Últimos temas
Afiliados del Foro
Afiliados hermanos 0/5
Directorios y Recursos
Afiliados Elite 0/44

Say You Won't Let Go*

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Say You Won't Let Go*

Mensaje por bultaoreune el Lun Mar 05, 2018 4:16 pm

Jung Khiara
Solo me quedo dandole vueltas a la comida mientras pienso en que hacen todos esos chicos aquí. No era la primera vez que MinHo traía amigos a casa, pero...si era la primera vez que eran ellos, y no me agradaban en absoluto. Me transmitían malas vibraciones. Suspiré una vez más y decidí que tenía que comer y que luego iría a casa de Shana, allí estaría más tranquila, seguro. Me sobresalto en cuanto oigo esa voz, pero mi sorpresa es aún mayor cuando él me toca. Él no me molestaba, no me disgustaba la confianza que directamente se tomaba conmigo. Pero aún así, no estaba acostumbrada a eso. Todos los chicos que me rodeaban solían ser más correctos, más respetuosos, más...de la clase alta y educados. Él era distinto y...eso me gustaba.- Ya lo sabías,¿no?.-Puedo jurar que es así. Me vio irme con mi hermano el otro día, no creo que haya sido tan tonto como para no verlo. Parecía bastante espabilado. Me encojo de hombros ante su petición, puede que él me ponga un poco nerviosa pero intentaré no demostrárselo, no podía ser tan obvia a cada momento y sonrojarme todo el rato. Eso debía de parar. Justo cuando le puse un plato, simplemente me dedique al mirar el mío. Ag,¿tenía que convertirse ahora en alguien que no hacía más que decirme cumplidos? Maldición.- Solo...se cocinar un par de cosas. No se me da tan bien como crees.- Me había esforzado para MinHo, él es quien debería estar diciendome estas cosas, no su nuevo amigo barman. Igual, tampoco es que quisiera ser seca con JunHyung, solo era que aún el enojo seguía comiendo por dentro.-Me alegro de que te gus...-Me sobresalto y paro de hablar en cuanto siento un carraspeo bastante brusco detrás de mi.-JunHyung, Dakota esta esperándote porque quiere la revancha.-Comenta MinHo sin para de mirarnos. Observo a mi hermano mayor y luego al chico que aun se encuentra a mi lado sentado. Este parece meditar la frase de mi hermano. Estaba claro que educadamente le había pedido que se marchara de ahí. Observó como ahora él se levanta, y mis sentidos se activan cuando noto que esta acercándose a mi para..¿despedirse? No oigo lo que esta diciendo, realmente estoy demasiado metida en sus movimientos, en su cercanía, en querer saber que va a hacer. Pero, no ocurre nada.- Mi hermana no esta acostumbrada a eso.-No, no estoy acostumbrada a que los chicos sean lanzados conmigo en casa. Puede que en los clubs si, o alguno que otro en el instituto pero...normalmente era eso, nos rodeabamos con gente demasiado correcta-pija-. A la mierda que no estuviera acostumbrada, no me importaba, al menos un beso en la mejilla...¿o en la frente? Daba igual, quería algo de ese chico tan llamativo ante mis ojos.-Y no quiero que lo empiece a estar. Así que,¿puedes dejarnos solos? Quiero hablar con ella- La voz de mi hermano no se nota tan molesta, bueno...suponía que prefería a un amigo suyo cerca de mí que a Taeyang, pero aún así...seguía habiendo esa tensión en el ambiente. Le sonrió al rubio que se aleja y luego bufo en cuanto nos quedamos solos.-No tenías que ser así de borde.- Le regaño y este suspira.-No es mal chico, pero no quiero verte cerca de él,¿entendido? De ninguno de ellos.- me aclara, y besa mi frente para luego alejarse.-Guardame la comida, huele delicioso. Más tarde me encargaré de devorar todo.- Me asegura con una sonrisa, y se marcha antes de que yo pueda decirle nada. Bien, debía de dejar de soñar con cosas que no iban a pasar y moverme. Sin embargo, algo llama mi atención. En la silla de al lado, había una chaqueta...y recordaba perfectamente quien se la había dejado.Vale, me iba para casa de Shana si o si pero...después de guardar esa chaqueta en mi cuerpo.

-Tierra llamando a Khiara, hey.-SunHe no para de pasar las manos por mi cara hasta que reacciono y sacudo mi cabeza.-¿Decías algo?.-Contesto, dejando de apoyar mi cara en mis manos y colocándome bien.-Llevo hablándote desde que comenzó el descanso,¿en qué piensas?.-  Me pregunta, y yo simplemente suspiro para beber un poco de agua.-Verás..-Pienso si decirselo o no. Es mi mejor amiga, pero tampoco quería que se lo contara a MinHo para que su amor fuera recíproco y así conseguirlo. No, ella no me haría eso.¿A donde se estaba yendo mi cabeza?-Hay un chico que...me interesa. Si, algo así.-Digo. No estoy segura de cuanto me gusta JunHyung, o si solo me llamaba la atención porque era algo así como "prohibido", algo así como...un chico distinto al resto. Pero, estaba claro que algo había.-¿Tú?¿Interesada por un chico? Pensaba que según tus palabras..Taeyang sería el último.-Dice ella, como picándome y yo niego y le doy un leve empujón.-Él es distinto y...es amigo de MinHo.-Si, esa era la misma cara que la mía. No debía de intentarlo, ambas sabíamos como era mi hermano respecto a mi.

Muerdo mi labio inferior mientras observo la puerta del club. Me doy media vuelta, dispuesta a irme. Es mala idea, no debo tentar a la suerte...no debo ver lo que podría pasar. Si. Le debía de dar la chaqueta a mi hermano para que se la diera el mismo y no yo. Y vuelvo a dar media vuelta y mirar la puerta de nuevo. Ya estaba aquí, ya lo estaba. Y no perdía nada por entrar ni intentarlo. Bueno..quiero decir, por tener una charla con él. Ah, estoy muriéndome de la confusión. Al parecer, no tendría mucho tiempo más para confundirme...¿el que venía a lo lejos con un grupo de chicos, que podía vagamente recordar, era mi hermano? Mierda,mierda. Supuestamente, ahora debía de estar en casa de SunHe teniendo una pijamada. Ahora si que entre al club sin pensarlo y sin mucho esfuerzo de buscarlo, terminé chocando con él sin ni siquiera quererlo. Sobe mi cabeza, pues haber chocado con él de esa manera me había dolido. Oh, no tenía la ropa de trabajo puesta. Eso significaba que...-¿Has quedado con mi hermano y los demás?.- Agradezco que sea temprano, no haya mucha gente y por eso la música no este tan alta. Da igual que le hable tan de repente, esto era una urgencia. Bien, me lo ha confirmado.-Venía a traerte esto como excusa para verte.-Le doy la chaqueta- esta claro que verme apurada estaba haciendo que hablara demasiado- poniendosela en su pecho y esperando a que la coja. Parece más bien descolocado, pero no puedo dejar que MinHo me pillé aquí sin tener permiso de nuestros padres.-No debería estar aquí, debo irme antes de que MinHo me vea.-Oh mierda,mierda, entraba por la puerta. Bien, al baño de chicas hasta que pudiera huir de alguna manera, si; eso era una opción.
avatar
Mensajes : 6967

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Say You Won't Let Go*

Mensaje por sassybooty el Mar Mar 13, 2018 10:50 pm


¿Y hoy que tenemos para gozar?pregunta Dakota, suspiro y solo lo miro de soslayo No sé, ya dije que no voy a dejar que beban gratis, pueden despedirmemurmuro caminando hacia el club, el día que les avise que trabajaría en un club nocturnos los chicos no perdieron oportunidad para presentarse cada noche y gozar de su puesto de amigos en mi vida para beber gratis, pero a costo de mi suelto y mi reputación, y últimamente de mi puesto en el lugar. Los chicos no eran… ¿Cómo decirlo? No eran cuidadosos a la hora de pedir, perdían cualquier tipo de consideración, bebían hasta casi llegar al coma alcohólico, y claramente eso no era agradable siendo que varios de ellos se convertían en unos seres despreciables, perdiendo su poder de cordura son unos monstruos. El día que eso pase sabes que no estarás desempleado, tu lugar está intacto en la banda, ya lo sabes ¿cierto?Dong-yul aprieta mi hombro con su mano, suspiro  y lo miro, no estoy en punto de discutir sobre esto –de nuevo- así que este simplemente me mira y continua caminando. Todos intimidamos al andar, no hace falta llevar algún distintivo, salvo que varios de los de aquí saben nuestras actividades, todo el barrio lo sabe, pero sin embargo al ser nosotros quien protege la mayoría, a pesar de temernos no nos odian, por así decirlo. Solo tomaremos algo pequeño, tenemos una junta y necesitamos un lugar que no nos comprometa. No te haremos responsable dice después, decirle que no tan abruptamente serio en un momento en el que lo necesitan es dar la espalda, y todos sabemos que dar la espalda a ellos no era una opciónVale, pero por favor les ruego que nada de escándalos, nada de un alcoholización aguda, y esto va para ti Dakota le señalo a lo que este se queja y murmura estúpidas justificaciones falsas acerca de su bonita forma de controlarse. En seguida entraremos avisa Dong-yul, claramente diría las reglas, normas y movimientos que tendrían que hacer, seguramente tendrán una junta –reunión- con unos proveedores de armas o cualquier otra cosa. 

Entro al local, y tardo un poco en acostumbrarme a la falta de luz, acostumbrado a las luces de la farolas blancas ahora el color azul, rojo y verde continuamente moviéndose en conjunto lleva mi tiempo pero no tardo en hacer que esto perjudique a otra persona, cuando estoy a punto de disculparme con la persona  me sorprendo de ver quién es, dibujo una media sonrisa en mis labios cuando la veo acariciar su cabeza, se ve tierna, miro mi chaqueta en sus manos. Vaya, con que ahí estaba. Pero me quedo estático, más bien confundido por lo que me dice ¿Una excusa? Abrí mi boca para decir algún tipo de comentario sarcástico o burlesco cuando ella murmura que no debería estar aquí ¿Por qué vino en un principio? Dudo que si quieres ver a alguien y te atreves a hacer algo que, por lo que veo está totalmente prohibido, te baste con unos segundos en donde la persona no pueda siquiera hablar.Hey, JunHyung! vi a Dakota moviendo su mano, y a Min Ho y los demás mirando. Tomo la chaqueta de las manos de Khiara cubriéndola con esta por encima de su cabeza, gracias a la poca luz, y la distancia, Min Ho no la descubriría de esta manera. Levanto la mano y pongo un dedo sobre mis labios, simulando que tenía suerte con una chica, tras comentarios y silbidos de parte de mis amigos coloco una mano en la espalda de Khiara para guiarla lejos de la vista de Min Ho.

