Últimos temas
Afiliados del Foro
Afiliados hermanos 0/5
Directorios y Recursos
Afiliados Elite 0/44

don't hurt me more

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

don't hurt me more

Mensaje por GirlofBieber el Miér Ene 10, 2018 2:31 pm

don't resist, don't hurt me, baby, i love you...
avatar
Mensajes : 1088

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: don't hurt me more

Mensaje por fercaver el Miér Ene 10, 2018 3:59 pm


MONIKA JAGACIAK. 
—Creo que eso es todo.— Dije cuando puse la última caja sobre la mesa del comedor. No podía negar que todo esto era raro, ¿cómo podía no serlo estar mudándome a la casa de mi esposo? Un suspiro escapó desde mis labios mientras recorría el sitio con la mirada. Definitivamente este sitio había sido decorado por Jamie, cada detalle tenía estampado su nombre...era muy diferente al estilo de la casa que teníamos en los ángeles. —¿Quieres que vayamos por algo de comer? Estoy muriendo de hambre.—Le confesé al castaño mientras caminaba hasta el final del salón para observa la preciosa vista de central park que el ventanal ofrecía. Crucé los brazos a la altura del pecho y repentinamente giré sobre mis talones para mirar de forma directa a los ojos de mi esposo. —¿Qué sucederá con la interna?— Pregunté refiriéndome a la chica con la que me enteré que él había estado saliendo. Enterarme de eso fue una sorpresa y es que simplemente no me lo esperaba y aunque Jamie me había dicho que no era algo importante y que si yo estaba pidiéndole una oportunidad me la daría, no dejaba de causarme inseguridad. Yo era consciente de que yo no tenía derecho a exigirle que hubiese estado solo todo este tiempo, pero eso no dejaba de hacer que la situación fuese dolorosa. —Ella parecía enamorada de ti, lo sabes, ¿verdad?— Tras pronunciar aquellas palabras tomé una bocanada de aire que después salió de mis labios en forma de un pesado suspiro. 
Tuve unos segundos de duda, pero finalmente caminé hasta el castaño para tomar sus manos y entrelazar nuestros dedos. —Júrame que no fue importante para ti, no quiero empezar esto estando en medio de algo que podía ser serio.— Y no lo estaba diciendo abiertamente, pero me aterraba la idea de que Jamie pudiese haberse enamorado de esa chica. La había visto en el hospital y era preciosa además parecía encantadora en cuanto a su personalidad. No hizo falta que Jamie me diese una respuesta porque la forma en que sus ojos se clavaron en los míos fue la señal que necesitaba para saber que el realmente deseaba intentar salvar lo nuestro. —Yo pondré todo de mi parte, sabes cuanto siento lo que sucedió.— Ni siquiera podía enumerar la cantidad de veces que le había dicho a mi esposo cuanto lamentaba lo sucedido. Yo amaba a Jamie, realmente lo hacia y si me pedían una explicación no podía decir en que estaba pensando cuando me enrede con Jack. Tampoco tuve una relación con él, fue algo de una ocasión y justamente la ocasión en que Jamie nos descubrió. Se me revolvía el estomago al recordar la escena y es que nunca había visto tanto dolor en la mirada de alguien como esa noche la vi en la de mi esposo. Una de mis manos se apartó del hombre frente a mí y tras empinarme sobre mis pies y dejar un beso en sus labios fui hacia la puerta. No demoramos demasiado en abandonar el departamento y estar en la calle, donde la brisa invernal de inmediato me llevó a encoger un poco el cuello esperando obtener más protección de parte de la ropa. —¿Recuerdas la cafetería donde tomamos chocolate caliente junto a David? Podríamos ir ahí, esta a unas cuadras.— Mis dedos se entrelazaron con los de Jamie y mi pulgar se dedicó a repartir suaves caricias sobre el dorso de su mano. Una parte de mi estaba aterrada ante la idea de que esto no funcionara porque realmente lo deseaba, nos habíamos casado siendo bastante jóvenes pero nunca había dudado de que Jamie era el hombre con el que deseaba pasar el resto de mi vida, no imaginaba a otro padre para mis hijos o envejeciendo al lado de alguien más. 
avatar
Mensajes : 2891

