Últimos temas
» love, poem, art:
Hoy a las 3:45 pm por CatCatCat

» en el espacio de tu ser me quiero perder y aprender todos los secretos que esconde tu piel ─
Hoy a las 3:27 pm por Arijp96

» ; 愛 ♥
Hoy a las 2:11 pm por hughes

» still remain in my heart:
Hoy a las 1:40 pm por lalisa

» khiboo in your area ♥
Hoy a las 1:35 pm por lalisa

» rolcito angsty?
Hoy a las 1:30 pm por seraphistols

» ¿Alguien conoce Amino?
Hoy a las 7:52 am por sassybooty

» La inercia de sonreír cuando tú sonríes ♥
Hoy a las 7:19 am por fercaver

» Mi verdadero hogar está en tus brazos
Hoy a las 6:17 am por Arijp96

Afiliados del Foro
Afiliados hermanos 0/5
Directorios y Recursos
Afiliados Elite 0/44

▸I'ʟʟ ɴᴇvᴇʀ ʟᴇт ʏᴏᴜ ɢo •ʀoʟᴾᵛᵀ•

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

▸I'ʟʟ ɴᴇvᴇʀ ʟᴇт ʏᴏᴜ ɢo •ʀoʟᴾᵛᵀ•

Mensaje por onedirection1 el Mar Ene 02, 2018 9:01 pm




You have angel eyes, such a smile that lights up my life.
You're a dream come true and now I'm holding you.
When my heart starts to crumble and the tears start to fall you hold me close with tender lovin' and give me strength to carry on.
First time I laid my eyes upon you, all my dreams were answered
First time I kissed your tender lips, my love to you I surrendered.



I'll never let you go
You're always on my mind
You're the only one for me
Yo're all I need

Sassybooty | Onedirection1

avatar
Mensajes : 1170

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ▸I'ʟʟ ɴᴇvᴇʀ ʟᴇт ʏᴏᴜ ɢo •ʀoʟᴾᵛᵀ•