La llevé al cuarto en donde nos cambiábamos, todavía mis compañeros no llegarían hasta cerca de diez minutos, creo que lo suficiente para que ella me explicase más o menos cómo es que esta aquí Vale ahora sí, dime y ¿cómo es eso que querías verme?murmuro a lo que tal parece que ella está confundida y está por saltar en defensa de que no ha venido exactamente a vermeHas dicho eso, y tranquila, fue lindo que lo dijeras porque también me apetecía verte pero ya sabes, no voy en contra de los deseos de las chicas, y no quiero meterte en problemas pero…— tomo de sus manos su celular, y me río —Tranquila que no te voy a robarmarco mi número celular y me hago una llamada para guardarme el númeroHoy tengo turno corto, te llevare a cenar así que…mmm no cenes—susurro y beso su frente sintiéndome raro al sentir el aroma que expande su cabello y lo tersa y suave que es su piel. Le señalo la puertaNo salgas por la puerta principal, Min Ho te vera de inmediato, por este pasillo hacia la derecha sales a la calle paralela a la puerta de entradale digo con una sonrisa,  y cuando veo como se quita mi chaqueta seguramente para devolvérmela niegoMe la darás en cuanto nos veamos, déjame una excusa para volvernos a verle guiño el ojo tras caminar hacia mi looker y tomar mi uniforme, sin ver si se ha ido o no, comienzo a desvestirme y no es hasta cuando me quito el pantalón que siento la puerta abrirse y cerrarse rápidamente. Me río, Jung Khiara, simplemente me encantas.




Cuando finalizo mi turno, Dakota y los demás estaban ansiosos a que me una a ellos, pero mis planes iban completamente hacia otro destino. Min Ho estaba bastante ocupado con una de las bartender, nuevas que apenas conozco, como todos los demás estaban con sus mujeres de una noche, yo tenía pensado algo más…no sé, obvio que si cavia la posibilidad de besar a la hermosa morena lo haría, pero dado a que es más de las citas que a los besos robados tan repentinos, eso llevaría tiempo, un tiempo al que no me preocupa tomar, siento que vale la pena. Si, Jung Khiara lo vale. Cuando salgo del local marco su númeroEs doloroso que intentes demostrar que no esperabas mi llamada cariño—sonrío esperando una reacción de su parte, la que fuere, me encantaría de todos modos. Aunque me consuela saber que has contado cada segundo que paso desde que me has visto en bóxers, pero pasara tiempo para que me veas así otra vezme río para que sepa que solo estoy bromeando con ellaAhora me veras en un restaurante ¿O quieres que pase a por ti? Eso si my lady, tendrías que pasear en un lindo bus publicopara mi sorpresa recibí un mensaje con una dirección, pensé que era un restaurante al que me costaría un dinero que tendría que trabajar de mula durante dos meses o años, pero sin embargo era la dirección de un pent-house y allí había dos chicas, entre ellas una morena con mi chaqueta puesta. Me bajo del taxi y saludo a ambas chicas, noto a la otra chica –desconocida- mirar con sorpresa luego codea a Khiara haciendo caras ¿Acaso no nota que estoy justo aquí y que puedo ver la evidencia? Aunque lejos de asustarme, como debería, me gusta. Dejo la piara sonrisa en mi rostro mientras abro la puerta para ella—Aprovecha mi caballerosidadle digo cuando está a un paso de mí, cuando ella pasa me inclino para que mis labios rocen su oreja—porque no soy así con todas—siento el estremecimiento en su cuerpo, y siento como toma todo de mí no rodear su cintura para poder tener la oportunidad de mantener ese dulce aroma conmigo. Cierro la puerta tras asegurarme de que ella ha sentado y no posee ninguna extremidad de su cuerpo exenta a ser atrapada por la puerta, me giro fugazmente a su amiga –que esta hiperventilando por el momento- y me subo del otro lado del taxi, a una proximidad cercana a Khiara, murmuro nuestro destino al taxista mientras le guiño un ojo a la morena de sonrisa hermosa.
 
avatar
Mensajes : 4868

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Say You Won't Let Go*

Mensaje por sassybooty el Sáb Mar 24, 2018 11:27 pm

Me tendría a mí, claramente. Pero ¿por cuánto tiempo? ¿cuanto tiempo tendríamos para sobrevivir? si no nos acababan los hikers lo harían pandillero u otras personas asustadas o simplemente malignas que no les alcanzaba con lo suficiente y querían abarcarlo todo, así fuera por la fuerza sin importarles el trabajo que consideraba obtener hasta una lata de arveja. Papá quería reformar los viejos tiempos, que la humildad, que la humanidad no ha desaparecido totalmente, que esta epidemia, peste lo que sea que haya sido se no nos haga olvidar lo que somos. Y podía notar que él tenía razón, aún la humanidad no acababa, cierto era que con el rubio no hemos empezado con el pie derecho y que no seamos exactamente amigos, pero llevaba mucho confiar en otra persona, y nosotros dormíamos y compartíamos comida, hoy en día eso era considerado una muestra de confianza absoluta, bien podríamos robado y hasta matado uno al otro, pero si aún sigo viva es porque Justin aún es humano, y ha de haber sido bueno, o al menos ahora lo es, lo más bueno que hoy en día podría ser. Tenía razón, Carl me tenía a mí. Y papá no morirá, él es fuerte, tan solo hay que contar su historia, quedo en coma en un mundo en donde solamente él lidiaba con bandidos, delincuentes, donde su mayor preocupación en lo laboral era que todos acataran la ley de la nación, pero después de estar en coma despierta en un completo desastre, en una apocalipsis zombie. Raro, de película, desorientado como lo estuvo, lucho, continuo. — No vas a morir, viejo. Tienes que enfrentar, no te rindas. Nos tienes a Carl, a mí, no nos puedes dejar solos ¡Maldita sea! — gruño permitiéndome sollozar, aprovecho que Carl no está, Justin tiene razón, si él me viera así ¿qué fuerza e ilusión le daría? Decidida me alejo del sillón en donde yace papá inconsciente, quito las cosas de la mochila, dejando solamente una botella con agua, una barra energética -eso tenía que bastarme- y unos cuchillos extras a los que tenía en los bolsillos de mis pantalones. Suspiro mirando por ultima vez a papá, tenía que ir por medicina y acelerar su recuperación, ya ningún lugar era seguro para mantenernos allí por mucho tiempo. Salgo de la casa observando no tan lejos de la casa a Justin junto a Carl, no estoy segura de lo que están haciendo pero no quiero retrasarme mucho, ya que la idea es regresar aquí lo más pronto posible. Pero tan pronto como bajo los escalones del porche lo tenía al rubio impidiendo el paso — Aprovecho a que Carl está en buenas manos para ir por medicina, y quizás ver si encuentro a algunos de los míos — digo. Me congelo cuando dice que no tiene deber de hacer eso, y estaba en lo cierto, no era su responsabilidad de cuidar de ellos por mí, me cruzo de brazos mirando a otro lado cuando él vuelve a hablar — No puedo ¿Por qué arriesgarías tu vida por medicina para mi padre? — sé que confío en él, pero no puedo dejar que él arriesgue su vida, suspiro, con este poco tiempo junto a él sabía que su cabeza era bastante dura, así que decidí acelerar esto, le di la mochila y permití que él fuera por mí.
 
Carl había pedido que lo ayudara a practicar los movimientos que Justin le había enseñado, había pasado una hora desde que el rubio se fue, y aunque sabía que no sería un recado rápido, esperaba que no le llevara hasta la noche o incluso más, solo espero que él este bien y no salga herido de todo esto. La noche venía cayendo, así que con Carl decidimos entrar, fui a preparar algo para la cena, tome dos latas de fideos secos para comenzar a cocinar, habíamos dejado de tener las seis comidas recomendables a tener dos como mucho, y esas dos intentábamos que sean lo suficiente para recargar energías, no podíamos tampoco permitirnos mucho porque desde que empezó todo no podíamos pensar solo en el día de hoy, sino en el mañana, y el pasado mañana, siempre teníamos que buscar para adelante. Así que por eso mismo decidí tomar dos latas de fideo seco, y no las cuatro como teníamos por el momento hasta que toque salir en búsqueda de más provisiones. Si estaríamos solo Carl y yo usaría una sola lata, pero confiaba en que Justin llegaría pronto y no lo tendría que esperar hasta que saliera el sol nuevamente. Prepare el agua, ya purificada, hoy en día las comodidades eran difíciles de encontrar, pero estando en una especie de barrio privado era un tanto inaccesible para algunos con lo que conseguimos conseguir cosas aún sin ser hurtadas, y esta cocina a gas era una de esas comodidades difíciles pero no imposibles de ocultar. Estoy por abrir las latas pero escucho la puerta, me alerto tomando la pistola de mi bolsillo y con cuidado sin hacer mucho ruido me acerco a la sala, Carl esta apuntando con su pistola a la puerta. Le señalo silencio y camino hacia la puerta, Justin no es, pues teníamos una especie de manera de reconocernos. Y ese ruido, o esa manera de intentar abrir la puerta no era él. Me fijo por la mirilla de la puerta y mi corazón se acelera por un momento en cuanto reconozco a la persona que esta en frente de mí. Abro la puerta dejando que Michonne me vea y retrocediera dos pasos para recuperarlos y abrazarme totalmente emocionada, tan igual como yo, Carl no tarda en unirse al reencuentro, me dio bastante tranquilidad el que ella este con vida. Y sé que es igual por su parte. Entonces cuando le damos el paso y ve a papá sobre el sillón, sé que sintió casi lo mismo que nosotros cada vez que lo vemos. Hablamos de como sobrevivimos, como nos reencontramos, y le conté sobre quien me ayudo a sobrevivir. Y lo que ella tuvo que hacer para sobrevivir.