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: don't hurt me more

Mensaje por fercaver el Miér Ene 10, 2018 4:45 pm


ROBERT DOWNEY.
No podía negar que cada vez era más complicado escapar de los encuentros con Madison. Teníamos demasiados amigos en común y como si eso no fuese suficiente ella trabajaba en mi empresa, evitarla era casi imposible. Hoy sabía que tendría verla aunque no lo deseara, mis amigos habían insistido en que nos reuniéramos después del trabajo y era obvio que la morena estaría entre los invitados. Le había dicho a todos, de cada una de las maneras posibles, que no quería relación porque simplemente mi vida estaba convertida en una porquería. Eso último era justamente el problema, para tener una relación debías querer a la otra persona y yo me negaba a hacer parte de mi decadencia a alguien que me importaba. Lo mejor que mis amigos podían hacer era dejar de insistir en que yo acabaría teniendo algo con Madison porque eso simplemente no iba a suceder. No negaba que la morena era atractiva, divertida y tenía una chispa diferente, pero no era lo que yo necesitaba ahora...o me negaba a creer que así era. Me encontraba al interior del ascensor cuando las puertas se abrieron en el piso cuatro y cada uno de los músculos de mi cuerpo se tensaron al encontrarme con ella. —Hola.— Pronuncié el saludo de manera distante, como si no quisiera darle importancia alguna a su presencia al interior de esas cuatro paredes. A través del rabillo del ojo le daba rápidos vistazos que intentaba disimular del mejor modo posible aunque no estaba demasiado seguro de que ella no lo estuviese notando.
Cuando las puertas del ascensor se abrieron me limité a caminar en dirección a los aparcamientos mientras la morena siguió la ruta al exterior del edificio. Lo lógico hubiese sido que la invitara a venir en mi auto, pero yo no hacia ese tipo de cosas y es que una voz al interior de mi cabeza me gritaba que si quería mantener distancia lo mejor que podía hacer era ignorar su presencia. Una vez que estuve al interior de mi coche lo puse en marcha y solo segundos después estaba saliendo a la avenida, fue entonces que reparé en la presencia de Madison parada sobre la acera seguramente esperando que apareciese un taxi en el camino. Tuve unos segundos de duda, debatiéndome sobre si debía o no detener el motor frente a ella. —¿Vas al bar de Jonathan?— Pregunté aquello para luego expulsar el aire por entre los labios y es que la repentina sonrisa en el rostro de la morena provocó un nudo en mi estomago. ¿Es que ella podía tener unas facciones más hermosas? Mis amigos no habían sido del todo a unos tontos al creer que me interesaría en esa chica y es que por lo menos en apariencia era imposible no darle más de una mirada. —No tenía demasiadas ganas de ir, pero David insistió demasiado.— Mi clara intención al decir aquello era dar a entender que básicamente no me importaba en absoluto tener la oportunidad de verla a ella. ¿Podía actuar como un tonto de más nivel? Era absolutamente consciente de que Madison era una buena chica, pero no podía simplemente demostrar que estaba interesado en ella porque no podía, joder. Mi vista viajó hasta mi móvil que se encontraba cerca de la palanca de cambios y tras unos segundos acabé por presionar el botón que permitía cortar. —Es extraño como las mujeres no entienden las indirectas, salía con Lucy de recursos humanos y sigue llamando.— Mis palabras estuvieron cargadas de un tono casi burlón y es que si algo yo sabía hacer a la perfección eso actuar como un cretino. En el fondo eso era lo que buscaba hacer frente a Madison, deseaba que ella misma se diese cuenta de que yo no venía a ser el hombre que ella necesitaba a su lado. La morena debía pensar en alguien que se adecuase a su personalidad, no en mí que era un absoluto desastre.

