con alguien más frente a mi y no sé si estaba preparada para presenciar aquello. Me quedé junto a Chibs pues supuse que sería un lugar seguro para evitar futuras incomodidades. Ya iba en mi segunda cerveza cuando lo vi de reojo aparecer con una rubia prácticamente colgada de su cuello pero hice mi mayor esfuerzo para ignorarlo. Me concentré en el chico detrás de la barra era un prospecto y su nombre era Kipp pero todo el mundo lo llamaba Half-sack, como necesitaba cualquier tipo de distracción me atreví a preguntar la razón de su apodo. —Lo curioso es que no sería la primera vez que me toca ver un testículo amputado, no es tan poco común. —le comento a Chibs riendo, Kipp también ríe pues creo que lo acabo de hacer sentir un poco mejor.

<3:
Disculpa que Juice este más corto pero no quería utilizar a Taissa :c Estoy bien, solo con una uña rota que me duele taaaanto   Siempre llevo las uñas largas y casi nunca que me quiebran pero ayer salí al departamento de un amigo y me la pasé a llevar feo ;-; ¿Y tú cómo estas?
avatar
Mensajes : 2190

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You don't need to save me but would you run away with me?

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.