Mensaje por sassybooty el Miér Ene 03, 2018 8:34 pm

MAILEN MATTHEWS
Bajo del audi de Eleonor, quien estaba super emocionada porque oh noticia vería a Nash, su novio, y yo también estaba emocionada. Vería a Justin de nuevo, y quizás tenga la oportunidad de volver a subir a su coche, amaba con todo el amor del mundo a su mustang, más porque en su interior olía a nuevo y a su colonia, además que él me permitiese subir allí me hacia ver que pensaba en mí y no en otra alguna perra por ahí. — Apresurate Mai, hemos llegado tarde por tu culpa — me culpa, y aunque sé que tiene razón, me enojo, porque que me echen las cosas en cara, lo detesto — No es mi culpa, tú no podias despegar la mirada de tu estupido celular Leona — le digo cruzándome de brazos — Si tan solo te hubieras permitido verme por unos segundos yo me hubiera decidido rápido en qué ponerme — espete a lo que ella viro los ojos, y se posiciono frente a mí tomándome de los hombros, su mirada no me gustaba, me miraba con pena — Sé que te gusta, pero Mai en serio, yo siento que lo tuyo con Justin no mola...él no mola — me asegura a lo que ruedo los ojos. Eleonor me anda diciendo desde que conocí al rubio que le huele a mal rollo, que jugara conmigo y demás, boberias, Justin no quiere nada serio por ahora, pro pronto lo hara — No me vengas con esos sermones de que me quiere para juego ¿Qué paso entre Nash y tú, eh? ¿Acaso no ha empezado con un touch and go y terminaron oficializando? Eso pasara con Justin, tarde o temprano, esta recuperandose de su vieja relacion, es todo—murmuro, ella muerde su labio insegura, pero asiente—Ya, aun no te confies, pero bueno, quizás tenga razón, ahora vamos, Nash me ha avisado que se ha retrasado la carrera porque tu Justino no ha llegado todavia—menciona sin despegar la mirada de su celular. Sabía lo que paso con su ex novia, había fallecido en una carrera de autos, y es dificil, porque no cortaron por su desicion, cortaron porque la vida se la arrebato, y es dificil volver a amar cuando no tienes un motivo más que su muerte para dejar de amarla. Y lo entendia, me había atraido al primer momento que lo vi, era guapo, atento, y a pesar de su ego y bromas, me gustaba, y a pesar que si, me he entregado a él tan rápido que seguramente le di una mala impresion, no me ha tratado como una puta, pues si nos buscábamos ambos para tener sexo, pero con el tiempo fuimos entablando conversaciones, y sabiamos cosas del otro, nada profundo, pero no se podia confiar en alguien a la primera, sabia que la relacion con mis padres no era buena, y eso porque desesperadamente fui en busca de alguien y estaba él. 
Nada más llegamos me encontré con Mike, quien no tardo en darme un beso desubicado en la comisura de los labios. Digamos que tuve algo con él, nada serio, digamos amigos con derecho, pero antes de que conociera a Justin. Claramente nadie sabe que desde que estoy con él, aun que sea solo para sexo, no he estado con nadie más.—Hola nena—susurro en mi oído—¿Haces algo luego de la carrera? Por que ya sabes, hace tiempo tú y yo no pasmos...tiempo juntos—murmuro a lo que ruedo los ojos y me rió alejándome de él para ir hacia Nash y Eleonor. Tome el vaso que mi amiga me daba cuando se escuchó como un par de llantas chirriaron, simplemente sabia de quien trataba, y no pude evitar sentir repiquetear mi corazón en el interior. Me mantuve ansiosa, mordí mi labio al ver el hermoso mustang negro estacionar con su forma tan peculiar, y sobre todo cuando quien lo manejaba se bajo, me encantaba como venia, unos skinny jeans claros, una remera simple color negro con una gorra de igual color con la visera hacia atrás, dejando unos de sus mechones dorados colgando en su costado. Pero mi sonrisa desapareció en cuanto vi como una chica muy deslocada del ambiente, y lo digo porque su perfecto vestido de nubes rosas y camperita de jean claras y sus sandalias blancas con una margarita rosa adornándola la descolocaban de todo este lugar —¿Acaso te has convertido en niñero Bieber?—se burlo Nash a lo que apreté mis labios, debía de ser su prima, ya que yo conocía a Jazmín, y ella no era la pequeña niña de nueve años, si puede ser su atuendo pero no su altura, además Jazzy era mucho más bonita. Por la expresión de horror de la chica no lo era, pero algo más me demostró que no era familiar ni nada, Justin se puso serio y tomo su mano entrelazando sus dedos, como nunca agarro los míos. Sentí crujir mi corazón, ¿desde cuando? ¿Así como así tenia novia? ¡Me fue a buscar hace tres días para acostarse conmigo! ¡Por favor! —¿Quién esta?—hablo mi amiga, mirandome de reojo, sabiendo que yo no podia hablar.—Soy Carlie, la novia de Justin—y eso basto para que lo mirara con furia, pero para qué mentir, dolor, eso era, dolor. Sin más me giro y me largo de alli hacia el tacho lleno de hielo, y lo más importante, alcohol. No tardo en prepararme alguna bebida fuerte. —Apenas son las once y media ¿comenzaras a beber tan pronto?—conoci esa voz, y conoci su intencion, pero no, oh no Eleonor, esta vez no—Y cuando una lo necesita, lo necesita—digo borde mientras hecho una mirada a Justin y su perfecta niña fresa. Eleonor miro hacia mi direccion—Vamos, no te emperres conmigo, sabes lo idiota que es, te lo dije, además ¿qué va? Hay muchos penes suetlos disponibles para ti tonight!—dice y guiñandome un ojo, si fuera antes de dos meses quizás me hubiera pasado la furia y aceptado su oferta, el de buscar nuevos chongos, de un clavo saca a otro clavo, pero en esta ocacion no.—Sabes bien Eleonor—le digo mirandola seria, ella queda con los ojos abiertos, y como si nada toma mi mano—Ven, veamos que chongo conseguiras—suspiro y ruedo los ojos. Lo que digas Leo, lo que digas. Nos paramos lo más cercas de la pista totalmente improvisada para ver mejor, todo estaba como cada sabado en donde corrian, pero no estaba en el lugar que queria. Unos ojos mieles conectan con los míos, luego un aliento caliente pega en mi oido—Parece que tienes que ir olvidandote de pisar su cama, tal parece que esta noche tiene a alguien que se le abre de piernas—miro a Mike dandole un golpe.
La carrera termino con Justin ganando, por supuesto. Pero yo me matenia al margen, si, Mike me tenia pegada a su cuerpo, y yo era consciente de su entrepierna rozando mis gluteos, pero estaba un poco ebria para evitarlo, por ende dejaba que besase mi cuello, y hasta que colocara sus manos debajo de mi top casi llegando a mis pechos. Pero mi subconsciente al parecer lo notaba y lo regañaba. Cuando me puedo liberar de Mike me dirijo hacia el bosque, teniendo ganas de hacer pis, cuando estoy segura de que estoy apartada siento como agarran mi cintura pegandome a un torso duro. Las manchas de tinta en su brazo las puedo reconocer aun si no hay luz. Sonrío estremeciendome, me rio porque su respiracion me hace cosquilla—¿Qué quieres Bieber? ¿Por qué no vas a jugar al lobo con tu caperucita, eh?—le digo entre escondida molestia.
avatar
Mensajes : 4907

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ▸I'ʟʟ ɴᴇvᴇʀ ʟᴇт ʏᴏᴜ ɢo •ʀoʟᴾᵛᵀ•

Mensaje por sassybooty el Jue Ene 04, 2018 7:38 pm

HARRY STYLES
Termino de enjabonar mi cuerpo y cabello en cuanto acaba la canción de Demi Lovato Tell Me You Love Me, soy un hombre con un amplio contenido cultural acerca de la musica y me gusta mixear en cuanto a los sonidos, además Lizzie es una dulce pequeña que idolatra a esta artista y me ha dicho que debo de escucharla, porque me tomaría una mini prueba para ver si realmente la escuche, así que para sorprenderla me tome el "trabajo" de no solo escuchar, sino ver el vídeo, y sorprenderla desarrollando los episodios de este. Me gustaba compensarlos así, esos niños llenaban mi alma con sus sonrisas, con su alegría y forma de ver la vida, ellos me han cambiado todo el panorama y me han enseñado mucho, algo que no se aprende en la escuela y que tan solo la vida te lo puede enseñar, vivir. Nos enseñan a vivir de una manera feliz y llena de esperanza, felicidad y armonía. Me enjuago todo el jabón del cuerpo y cierro el grifo, hoy quería llegar temprano así coincidía con Tom y ver como estamos con los medicamentos, si se necesita ir a la central a por más, o si aún estábamos a tiempo, para revisar el historial y los seguimientos, lo podía hacer durante el día pero eso me quitaba horas con los pequeños y eso no me gustaba, lo que me gustaba era llegar temprano, revisar papeles, archivos para estar cuando despierten y compartir un desayuno con ellos, lo que siempre acostumbrabamos, manteniamos una rutina que solamente se cambiaba por algunas cosas en especial, si algun niño se siente mal, o necesita atención, etc. Pero hoy quería ir más temprano para también ver que todo estuviera en su lugar. Hoy vendria a visitarnos Adaimé Reynolds, y era de suma importancia que todo estuviera en su lugar. Me dedico a arreglarme como cada día, unos vaqueros oscuros, zapatos negros y una camisa, esta vez la llevo lisa y de color beige, me la remango hasta un poco antes del codo, y el delantal que esta perfectamente doblado y enblanquesido en mi maletin, donde tengo algunos archivos de algunos niños que he dado al alta pero aún así sigo su control. 