Ya, intenté iniciar lo mejor posible, si algo no te gusta me avisas y lo arreglo n_n
avatar
Mensajes : 2891

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: don't hurt me more

Mensaje por GirlofBieber el Jue Ene 11, 2018 8:49 am

MADISON BEER
Me até el último botón de la camisa mientras una sonrisa se ceñía en mi cara. Era feliz, sí. Tenía el trabajo que tanto había estudiado, tenía unos buenos amigos y por lo visto, un objetivo muy atractivo. Robert Downey. Todavía me acuerdo de la primera vez que nuestros amigos decidieron presentarnos incluso antes de trabajar con él y luego fue todo como ruedas cuesta abajo. Ahora compartíamos despachos pegados en la empresa de su padre, porque me caracterizaba como muy buena en ese trabajo como para merecerme ese puesto. Pero yo no quería presionar a Rob como todos querían hacerlo. Al parecer, sus amigos tenían un objetivo y era sacarlo de la depresión de la que estaba metido aunque lo negara. Yo no iba a obligarle a que estuviera conmigo, él tendría sus razones y yo las respetaba. Todos pensaban que coqueteaba con cada chico, pero no, no era así. Yo era muy simpática, desde pequeña que era así y una sonrisa siempre estaba en mi boca a pesar de todo. Por ello, muchas chicas han gastado el tiempo en criticarme y poner una Madison por los aires, cosa que me daba bastante rabia. Pero ahora no era el momento de ponerse triste, sabiendo que iba a compartir tiempo con mis amigos esta noche. Nada más terminar, me encontré en el ascensor con Robert, cosa que fue un poco incómoda, pero decidí pasar de ese sentimiento. Me dirigí hacia fuera para mirar mi móvil, había llamado a un taxi y no llegaba. Maldita sea. Cuando el coche de Rob se puso delante de mí y éste me preguntó si iba al bar de Jonathan sonreí. Asentí y no le hice perder el tiempo, pues subí de copiloto en aquel coche tan lujoso. — Gracias por acercarme, Rob. —Le digo para mirar a la ventana y observar como todo se ponía en movimiento. Lo que pasó demás fue un poco incómodo. Al parecer, Lucy le llamó y él colgó, soltándome ese comentario tan… ¿Cómo iba a saber que él era así? Relamí mis labios y cuando paró el coche, antes de salir, lo miré a los ojos. — Quizá Lucy esté esperando a que se lo digas directamente y no con indirectas, Robert. —Le digo un poco seria. No, no me había molestado, pero sí me molestaba la gente así. Salgo del coche para así darle la espalda y girarme para entrar en el bar y olvidarme del tema. Necesitaba una cerveza.
El ambiente estaba cargado, éramos seis personas en total alrededor de muchas más que iban de acá para allá por el bar. Las risas eran considerables y, lo que más me hizo gracia de todo esto, fue cuando resultaba que Lucy era una de las acompañaste de Josh, el encargado del mantenimiento de informática. La cara que puso Rob cuando la rubia se cruzó de brazos fue graciosa, yo simplemente me puse a charlar y a tomarme una caña. (…) Las dos sonaron en el reloj encima de la vitrina llena de alcohol de Jonathan, cual se acercó a mí para darme conversación y lo agradecía, era muy gracioso. Dos o tres personas se fueron a bailar como verdaderos borrachos que son, una pareja estaba en la suya, comiéndose la boca y el que más parecía en su mundo, era Robert. ¿Por qué no se olvidaba de sus problemas y disfrutaba un poco? Relamí mis labios y entonces, cuando acabó de hablar Jonathan, me disculpé y me acerqué a Rob. Fui su centro de atención cuando me senté en la butaca de al lado, ofreciéndole una de las cervezas que habíamos cogido para ambos.— ¿Por qué esa cara, Downey? ¿Tan mal te ha ido con Lucy? —Le pregunto mientras mi cara esconde una carcajada, cual no suelto. Antes de él hablar, escucho una de mis canciones favoritas sonar por todo el bar y me sobresalto.— ¡Me encanta esta canción! —Digo con una gran sonrisa. Entonces miro a Rob.— ¿Vienes a bailar conmigo? —Le pregunto, y cuando sabía que se iba a negar, hice un puchero.— Vamos, no seas un abuelo… baila conmigo —Le pido, con la única intención de que cambiara esa cara y disfrutara. No me gustaba ver a un amigo así.
avatar
Mensajes : 1088