Me acomode mejor sobre la cama en la que me estaba quedando por el momento, esta era en una habitación de planta baja, cerca de la puerta de entrada y de papá, aunque ahora sabia que tenía una nueva custodia. En la planta de arriba se quedaban Carl y Justin, suspire — ¿Dónde estás rubio? — murmuro tirándome el cabello hacia atrás mirando el techo — Así que es rubio ¿Es guapo? — la voz de Michonne me sobresalto, me acomodo en la cama, y ella toma eso como una invitación — ¿De qué hablas? — pregunto bastante confundida, ella sonríe, me parece tan irreal que intento pellizcarme, el momento parece quitado de la vida anterior, en donde se podía sonreír, en donde podríamos bromear, tontear, ser felices. Ella mira hacia otro lado y luego a mí — Solo juego contigo ¿Ha sido bueno contigo? ¿Es joven o es viejo? — pregunta y ahora entiendo a su pregunta, suelto una risa — Oh, pues él me odia y no me tiene confianza, no lo suficiente. Y me cree una niña a la cual debe cuidar — le digo y ella se ríe — Y por eso se llevan mal — confirma, hago una mueca — No nos llevamos mal, no hemos comenzado bien que es diferente — murmuro recordando que nos hemos apuntado en la frente, y prácticamente yo he robado su ballesta y apuntado con esta su frente amenazándolo con matarlo, a pesar que no lo habría hecho de todos modos, claro, si no tenía nada que ver con Bryan. — Pero parece que las diferencias no son tan graves, y que lo han podido superar — confirma y asiento, pues como dije, él y yo confiábamos lo suficiente como para dormir cerca y compartir comida — Que descanses, te hace falta — susurra guiñándome un ojo y se marcha. No importa que fuera una rara conversación, me agrado solo por el hecho de poder volver a charlar con ella, de tenerla con vida, de dar esperanza a que podemos encontrar a muchos más, papá había hecho un grupo fuerte. [...] Unos ruidos me arrebatan del sueño, escucho muchos movimientos y la voz de Michonne amenazando a alguien me alteran ¿Quién nos habrá usurpado? Me pongo las zapatillas lo más rápido tomando mi pistola, con el tiempo me he acostumbrado a quitarme el sueño lo más rápido, dormir vestida ayudaba un poco bastante. Cuando estoy en el lugar me altero — ¡Michonne no! Es... es Justin — digo acercándome para ponerme en el medio, tranquilizando a la morena, y un poco al rubio. Pues ambos son desconocidos, y ambos piensan que son usurpadores — Pues dile a él que no soy ningún ocupa, y ves? No la he matado — le dice a través de mí, frunzo el ceño mirando a Justin, luego a Michonne, baja la katana, la guarda en su lugar y vuelve a retomar su respiración. — Casi me vuela la cabeza al verme aquí, murmurando que me he tomado tu vida y la de Carl — se burla, aunque no entiendo el chiste, alzo la ceja hacia el rubio — Que bien corres cuando las cosas se ponen mal — okey, no es la mejor manera de decir gracias cuando veo la mochila con los medicamentos e incluso algunas cosas más, así que rapidamente le sonrío — Gracias — le digo sinceramente, y noto que Michonne le ha lastimado el brazo, la miro molesta. 

Suspiro — Un par de vendas no harán nada, Justin. No puedes dejar la herida así por más insignificante que sea, además las has conseguido vos — murmuro limpiando la herida, que sí, no es muy profunda, y solo ha sido una pasada para que él pudiera soltar el cuello de Michonne, pero no era una herida a la cual debamos ignorar. Termino de limpiar y la vendo — Listo ¿Has comido algo? — le pregunto, y no me percato de que tengo su mano entre las mías todavía, pero no la alejo sin embargo, lo miro — Gracias por arriesgar tu vida, no deberías hacerlo, y sé que toma mucho todo esto, confiar... porque si algo sé es que si antes confiar era dificil ahora lo es más, así que...gracias — me levanto de la banqueta y sin previo aviso lo abrazo, sé que lo tomo de sorpresa, pero necesitaba tener una aproximación, para que él lo sintiera realmente, que no era una gratitud falsa, que era sincera. — Mi padre es muy importante para mí, y aunque digas que no fue nada, fue mucho, así que te debo algo, puedes contar conmigo en cuanto quieras, lo tienes sabido ahora susurro separandome de él, notando lo que realmente hice. Hace tiempo no he tenido contacto con alguien, que no fuera familia, amigos. Muerdo mi labio, y me alejo antes de que haga alguna locura — Ha quedado un poco de fideos secos ¿Quieres que te lo... prepare? — pregunto dándole la espalda.
avatar
Mensajes : 4868

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Say You Won't Let Go*

Mensaje por bultaoreune el Lun Abr 16, 2018 8:20 pm

Justin Bieber
No era nada nuevo para mi lo de recorrer ciudades y pueblos solos en busca de provisiones. Lo que nunca imaginé -al menos no después de la apocalipsis del mundo- es que estuviera haciendo aquello por alguien más, por alguien que no fuera yo. Me había negado a unirme a algún grupo y me había negado a mantener relación o contacto con otra persona viva. Lo que sabía que tarde o temprano me llevaría a tener una repercusión en mi mente, porque puede que me volviera loco por la soledad. Pero ahora mismo, no estaba del todo seguro que eso fuera a pasar. Porque durante mi viaje... no tenía muy claro que era lo consentía, pero quería hacer todo lo antes posible para regresar junto a ella y saber que todo estaba bien. Sabía que esto que estaba sintiendo no era bueno para mí y que llegaría un momento en el que no lo podría parar y quizás me arrepentiría de ello. Pero...una parte de mi no quería echarse para atrás. Una parte de mi me empujaba a seguir y a conseguir lo que ella estaba esperando, a volver y verla con una sonrisa y agradecida conmigo por haberle conseguido aquello que tanta falta le hacía para curar a uno de sus familiares más queridos. Y al llegar a ese punto de mi imaginación, algo hizo click en mi cabeza. Porque ahí estaba la razón de que yo no podía seguir viendola de una manera más allá que no fuera la de una extraña con la que me había juntado por un tiempo. Esa razón...el que ella no estuviera sola en este mundo, el que ella tuviera una familia -y por lo que me había contado era bastante grande, aunque no todos fueran familia en si- y que ellos siempre estarían por encima de mi en cuanto a preferencias. Había sido todo perfecto y genial -con sus mas y sus manos, pero..como todo en esta vida- mientras habíamos estado solos. Pero ahora..ahora las cosas cambiaban, ya no sería ni lo mínimo parecido. Y yo no estaba seguro de querer meterme en su mundo y tener que cambiar mi forma de pensar o la forma en la que había sobrevivido en este último tiempo. Quería sobrevivir, y no tener que dar la vida por los demás. Y sentía, de alguna extraña fuente que...eso sería lo que me terminaría pasando por mucho que huyera de ello.

Me había llevado un par de tiempo, y me había costado -bastante-encontrar todo lo que ella demandaba, y algún par de cosas más que sabía que nos serían útiles y que nos servirían para algo más lejano. Había recogido algo de comida, y algunas armas que me había encontrado por el camino; aunque todas consistían en pequeños cuchillos o navajas. No tuve una vuelta muy placentera -aunque pensaba guardármelo para mi, para que ella no se sintiera mal- pues casi termino siendo devorado. Pero nadie debía de saber eso. Solo necesitaba volver a la casa que habíamos adueñado como nuestra, y descansar en una cama. Llevaba días sin dormir, más que una hora o dos, bien para que no me pasara nada y para no perder tiempo y regresar cuanto antes. Lo que no esperaba encontrarme, era con alguien que había interrumpido en la casa; y ni siquiera ver a Carl o al padre medio moribundo. Aunque desde que no vi señales de Mailen o alguna cosa de ella, ya estaba bastante en alerta. Pero no esperaba encontrarme a una mujer alta, de otra raza y con unas rastras y con una katana que me había hecho daño sin ni siquiera pensarlo. Aunque claro, no me quejaba de ello; yo estaba a punto de volarle la cabeza. Pero tampoco me esperaba que fuera una...conocida.¿Cómo era que había encontrado a uno más de los suyos antes de que yo volviera? Bueno, suponía que todos habían quedado cerca, pero...no,no me gustaba. Solo hice una mueca, manteniendome callado mientras ellas hablaban. Y me moví para darle la mochila. Al fin y al cabo, lo que hubiera pasado entre la de la katana y yo; era el menor problema. Lo prioritario estaba en que le diera las medicinas a su padre.

Ruedo mis ojos. No era la primera herida que me había hecho y que no me curaba, por lo tanto no necesitaba que me la curara. También, estaba seguro de que no sería la única herida que me haría hasta que muriera. Quedaban muchas más, quizás demasiadas para mi cuerpo. Dejo que ella termine con mi herida y relamo mis labios. Pienso contestar que más que morirme de hambre, prefiero dormir. Pero es entonces cuando me doy cuenta de que nuestras manos estan entrelazadas, y en contra de lo que podría pensar en otro momento...ahora mismo me siento completamente reconfortado. Y...no debería. Esto sobrepasa mis límites. Y aunque la estoy escuchando en estos momentos, estoy mas concentrado en el suave roce que me dejan sus manos sobre las mías. Aunque si ese rocé ya me estaba agradando, pero también me tenía desconcertado..el abrazo me dejo descolocado. Y aunque quise aceptarlo y rodearla entre mis brazos, todo paso demasiado rápido. Quise que durara más...quise que estuviera más cerca de mi. Me levanto en cuanto ella me deja y suspiro.- No ha sido nada, lo he hecho porque era necesario.-Si, no lo era para mi, pero prefería decirlo así. No me atrevía a decir que lo había hecho por ella. Por ver una sonrisa y por verla aliviada.-Esta bien, no te molestes...quiero acostarme un rato. No he dormido bien estos días que he estado fuera..-Le informo y cuando ella se atreve a mirarme de nuevo, algo preocupada por eso, me adelanto antes de que pueda decir algo.-No ha sido nada, no es tu culpa.- Le sonrío.-Pero en cuanto este algo descansado, estaré encantado de probar todo lo delicioso de tu comida.- Aclaro y acaricio un poco de su cabello.-Gracias..-Y sé que ella pensara que no debo dárselas, pero si que se lo debo. Se lo merece. Por aguantarme, por dejarme entrar en su vida. Por ser la persona que me ha hecho vuelto a sentir que soy un ser humano con corazón. Por...mirarme de esa forma que me eriza la piel.