Ni bien llegar Nelly me recibe amorosamente, poniéndome al día con la noche de los pequeños, me ha informado que el pequeño Dylan ha estado intranquilo y con problemas de insomnio, que se ha dormido un poco tarde y que por ende quizás no se levante para desayunar todos juntos. Le dije que estaba bien, que me encargaría de ello y le di el día, su descanso, Nelly era una enfermera con todas las letras y méritos de su carrera, era una joya y estaba feliz de tenerla en mi equipo, tanto así como a todo el staff que había creado, estaba feliz, contento con lo que empece y termine y continuo. Sé que dije que iría a ver a Tom ni bien llegar, pero no pude evitar ir a dar un vistazo rápido a los niños, estaban teniendo un dulce sueño tranquilo, lo que me tranquilizo a mí también, por ende fui al subsuelo para hablar con Tom. Lo agarre en propia revisión, y lo he ayudado un poco, estábamos con lo necesario e incluso podría decir que más, gracias a algunas donaciones teníamos bastante más, no era cuestión de no tener, pero me gustaban los medicamentos frescos, no me gustaba usarlos a poco de que vensan, con mucho tiempo de encierro puede perder su funsion y no servir para nada. Luego fui a mi despacho, donde me coloque la casaca blanca, y me sente frente al ordenador, revisando algunos archivos que debían ser controlados y me perdi en ellos por unos largos minutos.

A la hora del desayuno la puerta de mi despacho se abrio dejandome ver a Zayn, medico clinico y cirujano alias mi mejor amigo. —Falta de educacion y ubicación, claramente Malik presente—murmuro a lo que este rueda los ojos suspirando sentándose en la silla frente a mí, separados por un escritorio de madera color blanco, qué puedo decir, soy un poco maníaco de ese color, aunque mi despacho está más colorido que un jardín de infantes, el escritorio esta repleto de chucherias realizadas por los niños, desde juguetes hasta dibujos, los cuales muchos de ellos estaban cubiertos en un retrato y colgados en la pared. —Deja el payaserio para los pequeñajos, a mí no me causa risa nada de tus comentarios—alzo los hombros—Y que no lo he hecho para que te rias sino para que te ubiques—le digo señalándolo con el dedo indice, este vira los ojos—Si no tengo la confianza qué clase de mejor amigo crees tener ¿Ah?—me burla y suelto una risa, claramente no me molestaba su confianza, me daba gracia molestarlo porque mi mejor amigo se cabronaba a solo dos palabras—No puedo entender como es que estemos a cinco meses de obtener nuestra joya de 20 años de amistad y tú siempre terminas encabronandote—murmuro soltando una pequeña carcajada hasta que él me mira—Ya sabia yo que tenias ese enamoramiento hacia mi tan escondido ¿Hace cuanto llevas la cuenta?—vacilo hasta entender, me rió—Y ¿Tú que crees, eh? Que no cuento las horas y días soportados a tu lado ¡Joder! Tengo que sellar en algo esta meta, cabrón—le digo arrojandole un bollo de papel, se ríe—No venia a plantear una conversación estúpida, vine a hacer algo serio—dijo y asentí acomodándome en la silla—Y vengo a decirte que viajare a España—rasco su nuca—Allí esta el medico que te he contado, quizás convenza para que operemos a Molly—murmuro respirando fuerte, cierro la boca y asiento, era un tema que me preocupaba, ella estaba bien, gracias a la medicación que tomaba la mantenía, pero no podría vivir con la medicación, debía ser operada para mejorar su visión, sin la medicación o esta operación podría llegar a la ceguera. —Agradezco que vayas, Zayn. A mí se me complicaria....—murmuro suspirando, Zayn levanto la mano interrumpiéndome—¿Ir tú? Los niños llegan a saber que te vas teniendo la posibilidad de quedarte, me matan, no puedes. Tú puedes encargarte de ellos, y aunque los adoro a todos, sé que ellos te adoran a ti—lo miro—Te adoran Zayn—le digo asegurandole, él sonrie asintiendo—¡Claro! ¿Cómo no podrían hacerlo? Soy muy guapo, pero no tanto como a vos, sin mí pueden vivir, sin vos es dificil—sonrío, porque es verdad, viajaba lo menos posible, pero cuando lo hacia a la fuerza, siempre al llegar notaba un poco de desastre, y no porque no tengo un buen equipo, sino porque ellos llegan a un punto de estar bajoneados ante mi falta.—Oh, y han llamado desde Reynold's company, la señorita está por llegar—asiento. El joven Reynolds me había dicho que su hermana no era la chica más simpatica y allegada a las personas, que la empresa iría a caer en picada si ella no cambia su actitud, al menos su imagen ante la gente, mucho no me gustaba hacer caretaje, pero el dinero era bastante necesario, no estábamos en el mejor momento, y no podia poner mi orgullo y dignidad primero, así que trague todo ello, y por los niños y su bien estar lo que fuere. Además, quizás hasta podria ayudarla a ella.