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: don't hurt me more

Mensaje por GirlofBieber el Jue Ene 11, 2018 9:14 am

JAMIE DORNAN
Tiré al escritorio los papeles que tenía entre las manos y me senté en el filo de la mesa, para cruzarme de brazos y suspirar. Definitivamente, estaba hecho un lío. Y no, no era porque me arrepentía de haberle dado a Monika una segunda oportunidad, sino porque no sabía qué iba a hacer con Claire. Ella… ella era una chica encantadora que no se merecía que le hiciera ningún daño y sin embargo, estaba a punto de hacérselo. El dolor de los recuerdos atacó a mi corazón, haciéndome cerrar los ojos e intentar dejar mi mente en blanco. No me era bueno recordar cómo fue aquella escena tan desagradable, ni mucho menos, volver a sentir el dolor que me mataba por dentro. Estaba hecho una mierda, no lo podía negar. Pero amaba a Monika incluso después de haberme hecho tanto daño con Jack. No era justo para mí aunque tampoco era justo para ella que la hubiera descuidado tanto tiempo por culpa de mi trabajo. Yo no era de los hombres que tenían un gran orgullo, yo era un hombre que no perdía oportunidades y si amaba a esa mujer, tenía que estar con ella. Estaba dándole un voto de confianza que jamás le había dado a nadie y estaba a punto de hacerle daño a una chica que aunque no fue nada serio para mí, quizá para ella si lo fue. Y eso me lo hizo recordar Monika con sus palabras. Sí, quizá Claire estaba enamorada de mí y le iba a hacer daño con esto. ¿Pero qué pretendía? No podía estar con una mujer formalmente cuando no la amaba. Mis ojos se dirigieron a ella mientras que mi corazón latió al compás, con fuerza. Monika me volvía loco y la manera en la que me miraba me derretía. Salimos hacia fuera luego de esa conversación sobre el pasado y los sentimientos para así escuchar a la ojiazul, que me indicaba un lugar para comer.— Sí, lo recuerdo. Vayamos andando, así damos un paseo. —Le digo para así notar nuestros dedos entrelazados y sus caricias, como siempre acostumbraba hacer. Diablos, la había extrañado demasiado, eso no podía negarlo.
Llegamos a aquél bar y entramos, notando que la calefacción estaba puesta y eso se agradecía. Con el clima que hacía, era imposible que uno se tomara algo en la terraza sin antes morir helado. Mi móvil comenzó a sonar mientras estaba en la cola con Monika para pedir lo que queríamos. Cuando vi el nombre de Claire, tragué saliva.— Voy a coger sitio, cariño. Tengo una llamada. Pídeme un café caliente, ¿Vale? —Le pregunto y antes que ella pregunte, le robo un beso tierno de sus labios y me siento en la mesa libre más apartada.— ¿Claire? —Le pregunto, moviendo mi pie por un tic nervioso que siempre tenía.— Hola Jamie… ¿Puedes hablar? —Me pregunta, lo que inmediatamente miro a la cola. Le quedaba poco a Monika para pedir, lo que suspiré.— Cinco minutos, Claire. Yo… — ¿Estás con ella, cierto? —Esa pregunta nos deja a los dos en silencio y suspiro, apoyando mi cabeza en el cristal.— Claire, hemos hablado sobre esto, tú y yo… — Sí, Jamie. Ya me has aclarado todo, pero no me puedo creer que vuelvas con ella después de engañarte con Jack. —Menciona. Sé que está cabreada, porque ella no es de echar nada en cara y mucho menos los defectos de los demás.— Eso es asunto mío. Tengo que colgar, te llamo más tarde y aclaramos las cosas. —Le digo con un tono serio, viendo como Monika se acerca con la bandeja y nuestro pedido. Me acomodo bien, dejándole sitio y noto el malestar que me ha dejado esa llamada en todo mi cuerpo.— Gracias por traer el café, nena. —Le doy un sorbo, arrepintiéndome cuando me quemo el paladar. Pero agradezco que esté caliente antes de templado. Odiaba las cosas templadas.— Era Claire. Quería hablar las cosas. —Le digo mientras ella me mira, callada. Sí, sabía que esto ahora era cosa de los tres, porque ella se arriesgaba a que yo cambiara de opinión y me fuera con ella. Pero no, yo no tomaba decisiones para luego arrepentirme.— Monika… —Comienzo a hablar, con un tono serio.— Si te he dado otra oportunidad es porque sé que yo también lo hice mal en su momento y porque te amo. Eres la mujer de mi vida y ese puesto no lo va a poder cubrir nadie que no seas tú. Así que, ¿Confías en mí? —Le pregunto mirándole a los ojos. Era la verdad y nada más que la verdad, este asunto debía de solucionarlo yo y no necesitaba la ayuda de nadie.
avatar
Mensajes : 1088