-

Miro con el ceño fruncido como Michonne saca un par de mochilas para fuera de la casa. Lo hago desde la ventana que pertenecía a lo que yo consideraba mi cuerpo. Al menos, era ahí donde había dormido todos estos días, aunque Carl también lo hacía conmigo.Habían pasado algunas semanas. Y el padre de ambos: Rick, ya estaba mucho mejor. Podía jurar que en cualquier momento saldría de la casa a matar y a reencontrar a todos los suyos. Y temía...que ese momento llegara en cualquier instante. Más pronto de lo que pensé. Y lo supe antes de que ella hablara. Solo cuando la vi entrar por la puerta, su expresión, su nerviosismo...lo decía todo. Lo que tanto temía estaba por suceder. Observé lo mismo que ella; mi mochila en una esquina de la habitación, que siempre estaba preparada por si había que salir corriendo y creo que volví a conectar nuestras miradas a la misma vez que ella intentaba unirlas de nuevo. Suspiré y me levante del borde de la ventana en el que me hallaba sentado.-No lo digas.-Le pido antes de que ella comience a hablar. Sé que esta buscando las palabras, y sé que intenta buscar todo lo que me convenza. Pero eso iba a ser muy difícil, por no decir imposible.-Sé que quieren seguir camino ahora que tu padre esta bien, lo entiendo.- Sigo hablando y doy un paso hacia ella.-Pero...tu buscas a tu gente, son bastantes y...no creo que deba seguiros en esa búsqueda.-Parece que espera eso, aunque una fracción de su cara se descompone. Suponía que no iba a negarme tanto, o que quizás fuera menos duro. Al fin y al cabo, nos habíamos vuelto bastante unidos con el tiempo.-Me cuesta confiar en la gente...y hace mucho que no tengo algo así como una familia. No estoy listo para confiar en tanta gente. Solo puedo confiar en ti.- le confieso el grado de relación que siento con ella, por primera vez. Me costaba bastante admitirlo,pero... prefería decirselo ahora; antes de que nos separáramos,quizás...para siempre. -Me gustaría acompañarte morena,pero...no puedo.-y sin más, me acerco a ella y dejo el primer gesto de cariño entre ambos que es por iniciado por mi; dejando un beso en su frente mientras sostengo su cabeza, y aspiro su aroma. Sigue oliendo genial, en cualquier condición. Nunca me olvidaría del perfume de su cabello.-Cuidate..-Susurré, aún sin poder separarme de su persona.
avatar
Mensajes : 6967

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Say You Won't Let Go*

Mensaje por bultaoreune el Jue Abr 19, 2018 2:07 pm

Jung Khiara
Había salido corriendo de aquel vestuario en cuanto me había dado cuenta de que estaba mirándolo como una boba y él se estaba desnudando completamente. No, estaba claro que no podía ver eso, y que me moriría de vergüenza si seguía un segundo más allí. Ya había sido bastante obvia al haberle dicho que había ido con la chaqueta como una excusa para verlo, no me podía quedar ahí. Una vez fuera, suspiré y relamí mis labios, para que luego una sonrisa ocupara mi boca. Su chaqueta estaba de nuevo sobre mis hombros, y aunque fuera una boberia...me hacía algo de ilusión que tuviera esos gestos conmigo.[...] Me había arreglado, aunque no demasiado y me había ido a casa de Jennie. Estaba claro que desde mi casa no podía venir a buscarme; bien porque pudiera venir MinHo o porque mis padres le harían un interrogatorio sobre toda su vida y sobre sus intenciones, y cualquiera de las dos opciones sonaban horrible. Así que mientras Jennie se llenaba de emoción y quería que le contara todo, yo esperaba su llamada. Porque quizás...no me llamaría y estaba esperando aqui como una tonta. Quizás me había dicho todo aquello para que me fuera y no lo molestara, para que lo dejara tranquilo. Pero en cuanto mi pantalla se ilumino, pude respirar tranquila y esperaba que no se me notara tan nerviosa y desesperada como él estaba bromeando por teléfono con ello. Y en cuanto lo tuve frente a mi, tuve que rodar los ojos por los nervios de Jennie y sus comentarios que no estaban siendo nada discretos, y me acerque a él. Estaba claro que si seguía con todos esos comentarios que me hacían sonrojar por completo, acabaría la noche como un tomate.

Relamo mis labios y bajo del taxi en cuanto llegamos a la dirección que yo misma le he propuesto al conductor. Reí levemente por el comentario que soltó JunHyung acerca del sitio al que lo había traído. Era un local bastante pequeño, un restaurante familiar de ramen que tenía muchos años, siendo traspasado de generación en generación. Él bromeaba con que si pensaba que se conformaba con algo así.-Es un restaurante familiar al que solía venir con mis padres cuando era pequeña...Antes de que la empresa de mi padre saltara a la fama.-Le explico. Pues luego todo se había vuelto más lujoso, y teníamos que mantener un estatus ante la vista de los demás. Pero mi hermano y yo habíamos venido muchas más veces, hasta con nuestros padres. Solo que no tanta frecuencia como lo hacíamos años atrás. Nada más entrar, saludo a la pareja de ancianos que atiende el lugar. No son tan mayores, quizás tengan la edad de mis padres...y por ello aún lo mantienen y me reconocen de inmediato. Saliendo de la cocina-que estaba dentro de la barra- para saludarme con total efusividad. Nos dan una mesa y dejo mi chaqueta y mi bolso a un lado del respaldo. Miro el menú y lo dejo en la mesa para quitarle el de JunHyung y dejarlo sobre la mesa.-Deja que te recomiende.-Le pido con una sonrisa y en seguida pido la comida. Bebo un poco de refresco y termino frunciendo el ceño en cuanto él me pregunta porque estoy aqui.-¿Y por qué estas tu?.-Relamo mis labios pensando en su pregunta y suelto una pequeña risa al entenderlo.-No le tengo miedo a mi hermano, si a eso te refieres. Soy libre de salir con quien quiero. Solo que...prefería que no me viera en ese momento en el club.-Digo encogiéndome de hombros.- Ahora bien...¿no es más importante conservar un amigo que una chica? Esto dice mucho de ti.-Alzo una ceja, soltando esto de una forma burlona. Parecía que esto sería bastante interesante.

Salimos del pequeño restaurante después de comer bastante, charlas con los dueños, y charlas entre nosotros. Había sido un buen rato, algo agradable. No me imaginaba que podía llegar a estar tan cómoda con él. Osea..si, sabía que teníamos algo de afinidad, pero no pensé que era tan alta hasta ahora. Me había alegrado compartir ese tiempo y compartir bastantes palabras y pensamientos. Aunque...sentía que había algo que no me quería decir, quizás de su...¿familia? Pues no la había nombrado en ningún momento. Pero no era algo que me molestara, cada uno era libre de decidir lo que contaba o lo que decía. Me puse mi chaqueta nada más salir del lugar y me cruce de brazos, abrazándome a mi misma.-¿Y ahora qué?.-Le pregunto con una sonrisa, y cuando veo que él se queda pensativo, sin saber a que me refiero con exactitud, sonrió.-Ha estado muy bien la cena pero...yo he sido quien te ha traído aquí. Entonces..-Hago una breve pausa, como para crear un poco de tensión y luego sonrió.-Si quieres una próxima segunda cita conmigo...debes sorprenderme de alguna manera hoy.-Comento, sabiendo que eso no se lo esperaba. Me había mostrado tímida casi todo el tiempo, desde que lo conocía. Pero sabía que eso tenía que cambiar, solo necesitaba algo de confianza.Y ahora la tenía.-Aprovecha esto, porque...no soy así con todos.-Añado, burlándome de buena forma de lo que él había expresado horas antes. Me gustaba, estaba claro que tendría todas las citas posibles con él hasta que funcionara lo nuestro.
avatar
Mensajes : 6967

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Say You Won't Let Go*

Mensaje por sassybooty el Lun Abr 30, 2018 4:35 pm


Quise abrirle la puerta, haciendo notar mi cuidado hacia ella ¿O mi sobre caballerosidad? Me gustaba atender a las chicas que se respetaban y que realmente me gustaban, Khiara lo hacía y bastante. Llamaba mi atención, estaba siguiéndola, puesto a que al parecer, todo esto era su confort, lo que ella manejaba y no soy machista, me gusta que la mujer tome a veces las riendas, ella se mostraba segura, y me encantaba sentirla cómoda, fluida, eso demostraba que lo estaba conmigo. Puedo ver que el lugar es un restaurante cálido, familiar, pequeño pero prometedor, aseguro mis sospechas, Khiara conoce a los dueños, los cuales parecen muy sociables y amables también. Nos sentamos y cuando estoy a punto de tomar el menú para ver qué elegir, me lo arrebatan, alzó una ceja, y hago una seña con las manos para que sepa que tiene todo mi permiso, sonreí cabizbajo ante su pregunta, que ha sido solo una broma, vaya, y yo que pensé que era timida. Bueno, aunque lo era, sabía como hacer reir a un chico, y eso, me encanta también. Ahora me pregunto ¿Hay algo de Khiara que no va a llamar mi atención? ¡Por favor! Aprieto mi labio inferior con los dientes, inclinandome como si fuera a decirle un super secreto — Pues no estaría aquí si no me interesaras lo suficiente  — susurro — Tu hermano es un gran chico, y tú eres una gran chica — digo — Y no me perdería de tí ni porque me amenacen. No suelo arriesgar amistad por cualquier cosa, y tú no eres cualquier cosa, Khiara — digo con un guiño de mi parte hacia ella. Porque si, si quieren llamarlo códigos, yo los tenía bien grabados además siendo desde donde vengo los códigos, el respeto, la unión entre "hermanos" era leal, no había oportunidad de dar una falta, quebrantar un código sería tu muerte misma, el exilio era lo menos preocupante, salir del equipo de Dakota, no estoy arrepentido de nada. Simplemente ellos entendieron mis razones de no participar fuera de la purga entre ellos. Y si, participaría en la purga, se había alargado por tantos días y la investigación acerca de quien mato a mi padre, estoy cada vez más cerca.  Pero no me entretuve pensando mucho en ello, si fuera así me perdería de la hermosa chica que tengo la oportunidad de conocer mucho más. 

La cena fue bastante entretenida, la comida había sido exquisita al igual que la charla, se mantuvo entre lo trivial y profunda, aunque aparentaba ser trivial, cada pregunta estaba cargada de sentido al igual que las respuestas, ambos teníamos sed de conocimiento por el otro, ella se explayo sin temor al igual que yo, ambos sin ondear mucho en el tema familiar, aunque amaba a mi madre y a mi hermana pequeña, ella preguntaría por mi padre, y ahí sabría que falleció, bueno, que estaba muerto a causa de unos ricachones que tiene una puta cabeza hueca recargada de ambición y hierro. Y ella supongo que tampoco querría hablar de sus padres, solamente hablaba de Min Ho y ella, y de algunas cosas, pero no me importaba del todo, quiero decir, estaba bien conque me cuente de ella, de sus gustos, de sus preferencias, de algunas experiencias, me gustaba ver las expresiones que hacia su rostro, los gestos, las muecas y su risa al contarme las cosas. Me agrado sobremanera, y no me satisface, quiero decir, me dio muchas ganas de estar más con ella, de salir muchas veces más ¿Me hacia eso un cursi? Como sea, no me importaba. Nunca la pase tan bien, nunca me sentí tan liviano, tan feliz y risueño. Hacia tiempo que no me relajaba tanto y era simplemente yo, sonreír, reír y sin que la chica estuviera mostrándome sus tetas para tener "un buen momento" Con Khiara podía estar sin siquiera tener las ropas fuera para pasarlo. Obvio que no me quejaría en acariciar su piel desnuda y sentirla junto a la mía, es algo que de solo pensarlo me vuelvo loco pero... me refiero a que me agrada que pueda hablar, reír, más allá de una atracción física. Que en donde vivo, cuesta encontrar a alguien así. En mi barrio hay extremos, si no son fáciles, son difíciles, si no están abiertas de piernas ante una sonrisa, no se abren hasta que el cura diga "Los declaro marido y mujer". Tan así.  