Harry—susurro Mery golpeando la puerta, le di el permiso mirando a Zayn, pues sabia que estos dos tenían así como un amor platonico uno por el otro, pero no me metía, mi amigo es un don juan y según él, no merecía a Mery, la lastimaria, yo sabia que no, pero no puedo interferir siempre en sus desiciones.—La señorita Adaimé Reynolds ha llegado—exclamo y me levante, era hora de poner una sonrisa en el alma a alguien. Me levanto junto al moreno, acomodamos nuestras batas y salimos. Miro hacia la chica perfectamente arreglada y con lentes de sol, confundiéndome, al ver que no se los quito para salurdarnos. Evite poner gesto, solo sonreí y estire mi mano—Buenos días señorita Reynodls, mi nombre es Harold Styles, pero puede llamarme Harry, soy medico pedriatra de la fundacion y este es el medico clinico y cirujano—lo presente—Zayn Malik—termino él.

OFF—.:
¡FELIZ Y PROSPERO AÑO NUEVO, CARIÑO! Espero que tengas un mejor y bonito año.
ahora si, disculpa por la tardanza, tengo unos líos en mi casa, y vida que tardaran un poco en mejorar pero bueno.. y disculpa por lo soso que me ha quedado Harry, siento que no di lo mejor de mí en su comienzo, no pude describir lo que tenía pensado. Pero sabes, si hay algo que este mal me avisas. Ah, y el apellido y nombre, no sabia con cual rolearias, pero si no lo haces como Adaimé Reynolds dime y lo edito. Puse ese por el otro rol que tenemos lo usaste, lo hice.
avatar
Mensajes : 4907

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ▸I'ʟʟ ɴᴇvᴇʀ ʟᴇт ʏᴏᴜ ɢo •ʀoʟᴾᵛᵀ•

Mensaje por onedirection1 el Mar Ene 09, 2018 3:46 pm


ADAIMÉ REYNOLDS;
Tomé mi celular e hice una mueca al darme cuenta de la hora, tenía que salir ya mismo a la dichosa fundación y podría ser lo que sea, menos impuntual, detestaba las cosas fuera de control y un retraso formaba parte de ello, normalmente tenía el tiempo muy justo, por lo que no podía darme el lujo de perder mi tiempo o regalarlo―. Charlie, no voy a poder atender mis llamadas, tengo que ir a la fundación, entonces informa de ello y algo sobre como que “deseo aprovechar mi momento al máximo con los niños, así que regresaré la llamada al terminar o al siguiente día por la mañana” o inventa algo que suene tierno, pero no tan falso― mi secretaria tomó notas, asintiendo hacia mi mientras yo ya me dirigía hacia el elevador para bajar hasta la primera planta.

Me coloqué mis lentes de sol y salí del edificio, recibiendo preguntas a diestra y siniestra sobre el escándalo en el que se había visto envuelto la empresa, pero solo me dediqué a sonreír amablemente hasta que llegué a la camioneta, Marcel abrió la puerta para mí y le agradecí, él caminó hasta el puesto del piloto y la camioneta se puso en movimiento a los pocos segundos.



Colgué la llamada con cierto fastidio, Adam, nótese la creatividad de nuestros padres al ponernos nombres, había llamado para recordarme lo linda que tenía que ser en la fundación, hospital o lo que fuese, si quería que esto funcionara. En fin. Él no necesitaba decirme lo que tenía o no que hacer, lo sabía perfectamente, sino, no estaría metida en este embrollo―. Harry la recibirá enseguida― las comisuras de mis labios se elevaron ligeramente, simulando una sonrisa, vaya… ¿Harry? Al parecer aquí no había mucho respeto hacia los que tienen un rango más alto. En fin, no era mi problema. Esperé a que otra chica viniera y juntas llegamos hasta una oficina, en donde había dos doctores, la muchacha les anunció mi llegada a ambos, y en cuanto se giraron hacia mí, se acercaron para presentarse―. Mucho gusto… pueden llamarme Adaimé, no hay problema, después de todo, creo que pasaré mucho tiempo por aquí― reí ligeramente, mirando con mayor detenimiento a ambos, eran atractivos, bien pudieron haber sido modelos o algo por el estilo, en vez de trabajar para alguien en un lugar repleto de niños gritones― mi hermano mencionó que tú eras quien estaba a cargo, Harry, ¿cierto? ― me dirigí al castaño. Según Adam, el dueño viajaba mucho y solo proveía el dinero, así que dirigía esto desde fuera y se dedicaba a otros negocios, seguro ésta era su forma de desahogar algún mal negocio o una tapadera que le hiciera sentir “benéfico” ― espero no serles de mucha molestia, no me sentiría cómoda si intervengo en sus actividades― hice un pequeño gesto lastimero, a lo que ambos hombres negaron, restándole importancia― la ayuda extra siempre es bien recibida― mencionó el moreno. Si, estaba segura que el dinero que aportaba la empresa Reynolds era más que bien recibido, pero no sería educado decirlo, así que solo sonreí, elevando la comisura de mis labios ligeramente.

Después de esa presentación, hablé un poco con Ha… Hagr… Harry, sobre el funcionamiento del lugar, por lo que entendía, él era el más antiguo aquí y casi la mano derecha del jefe, debía ser muy bueno para haberse ganado dicha confianza. El otro doctor tuvo que irse porque iba a hacer algo que no recordaba muy bien, tampoco me tenía con el pendiente, así que no le tomé mucha importancia. Después de que Harry llamara a una enfermera, me puse de pie y me quité las gafas, guardándolas en el estuche y dentro de mi bolso―. Por aquí, señorita Reynolds― asentí, antes de dirigirle un pequeño gesto a Harry y seguí a la muchacha de ropa blanca. Iba a recibir un recorrido del lugar y la explicación de no sé qué más. ¡Vaya diversión! Al menos, hoy me iría temprano ya que, “accidentalmente”, no había venido preparada. Un traje de Armani no era apto para tratar con niños enfermitos. Así que, después del recorrido, podía ir a mi hogar y prepararme mentalmente para soportar esto durante todo un año.