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: don't hurt me more

Mensaje por fercaver el Jue Ene 11, 2018 2:57 pm


MONIKA JAGACIAK. 
Asentí a las palabras de Jamie cuando su teléfono sonó y aunque no quería sacar conclusiones apresuradas una parte de mí sabía demasiado bien quien estaba al lado de la línea. Se me apretaba el estómago cada vez que pensaba en Claire porque sabía lo buena que era, lo fantástica y dulce que todo el mundo decía que era. Llevaba solo unos días en el hospital y todo lo que había escuchado eran halagos para esa chica, ¿Cómo podría no sentirme asustada? Yo había arruinado todo con Jamie y ella parecía hacer todo lo contrario. Tras unos segundos al frente del mostrador llegó mi turno de pedir y no dudé antes de pedir el café para mi esposo y un chocolate caliente para mí, además de unas cuantas galletas de almendra. Cuando caminé hasta la mesa donde estaba Jamie me di cuenta de que continuaba hablando por teléfono y a juzgar por su expresión no parecía justamente feliz por la llamada. —No ha sido nada.Espeté con una sonrisa para luego sentarme al lado del castaño que pronto comenzó a hablar y de paso comprobó cada una de mis sospechas. Mis labios se apretaron durante unos segundos, los que él demoró en estar hablando nuevamente. —Claro que confío en ti, cariño.Dije con un tono cariñoso y es que él era la persona que más amaba en el mundo y sabía de sobra que era un hombre espectacular. Mi mano se extendió en dirección al hombre sentado frente a mi y tras entrelazar nuestros dedos las elevé para dejar un beso sobre el dorso de la suya. —Entiendo que ella se enamorara de ti Jamie, ni siquiera la culpo por hacerlo.¿Quién no lo haría? Él era el mejor hombre que había conocido en mi vida y yo podía ser la única idiota que corrió el riesgo de perderlo.
—No quiero que sigamos hablando sobre ella, amor, no más.Y es que ya sería suficiente con tener que ver a esa chica a diario en el hospital, no quería que además ella fuese el tema de conversación con mi esposo. —Solo te dejaré claro que no seré mala con ella, sé que las cosas son complicadas pero mantendré todo esto alejado de nuestro trabajo.La chica estaba realizando su internado por lo que era probable que en más de una ocasión terminara siendo asignada para ayudarme en ciertos casos. No mentiría al decir que iba a ser sencillo, pero tenía planeado conversar los pies bien puestos sobre la tierra y separar la vida personal de la laboral. —Los únicos que debemos tener claro lo que deseamos hacer somos nosotros, son nuestras vidas Jamie y nada de lo que la gente diga debe hacernos cambiar de opinión.Eso era lo que yo deseaba. Yo había cometido uno de los peores errores del mundo al engañar a mi esposo, pero él me estaba perdonando y no iba a desperdiciar la oportunidad de recuperar lo nuestro. Había escuchado a demasiadas personas decir que era una locura pedirle otra oportunidad a Jamie o que simplemente él nunca me la daría porque lo que yo hice fue demasiado malo. —Te amo demasiado y haré todo lo que esté en mis manos por recuperar lo que teníamos, no volveré a equivocarme.Insistí porque en realidad eso era lo que más quería. Pondría todo de mi parte para retribuir la oportunidad que Jamie me estaba dando, simplemente lo quería demasiado como para no aprovecharla. —¿Recuerdas ese viaje que deseábamos hacer a Europa? Creo que aún podemos hacerlo, será una buena oportunidad para alejarnos de todo esto, amor.Tal vez eso era parte de lo que necesitábamos, tener un tiempo a solas para reencontrarnos aunque yo estaba absolutamente segura de mis sentimientos por Jamie. —Y no me digas que tienes demasiado trabajo o ya comenzaremos con las discusiones.Espeté aquello con un tono más divertido y es que ya deseaba acabar con la tensión entre nosotros, no quise que saliésemos del departamento solo para hablar sobre su relación con Claire. —Deberías empezar a solicitar el permiso con el jefe Johnson desde ahora porque tomaremos esas vacaciones.Advertí justo antes de llevar el chocolate a mis labios para beber un largo sorbo, necesitaba de aquel gusto dulce para reponerme. 
avatar
Mensajes : 2891

