Últimos temas
Afiliados del Foro
Afiliados hermanos 0/5
Directorios y Recursos
Afiliados Elite 0/44

❝drunk in love❞.

Página 2 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: ❝drunk in love❞.

Mensaje por Natie30 el Jue Ene 04, 2018 12:26 pm



Kim Namjoon

Gruñi cuando uno de los chicos tomó a mi omega a la fuerza para sacarlo y cuando él logró notarme aflojó su fuerza bajándolo del escenario - lo esperamos en la habitación que hay en la parte de atrás, después de que firme el cheque será todo suyo - asentí a otro de los chicos y lo vi irse con una sonrisa en su rostro. Me levante de mi lugar soltando un suspiro y Jin me siguió acomodándose el traje cuando estuvo de pie. Su expresión no mostraba ni felicidad ni descontento, simplemente observaba todo con un poco de nostalgia. Cuando Jin era solo un niño de 13 años su padre lo había vendido en este mismo lugar, pero cuando el Alfa que lo compró se dió cuenta de que era un beta, se dedicó a maltratarlo sin descanso. Cuando yo conocí a Jin apenas tenía 16 años y mi padre me había presentado a sus socios en una cena, entonces el dueño de Jin lo había llevado pero en vez de ponerle ropa linda y mostrarlo como su pareja (como se acostumbraba) lo llevó con ropa toda sucia y lo hizo sentarse en el suelo junto a sus pies, como si de una mascota se tratara. Lo primero que le pedí a mi padre para aceptar su lugar en esta mafia, fue que trajera a Jin como mi empleado. Le compré ropa linda y cuando llegó le pagué miles de tratamientos para que su aspecto volviera a ser el mismo, con el cabello y piel bonita. Jin pensó que lo había requerido como pareja y se me ofreció, pero cuando le dije que no lo quería de esa forma y que podía irse en libertad, en vez de correr feliz, se quedó a mi lado. En parte mi nuevo omega me hacía recordar a ese Jin. Verlo tan asustado y saber que antes tenía una vida buena por la que había luchado, me hacía odiar la idea de que cualquier alfa asqueroso pudiera tomarlo simplemente como un objeto - Vamos por ese chico y luego  volvamos a casa - apoyé mi mano en el hombro del pelinegro y le sonreí para que no se sintiera mal. Caminamos en silencio hasta donde nos habían dicho y cuando entramos a la oficina hice mi cheque rápidamente y le pedí a Jin que por favor se encargara de confirmar la transacción en el banco, aclarándole a la estúpida mujer que él era de toda mi confianza. Uno de ellos me guió por un largo pasillo en silencio y cuando llegamos a una habitación le dijo algo al tipo que estaba dentro y me dejó pasar, diciendo que ya era todo asunto mío. Cuando di dos pasos adelante pude sentir su olor envolverme nuevamente, casi mareándome de lo dulce que era. Pude notar su cuerpo igual de tembloroso que el mío y cuando me acerqué un poco más pude jurar que no me tenía ni una pizca de miedo - ¿Cuál es tu nombre? - pregunte directamente mirando sus ojos. Ahora que lo veía de cerca era mucho más hermoso de lo que pude notar cuando estaba en el escenario. Tenía el cabello rubio y despeinado, los ojos brillantes y sus labios finos pero de aspecto suave. Tenía lunares también, luciendo completamente inocente - No temas de mi persona, te he comprado por pura insistencia de mi hermano pero aún no sé ni siquiera como tratar contigo - era en parte verdad y en parte mentira. Mi hermano me había insistido en que pagara por un omega para que me hiciera compañía en la mansión y me había dado la dirección de este lugar, pero la compra que había hecho corría por mi cuenta. Él me había llamado la atención desde un principio, primero por su delicioso aroma y luego por todo lo demás. No se sentía de la misma forma que se había sentido con Jin, así que estaba seguro de que esta vez el chico lo quería para mi, definitivamente como mi omega - vámonos de este asqueroso lugar, en casa te darán comida y ropa limpia ¿tienes hambre? - ¿se supone que debía tratarlo de manera ruda? su rostro demostraba que mi forma de ser no encajaba con sus ideas sobre mi, pero su aroma me tenía completamente bobo, como si me hubieran anesteciado todos los sentidos. Solo podía observarlo fijamente a los ojos y olfatear cerca de su cuello de vez en cuando, guiado por mis sentidos naturales de Alfa. Pero no era grosero en absoluto, era más como un reconocimiento de alguna manera placentero para mi - tu aroma... estás casi en tu celo... - lleve mi mano de manera automática hasta su cintura y acaricie con la punta de mi nariz la piel de su cuello.
Mensajes : 143

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❝drunk in love❞.

Mensaje por AnoukO2 el Vie Ene 05, 2018 4:44 am

KIM TAEHYUNG;