La mire en cuanto me ha preguntado eso, ¿Ahora qué, de qué? ¿Ella no pensara que la quiero llevar tan pronto a la cama? ¿O si? No, no creo que me haya aceptado de todas maneras. Pero su sonrisa me afirma que no pensaba eso, respiro hondo para retener el aire que vuelvo a ingresar cuando veo que su sonrisa se ensancha más cuando empieza a hablar, mis ojos se mantienen abiertos mostrando sorpresa, miro al rededor como buscando a alguien, luego hago que la noto a ella y me acerco — ¡Espera! ¿Puedes ayudarme? ¿Has visto a Jung Khiara? — la tomo de los hombros — Es una linda chica, alta, de pelo liso, aparenta ser suave, tiene una carita preciosa, huele muy bien, no sé que perfume usa o si es el de ella y cada vez que le digo algo o siquiera la miro se sonroja ¡Oh! —digo separándome llevando mis manos a la boca — Así, como tu. Que por cierto, es idéntica a ti, eres muy bonita. Lo que pasa es que, Khiara es una chica tímida.. vinimos a comer juntos pero la he perdido de vista — juego con ella haciéndola reír, y su risa también me hace reír a mí. Cuando nos relajamos de la risa, me acomodo la chaqueta incorporándome frente a ella — Pues siendo que habías tomado las riendas desde que subimos al taxi pensé que seguirías tomando las riendas pero como me las has pasado... — tomo su mano haciendo una reverencia — Déjame decirte que me siento un poco ofendido, pues pensé que con más bella presencia la había sorprendido — bromeo con ella mientras me encuentro buscando un taxi, eso seria ya una tarea dificil siendo la hora, pero ¿Qué había más dificil? La hora, no había muchas actividades más que los clubes en estas horas. 

Cuando estoy en el lugar correcto le señalo silencio — Cuando veas a donde vamos, no quiero que llames la atención. Esto es, no recriminarme, solo disfruta okey? — le pido, a lo que cuando asiente medio dudosa, nos ingreso a la puerta "secreta" En realidad era la puerta por la cual los empleados del cine salían. Tengo un conocido que trabaja aquí es por eso que conozco como colarme en las salas de cine y disfrutar una buena película sin pagar, y con cosas gratis. Lo cierto era que hoy había función gratis, pero no quería perderme la adrenalina y el saber qué pensara Khiara. No se ve una chica como que le gusta lo incorrecto o romper reglas o normas, más cuando es legal. Si no conociera el lugar no tardaría en hacerme trizas, por lo oscuro que esta. Era un pasillo donde separaba todas las salas, vi la puerta en donde se haría la película libre, y cuando mire a Leonel, hizo lo que pedí, como si no nos hubiera visto, cuando siento la presión en mi mano, noto que Khiara lo vio, por su rostro sabia, o bueno creía, que estábamos haciendo algo incorrecto, le guiño un ojo y señalo la puerta, nos hago paso a la sala y nos coloco un lugar, nos sentamos, noto la incomodidad de ella — Espero que te gusten las películas románticas.. — le digo, mientras llamo al repartidor de golosinas, bebidas y demás. Quería que pruebe algo. — Me han dicho que Pd: te amo, es una linda película que muchos hombres debemos ver — digo girándome cuando viene el chico y le compro los pochoclos y chocolate más una gaseosa. Me giro y la noto incomoda, mirando para todos lados, su pierna moviéndose, sonrío pasando un brazo por sus hombros atraiéndola a mí para calmarla, pero en vez de eso lo único que logro es ponernos nerviosos a los dos, incluso a ella más, sabia lo bien que se sentía el roce de los cuerpos cuando ambos se gustan o se atraen, pero lo sabia cuando estaba sin ropa ¿Puede un simple roce inocente ponerme tan nervioso? Relamo mis labios bajando la mirada, noto la mirada de ella pero no, no voy a besarla ahora... ella esta más incomoda porque cree que estamos haciendo algo ilegal, eso me hace recordar porque la abrace a mí — Yo... — acomodo la garganta — No te preocupes, conozco a Leonel, podíamos haber entrado por la entrada principal sin problema, es una sala en donde se pasa gratis una película diferente todos las noches —  luego me acomodo en el asiento con cierta incomodidad, pero luego cuando veo como suelta el aire retenido me río, claramente había pagado la cena, toda, y me negué rotundamente a que ella la pague, así que no estoy seguro de que ella pensara en que no quería pagar una o dos entradas. — Podia ir por otra sala, pero una: ¿Dónde esta lo divertido de la noche? Tendríamos que hacer una fila larga y Dos: los estrenos de ahora dan pena para pagar, prefiero gastar en llevarte a otro lado en donde si la pasemos genial — le digo y sin darme cuenta mis labios fueron a su mejilla.

La película fue linda, luego del pequeño incomodo momento, volvimos con la facilidad de pasarla bien, hasta ella se río de mi porque dice que estaba imitando a una de sus películas favoritas: la hija del presidente. O algo así. Jure que no sabia de que estaba hablando, y sigo sin saberlo, tendré que informarme en esa película. Cuando ella me contó, aunque estaba reacia a creer que no había visto esa película, que el guardaespaldas la había llevado a un cine entrando de la misma manera y que le hizo probar esa combinación y yo estaba como ¿No crees en esas casualidades? Parece que no. Cuando llegamos a la casa de su amiga, me baje del taxi. Hoy gaste mucho más de lo que gasto en una semana pero no me importa, disfrute gastar cada centavo de mi bolsillo — Por cierto, cuando salimos del restaurante me dijiste que te tenía que sorprender hoy, siendo que lo has dicho pasadas las doce de la noche ya cuenta como hoy así que... para recompensarte esta horrible sorpresa te espero en muelle a la una y media de la tarde, ponte pantalón largo y remera y zapatillas, eso quiere decir que estés cómoda y oh... una muda de ropa más. Y no se suspende por lluvia — le digo acercándome ya que el taxista estaba apurándome, tomo sus mejillas y mis labios rozan la comisura de los suyos, dejandole un guiño como saludo.

Sonrío ante los nervios de ella, se veía tan tierna. Bueno ella sabia que amaba los extremos, y los deportes entraba en ellos, y se me daba bien, había probado muchas cosas, y lo que más me apasionaba eran las motos, y no he perdido ninguna carrera. Las he dejado por mi madre, la cual dice que no le gusta que lo haga clandestinamente, aunque sé que es solamente una excusa, porque si lo haría legalmente -si es que pudiera hacerlo acaso- tampoco le gustaría. Habíamos llegado a una de las islas en donde un amigo tenía una casa-mansión en donde tenía su propia pista de carrera para moto-cross, en donde entrenaba, él era profesional. Obviamente le dije a donde iríamos pero evite quitar la charla de qué haríamos, o al menos con el propósito. Una vez que le mostré los trajes de equipamiento de seguridad, ella comenzó a hiperventilar más o menos. Me daba ternura, y obvio que si no quería no la iba a obligar. Ella metió excusa de que estaba nublado, que llovería, que nunca había subido a la moto, y miedos — Soy profesional, lo único que me falta es participar. Te lo ha dicho Connor, soy uno de los mejores. No iré tan rápido, bueno a lo que estoy acostumbrado. Las ruedas de la moto están preparadas, y el que llueva lo hace menos peligroso, K. El barro es mucho más blando que la tierra — entonces no que ella se espanta conque le doy a entender que caeríamos, Y que lo haríamos, si hay alguna curva muy cerrada o tomamos un pozo, pero sabia como amortiguar el golpe. Cuando entre Connor y yo la convencemos, la equipamos toda y me subo a la moto, ella detrás y siento como se aferra a mi cintura casi asfixiándome — Si me dejas respirar podre lograr que no perdamos el equilibro. Pero si agárrate — le digo, cuando estamos listo enciendo motores y acelero.

Doy unas curvas, unas vueltas, aumentando la velocidad, al principio Khiara esta aferrada a mí, sin disfrutar, únicamente grita por miedo, y se intensifica cuando comienza a llover con gran intensidad, no paro, y luego ella se relaja al ver que manejo bien, y que ni loco haría algo que la lastimase. Entonces cuando empieza a disfrutar yo también me relajo, y comienzo a acelerar más, siento esa adrenalina que sé que ella también siente por como grita, ya no grita de miedo, sino de la misma adrenalina que provoca la velocidad. En una curva muy cerrada, amortiguo el golpe pero igual caemos, no ha sido fuerte, porque frene y con experiencia evite caer abrupta mente, seria caer como en un tropiezo, y el barro nos amortiguo mucho la caída. Me río y quito la moto (que no es nada pesada) de encima, es cuando Khiara comienza a quejarse, aunque no se le entiende mucho dado a que el ruido de la lluvia no me permite oírlo bien. Su ropa estaba repleta de lodo, yo estaba casi limpio, y digo casi porque tenía mitad de piernas hacia abajo llenas de lodo. Sin embargo Khiara tenía casi todo el cuerpo salpicado de barro, y su trasero repleto. Se la veía tan tierna, se ha quitado el caso, y la lluvia le dio de lleno, aunque comenzó a lavar su rostro de barro y su ropa, su ropa blanca mojada. Mierda. De repente siento un fuerte golpe en mi abdomen, llevo mi mano allí al notar mi remera azul claro con una aureola marrón clara — Iw, parece caca — digo y cuando levanto el rostro quitándome el casco, doy gracias a mis reflejos cierro los ojos antes cuando tengo en mi mejilla izquierda barro — ¿Ah si? — digo tomando barro y comenzando a correrla, si, parecíamos dos niños pequeños jugando a bajo de la lluvia, pero no me importaba. El correr se me complicaba, pero no era al único, a ella también, y siendo que ambos nos estábamos riendo no podía correr mucho por lo que la tome rápido de la cintura levantándola del suelo, nos caímos, yo encima de ella, sentir su queja por el impacto del barro húmedo, mojado y frío, me río levantando mi mano lodosa y le acarició el rostro. Entonces me quedo allí, hipnotizado, mirándola embelesado, mi mente ya comenzó a perder cordura y solo podía pensar en lo linda que se veía Khiara, y en lo suave que se ven sus labios, y las ganas de probarlos que tenía. Mi respiración estaba atascada en mi garganta, sus ojos luchaban protagonismo con sus labios, buscaba su permiso y me llamaba su tentación. Y siendo un incontrolable de impulsos mi boca fue a buscar su labio inferior succionando y dando un suave suspiro al sentir la suavidad, el dulzor y su carne. 
avatar
Mensajes : 4868