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: don't hurt me more

Mensaje por fercaver el Vie Ene 12, 2018 3:52 pm


ROBERT DOWNEY.
La forma en que la morena se refirió al asunto de Lucy me hizo sonreír de forma inconsciente y es que si era sincero yo no resultaba ser el mejor hombre cuando de relaciones sentimentales se trataba. Desde que todo había acabado con Alexandra mi vida estaba un poco patas en lo que al amor respectaba, en realidad no deseaba tener una relación y por consiguiente mi actitud con el sexo opuesto no estaba siendo la mejor. Una vez que dejamos el automóvil y nos adentramos en el bar no demoré en encontrarme con mis amigos. Ocupé la mesa junto a David que pronto me ofreció una cerveza, la que rápidamente llevé a mis labios para beber un sorbo bastante largo. 
(...)La noche había transcurrido bastante lenta para mí y es que aunque no lo deseaba era en momentos como este donde más recordaba que mi vida apestaba. A mi alrededor todo el mundo lo pasaba de maravilla, podía ver a las personas riendo y divirtiéndose como si no hubiese un mañana mientras yo me sentía un horrible miserable. Repentinamente me encontré a solas en la mesa, observando la pantalla de mi teléfono o a instantes mirando a quienes ya se convertían en las primeras víctimas del alcohol, siendo incapaces de controlar sus impulsos. Mi atención tuvo un nuevo objetivo cuando escuché la voz conocida de Madison llegando hasta mis oídos. —Me encantaría decirte que mis problemas se deben a Lucy, ella es lo de menos.— Respondí a las palabras de la morena con absoluta sinceridad mientras hacia un gesto con la cabeza que servía para agradecer la cerveza que acababa de traerme y es que ya estaba empezando a considerar la posibilidad de ir a buscar otra. Repentinamente la chica a mi lado suelta un comentario que provoca que por unos segundos mis músculos se tensen y es que tenía una idea sobre cual sería su siguiente frase, pero una parte de mi deseaba que estuviese equivocado. Sin embargo ahí estaba ella, pidiéndome sin rodeo alguno que la acompañase a bailar. Mi primera reacción ante la propuesta fue una risa casi sarcástica y es que ella no podía estar pensando que realmente yo podría ir con ella a la pista de baile. Aunque la insistencia de la morena me llevó a romper con cada una de las reglas que siempre me imponía a mi mismo, ¿qué tan malo podía ser bailar un rato junto a Madison? Además, conociendo a esa morena, si no aceptaba ella no dejaría de insistir durante un rato...el suficiente como para causar que por cansancio acabara acompañándola en medio de una risa que luchaba por contener. Odiaba admitirlo, pero Madison tenía esa personalidad que irradiaba optimismo y felicidad, tal vez ese era el motivo por el que me limitaba tanto cuando de estar cerca de ella se trataba. Sin embargo lo mejor que podía hacer ahora mismo era dejar de ponerme limites por eso en cuanto alcanzamos la pista de baile llevé mis manos hasta la estrecha cintura de la morena. En ese momento, mientras nos movíamos al ritmo de la música, incliné mi rostro en dirección al oído de la morena para que pudiese escucharme a pesar del bullicio. —¿Por qué insistes en acercarte? ¿no te ha quedado lo suficientemente claro que soy un imbécil?— Y es que yo mismo podía admitir poner más empeño del necesario en verme como un tonto frente a la morena.
avatar
Mensajes : 2891