Demonios, lo que tenía que hacer para salvar a la empresa y ganarme la presidencia cuando mi padre se jubile. Aunque… técnicamente no tenía que ganarme nada, no había mejor candidato al puesto que yo.



Las grandes manos de Ian masajeaban mis senos mientras sus labios rojos dejaban marcas en mi cuello. Lo hacía tan bien que los espasmos en mi cuerpo parecían nunca acabar. Su miembro se movía dentro de mi cuerpo con velocidad provocando que de mi boca no dejaran de salir gritos con su nombre.

Acabamos cansados y sin respiración.

No habían pasado ni cinco minutos cuando elevó mi pierna derecha para masajear mí, todavía, muy hinchado clítoris. Su miembro había vuelto a despertar ante el roce con mi trasero y supuse que me penetraría en cualquier momento—. ¿De nuevo? — pregunté llena de placer— te extrañé tres meses, voy a follarte hasta que no pueda más— mordió mi labio y yo gemí de dolor; él sonrió. Nos habíamos conocido un año atrás gracias a un amigo en común. Desde la primera mirada pude sentir la tensión entre ambos; era un buen chico, pero, al igual que yo, no tenía en planes una relación seria, así que desde el primer momento colocamos nuestras reglas: Nada de amor, sólo sexo y por supuesto, no éramos exclusivos. Nos veíamos de vez en cuando, cada vez que él venía a la ciudad de visita a su familia, y a pesar de que Ian era grandioso, podía vivir sin él y él podía vivir sin mí. Si algún día llegaba a conseguir una novia formal, sería la primera en felicitarlo y después seguiríamos como buenos amigos. Sus proyecciones del futuro no iban encaminadas a las mías, yo tenía otro tipo de ambiciones.



— ¿Entonces? — cuestionó mientras se colocaba la chaqueta. Los rayos de sol de mi oficina brillaban sobre su rostro sudado. Su cabello castaño estaba completamente revuelto y sus labios rosas ahora se encontraban hinchados gracias a mí. Lo miré desde la silla todavía desnuda—. ¿Nos veremos ésta noche? — sonreí levantándome de mi lugar para tratar de buscar mis prendas regadas por todo el mármol blanco que adornaba el piso—. No puedo— murmuré colocándome las bragas de encaje que no dejaban mucho a la imaginación— oh, vamos, nena… puedes escaparte un rato de tu casa— caminó hasta toparse con mi trasero, restregando sus jeans de cuero en aquella zona de mi cuerpo— no es eso— me aparté un poco —sabes que me encanta estar contigo pero tengo otros asuntos que arreglar por parte de la empresa, no sé a qué hora me desocuparé y por el tipo de lugar, sé que llegaré directo a mi jacuzzi de burbujas con sales para relajarme— rodó los ojos, ocupando el asiento detrás de mi escritorio y permitiendo que volviera a vestirme— oh cierto, que estás jugando a Santa Claus durante un año― abotoné mi blusa blanca sin dificultad, mirándole de reojo— son cosas de la empresa, ¿qué se supone que debo hacer? ¿negarme? — ambos sabíamos que ni siquiera era una opción o algo que se me pasara por la cabeza. Sacó un cigarrillo de marihuana de su bolsillo trasero y justo cuando se disponía a encenderlo, mis manos se lo arrebataron—. No se fuma en mi oficina— murmuré. Se levantó de su asiento, quedando mucho más alto que yo gracias a que no me había colocado los tacones aún— ¿ya te volviste una mojigata, cielo?— relamió sus labios y yo negué, pero justo cuando le iba a responder, interrumpió—: No me interesa— se colocó la gorra sobre la cabeza y sonrió— te voy a castigar después, nena— apretó mis mejillas— sólo estaré una semana aquí antes de regresar, así que si quieres divertirte, ya sabes en dónde encontrarme— depositó un beso en mis labios y yo le miré mientras se encaminaba a la puerta— fúmate ese cigarrillo, te hace falta— hizo un gesto con las manos y yo reí negando, antes de tirar ese artefacto con hierva a la basura.

¿Quién decía que las oficinas eran solo para trabajar? ¡Ups!

Me dirigí hacia el pequeño closet que había en una compuerta paralela y saqué unos jueans, una blusa blanca y unas flats, amarré mi cabello en una coleta y miré la gorra que me había dado mi hermano ésta mañana. “I love Kids”, ni loca la utilizaría.

Bien, era hora de soportar a mocosos corriendo de un lado a otro, ah no… no todos podían hacerlo, ¡Ups! Otra vez. Hoy ya no podía inventar ninguna excusa, Adam me había reprochado que ayer no hubiese comenzado y mil mierdas mal, ¿por qué él no hacía esto? En vez de estar jugando al hijo “Peace & Love”, “salvemos al mundo” y toda esa onda hippie que había adoptado.

avatar
Mensajes : 1170

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ▸I'ʟʟ ɴᴇvᴇʀ ʟᴇт ʏᴏᴜ ɢo •ʀoʟᴾᵛᵀ•