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Say You Won't Let Go*

Mensaje por sassybooty el Lun Abr 30, 2018 11:58 pm


Una silueta se posesiona delante de mí trayéndome a la realidad nuevamente, parpadeo suspirando terminando de cerrar la mochila de Carl para entregarla sin ánimos a Michonne, quien sale botándola fuera. — ¿Qué pasa? — me pregunta papá, trago saliva negando — Nada — susurro mientras continuo guardando algunas cosas en mi mochila, no esta tan cargada, y solo llevábamos lo muy necesario, hoy en día no podíamos cargar con mucho peso, teníamos que estar livianos, pero también teníamos que tener algunas cosas para subsistir. Papá sonríe de costado — Nada era la respuesta que comenzaba una discusión con tu mamá — recuerda consiguiendo que lo mirase,  porque mamá siempre le respondía nada cuando pasaba todo, y estoy segura que muchos usamos eso para ahorrar palabras — Es el muchacho ¿Verdad? Puedo hablar con él, lo convenceré, ahora mismo... — dice acomodándose el arma en su cinturón pero tomo su mano, niego — Él no te hará caso, y de seguro te ignorara como si no existieras — quiero sonreír a tal grado de que lo conozco, pues ha pasado mucho tiempo — He llevado a varios tras de mí, creo poder con uno que tiene casi la edad de mi pequeña — dice seguro, y esta vez sonrío — Aunque quisiera darme el gusto de ver eso no hay tiempo, deja que yo hable con él. Pero es igual o más terco que tú, así que imagínate — le digo cerrando mi mochila para ir hacia la escalera — Iré a avisarle — susurro cabizbaja caminando hacia la escalera, me tomo del pasamanos, mirando los escalones, no sabia bien que era lo que me pasaba, o lo que sentía, pero realmente el irme como así solo, me era dificil, Justin me ayudo a sobrevivir todo este tiempo, y a pesar de que me ha dado mucho trabajo entenderlo, conocerlo, hemos pasado por mucho, que me preocupo, la sola idea de que esté solo... aunque no es eso lo que me tiene así, bueno, no del todo. No lo veré más. Tras el ultimo valor subo los escalones pesadamente, en mi mente planificaba cualquier palabra que pudiera convencerlo, pero sabia que seria en vano, él no vendría. Él me ha dicho lo mal que la pasa en grupo. Y no soy quien, aunque me gustaría, para pedirle que cambie eso por mí. 

Lo encuentro sentado contra el marco de la ventana, respiro intimidada, me siento con la presión que están estirando de un lado y del otro. No quiero perder a mi familia, pero no quiero perderlo a él. Aunque papá no me va a dejar, tampoco los dejaria, pero... suspiro. Abrí mi boca en cuanto vi la mochila ahí, tenía la esperanza de que quizás, si él pudiera confiar en mí que este grupo es diferente, que conseguimos unirnos y él no tendría que pasar peligro, sería como ahora, como nosotros dos. Aunque estos tiempos estaba incómodo y no era como era conmigo, bueno lo pudo con Carl ¿Por qué con los demás no? pero Justin hablo antes de que soltara algo para convencerlo, baje mis hombros, mis labios se hicieron una linea, es duro dejar a alguien atras, a alguien que se volvio tan importante en tan poco tiempo. El mundo dejaría de ser mundo si no nos aferramos, si no tenemos empatía, unión. Quiero gritarle que entonces confíe en mí, que venga conmigo, que no me aparte de si. Quiero hablar pero tengo un maldito nudo en la garganta. Cierro los ojos en cuanto tengo sus manos sosteniendo mi cabeza, y sus labios se pegan en mi frente, su cálido cuerpo está a solo un paso. Mi corazón late, y sé que me va a odiar pero lo abrazo. Es tarde para no encariñarme, es tarde para no sentir, es tarde para irme como así — Entonces... — intento hablar, a pesar del temor, a pesar del dolor, tengo que hablar — vas a decirme... ¿Cómo hago para irme sin mirar atrás sabiendo que te deje y que no voy a saber más de ti? — pregunto más para si que para él, porque sabía que no tenía respuesta — Dime, Justin ¿Cómo hago para continuar? Lo siento ¿SI? No puedo irme y saber que... — entonces él me planta todo este tiempo anduvo solo, y sobrevivió — En ese entonces no te conocía — digo lo obvio, unos segundos de silencio pasaron hasta que él intentó reír — No quiero jugar, no quiero bromear Justin ¡Por favor! — suspiro pasando mis manos por el rostro — Lo peor es que no hay nada que pueda hacer o decir para convencerte, eres terco, y duele — digo tapando el rostro con mis manos por unos segundos, ahora sumando al dolor entra la frustración. Relamo mis labios resecos, respiro fuerte y asiento, intentando aceptarlo, como siempre, respetandolo. — Solo... cuidate, por favor, mantente con vida y a salvo — murmuro para darme vuelta, iba a irme sin verlo, pero no podía, levantó la mirada sobre mi hombro, y lo veo allí parado, contengo la respiración y asiento — Gracias, fue un placer conocerte — y sin más me giro para irme. Cuado estoy en la planta baja, las tres personas estan esperandome a mí, y yo y estoy con lagrimas en mis mejillas, pero sin decir nada y agradeciendo el silencio, tomo la mochila abandonando la casa, y a... Justin.

Papá, Michonne y Carl platicaban detrás mío, ibamos camino a la "Terminal" parecia una especie de trampa, pero estaba pintado como un refugio para sobrevivientes. No queria ir, si Justin estuviera aquí seguramente no estariamos camino a la terminal, quizás nos hubiéramos quedado en esa casa, y saldríamos a recolectar, y hasta seguramente sembraremos, cultivaremos. Teníamos un lago cerca.... Justin, habia pasado vario tiempo mirando hacia atrás, con el corazón en la boca creyendo que él se arrepentiría y vendría detrás de mí, muchas veces voltee diciendolo escuchar, pero solo era mi cabeza, mi corazón queriendo eso. Había dejado de llorar, pero no había dejado de sentirme mal. Papá se acerco a mí, y me rodeo con un brazo atrayendome a su cuerpo, no dijo nada, tan solo me brindo su apoyo, y lo agradeci. Mamá no entendia esto, papá no era de muchas palabras para consolar, sabía que era porque no sabía qué decir, pero lo que aprendi viviendo todo este tiempo a su lado, lo que me enseño, es que a veces no hace falta palabras, porque no las hay, e inclusive las palabras hieren más de lo que uno está, y que con el apoyo, con un gesto, se ayuda más. Como en este caso, su medio abrazo, no ha curado el daño que me ha causado dejar a Justin, pero me ayuda a seguir. Porque si no sigo ¿De qué vale la vida entonces?
...


Hago una mueca y papá esta a mi lado, le niego — Estoy bien, solo me rozo — le digo terminando de envolver el brazo. Estábamos cada vez más cerca de la terminal, y nos habían emboscado, parecía una banda de motoqueros, pero lo más bizarro era que Daryl venía con ellos, obviamente que no tardo en pelear con nosotros, pero ellos estaban más armados, y nosotros más vulnerables, tanto papá como yo pensábamos en Carl, y fue todo una locura, un tipo intentando asesinar a Carl volvió loco a papá consiguiendo que este mordiera la oreja al tipo que lo tenía a él, y que una bala se saliera por la presión que ejerce de dolor y me pasara tan cerca que me rozo. Fue todo tan rápido que no podía entender como había sucedido, o si había sucedido, lo sé gracias a toda la sangre que tenía papá, al shock de Carl y mi brazo. A esto Justin se refería, la familia nos hace vulnerable, nos impide pensar con racionalidad, pero también nos lleva a tener fortaleza, a enfrentarnos a nuestros peores miedos, a tomar valor, coraje... lo que llevo a mi papá a matar personas sin vacilar, solo por el bien de la familia. Nadie hablo por mucho, hasta que Daryl fue interrogado por Michonne y un poco por papá. Me mantuve al lado de Carl a todo momento. — Pa... allá, deberíamos descansar un poco — murmuró, y aunque todos queremos, no estamos seguros de que tan lo es este lugar, Daryl miro todo y acomodo su ballesta sobre el hombro — Yo vigilo — murmuro haciendo un gesto. Quería decirle a Daryl que no tuvo la culpa, quizás vio al grupo una manera de sobrevivir, y era eso lo que importaba. Él no sabía que emboscaban. Tras dormir un poco, comenzamos a caminar de madrugada, mis pies dolían, y la pequeña ración del día, una barrita de cereal dividida en cuatro partes, no ayudaba mucho. Pero hoy en día mi yo de hace seis meses atrás estaría feliz. Claro, si fuera que he bajado de peso por un seguimiento profesional y varias visitas al gimnasio. Tardamos varios minutos hasta dar con aquel "refugio" llamado Terminal. Tenía aspecto a matadero que un refugio. Por ende, nos anticipando guardando toda clase de arma, por seguridad antes de entrar, y obviamente no por la entrada que ellos marcaban. Pero tan rápido como conseguimos entrar, teníamos siendo rodeados, mierda. — Vaya vaya vaya, temo que no son sobrevivientes indefensos. De ser así hubieran entrado como personas civilizadas por la puerta principal — habla uno, consiguiendo que gruñía, pero papá me mira intentando advertirme que no abriese la boca, lo joderia, y lo admito, lo haría — La civilización a muerto hace mucho, si me permites opinion. Aunque admito que fue en vano, planeabamos no pasar por esto — digo, papá baja la mirada. Perdón. Siento unos pasos cerca de mí, luego como me levantan mi mentón para verme, me sonríe con sorna, y con algo más — Eres linda..e inteligente, lastima que no mucho — y despues de eso, siento un fuerte dolor en la nuca tras todo negro. Mierda.
...