Ya estaba perdido desde el momento en que este hombre había entrado por esa puerta. En estos momentos estaba sumergido en una espiral de sensaciones. Pude sentir su piel quemar sobre la tela en mi cintura y cuando su cálida respiración chocó con la parte sensible de mi cuello una electricidad recorrió mi espina dorsal. Así es, mi piel estaba erizada y en llamas por un simple roce. Cerré los ojos y apoyé mi frente en su hombro. No podía estar cayendo tan rápido, aunque era lo más sensato por nuestra naturaleza. Pero en mi inconsciente deseaba esto, y como correcta teoría freudiana tomaba la necesidad del tacto como un acto fallido. Puse mis manos en puños y las coloqué en su firme abdomen, como si quisiera alejarlo pero no tuviera la suficiente fuerza de voluntad para hacerlo. Necesitaba los supresores para detener el celo. Me reí internamente al creer que el alfa iba a permitir esto. Ya no tenia control sobre mi mismo desde el momento en que me habían capturado. Además esto ya había iniciado. Su aroma comenzaba a impregnarse al igual que el mío y debía concretarse tarde o temprano. Si tiró a la basura veinte millones no iba a ser para tener a un omega de adorno. Tampoco podía culparlo por simplemente seguir sus instintos naturales. Al pensar en eso mi cuerpo entero se tensó. Jamás había tenido a un alfa tan cerca como ahora. Yo no había pedido esto, yo no buscaba aún a uno. ¿Por qué esto me estaba sucediendo? Odiaba con todas mis fuerza a mi naturaleza por quererlo. -Taehyung... es mi nombre.- Susurré una vez que me atreví a hablar, aún escondiendo mi rostro en su hombro. No sabia si estar aterrado por mi futuro desde ahora o agradecido que él haya sido quien me escogió y no otro. Tal vez hubiera sido un total desastre desde un principio. -Veinte millones es mucho solo para complacer los deseos o caprichos de tu hermano, ¿no crees?- Esta vez hablé más fuerte y no sabia si debía hablarle de ese modo. De todas maneras en mi interior algo me decía que el no iba a hacerme daño, al menos no intencionalmente, o en realidad me estaba tratando de autoconvencer. Siempre buscaba las cosas buenas que tenían las personas, pero hoy no había tenido ese dichoso placer. Hasta que Kim Namjoon apareció y fue la única persona en este lugar que por el momento estaba siendo amable conmigo. Aunque recordar el porqué estábamos en esta situación provocaba que mi estomago se hundiera. Fui comprado, y solo porque su naturaleza primitiva sencillamente se lo pidió. Siempre pensé en que algún día conocería a un alfa antes y cuando fuera el momento lo aceptaría para crear el vínculo. Todo esto en realidad había sido impuesto y lo más triste es que a mi cuerpo y mente no parecía importarles. Lo deseaba, y más aún a causa de la sensibilidad a flor de piel que sentía por lo que se avecinaba. Él dinero que había pagado por mí me parecía una cifra irracional, y si él manejaba tanta cantidad de dinero claramente tenia poder. Y no creía que sus negocios fueran legales. Me separé tan solo un poco para poder observarlo e instintivamente coloqué una de mis manos en su mejilla y rocé sus labios. Su piel se sentía tan suave y cálida al tacto. Puedes controlarte... o no. Pero mi concentración ya se había esfumado. Mi mirada iba desde sus ojos a sus labios. Un repentino mareo, a causa de los efectos secundarios de las drogas aflojó mis rodillas y si no hubiera sido porque Namjoon estaba sosteniendo mi cuerpo hubiera caído. Me separé rápidamente de él y me senté en el sillón que se encontraba a pocos pasos de nosotros. Coloqué la cabeza entre las piernas para permitir que fluya más sangre al cerebro y cerré los ojos para evitar la luz brillante de la araña que colgaba del techo y así detener la sensación de desorientación y no empeorar. Comencé a respirar despacio y profundamente, debía concentrarme a pesar de la imponente presencia del alfa. Seguramente también estaba deshidratado y con bajo porcentaje de azúcar en la sangre. Por lo que muy lentamente levanté la cabeza, ya qué si hacia algún movimientos súbito, podía alterar caóticamente la presión sanguínea y ahora debía mantener la circulación funcionando. "Vamos" una voz interna decía. Ladee lacabeza y el cuello hacia varios ángulos distintos para contrarrestar él vértigo y así llevar los fragmentos de cristales de calcio que estaban causando el mareo hacia una zona de mi oído interno para no generar más síntomas. Luego de un minuto o dos, cuando el mareo pasó, exhalé y miré a Namjoon. -Creo... creo que aceptaría algo de comer y agua, por favor.- Literalmente me sentí una mascota a la cual alimentar. ¿Podría escaparme de todo esto? Eso aún no lo sabia, pero por ahora, debía soportar. -¿Podrías sacarme de aquí? Solo quiero irme.- No importaba a donde fuéramos. Simplemente ya no pensaba en mis estudios, la universidad o amigos. Me concentré en el presente y era salir de este horrible lugar.
avatar
Mensajes : 355

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❝drunk in love❞.

Mensaje por AnoukO2 el Vie Ene 05, 2018 5:12 am

JEON JUNGKOOK;

Amaba a este hombre más que a mi propia vida. Jamás iba a permitirme tocar a otra persona estando con él. -No vas a perderme, lo juro. Sabes muy bien que jamás amé a una persona como te amo a ti y no quiero que tengas esos pensamientos tóxicos, los cuales te hacen sufrir sin necesidad. Jamás te daría motivos para que desconfíes de mi.- Atrapé su mano, la cual se encontraba en mi mejilla secando la lagrimas que no había podido contener al escuchar cada palabra que salía de su boca y deposité un beso en la palma de la misma. -Y tus problemas o preocupaciones también son míos. Puede ser una linea bastante trillada, pero es la verdad, Jimin. Desde hace años enfrentamos todo juntos. Sabes que me interesa todo lo que te pueda llegar a estar pasando, absolutamente todo. También soy tu mejor amigo.- Cuando comencé con mi carrera deportiva sabíamos que esto tarde o temprano iba a suceder. Entrenamientos, partidos fuera de la ciudad o del país, torneos, copas mundiales, olimpiadas y muchas cosas más que el deporte requería. Tal vez años atrás cuando eramos tan solo unos adolescentes nos enamoramos, dimos todo de nosotros, nos entregamos hasta el final y simplemente nos volvimos uno. Era un extremo casi enfermizo, algo sobrehumano el no poder vivir sin la otra persona ni tan solo por un minuto, y ahora estábamos pagando con creces esa entrega. Un día, dos, tres separados, comprendía muy bien esa sensación, porque yo me sentía de la misma manera al no tenerlo a mi lado. -No seria feliz sin ti en mi vida. Esas copas, títulos, fanáticos, el deporte... No tendrían el mismo sabor a felicidad sin ti. Creo que eso también es tuyo, te corresponde, es por ti. Alguna vez también fue uno de tus sueños, por ese motivo me encanta compartirlo contigo, porque creo que no lo hubiera logrado sin tu ayuda. Definitivamente no seria feliz... Solo lo soy si estás en mi vida.- Lo que más me reconfortaba luego de una buena noticia era venir a casa y compartirlo con Jimin. Porque como el había dicho, también él era mi vida. Sonreí levemente ante ese ultimo pensamiento. Varias veces me había puesto a imaginar una vida en la cual no lo hubiera conocido o no le hubiera confesado mis sentimientos en un ataque de valentía y por creerme un mismísimo héroe griego a causa de la euforia por haber ganado una final... juntos. Y sencillamente no concebía una vida sin él. Veía una vida donde nuca hubiera conocido un amor tan profundo y en todo sus sentidos. Nunca hubiera sabido lo que es sentir el estar dispuesto a dar la vida por la persona que amas si eso era lo que se debía hacer. Siempre recordaba esa leyenda oriental. La leyenda del hilo rojo. La misma dice que las personas destinadas a conocerse están conectadas por un hilo rojo. Ese hilo nunca desaparece y permanece constantemente atado a sus dedos, a pesar del tiempo y la distancia. No importa lo que se tarde en conocer a esa persona, ni importa el tiempo que pases sin verla, ni siquiera importa si vives en la otra punta del mundo: el hilo se estirará hasta el infinito pero nunca se romperá. Su dueño es el destino. El Abuelo de la Luna, cada noche sale a conocer a los recién nacidos y a atarles un hilo rojo a su dedo. Un hilo que decidirá el futuro de esas personas, un hilo que guiará sus almas para que nunca se pierdan. Un hilo rojo al que no podremos imponer nuestros caprichos ni nuestra ignorancia, un hilo rojo que no podremos romper ni deshilachar. Un hilo rojo directo al corazón, que conecta a los amores eternos, a los profundos, esos que simbolizan el antes y por los que no hay después. Se la relaté a Jimin el día que nos convertimos en novios. Leyendas, mitos, inventos o verdades... Él era mi alma gemela. Sabia que estábamos destinados a estar juntos, en vidas pasadas, en esta vida y en otras vidas que vendrán. Me acerqué hasta sus labios y lo besé. Lentamente, disfrutando de ellos y su suavidad. Sí, sin dudas sus labios eran mi perdición. Antes de separarme completamente deposité un casto beso en ellos y pegué nuestras frentes. Finalmente abrí mis ojos para observar detenidamente su rostro y relamí mis labios sintiendo la ausencia de los suyos en ellos. -En poco tiempo terminará la temporada y tendremos un momento para nosotros. ¿Quieres ir a algún sitio en particular? Al menos hasta que comience la pretemporada.- Me separé lentamente de mi novio. -Solo una cosa antes... Lo estuve pensando, y no quiero que te sientas como si estuvieras cautivo en estas cuatro paredes. ¿Has pensado en trabajar? Te esforzaste mucho para conseguir ese título... Aunque me pondré celoso de que adolescentes hormonales se enamoren de su perfecto profesor... Aunque eres mío.- Mordí mi labio inferior y llevé mi mano hacia su cuello para acariciar la marca morada y rojiza que la noche anterior había grabado en su delicada piel.
avatar
Mensajes : 355

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❝drunk in love❞.