Mensaje por onedirection1 el Vie Ene 12, 2018 7:17 pm


JUSTIN BIEBER;
Solté una pequeña risita ronca y pegué aún más su cuerpo al mío― eso hago― susurré, con mi voz ronca, pero es que no podía evitarlo, era el efecto que tenía Mailen tenía en mí― jugaremos en el bosque, mientras el lobo no está, y si el lobo aparece, a todos nos comerá, ¿Lobo estás ahí? ― canturreé, dándole vuelta para que quedara frente a mí, con su espalda pegada al tronco que estaba detrás― ¿tú que crees Mai? ― bajé mis labios hasta los suyos pero ella me rechazó, a lo que yo le miré con el ceño fruncido, con un toque de diversión en mi expresión― ¿caperucita roja no quiere jugar con el lobo? ― un puchero se posó en mis labios, ahora resultaba que se hacía la muy digna y todo, si bien que le encantaba andar coqueteando con cualquiera que anduviera por ahí, restregándoles el culo con descaro, justo como se la pasó haciendo con el estúpido de Mike durante toda la noche, y por si fuera poco, él escurría sus manos asquerosas manos por su cuerpo― ¿o quizás quieres que llame a Mike? ― me alejé de ella unos cuantos pasos, permitiéndome apreciar su cuerpo, deteniéndome en sus generosos pechos. Mi lengua salió para relamer mis labios y subí la mirada nuevamente― ¡Pero vamos preciosa! Ese bastardo es un bruto, estoy seguro que ha de ser un eyaculador precoz― solté una pequeña carcajada y negué, desde la primera vez que había visto a Mailen, él andaba atrás de ella, buscando lo mismo que todos, follarla. Pero era algo que ella sola se había ganado, pero por más que yo lo hubiese, a ella le encantaba el sexo y ni porque era su favorito, había dejado de follar con otros. Justamente por eso, había optado por lo seguro, si ella solo quería sexo conmigo, se lo seguiría proporcionando, sin esperar nada más que lo mismo a cambio. Placer, lujuria y orgasmos.

― Cierra la ventana con seguro, pequeña caperucita… si no quieres que un lobo se cuele de madrugada― con las manos en mis bolsillos, regresé por el mismo camino, introduciéndome nuevamente a la fiesta que estaban dando después de la carrera en donde, obviamente, había salido vencedor― ¡Amor! ― un grito y unos brazos alrededor de mi cuello me hizo sonreír… más o menos, sin embargo, ella no se percató de ello. ¿Qué decir de Carlie? Bueno, la chica rica que le atraían los “badboy”. Me había metido a un cliché de novelas románticas para adolescentes― ¿en dónde andabas? No me sentía muy cómoda con todas éstas personas, no conozco a nadie y unos chicos no paraban de acosarme― sus labios perfectamente pintados se fruncieron en un puchero, que desaparecí con un beso― fui al bosque, necesitaba hacer del baño y aquí es la única opción― me encogí de hombros, restándole importancia. Aunque realmente había ido atrás de Mailen, en cuanto le había visto desaparecer en esa dirección, por inercia, me excusé con la rubia, diciéndole que en unos momentos regresaba y fui tras la castaña, esperando un buen recibimiento, pero solo me había rechazado. Rodeé los ojos y apretujé a mi chica contra mi cuerpo― ¿vamos a bailar? ― ella inmediatamente sonrió y yo tomé su mano, llevándonos hacia donde estaban aglomeradas la mayoría de las personas.

Con el vaso que recientemente había agarrado, con algo de tequila y soda de toronja, me moví al ritmo de la música. Carlie tenía un buen ritmo, gracias a sus interminables clases de danza desde los 5 años, o algo así había dicho ella, en fin, la chica sabía cómo moverse y provocarme. Sin embargo, mi mirada se fue más allá, donde una castaña bailaba sensualmente contra un tipo. Con rabia, tomé todo el contenido de mi vaso hasta que no dejé una sola gota y tomé a Carlie del rostro, besándola con fuerza e intensidad. Mis manos bajaron hasta su redondo culo y la acerqué a mí, ni un solo centímetro nos separaba.



Realmente no recuerdo mucho de cómo rayos llegué a casa de Carlie, pero lo hice sin hacerle un solo rasguño a mi bebé, y sí, con mi bebé me refería al Mustang.

― ¿Vendrás mañana por la tarde? ― susurró sobre mis labios― debes convencerme― sonreí con picardía y ella se subió a mi regazo, por lo que tuve que echar el asiento hacia atrás para tener más espacio, mientras sus labios se posaban sobre los míos― ¿estoy haciendo un buen trabajo? ― sus caderas comenzaron a balancearse sobre mí, a pesar de estar ebrio, mis sentidos no estaban dormidos y sentía cómo mi miembro poco a poco iba despertando. Mis manos en su cintura hicieron presión y le escuché soltar un gemido― muy bien preciosa― seguí bajando mis manos hasta su trasero, y una de ellas se coló aún más abajo, entre nosotros―. ¿Qué tenemos aquí? ― la toqué sobre su ropa interior, apenas rozándola― ¡Justin! ― me reprochó y yo reí― ¿qué pasa nena? ― apliqué un poco más de contacto y su piel se erizó, pero justo cuando estaba a punto de darle lo que quería, una luz de su casa se encendió― ¡mierda! ¡Mis papás! ― se separó de mi al instante, sus ojos me observaron con pánico y como pudo volvió a su lugar, abrió la puerta, me dio un beso de despedida y salió de mi auto― te veo mañana― reí y asentí, guiñándole el ojo.

Una vez que vi cómo Carlie entraba a su casa, encendí mi auto y manejé hacia un destino distinto a mi hogar.