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: don't hurt me more

Mensaje por GirlofBieber el Sáb Ene 13, 2018 5:58 am

MADISON BEER.
No podía evitar erizarme de tan solo pensar que había accedido a mi propuesta. Y así era, me había aferrado a su perfume y no me importó estar bajo la mirada de algunos compañeros que por otra parte estaban orgullosos de conseguir lo que querían; Que Robert y yo tuviéramos contacto. Noté su mano en mi cintura y bailé, moví mis caderas mediante la canción lo marqué y me embriagué de su perfume como nunca antes. Sin embargo, sus palabras me dejaron un poco consternada. ¿Por qué insistía en convencerme de que era un imbécil? Lo miré fijamente, y pude notar como nuestros ojos tenían un tipo de conexión que me dejaba sin aliento. No sabía por qué tenía ese aspecto tan retraído de él, pero lo que sí sabía es que la curiosidad se adueñaba de mí.— Será porque me da curiosidad la gente que se llama idiota a sí misma —Le digo, ahora siendo yo la que se acerca su oído, acariciando su oreja con mi aliento. Este hombre me gustaba y, sinceramente, su comportamiento no me iba a echar hacia atrás. Lo difícil me gustaba más que lo que no lo era. (…) Después de aquel baile, nos sentamos ambos en la barra y pudimos hablar un poco. Me di cuenta de que Robert no era el tipo de chico que te contaba toda su vida, pero sin embargo, me iba contenta a la cama aquella noche sabiendo que me había contado algo más que no sabían los demás. Y eso, por un extraño caso, me hacía sentir diferente.
Bufé cuando mi despertador sonó y recordé lo rápido que había pasado el fin de semana. ¡No era justo! Me pasaba cinco días –incluso seis depende del trabajo- trabajando en aquella empresa y los días restantes, se me pasaban muy, muy, muy rápido. Sin embargo, mi actitud optimista volvió a actuar, haciéndome saber que un día más es un día menos para mis ansiadas vacaciones en punta cana. Tenía ganas de ir con mis amigos de toda la vida y desconectar de todo lo que se movía a mi alrededor, por ello, cogí mi coche y emprendí un día donde todo tenía que ser perfecto. Intentaba ver la vida siempre así. (…) Cogí un café de más, pensando solamente en una persona. Y es que, nada más llegar, la secretaria de Downey me había dicho que él había llegado muy temprano y que no había entrado nadie ni había salido siquiera para desayunar. Por ello, iba camino a su oficina con dos cafés bien cargados, sabiendo que eso animaba a cualquier cuerpo con este calor, sobretodo.— Hola Liss. ¿Está el señor Downey ocupado? —Le pregunto y ésta me mira, ampliando una sonrisa.— Pues ahora mismo no, cariño. Pero ya me ha dicho dos o tres veces que no entrara nadie, siquiera la gente con la que hoy estaba reunida porque estaba ocupado con asuntos. —Me dice y suspiro. Dejo los cafés en la mesa porque me estoy quemando y la miro.— ¿Puedes preguntarle, por favor? Dile que le llevó café. —Le pregunto y ella asiente, cogiendo el teléfono y preguntándole por la línea a Robert que si podía entrar. Sorprendentemente, Liss me dijo que pasara y cogí los cafés. No podía negar que eso me hizo sentir bien, por eso, entré en su oficina con el desayuno, esperando tener una conversación agradable con él y que no se llamara idiota como hace dos noches. Yo no creía que él fuera un idiota.
avatar
Mensajes : 1088