Mensaje por Natie30 el Vie Ene 05, 2018 8:36 am



Park Jimin

Cómodo sobre su pecho y con nuestras frentes unidas me sentía la persona más liviana y feliz del mundo. Cada cosa que él decía me traía recuerdos de todo lo que habíamos vivido y me hacía olvidar de las cosas malas por completo, porque sabía por experiencia que las cosas malas siempre quedaban atrás. Aunque saliéramos mareados y lastimados de cada lucha, siempre Jungkook iba prendido de mi mano. Una de las luchas más difíciles que tuvimos fue la suya propia. Recuerdo perfectamente cuando 6 meses después de aquella final donde me declaró su amor, yo llegaba a él con una sorpresa enorme para festejar nuestro aniversario y él llegaba a mi con lagrimas en los ojos y una mochila en su hombro - Mis papás no quieren un gay fracasado en sus vidas - me había dicho con el cuerpo tembloroso y yo había corrido hasta él para no dejarlo caer. Sus padres lo había echado a patadas de la casa (literalmente) cuando lo descubrieron hablando conmigo por teléfono y llamándome amor. Lo largaron a la calle con apenas una mochila de ropa, sin nada de dinero, dejándolo incluso de ayudar en los estudios. Mi familia lo acepto en casa rápidamente pero desde entonces armamos un plan para salir de allí, sin detenernos un segundo a dudar si estaríamos juntos al final o no. Para mi estaba bastante claro. Comenzamos a trabajar los dos en trabajos de medio tiempo poniendo todo el dinero en una cuenta de ahorros, Jungkook tuvo que dejar la escuela por un año hasta poder pagar otra un poco más humilde y yo tuve que dejar de ayudar a mis padres y reducir mis gastos a nada. Sin contar las luchas emocionales y morales que sus padres nos imponían aún cuando deberían estar lejos. Cuando encontramos una casa pequeña para los dos y nos mudamos, nos pasábamos comiendo arroz porque el dinero no daba para comprar mucha comida cuando teníamos deudas y estudios que pagar, así que cuando Jungkook consiguió la beca en el deporte fue un gran triunfo. ¿Se imaginan? éramos sólo dos niños de 18 años enfrentando el mundo de adultos, con perjuicios, falsedades, deudas y mierda, mucha mierda... y habíamos conseguido un triunfo. Jungkook me había elegido a mi incluso con todos sus sueños arriesgados, con humillaciones publicas, hambre y poca ropa. Y cuando yo me lesione y tuve que dejar mi sueño para siempre, él estuvo llorando cada  noche conmigo y me llenó de amor para sacarme de la depresión. Él era mi todo - Te amo demasiado Jungkookie, no quiero que nadie te tenga cerca si no soy yo. Creo que envidio incluso a las fanáticas que están a metros de ti en cada juego. Cuando estés de vacaciones, te voy a atar a mi cama - suspiro sobre sus labios y no puedo evitar robarle un pequeño beso antes de volver a hablar - por supuesto que lo he pensado, pero Kookie ¿crees que vas a poder adaptarte? - miro sus ojos con preocupación - tendré horarios que cumplir y tal vez no esté aquí cuando tú vengas, probablemente ni siquiera podamos disfrutar de las únicas cenas que tenemos porque voy a estar cansado - me acomodo mejor sobre él, apartándome para sentarme en su abdomen y mirarlo desde arriba. Las caricias de Jungkook en mi cuello me habían echo recordar las marcas que él mismo me había dejado, sonrojando mis mejillas - pero si tu me apoyas, yo podría pedirle a Hoseok que hable con su padre para tener un lugar donde comenzar, él siempre me lo está ofreciendo - muerdo mi labio esperando una respuesta de su parte. Cuando yo perdí mi posibilidad de seguir jugando Hockey  durante la universidad, luego de una asquerosa depresión, Jungkook estuvo buscando para mi mil carreras que pudieran gustarme. No sé como hacía, pero cada noche al llegar a casa me hablaba sobre alguna carrera nueva, esperando poder convencerme de seguir alguna y no quedarme como un pobre fracasado. Hoseok y Yoongi también me ayudaban en eso, me sacaban de casa para distraerme y me acompañaban a las secciones de recuperación... pero Jungkook era diferente. Él podía estar haciéndome el amor y me sacaba el tema como si nada, hablándome de sus visitas a los centros de becas. Fue así como me convenció de que las matemáticas eran lo mío y que enseñar sería lo mejor - todo lo que dijiste... me recordó muchas cosas de antes - me encorvo para dejar suaves besos en su mandíbula y cuello, solo para mimarlo un poco - cuando hablábamos de llegar a la NHL, dijimos que nos casaríamos antes para que pudieras entrar al equipo y que ya todos supieran sobre nosotros - levanto la mirada para sonreírle y rozo nuestros labios dejándome llevar por el calor que me envolvía estando en sus brazos, así - sé que es pronto para hablarlo ahora, pero si yo pudiera salir a la luz en ese entonces, yo... podría seguirte a todas partes sin problemas, eso mejoraría mucho todo - muerdo mi labio inferior - Sunmin me dijo que las familias de los jugadores casi siempre tienen oportunidad de acompañar al equipo y yo no quiero que cuando estés en la NHL estés solito, mi amor - arrugo mi nariz de sólo imaginar tenerlo más lejos aún.
Mensajes : 143

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❝drunk in love❞.