Bajé de mi auto y observé hacia cierta ventana, ella no me había hecho caso, ésta seguía abierta, como cada vez que iba a visitarla. Caminé hasta el árbol y con movimientos torpes empecé a escalar, hasta que la ventana estuvo a mi alcance y pude adentrarme a la habitación. Una sonrisa se colocó en mis labios y me acerqué al cuerpo en la cama, recostándome sobre él y comenzando a besar su cuello, logrando que sus ojos se abrieran con pereza― ¿qué te dije acerca de la ventana preciosa? ― pregunté con diversión.
avatar
Mensajes : 1170

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ▸I'ʟʟ ɴᴇvᴇʀ ʟᴇт ʏᴏᴜ ɢo •ʀoʟᴾᵛᵀ•

Mensaje por sassybooty el Lun Feb 12, 2018 12:04 pm

MAILEN MATTHEWS
Mike se ha molestado porque me he enojado con él, lo de Justin y su estúpida novia, cuando llego a casa empeora la situación, mis padres —como nunca— estaban esperándome despiertos, y no tardaron en sacarme la mierda encima, de que no son mi banco, que mientras viva bajo su techo tengo que seguir sus normas, y así entre un harta de cosas, donde la palabra decepción, inútil, mal agradecida entre otras fueron las que abundaron. No había tenido una buena noche, la persona con la que me calmaba, la que me hacia olvidar de todo, me pisoteo de una manera tan desconsiderada, me usaba como su puta, Eleonor tantas veces me lo dijo. Pero yo necia a creerlo, es que es más fuerte que yo, no puedo controlar el impulso a entregarlo todo con él. Lo odio. Lo odio. Lo odio. Después de haberme fumado casi una caja de cigarrillos deje la ventana abierta, lo menos que quería ahora era que los adultos que tengo de padres me echaran. Tomo el porta-retrato que tengo en mi mesita de luz, suspiro — si estarías aquí, todo sería tan diferente. Es mi culpa, nunca olvidare eso — deje el porta retrato en su lugar. Si tan solo hubiera olvidado mi capricho, Gonzalo estaría aquí, conmigo y no muerto. Suspiro soltando las lagrima que había comprimido durante todo este tiempo, incapaz de demostrar lo débil que soy, lo frágil que puedo ser ante un insulto. Y es que no era fácil simular, hacer creer que nada me valía, que todo me daba igual y que era una fanática del sexo. Si, en un principio comencé a buscarlo como un escape, me sentía parte de un control, un poder, en donde nadie me lastimaba, podía controlarlo todo y a todos, eso hasta que Justin llegó y desnivelo todo. Después de dar vueltas y vueltas en la cama el cansancio me venció y termine cayendo en los brazos de morfeo. 

Comienzo a sentir como alguien me quita del sueño, abro los ojos con pereza, ya que un peso extra a las sabanas esta por encima mío, confundida miro a la persona que está frente a mí, me asustaría si no reconocería aquellas facciones de la persona que tan bien me hace como tan mal me trata — ¿Justin? — suspire intentando acomodarme pero su peso me lo impedía, paso mis manos por los ojos intentando sacarme un poco la somnolencia — ¿Qué haces acá? ¿De qué hablas? — susurro mirando la ventana, recuerdo haberla abierto para que el olor a cigarrillo no se impregnara en la habitación, pero también recuerdo del mal momento que el chico me hizo pasar, y mi enojo regreso. Siento sus besos en mi cuello, y aunque mi cuerpo y alma quiere dejarlo, quiere seguir sintiendo esto mi cerebro me insulta por no estar botándolo ahora mismo de mi cama — Para — le pido pero él ignora y me sigue besando el cuello, mordiendolo, mientras su mano se desliza por debajo de mi ropa besándome. Puedo sentir su pene erecto rozar mi intimidad buscando excitarme, pero a pesar que mi cuerpo reacciona, yo no quiero, le pido que pare unas tres veces más, pero él está ido, está sordo, no me escucha . Mi cuerpo disfruta su piel, mi boca adora la suya, mis manos se aferran a sus hombros necesitando su apoyo, su contención, pero no este tipo, sino de otro. Pero aún así, lo dejó, no lo frenó, porque soy tonta, porque a pesar de todo él viene a buscarme, él viene conmigo y no con otra, él viene a mí. Él frena un momento tomando mi mentón, o quería que me viera llorar, porque yo no lloro, lo miro porque está a punto de penetrarme, pero sin embargo no lo hace, suspiro y sé que no lo va a hacer si no ve mi entusiasmo, por lo que tragó el nudo que tengo en la garganta, atraigo su boca y su cuerpo hacia mí, entonces me penetra y él solo comienza a moverse en mi interior, obligandome de buena manera desconectarme de todo lo demás.
◘◘◘
Ha pasado una semana, en la cual pasaron cosas en la mitad que no tenía explicación, había encontrado a la noviecita de Justin —la cual no recuerdo su nombre— en la tienda, la zorrita no quiso más que hacerse ver, y termino llorando, pues le dije unas cuantas verdades, como que su novio venía en mi búsqueda, por lo tanto tuve una visita de Justin donde me amenazaba que dejara en paz a su novia o me las veré con él. Eso me ha molestado al grado de casi pegarle, pero utilice mi boca y mi escudo, corazón de hielo, por nada me había ganado aquel sobrenombre. Mike volvió a insistir, me pidió disculpas y aquí estaba, había venido a las carreras con él. Por más rota que estuviera no le daría el honor de hacerlo ver, ni a él ni a nadie. Solté una risita, estaba en el regazo de Mike enrollando su cuello con una pierna a cada lado de su cuerpo mientras él tenía su nariz en mi cuello haciéndome cosquillas y sus manos en mi trasero — Uy aquí hay amor — canturreo Tyson, a lo que Mike levantó la cara de mi cuello y se río sacando una mano de mi culo para arrojarle una lata —ya vacía— a este, pero noto como su sonrisa se fue y se tenso. Fruncí el ceño, miré hacia donde veía y note el mustang negro, también me tense al notar quien era. Justin. Este bajo como siempre, con su seguridad a plena luz, oscuridad en donde sea. Espere ver bajar a la fresa, pero no lo hizo. Vino solito. ¿Habrá cortado con ella? — Ya veo, mi suerte ha acabado — sentí murmurar a Mike, lo miró confundida — ¿Qué? — me reí porque se le notaba molesto — Ya llego tu crush, y vino solo, ya no me necesitas — dijo e intentó quitarme de su regazo, pero no lo hago sino que me inclino y lo beso, ingreso mi lengua a su boca buscando la suya, la cual encuentro sin dificultad, nos enrollamos por unos segundos hasta que una voz hizo acto de presencia, la conocía muy bien. Mike se tenso bajo mi cuerpo, y nos levanto a ambos dejandome a mí en el piso.