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: don't hurt me more

Mensaje por GirlofBieber el Sáb Ene 13, 2018 6:00 am

JAMIE DORNAN
Sí, Claire me había dejado un mal sabor de boca. Era normal que cuando dejabas a una mujer era la sensación que tocaba, pero por otra parte sabía que Claire sabía desde un principio que lo nuestro no era nada de flores y bombones. No era una relación formal fuera de un rollo de una noche. Era eso lo que quería con ella y al principio, ella también quería conmigo. No era mi culpa si se había enamorado de mí cuando yo no había hecho precisamente nada para lograr eso. Mi corazón dio un pequeño vuelco cuando escuché las palabras de Monika, cuando ella decía que me amaba todo mi sistema se activaba y volvía a enamorarme de ella una vez más. Suspiraba por ella desde que la conocí, tan inteligente, tan guapa, tan buena, tan sexy. No me extrañaba que por mi culpa otro gilipollas se hubiera encargado de toquetearla y, aunque era un tema que me ponía muy nervioso, debía de aparcarlo porque Monika se veía completamente arrepentida. Lo del viaje por Europa vino a mi mente después de ella mencionarlo, sinceramente, me había sorprendido. Sin embargo, no me gustaba dejar mi trabajo de lado y mucho menos cuando había gente en riesgo que necesitaba mi atención. Pero ella simplemente ignoró eso y me dijo que le pidiera al jefe un tiempo de vacaciones. Y sí, sabía que Thomas me las iba a dar después de que no tomo vacaciones desde hace muchos meses. Cuando Monika me engañó, me centré en mi trabajo y trabajé hasta las horas extras y los meses de Junio y Agosto, que era mi tiempo de vacaciones. Sabía que si me daban vacaciones, iba a tener mucho tiempo para pensar y entre mi trabajo y Claire, que se ofrecía a hacerme olvidar mis penas, había logrado no matar al tío que fue capaz de tocar a mi mujer.

Salimos de aquel bar, el frío volvió a mi cuerpo. Mi cabeza daba muchas vueltas y yo solo aferré a mi mujer con mis brazos y caminamos, dando un pequeño paseo, por la acerca que nos conducía a casa. Hoy era domingo y por ello, día libre. Aunque amaba mi trabajo, me alegraba que nadie me llamara apurado por una urgencia, ya que eso significaba que todos estaban bien y no graves dentro de lo que cabía. En la puerta, paro a Monika y suspiro. Ella me mira, tiene toda mi atención y yo la miro con mis ojos cálidos, atrapándola.— Sabes que te amo, nena. Pero debo hablar con ella, debes entenderlo. Quiero dejar ésta historia cerrada para ser solamente tuyo. —Le digo susurrando y antes de que diga nada, capto sus labios y le doy un beso tan tierno que envuelve mi corazón. Ella parece entenderlo, cosa que me alegra. Ella es la última en parecerle mal que tenga que hablar con Claire para dejarle las cosas claras, ya que no estaba en una posición de reprochar. Yo no iba a serle infiel, no quería a otra mujer que no fuera ella, sino no le hubiera dado una oportunidad como si fuera un estúpido. La amaba, y por ello iba a respetarla. (…) Colgué mi teléfono y suspiré. El tema con Claire había estado cargado de todo. Ella me había recordado todo lo que habíamos vivido juntos, poco, pero intenso. También recalcó el tema de Jack y para rematar, me dijo que se había enamorado de mí, algo evidente. Yo simplemente me quedé parado mirando a la nada, y volví a coger el teléfono para llamar a Thomas. Debía de relajarme de alguna manera, y sabía que estando con Monika en otro lugar, solos, era lo ideal para nosotros dos. (…) Salí de mi despacho, viendo como la mesa ya estaba puesta y la comida se veía deliciosa. Vi como mi chica estaba en la encimera haciendo algo, y no me pensé dos veces ir por detrás y abrazarla. Olí su perfume, me sentí muy bendecido por tenerla y porque fuera ella la que me reparara el corazón que tan roto tenía.— Huele delicioso. —Le susurro en el oído. Cuando ella me mira, dejo un beso en su nariz.— Tengo una noticia importante —Le digo mientras ella me mira con atención. Ella solamente sabe que he hablado con Claire, pero no, también había hablado con Thomas.— Thomas me ha dado dos semanas y media de vacaciones. Podemos mirar mañana vuelos e irnos donde desees. —Le digo con media sonrisa. Sí, iba a cumplir el sueño de ambos como matrimonio y sinceramente sabía que era eso lo que necesitábamos en nuestra vida.

FDR* Hola cielo. ¿cómo estás? Solamente quería pedirte una cosilla, algo indiferente. ¿Podrías avanzar un poquillo más en los comentarios de Robert? Es que no me quiero cargar yo sola la historia y... eso. :3 
avatar
Mensajes : 1088

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: don't hurt me more

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.