Mensaje por Natie30 el Vie Ene 05, 2018 9:41 am



Kim Namjoon

Mis músculos estaban tensos mientras él me observaba con admiración, acariciando mi rostro como si quisiera grabárselo en la memoria para siempre. Jamás había sentido tanto placer con solo sentir el suave toque de una persona, y sabía perfectamente que no se trataba simplemente de su aroma adictivo. Había ayudado en celos a muchos omegas y muchos omegas me habían ayudado a mi sexualmente, pero aunque el deseo solía cegarme en el momento, dándole lugar al alfa dentro de mi, jamás me había sentido cercano al alma de otra persona. Taehyung se veía tan pequeño entre mis brazos, con esa inocencia refrescante grabada en cada una de sus acciones. Incluso cuando yo lo había comprado para usarlo como mi omega, sin saber como podía actuar yo cuando llegáramos a casa, él no tenia miedo corriendo en sus venas. Él estaba admirándome como si en vez de un Alfa asqueroso y asesino fuera un héroe de telenovela. Tal vez se trataba de que no veía los noticieros y no sabía sobre mi nombre o mis negocios, pero si somos realistas ninguno de los alfas presentes en la subasta tenía dinero por negocios que fueran legales, y Taehyung era un chico lo suficientemente inteligente como para tener eso presente. Yo era un asesino, narcotraficante, delincuente... sin importar lo tonto que se hicieran todos y los honores que me brindaran, yo sabía bien que todos tenían asco y miedo de mi. Todos a mi alrededor actuaban guiados por el miedo o la ambición de tener un lugar en mis sucios negocios, menos Jin . La mayoría de las personas que habían intentando meterse en mi vida para tocar lo que era mío, sin embargo, habían terminado muertos o en la cárcel y eso, definitivamente me volvía más hijo de puta - 20 millones definitivamente es mucho más de lo que merecen aquí, pero no podía dejar que fueras con nadie más que no fuera yo - mi voz sonó fuerte y posesiva luego de estar perdido por lo que parecieron horas en sus caricias. Él tembló en mis brazos y lo sujeté con fuerza para no dejarlo caer, pero finalmente se apartó de mi para tomar asiento. No me molesté en quejarme porque me encontraba ocupado en saber que le pasaba. Su piel estaba incluso más pálida que antes, temblaba sin parar y sus ojos parecían desenfocados hasta el momento en que volvió a encontrar los míos, pidiendo lo que antes ya le había ofrecido - vámonos de aquí rápido, debes estar enfermando por estas jodidas condiciones - Me acerque para tomarlo en brazos y cargarlo fuera de la habitación con apuro, con pasos rápidos pase el oscuro pasillo y cuando llegué a la oficina donde Jin me esperaba pasé por su lado sin decir ninguna palabra. Él no necesitaba palabras para notar que necesitaba su ayuda así que en cuanto llegué al auto el estaba listo abriéndome la puerta para poder meter a Taehyung sin problemas. Lo acomode bien y acaricie su frente para ver que no tuviera fiebre - es mejor que descanses mientras llegamos, voy a despertarte con comida y una ducha caliente - con una ultima mirada cerré la puerta y me metí a la parte delantera del vehículo , con el pelinegro a mi lado mirándome un poco asustado - dile a todos en la casa que preparen mucha comida, una habitación y la ducha caliente... tú deberías encargarte de su ropa también, Jin - él alzó una ceja mirando al frente mientras el auto se movía - Sabes que siempre voy dos pasos por delante de ti, Namjoon, claramente tengo todo lo que me pediste mucho antes de que siquiera te lo pensaras - y sabía que él no estaba alardeando simplemente. Cuando llegamos a casa luego de 30 minutos todo estaba en silencio en la mansión, las personas parecían haberse tomado libre la noche  pero cuando Amanda apareció con una media sonrisa saliendo de la cocina supe que no. Con Taehyung en brazos subí las escaleras hasta llegar a la habitación que se encontraba junto a la mía, abrí la puerta y me adentré dejando al pequeño chico en la cama. Lo arropé mientras que Jin se encargaba de ver que todo estuviera tal cual él lo ordenó y luego se paró a mi lado y ambos observamos al omega dormido - sabes que te quiero mucho jefe, pero si le llega a pasar algo malo a este niño seré capaz de cortar tus pelotas con un corta uñas - Y nuevamente Jin demostraba que no estaba al tanto de su condición beta, o de su lugar en la escala social. No fui capaz de responder nada así que él un poco más tranquilo continuo - voy a llamarlo en cuando la ducha esté completamente lista en 5 minutos y luego le traeré la cena para que recupere energías. Mañana serás capaz de tratar con él de forma más tranquila, así que mejor descansa - Jin me conocía tanto que seguro notaba mi tensión de solo pensar que ese pequeño me tuviera miedo. El problema no era solamente ese, sino también su celo, que seguramente estaría presente mañana o pasado, por su fuerte aroma. Podía darle suspensores para que no me afectara tanto y su aroma se quedara bloqueado, pero no podía evitar que el actuara de forma diferente, porque su omega interior tomaría parte en su cuerpo. Imaginarlo tan débil y sensible, seguramente con mañas raras me volvía loco. No podía irme y dejarlo solo tampoco, porque no era un cobarde y de alguna manera pensaba que le debía un poco de cuidado, después de todo era mi omega y como su alfa era mi deber protegerlo - compra los suspensores para él pronto y pregúntale sobre su celo, no quiero sorprenderme después - di un paso atrás mirándolo por ultima vez y luego salí de la habitación soltando un suspiro cansado.
Mensajes : 143

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❝drunk in love❞.

Mensaje por AnoukO2 el Dom Ene 07, 2018 4:02 am

KIM TAEHYUNG;