Abro los ojos lentamente, parpadeando para acostumbrarme a la luz potente que tengo arriba de mí. Intento volver a tener conocimiento, poco a poco voy despertando, aunque lo hago confusa cuando siento una voz — ¿Estás bien, piba? — busco el dueño de aquella voz, y cuando encuentro a un hombre, no tan grande, debe tener cinco años más que yo, como mucho. Está atado de manos y pies en una silla, a unos pasos de mí, entonces noto que estoy horizontal, no tengo movimiento en mis manos, y tengo frío, mis manos están atadas por encima de mi cabeza, y estoy en ropa interior. No recuerdo nada, y comienzo a asustarme, quiero hacerlo, pero es en vano, las ataduras están fuertes — Deja de moverte, lograras lastimarte la muñeca y el goce de ellos — vuelve a hablarme en un gruñido, me fijo en él, y estoy desesperada, me quiero tapar, pero él ni me mira. Está mirando hacia la puerta y aparenta estar mucho tiempo así — ¿Hace cuanto te tienen acá? — pregunto, y este se burla, creo, bueno quizás lo mejor era preguntar quién era, o quienes son ellos o algo más que la pregunta que hice, aunque de algún modo su respuesta respondería a ¿Cuanto tiempo me tendrán? Y eso me lleva a ¿Qué me harán? Pensar en eso me hace tragar saliva. Aunque su aspecto físico no está mal, no parece haber pasado hambre — ¿Acá realmente o atado? Pues, no cambia mucho una de la otra, acá estamos desde que nos tiraron el anzuelo, y atados, desde que nos han alimentado bien — dice, y lo estudió... se parece a alguien, tiene un aspecto muy parecido a alguien pero no puedo deducir a quien. Quiero saber más, porqué dice eso, a qué se refiere, me giro y puedo ver que no es el unico, hay otros dos a mi izquierda, estan dormidos, o desmayados. No lo sé. Eso me altera. — ¿Qué me van a hacer? — le pregunto con miedo, y no sé si quiero saberlo — ¿Realmente quieres saberlo? — se ríe sin gracia, luego escupe — Maldita la hora a la que me uní a ellos. Joder, piba. Es mejor que te golpees la cabeza antes de pasar por todo esto — dice y con verdadero anhelo, como si realmente no quisiera que me hagan... repito la pregunta, aprieta la mandíbula — No se lo hacen a todas, solo a las que le tienen ganas o han hablado o hecho algo de más. No sé, con estos tipos no se sabe —  y no hace falta más. Habla del terror que las mujeres tenemos. No, el mundo no dejo de ser mundo, porque gente descorazonada, loca e incordiar siempre hubo. — A algunas la violan, a otras solo le pegan hasta matarla, o ambas cosas... a otras solo la asustan, pero no importa qué elijan, siempre terminan haciendote daño — estoy temblando, y nada que ver tiene el frío. Cuando la puerta se abre, trago saliva y como si pudiera mi cuerpo comienza a temblar más, y me desespero — Aqui esta la chica, es inteligente, como les dije caballeros, pero necesita que le muestren como cerrar la boca, a silenciar — el mismo tipo, lo recuerdo, esta abriendose el pantalón, los que vinieron con él se ríen, lo alientan. Lo miro aterrada, y lo unico que anhelo es que se quite el cinto para pegarme, ruego a que sea eso y no lo otro. —Y mientras, uno disfruta de acallar, o bueno, puedes gemir, pero bajito porque sino mis mujeres se pondrán celosas — me guiña, y comienzo a patalear haciendo fuerzas para que pase lo inevitable. 
...
Estoy parpadeando, mis ojos están secos, mi pecho solo tiembla, me siento seca, me encuentro temblando, en ropa interior sobre la mesa, mis manos siguen atadas, miro a un punto fijo. Me siento tan devastada, tan rota, tan sucia. Me siento en el mismo abismo en donde quiero morir, no importa como sea, quizás sea una bala, fuego o agua, o hasta uno de esos caminantes, ser mordida viva no me asusta, es más lo deseo — Hey... chica — la voz del chico, la escucho, mas no lo veo, no emito señal — Piba ¿Sigues viva?¿Estás despierta? — me pregunta, cuando aquellos... monstruos se fueron llevándose a los otros dos, prometiendo volver si así lo querían,  pude sentirlo gritarles, y como lo golpeaban — Lo siento, no pude hacer nada, conseguí quitarme una mano pero no sirve de nada cuando tengo los pies atados — me lo dice a mí, pero es más la impotencia que habla por él. Quiero decirle que no se sienta culpable, pero no puedo hablar, no tengo ganas. Solo puedo mirarlo, y creo que entiende, suspira dejando expandir el aire. Lo estudié, era el único punto que tenía, no podía moverme, más del dolor físico, el dolor mental. Tenía rasgos, facciones que me eran conocida, la forma y color de ojos, su nariz, y el pelo. Había visto ese color en alguien. Pero es un mundo grande, donde los parecidos son inmensos. Él empieza a hablar, como ha llegado a este lugar, por error, por no hacerle caso a Justin, su hermano. Entonces me paralizo — ¿Justin? — y al final de cuentas hablo — ¡Hablaste! Bueno, más bien sonó a susurro pero...— frunce el ceño, y me mira, notando que nombre a Justin, quizás era el hermano, aunque nunca le pregunte el apellido, me hubiera gustado ahora — ¿Conoces a mi hermano? ¿Es Bieber? — noto entusiasmo en su voz, pero yo hago una mueca, no lo sé, susurro. Él baja la mirada cuando la puerta se vuelve a abrir — Anda, entra de una maldita vez — siento la voz de uno de los que había acompañado al... escucho como alguien es empujado y veo la sorpresa en la cara del chico, mi mirada va hacia la persona que lo llevó a ponerse así, y me atasco, una sensación extraña pasa por todo mi cuerpo, y vuelvo a sollozar. Esta vivo, pero está acá. Noto su mirada, no entiende nada, y yo tampoco entiendo nada, no sé cómo llego acá. ¡Él no iba a venir a terminus! En cuanto lo atan, el tipo se va, y estoy por decirle algo, pero este mira al que me mantuvo cuerda — Joder, hermano no puedo creer que estés acá ¿Qué mierda haces acá? — y por primera vez lo escuchó con verdadero pánico. Ahora Justin entenderá que amenazaron con matarlo, a él, a Justin, y él es Jason. Hablan entre ellos, y yo me desespero, quiero irme de acá o morirme, no pasa mucho que se escucha una bomba, y el piso se mueve y cae polvo del techo que me hace toser. Luego de un rato siento la puerta, y es papá, cuando me ve, grita, tapándose la frente y niega retrocediendo dos pasos mientras llora, eso me hace llorar a mí, rápidamente camina hacia mí cortando lo que estaba manteniendo atada y me abraza llorando en mi hombro y lo igualo. Intento reconfortarme, me toma de la cara — Nos vamos, tenemos que irnos — solloza y asiento, con su ayuda me baja de aquella...mesa. Me desequilibrio por la falta de fuerza, pero asiento, se quita su camisa para ponerla encima mientras no deja de llorar y maldecir a los otros. Me quiere sacar, pero le señalo a los dos chicos que están atados. Se sorprende de ver a Justin, pero sé que lo alegra por más que lo haya visto muy poco, le tiene respeto porque me ha ayudado todo el tiempo, pero está reacio a desatar a otro, y Justin parece que también, le tiene rencor, no discuto porque él tiene una visión de como pasaron las cosas.  Y Jason me explico la suya sin saber que yo lo conocía. Cuando Justin me intenta alzar ignorando a su hermano, le grito tomando su rostro — No lo dejes, tiene una... tiene una explicación, no fue como vos pensabas — le dije, asintiendo cuando vi tranquilidad en aquellos ojos mieles. Papá lo ayudó, y no tardé en sentir como mi cuerpo era elevado, intente luchar por que me baje, pero dije que era terco, y sin dudarlo, el volverlo a ver me reconfortaba. Me abrazo a su cuello, apoyándome completamente en él, aunque no sé si algo de lo que viví acá vaya a olvidarlo.
avatar
Mensajes : 4868

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Say You Won't Let Go*

Mensaje por bultaoreune el Sáb Mayo 26, 2018 10:35 am


Justin Bieber
He de admitir que no había sido fácil verla marchar. Llego un momento en que me plantee seriamente seguirla y dejar todos mis estúpidos ideales y todo lo que pensaba de lado solo para seguir el mismo camino que ella quería tomar. Para estar a su lado, sin importar nada. El problema estaba en que no seríamos nosotros dos solos, ya no. Y...si ya me había costado ser aceptado por ella, no me quería ni imaginar que pasaría con aquellos que la rodaban. No quería tener que gastar mi tiempo y mi vida en llevarme bien con personas que al fin y al cabo...solo se unían por sobrevivencia y quizás sin un sentimiento más allá. Sé que es triste pensar así, y que aun lo es más quedarme solo sabiendo que a su lado podía tener...algo de sentido mi vida. Aunque había intentado bromear con ella y que no se fuera mal, yo me había quedado bastante jodido. Podía fingir todo lo que quisiera delante de su persona, pero una vez que la soledad y la oscuridad me consumían; todo era muy diferente. Antes no me sentía así. Quiero decir...si que sentía vació y soledad, pero no de esta manera tan profunda. Tenía una sensación extrañaba que calaba muy dentro de mí, de mi corazón. Y sabía que el único motivo era nuestra reciente separación, aunque no lo quisiera admitir. Dolía. Y la sensación se incrementaba al no entender porque no podía pararlo. Estuve solo mucho tiempo y...ahora mi corazón gritaba muy alto por la atención de una sola persona.

No sabía cómo había terminado convenciéndome de que esto era lo mejor, y como había estado tan distraído para dejarme emboscar. Pero así había sucedido, y ahora me encontraba caminando hacia la terminal junto a aquellos que me habían emboscado para quitarme todo, y al final habíamos terminado uniéndonos: Glenn y Maggie y un par de ellos más. Tampoco podía quedarme con el nombre de todos, ni me interesaba. Lo único que me interesaba de ellos, y por lo que los estaba siguiendo, era porque me habían dicho aquello después de que sabía uno de sus nombres (Glenn) porque Mailen me lo había nombrado. Y porque ella había pasado conmigo todo este tiempo. Sé que alguno de ellos quiso interrogarme por el motivo de que no los hubiera seguido y ahora si estuviera dispuesto a hacerlo. Pero la situación era distinta. Se habían enterado de que al llegar a la terminal, les habían tendido una trampa y corrían peligro. Y…no podía dejar que a Mailen le pasara nada, iba a lograr sacarla de allí. Aunque, muy a mi pesar, yo sería el señuelo y la distracción perfecta para que ellos pudieran llegar a cabo su plan. De todas formas, arriesgar mi vida no era algo que me importaba. No. Ahora podía decir y estar totalmente seguro que, después de los sentimientos que había generado hacia ella, daría mi vida por y para ella.

Me había pillado por sorpresa todo. Estaba claro que me había dejado capturar y que esperaba que me encerraran en algún sitio. Pero en ningún momento esperé encontrarme con aquel panorama. La chica por la que sentía algo, casi desnuda y…mi hermano a otro lado de la pequeña habitación amarrado y totalmente demacrado. Apretó mi mandíbula con fuerza en el momento que el traidor de mi hermano se dirige a mi.-No te importa una mierda lo que haga o deje de hacer Jason, déjame.-Digo con bastante furia. No solo por el hecho de que me traía todo el sufrimiento y la rabia de lo que pasó entre nosotros. Cuando él antepuso su estúpido grupo y a su novia antes que a mi, si no también me encuentro así porque puedo imaginarme lo que le han hecho a ella…y me molesta que no haya podido hacer nada. Debí de seguirla, debí de acompañarlo. Esto era en parte mi culpa. Se que Jason pretende decirme algo, pero no le da tiempo porque la bomba que Glenn me explico que iban a poner, se escucha. Toso un poco por el polvo que llega. Me mantengo mirando a otro lado mientras padre e hija tienen el reencuentro y masajeo mis muñecas en cuanto me suelta. Había estado poco tiempo atado, pero aún asi…dolía. Veo a Rick temblar. Suponía que si para mi había sido imaginarme todo lo que le había pasado a ella en tan poco tiempo, para él lo era mucho más. Por lo que me encargo de cogerla entre mis brazos, para llevarla en peso. Se ve débil, y no quiero que siga así. ¿Por qué tiene que ser así? Cuando la conocí era testaruda, caprichosa, muy desconfiada y bastante terca. Y ahora…confiaba en lo que fuera que le había contado mi hermano cuando solo se conocían desde hace un día. Suspiré. No iba a perdonarlo, no tan fácil, ni iba a confiar en todo lo que me contara pero…yo no era él. Por lo que terminamos saliendo todos de aquella habitación, mientras apretaba a la chica contra mi cuerpo para asegurarme de que no se cayera. Para asegurarme de que nunca más volvería a sufrir si yo podía impedirlo.