Ya Mike, dejalo ¿si? — pido pero él me ignora o no me escucha, no lo sé pero miro al rubio con la mandíbula apretada, y su respiración entrecortado, vale, que a mí tampoco me gusto que me llamara puta, no ha dicho la palabra pero dijo unas palabras que dieron el significado de eso — No te pases ¿Escuchas? — lo sentí una advertencia, me gire para ver a Justin, se mantenía serio y sus puños estaban apretados a sus costados. PEro a pesar de estar molesto se río, sobrandolo — Ríete, pero a ella la respetas ¿Va? Porque ya tu novia no te reconocerá después de la paliza que te voy a dar — ahora se sintió una amenaza, y entre una palabra va y otra viene el "Espero que disfrutes de esta noche porque quien sabe, mañana se estará abriendo de piernas para otro" tras esas palabras mi corazón se paró dejándome en shock, que a pesar de ver el puño volar hacia la mandíbula verlo se me ha dado vuelta el estómago, al ver como caía sangre de su labio cayendo por su perfecta piel blanca. ¡Joder! — Ya basta, por favor ¡paren! — grito pero ninguno de los dos me escucha, así que en un primer impulso voy — ¡Matthews,ni se te ocurra acercarte! — escucho mi apellido y me enferma, no quería que nadie supiera mi apellido. De igual modo me acerco, estoy lo suficientemente enojada como para parar esto, desesperada para frenarlos y acabar yo misma con todo esto, pero al dar un paso siento un fuerte golpe haciéndome caer al suelo. Mike me había propinado un golpe queriendo defenderse con Justin, pero ante mi intervención, me la comí yo. Escuche mi nombre pero lo unico que podia hacer era mantener los ojos cerrados, ante la punzada de dolor que recorría mi cuerpo. Cuando abrí los ojos me encontré a Nash y a Eleonor delante de mí, sus miradas se veían asustadas, por encima de ellos Mike me miraba preocupado mientras que ignoraba los gritos de Justin. Todo era tan confuso — Joder, Mai tenemos que verte la herida, estás sangrando, debe ser algun diente — dijo Eleonor a lo que la mire asustada. Mike no paraba de pedirme disculpas, ya que había sido él el que me pego, como pude —ya que no podía hablar— le dije que no era su culpa. Y la discusión volvió a empezar ahora por quién me llevaría a la casa a curarme, a lo que  Nash por suerte intervino y freno aquello. 
◘◘◘
No sé cómo acabé en la casa de Justin, con el curandome, bueno quizás porque no podía ir a mi casa así, además de que no podía tampoco ir al hospital, eso haría decir lo que sucedió y una cosa llevaba a la otra, como no podíamos dar lugar y era un desastre mentir, deje que el drama se fuera por el momento, pero parece que el drama es parte de mi vida. Estaba de rodillas frente a mí, con algodón mojado en alcohol ensangrentado por haberme curado — ¿Por qué me has dicho todo aquello? — y no por qué mierda he hecho esa pregunta, simplemente salio — Sos un idiota — ja, verdad dice, quería llorar, pero no. No generó molestia, sino diversión y palabras tontas como solo él sabe hacer, aprieto mis puños en mis rodillas en cuanto menciona que no me quejo de eso cuando me la esta metiendo — ¿Sabes? No sé porqué no llamas a la zorrita de tu novia para follar, digo siempre vienes a mí ¿O acaso no folla bien? — noto cómo su facción cambia rápidamente, me amenaza que deje de llamarla así, pero también noto algo, sonrío de costado — No lo habéis hecho — me burlo, y este mira para otro lado, pero regresa la cara y menciona un "Al menos cuando me la folle sabre que no ha sido usada por una larga lista de tíos" quise darle una cachetada, golpearlo, pero no le dare el placer, abrí mi boca para decir algo, pero él sigue agregando más leña al fuego, intentando clavarme, tratandome peor que a un trapo sucio y viejo, — No soy tu puta, Justin — le advierto, y noto como me mira, si, tengo los ojos cristalizados, sé que me voy a quebrar, pero no le dare el placer, así que me giro y camino hacia la puerta saliendo de allí. No tardó en salir corriendo y llorar por todo lo que me ha dicho, tomo el celular y marco a Eleonor — Leon, te necesito.



¡Feliz año para ti amor! muchas gracias ¿cómo has empezado? (nota dos meses después de que ha empezado el año, que tardanza la mía) me ha salido un poco kk la respuesta de Mailen, so sorry
avatar
Mensajes : 4907

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ▸I'ʟʟ ɴᴇvᴇʀ ʟᴇт ʏᴏᴜ ɢo •ʀoʟᴾᵛᵀ•

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.