Abrí los ojos lentamente al percatarme de la king size donde me encontraba cubierto por un edredón blanco. Lo último que recodaba era ser cargado por Namjoon hasta el vehículo y luego entregarme a los brazos de Morfeo. Giré el cuerpo con movimientos perezosos y me encontré con una persona parada a los pies de la cama. -Genial, te despertaste por tu cuenta.- El beta caminó con gracia hasta un costado de la misma y dejó unas tollas con ropa sobre ella. -Tal vez porque alguien se encontraba de forma espeluznante a los pies de la cama.- Murmuré mientras me acomodaba y sentaba. El chico sonrió. -Ya te acostumbrarás a sentirte vigilado.- Eso me cayó como un balde de agua fría. Eso significaba que por el momento no había una salida factible de esto. -Por cierto, soy Seokjin. Jin para todos.- Agregó al mismo tiempo que se sentaba en la cama. -Tae...- Pero él interrumpió rápidamente. -Taehyung, sí.- Asentí lentamente mientras lo observaba tratando de descifrarlo o buscar algún signo que gritara "peligro", pero eso no sucedió. -Ya está preparada la bañera. Ve antes de que el agua se enfríe. Cuando salgas podemos seguir hablando.- Tomé la cosas que Jin me estaba extendiendo y me levanté para hacer lo que él decía, sinceramente deseaba sentir el agua sobre mi cuerpo. -Gracias.- Mascullé antes de comenzar a caminar. Era difícil agradecerle a las personas que me estaban manteniendo en este lugar a la fuerza.
Suspiré una vez que me sumergí dentro del agua. Apoyé la espalda en el mármol frió y deslicé mi cuerpo para hundirme dentro del agua caliente, el cual estaba relajando cada uno de mis músculos. Mantuve los ojos abiertos y fijé la mirada en el techo que ahora se veía borroneado a causa del agua. Solo era cuestión de mantenerme así, esperar y todo acabaría rápido. Simplemente dejar de respirar o llenar los pulmones de agua. Volví a salir y apoyé la cabeza en el borde de la bañera. Refregué mi cara con ambas manos para sacar el exceso de agua y cerré lo ojos. Ni si quiera sabia porqué me estaba dando un baño de agua caliente cuando la piel me estaba ardiendo. ¿Pensamientos suicidas?, ¿qué andaba mal conmigo? "¿Tal vez por qué te secuestraron y te compraron para complacer a un alfa?" me dije a mi mismo. De todas maneras había posibilidades. Todos los problemas tienen una maldita solución, y este no era la excepción. [...] Cuando creí que ya era suficiente tiempo dentro del agua me digné a salir por más que mi cuerpo intentara obligarme a quedarme dentro. Una vez seco me coloqué la remera y él pantalón holgado que Jin me había entregado para dormir y salí de la cuarto de baño. Una vez fuera me encontré solo dentro de la habitación y comencé observarla detenidamente. Era ridículamente grande y con una decoración minimalista que acompañaba muy bien a los aparatos tecnológicos que allí había. De repente giré el cuerpo al sentir una brisa cálida que venia desde el exterior. Me acerqué al balcón y corrí las cortinas que danzaban con el viento. Al salir finalmente respiré aire puro. Observé el jardín trasero bien iluminando, al igual que la piscina de tamaño casi olímpico. Algunos hombres caminaron por el jardín hasta salir de mi campo de visión. Un golpe en la puerta seguido por la voz del beta que literalmente se estaba encargando de mí hicieron que entrara nuevamente. -Ahí estás. Aquí te traigo algo de comer.- Jin se acercó a la mesa ratona ubicada en el centro de unos juegos de sillones y colocó la bandeja encima. -Y esto.- Me acerqué hasta él y estaba seguro que mis ojos se abrieron como platos al ver lo que traía en su mano. Dudoso tomé los tableta de supresores. ¿Era en serio? -No te está rechazando, simplemente quiere poner algunas cosas en claro contigo antes... de eso.- Lo miré incrédulo y pude reaccionar a tiempo cuando me lanzó una botella de agua mineral. Sin pensarlo dos veces saqué dos píldoras para recompensar la que no había ingerido el día anterior y abrí la botella de agua. -Que considerado de su parte.- Murmuré elevando levemente la botella para luego finalmente tomar ambas píldoras. -Cuando dejes tus comentarios sarcásticos seremos buenos amigos.- Alcé ambas cejas mientras bebía el contenido de la botella. -¿Como las conseguiste tan rápido?- Jin se sentó en el sillón. -Una sirvienta. Tiene un hijo que los consume, es un niño aún y me dio los que traia con ella. Mañana enviaré a que compren para ti. Tú desde...- Dejé la botella encima de la mesa y lo interrumpí. -Desde antes del primer celo. Mi cuerpo comenzó a liberar demasiadas ferormonas y comenzaba a atraer a personas no deseadas aún. En la casa hogar comenzaron a comprarme los supresores y cuando entré a la universidad el hospital escuela se encargó de eso.- Jin asintió lentamente, como si estuviera pensando que decir. -Así qué siempre suprimiste el celo.- Era lo más seguro para los omegas sin alfa, pero no todos podían conseguir los supresores. -Sí, así es.- Afirmé mientras masajeaba mi nuca algo incomodo por hablar de este tema con un desconocido. -¿Donde está?- La pregunta salió antes de que yo mismo pudiera procesarla en mi mente. Su aroma mezclado con su colonia había quedado en la habitación y pude sentirla al despertar. -Justo a tu lado.- Jin hizo un ademán con su cabeza señalando la pared. No era necesario decir por quien había preguntado. -Bien, te dejaré. Cuando termines, o si necesitas algo solo aprieta ese botón, el qué está junto a la cama, alguien del personal vendrá.- Giré la cabeza para observar dicho botón. -Que modernos.- Jin se levantó del sillón y caminó hacia la puerta. -Y tú sigues... Ya debes saber que nadie en este lugar es santo de devoción, pero afuera hay más personas malas y de cierto modo también nos encargamos de ellas, y ellas desearan seguramente hacerlo con nosotros. Si otra fuera la situación estoy seguro que tendrías más libertad, pero no es así y debes estar seguro. Lo lamento... Buenas noches, Taehyung.- Y sin decir más se fue, y nuevamente quedé solo junto a mi presencia.
avatar
Mensajes : 355

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❝drunk in love❞.

Mensaje por AnoukO2 el Dom Ene 07, 2018 4:03 am

JEON JUNGKOOK;

Cerré mis ojos a causa de las placenteras caricias de Jimin y sonreí perezoso. -Así que quieres casarte pronto.- Murmuré algo borracho por sus escurridizos besos. Una de mis manos la llevé a su muslo y comencé a dejar fugaces caricias, de arriba a abajo. Elevé levemente la cabeza y atrapé sus labios. En ocasiones eran como una adicción de la cual era casi imposible deshacerse. -Por mi no habría inconvenientes.- Mascullé entre sus labios y luego me separé. Abrí mis ojos para encontrarme con los de Jimin. -El DT. de los Pittsburgh Penguins dice que me quiere fichar para ya comenzar la siguiente temporada en Estados Unidos.- Me encogí de hombros levemente y proseguí. -Aunque aún están con las negociaciones entre los dos clubes, no sé cuando llegarán a un acuerdo que les convenga a ambos.- Mi actual club sabia que perdería un delantero titular y si me iban a dejar ir primero debían asegurarse de encontrar a alguien que pudiera ocupar mi lugar y estuviera a la altura, pero para eso debían estar seguros de no perder dinero, así que aún estaban tratando de pautar una cifra que les conviniera y que la perdida no fuera tan grande. -Entonces si nos fuéramos a Estados Unidos el siguiente año, ¿estarías de acuerdo?- Tenía que estar seguro de que él quisiera venir conmigo, porque si no fuera así yo no lo dejaría. Literalmente rechazaría el contrato y me quedaría donde ahora estoy. El amor te hace hacer cosas imaginables, como dejar tus sueños para tan solo quedarte con la persona que amas. Esos sueños no serian lo mismo si algo que completa tu vida no está. -¿Trabajarías allí?- Mi mano libre la llevé hasta su mejilla y con las yemas de los dedos la acaricié. Me erguí para así sentarme y rodear su cintura con mis brazos y lo besé. Esta vez intensifiqué el beso y con mi legua pedí permiso para entrar en su boca y explorar sin tregua. Me separé de sus labios unos pocos centímetros para poder hablar. -¿Por qué no puedo dejar de tocarte?, ¿por qué no puedo mantener mis manos alejadas de ti?- Pregunté, aunque más bien fue una pregunta para mí mismo. Si lo tenia cerca me era inevitable no tocarlo o besarlo. -Mi dulce hechicero.- Murmuré para luego morder levemente su labio inferior. Sí, me tenia en un maldito embrujo desde que lo había visto por primera vez en los pasillos de la secundaria. El teléfono de linea comenzó a sonar desde la sala y negué con mi cabeza sin dejar sus labios. -No es hora para llamadas, ya cortarán.- Dije separándome, pero el teléfono volvió a sonar a  los pocos segundos de haber dejado de hacerlo. Fastidiado coloqué mi cara en la curva del cuello de Jimin y di un largo suspiro. -No se cansarán.- Mascullé entre dientes. Con demasiada fuerza de voluntad me alejé de mi novio y salí de la cama en dirección a la sala. Sea quien sea era muy poco oportuno a la hora de llamar. Si atendía y era algún periodista o  alguien del trabajo sinceramente tiraría ese teléfono al mismísimo infierno. Pero usualmente para eso llamaban al celular. Una vez en la sala atendí. -¿Sí?- Pregunté de mala gana mientras me pasaba la mano libre por el rostro. -¿Jungkook?- La voz temblorosa de una mujer se escuchó desde el otro lado de la linea y fue en ese preciso momento que la sangre se me congeló. La sentí más fría que el hielo bajo las cuchillas de mis patines. -¿Mamá?- Pregunté frunciendo el ceño. Mi voz seguramente debió salir igual de temblorosa que la de ella. -Hola, hijo.- Me senté en el sillón porque juraría que iba a caerme si no lo hacia. La ultima noticia que había tenido de ella había sido ya hacía dos años cuando envió un simple correo electrónico deseándonos a Jimin y a mi un feliz año nuevo. Desde el día que me habían echado de la casa jamás había vuelto a hablar con ella o con mi padre. -¿Quien te dio el numero?- Mi voz salió dura. ¿Luego de años sin hablar y de haberme hecho lo que ella y mi padre hicieron se atrevía a llamar?, ¿y a llamarme hijo? Porque lo que hicieron descalifica a cualquier padre de ese titulo. -Tu tía, ella... ella me lo dio.- Coloqué mis codos en los muslos y miré el piso. -¿Qué es lo qué quieres?- Se que era un buen momento para hablar y quizás tratar de arreglar al menos un poco las cosas, pero de tan solo recordar como me humillaron mis propios padres y también a mi novio, como me dejaron en la calle siendo tan chico, la sangre me hervía y lo que único que tenia para entregarles era ira. -Lo siento por llamar a estas horas...- Su voz de repente se quebró y comenzó a llorar. -Tu padre... tuvo un ataque al corazón, fue masivo y lo médicos no creen que pase la noche... solo quería, quería que lo vieras... él me lo pidió también.- Un largo silencio se formó, solo el sonido de los sollozos de mi madre se podían escuchar en el fondo. No podía emitir palabra alguna, ni si quiera una lagrima salió. No porque me alegrara o fuera indiferente, solo que por tantos años sin relación y la ultima vez que nos vimos tuvimos la escena más inhumana que pudiera existir, sensillamente era extraño que esto estuviera pasando. Lo sabia, aún era mi padre a pesar de todo y los sentimientos de un hijo jamás se van, pero él no se comportó como un padre cuando más lo necesité y durante años había vivido con odio y rencor dentro de mi. Estos ultimos sentimientos superan a cualquier otro y son los más dificil de eliminar. -¿En qué hospital están?- Pregunté finalmente. Luego de intercambiar algunas que otras palabras la llamada finalizó y me quedé sentado, en la oscuridad. Luego de unos minutos caminé hacia la habitación a paso lento.-Mi madre llamó. Después de tantos años sin hablarme llamó para decirme que mi padre está al borde la muerte y quiere verme. ¿Cómo es posible, Jimin?- Pregunté con la voz quebrada. -¿Cuando está a punto de morir mi padre quieren verme? Nos quieren ver.- Mi mente estaba ida. Nunca había imaginado un reencuentro con ellos, y si alguna vez lo imaginé no esperaba que fuera de este modo.
avatar
Mensajes : 355