Las horas habían pasado de una forma completamente tortuosa. Mis pies comenzaban a temblar del cansancio de tanto caminar, y mis manos se encontraban algo débiles de cargar durante tantas horas con Mailen. La cual se había terminado durmiendo, y lo agradecía. No por mi, si no por ella; así estaba más tranquila. Jason había intentado varias veces acercarse a mi, pero lo había rechazado y todos parecían tener un ojo sobre él, pues nadie lo conocía de nada. Por fin, pudimos llegar a un pueblo muy pequeño que parecía algo desolado. No era para quedarnos, solo pudimos encontrar una casa pequeña de una planta algo estable. Rick y Daryl se encargaron de matar a los no vivientes que estaban dentro y de sacarlos. Acosté a Mailen en uno de los sillones que había, sin ni siquiera preguntar si alguien más quería y me quite mi chaqueta para ponérsela por encima.-Esta dormida, necesita descansar.-Le digo a Carl poniendo una mano en su hombro y animándolo, no se le ha visto muy feliz desde que supo lo que le había hecho. Se que ella estará bien, cuidada por todos. Pero esta vez, no podía fiarme del todo. No podía irme, no después de todo por lo que había pasado cuando se había alejado de mi lado. Observé como todos nos estaban mirando y carraspee. Ahora mismo se habían unido todos, y tengo que decir que eran bastantes y es sorprendente como se tiene esa confianza. Yo solo era un infiltrado, al igual que el otro que llevaba mi sangre. ¿Podríamos seguir aquí?

Salí de la casa después de descubrir que allí no había ropa para Mailen. Necesitaba encontrar algo más que la camisa de su padre o mi chaqueta, y así…quizás ella no estaría pensando en todo momento lo que había hecho. No escuche a Carl preguntándome a donde iba, pero si deje mi mochila dentro de la casa para indicar que no pensaba darme a la fuga. Bufé en cuanto me di cuenta de que mi hermano me seguía. Y entonces, él comenzó con sus preguntas y en cuanto nombro a la morena, lo agarre y lo puse contra la pared.-¿Lo viste cierto?¿VISTE LO QUE LE HACÍAN Y NO HICISTE NADA PARA IMPEDIRLO?-Me daba igual. No me importaba que no pudiera soltarse o que lo golpearan hasta matarlo si decía o intentaba hacer algo. Debía de haberlo hecho, hacerle saber que a alguien le importaba y no quería que le pasara eso a ella. Lo solté antes de pegarle y justo para clavar mi cuchillo en un cerebro de quien se acercaba.-Jason, ahora mismo no me interesa tu verdad y lo que me quieras contar. Sigues vivo porque eres mi hermano, no me jodas también con esta gente, es importante. Compórtate y no hagas de las tuyas. No quiero saber nada, aún.- le pido poniéndome cada vez más tranquilo. Esperaba que darle a entender que en algún momento lo hablaríamos; haría que me dejara más espacio y que estuviera más tranquilo.

Entro a la casa con algo de ropa en una bolsa. Jason viene detrás de mi, en silencio. Aunque lo que no esperaba escuchar algunos gritos. Frunzo el ceño, y me dirijo a la sala para ver a Mailen en un…estado de pánico. Todos intentan calmarla. Oigo muchas palabras, muchas cosas; crisis de ansiedad, pesadillas por lo que le había ocurrido, y muchas cosas más. Todo ello teniendo una razón para que se pusiera así. Pero en cuanto se choca con mi mirada, no pasan muchos segundos hasta que siento su cuerpo chocar con el mío. Al parecer, ella no solo había despertado con una pesadilla que había sido real. Si no que, al no verme…¿se había puesto así?¿Por mi?. Me sentí algo intimidado por todos los que no miraban, pero…¿cuándo a mi me había importado lo que opinaran los demás? Abrace su cuerpo y mire a Rick, quien me dio permiso. Por lo que la cogí un poco en peso y me dirigí a otro lado de la casa, donde pudiéramos estar solos. Allí, la mantuve abrazada a mi y bese su frente.-Tranquila, estoy aquí. No voy a volver a dejarte sola, no permitiré que nada vuelva a pasarte.-Aseguro mientras acaricio su pelo intentando que ella no se asuste y dejo mi barbilla descansando en su cabeza. Iba a ser difícil.

avatar
Mensajes : 6967

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Say You Won't Let Go*

Mensaje por bultaoreune el Lun Jun 04, 2018 9:11 pm


Jung Khiara
Había sido casi como una completa locura. No es que nunca hubiera salido con chicos problemáticos, aunque casi siempre habían sido de un circulo de alta sociedad. Él...era diferente. Y no por su dinero o por el sitio en donde viviera. Si no porque aunque me hiciera cometer locuras; me sentía segura a su lado. Nunca espere asaltar y meterme en un cine de polizonte cuando era algo que yo podía pagar con total facilidad. No tenía ninguna necesidad de que me pillaran y nos mandaran al cuartel de la policía, porque a mis padre no les haría ninguna gracia y entonces si que no podía seguir conociendo al chico. No quise decirle nada porque sabía que me lo había pedido  y no quería estropear nuestra primera cita. No quería juzgarlo de esa manera. Sin embargo, me aclara que todo es completamente legal y yo quiero darle un golpe por hacerme pasar un tan mal momento.¿Cómo se le ocurría? Aún así, termino riéndome con él. Seria un recuerdo gracioso y seguro nunca lo olvidaría. Había sido una primera cita: única.

No sabía que me esperaba, pero tras sus indicaciones del día anterior y pedirme que llevara ropa de recambio, dejaba demasiadas cosas a mi imaginación. Y por eso era que me encontraba algo nerviosa, expectante. Y claro que me puse aún más de los nervios al saber lo que haríamos. Ya de por si le tenía cierto respeto a las motos como para correr de esa manera sobre una de ellas. Quería confiar por completo en él. No era que lo conociera desde demasiado tiempo, pero... había algo en Junhyung que me hacía querer confiar en él y permanecer a su lado aunque fuera una completa locura todo lo que proponía. Mm si, él estaba loco: ¿quien en su sano juicio diría que si llueve es menos peligroso? Bien. En un principio me aferraba a su cuerpo como si mi vida dependiera de ello, aunque literal puede que si fuera así. Pero poco a poco el miedo fue sustituido por frenetismo y por la adrenalina que me estaba recorriendo. Él era un completo genio en esto, se le notaba y me gustaría poder aprender a tener el control y la confianza de la que él parece valerse en este caso. Sin embargo, toda la tranquilidad se esfuma y no puedo evitar gritar cuando caemos de la moto. Mierda, mi corazón se había hasta parado del susto. AH, encima...estaba llena de barro.No, no era justo. Me sentía completamente pegajosa y asquerosa. Y cuando él se rie de mi, lo primero que se me ocurre es tirarle a él un poco para contraatacar. Y ahí empezó una guerra de niños que llevo la experiencia a un toque más divertido. Y lo que pensé yo que sería inocente, pero...llego más allá. Cuando se encuentra encima de mi, nuestras respiraciones chocan. Sé lo que va a pasar, y quiero que pasé. Por eso no me opongo cuando sus labios rozan con los míos y ese toque termina convirtiéndose en un magnífico primer beso entra ambos. Cuando nos separamos, cojo algo de aire y sé que mis mejillas se han puesto como tomates, por lo que suelto una pequeña risa.-Ha estado bien...pero creo que no volveré a arriesgar mi vida así.-Digo medio bromeando y vuelvo a sentir sus labios sobre los míos.¿Estaba en el cielo? Porque nunca me había sentido mejor.

Sonrió ampliamente y abro el balcón de mi habitación en cuanto oigo unos toques en esta. Dejo pasar a JunHyung y cierro después de que él ya este en mi habitación.-Shh...baja la voz.-Le peleo dándole un golpe y corro las cortinas. Habían pasado varias semanas desde aquella aventura con el barro y la moto y ahora estábamos bastante unidos. Bueno, se podía decir que estábamos saliendo y que no era la primera vez que se colaba en mi habitación. No sabía como mi hermano se tomaría que estuviera saliendo con uno de sus amigos, ni como mis padres verían de bien que saliera con alguien como JunHyung. Ellos si que juzgaban por el dinero. Bese a quien ahora era mi chico hasta que caimos en la cama por tropezar y terminé riendo.-Pensaba que esta noche tenías trabajo.-Digo al separarme de él y agarro uno de los batidos que había hecho para pasarle uno de los vasos y quedarme yo con otro. Asiento en cuanto me aclara que entra en unas horas porque empieza en media noche. De repente, la televisión de mi cuarto se enciende sin que ninguno de los dos lo hagamos, automáticamente, y comienza a dar un anuncio sobre la purga. Una semana para los peores cinco días del año. Para una masacre mundial injustificada. Suspiro y dejo el batido en la mesa de noche mientras veo todo eso y me cruzo de brazos. Cuando él me pregunta si estoy bien, asiento.-Si..es solo que..-Espero a que la televisión se apague de nuevo y niego.-No lo soporto. No puedo creer que haya cada vez más gente que participe en eso y que este año sea más de una noche. No entiendo porque lo hacen, no justifico ni siquiera la venganza. No veo la hora de irme de este estúpido pais.- Digo bastante indignada y cuando veo en su mirada y su expresión algo raro, suspiro.-Lo siento, no debería ponerme pesada con mi indignación.¿Bien?.-Pregunto y aunque no lo veo muy convencido, me dejo caer en su pecho y me abrazo a él. Había algo que no me estaba diciendo, pero ahora mismo solo quería disfrutar de su compañía.-¿Te parece si mañana vas a recogerme al instituto y luego vamos a comer por ahí? Me apetece tomarme un descanso nada más salir de las clases.-Le pido con ilusión y para cambiar de tema por completo, no más problemas del mundo mientras estuvieramos solos. 
avatar
Mensajes : 6967

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Say You Won't Let Go*

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.