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❝drunk in love❞.

Mensaje por Natie30 el Dom Ene 07, 2018 2:29 pm



Park Jimin


- Sé que no hay problemas sobre el matrimonio contigo, pero quería estar seguro de que tú... es decir, quiero estar seguro de que tú vas a pedir eso antes de firmar cualquier cosa, de que vas a tener la convicción de decir tu orientación sexual aunque ellos quieran evitarlo - Mire su rostro con una tonta sonrisa mientras acariciaba sus lunares en el rostro y en el cuello, jugando un poco con su labio inferior a jalarlo y apretarlo. No es que no lo estuviera escuchando ni nada, en realidad estaba completamente atento a sus palabras sobre los planes con el nuevo equipo, pero me era inevitable admirar a mi novio cuando sólo lo tenía a unos centímetros. Yoongi siempre bromeaba preguntando que le había visto al "flaco narigón", pero seguramente él era tan cerrado que no notaba toda la belleza que se centraba en Jeon Jungkook. Él... simplemente su belleza era de otro mundo, como si todas las cosas que era clasificadas como "feas" se hubieran centrado en él para verse hermosas y pegarle una cachetada a todos los "estereotipos". Incluso cuando me miraba de esa forma en que lo hace ahora, yo no podía simplemente ignorar esos ojos grandes y brillantes, tan jodidamente únicos. ¿No que los ojos perfectos eran los azules? pff... no creo que ningún chico de ojos azules le haga la competencia a mi bebé. Ni tampoco un chico rubio, o uno con nariz pequeña y recta... en absoluto, mi novio le pegaba una patada a todos los estereotipos de chico perfecto - No sé ingles muy bien y probablemente extrañaría a nuestros amigos, pero podría acostumbrarme a una nueva vida - sonrío aún más haciendo que mis ojos desaparezcan por un momento - Es por lo que hemos trabajado todo este tiempo amor, no tienes ni siquiera que preguntarlo, considerando que hemos planeado todo para que ellos reconozcan lo genial que eres en el Hockey - pasé una mano por su cabello para correrlo de su perfecto rostro, pero me sorprendí cuando él se sentó debajo de mi acomodándome en su regazo y me besó tal y como lo había estado esperando. Su lengua sin problemas recorrió toda mi boca haciéndome gemir y mis manos bajaron y subieron por sus fuertes brazos, deteniéndolas en sus mejillas un poco después, cuando el aire se nos hizo demasiado necesario. Cuando se separó gemí quejoso y un puchero involuntario se formó en mi boca - Mi bebé... - mis ojos brillaron un poco más cuando las palabras abandonaron su boca y volví a sonreír completamente idiotizado. Lo conocía por lo menos hace 5 años pero ni por un segundo mi cuerpo dejaba de reaccionar a él. Mi corazón latía fuerte y mis manos inquietas sudaban de sólo escuchar sus bonitos y dulces alagos, tal vez, porque tenía la seguridad de que sólo me los decía a mi. El teléfono de la sala nos interrumpió y volvía a gemir mientras acariciaba los cabellos de su nuca - parece que ni siquiera en la madrugada puedes dejar de ser el jugador famoso de Hockey - dije con diversión mientras me separaba solo un poco para besar la punta de su nariz - tienes que ir de una vez, puede ser alguien importante - murmuro sobre sus labios y le robe un corto beso antes de correrme y dejarlo ir. Me dejé caer sobre el colchón nuevamente pero esta vez con una gran sonrisa y mi corazón acelerado. ¿Cómo era posible que me enojara con él o dudara de algo? Él simplemente me amaba más que a nada y me lo demostraba cada día a mi lado, incluso si no estaba pegado a mi, se encargaba de llenarme de mimos a la distancia para que no lo olvidara. Jungkook siempre estaba llamando para contarme cosas y cuando se le hacía posible (puesto que nadie en el equipo sabía sobre nosotros y no podía poner escusas para mandar cosas a casa sin que sospecharan) me mandaba flores, regalos o simplemente cartas. No era que quisiera reparar su falta con cosas materiales, todos los regalos que me enviaba sabía perfectamente que eran con significados más profundos que simplemente el valor monetario. No es por ser un engreído, pero estaba seguro de que muchas personas me evidiaban secretamente por el novio increíble que tenía. Incluso no tan secretamente, porque Hoseok siempre se venía a casa para babear por los regalos que Jungkook me hacía, o por las citas que teníamos y yo debía contarle con lujos de detalles. Él siempre alardeaba de que mi novio era demasiado perfecto para mi, y que él lo merecía mucho más; yo siempre me reía y me burlaba de su soltería. Hasta Yoongi, haciéndose el desinteresado y burlándose de mi novio, sabía que en el fondo deseaba tanto tener una persona así en su vida. Seguramente sólo yo me ponía a hacerme problemas con él, porque estoy seguro de que me veía tan estúpido quejándome con todo lo que él me daba - Eres tú el que debe dar más - me dije a mi mismo en el silencio de la habitación. ¿Cuánto había pasado ya? ¿media hora? decidí que sería bueno ducharme antes de que vuelva a la cama, para sacarme el aspecto asqueroso. Levantándome tome solamente una toalla del estante y me metí al baño para tomar una ducha rápida. Canté un par de canciones mientras me relajaba antes de terminar y luego salí del agua tomando una toalla para secarme y tapar de mi cadera hacia abajo. Volví a la habitación poniéndome un pijama viejo y me senté en la cama para esperar - ¿Por qué tardas tanto? - cuando estaba a punto de levantarme él cruzó la puerta con aspecto demacrado. Parado justo al final de la cama dijo las primeras palabras, haciendo que mi cuerpo se helara y mi corazón se detuviera tan rápido que incluso pareció doler - Jungkookie... - no sabía que decirle justo ahora. Luego de años lejos de esas personas, aún con todas las cosas malas que habíamos tenido que pasar por ellos, jamás me había atrevido a hablar mal de ellos o sembrar odio en Jungkook. Siempre intentábamos centrarnos en las cosas buenas, pero ahora mismo, cuando deberíamos estar besándonos y amándonos justo como lo estábamos haciendo, era imposible ignorar tan malas noticias - ven aquí, Jungkookie... - parece que mis almohadas si o si van a recibir lagrimas después de todo. Recibiendo a mi novio entre mis brazos pude sentir lo mal que estaba, lo triste que se sentía por su padre aunque este no lo mereciera. Jungkook siempre había sentido ese afecto hacía ellos, siempre había sentido dolor por las cosas que sus padres hacían, aunque me lo negara e intentara mostrarse frío. Era obvio, los padres no se odian de un día para el otro nada más, ni dejan de ser importantes - es tu padre Kookie, no lo vamos a entender, pero ahora mismo tienes que estar en paz contigo mismo - acaricié su espalda de arriba a bajo para calmar sus sollozos y dejé besos por toda su mandibula intentando relajarlo de todas las formas posibles - Sí tú lo quieres, mereces tener la oportunidad de decírselo. Un día seremos padres y tendremos muchos errores también, pero eso no hará que los amemos menos ¿no es así? - muerdo mi labio inferior - debes ir, y si quieres, por supuesto que voy a estar ahí contigo - por más dolor que me causara, por más odio que pudiera sentir o más humillado que me pudieran dejar, siempre estaría sosteniendo los pedazos de mi Jungkookie.
Mensajes : 143

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❝drunk in love❞.

Mensaje por Natie30 el Dom Ene 07, 2018 3:24 pm



Kim Namjoon

Si mi padre me viera ahora mismo diría cosas como que soy un idiota y maricón, me golpearía por un buen rato llenándome de mierda y haría que trajeran a ese omega para hacer que me lo follara en sus narices. Pero mi padre no estaba y Jin siempre me decía que tenia que olvidarme de ese hombre, porque me volvía más lindo e interesante cuando no seguía sus pasos. Lo que mi amigo ignoraba es que yo soy jodidamente igual que él. Usaba a omegas a mi antojo, lastimaba a personas como si fueran simple muñecos reparables y sobre todas las cosas, era igual de asesino que ese hombre. Aunque me lo negaran mil veces y me hicieran ver mis cosas diferentes entre mi padre y yo, jamás podría olvidar que soy la misma mierda. Justamente eso no me dejaba dormir ahora. ¿Por qué Taehyung me hacía recordar las partes buenas de mi a solo minutos de conocerlo? yo siempre intentaba esconder las cosas buenas de mi persona para que me tuvieran miedo y me respetaran, no me importaba matar si se trataba de algún idiota que quisiera cagarme mis negocios. Cuando conocía a un omega siempre los follaba sin importar cuanto pudiera lastimarlos, siempre los lanzaba a la calle sin marcas, sin importarme que los sacaran a patadas de casa después... porque así pasaba. Un omega que se acostaba con un alfa por simple placer era rechazado por toda la sociedad. Había visto a muchos que habían estado en mi cama siendo humillados y castigados por volver a casa sin la virginidad y sin una marca. Pero de pronto estaba Taehyung a un lado de mi habitación, a punto de tener su celo, y yo estaba revolcándome en mi cama desesperado por no poder tocarlo ¿desde cuando a mi me importaba lo que le pasara a un omega? tendría que estar atándolo a la cama y metiendo mi jodido pene entre sus piernas, pero no podía. Tal vez ese niño causaba todo lo opuesto a mi padre en mi. Mientras el viejo me hacía mostrar la parte asesina, fría, traicionera y egoísta, Kim Taehyung me hacía mostrar la parte amorosa, considerada ... humana.
Al día siguiente, luego de dormir apenas un par de horas por el jodido aroma que el omega desprendía, me levanté de mal humor. Me duché con agua fría, me vestí entre gruñidos y tome mi arma pensando en quien descargar mi frustración en el trabajo. Salí de la habitación con la mirada en mis pies, apenas viendo de reojo la habitación del omega, y seguí por las escaleras hasta llegar a mi sala de estar - señora, necesito que me traiga el desayuno ahora mismo - mi voz sonó ronca y fuerte y ella salió disparada a la cocina mientras yo tomaba asiento. Minutos después Jin apareció con el ceño fruncido mostrándome mala cara y apoyando sus manos al otro lado de la mesa, casi retándome con la mirada - Escúchame Kim, si vas a tener esa actitud solo porque el crio ese no te deja follarlo, entonces deberías devolverlo a su casa antes de que te asesine - miré hacia otro lado como la chica rubia colocaba la comida a mi alrededor con las manos temblorosas y no dije nada. Cuando ella se fue tome una taza de café y miré a Jin con una expresión seria - déjate de tonterías si no quieres que te ponga a trabajar en lugar de todos y los mande a la calle. Ya es un poco tarde y mi desayuno debía estar en la mesa, pero no estaba - Jin bufó. Sabía que no estaba molesto porque pudiera hacerlo trabajar, simplemente le molestaba que dejara a gente sin trabajo - Ahora mueve tu trasero y tráeme a Taehyung, por lo menos quiero verle la cara a mi omega, si es que puedo hacer eso al menos - Él se movió rápido por las escaleras mientras maldecía en susurros y desapareció en el segundo piso dejándome unos minutos de tranquilidad. Tomando mi café en silencio me puse a pensar en que tendría que sacar a esa chica de mi casa pronto, porque odiaba muchísimo despertarme de mal humor y no tener nada que comer. Últimamente habían pasado mas de 20 chicas por el mismo puesto de trabajo y me había peleado las 20 veces que las despedí con Seokjin, pero siempre se le pasaba luego de un par de días o una semana. Las chicas de ahora se la pasaban con el teléfono en mano, haciendo las cosas cuando se les daba la gana y muchas veces intentando coquetearme para conseguir mi atención; si era posible intentar casarme para tener alguien que las mantenga el resto de sus vidas - Cuando termines de limpiar la cocina, ve al supermercado por más comida y trae todo lo necesario para llenar los estantes y que a mi omega no le falte nada ¿entendido? - ella asintió rápidamente y volvió a marcharse dejándome solo nuevamente. Me duró poco porque segundos después Jin apareció con Taehyung a sus espaldas y mis ojos se centraron en él casi de inmediato. De pronto mi atención estaba fuera de la comida y ya no tenía ganas siquiera de matar personas en el trabajo, sólo quería quedarme allí sentando admirándolo por horas y horas. Podría tal vez perdonar la vida de Lee por unas horas más si Taehyung me lo pidiera - buenos días - sonreí un poco mirándolo a los ojos cuando se sentó justo a unos centímetros de mi. Jin se dio la vuelta molesto y se metió a la cocina seguramente para pedir los alimentos del omega - Puedes pedir lo que quieras para comer y te lo traerán. También puedes salir al patio más tarde si eso quieres, y si alguien se atreve a tocarte yo me encargaré - dije rápidamente, intentando con todas mis fuerzas mostrarle que no era tan malo como todos pensaban que era. Bueno, era jodidamente malo pero no lo sería con él - te dejaría comprar ropa en algún lugar, pero estás en tu celo y sería jodidamente peligroso. Aun así puedes comprar en línea si lo necesitas, Jin siempre me gasta las tarjetas de crédito en esas paginas de ventas.
Mensajes : 143

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❝drunk in love❞.

Mensaje por AnoukO2 el Mar Ene 09, 2018 3:49 am

KIM TAEHYUNG;

Al bajar las escaleras me detuve al comienzo de estas y observé el gran hall. Giré mi cabeza para ver como Jin giró y siguió caminando en dirección al comedor. Rápidamente me dirigí hacia la puerta de entrada y la abrí. Automáticamente dos hombres se interpusieron en mi camino. -¿Necesita qué lo ayudemos en algo, señor?- Preguntó uno de los betas con sus manos detrás de su espalda. -No... solo quería ver como estaba el día...- Hice un movimiento con mis manos y proseguí en decir cosas sin sentido. -Muy buen trabajo, aunque no se que es lo que hacen, pero bien. Sigan... sigan con lo suyo.- Elevé pulgares arriba mientras lentamente comenzaba a caminar de espaldas lejos de ellos. Un chistido hizo que girara. -Oh por Dios, ¡déjate de tonterías y ven aquí!- Exclamó Jin mientras se acercaba hasta mi a paso rápido.
Al entrar al comedor me senté junto a Namjoon. Pudiera haberme sentado en el otro extremo de la enorme mesa y así estado menos cohibido por la presencia del alfa. -Buenos días.- Murmuré y corrí la mirada para fijarla en otra cosa que no sea en él, aunque de poco servia porque podía sentirlo, su aroma y la maldita tensión sexual que se adhería como moho al metal entre ambos. No pude evitar volver a mirarlo y asentí ante sus palabras. -Jin... él ya me dio los supresores... De todos modos no quiero salir, gracias.- Eso significaba estar fuera, en la ciudad, caminando entre personas. Me daría la ilusión de que nada había cambiado y al girarme me toparía con dos hombres haciendo guardia para luego volver aquí rompiendo la fantasía. Aunque no sabia ni en que lugar estábamos y tampoco había preguntado. Lo que si sabia era que estaba lejos de mi ciudad natal. -No quiero que gastes más dinero en mi.- No me parecía justo que lo gastara en mis cosas, por más que lo económico no fuera problema para Namjoon. De todas formas jamás me había gustado que se hicieran cargo de mis gastos personales, desde que pude obtener mi independencia, y creo que con un alfa tampoco cambiara eso. No era ser descortés, simplemente era orgullo propio. -Tengo una cuenta  bancaria, puedo ir a un banco y extraer el dinero. ¿Te dieron mi identificación cuando...- Relamí mis labios y suspiré al no poder decir en voz alta lo que continuaba. -La traía conmigo cuando me llevaron.- Aparté mis ojos del alfa y fijé la vista en la mesa. Si fuera posible con tal solo su mirada intensa podía hacer dos agujeros en mi cráneo. Oh, Tae, eres tan débil cuando se trata de este hombre. -Aunque eso implicaría hacer un movimiento y si la policía me está buscando simplemente les saldría. Pero si me dieran un celular yo podría cambiar eso.- Genial, ¿ahora estaba teniendo el síndrome de Estocolmo? o ¿algo por el estilo? Porque ni yo me creía la estupideces que estaba cometiendo. Le di una ultima mirada a Namjoon para luego bajarla y encontrarme con arma en su cintura. Definitivamente no era síndrome de Estocolmo, era no atentar contra mi propia vida. Nuevamente sentí su mirada penetrante en mí, esa mirada que hacia que mi corazón latiera a mil por hora como si de una brutal taquicardia se tratara. Al estilo "acción reacción" levanté la cabeza para mirarlo directamente a los ojos. Por lagos segundos no aparté la mirada. Porque no quería o no podía hacerlo. Hasta que una de las sirvientas entró al comedor. La misma se acercó y dejó la bandeja cerca de mí. Comenzó a dejar las cosas sobre la mesa y cuando intento servir el café con un movimiento torpe derribó la jarra de jugo naranja. Corrí mis piernas a tiempo, pero Namjoon pareció no hacerlo y literalmente la mitad del contenido terminó en él. La chica comenzó a disculparse al mismo tiempo que secaba la mesa. Una leve sonrisa divertida se formó en mis labios ante la situación pero rápidamente se desvaneció al ver como ella comenzaba a pasar una de las servilletas secas por la camisa y muslo de Namjoon. -Wow.- Tosí falsamente. -Creo que ya está bien.- Dije cuando esta se volteo a verme. -Yo me encargaré de secar el resto.-  Le regalé una sonrisa demasiado falsa para aguantarla yo mismo. -¿Por qué no vuelves a donde tengas que volver? Y haces lo que tengas que hacer.- Señalé en dirección a la entrada del comedor. ¿Realmente se había atrevido a hacer eso en mis narices? Bueno, sé que aún no llevaba la marca del alfa y su aroma no estaba totalmente impregnado en mí, pero... Estaba celoso, muy celoso, demasiado celoso. ¿Cómo se atrevía a si quiera tocarlo? Está bien, es natural que te sientas así, estás en pleno cortejo con tu alfa -Gracias, puedes alejarte... mucho, muchísimo.- Mascullé entre dientes mientras la mujer juntaba las servilletas mojadas y la jarra. Una vez que desapareció miré a Namjoon. Mi cara de póker era digna de un meme. -Que amorosa tu empelada... muy de contacto físico.- Enfaticé lo ultimo. Mordí mi mejilla interior corriendo la mirada y tomé la taza de café. ¿Tenía derecho a estar celoso?, ¿le caería mal?-Deberías tener empleados de la tercera edad, casados y con muchos nietos.- Susurré con la taza en mis labios. ¿Podía tirarme en esa piscina ahora mismo?
avatar
Mensajes : 355

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ❝drunk in love❞.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.